Presentació

La guerra comercial desfermada per l’Administració Trump pot tenir efectes contraproduents per l’economia nordamericana i de retruc en les economies més avançades, en no calcular l’impacte del trencament de les cadenes de valor global que suposa, tal com expliquen en sengles articles Enrique Feás, Jordi Bacaria i Paul Krugman.

De la mateixa manera, la política hostil contra l’Iran, amb la retirada dels Estats Units de l’acord sobre el programa nuclear iranià, dinamita un dels instruments més necessaris de governança global i diplomàcia multilateral (Ana Palacio, Irene Martínez).

Unes decisions que van erosionant el vincle transatlàntic que ha fonamentat l’hegemonia d’Occident durant tot un segle, com explica Jorge Dezcallar [text 1] a El Confidencial.

Són exemples del que Rob Riemen [text 2] defineix com l’”imperi de l’estupidesa” … I és oportú recordar la tercera llei de l’estupidesa enunciada per Carlos M.Cipolla: “Una persona és estúpida si provoca un gran mal a una altra persona o grup de persones sense obtenir, alhora, un profit, o fins i tot obtenint-ne un perjudici.” (Josep Maria Ruiz Simon).

La coincidència en el temps de la formació d’un govern nacionalpopulista a Itàlia (Marc Lazar, Steven Forti [text 3]) i del canvi de govern a Espanya està tenint un fort impacte a la Unió Europea (editorial de The New York Times). D’una banda, s’instal·la el temor d’una evolució euroescèptica a Itàlia (Sylvain Kahn, Mark Leonard, Claudi Pérez); i, de l’altra, la deriva italiana ofereix al nou govern espanyol l’oportunitat de tenir més pes i presència en les reformes de la Unió en curs (Michael Stothard, Pere Vilanova, Bernardo de Miguel).

Una Europa dividida econòmicament en tres grans blocs: la Europa germànica, cor industrial europeu; l’Europa de l’Est, amb un fort desenvolupamenmt industrial; i l’Europa del Sud, en un procés d’accelerada desindustrialització (Pierre André-Buigues [text 4]).

El gir de la política en aquests “fets de Maig” (Enric Juliana, Carlos E.Cué) esta sent vertiginós, encadenant-se una moció de censura improbable que acaba amb el govern del Partit Popular i dóna pas a un nou president socialista, la formació d’un govern “efectiu” a Catalunya i l’aixecament de l’aplicació de l’article 155 (Roger Palà), la renúncia de Mariano Rajoy com a president del PP (Lucía Méndez), l’oferiment de José María Aznar per tornar a cohesionar la dreta espanyola (Ignacio Escolar), la formació d’un nou govern de bon nivell i amb presència majoritària femenina (Marga León [text 5]) … i l’anunci d’un canvi en la direcció del principal diari espanyol … Tot en una setmana (Cristina Monge), en la que reapareix la política en estat pur (Javier Pérez Royo [text 6]) i es verifica l’eficàcia de les institucions democràtiques (Soledad Gallego-Díaz).

El sobtat canvi del clima polític no prefigura necessàriament l’èxit del nou govern que, amb una base parlamentària molt fràgil, ha d’intentar satisfer les expectatives de l’heterogènia coalició negativa de la moció de censura (Ricardo Dudda, Santos Juliá) i, encara més, d’una part de la societat que confia en el canvi. Paradoxalment aquesta mateixa fragilitat (Daniel Gascón) pot ser la clau del seu èxit si sap gestionar bé expectatives, límits i el temps polític abans de convocar eleccions (Juan Rodríguez Teruel [text 7], Roger Senserrich [text 8], Xavier Vidal-Folch) i si sap realitzar una política entenedora (Daniel Innerarity [text 9]).

En aquesta nova situació canvien les perspectives i expectatives dels diferents actors polítics. El PSOE recupera la iniciativa i té l’oportunitat de reinventar-se i tornar a ser el partit central d’un sistema polític espanyol reformat (Ricardo Dudda, Esteban Hernández [text 10]). El PP ha d’afrontar un difícil canvi de lideratge (Enric Juliana), mentre encaixa les futures sentències judicials sobre els casos de corrupció (Ignacio Escolar [text 11]) i  fa inventari dels encerts i els errors de la seva etapa de govern (Ignacio Molina [text 12]), i decideix quin tipus d’oposició vol realitzar (Teodoro León Gross, Manuel Arias Maldonado [text 13]). Ciudadanos veu truncades de cop les seves expectatives i haurà de recomposar la seva estratègia (Lluís Bassets [text 14], José A.Sorolla, Íñigo Sáez de Ugarte). Podemos haurà de fer prova de la maduresa política demostrada durant la gestió de la moció de censura (Milagros Pérez Oliva) si vol compaginar competència i col·laboració en l’espai de les esquerres. El Partit Nacionalista Basc pot sentir-se còmode en el seu paper de king maker de la política espanyola (Bonnie Field). I en l’espai de l’independentisme català -decisiu en l’èxit de la moció (Lola García)- és previsible una tensió permanent entre pragmàtics i legitimistes.

La distensió de la qüestió catalana és sens dubte el punt més important i delicat de l’agenda dels nous governs espanyol i català (Lluís Foix), que hauran d’aprendre a utilitzar una nova gramàtica política per fer-la possible (Albert Branchadell [text 15], Antoni Puigverd, Santi Vila, Francesc-Marc Álvaro [text 16], Ferran Sáez  [text 17] i Jordi Amat [text 18).

 

 

1

 

Jorge DEZCALLAR, “Caminos divergentes” a El Confidencial (7-06-18)

https://blogs.elconfidencial.com/espana/pagina-tres/2018-06-07/europa-estados-unidos-caminos-divergentes-trump_1574713/

La relación trasatlántica que vincula Europa con los Estados Unidos representa el 45% del PIB mundial y un porcentaje algo menos del comercio, y por eso Occidente ha dominado el planeta durante muchos años. Ahora eso está cambiando, y no solo porque el centro económico se desplace a la cuenca del océano Pacífico sino por nuestros propios errores.

Las últimas semanas han puesto fin a lo que ha sido una constante desde 1918, cuando la intervención de los EEUU puso fin a la Gran Guerra. Una relación cordial basada en valores e intereses y solo rota en momentos puntuales de desacuerdo, como cuando Washington forzó a dar la libertad a las colonias europeas, o cuando Nasser nacionalizó el Canal de Suez y los EEUU frenaron la reacción colonialista de Londres y París. Esa alianza entre europeos y norteamericanos ha garantizado la preponderancia occidental en el mundo durante los últimos 100 años, primero dirigida por el Reino Unido y más tarde por los Estados Unidos. Parece que ahora Donald Trump va a poner fin a ese idilio.

Porque desde hace año y medio, desde que tomó posesión el 20 de enero de 2017 (“con más público asistente que Obama”, en contra del testimonio irrefutable de las fotografías del acto), los desencuentros entre Europa y los EEUU han sido constantes.

Todo comenzó con comentarios ligeros de Trump apoyando el Brexit (llegó a expresar su deseo de que Nigel Farage, líder de UKIP, fuera nombrado embajador en los EEUU); expresando dudas sobre el futuro de la Union Europea; respaldando a líderes autoritarios en Hungría o Polonia, y afirmando que los europeos debían pagar más por su propia defensa (un 2% de su presupuesto) y que mientras tanto quedaba en el aire el artículo 5 de la OTAN que prevé la defensa automática en caso de agresión. Luego se desdijo, pero el daño estaba hecho, al igual que ocurrió cuando calificó de obsoleta a la OTAN. No es difícil imaginar la sonrisa de Putin al oír estas cosas, porque hasta ahora era la izquierda y no la derecha la que criticaba a la Alianza Atlántica.

Luego fue la retirada de los EEUU, el mayor consumidor mundial de energía (25% del total) y el mayor contaminador mundial, del Acuerdo de París sobre el Clima, el esfuerzo más grande nunca hecho por la humanidad para tratar de evitar una catástrofe ecológica motivada tanto por el desarrollo demográfico (la población mundial se ha duplicado en los últimos 42 años, desde 3.500 a 7.200 millones de personas, y alcanzará los 9.600 millones en 2050) como por las emisiones de CO2 a la atmósfera, que no paran de aumentar desde la Revolución Industrial y que ahora se han desbocado. Pero Trump considera que eso es un fraude (‘hoax’) y no cree que esté ocurriendo. Y tampoco lo cree Scott Pruitt, director de la poderosa e irónicamente llamada EPA (Environment Protection Agency).

Siguió más tarde el abandono unilateral del Joint Comprehensive Plan of Action (Plan Integral de Acción Conjunta, PIAC), firmado por los EEUU junto con Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania con la República Islámica de Irán, y lo ha hecho por razones que no tienen que ver con su contenido porque la ONU ha certificado (hasta en nueve ocasiones) que Teherán está cumpliendo.

Las razones de Trump son otras, y tienen que ver tanto con motivos de política interna norteamericana como con el deseo de deshacer el legado de Obama o con la voluntad de mantener movilizadas a sus bases, así como con razones de política internacional: satisfacer a su aliado Israel, el temor de que Irán vuelva a las andadas cuando acabe en 2030 la vigencia del acuerdo nuclear (‘sunset clauses’), la irritación que la política regional iraní produce en aliados de Washington como Israel (Siria) o Arabia Saudí (Yemen), o el desarrollo de misiles balísticos por el Gobierno de Teherán. De lo que no habló fue de la nefasta política de Teherán en materia de derechos humanos… pero eso parece preocuparle menos. Todos son problemas reales que pueden exigir tratamiento, pero que no deberían conducir a deshacer lo que fue un gran logro de la diplomacia internacional.

El tema se complica aún más, porque Washington prohibirá transacciones con Irán en dólares, así como tratar con bancos iraníes, y porque pretende imponer sanciones a las empresas de cualquier país del mundo que comercien con Irán. En unos casos a partir del 7 de agosto, y en otros a partir del 5 de noviembre. Es el imperio el que habla, convertido en gendarme comercial del planeta, y no quiere que nadie replique. Esta pretensión de imponer su política a todo el mundo ya lo intentó Washington con la Ley Helms-Burton respecto de Cuba y también entonces provocó una airada respuesta europea, con el resultado de que no se aplicó a las empresas del Viejo Continente. Pero no es nada seguro que Donald Trump vaya a ser tan comprensivo en esta ocasión. De entrada, ha desairado públicamente a Macron y a Merkel, que peregrinaron a Washington para pedirle que permaneciera en el pacto e incluso le ofrecieron ingenuamente tratar de renegociar algunos aspectos… como si Irán lo fuera a aceptar.

La verdad es que las bazas de Europa en este caso son escasas, porque por mucho que Bruselas quiera blindar a las empresas del continente, si estas tienen que elegir entre Irán y Estados Unidos, nadie duda de que elegirán mantener su relación con estos últimos. Y eso solo aumentará nuestra frustración ante los modales de Washington.

A continuación, Trump ha decidido trasladar su embajada desde Tel Aviv, donde están todas las embajadas acreditadas ante el Gobierno de Israel, a la ciudad de Jerusalén, conquistada durante la guerra de los Seis Días en 1967 y anexionada formalmente en 1981 como “capital eterna del Estado de Israel”, algo que la comunidad internacional nunca ha aceptado. De acuerdo con el derecho internacional, Jerusalén Este (la parte conquistada en 1967) es un territorio ocupado ilegalmente y son varias las resoluciones de las Naciones Unidas que lo afirman y que piden que no se trasladen allí las embajadas. Por ejemplo, la resolución 470 del Consejo de Seguridad.

A la ceremonia de traslado de la embajada norteamericana (acompañada por las de Guatemala y Honduras), celebrada el 14 de mayo en el 70 aniversario de la creación del Estado de Israel, no han asistido la mayoría de los embajadores europeos (lo hicieron los de Rumanía, Hungría, República Checa y Austria), mientras millares de manifestantes palestinos protestaban por la expulsión que sufrieron hace los mismos 70 años, en 1948. En Gaza, el 70% de sus habitantes son refugiados (o descendientes) expulsados de sus hogares cuando nació Israel y hoy viven en una cárcel al aire libre en condiciones infrahumanas, algo de lo que tienen tanta culpa los israelíes como los mismos palestinos.

El caso es que mientras los israelíes celebraban sus 70 años, los palestinos conmemoraban lo que llaman la Nakba o Tragedia. El contraste entre la fiesta de Jerusalén (embajada de los EEUU incluida) y los 60 muertos y 2.500 heridos por disparos israelíes junto a la frontera de Gaza, en una reacción claramente desproporcionada de uso de la fuerza, es algo que interpela a la conciencia universal. Estados Unidos ha vetado en el Consejo de Seguridad una investigación independiente de los hechos, que los europeos consideramos necesaria para aclarar lo ocurrido y evitar que se repita.

También en el campo comercial, la obsesión de Trump con los déficits comerciales está creando problemas a su relación con la Unión Europea. Primero fue dejar en la vía muerta el Tratado Trasatlántico de Comercio e Inversiones (que también suscitaba reparos en Europa), luego fueron sus críticas a los superávits comerciales de Alemania, más tarde su decisión de imponer altos aranceles a las importaciones de aluminio (10%) y acero (25%) procedentes de Europa y otros lugares, y ahora, la última, la declaración de la OMC de que Airbus ha recibido subsidios indebidos animando a Donald Trump a amenazar con sancionar las importaciones europeas, comenzando por los automóviles.

La UE, que con buen criterio considera que una guerra comercial no beneficia a nadie y entre cuyos miembros hay diferentes sensibilidades que no favorecen una respuesta contundente (Francia más dura que Alemania), ha protestado ante la OMC y amenaza a su vez con imponer tarifas a una serie de productos norteamericanos como el whisky Bourbon o las motos Harley-Davidson. No faltan los campos de disputa y, en vez de apaciguar los ánimos, el embajador de Trump en Berlín, Richard Grenell, se dedica a excitarlos más hablando del fin de la Unión Europea y animando a partidos ultraderechistas xenófobos y euroescépticos, como también hace Steve Bannon con Marine Le Pen o, según propias afirmaciones, con el reciente pacto de gobierno en Italia. La labor de los diplomáticos es limar asperezas en lugar de animar conflictos, y alguien debería explicárselo al embajador Grenell.

Trump ha renunciado a liderar moral o políticamente el mundo, y eso ya lo sabíamos. Lo grave es que ahora se puede romper la tradicional y centenaria alianza atlántica. Los beneficiados serán —ya lo están siendo— los rusos y los chinos. Y las consecuencias las pagaremos los europeos. Merkel lo ha visto claro cuando ha declarado que ya es hora de que Europa tome el futuro en sus propias manos, porque ya no podemos fiarnos del ‘aliado americano’, algo que en España aprendieron hace ya años Pepe Isbert y Manolo Morán en ‘Bienvenido mister Marshall’.

Pero en todo esto hay quizá también un aspecto positivo, y es que a fin de cuentas Donald Trump puede ser el estímulo que Europa necesita para hacer lo que sabe que no tiene más remedio que hacer y que se resiste a hacer. Porque es más cómodo y mucho más barato dejar que sean los americanos los que siempre acaban sacándonos las castañas del fuego. Pero eso se acabó, y en la configuración del futuro que ahora comienza para Europa es necesario que se oiga la voz de España como cuarta economía de la eurozona. El nombramiento como ministro de Exteriores de Josep Borrell, buen conocedor de Europa, parece ir en esa dirección.

 

2

 

Entrevista a Rob RIEMEN a Letras Libres (3-06-18): “Vivimos en el imperio de la estupidez”

http://www.letraslibres.com/espana-mexico/politica/entrevista-rob-riemen-vivimos-en-el-imperio-la-estupidez

El ensayista Rob Riemen (Holanda, 1962) se muestra alerta ante los últimos vaivenes políticos en Europa y Estados Unidos. Influenciado por la ética protestante de los valores espirituales y el humanismo eurocéntrico, traslada en sus textos la peligrosidad del momento actual con el advenimiento de nuevas fuerzas de carácter fascista. Así llama él a partidos que hasta la fecha, principalmente, han sido tildado de populistas. Y pone el punto de mira en Alemania, en la nueva coalición italiana y lo que ya viene sucediendo en otros países como Hungría o Turquía, “con el apoyo de Putin y Trump”, sostiene. En sus ensayos publicados en español, Nobleza de espíritu y Para combatir esta era, ambos en Taurus, da las claves sobre por qué triunfan estas fuerzas políticas y qué podemos hacer para luchar contra ellas.

Según usted, el fascismo se esconde tras palabras como populismo. Explíquese.

En primer lugar, populismo es la palabra con menos significado del mundo. Si llamamos populista a todo el mundo, entonces nadie es populista. En segundo lugar, si uno vuelve a la historia de la palabra, populismo viene de la tradición rusa y Alexander Herzen, que se consideraba a sí mismo populista. Y querían reconectar a los agricultores rusos con la clase intelectual. ¿Y por qué ahora se habla del populismo? Porque hay miedo de aceptar una verdad muy dolorosa. Y da vergüenza, pero no mucho después de la II Guerra Mundial volvemos a lidiar con el fascismo. Por otro lado, en el fascismo no hay una idea detrás, y esa es la gran diferencia que hay con el marxismo. Sus características son que cuando la democracia se convierte en una democracia de masas, es decir, cuando ya no es tan cultivada, y ya no existen los valores espirituales sino que todo tiene que ver con una multitud que está encarcelada en sus distintos egoísmos, los demagogos campan por todas partes y ahí los vemos ahora en la Casa Blanca, en Hungría, en la República Checa, en Rusia, en Turquía…

¿Y en España? Aquí, como en otros países, el populismo se ha relacionado con una fuerza de izquierdas. ¿Cómo casa eso con el fascismo del que habla usted?

Lo siento, pero creo que eso lo puedes juzgar tú mejor. Yo no hablo tu lengua. Me encanta este país, la comida, el clima, el fútbol…, pero solo puedo hablar de un fenómeno general en Europa occidental. Lo que sí se ve en todas partes es que la gente ha perdido la confianza en la clase política. Los políticos son las personas en las que menos se confía en cualquier sociedad. ¿Por qué? Porque la gente sabe y ve que casi todo el mundo, con excepciones a la norma, está ahí para servir a sus propios intereses o los de los grupos de intereses. Hemos creado una sociedad kitsch en la que los grupos de intereses avanzan, los demagogos avanzan y también los temas que tienen que ver con la identidad. Y en este proceso, lo que estamos perdiendo son las nociones fundamentales. Todos somos parte de la humanidad y por tanto no deberíamos quedarnos reducidos a las identidades de género, a dónde hemos nacido, la familia, etc., porque todo eso solo son casualidades.

¿La izquierda se está equivocando al entrar en los debates identitarios?

Mi padre fue un líder sindicalista. Yo nací en ese contexto, pero creo que la izquierda es una desgracia porque está actuando como una panda de tontos. En primer lugar, han sido bastante destructivos a la hora de reducirlo todo a temas sociopolíticos y dejando todos los asuntos espirituales. La gente no necesita solo pan para poder vivir. Es decir, las cosas materiales no son suficientes para dar sentido a la vida. La gente necesita amistad, necesita amor, libros… Necesita todo esto para ser un ser humano completo y la izquierda ha abandonado la cultura y la educación, y produjo esta noción de la posmodernidad en la que todo tenía que ver con nuevos valores. Fue con esto con lo que introdujeron la política de la identidad. Y es una pesadilla absoluta porque todo está relacionado con determinados grupos de determinadas identidades. Con una política de identidades lo único que haces es contribuir a hacer una sociedad más dividida y lo que hay que hacer es intentar aunar a la gente. Por ejemplo, las mujeres no van a aceptar ninguna forma de sexismo, porque tú no quieres ser reducida a tu identidad de mujer guapa, pero cualquier política de identidades te está reduciendo a esa identidad, y por tanto, si no aceptamos esto en cuanto al sexismo, ¿por qué lo hacemos para otra cosa? Porque tampoco quieres ser reducir a “persona negra”, o lo que sea.

Hay quien señala, críticamente, que este movimiento actual de las mujeres se está reduciendo a una política identitaria. ¿Lo cree así? ¿No cree es una lucha por la equidad en los derechos?

Toda la tradición del humanismo europeo, que es eurocéntrico, defiende valores cosmopolitas. ¿Conoces la ópera de Mozart La flauta Mágica? En ella, cuando el protagonista llega con los mercenarios y Penélope dice, “¡ah, es un príncipe!”, ellos dicen, “no, es mucho más que eso, es un ser humano”. Es una visión muy profunda para expresar lo que representa el humanismo, que tiene que ver con ser un buen ser humano e ir más allá de esas identidades específicas y particulares. La riqueza de Europa es la enorme diversidad de idiomas, tradición, historias, cuentos… En Europa las calles se nombran por personajes históricos mientras que en EEUU son la avenida 1, 2, 3, la calle Océano etc. Aquí la diversidad es maravillosa…

Sí, pero no me ha contestado a la pregunta.

Hasta donde yo entiendo, en el movimiento feminista hay muchas voces diferentes y al final tiene que ver con el reconocimiento de la dignidad. Independientemente de tu aspecto lo que quieres es que se respete tu calidad humana propia. Y a este respecto la justicia social exige derechos iguales para todo el mundo independientemente del género, la orientación sexual, la raza. En EEUU hay una gran tradición de racismo y después de Martin Luther King y todos los demás es sorprendente ver ahora toda esta gente blanca gritando contra la gente negra. En Europa tenemos nuestros problemas, pero por suerte, la noción principal de la filosofía que conformó la idea de Europa se basa en la igualdad de derechos para todo el mundo, incluyendo los refugiados de Siria.

Pues no parece que Europa lo esté haciendo muy bien con los refugiados sirios, aunque a la Unión Europea se le haya dado el premio Princesa de Asturias a la Concordia. Los países no cumplen las cuotas establecidas por la UE.

Bueno, ahora se está hablando también del Premio Nobel de la Paz para Trump… Los premios son una ridiculez. Hay tanta política detrás de todo esto… Tenemos el caso de Aung San Suu Kyi, que le dieron el Nobel de la Paz y ahí está lo que ha ocurrido con los rohingyas… Bueno, todo el mundo tiene su ego y es bueno tener un premio, pero no significa nada.

En este ensayo habla también de la vuelta del hombre-masa y la pérdida del pensamiento. ¿Qué papel da a las redes sociales en esto?

Las redes sociales hacen a la gente mucho más estúpida. Es un hecho. Hay investigaciones científicas que hablan sobre los efectos neurológicos de haber estado constantemente distraídos por los móviles. La gente ya no se concentra, no se sienta a leer durante horas. Hemos perdido nuestra capacidad para escuchar. Entonces, ¿qué es lo que uno puede expresar en las redes sociales? Eslóganes. Es verdad que las redes comienzan con esta idea genial de que me puedo conectar con el resto del mundo. Bien. Y ciertamente te puedes informar de algunas cosas. Pero todo termina ahí. No hay más. Como mucho es un instrumento para informar a la gente de algo, pero eso de que pueden salvar el mundo, etc., pues no.

Y ahí es donde usted también observa ese escoramiento hacia el populismo.

En EEUU le dieron la presidencia a Trump. Zuckerberg y toda esta gente solo están interesados en una cosa: dinero, dinero, dinero. Y son los suficientemente brutos para dar toda nuestra privacidad para que alguien pueda tener mucho dinero. A mí me alucina. ¿Qué poderes están utilizando estos instrumentos? ¡Estamos hablando de propaganda! Las redes sociales son herramientas de propaganda. Mussolini sabía cómo usar la propaganda, Trump también sabe cómo usarla. Y el mundo comercial sabe cómo utilizarla. Son un lavado de cerebro.

¿Qué hacer? ¿Regularlas?

No. ¡Sal de las redes sociales! Lo único que puedes hacer es salir inmediatamente. Esto no se puede regular.

También desliza una crítica hacia el periodismo y la responsabilidad de los periodistas en este tema. Recupera las palabras del escritor Karl Kraus de principios del siglo XX cuando señalaba que, al preocuparse solo de las ventas, los periódicos se llenaron de banalidades.

Hay una enorme cantidad de hipocresía en el mundo de los medios de comunicación. Ahora se ve en la NBC en EEUU después de Trump. En las elecciones no podían conseguir suficiente información de Trump. En las elecciones de 2020 van a hacer todo lo que puedan para sacarlo porque todo tiene que ver con los índices de audiencias. También en los periódicos. Todo tiene que ver con la venta de publicidad. Puede haber una noticia sobre el horror de Gaza y debajo tienes un anuncio sobre ocio. Kraus hablaba de la hipocresía y de que los medios de comunicación lo que estaban ofreciendo eran opiniones. Y hay una diferencia entre tener una opinión y tener un conocimiento de algo. Hay un ciclo de noticias, pero no hay conocimiento de los temas.

¿La situación es tan grave como usted la presenta en el ensayo? En Francia se echó para atrás a Le Pen y en Holanda a Wilders.

Es muy grave y da mucho miedo. Después de Obama tenemos a Trump. ¿Después de Macron? Pues puede ser Le Pen. Mira lo que está ocurriendo en Alemania y el tipo de coalición que se ha formado en Italia. Y Bruselas está completamente paralizada. Hay nuevas fuerzas que además cuentan con mucho apoyo de Putin y de Trump, que se están instalando en todas partes y no se está haciendo nada al respecto.

¿Y cómo se combate entonces? ¿Más Europa?

No, no tiene nada que ver con Europa. Ese es uno de los grandes problemas. Tiene que ver con cómo cambiar la batalla de la gente y esto tiene que suceder a diferentes niveles al mismo tiempo. Los medios de comunicación tienen que cambiar, la clase política tiene que cambiar antes de que sea demasiado tarde. Después de dos guerras mundiales la gente se dio cuenta del horror, pero no aprendimos absolutamente nada. Todo ya está olvidado.

Bueno, setenta años sin enfrentamientos a ese nivel no está tan mal. No obstante, el olvido del que usted habla, ¿tiene que con cierto resentimiento hacia las elites?

Hay que diferenciar cuáles son las elites ahora. Las financieras, las políticas, los deportistas… El tipo de elites ha estado representado por Milosz, Adam Michnick y hace mucho más tiempo por Sócrates… ¿Dónde están ahora los poetas y los pensadores que son los guardianes de nuestras ideas?

Precisamente, hay un rechazo hacia los intelectuales.

¡Claro! ¡Les odian! Lo primero que sucede en un régimen totalitario es acabar con ellos porque son un peligro. Lo hizo Stalin, Hitler… Todos. Vivimos en un mundo capitalista que no está interesado en el pensamiento. La elite que está en el poder lo que quiere es que seamos estúpidos. Vivimos en el imperio de la estupidez.

 

 

 

 

 

3

 

Steven FORTI, “Italia, labotarorio de populismos” a CTXT (6-06-18)

http://ctxt.es/es/20180606/Politica/20034/Italia-populismos-M5E-La-Liga-politica-Europa-Mattarella-Salvini-Di-Maio.htm

Italia es un país bello y extraño. Es difícil de entender y a veces resulta inexplicable, incluso para los mismos italianos. La semana pasada tuvimos una prueba más de ello. Cuando todo parecía a punto de colapsar, con una crisis institucional abrumadora, se encontró una solución. Y, en cierta medida, se ha regresado al punto de partida, como si no hubiese pasado nada. Lo que no significa que todo está resuelto. Más bien al contrario: se ha cerrado una crisis y se ha abierto una nueva fase donde todas las viejas certezas se han ido al traste. Empiezan tiempos nuevos, posiblemente sean tiempos salvajes, como cantaban hace unas décadas los Ilegales.

El órdago de Mattarella

Rebobinemos un momento. Tras haberse cerrado, no sin tensiones, el llamado “contrato de gobierno” entre el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga, el 23 de mayo el presidente de la República, Sergio Mattarella, encargó a Giuseppe Conte –abogado y profesor de Derecho cercano a los grillini, un personaje incoloro, totalmente desconocido, exvotante del centro-izquierda, según lo que él mismo declaró– la formación de un nuevo ejecutivo. Dentro de la excepcionalidad de la situación –casi tres meses de bloqueo; una alianza populista inédita; un presidente del Consejo sin autonomía política y con un curriculum falseado–, parecía que Italia estaba encaminada, de alguna manera, a la resolución de su crisis política.

Cuatro días más tarde, el 27 de mayo, todo estallaba: Conte renunciaba al encargo por el veto de Mattarella –una prerrogativa que le otorga la Constitución– a la imposición de un ministro euroescéptico, Paolo Savona, en la cartera de Economía. En menos de una hora, el líder del M5E, Luigi Di Maio, exigía el impeachment del presidente de la República; el liguista Matteo Salvini pedía nuevas elecciones atacando a los mercados y a los alemanes que quieren “colonizar” a Italia; el Partido Demócrata (PD), desaparecido del mapa tras el batacazo del 4 de marzo, lanzaba la propuesta de un Frente Republicano en defensa de Mattarella que, mientras tanto, encargaba al execonomista del FMI, Carlo Cottarelli, la formación de un nuevo ejecutivo técnico, una propuesta con pocas posibilidades de prosperar. Se abría así una crisis institucional jamás vista en la historia de la República transalpina. Italia se acercaba a pasos agigantados al abismo.

En 72 horas se dio otro vuelco inesperado. Liga y M5E reabrían las negociaciones para la formación de un gobierno político, Mattarella encargaba otra vez a Conte y este ya al día siguiente, 1 de junio, juraba junto a todos los ministros. Finalmente, el 5 y el 6 de junio el nuevo ejecutivo ganó el voto de confianza en la Cámara de Diputados y el Senado, obteniendo el apoyo, más allá de las dos formaciones que componen el gobierno, también de otros cuatro diputados no adscritos y la abstención del ultraderechista Hermanos de Italia. Crisis resuelta y todos (o casi) contentos. Pero, ¿qué pasó? ¿Por qué Di Maio volvió a sentarse con Mattarella tras haber pedido a bombo y platillo su impeachment? ¿Por qué Salvini reculó de la propuesta de la repetición electoral, cuando todos los sondeos le auguran un resultado inimaginable tan sólo hace unos meses (25-27%)? Y, ¿por qué el presidente de la República volvió sobre sus pasos?

Pues, porque todos han ganado algo. O, dependiendo de cómo se mire, entendieron que en caso contrario hubieran perdido mucho. Di Maio, que ha demostrado en la gestión de la crisis toda su inexperiencia, era consciente de que en unas nuevas elecciones el M5E hubiese salido perjudicado. Así que pidió de rodillas a Salvini que volviesen a sentarse para encontrar una solución. El líder de la Liga, que sale muy reforzado, vio que podía pedir lo que quería: los grillini, que le doblan en votos (32,7% versus 17,4%), hubiesen aceptado cualquier cosa con tal de evitar la repetición electoral. Salvini entendió que no hacía falta romper del todo la baraja, lidiar con los ataques de los mercados y deber decidir qué hacer con el aliado Berlusconi, con quién gobierna en las regiones del Norte. Mejor postergar la decisión, gobernar ya e ir comiéndose poco a poco lo que queda de Forza Italia.

¿Y Mattarella? Posiblemente lo del veto a Savona y del nombramiento de Cottarelli fue un órdago para presionar al dúo Di Maio-Salvini, obligarles a entender quién manda y que hay unas líneas rojas que no se pueden traspasar. Fue una jugada muy arriesgada, pero el tiro no le salió del todo por la culata. Por lo menos, ha conseguido que Savona no se encargue de Economía, que en el ejecutivo haya algunos ministros del establishment (Moavero Milanesi, Tria) y que Conte, Salvini y Di Maio repitan como loros que jamás se habían planteado salir de la UE y del euro. Para Mattarella, la crisis institucional que se había abierto y una más que probable victoria por goleada de Liga y 5 Estrellas en unas nuevas elecciones, con los capitales huyendo de Italia, era una perspectiva mucho peor.

La armada Brancaleone

Más que un gobierno del “cambio”, como se ha repetido tropecientas veces, el de Conte es un ejecutivo claramente de derechas. O mejor dicho, de una nueva derecha en transformación que no sabemos aún bien en qué se convertirá. Un gobierno nacional-populista que reúne algunos viejos conocidos y unos cuantos jóvenes desconocidos. Un gobierno en el que hay sólo cinco mujeres, tres de las cuales en ministerios sin cartera. Un gobierno en el que las dos formaciones se han repartido los cargos de la misma manera que en las tan criticadas Primera y Segunda República, uno para tí y uno para mí, eligiendo, por más inri, a personajes con currículums de dudosa calidad o directamente inexistentes en ministerios que necesitarían de otras personas con otra formación.

Conte es una marioneta de los dos vicepresidentes, Salvini, que se ha reservado la cartera de Interior, y Di Maio, que ha querido para sí la de Desarrollo Económico y Trabajo. Los grillini se llevan nueve ministerios, la Liga siete, aunque hay que sumarle un octavo ya que el euroescéptico Savona, ¿irónicamente? nombrado ministro (sin cartera) de Asuntos Europeos, es un hombre de Salvini. Hay dos independientes: Enzo Moavero Milanesi (Asuntos Exteriores), estrecho colaborador en Europa y del Gobierno italiano de 2011-2013 del tan vituperado “eurocrate” Mario Monti, y Giovanni Tria (Economía), que ya colaboró con la derecha berlusconiana. Añádanse al antiabortista y católico anticonciliar Lorenzo Fontana para el nuevo ministerio de Discapacitados y Familia, que ya ha dado prueba de sus ideas declarando que “las familias gays no existen”; al ultra Gianmarco Centinaio (Agricultura) que en la última legislatura le gritó en el Senado al entonces presidente de la Cámara alta, Pietro Grasso, “eres un infame y un terrone (paleto) de mierda”; o a Giulia Bongiorno (Administración Pública), exdiputada de los posfascistas de Alianza Nacional en 2006-2008, famosa por haber defendido a Giulio Andreotti en los procesos por sus relaciones con la mafia. En resumen, los progresistas brillan por su ausencia.

Más cosas: los 5E ponen en Salud a Giulia Grillo –que no es pariente del cómico Beppe Grillo– defensora del movimiento antivacunas; en Cultura y Turismo a un manager de colegios privados, Alberto Bonisoli; y en el ministerio (sin cartera) para el Sur a la pasionaria Barbara Lezzi, conocida por llevar un abrelatas –sí, un abrelatas, tal y como lo lee– en el Parlamento. Mientras la Liga elige para Educación a un profesor de gimnasia y entrenador de equipos de baloncesto, Marco Bussetti. Los demás son hombres de Salvini (Giorgetti, Stefani) o Di Maio (Bonafede, Toninelli, Fraccaro), con la excepción de dos independientes en cuota M5E, la profesora de seguridad y cooperación internacional de la Link University, Elisabetta Trenta (Defensa) y el general de los Carabinieri famoso por sus investigaciones contra la criminalidad organizada en Campania, Sergio Costa (Medioambiente). Vamos, ¿qué puede salir mal?Confusión programática y propaganda 

Ahora bien, ¿qué hará esta armada Brancaleone en los próximos meses? El “contrato” de gobierno es la suma de los programas electorales de los 5 Estrellas y la Liga, que responden a demandas distintas. No hay una línea estratégica. La confusión programática reina soberana entre la tan cacareada renta de ciudadanía, estandarte de los grillini –que en la versión final se ha convertido en una especie de subsidio de desempleo limitado en el tiempo para el cual no es necesario haber trabajado previamente–, y la flat tax  o “impuesto plano” –en realidad una dual tax con impuestos de entre el 15 y el 20%– defendida por los liguistas: un sistema impositivo con sabor a desregulación fiscal reaganiana que se aplica tan sólo en Rusia, Serbia y otros países del Este.

Los otros grandes objetivos del nuevo gobierno son, por un lado, la derogación de la ley Fornero, lo que de por si no sería una mala noticia ya que su aplicación, durante el gobierno de Monti, conllevó un recorte notable de las pensiones; y, por el otro lado, el cierre de las fronteras y la expulsión de cerca de medio millón de inmigrantes sin papeles, además de un endurecimiento de las políticas relacionadas con la seguridad, como el permiso a los policías de usar las armas Taser –denunciadas por Amnistía Internacional– o una ley de “legítima defensa”. El gran adalid de todo esto, con la aquiescencia de los 5E, es evidentemente Salvini, que sigue en una constante campaña electoral al estilo de Trump, en las plazas, en los medios y en las redes sociales. Es Salvini el que marca la línea política, mientras los 5 Estrellas, aunque no lo admitan, le siguen cabizbajos, mientras se están salvinizando.

El líder liguista ya montó su primera crisis diplomática tras haber declarado que Túnez envía a Italia sólo presidiarios, mientras remachaba que las ONG que trabajan en el Mediterráneo no son nada más que “traficantes de seres humanos” que se enriquecen a costa de los italianos. En lo que concierne al ámbito internacional dio una idea de cuáles serán sus aliados: no ha tardado ni un día en llamar al premier húngaro Víktor Orbán con quien quiere trabajar “para cambiar la Unión Europea” y ha recibido, más allá de las felicitaciones de Marine Le Pen y Steve Bannon –que se deja ver mucho por Roma últimamente–, el apoyo del Gobierno austriaco, formado por los conservadores del ÖVP y la ultraderecha del FPÖ, que considera Italia ahora “un aliado fuerte”.

¿Cuál es el problema de este programa, además de ser hiper-derechista? Sencillamente, que es irrealizable. Se ha calculado que para poderlo aplicar se necesitarían entre 80.000 y 100.000 millones de euros. ¿Dónde piensan encontrarlos Salvini y Di Maio? No es baladí recordar que Italia tiene la tercera deuda pública más alta del mundo, tras Estados Unidos y Japón: 2,2 billones de euros (el doble de la española), el 132% del PIB, una tercera parte de la cual está en manos extranjeras. Mientras la economía sigue estancada desde los primeros años dos mil: en 2017 ha crecido el 1,5% y en 2018 las previsiones no superan el 1,1%. Asimismo, no puede descartarse que las especulaciones financieras, que han puesto en un brete al país transalpino la semana pasada, retomen impulso.

Así que lo más probable es que asistamos a mucho ruido y pocas nueces. Sobre todo brillará la propaganda, que lo infectará todo: declaraciones sin parar, al estilo de los tuits de Trump, para leyes o proyectos que se anunciarán o aprobarán, pero que no se llevarán a cabo. Eso sí, habrá un giro autoritario sin precedentes, en cuanto a inmigración –aunque las expulsiones en masa prometidas por Salvini no se podrán realizar– y seguridad. ¿Será pues un fracaso? Al contrario, la jugada podría salirle bien, sobre todo a la Liga, pero también a los 5 Estrellas. Ya hemos visto, también por estos lares, que la propaganda, si es asfixiante, a veces basta para mantenerse en el poder y para mantener, o incluso ampliar, el consenso. Sobre todo si no hay una oposición organizada y con un proyecto claro.

Un nuevo populismo de gobierno

A la izquierda del PD no hay nada desde hace una década, excepto el alcalde de Nápoles, Luigi De Magistris, que está intentando lanzar una iniciativa nacional y también europea junto a Varoufakis. Y, ¿el PD? El proyecto ha naufragado casi por completo en los últimos años y Renzi no tiene intención de retirarse. Una vez más se han postergado las decisiones a la espera de un congreso que debería celebrarse en noviembre y en el que el único posible as en la manga, por así llamarlo, es el ex primer ministro Paolo Gentiloni. No hay identidad cultural, ni un modelo organizativo y los militantes son cada vez menos. Y falta, sobre todo, un análisis de los resultados del 4 de marzo: no se han definido las razones de la derrota de la izquierda y tampoco se han entendido las demandas de protección de la ciudadanía. O el PD mira al Labour de Corbyn y se pone las pilas o se convertirá más pronto que tarde en residual, como el Partido Socialista francés.

Queda una pregunta: ¿cuánto durará el gobierno Conte? Hay quien no descarta que pueda llegar hasta el final de la legislatura. La debilidad de las oposiciones es un elemento a favor, así como el tradicional transformismo de las élites políticas: muchos berlusconianos se podrían subir pronto al carro de los vencedores, mientras Hermanos de Italia, la formación ultraderechista liderada por Giorgia Meloni, podría pasar de la abstención al apoyo al ejecutivo en caso de necesidad. Sin embargo, dentro de un año hay elecciones europeas y las contradicciones entre las bases potencialmente en conflicto de la Liga y el M5E podrían explotar. Dependerá también de la lucha de egos entre Salvini y Di Maio.

Pase lo que pase, una vez más Italia demuestra ser un laboratorio. En los años veinte fue la cuna del fascismo, experimento exitoso que se exportó a toda Europa. En los noventa, creó el partido-empresa con Berlusconi. Ahora ha llegado el momento de este nuevo populismo, o mejor dicho de esta inédita transformación del populismo del tercer milenio, donde los “pueblos” de referencia acaban desdibujados y mezclados. Grillini y liguista juntos. Se trata de una extraña suma de los anteriores populismos italianos: el telepopulismo berlusconiano, el cyberpopulismo grillino y el populismo de gobierno renziano. Un populismo de gobierno, con un programa que es un amalgama de comunitarismo y protección social en versión posmoderna. No es el primero, en verdad. Mírese a Hungría y Polonia. Pero, eso sí, es el primero en uno de los estados fundadores de la Unión Europea. Tiempos nuevos, sí. Tiempos salvajes, casi seguramente.

 

4

 

Pierre-André BUIGUES, “Macron, Merkel et les trois Europes” a Telos (6-06-18)

https://www.telos-eu.com/fr/macron-merkel-et-les-trois-europe.html

Le débat visant à redonner un nouveau souffle à la construction européenne est ouvert et la question se pose de savoir si le président français et la chancelière allemande arriveront à trouver un accord sur la refondation de l’Europe. À Aix-la-Chapelle, quand Angela Merlel a décoré Macron du Prix Charlemagne le 10 mai 2018, celui-ci a relancé ses propositions sur l’Europe : « Je crois à un budget européen beaucoup plus ambitieux (…) Je crois à une zone euro plus intégrée, avec un budget propre. » Avant de formuler ses propres propositions dans un entretien publié dimanche par le Frankfurter Allgemeine Zeitung, la chancelière s’était déjà montrée très réservée. « Nous avons des discussions difficiles » avec les Français, soulignait-elle, car « nous avons des cultures politiques et des manières d’approcher les sujets européens différentes ».

Au-delà de ce commentaire diplomatique, les difficultés de la construction européenne s’expliquent largement en reprenant la citation fameuse de Clinton, « Its the economy, stupid ». En effet, sur le plan économique, il n’y a pas une Europe, mais trois Europe et chacune de ces Europe a un positionnement politique différent vis-à-vis de la relance européenne.

L’Europe germanique, le cœur industriel de lUE, consolide sa compétitivité mais est hostile à tout mécanisme de solidarité.

L’opposition aux projets de Macron sur la zone euro ne vient pas seulement de l’Allemagne, c’est toute l’Europe du nord qui est sur cette ligne. Début mars, le ministère néerlandais des Finances, dans un document commun avec huit pays du nord de l’UE, a exprimé de fortes inquiétudes face aux réformes de la zone euro proposée par Macron. Ces pays s’opposent à un budget commun à la zone euro, à un ministère commun des Finance et ils ne veulent pas d’une mutualisation des richesses avec les pays du Sud.

Qu’est-ce qui caractérisent ces pays hostiles à une plus forte intégration de la zone euro? Ces pays sont situés au cœur de l’UE, ont une proximité géographique avec l’Allemagne et au total ils représentent une population d’environ 140 millions d’habitants. (Allemagne, Autriche, Pays-Bas, Belgique, Danemark, Suède et Finlande).

Économiquement ces pays vont bien et ils ont surmonté la crise de 2008. Par rapport à la moyenne des pays de l’UE, leur niveau de vie s’est même  amélioré depuis l’an 2000. Le PIB par tête de l’Allemagne (par rapport à sa moyenne pour l’UE à 100) est passé de 105 en 2000 à 113 en 2017. Ces pays connaissent un chômage bien plus faible que la moyenne de l’UE avec une moyenne de 5,6%.

Enfin, ils ont retrouvé généralement un niveau de production industrielle bien supérieur à celui de 2008, et cela malgré des coûts salariaux plus élevés que la moyenne de l’UE et, pour beaucoup d’entre eux, plus élevés que les coûts français. Leur industrie reste compétitive au niveau international grâce à une spécialisation bien plus marquée dans le secteur de la haute technologie et le haut de gamme que dans la moyenne de l’UE.

L’Est européen en plein rattrapage économique rapide et en fort développement industriel.

Sur les 28 pays de l’UE actuelle avant la sortie du Royaume-Uni (27 après mars 2019) 10 sont d’anciens pays communistes ayant rejoint l’Union Européenne. Avec une population d’environ 100 millions d’habitants au total, ces pays de l’Est sont en plein rattrapage économique.

Mesuré en parité de pouvoir d’achat, le PIB par tête de la Pologne (par rapport à la moyenne de l’UE à 100) est passé de 41 en 2000 à 67 en 2017. Dans tous ces pays le chômage est en 2017 bien inférieur au chômage en France.

Ces pays de l’Est sont hostiles à un renforcement de la zone euro, à laquelle ils n’appartiennent pas pour la très grande majorité. En revanche, ils sont très attachés aux fonds structurels européens qui dépendent du budget général de l’UE. Sur un budget de 645 milliards d’euros pour les fonds structurels sur la période 2014-2020, la Pologne seule bénéficiera de près de 105 milliards de financements européens.

Tous ces pays affichent aussi une très forte progression de leur production industrielle en volume entre 2010 et fin 2017, de 46% pour la Pologne et d’environ 50% pour plusieurs pays de l’est. Le modèle de développement industriel de ces pays est à l’opposé du modèle germanique. Le coût du travail est faible avec un salaire minimum autour de 400€ par mois contre environ 1500€ pour le salaire minimum brut en France et des dépenses en R&D qui sont généralement bien inférieures à la moyenne de l’UE. Dans 6 pays de l’Est, le ratio R&D/PIB est même inférieur à 1% (contre une moyenne de 2% pour l’UE). Les délocalisations industrielles des pays de l’Europe germanique vers ces pays ont donc été nombreuses et expliquent aussi en partie ce décollage industriel.

Les pays du Sud en déclin économique et en pleine désindustrialisation.

Les pays du Sud de l’Europe (Espagne, Italie, Grèce et Portugal) et la France ont une population plus importante que celle des deux autres zones, un peu plus de 190 millions d’habitants, mais connaissent un déclin économique marqué par rapport à la moyenne de l’UE. En dehors de l’Espagne, le PIB par tête (par rapport à la moyenne pour l’UE à 100) a fortement baissé. Il est passé en France de 100 en 2000 à 95, 18 ans plus tard et en Italie de 103 en 2000 à 89 en 2017.

Le chômage est aussi dans ces pays bien plus élevé qu’ailleurs en Europe, 13,8% (8,2% moyenne européenne), comme le montant de la dette publique qui est autour de 100% du PIB en France et en Espagne, autour de 130% en Italie et en Espagne sans parler de la Grèce, contre une moyenne de 83% du PIB pour l’ensemble de l’Europe. Enfin, ce déclin économique s’accompagne d’une désindustrialisation marquée en France, en Italie et en Grèce. La production industrielle en volume n’a toujours pas dépassé celle de 2008 dans ces pays. L’écart dans le potentiel industriel ne fait donc que se creuser entre d’une part l’industrie des pays du Sud et d’autre part celle des pays les plus industrialisés et les plus riches de l’Europe de l’Ouest et celle des pays d’Europe centrale et orientale.

Tous ces pays du sud appartiennent à la zone euro et face aux divergences économiques qui s’accentuent entre eux et les pays du Nord, ils sont fortement demandeurs de plus de solidarité dans la zone euro. Ce déclin économique réel des pays du sud est politiquement potentiellement explosif. En Italie, le M5S et la ligue ont formé un gouvernement très critique vis-à-vis de l’Europe, et la Grèce n’arrive pas à se relever de la crise. En France, l’extrême gauche et l’extrême droite pèsent d’un poids considérable et l’Espagne est en plein drame national avec le sécessionnisme catalan.

Que faire ? La politique européenne à la croisée des chemins.

Si on veut que l’Europe avance, il faut savoir que ce qui est proposé par la France pour la zone euro est inacceptable pour les pays de la zone germanique (refus des mécanismes de solidarité) et pour les pays de l’Est (pas d’approfondissement de la zone euro). Alors que faire si on veut faire avancer l’Europe?

Premièrement, les Pays du Sud doivent accepter que l’union monétaire leur impose une forte discipline budgétaire. Pour la France, il faudra viser un excédent budgétaire étant donné le montant de la dette publique. Cela doit être la priorité du président Macron. Cependant, le Pacte de Stabilité peut être amélioré et des propositions de la France en ce sens seraient fortement souhaitables.

Deuxièmement, la France qui porte un fardeau très lourd en matière de défense doit porter des propositions fortes pour une défense européenne face aux dangers géopolitiques nombreux aujourd’hui. La montée du protectionnisme américain peut aussi rendre plus acceptable aux yeux des pays du nord des propositions pour une Europe qui se protège économiquement.

 

5

 

Marga LEÓN, “11 de 18” a Agenda Pública (7-06-18)

http://agendapublica.elperiodico.com/11-de-18/

Once de 18. El Gobierno de Pedro Sánchez tendrá proporcionalmente más mujeres que ningún otro en el planeta tierra. Ahí es nada. En política, los cambios suelen ser incrementales hasta que de pronto llega un momento en el que se precipita todo. Las mujeres que como mi madre -y para mi gran orgullo- llevan nuestros 40 años de democracia militando en el movimiento feminista, de pronto viven un sueño largamente esperado. En los últimos meses hemos visto la huelga del 8 de Marzo secundada masivamente, unas calles indignadas por una sentencia humillante y machista, destacados hombres del ámbito académico y periodístico firmando un manifiesto de #Nosinmujeres en actos públicos y colegas mujeres correspondiendo con un #Síconmujeres. Vamos a tener mujeres ocupando importantes parcelas de poder; incluida la dirección del rotativo con más difusión internacional. El impulso es fenomenal y no hay quien lo pare. Como escribía ayer Berna González Harbour en El País, el tren de la Historia está tomando velocidad. Estamos viendo la gota que colma el vaso, pero el vaso lo llevamos llenando largo tiempo.

A principios de los años 90, sólo un 10% de los parlamentarios en España eran mujeres. Era éste un porcentaje similar al de otros países europeos como Bélgica, Portugal, Italia o Francia. Sin embargo, hacia mediados de la década la representación de mujeres en el Parlamento español ya era del 25%, mientras que el resto de los países mencionados se mantenía por debajo del 15%. En 2013, España tenía una presencia femenina próxima a la de los países nórdicos y considerablemente superior a los países culturalmente más cercanos. De hecho, el índice de poder político de las mujeres (Women’s Political Power Index), elaborado por Naciones Unidas y que incluye la representación en ministerios, parlamentos y asambleas regionales, situaba en 2012 a España muy por encima de la media europea.

La literatura académica hace mucho tiempo que identificó los sistemas con representación proporcional como más proclives a favorecer una mayor paridad en política. Los sistemas mayoritarios, en cambio, ofrecen más resistencias por la necesidad de elegir a un solo candidato en distritos únicos. Las listas abiertas también obstaculizan la presencia política de mujeres por la prevalencia de fuertes prejuicios de género en torno al poder y el liderazgo. Pero una herramienta concreta explica la diferencia entre países con sistemas electorales similares: las cuotas.

Según Tripp & Kang (2008), de todos los posibles elementos institucionales y de otra índole (entre otros, el régimen político, la religiosidad, el desarrollo económico o el acceso de las niñas a la educación), las cuotas emergen como el factor explicativo predominante de mayores niveles de representación femenina en los legislativos nacionales. Entre sus distintos tipos, las de asientos reservados (por imperativo legal) resultan ser más eficaces que las voluntarias. Las autoras encontraron también una relación positiva entre una mayor presencia de mujeres en los órganos de decisión de los partidos y la introducción de cuotas.

En España, los dos partidos de izquierda (PSOE e IU) adoptaron ya en 1997 un sistema de cuotas para garantizar la paridad en sus candidaturas electorales y comités de partido. La adopción de cuotas en el Legislativo no llegó hasta 2007 de la mano de José Luis Rodríguez Zapatero, pero para entonces la representación de las mujeres ya había alcanzado casi el 40% tanto en el Parlamento estatal como en la gran mayoría de los autonómicos. Lo interesante del caso español es que a pesar de que el empuje viene, como suele ocurrir,  de la izquierda (y especialmente del PSOE, felizmente persuadido por el feminismo), se ha producido, como escribió Tania Verge, un efecto contagio en todo del sistema de partidos. El Partido Popular, a pesar de rechazar abiertamente las medidas de acción positiva, no se ha quedado atrás en la feminización de la escena política.

El importante debate que sigue es si las mujeres ganan con mayor paridad en la representación formal. Es decir, si las que ocupan posiciones de poder impulsan políticas con perspectiva de género. Existen estudios que indican que las mujeres son más proclives que los hombres a legislar en educación, salud, cuidado infantil o violencia contra las mujeres. Esto bien podría ser porque, en general, suelen ocupar las carteras de índole más social. Mujeres como Margaret Thatcher, Angela Merkel o Christine Lagarde no pasarán a la historia como políticas con una agenda feminista, pero si seguimos el razonamiento de la politóloga británica Anne Phillips, esto importa poco. La diversidad de la sociedad tiene que verse reflejada en los parlamentos. Lo que la autora reconoce como la política de la presencia es un requisito indispensable de cualquier democracia y aquí, por supuesto, no hablamos sólo del sexo.

Sabemos, no obstante, que cuando la igualdad en la representación se convierte en objetivo prioritario, le suele seguir una mayor preocupación por impulsar políticas de igualdad de género. En la década de los 80 había en nuestro país un único partido que de manera destacada abogaba por políticas de igualdad entre mujeres y hombres. Hoy lo hacen todos. Por poner sólo un ejemplo, desde que el PSOE introdujo la ampliación del permiso de paternidad en 2007 -una medida de igualdad de género destinada a los hombres-, todos los partidos han entrado en una intensa competición por ofrecer más. Resulta curioso que la ampliación del permiso por paternidad formara parte del acuerdo para que Ciudadanos apoyara la investidura (primero) y los Presupuestos (después) de Mariano Rajoy, de forma que fuera el ex presidente del PP quien, con años de retraso, pusiera en marcha la reforma del presidente socialista. Cómo se produce y en qué medida esta competencia entre partidos por atraer el voto femenino es un aunto que daría para entrar en profunda discusión. De momento, aquí y ahora: gran aplauso y vuelta al ruedo.

 

 

6

 

Javier PÉREZ ROYO, “¿Es bonita o no es bonita la política?” a eldiario.es (2-06-18)

https://www.eldiario.es/zonacritica/bonita-politica_6_777682274.html

La política es la síntesis de todas las contradicciones que se dan en la sociedad. Por eso no puede ser objeto de estudio científico. En la política entra todo y, además, entra en desorden y sin que se  pueda parar el reloj, ni utilizar instrumentos de precisión para analizar los distintos elementos de ese todo que tienen que ser tomados en consideración a la hora de tomar una decisión. En política no hay reactivos químicos, ni microscopios, ni aceleradores de partículas. No hay terreno con mayor inseguridad. Ni terreno en el que haya menos garantía de acierto.

En el desenlace de la moción de censura lo acabamos de comprobar. Parecía imposible que Pedro Sánchez pudiera conjuntar una mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados a partir de un grupo parlamentario de 84 escaños, sin negociar con nadie y sin comprometerse a dar siquiera una fecha para la convocatoria de elecciones. El diseño de la moción parecía completamente disparatado. Se pensaba, y me incluyo entre ellos, que una moción de censura con la convocatoria de elecciones como único punto del programa, podría tener posibilidades de prosperar, pero que una moción sin fecha de convocatoria de elecciones no tenía ninguna.

Y sin embargo, la intuición de Pedro Sánchez le llevó a la conclusión contraria. En el Congreso de los Diputados seguro que hay una mayoría abrumadora que considera que Mariano Rajoy no debe seguir como presidente del Gobierno tras la sentencia de la Audiencia Nacional sobre el caso Gürtel. El NO abrumador para la censura seguro que existe.

Pero para conseguir que ese NO abrumador para la censura se convierte en un SÍ abrumador para la investidura, hay que prometer no que se van a convocar elecciones inmediatamente, sino todo lo contrario. En el Congreso de los Diputados hay dos mayorías coincidentes: una para decir NO a Rajoy y otra para decir NO a la convocatoria de elecciones, que en la práctica se convierte en un NO a Rivera. Para conseguir que el NO a Rajoy se materialice en un SÍ para mí, tengo que dar garantías de que no voy a convocar elecciones, porque únicamente Ciudadanos está interesado en la convocatoria.

Esto no se podía decir. La moción de censura había que proponerla y tramitarla sin pactar con nadie y comprometiéndose a casi nada. Cuanto más rápido se hiciera todo, mejor. Y en esto Pedro Sánchez encontró la colaboración, involuntaria me imagino, de Ana Pastor,  que convocó la sesión para el debate de la moción el primer día constitucionalmente posible, ahorrándole al candidato proponente de la moción el desgaste de varios días teniendo que dar explicaciones. Pedro Sánchez no ha tenido tiempo de desgastarse. Ha llegado al debate sin un rasguño. La actitud soberbia de Rivera también le ha ayudado. Podía haber intentado negociar una fecha para la celebración de elecciones y denunciar a Sánchez si no estaba dispuesto a hacerlo. Pero al centrarse únicamente en la retirada de la moción por parte del candidato socialista, le facilitó la operación.

El resultado es conocido. Aislamiento de Rajoy y Rivera y confluencia de prácticamente todos los grupos parlamentarios en la propuesta de Sánchez, que se apunta en su haber la medida de regeneración democrática más llamativa de todas las imaginables, en tanto que deja a Rivera en la incómoda posición de tener que explicar su NO a Sánchez que era simultáneamente un SÍ a Rajoy.

Un candidato desahuciado intuye lo que nadie ve y consigue una victoria espectacular. Y de una manera elegante. El espectáculo del desenlace de la moción ha sido formidable.

 

 

7

 

Juan RODRÍGUEZ TERUEL, “El PSOE y la inversión de las expectativas” a Agenda Pública (4-06-18)

http://agendapublica.elperiodico.com/el-psoe-y-la-inversion-de-las-expectativas/

La llegada de Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno mediante una moción de censura ha roto diversas tradiciones o patrones regulares de nuestra vida política, como varios analistas nos han recordado este fin de semana. Todos ellos coinciden en que la frágil mayoría parlamentaria que tumbó a Mariano Rajoy no parece ofrecer suficiente credibilidad para mantenerse hasta el final de la legislatura. Aunque creo que podemos establecer un predicción creíble al respecto: si nada sustancial e imprevisto altera las preferencias actuales de los partidos que apoyaron a Sánchez, las posibilidades del nuevo Gobierno de llegar hasta finales del año próximo (o incluso de agotar la legislatura en 2020) se van a beneficiar del temor de todos estos partidos a que un fracaso del artefacto parlamentario construido esta semana desemboque en una mayoría absoluta del centro-derecha con Albert Rivera al frente del Ejecutivo. En política, la aversión siempre fue un pegamento más consistente que la adhesión.

Quizá por eso, la gran preocupación del PSOE no va a ser tanto el mantenimiento de esta variopinta coalición como la imperiosa necesidad de ampliar la propia base parlamentaria del Grupo Socialista. Hay que tener en cuenta que la tenaz (o temeraria, según gustos) jugada de Sánchez con esta moción de censura triunfante es que le ha dado una patada al avispero en el que se había convertido la política española, con una apuesta de alto riesgo: o bien lanza ese panal bien lejos por unos años, o las avispas le devorarán y en las próximas elecciones no solo cerrará abruptamente su etapa presidencial, sino que arrastrará con él a su longevo partido.

Para ello, el tenaz Sánchez deberá romper una pauta regular de la política española: desde 1977, el partido de Gobierno apenas ha mejorado el volumen de voto en los comicios siguientes tras su primera legislatura en el poder; más bien ha tendido a experimentar un declive más lento o más acelerado según el nivel de desgaste acumulado por la acción de gobierno. De hecho, los partidos que acceden al poder y buscan la reválida en la siguiente elección se benefician mucho más de la desmotivación de los votantes de sus adversarios que del entusiasmo extendido de los propios votantes. Incluso en las elecciones de 2000, que catapultaron a José María Aznar a la mayoría absoluta, el aumento de 27 escaños que lo hizo posible no vino de un incremento masivo de votos (éste fue apenas de 600.000 votos, un 7,2% más que en 1996), sino del colapso de la izquierda. En otros ejemplos similares en la arena autonómica, una mejora substantiva de las opciones electorales del partido gobernante sólo se dio con la desaparición de algunos de sus directos adversarios. ¿Será esta vez distinto para Sánchez, con una base parlamentaria menguante y una legislatura encogida?

La respuesta a este enigma va a residir en cómo articule la competencia con los otros partidos. De entrada, ¿con quién va a competir el PSOE? Es fácil: con todos. El espacio electoral socialista perdió en ocho años (de 2008 a 2016) casi seis millones de votantes, más de la mitad. Una verdadera sangría. Y éstos se fueron a todas partes, como muestra la Tabla 1 de fugas de voto socialista. Por ejemplo, uno de cada cuatro de quienes votaron a José Luis Rodríguez Zapatero en 2008 se fueron en 2011 al PP (15%) o a la abstención (10,5%). Más impresionante fue la fuga de voto a Podemos/Comunes en 2015 (el 24,9% de los que votaron PSOE en 2011). Resulta menor en términos cuantitativos, pero no cualitativos, los votos que se le fueron, en Cataluña (y otras autonomías con partidos nacionalistas) a ERC o CiU. Y no hay que olvidar algunas fugas ocultas de doble estación: las de quienes se fueron a la abstención o al PP en 2011 y acabaron en Ciudadanos en 2015 (podemos intuir esa fuga de votantes de centro en la tabla que publiqué aquí).

He ahí la paradoja: Sánchez llega al poder sostenido sobre los partidos que más apoyo electoral le han drenado estos últimos años, y que tratarán de seguir haciéndolo en el futuro. Deberá sostenerse sobre ellos al tiempo que recupera de éstos una parte del electorado fugado.

Ante ese panorama, ¿cómo competir con todos ellos? Mediante una pirueta muy complicada: reagrupando y desmovilizando. Atrayendo a millones de votos de la izquierda sin asustar o movilizar votos del centro-derecha. Ese tipo de acrobacias son las que persiguen las estrategias de competición centrípetas u orientadas al centro. O al menos ésta era la regla del manual de la política española anterior a 2014. Desde entonces, la llegada de nuevos partidos y la polarización creciente que trajo la política de trincheras incubada desde los años de Zapatero (ver aquí el gráfico que dibujé hace unos meses) ha hecho mucho más difícil competir por el centro. Incluso la emergencia de Ciudadanos en el electorado de centro ha operado más como factor de polarización que de moderación, como ya expliqué aquí. En ese nuevo contexto, con competidores fuertes a izquierda y derecha, un movimiento en una dirección comporta pérdidas en el sector contrario.

Además, el perfil de los votantes perdidos a izquierda y derecha pueden ser incluso opuestos. Como ilustramos en un estudio de próxima aparición (*), los ex votantes socialistas de 2011 que en último ciclo optaron por votar a Podemos/IU o Ciudadanos/PP eran distintos en su edad, estatus social, en su televisión de referencia, en su perfil ideológico (obviamente) y en algunas de sus actitudes políticas. No es un dato sorprendente, pero muestra hasta qué punto resultará difícil ofrecer un discurso o una acción de gobierno coherente para electores tan dispares. Un rasgo compartido con el resto de la socialdemocracia europea: el declive de la clase obrera tradicional que la había apoyado está dando paso a grupos heterogéneos y de difícil amalgama bajo un mismo programa socialdemócrata. Sólo planteamientos personalistas o, como indicábamos antes, la unión contra un enemigo común parecen funcionar de momento como ejes substitutos de la antaño patria del género humano que cantaba la Internacional.

En ese sentido, es interesante constatar la evolución de Sánchez en su etapa de liderazgo político. Ante el dilema de competir por el centro desde la izquierda o de disputar el voto de la izquierda desde el centro, Sánchez inició su primera etapa como secretario general con un discurso cada vez más abiertamente centrífugo, tratando de recuperar votantes de izquierda, aunque eso significara sacrificar la identidad centrípeta que el PSOE había desarrollado desde que la generación de Suresnes se hiciera con el partido en 1974. Más allá de cuestiones personales, ése parece ser el argumento para su caída en octubre de 2016: el último gesto de la generación de González para abortar lo que veían como una podemización del PSOE. La entrevista de Sánchez en La Sexta poco después de aquellos hechos contribuyó a esa interpretación, y dio credibilidad a la estrategia que empleó en los meses siguientes: la rebelión contra las elites del partido. Pero eso quedó atrás: desde el día después de esas primarias, Sánchez ha recuperado una orientación inequívocamente centrípeta, que probablemente mantendrá en sus meses de gobierno. Los errores propios de Podemos se lo han acabado permitiendo.

¿Qué implicaciones tiene esto para tratar de anticipar la acción del Gobierno socialista en los próximos meses? Una estrategia de ese tipo augura una agenda política rica en gestos diversos, pero modesta en políticas públicas substantivas y carente por completo de reformas de calado (territorial o social). No sólo porque la mayoría parlamentaria es precaria, sino porque contener la agenda reducirá el riesgo de producir descontentamiento entre sus potenciales electores a un lado y otro. Sabemos que hacer políticas orientadas a un grupo no necesariamente favorecen su lealtad electoral en el corto plazo, y en cambio las decisiones que descartan otras políticas sí pueden acabar generando la desafección de los desatendidos.

Pero, ¿significa esto dilatar y no hacer nada, en el sentido rajoyístico de la expresión? No exactamente, porque tampoco se lo puede permitir: más bien podemos encontrarnos con un Gobierno que intente aplazar la decepción, que se esfuerce en recuperar apoyo electoral ‘no por lo que haga, sino por lo que podría hacer’. Es decir, invertir la trampa de las expectativas: intentar no sucumbir incumpliendo irremediablemente esperanzas de grupos de electores heterogéneos y opuestos; antes bien, alimentar de forma creíble las expectativas por lo que podría hacer con un mayor apoyo parlamentario propio o, al menos, unos adversarios más debilitados. Saber articular eso en el discurso y en la acción será la prueba del éxito de los ministros que entren en el Ejecutivo esta semana.

¿Dónde puede favorecer esa inversión de las expectativas? Alimentando la disputa social, intentando desmantelar (sin conseguirlo necesariamente) parte de la agenda del Gobierno de Rajoy y enfriando la cuestión territorial, dilatando los plazos de canalización del conflicto catalán con un trato más amable institucionalmente entre las partes.

Curiosamente, en ese objetivo puede acabar encontrando los mejores cómplices en el PP y en los partidos soberanistas, como explicábamos aquí el otro día. Al primero le interesa tanto como al PSOE reducir el espacio de Ciudadanos mediante la polarización social, pero sin entrar en una verdadera escala identitaria; a los segundos, les conviene tiempo y más tiempo para aclararse internamente y redefinir un lenguaje aún proclive a la magnificación política (la desobediencia, la república…).

Sin embargo, no todo será tan fácil de cuadrar. ¿Con qué temas pueden definir PP y PSOE de forma creíble la oposición entre la izquierda y la derecha sin seguir siendo desbordados por sus adversarios emergentes? ¿Por cuánto tiempo podrá resistir el PP el calendario de sentencias judiciales pendientes? Cualquier duda en estos interrogantes puede acabar derivando en una competición tan evanescente como emocional entre PP y Ciudadanos por la españolidad; lo que puede enjaular a Sánchez en un conflicto –el de Cataluña, en el que la lógica judicial y de encarcelamientos está fuera de sus manos. ¿Cómo abordará Sánchez un re-enfoque de las relaciones con el Govern de Torra en las que éste acepte asumir el diálogo previo con la oposición dentro de Cataluña, donde Ciudadanos es el primer partido? Cuando hay demasiadas incógnitas en la ecuación, la calculadora puede dar error.

En Portugal, al Gobierno socialista en minoría apoyado por comunistas, verdes y nueva izquierda enseguida se le denominó despectivamente el Gobierno de la ‘chapuza’ (geringonça). Apenas dos años después, los socialistas portugueses encaran con buenas expectativas el fin de la legislatura. Sánchez no tendrá tiempo para desarrollar una agenda política de cambio como la de António Costa, pero tampoco lo necesitará: con el triunfo de la moción de censura ha iniciado de facto la verdadera campaña electoral para las próximas elecciones generales y ha ganado la palanca para decidir cuánto durará.

(*) P. Correa, O. Barberà, y J. Rodríguez Teruel (2018): El PSOE o la impotencia de la izquierda’, en F. J. Llera Rampo, M. Baras y J. Montabes, eds. ‘Elecciones Generales 2015-2016′, Madrid, CIS (en prensa).

 

8

 

Roger SENSERRICH, “Notas aleatorias sobre un gobierno en minoría” a Politikon (5-06-18)

https://politikon.es/2018/06/05/notas-aleatorias-para-un-gobierno-en-minoria/

El triunfo de la moción de censura de Pedro Sánchez creo que me sorprendió algo menos que a otros observadores, aunque el cómo acabó saliendo adelante fuera algo distinto a lo que esperaba. Mi predicción el miércoles pasado era que el PSOE recibiría los apoyos de Podemos y Ciudadanos, con Sánchez concediendo un calendario electoral a Rivera a cambio de sus votos. Lo que acabó sucediendo fue que el PNV acabó dando los votos decisivos al ahora presidente del gobierno gracias a la combinación (intencionada o no) de Pablo Iglesias ofreciéndole una moción a Ciudadanos sin condición alguna y  la formación naranja aceptando. Dado que apoyar a Rajoy hoy para que le echaran a patadas la semana que viene parecía un mal negocio, los nacionalistas vascos prefirieron darle el empujón ahora y ahorrarse unos comicios donde Ciudadanos pudiera acabar en Moncloa.

Visto en retrospectiva, parece una carambola francamente hábil del líder socialista, un tipo que tiene su biografía política llena de misiones imposibles que acaban por salirle bien. Mi intuición, sin embargo, es que la explicación en el fondo es mucho más simple. El 25 de mayo, el día en que el PSOE presenta la moción, todos los partidos en el congreso excepto el PP (e incluso ese es dudoso) querían librarse de Mariano Rajoy. Lo único que quedaba por debatir era quién iba a substituirle, y la elección entre Albert Rivera y Pedro Sánchez. El primero es temido por el resto de grupos: los nacionalistas catalanes y vascos temen que su constitucionalismo / nacionalismo español (táchese lo que no proceda) sea más efectivo que la tradicional inoperancia de Rajoy; socialistas y podemitas porque ven su auge en las encuestas. El segundo es alguien por el que nadie daba un duro hace apenas dos años, y que llevaba meses intentando sin éxito de que alguien le hiciera caso. En vista de que a Rajoy lo íbamos a echar igual, se dijeron todos, pongamos al tipo que parece inofensivo, al menos por ahora.

Ahora falta por ver si Pedro Sánchez, un tipo que ha muerto políticamante en casi media docena de ocasiones en los últimos cinco años, es realmente tan inofensivo como parece. A Rajoy se le subestimó sistemáticamente durante años por su cara de gallego militante; es posible que al nuevo presidente del gobierno se le esté subestimando por su cara bonita, cosa que tiene cierto mérito.

Repasemos el escenario al que se enfrenta Sánchez, y qué cartas puede jugar durante los próximos meses.

Un gobierno en ultraminoría, pero sin rivales fuertes

El PSOE controla menos de una cuarta parte de los diputados del congreso. Todos los gobiernos en una democracia parlamentaria viven a merced del legislativo, pero en el caso de Sánchez, esta balanza de poder es especialmente abrumadora.

A primera vista, esta relación de fuerzas debería ser un indicador de un gobierno débil que tendrá problemas para mantenerse en el poder. En realidad, esa debilidad esconde que el PSOE es la segunda opción para todos los partidos del hemiciclo, sin que haya mayorías alternativas a la vista que puedan desbancarlo. Rivera prefiere a Sánchez en Moncloa antes que a Rajoy o Iglesias. Iglesias prefiere a Sánchez que a Rivera o Rajoy. Rajoy prefiere a Sánchez antes que Iglesias o Rivera. Dado que alguien tiene que gobernar y ni Iglesias, ni Rajoy, ni Rivera tienen los votos suficientes para hacerlo, Sánchez es presidente del gobierno casi por defecto, sin que haya una moción de censura viable a corto plazo que pueda desalojarle del cargo.

Un gobierno sin margen de maniobra

El hecho que la supervivencia política de Sánchez esté por ahora casi garantizada no quiere decir que su gobierno vaya a ser especialmente productivo. Del mismo modo que el tipo ha acabado en el gobierno porque era la solución menos ofensiva para todos los presentes (incluso para Rajoy- su dimisión bastaba para bloquearle, no lo olvidemos), esto no quiere decir que el resto de partidos políticos vayan a estar por la labor de facilitarle victorias políticas estos próximos meses. En vista de que es poco probable (salvo sorpresas impresvistas, pifias monumentales del PSOE o un espectacular cambio de liderazgo en el PP) que nadie pueda sacar a Sánchez de Moncloa hasta las elecciones, el objetivo común de todos los partidos será intentar que llegue a los próximos comicios tan desgastado como sea posible sin haber conseguido hacer nada.

Obviamente nadie quiere tener la culpa de que todo fracase, así que vamos a ver elaborados rituales teatrales donde los partidos se echan las culpas mutuamente de todo. En la oposición hablarán de “falta de liderazgo” en Moncloa, un presidente que “no negocia” y que vive de cara a la galeria en vez de hacer lo que pide la gente. Sánchez y el PSOE van a hablar del do-nothing Congress y sobre cómo los irresponsables de Podemos, PP y Ciudadanos votan en contra del bien y a favor del mal todo el rato.

El PSOE partirá con cierta ventaja. El partido que está en Moncloa tiene mucho mayor control sobre la agenda política que el resto, y gracias a tener la enorme burocracia ministerial detrás, es mucho más efectivo redactando proposiciones de ley. Pueden poner temas en la agenda que sean abrumadoramente populares, o temas donde Ciudadanos y Podemos hayan expresado su apoyo en tiempos recientes (RTVE, ley mordaza).  El gobierno, además, puede tirar de reglamentos y decretos en bastantes temas, y tiene el enorme poder simbólico que representa estar en el ejecutivo, con todo el ceremonial del poder asociado.

Aún así, a los votantes en general esta discusión les entrará por una oreja y les saldrá por la otra, ya que a la política no le prestan demasiada atención. El PSOE sacará un buen resultado en las próximas elecciones si la economía va bien, y sacará uno malo si la economía va mal o se declara la cuarta guerra carlista en Osona, el Berguedà y el Pla de l’Estany. Los periodistas se emocionarán mucho con los debates parlamentarios (y yo me divertiré mucho con ellos), pero no cambiarán gran cosa de cara a las urnas.

¿Qué veremos entonces?

Hace un par de años, durante las inacabables negociaciones del 2016 para investir a alguien, quien fuera, como presidente del gobierno, mucha gente ironizaba que la economía española nunca había ido mejor: lo de no tener gobierno nos fue bien. Salvando las distancias, no me extrañaría que el resto de la legislatura fuera parecida a ese 2016, con el país operando más o menos en piloto automático. Discrepo que esto sea lo que más le conviene a España a estas alturas (el país tiene un montón de problemas urgentes, desde un mercado laboral roto a un estado de bienestar que no redistribuye en absoluto, pasando por un horizonte demográfico atroz), pero no es la peor de las alternativas posibles.

Incluso con este panorama, Sánchez puede conseguir sacar adelante algunas cosas. Por un lado, hay un número limitado pero no insignificante de temas donde el ejecutivo tiene muchísima capacidad de maniobra: política exterior, defensa, y nombramientos administrativos/regulatorios. Colocar a Josep Borrell como ministro de exteriores es una señal de que el presidente es consciente que esta es de las pocas áreas donde pueden hacer algo, así que colocar un peso pesado tiene sentido.

Segundo, si hay algo que a la burocracia estatal se le da bien es crear informes, planes directores, libros blancos y demás tochos burocráticos. El PSOE puede (y debería) empezar a impulsar esta clase de trabajos ahora mismo para primero, marcar los parámetros del debate, y segundo, tener un plan coherente con el que ir a las elecciones cuando se acabe la legislatura. El rumoreado observatorio/comisionado sobre la pobreza infantil es una idea excelente, y es algo que ayudará a mover la agenda hacia temas que el partido considera críticos, y con suerte, quizás saque algún ley de rebote.

Tercero, queda el tema de siempre:

Cataluña y el procés que no cesa

Me temo que sobre esto hablaré con más detalle otro día, pero hay unos cuantos elementos a tener en cuenta. Primero, de todos los temas en la agenda política, este es el que divide más al PSOE internamente, y que más peligro entraña para Sánchez. En el mejor de los casos, el tema catalán es un campo de minas para cualquier dirigente socialista y que ya acabó con Sánchez una vez, hace un par de años. Con un gobierno débil, lo será aún más.

Segundo, los partidos secesionistas catalanes viven en un dilema parecido al de los partidos nacionales: Sánchez será mejor o peor, pero es la menos mala de las alternativas viables para ellos para ocupar Moncloa (aparte de Pablo Iglesias, que no es exactamente viable a día de hoy). Aunque hay amplios sectores del independentismo que son firmes partidarios de eso de “que cuanto peor, mejor“, la aplicación del 155 y la ronda de acusaciones por rebelión creo que han curado a muchos de ganas de hacer heroicidades. Los separatistas pueden sabotear a Sánchez poniéndole en saraos constantes (como con otra ronda de saltarse leyes a la torera), pero saben que si lo tumban el siguiente en la lista es Albert Rivera, alguien que desde luego no les va a reir las gracias.

Paradójicamente, nacionalistas catalanes y socialistas viven en una especie de escenario de destrucción mutua asegurada, donde el enfrentamiento sólo lleva a que ambos salgan perdiendo. Quizás de esta guerra fría veamos cierta distensión, si ambos lados actúan con cierta lógica.

Esto es todo por hoy. En los próximos días tocará hablar sobre el resto de partidos, y qué opciones tienen en los próximos meses. El más interesante, de lejos, es el PP, que se enfrentará estos días a mi pregunta favorita para cualquier formación política: ¿ha llegado la hora de echar al líder del partido de su cargo?

 

9

 

Daniel INNERARITY, “Una política que se entienda” a El País (2-06-18)

https://elpais.com/elpais/2018/05/31/opinion/1527782271_932604.html

Todo parece apuntar a que vivimos en una democracia de los incompetentes. Hablamos de una ciudadanía que decide y controla, pero lo cierto es que carecemos de las capacidades necesarias para ello por falta de conocimiento político, por estar sobrecargados, incapaces de procesar la información cacofónica o simplemente desinteresados. El origen de nuestros problemas políticos reside en el hecho de que la democracia necesita unos actores que ella misma es incapaz de producir. Una opinión pública que no entienda la política y que no sea capaz de juzgarla puede ser fácilmente instrumentalizada o enviar señales equívocas al sistema político.

La política nos resulta incomprensible. Si hay una crisis de la política es precisamente porque no consigue cumplir una de sus funciones básicas, la de hacer visibles a la sociedad sus temas y discursos, así como la imputabilidad de las acciones, facilitar su inteligibilidad. Al mismo tiempo que el Estado ya no funciona como gran institución que hace comprensible la política desde el momento en que nuestra inserción en espacios globales difumina la autoridad y la responsabilidad, las instituciones que ejercían una mediación (partidos, sindicatos, medios de comunicación) apenas desarrollan esta función orientadora. El demos está sobrecargado, pero también las élites y los expertos. ¿Cómo ejercer, entonces, la función de control público?

Nuestras instituciones políticas han sido pensadas para hacer frente a la escasez de información y hemos atendido muy poco a la posibilidad de que lo que estuviera dificultando el juicio político fuera, por el contrario, el exceso de información. Lo que hoy tenemos es más bien una proliferación de datos e informaciones, spam político, publicidad omnipresente, solicitaciones de atención, opiniones múltiples y contradictorias, comunicación en todas las direcciones. El ciudadano corriente vive hoy la política como un exceso de ruido que no le orienta, pero sirve para irritarle; tenemos una especie de calentamiento global de la ciudadanía que dificulta hacerse una opinión de lo que pasa e imprimir a la sociedad la dirección deseable.

Hay un problema básico de economía de la atención, dadas las condiciones actuales de la observación política: escasez de tiempo, aceleración de los procesos, sobrecarga informativa, extrañeza de los asuntos, saber precario. La profusión de detalles irrelevantes, el cambio continuo de los temas, su rápida desvalorización, dificultan la organización reflexiva de las nuevas informaciones en una imagen omniabarcante y coherente de lo político. Hacemos frente a este desconcierto con dos grandes recursos, ambos insuficientes, y que podríamos sintetizar en una lógica populista y en el recurso tecnocrático a los expertos.

La “popularización” de la política consiste en mover el foco de los contenidos hacia quienes deciden, de los temas a los símbolos y las escenificaciones, una reacción que simplifica y alivia pasajeramente el desconcierto porque es más fácil hacerse un juicio sobre las personas que sobre los asuntos. Una derivada de esta estrategia es la moralización de los problemas. La asignación de culpabilidad, la indignación o las llamadas a la ejemplaridad personal sustituyen al conocimiento. La síntesis de ambas posibilidades (personalización y moralización) tiene lugar en los escándalos, momentos de gran explosión emotiva, que no siempre contribuyen a que nos hagamos una idea de lo que realmente pasa y de los que se siguen menos consecuencias de las que deberían. Fijémonos en la peculiar lógica despolitizadora con la que funciona nuestra política convertida en espectáculo: nos escandaliza más el uso concreto que se hizo de unas tarjetas black que el enorme coste económico y social del rescate bancario; la presidenta de una comunidad autónoma tuvo que dimitir por el robo de unas cremas (de lo que había imágenes) y no por el daño invisible que había hecho a la universidad con la falsificación de sus títulos; buena parte de nuestra clase política ha estado ocupada con un chalet que se habían comprado unos dirigentes políticos en el mismo momento en el que debería concentrarse en la construcción de una alternativa… Los escándalos parecen representar momentos en los que se produce una revelación política, pero lo cierto es que su lógica pone de manifiesto que somos una sociedad continuamente distraída.

El otro gran posible recurso para entender la política también es muy limitado. La delegación en los expertos está llena de paradojas. La primera de ellas es que no parece que debamos reconocerles demasiada autoridad cuando sus opiniones no coinciden ni concluyen en un saber incontestable. Pero la objeción que verdaderamente cuenta desde el punto de vista democrático es que la delegación y la representación no nos exoneran de la función de observación y control. En una democracia, la ciudadanía no puede dimitir de la obligación de observar y controlar críticamente a aquellos en quienes ha confiado.

Cuando comenzaron a universalizarse los derechos democráticos, los más conservadores se inquietaron por la posible incapacidad de los nuevos ciudadanos incorporados al grupo de quienes opinan y deciden, es decir, a quienes se supone en plena disposición de juicio político. Pero ni el problema es de las personas (dirigentes o dirigidos), ni hay que responsabilizarlas individualmente de su solución. La falta de competencia política no es un fallo individual, razón por la que no debemos esperar demasiado de la capacitación personal de los votantes, ni la buena política se resuelve con la ejemplaridad de quienes nos representan. Las soluciones han de ser institucionales y procedimentales; lo que hay que mejorar es la capacidad del sistema político para actuar inteligentemente, nuestro aprendizaje colectivo. No se trata tanto de fortalecer las capacidades individuales como aquellos aspectos de la organización social que incrementan sus capacidades cooperativas. La solución al problema que nos ocupa no sería menos democracia (simplificación populista o delegación en los expertos), sino más democracia, en el sentido de una mejor interacción y un ejercicio compartido de las facultades políticas.

La complejidad de las sociedades modernas no nos condena necesariamente a una pérdida de sustancia de la democracia en la medida en que puede ser entendida como una invitación a realizar experiencias de aprendizaje cooperativo. En este sentido, no es tanto que la democracia requiera competencia política como que la competencia política requiere democracia; la adquisición de esas propiedades, cognitivas y cívicas no es plenamente realizable más que en el contexto de una experiencia de vida democrática común.

 

10

 

Esteban HERNÁNDEZ, “El brutal golpe del PSOE en la mesa (para quedarse años en el Gobierno)” a El Confidencial (7-06-18)

https://blogs.elconfidencial.com/espana/postpolitica/2018-06-07/golpe-psoe-quedarse-anos-gobierno_1574917/

El golpe en la mesa de los socialistas ha sido brutal, con la moción de censura y especialmente con el nuevo Gobierno. Una jugada muy brillante en un escenario que se antojaba difícil: los nuevos ministros tienen todo aquello que podría aportar Ciudadanos, un perfil europeísta, globalista, experto y, sobre todo, acorde con lo que las instituciones internacionales, inversores y deudores esperan, y buena parte de lo que podría aportar Podemos, como una mayoría de mujeres y la frescura del cambio, además de los metros de ventaja en la carrera que le da haber sacado al PP del Gobierno.

La prestidigitación

Hasta ahora, los socialistas han ido ganando en lo táctico lo que iban perdiendo en todo lo demás. Hay que recordar que fue un golpe brillante de Susana Díaz, convocando elecciones anticipadas en Andalucía, el que comenzó a sacar de escena a Podemos. Tras un periodo en el que las encuestas los situaban muy arriba, la presidenta andaluza les hizo pasar la prueba de la realidad, que fue bastante dura, y los resultados electorales demostraron cuál era el verdadero sitio de los nuevos partidos en la política. Y cuando Ciudadanos estaba liderando todas las apuestas y España parecía abocada a un Gobierno de coalición en el que los de Rivera fuesen la parte fuerte (y quizás el PSOE la débil), la prestidigitación de Pedro nchez ha logrado desplazar a todos sus adversarios con un empujón deslumbrante.

En política nunca se sabe, y más a la velocidad a la que todo circula, pero lo lógico sería que el PSOE tratase de aguantar el máximo de tiempo posible en La Moncloa. Y, en todo caso, que no convocase elecciones generales hasta después de las autonómicas y locales, en las que Ciudadanos y Podemos podrían llevar las de perder, y el PP mantenerse en un nivel suficiente. Si los socialistas obtuvieran un resultado decente, el escenario sería perfecto: volverían al marco que les llevó al Gobierno (o el PP o nosotros) y gozarían además de la legitimidad que haber gobernado durante un tiempo les brindaría.

El repliegue del PP

Ahora que sabemos que los sonidos de La Moncloa no serán el ladrido de los perros y el fragor de las flautas, sino la música clásica y el suave murmullo del diálogo de expertos, el escenario es otro. Por una parte, hay que ver cómo reacciona el PP, cuál es su candidato y hacia dónde gira su estrategia. Ahora está en repliegue, pero es una posición que conoce bien, porque le tocó operar a contracorriente tras la salida del poder por sus mentiras en el 11-M y sabe que con una posición dura no avanza mucho pero sí se sostiene en la caída. Ese discurso del Gobierno legítimo expulsado por un ambicioso que no pensaba en el interés de España sino en el suyo propio, y que no ha dudado en aliarse con todo tipo de enemigos de nuestro país, es el comienzo, y quizá sea un camino que ya no abandone.

Por otra, las élites españolas y europeas están tranquilas tras el nombramiento de los ministros, y pueden comenzar a pensar que para hacer los cambios que España necesita, o que ellas creen que necesita, mejor contar con el Pedro Sánchez de ahora que con lo nuevo, que nunca se sabe cómo saldrá. Quizá la animadversión que generaban los socialistas en esos estratos se vaya disolviendo, y con ella el ruido mediático. Ciudadanos sería el gran perjudicado en este marco, ya que tendría que endurecerse y competir en un terreno que solo resultaría rentable en el asunto catalán. Y por si fuera poco, ahí está el dañino Aznar ofreciéndose a unos y otros, en lugar de entender que, por el bien de todos, debe desvanecerse de una vez en la bruma de la historia política.

Mala apuesta

Y después está Podemos, que es quien peor lo tiene. De hecho, si el PSOE hiciera las tres o cuatro cosas que le pedía ayer Errejón, como la derogación de la ley mordaza, el impulso feminista, algún guiño en las pensiones y algo de memoria histórica, que son relativamente fáciles de llevar a cabo, dejaría a Podemos sin discurso. Han apostado todo a la lucha contra el PP y a elementos simbólicos y culturales, y poco más, y eso lo puede hacer el PSOE perfectamente. De hecho, es lo único de izquierdas que puede hacer.

Pero, en fin, estos análisis provisionales, tras el golpe de mano de Pedro Sánchez, parecen más provisionales que nunca, y lo mismo en unos meses el escenario es completamente distinto. Parecemos vivir a velocidad de vértigo, con grandes acontecimientos frecuentes (quién hubiera dicho hace 10 días que hoy íbamos a estar así), de modo que pensar a medio plazo es un poco absurdo: cuando no sabes qué pasará mañana, cómo vas a prever lo que ocurrirá dentro de medio año, ¿no?

Pues no. Esta velocidad enorme en la superficie oculta un fondo muy poco móvil. Todos estos movimientos tácticos por situarse y nuestras grandes discusiones sobre si deben estar unos u otros, o sobre quién gestionará mejor o quién nos perjudicará más, dejan de lado un hecho sustancial, como es la escasa capacidad de maniobra en lo económico y en lo social con que cuentan los gobiernos nacionales. Por supuesto que hay diferencias entre unos y otros, y quizá la más significativa sea la perspectiva sobre cómo abordar el problema catalán, pero poco pueden decir en el tema más importante, el dinero. Y en ese contexto, si un Gobierno ofrece la necesaria aceptación de las directrices que emanan de Bruselas, tranquiliza a los inversores y genera la estabilidad que las élites demandan, tenderá a quedarse en el poder, porque aparece como la mejor opción. Ahora quien tiene esa llave es Sánchez, y ha nombrado a un Gobierno idóneo para ese objetivo. De modo que lo mismo el golpe estratégico le sale pero que muy bien.

 

11

 

Ignacio ESCOLAR, “El día en que el tesorero Álvaro Lapuerta quiso tirar de la manta” a eldiario.es (4-06-18)

https://www.eldiario.es/escolar/tesorero-Alvaro-Lapuerta-quiso-tirar_6_778382165.html

Dos días antes de caerse en extrañas circunstacias y quedar postrado en coma, me reuní por última vez con Álvaro Lapuerta. Fue el 26 de abril de 2013, a las 12 de la mañana. Quedamos en su despacho de la calle San Agustín número 9, a pocos metros del Congreso de los Diputados. Era un momento tremendamente convulso para el PP y para un político, Lapuerta, que había gestionado la tesorería de ese partido durante quince largos años. La contabilidad en B y los sobresueldos habían visto la luz unos pocos meses antes. La justicia ya los estaba investigando y ese mismo día los peritos policiales habían acreditado que ese ‘visé’ que aparecía en cada página de esos papeles de la caja B era la firma de Álvaro Lapuerta, el jefe directo de Luis Bárcenas.

Lapuerta estaba escandalizado. No por la caja B, que él mejor que nadie sabía cómo nació, para qué se usó y cómo se nutría. Sino por la guerra interna que se había desatado en el PP contra Mariano Rajoy por parte de quienes, en su opinión, “más tenían que callar”: “José María Aznar y Esperanza Aguirre”. “Quiero contar la verdad sobre todo lo que ha ocurrido estos años en el partido”, me dijo Lapuerta esa mañana. “Quiero hacer un libro, mi biografía, y quiero contarte todo para que tú escribas mis memorias”, me espetó para mi enorme sorpresa. No fue la única noticia inesperada de ese día.

Conocía a Álvaro Lapuerta desde hacía cuatro años, desde principios de 2009, al poco de estallar el caso Gürtel. Entré en contacto con él a través de un conocido común, que me lo presentó en una comida. “Yo creo más en el individuo y tú en la colectividad, pero creo que nos podemos llevar bien”, me dijo entonces Lapuerta. Pronto me demostró que, a su manera, era un hombre de palabra, más allá de lo que suele ser habitual en la política.

En una de nuestras primeras comidas, en 2009, pregunté a Lapuerta sobre una importante reunión que explica muchas cosas de la Gürtel, y que ya me habían contado otras fuentes del Partido Popular. Fue un encuentro de Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre que se celebró en noviembre de 2004, en la sede del partido en Génova 13. En presencia de Rajoy, Lapuerta recriminó a Aguirre que su entonces número dos, Ignacio González, estaba detrás de un pelotazo en Arganda del Rey. Se trataba de aquella enorme operación urbanística, el área 124, que está hoy pendiente de sentencia en la segunda época de la Gürtel y que pasa por ser la mayor de las muchas operaciones corruptas en las que participó Correa.

Lapuerta me confirmó esa reunión, que conté en uno de mis artículos en marzo de 2009. Me costó caro. Por  ese artículo y por otros más sobre los negocios de Ignacio González, el entonces vicepresidente de Madrid me demandó junto a otros tres de los periodistas que en aquel momento trabajábamos en Público. Félix Monteira, Jesús Maraña, Manuel Rico y yo tuvimos que ir a juicio. Ignacio González nos pedía 600.000 euros por injurias y calumnias: 150.000 euros por cabeza.

Ante aquella demanda de González, Álvaro Lapuerta hizo por mí lo que no suele hacer un político en esas circunstancias. Dio la cara en el juzgado. Le pedí a través de una carta que confirmara ante el juez esa reunión y aceptó hacerlo. “Tú estás diciendo la verdad y son Ignacio González y Esperanza Aguirre quienes están mintiendo”, me dijo Lapuerta, que me entregó una declaración por escrito, con su firma, certificando que todo lo que yo había escrito en mi artículo sobre esa reunión era cierto.

Lapuerta solo me puso una condición: que no publicase su escrito y solo lo utilizara para defenderme de González en el juicio. “Cuando me muera, lo cuentas si quieres, pero no antes”, me hizo prometer Lapuerta. Este sábado, con su fallecimiento a los 90 años, he sido liberado de este compromiso, y por eso ahora lo publico. También porque explica cómo era Álvaro Lapuerta. Este es un fragmento del escrito de defensa que presentaron mis abogados en el juzgado, en respuesta a la demanda de Ignacio González.

La carta original de Lapuerta acabó en el juzgado, con el resto de los documentos de aquel sumario. Ignacio González tuvo acceso a esa carta, que tan mal lo dejaba, pero no demandó al extesorero del PP.

Acabamos ganando el juicio contra González. No solo por ese respaldo de Lapuerta: la demanda no tenía mucha base y la labor periodística que hicimos sobre Ignacio González en Público –especialmente las investigaciones de Manuel Rico– fue un trabajo riguroso y contrastado. Pero el escrito del extesorero del PP también ayudó. Enfrente teníamos a Ignacio González, todopoderoso vicepresidente de Madrid durante unos años en los que el PP de Esperanza Aguirre era intocable. Y el fiscal jefe de Madrid era Manuel Moix: ese fiscal muy cómodo para el PP al que luego supimos que el propio González piropeaba como “muy profesional” en sus conversaciones privadas con Eduardo Zaplana.

Ganamos el juicio y aquella reunión sobre el pelotazo de Arganda del Rey quedó plenamente confirmada, no solo por la palabra de Lapuerta. Esperanza Aguirre me desmintió con una nota de prensa el mismo día que salió publicado. “Todo el texto del artículo es una tremenda falsedad”, aseguró Aguirre en su rectificación. Pero años después, la misma  Aguirre acabaría confesando que sí existió ese encuentro, durante un interrogatorio por escrito como testigo de la Gürtel. Y en 2017, Mariano Rajoy también confirmó esa reunión, en su declaración ante la Audiencia Nacional. Hoy es un dato acreditado en los sumarios de la Gürtel.

La verdad tardó en salir, como casi siempre pasa, pero al final se acabó conociendo. Y me confirmó también que la palabra de Álvaro Lapuerta era fiable.

En mi último encuentro con el extesorero, esa mañana del 23 de abril de 2013, Lapuerta me volvió a recordar ese episodio, con más detalles. Tras esa reunión en noviembre de 2004, se volvió a ver con Esperanza Aguirre en la sede del Gobierno de Madrid, al mes siguiente, en el acto que Aguirre organizó en la sede de la Comunidad de Madrid por el aniversario de la Constitución. Lapuerta, en el despacho presidencial de Esperanza Aguirre, volvió a transmitir las mismas quejas que le llegaban de otros constructores: que les habían pedido una comisión desde el partido. Pese a las advertencias de Lapuerta, la operación en Arganda del Rey se acabó haciendo. Se la llevó la constructora Martinsa, que presuntamente sí pagó la gran mordida de una lucrativa operación en la que también participó Francisco Correa. Hoy está en el sumario de la segunda época de la Gürtel, pendiente de sentencia.

Lapuerta recordaba ese episodio y muchos más sobre Esperanza Aguirre, José María Aznar, Francisco Granados, Ignacio González y otros dirigentes del PP; unas verdades que quería confesar en un libro. Guardaba la mayor parte de los datos en unas notas manuscritas de líneas abigarradas, escritas con letra pequeña. Me dio muchos detalles e historias que aún no he podido confirmar, y que por eso ni siquiera hoy las publico. Me explicó que había llegado a la conclusión de que tenía que contarlo todo en un libro, y que quería que yo lo escribiera; que le parecía injusto lo que se estaba diciendo de Mariano Rajoy, al que defendía frente a otros dirigentes del partido. Me aseguró también que tenía papeles y documentos que podían acreditar sus memorias. Y me dijo que estaba dispuesto a no callarse nada y responder a todas mis preguntas delante de una grabadora.

–¿Le has contado a alguien que quieres hacer ese libro?, le pregunté a Lapuerta esa mañana.

–A Mariano Rajoy.

–¿Y qué te ha dicho Rajoy?

–¿Ese periodista tan rojo?

–¿Y qué les has respondido?

–Que por eso. Que si lo escribes tú tendrá más credibilidad que si lo hace un periodista de derechas.

Decidí aceptar la oferta, a pesar de no tener aún muy claro si finalmente lo haría. Y para celebrarlo, esa misma mañana, me regaló una botella de vino de su cosecha particular, de una de sus fincas en La Rioja.

Después nos fuimos a comer a un restaurante cercano. Allí, ese mismo 26 de abril de 2013, seguimos hablando de lo que estaba dispuesto a confesar en ese libro, y me contó también cómo funcionaba la caja B del partido; una contabilidad paralela que él puso en marcha a su llegada a la tesorería del PP, tras el proceso penal contra su predecesor, Rosendo Naseiro.

Lapuerta me explicó que, en efecto, el dinero llegaba de donativos en negro de empresarios amigos de la casa. Según su versión, no respondían a adjudicaciones concretas: era dinero de personas que se querían llevar bien con el partido. Luego pedían favores para conseguir reuniones y él hacía la llamada necesaria al cargo del PP que tocase: concejales, consejeros autonómicos, secretarios de Estado o incluso ministros. “Yo les digo simplemente que les atiendan, que es un amigo del partido, pero no les pido que les den nada a cambio”, me aseguraba Lapuerta, que minimizaba esos donativos ilegales y esa red de favores como un simple ejercicio de relaciones públicas.

En cuanto a los sobres, Lapuerta tampoco me los desmintió. “Eran por los gastos de representación. En vez de estar pagando cada ticket de cada restaurante, se daba a determinadas personas una cantidad periódica para sus comidas y demás, que no tenían que justificar, pero después no podían pasar más gastos de ese tipo al partido”.

Hablamos mucho de Bárcenas. De su relación con su segundo. De la sorpresa que decía Lapuerta que se llevó cuando se destapó la enorme fortuna que escondía en Suiza y que, según su versión, desconocía. “Yo no sabía que tenía tanto dinero. Se ha enriquecido muchísimo con la política, mientras que a mí me ha empobrecido”, aseguraba el extesorero. Era cierto.

En aquel momento, Lapuerta seguía siendo un hombre rico, pero no pasaba su momento más boyante. Mantenía un amplio patrimonio inmobiliario, pero no tenía liquidez; la crisis económica le había dejado varios impagos en los alquileres que cobraba. Uno de sus amigos tuvo que prestarle algo de dinero para que pudiese irse de vacaciones porque sus gastos eran grandes –tenía una inmensa casa– y sus ingresos no eran tan sólidos en ese momento.

El origen de su patrimonio estaba bastante acreditado. Si Álvaro Lapuerta hubiese nacido en Estados Unidos se apellidaría Rockefeller. Los Lapuerta, como estos míticos millonarios estadounidenses, también lograron su fortuna con el petróleo. En su caso, petróleo mezclado con las mejores relaciones con el poder de la época, y un capital inicial que se remonta a las familias más adineradas de la burguesía del siglo XIX.

Su padre, José María de Lapuerta, fue fundador de Campsa en 1927: la primera petrolera nacional, entonces de capital privado con una pequeña participación del Estado, y que tenía el monopolio de los hidrocarburos en España. Fue un invento de la dictadura de Primo de Rivera y Alfonso XIII para modernizar el país, y que le costó a España un conflicto diplomático serio con Estados Unidos y Reino Unido, muy molestos por la expulsión de la Shell y la Standard Oil del mercado español para entregar ese negocio a Campsa. Más tarde, con el franquismo, José María Lapuerta presidió Repesa, otra empresa petrolera que acabó convirtiéndose en la actual Repsol.  A su funeral, en 1968, acudieron gran parte de los ministros de Franco y una buena representación del poder económico y político de la época.

Cuando murió su padre, Álvaro Lapuerta ya era procurador en las Cortes franquistas. Entró en la Carrera de San Jerónimo en 1967 y siguió después allí  por casi cuatro décadas, cuando ese mismo edificio se transformó en el Congreso de los Diputados; dejaría su escaño en 2004 repitiendo en todas y cada una de las legislaturas hasta la llegada de Zapatero a La Moncloa. Fue en las listas de las primeras elecciones democráticas en la Alianza Popular de Manuel Fraga y le fue fiel durante años. “Tenía una lealtad perruna por Fraga”, afirma Jorge Verstrynge, exsecretario general de AP, que coincidió con él en esa época. “Era un hombre muy rico, propietario del diario La Rioja: fue también el primer padrino político de José María Aznar”, explica también Verstrynge.

Álvaro Lapuerta conoció en Logroño, a finales de los setenta, a quien sería el primer presidente del Gobierno del PP. José María Aznar y su amigo Miguel Blesa tuvieron allí su primer destino como inspectores fiscales. Fue en Logroño donde el joven Aznar, recién afiliado a AP, empezó a publicar artículos bastante conservadores en el diario La Rioja, propiedad de Álvaro Lapuerta, donde defendía la abstención en el referéndum de la Constitución, o criticaba el “revanchismo” de algunos ayuntamientos por retirar el nombre de Franco y José Antonio Primo de Rivera de las plazas y avenidas.

Cuando Aznar llegó al poder en el PP y el caso Naseiro dejó desarbolada la tesorería del partido, su viejo discípulo confíó en Álvaro Lapuerta como tesorero. Reunía tres virtudes evidentes para el puesto: lealtad, confianza y un patrimonio personal lo bastante abultado como para tener menos tentaciones que otros por meter mano en la caja. Es un argumento cuestionable porque los ricos también roban, como está llena de ejemplos la historia. Pero así lo vendió entonces Aznar y, en 1993, Lapuerta asumió la tesorería del partido. También su caja B, que existía en el PP “al menos desde 1989”, según recoge la sentencia de la Gürtel. La primera entrada de la contabilidad en B es “Entrega R.N”, y una cantidad: ocho millones de pesetas. R. N. son las siglas del anterior tesorero, Rosendo Naseiro.

Lapuerta quería escribir su historia y con ella la historia del último medio siglo de la derecha española, que conocía mejor que nadie. ¿Hasta qué punto era sincera su intención de contar toda la verdad, sin tapujos? No lo sabré nunca. Quedamos para el martes siguiente en su despacho para hacer la primera entrevista para el libro, ya con una grabadora delante. Pero esa reunión jamás llegó a producirse.

El domingo 28 de abril de 2013, apenas 48 horas después de vernos, Álvaro Lapuerta tuvo una caída a la puerta de su domicilio y quedó en coma. No se recuperó jamás de aquel accidente, que la familia Lapuerta calificó como “extraño” en un comunicado. Salió del coma, pero su cabeza no volvió a ser la misma.

Unos meses antes de aquel accidente, en septiembre de 2012, Lapuerta había denunciado amenazas ante la policía. “Tú ya tienes 95 años y te vas a morir pronto, pero piensa en tus hijos y en tus nietos, ten cuidado con lo que haces”, le dijo una voz masculina por teléfono.

La edad era equivocada. Lapuerta estaba entonces a punto de cumplir 85 años, pero ese error de quien le amenazó no le tranquilizaba gran cosa. Me contó él mismo lo ocurrido, y también me proporcionó la denuncia que había presentado en comisaría. Delante de mí, en su despacho de San Agustín, avisó a Mariano Rajoy por SMS de esa desagradable llamada. Publicamos esas amenazas y la denuncia en eldiario.es. Era esta.

Lapuerta no se recuperó de aquel accidente, que le produjo un estado de “demencia” después del coma, según acreditaron los médicos. Esa demencia le libró también del juicio de la Gürtel, cuya sentencia le exonera por su estado de salud en sus primeras páginas.

Tras aquella comida, el 26 de abril de 2013, nunca más volvimos a vernos.

 

 

 

12

 

Ignacio MOLINA, “¿Qué juicio merece Rajoy?” a Agenda Pública (1-06-18)

http://agendapublica.elperiodico.com/que-juicio-merece-rajoy/

Desde mitad de los 90 se ha asentado en España un lugar común sobre la forma poco memorable en que los presidentes llegan al Gobierno en nuestro país: no tras haber ganado por méritos propios, sino más bien como resultado de la irremisible derrota de sus predecesores, condenados por graves pecados políticos cometidos al final de sus mandatos. Según esta interpretación, agorera pero no desencaminada, el reguero de graves escándalos que lastraron la etapa final de Felipe González habría tenido como consecuencia inevitable su reemplazo por el a priori insípido José María Aznar. Ocho años más tarde, su aciaga reacción ante los atentados del 11 de Marzo provocó la completamente inesperada llegada a la Moncloa del bisoño José Luis Rodríguez Zapatero. Y, de nuevo, el enorme enfado provocado por cómo éste había abordado la crisis económica durante una segunda legislatura de infausto recuerdo acabaría por propiciar la mayoría absoluta del nada carismático Mariano Rajoy.

La historia parece repetirse ahora por cuarta vez; pero en esta ocasión, corregida y aumentada. Al fin y al cabo, las alternancias de 1996, 2004 y 2011 se realizaron tras sendas victorias electorales y con programas de investidura que abrían nuevas etapas. No es el caso. Pedro Sánchez no ha anunciado en estos días un plan de gobierno, ni tampoco tiene mucho tiempo por delante. Más que nunca, y de manera además explícita (por retirada de la confianza tras una censura parlamentaria que nunca antes había prosperado), el poder lo ha perdido quien lo ostentaba. Ciento ochenta diputados de ocho formaciones parlamentarias distintas han coincidido en que tenían que hacer caer inmediatamente al presidente Rajoy, pero menos de la mitad de éstos lo han hecho ilusionados por su recambio.

¿Por qué ha sido tan arrollador ese deseo de echar al ya ex presidente? ¿Tan nefasto era y tan insostenible su situación? ¿Será muy severa la Historia con su etapa de gobierno? Sin duda, es pronto para responder a esas preguntas. En estos momentos, los primeros análisis subrayan lógicamente los elementos que le han llevado a perder el poder: por encima de todo, la reciente sentencia judicial que considera probada la existencia de un “auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional a través de mecanismos de manipulación de la contratación pública” en el PP y la desconsideración como “no verosímil” del testimonio realizado por Rajoy ante el tribunal.

Ése ha sido el principal desencadenante de su derrota, pero ni mucho menos su único punto débil. El indisimulado entusiasmo de sus detractores en esta hora y el escaso fervor que recibe de los suyos (en el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas sólo el 36% de los votantes del PP consideraban buena su gestión y un tercio de ellos ocultaba haberle votado) hace pensar que podríamos estar ante un desastre sin paliativos. A Rajoy hoy se le denigra desde la izquierda (a causa de los duros ajustes impulsados cuando España aún sufría recesión, o del deterioro de las libertades), se le vilipendia por el nacionalismo catalán (como símbolo de la represión al independentismo), se le repudia por gran parte de su propia base electoral (por las subidas de impuestos o por ser acomplejado con los adversarios) y, en fin, los analistas en teoría neutrales le desprecian y le caricaturizan como “un señor de Pontevedra” mediocre, perezoso, timorato, sin habilidades idiomáticas y falto de imaginación.

En esas críticas tan severas hay parte de razón. Cualquier experto en comunicación y cualquier politólogo especializado en estudios de liderazgo concluirá que Mariano Rajoy no es sofisticado, ni brillante (salvo, a ratos, desde la tribuna del Congreso) ni tiene un estilo proactivo o mucho menos transformacional. En un interesante estudio de los profesores Olmeda y Colino se confirma esa semblanza inicial de un político mal dotado para la comunicación, aficionado a procrastinar, nada seductor, más bien tecnocrático y adverso al riesgo. Pero luego, cuando los autores aplican la metodología del Leadership Capital Index (LCI), la conclusión no le deja en mal lugar, sobre todo por comparación con Rodríguez Zapatero. Rajoy se muestra entonces como un político experimentado (que conoce bien las instituciones y sabe controlar su partido), pragmático (en vez de ideologizado), ordenado (capaz de priorizar), eficiente (a la hora de sacar adelante las reformas que se propone), previsible (alejado de ocurrencias), incremental (sin impaciencias ni oscilaciones bruscas en sus políticas) y buen medidor de sus fuerzas (conservando su no demasiado alto capital político). En el fondo, como dice Archie Brown, es muy dudoso que los liderazgos “fuertes” sean los más exitosos.

Rajoy, que sin duda sale poco favorecido en el plano largo, gana en cambio cuando se observa de cerca, con detalle y comparando con otros, tanto su legado en el partido como sus políticas concretas. Muchos, por ejemplo, se precipitarán a decir que ha dilapidado la hegemonía del PP en el centro-derecha español, ahora amenazada por Ciudadanos, pero basta con mirar al entorno inmediato para cuestionar ahí un juicio demasiado severo. Piénsese que el referente del Partido Popular Europeo era la fuerza claramente mayoritaria en los parlamentos de Francia (Sarkozy), Italia (Berslusconi) o Portugal (Passos Coelho) cuando Rajoy llegó a la Moncloa. Hoy en los dos primeros países Les Républicains y Forza Italia se arrastran por los sondeos para no ser testimoniales mientras que el centro-derecha portugués no tuvo tras las elecciones en 2015 la habilidad de su vecino y pasó a la oposición tres años antes. Tampoco, pese a su dominio histórico hasta hace muy poco en Bélgica o Países Bajos, la democracia cristiana gobierna hoy en ni uno solo de los países del Benelux, y ni siquiera la todopoderosa CDU de Merkel le saca ahora mismo al PP muchos puntos en los sondeos. Seis años y medio después, Rajoy tiene un partido debilitado pero en bastantes mejores condiciones que casi todos sus socios. Y sin una fuerza xenófoba o euroescéptica que le carcoma desde su derecha.

Si a continuación se analiza la sustancia de sus políticas, y se seleccionan las tres dimensiones seguramente más relevantes (economía, política exterior y Cataluña), el balance es indiscutiblemente polémico pero de nuevo, visto con calma, mucho menos funesto de lo que se deriva de una mera mirada impresionista. En política económica, las reformas estructurales, los duros ajustes presupuestarios y el rescate bancario pueden ser criticados por su indudable impacto sobre la desigualdad y la precariedad; pero si se enjuicia a partir de los objetivos con que fueron diseñados (embridar el déficit, sanear las cajas de ahorro, relajar la prima de riesgo y crear empleo), no se les puede negar cierto éxito. Basta comparar en todos esos indicadores con los demás países del sur. Incluso la reputación que Rajoy se supo ganar en Berlín y Bruselas, de gestor ortodoxo y obediente, le permitió un margen de flexibilidad en política fiscal que, junto a la ayuda del Banco Central Europeo, facilitó recuperar la senda del crecimiento a partir de 2014.

La política europea, y por extensión toda la política exterior, es otro ámbito en el que el ex presidente queda mejor en la distancia corta. Aun sin desempeñar protagonismo alguno, la España de estos últimos seis años y medio ha recuperado poco a poco influencia en la UE, ha sabido mantener las buenas relaciones bilaterales con todos sus socios estratégicos (los europeos, los latinoamericanos –con la razonable excepción de Venezuela-, con Marruecos y hasta con los EE.UU. de Trump) y, pese al lamentable desplome de la ayuda al desarrollo, ha mejorado su perfil en la gobernanza multilateral, incluyendo un bienio en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Finalmente, por lo que se refiere a la política territorial, Rajoy podrá de nuevo ser acusado de tendencias recentralizadoras (muy condicionadas por el control del gasto) o de inmovilismo leguleyo en el conflicto catalán. Sin embargo, nadie discutirá que fue paciente con las provocaciones independentistas, que no inflamó el nacionalismo español y que gestionó de manera sabia la aplicación del artículo 155 cuando tantos auguraban su fracaso.

Rajoy ha sido, es obvio, un presidente conservador y por ello podrá criticársele desde la legítima discrepancia ideológica. Pero, pese a su estilo gris, objetivamente no ha sido un mal dirigente de partido ni un mal jefe de Gobierno. Tampoco es un personaje antipático. De hecho, pese a su primera imagen distante e insensible, casi todos reconocen su ironía, su calma y sencillez tras intimar un poco. Incluso Artur Mas, tras el fracaso de la reunión que en septiembre de 2012 desencadenó el procés independentista, dijo que “en el trato personal todo ha ido bien porque con Rajoy es imposible enfadarse”. Alguien dirá que, siendo todo eso posible, lo que no se puede negar es que Rajoy tendrá siempre el lastre de la corrupción, de la sentencia. Pero, aun cuando el oprobio para el PP es claro, ni siquiera en ese aspecto es tan clara la condena al mismo Rajoy.

El mejor resumen que se puede hacer de un político corrupto es aquel cartel electoral del Estados Unidos de los años 70 que, bajo la imagen del turbio Richard Nixon, preguntaba: «¿Compraría un coche usado a este hombre?». No parece que la respuesta sea tan demoledora en el caso de Rajoy como en el del presidente norteamericano. Los españoles aborrecen la corrupción que amparó en su partido, pero la mayoría seguramente cree que su coche tiene los papeles en regla y ha pasado todas las revisiones.

 

 

13

 

Manuel ARIAS MALDONADO, “La buena oposición” a Revista de Libros (6-06-18)

https://www.revistadelibros.com/blogs/torre-de-marfil/la-buena-oposicion?&utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=nl20180606

El éxito de la moción de censura presentada por el PSOE de Pedro Sánchez, que ha convertido al PP en oposición y al PSOE en gobierno, ha llamado la atención acerca de las capacidades de los partidos que no ostentan el poder. Para explicarla, se ha hablado de la «deselección» teorizada por Pierre Rosanvallon, de las coaliciones negativas que aglutinan el rechazo a un líder o proyecto, e incluso de la «vetocracia» descrita por Francis Fukuyama: estado en que se coloca al sistema político cuando sus actores dejan de cooperar entre sí y emplean las instituciones para vetarse recíprocamente. Por mi parte, quisiera estudiar este asunto a partir de las reflexiones vertidas por el politólogo italiano Gianfranco Pasquino en un breve opúsculo publicado originalmente en 1995 (que aparece en España tres años después, en Alianza Editorial) y titulado sencillamente La oposición. Que el trabajo fuese publicado a mediados de los años noventa no le resta interés, sino quizá lo contrario: es lo bastante cercano para permitirnos apreciar aquello que haya podido cambiar desde entonces.

Irónicamente, una de las cosas que ha pasado en este tiempo es que España ha empezado a parecerse un poco más a Italia, al menos en lo que a su vida parlamentaria (notables diferencias al margen) se refiere. Y eso da actualidad a un librito que, como subraya María Luz Morán en el prólogo, es «profundamente “italiano”», suscitado como está por la peculiar coyuntura política de Italia a comienzos de los años noventa. En este prólogo, redactado en 1997, se añade que Pasquino escribió el libro poco después de la victoria de Forza Italia, es decir, de Berlusconi, tras unas elecciones consideradas

el punto culminante de la desintegración del viejo sistema político que había surgido en la reconstrucción de la democracia tras la derrota del fascismo y como el inicio de un nuevo período en el que […] parecía existir un acuerdo básico de que la principal tarea a abordar era la de la creación de una «nueva política».

¡Vejez de la nueva política! Pasquino escribe así tratando de contribuir al debate acerca de cómo alcanzar ese objetivo regenerador y, de paso, insinuando posibles vías para la renovación de la izquierda en una época posmaterialista (o que entonces lo parecía). No obstante, lo que aquí interesa sobre todo es lo que este ensayo tiene de meditación acerca de la democracia y sus instituciones, en especial la oposición. El politólogo italiano escribe convencido de que la realización de la esencia de la democracia está vinculada con la idea de la alternancia en el gobierno, y sorprendido, en consecuencia, de que el papel de la oposición en regímenes democráticos no haya merecido especial atención por parte de los científicos de la política. Su enfoque, por lo demás, entronca con los planteamientos de la teoría pluralista de la democracia que tuvo en pensadores como Robert Dahl, Seymour Lipset o Arend Lijphart a sus principales exponentes, lo que explica la primacía de la perspectiva institucional en su análisis.

Pero, ¿qué dice Pasquino? Pues, para empezar, que ninguna oposición puede renunciar a su propia piel dejando, sin más, que el gobierno gobierne. O, mejor dicho: la oposición debe impedir que el gobierno malgobierne. Y sugiere que la «buena oposición» será aquella que aplique la enseñanza de Maquiavelo sobre el zorro y el león: combinando la astucia político-parlamentaria y su fuerza político-social. Su misión será contender con el gobierno en materia de reglas y en materia de políticas:

Serán absolutamente intransigentes cuando el gobierno se proponga establecer reglas que destruyan la posibilidad misma de la alternancia. En cuanto a las políticas, las oposiciones serán críticas de los contenidos que propone el gobierno y propositivas de contenidos distintos, pero también conciliadoras cuando existan espacios de intervención, mediación, colaboración y mejoras recíprocas.

En otras palabras, la oposición controla, critica y propone. Tiene así el deber de enfrentarse al gobierno, demostrando ser ella misma un gobierno alternativo. Obsérvese una de las paradojas que aquejan a la función de la oposición: está obligada a enfrentarse al gobierno haga el gobierno lo que haga. Pues si aplaude lo que hace el gobierno, o deja de controlarlo, no ejercerá su función y dejará coja a la propia democracia. Y es que, si resulta inimaginable una democracia sin gobierno, también debe serlo una democracia sin oposición; porque un gobierno que no encuentra oposición puede fácilmente abusar de su poder. En todo caso, Pasquino es perfectamente consciente de que el papel de la oposición puede variar, para empezar, dependiendo del sistema institucional en que se inserte: siguiendo a Lijphardt, no es lo mismo una democracia mayoritaria que una democracia consensual. Si en las primeras la oposición tiene un cometido más difícil y se ve obligada a estructurarse como alternativa, en las segundas la oposición tiene mayor margen de acción, pero menos incentivos para cualificarse como tal alternativa. En ambos supuestos, el arraigo institucional de la oposición será mayor cuanto mayor sea su arraigo social; y viceversa. Pasquino, por cierto, incluye a España y a Alemania entre las democracias mayoritarias.

Nuestro autor advierte de que la oposición no puede ‒o, mejor dicho, no debe‒ limitarse a aplicar la estrategia del «cuanto peor, mejor». Sobre todo, porque eso le impide hacer visible su alternativa de gobierno. La dificultad estriba en que la oposición no puede quedarse al margen del juego de las relaciones con el gobierno, a riesgo de ser culpada de la parálisis institucional, mientras que persigue al tiempo objetivos propios: mantener su pureza ideológica, preservar su identidad política, conservar su cohesión organizativa. Y ello sin olvidar que ninguna oposición puede renunciar a adquirir recursos para quienes la sostienen; recursos que, huelga decirlo, son más abundantes cuando se gobierna. En todo caso, lo que dice Pasquino es que ninguna oposición parlamentaria «puede ni debe ser jamás antagónica por completo […] si es consistente y responsable». Se trata de un condicional formidable, pues si la oposición es siempre antagónica, ¿será necesariamente castigada por los votantes? Cuando menos, apunta, los representantes de la oposición habrían de colaborar realizando enmiendas, comentarios, críticas y sugerencias durante la formación de leyes, un aspecto central, aunque poco publicitado en los media, de la lógica parlamentaria. Sin embargo, la oposición ha de preparar la alternancia; por esta razón, no puede colaborar demasiado alegremente con el gobierno. Siguiendo en esto a Joseph Schumpeter y Anthony Downs, entre otros, subraya Pasquino que

la competición democrática produce vitalidad y es, al mismo tiempo, síntoma de la vitalidad del sistema, precisamente cuando se exterioriza en el paso decisivo de un gobierno a la oposición y de una oposición al gobierno, con una periodicidad ni muy frecuente ni muy rara.

En fin de cuentas, la democracia no es sólo un conjunto de leyes, sino también la encarnación de un conjunto de valores. De manera que la alternancia no es un fin en sí mismo, sino el mejor medio para lograr que se realicen esos valores. Ocurre que, si el buen funcionamiento del régimen democrático depende en buena medida de la calidad de su oposición, las instituciones deben hacer más fácil que la oposición se comporte apropiadamente. Y eso, para Pasquino, pasa por un rediseño de las mismas que las aproxime al llamado «modelo Westminster». Pero el italiano arranca aquí de una premisa algo dudosa, a saber: «El problema en los regímenes democráticos es que hay quizá poca oposición». ¿Poca oposición? ¡Si los gobiernos no encuentran tregua!

Pasquino explica esta idea, en primer lugar, cuantitativamente: muchos de los opositores potenciales al gobierno, o incluso al sistema, habrían encontrado nichos gratificantes en su interior, mientras que los oponentes reales (el tercio más pobre de la sociedad, en su formulación) tienen cada vez menos recursos con los que organizarse. En segundo lugar, existiría también un problema cualitativo, derivado de la convergencia ideológica en el centro, que debilita la oposición al sistema y reduce el rango de los desacuerdos a una disputa por la distribución de los recursos económicos estatales; la revolución ya es sólo una pose. Por último, habría «poca» oposición porque a ésta «le faltan los instrumentos institucionales en sentido amplio para “dramatizar” su existencia, para comunicar sus programas, para afirmar lo que tiene de distinto». Se encontraría la oposición enjaulada en un sistema democrático que la convierte en copartícipe y responsable del funcionamiento del sistema y de su administración: un rehén del gobierno. A ello habría que sumar la inevitable fragmentación de la oposición, más visible en los sistemas proporcionales, derivada del aumento de la complejidad social. En este punto, Pasquino dice algo que nos recuerda las tesis de Ernesto Laclau sobre el populismo, así como la urdimbre de la reciente moción de censura en España (la negrita es mía):

la oposición se vería tentada de proporcionar una representación parcelada a todo grupo social que proteste por sentirse insatisfecho con la actividad del gobierno u olvidado y abandonado, prescindiendo de la calidad de los intereses que ha de representar. Si lo hiciera así, la oposición se transformaría en una especie de conglomerado o sumatoria de las insatisfacciones sociales […]. Naturalmente, sobre tales fundamentos, la oposición no podría desarrollar un programa coherente.

Estas tendencias, sugiere Pasquino, sólo puede contrarrestarlas la oposición tratando de ser más institucional y más previsible: más «gubernamental», podría decirse. Y por eso recomienda, en lo que a la oposición se refiere, generalizar el modelo de shadow cabinet o gobierno en la sombra propio del modelo británico,

capaz de proporcionar una respuesta satisfactoria a las necesidades de personalización de la política, vale decir de atribución de responsabilidades personales, visibles y explícitas, controlables y verificables, a los gobiernos en la sombra.

Entre otras virtudes, el gobierno en la sombra convierte a la oposición en aquello que ha de ser: no sólo alternativa, sino programática y propositiva en sentido fuerte. No le bastaría entonces con un no a las iniciativas del gobierno, sino que a ellas habría de contraponer una alternativa de cosecha propia. Sólo así podrá la oposición mejorar la calidad de la democracia, llegue o no al gobierno, mediante su actividad de control, crítica y propuesta.

Finalmente, y esto presenta especial interés, Pasquino añade algunas consideraciones sobre los mecanismos de la democracia mayoritaria. Estas se caracterizarían por la posibilidad de la alternancia o, cuando menos, por la legítima expectativa de la alternancia de partidos y coaliciones. Pensemos en Andalucía o Baviera: no hay alternancia, pero nada impide que la haya. Y en estas democracias, la oposición sustituye al gobierno mediante un episodio electoral decisivo. ¿Siempre? No: la excepción a esta regla viene representada por el cambio de gobierno que se produjo en Alemania en octubre de 1982, cuando los liberales abandonaron a los socialdemócratas de Helmut Schmidt y formaron una coalición con los democristianos de Helmut Kohl por medio de una moción de censura constructiva. En aquella ocasión, el cambio de mayoría se verificó en las urnas en marzo de 1983, cinco meses después del éxito de la moción. Los liberales habían dicho a sus electores que gobernarían con los socialdemócratas, y, al cambiar de criterio, entendieron que debían interrogar al electorado:

El cambio de la mayoría, aunque efectuado mediante el instrumento constitucionalmente correcto del voto de censura constructivo, se vería mejor ratificado por el voto popular. Y así fue.

Pero, añade Pasquino, el voto de censura constructivo puede emplearse, en clave de democracia mayoritaria, no para realizar un cambio de mayoría, sino para prepararlo. Y aquí es donde nuestro autor pone de ejemplo a España. No sólo la célebre moción de censura planteada por el joven Felipe González contra Adolfo Suárez en mayo de 1980, que no tenía posibilidad de victoria, pero que sí acreditó la competencia de González como líder de gobierno, sino también el fracasado intento del popular Antonio Hernández Mancha en marzo de 1987, que tuvo el efecto de renovar el liderazgo en el centro-derecha y allanó el camino a una oposición más efectiva. Resulta de aquí una enseñanza para las democracias mayoritarias (la negrita es, otra vez, mía):

Si el gobierno es producto de una victoria en las urnas y, por tanto, se sostiene sobre una mayoría parlamentaria, la oposición no sólo carece por lo general de la posibilidad de sustituirlo durante la legislatura, sino que me atrevería a decir que no debe hacerlo. Con todo, debe continuar actuando para derrotarlo, obligándolo a dimitir.

Bajo esta óptica, la operación relámpago que ha llevado a Pedro Sánchez a la Moncloa, con ser tan legal como legítima ‒si entendemos la legitimidad como una derivación del cumplimiento de la legalidad constitucional‒, presenta algunos problemas conceptuales. O los presenta, si se quiere, a la vista del deseo expresado por el mismo Sánchez de mantenerse en el cargo sin convocar elecciones que validen el cambio operado en el gobierno. Por mucho que se invoquen los principios de la democracia parlamentaria, el sistema español ha desarrollado ‒como tantos otros‒ rasgos presidencialistas. De ahí que la moción no pueda evaluarse únicamente en términos de su ajuste a los procedimientos constitucionales, sino también a la luz de la finalidad de esa singular figura del parlamentarismo racionalizado que es la moción de censura constructiva. Y vaya por delante que eso no excluye que esta última pueda ser empleada instrumentalmente, como hicieron González (con éxito) y Hernández Mancha (sin él). De lo que se trata con la moción es de instaurar un gobierno alternativo, como sucedió en Alemania en 1982, sustituyéndose una coalición formal por otra; pese a lo cual, como se ha dicho, el país celebró prontas elecciones.

En nuestro caso, el problema viene dado ya desde el origen por el hecho de que ninguna coalición formal de gobierno haya gobernado aún en nuestro país, hecho en buena medida atribuible a la renuencia de los partidos-bisagra nacionalistas, que con cada vez mayor desparpajo se desentienden de la gobernabilidad de España influyendo simultáneamente en ella. A veces, como en esta última ocasión, de forma decisiva: cambiando un gobierno por otro tras haber apoyado (en el caso del PNV) los presupuestos generales una semana antes. Pasquino no da ninguna razón por la cual la oposición no deba sustituir al gobierno, pero el hecho de que la moción de censura sea «constructiva» da una pista: el sistema requiere de una estabilidad que sólo una mayoría alternativa puede proporcionar. Es evidente que Sánchez solo ha articulado una coalición de rechazo a Rajoy, como ha señalado, entre muchos otros, Santos Juliá, sin disponer de tal mayoría alternativa: a un gobierno que podía contar con 170 diputados (PP y Ciudadanos tras su acuerdo de legislatura) y mayoría absoluta en el Senado le sustituye otro que goza de 84 diputados y un Senado donde la mayoría absoluta la conserva el partido al que ha desalojado del gobierno. Ciertamente, el escrúpulo de los liberales alemanes, que habían anunciado a sus electores con quién gobernarían, no es aplicable en nuestro caso: nadie dijo con quién pactaría o dejaría de pactar antes de ir a elecciones. Y no parece que las afirmaciones recientes de distintos dirigentes del PSOE, Pedro Sánchez incluido, en el sentido de que con los partidos independentistas no podría siquiera hacerse una moción de censura, cuenten como compromiso preelectoral. Sin embargo, la trascendencia del cambio operado en el gobierno parecería aconsejar la convocatoria de elecciones, dada la precariedad parlamentaria del gobierno entrante. De otro modo, no se ve claro cómo podría juzgarse «constructiva» la moción triunfante, si tenemos en cuenta que la han apoyado partidos que mantienen un contencioso con el Estado de carácter existencial. No hay, así, en la moción problema formal alguno, pero, si tomamos como referencia el escrúpulo de los liberales alemanes, no estaría de más que los votantes pudieran refrendar este súbito cambio de orientación. Todo indica que, si esas elecciones no se celebran, es debido a las malas expectativas electorales del partido que ya gobierna.

Quienes celebran el cambio de gobierno, en fin, encontrarán sin dificultad argumentos de peso en favor del mantenimiento de la nueva situación: desde la emergencia moral creada por la sentencia del caso Gürtel a la literalidad de los procedimientos parlamentarios. No se trata de discutirlos, sino sólo de señalar de qué modo el acceso al gobierno por esta vía contradice algunos de los postulados de la «buena oposición» formulados por Gianfranco Pasquino. Entre ellos, como vimos más arriba, la inconveniencia de que la oposición se despliegue como sumatorio de insatisfacciones sociales o extraiga su única razón de ser del rechazo a quien gobierna. Es verdad que el caso español expresa igualmente el efecto de cambios sociológicos de amplio espectro con influencia sobre el funcionamiento de las democracias: la mayor fragmentación partidista, que dificulta sobremanera la formación de gobiernos allí donde no existe una cultura consensual o de coalición; la digitalización de la conversación pública, que refuerza la polarización ideológica y alienta las pasiones adversativas de los electores; o el impacto psicopolítico de la Gran Recesión, que ha alentado las actitudes antisistema, con su correspondiente traducción en los sistemas de partidos. Y ello sin entrar a considerar las especificidades de las distintas culturas políticas nacionales.

No hay espacio aquí para seguir ahondando en la delicadísima relación entre democracia, gobierno y oposición. Delicadísima, porque su centro es paradójico: la oposición debe oponerse al gobierno, aunque el gobierno lo haga bien, del mismo modo que ningún gobierno, por mal que lo haga, cederá su lugar a la oposición. Se derivan de aquí unas necesidades escénicas que, en la era de la campaña electoral permanente, convertida la política en una rama del entretenimiento gracias al smartphone, plantea no pocos problemas de orden sistémico. Sobre todo allí donde, como sucede cada vez con mayor frecuencia, no existen mayorías parlamentarias absolutas ni demasiados incentivos ‒remember Nick Clegg‒ para forjar coaliciones de gobierno. En este contexto, sin embargo, hay un criterio de análisis que se mantiene estable, al margen de las modas y los cambios sociales, en el que Pasquino, quizá debido a su vocación constructiva, no pone demasiado énfasis. Y es que, si bien la oposición es una función democrática indispensable, su actor es siempre un partido (o varios). Lo cual no puede dejar de tener consecuencias si tenemos presente que, por muchas funciones que puedan predicarse de los partidos, cualquier partido quiere, ante todo, dos cosas: sobrevivir y alcanzar el poder. Entre otras cosas, porque si no ostenta el poder no podrá jamás realizar su programa ni proveer de recursos a sus miembros. De donde se deduce que hacer oposición no será jamás un fin en sí mismo, sino un medio para lograr esos otros fines: si aplicamos la lógica maquiaveliana, será «buena» la oposición que lleve a un partido al poder y «mala» la que fracase en el intento, con independencia de los efectos que ello pueda tener para el sistema democrático en su conjunto. Sin introducir esta dosis de realismo, ningún análisis será capaz de dar cuenta del modo en que la oposición ‒al margen de las prescripciones normativas que indican el modo en que «debería» comportarse‒ se desenvuelve en la práctica. Y ese rasgo «egoísta» de la oposición no es ni bueno ni malo, sino inevitable: un rasgo consustancial a las democracias.

 

14

 

Lluís BASSETS, “Tots contra Rivera” a El País (4-06-18)

https://cat.elpais.com/cat/2018/06/04/opinion/1528121235_003597.html

El fulgurant canvi que hem presenciat en la presidència del Govern espanyol no és fruit únicament d’una coalició negativa, molt ben explicada per Santos Juliá en aquestes mateixes pàgines, sinó de dues. Hi ha una coalició visible, que s’expressa en els vots a favor de la moció de censura i de la conseqüent investidura de Pedro Sánchez i versa sobre les responsabilitats polítiques de Mariano Rajoy per la corrupció oceànica del seu partit, però hi ha una altra coalició subterrània, més àmplia que la primera, en la qual participa fins i tot el Partit Popular, i que afecta directament la data de les eleccions. Aquesta coalició va dirigida a tancar el camí de la Moncloa a Albert Rivera, i la seva existència no explica tan sols la negativa de Rajoy a convocar eleccions i a dimitir, sinó també l’actitud dels altres partits, amenaçats per una immediata convocatòria electoral que havia de situar el líder de Ciutadans en una posició, pel que fa a expectatives de canvi i de victòria, similar a la de Felipe González el 1982 abans d’accedir a la Moncloa.

Ciutadans ha estat fins ara el partit que més capital electoral ha acumulat en relació amb la corrupció del PP i la crisi constitucional catalana. L’acció de la justícia en els propers mesos, tant pel que fa als casos pendents de corrupció del PP com a les responsabilitats penals per la secessió catalana, havia de contribuir a augmentar encara més aquest capital, tal com han anat detectant els sondejos d’opinió. Res feia pensar en la reversió de la tendència en un partit sense responsabilitats de govern als ajuntaments i a les comunitats autònomes i aliè, per tant, al desgast i a la corrupció, més aviat al contrari. Com a oposició cada vegada més visible, tant a Catalunya com a Madrid, el pronòstic d’un creixement imparable de la figura de Rivera era fins divendres un tòpic compartit.

Convocar eleccions immediatament, amb un PP noquejat i desorganitzat, era el negoci més sucós al qual podia aspirar Ciutadans. Per poc que es fessin bé les coses, Rivera havia de substituir Rajoy, i Ciutadans, el PP, situant-se almenys com a partit sènior de la dreta i, en el millor dels casos, devorant l’espai conservador sencer a favor seu. Aquesta operació havia de ser tan fulminant com ho ha estat l’assalt de Sánchez, i s’havia de concretar en una convocatòria electoral immediata, gràcies a la dissolució anticipada que Rajoy es va negar a fer, o en una convocatòria una mica més diferida, potser a la tardor, després que la dimissió de Rajoy deixés pas a un Govern del PP debilitat i amb una enorme confusió pel que fa als lideratges.

Dit d’una altra manera: el PP no es podia permetre anar a eleccions ara amb el seu líder políticament inhabilitat i sense saber en qui podia confiar per intentar mantenir-se al Govern. Per a Rajoy era millor la derrota que ha patit davant la coalició negativa que qualsevol altra circumstància que pogués obligar-lo a convocar eleccions a curt termini. Sota la consigna de qualsevol cosa menys Rivera, Rajoy va trobar el consens tàcit de totes les altres forces parlamentàries, al qual va contribuir amb la seva negativa a dimitir o a dissoldre.

Els nacionalistes bascos, clau de la moció de censura, tenen un lloc molt destacat en aquesta coalició. Ciutadans és el seu enemic jurat, que veuen com el lladre del seu estatut d’independència fiscal. Per als nacionalistes catalans, el partit de Rivera és doblement maleït: perquè ha nascut a Catalunya, de la crítica i del dissens respecte al catalanisme sobiranista hegemònic; i perquè s’ha convertit en la principal força de l’oposició, amb vocació d’avançar en la perifèria de Barcelona i en el territori profund en ocasió de les municipals i de convertir-se en alternativa de Govern. Aturar Ciutadans és la consigna aglutinant entre els independentistes de tot encuny –ERC, el PDeCAT i la CUP–, a la qual fàcilment s’afegiran els altres partits amb els quals es disputa el vot oposat a la secessió.

La partida entre Podem i Ciutadans també és doble. És una disputa antagònica en les idees polaritzades i competitiva en el protagonisme renovador del sistema de partits, en què cada un dels nous aspira a substituir el vell o almenys a situar-lo en posició subordinada. Les eleccions immediates havien de proporcionar a Ciutadans l’oportunitat de guanyar el PP sense que Podem hagués pogut vèncer encara el PSOE.

Per a Sánchez era una jugada a tot o res, la clàssica oportunitat caiguda del cel, que qui aspira a guanyar el poder no pot desaprofitar. Sense risc i sense gosadia no s’obté res en circumstàncies tan decisives i perilloses. Es tractava d’utilitzar la corrupció per construir la coalició contra Rajoy i l’ambigüitat sobre la convocatòria d’eleccions per construir la coalició contra Rivera. No era possible fer una sense l’altra. Calia fer-ho, a més, amb sigil i nocturnitat, tal com aconsellen les millors –o pitjors– arts maquiavèl·liques, que només es denuncien quan les practiquen els altres.

Rajoy ha caigut, però Rivera ha perdut el seu envit, que era substituir-lo directament en unes eleccions anticipades, mentre que ara s’haurà de limitar a disputar amb el PP per la primogenitura de la dreta. Queda el marge de l’error socialista, pel qual treballaran Ciutadans i el PP, aquest amb una mica menys d’intensitat, abstret com estarà en les seves coses. Si es produeix immediatament, si té grans dimensions, si és un escàndol enorme, l’apel·lació a unes eleccions immediates pot tenir sentit, tot i que caldrà recordar que la coalició adversa seguirà en peu mentre el PP no hagi posat ordre a les seves files.

En la lògica florentina desplegada aquests dies, les eleccions es convocaran quan els dos grans partits del sistema estiguin en disposició d’entrar en disputa sense témer pèrdues irreparables. Això succeirà quan la talla de Sánchez s’hagi consolidat i Rajoy pugui deixar la casa popular raonablement ordenada. Difícilment serà abans de la gran cita electoral del 26 de maig del 2019 (europees, municipals i autonòmiques a 13 comunitats), una primera prova molt convenient sobre la nova correlació de forces, en la qual ja se sabrà si els dos grans partits del torn de poder, el PP i el PSOE, segueixen encara assetjats pels nous o bé han aconseguit mantenir-se. Al capdavall, aquesta era la qüestió de fons que es jugava a la moció de censura.

 

15

 

Albert BRANCHADELL, “Parlem?” a El País (4-06-18)

https://cat.elpais.com/cat/2018/06/04/opinion/1528124292_988865.html

Si som realistes, el diàleg que està a punt de començar no serà precisament sobre el dret d’autodeterminació de Catalunya ni sobre el referèndum

En la presentació de la moció de censura, Pedro Sánchez va fixar com un dels objectius del seu programa d’estabilitat “assentar les bases que ens permetin normalitzar les relacions i iniciar el diàleg entre el Govern d’Espanya i el nou Govern de Catalunya”. En la seva resposta a la intervenció del portaveu del PDeCAT, Sánchez va reiterar la seva aposta pel diàleg: “Li puc assegurar que en el diàleg, en la negociació i en el pacte, hi tindran el Partit Socialista, el Grup Parlamentari Socialista i també a mi mateix”. I encara va agrair el vot afirmatiu del PDeCAT en la moció, sobre el qual va dir que “ens permet passar pantalla, girar full i obrir un nou temps de diàleg, de consens i de pacte entre les diferents formacions d’àmbit nacional i català”. Un diàleg que ha de tenir com a objectiu principal “buscar solucions polítiques a una crisi política”.

El dia abans d’aquest cant al diàleg, el president de la Generalitat, Quim Torra, havia insistit en la seva oferta d’obrir un diàleg “sense condicions” amb el Govern espanyol. Un diàleg que ja havia ofert a Mariano Rajoy just després de prendre possessió: “Estic disposat a començar aquest diàleg demà mateix. Sense condicions, amb el respecte institucional mutu que correspon, amb la predisposició a parlar de tot, sense límit temporal, i amb el format que convinguem més oportú”. Tot això en una carta que començava reconeixent que el conflicte polític entre Catalunya i Espanya “s’ha d’afrontar únicament des de la política”.

Així doncs, amb Rajoy a la paperera de la història i amb un Govern per fi “efectiu” a la Generalitat, tot sembla disposat per al diàleg. Naturalment, la pregunta és què s’abordarà en aquest diàleg. Una cosa segura és que han quedat enrere els temps en què el contingut del diàleg era físicament impossible. El PP es mostrava obert a parlar de tot menys del referèndum, mentre que l’independentisme català només volia parlar del referèndum. Fa un any Carles Puigdemont va pronunciar una conferència contradictòria a Madrid que il·lustra la part catalana del bloqueig institucional. D’una banda, Puigdemont va dir que “dialogar en política és asseure’s en una taula sense condicions prèvies, sense límits, sense tòpics, sense apriorismes i sense retrets”. De l’altra, va assumir el dret d’autodeterminació de Catalunya i en el seu nom va manifestar que la seva oferta “permanent” de diàleg només era per parlar del referèndum d’autodeterminació: “la pregunta, la data, els requisits de participació i la seva validació”.

Amb Puigdemont a Madrid hi havia Oriol Junqueras, que al llarg del 2017 també va exhibir aquesta particular manera d’entendre el diàleg “sense apriorismes”. El 18 d’octubre –quan la declaració d’independència es trobava en suspens i se succeïen les crides al diàleg– Junqueras va criticar en una entrevista que aquestes crides pretenguessin canviar la proclamació de la República pel diàleg. “El diàleg té sentit?”, es preguntava. “Sí. Ara bé, quin és el principal sentit del diàleg?”. Segons Junqueras, l’objectiu del diàleg no era buscar solucions polítiques a una crisi política sinó “implementar la República de la millor manera”.

Si som realistes, el diàleg que està a punt de començar no serà precisament sobre el dret d’autodeterminació de Catalunya ni sobre el referèndum d’autodeterminació que es derivaria d’aquest dret. Sense oblidar la lamentable situació dels presos i dels polítics desplaçats a l’estranger –el nou Govern espanyol haurà de fer tot el que estigui a la seva mà per reconduir judiciosament aquest assumpte– és indubtable que el diàleg ha d’abordar el fons de la qüestió. I el fons de la qüestió no és un altre que el de les causes de l’independentisme. Per què més de dos milions de catalans han apostat clarament per la independència de Catalunya? Del diàleg hauran de sorgir respostes per revertir les polítiques de recentralització del PP, pal·liar l’insuficient finançament de la Generalitat, resoldre el crònic dèficit d’infraestructures, avançar en el reconeixement de la diversitat lingüística, millorar la qualitat democràtica del sistema institucional espanyol, etc. El perill, com és habitual en aquests casos, és que el diàleg acabi naufragant per la pressió dels radicals de totes dues bandes. A Sánchez no li perdonaran cap mostra de bilateralisme amb Catalunya que condueixi a suposats “privilegis”, i a Torra –en el cas que decideixi alliberar-se del Diktat de Puigdemont– no li permetran que, accedint a tractar les causes de l’independentisme, admeti la mera possibilitat de renunciar a la independència. En altres paraules: pinta que la crisi política durarà.

 

16

 

Francesc-Marc ÁLVARO, “Distàncies i dureses” a La Vanguardia (7-06-18)

http://www.lavanguardia.com/opinion/20180607/444175331514/distancies-i-dureses.html

No és cert que no hagi canviat res a Madrid. No és cert que no ­hagi canviat res a Catalunya. Tampoc no és cert que l’autonomisme torni a estar de moda entre els ­independentistes més realistes, ni que el federalisme sigui la bandera de Pedro ­Sán- chez. Assumim tot això ben aviat i, des de la decepció preventiva, encarem el repte de crear espais de desbloqueig. S’ha obert una finestra (gran o petita, ja ho veurem) i per aquí entra una mica d’aire. Ni més ni menys. Quan l’ambient és resclosit i costa de respirar, una mica d’aire pot alterar les percepcions. La política és un negoci de percepcions marcat pel factor humà i les expec­tatives. Potser amb compara­cions negatives podem definir bé el que és i el que no és: de la mateixa manera que el gran mèrit de Zapatero era no ser Aznar, avui podem dir que el gran ­mèrit inicial de Sánchez és no ser Rajoy. Mentrestant, Torra encara té temps de ser el president-president que exigeix el moment i no només “el president en custòdia” que va anunciar que seria.

Sánchez haurà de construir la seva agenda catalana com a pedra de toc de la seva curta ­legislatura. Haurà d’evitar els errors del seu antecessor. Si vol una legislatura estable, ha de fer gestos per rebaixar la pressió a Catalunya. Com ho farà? Quin pla té per abordar el conflicte català? Encara no ho sabem, més enllà d’una voluntat genèrica de diàleg expressada en el discurs de la moció de censura. L’altre senyal que tenim és el nomenament de la catalana Meritxell Batet per al Mi­nisteri d’Administracions Públiques, una figura que serà responsable –ens diuen– de la interlocució principal amb el Govern de la Generalitat. Miquel Iceta, des d’aquí, és una peça indispensable d’aquest engranatge. D’altra banda, costa d’imaginar que Josep Borrell, ministre d’Exteriors, quedi completament al marge d’aquest assumpte, sobretot tenint en compte que una part de la partida s’està jugant en terreny in­ternacional i que el de la Pobla de Segur és una mena d’escut de Sánchez contra els que l’acusin de ser massa tou. Hi haurà ­síntesi afinada o hi haurà dutxa escocesa? Zapatero va prometre molt i va decebre. Sánchez hauria de prometre poc, escoltar molt (gent diversa), treballar en silenci i fugir de les explicacions fàcils.

Diàleg, distància i duresa. La nova etapa vindrà marcada pel joc de distàncies del govern socialista amb l’independentisme català i, més concretament, amb el Govern Torra. I pel nivell de duresa pública dels discursos que justifiquin, fonamentin i acompanyin tots els moviments oficials que surtin de la Moncloa. Les eleccions municipals i europees –i autonòmiques en diverses regions– compliquen encara més que Sánchez pugui i vulgui construir una agenda catalana que posi els llums llargs. Els temps electorals animen el tacticisme i arraconen la perspectiva històrica.

De les entrevistes que fins ara ha concedit el president Torra es desprèn que l’acció política del Govern va lligada a la creació o aparició “d’un moment” que permeti continuar allò que va quedar congelat o estroncat després de la DUI i l’aplicació del 155. Torra parla com si fóssim en una pausa més que en una nova etapa, i no exclou ­tornar a la via unilateral, possibilitat que la consellera Artadi també ha esmentat. A manca d’un altre relat, la presidència remarca que estem en guaret, fins que arribi una nova oportunitat. Podríem recomanar al president Torra el mateix que hem escrit una línies més amunt: hauria de prometre poc, escoltar molt (gent diversa), treballar en silenci i fugir de les explicacions fàcils.

El mot diàleg no vol dir res en aquest ­moment, s’ha rebregat tant que s’ha d’omplir de sentit. Recordeu que l’exvicepresidenta Sáenz de Santamaría va protagonitzar una efímera operació diàleg que consistia a reunir-se amb els catalans de sempre per ­escoltar allò de sempre. Per ­reconstruir la funció del diàleg és indispensable que Sánchez i Torra acceptin revisar el ­procés sense por d’assumir ­errors. En aquest context, les dues parts haurien de pactar una metodologia que per­metés la interlocució en dos circuits: les polítiques i la po­lítica, amb àrees de connexió sensibles com el finançament ­auto­nòmic i les grans in­fra­estruc­tures.

És cert que el Govern Torra és un Gabinet autonòmic, però és fals que l’autonomisme sigui la solució. En aquesta constatació hi ha un ampli consens a Ca­talunya, molt més gran que l’espai in­dependentista. No hem tornat al 1977, quan Tarradellas i Suárez van solemnitzar la recuperació d’un autogovern que havia estat aniquilat per la dictadura: no hem tornat al 1980, quan l’arribada a la presidència de Jordi Pujol va posar la primera pedra d’una administració nova. I no hem tornat al 2003, quan la presidència de Pasqual Maragall va representar el darrer acte de l’afany modernitzador del catalanisme polític, mitjançant el nou Estatut. Ens hem fet grans. Alguns malentesos són sobrers, com ho són certes metàfores que intenten ubicar el conflicte en el terreny de l’amor en comptes de fer-ho en el de la justícia. Només així el diàleg serà creïble.

 

17

 

Ferran SÁEZ, “El que pot canviat (i el que no)” a Ara (5-06-18)

https://m.ara.cat/opinio/ferran-saez-mateu-el-que-pot-canviar-i-no_0_2027797364.amp.html?s=t&__twitter_impression=true

Aquest país imaginari no ha funcionat mai, ni ho farà. És impossible

No, no es facin gaires il·lusions: ni el problema estructural de l’Espanya radial ni el monstruós llast polític derivat dels deutes històrics de la Transició desapareixeran amb Pedro Sánchez ni amb ningú altre, sigui del partit que sigui. La radialitat va molt més enllà del lloc per on passen les vies del tren. Per definició, aquesta manera d’entendre el territori implica una Espanya homogènia en tots els sentits (econòmic, democràtic, cultural, etc.) que, des del seu centre geogràfic, Madrid, s’articula entorn d’uns radis, com si una zona quasi despoblada i sense activitat econòmica fos el mateix que una altra de superpoblada i amb una altíssima producció. Aquest país imaginari no ha funcionat mai, ni ho farà. És impossible. A tot estirar, i gràcies al volum del dèficit fiscal i a la distribució irracional de les infraestructures, pot arribar a generar la il·lusió d’un reequilibri territorial que no s’ha produït ni s’arribarà a produir. Tampoc no variarà res d’allò que el règim del 78 va assumir, en termes desacomplexadament continuistes, del règim del 39: ni l’anomalia jurídica –i contrària a l’article 24 de la Constitució espanyola– de l’Audiència Nacional ni cap altra cosa per l’estil.

Tot això ho sap Pedro Sánchez, ho sap el PSOE, i, per descomptat, ho saben també tots i cadascun dels partits que van encimbellar-lo fa uns dies a la presidència del govern espanyol. I així, doncs, per què ho van fer? Expulsar un partit com el PP del poder i, de passada, fer que Cs passés a ser una formació sense cap mena d’influència real sembla que els va semblar una raó de pes. Pagava la pena, però? En clau catalana jo penso que sí, sempre que d’aquest moviment no se’n derivessin expectatives absurdes de transformacions impossibles com les que acabem de detallar més amunt. Si algú esperava això, crec que s’ha equivocat moltíssim. Si el que es buscava era, tanmateix, un canvi de to, d’equilibris i de remodelació de determinats contenciosos –no només els territorials–, l’aposta no és de cap manera absurda. El govern de Pedro Sánchez, per força, es veurà obligat a prendre en consideració l’existència d’un problema polític, cosa que Mariano Rajoy no va fer mai. Per a alguns, això semblarà poc; per a uns altres, massa. Sigui com sigui, el sol fet que s’hagi fet efectiu un canvi d’aquesta envergadura d’una manera tan ràpida i neta ja és molt. Si més no, permet considerar la possibilitat de parlar obertament de certes coses. Resoldre-les ja són figues d’un altre paner, evidentment (però d’un altre paner que abans ni tan sols hi era: aquesta és la diferència interessant).

Aquest nou panorama, al meu modest entendre, convida a fer política i també a abandonar certes gestualitats que no porten enlloc. Es tracta d’una cosa tan senzilla com ser discrets, eficients i seriosos. Qualsevol cosa que pertorbi l’objectiu prioritari ens retornarà a la casella de sortida, és a dir, al pedregar generat per l’espectacle ruboritzador del 27 d’octubre. Insistir en aquella mena d’entremaliadura innòcua que va malmetre completament el que s’havia assolit feia només 26 dies no té avui cap mena de justificació. Tampoc crec que sigui el moment d’iniciar batalles simbòliques de creus, llaços o tovalloles. No és una bona idea, en la mesura que la suposada victòria es traduiria, en el millor dels casos, en una tensió estèril (i, en el pitjor, en una confrontació). Provar de desencallar la situació aportant elements que l’empitjorin no sembla, col·lectivament, un gran negoci, tot i que entenc que pugui afavorir determinades tàctiques personals.

Si volen, ens ho podem mirar des d’un altre angle per constatar la dimensió de l’estupidesa que es podria arribar a cometre. Tant ERC com el PDECat han donat suport al mateix Pedro Sánchez que ha dit considerables bestieses sobre el president Torra i l’independentisme en general. Tothom ha entès que aquest suport reportaria, però, beneficis diferits. El que pretenen alguns, però, és haver comprat aquest costosíssim bitllet… amb la intenció d’estripar-lo immediatament. És a dir, sembla que el joc consistiria a apostar-ho tot pel diàleg i, alhora, fer tot el possible perquè no pogués portar-se a terme a causa de la manera maximalista com es planteja. Estrany joc… Aquesta absurditat, en tot cas, seria la continuació natural i perfecta del 27-O: tancaria el cercle de la inconseqüència i la irresponsabilitat. Arribats a aquest punt, jo crec que els ciutadans tenen el dret a preguntar-se a qui pot interessar-li avui romandre ‘sine die’ enmig del pedregar.

 

18

 

Conversa de Borja CRIADO amb Jordi AMAT a Notodo (5-06-18)

http://www.notodo.com/jordi-amat-ensayo

La conjura de los irresponsables es un repaso a las acciones políticas que han llevado al enfrentamiento entre dos modelos de Estado aparentemente incompatibles. También es la crónica de cómo dos gobiernos, uno central y otro autonómico, utilizan las instituciones públicas a lo largo de los años para instrumentalizar a su favor dos sentimientos identitarios: el catalán y el español.

Ya lo dijo Enric Juliana en algún Fort Apache: “La identidad es una construcción, pero los sentimientos que genera son reales”. Existen el nacionalismo catalán y el español porque hay personas que se sienten catalanas y otras, españolas. Hay incluso quien se siente ambas cosas.

El condensadísimo opúsculo de Jordi Amat “quiere ser la descripción de una cadena de conductas políticas que, si nos han llevado hasta aquí —hasta el colapso del sistema—, forzosamente se han caracterizado por la irresponsabilidad”. Quizás también suponga la constatación de que las instituciones públicas siguen siendo demasiado permeables ante los intereses de sus gestores. No se lo he escuchado ni leído a Juliana, pero la siguiente frase, y este libro lo atestigua, podría sonar a suya: “Las pasiones de un Estado son las pasiones de quienes lo gobiernan”.

Tras leer tu libro, yo, que no soy catalán, diría que el catalanismo es un sentimiento, y que has escrito la crónica de cómo dos sentimientos nacionalistas se han instrumentalizado a lo largo de la democracia española. ¿Cómo defines el catalanismo en 2018?

No hay una sola respuesta. Me gusta más hablar de catalanismos. Cuando ha sido posible, el catalanismo ha sido, en un sentido transversal, un movimiento político con fuerte capilarización en la sociedad catalana contemporánea. Surge a principios del siglo XX. Diría que ha sido tradicionalmente una propuesta de regeneración española en clave catalana: ha repensado el modelo territorial desde Cataluña, pero no con afán de ruptura. En los máximos históricos, lo que se pretendía era una relación política institucional de tú a tú, bilateral: el sueño del catalanismo es que haya una relación de bilateralidad con el Estado. Y en ese marco, que a veces es más regionalista y otras más nacionalista, sin connotar ninguna de las dos palabras, ha sido una propuesta para España y para Cataluña desde una concepción plurinacional.

Ha sido dominante hasta 2010. Esa propuesta histórica que fue evolucionando en función de los regímenes y cuando pudo ser operativa (porque durante la dictadura de Primo de Rivera no lo fue, o no lo fue de manera normal) deja de ser atractiva y deja de tener capacidad para regenerarse a raíz del proceso de reforma del Estatut. Buena parte de la sociedad catalana, la que constituye la corriente central del movimiento, sale de ese proceso convencida de que no hay posibilidad de regenerar España desde otra nación. Se debe a esta crisis que el independentismo intelectualmente más duro abdique a día de hoy del catalanismo.

Creo que hoy en día (sobre todo hoy en día después del procés) el españolismo se corresponde con la definición de identidad que hace el PP. ¿Qué ocurre con todos los españoles que no se identifican con esa definición?

Hay una idea política de España que logró la hegemonía a la hora de definir la nación o el país. El resto de españoles que no nos sentimos partícipes de esa ciudadanía debemos ganar otra. Durante una época esos ganadores trabajaron con el viento a favor, básicamente económico: ganó la fundamentación ideológica de una idea de España unitaria que tenía mucho que ver con la fortaleza de un Estado central.

Lo que vemos estos días es que esa idea ha sido carcomida por la corrupción. Lo que deberíamos saber, y no vamos a saber, es si esa conquista por parte del mundo de la aznaridad, de esa hegemonía con una determinada idea de España, tenía un lado oscuro, que era la patrimonialización de las instituciones para crear una caja B a lo grande. No me parece mal ganar con una propuesta de Estado que uno no comparta si esa propuesta tiene un proyecto detrás. Es obvio que ahí había un proyecto detrás muy ambicioso. El asunto es que hemos descubierto que se fue pudriendo y no ha habido manera de regenerarlo. ¿Era constitutivamente corrupta la propuesta? ¿El poder económico e institucional avalaron esa propuesta hegemónica para imponer un sistema de corrupción? No lo sabemos, pero hoy hay más motivos que nunca para pensar que fue así.

¿Debe la izquierda plantear un nuevo españolismo? ¿Podría o incluso debería esa reformulación identitaria ir asociada a un nuevo modelo territorial? Se me ocurre, por ejemplo, el federalismo.

No sé si debe hacer una propuesta identitaria, pero sí que la confusión nacional en la que estamos y la crisis institucional que hemos padecido debería supone dos retos: uno es interno de la sociedad catalana, que tiene un problema de convivencia que debe solucionar; otro es el desafío que ha planteado el independentismo: que el modelo territorial tal como ha ido desarrollándose está agotado y su fosilización es causa de problemas complejos que no sólo dificultan la gobernabilidad en Cataluña, sino en el conjunto del Estado.

No se trataría tanto de una propuesta identitaria como de un modelo territorial donde el cuestionamiento de la soberanía que se hace desde Cataluña obligue a una reforma, que es la condición necesaria para que las propuestas de ruptura no vayan a más. No sé quién debe implementar esa reforma, lo que sí me parece bastante claro es que es mucho más natural que sea pensada desde la izquierda, incluso por motivos de interés electoral: la izquierda sin Cataluña no gobernará jamás en España. Es absurdo pensar que los dos millones de personas que votan de manera sostenida por la independencia dejarán de votar esa propuesta mientras no haya una oferta de reescritura de un pacto que se incumplió con la sentencia del Estatut.

Parece que toda instrumentalización de ambas identidades tenga como objetivo la viabilidad o inviabilidad de un pacto fiscal.

Lo que quieren los políticos es tener siempre, sean los que sean, cuanto más poder, mejor. El asunto es hasta qué punto tenemos la capacidad de fiscalizar esa instrumentalización perversa de las identidades, y tenemos los mecanismos que tenemos y si debemos ejercitarlos cuando sea posible.

El procés se apoya en asociaciones paragubernamentales cuyo objetivo es la movilización a través de un repertorio emocional muy intenso. El poder, en la medida que puede, intenta captar esa energía para ponerla encima de la mesa de la negociación política. Es un juego al que juegan las élites con mayor o menor irresponsabilidad. Existe una dinámica de tensión recurrente asociada a cómo se distribuye el poder territorialmente en España, y esa discusión sobre el poder tiene una traslación en el plano identitario.

Los políticos deberían ser muy responsables a la hora de gestionar esto. Para mí, del caso de Rajoy lo más tristemente sorprendente es cómo él abdica no de negociar, sino de atender la existencia real del problema, porque ha recalentado un sentimiento de identidad que, llegado hasta cierto punto de ebullición, es potencialmente conflictivo. Creo también que el tipo de agitación contra el Estado en el caso de Puigdemont es clarísimo, y cómo se mezcla la crítica a ese Estado con una determinada mirada idílica sobre la propia identidad es tremendamente perverso. Urge que haya gestos simbólicos por parte de las instituciones y el mínimo de voluntad de asumir la complejidad del asunto planteado.

¿Cuánto de las pasiones personales puede acabar dictaminando una decisión política?

Por dar algún ejemplo, creo que en el caso de Artur Mas la vanidad es determinante. En el caso de Rajoy, creo que es muy frío a la hora de la toma de decisión, pero hay algo que no perdona: la sensación de que los otros son permanentemente desleales. Me recuerda a aquello de “Entre bomberos no nos pisamos las mangueras”. Rajoy ha tenido la sensación de que había gente que no cumplía con los códigos de los políticos que mandan: si nos damos la palabra sobre algo, esa palabra no la vamos a incumplir. Esa frialdad a la hora de gestionar ese sentimiento de sentirse traicionado en esas reglas del juego de la alta política la hemos pagado cara los catalanes. No ha habido actor catalán capaz de recuperar la confianza con el presidente del Gobierno español, porque esa confianza había sido traicionada.

A raíz de Artur Mas.

Yo creo que sí. Me sorprende que alguien de orden, representante tecnócrata (no en el mal sentido de la palabra) de los gobiernos autonómicos, cuando tiene capacidad de tomar decisiones importantes, muchas veces parece que juegue a la ruleta rusa. Podríamos definir a Mas como alguien que está incapacitado para perder, y por lo tanto, cuando pierde, apuesta el doble para volver a ganar. Mas no es un cínico, y yo sí creo que un cínico sirve para ese oficio. Eso tiene mucho que ver con la configuración del carácter del individuo, y llegados a cierto punto de decisión, no es menor que el sujeto que está implicado sea uno u otro.

Siempre pensé que el pacto, poniéndonos en la mentalidad de la Transición, requería en Madrid un político audaz, nada que ver con Rajoy, y en el caso catalán, un político con cierta capacidad de traición al independentismo: un puro con capacidad de traicionar a los puros. Lo que llamaríamos un Suárez. Suárez tuvo la virtud de poseer ambas características: era audaz y traidor, y eso en política puede jugar bien en un determinado momento, y, de hecho, así sucedió. Son caracteres que no se han producido.

Puigdemont entendía y entiende que llevar el conflicto al extremo es la única posibilidad que tiene el independentismo de conseguir sus objetivos. Veo en él un tipo que apuesta por la destrucción creativa. Podemos imaginarle argumentando: “Cuanto más consiga destruir, más posibilidades tengo de que lo mío salga bien, y por tanto, en la moción de censura a Rajoy, entre el orden y el caos, prefiero el caos, y si consigo que mi partido se abstenga, mejor, porque sé que nada es más útil para la destrucción que tener a un tío que está corroyendo el Estado”.

¿Es Rajoy a día de ayer un político que con su acción u omisión degrada al Estado? Sí. Puigdemont seguiría pensando: “Que permanezca, porque yo quiero que el Estado se degrade y lo estoy consiguiendo degradar al poner en tela de juicio la estrategia judicial. Quiero que España se pudra, porque cuanto más podrida esté, el golpe independentista más posibilidades tendrá de convertirse en un éxito”. Puigdemont piensa fundamentalmente en clave: no le importa que el precio de esa estrategia suponga sembrar un conflicto en Cataluña, le es secundario. La relación bilateral es “Yo te voy a destruir a ti”, y todo pasa por esa estrategia. Entiendo la lógica y me parece siniestra.

La pregunta sería entonces si es pragmática.

Naturalmente la respuesta es no. El procés es una catástrofe en la cuenta de resultados.

Algo que se le podría reprochar a la CUP.

Yo creo que la independencia es desde un punto de vista de rigor democrático y casi ontológico un imposible. Intentemos ponernos en la cabeza de los cuperos: ¿cuáles son las posibilidades que podrían crear una situación revolucionaria para que eso sea posible? Toda vez que a Europa no le interesa una disgregación de los Estados que forman parte de la Unión, toca forzar un colapso interno. No hay otra vía. Y más cuando sabes que puedes conseguir un 51% pero ni eso es suficiente. Sólo puedes participar si entiendes que es un proyecto desestabilizador. Pongamos por caso cuando al fin Torra constituye gobierno: el hecho de que no acabe por nombrar a los consejeros cesados o exiliados o encarcelados o como tengamos que llamarlos lo juzgan mal. Su objetivo es llevar esa tensión hasta el grado máximo.

En su ensayo, la gestión e incluso la creación de instituciones culturales por parte de algunos gobernantes catalanes resultan clave para instrumentalizar el catalanismo. No leo el mismo uso de la cultura por parte del PP, pero me queda claro que sí que existe, y que la gestión cultural está tan politizada como la educación.

Es una institución del poder. Si no lo sabes, te colarán un gol mejor que el de Bale del otro día. ¿Has leído esto [me entrega un ejemplar de su último libro, publicado por Tusquets en abril, Largo proceso, amargo sueño. Cultura y política en la Cataluña contemporánea]? Incluí una frase de Ramoneda que dice algo así: “Hay que ser ingenuos si nos escandalizamos porque el soberanismo quería conquistar la hegemonía”.

Pocas veces hay un cambio político que no venga precedido por una batalla cultural. ¿Tiene la batalla cultural por el relato sobre el 78 consecuencias en lo que ha sucedido hoy? Naturalmente, sí. El catalanismo pactista, y ningún partido lo representa de una manera tan operativa como el PSC cuando se desgasta en la operación de reforma del Estatut, en todo el ciclo completo desatiende o no tiene capacidad o no tiene fuerza o no ha sabido dar esa batalla también en el campo intelectual o cultural, y pierde la batalla.

Esa pérdida de la batalla se da antes del 2010, antes de la sentencia, y explica por qué las entidades soberanistas tienen esta capacidad acojonante de movilización. Han ganado la hegemonía en el terreno intelectual, y eso lo hicieron escribiendo libros, copando determinadas plataformas, teniendo una presencia pionera en las redes sociales, a través de los think tanks que se habían creado para eso. El mundo del pactismo, el mundo de la moderación, no tuvo capacidad de respuesta para contrarrestar una ofensiva que a partir de un momento determinado, en un contexto de crisis y de sentimiento creciente de falta de representatividad en las instituciones aquí y en todas partes, se convirtió en una utopía disponible, como diría Marina Subirats. No es algo perverso: es la batalla cultural. Si no la das, pierdes.

Hoy describimos la política como «relato». Parafraseando la tesis del cuento del historiador Ricardo Piglia, podríamos decir que «La política siempre cuenta dos historias». Hay un primer relato, el oficial, que es el que narran los políticos desde las instituciones (el Congreso, el Parlament, los museos de historia, etc), registran y reescriben los periodistas y consume la ciudadanía. Y después existe un relato extraoficial o clandestino, el relato off the record, que es el que ocurre después de la moción de censura de ayer, todas esas conversaciones telefónicas entre dirigentes del PP y del PNV o de Ciudadanos que jamás escucharemos, por dar un ejemplo actual, pero también aquella frase de Pujol: «Debemos mantener las heridas abiertas». La ciudadanía no sabe o apenas tiene acceso a este segundo relato, este relato B. ¿Cómo puede la ciudadanía acceder a ese relato B, ese relato sumergido bajo el discurso oficial?

Caso práctico: el making-of del pacto frustrado para que Puigdemont convocase elecciones lo conocemos bastante bien. Están publicados los mensajes de Urkullu, y Santi Vila los reproduce en su libro, sabemos lo que se dice en la reunión del grupo parlamentario Junts per Catalunya, etc. Los políticos son bastante parlanchines, pero para mí la llamada interesante no es la de Urkullu a Puigdemont; es la del Banco Santander a Albert Rivera ayer, 31 de mayo de 2018.

¿Cuál es la parte del iceberg que no hemos visto durante el procés? La batalla por el poder del autogobierno entre Convergència y Esquerra. Eso explica muchas de las cosas que suceden, y eso no se ha visibilizado. Sería interesante saber con quién habló y con quién no habló el Rey el 3 de octubre cuando decide dar ese discurso. ¿Cuáles eran las presiones no sólo políticas, también las del IBEX, para cortocircuitar ese momento revolucionario en el que se había vivido desde el 1 de octubre? No las sabremos hasta que haya periodistas e historiadores que consigan contar la parte no visible.

El relato, en muchas ocasiones, sirve para invisibilizar lo que es fundamental. Esto se puede ver en la política, pero también en los vasos comunicantes entre poder financiero y poder comunicativo, que intervienen en la agenda construyendo relato con unos intereses de los que nosotros no nos damos cuenta porque no nos los cuentan. Construyen relato para que obviemos la trama de intereses que está detrás de la trama de intereses que sí que vemos.

Creo que la causa de la desafección ciudadana se debe a que en los últimos años hemos constatado que existe ese doble relato en la política. Los hechos que nos han constatado esta doble narrativa han sido los escándalos de financiación ilegal por parte de Convergència y del PP, y también en aquella entrevista que Jordi Évole le hizo a Pedro Sánchez, donde confiesa las conversaciones que tuvo con el grupo Prisa. Quizá esta última escena, por ser tan mediática, terminó de confirmar que la pretendida objetividad de los medios de comunicación es falsa (una pretendida objetividad que formaría parte de los cimientos que sostienen a la vista de todos el relato A sobre el relato B subterráneo).

Para mí el problema es que la falta de autosuficiencia económica de los medios provoque una pérdida de independencia, porque los vincula a unos determinados poderes que opacan, comprando esos medios, una investigación rigurosa sobre las tramas del poder. Lo interesante de esos diez segundos de entrevista es que vimos algo que no estamos acostumbrados a ver, pero que esa ha sido siempre la mecánica del poder no hay que dudarlo. El asunto es cómo en un momento en que la democratización de la información y de la opinión es tan alta a través de las redes no queremos ser engañados, y sentimos que tenemos mecanismos muy útiles para desvelar esas tramas. No es que haya cambiado la naturaleza del poder, simplemente toda vez que el ascensor económico se ha parado, la sociedad desconfía de un sistema en el que antes creía.

Hay un formato literario o ensayístico o textual que utilizas como fuente y que parece la clave para desvelar ese relato B: los diarios y las memorias personales. ¿Qué lleva a un político a publicar la verdad en una biografía? ¿La vanidad? ¿El tacticismo? ¿El dinero?

Pensemos en ese fragmento tan interesante de las memorias de Aznar donde cuenta cómo se construye el frente constitucionalista: “Teníamos a las víctimas de ETA, teníamos los medios, teníamos los intelectuales”. A mí me parece un error negarse por motivos ideológicos a leer, por ejemplo, estas memorias. Eso vale también para las memorias de Zapatero en los años de la crisis. Allí había datos o percepciones suyas muy reveladoras. Por eso ni Felipe González ni Miquel Roca tienen memorias. Hay algo como de razón de Estado: mi memoria no es mía, mi memoria es del Estado, y no puedo traicionar la memoria del Estado. Pero sales de la política, te ofrecen un pastón y quieres contar tu verdad básicamente porque tú quieres ser quien construya tu estatua. Eso forma parte de la vanidad y es muy comprensible. La gente normal no alteramos el curso de la historia. Hay políticos que sí la alteran, y quieren construir ellos la estatua antes de que venga otro y no la perfile como ellos querrían.

¿Qué papel juegan los editores en la construcción de este relato? Pienso que una editorial independiente podría decidir por motivos políticos poner en circulación una publicación que puede resultar comprometedora. Pienso en cambio que una editorial como Planeta o Random podrían hacerlo por interés económico. ¿Permiten las mecánicas capitalistas evitar la censura de ciertos textos?

¿Qué significa, pongamos por caso, que Planeta publique los diarios de Aznar y los diarios de Bono? Primero: pueden o no ganar dinero. Anagrama, en este sentido, no creo que publicara esos libros. Ellos ganan dinero publicando buena literatura e intervienen en la vida cultural de esta manera. Mi sensación es que hay algo también de puerta giratoria, en el buen sentido de la palabra, en la decisión de un grupo editorial muy potente de publicar este tipo de textos. Los poderes se relacionan entre ellos, y que el poder cultural invite al poder político a que use como plataforma su editorial a cambio de pagarle bien forma parte de todo esto. Se trata de un grupo editorial del poder español, y por tanto el poder político español, cuando tiene que publicar sus memorias, las publica allí.

Ha sido siempre así. Y como lector, para mí es una excelente noticia poder acceder a este tipo de textos. Además hay libros de este estilo que se venden, y que la gente lea literatura de no ficción política es bueno.

¿Hay algún tipo de literatura que haya participado de la construcción del relato independentista?

Creo que muy poca. Hay alguna novela de temática procesista, pero floja, una que trata de un policía del «Piolín» que se enamora de una chica de la CUP. Lo que me interesa es de qué manera la hegemonía intelectual que busca el soberanismo altera el canon cultural.

Un caso que me parece súper significativo es el editor Joan Sales, el autor de Incerta glòria, una novela sobre la guerra civil publicada en 1956. Sales es un católico muy católico, un nacionalista muy nacionalista que ha estado en el exilio y vuelve a finales de los cuarenta y que será alguien mal visto por el catalanismo progresista. En el procés se convierte en figura central del relato cultural catalán del siglo XX por la novela, pero también por la actividad editorial que desarrolló en Club Editor. Se publica su correspondencia con Mercè Rodoreda y se reeditan los libros que él publicó. En el contexto de octubre se reedita una novela muy extraña de ella, La mort i la primavera. En la foto de contra aparece la escritora con una referencia patriótica, y el texto del colofón tiene una connotación política.

Ha habido una reformulación del canon lógicamente vinculada a la construcción de una determinada hegemonía. Esto tiene como consecuencia una impugnación muy severa de la literatura castellana en Barcelona desde una perspectiva nacional de la calidad de esa literatura.

Si La Eneida fue un encargo genealógico de Octavio Augusto a Virgilio para mitificar el origen de los romanos, ¿quién es el Virgilio del procés? ¿Pilar Rahola con su Máscara del rey Arturo?

Yo diría que el libro de Rahola es más bien una de esas Vidas paralelas de Plutarco. Si hay un relato fundacional del procés, es toda la construcción ideológica del 1714. No he leído Victus, la novela de Sánchez Piñol que habla del asedio, pero esta novela salió en pleno procés, y su autor ha sido alguien con una posición muy comprometida que escribe con esa voluntad de intervención en el debate político a través de una determinada reconstrucción de la historia. Hay un mito fundacional histórico que es esa fecha, y por eso hay un lugar de memoria tan potente como el Born, que dirige Quim Torra, y el tratamiento de las ruinas, e incluso el nombre que se puso a las bebidas que se servían: había una bebida amarga que se llamaba Felipe V. Un claro ejemplo de los usos culturales en la construcción cultural.

Pero yo creo que es más determinante la historia que la novela. Me parece muy significativo el apoyo institucional a un coloquio entre académicos teóricamente serios que sitúa a España contra Cataluña, y tiene como arco de estudio 1714-2014, cuando el congreso se celebra en 2013

¿Dirías que la ficción tiene más capacidad que la historia para mostrarnos la parte escondida del iceberg?

Diría que sí, porque es un territorio de mayor libertad. No estás sujeto a la factualidad, por tanto, articular ficcionalmente un rumor no demostrable puedes hacerlo a través de la ficción. O incluso lo que no está judicialmente demostrado, como una trama de corrupción urbanística, que tantas veces es difícil de demostrar, puede leerse en la literatura de Chirbes. Lo que sí sabemos es que en esa construcción de la identidad una de las herramientas más potentes ha sido el uso de la historia.

Mi sensación es que la ficción puede ser más persuasiva en la denuncia. Pongamos The Wire: ¿podría un relato histórico demostrarnos tan claramente las tripas de lo oscuro en la vida cotidiana entre seguridad, drogas, política y periodismo? Me parece improbable que puedas acceder a la información suficiente para contar algo así.

¿Qué papel juegan los críticos culturales?

Cuando he querido jugar a crítico cultural, me ha parecido que la función era desvelar las trampas que el poder había ocultado. No es tanto la posición clásica del intelectual, que me parece algo antiguo, como cuestionar el relato ortodoxo. Hubo una exposición en el MACBA sobre cultura y transgresión en la Barcelona de los setenta que yo no podía dejar de leer en la lógica de la impugnación del 78. Me puso de muy mala hostia esa exposición, y escribí para el suplemento Cultura/s, del diario La Vanguardia, intentando ver en una institución de prestigio como es el MACBA de qué manera te están haciendo una reconstrucción de un determinado momento de la vida en Barcelona que implícitamente cuestiona una compresión política, pero no te lo dicen con claridad. Me siento con el conocimiento suficiente para impugnar la tesis de fondo que la exposición plantea. Creo que lo debo hacer porque si no, la gente asumirá de manera acrítica un discurso que tiene unas consecuencias en su concepción de la realidad.

En general, consumimos cultura como otra esfera del ocio que incorporamos a nuestra vida, y eso es bueno. También la consumimos para prestigiarnos. Pero para mí, una vivencia más profunda de lo que la cultura ofrece es, por una parte, una problematización de mi subjetividad; en el descubrimiento del otro que me propone el texto me cuestiono mi manera de ser. Una vivencia profunda de la cultura es un riesgo para uno mismo, porque pone en tela de juicio tus convicciones y tu manera de entender la vida, y por otra parte porque te ayuda a ser más autocrítico con el mundo circundante.

Creo que es más útil este tipo de acercamiento, lo que te obliga a ser también autocrítico con el tipo de consumo cultural que haces, porque si no, la fuerza de la estética tiene la virtualidad de colarte determinados discursos morales, políticos y económicos contra las que si no tienes un entrenamiento, no serás incapaz de desactivarlos. Un caso obvio: pelis muy buenas de Spielberg que son una loa al imperio norteamericano y como son tan buenas, te las tragas sin saber que hay también una propuesta política.

Hay dos historias que no ha quedado claro si son relato o realidad:

1        Un diputado finlandés prepara una moción para que Finlandia reconozca a Catalunya (El Nacional.cat, Viernes, 27 de octubre de 2017)

Yo no sé qué ocurre en Finlandia: sé a favor de qué juega El Nacional. Las tensiones diplomáticas deben de haber sido bestiales, explícitas e implícitas. Si la batalla de la opinión internacional creo que la ganó el Independentismo, me parece muy probable que los gobiernos extranjeros se hayan hecho con una composición del lugar sobre lo que estaba ocurriendo y, sea la que sea, que el gobierno español haya hecho a su vez lo posible para que no la sepamos. Otra cosa es desde un punto de vista oficial.

2        Marta Rovira asegura que el Gobierno de Mariano Rajoy amenazó con usar armas de fuego contra la población (El Periódico, Viernes, 17/11/2017 | Actualizado el 20/11/2017)

Lo de la violencia y la sangre. ¿Hasta qué punto un Estado, en un momento revolucionario, para blindar su integridad va a usar o no la violencia? Formularse la pregunta es otra obviedad. ¿Está un país de la Unión Europea capacitado para matar a sus ciudadanos en un momento revolucionario como ese? Yo creo que no. Pero no sé qué sucede cuando el Leviatán se defiende hasta sus últimas consecuencias. Mejor no saberlo. Había miles de policías en el puerto de Barcelona para actuar. Sé con certeza que había representantes armados del Estado en al menos un edificio público de Barcelona para evitar su posible ocupación, igual que había planes de ocupación del aeropuerto y de las fronteras por parte del soberanismo. El Estado blindó posiciones estratégicas. Me parece impensable que no lo hiciese.

Lo que me parece más escandaloso es que un Estado haya llevado la situación hasta este punto. Me parece suicida. En un sentido figurado, en la gestión que hace Rajoy del problema hay un punto de alta traición, porque su omisión posibilita que se cree un momento revolucionario en el que se pone en peligro la integridad territorial.

¿Cómo se hace una independencia cuando no es a través del pacto? Sin pacto sólo se puede hacer con un movimiento revolucionario, y yo creo que no ha habido momento revolucionario que no pasase por la violencia. La cuestión es que lo que nosotros vivimos fue un gatillazo. Una revolución en potencia que no se actualizó, pero cuyos elementos aparentemente existían. Los rumores dicen que había unos decretos preparados para firmar y no se firmaron; había planes de ocupación de espacios estratégicos, lo dijeron los diputados de la CUP; se planteó la nacionalización de la banca. Pero ¿cómo se hace si no es así?Si el movimiento de subversión tiene como estrategia la movilización pacifista, y eso incluye la ocupación, ¿tiene la capacidad de ganar? Planteado un pulso que tiene que ver no con la ley, sino con la fuerza, ¿la movilización pacífica tiene capacidad para ganar o no?

En la discusión de la violencia el Estado hace trampa: cómo el Estado permite que sin violencia el pulso sea planteado realmente. Yo creo que falla permanentemente el Estado al no dar respuesta al problema. No me refiero a negociar, sino a no dar respuesta a un problema que se va ensanchando hasta llegar a negar la posibilidad de montar un referéndum y aun así te lo montan.

¿Fue un ejercicio de responsabilidad suspender la proclamación de Independencia como forma de evitar la violencia real?

Sí. Pero en la prórroga, y sabiendo que ya habías pagado un precio enorme por la radicalidad a la que habías llevado a tu proyecto. El precio enorme era saber que ibas a perder el poder del autogobierno, que ibas a perder la institución y que ponías la convivencia de tu sociedad en crisis. Lo que convierte a Puigdemont en el peor presidente de la Generalitat es haber arriesgado todo eso. Si finalmente él no declara la Independencia para evitar la violencia, pues gracias, pero entiendo que es lo mínimo.

Pero se podrían haber sacrificado mártires.

En una situación así los mártires son valiosos, claro, y además formó parte de la discusión la pregunta: “¿Cuándo habrá un muerto?”. Eso estaba en el ambiente, la sensación de que podía haberlo en cualquier momento.

Cerremos con política-ficción: ¿Qué va a ocurrir ahora que la Moncloa tiene nuevo inquilino?

Desde que nombraron a Torra president, creo que estamos mejor que hace quince días. Me parece importante que haya nuevos actores. Creo que los que han participado hasta el momento están quemados. El actor que había formado parte del ciclo de la irresponsabilidad completo es Rajoy, y hoy ha dejado de ser presidente. En este sentido es una buena noticia, y veo difícil que la crisis institucional pueda ir a más. Creo que en el campo del independentismo, tanto la actitud de Esquerra Republicana como del PDeCAT, no de todos los partidos de Junts per Catalunya, han dejado de pensar que la solución pasa por la unilateralidad, y eso es un avance para la resolución. Las palabras expresadas por Sánchez han sido la necesidad de retomar un diálogo que había desaparecido. Yo creo que estamos mejor hoy que ayer.