Presentació

En el nou desordre mundial que s’està gestant, amb “arsenals carregats de nacionalisme” (Andrea Rizzi/Carlos Torralba) [text 1], tot apunta a que els Estats Units de Trump i la Xina de Xi estan buscant implícitament un nou statu quo que faci compatibles els seus interessos (Brahma Chellaney) [text 2], i on la Unió Europea estaria condemnada a la decadència (Esteban Hernández) per la impossibilitat, entre d’altres coses, d’influir decisivament en unes noves regles fiscals globals que permetin mantenir el seu model social (Miguel A.García Vega).

Els riscos d’una evolució negativa de la Unió Europea es veuen incrementats per la formació a Itàlia d’un govern euroescèptic i amb preocupants trets il·liberals, fins al punt que podria considerar-se que Itàlia està esdevenint el nou laboratori de l’”orbanització” d’Europa (Sylvain Kahn) [text 3]. Sobre els avenços i els límits del populisme a Europa veure l’entrevista a Cas Mudde [text 4], en la que denuncia la passivitat de les institucions europees davant dels governs d’Hongria o de Polònia.

En aquest context europeu només faltaria la desestabilització d’Espanya, i la por a aquesta eventualitat sembla ser la última carta que pot jugar Mariano Rajoy per mantenir-se al poder (Enric Juliana) [text 5], com s’ha demostrat amb l’aprovació dels PGE de 2018, gràcies al pragmatisme descarnat del Partit Nacionalista Basc (Luis R.Aizpeolea).

Però no paren d’acumular-se motius per acabar d’una vegada amb l’agonia del Partit Popular (“¡Váyase señor Rajoy, acorte esta agonía!”, clama Pedro J.Ramírez). Les factures dels casos de corrupció van vencent de forma inexorable (sentència del cas Gürtel, detenció d’Eduardo Zaplana …) de manera que la legitimitat social dels populars està caient sota mínims (Lucía Méndez). I la ineptitud política demostrada davant la qüestió catalana fa que es parli de crisi de règim (Lorenzo Bernaldo de Quirós) o de sistema (Antonio Caño) o de que el PP està afavorint la confusió (Enric Juliana) i la desintegració d’Espanya (Cesáreo Rodríguez Aguilera) [text 6].

Malgrat tot, el PP pot intentar presentar-se com un mal menor davant el gir estrident nacionalista emprés per Ciudadanos (Enric Juliana), interpretat per molts analistes com una gesticulació patriotera (Rubén Amón, Jordi Amat, Juan Soto Ivars, Roger Senserrich [text 7]) i no com una proposta seriosa d’aixecar un projecte de patriotisme constitucional (Aurora Nacarino-Brabo). En tot cas no sembla una proposta que es faci càrrec de la complexitat del país (Antonio García Maldonado), ni que la subhasta identitària tingui massa recorregut en el marc polític espanyol (Juan Rodríguez Teruel/Astrid Barrio [text 8]), encara que un desubicat Pedro Sánchez no se’n hagi assabentat … Però, l’impacte polític de la sentència del cas Gürtel ofereix una oportunitat -enverinada?- a Pedro Sánchez i el PSOE per recuperar la iniciativa política perduda presentant una moció de censura (Fernando Vallespín, Enric JulianaPablo Simón [text 9]).

Per acabar d’amenitzar el panorama, a Podemos no se li ha ocorregut res millor que muntar una performance “democràtica” sobre una afer particular de la seva parella dirigent (Pedro Vallín, Manuel Arias Maldonado). Tot un exemple de les servituds de la democràcia d’audiència, com explica Cristina Monge [text 10].

Això sí, entretant, no queda temps per pensar com actuar col·lectivament davant els núvols que s’anuncien sobre l’economia espanyola (Raymond Torres), ni per impulsar les reformes com les de la política d’R+D (Aleix Pons), per exemple.

I el bloqueig polític a Catalunya es fa més consistent cada dia que passa: la formació d’un govern “efectiu” i l’aixecament de l’aplicació de l’article 155 (Miguel Ángel Presno Linera, José Antonio Montilla, Javier Pérez Royo), es van ajornant, mentre creix el to de l’enfrontament verbal i es cova a l’interior de la societat catalana una mena de “guerra freda civil” (Antonio Franco, Antoni Puigverd, Jordi Mercader [text 11], Santi Vila).

En l’horitzó no es veu altra cosa que un pla de confrontació sistemàtica per part de l’independentisme,  dirigit a distància per Carles Puigdemont (Jordi Juan [text 12], Benoît Pellistrande), a l’espera que la inacció política i la reacció repressiva de l’Estat espanyol siguin el combustible electoral dels “plebiscits” futurs (Lola García), amb la ciutat de Barcelona com la principal peça a cobrar-se (Josep Ramoneda [text 13]; entrevista a Ada Colauenquesta de Gesop). Així, el marge per “desescalar” el conflicte i per imaginar nous escenaris es va fent cada cop més petit (Paola Lo Cascio, Alfredo Pastor, Eulàlia Vintró, Quim Brugué [text 14]).

Com a proposta final suggerim una entrevista a Michael Ignatieff [text 15] en la que exposa criteris raonables per afrontar els conflictes en un món dividit, inspirant-se en el llegat intel·lectual i ètic d’Isaiah Berlin. Com a mostra la seva opinió sobre el cas català: “Estas cuestiones deben ser solucionadas entre políticos y no deben ser trasladadas a la gente porque te arriesgas a que ocurra una catástrofe. Pero insisto: es responsabilidad de los políticos, no de los jueces; estos temas tienen que quedar fuera de los juzgados, de los medios, de los activistas, y volver a estar en manos de políticos responsables”.

 

 

1.

 

Andrea RIZZI y Carlos TORRALBA, “Arsenales cargados de nacionalismo” a El País (20-05-18)

https://elpais.com/internacional/2018/05/18/actualidad/1526662177_069339.html

El pasado 4 de mayo, el almirante John Richardson, jefe de las operaciones navales de EE UU, anunció la reconstitución de la histórica segunda flota tan solo siete años después de su disolución. La unidad naval se había responsabilizado durante décadas de las operaciones en el Atlántico Norte. Fue la que gestionó la dramática operación de control de Cuba durante la crisis de los misiles de 1962, ordenada por el presidente Kennedy para evitar la entrega de cualquier material ofensivo por parte de la URSS al régimen de Castro. También fue la flota que se encargó de sostener la invasión de la isla de Granada ordenada por Ronald Reagan en 1983. En septiembre de 2011, una década exacta después del 11-S, cuando el mundo parecía en otra era geopolítica con respecto a la Guerra Fría, la Administración de Barack Obama procedió a su disolución en el marco de una reorganización de recursos.

Por aquel entonces, el Pentágono no consideraba a Rusia un desafío estratégico y por tanto el Atlántico Norte no era una prioridad; además, Washington se disponía a reducir el gasto militar tras haber alcanzado en 2010 la histórica cifra de 768.000 millones de dólares anuales, según datos del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI, por sus siglas en inglés).

En pocos años, mucho ha cambiado. Hoy, las nubes de una carrera armamentística se ciernen oscuras en el horizonte global, también en el Atlántico. Tambores de retórica nacionalista retumban en varias latitudes, especialmente en las principales capitales del planeta. Y los síntomas de la nueva fiebre se hallan por doquier.

Dos días antes del anuncio de la resurrección de la segunda flota, el 2 de mayo, el SIPRI informaba de que, según sus cálculos, en 2017 hubo un nuevo incremento en el gasto militar mundial (una subida del 1,1% con respecto al año anterior). El salto sitúa el total en 1,69 billones de dólares, nuevo récord histórico desde que hay datos razonablemente fiables (1991), batiendo la anterior marca global, que se alcanzó en 2011.

Cuatro días después, el pasado 8 de mayo, el presidente Trump anunciaba la retirada de EE UU del pacto nuclear con Irán, firmado por otras cinco potencias. Se trataba de la enésima andanada contra una arquitectura global para el control de armamento que se halla en un equilibro muy precario. En la madrugada del día 10, Israel respondió con vehemencia militar a un supuesto ataque iraní contra el Golán. El ministro de Defensa israelí avisó de que “si en Israel llueve, en Irán diluviará”.

El mismo día 10, la canciller alemana Angela Merkel afirmó, en la solemne entrega del Premio Carlomagno, que Europa ya no puede contar con EE UU para su protección; con coherencia, su Gobierno propugna un aumento del gasto militar. Y esta semana se ha visto que incluso la única buena noticia aparente en el panorama —el incipiente deshielo con Corea del Norte— es en realidad una frágil esperanza a la que el riesgo de colapso espera a la vuelta de cualquier esquina.

1

Nueva carrera armamentística en el siglo XXI

Estas son las pequeñas piezas de un rompecabezas que dibuja un escenario cada vez más claro: el amanecer de una nueva carrera armamentística con características del siglo XXI.

“Sí, estamos en una carrera armamentística. Pero no una clásica. Es una carrera tecnológica, en la que se pugna por la calidad y la precisión, tanto de armas convencionales como nucleares, y no por la cantidad”, considera Thomas Countryman, que es presidente de la Arms Control Association y fue subsecretario de Estado para el Control de las Armas y la Seguridad Internacional en la Administración de Obama.

Se trata de una carrera que responde a distintas fuerzas motrices. Al anunciar la reactivación de la segunda flota, el almirante Richardson dio una clave esencial: “Nuestra Estrategia de Defensa Nacional (publicada este año) deja claro que hemos regresado a una era de competencia entre las grandes potencias, mientras el panorama de seguridad se torna cada vez más desafiante y complejo. Por eso reconstituimos la segunda flota”.

Tras una época enfocada en las operaciones contra grupos terroristas, la acentuada desconfianza entre naciones poderosas (EE UU, China y Rusia) marca hoy todo el tablero, con una dinámica cambiante, de alta inestabilidad y, por tanto, peligrosidad: una potencia en fuerte ascenso (China), otra en inexorable declive que se niega a aceptarlo (Rusia) y una superpotencia en pleno viraje político que persigue ahora sin ningún complejo sus intereses de forma unilateral y vehemente (los EE UU de Trump).

Guerra Fría

En las tres, el nacionalismo impregna el discurso político como nunca desde el fin de la Guerra Fría. Putin articula toda su trayectoria de poder alrededor de la idea de la orgullosa resurrección de una gran Rusia; Trump alcanza la Casa Blanca bajo el indisimulado mantra del América first frente a los supuestos abusos de los demás; Xi Jinping vira de forma cada vez más acentuada hacia el nacionalismo a medida que se consolida en el poder. El discurso del líder chino de marzo ante la asamblea legislativa anual fue quizá el más explícito en ese sentido desde que llegó al poder. Y en India —un actor de notable peso estratégico en la escena internacional— ocupa el poder un político con un historial de corte nacionalista hindú, Narendra Modi.

La retórica de estos líderes se adentra de manera inquietante en territorio militar. “En el último año ha habido profundos cambios, tanto tecnológicos como políticos. Hemos visto a Trump y Putin alardear de sus misiles casi al estilo norcoreano, algo inconcebible hasta hace poco”, señala Ian Williams, investigador asociado y director del programa sobre sistemas antimisiles del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS). Esa es la inquietante música de fondo en el eje principal.

Pero el mundo actual tiene una complejidad adicional. “A diferencia de lo que ocurría en la Guerra Fría, ya no tenemos una competición bipolar, sino una con múltiples frentes: India con China y Pakistán; Corea del Norte con Japón y Corea del Sur; Irán con Israel y Arabia Saudí”, dice Williams. India y Arabia Saudí, desprovistos de la tecnología necesaria, son enormes compradores de armamento. Williams y Countryman coinciden en que hay una carrera de armamento y que su carácter es multipolar y tecnológico.

La posición de los principales actores induce a pensar que nos hallamos ante el arranque de una carrera sostenida. El impulso de las principales potencias va en esa dirección.

Estados Unidos, bajo la Administración de Trump, emprende un camino de constante aumento en el gasto militar. Frente a los recortes en la mayoría de Departamentos, el Pentágono goza de un claro fortalecimiento de sus recursos. Para el próximo ejercicio, la Casa Blanca busca un aumento de cerca del 10%. Desde el pico de los 768.000 millones de dólares en 2010, Obama redujo el presupuesto hasta los 600.000 en 2016. Pero con Trump pronto se superará otra vez el umbral de los 700.000.

China, respaldada por su creciente vigor económico y tecnológico, y estimulada por su voluntad de reforzarse como potencia, seguirá sin duda incrementando su inversión militar. En la década transcurrida desde 2008 ha duplicado su gasto, desde los 108.000 millones hasta los 228.000.

Europa, superada la crisis económica y espoleada por la escasa confianza en los EE UU de Trump, también se adentra en una probable senda de mayor gasto, tal y como apunta el Gobierno alemán y como le exige la propia Casa Blanca. Los cuatro grandes países europeos —Francia, Reino Unido, Alemania e Italia— siguen siendo importantes actores militares, con un gasto aproximado de 180.000 millones de dólares anuales.

El tercer mayor inversor del mundo, Arabia Saudí, encarrilado en una política de abierta rivalidad con Irán, con un inusitado activismo regional y con la guerra de Yemen abierta, tampoco aflojará.

Rusia, en cambio, camina a la contra. Tras el espectacular aumento de la inversión bajo el mandato de Putin —desde 20.000 millones en 2001 a 70.000 en 2016—, el Kremlin ha tenido que frenar debido a las graves dificultades económicas vinculadas a las sanciones internacionales y a la caída del precio del petróleo. La actual retórica de Putin parece privilegiar las condiciones de vida de los ciudadanos, frente a la inversión en Defensa. Pero el repunte del precio del petróleo lleva a pensar que pueden abrirse nuevas posibilidades de gasto también para Rusia.

A la propicia disposición hacia la inversión militar y a la retórica nacionalista —que siempre se sabe dónde empieza pero no dónde termina— hay que sumar el desmorone de la arquitectura de control de armas, un grave factor de volatilidad. El entramado de tratados en ese área no solo ha permitido limitar los despliegues, sino que, a la vez, introdujo elementos de control que elevaron la confianza mutua, la predictibilidad de los comportamientos. Varias piezas de ese puzle están desapareciendo.

En cuanto a las armas nucleares, la salida de EE UU del pacto con Irán podría conducir al ala dura del régimen de los ayatolás a reanudar el desarrollo de su programa atómico. Arabia Saudí no tardaría en poner en marcha el suyo si se da el caso. Por otra parte, el tratado entre EE UU y Rusia —conocido como New START— expira en 2021. Las partes no parecen muy inclinadas a renovarlo.

“Todos los presidentes que ha tenido EE UU desde Eisenhower (1953-1961) han tratado de liderar los acuerdos de no proliferación armamentística. Trump ha dejado claro que no quiere asumir ese papel. Le interesa más demostrar su hombría que reducir el riesgo de una catástrofe nuclear. El consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, es muy poco partidario de las políticas de no proliferación”, apunta Countryman. “Nos adentramos en el periodo de menor regulación bilateral entre Moscú y Washington en materia de armamento, y eso, sumado a la imprevisibilidad de Trump, resulta alarmante”, señala. EE UU ya se retiró en 2002 del Tratado sobre Misiles Antibalísticos.

En cuanto a Rusia, Williams comenta: “Desde los sesenta, Moscú solo se ha interesado por los acuerdos bilaterales para el control armamentístico y la no proliferación en momentos en que sentía que iba perdiendo. Ahora parece que entramos en una fase en la que apenas quedarán acuerdos en vigor, y Putin parece sentirse cómodo en este escenario”.

Pero la caída del sistema de control también afecta al sector convencional. “En muchas regiones necesitamos que haya una mayor confianza entre los países rivales. Y eso se consigue con mucha más transparencia y con mucho más diálogo, aunque sea para que cada cual fije sus líneas rojas”, advierte Siemon Wezeman, investigador principal del programa sobre transferencias de armas y gasto militar en el SIPRI. “Veamos en qué queda el intento en la península de Corea. Cada vez se avisa y se informa menos de las maniobras militares, y eso es muy peligroso con los niveles actuales de desconfianza. Son muchas las zonas en las que un error militar puede precipitar rápidamente una escalada bélica: India con Pakistán o China, Irán con Arabia Saudí, China con Japón…”.

Administración de Obama

Todos estos factores espolean una carrera que, coinciden los expertos, tiene en la primacía tecnológica su estrella polar. En el sector nuclear, EE UU se ha embarcado en una descomunal renovación de sus arsenales, emprendida ya bajo la Administración de Obama (una suerte de condición impuesta por el Congreso para aprobar el New START), valorada en 1,2 billones de dólares hasta 2036, según cálculos de la Oficina Presupuestaria del Congreso.

Rusia, por su parte, alardea de grandes innovaciones en sus arsenales. En el último discurso del estado de la nación, Putin emprendió una amplia digresión en ese capítulo, y presentó una nueva generación de armas, mostrando incluso un vídeo con cabezas nucleares apuntando a Florida, donde Trump tiene una residencia. Entre otras cosas, habló de un supuesto misil de crucero con propulsión nuclear (“nadie en el mundo tiene algo parecido”, dijo); de un misil balístico intercontinental capaz de golpear tras sobrevolar los polos; de drones submarinos de alta velocidad armados con cabezas nucleares o convencionales (“prácticamente invencibles”); de misiles hipersónicos lanzados desde aviones de combate. Los expertos tienen profundas dudas sobre la capacidad real rusa en estos dominios, pero el discurso es revelador.

Y China, por su parte, protagoniza grandes progresos. Avanza en la constitución de una flota de alta mar y mejora su tecnología en todo el espectro, lo que le abre también mercados de venta. “China ha invertido muchísimo en innovación y ya produce material muy avanzado y más barato que el ruso o el norteamericano”, explica Wezeman, del SIPRI. “Hace 30 años fabricaban basura y hoy venden algunos de los mejores drones que existen. Las opciones de Pekín de competir realmente con Washington y Moscú en el mercado global de las armas pasan por que sea capaz de penetrar en el mercado de Oriente Próximo, que está en plena ebullición y todavía se le resiste”.

La carrera amenaza con adentrarse en territorios desconocidos, con hallazgos tecnológicos que pueden ser desequilibrantes. Pero también por resucitar viejas estructuras como la segunda flota de EE UU. Un escenario repleto de riesgos.

 

2.

 

Brahma CHELLANEY, “The World According to Trump and Xi” a Project Syndicate (22-05-18)

https://www.project-syndicate.org/commentary/trump-xi-unilateralism-by-brahma-chellaney-2018-05

– The world’s leading democracy, the United States, is looking increasingly like the world’s biggest and oldest surviving autocracy, China. By pursuing aggressively unilateral policies that flout broad global consensus, President Donald Trump effectively justifies his Chinese counterpart Xi Jinping’s longtime defiance of international law, exacerbating already serious risks to the rules-based world order.

China is aggressively pursuing its territorial claims in the South China Sea – including by militarizing disputed areas and pushing its borders far out into international waters – despite an international arbitral ruling invalidating them. Moreover, the country has weaponized transborder river flows and used trade as an instrument of geo-economic coercion against countries that refuse to toe its line.

The US has often condemned these actions. But, under Trump, those condemnations have lost credibility, and not just because they are interspersed with praise for Xi, whom Trump has called “” and “a great gentleman.” In fact, Trump’s behavior has heightened the sense of US hypocrisy, emboldening China further in its territorial and maritime revisionism in the Indo-Pacific region.

To be sure, the US has long pursued a unilateralist foreign policy, exemplified by George W. Bush’s 2003 invasion of Iraq and Barack Obama’s 2011 overthrow of Muammar el-Qaddafi’s regime in Libya. Although Trump has not (yet) toppled a regime, he has taken the approach of assertive unilateralism several steps further, waging a multi-pronged assault on the international order.

Almost immediately upon entering the White House, Trump withdrew the US from the Trans-Pacific Partnership (TPP), an ambitious 12-country trade and investment agreement brokered by Obama. Soon after, Trump rejected the Paris climate agreement, with its aim to keep global temperatures “well below” 2°C above pre-industrial levels, making the US the only country not participating in that endeavor.

More recently, Trump moved the US embassy in Israel from Tel Aviv to Jerusalem, despite a broad international consensus to determine the contested city’s status within the context of broader negotiations on a settlement of the Israeli-Palestinian conflict. As the embassy was opened, Palestinian residents of Gaza escalated their protests demanding that Palestinian refugees be allowed to return to what is now Israel, prompting Israeli soldiers to kill at least 62 demonstrators and wound more than 1,500 others at the Gaza boundary fence.

Trump shoulders no small share of the blame for these casualties, not to mention the destruction of America’s traditional role as a mediator of the Israeli-Palestinian conflict. The same will go for whatever conflict and instability arises from Trump’s withdrawal from the 2015 Iran nuclear deal despite Iran’s full compliance with its terms.

Trump’s assault on the rules-based order extends also – and ominously – to trade. While Trump has blinked on China by putting on hold his promised sweeping tariffs on Chinese imports to the US, he has attempted to coerce and shame US allies like Japan, India, and South Korea, even though their combined trade surplus with the US – $95.6 billion in 2017 – amounts to about a quarter of China’s.

Trump has forced South Korea to accept a new trade deal, and has sought to squeeze India’s important information technology industry – which generates output worth $150 billion per year – by imposing a restrictive visa policy. As for Japan, last month Trump forced a reluctant Japanese Prime Minister Shinzo Abe to accept a new trade framework that the US views as a precursor to negotiations on a bilateral free-trade agreement.

Japan would prefer the US to rejoin the now-Japan-led TPP, which would ensure greater overall trade liberalization and a more level playing field than a bilateral deal, which the US would try to tilt in its own favor. But Trump – who has also refused to exclude permanently Japan, the European Union, and Canada from his administration’s steel and aluminum tariffs – pays no mind to his allies’ preferences.

Abe, for one, has “endured repeated surprises and slaps” from Trump. And he is not alone. As European Council President Donald Tusk recently put it, “with friends like [Trump], who needs enemies.”

Trump’s trade tactics, aimed at stemming America’s relative economic decline, reflect the same muscular mercantilism that China has used to become rich and powerful. Both countries are now not only actively undermining the rules-based trading system; they seem to be proving that, as long as a country is powerful enough, it can flout shared rules and norms with impunity. In today’s world, it seems, strength respects only strength.

This dynamic can be seen in the way Trump and Xi respond to each other’s unilateralism. When the US deployed its Terminal High Altitude Area Defense system in South Korea, China used its economic leverage to retaliate against South Korea, but not against America.

Likewise, after Trump signed the Taiwan Travel Act, which encourages official visits between the US and the island, China staged war games against Taiwan and bribed the Dominican Republic to break diplomatic ties with the Taiwanese government. The US, however, faced no consequences from China.

As for Trump, while he has pressed China to change its trade policies, he has given Xi a pass on the South China Sea, taking only symbolic steps – such as freedom of navigation operations – against Chinese expansionism. He also stayed silent in March, when Chinese military threats forced Vietnam to halt oil drilling within its own exclusive economic zone. And he chose to remain neutral last summer, when China’s road-building on the disputed Doklam plateau triggered a military standoff with India.

Trump’s “America First” strategy and Xi’s “Chinese dream” are founded on a common premise: that the world’s two biggest powers have complete latitude to act in their own interest. The G2 world order that they are creating is thus hardly an order at all. It is a trap, in which countries are forced to choose between an unpredictable and transactional Trump-led US and an ambitious and predatory China.

 

3.

 

Sylvain KAHN, “L’Italie, nouveau laboratoire de l’orbanisation de l’Europe” a The Conversation (21-05-18)

https://theconversation.com/litalie-nouveau-laboratoire-de-l-orbanisation-de-leurope-96566

Un tremblement de terre gronde à Rome ! L’improbable se dénoue donc : l’accouchement d’un accord de gouvernement coalisant le Mouvement 5 étoiles (M5S) et la Ligue (Lega). Le nom du chef du gouvernement fait encore l’objet de tractations serrées entre les chefs de ces deux formations et le président de la République, Sergio Mattarella. La nomination du premier ministre puis, sur proposition de ce dernier, du gouvernement est en effet une des prérogatives constitutionnelles du président de la République italienne.

Pour ce faire, Sergio Mattarella demande des garanties à ses interlocuteurs, notamment sur le respect des engagements européens de l’Italie. Si, formellement, rien n’est encore acté, tant les formations populistes sont atypiques et susceptibles de changements de pied, les Italiens s’attendent à ce que ces ultimes négociations débouchent sur un gouvernement de coalition totalement inédit entre le Mouvement 5 étoiles et la Ligue.

Ces deux formations sont celles qui ont obtenu le plus de suffrages aux élections législatives italiennes du 4 mars dernier. Le M5S – que dirige, depuis l’effacement de son fondateur Beppe Grillo, le jeune et lisse Luigi di Maio – totalise un tiers des suffrages et des élus. C’est un parti populiste inclassable, « ni de droite ni de gauche », dont le programme emprunte à toutes les traditions idéologiques, y compris la démocratie directe, l’écologie et la xénophobie.

La Lega est dirigée par Matteo Salvini. C’est un parti d’extrême-droite d’aujourd’hui : populiste, nationaliste, raciste. Ayant mis un mouchoir sur son mépris pour l’Italie et les Italiens du Sud, la Ligue – anciennement Ligue du Nord – est parvenue à nationaliser son électorat. Avec 17 % des suffrages et 20 % des sièges, elle est devenue le premier des trois partis de droite, dont l’alliance électorale a regroupé 37 % des voix.

À eux seuls, ces deux partis qui s’étaient durement combattus durant la campagne ont la majorité au Parlement. Un tout petit nombre d’analystes pariait sur cette alliance, certes contre-nature. Mais qui serait implacablement, disaient-ils, la meilleure traduction gouvernementale possible du message politique envoyé par les électeurs italiens : sortir les sortants et renverser la table. Rompre avec un demi-siècle de culture politique italienne, y compris son européisme inventif. Il aura fallu deux mois pour que Salvini accepte l’invitation que lui fait depuis mars Luigi di Maio.

Un tremblement de terre italienet européen

Tremblement de terre européen, il l’est d’abord car l’Italie est un membre fondateur de la construction européenne. Il suffit de rappeler que le traité instituant la communauté économique européenne est connu sous le nom de « traité de Rome », ville où il fut signé le 25 mars 1957 par les chefs de gouvernements et ministres de six États : la France, l’Allemagne, la Belgique, le Luxembourg, les Pays-Bas et l’Italie. Or, selon l’accord de gouvernement, ce pays sera dirigé par un gouvernement eurosceptique et souverainiste.

Celui-ci ne se contentera sans doute pas de s’opposer à des réformes d’approfondissement de l’Europe, comme celles prônées au nom de la France par Emmanuel Macron. Dans le droit fil de leurs programmes de campagnes électorales respectives, dorénavant consignés dans un contrat de gouvernement détaillé, il proposera très probablement une réforme de l’UE dans un sens souverainiste et populiste, en prétendant « redonner » (sic) leur pouvoir aux peuples européens, et par une politique migratoire xénophobe caractérisée par des objectifs d’expulsions à grande échelle.

Il l’est, ensuite, car l’Italie est la troisième économie de l’Union européenne. Or, les deux partis au pouvoir s’accordent sur la dénonciation démagogique de la gabegie des administrations publiques, tant nationales que locales et européenne, de la corruption et du népotisme. Ils prônent, l’un et l’autre, des baisses d’impôts et l’augmentation des retraites. Il s’agit aussi – après avoir critiqué les réformes dites structurelles, notamment du marché du travail, de réduction des déficits et de modernisation de l’État, entreprises par les précédents gouvernements italiens (Monti, Letta, Renzi et Gentilloni) – de revenir, notamment, sur le recul de l’âge de départ à la retraite.

À eux deux, le M5S et la Ligue séduisent une addition de personnes mécontentes ou inquiètes, à qui ils promettent beaucoup, sans se soucier des règles d’interdépendance qui lient les États membres de la zone euro partageant la même monnaie. La formation de ce gouvernement risque de remettre en cause les fondements de la gestion des finances publiques en Europe.

Certains se réjouiront d’une victoire qui affaiblit l’ordolibéralisme qui caractérise celle-ci. On peut tout aussi bien anticiper un affaiblissement de la capacité de l’État italien à se financer, et une reprise des tensions dans la zone euro : il n’est pas sûr que les citoyens visés par les promesses électorales des deux partis arrivés au pouvoir et qui aspirent à une baisse du chômage et à une augmentation de leur niveau de vie. Mais, selon le proverbe, les promesses n’engagent que ceux qui les reçoivent.

La feinte du Mouvement 5 étoiles

Ce tremblement de terre est-il une surprise ? Il est surtout une nouveauté radicale : il donnerait – et c’est le propre de la démocratie – une traduction institutionnelle et gouvernementale au séisme politique qui a déjà eu lieu avec les résultats des élections du 4 mars dernier. Dès le lendemain de ce scrutin, il était donc possible d’anticiper ce dénouement.

En effet, le M5S perdrait une grande part de sa crédibilité en s’associant avec un des partis classiquement au pouvoir ces vingt dernières années, comme le Parti démocrate de gauche, du gouvernement sortant, ou Forza Italia, dirigé par Silvio Berlusconi. Depuis son surgissement au début de l’actuelle décennie, le Mouvement 5 étoiles ne cesse de dénoncer la corruption et la vacuité des partis de gouvernements, caractérisées selon lui par le fait qu’ils trahissent, par nature, les électeurs qu’ils prétendent représenter.

Cette dénonciation de la trahison du peuple par les élites est au fondement de l’idéologie populiste, dans sa variante de droite comme dans sa variante de gauche. Si le Mouvement 5 étoiles a pu laisser croire, un peu comme une feinte, qu’il ne refuserait pas d’envisager de discuter d’un programme de gouvernement avec le parti de gauche, c’était pour diviser un parti et une mouvance, la gauche de gouvernement, déjà très affaiblis par le résultat des élections. Matteo Renzi, récent jeune et prometteur premier ministre, qui reste leur figure tutélaire mais controversée, a, depuis son aventin sénatorial, empêché ce processus de décomposition de sa famille politique.

Luigi di Maio avait, en revanche, exclu, durant ces deux mois, de négocier avec Forza Italia. Son mouvement, le M5S, est en effet parvenu à supplanter Forza Italia dans ses bastions du Mezzogiorno où celui-ci était lui même arrivé à chausser la botte de feu la Démocratie chrétienne dans les années 1990 et 2000.

L’enterrement programmé de Forza Italia

De son côté, la Lega, elle, est en passe de supplanter ce même Forza Italia dans ses bastions de la droite industrielle, bourgeoise et riche de l’Italie du Nord. Elle y a, notamment, séduit les milieux ouvriers et artisanaux d’aujourd’hui. De ce point de vue, l’alliance Lega et M5S enterrera Forza Italia et débarrassera l’Italie de l’hypothèque Berlusconi, le vieux « caïman », ainsi que l’avait consacré le film saisissant de Nani Moretti en 2006. C’était tentant. Voilà qui est en passe d’être fait.

Forza Italia a préféré s’y résoudre en feignant d’organiser ce mouvement qui le dépasse, selon le célèbre aphorisme de Lampedusa dans son roman Le Guépard. Relégué deuxième de la coalition dite de centre-droit avec moins de 15 % des voix, derrière la Ligue, il avait fait savoir la semaine dernière qu’il ne s’opposerait plus à des discussions directes entre celle-ci et le M5S, et qu’il pourrait envisager de soutenir ce gouvernement de coalition.

Dans le cadre de son alliance électorale du « centre-droit », Forza Italia avait d’ores et déjà accepté de radicaliser son programme de droite pour le rendre compatible avec la xénophobie et la dénonciation virulente de l’UE et des migrants portée par la Ligue.

Une nouvelle synthèse idéologique à l’échelle européenne

La concrétisation de cette coalition gouvernementale inédite parachèverait donc à l’échelle de l’Italie la formidable évolution qui est à l’œuvre en Europe depuis quelques années seulement. Une évolution que nous avons proposé de nommer « orbanisation de l’Europe », du nom de Viktor Orban, premier ministre de Hongrie depuis 2010.

L’orbanisation se caractérise par une nouvelle synthèse idéologique au sein de laquelle les doctrines et les pratiques gouvernementales des partis de la droite parlementaire et de gouvernement se fondent dans les doctrines des partis de droite radicale et extrême, qui se caractérisent par une pratique illibérale et souverainiste de la démocratie parlementaire.

En Hongrie, le parti de Viktor Orban incarne cette synthèse à lui seul ; il la met en œuvre au gouvernement depuis 2010 en ayant remporté trois élections législatives de rang (2010, 2014, 2018). Et ceci, tout en demeurant membre du Parti populaire européen, la grande fédération des partis conservateurs et démocrates-chrétiens, traditionnellement très favorable à la construction européenne et au libéralisme politique, et qui est aussi le groupe le plus nombreux au sein du Parlement européen.

La bénédiction donnée par un Silvio Berlusconi affaibli à l’alliance entre le M5S et la Lega témoigne de la vigueur et de la dynamique qui portent cette « orbanisation » de la vie politique européenne. À la fin de l’année 2017, elle a pris en Autriche le visage d’une alliance entre le parti autrichien membre du PPE, l’ÖVP (chrétien démocrate) et le parti d’extrême droite FPÖ, membre de l’ENL (Europe des nations et des libertés), qui regroupe au Parlement européen plusieurs partis d’extrême droite dont le Front national… et la Ligue.

Une configuration inédite

En Italie, l’orbanisation est sur le point de prendre une forme bien plus nouvelle, puisqu’elle se réalise et se décline en marginalisant Forza Italia, le parti italien membre du PPE. L’Italie est ainsi, une de fois plus, un laboratoire politique européen, selon l’heureuse formule de Marc Lazar. Cette fois-ci, s’y invente sous nos yeux une configuration inédite dans laquelle :

•     des partis du courant protestataire et tribunicien, qui classiquement restent dans l’opposition, accèdent au pouvoir ;

•     cette accession se fait par exclusion ou marginalisation – sans alliance avec ceux-ci – des partis de gouvernement ;

•     les repères et les marqueurs idéologiques droite/gauche classiques sont brouillés et dénoncés comme dépassés ;

•     les dirigeants nouveaux prétendent que c’est le peuple qui accède directement au pouvoir à travers eux : un peuple (ici italien) pur, authentique, idéalement uni, et dont l’avènement va nécessairement de pair avec la dénonciation de groupes et de communautés qui le menaceraient – ici : les migrants, les étrangers, les musulmans, les Roms, les fonctionnaires, les assistés…

Ce faisant, l’accord survenu entre le Mouvement cinq étoiles et la Ligue cristallise et donne un visage à des évolutions qui traversent l’ensemble des sociétés européennes, où elles s’y parent d’habits moins neufs.

Le visage neuf de leuroscepticisme

Si cet accord a été jugé très improbable, c’est qu’il est en effet osé, et bien plus neuf, que l’alliance droite-extrême droite d’Autriche que dirige le chancelier Kurz. Il est aussi, dès lors qu’il se matérialise au gouvernement, bien plus tourné vers le futur et les autres Européens que l’alliance d’une partie des conservateurs britanniques et du UKIP ayant plaidé victorieusement pour le Brexit. Pour cette raison, M5S et Lega pourraient mettre en œuvre un programme et une pratique de gouvernement plus radicalement inattendus.

Cet accord donne également un visage neuf, et jeune, à l’euroscepticisme. En cela aussi, le laboratoire italien participe de l’orbanisation de la vie politique en Europe. Viktor Orban prône, en effet, un nationalisme européen. Il s’agit d’une convergence des luttes souverainistes contre « l’islamisation des sociétés européennes » (sic). Il s’agit de rétablir la souveraineté des nations des États membres de l’UE sans sortir de celle-ci. L’UE peut, en effet, être détournée pour mettre en œuvre à l’échelle du territoire européen des politiques publiques qui promouvraient ce rétablissement des souverainetés nationales et cette protection de la civilisation européenne qu’il appelle de ses vœux. Ainsi, avant même de soumettre leur programme de coalition au Président Mattarella, la Lega et le M5S avaient déjà abandonné, respectivement, l’idée de sortir de l’euro, et, a fortiori, de l’UE.

En Hongrie, ce nationalisme européen va de pair avec une abrasion de l’État de droit, l’étouffement de l’indépendance économique des médias, le fait de favoriser des oligopoles et du népotisme – à tel point que Balint Magyar qualifie la politique des gouvernements Orban d’État mafieux.

En Italie, les deux partis populistes et xénophobes arrivés au pouvoir plaident pour un rajeunissement des élites, une reconnaissance de l’entrepreunariat et de l’initiative, l’horizontalité et l’initiative locale – versant soutien aux start-up, démocratie directe et revenu universel de citoyenneté pour le M5S, et version baisse des charges et des taxes et préférence nationale à tous les échelons pour la Lega.

Pour autant, quelles pratiques politiques déclineront concrètement l’objectif d’en finir avec la corruption et la « caste », selon le terme par lequel les populistes italiens désignent les cadres et les élus des partis de gouvernement qu’ils combattent ? C’est au nom d’objectifs similaires que les actuels gouvernements hongrois, polonais et tchèque s’en prennent aux juges, à la séparation des pouvoirs, ou aux hauts fonctionnaires et au pluralisme de la presse et des médias.

Les partis majoritaires dans ces trois pays se réclament de l’illibéralisme. Fareed Zakaria l’a caractérisé comme une doctrine qui sépare l’exercice de la démocratie représentative (multipartisme et compétition électorale), de l’État de droit (libertés constitutionnelles, séparation des pouvoirs et indépendance de chacun d’eux, liberté de la presse, respect des minorités…).

L’Italie, après le Danemark

Au vu de ce qui se passe en Italie depuis le 4 mars, on ne peut déjà plus faire comme si cette évolution majeure qu’est l’orbanisation caractérisait, avec la Hongrie et la Pologne, la seule ancienne « Europe de l’Est ». Déjà le Danemark propose le cas de figure d’un gouvernement de centre droit qui déroge à l’État de droit pour les ressortissants étrangers non citoyens de l’UE et qui envisage de le faire pour les habitants des zones sensibles qui commettraient des délits.

Dirigé par Laars Lokke Rasmussen, ce gouvernement de coalition de trois partis centristes libéraux et de droite doit sa majorité parlementaire au parti d’extrême droite arrivé deuxième aux élections de 2015, le Parti du peuple danois. Cette configuration témoigne d’une radicalisation de la droite danoise qui, devenue xénophobe, met en place des mesures bien éloignées du libéralisme politique dont elle se réclame depuis des décennies. L’historique parti libéral d’Allemagne, retourné dans l’opposition depuis les élections de 2017, connaît actuellement une trajectoire idéologique du même type.

Partout en Europe les eurosceptiques et les illibéraux abandonnent leur posture tribunicienne et cherchent à accéder au pouvoir en se réclamant d’une autre façon de poursuivre l’entreprise européenne plutôt que d’en sortir. L’onde de choc du tremblement de terre politique italien, qui donne à cette orbanisation de l’UE une forte visibilité, ne fait que commencer à se faire sentir.

Des tensions qui ne vont pas tarder

Ce faisant, les contradictions et les tensions ne vont pas tarder à apparaître au sein même de cette onde de choc. Filons encore un instant la métaphore sismique : comme tout tremblement de terre, celui-ci court le long de différents plans de faille, et fracture le substrat en plusieurs blocs. L’extrême-droite associée au pouvoir au Danemark ou en Autriche ne verra pas d’un bon œil les coups de boutoir contre l’ordo libéralisme et le sérieux budgétaire annoncés, dès lors qu’elle se concrétisera, par la coalition gouvernementale antisystème italienne.

Cette coalition devra aussi négocier avec ceux de ses interlocuteurs économiques, patronaux et syndicaux, qui s’inquiéteront d’une possible reprise de l’inflation et de l’envolée des taux d’intérêt suite à la dégradation annoncée des finances publiques du pays.

Les deux partis antisystème ne pourront pour autant renoncer purement et simplement aux mesures de baisses des impôts et d’augmentation des allocations sociales gravées dans le marbre de leur contrat de gouvernement : leur crédibilité comme leur installation durable au pouvoir en dépendent. Mais, face à l’ouverture de plusieurs bras de fer sur ce terrain, ils devront, sinon lâcher du lest, toutefois passer des compromis, en étalant la réalisation de ces mesures dans le temps, ou en les ciblant.

Ils ont déjà fait marche arrière, la semaine dernière, sur leur exigence d’annulation partielle de la dette contractée par l’État italien auprès de la BCE. Ils y reviendront d’une façon ou d’une autre. L’histoire et le fonctionnement de la construction européenne nous enseignent que la vie politique de l’UE est faite de négociations permanentes et de compromis globaux – de package deal. C’est pourquoi il est probable que les mesures les plus immédiatement et les plus fortement visibles du gouvernement antisystème italien soient des mesures dites de politique migratoire.

C’est en effet dans ce domaine que la convergence des différentes extrêmes-droites européenne est la plus forte. De même, c’est dans ce domaine que la radicalisation de la droite de gouvernement et la colonisation de sa doctrine par l’idéologie d’extrême-droite est la plus avancée et, là encore, la plus répandue en Europe. « L’Italie » d’abord et « l’Italie aux Italiens » sont en effet deux des slogans forts de la Ligue, tandis que celui-ci et le M5S s’accordent sur une définition commune d’un peuple politique italien mythique et authentique. Ils partagent ceci avec les autres partis populistes et d’extrême-droite européens.

Vers une européanisation de la xénophobie

La suspension, partielle mais substantielle, depuis 2015, du franchissement des frontières intérieures à l’UE sans contrôle des papiers d’identité – ce qu’on appelle la libre circulation des personnes au sein de l’espace Schengen – est le signal le plus tangible de cette évolution. Il est très probable que les premiers et les grands perdants, dans un délai très rapproché, de l’arrivée au pouvoir des populistes antisystème italien, seront les personnes étrangères et les ressortissants européens d’origine étrangère ou considérés comme tels. On peut certes, d’ores et déjà, anticiper une amplification des mobilisations de solidarité au sein des sociétés civiles, et des batailles sur le terrain juridique, notamment auprès de la CEDH (Cour européenne des droits de l’homme) et de la CJUE (Cour de justice de l’UE).

Des gouvernements d’autres États membres de l’UE se déclareront choqués par l’expulsion sans ménagement de 600 000 étrangers et un durcissement sans précédent des conditions d’examen et de rétention des candidats à l’installation dans l’UE via l’Italie, l’une et l’autre prévue dans le programme de gouvernement annoncé. Mais il est très improbable que ces gouvernements fassent pression et mettent en œuvre des sanctions ou des mesures de contraintes pour les empêcher – ce qu’ils ne manqueront pas de faire dans le domaine de la monnaie et des comptes publics – quand bien même l’une et l’autre s’affranchiraient sans vergogne du droit européen. Le temps que CEDH et CJUE condamnent, ces actions auront déjà eu lieu, et il n’y aura pas moyen de revenir en arrière.

La première, et sans doute la plus durable, des conséquences en Europe, de l’arrivée au pouvoir du M5S et de la Ligue en Italie, sera probablement une européanisation de la xénophobie. Son pendant sera une inflexion xénophobe, voire raciste, des politiques publiques communautaires et nationales, dirigée de façon essentialiste contre les personnes originaires de familles ou de pays étrangers à l’UE, notamment les pays du monde arabo-musulman et d’Afrique sub saharienne, ainsi que contre les Roms, et, de façon larvée et ponctuelle, comme en Hongrie et en Pologne d’ores et déjà, contre les Juifs.

Avec l’avènement programmé en Italie d’un gouvernement antisystème animé, entre autres, par l’extrême droite, le front se durcit entre les deux Europes : celle d’un nationalisme rajeuni en nationalisme européen et celle d’un européisme renouvelé par son affirmation offensive d’une souveraineté européenne. La première s’inscrit dans le sillon des anti-Lumières, une tradition européenne, ancienne, bien documentée mais occultée depuis la défaite des fascismes et la dynamique de la construction européenne. La seconde s’inscrit dans une tradition tout aussi vivante qui, encore que plus que la doctrine libérale, est celle des Lumières, notamment sur leurs versants kantien et érasmien. La bataille des élections européennes 2019 sera décisive.

 

4.

 

Entrevista a Cas MUDDE a El Español (19-05-18)

https://www.elespanol.com/mundo/europa/20180518/independentismo-catalan-no-principalmente-populista-burgues/308220168_0.html

Populismo es una de las palabras de las que más se abusa estos días en el lenguaje político y periodístico, a menudo como arma para descalificar a adversarios y enemigos. Pero ¿qué significa exactamente este término? “Es una ideología que considera que la sociedad se divide en dos bandos homogéneos y antagónicos, el pueblo puro frente a la élite corrupta, y que sostiene que la política debe ser expresión de la voluntad general del pueblo”. Esta es la definición acuñada por el politólogo holandés Cas Mudde (Ámsterdam, 1967) en el libro Populism: a very short introduction, escrito con Cristóbal Rovira y que publicará en castellano Alianza Editorial este año. Al ser una ideología tenue, a menudo se mezcla con otros rasgos. El de izquierdas, con el socialismo y el de derechas con alguna forma de autoritarismo o nativismo.

El populismo puede tener efectos positivos en la democracia, como dar voz a grupos que no se sienten representados, facilitar la integración en el sistema político de bloques excluidos de la sociedad o forzar una mayor rendición de cuentas por parte de los políticos, sostiene Mudde en el libro. Pero también tiene un impacto negativo, como tratar de imponer la fuerza de la mayoría soslayando los derechos de las minorías, utilizar la noción de soberanía popular para erosionar las instituciones o crear nuevas brechas políticas que haga imposible formar coaliciones estables de Gobierno.

Profesor en la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales de la Universidad de Georgia, columnista en el diario The Guardian y tuitero impenitente, Mudde es uno de los mayores expertos en el populismo y la extrema derecha en Europa y Estados Unidos, fenómenos sobre los que ha escrito una decena de libros. EL ESPAÑOL conversa con él en Bruselas aprovechando la gira de conferencias que está realizando estos días por las capitales europeas y que coincide con el acuerdo entre dos partidos populistas y euroescépticos, La Liga y el Movimiento 5 Estrellas (M5E), para formar Gobierno en Italia, que ha generado mucha inquietud en Bruselas. Mudde se apresura a corregir al periodista: no es la primera vez que los populistas dirigen Italia. El pionero fue Silvio Berlusconi, un “populista puro” que se coaligó en 1994 con la Liga Norte de Umberto Bossi y la Alianza Nacional de Gianfranco Fini. La UE sobrevivió entonces como también sobrevivirá ahora, pronostica.

¿Le sorprende que el M5E y La Liga hayan llegado a un acuerdo? ¿Este Gobierno puede sobrevivir una legislatura completa o caerá en poco tiempo víctima de sus contradicciones?

Me ha sorprendido, pero me hubiera sorprendido cualquier acuerdo porque no había ninguna alternativa lógica. Yo pensé que habría nuevas elecciones. El acuerdo todavía no puede darse por hecho. Aparte de las diferencias políticas, todavía no sabemos quién será el primer ministro. Y el hecho de que no puedan resolver esta cuestión clave dice mucho sobre el grado de confianza entre los dos partidos.

Si al final se cierra el acuerdo, lo más probable es que tan pronto como formen Gobierno, la popularidad de los dos partidos caiga de forma significativa. En ese momento, ambos tendrán incentivos para no convocar elecciones. La duda es cuál será el grado de disciplina y organización del M5E. La Liga se mantendrá unida, porque ya han estado en el Gobierno y son un partido de Gobierno. Pero no sabemos nada del M5E. Cuando estaban en la oposición nadie rompió filas, pero allí no hacían nada. La mayoría parlamentaria de este Gobierno no va a ser muy grande, así que si pierden a gente del M5E, el Gobierno podría caer. Es mucho más probable que caiga por este motivo que por una disputa entre La Liga y el M5E.

El programa que han pactado M5E y La Liga es una especie de declaración de guerra a la UE, ¿el nuevo Gobierno italiano supone un riesgo existencial para la Unión o capitulará como Syriza en Grecia?

Las últimas versiones del acuerdo de Gobierno son ya mucho más moderadas, así que parece que ya han capitulado incluso antes de llegar al Gobierno. Esto puede dañar la confianza de sus votantes, pero probablemente aumentará la confianza de la UE y del mundo financiero. Porque ven que ya están capitulando y piensan que el Gobierno finalmente no será tan malo. De todas formas, su auténtico problema es que nadie les va a dar ningún margen, a diferencia de lo que ocurrió con los Gobiernos de Renzi o Monti, que tampoco cumplían las reglas europeas. Porque son outsiders y no confiamos en ellos.

Su programa consiste en gastar a diestro y a siniestro. Querían que se les perdonen 250.000 millones de deuda o una renta básica financiada a un 20% por fondos europeos. Pero eso se basa en la asunción de que la UE confiará en ellos, incluso más que antes. Obviamente eso no va a ocurrir. No ocurriría en ninguna circunstancia, pero mucho menos con partidos que han hecho campaña contra la UE y que son percibidos como poco fiables. Ese es el problema que tienen. Tienen una narrativa que no crea confianza y un programa que sólo puede aplicarse con confianza. Es lo mismo que le pasó a Syriza en Grecia.

¿Entonces descarta que Italia vaya a llegar hasta el final en un choque con la UE?

Italia es mucho más grande que Grecia. Grecia simplemente no podía hacerlo, sin el dinero extra quebraban. De la quiebra de Italia se viene hablando desde hace años, si no son décadas. Yo no soy economista, pero asumo que si se habla de ello es porque realmente están muy cerca de la bancarrota. Así que no creo que tengan el espacio financiero necesario para enfrentarse a la UE. La idea de que otros les rescatarán tampoco va a funcionar. (El presidente ruso, Vladimir) Putin ni siquiera invirtió en Grecia y no va a invertir ahora en Italia, para lo que necesitaría mucho más dinero.

Incluso si quieren ir hasta el final, no creo que puedan. Habría gente que rompería filas y el Gobierno caería. Creo que van a capitular, pero está claro que retóricamente no serán constructivos. La única forma en que podrían perjudicar a la UE -no acabar con ella pero sí desestabilizarla- es convocando un referéndum sobre la pertenencia a la zona euro, algo de lo que han hablado. No tanto por la decisión final, sino por la inseguridad que generaría: todo el mundo especularía contra el euro. Todo lo demás es retórica: no ayuda, pero tampoco desestabiliza de forma fundamental a la UE o a la eurozona.

En Austria, los populistas de ultraderecha del FPO han entrado también en el Gobierno en coalición con los democristianos. ¿Estas coaliciones debilitan o fortalecen a los populistas?

No hay un patrón único. El FPO implosionó cuando entró en el Gobierno en 2000. La Liga se mantuvo unida, incluso ganó y no se moderó. A algunos partidos les va bien. El Partido Popular Danés apoyó a un Gobierno en minoría y le fue muy bien. La Lista Pim Fortuyn, que es un partido populista de derecha en Holanda, se derrumbó. Depende de cómo de bien estructurado esté un partido. El FPO va a sobrevivir. Perderá apoyos, que es lo que les ocurre a la mayoría de partidos radicales que llegan al Gobierno, pero no se romperán de nuevo ni desaparecerán.

La Liga seguro que sobrevive a este Gobierno en Italia. El M5E inevitablemente sufrirá un gran golpe porque es una coalición amorfa basada en el resentimiento. Cada cual ve en el M5E lo que quiere ver: ecologismo, movimiento antiinmigración, democracia directa. Eso es perfectamente posible cuando estás en la oposición. Pero cuando se llega al Gobierno hay que dar prioridad a unas cosas sobre otras, se decepciona. Nadie sabe lo que es realmente el M5E, ni siquiera ellos mismos. No tenemos ninguna pista sobre lo que harán. Por otro lado, el M5E tiene a un líder bastante cualificado (Luigi di Maio), que puede llevar al partido donde quiera, reinventarlo y construir un electorado alrededor.

A los periodistas no les gusta, pero la política es muy compleja. Además la política es algo muy nacional. Estamos obsesionados con las tendencias europeas, pero hay muy pocas. Todas las elecciones son predominantemente nacionales. Los partidos de oposición ganan, los partidos que están en el Gobierno pierden, casi siempre es así, independientemente de su ideología. Si un partido está razonablemente organizado, sea populista o de la izquierda radical, sobrevive a las coaliciones.

En la UE tenemos también el caso de Hungría y Polonia, que se declaran como democracias antiliberales, ¿se les puede considerar también populistas?

Sí, son populistas, pero la diferencia es que ellos son también el sistema. Son dos partidos que eran convencionales y se convirtieron en derecha radical. Su principal problema es demostrar que se enfrentan a una quinta columna en casa. (El primer ministro húngaro, Viktor) Orbán es tan poderoso que el argumento de que los socialdemócratas son la auténtica élite es imposible de sostener. Por eso necesita como enemigos a George Soros y a la UE. Su historia es que él es la voz del pueblo y hay una élite, Soros y la UE, que trabajan a través de las ONG y de los partidos tradicionales. Está claro que lo hace muy bien.

El partido Ley y Justicia es otra cosa. A diferencia de Orbán, que se conoce a la UE a la perfección, su líder, Jaroslaw Kaczynski, nunca sale de Polonia, no tiene ni idea sobre la UE ni ningún interés en saber. Eso significa que cuando se le critica por hacer algo antiliberal, su primera respuesta es arremeter contra la UE. En contraste, la respuesta de Orbán es decir: Francia o Alemania también hacen esto. Y también sabe cómo funciona el Partido Popular Europeo (PPE), del que ha sido vicepresidente. Sabe que nunca tiene que cargar directamente contra ellos, sino parar el golpe, hacer una escena y centrarse en unos pocos puntos. Cambia alguna cosa y la UE ya piensa que ha hecho lo que ha podido. Es lo que lleva haciendo casi una década. Por eso la Hungría de Orbán es mucho más antiliberal y estable que Polonia. Pero en los dos casos, lo crucial es que no hay oposición. No llegaron al poder porque todo el mundo lo estaba haciendo bien pero ellos tenían un programa mejor. Llegaron al poder porque los Gobiernos anteriores eran muy corruptos y se les pilló.

La UE declaró victoria tras el triunfo de Mark Rutte en Holanda y de Emmanuel Macron en Francia, pero por lo visto en Hungría o Italia se precipitaron, ¿qué ha hecho mal Bruselas a la hora de enfrentarse al populismo?

Hacen tantas cosas mal que resulta increíble. Pero lo peor es que no castigan a los populistas. Usan mucha retórica y convocan a Orbán a Bruselas y (el líder de los liberales europeos, Guy) Verhofstadt hace un discurso contra él. Pero Orbán regresa y todo sigue igual. Continua recibiendo una cantidad masiva de dinero de la UE. Esto es lo que la UE hace mal. Deberían aplicar sus propias reglas. Sabemos -y ha sido documentado por la OLAF (la oficina antifraude de la UE) y la prensa- que Orbán ha creado una cleptocracia en Hungría. Muchos de los grandes proyectos financiados por la UE se están concediendo sin licitación a sus amigos y de forma indirecta al propio Orbán mismo. Eso va contra las reglas de la UE. Así que la UE debería suspender los subsidios. Es algo previsto en la normativa, no se necesitan nuevas leyes.

Lo triste es que se trata de un problema de partidismo. El PPE critica al primer ministro eslovaco, Roberto Fico (porque es socialista) y los socialistas critican a Orbán o a Kaczynski. Pero tienes que criticar a los tuyos. Mientras el PPE no critique a Orbán, todo va a ir mal, porque eso muestra que no hace falta cumplir realmente las normas.

En España tenemos el caso de Podemos, que al principio era claramente populista según su definición pero ahora ha evolucionado hacia una izquierda radical más tradicional. Ya no hablan de la casta. ¿Cómo interpreta este cambio?

Hace ya tiempo que en la élite del partido hay una discusión entre los que son populistas y los que no lo son. Iglesias ha sido muy sincero sobre esto. Recuerdo una entrevista en la que decía: soy marxista, pero no se puede vender nada como marxista y por eso soy populista. Cuando Podemos se coaligó con Izquierda Unida y no logró el resultado esperado, hubo una discusión sobre hacia dónde ir. Y claramente Iglesias no quiso ir por el lado populista.

Con Podemos, la estructura es cada vez más clara. Iglesias ha tomado el control a nivel nacional y quiere volver a las raíces (marxistas). Me parece que eso tiene menos atractivo, aunque él posee un carisma de líder moderno de la izquierda radical en lugar de parecer un marxista de la vieja escuela. Pero el momento de mayor impulso de Podemos ya ha pasado y eso va más allá de una cuestión de porcentajes: ya no se les percibe como la gran amenaza para el sistema. Así que ahora tienen que hacer un planteamiento a largo plazo: ¿cómo me defino, cómo logro influencia?

Con la Gran Recesión, en España se produjo no sólo el auge de Podemos sino también del independentismo catalán. ¿Les definiría como un movimiento populista?

No lo sigo muy de cerca, en parte porque está muy polarizado. En Twitter sólo me encuentro con catalanes fervorosos o con españoles fervorosos. He visto varios estudios que muestran la retórica populista que utilizan algunos dirigentes. Pero creo que la base no es populista. La base del nacionalismo y el separatismo catalán es burguesa, es una cuestión de dinero. Durante la crisis, todo el mundo tiene menos y Cataluña se enfada más por el hecho de que el dinero se transfiere a otras partes. La retórica populista es una consecuencia de la implicación de la izquierda radical y de la política de calle. Pero no lo veo principalmente como un movimiento populista.

¿Pero es la retórica populista la que ha hecho que el independentismo crezca tanto?

Probablemente, porque hace que parezca menos un movimiento nacionalista burgués. Lo que hace el populismo es hacer que las cosas no parezcan tan políticas. No se trata de un partido o una clase, sino de la gente: es algo que todos queremos, es de sentido común, no se trata de un proyecto ideológico. Así que les ayuda. Pero no hay nada que les ayude más que la respuesta de España. Muchos catalanes no están probablemente muy comprometidos con la independencia. Pero si se enfrentan a lo que perciben, especialmente en el contexto histórico español, como una respuesta española autoritaria y represiva, su solidaridad irá hacia los nacionalistas en lugar de hacia el Estado.

El hecho de que hayan elegido como presidente de la Generalitat a una persona cuya retórica xenófoba ha sido criticada por SOS Racismo, ¿podría reducir ese atractivo populista?

No lo sigo tan de cerca como para pronunciarme. La cuestión es que no tienen tantas opciones. Hay gente en prisión, no pueden organizarse bien. En ese contexto, a menudo los más radicales se presentan como voluntarios mientras el resto adopta una actitud de esperar y ver. Ahora estamos en una situación de bloqueo. También en este caso su momento de mayor impulso ha quedado atrás, pero el problema ha llegado a tal nivel que España tendrá que abordarlo. En estos momentos, su defensa clave es que la actuación de los independentistas es ilegal. Pero si los secesionistas vuelven a hacer lo mismo pero dentro de los márgenes de la ley, van a encontrar una recepción mucho más comprensiva en la UE.

El tema ha cobrado mucha más importancia y el resentimiento hacia el Estado español ha crecido. El populismo es una cuestión colateral. Lo importante es que hay una nueva generación de catalanes que tiene una experiencia personal de un Madrid represivo. Eso no ocurría antes, porque la retórica de los independentistas se remitía a Franco. No estoy diciendo que el Estado actual sea franquista, sino que es más fácil hacer esta conexión y es lo que hacen los independentistas. El Gobierno español ha sido muy insensible a cualquier crítica. Creo que esto no va a resolverse a corto plazo, pero está en la agenda y los próximos Gobiernos tendrán que abordarlo.

Incluso Podemos o los independentistas se declaran en cualquier caso europeístas, ¿cómo se explica que siendo España uno de los países más golpeados por la crisis no hayan surgido partidos eurófobos?

Es lo mismo que ha pasado con Syriza, son euroescépticos pero a la vez quieren más integración, aunque no están felices con la actual UE. Pero es verdad que vosotros no tenéis una derecha radical. En parte tiene que ver con la historia del nacionalismo español. En primer lugar, hay varias comunidades que tienen una fuerte identidad regional. El nacionalismo como sentimiento está ligado o a Franco o a una identidad regional. Eso hace muy difícil desarrollar una derecha radical, porque si se te vincula con Franco estás muerto políticamente y como nacionalismo regional tampoco funciona. El sistema electoral tampoco facilita que surjan nuevos partidos a escala nacional.

¿Qué pasará en las elecciones europeas de mayo de 2019? ¿Veremos una nueva explosión populista que ponga en riesgo el futuro de la UE?

No creo que sea verdad que los populistas vayan a ganar. Ya eran fuertes en 2009, o en 2014, y volverán a ser fuertes. Pero lo más importante de las elecciones será el brexit. La ausencia de los partidos británicos provocará un auténtico cambio de fuerzas en el Parlamento Europeo. En el PPE no tendrá ningún efecto porque no tienen ningún partido británico adscrito. Los socialistas perderán a los laboristas, uno de los últimos grandes partidos socialdemócratas en un gran país.

Así que espero que el PPE salga extraordinariamente reforzado. Los socialistas caerán. Y los liberales de ALDE dependen de lo que haga Macron. Si funda su propio partido, les perjudicará. Pero si Macron se suma a ALDE, serán realmente muy grandes y pueden quedar segundos. Los dos grandes ganadores populistas en 2014 fueron el UKIP, que está muerto, y el Frente Nacional, que no logrará esta vez el 25% de los votos. Así que por lo que se refiere a los escaños, los populistas van a tener grandes pérdidas. Y no veo muchos partidos populistas que vayan a mejorar mucho. Si eso ocurre en países pequeños, será por ejemplo un escaño más.

 

5.

 

Enric JULIANA, “El airbag vasco” a La Vanguardia (24-05-18)

http://www.lavanguardia.com/politica/20180524/443791003947/el-airbag-vasco.html

Aitor Esteban colgó el teléfono a un diputado catalán después de transmitirle, hace unos días, cuál era la opinión del Partido Nacionalista Vasco sobre la situación política en Catalunya y su repercusión en el inminente debate de los presupuestos generales del Estado. Fue una comunicación intensa. Fue una conversación dura.

El portavoz del nacionalismo vasco en el Congreso estaba enfadado. Tan enfadado que casi dejó con la palabra en la boca a un interlocutor que podríamos situar en el sector más moderado del soberanismo catalán. Esteban sabía con quién estaba hablando, pero en algún momento seguramente imaginó que al otro lado de la línea telefónica tenía a Carles Puigdemont o a Joaquim Torra, el nuevo presidente vicario de la Generalitat.

En pocas palabras: el PNV considera un error la manera cómo Puigdemont y su círculo de confianza están gestionando los resultados de las elecciones de diciembre en Catalunya. Creen equivocada la política de cuanto peor, mejor, y observan con mucha preocupación que esa estrategia de la tensión está teniendo como principal consecuencia una mayor proyección electoral de Ciudadanos en toda España. En Sabin Etxea temen un futuro gobierno de España controlado por el partido de Albert Rivera

Evidentemente, hay otros motivos más prosaicos para el enfado. El PNV había bordado la negociación y en el último minuto ha tenido que tragar quina 155. Una negociación sofisticada, efectivamente. Gracias al papel decisivo de sus cinco diputados en el actual Congreso, los jeltzales han conseguido cuatro o cinco cosas muy importantes: una liquidación del cupo de acuerdo con los cálculos del Gobierno vasco, el compromiso de una mayor aceleración de las obras del AVE a Euskadi y políticas favorables a su industria. Inversiones por valor de 534 millones. Una subida de las pensiones conforme al IPC ha sido el golpe de efecto del acuerdo, que ha descolocado a la izquierda. (El PSOE, en su actual fase vacilante, se ha quedado perplejo).

Y de broche, un mensaje de estabilidad que esta semana vale su peso en oro en Bruselas, París y Berlín. A la misma hora que el Euskadi Buru Batzar (comité ejecutivo del PNV) anunciaba el voto favorable a los presupuestos españoles, el presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella, encargaba la formación de gobierno a un jurista llamado Giuseppe Conte, que pronto encabezará un gabinete de línea euroescéptica, integrado por el Movimiento 5 Estrellas y la Liga Norte, partidos que han amenazado con cuestionar la pertenencia de su país en el euro. la prima de riesgo italiana ha subido los últimos días a 190 puntos.

Los vascos cuidan su “estatuto europeo”. El estatuto europeo catalán se halla en estos momentos pendiente de un tribunal de justicia alemán.

El Partido Popular dispone ahora de dos años –quizás año y medio– para intentar levantar cabeza, si es que aún dispone de tiempo histórico para ello. Sabin Etxea ha conseguido sus principales objetivos estratégicos, tragando quina 155 en el último minuto. Rajoy no ha querido regalarles un visto bueno táctico al Govern de la Generalitat propuesto por Torra, ante la creciente presión de Ciudadanos.

Y en los pasillos del Congreso está naciendo una amistad. El PNV comienza a llevarse bien con Esquerra. “Os comprendemos”, le han dicho a Aitor Esteban algunos diputados de la novísima ERC pragmática.

 

6.

 

Cesáreo RODRÍGUEZ-AGUILERA DE PRAT, “El PP favorece la desintegración de España” a Agenda Pública (18-05-18)

http://agendapublica.elperiodico.com/el-pp-favorece-la-desintegracion-de-espana/

Ante la tan grave crisis catalana -que se ha convertido en el primer problema político de España-, es incomprensible la absoluta falta de alguna oferta central mínimamente atractiva dirigida a la parte menos fundamentalista del independentismo. Lo cierto es que, a estas alturas, ya no cabe esperar nada de un Gobierno tan desgastado e incompetente como el de Mariano Rajoy (con varios ministros reprobados por el Parlamento y que, sin embargo, siguen en sus puestos) y la situación cada vez más negativa para España en todos los sentidos.

En efecto, el PP no hace el menor esfuerzo por intentar reducir la notable fuerza social del independentismo y eso que una parte del mismo podría ser considerada táctica. Es decir, se trataría de nacionalistas pragmáticos que podrían aceptar una transacción: a cambio de aplazar sin fecha el ideal independentista, podrían obtener un significativo incremento del autogobierno sin necesidad de romper con España. Mientras perdure el inmovilismo central, más posibilidades hay de que estos independentistas circunstanciales se conviertan en permanentes. Además de cualquier ausencia de reflexión al respecto, en el PP no deja de suscitar una gran perplejidad que parezca darle lo mismo que dos millones de catalanes depositen reiteradamente su confianza en formaciones políticas que propugnan la secesión, lo que denota no sólo una completa ausencia de visión de Estado, sino además un serio fracaso del proyecto de construir una nación cívica comúnmente aceptada.

La situación en Cataluña es hoy de estancamiento casi total, con dos bloques (internamente diversos) muy consolidados que apenas se moverán a medio plazo (de ahí la inutilidad de unas nuevas elecciones): los independentistas sólo pueden aspirar a captar a una pequeña parte de los comunes y los no independentistas más flexibles podrían intentar atraer a una cierta porción de los nacionalistas pragmáticos con ofertas creíbles de profundización del autogobierno (es lo que antes intentó, con no mucha fortuna, Miquel Iceta). Por otra parte, los dos bloques no son monolíticos y ambos están expuestos a algunas fugas hacia la abstención.

Nunca se tenía que haber llegado hasta aquí, de ahí que sean muy criticables tanto el absurdo inmovilismo de Rajoy como el irresponsable aventurerismo de los dirigentes independentistas entre septiembre y octubre de 2017. Tras el desastre político que ha supuesto haber tenido que recurrir inevitablemente al artículo 155 de la Constitución, el Gobierno del PP no parece tener más estrategia que refugiarse tras los fiscales y los jueces y mantener un discurso formal legalista sin propuesta alternativa alguna más que retornar al statu quo ante. Se trata de una respuesta puramente reactiva y punitiva que no hará sino agravar el foso entre los catalanes independentistas y el conjunto de España, y ello en un contexto de cierto deterioro de la calidad democrática: aunque Freedom House o el Democracy Index otorgan buenas puntuaciones (incluso superiores a las de democracias de larga tradición) en el respeto de los derechos y libertades fundamentales, la Fundación Alternativas advierte síntomas de retroceso (la ley mordaza o el encarcelamiento de raperos por la letra de sus canciones, por ejemplo).

Uno de los grandes problemas a la hora de articular un Estado pluralista en España es el de asumir su gran diversidad nacional, algo que el Partido Popular rechaza instintivamente. Esto es así porque el PP es, en el fondo, un partido nacionalista español, aunque formalmente no se reconozca como tal; tan natural le parece. Uno de los mayores disparates acientíficos que Rajoy usa a menudo es el de afirmar que España “es una de las naciones más antiguas de Europa, con 500 años de historia”. El presidente del Gobierno confunde conceptualmente el Estado (que ciertamente surge con los Reyes Católicos) y la Nación, una idea liberal. No tiene el menor sentido definir como nación la confederación dinástica que existió en la España de los Austrias, ni la incipiente centralización de los Borbones tras 1714 prefiguraría tal idea puesto que el Antiguo Régimen descansaba en una concepción absolutista (no nacional) de la soberanía. En otras palabras, sólo se puede hablar de nación española en sentido político moderno a partir de la Constitución gaditana de 1812.

Lo cierto es que la cuestión de la plurinacionalidad de España es un rompecabezas irresuelto por dos motivos: los nacionalistas españoles tienen una visión uniformista irreal y los nacionalistas periféricos sostienen otra basada en cuatro naciones supuestamente homogéneas. Pues bien, ni España es una única nación uniforme ni sus naciones internas son homogéneas: esto significa que las lealtades nacionales son plurales y transversales por las dos partes (basta comprobarlo empíricamente recurriendo a la contrastada Moreno Question o consultando los excelentes artículos de Pau Marí-Klose a propósito del tópico de un sol poble), si bien este planteamiento es hoy inasumible tanto para los nacionalistas españoles como para los nacionalistas catalanes, vascos y gallegos.

Cuando Rajoy insiste en su conocida tríada como “línea roja infranqueable” (“unidad de España”, “soberanía nacional” e “igualdad de los españoles”), es pertinente mostrar su sesgo ideológico: 1) su unidad se confunde con una indisimulada aspiración a la uniformidad (desde el patrón castellano, para el que el plurilingüismo es un factor más bien disfuncional); 2) la soberanía nacional tiene una proyección exclusivamente interior. En efecto, no hay el menor problema en delegar cada vez más soberanía hacia arriba (es decir, hacia la Unión Europea, de acuerdo con una concepción cosoberana propia del siglo XXI), pero no hacia abajo (es decir, hacia las comunidades autónomas), lo que revela en este caso una concepción monolítica de la soberanía propia del siglo XIX; 3) la igualdad no es posible con el actual sistema de Concierto y Cupo vasco-navarro, no tanto por el principio como por el injusto cálculo del mismo.

Ocurre que, en el fondo, el PP tiene una concepción puramente tecnocrática y administrativa de la descentralización y el Estado autonómico es lo máximo que puede tolerar (por cierto, a la baja, con el pretexto de la unidad del mercado o el control del déficit). Se opone al federalismo sin entender lo que éste supone: no sólo no tiene nada que ver con disgregación, sino que los ejemplos comparados prueban que los conservadores de estados federales occidentales están perfectamente instalados en este modelo, sin el menor problema, algo que debería hacerle reflexionar. Es cierto, no obstante, que el federalismo tiene un elemento incómodo para el ideario del PP, puesto que admite un cierto grado de cosoberanía interna toda vez que sus unidades pueden dotarse libremente de ordenamientos constitucionales propios siempre que no vulneren el federal.

Más allá de la incomprensión estructural por parte del PP de lo que implica el federalismo, no es tampoco muy esperanzador que su principal rival en el campo del centro-derecha, Ciudadanos (C’s), tenga posiciones bastante similares. De un lado, es también un partido neonacionalista español (rotundamente contrario a las tesis de la plurinacionalidad interna); y de otro, aunque formalmente asume el principio federal, la concreción que propone no serviría para España. En efecto, C’s tiene una concepción uniformista y tecnocrática del federalismo, incluso recentralizadora (en Educación, por ejemplo), siendo su modelo de referencia mucho más Austria (uno de los estados menos federales dentro de esta categoría) que Canadá o Bélgica (mucho más útiles para inspirar la insoslayable reforma federal en España por sus flexibilidad asimétrica).

Una eventual victoria de C’s no resolvería el actual bloqueo. Es más, podría incluso empeorarlo a tenor de su frontal beligerancia antiindependentista que le da popularidad entre el electorado españolista conservador. Sin embargo, es una estrategia cortoplacista, ya que es imposible la derrota total del independentismo con la que sueña C’s y es un error no abrir la menor salida (léase, buscar acuerdos transaccionales) para conseguir que aterrice de una vez por todas en la realidad (ERC lo ha entendido, pero es incapaz hoy de defenderlo sin ambages).

En suma, el PP está agotado y C’s no ofrece nada especialmente útil para salir del actual ‘impasse, a la vez que Podemos está demasiado condicionado, en sentido autodeterminista, por sus confluencias, lo que debería darle al PSOE (y al PSC) un gran campo propio de intervención. Pero a la vista de los acontecimientos, su escaso relieve al respecto no deja de ser muy decepcionante.

 

7.

 

Roger SENSERRICH, “Copiar a Obama y sonar como Primo de Rivera” a Politikon (21-05-18)

https://politikon.es/2018/05/22/copiar-a-obama-y-sonar-como-primo-de-rivera/

Este fin de semana Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, pronunció un discurso de esos que pretenden ser históricos. Como amante de la oratoria y crítico de tercera ocasional, agradezco que los partidos en España finalmente hayan decidido tomarse en serio esta clase de cosas. Los discursos tienen la virtud de por un lado ser excelente teatro para aquellos a los que nos gusta la política, y por otro ser muy buenos indicadores de lo que realmente opina un político: en contra de lo que dice el tópico, estos acostumbran a decir lo que piensan cuando hablan en voz alta. Si bien es cierto que esta clase de intervenciones son mucho menos influyentes de lo que habitualmente dicen los medios (especialmente en Estados Unidos, donde aún se les da muchísima importancia), la oratoria refuerza la calidad de una democracia.

El discurso de Rivera debería ser, por lo tanto, bastante esclarecedor de su pensamiento político, o al menos de lo que él cree que debería ser su pensamiento político. Es una lástima que el domingo no escucháramos algo salido de su propia voz, sino copiado descaradamente de un discurso de hace 14 años: el de Barack Obama, en la convención demócrata del 2004.

Esta es la cita central del discurso de Rivera que desarrolló, en tono parecido, durante el resto de su intervención:

Recorriendo España yo no veo rojos o azules, yo veo españoles; yo no veo, como se dice, gente urbanita o gente rural, yo veo españoles; yo no veo jóvenes o mayores, yo veo españoles; yo no veo trabajadores o empresarios, yo veo españoles; yo no veo a creyentes o a agnósticos, yo veo españoles”.

Esta es la cita más recordada del discurso de Obama, y que cuatro años después le llevaría a la presidencia:

The pundits, the pundits like to slice and dice our country into red states and blue States: red states for Republicans, blue States for Democrats. But Ive got news for them, too. We worship an awesome God in the blue states, and we dont like federal agents poking around our libraries in the red states. We coach little league in the blue states and, yes, weve got some gay friends in the red states. There are patriots who opposed the war in Iraq, and there are patriots who supported the war in Iraq. We are one people, all of us pledging allegiance to the stars and stripes, all of us defending the United States of America.

La diferencia en la calidad retórica entre ambos discursos, no cabe duda, es considerable. Aunque no es el mejor discurso de Obama ni mucho menos ((Iowa con su Yes We Caneste sobre raza, Arizona o el mejor, Sandy Hook), y su retórica mejoró una vez Jon Favreau empezó a ayudarle*, el ritmo interno de su retórica es mucho más potente, y las imágenes que utiliza mucho más evocadoras. Fijaos, por ejemplo, que no habla de categorias demográficas directamente, sino que habla de actitudes y costumbres diarias (entrenar niños a jugar a beisbol, bibliotecas, creer en Dios), o el patrón interno de las mismas frases, con un ritmo que se va acelarando según avanza el párrafo. Obama es  un orador muchísimo más efectivo que Rivera; el video sigue siendo impresionante incluso ahora.

Más allá de la calidad de la oratoria, la diferencia clave es que el discurso de Obama fue universalmente aplaudido dentro y fuera de su partido (muchos dijeron, esa misma noche, que algún día sería presidente), mientras que el de Rivera ha sido recibido con cierto horror, con muchos comentaristas hablando sobre la deriva del partido hacia el nacionalismo español, ridiculizando sus alusiones al patriotismo como “vieja derecha”.

Esto no se debe a que el discurso de Obama sea de derechas, o que el partido demócrata sea un partido lleno de rancios conservadores patrioteros. Obama fue un presidente netamente de centro izquierda, y su discurso del 2004 es un discurso claramente progresista. Nadie en Estados Unidos que viera esa intervención creería que viene de un político republicano. Que el mismo mensaje en España haya sido recibido con gente buscando discursos de Primo de Rivera, sin embargo, es un recordatorio más que en política un nunca, nunca, nunca debe traducir campañas de otros países ya que el significado de un discurso no está en las palabras utilizadas en él, sino en su contexto.

Cuando Obama habla sobre divisiones sociales y políticas identitarias hay dos ideas de fondo implícitas que sólo son válidas en Estados Unidos y no lo son en España. Primero, el legado del racismo, y el uso histórico de este por parte de Richard Nixon y sus sucesores. Las instituciones americanas, incluso hoy, tienen una serie de sesgos y medidas discriminatorias más o menos explícitas con un fuerte componente de discriminación. Desde el código penal al urbanismo, pasando por el estado de bienestar, hay muchas políticas públicas que perpetúan este legado. Cuando un político demócrata negro habla de “one America” está señalando el resentimiento detrás de estas medidas, y sobre la necesidad de construir un país que incluya a todos, no sólo a los blancos.

Segundo, el debate político americano está monopolizado por discusiones sobre temas culturales a un nivel díficil de imaginar en España. Los debates sobre economía, igualdad de oportunidades, estado de bienestar y demás son a menudo eclipsados por cosas como el derecho a tener armas de fuego, libertad religiosa, aborto, crimen, terrorismo, discriminación racial o conflictos entre estados y el gobierno federal. Apelar a la concordia y el entendimiento mutuo para superar estas divisiones y trabajar en un proyecto común para un futuro mejor forma parte de la visión optimista de la evolución de la sociedad americana como un proyecto de progreso, en contraposición a la lucha de trincheras para mantener las esencias de los conservadores.

Ninguna de estas dos ideas están presentes en el contexto político español. Las divisiones políticas e identitarias en España no son raciales; no hay una tradición centenaria de discriminación contra un colectivo minoritario oprimido por el color de su piel**. Las regiones más prósperas de España son las regiones donde hay minorías nacionales, y los miembros de esas minorías nacionales son a su vez más ricos de la media dentro de su región. Si hay división entre campo y ciudad, jóvenes y mayores o trabajadores y empresarios en España no es porque su identidad o españolidad relativa esté en duda, sino porque sus intereses económicos son, en muchos casos, genuinamente diferentes. No hay resentimiento o división basado en identidad entre estos grupos, sino debates presupuestarios; decir que esto lo arreglamos sintiéndonos todos españoles niega un conflicto legítimo. En Estados Unidos, Obama puede hablar de one people y ser de izquierdas porque en Estados Unidos el debate sobre quién es “el pueblo” no está cerrado. En España, sin embargo, quién es “español” no se discute, así que el mismo mensaje pasa a ser muchísimo más conservador.

En temas culturales la diferencia entre España y Estados Unidos es abismal. España, aunque a veces insistamos lo contrario, es un país extraordinariamente progresista en derechos civiles, actitudes hacia homosexualidad o inmigración. Aunque aún tenemos nuestras peleas y la ocasional batalla sobre cuántos ministros pueden ir a misa en semana santa, no hay nada comparable al complejo de persecución religiosa de la derecha americana o su lucha para restringir el aborto. Obama hablaba de llegar a consensos para avanzar hacia un país mejor; en España, esos consensos, con muy pocas excepciones, ya existen. Hablar sobre “lo que nos une” es redundante en casi todos los temas, a excepción del dichoso tema catalán – precisamente un tema donde la unidad es lo que estamos debatiendo, y donde negar las diferencias de nuevo representa negar la existencia de un conflicto y no su solución.

Lo divertido es que esta clase de discurso estilo Obama sí que funcionaría en Barcelona, hablando exclusivamente sobre Cataluña, y sonaría como algo de izquierdas – precisamente porque el contexto americano y el catalán tienen paralelismos mucho más marcados. A saber: en Cataluña sí hay un conflicto sobre quién es “el poble“, y sí que hay un grupo social (mayoritario) castellanohablante que es víctima de políticas discriminatorias informales. En Cataluña, además, sí que hay un conflicto cultural e identitario entre campo y ciudad; Tabarnia puede que sea un chiste, pero sólo es gracioso porque el área metropolitana de Barcelona es realmente muy distinta al resto del país. Con ciertos ajustes, una retórica parecida a Obama probablemente funcionaría en Cataluña.

De hecho, esta retórica ya ha funcionado. Ese fue el discurso de de Josep Borrell en la manifestación de octubre del año pasado, al fin y al cabo. Esa fue también la campaña electoral de Ciudadanos que les llevó a ser el partido más votado en diciembre, aunque no llegaron a articularla con la elocuencia de Borrell.

De nuevo: no son las palabras en sí, sino dónde y quién las dice. Otra vez.

——

*: En Twitter atribuí el discurso de la convención a Jon Favreau, pero estaba equivocado. Este lo escribió Obama entero, y fue editado por el equipo de Kerry.

**: Exceptuando los gitanos – una minoría sistemáticamente maltratada durante siglos, y que aún hoy es socialmente aceptable tener prejuicios contra ellos. Pero esto es para otro día.

 

8.

 

Juan RODRÍGUEZ TERUEL y Astrid BARRIO, “La subasta identitaria tiene poco margen en España” a Agenda Pública (23-05-18)

http://agendapublica.elperiodico.com/en-espana-la-subasta-identitaria-tiene-poco-margen/

La política española amenaza con transformarse en una lonja de pescado proveniente de las aguas nada frías de las emociones y sentimientos nacionales. Desde hace semanas, PP y Ciudadanos rivalizan en el nivel de dureza y patriotismo con el que tratar la cuestión catalana. La presentación de España ciudadana (una reedición de la plataforma Movimiento Ciudadano que el partido utilizó en 2013 para ampliar el perímetro electoral del partido) ha dejado la subasta en un punto alto. Los últimos posicionamientos del PSOE sobre el pensamiento de Quim Torra parecen ser un intento de sumarse a la puja. ¿Esta subasta de la hegemonía nacional es el hilo narrativo que nos espera de aquí al ciclo electoral de 2019 que abrirán las elecciones andaluzas? ¿Con qué consecuencias?

Que los partidos compitan por ofrecer sus propuestas a los electores es el principio básico de la lógica electoral en las democracias representativas. Suelen hacerlo tratando de diferenciarse los unos de los otros, pero en ocasiones buscan lo contrario: demostrar quién es el más genuino defensor de una causa para robarle la bandera a los adversarios, a riesgo de parecer todos iguales. Es la técnica que el estratega Dick Morris denominó ‘triangulación’ (aplicándola en la campaña de Bill Clinton de 1992) y que compartía las intuiciones de la ‘tercera vía’ con la que Anthony Giddens inspiró a Tony Blair y buena parte de la socialdemocracia de finales los 1990s en la lucha por hacerse con el centro ideológico.

Pero cuando esta estrategia se aplica a cuestiones de patriotismo e identidad nacional adquiere unos tintes muy diferentes de la competición izquierda-derecha. La subasta nacional nunca lleva a los partidos al centro o a competir por ver quién es más inclusivo o integrador. De esto nos alerta la teoría del ‘ethnic outbidding’ o sobrepuja étnica formulada por Alvin Rabushka y Kenneth Shepsle a principio de los 1970s. Para no despistarnos con susceptibilidades del léxico político hispano, la podemos denominar también la subasta identitaria.

Según estos autores, en comunidades con divisiones étnicas o identidades nacionales contrapuestas, cuestionadas o en conflicto, existe una tendencia a que los partidos que representan esas identidades tiendan, a lo largo del tiempo, a competir por ver quién ofrece un mayor estatus político o territorial a sus respectivas comunidades. Para ilustrar esa dinámica, imaginen que tenemos un país llamado Iberia con dos comunidades nacionales, la amarilla y la roja. Y que existe un partido amarillo y un partido rojo que son los principales representantes de las aspiraciones o reivindicaciones nacionales de cada una de esas respectivas comunidades. Mientras ambos partidos dominen su espacio electoral, se avengan y se pongan de acuerdo, normalmente con fórmulas consocionales, habrá un equilibrio estable entre ambas comunidades, y la competición política se dirimirá en otros aspectos, generalmente relativos a la izquierda y la derecha.

Pero puede que en un momento concreto de la historia aparezca un partido nuevo en uno de los lados, llamémosle el partido amarillo intenso o el partido rojo intenso, que busca radicalizar la reivindicación nacional o territorial en una de esas comunidades con el objetivo de ganar votos. El resultado inevitable será que el partido moderado (amarillo o rojo) se enzarzará en una subasta para evitar perder apoyos a favor del nuevo partido (con un discurso más puro y rotundo en el tema de la identidad) y, por extensión, esta dinámica acabará generando también la aparición de otro nuevo partido más puro en la comunidad opuesta, con otra subasta en paralelo. El acuerdo consocional que mantenía unidos los ciudadanos de Iberia se romperá y no podrá alcanzarse otro punto de equilibrio hasta que las respectivas subastas en cada una de las comunidades concluyan con la victoria de uno de los dos partidos en liza en cada bando. A veces ese acuerdo no llega y el país desemboca en un enfrentamiento civil donde la competición electoral se verá sustituida por la militar, siempre después de que se haya degradado la convivencia entre los ciudadanos de ambas comunidades. Como demuestran los estudios en la materia, para que las guerras civiles se hagan probables primero los vecinos de toda la vida deben pasar a verse como enemigos.

¿En qué medida la teoría del ethnic outbidding puede ser útil para entender la actual competición entre partidos y, en general, la evolución del debate territorial en las dos últimas décadas? En un artículo reciente, tratamos de explicar que esta subasta identitaria es un marco interesante para explicar la transformación del sistema de partidos en Cataluña desde principios de los 2000s, poniendo de manifiesto el papel que las elites políticas han tenido en la gestación del procés. Mientras que la teoría original del outbidding predecía que la subasta se iniciaría siempre que un factor externo alterara las opiniones de los ciudadanos en materia de identidad o preferencia territorial cultural (y, a su vez, ese cambio entre los votantes estimularía el cambio entre los partidos), en el caso catalán los datos sugieren lo contrario: en un contexto de incertidumbre política al final de la etapa de Jordi Pujol, los dirigentes de los principales partidos catalanes decidieron apostar por intensificar la triangulación en sus propuestas territoriales y de identidad (en detrimento, por ejemplo, de la batalla ideológica en torno a la izquierda/derecha) para tratar de disputarse la herencia del ex president.

Esta interpretación puede ser discutible (y ahora no es lo relevante), pero lo importante es el resultado: desde 1999 CiU, ERC, incluso el PSC, y otros partidos trataron de pujar para ver quién defendería mejor y llevaría más lejos el autogobierno en Cataluña (en una dinámica in crescendo que explicamos aquí). Como en todas las subastas, los pujantes más débiles fueron cayendo por el camino, hasta que los partidos que la iniciaron perdieron el control por completo. Allí estamos hoy.

Como predecía la teoría del ethnic outbidding, esta competición acabó generando su réplica entre la población de Cataluña menos convencida por esa deriva. Y poco a poco la competición contra el nacionalismo catalán fue ganando espacio, gradualmente, desde la creación de Ciudadanos a Tabarnia, hasta que la puja definitiva del 1-O desbordó a todos los implicados y derivó en el embrollo actual. Y allí seguimos hoy.

Sin embargo, ¿qué recorrido tiene realmente esta subasta en el conjunto de España? A diferencia del espacio catalán, donde la subasta reavivó la división entre dos comunidades (echando por tierra los esfuerzos de síntesis e integración de la izquierda catalana ya desde los años del franquismo), España no es un país de dos comunidades enfrentadas. Su carácter multinacional (y ahora obviaremos enfangarnos en el chapapote intelectual de la discusión sobre nación y naciones) y el desigual tamaño entre sus distintos grupos étnicos o nacionales sugiere poco espacio para esa competición. ¿Tan vulnerable se percibe a sí misma la nación política española ante los escasos dos millones de independentistas –en grados y motivaciones muy diversos– que debe demostrarse a sí misma el vigor de su propia convicción nacional? ¿Acaso desconfía de su capacidad de integración política ante un grupo menor y tan subordinado a las lógicas políticas y económicas de una España sólidamente amarrada a una Unión Europea de la que es parte consustancial e irremovible?

Como hemos tratado de argumentar en las últimas semanas, y a pesar incluso de los vientos favorables para las políticas de la identidad, los problemas de la sociedad española siguen expresándose sobre todo en términos de izquierda-derecha. Incluso la competición nacional PP-Ciudadanos encubre, en el fondo, una batalla por el espacio del centro-derecha. Fíjense en el Gráfico adjunto, en el que se compara los espacios de la competición política de España y Cataluña, definidos por los ejes izquierda-derecha y centro-periferia (basados en la adscripción nacional en Cataluña, y las preferencias territoriales en el caso español). La imagen pone de manifiesto que la competición de fondo en España es y seguirá siendo una disputa entre la izquierda y la derecha, levemente correlacionada con el eje territorial. Muy distinto es el caso de Cataluña, donde la división entre bloques políticos se ha escorado claramente hacia el eje nacional (no lo fue así antes de iniciar la subasta, en 1999).

2

NOTA: El gráfico ubica los electorados de los partidos a partir del punto medio de sus votantes en las escalas izquierda-derecha y centro-periferia/identidad nacional. El volumen de cada partido se corresponde con el porcentaje de apoyo en las elecciones generales de 2016 (España) y autonómicas de 2017 (Cataluña). Estos gráficos están desarrollados y explicados en nuestros capítulos sobre sistemas de partidos en: Gemma Ubasart y Salvador Martí, eds, Política i govern a Catalunya, Madrid, Catarata, y en Josep Maria Reniu, ed., Sistema político español, Barcelona, Huygens, 2ª edición, de inminente aparición.

Desde esa perspectiva, nos preguntamos por cuánto tiempo puede sostenerse esta subasta identitaria entre los partidos españoles y, sobre todo, con qué capital: por muy grande que hagamos la bandera, no será suficiente para ocultar las protestas y demandas relacionadas con las desigualdades sociales y generacionales, las reivindicaciones de las mujeres, la protestas contra la corrupción o el aumento de la pobreza que se ha dado en España en la última década, por mencionar solo algunas cuestiones que preocupan a los electores. En Cataluña, el debate de la identidad sí ha restado mucho protagonismo a esas cuestiones. No en vano, el exportavoz de la Generalitat, Quico Homs, ya avisaba a finales de 2014 de que “el debate izquierda-derecha nos españoliza y nos subordina”, dos años después de que el propio Quim Torra reconociera que la cuestión social le “importaba un pimiento” hasta que no se alcanzara la independencia (quizá le suceda lo mismo con la representación de género, visto el absoluto predominio masculino de su propuesta de gobierno, que contradice lo que el propio Parlament había aprobado recientemente). En coherencia con estas prioridades, el catalanismo empezó compitiendo por reformar un Estatuto de Autonomía y acabó por los cerros de Úbeda, declarando la independencia y abrazando una República que, como afirmaba recientemente Puigdemont, “existe en la imaginación de muchos catalanes”.

Por el contrario, España no tiene mucho margen para competir por la españolidad: ¿desmontando el Estado de las Autonomías?; ¿celebrando un OT especial para buscarle letra y voz al himno nacional?; ¿fusionándolo con una versión ministerial a cappella del novio de la muerte?; ¿o normalizando el uso forzado de los poderes del Estado para reprimir al independentismo (y a partir de ahí, lo que sea)?; ¿oponiéndose a la UE porque le resta soberanía judicial? Quizá nos falte imaginación política, pero una subasta en serio por la hegemonía nacional en España sólo es concebible en detrimento de la pérdida de nuestra calidad democrática y de nuestra capacidad (contrastada, pero no culminada) de integración social, cívica y cultural. En realidad, donde sí hay margen para la subasta es en el sentido contrario: para reforzar el apego a un Estado que sea visto como garantía de mayores dosis de reconocimiento plurilingüístico, de aprendizaje mutuo de nuestras culturas, de aceptación sincera de nuestra enorme (y fantástica) diversidad, y de gobierno compartido con políticas orientadas a garantizar la igualdad individual y territorial. Unidad en la diversidad es nuestro lema común como ciudadanos europeos.

La teoría del ethnic outbidding no era optimista: en el largo término, predecía que el mantenimiento de subastas identitarias desembocaría en la inestabilidad perpetua, cuando no en la ruptura democrática de los países. Es cierto que estudios recientes matizan que esa subasta puede conducir a acuerdos estables si son consocionales y están apoyados en partidos pragmáticos, que dejen atrás retóricas particularistas, y que incluso se puede revertir allí donde gana peso el debate izquierda-derecha. Por eso, sorprende que algunos sectores de la izquierda catalana y española parezcan proclives a entrar en una subasta para la que no tiene fondos suficientes. Con ello quizá olviden que, como en Bélgica, Francia y otros casos, cuando la izquierda alentó el nacionalismo de derecha dura por razones electorales, el resultado –en el largo término– fue el auge irrefrenable de ese nacionalismo extremo, en detrimento de la propia izquierda. Algo que incluso Ciudadanos y PP no deberían pasar por alto: la subasta nacionalista sólo favorece a los portavoces más puros de la identidad, como ese partido (VOX) al que la televisión pública catalana le ha regalado más de una hora en prime time, con el único propósito (quizá) de sesgar aún más la imagen de España y, de paso, subir su audiencia (cada vez más dependiente de la fidelidad del segmento de espectadores independentistas).

Cuando los políticos juegan con fuego, lo que viene después no suelen ser fuegos artificiales.

 

 

9.

 

Pablo SIMÓN, “Esgrima y mociones de censura” a Politikon (24-05-18)

https://politikon.es/2018/05/24/esgrima-y-mociones-de-censura/

Nueva tormenta política a cuenta de la sentencia de la Gürtel. No por inesperada, ni mucho menos, sino porque ha supuesto la condena del partido en el gobierno (beneficiario a título lucrativo) 24 horas después de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado que le permiten a Mariano Rajoy alargar la legislatura hasta 2020. Ya no es hablar de un candidato imputado sino de toda una organización.

Ahora se abren las opciones para saber si habrá intentos por parte de los partidos de la oposición para desalojar del gobierno al PP – no olvidemos, el de menor base parlamentaria de toda la legislatura, apenas con 137 diputados. A mi juicio se abren tres escenarios posibles a corto plazo que ordeno mentalmente aquí sólo para especular:

1. Puede ser que no ocurra nada” tras la sentencia. El PSOE no daría mañana el paso de presentar una moción de censura porque considera que no tiene el apoyo parlamentario suficiente (o se asusta viendo quien le apoyaría). Quizá para justificarse saldría con alguna fórmula extraña – tipo pidiendo a Rajoy que convoque una cuestión de confianza, cosa que no hará. De ser así, esto haría probable que sea Podemos el que presente la moción de nuevo con Iglesias como candidato aprovechando para afear la cobardía al PSOE. Ciudadanos marcaría distancias con el Partido Popular, pero al tiempo afearía la alternativa como ya pasó en la pasada moción de censura y, por más que hubiera críticas cruzadas, el curso político se encararía ya para el año 2019. En mi opinión, sería extraño que el PSOE se inhibiera de dar el paso, no sólo por el precedente cercano de Madrid sino porque una moción es una plataforma perfecta para un Pedro Sánchez ausente del Congreso.

2. Quizá nos abocamos a unas elecciones generales anticipadas. Mariano Rajoy es el único que puede convocarlas, es cierto, y ahora mismo no tiene ningún incentivo para hacerlo – va mal en las encuestas y acaba de aprobar presupuestos. Sin embargo, su socio/ rival Ciudadanos puede forzarle a ello si lo quiere. Esto podría hacerlo colocando a Rajoy ante la disyuntiva de que si no adelanta ellos investirían un candidato independiente con la única misión de convocar – con el apoyo del PSOE y Podemos, que no podría negarse. Esto privaría a Ciudadanos del cáliz de mantener un gobierno con los de Pablo Iglesias, además de llevarlos a las urnas en un momento en el que encuestas les sonríen.

Sin embargo La Moncloa es el premio gordo, de manera que este farol iba a suponer que Ciudadanos tendría que echar a Mariano Rajoy antes de convocar elecciones (colocando al independiente), lo que sería empleado por el Partido Popular para criticarlos por oportunistas y traer inestabilidad. Además, los adelantos electorales los carga el diablo así que hay que mirar los sondeos con cautela. Por eso probablemente Ciudadanos tiene más incentivos para dejar que el PP se cueza a fuego lento marcando distancias en el Congreso y abocándolo a continuas derrotas parlamentarias. En todo caso, enfilaríamos 2019.

3. Una moción de censura como escenario central la cual, recordemos, requiere de una mayoría absoluta en torno a un candidato alternativo. A mi juicio, para que esta moción prosperase sólo sería posible con un gobierno orientado a elecciones (impulsado por Ciudadanos) o sobre la base de dos vías alternativas.

Una primera vía es que el PSOE presentara una moción de censura con Pedro Sánchez de candidato, con el compromiso de un gobierno en minoría con independientes y que tuviera el apoyo de Podemos y Ciudadanos (188 diputados). El candidato socialista podría tener el apoyo de los 71 diputados de Unidos Podemos casi gratis, sobre líneas muy generales y sin formar coalición – estoy extrapolando de la moción de la Asamblea de Madrid y porque así pueden poner más presión en el otro actor necesario. Sin embargo, Ciudadanos es poco probable que quiera votar un gobierno que tenga el apoyo parlamentario de Podemos – insisto, si no es para ir a elecciones.

Una segunda vía es que el PSOE presente la moción de censura, pero con el apoyo de Podemos y de los partidos nacionalistas. Para que sumen haría falta los 17 escaños de PDCat y ERC (173 diputados), y desde aquí tal vez los 5 del PNV o los 2 de Bildu y la diputada de Coalición Canaria. De momento, PDCat ya ha dicho que da “gratis” el apoyo a una moción de censura mientras que el resto de los partidos esperan acontecimientos. Probablemente los nacionalistas, pese a ser “el PSOE del 155”, podrían preferir un gobierno débil en Madrid con complejas alianzas. Nacería el famoso gobierno Frankenstein y los socialistas echarían al PP de La Moncloa con una base parlamentaria inestable.

¿Qué creo que podría pasar? Yo creo que es probable que el PSOE termine presentando una moción de censura y comience el juego de presiones. Tanto los socialistas como Podemos tienen interés en afear a Ciudadanos su apoyo al PP con el sólo objeto de desgastarlo. En todo caso, también creo que Ciudadanos se escudará en los socios de Pedro Sánchez para no apoyar un gobierno de este tipo, aunque quizá rompiendo con el Partido Popular a la vez para pasar a la guerra total. La esgrima va orientada a pavimentar el camino a las elecciones de 2019.

Además, creo que incluso si los independentistas apoyan a los socialistas “gratis”, estos últimos no quieren que termine prosperando la iniciativa (un gobierno de dos años tan inestable es bastante arriesgado) así que se abstendrán de hacer negociaciones reales orientadas a atar los números para un gobierno (con PNV o Coalición Canaria). Por tanto, veo poco probable que haya una moción de censura exitosa, aunque con tensión hasta el último minuto si de repente algún partido gira su posición – y sale de carambola. Mucho voltaje se nos viene.

 

10.

 

Cristina MONGE, “Democracia de audiencia” a infoLibre (21-05-18)

https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2018/05/21/democracia_audiencia_83037_1023.html

A mediados de los noventa el politólogo Bernard Manin desarrolló la idea de democracia de audiencia como la tercera gran transformación del gobierno representativo, tras la democracia de partidos. La democracia de audiencia se caracteriza, según Manin, por el protagonismo personal de los líderes políticos, con los que establecemos una relación a través de los medios de comunicación. Cuando vemos a Irene Montero vemos a Irene Montero y no a Podemos, cuando vemos a Cristina Narbona vemos a Cristina Narbona y no al PSOE, si miramos a Inés Arrimadas la vemos a ella y no a Ciudadanos, y si por la pantalla aparece Soraya Sáenz de Santamaría vemos a Soraya Sáenz de Santamaría y no al Partido Popular.

Digamos que es la forma como se ha denominado a ese momento de la democracia presidido por la personalización de la política, con una ciudadanía que mira una pantalla-escenario donde los partidos políticos actúan como máquinas de propaganda para ganar elecciones, con la consabida dependencia de los medios de comunicación, auténticos mediadores de la relación entre representantes y representados. Esto podría ser así en los años 90. Hoy, la revolución de las tecnologías de la información y la comunicación ha modificado algunas de estas características, pero otras perviven. Dos destacan de forma especial: la dinámica de progresiva autonomización de los líderes, que les lleva a perder la capacidad para leer e interpretar el estado de ánimo y de opinión de sus electores, y la dificultad de preguntarse qué hay detrás de los hechos o actuaciones de una persona cuando los focos se dirigen exclusivamente a su rostro.

En el caso Cifuentes se dan estos elementos. ¿Cómo fue posible que, una vez desvelado el escándalo, la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, conocedora de su vulnerabilidad, no calibrara el alcance que podría tener el asunto y se empeñara en negarlo con una evidente actitud de provocación? Posiblemente pensó que frente a la Gürtel, lanica y el resto de escándalos de corrupción, su máster era un asunto menor que no daría para tanto. Se equivocaba.

Por otro lado, no deja de ser curioso que todos los focos apuntaran hacia su persona y apenas unos pocos reparasen en la estructura –supuestamente– montada entre el Instituto de Derecho Público de la URJC y el Partido Popular, gracias a la cual dicho Instituto tenía entre sus alumnos a personas “de prestigio” que a cambio de su nombre y poco más obtenían un postgrado. De la misma forma, apenas nada hemos sabido de quién o quiénes fueron los que guardaron a buen recaudo esa dichosa cinta de vídeo y que amagaron con seguir desvelando otros secretos. Todo apunta a que Cifuentes, además de tener una enfermedad, se aprovechó de redes corruptas que la convirtieron en cómplice y en cierto modo, incluso en su víctima, pero ¿sabemos algo de lo que hay detrás de este caso, de esas estructuras de dentro y fuera del Partido Popular?

Cambiando de tercio (que nadie me diga que lo estoy comparando), se puede aplicar similar análisis al famoso chalet de Galapagar de la icónica pareja de Podemos. Obviamente es una decisión personal sólo imputable a ellos, aunque me temo que sus consecuencias salpicarán a todo el partido y a eso que se ha llamado nueva política, máxime tras el anuncio de un plebiscito en torno a sus personas que parece buscar un juramento de fidelidad inquebrantable. La gran mayoría de los que han mostrado su opinión públicamente desde posturas sensatas argumentan que el problema no es el chalet sino la incoherencia que supone respecto al discurso con el que Podemos nació y creció. Efectivamente, es difícil justificar ahora que te vas a vivir a las afueras de la ciudad, a un sitio exclusivo, cerrado y junto a un colegio especial, cuando tu relato se ha articulado en torno a la imagen de los chicos de Vallecas en vaqueros y bicicleta. Sin embargo, lo más incomprensible de todo es que ni los dos líderes de Podemos ni nadie de su entorno pudieran prever la reacción que se iba a generar ante lo que supone una brutal ruptura del imaginario que ellos mismos crearon, de esa imagen construida con la que sus seguidores se han identificado. Sencillamente, han roto el hilo con el que habían creado el vínculo con sus representados. El partido que mejor leyó el espíritu y el clima del 15M parece haber perdido todo su olfato.

Sin embargo, nos quedaríamos muy cortos si focalizáramos el análisis en la feliz pareja y no nos interrogáramos sobre por qué el discurso de Podemos no se construyó sobre mimbres más sólidos, mejor tejidos, para ser capaz de dar respuestas a la realidad de hoy con soluciones creativas e innovadoras y no con clichés trasnochados. En definitiva, qué estructuras han permitido que los propios líderes del proyecto hayan podido lanzar un proyectil de semejante potencia a la línea de flotación del imaginario y el relato podemista.

Y cambiando de tercio nuevamente (que nadie me diga tampoco ahora que lo comparo) podemos pasar por el mismo filtro al evaporado liderazgo de Pedro Sánchez en el PSOE. Quien ganó las primarias en un momento épico parece haber disuelto su carisma en apenas unos meses. Militantes socialistas dicen haber perdido la ilusión que crearon las primarias y vuelven a ver lejanía en sus dirigentes. Hay quien dice que Sánchez es como Vietnam, que ganó la guerra pero perdió la paz. Es decir, que ganó las primarias pero no se ha hecho con el partido. ¿Cómo es posible que en Ferraz no estén trabajando en el fortalecimiento de un liderazgo capaz de entender lo que militantes, simpatizantes y potenciales votantes le están reclamando al proyecto socialdemócrata? El seguidismo al Gobierno en el asunto catalán sin plantear una vía propia, las desavenencias internas, la mirada hacia Podemos de unos líderes y hacia Ciudadanos de otros… Nuevamente, las estructuras.

En estos tres ejemplos –que, insisto, nada tienen que ver entre sí–, se puede comprobar cómo, insertos como estamos en una personalización de la política o en una versión evolucionada de eso que Manin llamaba democracia de audiencia, los líderes tienden a perder la capacidad de leer, entender e interpretar la realidad, y el resto nos olvidamos a menudo que cuando focalizamos en personas concretas perdemos de vista esas estructuras que están en la base de lo que tanto nos escandaliza.

 

11.

 

Jordi MERCADER, “No, aquí no hay nada, solo intolerancia” a Crónica Global (24-05-18)

https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/nada-aqui-solo-intolerancia_143663_102.html

La más absoluta de las nadas ocupa los gobiernos que nos han de gobernar, no hay esperanza para nadie en sus actos inútiles y en sus palabras falsas. Viven de la amenaza y la provocación como si no hubiera un mañana para convivir; tratan de la diferencia como si esta fuera una banalidad coyuntural, un capricho de gentes raras, un sueño imposible que ofrece réditos a corto plazo.

Ninguna verdad fue revelada ni todo es un invento de oportunistas. Hay una corriente de la memoria colectiva que fluye continuadamente desde los orígenes de las viejas naciones recordándonos que no siempre las cosas fueron así; hubo una inteligencia fundacional, unas casualidades dinásticas, una construcción de parte que chocó con la resistencia perfectamente explicable de quienes no tuvieron la oportunidad de recorrer su propio camino, hubo una experiencia traumática, hay una denunciable deriva autoritaria y un exhibicionismo de insostenible superioridad moral.

Y ante tanta complejidad, se ofrece intransigencia, sea amparada en la legalidad petrificada de los ganadores de la Transición o en un pretencioso secuestro de la excelencia democrática. Unos confían en la carta blanca europea para hacer lo que haya que hacer para evitar el contagio, mostrando su carnet de Estado de derecho aunque algo desgastado de tanto utilizarlo y los otros suspiran por la solidaridad de estos mismos europeos mostrando un perfil de oprimidos que no consigue impresionar a casi nadie.

Hay que hacer un agotador esfuerzo de buena voluntad para creer que estamos en condiciones de orientarnos hacia alguna opción de salida viable con los actuales dirigentes de ambas intolerancias. Por no saber ver, no parecen conscientes de su insolvencia y falta de credibilidad, porque si lo fueran buscarían fórmulas de intermediación para encargar a gentes competentes el diseño de un campo de negociación lo suficientemente generoso y realista como para ser aceptable antes de empezar a negociar. Otra cosa será proclamar que se quiere hablar sin tener nada que decirse, como el charlatán que vende su ungüento.

Ni Cataluña intervenida ni España desquiciada están mejor que en 2012, salvo en la estadística macroeconómica, ni las condiciones políticas generales son más favorables para hallar remedio al conflicto, ni las relaciones internas entre catalanes son más apropiadas ahora para alcanzar acuerdos políticos sólidos como los hubo en su tiempo. Hemos viajado de la aspiración al consenso a la exigencia de la reconciliación. Nos hemos instalado cerca del precipicio y es de mala nota social hacerlo notar, aunque con tanta gente empujando será un milagro no despeñarnos. Cuando haya que relamerse las heridas, todavía nos quedará por soportar el horroroso espectáculo de quien atesora una culpa mayor por lo sucedido, como si esto nos vaya a importar luego.

 

 

12.

 

Jordi JUAN, “Un pla anomenat confrontació” a La Vanguardia (21-05-18)

http://www.lavanguardia.com/politica/20180521/443741224067/un-pla-anomenat-confrontacio.html

El conflicte no ha fet més que començar. Amb aquesta frase acabava l’En Diagonal de dilluns passat i amb ella podem iniciar aquesta nova reflexió setmanal. El Govern de Quim Torra és coherent i no té cap altre pla al cap que no sigui el de buscar la confrontació amb el Govern de Mariano Rajoy. La decisió de nomenar com a consellers presos o fugats d’ Espanya pot ser tan estrictament legal o ajustada al Dret com es vulgui, però no té cap sentit pràctic. Com no ho era intentar fer president Carles Puigdemont, Jordi Sàn­chez o Jordi Turull. És buscar les escletxes legals existents per mirar de posar en evidència el Govern central sense pensar que això només serveix per mantenir la paràlisi del Govern a Catalunya i allunya qualsevol via futura de negociació política.

Podem estar d’acord que els líders independentistes haurien de ser a casa seva i no en presó preventiva, i podem tenir també seriosos dubtes de com està actuant el Tribunal Suprem, que no només rep clatellades a Europa sinó que ha hagut de sortir Hisenda a parar-li els peus. Encara que tot això sigui cert, l’estratègia que lidera Puigdemont des de Berlín està més centrada a buscar l’enfrontament amb Rajoy que a provar de trobar un camí propi per sortir del bucle existent. L’exposició permanent del greuge és més important que començar a treballar per resoldre’l. Aquest objectiu de l’estratègia independentista de fer-li la vida difícil a Rajoy no només no contribueix en res a resoldre el conflicte sinó que està ajudant a fer cada dia més gran Ciutadans. Quan acabi d’una manera o altra tot això que en diem procés, veurem com els errors dels populars van alimentar al seu dia el moviment independentista però també com altres accions equivocades del sobiranisme han fet gran Albert Rivera i el seu partit perquè continuï creixent i creixent. Per això no és gens casual que Ciutadans s’hagi apropiat ja el nom d’ Espanya amb què ahir es va presentar a so de bombo i platerets.

Després de les eleccions del 21 de desembre, dirigents independentistes afirmaven en privat que havia arribat l’hora de fer un reset, de prendre’s un descans i d’evitar els errors que van portar a la declaració d’independència. Que difícilment Catalunya podria ser independent amb el suport de només la meitat de la població i que el que tocava ara era tornar a fer política i eixamplar la base social del catalanisme. Les bones intencions han durat poc. El moviment independentista continua instal·lat en un discurs maximalista per a autoconsum del seu públic que continua absolutament tensat però, segons la meva opinió, es va allunyant una vegada més d’una centralitat que al seu dia va poder tenir simpaties amb el moviment. De moment, el PDECat i Esquerra obeeixen el guió escrit des de Berlín sense oposar resistència pública: han hagut d’acceptar Torra i ara la inclusió dels consellers Jordi Turull, Josep Rull, Toni Comín i Lluís Puig. Per tant, els agradi o no són còmplices de tot.

Res no sembla indicar que aquest guió hagi de canviar els propers mesos. La celebració del judici contra els líders independentistes i les condemnes que poden patir només serviran per incrementar més la tensió. Puigdemont tindrà llavors la temptació de convocar unes possibles eleccions a l’octubre, coincidint amb el judici, o el juny per fer-les al mateix temps que les municipals i que tot sigui un gran plebiscit sobre la independència. He escrit intencionadament Puigdemont i no Torra, com m’agradaria, perquè aquest no ha emès encara cap senyal que indiqui que no està actuant sota la tutela de l’expresident.

Tant de bo Catalunya entri en una etapa de normalitat i el president actuï com a tal, que el Govern només pensi a gestionar l’ Administració que té a la seva disposició i que faci un bona feina de negociació política que permeti que els líders independentistes puguin recobrar aviat una vida normal al costat de les seves famílies. Res del que s’està fent des de Berlín i Brussel·les no va ara com ara en aquesta direcció. I ja va sent hora que es digui en veu alta.

 

13.

 

Josep RAMONEDA, “I pel camí, Barcelona” a El País (19-05-18)

https://cat.elpais.com/cat/2018/05/18/opinion/1526664436_560004.html

La dinàmica acció-reacció en la qual està instal·lat el conflicte català no permet albirar fàcilment una sortida del terreny pantanós en què ja fa mesos que estem atrapats. Puigdemont i el seu entorn han col·locat a la presidència un portador de les essències del nacionalisme català més reaccionari i excloent, mentre que en el constitucionalisme marca la pauta Ciutadans, que, amb el to enrabiat que els caracteritza, no té cap més resposta a l’anomenat desafiament català que la repressiva: el seu discurs comença i acaba en les iniciatives d’excepció, en les denúncies judicials i en la persecució de tot el que es mou en l’univers independentista, ja siguin paraules o fets.

Enmig d’aquest soroll van aflorant les discrepàncies en el sobiranisme. I haurem d’estar atents al doble llenguatge de les paraules i dels fets. Esquerra ja fa algunes setmanes que assenyala la necessitat d’abandonar temporalment la unilateralitat i obrir-se a nous socis i aliats. La seva negativa al fet que els seus consellers siguin restituïts en els càrrecs confirma que el partit assumeix un canvi d’etapa. I per si en quedava algun dubte, Junqueras l’ha esvaït a Eldiario.es: “Parlant la gent s’entén, diuen. Som a la presó i no posem com a condició per dialogar cap premissa, ni tan sols el nostre alliberament, el trasllat a les presons catalanes o el retorn dels exiliats”. No obstant això, un PDeCAT acomplexat segueix sense atrevir-se a expressar en públic les seves discrepàncies amb Puigdemont que els seus dirigents repeteixen en privat. La unitat en la formació de govern no impedeix que les diferències siguin cada dia més importants.

En aquest sentit, la larvada confrontació interna del sobiranisme va camí de desplaçar-se a les eleccions municipals. Objectiu: Barcelona. La consigna és clara: l’independentisme necessita la capital per consolidar-se. I amb aquest argument s’intentarà forçar una llista unitària del sobiranisme, tot i que el PDeCAT i Esquerra ja han triat els seus candidats propis. Quan aflora el nacionalisme d’arrel carlista més tradicional (la nació com a realitat transcendental per sobre de les persones) crec que és hora que el sobiranisme progressista perdi la por de ser assenyalat com a traïdor i recuperi la veu pròpia.

Barcelona és molt seva. Si se’m permet l’expressió, hi ha un patriotisme de ciutat que la viu com un referent singular i autosuficient. Capital de Catalunya, sens dubte, però no simple emanació o culminació d’aquesta, entre altres coses perquè el seu halo és més visible al món que no pas el del conjunt del país. Molts barcelonins, inclosos els sobiranistes, veurien malament unes eleccions municipals plantejades en termes de complement del procés independentista. Barcelona és una entitat en si mateixa i com a tal ha de debatre els seus problemes i discutir el seu futur. Atrapar-la en el debat identitari no és segur que tingui els efectes desitjats pels seus promotors. Ni tan sols ofegar els comuns, que és el que busca la dreta.

De la mateixa manera, l’alcaldia de Barcelona no és terreny per a paracaigudistes. Qui vulgui ser alcalde s’haurà de construir una clara identificació amb la ciutat. Fa un parell de setmanes va tenir impacte l’anunci d’una hipotètica candidatura de Manuel Valls, al capdavant de Ciutadans. Les primeres enquestes li auguren un fracàs, un resultat pitjor que altres candidats d’aquesta mateixa formació. Aquells barcelonins que se senten espanyols i desconfien del sobiranisme han de ser redimits per un gavatxo? Els marcs mentals dels nacionalismes són rígids.

No es pot jugar amb Barcelona. I reduir la batalla per l’alcaldia a la qüestió identitària pot ser llaminer per als sectors més radicals de tots dos bàndols, però seria problemàtic per a la capacitat d’irradiació de la ciutat. La conjuntura és extremadament delicada i, mentre hi hagi polítics a la presó i polítics exiliats, els candidats hauran de rumiar-s’ho molt bé abans de gosar fer determinats moviments. Però Barcelona hauria de ser l’oportunitat de retrobar el debat polític més enllà de l’estricta qüestió identitària, sense por d’obrir-se a noves aliances. La unitat de l’independentisme al preu de tants silencis, de tantes coses dites en privat que no es gosen pronunciar en públic, es fa nociva. I Barcelona hauria de ser una oportunitat perquè cadascú recuperés la seva paraula. Després, en funció dels resultats, ja sorgiran els pactes necessaris. Tornar al mantra de les llistes unitàries és seguir negant el reconeixement i l’expressió d’una realitat complexa.

 

14.

 

Quim BRUGUÉ, “Ni il·luminats ni enfangats” a Treball (21-05-18)

http://revistatreball.cat/ni-il·luminats-ni-enfangats/

En moments greus, repetim sovint, és quan la política –la política de debò– hauria d’aparèixer i actuar. Esperem, tots plegats, que la política de les petites misèries deixi pas a la política heroica de les grans solucions. I esperem, ara sí, que la POLÍTICA, escrita en majúscules, arribi en les hores convulses per oferir-nos sortides i superar el desconcert.

Aquesta invocació a la necessitat d’exercir la POLÍTICA es detecta en bona part dels debats sobre l’actual situació política catalana. Des de diferents posicions, com hem escoltat tant en el Parlament com en les infinites tertúlies, es fan crides, amb entonacions severes, a recuperar la POLÍTICA d’alçada i superar la política de baixa volada. Cal deixar-nos de mirades curtes, exclamen uns. És imprescindible definir els grans reptes i els principis rectors que ens permetran guanyar el futur, proclamen els altres. Ha arribat l’hora de les grans decisions que marcaran la nostra història, afirmen els de més enllà. Sense política no ens en sortirem, coincideixen la majoria. Estem, ras i curt, protagonitzant moments decisius; moments que no només reclamen sinó que exigeixen que aparegui la POLÍTICA –en majúscules i en negreta.

Molt em temo, però, que darrere aquest clam unànime no existeix realment un consens sobre què significa aquesta invocació tan emfàtica a la política. És més, podria succeir, com proposa Canovan[i], que en la confusió sobre què entenem per política s’escolessin temptacions populistes; combats petits i discrepàncies tàctiques que, al contrari del que pensàvem, ens fan més vulnerables davant els grans problemes. Si aquest fos el cas, estaríem usant la política no com la resposta a problemes conjunts sinó com un instrument per defensar visions parcials. No estaríem construint el futur, sinó tirant-nos pel cap el passat i el present. Això sí, amb paraules d’alta volada.

Per desenvolupar aquest argument, l’autora, inspirant-se en un clàssic del pensament polític com Oakeshott[ii], distingeix la política de la fe de la política de l’escepticisme. La primera promet la salvació i, lògicament, mobilitza l’entusiasme popular. És una política redemptora i romàntica. Una política que promet el cel a la terra des d’una visió radicalment populista; és a dir, des de la confiança en el govern del poble, amb el poble i pel poble. Vox populi, vox Dei. La segona, en canvi, és una política que rebaixa les expectatives. Una opció pragmàtica que limita l’exercici de la política a assegurar un ordenament jurídic que redueixi el conflicte i asseguri l’estabilitat. Una política més racional que emotiva, ocupada en la pràctica de processar i amortir els conflictes quotidians.

A Catalunya, més enllà de la discussió entre projectes –ja gairebé inexistents–, som testimonis d’una confrontació entre aquells que invoquen la política de la fe i aquells que aposten per la política de l’escepticisme. Per a alguns, crec que fàcilment identificables, vivim un procés que ha de redimir-nos d’una història d’humiliacions, salvar la nostra dignitat i conduir-nos a un paradís terrenal. No és estrany, doncs, que aquesta mena de promeses despertin un entusiasme gairebé místic i que els lideratges que l’estan conduint adoptin formes messiàniques. Per a uns altres, en canvi, tampoc massa difícils d’identificar, caldria aterrar i gestionar els conflictes del present. Defensen una mirada pragmàtica, reclamen el respecte a la legalitat, i opten per reconèixer el present sense albirar noves expectatives de futur. Lligats al statu quo dominant, despleguen un discurs volgudament desapassionat i inevitablement fred. Una posició sovint pètria i burocràtica que es mostra incapaç d’animar a una ciutadania enlluernada pels missatges basats en la fe i l’esperança en un futur idealitzat.

El problema de la política és que ni pot basar-se exclusivament en la fe redemptora ni pot submergir-se completament en l’escepticisme pragmàtic. La política ha de ser ambdues coses simultàniament, mai una en solitari. I a Catalunya no és que siguem independentistes o unionistes, és que interpretem la política en termes de fe o d’escepticisme i, sobretot, cada cop som més incapaços d’entendre que cal combinar ambdues perspectives. Els partidaris de la fe no poden entendre les consideracions terrenals dels pragmàtics. Tenen la mirada ja massa lluny per entretenir-se en les petites gestions quotidianes. I els partidaris del pragmatisme no podem acceptar uns horitzons que els resulten, com a mínim, boirosos i inassolibles. Concentrats en les rutines, semblen incapaços d’alçar la mirada. La fe sense pragmatisme no permet emergir aquella POLÍTICA que molts invoquen com a imprescindible. Tampoc ho permet el pragmatisme sense fe.

És més que probable que, ara per ara, no sigui possible establir un diàleg entre els partidaris d’una Catalunya independent i els partidaris de mantenir algun tipus de relació amb Espanya, incloent-hi els unionistes més convençuts. Potser podem intentar, en canvi, començar amb una reflexió interna tant entre aquells que tenen una visió redemptora de la política com entre aquells que opten per la mirada pragmàtica. Aquells que disposen d’una fe mobilitzadora d’adhesions haurien de moderar l’entusiasme redemptor i reconèixer la necessitat de baixar al terreny quotidià, acceptant el pragmatisme. I aquells pragmàtics freds i poc estimulants haurien d’alçar la mirada, imaginar futurs i traçar camins engrescadors per a una ciutadania decebuda amb el present i amb l’statu quo. Ni cremar-nos de tant entusiasme ni gelar-nos amb tant escepticisme.

Només si es produeix aquesta revisió interna pot emergir la política que efectivament necessitem. Quan els salvadors no incorporen el pragmatisme, esdevenen il·luminats. I quan els pragmàtics refusen la mirada redemptora, es converteixen en gestors enfangats fins a les celles. Uns i altres –il·luminats i enfangats– poden usar la política per defensar les seves posicions, però són incapaços de construir aquell espai polític on, des de l’equilibri, abordar la complexitat. A Catalunya no podrem articular un imprescindible diàleg si aquest s’ha de produir entre il·luminats i enfangats. Abans, necessitem que les parts apartin aquests perfils i deixin pas als polítics –ara sí, en majúscules. Seguim esperant.

[i] Canovan, M. (1999) “Trust the People! Populism and the Two Faces of Democracy”, Political Studies, XLVII, pp. 2-16.

[ii] Oakeshott, M. (1996) The Politics of Faith and the Politics of Scepticism. New Haven: Yale University Press.

 

 

 

15.

 

Entrevista a Michael IGNATIEFF a El País Semanal (20-05-18)

https://elpais.com/elpais/2018/05/15/eps/1526379724_688938.amp.html

Lleva cuatro décadas estudiando el nacionalismo. Discípulo de Isaiah Berlin, académico, escritor y político, el intelectual canadiense mantiene un tenso pulso desde la Universidad de Europa Central con el Gobierno húngaro de Viktor Orbán. Sobre el independentismo catalán asegura que la única solución es el diálogo: “Ni va a desaparecer, ni se puede aplastar”.

ALTO, DISTINGUIDO Y TÍMIDAMENTE AFABLE, Michael Ignatieff (Toronto, 1947) no parece un hombre de acción, pero lo es: ha compaginado una brillante carrera en las aulas de Oxford y Harvard con el periodismo y con el Parlamento canadiense, como diputado y candidato del Partido Liberal durante casi una década.

Puede que su primera infancia itinerante como hijo de diplomático haya influido en su fijación por el estudio del nacionalismo, del sentimiento de pertenencia y sus consecuencias políticas. Su libro El honor del guerrero le convirtió en un ensayista de referencia que, lejos de la abstracción académica, abordaba los temas desde el terreno, con una prosa impecable. Ignatieff representa la mejor imagen del intelectual comprometido y honesto, de firme tradición liberal, que sabe reconocer sus errores, como su apoyo a la invasión de Irak, algo sobre lo que reflexionó en El mal menor: Ética política en una era de terror, reeditado ahora en español, al igual que la biografía de su maestro, Isaiah Berlin.

De Brasil a Myanmar, los titulares de la prensa el último mes parecen seguir la ruta que ha trazado en su nuevo libro, Las virtudes cotidianas(Taurus), un estudio sobre la ética global en el siglo XXI. Ignatieff, además, se encuentra en el centro de otro huracán como presidente de la Central European University, institución financiada por George Soros con sede en Budapest, y que el Gobierno del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, ha puesto en el punto de mira con una ley que dificulta el funcionamiento de universidades extranjeras. La entrevista, en la sede del Aspen Institute en Madrid, se celebra apenas una semana después de la reelección del mandatario húngaro por una abrumadora mayoría. Mientras contesta llamadas de Hungría para tratar de apagar fuegos, Ignatieff trata elegantemente de quitar hierro al asunto: “Lo cierto es que me gusta pelear. No me siento pesimista”. Su mujer, la editora húngara ­Zsuzsanna M. Zsohar, aclara que el futuro de la universidad se decidirá en unas semanas.

En su biografía de Isaiah Berlin describe los jardines amurallados y cuartos con “los grandes ventanales del privilegio institucional británico” de donde él nunca salió. ¿Usted quiso escapar de esa burbuja? Quería ambas cosas. Me encantaba estar en Oxford, en Cambridge, en Harvard; respeto esos lugares y he pasado la mitad de mi vida ahí, pero te aprisionan porque no puedes ver el mundo. Yo aprendo de los libros solo hasta un punto, luego tengo que salir. Trabajé como periodista durante años y me encanta eso de “la verdad sobre el terreno”. Una de las cosas más excitantes que uno puede hacer es tratar de ver a través de los ojos de otra persona para quien la vida ha sido muy injusta; miras desde donde las cosas son duras, atemorizadoras, inciertas.

En Las virtudes cotidianas escribe sobre la hostilidad que la élite académica y los expertos despiertan en la gente de a pie, por ejemplo en Bosnia, donde llegaron con grandes ideales, y sus lecciones de derechos humanos para enseñar a la población a reconciliarse. En mis libros Sangre y pertenencia y El honor del guerrero traté el resentimiento contra esa gente de fuera que predica sobre la reconciliación sin ninguna comprensión real de la amargura, el resentimiento y el miedo. Mucho de todo esto es simplemente autocrítica: yo soy uno de ellos, he dado clases sobre derechos humanos durante años en Harvard. Pero cuando llegas al terreno comprendes que tú vas con un contrato como consultor o tienes que hacer un artículo, estás de paso, no estás atrapado en Irak o Afganistán o Bosnia. Allí hay gente que no puede marcharse, ese es su país y tienen que vivir con la tragedia que ha ocurrido. Si no puedes irte, ves las cosas de otra manera.

Hoy la hostilidad hacia la élite y hacia el conocimiento parece estar en auge. Hay una revuelta mundial contra lo académico. Vivimos la mayor revolución tecnológica desde Gutenberg, tenemos la Biblioteca de Alejandría en nuestros bolsillos. Esta emancipación de la información es algo inédito y debería fortalecer la democracia, hacer a la gente más sabia y que nuestras conversaciones fueran más inteligentes, debería ser algo maravilloso. Pero lo que ha generado es una furia incandescente contra quienes tenían el monopolio del conocimiento, incluidas las universidades y la prensa. Hay quien dice: “Si tengo el conocimiento en mi teléfono, ¿por qué crees que tienes derecho a decirme lo que es verdad o correcto?”. Parte de este cuestionamiento me parece bien, pero las universidades son absolutamente vitales como guardianas de la distinción entre rumores, paranoias, fantasías y noticias falsas.

¿El conocimiento ha perdido su autoridad? Tenemos la oportunidad de restablecerla. Debemos ser más humildes y aceptar que a veces no acertamos: los economistas no vieron llegar el crash de 2008, las ciencias sociales han demostrado que hacen un pésimo trabajo a la hora de predecir. Aceptemos nuestros errores, pero, por Dios santo, si no tienes universidades que puedan decir lo que está pasando con la demografía de tu país, con la distribución de la renta o con el sistema sanitario, estás a ciegas. El ataque a los expertos era esperado, lleva gestándose mucho tiempo, pero tiene elementos muy peligrosos para nuestras sociedades.

En el nuevo libro habla de la fractura social y los movimientos nacionalistas, y suena el eco del siglo XX. ¿Qué tiene esto de nuevo? He estado leyendo Doktor Faustus, de Thomas Mann, que describe la pérdida de autoridad de la cultura, los ataques al conocimiento, el amor a los extremos, el entusiasmo por las respuestas fáciles, el esteticismo de lo fuerte y de lo firme, la radicalización de opiniones de la izquierda y de la derecha. Debemos releer los grandes libros de 1920 y 1930 y pensar en lo que nos cuentan, sí, pero el fascismo es el fascismo, y el Estado con un partido único en el siglo XXI es otra cosa.

¿En qué sentido? Estoy en medio de una batalla con el señor Orbán, pero no tengo miedo, porque no tiene una policía secreta y no me va a arrestar. El fascismo es algo muy específico; es el empleo desde la política de la violencia para mantenerse en el poder. España sabe de esto, y Alemania, también.

Pero ese fantasma es agitado una y otra vez. Por eso es importante recordar que el fascismo no es cualquier tipo de extremismo, no es populismo. Estamos confundiéndolo todo. Debemos leer sobre la República de Weimar, pero estamos en otro sitio. Hoy se suma el 11-S y el terrorismo global con las crisis financiera y migratoria. Occidente ha sufrido estos tres grandes shocks que han destruido la política convencional, y hay  nuevas formaciones políticas que se están aprovechando. No es raro que nuestro sistema político se esté fragmentando; la gente está asustada, desorientada y busca respuestas y liderazgo. No nos hemos vuelto locos: ha habido graves convulsiones y tratamos de ver cómo lo gestionamos. Trump es un signo de eso, el Brexit es otro, y el nacionalismo catalán, también, por su coincidencia con la crisis de 2008. Y hay que añadir la revolución digital. Nadie comprende en su totalidad lo que estamos viviendo. No le voy a contar una bonita historia que ate todos los cabos porque no creo que sea posible.

Con Las virtudes cotidianas, ¿trataba de encontrar un soplo de esperanza anclado en el día a día? En un momento de desintegración institucional, ¿quién hace que las cosas sigan rodando? Pues la gente corriente, y no me refiero a otra gente, sino a ti y a mí. ¿Qué es lo que genera algún tipo de orden moral en nuestra vida cotidiana y cuáles son las condiciones para que se vea fortalecido? He tratado de buscar el sistema operativo moral en lugares muy extremos donde el Estado prácticamente no está: en asentamientos en Sudáfrica, favelas en Río, comunidades muy pobres en Los Ángeles. Allí están reproduciendo a nivel molecular, bloque a bloque, calle a calle, vecino a vecino, un orden moral que hace que la vida sea soportable.

Sí, las pequeñas buenas acciones. Pero luego el vecino encantador que cuida de tus hijos vota por Orbán. Me fascinan esas contradicciones, estoy en contra de la idea de que las cosas pequeñas no importan. Alguien puede creer que lo único relevante es si una persona vota a Orbán, pero si cuida de los hijos de su vecina, eso también es parte de la historia. La gente es compleja: puede ser hostil ideológicamente a los musulmanes en general, y agradable con su tendero marroquí en particu­lar. No debería sorprendernos tanto, porque está en nosotros. Yo tengo todo un montón de prejuicios, que no voy a discutir contigo, y que entran en conflicto con mi tolerancia liberal. La idea de que podemos ser moralmente congruentes al 100% me parece equivocada.

¿Por eso se enfocó en la pequeña escala? Sí, para tratar de entender la relación entre lo micro y lo macro. Volviendo a Orbán, su campaña se ha basado en el cultivo sistemático del odio y la sospecha hacia el enemigo exterior, pero lo extraño es que de una manera imprevista eso revierte hacia dentro: el odio hacia los refugiados puede acabar enfrentando a los húngaros entre sí y destruyendo las pequeñas muestras de decencia. Hay un vínculo profundo entre el discurso político y el día a día, pero no comprendemos nada de esa relación.

Sostiene que nos identificamos más con lo que nos hace diferentes que con lo que nos iguala. Sí, y es algo positivo porque coloca el juicio moral a nivel individual. No me gusta la tiranía de las ficciones ideológicas, sino tomar a las personas una a una.

¿Prima la excepción? La idea de que el universalismo moral entraría en nuestra vida cotidiana ha sido siempre una fantasía. Lo que ves primero es la diferencia, te veo como ser humano, sí, pero también todo lo que te define como un ser absolutamente concreto. El sistema operativo moral del día a día es fuerte porque es empírico, siempre es una persona en su singularidad, no una abstracción. Pero tenemos que luchar todo el rato contra estereotipos y prejuicios.

En el nuevo libro cita la frase del filántropo estadounidense Andrew Carnegie de que la ética cuenta. ¿Trump ha acabado con esto? Por extraño que parezca, no, y ahí radica su atractivo. Su America first, EE UU lo primero, es algo ético. El nacionalismo es una proposición ética que parte de una prioridad, de establecer quién te importa más. Es intensamente moral.

Lleva 40 años escribiendo sobre nacionalismo. ¿El tiempo le ha dado la razón? Nunca me ha gustado el desprecio cosmopolita por el nacionalismo. Temo el sentimiento nacionalista que está unido a la violencia y a la limpieza étnica. Pero la idea de que esto necesariamente viene junto me parece equivocada. Querer ser el señor de tu casa es una de las reivindicaciones más poderosas del siglo XX. Vivimos en una realidad multicultural, en un mundo moral posimperial. Los europeos blancos conviven con personas a quienes colonizaron. Esa revolución salió del nacionalismo y sigo creyendo que, si aguantamos, será algo positivo. No me refiero a Cataluña, sino al derecho de autodeterminación desde 1945.

¿Qué opina de Cataluña? El nacionalismo catalán no es nuevo y yo no puedo evitar ver este asunto desde la óptica canadiense. Es decir, no veo nada anormal en este nacionalismo, no creo que sea posible que desaparezca ni que se pueda aplastar. Quebec es un hecho para los canadienses, pero defiendo la integridad territorial, porque somos más fuertes si estamos unidos. Estoy en contra de una declaración unilateral de independencia porque puede conducir al caos y a la violencia. Un grupo nacionalista no tiene derecho a organizar un referéndum y tratar de escindirse, hay que negociar.

¿Cuál es la salida? No se pueden solucionar los problemas políticos con instrumentos legales. La ley no puede convertirse en un fetiche. En 40 años de crisis constitucional en Canadá hemos logrado salir adelante gracias al diálogo.

¿Confía en los referendos? En Canadá hemos tenido dos y no creo que sea la manera de cerrar los problemas. El Brexit lo ha confirmado. Estas cuestiones deben ser solucionadas entre políticos y no deben ser trasladadas a la gente porque te arriesgas a que ocurra una catástrofe. Pero insisto: es responsabilidad de los políticos, no de los jueces; estos temas tienen que quedar fuera de los juzgados, de los medios, de los activistas, y volver a estar en manos de políticos responsables.

¿Cuál es la lección? España, uno de los grandes logros de Europa, no es el único Estado con un problema de identidad. Ernest Renan decía que un país es un plebiscito diario, así que la unidad nacional está permanentemente en construcción, no termina nunca. Estoy en contra de forzar a la gente a elegir una identidad por encima de otra, y la española, como ocurre en muchos otros casos, es compleja y múltiple. En la política democrática moderna esto es un problema normal, hay que superarlo. Hoy se piensa que al final está el colchón de la UE: somos globales, Barcelona es global. El nacionalismo del siglo XXI te quiere convencer de que es cívico, inclusivo y cosmopolita. Rechaza ser corto de miras, sectario, supremacista o intolerante, pero lo es. La situación del lado español es simétrica.

Escribe que los imperios han desaparecido pero la asemetría se mantiene, que existe el mismo sistema económico pero no político. ¿Vivimos una era posimperial o el imperio ha tomado otra forma? Francamente, no me gusta toda esa cháchara izquierdista. No digo que el mundo o la economía global sean justos, ni que realmente haya igualdad, sino que las expectativas morales de la gente de color, de las mujeres, de los homosexuales y de las minorías hoy se basan en una premisa de igualdad. El mundo es totalmente distinto del que había en 1945. ¿De qué va la política europea? Va de gente blanca acostumbrándose a que los privilegios de la dominación imperial se han acabado. Desde mi visión de liberal de la vieja escuela,  prefiero tener este problema al de la dominación de hombres sobre mujeres, de blancos sobre negros, de heterosexuales sobre gais. Este cambio es lo único que ha pasado en mi vida de lo que me siento orgulloso de haber formado parte.

¿La tensión pasará? No deberíamos perder los nervios, porque no puedes alimentar esa expectativa de igualdad y luego sorprenderte de que la gente diga que no cumples. Pensamos que es la tecnología lo que está trayendo los grandes cambios, pero no, son estas expectativas morales.

Myanmar y Bosnia, dos de los lugares que visita en su libro, demuestran que la religión aún importa. ¿Es el envoltorio de los conflictos? En Myanmar es la fuente de legitimidad del nacionalismo. No soy religioso, pero no me creo la narrativa secular. Me fascina la manera en que en Europa el lenguaje de la fe cristiana está volviendo para racionalizar la política antiinmigración. La derecha lo está instrumentalizando de una manera a menudo cínica, porque sabe que esas referencias son aún muy poderosas.

Sostiene que en Bosnia no es posible una reconciliación con el pasado hasta que haya un futuro político común. ¿Ocurre esto en todas las sociedades que han sufrido guerras civiles? Cuando el futuro es una fuente de problemas, inmediatamente las sociedades trasponen su conflicto hacia el pasado. Cuando hay un bloqueo en España se vuelve a la Guerra Civil; cuando EE UU se bloquea, también vuelven a su guerra; en Polonia regresan al asunto de si fueron culpables del genocidio. La lección complicada de aprender es que el pasado nunca acaba. No termina, porque en algún momento se convierte en el campo de batalla en el que se pelea el presente.

Han pasado 15 años de la guerra de Irak, su postura ante aquel conflicto fue a favor de la intervención. ¿Qué piensa ahora? Estaba equivocado, y lo he repetido públicamente desde hace tiempo. Creo que debes reconocer cuando aciertas y debes asumir la responsabilidad cuando te equivocas. ¿Por qué erré? Pensé que el fin justificaba los medios y que deshacerse de un tirano genocida era una razón de peso para derrocar al régimen. Pero el efecto desestabilizador de la intervención estadounidense para derrocarlo, la incapacidad para hacerlo bien y el horrible coste humano… Además, apoyé la guerra no solo por la violación de derechos humanos, sino por la existencia de armas de destrucción masiva, algo que resultó ser falso. Todo esto me ha hecho más circunspecto: las buenas intenciones no son excusa, las consecuencias en Irak y en Libia han sido terribles.

En su biografía de Isaiah Berlin cuenta que la hipocondría era el vicio narcisista del pensador. ¿Cuál es el suyo? Tengo muchos fallos, es una lista larga: un excesivo ensimismamiento, no tengo tanta empatía como me gustaría… Todo en la vida es una lección de humildad.