Presentació

Certament Donald Trump sembla decidit a instaurar un nou desordre mundial (Juan Luis Cebrián) amb le seves decisions dictades des de la potència d’uns Estats Units que han perdut però l’autoritat guanyada a la Segona Guerra Mundial: és una perillosa política de la humiliació (Andrés Ortega) [text 1], una bomba contra l’estabilitat (Lluís Bassets), una nova era d’incertesa nuclear (Javier Solana). En l’horitzó una perspectiva de guerra a l’Orient Mitjà (Shlomo Ben-Ami), on els Estas Units han subarrendat la seva política a Israel, amb conseqüències immediates com les de la matança de Gaza (Xavier Mas de Xaxàs, Sara Daniel).

Tot un panorama contrari als interessos d’Europa (Mariano Aguirre), que veu com es va dissolent el vincle transatlàntic sense decidir-se a dotar-se d’un lideratge polític fort i dels instruments diplomàtics i econòmics per mantenir-lo. En aquesta situació les mirades es dirigeixen a una Alemanya indecisa (Joschka Fischer, Elie Cohen [text 2], Jesús A. Núñez Villaverde), renuent a seguir l’ambiciosa proposta reformadora d’Emmanuel Macron (discurs a la cerimònia del Premi Carlemany, Charles Wyplosz).

I mentrestant, a Itàlia, pren forma un govern populista i euroescèptic que en el seu programa es planteja la sortida de l’euro (veure l’esborrany del programa entre la Lega i el M5E i els comentaris d’Enric Juliana i Andrea Noferini [text 3]).

A Espanya s’ha instal·lat la percepció que ha arribat el moment polític de Ciudadanos (Benoît Pellistrande [text 4]), amb enquestes que abonen aquesta impressió (Metroscopia), però que en realitat confirmen la reconfiguració del mapa polític amb la superació del bipartidisme i la consolidació de quatre forces polítiques espanyoles a tenir en compte (Kiko Llaneras). Un Ciudadanos que aposta per créixer sobreactuant en el tema de Catalunya per erosionar a fons el Partit Popular (Lucía Méndez), tot desdibuixant la seva proposta reformista (Josep Ramoneda).

Al marge del soroll polític, els problemes de fons de la societat espanyola segueixen ben presents en el debat de les polítiques públiques, molt especialment el relatiu al mercat de treball, peça central de qualsevol programa reformista creïble (Mariña Fernández Salgado, Daniel Fuentes [text 5]) … O els grans reptes de futur, com el procés de digitalització de l’economia espanyola (Juan Miguel Márquez).

Però, òbviament l’actualitat política està dominada per la designació de Joaquim Torra per part de Carles Puigdemont com a candidat a presidir el govern de la Generalitat (veure el relat de l’equip de política de NacióDigital i la justificació de Pilar Rahola) i la seva elecció subsegüent per part del Parlament amb els vots de JxC i ERC i l’abstenció de la CUP. El que era un pas obligat per aixecar l’aplicació de l’art.155 i intentar recuperar la normalitat institucional ha generat noves incerteses i obert noves polèmiques.

Incerteses lligades a la pretensió de mantenir una mena de presidència bicèfala i d’activar organismes paral·lels a les institucions d’autogovern (Lola García [text 6], Francesc-Marc Álvaro),  i a les prioritats anunciades pel candidat en el seu discurs d’investidura (Antoni Gutiérrez-Rubí, Jordi Mercader, editorials d’Ara i La Vanguardia) Polèmiques sobre el perfil del nou president (Jordi Amat [text 7], Francesc-Marc Álvaro, Jordi Mercader) i les seves conviccions ideològiques (Marc Font/Roger Palà, Albert Sáez, Antoni Puigverd, Enric Juliana),  més pròpies d’un nacionalisme identitari que del nacionalisme cívic (Joan Esculies, Pau Marí-Klose [text 8])  predicat pel moviment independentista. Fins al punt que es debat sobre si l’elecció de Torra suposa un tret al peu o un tret al cap de l’indepedentisme (Guillem Martínez [text 9], Raimon Obiols, Enric Juliana).

Tanmateix, això dels trets al peu va per barris, com demostra el fracàs del jutge Llarena en els seus intents d’aplicació de l’euroordre contra els dirigents independentistes a Bèlgica (Jordi Nieva-Fenoll, Javier Pérez Royo).

Especialment interessants ens semblen dues reflexions sobre el futur de Catalunya: la d’Antón Costas [text 10] sobre la necessitat de reconèixer la fractura política de la societat catalana que obliga a posar les bases d’un nou consentiment civil pluralista; i la de Joan Rodríguez Teruel [text 11] que considera que les vicissituds actuals de la política catalana no són accidentals ni singulars, sinó que anuncien un nou escenari polític i social regit per les polítiques d’identitat i no per les polítiques d’interessos (també Oriol Bartomeus), tot relligant amb el diagnòstic efectuat per Mark Lilla sobre la societat nordamericana en el seu llibre El regreso liberal tot just acabat de publicar en castellà (veure l’entrevista a Lilla [text 12] a El Confidencial).

També recollim, l’interessant article de Joan Subirats [text 13] sobre la política cultural com a eix vertebrador de la innovació urbana. I un text de Branko Milanovic [text 14] sobre la fluctuant influència del pensament de Karl Marx en funció de l’evolució històrica.

I acabem amb una cita oportuna de Maquiavel que ha publicat Cinto Amat en el seu quadern: “Com que la meva intenció és escriure alguna cosa que sigui útil per a qui vulgui entendre-ho, m’ha semblat més convenient encarar la realitat actual que no pas el que hom es pot imaginar. Molts han imaginat repúbliques i principats que ni s’han vist ni s’ha verificat que hagin existit mai. I hi ha tanta diferència entre com es viu respecte de com s’ha de viure, que qui abandona el que fa per prendre el que hauria de fer-se va cap a la seva ruïna sense treure’n cap avantatge” (Nicolau Maquiavel, “El príncep”, Cap. XV).

 

 

1.

Andrés ORTEGA, “La peligrosa política de la humillación” al blog del Real Instituto Elcano (16-05-18)

https://blog.realinstitutoelcano.org/la-peligrosa-politica-de-la-humillacion/

Uno de los términos recurrentes en diversos análisis sobre la política exterior de Donald Trump es el de «humillación», en referencia a México, a Irán, a Europa y a la ONU, incluso a Corea del Norte durante un tiempo, aunque su anunciada cumbre con Kim Jong-un el 12 de junio en Singapur constituya una bocanada de aire fresco. La política general de humillación puede tener consecuencias nefastas, para empezar para los propios intereses de EEUU.

La humillación por el muro que quiere erigir con México, por el trato a la inmigración y especialmente a los dreamers (los que llegaron ilegalmente muy jóvenes a EEUU y han desarrollado su vida allí contribuyendo a la vida económica del país) y por la renegociación a la fuerza del TLCAN/NAFTA, puede contribuir a la victoria de AMLO (Andrés Manuel López Obrador) en las presidenciales mexicanas el próximo 1 de julio, el peor candidato para EEUU.

La denuncia por EEUU del acuerdo nuclear con Irán de 2015 (el Joint Comprehensive Plan of Action, JCPOA) es una humillación para los iraníes que, según el Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA), están cumpliéndolo a rajatabla sin renunciar por ello a su peso geopolítico regional. Éste se vio reforzado por el error de la invasión estadounidense de Irak en 2003. Y en estos últimos tiempos, los votos en Irak y Líbano, y las armas en Siria y Yemen, refuerzan la influencia de Irán en la región. La Administración Trump –que no ha explicado convincentemente el por qué de esta decisión–, parece decantarse ahora, si acaso, por intentar provocar un cambio de régimen en Irán. Lo contrario que Obama, para quien evitar la nuclearización de Irán era lo prioritario. El régimen, si acaso, cambiaría por sí solo con mejoras económicas. Lo contrario de lo que pretende Trump con Corea del Norte: desnuclearizarla, a cambio de respetar el régimen.

Ya lo dijo Nelson Mandela: “No hay nada más peligroso que una persona humillada”, lo que se aplica también a los países. De momento, la decisión de Trump está reforzando a los más duros en el régimen de los ayatolás, y debilitando a los moderados, comenzando por el presidente Hasán Rohaní. EEUU se puede encontrar con un régimen radicalizado y que vuelva a la senda nuclear, lo que desestabilizarán la región y podría llevar a una guerra.

La Europa humilde ha sido también humillada en este trance. Los esfuerzos de Emmanuel Macron y de Angela Merkel en Washington no habrán servido de nada, incluso con su disposición a ampliar el acuerdo en el tiempo (más allá de 2025) y en el alcance (limitación en los sistemas balísticos y en la influencia iraní en la zona). Francia, Alemania, el Reino Unido, la UE como tal, más China y Rusia, los firmantes, junto a EEUU, del acuerdo con Irán, pretenden seguir cumpliéndolo. Rohaní lo exige para respetarlo. Pero no es seguro que los europeos puedan si las renovadas sanciones de EEUU contra Irán afectan a su comercio e inversiones en aquel país. Una nueva humillación en el horizonte, que se suma a la espada de Damocles de las medidas estadounidenses de protección frente a importaciones europeas. Aunque si Europa aguanta, con el acuerdo con Irán podemos ver de nuevo el surgimiento de un orden al margen de EEUU, como ha ocurrido con el acuerdo de París sobre cambio climático. La propia Merkel ha señalado que Europa ya no puede confiar en EEUU para que la proteja. La idea de Occidente y las relaciones transatlánticas están seriamente tocadas.

El acuerdo con Teherán se incorporó en su día a una Resolución del Consejo de Seguridad (que en teoría sigue vigente mientras no haya otra contraria o sustitutiva). La Administración de Trump humilla así a la ONU, y al derecho internacional que representa. Claro que a su consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, poco le importa. En 1994 ya declaró que derribar los 10 últimos de los 38 pisos del edificio de la ONU en Nueva York “no cambiaría nada”. Trump contribuye, una vez más, a socavar un orden mundial que pergeñó en buena parte EEUU con su liderazgo tras la Segunda Guerra Mundial. ¿Es Trump un revolucionario en este sentido? Lo sería si planeara un orden alternativo; America First no lo es. Es una actitud, no una estrategia. Parece actuar sin alternativas. Ni global –el régimen de no proliferación, aunque limitado, mucho ha conseguido, pero está en peligro– ni regionalmente, pues en Oriente Próximo la situación se está calentando. Trump se ha puesto de manos de Benjamin Netanyahu y de Arabia Saudí, aunque tampoco quiere involucrarse más sobre el terreno, mientras la guerra de sombras entre Israel e Irán ha empezado a eclosionar en Siria, además de la apertura de la embajada de EEUU en Jerusalén, una humillación para los palestinos, con dramáticas consecuencias.

Por otra parte, el ultimátum a China por la Administración Trump en materia comercial supone una humillación –según lo califica Martin Wolf– para un país soberano, porque plantea condiciones inasumibles por ese país. Aunque los prolegómenos de una guerra comercial ya han comenzado, Trump ha tenido un gesto hacia la empresa ZTE en China, a punto de cerrar por las restricciones que impuso. La humillación inicial es una táctica general que defendía como promotor inmobiliario antes de lanzarse a la carrera política.

La reforma fiscal de Trump también ha puesto en marcha olas desestabilizadoras fuera de EEUU. Y la elevación de los tipos de interés por la Reserva Federal (eso no es directamente Trump) y la consiguiente revalorización del dólar están desestabilizando las monedas de muchas economías emergentes. El primer damnificado (también debido a sus debilidades estructurales internas) ha sido Argentina, que ha vuelto a pedir un rescate del Fondo Monetario Internacional. Otra humillación. Por no hablar de las repercusiones económicas que para una economía mundial en crecimiento, pero delicado, puede tener un aumento del precio del petróleo por lo de Irán.

EEUU ha venido ejerciendo su liderazgo desde la Segunda Guerra Mundial con una mezcla de auctoritas (autoridad) y potestas (poder). Trump se está limitando a esta última en un mundo en el que su país sigue siendo el más poderoso, pero que ha cambiado.

 

2.

 

Elie COHEN, “La nouvelle question allemande” a Telos (11-05-18)

https://www.telos-eu.com/fr/la-nouvelle-question-allemande.html

La réponse est bien sûr oui, mais finalement non. Quelle était la question ? Un Fonds monétaire européen ? Bonne idée mais qui nécessiterait un changement de Traité. Un ministre, un budget et un Parlement zone euro ? Mais pourquoi faire au juste, et pourquoi sortir du cadre de l’Union à 27 ? Réformer l’union économique et monétaire pour la doter d’une capacité à prévenir les crises, à déployer une action contracyclique voire aider un pays volontaire à mener des réformes structurelles ? Vieilleries keynésiennes qui ne feraient que différer l’adaptation nécessaire des pays en difficulté.  Parachever l’union bancaire en créant enfin la garantie des dépôts ? Inenvisageable tant que le bon argent allemand risque de combler les pertes creusées par les cigales du Sud. Intervenir en Syrie aux côtés des USA et du Royaume-Uni ? Une distraction de la « grande nation » en mal de puissance. Profiter du Brexit pour lancer des listes plurinationales au Parlement européen ? Encore non car cela mécontente la CDU leader de fait du PPE.

Depuis un an il n’y avait rien de plus urgent que d’attendre les élections allemandes, puis la formation d’une coalition, puis l’adoption d’un programme, puis les premiers arbitrages de la Chancelière. Les Européens ont ainsi enregistré avec effroi la percée de l’AFD, repris espoir avec l’échec de la coalition Jamaïque, vibré avec les sociaux-démocrates allemands qui entendaient faire d’une ambition européenne renouvelée et du moteur franco-allemand l’axe de la nouvelle coalition pour finir par  constater que Wolfgang Schäuble continuait à régner même sous les traits avenants d’un ministre des Finances social-démocrate.

Et pourtant que n’avait-on entendu sur l’urgence de la réforme de l’UEM après une décennie perdue, sur la nécessité de rendre l’Union à nouveau désirable aux peuples après la crise des migrants, sur l’opportunité de compléter l’union bancaire par temps calme, sur l’impératif moral de sanctionner les démocraties ilibérales de l’Est.

A tous ces défis, une solution : un partenariat franco-allemand renouvelé avec côté français un Emmanuel Macron fermement engagé au service de la cause européenne et prêt à investir son crédit politique dans les réformes domestiques réclamées avec constance par Angela Merkel ; et côté allemand, une chancelière décidée à inscrire son dernier mandat dans l’histoire européenne.

Et de fait Emmanuel Macron, seul dans la classe politique française, s’est révélé totalement engagé dans l’œuvre du renouveau européen, idéologiquement, politiquement et techniquement fournissant à jet continu des idées, des propositions, des engagements dans ses trois grands discours d’Athènes, de la Sorbonne et du Parlement européen. Avec le discours du Pnyx, l’ambition européenne était de retour. Avec celui de la Sorbonne, Emmanuel Macron livrait le discours de la méthode et la feuille de route pour la relance européenne. Avec celui du Parlement européen il entendait hisser le débat au niveau de l’histoire et des enjeux fondamentaux de la démocratie.

Et côté allemand, la main sur le cœur, la Chancelière n’a cessé d’affirmer qu’elle répondrait positivement aux initiatives du jeune président et qu’elle y mettrait les moyens nécessaires, car il convenait de ne pas le décourager et qu’il y allait de l’avenir de l’Europe.

Un an après, la construction européenne est toujours en panne, rien n’a été fait pour la préparer aux chocs à venir, pire, à bien des égards on peut estimer qu’elle a régressé.

Ce diagnostic peut passer pour excessivement pessimiste.

Après tout, nous objectera-t-on, n’en a-t-il pas été toujours ainsi ?

Chaque grande crise affrontée par l’Europe est l‘occasion d’abord d’une floraison de propositions, puis une direction est choisie et la machine communautaire se met en branle pour convertir un grand dessein en propositions, puis les négociations intergouvernementales commencent, une convention est éventuellement convoquée, des compromis finissent par être trouvés et la mise en œuvre peut être chaotique dès lors que les procédures de ratification divergent. Dans le cas qui nous occupe, on ne serait qu’à la phase initiale du processus et rien n’interdit de penser qu’il puisse être remis sur les rails dès juin prochain. Un Mécanisme européen de stabilité prolongé pourrait même être baptisé Fonds monétaire européen (FME) dès lors que l’Allemagne et son Bundestag garderont leurs prérogatives.

On peut aussi nous objecter que la lenteur du processus d’élaboration d’une position politique en Allemagne n’est que le résultat d’un bon fonctionnement de la démocratie. Les longues négociations pour aboutir à une plateforme gouvernementale ont révélé le poids de l’AfD sur l’aile la plus conservatrice de la CDU-CSU, la dérive eurosceptique du FDP de Lindner, l’inconsistance de l’engagement européen du SPD et l’affaiblissement de Mme Merkel. La volonté maintenue de la chancelière d’investir dans la construction européenne en y consacrant plus de moyens, sa détermination à avancer sur les enjeux les plus cruciaux et à faire le tri dans le catalogue Macron seraient d’un parfait classicisme dès lors que l’on tient compte des réalités politiques domestiques.

On peut enfin défendre une approche progressive à trois temps. Prendre immédiatement ce qui est proposé notamment en matière de fonds de résolution. Bâtir un rapport de forces à l’occasion des élections européennes en faisant bouger les lignes au Parlement européen pour peser sur la désignation du prochain président de la Commission. Se mettre en position de relancer l’intégration avec des programmes crédibles quand l’horizon sera dégagé.

Mais la paralysie dure depuis longtemps, on a pu parler d’une décennie perdue pour l’Europe, et on ne voit pas apparaître de solutions novatrices. Le problème est qu’à la faveur des débats sur les solutions de sortie de crise on a vu ressortir l’antienne des solutions ordo-libérales qu’on croyait condamnées par la longue crise et les solutions inadaptées déployées au nom de cette idéologie. Plus inquiétant, il y a régression pure et simple sur des sujets comme l’union bancaire, notamment sur le volet garantie de dépôts, naguère acceptée et aujourd’hui déclarée non négociable pour des raisons politiques domestiques.

Dans les positions défendues actuellement par le gouvernement allemand, il y a trois types de refus, qui n’ont pas la même portée.

Lorsque madame Merket dit non au super-ministre des Finances de la zone euro, à un budget spécifique et significatif de la zone euro et à un Parlement zone euro, on peut comprendre cette position. L’Europe n’est certainement pas mûre pour de tels bouleversements car ils supposent 1/ que la distinction entre l’UE et l’eurozone soit poussée très loin et institutionnalisée ; 2/ qu’un deuxième budget soit créé pour des objectifs mal identifiés alors même que le premier doit être profondément repensé ; 3/ qu’une procédure démocratique nouvelle soit inventée pour valider un budget eurozone dans le cadre d’un Parlement nouveau.

Lorsqu’elle propose une petite ligne zone euro dans le budget de l’UE au motif qu’il n’y a pas de besoins spécifiques à l’eurozone qui justifieraient un budget conséquent on ne peut qu’être en désaccord car c’est la vieille opposition aux politiques contracycliques, au traitement des chocs asymétriques et aux politiques d’accompagnement des réformes structurelles, qui resurgissent. Si les déséquilibres structurels avec la divergence grandissante nord-sud ne sont pas traités il faut que le gouvernement allemand explique comment on maintient l’Union sur la longue durée.

Enfin lorsque, toute honte bue, l’Allemagne revient sur ses engagements en matière d’union bancaire en refusant la garantie des dépôts (EDIS) et recule sur le FME qu’elle a elle même proposée alors il convient de sonner le tocsin car ce sont les bases même de l’équilibre réduction des risques – solidarité face aux risques qui sont remis en cause. L’EDIS aujourd’hui est considéré en Allemagne comme la licence donnée aux pays du Sud de puiser dans les impôts allemands comme si un accident bancaire ne pouvait survenir que dans le Sud. La condition posée par l’Allemagne pour avancer est que le problème à traiter par l’EDIS ait disparu avant que l’EDIS ne soit créé ce qui passerait par l’élimination des mauvais risques portés dans le bilan des banques européennes. Quant au Fonds monétaire européen qui devrait prendre la suite de l’ESM et remplacer les troïkas à venir en cas de crise et de plans d’ajustements structurels, l’Allemagne demande le maintien de la gouvernance intergouvernementale du Mécanisme européen de stabilité actuel et un changement de Traité qu’elle sait impossibles dans le contexte actuel.

Si l’on cherche à comprendre l’inflexion de plus en plus marquée de la position allemande sur toutes les questions évoquées plus haut on est réduit à trois hypothèses.

La première est que tout se passe comme si l’Allemagne se satisfaisait de la situation actuelle. La prospérité économique éclatante, les excédents budgétaires et la baisse de la dette, les excédents commerciaux accumulés, les politiques de redistribution engagées… Tout contribue à conforter l’excellence du modèle, tout concourt à la perpétuation de l’ordre existant. Comme par ailleurs la Commission est faible, que l’intergouvernemental règne à Bruxelles que le Parlement est tenu par les amis politiques de la Chancelière, pourquoi changer ?

La deuxième hypothèse est qu’avec la percée de l’AfD et l’affaiblissement du SPD, le contexte politique a fondamentalement changé pour le pire. L’euroscepticisme groupusculaire qui s’était développé en Allemagne à la faveur de la contestation de l’euro et des politiques de soutien aux pays en crise  a fait une percée décisive avec la crise des migrants et sa gestion par Mme Merkel. La porosité entre positions de l’AfD et de la CSU (la petite sœur bavaroise de la CDU), l’étroitesse de la coalition CDU-SPD, l’évolution de l’opinion publique concourent à un moindre engagement européen.

La troisième hypothèse est que la longue crise que l’Europe a connue a davantage conforté les credo ordo-libéraux que contribué à les remettre en cause. L’obsession du combat contre l’aléa moral et pour la compétitivité, la dénonciation des rêveries keynésiennes, la conviction que seule la discipline et la réforme dans chaque pays paient, l’acceptation des risques associés aux réformes financières demandées au Sud ne créent pas les conditions d’une entente possible entre pays du Nord et du Sud sans qu’aucun des deux blocs n’ose esquisser les conclusions qui s’imposent.

Ces trois hypothèses ne sont pas exclusives l’une de l’autre, elles dessinent un cadre dont on voit mal comment l’on peut s’évader.

Alors que faire ?

La première idée qui vient à l’esprit est de changer de terrain et de se consacrer à l’Europe de la Défense.

Dans un monde rendu plus dangereux par les évolutions de la Russie, le retrait des Etats-Unis, les périls du Moyen Orient, l’Europe pourrait décider de prendre en charge sa défense et de le faire collectivement. Or cette volonté fait défaut. A l’Est la Pologne préfère acheter des armes américaines avec de l’argent européen plutôt que de contribuer au moins à une convergence des politiques d’approvisionnement militaire. L’Allemagne, après avoir fait un pas avec Joschka Fischer dans l’engagement de troupes sur le théâtre européen, raille la France quand elle s’engage au Mali ou frappe la Syrie.

L’Europe, enfin, après de multiples tentatives de création d’un embryon de forces communes a fait le constat que les problèmes de gouvernance et d’absence de doctrine d’intervention rendaient vaines les tentatives d’intégration.

Bref, même si l’opinion publique est favorable à ce type de recentrage européen, les conditions ne sont pas réunies même si quelques initiatives peuvent être saluées comme le projet franco-allemand d’avion du futur.

La deuxième idée est de traiter le mal à la racine. La question migratoire ayant eu des effets dévastateurs sur les opinions publiques notamment en Allemagne et en Italie, il conviendrait de s’y attaquer en priorité. Une telle politique passerait par une gestion en commun de l’accès au territoire européen, par une refondation de Schengen, par une politique commune des réfugiés, par une renégociation de l’Accord de Dublin, par une aide apportée aux collectivités locales qui subissent le choc des vagues migratoires, par des négociations menées en commun avec les pays africains d’ou proviennent les migrants etc. Refonder Schengen est certes un projet majeur sur lequel il convient de se mobiliser, mais ne dispense en rien de traiter les dysfonctionnements de l’union économique et monétaire.

La troisième idée est d’accepter l’état actuel de l’Europe et de favoriser les accords ad hoc entre pays volontaires pour pousser les initiatives en matière de numérique et d’intelligence artificielle, de robots et d’usines du futur, d’édition génétique et de sciences du vivant, avant de trouver un cadre nouveau à ces initiatives dans le cadre d’une prochaine programmation budgétaire qui verrait les crédits de la PAC et des fonds structurels reculer au profit des politiques d’innovation.

S’emparer des sujets défense, migrants ou numérique est utile mais ne justifie pas qu’on tourne le dos aux questions économiques et financières révélées par la longue crise de la décennie qui vient de s’écouler.

Face aux réticences allemandes, il n’y a que deux réponses possibles.

Plaider, plaider de manière ininterrompue pour que les solutions défendues ici et ailleurs finissent par être adoptées et mises en œuvre.

Et pour le reste attendre la prochaine crise ! Force est de constater que les avancées majeures comme l’ESM, l’OMT et le quantitative easing ont été rendues possibles par le climat d’urgence et de péril extrême. On pouvait espérer reformer à froid, éviter la course entre désintégration interne et projets radicaux des eurosceptiques, cela n’est manifestement pas possible

Le discours au Parlement Européen d’Emmanuel Macron restera dans les mémoires comme un appel angoissé au sursaut dans un monde devenu plus dangereux et où les élites européennes, telles des somnambules, avancent hagardes vers la catastrophe. Le danger est clairement identifié, les obstacles aussi. L’enjeu est clair : inventer une souveraineté européenne, unir les peuples et opposer aux démocrates illibérales « l’autorité de la démocratie ».

Par une ironie de l’histoire malheureusement trop fréquente en Europe, c’est au moment où la France est prête à faire les efforts nécessaires que son partenaire se dérobe. La litanie des « non » allemands ne doit certes pas décourager mais après une décennie perdue et l’émergence d’un leader éclairé en France, on pouvait espérer des perspectives plus encourageantes.

 

3.

 

Andrea NOFERINI, “La (in)sostenible ingobernabilidad italiana” a Agenda Pública (11-05-18)

http://agendapublica.elperiodico.com/la-insostenible-ingobernabilidad-italiana/

Como era de prever en virtud de los resultados electorales del 4 de marzo, a Italia le cuesta formar gobierno. El presidente de la República, Sergio Mattarella, ha tenido que abrir  hasta tres rondas de consultas para que los partidos intenten resolver el rompecabezas post-electoral que imposibilita la creación de una mayoría parlamentaria estable. Que se tarde algunas semanas, o hasta meses, en configurar un Ejecutivo no es ni muy grave ni atípico. En la historia de la Italia republicana (del 1946 al 2016), el tiempo medio de gestación oscila entre 32 y 67 días, dependiendo de que el nuevo Gobierno sea el fruto de unas elecciones o surja, en cambio, de una crisis parlamentaria.

Un poco de retraso tampoco es una anomalía sólo italiana. Desde la posguerra, en Europa los gobiernos tardan de media 26 días en tomar posesión, con Austria, Bélgica, Portugal, España y Holanda ubicadas por encima de este valor (80 días, por ejemplo, para formarlo en Holanda).

Al margen del debate sobre si una ley electoral diferente del Rosatellum Bis habría producido escenarios más estables (aunque en Italia los premios de mayoría son inconstitucionales), el punto clave es entender que las urnas han dibujado un país social y territorialmente fragmentado. En la línea del nuevo relato sobre la globalización que divide entre ganadores y perdedores, es evidente que el ascenso de las fuerzas de matriz populista, euro-crítica y con una fuerte carga anti-sistema puede interpretarse –al igual que en los otros países– como una reacción de los perdedores a los sufrimientos inducidos por la recesión económica, las políticas de austeridad y los recortes presupuestarios.

Por ejemplo, los jóvenes italianos –con una tasa de desempleo del 31,5%, según el Eurostat de febrero pasado– han apostado masivamente por La Lega y el M5S. Si consideramos los millennials (nacidos en 1999) que votaron por primera vez en los últimos comicios, la distribución de sus preferencias ha premiado claramente al M5S (43% de los votos) y La Lega (19%). Los desempleados explicarían, en cambio, el éxito clamoroso del M5S en el sur, un territorio antiguamente feudo democristiano.

Desde el punto de vista geográfico, los resultados confirman una profunda fractura social entre un norte rico, conservador y con rasgos, en ciertos casos, excesivamente nacionalistas y xenófobos,  y un sur pobre, asistencialista y muy sensible a las promesas (o ilusiones) de quienes les ofrecen medidas para estabilizar su precario poder adquisitivo.

Varios análisis post-electorales confirman que la raíz del actual laberinto político italiano reside en la incompatibilidad entre los dos principales ganadores de las elecciones: el M5S y La Lega. No obstante, Luigi di Maio y Matteo Salvini comparten ideas sobre pensiones, Europa, mercado laboral e inmigración, aunque ambos partidos pescan en dos electorados territorialmente diversos y proponen medidas que difícilmente son conciliables.

Un análisis del voto sobre base comunal confirmaría esta  hipótesis, al evidenciar una fuerte relación negativa entre el éxito del M5S y los votos obtenidos por La Lega. En los territorios donde gana el primero pierde el segundo, sugiriendo de esta forma que las dos fuerzas no son complementarias.

En virtud de estas discrepancias, el M5S –primer partido, con el 32,7% de los votos, 10,7 millones de ciudadanos– ha rehuido hasta ahora de los acuerdos con La Lega que, a su vez, no se ha atrevido a deshacerse del todo de Silvio Berlusconi (condición imprescindible para un acuerdo) ni ha podido –por obvias razones electorales– aceptar la implementación de la renta de ciudadanía, la medida estrella propuesta por el M5S. El reddito di cittadinanza ha sido, de hecho, la razón por la que el movimiento ha arrasado en el sur italiano, y eso que se parece más al subsidio de desempleo español que a un basic income universal. Según algunas estimaciones, esta medida costaría a las arcas del estado entre 15.000 y 30.000 millones de euros, casi el 2% del Producto Interior Bruto.

Desde el otro bando, la coalición de centro derecha (La Lega, Forza Italia, Fratelli di Italia y alguna otra formación menor)  ha sido el grupo político más votado con el 37% de los votos (12,1 millones de ciudadanos). Sin embargo, la coalición no ha podido sacar adelante un Gobierno liderado por el polémico Salvini. Con la cuestión del aún incandidatable Berlusconi como telón de fondo (¿Cuál podría ser su papel en una mayoría de gobierno, visto el ostracismo del M5S y las ganas de Salvini de hacerse con el liderazgo del centro derecha?), la campaña electoral de los conservadores ha cabalgado sobre la promesa de un flat tax que reduciría y simplificaría la presión fiscal sobre las clases medias. La idea ha cuajado entre los trabajadores y pensionistas del norte, que tienen salarios nominales más altos y también un elevado coste de la vida. Considerados los costes de la reforma (estimados en una pérdida de ingresos del entorno de los 60.000 millones de euros) y las obligaciones presupuestarias que marca Bruselas, se trata de una propuesta todavía difícil de implementar; más aún si hubiera que ponerla en marcha conjuntamente con la renta de ciudadanía propuesta por el M5S.

Todas estas maniobras ocurren en un escenario en el que la continua hemorragia de votos de la izquierda italiana (seis millones de votos perdidos en los últimos 10 años y 2,5 millones en menos que en las elecciones de 2103) convierte al partido del ex premier Paolo Gentiloni y del ex secretario Matteo Renzi en un actor temporalmente irrelevante. Un partido para las elites –como señalan los análisis sociológicos del voto–, atractivo sólo para unos jubilados nostálgicos de los gloriosos tiempos de Enrico Berlinguer y para lo que queda de la clase media (medio-alta), urbana e instruida.

Teóricamente, vale la pena recordar que la aritmética permitiría una coalición entre M5S y PD, una eventualidad que los análisis postelectorales no descartan absolutamente al haber detectado cierta complementariedad entre los electorados de las dos formaciones. Sin embargo, la distancia sobre ciertas áreas fundamentales (inmigración y reforma laboral, por ejemplo) y las dificultades de liderazgo interno en el Partitdo Democrático (PD) han dinamitado desde el principio esta opción política. Parece que la corriente interna del PD liderada por el aún poderoso Matteo Renzi prefiere curarse las heridas desde la oposición y rechaza abiertamente apoyar a un M5S que, en el curso de la pasada legislatura, se prodigó con una feroz y agria acción de oposición.

Quizás el ex secretario del PD Renzi tenga sus razones para mantener diferencias profundas con M5S. Observando los datos relativos al voto de diputados y senadores durante la XVII legislatura (2013-2018), la plataforma Open Parlamento, del observatorio Openpolis, evidencia que ambas formaciones son las más distantes y que apenas han votado de manera conjunta en el 26% de las ocasiones.

Ante tanto caos, y sin salidas estables la vista, el transformismo político italiano suele parir los que se conocen como ‘gobiernos técnicos’, las ‘amplias coaliciones’ o las de (des)’unidad nacional’. Gobiernos impulsados por el presidente de la República, guiados solamente por alguna personalidad de prestigio, proveniente a menudo del mundo de las instituciones y sin color político previamente marcado (el caso de Mario Monti, sólo para citar un ejemplo reciente). Un Ejecutivo de estas características tendría escasa autoridad política y se limitaría a cumplir las severas obligaciones europeas y –por qué no– a seguir repartiendo cargos públicos y prebendas a los fieles de todos y cada uno de los partidos del espectro parlamentario.

Ante esta amenaza, Berlusconi dio a regañadientes un paso atrás y comprometió la abstención de Forza Italia, lo que permitiría la investidura de un presidente del Consejo de Ministros apoyado por M5S y La Lega. Veremos en los próximos meses cuál será el coste político de tal acuerdo para el conjunto de los italianos, que anhelan desde ya hace mucho un Ejecutivo capaz de dar respuestas a las innumerables demandas sociales en un país en el que el 30% de sus ciudadanos viven en condiciones de exclusión social o riesgo de pobreza.

 

4.

 

Benoît PELLISTRANDE, “Le moment Ciudadanos” a Telos (11-05-18)

https://www.telos-eu.com/fr/le-moment-ciudadanos.html

Le moment Ciudadanos

Si la politique espagnole ressemblait à la roulette du casino, nul ne doute que le croupier serait en train de crier « Rien ne va plus ». La succession des événements politiques sur fond d’interrogations profondes sur l’avenir du pays est en train de modifier en profondeur les pronostics et les stratégies des acteurs. La crise catalane continue de miner souterrainement les institutions démocratiques espagnoles tandis que le Parti Populaire au pouvoir semble entrer dans une spirale autodestructrice.

Une Catalogne « weimarisée » ?

Depuis les élections du 21 décembre 2017, un nouveau parlement catalan se montre incapable de faire émerger un gouvernement nationaliste, alors même que les partis indépendantistes disposent de la majorité absolue. Paralysés par la rivalité qui habite les rapports entre Junts Per Catalunya (JpCat) de Carles Puigdemont et Esquerra Republicana de Catalanuya (ERC) d’Oriol Junqueras, les indépendantistes sont en train de « weimariser » les institutions catalanes. J’entends par ce néologisme décrire une situation dans laquelle un parlement existe mais ne compte plus et surtout une instrumentalisation des institutions mises au service d’une majorité (minoritaire en voix) et non plus au service du bien commun, le tout dans une manipulation permanente du règlement du Parlement au gré des intérêts de Carles Puigdemont. Cet interminable épisode catalan (on parle de plans D et E pour évoquer des scénarii d’investiture d’un président de la Généralité qui ne soit ni en fuite, ni en prison… ; des noms sont testés auprès de l’opinion mais Carles Puigdemont bloque toute solution qui aurait pour effet de le transformer cadavre politique) dévoile la manière dont les indépendantistes conçoivent les institutions et la politique. Celle-ci n’est que coups de force, dépassement de la légalité en espérant que le fait accompli devienne jurisprudence. Quant aux institutions, elles sont des instruments qu’il faut dénaturer pour conduire à la terre promise. Et si l’on ajoute que la politique catalane n’est plus qu’une opposition brutale entre amis et ennemis, retrouvant par-là la définition que Carl Schmitt donne de la politique, on peut justifier cette hypothèse de weimarisation de la vie politique catalane. Bien entendu, Carles Puigdemont n’est pas Hitler, ni Oriol Junqueras Gregor Strasser… On m’accordera cependant que l’hyper-nationalisme peut conduire à des compagnonnages inconscients mais réels.

La crise catalane a percuté de plein fouet tous les partis politiques et plus encore l’ensemble de la société espagnole, partagée entre une catalanophobie largement superficielle mais réelle et un ras-le-bol devant de la politique devenue tellement politicienne qu’elle en est incompréhensible.

Le PP, victime dune combustion lente

À ce théâtre catalan, vient de s’ajouter une crise politique d’envergure pour le Parti Populaire. La présidente de la Communauté Autonome de Madrid, Cristina Cifuentes, a dû, mercredi 25 avril, présenter sa démission. Dans la foulée, elle a dû renoncer aussi à la présidence du PP à Madrid. Courant mars, le site internet diario.es, proche de Podemos, dévoile que Cristina Cifuentes a obtenu un Master, validé par l’Université Rey Juan Carlos. Le problème est que ce master est, semble-t-il, une faveur. Personne ne se souvient avoir vu la responsable politique assister aux heures de cours. Cristina Cifuentes ne retrouve pas son mémoire de Master. Et après avoir brandi devant l’assemblée un compte rendu de soutenance, les trois signataires de ce document nient l’avoir signé. Comme dans toute affaire, la fabrication d’un vrai-faux, non plus patriotique mais politique, devient le scandale lui-même qui en révèle son ampleur. Après avoir nié, puis retourné les accusations vers l’Université elle-même, Cristina Cifuentes est tombée après qu’ait été mis sur le web une vidéo la montrant en train de dérober deux crèmes de beauté dans un supermarché. La vidéo date de 2011. Sa diffusion est le fait de ses adversaires à l’intérieur même du PP de Madrid. Ce fut la chiquenaude finale.

La crise du PP madrilène n’est pas qu’une affaire régionale. Elle porte en elle plusieurs enseignements et sûrement des conséquences majeures. D’abord, Madrid c’est un fief du PP. Depuis 1995, le Parti Populaire tient la communauté et c’est là qu’il a engrangé ses plus beaux résultats électoraux, obtenant plusieurs fois de suite la majorité absolue. Si le PSOE a été vaincu sur le plan national, c’est d’abord à Madrid que le PP l’a fait reculer puis a imposé son hégémonie. Perdre Madrid, c’est le déclin assuré. Certes, la mairie fut perdue par le PP en mars 2015. Mais le Parti restait la première force et la coalition municipale que dirige Manuela Carmena, une alliance Podemos-PSOE-société civile, reste tributaire de ses contradictions internes.

La chute de Cristina Cifuentes remet en pleine lumière les turpitudes du PP de Madrid. Plusieurs enquêtes sur le financement illégal du PP ont conduit à un procès qui se tient en ce moment. Un ancien président de la Communauté, Ignacio González, a été en prison. Plusieurs adjoints de celle qui fut l’emblématique et médiatique présidente entre 2003 et 2012, Esperanza Aguirre, ont été mis en accusation et ont été envoyés en prison préventive. L’ancienne dame de fer du PP madrilène demeure épargnée par la justice mais pas par les soupçons de l’opinion publique. Bref, c’est tout un système de pouvoir et d’exercice du pouvoir qui est mis à nu.

Or, ce scandale de Madrid intervient après celui de la Communauté de Valence. Là aussi, la région ultra dynamique entre 1995 et 2008, a été la vitrine du PP. Là encore, ses responsables sont accusés de pratiques de corruption : depuis les costumes de l’ancien président Francisco Camps jusqu’aux contrats publics douteux… L’ancienne maire de Valence Rita Barbera, emblème populaire et populiste du PP triomphant, a fini par tomber aux municipales en mai 2015 puis a été broyée par les accusations de clientélisme éhonté. Morte d’une crise cardiaque à la veille d’être entendue par les juges, Rita Barbera a emporté avec elle ses secrets.

Troisième scandale majeur : le procès de l’ancien trésorier du PP, Barcenas. Des ordinateurs détruits avant une perquisition, des comptabilités douteuses et des comptes en Suisse : tous les ingrédients du scandale sont réunis.

Le temps judiciaire n’est pas le temps médiatique.  Le président Mariano Rajoy a voulu jouer sur ce décalage et insistait sur la marche inexorable de la justice. Il s’abritait aussi derrière le fait qu’aucune condamnation définitive ne permettait de porter un jugement sur les faits dénoncés. Mais cette défense, vieille comme la politique, a sous-estimé l’écœurement de l’opinion publique. Elle a aussi surestimé la peur de la gauche : les électeurs modérés préféreront toujours des élus du PP à des socialistes alliés à Podemos. Cela reste à voir : les sondages pour la mairie de Madrid restent favorables à l’alliance de gauche.

La presse espagnole développe depuis quelques semaines la thèse de l’épuisement du PP et de la fin du cycle Rajoy. Au sein même du parti, quelques voix inquiètes se font entendre. Tout un signal !

Changement et continuité : l’équation Ciudadanos

Depuis la victoire de C’s aux élections catalanes, tous les sondages nationaux indiquent un décollage pour le parti centriste. Plusieurs enquêtes récentes le mettent en première position et les projections en termes de sièges, même si le scrutin proportionnel provincial favorise les provinces plutôt conservatrices et socialistes, donnent crédit à l’hypothèse de C’s comme premier parti de l’hémicycle.

Né comme parti centriste, foncièrement antinationaliste, C’s est en train à la fois de récolter le bénéfice d’une action politique cohérente et déjà inscrite dans la durée de dénonciation des dangers que font courir les partis nationalistes, tout spécialement les catalans et – c’est le fait nouveau – la substitution du vote PP par le vote C’s. Ciudadanos cannibalise le PP. Mieux même, il le « macronise ».

Fort de sa jeunesse – il n’a pas quarante ans –, Albert Rivera invente la « nouvelle politique ». Surfant sur la popularité européenne du président Macron, il veut se présenter comme le Macron espagnol. Le système institutionnel est différent, même si la présidentialisation n’est pas absente des dérives de la pratique du pouvoir. Surtout, les impératifs de communication rendent les mécanismes politiques dans nos démocraties représentatives assez similaires. Il est donc possible de jouer la carte Macron en Espagne.

En proposant une candidature de Manuel Valls à la mairie de Barcelone (le scrutin aura lieu en mai 2019), C’s montre qu’il mord à droite et à gauche et confirme le dépassement de l’ancienne politique par la nouvelle politique… et tant pis si cette expression a, en Espagne, 104 ans puisqu’elle fut inventée par José Ortega y Gasset lors d’une conférence à l’Athénée de Madrid.

La candidature de Manuel Valls présente plusieurs atouts majeurs : elle internationalise le « conflit catalan » mais au profit des constitutionnalistes alors même que les indépendantistes ont complètement échoué sur ce terrain ; elle renforce le caractère centriste de C’s qui peut être « en même temps » de droite et de gauche ; elle offre un surcroît de notoriété à la liste de C’s puisque la presse espagnole et internationale va forcément couvrir la campagne de l’ancien Premier ministre français ; elle donne à C’s une dimension européenne puisque la résurrection politique de Manuel Valls outre Pyrénées est aussi une manière de prendre acte d’une réalité européenne pas si nouvelle que cela ; enfin, d’après les déclarations de Manuel Valls lui-même qui entend conduire une candidature d’union, elle exprime bien la centralité de C’s.

Ce coup d’audace de C’s dit bien l’insolente santé dont le parti dispose en ce moment. Un PP à la dérive, un PSOE paralysé, Podemos empêtré dans ses divisions internes, des nationalistes sur le pied de guerre : les planètes se sont alignées favorablement pour C’s. Un de ses responsables, renversant la formule de Lampedusa dans Le Guépard, dit qu’il faut que tout continue ainsi pendant encore quelques mois pour que bientôt tout change. Mais l’Espagne peut-elle encore attendre le changement ?

 

5.

 

Daniel FUENTES, “El mercado laboral, en el centro de todas las preocupaciones” a Agenda Pública (15-05-18)

http://agendapublica.elperiodico.com/el-mercado-laboral-en-el-centro-de-todas-las-preocupaciones/

En abril de cada año, los estados miembros de la UE envían a la Comisión Europea dos documentos esenciales para la coordinación de sus políticas económicas: el Programa Nacional de Reformas y el Programa de Estabilidad. El primero es, fundamentalmente, un ejercicio de rendición de cuentas sobre las recomendaciones específicas que el Consejo Europeo ha remitido previamente a cada Estado miembro y sobre los avances de cada país en los cinco ámbitos concretos de la Estrategia Europa 2020: i) empleo, ii) investigación e innovación, iii) cambio climático y energía, iv) educación y v) integración social y reducción de la pobreza. El segundo documento es, básicamente, un ejercicio de prospectiva económica que permite analizar el cumplimento de los objetivos presupuestarios a cuatro años vista, relacionados directamente con el superávit o déficit estructural de las administraciones públicas.

Aunque tanto el Programa Nacional de Reformas como el de Estabilidad incluyen importante información sobre el momento económico -como la relativa al ejercicio presupuestario en curso-, su principal interés consiste en señalizar, a partir de un diagnóstico macroeconómico que es la piedra angular de ambos documentos, la estrategia económica de cada Gobierno en relación con los objetivos a medio plazo de la Unión.

El Programa Nacional de Reformas se asemeja, en cierto sentido, a un catálogo razonado de las medidas de política económica adoptadas durante el último año. Su valor es más burocrático-contable que analítico, pero dibuja un panorama sobre el grado de cumplimiento de los objetivos nacionales de la Estrategia Europa 2020 mencionados anteriormente que, en el caso de España, resulta especialmente revelador.

En primer lugar, con una tasa de empleo del 65,5% en la franja de edad 20 a 64 años en 2017 (1,6 puntos superior a la de 2016), España está fuera de la trayectoria necesaria para alcanzar el objetivo del 74% en 2020. Lo mismo ocurre con la inversión en investigación y desarrollo, cuya última estimación disponible la sitúa en 1,19% del PIB en 2016, sin señales de neta mejoría desde entonces, a pesar de haberse revisado a la baja el objetivo (desde el 3% al 2% del PIB). En tercer lugar, cumplimos o estamos en trayectoria de cumplir los objetivos de cambio climático y sostenibilidad energética; si bien, según advierte la Comisión Europea, España debe prestar atención al incremento de la demanda energética que cabe esperar de la fortaleza del actual ciclo económico. El cuarto objetivo, relativo a la educación, es doble: con un 41,2% de personas entre 30 y 34 años que ha finalizado estudios de enseñanza terciaria en 2017, España mantiene la progresión adecuada para alcanzar el 44% en 2020; sin embargo, el 18,3% de abandono escolar temprano registrado en 2017 sigue lejos del objetivo de 15%. Por último, frente a un objetivo de reducir, al menos, en 1,4 millones el número de personas en situación o riesgo de pobreza y exclusión social con respecto al nivel de 2008… España ha aumentado esta cifra, según la Comisión Europea, en más de dos millones de personas.

Es cierto, como bien señala el Programa Nacional de Reformas, que el indicador de referencia sobre el riesgo de pobreza o exclusión social (Arope) se conoce con cierto retardo estadístico y todavía no captura completamente el impacto positivo del ciclo económico sobre la reducción de la pobreza. El propio ministro Escolano afirmaba recientemente que la creación de empleo “es la mejor redistribución en la sociedad española actual”.

En cuanto al Programa de Estabilidad, todos damos por descontada la salida de España del brazo correctivo del Protocolo de Déficit Excesivo. El déficit público se situará por debajo del 3% del PIB al cierre de 2018, lo que viene a significar que nuestras finanzas públicas recibirán el alta médica una década después del inicio de la crisis. Comoquiera que el déficit y la deuda pública han sido las variables que, junto con las del mercado laboral, han sufrido con mayor severidad las consecuencias de los desequilibrios macroeconómicos acumulados durante el boom crediticio de principios de siglo, este alta médica es extensible al conjunto de la economía española.

Sin embargo, conviene ser conscientes del estado de salud de nuestra economía. Las variables flujo evolucionan con la intensidad y en el sentido adecuado (déficit público, creación de empleo, capacidad de financiación frente al resto del mundo), pero persisten todavía serios problemas en sus respectivas variables stock (deuda pública, tasa de paro, deuda externa). Es la diferencia entre sentirse mejor y estar mejor.

•     Aunque el déficit público bajará este año del umbral crítico del 3% y las administraciones públicas registrarán un ligero superávit primario por primera vez desde el inicio de la crisis, la deuda pública todavía se sitúa en el 98,3% del Producto Interior Bruto (PIB); lejos del 60% que figura en los tratados europeos y, ni que decir tiene, más lejos aún del 35% registrado en vísperas de la crisis.

•     Aunque la ocupación ha crecido casi 1,7 millones de personas en los últimos años, el nivel de 2017 sigue siendo más de 1,7 millones inferior al máximo de 2007. El número de parados el año pasado se situó en 3,9 millones, unos dos millones de personas más que 10 años antes, con una tasa de cobertura (proporción de parados que reciben algún tipo de prestación por desempleo) que ha pasado del 78,4% en 2010 al 56% en 2017.

•     Aunque la economía española ha transformado en superávit exterior (2% del PIB en 2017, en disminución paulatina hasta el 1,5% en 2021) un déficit de financiación frente al resto del mundo que en vísperas de la crisis rondaba el -10% del PIB, la posición de inversión neta internacional todavía se situaba en el 80% del PIB al cierre de 2017, lejos de un 30% que podría reducir nuestra elevada vulnerabilidad a los riesgos del mercado.

Cómo hemos salido de la crisis

En 2017 la economía española recuperó el nivel de PIB de 2008, pero lo hizo con 1,6 millones menos de ocupados. Esto significa, entre otras cosas, que: i) somos más productivos, y ii) se ha agravado el problema de distribución de la renta. Asimismo, el incremento acumulado de la productividad en los años más duros de la crisis no se ha traducido en un aumento generalizado de los salarios, sino que ha servido para apuntalar los márgenes empresariales dañados por la recesión.

De acuerdo con el relato comúnmente aceptado, la restructuración del sector financiero, las sucesivas reformas laborales, el ajuste de plantillas y el estancamiento de los salarios son las razones últimas de la mejora experimentada por la competitividad de nuestras empresas que, a su vez, explicaría el buen desempeño de la economía española frente al resto del mundo en estos últimos años. La evolución de las exportaciones no relacionadas con el turismo (servicios de consultoría, asesoría, técnicos e ingenieriles ligados al proceso de internacionalización de grandes empresas españolas) apoya, en parte, esta tesis.

A partir de este diagnóstico, la propuesta lógica del Programa de Estabilidad consiste en perseverar en la estrategia fiscal de los últimos años, que aparece representada en la tabla adjunta: asumiendo una restricción presupuestaria en 2021 que corresponde a un tiempo en que el gasto en pensiones era mucho menor, nos veremos abocados a seguir eligiendo entre pensiones o todo lo demás. En las circunstancias actuales, llevar la ratio de gasto al nivel de 2004 supone perennizar el raquitismo de la inversión pública (aproximadamente la mitad de lo invertido en la primera década de existencia del euro) lo que, previsiblemente, no sólo tendrá consecuencias negativas sobre la equidad personal, sino también sobre el crecimiento potencial de la economía española.

0

¿Y si España no tuviese sólo un problema demográfico de pensiones sino, además, un problema de salarios bajos? ¿Y si los salarios bajos no se explicasen sólo por la débil mejora de la productividad, sino también por la merma en el poder de negociación? ¿La rigidez de los salarios al alza responde únicamente a una cuestión de competitividad empresarial o hablamos también de una cuestión de equidad entre la remuneración de los factores productivos capital y trabajo (los dividendos distribuidos han crecido casi un 65% nominal desde 2007 mientras la masa salarial apenas lo ha hecho un 5,6%)? ¿Son los beneficios extraordinarios un residuo, como enseña la escuela neoclásica, o el residuo son los salarios? ¿Puede el mercado laboral dejado a sí mismo resolver el fenómeno del trabajador pobre en España?

La disipación gradual de los llamados vientos de cola (efecto rebote, petróleo, turismo, política monetaria expansiva, estímulos fiscales) nos dará la medida de los cambios estructurales experimentados por la economía española durante los últimos años. La certeza, de momento, es que no tendremos margen alguno para agarrarnos al clavo ardiendo de la devaluación salarial. Y, más preocupante, veremos hasta qué punto se ha erosionado el pacto de convivencia entre el capitalismo y las clases medias y populares, consustancial a las democracias europeas de postguerra.

 

6.

 

Lola GARCÍA, “La estrategia de la bifurcación” a La Vanguardia (13-05-18)

http://www.lavanguardia.com/opinion/20180513/443536177112/la-estrategia-de-la-bifurcacion.html

En apariencia, el discurso de Quim Torra como aspirante a la presidencia de la Generalitat aventura un mayor enfrentamiento con el Gobierno central, siguiendo la estela marcada por Carles Puigdemont desde el extranjero. También en teoría, el Gobierno de Rajoy, azuzado por la competencia de Ciudadanos, no dejará pasar ni una al nuevo ejecutivo catalán y, aunque ahora levante el artículo 155, queda presto a aplicarlo sin dudas ni demoras a la más mínima transgresión de la legalidad. Pero nada es seguro en esta nueva fase. A la hora de afrontar políticamente el conflicto catalán, todo está por hacer, seguramente porque no se ha hecho nada bien.

El discurso de Torra sonó incendiario para muchos. A pesar de una vacua apelación al diálogo –palabra manoseada sin pudor–, el presidenciable insistió en construir una república que ahora mismo es virtual, proclamada pero no reconocida por ningún actor internacional, prolongando el procés con una nueva meta: la elaboración de un proyecto de Constitución catalana. La retórica es inflamada, comprensible cuando se refiere a la situación de los líderes independentistas presos, pero teatralmente hiperbólica cuando narra las intenciones para esta legislatura que se aventura corta. La autocrítica no existe. Las próximas elecciones municipales se presentan como un nuevo plebiscito. Y “hacer república” es el nuevo mantra.

Ahora bien, fijémonos en la letra pequeña. ¿Cuáles son los verdaderos compromisos adquiridos ayer por Torra? En realidad, bien poca cosa en términos de ruptura. O al menos ,comparado con los últimos meses del anterior mandato. Desde luego, sobre el papel y de momento, nada que se salte la legalidad. Ninguna actuación que pueda llevar al president o a sus consellers delante de un juez. ¿Cuál es la principal promesa que lanzó ayer Torra? Una propuesta de Constitución para Catalunya. Afirmó que se consultará a la sociedad, a entidades, asociaciones, ciudadanos… y, partiendo de cero, como si estuviéramos en un mundo ideal, se dibujará cómo será la ley fundamental de la república. Pero Torra no se comprometió a discutir ese proyecto de Constitución en el Parlament. Es más, se refirió a la asamblea de cargos electos (de alcaldes y concejales independentistas) como foro de debate político “en el interior” y del consejo de la república en Berlín o Bruselas. Tampoco aludió en ningún momento a un articulado para someterlo a votación en la Cámara catalana o en referéndum. El resto de los compromisos, como nombrar un comisionado que evalúe los efectos del 155 o la reapertura de las delegaciones de Catalunya en el exterior, pueden enmarcarse en el autonomismo. ¿Quiere eso decir que se renunciará a los pronunciamientos rupturistas en el Parlament? Probablemente no. Pero se acatarán las anulaciones del Constitucional.

En Junts per Catalunya hace fortuna lo que llaman “la estrategia de la bifurcación”. Se trata de mantener una divergencia entre retórica y práctica. Es decir, el discurso del Govern y el de Puigdemont estarán plagados de épica y de conceptos de sonoridad desafiante, habrá acciones que algunos considerarán provocadoras, pero eso no significa que se traspasen líneas rojas como ocurrió en la anterior legislatura. Puigdemont puede transitar por esa senda durante unos meses hasta decidir si fuerza, a ­través de su valido en el Palau de la Generalitat, la convocatoria de unas nuevas elecciones en función de los acontecimientos judiciales del próximo otoño, como avanzaba La Vanguardia el pasado domingo y confirmaba ayer el expresident en una entrevista a La Stampa (por cierto, marcándole la fecha de caducidad a su sucesor el mismo día de su investidura). A Puigdemont le ha salido bien su pulso con el Estado. Ha conseguido cuestionar las actuaciones del Tribunal Supremo y desequilibrar al Gobierno central interfiriendo en la aprobación del presupuesto. Y no va a renunciar a esa línea.

La estrategia de la bifurcación no fácil de modular. Los sectores más radicalizados del independentismo pueden presionar en una dirección, aunque hay un juicio por delante y ni los políticos que están en prisión ni los que se refugiaron en el extranjero pueden arriesgar más de la cuenta. Pero ni en el Tribunal Supremo ni en la Moncloa están para sutilezas tácticas. Por ejemplo, que los diputados presos voten un discurso como el de Torra que pregona la construcción de la república catalana, aunque luego no se traduzca en hechos, no les ayuda. (Torra, consciente de ello, dejó caer ayer que los responsables de la actuación del Govern son ellos y no quienes están en la cárcel). Por su parte, la Moncloa puede instar a aplicar de nuevo el artículo 155 de manera bastante más dura que hasta ahora si se traspasan determinadas lí­neas. Al fin y al cabo, el PP no tiene mucho que perder en Catalunya y, en cambio, sufre una auténtica sangría de votos hacia Ciudadanos.

Mariano Rajoy había lanzado esta semana algunos mensajes en el sentido de estar dispuesto a abrir un diálogo con el nuevo Govern, siempre que no sea sobre un referéndum de independencia, pero el discurso de Torra complica esa vía. En el PP y en el Ejecutivo central no hay una posición unánime sobre cómo afrontar el conflicto catalán. Algunos discrepan de las duras medidas adoptadas por el juez Pablo Llarena y creen que es necesario intentar un diálogo. Ningún gobierno europeo va a apoyar el independentismo, pero son bastantes los que se preguntan por qué Rajoy no ofrece ninguna propuesta. Y también existe un frente amplio de dirigentes populares, entre los que destaca María Dolores de Cospedal, que reclaman mayor dureza y aprovechar para irrumpir en la educación en Catalunya mediante una intervención en profundidad de la autonomía. El lenguaje de Torra da alas a este sector, además de a Ciudadanos.

Esta corta legislatura comienza –si la CUP lo permite– con desconfianza renovada entre los gobiernos central y catalán. Y será difícil que Rajoy tenga paciencia para “juzgar” a Torra “por sus hechos”, como dijo el viernes, o que Puigdemont deje que el president se limite a dotar de “excepcionalidad” a este mandato sólo “simbólicamente”, como declaró este el sábado. Aunque lo lograran, está por ver si sería suficiente para empezar a diluir, poco a poco, las suspicacias mutuas. Los primeros pasos no se prestan a la esperanza.

 

7.

 

Jordi AMAT, “President pel procés” a La Vanguardia (13-05-18)

http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20180513/443536223385/president-por-el-proces.html

El juny del 2006 Axa va comprar el grup Winterthur. Feia pocs mesos que Joaquim Torra, veterà a l’empresa, havia estat destinat a la seu de Suïssa com a Senior Managament Talent Pool Member. Bonhomiós, casat amb una mestra de Thau en excedència per acompanyar la família, pare de tres fills i alt executiu d’una empresa d’assegurances multinacional. 43 anys. No era un fill del poder català. Encaixava del tot amb el paradigma mesocràtic convergent. Era un prototip a ple rendiment de la cosmovisió sobre la qual el pujolisme havia bastit la seva hegemonia. Nascut a comarques, socialitzat a través dels referents del catalanisme benpensant –Cavall Fort, discos d’Edigsa-, acabat de formar als jesuïtes de Sarrià i, mentre estudiava Dret a l’Autònoma, interventor a les eleccions municipals de 1983 per sintonia amb Trias Fargas.

Els canvis en l’organigrama de l’empresa, dissenyats en plena fusió, escapcen el seu futur. Negocia la indemnització. “És un document entranyable, on en quatre línies i cinc xifres es resumeix una vida”. 16 de febrer de 2007. Així pot llegir-se al dietari Ganivetades suïsses que llegiren amb devoció els perjudicats per l’acord. A finals d’any el va publicar l’editorial Símbol del convergent Jaume Ciurana, amb qui al cap de res refan un llibre de memòries oblidat usant una retòrica èpica per substanciar un mite: el del republicanisme catalanista arrasat el 1939. En aquesta operació Torra aposta per restituir la memòria d’un periodista que l’imanta: el brillant Eugeni Xammar, un liberal cosmopolita que mai va deixar de ser un separatista mordaç i intransigent. Buscant Xammar per arxius i hemeroteques, es destapa el Mr. Hyde sobiranista que el pujolisme havia col·locat dintre seu.

El manuscrit sobre Xammar l’havia de publicar Vallcorba, però el rebutja i finalment l’edita Símbol. El prologa l’historiador del periodisme Enric Vila, una connexió intergeneracional clau. Vila, que elabora una revisió forta de la tradició del catalanisme per desactivar-lo (a la biografia de Companys, a l’assaig que prepara sobre Pla), l’introdueix als seus cercles. Són joves sobradament preparats –els Aira, Canosa o Sostres– que trobaran en l’editorial que crea Torra –especialitzada en la prosa de preguerra, que paga amb els diners de la indemnització- una plataforma de projecció empeltada a la conquesta per l’hegemonia que el sobiranisme liberal ha posat en marxa dins del catalanisme. L’Estatut, mentrestant, es podreix a les reunions del Tribunal Constitucional.

L’octubre del 2008 “l’editor intrèpid” –així li deia Albert Manent- imprimeix el primer llibre. Malgrat que Acontravent mai arrencarà econòmicament, li val també com una catapulta. Al cap d’un any un jurat de renom li concedeix el Premi Carles Rahola per una recreació diletant sobre el món del vell periodisme immune a una espanyolitat que en últim terme ha descodificat com una profanació de l’ideal. Afillat pels supervivents del mite –connecta amb els patriarques: Amadeu Cuito, Teresa Rovira o Amèlia Trueta–, Torra fon activisme i cultura i s’apropa a personalitats influents. De Carles Boix a Jaume Clotet passant per Patrícia Gabancho. Són gestors d’un ecosistema que es va fent autosuficient. Són els independents que, superant els partits antics, acabarien controlant el Procés

Amb el seu aire de tenor de Rossini, publicant articles a la premsa digital sobiranista on gastava un humor punyent, Torra es fa omnipresent. Si el sarcàstic Xammar d’El be negre hagués viscut als nostres temps, hauria escrit els mateixos tweets que persegueixen un essencialista. Ideologia? “Amb l’esperança que acabem compartint una de les grans frases d’Eugeni Xammar: tractant-se de les coses de Catalunya, jo no prenc mai precaucions”, em va escriure a una dedicatòria. Alhora que milita a Reagrupament –escissió trabucaire dins d’ERC-, col·labora amb el grup democristià El Matí –l’eminència grisa és Joan Capdevila, avui diputat d’ERC a Madrid- que, posant-se sota l’advocació de Carrasco i Formiguera, neix per sabotejar a Duran i Lleida. A través de l’associació Sobirania i Justícia, integrada per vells pujolistes que es declaren independentistes sense desfer-se la corbata, s’incorpora a l’staff en construcció del Procés. També s’adhereix a la Fundació Catalunya Oberta.

Tot i que mai deixarà de corcar-lo el cuc de la història (guarda projectes al calaix, la crònica Quatre dies d’independència. Del 14 al 17 d’abril de 1931 o la biografia d’Armand Obiols), els retrats d’Honorables serà el seu darrer llibre sobre el passat mític. Hi plasma el seu partenó. La pàtria on Cambó conviu amb Macià i Joan Coromines amb els intel·lectuals d’Acció Catalana. El recull el presenta un Pujol que ja titubeja amb l’independentisme. Maig de 2011. Pocs mesos després, apadrinat per Junqueras, va sonar com a cap de la llista d’ERC per Girona a les eleccions generals. No se’n va sortir. Però d’immediat se’n surt quan Antoni Vives –home de confiança de l’alcalde Trias- el nomena gerent de Foment de Ciutat Vella.

Amb la naturalitat de qui domina les lleis del màrqueting, Torra escala posicions de poder. A mitjans del 2012, en un solapament que evidencia la tramoia del Procés, s’incrusta allà on institucions públiques conflueixen amb associacions privades. És designat primer director del Born –concebut com un espai de nacionalització èpic, repte que assumeix amb la confiança de Ciurana (ho deixarà amb la victòria de Colau)– i alhora concorre a la candidatura d’Omnium Cultural que encapçala Muriel Casals. Ahir la va voler homenatjar. Guanyaren. La nova junta, on hi són des de Rita Marzoa a Vicent Sanchis, serà un dels laboratoris de la segona fase del Procés closa l’1 d’Octubre. Tal i com ell mateix va explicar a l’emotiu Muriel Casals i la revolució dels somriures, serà des d’aquesta posició quan accedirà als salons on es conspira i es prenen les decisions que determinaran l’articulació del sobiranisme de cara a les eleccions plebiscitàries del 27 de setembre de 2015.

Així aquest optimista voluntariós esdevingué un influencer respectat entre un independentisme en estat de guerra civil latent. Allò que queda fora d’aquest magma a penes li ha importat, si no és per blasmar-ho.

No va anar a la llista de Junts pel Sí, però com que Casals sí (era la tercera), assumí interinament la presidència d’Omnium alhora que fou designat director de la Revista de Catalunya després d’una etapa també d’interinitat. Quan va haver de deixar la presidència de l’entitat en mans de Jordi Cuixart, intentà presidir l’Assemblea Nacional Catalana. Per servei i per ambició sempre ha volgut assumir posicions de comanament. Però la junta electoral de l’ANC ho avorta per incompatibilitat. Massa càrrecs. Des de març de 2016 dirigia el Centre d’Estudis de Temes Contemporanis. Aquest think tank de la Generalitat l’han dirigit sempre intel·lectuals lleials al President. És aquesta lleialtat allò que, per fi, el va portar a la llista electoral de Junts per Catalunya, el pool d’indepedents que ha assaltat la vella cosmovisió convergent. La mateixa lleialtat que, ja en la tercera fase del Procés –la de l’anormalitat institucional-, l’ha dut a poder presidir la Generalitat.

 

8.

 

Pau MARÍ-KLOSE, “Torra, la activación del etnicismo y el ‘mambo’” a Agenda Pública (14-05-18)

http://agendapublica.elperiodico.com/torra-la-activacion-del-etnicismo-y-el-mambo/

Como recordaba el otro día Oriol Bartomeus en un excelente post, Cataluña es un objeto delicado. Como en muchos lugares, la historia ha ensamblado partes sin llegar a fusionarlas, dejando cicatrices que dan cuenta del esfuerzo que supuso unir lo diverso. Pero en Cataluña, si cabe, las cicatrices requieren especial atención porque, a diferencia de otras sociedades donde las heridas que las originaron son antiguas y están casi olvidadas, en Cataluña muchas de ellas supuraban todavía hace solo unas pocas décadas. Y vuelven a hacerlo. Llevamos unos meses corriendo el riesgo de abrirlas en canal.

A lo largo del siglo XX confluyen en Cataluña diversas corrientes migratorias, que atraen en oleadas sucesivas voluminosos contingentes humanos, procedentes de otras regiones españolas. Su llegada suscitó suspicacias y temores en ciertas capas de las élites políticas e intelectuales autóctonas. En la década de los 30 el demográfo Josep Antoni Vandellós es uno de los primeros que expresa los peligros que entraña la inmigración como elemento de descatalanización e inestabilidad social. Fuertemente influido por las ideas eugenésicas y el clima de turbulencia social que se vive en Cataluña en el primer tercio de siglo, propone medidas para alentar la natalidad y encauzar los flujos que inevitablemente se van a producir hacia una comunidad en proceso de industrialización a través de una política urbanística y de dispersión en el territorio, y una política de “inmersión cultural”. Los temores al efecto disolvente de la inmigración se expresan de distintos modos en décadas más recientes. Algunos analistas han querido verlos en la obsesión de Jordi Pujol por construir estructuras de poder que aseguren la preeminencia de la cultura catalana. Más evidente es su influencia sobre algunos dirigentes nacionalistas que no han escondido sus ideas xenófobas, como Heribert Barrera.

Sin embargo, la constatación de la pluralidad de la sociedad catalana y, en particular, de la clase trabajadora convenció tradicionalmente a amplias capas de la élite política de la necesidad de dedicar energías y esfuerzos a construir una sociedad cohesionada, donde el origen por nacimiento (o nacimiento de los antepasados) no fuera un marcador de relevancia que comprometiera oportunidades de bienestar y movilidad ascendente. Cataluña debía ser un sol poble, donde viejos y nuevos catalanes pudieran llegar a identificarse con un mismo ideal nacional integrador. Como tal, utilizando el concepto de Benedict Anderson para referirse a la nación, la Cataluña de un sol poble es una “comunidad imaginada” de individuos y grupos unidos fraternalmente en una construcción ficcionada pero querida, a pesar de las diferencias y desigualdades que atraviesan la sociedad, y las suspicacias y temores más o menos explícitos que subsistían en algunos sectores minoritarios.

El problema ha sido el ideal nacional con el que distintos grupos han pretendido que se identificaran los nuevos catalanes que debían abrazarlo. La idea de un sol poble la han blandido quienes bienintencionadamente pretendían contribuir a construir una sociedad donde nadie quedara socialmente rezagado por no conocer y manejar adecuadamente el catalán; pero también por quienes se han escudado detrás de ella para construir un proyecto nacional que pudiera culminar en la creación de un Estado propio que arrebatara a millones de catalanes la posibilidad de mantener sus vínculos de ciudadanía con el Estado al que siguen sintiéndose conectados por múltiples vías (derechos adscritos y adquiridos, lazos personales, conexiones emocionales, etcétera).

Lo que parecía difícilmente imaginable es que este proyecto acabara encabezado por un Molt Honorable President que hubiera hecho gala, en sus escritos en redes digitales y prensa, de inclinaciones marcadamente etnicistas y supremacistas. Y digo difícilmente imaginable porque este tipo de orientaciones, aunque presentes en la sociedad catalana, son afortunadamente bastante minoritarias. Así, según la Enquesta de Context Polític del Centre dEstudis d’Opinió, solo el 13,5% de la población considera muy importante haber nacido en Cataluña para ser considerado un verdadero catalán (aunque el porcentaje sube al 19% entre las personas cuya primera lengua, la que hablaron cuando eran pequeños, era el catalán). Un 21,9% considera muy importante “compartir las costumbres y tradiciones catalanas” (30% entre catalanohablantes maternos).

1

Sin embargo, aunque los catalanes con orientaciones etnicistas representen una minoría, el ‘procés’ ha aupado a varios de ellos a lugares de preeminencia pública, desde donde han tenido la oportunidad de ofrecer sus puntos de vista, generalmente en forma de pequeñas cápsulas o memes que han trasladado visiones supremacistas y propagado la idea de que la sociedad se dividía en buenos y malos catalanes.

Los ‘memes’ son unidades culturales de información mínima que aparecen recurrentemente de manera identificable y plenamente reconocida. Uno muy habitual en Cataluña durante los años del procés ha sido la de explicitar un desprecio por lo español desinhibido y procaz, no pocas veces acompañado de descalificaciones e insultos. Muchas veces aparece en contextos humorísticos, en forma de gestos de escarnio y provocación que invitan a la carcajada dentro de un grupo que comparte (al menos parcialmente) el fondo del mensaje. Humoristas y bufones como Pepe Rubianes, Albert Pla, Toni Albà o Toni Soler han aprovechado su papel para prodigar este tipo de intervenciones –emulando figuras que, en otros contextos, también se han permitido la licencia populista desde el humor, como ‘Beppe’ Grillo.

Un ejemplo notorio, que alcanzó gran eco en medios y redes, fueron las declaraciones del actor Pepe Rubianes en un programa de tarde de TV3 en que era entrevistado: “A mí, la unidad de España me suda la polla por delante y por detrás; que se metan a España en el puto culo, a ver si les explota dentro y les quedan los huevos colgando del campanario; que vayan a cagar a la puta playa con la puta España, que llevo desde que nací con la puta España, vayan a la mierda ya con el país…”. Varias versiones del vídeo están colgadas en YouTube. Conjuntamente, tienen más de medio millón de visualizaciones.

El éxito de este tipo intervenciones es que no dejan a nadie indiferente. Consiguen dividir a los espectadores en dos segmentos: los que los consideran admisibles (como una expresión que ampara la libertad de expresión, el margen que debe concederse a la trasgresión dentro del humor, etc.) y los que se sienten ofendidos. La reacción de estos últimos (que en el caso de Rubianes dio pie a una querella por ultraje a España, finalmente archivada) se convierte en un dispositivo de resonancia que amplifica el efecto del mensaje.

Este tipo de memes también pueden servir para deslizar estereotipos y prejuicios sobre lo español. En tertulias y las redes aparecen verdaderos especialistas en el escarnio y la descalificación ofensiva: Salvador Sostres (en su etapa nacionalista, interrumpida por su fichaje por medios estatales), Enric Vila, Mark Serra o el propio Quim Torra son algunos de los más conocidos. Otros se suman gustosos al festival. Joan Oliver, ex-director de TV3, afirmó en la tertulia del programa radiofónico El Món de RAC1: “Los españoles son españoles y son chorizos por el hecho de ser españoles”. En este sentido, la “españolización” corrompe a Cataluña, como sugiere el sociólogo Salvador Cardús en Twitter: “La corrupción en Cataluña es consecuencia de su españolización en las últimas décadas”. Aunque se trata de expresiones que aparecen puntualmente, conectan con insinuaciones menos explícitas sobre lo español, que aparecen de manera más continua en la producción audiovisual catalana. Conecta también con corrientes de fondo, que se expresan con mucha contundencia en las redes sociales y en la calle.

El menosprecio hacia lo español enlaza muchas veces con una puesta en valor de lo catalán. El norte de Europa es el espejo de Cataluña. En una entrevista de Pilar Rahola a Artur Mas en La Vanguardia, el president se refiere a la existencia de un ADN cultural carolingio en Cataluña, derivado de su pertenencia a la Marca Hispánica en el siglo IX, “ un cordón umbilical que nos hace más germánicos y menos romanos” (24-2-2012). Desde este punto de vista, Cataluña no sería la tierra de mestizaje donde la inmensa mayoría de la población ha nacido en otra comunidad autónoma o tiene antepasados y parientes nacidos fuera, o donde el castellano es la lengua más hablada. Cataluña tendría raíces milenarias que conforman una personalidad propia, un Geist genuino e irreductible.

La versión más esperpéntica de la puesta en valor de la cultura catalana es la labor del Institut de Nova Història (INH) para ofrecer una nueva perspectiva histórica que reconozca plenamente el papel de la nación catalana en la historia y permita divulgar la catalanidad de personajes universales. Gracias a su trabajo sabemos que Colón, Cervantes, Teresa de Jesús o Miguel Servet eran catalanes, y que La Celestina o El Lazarillo de Tormes fueron escritos originalmente en catalán, luego traducidos y sus originales destruidos. Habrá quien piense que me estoy refiriendo a un grupo de frikis ignorados por el mainstream intelectual y político catalán, y cierto es que sus hallazgos no abren los telediarios de TV3. Pero en 2013, ERC galardonó al INH con el Premi Nacional Lluís Companys, y son muchos los políticos e intelectuales que se han referido en reiteradas ocasiones a sus tesis.

Ni siquiera los académicos aparentemente más serios desaprovechan la oportunidad de afirmar la superioridad catalana. Un excelente ejemplo es el artículo en El País del catedrático de Ciencia Política Jordi Matas Dalmases, Choque de culturas políticas (4-11-2013). En él esencializa, sin invocar ningún tipo de literatura académica que lo respalde, rasgos culturales españoles y catalanes para explicar el conflicto: “En España predomina una percepción excesivamente maniquea de la política que quizás sea fruto de un influyente proceso de socialización basado en las distintas manifestaciones (social, religiosa, política o bélica) de dos Españas irreconciliables. La cultura política española se inclina por una valoración dicotómica de la realidad política, no suele policromar los debates sociales y se materializa en un bipartidismo simplificador que protagonizan PP y PSOE tanto en el Congreso de los Diputados como en la mayoría de parlamentos autonómicos (…). En Cataluña existe una ancestral cultura del pacto que es consecuencia de factores históricos, geográficos, económicos y sociales. Dicha cultura concibe la dinámica política como la gestión de la negociación, de la integración, del pluralismo y también del pragmatismo”. Otros, como el abogado y articulista Jordi Cabré Trias −director general de Derecho y Entidades Jurídicas de la Generalitat− prefieren evitar circunloquios: “ Somos mejores” (Avui, 5-3-2015). Se dice y punto.

Con más o menos cautela, economistas de prestigio internacional agrupados en torno al Col·lectiu Wilson dan pábulo a la idea de que, con la independencia, Cataluña tiene ante sí una gran oportunidad de dar un salto económico hacia adelante. En distintos textos, la independencia es presentada como una oportunidad de desprenderse de estructuras institucionales y económicas ineficientes, y de establecer nuevas reglas de juego que permitirían que Cataluña se convirtiera en un país más atractivo para la creación de riqueza y su disfrute. Aunque nunca se analizan las razones para pensar que los gobernantes y la sociedad catalana se dotarían de estructuras más eficientes y equitativas, sí señalan que Cataluña tiene preferencias e intereses diferentes a los de los españoles que saldrían beneficiadas en caso de poder promoverse en el marco de un Estado propio.

Ese salto adelante que contemplan los economistas del Col·lectiu Wilson deja de ser una simple posibilidad en boca de muchos políticos y agitadores nacionalistas. Éstos no muestran ninguna inhibición a la hora de situar una Cataluña independiente en el olimpo de potencias económicas de pequeño tamaño en Europa, junto a Dinamarca o Holanda, en el caso de seguir en la Unión Europea, o Noruega y Suiza si no fuera admitida. Algunos de los miembros del Col·lectiu Wilson se contagian de este entusiasmo. Así, el profesor de Economía Xavier Sala i Martín afirma sin tapujos, en una entrevista en Vilaweb, que Cataluña está en condiciones de convertirse en un país tan próspero y competitivo como Suiza (5-1-2012).

De forma más chabacana, la escritora Isabel Clara-Simó, vaticinando la independencia, señala en el diario Avui: “Seremos la cuarta potencia europea, y Europa estará orgullosa de tener, por fin, un Estado civilizado en el sur del continente” (30-11-2010).

La rivalidad y el pluralismo competitivo son inherentes a la sociedad democrática. Más allá del conflicto está el servicio a lo que es común. Los adversarios concurren en la búsqueda de objetivos, y por eso se enfrentan. Los enemigos se enfrentan porque entienden que la existencia de uno representa una amenaza para la existencia del otro. Su objetivo final es destruir a su contrincante.

La inclinación a dividir catalanes entre buenos y malos lleva anidando en la sociedad catalana desde hace décadas. Está presente en diversas ocasiones en el discurso nacionalista de Pujol, especialmente cuando se sintió acosado por la Fiscalía española a raíz del proceso contra Banca Catalana. Pero el procés incorpora al primer plano del escenario político nuevos actores dispuestos a negar sistemáticamente a otros la condición de simple adversario político. En las declaraciones de políticos nacionalistas aparece la noción de enemigo para referirse a los líderes de otros partidos que representan a cientos de miles de catalanes. El Partido Popular y Ciudadanos se convierten pronto en el blanco de duros ataques retóricos, en los que en mayor menor grado participan los principales dirigentes del independentismo. En pocos años, el Partido Popular pasa de ser socio de gobierno de Artur Mas durante su primeros dos años de legislatura a ser acusado de coartar la libertad de los catalanes y reprimir su deseo legítimo a decidir. De Ciudadanos se llega a decir en sede parlamentaria que su objetivo político es la liquidación de Cataluña (Homs en el Parlament, 11-12, 2013). Su máxima dirigente, Inés Arrimadas, termina siendo invitada a retornar a Cadiz (su lugar de nacimiento) por Nuria de Gispert, ex presidenta del Parlament. Posteriorment, los ataques se extienden al PSC, tachado de colaboracionista, fundamentalmente tras la aplicación del 155.

Esta retórica representa un auténtico salto cualitativo que tritura bases de entendimiento mínimo y dificulta cualquier tipo de diálogo. Inés Arrimadas llega a reconocer en una intervención parlamentaria que los diputados de uno y otro lado no se saludan en los pasillos (24-3-2018). La política catalana ha entrado en una fase de deterioro de la comunicación entre grupos, sin aparentes paliativos. Insinuar la posibilidad de dialogar con el enemigo, aceptar condiciones mínimas para iniciarlo, explorar alguna vía de acuerdo que se aparte del compás antagonístico impuesto por los más radicales entraña grandes riesgos de sufrir el descrédito de los tuyos.

You need two to tango”, dicen los anglosajones. La activación de ideas etnicistas y supremacistas tiene el peligro de alimentar actitudes similares en el colectivo que se siente agredido o en riesgo. Son procesos descritos profusamente en la literatura sobre conflictos civiles o religiosos. Algunos, en ambos lados, parecen deseosos de que comience el mambo (la CUP lo reclama en un video electoral). Confiemos en que una sociedad madura como la catalana les recuerde la voluntad mayoritaria de no romperse.

 

9.

 

Guillem MARTÍNEZ, “El día en el que el Procés se disparó a la cabeza” a Crític (15-05-18)

http://ctxt.es/es/20180509/Politica/19579/proces-quim-torra-puigdemont-investidura-guillem-martinez.htm

1- Dispararse al pie no mola. Pero se puede ir tirando con un pie changado. O, incluso, ser un buen breakdancer. Pero dispararse a la cabeza mola menos. Y tiene una gama más amplia de efectos secundarios. Hoy, aunque el procesismo esté sobrado y de copas –supongo que de Chartreuse, el único licor que aún es propiedad de la Iglesia; incluso tienen dos gamas, y una es amarilla–, se ha disparado un tiro a la cabeza. Es posible que hasta lo ignore. Pero se ha disparado a la cabeza, a lo burro, sin pipa, y mientras se afeitaba. Lo que no sólo tiene mérito, sino que es un indicio de los inconvenientes de la selección negativa de líderes y piensas. No se pierdan, en ese sentido, los puntos 18-21. Pero dejemos los spoilers y vayamos al turrón.

2- Turrón = ya tenemos Presi. Gracias a la CUP, que ha sido decisiva con su abstención. ¿Por qué la CUP ha asegurado un Presi supremacista? Supongo que por varios motivos. Posiblemente, culturales, pues hay pocos motivos políticos. En el último CIS cat, la CUP subía un güevo, hasta los 11 dipus. Le hubiera convenido ir a por elecciones, digo yo. O, estéticamente, no ser la fuerza que posibilitara el retorno de la autonomía tras el 155; esto le convierte, desde ayer, cuando lo decidió, en el partido más autonomista del mercado.

3- Y eso que hay competencia para serlo. Desde el lunes posterior al 27O, que fue viernes, todos los partidos cat son, zas, autonomistas. Es decir, al reconocer las elecciones del 21D, reconocieron el 155 y, con él, la Consti y el carácter autonómico de la cosa. ¿Por qué no se plantaron? ¿Por qué concurrieron a las elecciones? ¿Por qué no dejaron al Gobierno que las convocaba en pelotas, sin algo parecido al 50% de los electores, visualizando un problemón político en el mundo mundial? Supongo que porque nunca lo habían hecho. Porque el Procés nunca ha sido un proceso de autodeterminación, ni de ruptura. Ha sido el intento de crear un objeto, con el que negociar con un Gobierno que no negocia cualquier cosa que no sea la indepe. Ha sido un conflicto entre élites, que dejaron de hablarse, aún cuando tenían tanto y tan similar que decirse, por lo que necesitaban un objeto que etc. Ha sido un proceso electoral. Ha sido un intento, exitoso, por el que una élite, que tenía que ir al Parlament en helicóptero, ahora pueda ir, si así lo desea, en patinete y trikini, que nadie se reirá, sino que aún les cantarán, henchidos por la emoción, el himno.

4- Supongo que el motivo cultural de peso para el apoyo de la CUP, vía su abstención, a un Presi supremacista, pasa por el concepto poble/pueblo/volks. La idea de que, cuando se es pueblo uno está más próximo a alguien de su pueblo, como Torra, que a alguien de otro pueblo, como David Bowie –el cantante: el héroe del Álamo/el pueblo tejano se llamaba Jim–.

5- El concepto pueblo es útil para la antropología, es decir, para la Academia. Pero para la política es una broma pesada, como se constata de su uso, como garrote, a lo largo de la historia. Fontana ha aludido al concepto pueblo para aludir a la sociedad catalana. Y lo que diga Fontana, para aquí el menda, va a misa. Pero creo que ese concepto, aplicado a la política, provoca serios problemas cotidianos. Y más conforme se avanza al fondo y a la izquierda. El concepto sociedad me parece, en mi humildad, más acertado y pragmático. Ayuda. Una sociedad y un pueblo se conservan de manera diferente. El pueblo suele conservarse más y mejor en formol, mientras que para conservar una sociedad es necesaria la discusión, los derechos, la corrección de la desigualdad, y ciertas dosis de educación.

6- El gran argumento de la CUP para su voto/abstención, que posibilita un Presi autonómico como la copa de un pino –un pino autonómico, quiero decir–, es que la CUP velará para que no sea autonómico. Lo que, enunciado así, ya es un chiste. En todo caso, la CUP vuelve a reivindicar el rol de fiscalizador del Procés. Con todo el cariño del mundo, es preciso señalar que, si algún día tengo lío en los tribunales, espero que el fiscal sea como la CUP.

7- Hasta la fecha, la CUP ha sido la pieza clave para evitar percibir que el Procés es un sistema propagandístico. En 2014 fue el único partido que avaló la consulta del 9N. Es decir, la hizo posible y con ello se evitó la percepción social de que aquello no era un referéndum, que no era lo prometido por CDC/Mas, que el trayecto no era político, sino sentimental, y que el beneficiario de todo lo que pasaba en ese marco era su propietario, la derecha. En 2015, facilitando la elección de Puigde, evitó unas elecciones, en las que CDC hubiera tenido que explicar en campaña que el objetivo de las elecciones era ganarlas y hacer Presi a Mas, no ningún proceso de autodeterminación. En septiembre de 2017 votó la Llei de Desconexió, una ley que une Ejecutivo a Judicial, en la línea húngaro-polaca, en vez de fiscalizarla, en vez de intentar crear, vamos, un marco propio y de izquierdas para la cosa Procés, o de explicar que el Procés, políticamente, estaba majara. El fiscalizador del Procés, por último, no se enteró –o se enteró después, por la prensa, como los políticos de la Transi se enteran de todo– de que todo era simbólico, y de que nadie iba a declarar ninguna DUI. En todo este trance, la CUP no nos ha librado de un nacionalismo esencialista modulado por la derecha, sino que ha seguido con el concepto poble como marco. Si bien, para ser justos, no ha sido el único grupo de izquierdas en darle como un poseso a la palabra poble.

8- Es posible que Roma no pague a traidores, pero Tarraco es más generosa. Es decir, no salirse del marco propuesto por la derecha puede tener ventajas personales, además de la de ubicarse en una zona de confort. Desde la que es imposible –al menos lo ha sido hasta ahora– fiscalizar nada. Los marcos son de quien los trabaja, no de los also starring.

9- Cat gana a Esp en descomposición de Régimen, por lo que hay que tomar nota de lo que pasa en Cat. Y en sus izquierdas. En ese sentido, hay que observar a la CUP como lo que es –la izquierda radical que ha estado más cerca de un gobierno– y extraer conclusiones para todos. Las izquierdas, en ese sentido, no son un monopolio. Son una cultura amplia. Por lo que hay que aprender de sus errores e intentar dialogarlos. En ese sentido, observar a la CUP puede ayudar a las izquierdas peninsulares tentadas a apostar por el marco pueblo. Sí, con el marco pueblo se ganan más votos que sin él. Pero la capacidad de hacer políticas diferenciadas de la derecha disminuye. De ruptura, ni te digo. Apostar por ser la única izquierda posible, por la izquierda como identidad –no sólo nacional; la izquierda como autoformulación, como identidad, como peinado, como texto de una camiseta, como léxico– es una muy buena idea comercial. Pero también una invitación al ensimismamiento y a la irrelevancia discursiva. Algo que puede también crear –ya ha pasado, me temo– sistemas de selección negativa procesista en las izquierdas. Las izquierdas, lo dicho, somos una cultura. Es decir, muchas. No unos gestos y palabras teatrales, dogmáticas, con las que son fáciles los eslóganes, si bien es imposible dialogar. Como perdamos la capacidad de hablarnos, estamos perdidos. Más en Cat, donde podemos acabar con tantas izquierdas como pueblos nos proponga la derecha. Lo que sería la monda.

10- Bueno. Kim II Torra empieza a hablar. Nada, que los logros en la producción del Procés harán de nuestra pequeña Corea una potencia aún más temida. Perlas. Sobre sus tuits supremacistas opta por la opción campechana de “no lo volveré a hacer más”. Cuela. El republicanismo procesista es la pera. En el turno de réplicas, amplía con más datos su asistencia a actos de homenaje a los hermanos Badía –unos filántropos; uno de ellos, apodado como el Capità Collons, por su carácter proto-procesista de rajarse en los momentos mágicos, ordenó, como capo de los Mossos, durante la II República, ametrallar un autobús de niños zaragozanos, que venían a BCN porque sus papás, de la CNT, estaban de huelga–; explica que vale, que fue, pero solo la puntita. Además también va a actos sobre patriotas catalanes de izquierda. En lo que es un ejemplo de cómo se puede desarticular a la izquierda fundamentada en léxico y otras anécdotas, utiliza, en un momento dado, la consigna cupera “els carrers seràn sempe notres”. Habla del sistema educativo y sanitario cat como “sistemas de éxito”, lo que impide visualizar que la Comunidad Autónoma madrileña no pudo introducir allá el sistema sanitario cat –una melé indescriptible de empresas privadas, semipúblicas, públicas, y la supremacía de lo privado sobre lo público– gracias al éxito de la Marea Blanca. Muchas alusiones al concepto República. Importante: la República pasa a sustituir la palabra “independencia”. Es decir, la aplaza. Lo que indica que “República” es otro aplazamiento. Una trivialización. Tras haber quemado el concepto “autodeterminación”, la derecha cat ahora se dispone a quemar ese otro concepto mágico de las izquierdas peninsulares, llamado República.

11- Bueno. Se vota. ¿Qué va a pasar ahora?

12- Creo que nada.

13- Ampliación del concepto “nada”. Supongo que el nuevo Govern, o su Presi, irán a Berlín, a jurar bandera. O a una suerte de misa televisada. Supongo que se montará, allá o en el Benelux, algún tipo de plataforma en cuyo nombre aparecerá la partícula República. Supongo que no será rupturista, sino una mezcla de cosa privada y pública –como la Sanitat; lo que tiene chiste–. Supongo que se explotará a tutiplén el concepto presos. Se pondrá a algunos como consellers. A los del PDeCAT, que no a los de ERC. La “recuperació” será por tanto del PDeCAT, que no de ERC, otro partido engullido por el marco. Se celebrará a bombo y platillo cualquier institución autonómica “recuperada” del 155. Es decir, cualquier logro autonómico. Y, supongo, se irá a elecciones pronto. En una entrevista en La Stampa, Puigde decía este finde que podrían ser el 27O. O también se podrían hacer coincidir con algún tramo judicial de la causa por rebelión de la Señorita Pepis que ha formulado Llarena como si de un 23F se tratara.

14- La CUP, cabe suponer, dificultará la legislatura. También cabe suponer que la legislatura pensará en la CUP, y ofrecerá algo parecido a un Proceso Constituyente, o a una Asamblea de Representantes. Si se les puede ofrecer consulta por referéndum, o no-DUI por DUI, y los “fiscalizadores” compran, pues esto también. La fiscalización parece consistir, desde 2012, en pugnar por el léxico. Esa cosa que puede esconder la nada en una política propagandística y de marcos, como ya se vio, por todo lo alto, el 27O.

15- Con la votación de hoy el procesismo recupera aún más sus sistemas propagandísticos. Tele, radio, subvenciones a prensa, etc. Se habla de Eduard Pujol –ese otro fruto de la selección negativa; en una sociedad no propagandística estaría en un bar, diciendo lo que dice en el Parlament– como capo/director general de la cosa información/es decir, propaganda. El aparato propagandístico echará humo.

16- No creo que pase nada más. Salvo que la caguen. La selección negativa, la escasa formación, el escaso conocimiento de los seleccionados negativamente, da pie a que puedan meter la pata otra vez, por inconsciencia, por desinformación, por asesoramiento dadá. La escasa sensibilidad social de los chicos-de-la-selección-negativa da pie a que puedan incrementar la ruptura social. Un concepto que les importa una higa, pues una sociedad viene equipada de cohesión social si vas y la llamas pueblo. La cohesión social, por otra parte, para el procesismo como para el Gobierno, no es un hecho que dependa de la realidad –los derechos, los ingresos–, sino de la percepción. Es decir, de la propaganda.

17- Vendrán tiempos de propaganda abusiva. Es decir, de crispación para quien no la comparta o la note rara. Se la utilizará, como siempre, para crear un marco democrático y social. Fuera de él no habrá democracia o izquierdas, lo que tiene guasa si pensamos que el marco es derechista. La propaganda, en fin, como dice Chomsky, es la violencia en democracia. Consiste en pegarte capones en la cabeza, hasta que crees que eres tonto por ser diferente. Habrá que aguantarla y no dejarse avasallar por ella. Y, en ese trance, conservar cierta esperanza e independencia personal. Supongo que el énfasis serán los presos y los lacitos amarillos. Pero la defensa del hecho de que haya presos políticos, por ejemplo, se puede realizar desde otro marco, que no es el procesista. Vamos, que se puede defender que no haya presos políticos sin defender ni beatificar a unos psicópatas sociales, de escasa cultura democrática y que no han hecho política, sino propaganda.

18- Además, hay luz a final del túnel procesista. Más próxima desde hoy, cuando el procesismo, lo dicho, se ha disparado en la cabeza.

19- El procesismo –por su propia dinámica, por razones de consumo interno, en otra toma de decisiones vertical, reducida y genial, y a cambio de ningún proceso político, sino propagandístico– ha posibilitado la presidencia a una persona supremacista, que ha escrito algo más que tuits racistas. No costará nada, a partir de la propagada, reducir hasta la anécdota ese trazo del Presi, por otra parte, nada particular. Tengo amigos –muy buena gente, por otra parte– que utilizan ese punto de vista. Lo hacen por sugerencia de los medios. Pero la apuesta por Torra tendrá consecuencias. Internacionales. Se sabe si una alocución es racista si cambias el sujeto de la oración por la palabra judío y el resultado da canguelo, pues denota que se suprime la argumentación por el prejuicio étnico. Y, en este caso, lo da y mucho. En el ámbito internacional, se intuía la naturaleza derechista y de nueva derecha del pack Procés. Verbigracia: durante su detención en Alemania, la primera visita en el talego que recibió Puigde fue la de la, glups, extrema derecha alemana. Luego vino Die Linke. Esa ambigüedad es hasta cierto punto normal. Y ha sido básica para crear el marco Procés en Cat. El soberanismo, en fin, sólo interesa a las nuevas-viejas derechas y a las izquierdas alternativas. Pues bien, hoy la cosa, con la elección de un derechista esencialista de cajón, ha perdido ambigüedad. Así lo ha entendido, por ejemplo, el portavoz de la Comisión Europea, que preguntado por su parecer por la elección de Torra, y explicadas algunas de sus constantes intelectuales, ha respondido que no iba a hacer ningún comentario sobre los escritos del Presi: “No los dignificaré con un comentario”. Eso, en Versalles, era enviarte a la papelera de la Historia. Y la Comisión es Versalles.

20- La UE es muy tolerante con Estados que avanzan hacia los nuevos autoritarismos esencialistas, como Hungría, Polonia o Turquía. Lo ha sido con España, tras el 1O, y tras el discurso del rey. Es decir, lo es cuando se trata de Estados, su palabra favorita. No lo será en absoluto con ningún territorio sin Estado que juegue en esa Liga. Con la decisión de poner a Torra de Presi, el procesismo ha entregado a la UE todas sus armas. Y le ha regalado, vía UE, al Estado español una mayor libertad para acometer la cosa. Una cosa que ha entrado internacionalmente en el campo derechas-autoritarias-nacionalistas-populistas, del que ya no saldrá. Torra es, ante todo, un fallo propagandístico descomunal. Podrá conducir a otro éxito electoral, que es de lo que se trata. Pero ha cerrado cualquier solución en la UE, la instancia de solución a este asunto y a otros muchos asuntos. Tiene mérito, en ese sentido, adelantar por la derecha a un Régimen del 78 que se verbalizó muy gore con el discurso del rey, o que tiene presos políticos. Pero lo ha hecho. En su defensa, se debe señalar que el procesismo no nació para cargarse el R’78, sino por cuestiones más terrenales. Por lo que le importa un pito haber fortalecido a un R’78 más débil de lo que creemos. Hoy, por ejemplo, es mucho más fuerte que antes de votar a Torra. Bueno. El procesismo se ha disparado en la cabeza, lo dicho. Y, sin ser médico, puedo asegurar que los disparos en la cabeza suelen ser trascendentes.

21- El Procés será un sistema propagandístico cachas por años. Incluso por décadas. Pero ya tiene apellido en Europa. Es el de, pongamos, Trump. O Erdogan. O como se llame el Gran Hermano polaco. No mola. Será –ya lo era, pero ahora ya de forma definitiva– un objeto de consumo interno, que movilizará a más del 40% de los votantes. Supongo que –visto lo visto, ya no le queda otra– progresivamente antieuropeo. Y cada vez más alejado del campo semántico izquierdas –lo que no creo que le importe mucho, si bien tendrá consecuencias electorales–. O, incluso, del campo semántico democracia, que pasará a ser muy local e inexportable, nada sexy. Hoy, aunque nadie lo sepa, el procesismo ha perdido la partida. Nos costará comprenderlo y percibirlo en los próximos meses, pues estará que se sale. Pero la ha perdido. Ha cometido su gran y definitivo fallo propagandístico. Punto pelota.

22- Creo que Procesando el Procés, o cómo se llame esto, se acaba. Ya está todo más o menos procesado. Los compis de CTXT, por otra parte, me han propuesto empezar una nueva sección. No sabemos lo que es, pero creemos que consistirá en viajar por el mundo. Ha sido un placer compartir con ustedes estos puntos de vista que no hubieran existido sin ustedes ni nosotros.

23- Muacs.

 

10.

 

Anton COSTAS, “El final del consentimiento” a La Vanguardia (16-05-18)

http://www.lavanguardia.com/opinion/20180516/443610954568/el-final-del-consentimiento.html

La larga hegemonía política del ­nacionalismo catalán desde 1980 fue posible no sólo por el apoyo de sus votantes sino también por el consentimiento implícito que le prestaron buena parte de los votantes y partidos no nacionalistas. Dicho coloquialmente, los no nacionalistas dejaron gobernar a los ­nacionalistas.

Este consentimiento ha llegado a su fin. Las elecciones del pasado 21 de diciembre lo han certificado. Pero los independentistas aún no son conscientes de ese cambio. Tanto los partidarios de continuar con la ruptura unilateral como los que quieren volver a la vía autonomista siguen pensando que nada ha cambiado. Pero no será así. Antes de ver por qué, veamos cómo se prestó ese consentimiento.

El consentimiento con la hegemonía nacionalista se vehiculó, fundamentalmente, a través de la abstención de muchos no nacionalistas en las autonómicas. Una abstención que después corregían en las generales, en las que el nacionalismo perdía la mayoría en beneficio del PSC-PSOE. Esa abstención no significaba acuerdo con las políticas na­cionalistas. Pero se consentía porque no había miedo a que el naciona­lismo rompiese la unidad de España.

El mismo consentimiento se prestó desde las patronales y las asociaciones sectoriales catalanas. Veían bien un gobierno nacionalista con capacidad para presionar en Madrid en beneficio de los intereses catalanes. La ­influencia de CiU en la elabo­ración de las leyes, presupuestos y en el día a día ministerial fue ­decisiva en muchas ocasiones. De nuevo, desde el mundo empresarial ­nunca se dudó de que el nacionalismo sería leal a la Constitución y al Estatut.

Ese consentimiento comenzó a debilitarse a medida que comenzó a cuestionarse la lealtad de los nacionalistas hacia la Constitución. La primera señal vino coincidiendo con la elaboración del Estatut del 2006. Fue la creación ese mismo año del partido Ciudadanos, que desde el primer momento buscó movilizar el voto abstencionista y desengañado. Pero el punto de ruptura se produjo en el 2012 con la entrada en escena de la Assemblea Nacional Catalana (ANC ) y su estrategia de ruptura unilateral. Su capacidad para arrastrar a CDC y a ERC –embarcadas en una lucha fratricida por el poder político– fuera de la política institucional ha sido extraordinaria. Las decisiones parlamentarias rupturistas de los días 6 y 7 de septiembre y la declaración unilateral de independencia el 27 de octubre significaron un golpe parlamentario de la mayoría independentista contra las minorías parlamentarias y la mayoría social catalana no nacionalista.

La gran manifestación constitucionalista del 18 de marzo pasado y las elecciones del 21 de diciembre confirmaron el final del consentimiento. Ciudadanos, con el liderazgo de Inés Arrimadas, se ha transformado en el partido más votado en Catalunya. De tres escaños y 89.840 votos en el 2016 ha pasado a 36 escaños y 1.102.099 votos el 2017. Y previsiblemente crecerá.

El independentismo unilateral no podrá seguir ignorando esta nueva realidad política. Ya no podrá hablar en nombre de “un solo pueblo”. No tiene legitimidad social ni política. Es un proceso con tintes de revolución oportunista, propio de hace un siglo. Pero tampoco aquellos que dentro de ERC y el PDECat son conscientes de que nunca hubo las condiciones para ir tan lejos y que ahora quieren volver hacia el autonomismo podrán ignorar que no se podrá gobernar de la misma forma.

Ahora habrá que hablar de todo entre todos: de cómo se organizan los medios de comunicación públicos, del equilibrio entre el catalán y el español en las escuelas, de las subvenciones a organizaciones y asociaciones privadas, de la ordenación territorial, de la profesionalización de la función pública, de sacar a los partidos de las administraciones, de la ley electoral para hacer que el Parlament refleje mejor el equilibrio de voto entre las grandes urbes y el resto del territorio, de las políticas para afrontar los grandes problemas sociales de la pobreza y la desigualdad, de la formación profesional y de una política económica y de investigación para consolidar la recuperación y el liderazgo industrial.

El conflicto catalán es, en primer lugar, una fractura civil interna de gran magnitud. Sólo se podrá superar con un gobierno de todos y para todos, que busque la reconciliación civil sin revancha. Un gobierno amable con la democracia. Un gobierno capaz de alcanzar un acuerdo interno para un ­mejor autogobierno, que se plasme después en un nuevo Estatut sometido a referéndum, que sea una verdadera Constitución catalana. Sólo así podremos acabar con la anomalía de que Catalunya sea la única comunidad sin Estatuto de Autonomía aprobado por sus ciudadanos. Ese será el comienzo de un nuevo consentimiento pluralista.

 

 

11.

 

Juan RODRÍGUEZ TERUEL, “La Cataluña que viene: cuando la política de identidad sepulta la política de  los intereses” a Agenda Pública (15-05-18)

http://agendapublica.elperiodico.com/la-cataluna-que-viene-cuando-la-politica-de-la-identidad-sepulta-la-politica-de-los-intereses/

Desde los hechos de octubre, Cataluña ha vivido a la expectativa de cómo evolucionaría la nueva etapa abierta tras las elecciones de diciembre. Durante estos meses, Puigdemont ha conseguido recuperar una cierta iniciativa, manteniendo la tensión con las instituciones del Estado y, especialmente, con los otros actores del espacio independentista. La nominación de Joaquim Torra como nuevo president le permite aparentar su dominio sobre las palancas de funcionamiento del nuevo Gobierno, aunque ello sea al precio de degradar la imagen institucional de la Generalitat y poner al descubierto la precariedad en la que se ha instalado la política catalana desde hace algunos años.

La polémica en torno al pensamiento nacionalista del nuevo president Torra, expresado en sus textos previos y en las redes sociales, ha sido interpretada por sus adversarios como una muestra de la deriva supremacista o etnicista del soberanismo catalán, como apuntaba ayer Pau Marí-klose. Para otros, evidencia una ruptura con el nacionalismo tradicional de Pujol. Ninguno de ellos ve en esos antecedentes un augurio positivo para la nueva legislatura. Pero es cierto que habrá que juzgar al nuevo gobernante por sus acciones: aunque no parece muy creíble que un político pueda arrepentirse de lo que piensa, sí es posible que se vea incentivado u obligado a actuar en contra de sus propias convicciones. O incluso que el verdadero Torra sea el que expresan sus preferencias intelectuales como editor y no sus homenajes a políticos controvertidos del pasado.

¿De qué puede depender esa orientación en el nuevo Gobierno? Para poder responder, debemos situar la polémica en torno a los prejuicios del president Torra en el contexto de una transformación de fondo en la política catalana. Una mutación que se está manifestando, de hecho, en muchas democracias occidentales, aunque sea en Cataluña (y a través de ella, por extensión, en el resto de España) donde ha encontrado un caldo de cultivo altamente propicio. Me refiero a la sustitución de la tradicional política de los intereses por una renacida política de la identidad.

La política de la identidad (identity politics) se refiere a la disputa en torno a la reivindicación de los derechos colectivos de grupos específicos, definidos por características propias, por las cuales a menudo experimentan condiciones de discriminación o sometimiento. De hecho, aparece en los años 60 con la lucha feminista por la igualdad entre mujeres y hombres, el movimiento contra la discriminación racial en Estados Unidos, así como la reivindicación de los derechos del movimiento LGTB.

Aunque estas causas han ido tradicionalmente vinculadas a la izquierda, en tanto que aspiraban a remover estructuras de sometimiento y dominación, su avance ha sido interpretado por muchos como una acción en detrimento del conflicto socioeconómico entre la izquierda y derecha (definida según las diferentes tradiciones de las democracias capitalistas). Esta contraposición del eje social y las nuevas causas de la identidad ha sido lamentada por intelectuales de la izquierda tan dispares como Eric Hobsbawm o Owen Jones, aunque este último, como la mayoría de políticos en activo, ha tratado de argumentar cómo ambos tipos de política podían y debían convivir en un programa progresista.

Mucho más contundente ha sido la crítica expuesta por Mark Lilla. Para el autor de La mente naufragada, el auge de las diferentes identidades y la consecuente fragmentación de las reclamaciones del espacio liberal norteamericano en detrimento de un discurso amplio de ciudadanía ha derivado en una pseudopolítica, porque el debate general sobre las diferentes maneras de ver el mundo –según principios universales– queda remplazado por la oposición de las identidades individuales. De definir mi pensamiento según criterios abstractos que ordenan el mundo (intercambiables según las ideas morales que yo adopte, y que pueden variar a lo largo de mi vida) pasamos a definirlo según mi identidad, lo que soy y nunca podré dejar de ser. Algo que refuerza la coherencia de mis ideas (mi mirada interior), pero dificulta su mutación, adaptación y, sobre todo, ampliación a una perspectiva que pudiera compartir, en grados diversos, con individuos que sean distintos a mi (mi mirada exterior).

Como lamenta en El regreso liberal, si antes la política de intereses “buscaba alentar a los individuos a rehacer de forma activa la sociedad”, ahora “se centra en la pasiva construcción social de los individuos”. Por supuesto, Lilla no está criticando el avance moral que significa la ampliación de la libertad e igualdad en materia de  género, raza u orientación sexual. Pero sí alerta de la pérdida de la mirada fija en el horizonte que puede conllevar una fijación en torno a la propia identidad o al propio grupo: los marxistas, por ejemplo, quizá “veían las cosas al revés o veían quimeras, pero al menos miraban”.

Lilla está pensando en los problemas que atenazan a los demócratas en Estados Unidos, aunque esa interpretación permite ser transportada a otros contextos: los nuevos populismos emergentes, y que ponen contra las cuerdas a la izquierda y la derecha tradicionales, se basan en una nueva política de la identidad definida por la oposición a los otros (contra los inmigrantes, contra los europeos, contra otras naciones). Quizá no sea una lógica muy diferente de los viejos nacionalismos (de los que consiguieron su Estado y de los que no), pero se reviste de una nueva retórica populista caracterizada por la desintermediación, la oposición entre las elites y el pueblo o nación, y la supeditación a ésta de las reivindicaciones sociales o de clase.

Y esto nos puede ayudar a situar mejor la transformación de la competición política en Cataluña en coordenadas más amplias. La tradicional diferenciación entre partidos según sus propuestas de izquierda o derecha ha quedado subordinada a las diferencias en torno al conflicto de la identidad (en este caso, sobre la cuestión nacional, o territorial, o de la independencia, que no necesariamente son lo mismo). Lo importante aquí es que quizá esto no sea una situación temporal, una provisionalidad táctica de la lucha entre partidos derivada de un contexto inmediato, que tenderá a volver a la normalidad cuando el contexto se modifique.

Quizá estamos entrando en un nuevo escenario a medio plazo, en el que la política acabe reflejando una división política sustentada, primordialmente, en la identidad nacional, y sólo después, matizada por otros conflictos de tipo social. Una nueva estructura política como la que experimentó Bélgica a partir de los años 60 y que sólo pudo contenerse en un pegamento consocional inestable: cualquier debate político puede quedar fácilmente bloqueado por alguno de los representantes de la identidad cuando conviene.

2

No es fácil identificar esos cambios con datos empíricos contrastables y refutables, pero quizá el gráfico 1 puede ayudar a visualizarlos de manera aproximada. En ella se puede observar la distancia entre la dificultad de muchos individuos para definirse en el eje izquierda-derecha en contraste con la facilidad para hacerlo en el eje nacional. Además, esto no sucede en todos los grupos sociales, sino que afecta sobre todo a los ciudadanos que se pueden clasificar (según el CIS) en la clase trabajadora, particularmente no cualificada. Si bien la mayor desorientación de los trabajadores es habitual (el nivel social está relacionado con la capacidad de identificarse con ese eje), hasta ahora no había tanta distancia entre los grupos profesionales medios/altos y la clase trabajadora; ni era tan rotunda la diferencia entre la
 ubicación ideológica y nacional, particularmente en los grupos profesionales inferiores: quizá los trabajadores en Cataluña no saben si son de izquierda o derecha (uno de cada tres), pero ahora tienen muy claro de qué lado están en la escala de nacionalismo.

Y cuando se ubican, cada vez se alejan más entre sí: el gráfico 2 muestra el nivel de polarización entre votantes y entre partidos (tal como los perciben los votantes), actualizando este gráfico. Si hace unos meses nos preguntábamos si Cataluña podía aguantar tanta polarización, hoy podemos decir que de momento sí y ésta va en aumento. Que estemos en una polarización partidista por encima de 7 (en una escala de 10) significa que los ciudadanos se sitúan a sí mismos y sitúan a los partidos en posiciones cada vez más enconadas. Y lo hacen sobre la brecha del conflicto de identidad.

3

Ahora no es el momento de analizar cómo hemos llegado aquí: la subasta electoral en el campo soberanista (analizada aquí), el declive generacional de los partidos tradicionales (diseccionado por Oriol Bartomeus), la impotencia democrática para aplicar sus programas socioeconómicos (diagnosticada por Sánchez-Cuenca), o el creciente papel de los outsiders o amateurs, mucho más proclives a explicar su visión del mundo según las retóricas esquemáticas y simplistas que permite la identidad (y el Twitter). De esto último habrá que hablar en otro momento: los denostados políticos profesionales tenían mayores incentivos (y habilidades aprendidas) para afrontar la siempre arriesgada tarea de combinar intereses contrapuestos por encima de las identidades; aunque para eso necesitaban partidos cohesionados y disciplinados que pudieran realizar promesas electorales a públicos diversos y a veces opuestos, tal como defendía diáfanamente Fernández-Albertos.

En cambio, si el predominio de la política de identidad ha venido para quedarse, sus implicaciones pueden tener serias consecuencias. Por un lado, la subordinación de la política de intereses ante la identidad puede dificultar aún más la capacidad de los dirigentes para llegar a acuerdos cruzados. La política de intereses permite calcular puntos intermedios de acuerdo donde todos los intereses ganen algo sin que nadie pierda todo. Pero eso mucho más difícil sobre el eje de la identidad: ¿quién puede negociar sobre estatus, territorio o lengua si éstas no son vistas como reflejo de intereses sino como rasgos básicos de la propia identidad, por definición irrenunciable?

A corto plazo, esto puede ser particularmente relevante en el ámbito municipal, donde, a pesar de todo, aún subsisten muchos acuerdos entre PSC, ERC y/o PDECat, aparte de otras fuerzas. Y quien más sufrirá esa trinchera será la izquierda, ya que ERC puede perder la capacidad de tejer alianzas con las otras fuerzas de izquierda, más allá de la divisoria nacional, y con ello dejar pasar la oportunidad de romper la base de poder municipal que CiU dejó en herencia al PDECat. Con ello, se extendería al ámbito local la incapacidad de las izquierdas para traducir su representación en un potencial de alternancia tanto en el Congreso de los Diputados como en el Parlament.

Con ello, se postergarían también las opciones para canalizar una salida consensuada al bloqueo catalán. Aunque son mayoría los dirigentes que en privado ansían el entierro definitivo del procés (con una salida digna y dialogada), los incentivos que han favorecido el predominio de la competencia en torno a la cuestión nacional restringen su margen de maniobra. No sólo por su coste electoral inmediato: ¿cuántos nuevos protagonistas de la escena política deberían enmudecer si se acabara el relato maniqueo de la identidad y se vieran obligados a hablar de políticas concretas?

No es una paradoja que los ciudadanos de clase trabajadora que no saben ubicarse en el eje izquierda/derecha (pero sí en el eje nacional) estén más preocupados que el resto en los problemas del paro (+6,4 puntos de diferencia), la sanidad (+10,6 puntos de diferencia) o la economía (+ 4,5 puntos), mientras que tienen mucha menos propensión a considerar el autogobierno como el problema principal (-15,4 puntos de diferencia) que el resto: canalizan su insatisfacción material no en términos de política de intereses, sino en términos de política de identidad. Apenas hay votantes de Junts pel Sí o de ERC en ese grupo. Por el contrario, muchos de ellos dejaron de votar al PSC en anteriores elecciones y pasaron a votar a Ciudadanos en 2015 o 2017.

Si ese contexto se va decantando, entonces sí podemos temer no sólo la normalización de una retórica más enconada sobre identidades opuestas –como parecía gustar al president Torra, pero también a varios de sus detractores–, sino su traducción a comportamientos excluyentes y políticas de disenso. Cuando se obstruye toda esperanza de acuerdos y soluciones consensuales, algunos pueden pensar que la política es ya insuficiente para defender la propia identidad. Hace falta pasar de las palabras ofensivas a los comportamientos ofensivos. Es entonces cuando se traspasan las verdaderas líneas rojas.

 

12.

 

Entrevista a Mark LILLA a El Confidencial (12-05-18)

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2018-05-11/mark-lilla-lider-progresista-paces-nacion-exito_1562569/

‘El regreso liberal’ (Ed. Debate), la traducción española de ‘The once and future liberal’, es el libro más importante de Mark Lilla hasta la fecha y una obra altamente recomendable por su capacidad de análisis, no exenta de sentido del humor, y porque realiza una crítica profunda a alguno de los males de la izquierda contemporánea.

Aclaremos que, como suele ocurrir, el “liberal” del título se refiere al progresismo y no, por suerte, a los seguidores de Luis de Guindos o Daniel Lacalle. Y, en segundo lugar, que Lilla dirige sus reflexiones sobre todo al entorno demócrata estadounidense, y su opción política es más la de Hillary Clinton, o la de un equivalente a Macron, que la de Sanders o Corbyn. Es preciso señalarlo porque se suele sobreponer la ideología de un pensador a sus análisis, y desechamos estos si la primera no coincide con la nuestra, una tendencia que no supone más que otra expresión del enclaustramiento en las políticas de la identidad que critica en su libro, y a la que nos hemos referido en diferentes ocasiones.

El texto realiza un pequeño recorrido por los dos marcos de pensamiento que han recorrido la política estadounidense y por tanto occidental del último siglo, y una defensa de la política y de las instituciones en un momento en que se enfrenta a varios adversarios poderosos: las fuerzas económicas que minan sus lógicas por arriba, y las supeditan a sus necesidades; la política actual, cínica y enquistada, que se manifiesta en la corrupción y en las ineficacias de todo orden, que es un poderoso enemigo interno; y las nuevas tendencias ideológicas que abogan por su transformación en estructuras horizontales. Frente a ellas, Lilla aboga por un papel fuerte de la política que se construya alrededor de un discurso fuerte.

PREGUNTA. En su libro describe una esfera pública cuyos debates están marcados por una peculiar inversión argumental. Lo usual sería afirmar, creo X, y estas son mis razones”. Pero hoy se formula de otra manera: En tanto Y (minoría racial, mujer, español, científico, etc.), me ofende que tú digas Z”.

RESPUESTA. Hay dos razones que lo explican. La primera es que no hay una ideología coherente y englobadora a la que la gente joven pueda adscribirse o a través de la cual puedan hacer política. La otra es que el giro hacia el yo personal está muy extendido en nuestra cultura, de forma que el principal camino por el que los jóvenes se acercan a la vida política es el de la expresión de su identidad personal y no el de una visión de la historia. De modo que cuando argumento contra la política de la identidad, mis críticos suelen afirmar que estoy negando la existencia y la legitimidad de la identidad, pero no es eso: si uno se plantea las cuestiones políticas únicamente desde las que le definen a uno mismo, solo puede interesarse por una cantidad reducida de cuestiones, carece de conciencia acerca de cómo estas se conectan y no da forma a una ideología integradora que pueda recogerlas a todas.

P. Una de las formas de expresión de la identidad más frecuentes hoy es la identidad nacional. Aquí lo estamos viendo con Cataluña, pero también con el regreso de un sentimiento identitario fuerte en el seno de la UE.

R. En Europa es diferente que en EEUU. Pongamos el caso de Europa del Este. Se esperaba que en esos países, una vez liberados del sistema totialitario, los individuos se reconocieran y se identificaran con los valores de las constituciones liberal democráticas. Pero Europa Oriental recibió las instituciones democráticas antes de poder crear ciudadanos democráticos, con lo que al final se convirtieron en democracias sin demócratas. No creo que que sea inevitable que la gente caiga en ideas identitarias de carácter étnico-nacionalista, pero es comprensible que si juntamos las fuerzas económicas arrolladoras que dificultan a las naciones controlar su destino, más los problemas del proyecto europeo, más la emigración no controlada, a la población le esté costando saber quiénes son. Existe un deseo de controlar el destino político, algo que los ciudadanos ven difícil. La cuestión es si nuestros países van a reforzar los vínculos colectivos desde la apuesta por la ciudadanía democrática o lo van a hacer a través de los lazos nacionalistas, que pueden producir otro tipo de problemas como la exclusión.

P. ¿Y no hay algo de eso en el triunfo de Trump? La unidad rota que trata de recomponerse a través del Make America Great Again”…

R. Tengo otra visión. La historia política de Estados Unidos durante el siglo XX puede comprenderse a través de dos periodos, que ofrecían dos visiones diferentes de lo que era el proyecto americano y de lo que este significaba. Una era la de los progresistas como Franklin Delano Roosevelt, que duró hasta los años 70, que tenía una visión del país basada en la solidaridad y la protección de la ley. Cuando Reagan fue elegido, surgió una visión diferente, con una nueva narrativa que también estaba cargada de esperanza. Era una interpretación de EEUU en la que la política y los gobiernos eran vistos como sospechosos, y su ideología central señalaba que cuanto menos gobierno más libre sería la economía, de forma que los individuos, las familias, las comunidades y las iglesias florecerían por sí mismas al verse liberadas de esa carga. Era casi una visión anarquista, una suerte de desarrollo espontáneo que originaría una gran armonía.

De modo que pasamos de una perspectiva profundamente política a otra antipolítica, y ahora Trump ha puesto fin a la era de Reagan, porque ya nadie cree que el recorte de los impuestos vaya a generar una mejor situación económica para los estadounidenses. Afrontamos problemas sociales y económicos de importancia, y ningún partido ha planteado una visión de conjunto y esperanzadora de lo que es el proyecto americano. Hay un vacío, no hay una idea central, y en ese vacío se ha insertado Trump. Pero como un simple eslogan, porque carece de proyecto.

P. El libro recomienda a Bernie Sanders y a sus seguidores leer con atención a Teddy Roosevelt. Es curioso, porque el primer Roosevelt tenía hondas raíces populistas.

R. La razón por la que tendrían que fijarse en él es porque consiguió combinar políticas muy progresistas con el sentido de orgullo nacional y con el compromiso y el deber públicos. Se trataría de convertirse en un tipo de progresismo a favor de la nación que difunda esperanza frente al típico progresismo de izquierdas que lo único que hace es criticar a EEUU y que es escéptico respecto de la visión americana. Creo que si una figura progresista pudiera hacer las paces mentalmente con la idea de nación tendría una gran influencia. Lo que he encontrado interesante de la política europea es la tensión que hay entre una especie de izquierda crítica, a lo Corbyn, que no quiere poner énfasis en la historia de Gran Bretaña y en el hecho de ser británicos, y políticos como Manuel Valls o Macron que sí son capaces de combinar el orgullo republicano con las políticas progresistas.

P. Hay una profunda crítica al progresismo actual, perdido en el camino de las identidades, y cuyas ideas surgen de entornos académicos. Habla de cómo la izquierda convirtió la universidad en un teatro pseudopolítico para montar óperas y melodramas”. ¿Cuál es la influencia de esa izquierda hoy?

R. Lo que ocurrió en los 70 es que con el derrumbamiento de la nueva izquierda y con la transformación general de la vida social, la izquierda americana se retiró de las grandes cuestiones de la política y sus ambiciones cambiaron: pasó de querer tomar las estructuras de poder a tomar el poder en los departamentos de inglés de las universidades. Además, esto ocurrió en un momento en el que los movimientos sociales impulsaban cuestiones de raza, género o colonialismo, que eran problemas fundamentales para aquellas generaciones. De modo que capturaron las instituciones universitarias y ahora lo que hacen es reproducir ese tipo de ideas. En cierto modo, los estudiantes actuales están siendo adoctrinados en la política de los 70. Esto es importante, porque el partido demócrata es un partido de la élite burguesa y que tiene muchos votantes de minorías, y toda esa gente ha pasado por la universidad y ha recibido una formación política en términos identitarios en lugar de disponer de una visión más amplia de la historia de EEUU. Una de las razones más importantes por las que la derecha republicana adquirió poder es que los conservadores, al ser expulsados de la universidad, crearon instituciones paralelas para producir su propia élite: pusieron en marcha escuelas de verano, periódicos y centros de investigación que creaban un entorno en el que, una vez dentro, se adquiría formación ideológica y se formaba parte de una red. Así produjeron muchos dirigentes y mandos intermedios, mientras que los jóvenes demócratas que entran en la política se centran en su propia pureza y esa pequeña parcela que les atañe.

P. Una de sus propuestas para el progresismo estadounidense es adoptar esa misma perspectiva, y que existan redes para formar a los futuros cuadros.

R. Sí. E incluso estoy intentando hacer eso yo mismo.

P. En los dos momentos de la historia estadounidense que cita, además de la unificación de mensajes dispersos en un solo discurso que los englobaba, tanto F. D. Roosevelt como Reagan incluían un mensaje de transformación. El primero respecto de la Gran Depresión, el segundo tras la crisis del petróleo, la inflación y la pérdida de empleos en los 70. Tenían perspectivas ideológicas muy distintas pero ambos transmitían un mensaje que estaba muy ligado a lo material; ambos prometían un gran cambio en el tipo de modelo económico que haría a EEUU mucho más próspero. ¿Qué importancia tiene lo material en el contexto actual?

R. No sé si lo llamaría mensaje material, pero sí había promesas según las cuales, si éramos capaces de pensar como un tipo determinado de país, la prosperidad económica se produciría. Reagan vendió una imagen de la nación en la que la gente iba a la iglesia, la familia era sólida, tenía muchos hijos, etc., que era también una imagen de una buena vida. Pero a medida que fue avanzando en su mandato, esa visión fue desapareciendo y se convirtió en algo muy centrado en la adquisición de riqueza.

En la época de Reagan, la retórica política, el discurso político, se centraba no en los ciudadanos o en los estadounidenses, sino en el contribuyente, en las personas que pagaban impuestos. Si al ciudadano le reduces a contribuyente, puedes hacerle creer que el gobierno está ahí para arrebatarle su riqueza y que, por tanto, tiene que liberarse de los impuestos y del Estado si se quiere comprar una buena televisión.

P. El último capítulo de su libro es una reivindicación de la política. Pero quizá la mayor tarea hoy sea devolverle una autonomía de la que hoy carece. Está subordinada a lo económico, de forma que el gobierno de las sociedades está imbuido de lógicas ajenas a la política. ¿Ese es el gran reto hoy, construir un ámbito de autonomía para lo político?

R. Ese es el reto. Todos los avances que se han hecho en las sociedades occidentales han ido hacia un contexto más libertario e individualista. Las familias son más pequeñas, nuestras decisiones sociales son más débiles, y las fuerzas de la economía mundial dificultan a cualquier Estado nación, o a la misma Unión Europea, su destino económico. La tarea es, por tanto, tratar de ver qué tipo de ciudadanía es posible, teniendo en cuenta el mundo en que vivimos y no el que querríamos tener.

 

13.

 

Joan SUBIRATS, “¿Salvará la cultura a las ciudades?” a “Cultura/s” nº 828 de La Vanguardia (12-05-18)

http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20180511/443518453723/salvara-la-cultura-a-las-ciudades.html

Entiendo que cualquier debate sobre cultura en Barcelona requiere situar la reflexión en el momento en que vivimos, no sólo en Barcelona sino en el escenario global. Y no sólo en la coyuntura concreta que ha marcado el procés o la profunda crisis económica que atravesamos, sino en un marco de cambio de época. En ese escenario, la ciudad vuelve a estar en primer plano. Aunque resulta difícil referirnos a un modelo de ciudad. Todas las ciudades buscan su propio camino en ese marco de incertidumbre general.

Más globalización y también más localización convierten a la ciudad y su entorno en el sitio en el que las cosas ocurren. Un espacio de posibilidades y como tal un espacio de conflictos. Hablar de ciudad ha sido siempre sinónimo de hablar de capacidades y de carencias. En la ciudad se enfrentan relatos distintos sobre qué futuro es deseable y desde dónde encarar las posibles salidas. Culturas de la competencia y de la colaboración, de memoria o patrimonio, pero también de innovación y alternatividad. Culturas establecidas y culturas ocultadas o emergentes. Hablar de cultura urbana o de cultura de ciudad inevitablemente nos lleva a hablar de valores, de política.

Ciudad

El concepto de ciudad ha tenido y tiene muchas acepciones. La más evidente es la que relaciona ciudad con lugar. Como lugar específico, con particularidades espaciales de centro y periferia, con densidades propias. Ciudad como conjunto de objetos, edificios y espacios. Diferentes ciudades tienen diferentes constelaciones de elementos. Ciudad como conjunto de prácticas sociales que se configura a lo largo de los años. Ciudad con memoria y memorias de distintas ciudades. No hay un único texto, un único relato de lo que es una ciudad.

Pero la ciudad no es sólo un lugar. Va más allá. La ciudad alberga dinámicas no directamente visibles. La ciudad cobija un gran conjunto de intercambios y flujos. Es por tanto lugar de intermediación y de transferencia. Fluyen ideas, datos, informaciones varias y también intereses y dinero. Y no sólo eso. En ese espacio se concentran sentimientos. La ciudad como escenario en el que la gente vive, ama, sufre, cuida. Sin olvidar esa otra ciudad que atesora creencias, valores, y que precisamente hace que distingamos a una ciudad de otra. Lo que es aceptable en una ciudad, no lo es en otra. Lo que a una ciudad le enorgullece, en otra puede ser visto como una anomalía a corregir.

Hablábamos de memoria y memorias. Por tanto, ciudad también como tiempo. Las ciudades han sido, son y serán. Memoria, presente y futuro. Las ciudades se mueven con ritmos distintos, según atiendan más a una dimensión que a otra. Permiten moverse rápido y despacio. Tienen ciclos y rutinas, pero también sorpresas. Sitios para contemplar, sitios para cambiar. Las ciudades son historia. Pero sus distintas gentes, sus distintos lu­gares tienen sus propias historias. Nunca las mismas, nunca prede­cibles, pero persistentes. En definitiva, como decía Lefebvre, la ciudad es una gran máquina de posibilidades.

Flujos e interacciones

¿De qué hablamos pues cuando nos referimos a cultura y ciudad? Hablamos de cultura de ciudad, pero también de cultura urbana. De ciudad cultural y de política cultural.

Hay diferentes ciudades para distintas gentes. No tenemos por qué confundir la ciudad con la representación que cada uno tenemos de ella. Postulamos una ciudad en la que espectador y actor puedan intercambiarse constantemente. El carácter urbano de esa producción e intercambio cultural es relevante para poder pensar en términos de cultura y ciudad.

La ciudad se construye y se delinea desde las intenciones que sobre ella tienen distintos actores con recursos de poder, sean estos financieros o tecnológicos. Las instituciones tienen la obligación de regular esa dinámica desde sus posiciones de valor. Pero más allá de esos diversos planes e intenciones, al final es la gente, los distintos individuos y colectivos, los que hacen o no suyas esas intenciones. Improvisan o siguen el plan. O ambas cosas a la vez. La cotidianidad, las distintas formas de usar, in­corporar, tomar la ciudad, acaban generando culturas urbanas específicas.

El plan de cada ciudad vendrá por tanto determinado por factores sociales, económicos y políticos. Esos factores son culturales (en el sentido de pensados, vividos, determinados por pasado y presente…) y no son naturales. Han ido cambiando y han ido sirviendo a distintos intereses. El cómo se percibe y se vive la ciudad estará mediado por los valores culturales de cada quién y por sus lealtades (de clase, de ideología, de barrio…). Un nuevo barrio, lleno de edificios arquitectónicamente significativos puede ser visto como un barrio que expresa modernidad y futuro, o como una forma de romper con los equilibrios urbanos preexistentes. Los barrios periféricos pueden ser vistos como expresión de un cierto desorden social o como muestra de fuerza comunitaria. La diversidad caracteriza a la ciudad. Apropiaciones y resistencias se ­leen en las paredes, en okupaciones, en expresiones de resistencia. Muestran subculturas que rompen con la idea de progreso indiscutible que predominaba en la visión de los arquitectos de la ciudad moderna.

Hablaba Jane Jacobs de la ciudad como espacio casual, como un espacio de interacción urbana, como un lugar en el que tejer confianzas cruzadas. Las ciudades dependen pues de los flujos culturales que se mueven en su interior. Se expresan en su producción cultural, pero también en las imágenes que construyen de sí mismas. Lugares peligrosos a veces, pero asimismo deseables. El poder, el dinero y la tecnología determinan fuertemente la forma de la ciudad. Democratizar la ciudad implica generar transparencia y participación en la producción de espacios urbanos. En este sentido resulta crítico examinar qué decisiones se toman y desde que asunciones, intereses y valores.

Se trata pues de ver la ciudad como un espacio en el que conviven distintas visiones, y esa fragmentación es al mismo tiempo su fuerza y su debilidad. En este sentido la ciudad resume al mundo contemporáneo y a todas sus distintas visiones. El simbolismo de la ciudad se corporiza en el flanêur, que no sólo deambula sin rumbo, sino que busca otras perspectivas distintas de las convencionales o de las que el poder propone. Mostrando que hay más culturas más allá de la cultura. Sin olvidar asimismo que la ciudad depende de otros lugares. Cultura y ecología entendida como la necesidad de no encapsular la ciudad, de aceptar su fragilidad y su dependencia.

Dinámicas de intervención

Más allá del debate sobre la necesidad o no de que exista una política cultural, es decir, una voluntad de intervención institucional en relación a la creación y al acceso a las distintas formas y expresiones culturales, lo cierto es que no es posible imaginar a la ciudad (con los matices ya mencionados) sin referirnos a la cultura (entendida asimismo en sus distintas acepciones). Y, en este sentido, un gobierno local que quiera defender una idea de ciudad, que quiera proyectar en sus espacios y dinámicas de intervención un conjunto de valores e ideas, no puede dejar de tener una política cultural. Es decir, un programa de acción que, al margen de salvaguardar el patrimonio y de cuidar de lo que denominaríamos alta cultura ilustrada, trate de establecer prioridades, ayude a poner en práctica valores considerados esenciales, redistribuya costes y beneficios, mejore dinámicas de acceso o reconozca sujetos y colectivos desde sus distintas prácticas.

En pleno proceso de desindustrialización, las ciudades cuyo esplendor estuvo precisamente vinculado a la sociedad industrial, buscaron en el giro cultural los argumentos que permitieran recuperar capacidad competitiva y reconvertir los espacios en desuso. La así llamada ciudad emprendedora buscó distintas estrategias para conseguir que las ciudades mantuvieran su capacidad de atracción de capital y de competitividad global. Por un lado, era cierto que el mundo se iba haciendo más plano (más igual en todas partes), pero al mismo tiempo resultaba que se ­hacía también más puntiagudo (Peter Hall), y las ciudades constituían en muchos casos la ejemplificación de esos picos que competían entre si.

Los componentes culturales de una ciudad han sido, en este sentido, factores clave, al permitir conectar con la globalidad y mantener la especificidad. No es pues ­extraño que se hayan ido produciendo en distintas partes del mundo procesos de reconversión industrial o de zonas portuarias, donde se ha hecho coexistir inversiones en infraestructura cultural, impulso de industrias creativas, módulos para artistas, con presencia de espacios para oficinas y con centros comerciales de formato innovador. En el mismo sentido han operado las iniciativas vinculadas a grandes eventos: juegos olímpicos, exposiciones universales, capitalidades culturales, etcétera.

La fuerte y pujante industria del turismo es asimismo importante en este giro cultural que estamos comentando, al tratar de mostrar a las ciudades como espacios únicos a visitar. La imagen que se proyecta tiende a influir en la dinámica urbana, generando el ya conocido proceso de parquetematización, domesticando lo auténtico al gusto del visitante.

En esta evolución del concepto de cultura urbana y de política cultural urbana, la idea de creatividad ha ido asumiendo un rol importante. Las ciudades han buscado diferenciarse desde la perspectiva del conocimiento y de la creatividad, para ser distintas pero igualmente atractivas. Las aportaciones de Richard Florida fueron, en su momento, la expresión más clara de esa lógica con su criticada concepción de clase creativa. En este sentido, las ciudades más que invertir en infraestructuras para atraer inversión y generar desarrollo, lo que deberían hacer sería generar espacios y entornos que fueran fuertemente atractivos para creadores y a esa presencia seguiría la inversión y el desarrollo.

Así, diversas ciudades en todo el mundo han ido construyendo su propio perfil y marca, usando distintos instrumentos, buceando en su historia, en sus componentes, y tratando de complementar o reconfigurar lo que ya tenían, para mejorar atractivo e imagen. Y en muchas de esas estrategias la cultura ha aparecido más como un activo económico que como elemento que permitiera mejorar la capacidad de acción de los individuos y colectivos, su inclusión plena en la vida urbana y su calidad de vida.

No se trata de menospreciar el peso que la cultura tiene hoy día en las dinámicas de desarrollo de cada ciudad, ni tampoco olvidar su fuerte componente transformador tanto de los espacios urbanos como de las dinámicas sociales. Pero, al mismo tiempo, entender que ello no debe impedir pensar, en términos más integrales y democráticos, su configuración y sus ­objetivos. Incorporando la riqueza de las distintas versiones de cultura que coexisten en las metrópolis y que deben ser reconocidas. Sin olvidar las culturas de la cotidianidad, surgidas de las distintas comunidades que conviven en la ciudad. Hay distintas culturas, como hay distintas ciudades en la misma ciudad.

Valores y prácticas

Una política cultural en una gran ciudad no puede hoy desprenderse de un conjunto de valores que orienten sus objetivos y que nutran sus prácticas. En este sentido es preciso politizar la política cultural. Es decir, aceptar que dependiendo de las opciones que se tomen se estará beneficiando a unos y perjudicando a otros. No hay opción política que pueda quedar al margen de una distribución desigual de costes y beneficios. Desde este punto de vista, cualquier política cultural deberá plantear a qué valores quiere servir, qué horizonte normativo quiere alcanzar. No se trata por tanto de optar entre distintas estrategias aparentemente neutrales o rodeadas de aureolas técnicas impecables. ¿Queremos una política cultural que potencie la capacidad de agencia de sus habitantes, su autonomía personal y colectiva? ¿Entendemos que una política cultural no puede quedar al margen de las dinámicas de desigualdad que siguen creciendo en muchas ciudades y que por tanto deberá cuidar los problemas de acceso y la necesaria redistribución de recursos y capacidades educativas y culturales? ¿Podemos imaginar una política cultural que no se plantee hoy, en plena explosión de la diversidad, acciones y estrategias que no partan del necesario reconocimiento de la heterogeneidad en todas sus vertientes y dimensiones?

Si respondemos positivamente a estas cuestiones, entenderemos que autonomía, igualdad y diversidad son, desde este punto de vista, valores conceptuales que deberán estar presentes en una política cultural que quiera contribuir a los procesos de transformación social necesarios en pleno cambio de época ( valores intrínsecos que informan valores institucionales y que ponen límites a lo que Holden denominó como valores instrumentales). Muchos de los elementos que caracterizaron a la sociedad industrial y que contribuyeron a la configuración de las políticas públicas en la segunda mitad del siglo XX están hoy irremediablemente en crisis. La propia idea de trabajo, la estructuración familiar, los formatos de agregación social, los ciclos vitales relacionados con las distintas edades, los espacios que monopolizaban la generación de conocimiento o las estructuras de intermediación tradicionales, son todos ellos elementos que están hoy en cuestión. Y parece claro que el debate cultural, en el sentido de construcción de sentido y de visión, es más necesario que nunca. Un debate cultural que busque tomar partido. Es decir, que no evite los dilemas que genera una distribución inequitativa de recursos en los canales de acceso a las distintas expresiones de cultura. De ahí a hablar de derechos culturales sólo hay un paso. Un paso que nos conviene dar para ir más allá de conceptos como consumo cultural o acceso a la cultura.

Necesitamos hablar de cultura y de ciudad, situando esa relación en un tiempo y en un lugar determinado. Una cultura situada implica relacionar las acciones culturales que ya se llevan a cabo o las que se quiera emprender con los problemas y expectativas concretas que allí y entonces están aconteciendo.

Autonomía y diversidad

En Barcelona se necesita una política cultural que parta de unos valores específicos, que se plantee relacionar esos valores con el abanico de acciones culturales presentes en la ciudad y con el conjunto de actores y entidades que emprenden, ponen en práctica y gestionan esas acciones. No se trata de imponer unos valores, unas prácticas o fijar procesos de creación. En absoluto. De lo que se trata es de tener claro desde el gobierno de la ciudad cuáles son los parámetros que sirven de pauta en su interacción con esas prácticas y esos actores culturales.

La ciudad vive intensamente los problemas derivados de la precariedad laboral, de la crisis de legitimidad y de confianza hacia las instituciones democráticas, de los ­debates sobre identidad y colonización, de las tendencias xenófobas que recorren buena parte de Europa, de los efectos del cambio tecnológico que pone en entredicho muchos espacios, entidades y trabajos que antes resultaban necesarios y que ya no lo son tanto. Los lenguajes, las gramáticas que servían en el siglo XX para afrontar muchos de esos dilemas, hoy parecen obsoletos e inservibles. Y las ciudades vuelven a ser espacios en los que la intensidad de esos problemas incentiva respuestas creativas e innovadoras. Barcelona vive esos dilemas en primera línea, y su política cultural no puede quedar al margen de ello. Más bien forma parte de ello.

Mencionábamos antes autonomía personal, igualdad y diver­sidad como tres parámetros normativos claros sobre los que construir una política cultural en cualquier ciudad. También en Barcelona. Y si ello es así es porque no podemos hablar de cultura sin referirnos a educación, a sanidad, a trabajo o a subsistencia y dignidad individual y colectiva. La política cultural al uso esconde muchas veces esos dilemas, dando por supuestos los valores de partida. No podemos desconectar educación de cultura o de trabajo cuando todos sabemos que la dimensión cultural resulta hoy clave para poder afrontar los interrogantes sobre procesos productivos, sobre nuevas ocupaciones laborales, en las que predominan necesidades vinculadas a creatividad, innovación, adaptabilidad, aceptación de la diversidad, emprendeduría, etcétera. Tampoco podemos desconectar cultura de salud (condicio­nantes sociales de la salud), ni tampoco de democracia o de par­ticipación política, ya que la co­rrelación entre nivel educativo y cultural y grado de seguimiento e implicación en las actividades y responsabilidades ciudadanas está más que demostrado.

Estamos en un periodo de paso, de transición entre dos épocas, y la cultura en Barcelona no puede escapar de ello. La política cultural del gobierno de la ciudad ha de tratar de incidir positivamente en ese escenario, favoreciendo la conversión y adaptación de las instituciones culturales ya existentes, ayudando a la consolidación de las experiencias que de manera más integral se sitúen en esa transición, abriendo espacios, generando conexiones, experimentando con otros sectores, hibridando prácticas y artes. Favoreciendo el surgimiento de nuevos espacios que construyan prototipos, experimenten nuevos lenguajes y construyan nuevas prácticas. Entre artistas, educadores, diseñadores, activistas o espacios comunitarios.

Debemos pues preguntarnos qué sentido tienen las dinámicas culturales que se impulsan desde el gobierno local. A qué valores responden, cómo se conectan con las otras políticas que el Ayuntamiento y otros actores sociales vienen llevando a cabo. Cómo podemos conectar mejor y mejorar esas prácticas y esas dinámicas. Cómo se contribuye desde la cultura a que la ciudad sea menos dependiente, más abierta y que pueda decidir más autónomamente sobre su futuro. Para ello conviene revisar lo que se está haciendo, evaluar los resultados de esas prácticas y pensar nuevas dinámicas que nos ayuden a situar mejor el tema y favorecer una transición tranquila y al mismo tiempo sólida.

 

14.

 

Branko MILANOVIC, “La influencia de Karl Marx: un contrafáctico” a Letras Libres (14-05-18)

http://www.letraslibres.com/espana-mexico/politica/la-influencia-karl-marx-un-contrafactico

El doscientos aniversario del nacimiento de Karl Marx ha motivado muchas conferencias dedicadas a los numerosos (y Dios sabe que hay muchos) aspectos de la vida y obra de Marx. (Yo voy a una de estas conferencias en Haifa). A esto hay que añadir una aún mayor cantidad de relecturas de su obra e influencia (Peter Singer acaba de publicar hace unos días una), nuevos libros sobre su vida, una película sobre el joven Marx, y la lista no acaba ahí.

Aquí también voy a analizar la influencia intelectual de Marx, pero desde un ángulo distinto. Voy a usar un enfoque contrafáctico. Voy a preguntarme que habría sido de su influencia si no se hubieran producido tres eventos destacables. Obviamente, como todos los análisis contrafácticos, está basado en una lectura personal de la historia y en conjeturas. No se me puede dar la razón. Estoy seguro de que hay otros que tendrán diferentes contrafácticos, quizá mejores que el mío.

El primer evento: si no hubiera existido Engels. Este contrafáctico ya ha sido discutido pero merece la pena analizarlo de nuevo. Cuando Karl Marx murió en 1883, era el coautor del Manifiesto comunista, una serie de breves estudios políticos y sociales, artículos de prensa (en el New York Daily Tribune) y un libro denso pero no muy conocido o traducido titulado El capital (Volumen 1). Fue publicado 16 años antes de su muerte y durante ese tiempo escribió mucho pero publicó poco. Al final de su vida, incluso escribió poco. También quedaron sin publicar, y totalmente desordenadas, cientos de páginas de sus manuscritos de finales de 1840, y de las décadas de 1850 y 1860. Marx era conocido en un pequeñísimo círculo de dirigentes sindicales, y por los socialdemócratas alemanes, austriacos y cada vez más rusos. Si se hubiera quedado ahí, es decir, si Engels no hubiera pasado más de diez años ordenando los papeles de Marx y creando los dos volúmenes adicionales de El capital, la fama de Marx habría terminado en 1883. Habría sido muy mínima. Dudo que alguien hubiera recordado su cumpleaños el 5 de mayo.

Pero gracias al trabajo altruista y la dedicación de Engels (y de su importancia en la socialdemocracia alemana), la importancia de Marx creció. Los socialdemócratas se convirtieron en el mayor partido de Alemania y esto aumentó aún más la influencia de Marx. Karl Kautsky publicó Las teorías de la plusvalía de Marx. Los únicos países donde, dentro de un círculo muy estrecho por otra parte, era influyente eran Rusia y Austria-Hungría.

La primera década del siglo XX fue un periodo de aumento de la influencia del pensamiento de Marx, tanto es así que Leszek Kołakowski denomina con acierto esta época “la edad de oro”. Fue realmente la edad de oro del pensamiento marxista en el sentido de la importancia de la gente que escribió siguiendo a Marx, pero no en términos de influencia global. El pensamiento de Marx no se introdujo en el mundo anglosajón (la primera traducción de Das Kapital -que todavía, extrañamente, se refiere por su título en alemán- fue en 1887, es decir veinte años después de su publicación original). Y en Europa del Sur, incluida Francia, fue eclipsado por anarquistas y “socialistas pequeñoburgueses”.

Aquí es donde las cosas tendrían que haber terminado si no se hubiera producido la Gran Guerra. Creo que la influencia de Marx habría desaparecido cuando los socialdemócratas alemanes se movieron hacia el reformismo y el “revisionismo”. Su imagen quizá habría permanecido junto a los maîtres à penser de la socialdemocracia alemana pero no habría conservado una buena parte de su influencia, ni en la política ni (probablemente) en las ciencias sociales.

Pero entonces se produjo la Revolución de Octubre (el segundo evento). Esto transformó totalmente la escena. No solo porque se la atribuyó la gloria, exclusivamente por parte de los científicos sociales, de ser el responsable ideológico único de un cambio tan crucial en un país grande y en la historia global, sino porque el socialismo, gracias a su atractivo mundial, “catapultó” la fama y el pensamiento de Marx. Sus ideas, sean buenas o pobres, se hicieron inevitables en buena parte de Europa, entre intelectuales, activistas, líderes sindicales y trabajadores comunes. Las escuelas sindicales estudiaban sus escritos; los líderes políticos, debido al giro dogmático que habían tomado los partidos comunistas, planearon sus estrategias y las explicaron a partir de referencias de los, hasta hace poco, desconocidos textos históricos de Marx.

Entonces, mientras el Comintern abandonaba su eurocentrismo y se involucraba en batallas antiimperialistas en el Tercer Mundo, la influencia de Marx se expandió hacia áreas que nadie podría haber predecido. Se convirtió en el ideólogo de nuevos movimientos de revolución social y liberación nacional en Asia, África y América Latina. Marx les influyó, independientemente de si los líderes políticos fueron fieles a sus preceptos o los abandonaron (como hizo Mao al colocar al campesinado en vez de a los trabajadores en el rol de la clase revolucionaria), y es esta referencia a él la que explicaba sus políticas.

Gracias a Trotsky y Stalin en Rusia, los republicanos de izquierdas en España, el Frente Popular en Francia, Mao en China, Hồ Chí Minh en Vietnam, Tito en Yugoslavia, Castro en Cuba, Agostinho Neto en Angola, Nkrumah en Ghana, Mandela en Suráfrica, Marx se convirtió en un influencer global. Nunca antes un científico social había tenido una influencia global así. ¿Quién podía imaginar que dos alemanes barbudos del siglo XIX podrían adornar la Puerta de la Paz Celestial en Pekín?

Y no solo tenía influencia global, sino que su influencia trascendía clase y profesiones. He mencionado ya los líderes revolucionarios, los políticos y sindicalistas. Pero su influencia se extendió a la academia, a los institutos; influyó tanto a aquellos que se opusieron a él como a quienes lo alabaron. Esa influencia iba desde el marxismo elemental que se enseñaba a los estudiantes de institutos hasta los sofisticados tratados filosóficos de “marxismo analítico” en economía. La publicación de los manuscritos de Marx de 1844-46 descubrió a un joven y desconocido Marx que movió la discusión a un plano superior: había ahora una batalla filosófica entre el Marx joven y el clásico.

Nada de eso hubiera ocurrido sin la Revolución de Octubre y el giro decisivo desde el eurocentrismo al Tercer Mundo, que transformó a Marx en una personalidad global, no solo un pensador alemán y europeo.

Cuando los crímenes del comunismo comenzaron a conocerse, y se le atribuyeron cada vez más a Marx, y los regímenes comunistas, junto a sus ideólogos más ignorantes, balbuceaban frases predecibles, el pensamiento de Marx sufrió un eclipse. La caída de los regímenes comunistas dejó a Marx en su punto más bajo.

Pero entonces -el tercer evento- el capitalismo globalizado que muestra todas las características que Marx elocuentemente describió en Das Kapital, y la crisis financiera global, recuperaron su pensamiento. Ahora está asegurado en el panteón de los filósofos globales, sus obras existentes están publicadas, sus libros están disponibles en todos los idiomas del mundo, y su estatus, aunque está aún sujeto a los caprichos del tiempo, es seguro, al menos en el sentido de que ya no podrá caer nunca más en la oscuridad y el olvido.

De hecho, su influencia está indisolublemente unida al capitalismo. Mientras exista el capitalismo, leeremos a Marx como su analista más astuto. Si el capitalismo deja de existir, lo leeremos como su mejor crítico. Así que, tanto si creemos que en los próximos doscientos años el capitalismo seguirá existiendo como si no, podemos estar seguros de que Marx sobrevivirá.

Su lugar está ahora junto a Platón y Aristóteles, pero si no fuera por los tres eventos favorables e improbables que he descrito, difícilmente habríamos oído hablar de un inmigrante alemán desconocido que murió hace tiempo en Londres, y que está enterrado en una tumba con otras ocho personas.

Publicado originalmente en Global Inequality.