Presentació

La distinció entre el món real i el món virtual cada cop sembla un dualisme més inservible per copsar l’abast dels esdeveniments. Andrés Ortega [text 1] ens il·lustra sobre una nova Guerra Freda pel control de la Intel·ligència Artificial. Les revelacions sobre les ingerències d’hackers russos en la passada campanya presidencial nordamericana i altres processos electorals reblen el clau (Jorge Galindo). De manera que ja no és sostenible una concepció de les xarxes socials com a territori neutral i es fa imprescindible una regulació de l’activitat de les grans companyies tecnològiques i una estratègia per garantir la democràcia en aquest nou context (George Soros, Víctor Sampedro, Nicholas Thompson/Fred Vogelstein).

Tanmateix, aquesta nova Guerra Freda es produeix en un món multipolar i creixentment militaritzat, amb inquietants passos enrere en els programes de desarmament nuclear (Javier Solana). Tot plegat dibuixa una realitat diversa i molt complexa que no pot ser interpretada per teories simplistes i maniquees com les del populisme geopolític,  que denuncia Borja Lasheras [text 2]

Ha esdevingut un lloc comú que la gran diversitat històrica, cultural i lingüística d’Europa és un impediment majúscul per a la construcció d’un demos europeu veritable. Natalie Nougayrède constata aquesta fragmentació i defensa la necessitat d’una història comuna europea i d’iniciatives com les de la Maison de l’Histoire Européenne creada pel Parlament Europeu.

Ignacio Jurado presenta els resultats d’una enquesta a ciutadans espanyols i alemanys sobre quina ha de ser l’actitud de la Unió Europea en les negociacions sobre el Brexit, que revela el predomini d’una opinió favorable a una posició de duresa en front d’una posició més flexible. Mentre, al Regne Unit pren força un moviment per aturar el Brexit i aconseguir una majoria parlamentària proeuropea a través d’un partit nou anomenat Renew.

Aquesta iniciativa britànica s’inscriu en la línia precursora del moviment d’Emmanuel Macron “En Marche”, i és una nova manifestació de la recerca de sortides a la crisi de les esquerres europees, analitzada per Jan Rovny a Social Europe [text 3]

El panorama polític espanyol continua enrarint-se, amb una pugna entre el PP i Ciudadanos per veure qui representa més genuïnament el nacionalisme espanyol (Carlos Elordi) [text 4], amb episodis com el de la lletra de l’himne d’Espanya (Javier García Fernández). Sobre la situació dels diferents partits, veure l’article d’Esteban Hernández sobre el Partido Popular, el d’Antonio García Maldonado sobre Ciudadanos, el de Jordi Juan sobre el PSOE, i el de Miguel del Fresno [text 5] sobre Podemos.

Com a conseqüència de la polarització política en detriment de les posicions moderades (Elena Costas) persisteix l’atonia reformadora tant en l’àmbit polític (Luis Sánchez Merlo) com en l’econòmic (Belén Santa Cruz). Al mateix temps que es constaten els límits de les expectatives aixecades per la “nova política” (Raúl Oliván).

També contribueix a l’enrariment del clima polític la successió de decisions judicials (però també administratives i particulars) que posen en qüestió la llibertat d’expressió a l’empara d’una legislació que pretén combatre els delictes d’odi (Germán M.Teruel, Jordi Amat). Segons Marina Garcés estaria en marxa una guerra antil·lustrada a través de la qual “un nou autoritarisme penetra en tota la societat” possibilitant la victòria, en l’esfera cultural, de “les identitats defensives i ofensives”.

Sobre la reforma electoral segueixen apareixent alguns articles d’interés, com el d’Ignacio Lago i José Ramón Montero o el d’Albert Aixalà introduint en el debat una proposta de reforma del sistema electoral del Senat.

A part del compàs d’espera sobre el moment i la fòrmula de la investidura d’un nou president de la Generalitat i de la formació del govern corresponent (Lola García, Guillem Martínez, Andreu Mas-Colell, Antón Costas, Kepa Aulestia, Enric Juliana, Albert Branchadell, Xavier Vidal-Folch/Maria Fabra, Arturo Puente …), l’anunci del Govern del Partit Popular de proposar una fòrmula per garantir l’ús vehicular del castellà a les escoles catalanes reobre de nou el debat sobre la política lingüística a Catalunya i a Espanya. En la iniciativa del PP semblen barrejar-se motivacions nacionalistes de fons i moviments tàctics per pressionar els partits independentistes catalans (Enric Juliana 18 i 21 de febrer). En defensa de la immersió lingüística, veure els articles d’Eduard Vallory  [text 6] i Roger Senserrich. Mentre que Lluís Orriols desmenteix la correlació entre l’escolarització en català i l’increment de l’independentisme. I Roberto Gaviria i Andrés Santana qüestionen el suposat suport majoritari de la societat catalana a la immersió. Ampliant el focus,  Alba Nogueira  exposa els fonaments constitucionals de la protecció de la diversitat lingüística a Espanya,  i José Luis Ferreira -en un fil de twitter- proposa alguns punts bàsics per fer un debat racional sobre la qüestió.

En l’àmbit del pensament, proposem els articles de Jorge Carrión [text 8] al New York Times sobre l’spleen de Barcelona en aquests temps incerts; el text de Ricardo Dudda que reivindica la preservació d’un espai privat lliure de política; l’entrevista a David Lizoain [text 9] amb ocasió de la publicació del seu llibre El fin del primer mundo; i l’entrevista a Manuel Arias Maldonado [text 10] sobre el seu nou llibre Antropoceno. La política en la era humana.

 

 

 Andrés ORTEGA, “Guerra Fría global por la Inteligencia Artificial” al blog del Real Instituto Elcano (20-02-18)

https://blog.realinstitutoelcano.org/guerra-fria-global-por-la-inteligencia-artificial/

Hay una carrera, fundamentalmente entre China, EEUU y Europa, por las nuevas tecnologías y, dentro de ellas, por la Inteligencia Artificial (IA). Marcará el dominio económico (y militar) en un futuro no tan lejano. Justamente uno de los 10 mayores riesgos que contempla este año la consultora Euroasia lo llama “Guerra Fría global por la tecnología”. Con diferencias entre sus actores. En EEUU es un empuje esencialmente del sector privado, pero el Pentágono y su Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA, por sus siglas en inglés) pesan mucho. El Pentágono ha abierto un centro en Silicon Valley para estar cerca de los más innovadores, temeroso de que el sector civil adelante al militar en impulso tecnológico-innovador. En China, el empuje viene esencialmente del Estado –que a diferencia de EEUU impulsa en vez de recortar los presupuestos de I+D públicos–, aunque también del sector privado, con algunas grandes plataformas y empresas, con una estrecha combinación y planeamiento entre ambos, incluido al nivel local. En Europa, la situación es mixta.

EEUU atrae aún a los mejores talentos, pero en 2017 China ha producido 1,6 millones de titulados en Ciencia e Ingeniería, más que ningún otro país. China tiene un campo de experimentación y origen de datos masivos (Big Data) sin igual con sus más de 730 millones de usuarios nacionales de Internet, un mercado cerrado a algunas de las plataformas estadounidenses. Pekín no esconde su ambición por liderar en este y otros campos, incluidas las ventajas que le reportará la IA en el terreno militar y geopolítico. China sigue una estrategia nacional de IA, anunciada el verano pasado, para crear una industria de 150.000 millones de dólares (unos 120.000 millones de euros) para 2030. En este campo de la IA, según cálculos del Financial Times basados en algunas consultoras, China por primera vez en 2016 produjo más artículos académicos que los 28 miembros de la UE, aunque en cuestión de calidad –el 5% más citado– la UE supera a China, si bien ésta le gana a EEUU.

Europa, el tercero en discordia, no va, pues, mal. De hecho, según una reciente publicación del Centro Europeo de Estrategia Política (CEEP) de la Comisión Europea, “Europa está de vuelta” en muchos terrenos. A diferencia de otros lugares, Europa tiene una gran cantidad de vibrantes centros tecnológicos repartidos por todo el continente, señala el informe. Como resultado, las inversiones en el sector tecnológico de la UE de 27 aumentaron a 11.200 millones de euros en 2017; es decir, un crecimiento de cinco veces desde 2011. En el campo de la IA, Europa tiene 32 instituciones de investigación en el top 100 mundial en comparación con 30 de EEUU y 15 de China. A Europa, sin embargo, le faltan grandes plataformas como las GAFA (Google, Apple, Facebook y Amazon) estadounidenses o las BAT (Baidu, Alibaba y Tencent) chinas. Tiene que ir hacia otro modelo.

China intenta hacerse con las tecnologías de EEUU y la europea, adquiriendo empresas tecnológicas, sin ofrecer realmente reciprocidad a cambio. La asimetría entre el cierre relativo de China y la situación abierta de Europa y de EEUU, las diferencias en protección de la propiedad intelectual, la creciente demanda china de que las inversiones en su país vengan acompañadas de la tecnología de las empresas que invierten, las dificultades para la inversión extranjera en China y un plan gigante para la adquisición de tecnología civil y militar en el extranjero, forman una combinación que plantea problemas tanto en EEUU como en la UE. El Pentágono ve las inversiones chinas en start-ups de IA estadounidenses como una amenaza potencial a su seguridad nacional.

Todos saben, que en este campo está en buena parte el dominio del futuro, y los Estados a la vez que empujan intentan proteger sus conocimientos y avances. Ante esta situación, está creciendo un proteccionismo europeo y de EEUU frente a las inversiones chinas en sectores considerados estratégicos. En la UE, se trata de poner en pie una agencia de protección de las inversiones a nivel europeo, al estilo de la que existe en EEUU con el CFIUS (Comité sobre Inversión Extranjera en EEUU). Empujada esencialmente por Alemania, Francia e Italia (y con resistencia de los nórdicos, que lo ven como un proteccionismo encubierto), la Comisión Europea propuso en octubre pasado al Consejo y al Parlamento europeos un sistema de supervisión (screening) de inversiones que puedan afectar a intereses de la Unión, especialmente con implicaciones para la seguridad y/o cuyas tecnologías hayan sido subsidiadas. Los Estados miembros tendrían que informar a la Comisión Europea de sus propios screenings nacionales, aunque algunos carecen de estos sistemas. Es decir, que la situación está cambiando.

Todo gira en torno a la nueva revolución que imbrica los datos masivos (Big Data), la conectividad de las personas y las cosas (el próximo gran paso será la tecnología 5G), y la IA. Las inversiones en IA se han disparado en el mundo. Según el Foro Económico Mundial la inversión global en nuevas empresas de Inteligencia Artificial pasó de 282 millones de dólares en 2011 a 2.400 millones en 2015, y ha seguido creciendo con más fuerza aún. Es una carrera en la que todos los grandes están metidos. Y de ahí la Guerra Fría tecnológica global, de resultados inciertos, en la que se marcarán los estándares que seguirán los países más pequeños. Puede que no sea una carrera o una confrontación de suma cero en la que lo que uno gana lo pierde el otro, sino que todos acaben ganando, aunque unos más que otros. Una guerra en la que los Estados pueden ir por un lado y las empresas por otro. Google, por ejemplo, uno de los mayores inversores en IA, ha anunciado que va a abrir centros de investigación en la materia en China (y en Francia)

 

Francisco de Borja LASHERAS, “Los cinco dogmas del populismo geopolítico” a Letras Libres (10-02-18)

http://www.letraslibres.com/espana-mexico/politica/los-cinco-dogmas-del-populismo-geopolitico

En uno de los pasajes de El mundo de ayer, Zweig habla de su amistad con uno de los padres de la geopolítica moderna, Karl Ernst Haushofer, a quien conoció en sus viajes por Asia. Un perplejo Zweig confiesa su sorpresa cuando escuchó más tarde una posible vinculación del trabajo de ese sesudo militar alemán “cultivado, de cara huesuda y aguda nariz aguileña” con el “feroz agitador obsesionado con el nacionalismo alemán en su sentido más brutal” (Hitler). Todavía se discute en qué medida las enseñanzas de Haushofer, que tuvo a Rudolf Hess entre sus discípulos, impulsaron la idea de lebensraum y el proyecto nazi de un imperio colonial en el Este basado en la esclavitud de razas “inferiores” (Untermensch). Poco después de ser exonerado en Nuremberg, Haushofer y su mujer seguirían el destino de Zweig y la suya, suicidándose. Zweig invocaba el paso del tiempo para justificar a su antiguo amigo en perspectiva, a pesar de que atribuía a sus teorías gran responsabilidad en el refuerzo conceptual de la política agresiva del nazismo. El lebensraum, decía, justificaba en términos de necesidad “cualquier anexión exitosa, incluida la más autocrática”.

La geopolítica, con su visión determinista de Estados y poderes regionales como entes orgánicos con necesidades propias como los animales –y no circunstanciales al ser dirigidos por personas concretas– y con su énfasis en grandes poderes, hace suya la máxima de Tucídides de que “los fuertes hacen lo que quieren y los débiles sufren lo que tienen que sufrir”. Esta escuela reinventa viejas nociones de esferas de influencia y tiende a dar un barniz de legitimidad a políticas propias del imperialismo clásico y sus abusos. La geopolítica, sin duda, está en auge en esta era de líderes autoritarios, en pleno declive del multilateralismo y de la visión normativa de la escena global que parecía afirmarse en los 90. A ello se une una confusión discursiva que identifica erróneamente las relaciones internacionales o la geoestrategia con la geopolítica, una disciplina de pretendida naturaleza descriptiva, pero que preconiza una visión muy concreta del mundo y donde no hay margen para valores democráticos o derechos humanos.

También asistimos a otro auge, el del populismo como forma y lenguaje político, que no solo se limita a los partidos calificados como tales: impregna todo nuestro espacio público y nuestro deteriorado debate democrático, especialmente en las redes sociales.

Cinco mantras del populismo geopolítico

La confluencia de ambos fenómenos, junto con otros factores sobre los que volveré luego, está dando lugar a la generalización de lo que denominaré populismo geopolítico. Es un lenguaje político fácil de identificar tanto por sus portavoces como sobre todo por los mantras que se repiten. Por lo menos cinco son claves:

1. La verdad alternativa. Estos populistas insisten machaconamente en que los medios, gobiernos, tribunales internacionales, líderes políticos y sociales, etc., “no dicen la Verdad” –entendida esta en términos absolutos–. Ellos serían los únicos defensores de la, valga la redundancia, verdadera Verdad. A menudo siguen a Kellianne Conway, la consejera de Donald Trump, en su retórica sobre “hechos alternativos”.

2. La gran conspiración. En esencia, todo hecho político, social y/o internacional relevante de las últimas décadas, especialmente si “Occidente” está presente de alguna manera –desde la Primavera Árabe, el Maidán, ISIS, etc.– sería parte de una conspiración más amplia para dirigir el mundo a nuestras espaldas. En sus versiones más sorprendentes, algunos de estos populistas coquetean con teorías como los Protocolos de Sión, lo que roza el antisemitismo.

3. Soros (CIA), el Gran Masón. El magnate y filántropo George Soros estaría inevitablemente detrás de todo lo anterior. Ordenaría a través de las ONGs que financia el curso de los acontecimientos (a menudo con la CIA). Es decir, procesos tan complejos y necesitados de matices como las revoluciones en Europa del Este, la revuelta de 2000 contra Milosevic en Serbia, el Maidán ucraniano o las propias protestas en Moscú y San Petersburgo de 2011/2012 o de los últimos meses no pueden tener un elemento remotamente orgánico, como la frustración popular acumulada o disparidad entre la estructura social y el sistema político.

4. Ironía y frivolidad. Los populistas geopolíticos recurren de forma asidua a la ironía, el sensacionalismo y en general a la banalización de cuestiones como la guerra, atentados o hechos históricos como las hambrunas soviéticas. Esta frivolidad también se manifiesta en un reiterado “y tú más” (el llamado whataboutism). Es una lógica de esgrimir el bombardeo de Dresde cuando sale el Holocausto o Sudetes 1938 –no para explorar la justa dimensión de lo primero, sino para difuminar la entidad histórica de lo segundo– o sacar Arabia Saudí cuando la votación concreta versa sobre Venezuela, Rusia o Irán. Este discurso suele justificar diversas formas de revisionismo histórico, sobre el genocidio de Srebrenica o hechos más recientes.

5. Disparar al mensajero. El insulto y formas más o menos evidentes de difamación son otros recursos habituales. Así, mensajes sobre pruebas “irrefutables” de la financiación de actores de sociedad civil, ONGs, think tanks o políticos que constituyen su objetivo, y la presunta ideología que sería su irremediable consecuencia (premisa: no existen opiniones individuales, acertadas o no). Así también el simplismo del insulto y epítetos como “neoliberal”, “neocon”, “propagandista”, etc., vacíos de significado. Como concluía Orwell en Homenaje a Cataluña, al abordar la propaganda, es “como si en medio de una competición de ajedrez un participante empezara a gritar que el otro es culpable de piromanía o bigamia. El objetivo es hacer imposible la discusión seria, sin abordar la cuestión que está realmente sobre la mesa”.

El emperador está desnudo

El crecimiento del populismo geopolítico es un síntoma de varios problemas y procesos más amplios. Uno es la triste atrofia moral de una parte de la izquierda que, anclada en conceptos dogmáticos y atávicos sobre Estados Unidos, Rusia u Occidente, hace tiempo que pasó de forma decidida del lado de regímenes autoritarios frente a democracias pluralistas y sociedad civil. Además de esta que algunos han llamado izquierda regresiva, también influye una profunda y preocupante pérdida de confianza en las instituciones colectivas, dada la retahíla de abusos (por ejemplo, la “guerra contra el terrorismo”) y excesos (por ejemplo, las políticas de austeridad) de las últimas décadas. No hay aún un relato convincente que apueste por el refuerzo de las democracias abiertas y aborde las fallas que las ponen en riesgo, sin caer en la tentación autoritaria o populista, algo que requeriría referencias colectivas morales e unificadoras más allá de líderes como Macron.

La incredulidad extrema va de la mano de una pasmosa credibilidad absoluta con un discurso que fomenta teorías conspirativas, sin duda aupado por la fragmentación del espacio público y el impacto amplificador de las redes sociales. Las ventajas que tiene esta pluralización se descompensan por la debilidad de filtros y el empoderamiento desmesurado de figuras mediocres y trolls, dando lugar a un ruido que silencia el debate racional.

En este contexto, el populismo geopolítico contribuye poco o nada al debate democrático, pero sí al embrutecimiento del debate político y a la normalización de un absurdo discurso conspiranoico. Contribuye a envenenar nuestra democracia deliberativa de modo que ya no podemos hablar de forma normal sobre política. A veces, sí, hace hincapié en contradicciones y sombras de algunas políticas y posiciones que es preciso abordar y revisar, pero nada que no aporte un buen periodista, una ONG seria o un comité parlamentario de investigación que haga bien su trabajo. Este discurso, con su hostilidad a hechos establecidos, su repetición interminable de mensajes simplistas, enlaza con algunos elementos básicos del discurso fascista que describe Snyder en Sobre la tiranía.

No hay verdades alternativas. Hay un gran elenco de claroscuros en muchas crisis internacionales que aconseja evitar maniqueísmos y simplificaciones. Pero ante todo hay hechos contrastados que conforman algunas verdades sólidas, como que unos 8.000 bosnios musulmanes fueron exterminados en Srebrenica en pocos días en julio de 1995. O que, tal y como confirmó una investigación internacional, el MH17, con sus 300 pasajeros, fue derribado en julio de 2014 por un misil Buk traído desde Rusia, y no por i) cazas ucranianos, ii) un misil tierra-aire ucraniano, iii) la CIA que derribó un avión cargado de cadáveres y iv) otras versiones alternativas). La CIA tuvo un papel nefasto en América Latina en los 60 y 70, como lo tuvo Washington en la Guerra de Irak y tiene con Guantánamo y otros abusos que no podemos ignorar. Dicho esto, abordar hoy cada acontecimiento desde este prisma unidimensional es infantil y revela, como la ironía de la que hablaba antes, una mezcla de pereza intelectual, ausencia de pensamiento crítico y/o extremo dogmatismo. Uno puede apoyar el informe Feinstein sobre las torturas en Estados Unidos y a la vez condenar en el Parlamento Europeo o el español las violaciones de derechos humanos en Rusia, Venezuela u otros países.

También es falaz el mantra de los populistas geopolíticos de que son voces silenciadas o “alternativas”. Su tremendismo les hace muy populares y convierte en habituales en televisión y otros medios. Snyder nos recuerda que “antes de que desprecies el periodismo mainstream, ten en cuenta que ya no lo es y que es el desprecio lo que es mainstream y fácil, y el periodismo en sí lo que es tenso y difícil”. Hoy lo alternativo y crítico es defender activamente nuestras instituciones y adoptar posiciones firmes, por ejemplo, con el Kremlin, desde luego en España (por no hablar de en la propia Rusia). Snyder afirma que la verdadera conspiración es “esa que quiere tenerte online, buscando conspiraciones”.

Estas voces dicen que buscan la imparcialidad y que son voces críticas. En la práctica, el sentido de sus intervenciones públicas o votaciones muestra que tienden a justificar lo injustificable y a proteger del legítimo escrutinio democrático a actores hostiles y grandes poderes. Algunas de estas figuras públicas muestran una sorprendente falta de ética, sentido democrático y, en fin, sentido común al compartir propaganda de medios de regímenes autoritarios donde se asesina a periodistas, líderes de oposición, etc. Ciegos o tontos útiles como tantos antes que ellos, caen así en la trampa y contribuyen a una agenda negativa que une parte de la izquierda con la extrema derecha.

Es legítimo clarificar fuentes de financiación de organismos públicos y privados con agenda pública. Es cierto que Open Society de Soros cofinancia plataformas y organizaciones en Europa Central y Oriental. Cualquiera que conozca bien estos países, conocerá los problemas de la agenda de democratización en tales contextos y la dificultad de trabajar en estas áreas –incluidos riesgos personales– y sostenerse sin donaciones o subvenciones. A menudo, tales ONGs promueven reformas contra la corrupción o a favor de los derechos de minorías e inmigrantes, y reciben para ello fondos europeos o de países nórdicos. Por ello, uniendo sus voces a campañas contra ONGs y sociedad civil, sectores de la izquierda van de la mano de Viktor Orbán en Hungría y el PiS polaco, y la eurofobia más visceral; fuerzas teóricamente prorefugiados con políticos islamófobos y homófobos, etc., en una lógica absurda.

Los populistas geopolíticos, en fin, con su fascinación por la lógica del gran poder en Moscú, Washington o Pekín, caen en un pseudocolonialismo que olvida que las personas suelen tener su propia opinión y que, a veces, sale a las calles a exponerla y defenderla, a menudo con grandes sacrificios. Con su propensión al revisionismo histórico, este discurso fomenta un nacionalismo irredento que se basa en algo tan primitivo como el deseo de venganza y revancha.

Cuando Soros ya no esté, sospecho que el argumento será insistir, en programas televisivos de misterio de medianoche, en el legado de Soros para gobernar el mundo desde el Más Allá. Siempre ha habido nostálgicos de imperios en declive y apologéticos de dictadores, tentados por el morbo del poder y la dominación. También hasta bien entrada la Segunda Guerra Mundial había voces –algunas respetadas– que negaban los abusos nazis, al igual que, en plena Guerra Fría, hubo intelectuales occidentales que minimizaban el gulag o Katyn.

¿Los demás? Escuchemos más a voces humanistas y trabajemos juntos por recomponer nuestro tejido social, frenar el deterioro de nuestro debate público y apostar por grandes consensos entre las familias políticas democráticas.

 

Jan ROVNY, “What Happened To Europe’s Left?” a Social Europe (22-02-18)

https://www.socialeurope.eu/happened-europes-left

Last year was an ‘annus horribilis’ for the European left. In Austria, France, and the Czech Republic, the left lost its governing position, and the same might occur in Italy in a few weeks. Today, only Portugal, Greece, Sweden, Slovakia, and Malta are governed by the left. The 2017 collapse was precipitous. The Dutch Workers’ party went from roughly 25% to 6%; the French Socialist Party went from roughly 30% to 7%. The Czech Social Democrats went from 20% to 7%. And the Czech Communist party saw its worst result in its almost 100-year history.

It may be tempting to connect the failure of the European left to the recent economic recession. It was during this recession or its aftermath that many left-wing governments (in Britain, Spain, Denmark) lost their mandates. Undeniably, the recession with its massive social cost caused much electoral instability, and opened a political door to various populist challengers. It would be, however, naive to suggest that the economic crisis was anything other than a catalyst. It was an accelerator that speeded up the onset of consequences of a structural development that we have been witnessing for at least three decades.

The weakening of the political left has been long in the making. It has been largely caused by deep structural and technological change that has altered the face of European societies, changed the economic patterns of the continent, and given a renewed vigour to politics of identity. In this process, traditional left-wing parties have lost not only the grasp of their main political narrative, they have lost much of their traditional electorates. These electorates did not so much ‘switch’ away from the left, they have rather disappeared as a comprehensible social group.

What Was Left Behind?

Let us start at the beginning by asking what was the European left in its heyday. The defining characteristic of the post-war European left (which was distinct from the eastern European left of the time) was the democratic fight for the rights of working people. Shortly after the Second World War, most of the mainstream European left rejected Communism, and accepted a democratic path towards the emancipation and support of the working class. During the golden age of post-war development, the left participated in the construction of European welfare regimes, and where it has been most successful – in Scandinavia – it built up universalistic, egalitarian, and predominantly tax-funded and state-run systems of welfare provision.

In this construction, the parties of the left have primarily leaned on a significant and relatively homogenous group of working class electorates. These electorates were since the late 19th century defined by a strong sense of group belonging, or ‘class consciousness’. This consciousness was constructed from the cradle and lasted to the grave. It was passed on from parents to children, and cultivated by a plethora of party-associated organisations, such as daycare centres, sports clubs, choral societies, women’s clubs, and others. Together with workers’ unions organising the work on factory floors, and later in offices, these organisations helped construct a working-class subculture that permeated the social as well as the political, and that ensured the electoral stability of the European left.

Seymour Martin Lipset suggested that the greatest achievement of the left had been the lifting of the working class away from authoritarianism and towards cosmopolitanism espoused by left-wing intellectuals. Indeed, the general success of the left in capturing and ‘educating’ the lower social strata profoundly shaped European party systems. In western Europe, the political left has been uniformly and continuously associated with progressive policies not only in the economic domain, but also in non-economic matters such as the environment, women’s rights, and (slowly and shyly) the rights of minorities – both ethnic and sexual.

Somewhat paradoxically, the left’s success precipitated its own demise in a dialectic fashion. First, the emancipation of the working class – primarily the extension of access to higher education – changed the working class and its dependence on left-wing subcultures and organisations. Second, the left’s enabling of the search for rights allowed younger generations to seek personal liberation from traditional hierarchies, including those of the left.

From Proletariat To Precariat

Having lived in Gothenburg, Sweden, the home of the Volvo, I eagerly visited the Volvo factory, looking forward to meeting the contemporary proletariat. What did I see? Halls and halls of conveyor belts shuffling skeletons that would become fancy SUVs in about an hour, while silver robotic arms added various parts to them. And the working class? I saw precious few of them. They were mostly young women, sitting on comfortable chairs surrounded by computer screens and keyboards, listening to their iPods… I later learned that these workers earn as much as Swedish university professors (that means – a lot).

The traditional working class as we imagine it from the times of Henry Ford does not exist anymore. Most of the workers at Volvo with their above-average pay, comfort and job security can hardly be considered as such. Today’s working class is much less visible, and much more atomised. Today’s working class are the masses of unskilled service workers who predominantly cook, clean or drive. Often, their jobs are short-term or part-time, and low-paying. These people do not come into contact with each other nearly as much as the traditional factory-floor workers did. They are more often than not from diverse minority backgrounds, and thus are separated by cultural boundaries. In short, these people have significantly reduced ability to organise, and they do not. As my research with Allison Rovny shows, their political belonging is weak, and – in the absence of a formative subculture – it is malleable.

The extension of access to higher education has increased the individual ability of people to process more complex information and make their own choices. As education also brings better jobs, this process has created more cognitively and financially independent citizens. The 1968 generation opted for more socially liberal and less hierarchical politics, forming new social movements and later political parties that espoused left-wing economics, but that were defined by their social and cultural openness.

In the context of the changing working class and the developing political supply, the traditional left parties became parties of the new middle class – primarily of the increasing numbers of white-collar state employees. In doing so, the traditional left responded to the Green challenge by adopting more environmental and generally socially liberal profiles, but also it slowly but surely abandoned the new ‘precariat’ – the new service working classes and those in poor or irregular employment. Politically pulled by social-liberalism (of the ‘new’ left), and by economic moderation to the centre (preferred by a new group of urban white-collar workers and ‘yuppies’), the traditional left opened a political breach – a gaping political vacuum around those seeking economic protection, and certain cultural traditionalism. The salience of this left and traditionalist political space, vacated by the mainstream left parties, would be boosted by another important structural development – the growth of transnational exchange.

Transnational Transformations

The fall of the Berlin Wall in 1989 was a symbolic milestone, opening not just communist eastern Europe, but the entire developed world up to increased international exchange. My ongoing research with Gary Marks, Liesbet Hooghe and David Attewell shows that the three decades since have witnessed significant liberalisation of international trade, expressed in the formation of the WTO, and in the deepening of European integration, which has always practically centred around the free flow of goods, capital and people. The opening of European borders, as well as various conflicts on Europe’s doorstep and beyond, further increased migration into and within Europe.

The rise of transnationalism – of extensive cross-border flows of goods, services, money and people – is firstly an economic phenomenon. It replaces domestic products and labourers with cheaper foreign alternatives. Transnationalism thus divides society into those who, while happily consuming cheaper products, earn their income in either sheltered (public) or internationally competitive sectors on the one hand, and those, on the other hand, whose livelihood is threatened by foreign competition in the form of imported products, and imported labourers. Transnationalism thus creates economic winners and losers, who are increasingly keenly aware of their status in our globalised societies.

Transnationalism is, however, also a cultural phenomenon. While the privileged enjoy cross-border travel for business and pleasure on an unparalleled scale, they gain experiences, learn languages, build friendships and, on occasion, have found families across borders and cultures; those with limited financial, and educational means live in a world defined by national boundaries, customs, and language. The inflow of culturally distinct migrants into urban centres furthers this alienation. This opens a cultural chasm between the transnational cosmopolitans, concentrating in larger cities that increasingly embrace pluri-culturalism, and national traditionalists mostly present in smaller, peripheral localities, fearful of immigrants, and sceptical of their immigrant-accepting cosmopolitan co-nationals.

Transnationalism redefines the political space by dissociating economic progressivism from socio-cultural openness. Transnationalism associates cosmopolitanism with open economic exchange on the one side, and national traditionalism with economic protectionism on the other. In doing so, transnationalism effectively shatters the old electoral coalition of the left. The naturally protectionist workers are pulled away from the naturally cosmopolitan intellectuals. This brings us back to the great political void, to the question of who will represent the new ‘precariat’, seeking economic protection, and cultural traditionalism. Transnationalism also increases the salience of populist anti-elitism, as rural traditionalists feel unrepresented by, shunned by, and distinct from the largely urban, cosmopolitan elite. The populist call to the ‘common man’, is a call of economic and cultural protection against the transformations of transnationalism.

The Left Out

In shifting its focus to the new middle classes, the left let the new ‘precariat’ fall towards nationalist protectionism, where it became fertile ground for the populist radical right. The populist radical right has been around for a good while. First, as an anti-tax, anti-welfare critique of the left, but later, with the dawn of transnationalism, it tapped into the sensitive issue of immigration with game-changing vigour. Attracting a wide coalition of economic interests through its blurry economic proposals, as my earlier research shows, the radical right married its traditional petit bourgeois electorate to swaths of the new ‘precariat’, and outperformed the left as the dominant political voice of the contemporary working classes.

The transformation of the left, however, offers opportunities for diverse political entrepreneurs. As my forthcoming work with Jonathan Polk, as well as with Bruno Palier and Allison Rovny demonstrates, in countries that experienced particularly drastic economic downturn during the economic recession, such as Greece and Spain, and where the ‘precariat’ consequently includes many young and educated citizens, the populist challengers are mostly radical left parties that call for a return to true – economically interventionist, and culturally liberal – left-wing politics. In other places, populists eschewing comprehensible political labels gain electoral support largely through the votes of the ‘precarious’ left-behind.

The transformation of the proletariat into the ‘precariat’, together with the dawn of transnationalism, have reframed the political field. Post-war politics saw economic interests – primarily the extent and contours of the welfare state – as the dominant political contest that subsumed or largely ignored other, non-economic divides. The new politics of transnationalism promises to be a politics of identity, with the cleaving lines defined by ethno-national labels, as well as by the distinction between large urban centres and the rural periphery. As my work with Gary Marks, Liesbet Hooghe and David Attewell suggests, these divides may be as deep, sticky and formative, as were the traditional class lines of the 20th century. While these divides are as economically rooted, as they are cultural, the new political entrepreneurs will find it easier to frame their narratives in identity-based terms. We should thus expect to see economic issues couched in non-economic discourses of national and local identity.

This competition frame is foreign to traditional left-wing parties, whose identity was always rooted in economic class. They are facing a struggle to adapt to this changing dimensional structure. Recent presidential elections in France as well as in the Czech Republic demonstrate the shift, as both countries saw a leftish authoritarian opposed by a centrist liberal in the second round, while the traditional left imploded. Interestingly, in the context of this new political competition, the west resembles the east, and the mainstream left everywhere is left out in the cold.

This post originally appeared on the European Politics and Policy (LSE) blog

 

Carlos ELORDI, “¿Adónde va el nacionalismo español?” a eldiario.es (20-02-18)

http://www.eldiario.es/zonacritica/Adonde-va-nacionalismo-espanol_6_742335782.html

La cosa aún no se ha salido de madre, pero la ola de nacionalismo español que ha generado el auge del independentismo catalán y que ahora el PP y Ciudadanos están impulsando únicamente para ganar votos es muy inquietante. Primero porque no va a ayudar en nada a abordar con un mínimo de inteligencia la crisis catalana, sino todo lo contrario. Segundo, porque si la tendencia se mantiene, y nada indica que no vaya a ser así, la convivencia entre españoles de distintas sensibilidades en estas cuestiones puede convertirse en algo imposible.

Que durante más de un día todos los medios de comunicación y muchos ciudadanos a través de las redes sociales hayan estado dándole vueltas a la letra del himno de Marta Sánchez es un síntoma de que en este país la cordura política está bajo cero. Porque si el himno español no tiene letra es por motivos muy serios y que aún siguen plenamente activos. Esa música fue la que Franco escogió como símbolo de su victoria sobre media España y la que la transición mantuvo, pero sin atreverse a llenarla de palabras porque nunca habría alcanzado un consenso al respecto con los herederos de los derrotados. Y porque el contenido mismo de la idea de España, que necesariamente ha de ser la base de ese himno, sigue aún pendiente en un país en el que muchos catalanes, vascos y gallegos tienen muy claro que no se sienten españoles.

De repente, todo eso parece haberse olvidado, como si no existiera. Y todo para ganar unos votos. Si alguien piensa todavía que la señora Sánchez ha actuado sola, por su cuenta, que se lo vuelva a pensar. El que Mariano Rajoy, el político que más tarda en reaccionar de todos los que existen, saliera apoyando la iniciativa de la cantante al poco de que se conociera debería de disuadirle. No, lo de la letra es una maniobrita más de las que el PP y el gobierno están lanzando desesperadamente, una detrás de otra, para tratar de frenar la sangría de votos que Ciudadanos parece estar haciéndole y para tratar de demostrar a su deprimido público que todavía puede están vivos.

Como su denuncia de la financiación irregular de Cs por un importe de… 14.000 euros. O la propuesta, que seguramente nunca se formalizará porque carece de base jurídica, de reventar el modelo catalán de educación. Chorradas que sólo sirven para que los tertulianos se ganen el sueldo y para que algún cuadro intermedio del partido o del gobierno se sienta muy satisfecho de que los de arriba le han comprado su ocurrencia.

Pero lo de la letra del himno puede tener algo más de trascendencia. Si no en la práctica política e institucional, que ahí no parece tener recorrido alguno, sí en el ambiente. Que está muy cargado. Aunque muchas de las banderas españolas que se colgaron tras el 1-0 catalán hayan sido retiradas, basta poner la oreja en la calle para concluir que las actitudes que movieron a ese gesto siguen en auge.

Y lo que es peor, que los sectores más radicales del españolismo están cada día más calientes. Sean gente corriente, miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad que no dudan en manifestarlo en internet, élites funcionariales, profesionales del derecho o dirigentes empresariales. Son muchos y, además, tienen la voz cantante en el día a día de la vida social. Sobre todo, si no hay voces autorizadas que traten de contrarrestar su mensaje.

Que el nacionalismo esté en auge no es novedad en Europa. En todas partes ha resurgido con fuerza en el marco de la crisis política que, siguiendo a la económica, ha trastocado el sistema vigente desde hacía más de tres décadas. Y en el caso de los antiguos países socialistas tras el fracaso de las fórmulas ensayadas en la transición.

En Gran Bretaña ha ganado el referéndum del Brexit. En Francia ha amenazado con hacerse con la presidencia. En Italia es muy probable que dentro de dos semanas gane las elecciones. En Hungría y en Polonia gobierna con holgura. Y la lista es más larga. Pero, aunque con matices entre cada uno de ellos, el elemento común de esos nacionalismos es el rechazo del extraño, casi siempre del inmigrante, y la afirmación de lo de casa, de lo de siempre, aunque esté trasnochado.

En España es distinto. El nacionalismo español, por lo menos hasta ahora, no se manifiesta contra los trabajadores extranjeros, aquí la xenofobia no es intensa o cuando menos está contenida. Aquí los malos son los catalanes, a veces sin muchos distingos entre independentistas y quienes no lo son. Eso ahora, que antes eran vascos.

Está claro que una causa planteada en esos términos es una contradicción en sí misma y que no lleva a parte alguna. Porque la animadversión hacia los nacionalismos periféricos se debe a que estos dicen que quieren separarse de España y eso se considera una afrenta intolerable. ¿Pero cómo van a acabar con esos planteamientos si la intolerancia, si no las agresiones, del nacionalismo español hacen que cada día más catalanes y vascos crean que es imposible convivir con el resto del Estado, que la única solución es marcharse cuanto antes se pueda?

Desde ese punto de vista, la fiebre del españolismo es irracional, no lleva a parte alguna y sólo podría conducir a una tragedia si se dieran unas condiciones que hoy afortunadamente ni se atisban, pero que sí se dieron en el pasado.

Esa irracionalidad debería por tanto quitarle un tanto de hierro al asunto. Pero, en todo caso, en un horizonte a medio plazo. Porque hoy por hoy la situación es inquietante. A pesar de haberse equivocado gravemente en su estrategia y en su táctica, el independentismo catalán está ahí y va a seguir estándolo, alimentando cada día el nacionalismo español y ofreciendo al PP y a Ciudadanos oportunidades para mejorar sus posiciones en su batalla por la hegemonía en el centroderecha.

Y aunque ha llamado positivamente la atención el comentario del PSOE a la iniciativa de Marta Sánchez –“el himno español no tiene letra y ya está”-, que rompe la trayectoria aquiescente con el PP que los socialistas han mantenido hasta ahora en esta cuestión, todo indica que va a seguir así. Y no sería extraño que futura campaña electoral se dirimiera en torno al asunto catalán.

Pero si ya hoy los programas informativos y debate de las televisiones son insoportables porque no salen del carril de ese enfrentamiento sin salida, ¿cómo será dentro de unos meses la convivencia entre españoles si siguen alentándose nuevas ocurrencias como la de la letra del himno que sólo pueden deteriorarla?

 

Miguel del FRESNO, “Podemos año cuatro: escapando del presente” a infoLibre (21-02-18)

https://www.infolibre.es/noticias/opinion/plaza_publica/2018/02/28/podemos_ano_cuatro_escapando_del_presente_75428_2003.html

Podemos, hoy más que nunca equivalente a Pablo Iglesias, ha ido perdiendo de forma sostenida tanto aquel carácter novedoso de su emergencia política como el apoyo mostrado por un amplio segmento social que parece estar en contracción. Por mucho que se puedan cocinar los datos demoscópicos, hay un patrón evidente: la creciente contracción de la intención de voto hacia Podemos y confluencias, y la muy baja valoración de Pablo Iglesias que, secundado por el anacronismo ideológico de Monedero, no son suficientes para sostener una notoriedad que no ha dejado de caer desde que fue el segundo partido en intención de voto en mayo de 2016. En enero de 2018 ha pasado a ser el cuarto, según la mejor fuente disponible, el CIS.

El cambio puede estar relacionado con que una de las señas de identidad de Podemos en su cuarto año ha sido su huida del presente, apoyándose en una reactualización del franquismo y el revisionismo radical de la Transición y de la Constitución de 1978, con el rasgo de todo revisionismo: juzgar los hechos con las categorías de décadas después. Nadie duda de que las cosas podrían haber sido de otra manera hace 40 años, pero juzgarlas 40 años después es caer demasiadas veces en el ventajismo y la política ficción. Esto es, con la vuelta hipercrítica al pasado, Podemos ha conseguido activar los resortes de una política emocional que deberían haber resuelto algunos de los gobiernos con mayoría absoluta del PSOE, pero también ha abandonado en buena medida el presente.

Este foco revisionista ha puesto en un segundo plano –en su propia agenda y, por tanto, también en la colectiva– los temas sociales, que fueron lo que canalizaron un significativo estado de ánimo y las expectativas durante su emergencia como partido. La insistencia en el revisionismo histórico de Podemos puede estar evidenciando, tras más de cuatro años de existencia, la falta de un proyecto viable –inmediato y de futuro– de país que no sólo se vertebre alrededor de la reorganización territorial, la plurinacionalidad, la redefinición de patria o patriotismo y el derecho a decidir. En síntesis, Podemos se ha centrado tanto en el revisionismo y en la construcción de narrativas (la casta, la trama, el trío del bunker, el bloque monárquico) que ha relegado el relato social y el momento político de las necesidades materiales inmediatas de una gran parte de la sociedad, perdedora en la crisis económica y por culpa de las medidas de austeridad del último gobierno del PSOE y de los posteriores del PP.

La emergencia de Podemos estuvo asociada a la crisis económica, social y laboral desde 2008, que provocó una crisis de representación. Ésta, a su vez, causó la ruptura del bipartidismo PP-PSOE y desembocó en una crisis de gobernabilidad con la repetición de las elecciones en 2016. El multipartidismo crea una paradoja: al mismo tiempo que amplía el número de partidos, provoca la reducción de la influencia real de los ciudadanos en el momento de asignar responsabilidades, reduciendo su poder para castigar con la pérdida del gobierno por medio de unas elecciones generales. El gobierno en los sistemas multipartidistas no es el producto de la voluntad popular, más cercano en el bipartidismo, sino de los partidos y sus líderes, que ganan margen para mantenerse en el poder al margen de la voluntad popular. En definitiva, por inhibición, tacticismo o ambos, Podemos ha contribuido al statu quo, lo que ha imposibilitado mejoras sociales o la derogación de leyes socialmente nocivas. Con todo, el logro político más indiscutible de Podemos ha sido sumir al PSOE en la mayor crisis de identidad de su historia.

Podemos ha fallado también en hacer compatible como partido político el discurso de la gestión y participación horizontal con las prácticas de gestión donde se imponen el liderazgo y la verticalidad en la toma de decisiones. Prueba de ello no sólo ha sido la marginación de Íñigo Errejón, sino también la salida o caída en desgracia de perfiles destacados de Podemos como Roberto Uriarte, Gemma Ubasart, Enrique Riobóo, Sergio Pascual, José Manuel López, Carolina Bescansa o Albano Dante Fachin, y también decenas de personas afines a éstos, como una evidencia más del proceso natural que hace de los nuevos partidos viejos partidos. Todo ello ahonda la contradicción de ese discurso de horizontalidad frente a una gestión vertical institucional. A lo que se han sumado las dudas y la falta de auditorías de las consultas a las bases, vendidas de forma hiperbólica como cima democrática y que ha mostrado la caída en el autoritarismo consultivo de Podemos y, con ello, un nuevo repliegue identitario.

Otro de los signos identitarios de Podemos fue, en sus inicios, la idea de transversalidad ideológica e incluso, durante un cierto tiempo, de ser un partido sin ideología. Algo que, tras la derrota de Iñigo Errejón –impulsor de la corriente neomarxista– y de la alianza aritmético-electoral fallida con Izquierda Unida, se difuminó y dio paso a las evidencias de un marxismo clásico. Desde entonces Podemos ya está posicionado ideológicamente en la mente colectiva y no tiene marcha atrás posible.

Si el discurso alrededor del derecho a decidir le dio a Podemos réditos electorales autonómicos en Galicia, País Vasco y Cataluña, el conflicto provocado por el independentismo catalán le llevó a un serio error de comprensión, análisis y cálculo significativo. Iglesias y otros no supieron entender que el independentismo no planteaba sólo un problema político o territorial, sino que se trataba, además, de una crisis de convivencia provocada por un nacionalismo identitario excluyente y, por tanto, un conflicto partisano donde no caben posiciones ambivalentes. Un equilibrio que no funcionó bien con Catalunya en Comú-Podem, que perdió en diciembre de 2017 más de 40.000 votos y tres escaños en el Parlamento catalán respecto a Catalunya Sí que es Pot en 2015. Podemos ha quedado atrapado en Cataluña en la pinza identitaria donde el independentismo les acusa de cómplices con el Estado, monárquicos y unionistas, y el ámbito estatal, de ser independentistas o muy afines. En definitiva, en tierra de nadie.

Otro sensor de la pérdida de relevancia social de Podemos es el agotamiento de sus campañas de comunicación, lanzadas a la sociedad para definir los temas a debate en la agenda pública. De los enmarcados de la casta, la ciudadanía o el sorpasso, de gran éxito social y mediático, al declive con la trama y el tramabús o el bloque monárquico. No sólo ha habido un aprendizaje de los opositores (políticos y mediáticos) de Podemos para no activar más aún esos marcos negándolos, sino también una pérdida de interés social al alejarse de las demandas de solución de los problemas materiales de los ciudadanos para centrarse en temas más abstractos, ideológicos o partidistas.

La experiencia de gestión de la realidad de un país como la de Alexis Tsipras en Grecia –con un apoyo popular masivo en el referéndum de julio de 2015 y la posterior claudicación ante la UE, el FMI y el BCE por la presión del cierre de los bancos y el riesgo de un colapso económico total– tuvo que tener una influencia muy significativa en Iglesias y los responsables de Podemos. El paso de la teatralidad a la pragmática es el paso de la fantasía ideológica a la política real. Quizás esto ayude a explicar no sólo por qué en 2015 Podemos contribuyó al statu quo sino también por qué renunció a tener un papel activo en el arbitraje de medidas sociales que se estaban reclamando para reducir la desigualdad, el desempleo, la lucha contra la corrupción, el vaciamiento en más del 90% del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, el deterioro de los servicios públicos, la paralización de las privatizaciones depredatorias y de las nacionalizaciones lesivas para el erario público, el cambio climático ignorado, etcétera. Podemos optó, seguro que por múltiples razones, por un estar en el hoy sin asumir la responsabilidad en la política nacional excepto una oposición presencial que no para de desgastarle.

Podemos, al contrario de lo construido por su propia narrativa, no emergió del 15M –un evento menos homogéneo, más caótico e invertebrado de lo que se ha comunicado– sino que es el resultado de su fracaso, por muy inspirador e icónico que fuese, incluso fuera de España. Es el fracaso del 15M lo que canaliza el ruido y la furia social de una cuarta parte de los votantes hacia Podemos y con ello provoca su éxito electoral municipal o regional. En las elecciones municipales de junio de 2019 se medirá el éxito de la gestión municipal de los ayuntamientos donde Podemos o sus confluencias han tenido responsabilidad directa en las necesidades más próximas de los ciudadanos. No se dilucidará si Podemos es o no la continuación del 15M.

Mientras tanto Podemos sigue su viaje en el tiempo. Hacia atrás, al franquismo y la Transición, y hacia el futuro, donde parece que la única batalla que le queda por quemar –lo que ya llevan anticipando desde el verano de 2017– es la de cuestionar el modelo de Estado. Iglesias, en particular, no deja de cuestionar la utilidad de la monarquía –reforzada tras la gestión del órdago independentista catalán–, por lo que este órdago podría convertirse en el Rubicón político de Iglesias buscando una alianza líquida con republicanos –que le consideran un insincero oportunista–, independentistas –que le consideran un unionista– y buena parte de las cohortes generacionales más jóvenes pesimistas con su futuro.

El mayor riesgo de Podemos, tras su cuarto años de existencia como partido, es el de una creciente irrelevancia social y política debido al abandono del presente y a la falta de foco en las necesidades reales de la población, atrapado en un círculo ideológico que reduce los problemas del poder a la lucha de clases, cuando las relaciones de poder hoy en día superan con mucho ese ámbito. Veremos si el dinosaurio sigue ahí cuando despierte o es un campo de nabos.

 

 

Eduard VALLORY, “¿’Igual que Franco pero al revés’? Sobre el modelo lingüístico de la escuela catalana” a Politikon (16-02-18)

https://politikon.es/2018/02/16/igual-que-franco-pero-al-reves-sobre-el-modelo-linguistico-de-la-escuela-catalana/

Fue en 1993, pocos meses después de que por primera vez el PSOE hiciera un acuerdo de investidura con CiU para el Gobierno de España. El diario ABC llenó su portada con el título: “Igual que Franco, pero al revés: Persecución del castellano en Cataluña”. Desde entonces, el mantra de que en Catalunya se margina a la lengua castellana se ha ido proclamando periódicamente (como cuando una vez más el pasado octubre de 2017 el ministro español de Asuntos Exteriores afirmó que en las escuelas catalanas no se enseña el castellano), y sirve para fundamentar acciones para minorizar a la lengua catalana.

Pero el mantra es falso. Según datos del IDESCAT (Encuesta de usos lingüísticos 2013), un 99,7% de la población entiende el castellano (por un 94,3% el catalán); un 97,4% lo sabe leer (82,4% el catalán) y un 99,7% lo sabe hablar (un 80,4% el catalán). La sociedad catalana es pues una sociedad propiamente bilingüe, y es desde este contexto de donde se debe hacer la reflexión sobre el modelo lingüístico de la escuela catalana.

En educación, a menudo se confunde el propósito educativo (la finalidad a alcanzar) con las prácticas de aprendizaje (cómo se alcanza). En la discusión sobre lengua y modelo educativo en Catalunya también se da una confusión similar, y es bueno diferenciar las finalidades (la opción sociopolítica que consensua una sociedad) de la efectividad de los medios (qué aproximaciones garantizan que se alcancen las finalidades). Así pues, hay que empezar por clarificar la finalidad.

En Catalunya, desde la restauración de la Generalitat en 1977, ha habido un enorme consenso entre las formaciones políticas sobre las tres grandes finalidades del modelo lingüístico. La primera, evitar que la lengua de origen de los ciudadanos sea un elemento de segregación social y de desigualdad de oportunidades. La segunda, revertir la minorización del catalán (después de décadas de persecución) para que en tanto que cooficial pase de nuevo a ser una lengua de uso normal, en un Estado donde sólo es obligatorio conocer el castellano (art. 3 de la Constitución española). Y la tercera, garantizar a través de la escuela que toda persona acabe la educación obligatoria con un nivel equivalente de competencias lingüísticas en catalán y en castellano.

Sólo si se niegan estas finalidades, defendiendo por el contrario que la lengua sea un instrumento de fractura o diferenciación social, que se deba tender al monolingüismo recuperando la minorización del catalán promovida por la dictadura, o que la escuela no desarrolle competencias lingüísticas en catalán para toda persona escolarizada, no procedería entonces discutir sobre métodos.

Pero si se aceptan las tres finalidades que han basado el consenso del desarrollo del modelo lingüístico en la educación catalana, entonces hay que analizar qué políticas públicas y métodos pedagógicos son más idóneos para alcanzarlas.

Empecemos por unas consideraciones generales. La lengua se aprende a través de su uso, cuando se dispone de sitios, momentos, objetivos, registros e interlocutores donde y con los cuales usarlas habitualmente. En sociedades bilingües de lenguas en contacto (Quebec, Finlandia, País Vasco o Catalunya), se considera que la lengua dominante en cada caso tiene los usos asegurados, con todos los interlocutores y respecto a todas las funciones y registros. Es por eso que se opta por construir en la escuela momentos, objetivos, registros e interlocutores donde y con los cuales utilizar la lengua minorizada, para que estos usos garanticen la adquisición. Lo mismo se aplicaría en la enseñanza de una lengua extranjera.

Por ello, son determinantes el total de las horas de uso en la vida de una persona, que en los escolares incluye las relaciones con familia y amigos, la vida cotidiana, los libros, revistas y periódicos y el consumo de televisión, cine e internet. En la sociedad catalana, todos estos ámbitos tienen al castellano en la posición de lengua dominante, es decir, la de uso mayoritario, lo que incluso se ha incrementado en los últimos diez años, en los que ha habido una relevante variación de población debido a la inmigración extracomunitaria[1].

A pesar de ello, la proximidad de las lenguas catalana y castellana facilita una rápida comprensión de ambas para los hablantes de una u otra, lo que para su aprendizaje permite una aproximación didáctica distinta del caso de sociedades donde conviven lenguas latinas (francés) con lenguas anglogermánicas (inglés o neerlandés).

Estas consideraciones están en la base del modelo pedagógico de la escuela catalana llamado de inmersión lingüística, que es una modelo pedagógico de aprendizaje adaptado a cada realidad para posibilitar que los usos lingüísticos de los alumnos les permitan desarrollar las competencias comunicativas en las dos lenguas. Al hacer que la lengua catalana sea vehicular en el sistema educativo, con presencia constante del castellano en toda la educación obligatoria, se compensa el desequilibrio de usos reales de las dos lenguas. Sus resultados son incuestionables.

En primer lugar, según las pruebas de competencia lingüística del Ministerio de Educación español (2009-10), los alumnos del sistema educativo catalán tienen un dominio de la lengua castellana al mismo nivel que la media estatal[2], y esto tanto entre los que tienen competencia alta o muy alta, como en los del nivel más bajo.

En segundo lugar, las evidencias muestran que la lengua de uso corriente en la familia no condiciona los aprendizajes del alumnado en comprensión lectora, matemáticas y en ciencias, según mide el informe PISA. Los datos son incontrovertibles cuando esta comparación se hace correctamente, es decir teniendo en cuenta el nivel socioeconómico y cultural de las familias. Son las desigualdades socioeconómicas entre familias, y no su lengua de uso, lo que explica la diferencia de resultados a nivel agregado.[3] Justamente por esto, los principales perjudicados de una segregación por motivo de lengua serían los alumnos de familias no-catalanoparlantes de nivel socioeconómico bajo.

Y en tercer lugar, en Catalunya no existen dos comunidades en el aprendizaje de las dos lenguas oficiales. Los alumnos que tienen buen rendimiento en el aprendizaje de una de las dos, muestran buen resultado en la otra, mientras que las escuelas e institutos con un nivel bajo de adquisición competencial en una lengua muestran resultados bajos en la otra[4].

La evidencia muestra pues que se trata de un modelo que es a la vez valioso para los alumnos (son bilingües en una sociedad bilingüe, sin contraindicaciones en ningún aprendizaje) y valioso para la sociedad (evita segregación y desigualdad de oportunidades). Pero dado que el debate sobre la idoneidad de este modelo pedagógico no tiene en cuenta evidencia ni datos y sólo se basa en proclamas ideológicas, merece la pena analizarlas.

Primera proclama: las familias deben decidir la lengua de escolarización de sus hijos. Esta aproximación obvia el derecho democrático de una sociedad bilingüe a priorizar la cohesión social y la igualdad de oportunidades (que todos los estudiantes sean competentes en las dos lenguas) al derecho de un progenitor a limitar el contacto de su hijo con una lengua por razones ajenas al aprendizaje. De hecho, el modelo lingüístico de la escuela catalana nace justamente en el postfranquismo de iniciativas de padres y maestros de zonas principalmente castellanohablantes que piden que se garantice la igualdad de oportunidades de los jóvenes.

Contrariamente, en los últimos años se ha intentado utilizar la defensa que la UNESCO hace del uso de la lengua materna en educación para argumentar el supuesto derecho de un progenitor en Catalunya de oponerse al modelo lingüístico de la escuela. Se trata de un uso grosero, porque la iniciativa de la UNESCO de promover la lengua materna se dirige explícitamente a evitar “la desaparición de lenguas habladas por grupos poblacionales minoritarios”, con el objetivo de “ayudar a proteger la diversidad lingüística y cultural” [5]. Según datos del Instituto Cervantes, 572 millones de personas hablan castellano –cinco millones más que hace un año–, y aumentarán a 754 millones a mediados de siglo XXI[6], mientras que el catalán es hablado por unos 10 millones de personas. Identificar a los que tienen como propia una lengua de casi 600 millones de hablantes como “grupo poblacional minoritario” tiene una intención clara de promover la minorización de las lenguas cooficiales bajo el discurso de supuesta minoría[7].

Segunda proclama: el modelo lingüístico de la escuela catalana busca el monolingüismo en catalán y la desaparición del castellano. Esta afirmación concibe el aprendizaje de lenguas como un juego de suma cero: si aprendes una no puedes aprender la otra, porque parte de entornos esencialmente monolingües. Además, no tiene ni un solo dato que la sustente, más allá de la reacción que uno tiene cuando un ministro afirma, faltando a la verdad, que en Catalunya hay escuelas donde no se aprende el castellano. Sería interesante debatir entonces si los datos del Ministerio de Educación español se equivocan cuando dicen que el nivel de castellano de los alumnos catalanes equivale a la media española.

Tercera proclama: en realidad, el modelo lingüístico de la escuela catalana busca formar personas que se identifiquen nacionalmente con Catalunya y no con España, por lo que cabe frenar el modelo lingüístico e introducir una visión determinada de la historia controlada por la Alta Inspección. De nuevo, la evidencia desmonta el mantra: la escuela catalana no varía la identidad nacional de los alumnos y, además, “el contexto familiar neutralizará siempre cualquier intento de utilizar la escuela para inculcar una identidad nacional distinta a la de los padres”[8], lo que vale también por la proclama del antiguo ministro de Educación de que se deben “españolizar a los alumnos catalanes” para variar sus rasgos de identidad. Aún más, no hay ninguna correlación entre la escolarización en la escuela catalana y las preferencias políticas respecto a la identidad nacional[9].

A modo de conclusión: el modelo lingüístico de la escuela catalana, que parte de una orientación funcional del aprendizaje de la lengua, garantiza la cohesión social y la igualdad de oportunidades en una sociedad bilingüe, desarrolla un nivel equivalente de competencias lingüísticas en castellano que la media de España, al mismo tiempo que desarrolla las competencias en la otra lengua cooficial que sigue minorizada en el uso común. Los intentos de romper el consenso que ha fundamentado este modelo han pasado por medidas judiciales (que un juez decida arbitrariamente cuál es la cantidad óptima de horas que se necesitan para aprender una lengua), políticas (incentivación a que las familias opten por la elección de lengua de sus hijos en contra del modelo bilingüe) y propagandísticas (apelar a los derechos de lengua materna para los castellanohablantes mientras se ignora para el millón de nuevos catalanes que hablan árabe, amazigh, chino o urdú), aunque hasta ahora han fracasado por el contraste con los hechos.

Pero una mentira repetida mil veces se puede convertir en verdad, decía uno de los aliados del dictador Franco. La insistencia en acabar con el modelo lingüístico de la escuela catalana no nace, pues, del interés por el aprendizaje de los alumnos, por la voluntad de equidad entre las dos lenguas oficiales, ni por un planteamiento liberal de derechos individuales sobre colectivos. Nace de una concepción nacional española incompatible con la diversidad, incluida la lingüística, como se ha visto recientemente contra el aranés. Posiblemente por eso en el 2001 Juan Carlos de Borbón, entonces jefe de Estado, no se sonrojó al afirmar solemnemente: “Nunca fue la nuestra lengua de imposición, sino de encuentro; a nadie se obligó nunca a hablar en castellano”. Y también por ello, llamo a quienes no se identifican con esa visión hegemonista a reflexionar sobre lo que está sucediendo.

[1] Así, El País proclamaba en 2014 ante los datos de uso: “El catalán pierde fuelle frente al castellano como idioma habitual en Cataluña”.

[2] Instituto Nacional de Evaluación Educativa, datos 2009 (educación primaria), y 2010 (educación secundaria obligatoria).

[3] Equitat i resultats educatius a Catalunya. Fundació Jaume Bofill, 2015.

[4] Consell Superior d’Avaluació del Sistema Educatiu, 2012.

[5] ‘International Mother Language Day: Report of Member States’ Activities to Promote Linguistic Diversity and Multilingual Education Development’. UNESCO, 2008.

[6] “El español, una llengua viva: Informe 2017”. Instituto Cervantes, noviembre de 2017.

[7] “‘Hablamos Español’ recoge firmas en Barcelona para que no se ‘excluya’ el castellano en las escuelas catalanas”. La Vanguardia, diciembre de 2017.

[8] María José Hierro (Yale University): ‘¿Afecta la inmersión lingüística a la identidad nacional?’. El País, 2013. “Escuela e identidad nacional en Cataluña”. Agenda Pública, 2012.[9] Lluís Orriols (Universidad Carlos III de Madrid): ‘¿Es la escuela catalana una fábrica de independentistas?’. Diario.es, octubre 2017

 

Roberto GAVIRIA y Andrés SANTANA, “El consenso de la inmersión lingüística: realidad o mito” a Politikon (6-02-18)

https://politikon.es/2018/02/06/el-consenso-de-la-inmersion-linguistica-realidad-o-mito/

En sociedades avanzadas y plurales, la diversidad de opiniones suele ser la norma. Cuando desde las instancias del poder se nos dice y se nos repite que todos pensamos igual, deberían saltar nuestras alarmas. Un caso claro que debería despertar nuestras suspicacias es el amplio consenso que, según se ha insistido desde la Generalitat, existe en torno a la política de inmersión lingüística. Ponerlo en cuestión supondría, según Irene Rigau (La Vanguardia, 7 de Julio de 2015), crear “un falso problema”; o un “casus belli”, en palabras del que fuera secretario general de la antigua Convergència, Oriol Pujol (La Vanguardia, 4 de septiembre de 2011).

Estas afirmaciones sobre el “amplio consenso” han trascendido nuestras fronteras. Así, Monserrat Clua (2017, pp. 56-57) habla de la “widespread acceptance that the language policies and the implementation of the language immersion model have had”, mientras que Charlotte Hoffman (2000, p. 59) afirma que “it should be said that there is clear evidence that the majority of people in Catalonia, Catalan-speaking as well as of immigrant background, support the Generalitat’s education policies, including Catalan-medium instruction”.

Lo destacable es que aseveraciones de este tipo se hicieron -y se siguen haciendo- sin datos concretos. Que los políticos las hagan entra dentro de lo normal; que los científicos sociales las reproduzcan es más preocupante. Porque datos recogidos sobre muestras mínimamente representativas (N>1.000) de la población no había. Que nosotros sepamos, el CEO (Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat), creado en 2005, nunca ha preguntado sobre esta cuestión. Y tampoco nos consta que haya nada en el banco de datos del CIS a este respecto desde 1998 (encuesta 2298).

En estas líneas, ofrecemos un análisis sobre este tema realizado a partir de una encuesta a una muestra representativa de la población residente en Cataluña, que incluye a 2.200 encuestados mayores de edad, con un error muestral de ±2,1% para el conjunto de la muestra, bajo el supuesto de p=q=50%, y cuyo trabajo de campo se realizó en mayo de 2016. En ella, se incluyó una pregunta para elucidar el respaldo a la inmersión lingüística, medido a partir del grado de acuerdo con la afirmación “Todos los niños deberían recibir la primera enseñanza todo en catalán”, y dos preguntas sobre los derechos lingüísticos individuales: “Los padres deberían poder elegir la lengua de enseñanza para sus hijos” y “Los niños deberían empezar la escolarización en su lengua materna, ya sea ésta catalán o castellano”.

Como puede observarse en el Gráfico 1, el reiterado “amplio consenso” no existe: aunque la mitad de la población está de acuerdo con la inmersión, la otra mitad la rechaza. Además, la mitad de la población reconoce y apoya los derechos lingüísticos individuales, difícilmente compatibles con una política de inmersión:

Gráfico 1. Preferencias de los catalanes sobre el régimen lingüístico en las escuelas

4

Nota: La opción intermedia en el gráfico superior no se ofreció a los entrevistados a fin de sacarlos de su zona de confort. Por simplicidad, y dada su escasa relevancia numérica, hemos prescindido de ella de aquí en adelante.

El Gráfico 1 invita a sospechar que quienes apoyan la inmersión rechazan los derechos lingüísticos individuales, y viceversa. De ser así, la población de Cataluña se dividiría en dos grupos claramente definidos y de similar tamaño: los partidarios de la inmersión, que estarían de acuerdo con la primera afirmación y en desacuerdo con las otras dos; y los detractores, con preferencias opuestas. Una situación de este tipo se correspondería con la imagen de una Cataluña polarizada políticamente, en la que las preferencias lingüísticas en educación fueran una imagen especular de las opciones políticas. Como se aprecia en el gráfico 2, esto no ocurre, y lo que sugiere es más bien la de una Cataluña de tres tercios. El primero (29,6%) defiende la inmersión a costa de los derechos lingüísticos de los padres, el segundo (28,4%), la postura contraria, mientras que el tercero (42%) no se posiciona nítidamente en ninguno de los dos bandos, sea porque no está de acuerdo con ninguna de las afirmaciones, sea porque comulga con ambas.

Gráfico 2. Preferencias sobre inmersión y elección por parte de los padres

3

Nota: Los resultados serían bastante parecidos entre el 49.4% del total de la población que se manifiestan a favor de que los niños sean escolarizados en su lengua materna, sea catalán o castellano.

Esta segmentación en tres tercios nos indica que las preferencias de los ciudadanos de Cataluña pueden ser más complejas de lo que trasciende del debate político. Para indagar sobre ello, y neutralizar el posible efecto de los frames normativos que pueden operar al formularse las tres preguntas anteriores, se les preguntó directamente a los encuestados sobre el porcentaje de horas que les gustaría que se enseñara en catalán, castellano e inglés (véase el gráfico 3). Los resultados son muy parecidos para primaria y secundaria. Los encuestados priorizan el catalán, con algo más del 40% de las horas de clase, pero ciertamente mucho menos de lo que es en la práctica la inmersión lingüística. El inglés supera al castellano, un poco en primaria y algo más en segundaria. Y, pese a quedar en tercer lugar, los catalanes desean que algo más de un cuarto de las clases sean en castellano:

Gráfico 3. Preferencias sobre los porcentajes de horas de enseñanza en catalán, castellano e inglés

2

Nota: No se tienen en cuenta otros idiomas, porque fueron contados los encuestados que los mencionaron.

Los resultados anteriores probablemente sobrestiman las preferencias por el catalán e infraestiman las preferencias por el castellano ya que, como en todos los cuestionarios en Cataluña, los ex votantes de los partidos nacionalistas están sobrerepresentados. De hecho, como muestra el Gráfico 4, las preferencias sobre el tiempo que debería emplearse cada lengua tienen un marcado componente partidista: los votantes de ERC y DiL (antigua CiU) otorgan un peso importante al catalán y sitúan el castellano en tercer lugar; los del PSC, UDC y ECP priorizan algo al catalán frente a las otras dos lenguas; y los del PP presentan un patrón inverso a los del segundo grupo. Los de Cs merecen una mención especial por el equilibro casi perfecto de sus preferencias entre las tres lenguas:

4

Gráfico 4. Preferencias sobre los porcentajes de horas de enseñanza en cada idioma, por partidos

 

Nota: Los datos reflejan recuerdo de voto de las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015.

Los puntos en común son más importantes, si cabe, que las diferencias. Basta con observar los datos para constatar que no hay ningún partido cuyos votantes deseen un modelo monolingüe: incluso los votantes de DiL y ERC solo desean que, aproximadamente, la mitad de las clases tenga lugar en catalán, y mantienen una preferencia porque al menos una de cada cinco horas se imparta en castellano. En el otro extremo, incluso los votantes del PP desean que algo más de un cuarto de las clases se imparta en catalán. Estos datos sugieren que existe un alto nivel de consenso sobre el modelo lingüístico de las escuelas, pero el rasgo definitorio de dicho consenso es la pluralidad lingüística, no la posición hegemónica de ninguna de ellas: los votantes de todos los partidos coinciden en que al menos un 28% de las clases deben ser en catalán, un 25 % en inglés, y un 20 % en castellano; y difieren en cómo debe impartirse el 27% restante de horas.

En resumen: la realidad es tozuda y nos muestra sin ambages que la sociedad catalana está muy lejos del amplio consenso a favor de la inmersión lingüística, que más parece ser un mantra que reflejo de las preferencias de la sociedad catalana. La visión alternativa, según la cual las preferencias sobre la lengua de escolarización serían una mera traslación de las opciones políticas, resulta igualmente simplista. Dichas preferencias están significativamente teñidas por las preferencias electorales, pero los votantes de todos los partidos desean un sistema educativo decididamente plural en términos lingüísticos. Esperemos que los políticos tomen nota de ello.—–

Referencias:

Hoffmann, Ch. (2000) Language, autonomy and national identity in Catalonia. The Sociological Review, 48: 48-78.

Clua, M. (2017) Language, national identity and school: The role of the Catalan-Language immersion program in contemporary Catalan nationalism. En K. Kantasalim y G. Holm (eds.) The state, schooling and identity. Diversifying education in Europe (pp. 45-59). London: Palgrave.

 

 

Jorge CARRIÓN, “Choque de narrativas: la cultura y el trauma en Barcelona” a The New York Times (11 y 18/02/18)

https://www.nytimes.com/es/2018/02/11/choque-de-narrativas-la-cultura-y-el-trauma-en-barcelona-i/?smid=tw-share-es

Mario, que participó en la transformación de Barcelona en una metrópolis de referencia de la arquitectura y del urbanismo, regresa a su ciudad después de un vagabundeo desnortado por el mundo. Aunque se enamoró, se casó y fue padre en estas calles, llega de incógnito y emprende un trabajoso proceso intelectual y sentimental, paseando, haciendo fotografías, espiando a su hijo (quien, de pronto, le parece un desconocido): “Juntando las piezas, recuperando el sentido de ciudad, recuperando lo que para él era Barcelona”.

Desde el pasado 1 de octubre todos somos como el protagonista de la novela La otra parte del mundo, de Juan Trejo. Todos los barceloneses estamos tratando de encontrar, en estos meses extraños, razones para volver a involucrarnos sentimentalmente en un proyecto que, tal vez artificialmente, sentimos como común. Así se llama, de hecho, el partido que gobierna desde las elecciones municipales de 2015: Barcelona en Común. Pero, muy significativamente, lo hace en una precaria minoría.

El amor (tibio, nunca pasión, equidistante entre el seny y la rauxa) era mucho más fácil cuando podíamos pensarnos como una unidad. La marca Barcelona siempre ha sido una etiqueta incómoda, pero es cierto que mientras el ayuntamiento y los expertos en publicidad urbana la concebían de un modo útil, económico y global, la mayoría de los ciudadanos la experimentábamos —práctica e intuitivamente— como un sinfín de marcas individuales que configuraban una gran marca de contornos imprecisos, pero con aura de ilusión.

Desde que en febrero de 1976 las calles catalanas se llenaron con multitudes que gritaban: “¡Llibertat, amnistia i Estatut d’Autonomia!” y nació el partido Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), hasta que en 1986 se proclamó que Barcelona sería la sede de los Juegos Olímpicos de Verano de 1992, el relato principal en Cataluña fue el que impuso Jordi Pujol desde su liderazgo de CDC y desde la presidencia de la Generalitat. Un relato de recuperación y de integración a través de la normalización lingüística y cultural, que le hiciera contrapeso al legado de la represión franquista.

Pero las olimpiadas y el éxito global de Barcelona fortalecieron una narrativa alternativa: la de la Ciudad Condal como espacio cosmopolita y creativo de influencia mundial. Ese relato se hizo tan fuerte durante la primera década del siglo XXI que eclipsó el de la singularidad catalana. Aunque su principal lengua de expresión fuera el catalán, no solo era bilingüe, sino a menudo plurilingüe.

El tercer gran relato de estos más de cuarenta años de democracia nació en 2012. La narrativa del procés es la evolución lógica de la normalización lingüística y cultural. Como Christian Salmon dijo hace diez años en Storytelling. La máquina de fabricar historias y formatear mentes: la voluntad de todo gran relato político es su penetración psicológica. Una vez que se asumió colectivamente la singularidad nacional, los intelectuales separatistas integraron al nuevo discurso el espíritu cosmopolita. Así, la gran coalición Junts pel Sí se presentó públicamente como una superación de la división entre derecha e izquierda que —al mismo tiempo— superaba las premisas del nacionalismo esencialista y excluyente del Romanticismo (mientras que el español seguía atrapado en su lógica y en su retórica).

Pero esa síntesis de las dos narrativas más fuertes, sustentada en la convicción de que es la única forma de preservar la lengua y la identidad catalanas a largo plazo, en ningún caso ha significado sus respectivos entierros. Ahora mismo conviven los tres discursos, no solo en el interior de las fronteras de Cataluña, sino en diversos núcleos del territorio imaginario conocido como Països Catalans.

La nueva narrativa se hizo pública durante la Diada Nacional de Catalunya del 11 de septiembre de 2012. La escena la ha descrito con elocuencia de historiador filólogo (o viceversa) Jordi Amat en La conjura de los irresponsables, uno de los libros más vendidos y comentados en estos momentos en Barcelona (tanto en su versión catalana como en la castellana): “[Artur] Mas se dirigió a todos los ciudadanos del país, sí, pero solo se identificó con una parte: aquellos que se manifestaran. ‘Vuestros anhelos’, dijo, ‘son mis anhelos’. El anhelo era el del lema de la manifestación: ‘Cataluña, nuevo Estado de Europa’. De facto, la idea inclusiva de un solo pueblo quedaba rasgada. Es un momento clave. Al día siguiente el centro de Barcelona se desbordó”.

Amat ha analizado la cronología del procés, en que chocan dos nacionalismos, el unitario español (recodificado por José María Aznar y engordado por Mariano Rajoy) y el independentista catalán (cultivado por Esquerra Republicana de Catalunya y usurpado por Artur Mas y su polimorfo partido justo en el momento en que afloraron los casos de corrupción que ya han sido juzgados y condenados). Los irresponsables conjurados residen tanto en Madrid como en Cataluña. Son quienes aquí dijeron el 27 de septiembre de 2015, con un alto pero insuficiente 47,8 por ciento de los votos a su favor, que habían ganado el plebiscito; y que el 1-O —una manifestación colectiva— fue un auténtico referéndum con garantías. Y quienes allí boicotearon sistemáticamente el diálogo, hicieron un uso desproporcionado de la fuerza policial y decidieron aplicar el infame artículo 155 de la Constitución.

Mientras que el gobierno español carece de cualquier programa político que implique la creación de un discurso cultural, la coalición independentista tuvo muy clara la necesidad de convertir el 1-O en un mito. Tan solo nueve días después, el Departament de Cultura de la Generalitat impulsó la recolección de todo tipo de material ciudadano que documentara lo ocurrido. Pese a que su página web es bilingüe, esa nota de prensa no existe en castellano.

Pero más allá de las grandes retóricas sociales, la cultura de una sociedad se expresa sobre todo en voces concretas. Ya veremos cómo narran el procés los once dramaturgos convocados por el Teatre Lliure de Gràcia que dirige Lluís Pascual y si asumen el reto de contarlo desde su punto de vista otros once de Madrid.

Mientras tanto el palmarés de los recientes premios Ciutat de Barcelona muestra la complejidad de la situación, en el contexto de represión institucional que ha silenciado parcialmente el relato del procés (y lo ha traducido al lenguaje icónico de los lazos amarillos que te encuentras tanto en la solapa de tus conciudadanos como pintados en el suelo y en las paredes). En la categoría de literatura catalana ha ganado una novela brillante y neobarroca de Max Besora, Aventures i desventures de l’insòlit i admirable Joan Orpí, conquistador i fundador de la Nova Catalunya, que dialoga tanto con Cervantes como con la crónica y la novela histórica para narrar —con pasajes en castellano— la fundación de la ciudad venezolana de Barcelona. En la de medios de comunicación el galardón ha sido para la revista de crónica internacional 5W. Y varios de los premios de investigación y ciencia han sido merecidos por artículos o estudios publicados en inglés en publicaciones de prestigio.

Sin duda el más significativo de los premios Ciutat de Barcelona ha sido el concedido a la joven cineasta Carla Simón, cuya opera prima Verano 1993 ha ganado la mayoría de los galardones más importantes del cine catalán y español de los últimos meses. Drama costumbrista e intimista filmado con gran delicadeza y desde el punto de vista de una niña huérfana, que encarna la historia real de la propia Simón, narra el proceso de adopción que asumen sus tíos. Toda obra de arte admite muchas lecturas y la crítica especializada ha optado por comentar la cuestión autobiográfica (con el sida de fondo), la actuación superlativa de Laia Artigas y el uso magistral de los silencios y del iceberg hemingwayiano.

Existe, sin embargo, la posibilidad de interpretar esa película de una forma espacial y política. La madre muerta ha dejado una carta en que expresa su deseo de que la niña sea criada por su hermano y su cuñada, que viven en una casa de campo, y no por sus propios padres, conservadores y católicos, que viven en Barcelona. Se trata de un drama rural que cuenta el difícil camino que conduce a la protagonista hasta el final del duelo y el llanto reparador. Esa catarsis no solo se da en el campo, sino que ocurre después de una fiesta popular con cabezudos y gigantes. Es allí donde la niña sonríe por primera vez.

Todo ocurre en 1993, en plena resaca de los Juegos Olímpicos, cuando empezaba a crecer exponencialmente la Marca Barcelona. Que en este convulso y traumatizado 2018 sea reconocido el valor en todo el territorio español (y en Europa) de una película filmada en catalán que cuenta, con una historia mínima, ese momento clave, pero desde un rincón de la Cataluña profunda, es una señal de esperanza. De que la normalidad cosmopolita puede seguir dándole un sentido, poliédrico y complementario, a nuestra ciudad.

*****

En las calles de la capital de Cataluña dialogan los lazos amarillos (que, pintados en las paredes o en el pavimento, recuerdan la existencia de presos políticos) con las banderolas que anuncian la exposición Nazis y fascistas. La ocupación simbólica de Barcelona (1939-1945). Es un diálogo sordomudo e inquietante.

El Castillo de Montjuïc, que durante siglos fue un centro de represión, se ha convertido por arte de democracia tardía en un centro de interpretación. En los mismos metros cuadrados donde el 15 de octubre de 1940 fusilaron a Lluís Companys, presidente de la Generalitat, ahora se puede visitar esa exposición que retrata una ciudad en la que camparon a sus anchas la propaganda cultural de Hitler y Mussolini.Ese proceso de resemantización de espacios fuertes forma parte de un cambio de rumbo de la marca Barcelona. El año pasado se cumplió el veinticinco aniversario de los juegos olímpicos y se inició un proyecto institucional, liderado por Consol Vancells, de conversaciones con agentes de todos los ámbitos de la metrópolis para definir los rasgos de la Barcelona actual y real. Una ciudad que no se corresponde con la imagen global turística. Una ciudad cuya narrativa cosmopolita se ha visto de pronto interrumpida —para el 50 por ciento— o matizada —para el otro 50 por ciento— por el procés. Una ciudad que empieza a entender que, antes que marca, tiene que ser memoria.Las exposiciones barcelonesas más incisivas de estos meses han apuntado precisamente en esa dirección. No es casual que dos de ellas hayan actualizado las poéticas de los dos artistas de la memoria más importantes del Grup de Treball (ese escuadrón de artistas conceptuales catalanes que entre 1973 y 1976 resucitó la vanguardia para despedir a la dictadura): Francesc Torres y Francesc Abad.

Torres ha llevado su línea de investigación sobre el accidente y la ruina, que lo condujo a un proyecto impresionante sobre el 11-S, hacia los sótanos del Museo Nacional de Arte de Cataluña. Articulada a partir de cuadros quemados o rajados, obras archivadas y patrimonio olvidado (como las puertas originales de La Pedrera de Gaudí, que fueron tiradas a la basura antes de que existiera la conciencia de que el arquitecto era un genio), La caja entrópica. Colisión de historia y cultura es una de las exposiciones más inteligentes y sorprendentes que se han visto en esta ciudad. Demuestra que la memoria hay que buscarla en los almacenes y los archivos. Rescatarla del polvo.

Abad, en el Centre Cultural El Born, completa la muestra Montserrat Roig, 1977. Memòria i utopia, que ha comisariado Manuel Guerrero sobre la novelista y cronista, situando su monumental obra Los catalanes en los campos nazis en el corazón del discurso curatorial. La aportación de Abad consiste en una instalación con arquitectura de barracón, en cuyo interior se encuentra un banco con la advertencia Nur für Arier (Solo para arios), fotografías de Francesc Boix (como la de la escalofriante escalera de la muerte de Mauthausen) y un documental del propio Abad sobre la memoria republicana de los campos de concentración.

Gracias a Napa(s). Persistir en lo inacabado, reciente y brillante libro de artista diseñado por Abad y escrito por Xavier Nueno, investigador de la Universidad de Harvard, esa instalación se puede ver en el conjunto de una obra que —como la de Torres— durante más de cuarenta años ha perseguido obsesivamente los modos de representación de la memoria de las víctimas. Las víctimas del fin de la industria y las de los fascismos europeos. Unas y otras se encontraron en el proyecto más ambicioso de Abad —y el más relacionado con el conflicto entre memoria y marca Barcelona—, El camp de la Bota. Cerca de mil documentos ordenados ética y estéticamente para que no se olvide que, bajo todo ese hormigón de Diagonal Mar y del Fórum de la Culturas, hubo un paredón de fusilamento franquista.

También el terrorismo no estatal ha encontrado su espacio de representación en estos momentos de inflexión de la narrativa sobre Barcelona. La ciudad ha tardado treinta años en asumir que debe recordar el mayor atentado terrorista que ha sufrido en democracia: el que perpetró ETA el 19 de junio de 1987 causando el fallecimiento de veintiuna personas. Minimalista y pertinente, La herida de Hipercor. Barcelona 1987 retrata una metrópolis muy diferente de la que vemos en las fotografías de Montserrat Roig, 1977.

De la reivindicación masiva de la autonomía hemos pasado a la llegada de las olimpiadas. De la posibilidad de un proyecto de memoria tan exigente como Els catalans en els camps nazis hemos pasado a la campaña “Barcelona, posa’t guapa”. No es de extrañar que en ese contexto —como tan bien narra la exposición memorial— ni el Estado (hubo varios avisos de bomba y la policía decidió no desalojar el hipermercado lleno de gente), ni el Ayuntamiento hicieran nada para compensar, material o simbólicamente, a las víctimas. Al fin ha llegado una primera reparación.

En estos momentos la ciudad se enfrenta al reto de ser justa en tiempo real con sus víctimas más recientes: las del atentado del 17 de agosto en la Rambla. Mientras que la convocatoria pública de recogida de documentos sobre el 1 de octubre —cuando se celebró el referéndum— fue inmediata y masiva, la gestión de los materiales sobre el 17-A fue mucho más discreta.

El Museo de Historia de Barcelona (MUHBA) llevó a cabo un plan de conservación de los objetos que convirtieron la calle más emblemática de la ciudad en un gran altar. Un plan de registro arqueológico que vincula las fichas descriptivas de cada punto con su correspondiente catálogo fotográfico y su ubicación en el plano. Se identificaron 150 puntos de duelo, siguiendo el patrón de actuaciones similares en Madrid y en Mánchester.

Daniel Alcubierre, del MUHBA, escribió en su artículo del boletín número 33 de la institución (diciembre de 2017) que se estaban analizando tanto los objetos como los discursos, para hacer “lecturas más exhaustivas del fenómeno: desde la evolución de los mensajes, que pasan del pésame a la crítica política, hasta el aprovechamiento de la tragedia, visible en la aparición de ofrendas comercializadas en masa y de propaganda de entidades civiles y religiosas”.

Le pregunto por correo electrónico a Ricard Vinyes, comisionado de Programas de Memoria del Ayuntamiento, cómo será el memorial y cuál es su calendario previsto. Me responde que están “trabajando en la evocación del primer aniversario” en dos sentidos complementarios.

Por un lado, pondrán “a disposición de todo el mundo el registro de documentos y objetos, bien contextualizados y descritos, y que se podrán consultar, como en el caso de la ciudad de París y el terrible atentado de 2015, en una web especial titulada No tinc por [No tengo miedo]”.

Por el otro lado, también están trabajando “en un elemento recordatorio que evoque el atentado, las víctimas y la solidaridad de los ciudadanos”, en el marco “de la reforma de la Rambla”, con “las instrucciones de que se respete la densa historia de la Rambla y se evite la jerarquización de los acontecimientos”.

El 17 de agosto y el 1 de octubre son dos fechas históricas de significados muy distintos que corren riesgo de confusión por su cercanía en el tiempo.

Entre ambas se celebró la Diada del 11 de septiembre con las mismas rosas que pocos días antes se habían mostrado como símbolo de rechazo al terrorismo. Los lazos amarillos de estos meses ya fueron usados por los senadores de Convergència i Unió en 2014 para reivindicar el derecho a decidir en Cataluña.

Esa complejidad histórica y simbólica obliga a Barcelona a pensar con la máxima claridad sobre cuáles son los modos más justos de representación cultural del trauma colectivo.

 

 

Entrevista a David LIZOAIN a The Objective (15-02-18)

http://theobjective.com/further/david-lizoain-garantizar-nuestras-democracias-pasa-por-democratizar-nuestras-economias/

No sobran los vaticinios funestos en medios y libros como para acercarse con alegría a un ensayo que lleva por título El fin del Primer Mundo. No obstante, el nombre tiene más de advertencia por el futuro próximo si persisten problemas como la desigualdad, la precarización o la degradación medioambiental, que de diagnóstico fatalista del presente. Este ensayo es un análisis político de la realidad que funciona también como advertencia y llamada a la acción, en este caso desde una indisimulada posición socialdemócrata alejada de una Tercera Vía que define como “una nostalgia que la socialdemocracia no se puede permitir”.

Su autor, David Lizoain Bennet (Toronto, Canadá, 1982), se define como un economista “español vasco-judío-canadiense”. Ha estudiado en Harvard y en la London School of Economics, pasó su infancia en Canadá y ha vivido en Francia. Aunque reside en Madrid, antes lo hizo en Barcelona, por lo que si algo podemos concluir es que difícilmente su análisis pecará de localismo, tanto en su visión del mundo como de los problemas internos de España. Las comparaciones entre sus distintos lugares de residencia son constantes y su conclusión es clara: aunque con matices, el Primer Mundo está en peligro en su conjunto y por razones económicas, laborales, políticas, sociales y medioambientales similares. Problemas a los urge, según Lizoain, dar respuesta con un mayor y mejor reparto de la riqueza y de las cargas.

Escribe que El espíritu de la época lo marcaba el optimismo”. ¿Por qué ya no es así? ¿Hay razones para tanto malestar? Muchos contraponen datos de mejoras objetivos en series históricas más amplias y, en cambio, su libro habla nada menos que del fin del Primer Mundo y sus certezas.

En Estados Unidos, los atentados de las Torres Gemelas pincharon una burbuja de seguridad y prosperidad que se asociaba con los años finales de la década de los 90. La deriva posterior de la Guerra en Irak también lastró la autoestima y la confianza del país. Pero para mí lo más relevante, porque también pasa en Europa, fue la Gran Recesión y los años posteriores de estancamiento económico y de pérdida de protección social. Si comparamos la Atenas de ahora con la Atenas de Pericles, pues es muy fácil decir que se vive mucho mejor. Pero si la comparamos con la Atenas de los juegos olímpicos de 2004, pues el país es más pobre que hace más de una década y no creo que haya mejorado la calidad democrática desde entonces. Grecia representa un caso extremo pero también sirve de advertencia para todos los demás países supuestamente ricos.

Cita a un asesor de Donald Trump que dijo que el capitalismo es mucho más importante que la democracia. Esto, que antes era algo que tenían China o Rusia, ya lo piensan gran parte de los ciudadanos de las democracias occidentales. La democracia necesita ser eficiente para sobrevivir. ¿Tiene tan claro que el futuro de occidente a largo plazo es democrático?

Creo que el futuro de nuestras democracias va ligado a la capacidad de nuestro modelo económico de satisfacer nuestras expectativas materiales. Si miramos el futuro, se puede observar que el modelo actual es insostenible, al menos en sus fundamentos energéticos. Si no se lleva a cabo una transición energética para descarbonizar nuestras economías, nos veremos abocados a unos escenarios de cambio climático muy indeseables. A mi juicio, garantizar nuestras democracias pasa por democratizar nuestras economías, sobre todo para abordar ese reto del cambio climático. Si no se hace, veo bastante factible un proyecto de eco-apartheid que combine la desregulación de los mercados con un control muy rígido sobre las fronteras y las sociedades.

Dice que la acumulación de riqueza amenaza con arrollar nuestra capacidad compartida para el control democrático. La desigualdad parece insostenible, y así lo consignan casi todos los análisis. Sin embargo, no parece que la dinámica fiscal en el mundo (rebajas generalizadas de impuestos a ricos y empresas grandes, competencia fiscal desleal, etc.), vaya en esa dirección.

La primavera árabe se inicia a finales de 2010, en la primavera del 2011 aparece el 15-M en España, y en el otoño del 2011 el movimiento Occupy se instala en Wall Street. Cuando Thomas Piketty publica El capital en el Siglo XXI unos años más tarde, por una parte está constatando rigurosamente unas ideas ya muy extendidas: está aumentando la desigualdad y esto es peligroso para nuestras democracias. Pero si se titula “en el Siglo XXI” es porque también nos advierte que esta tendencia irá a peor si no se toman unas medidas contundentes para limitar la concentración de la riqueza. Será cada vez más relevante la brecha política entre quienes quieren luchar en contra de la desigualdad y los que no.

Si no le entiendo mal, la desigualdad no se explica por la irrupción tecnológica, sino por una respuesta ideológica e interesada a la misma. 

Al hacerse más palpable esa desigualdad creciente, también se hace más urgente el debate sobre sus causas, sean la tecnología, la globalización, la inmigración, etc. El capitalismo y la destrucción creativa de la que hablaba Schumpeter van de la mano, y que haya ganadores y perdedores es intrínseco al funcionamiento de una economía de mercado. Pero lo determinante es cómo se abordan estos choques constantes para repartir las ganancias y las perdidas. Las economías nórdicas son de las más abiertas a la globalización porque son las más socialdemócratas. Garantizar una buena red de seguridad es la mejor manera de asegurar que los grandes cambios se puedan vivir como una oportunidad y no simplemente como una amenaza.

¿Cómo debería financiarse esa solidaridad y en qué prioridades debería reflejarse? 

En nuestras sociedades crece la precariedad y la polarización, y ya no se puede dar por hecho ni los buenos salarios ni la permanencia de las protecciones sociales. La inseguridad económica genera un caldo de cultivo para mensajes insolidarios, racistas, ultra-nacionalistas, etc. El reto principal, y lo que debería ser la piedra angular de nuestro contrato social, es garantizar la seguridad económica universal. En un país como España, eso supone un mayor gasto social financiado mediante una mayor recaudación de impuestos. Señalaría un par de prioridades: unas buenas políticas familiares –por ejemplo de infancia, de cuidado al largo plazo– y un mayor gasto en la economía verde y la transición energética.

Las empresas financieras y las multinacionales funcionan con lo mejor de ambos mundos: marcos legales nacionales garantistas y más propicios para contratar barato, y con marcos globales para sus diseños fiscales, financieros y contables. Siendo así, ¿cómo confiar en que es posible llevar a cabo medidas fiscales como las que apunta? Es decir, subir impuestos. 

Sería pecar de ingenuidad pretender financiar un estado de bienestar avanzado exclusivamente a través de subidas de impuestos a los ricos, lo cual no quiere decir que eso no debería formar parte de cualquier reforma fiscal progresista. Sabemos que es más fácil subir los impuestos sobre los factores de producción que difícilmente se pueden mover – en este caso el trabajo y el suelo– que sobre el capital. Pero una parte cada vez mayor de la riqueza es inmobiliaria, así que un nuevo marco fiscal para el suelo es un tema urgente. A la hora de gravar los capitales más líquidos, necesitamos buscar respuestas transnacionales (europeas en nuestro caso, para empezar). En esta materia, que es fundamental para la lucha contra la desigualdad, podemos percibir claramente las limitaciones intrínsecas de cualquier proyecto soberanista.

Un sector financiero hipertrofiado es un lastre para el resto de la economía. Las finanzas son como las tuberías, que sean necesarias no justifica que se ponga un baño en cada habitación de la casa. Dice que hay que volver a un marco nacional para las finanzas. Esto suena aún menos realizable.

Más bien lo que digo es que hay que acabar con el tabú en contra de los controles de capital. En nuestro caso, el marco no sería nacional sino más bien europeo. Pero como sabemos que el capital tiene la tendencia de desplazarse para buscar el trato fiscal más favorable, no tenemos porque descartar que se hagan más complicados esos movimientos. Hasta el FMI empieza a razonar en este sentido. Esto supondría una herramienta más en la lucha contra los paraísos fiscales .

En cuanto a las propuestas para afrontar retos como la desigualdad, el cambio climático o la cohesión social, habla de una coalición progresista que unas minorías en pos de un objetivo común. ¿Quién debería conformar esa colación? Algunos científicos sociales opinan que esta estrategia ha llevado a disgregar el voto progresista. Se le afeó a la campaña de Hillary Clinton. Corbyn, en cambio, ha vuelto a un relato más clásico y las encuestas le sonríen. 

Tratar como incompatibles las luchas por el reconocimiento y la lucha por la redistribución es a mi juicio un error analítico que se convierte en un error catastrófico a la hora de elaborar estrategias políticas. El reconocimiento y la redistribución van de la mano. A Zapatero se le tacha de haberse centrado en temas supuestamente simbólicos; pero que todo el mundo se pueda beneficiar de los incentivos fiscales asociados al matrimonio es una cuestión económica. El derecho de visitar a tu pareja en el hospital, o el derecho de disponer sobre tu propio cuerpo son temas radicalmente concretos y no simbólicos. La existencia de unas brechas salariales de género, o de jerarquías raciales dentro de los mercados laborales, o de un muro invisible de los jóvenes, deberían servir para recordarnos constantemente de lo plural que será, por necesidad, cualquiera coalición que defienda una mayor redistribución de los recursos y del poder.

De su libro se infiere que no tiene la mejor opinión de la Tercera Vía para que el centro-izquierda recupere el poder. Desde algunos ámbitos del centro-izquierda muchos reclaman la necesidad de un centro radical, a la Macron. 

La Gran Recesión pilló por sorpresa a la Tercera Vía y sus equivalentes. El centro-izquierda se volvió excesivamente complaciente ante el funcionamiento del capitalismo financiero. Y como no acertó entonces en su análisis, no nos debería sorprender que le esté costando recapacitar. Si los partidos socialdemócratas se encuentran en horas bajas en términos electorales, es más bien por su inercia, no por la audacia de su reconstrucción. Que ahora unos partidos con un ADN más conservador reclamen ser los auténticos herederos de la Tercera Vía tiene su gracia, pero también su parte de razón. Representan la continuación de su matriz neoliberal. Si miras la base electoral de Macron, no tiene nada que ver con la base electoral de un partido clásico de izquierdas, lo cual es lógico porque su proyecto defiende otros intereses económicos. La socialdemocracia no puede permitirse el lujo de instalarse en la nostalgia por las recetas de la Tercera Vía, porque a quienes pretende representar han sido los grandes damnificados de esta crisis, que no es ajena a las políticas de la Tercera Vía.

 

Manuel ARIAS MALDONADO. Antropoceno. La política en la era humana. Taurus. Madrid, 2018

Entrevista a Arias Maldonado a The Objective (19-02-18)

http://theobjective.com/further/manuel-arias-maldonado-la-humanidad-tiene-que-ser-indulgente-consigo-misma/

Manuel Arias Maldonado (Málaga, 1974) es profesor de Ciencia Política en la Universidad de Málaga y colaborador habitual de medios de comunicación tanto españoles –The Objective, entre otros– como extranjeros. Partidario del análisis sosegado frente al eslogan lapidario, ha dedicado más de dos décadas a investigar la relación que existe entre el medio ambiente y la política. Suyo es el libro Sueño y mentira del ecologismo. Naturaleza, sociedad, democracia (Siglo XXI), publicado en 2008. También Real Green. Sustainability after the End of Nature (Ashgate), considerado el mejor libro del 2012 por la Asociación Española de Ciencia Política. Hace poco más de un año escribió La democracia sentimental: política y emociones en el siglo XXI (Página Indómita), un ensayo en el que propone una reflexión sobre la influencia de las emociones en los sistemas políticos actuales.

Su último libro, Antropoceno. La política en la era humana (Taurus), llegó a las librerías hace unos días. Trata, claro, del Antropoceno; un fenómeno que la cultura popular encuadra dentro de la ciencia ficción pero que los expertos se toman muy en serio desde que en el año 2000 el prestigioso químico Paul Crutzen lo presentase en sociedad durante un congreso internacional celebrado en México. Crutzen, y con él un gran número de científicos, considera que el planeta está abandonando el Holoceno, la era geológica en la que la especie humana ha conseguido prosperar gracias a unas condiciones climáticas estables, para adentrarse, precisamente a causa de la actividad humana, en el Antropoceno. Es decir: la colonización humana del planeta nos ha llevado hasta una nueva época geológica. Pero esta nueva era –avalada por la revista Nature–  encierra un horizonte imprevisible. ¿Su manifestación más llamativa? El cambio climático.

¿Este libro debe leerse como un aviso a navegantes?

Puede llegar a cumplir esa función, pero no es la idea que tenía en la cabeza cuando me senté a escribir. Entre otras cosas porque se necesitan navegantes dispuestos a escuchar para que el aviso tenga efectividad. Precisamente, lo que busca este libro es introducir el Antropoceno en el debate público español.

En efecto, el Antropoceno es un concepto muy poco conocido en España. ¿Esa falta de interés también se da en los países de nuestro entorno? Me refiero a Alemania y Estados Unidos, lugares que conoces bien porque has investigado en ellos.

La falta de interés se da más en España. Alemania es un país con una conciencia medioambiental bastante fuerte. El otro día leí que en las últimas tres décadas el número de vegetarianos ha pasado del 0,1% al 10%. Es más, la primera exposición sobre el Antropoceno celebrada en el mundo tuvo lugar en el Deutsches Museum de Múnich. En cuanto al mundo anglosajón, se beneficia de que las discusiones suceden en inglés. Eso genera una cercanía entre el objeto de debate y las sociedades de esos países.

¿Por qué crees que en España no se discute este asunto?

Creo que la ausencia de un Partido Verde potente es un factor importante a la hora de explicar la poca conversación que hay en torno a la cuestión del Antropoceno. Y el poco debate que hay viene de la mano del cambio climático. ¿Cuál es el problema? Pues que la discusión que gira en torno al cambio climático está muy ideologizada, es muy poco racional y pasa por alto la gran cantidad de matices que encierra un asunto tan complejo. Tenemos que hablar más de las relaciones entre la sociedad y la naturaleza –las relaciones socionaturales– pero tenemos que hacerlo con sensatez.

En el libro explicas que los expertos no se ponen de acuerdo a la hora de determinar dónde se encuentra el origen del Antropoceno; cuándo habría comenzado esta nueva era. ¿Cuáles son las diferentes propuestas?

Lo primero que conviene aclarar es que la búsqueda del origen puede hacerse desde distintos presupuestos. El Antropoceno es un término geológico y por eso el presupuesto geológico es el principal, pero también hay otra dimensión que rastrea el origen basándose en las transformaciones provocadas por el hombre en el medio ambiente; el cambio climático, etcétera. Luego hay estudiosos que dicen que no se puede finiquitar el Holoceno tras ‘solo’ 11.700 años de existencia, y que por tanto sería más acertado referirse al Antropoceno como una nueva etapa histórica. En cualquier caso, el término ha llegado para quedarse.

Regresando a la pregunta, la cuestión del origen gira en torno a un planteamiento muy simple: si dentro de un millón de años aterrizan unos extraterrestres en la Tierra y se ponen a estudiar los sedimentos, ¿qué marcador les va a permitir establecer que en ese punto concreto comenzó el Antropoceno? Por un lado, está William Ruddiman sosteniendo que todo empieza con la revolución agrícola del Neolítico. El problema es que, según su tesis, el Antropoceno compartiría origen con el Holoceno. Que no habría Holoceno, vaya. Por otro lado están las hipótesis industrialistas, que defienden que el industrialismo es el momento en el que la intervención humana sobre el medio ambiente se radicaliza.

Luego hay autores que defienden el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial. Aquí estaríamos hablando de las bombas atómicas como el origen del Antropoceno. Este caso trae consigo una gran carga simbólica; al margen de la huella geológica que dejan los isótopos radiactivos de las bombas, éstas se asocian a un descubrimiento humano cuya peligrosidad salta a la vista. Por último, están quienes defienden el desarrollo tecnológico como punto de partida, y concretamente el motor de combustión. Como ves, existen varias opciones y el debate no está cerrado.

Y cuando se cierre ese debate sobre el origen también sabremos, dependiendo de cuál sea ese origen, quién es el culpable, o el responsable, del Antropoceno

Esta es una cuestión muy interesante. ¡Quién es el antropos del Antropoceno! Hay autores que sostienen que algunos grupos de seres humanos han sido más víctimas que actores en todo este proceso. Suelen ser los mismos autores que defienden un cambio de nombre para que el Antropoceno comience a ser conocido como el Capitaloceno; la era del capitalismo en lugar de la era del hombre. En el Capitaloceno el origen y los responsables saltan a la vista: la Gran Bretaña industrialista. Personalmente, no comparto este punto de vista, aunque me parece una crítica razonable si tenemos en cuenta que, efectivamente, hay grupos de personas que han sido mucho más influyentes que otros.

¿Cuál es tu punto de vista?

Que no podemos entender la intervención del ser humano sobre el planeta si no es en términos de especie. Porque hasta el más pasivo de los seres humanos interviene en su entorno. De hecho, tenemos pruebas que indican que las tribus aborígenes ya intervenían de manera agresiva –con arreglo a sus posibilidades tecnológicas– en las profundidades del tiempo amazónico. Como decía Karl Marx: hay un modo de ser de la especie humana que implica una adaptación agresiva al medio. Y esa adaptación agresiva está potenciada por rasgos como la sociabilidad, la capacidad de cooperación, la cultura o el lenguaje. Rasgos que nos abren la posibilidad de transmitir información entre miembros de una misma época, o incluso entre generaciones, y que andando el tiempo aumentan exponencialmente nuestra capacidad transformadora. Que esa capacidad transformadora haya surgido de manera más exitosa en la Europa del siglo XVIII no deja de ser una casualidad histórica. ¡En algún lugar tenía que producirse! Y por supuesto que hay tribus amazónicas que interactúan con su entorno de manera menos agresiva, pero lo hacen porque permanecen aisladas durante más tiempo; porque no reciben las herramientas que les permitirían obrar de manera distinta. Por eso yo no le atribuiría demasiado valor al hecho de que exista una tribu en Ecuador que parece vivir en armonía con su entorno.

Porque si les das un iPhone lo van a utilizar.

¡Pues claro! Por eso a mí me parece que la humanidad tiene que ser hasta cierto punto indulgente consigo misma. Hemos hecho algo, pero no sabíamos lo que estábamos haciendo. No sabíamos, por ejemplo, que estábamos provocando un cambio climático; no sabíamos que estábamos generando una contaminación oceánica; no sabíamos, en definitiva, que estábamos trayendo el Antropoceno. Sabíamos que estábamos alterando el medio ambiente, pero lo hacíamos porque nos habíamos dotado de aquellas herramientas morales y filosóficas que nos autorizaban a hacerlo. Pero es que eso es lo natural. Somos una especie arrojada al planeta que piensa que el planeta gira en torno a ella. ¿Qué vas a pensar? ¡No vas a pensar lo contrario! El argumento del designio –“la naturaleza está para que el ser humano la utilice”– viene de lejos: el Génesis, Aristóteles, Descartes… ¡Fíjate en Descartes! Él intensifica esta noción diciendo que el mundo animal está vacío de contenidos, que los animales son robots. El famoso mecanicismo filosófico.

Y deshacerse de esa herencia lleva mucho tiempo.

Sí, y también implica un ejercicio de reflexión que a lo que nos conduce es a decir: es verdad, hemos hecho daño, pero es que no podíamos haberlo hecho de otra manera. El dominio de la naturaleza no era una opción, era algo que el ser humano tenía que hacer para poder sobrevivir y para garantizar unas condiciones de vida razonables. Por eso creo que la protección del medio ambiente es un lujo que uno puede asumir cuando las necesidades principales han sido atendidas. Y por necesidades principales entiendo el conseguir un desarrollo económico que permita relajarse, que permita poder pensar en otras cosas.

Pero, en cualquier caso, ahora ya sí sabemos lo que hacemos. O las consecuencias que tiene aquello que hacemos.

Ahora sí. Antes no lo sabíamos pero ahora lo sabemos, o por lo menos empezamos a saberlo. Por lo tanto, vamos a pensar si no deberíamos hacer algunos cambios al respecto.

Así terminas el libro: diciendo que ahora que ya sabemos lo que hay conviene ponerse manos a la obra. Es decir, que te alejas de quienes piensan que la humanidad ni pincha ni corta y que, por lo tanto, no hay nada que hacer respecto al cambio climático y cuestiones parecidas. Pero también te distancias de quienes piensan que hay que intentar revertir el proceso a toda costa, antes de que sea demasiado tarde. Propones un camino alternativo.

Lo primero que hay que tener en cuenta es lo siguiente: el planeta Tierra ha cambiado muchas veces a lo largo de su existencia, a veces de forma extremadamente violenta. En el libro hago un recorrido por la historia planetaria en el que nuestra insignificancia queda demostrada. Un dato: el 90% de las especies que han existido desde el principio de los tiempos han dejado de existir. Es más, tenemos constancia de cinco extinciones masivas en las que el hombre no ha tenido nada que ver. Por tanto, se podría argumentar lo que ya dijo Sloterdijk: que la biología es tanatología. Pero también hay que escuchar a los autores que advierten contra la desestabilización del planeta que estaríamos provocando nosotros, la especie humana. A quienes dicen que estamos haciendo desaparecer las condiciones benignas del Holoceno y luego –en el Antropoceno– a ver qué nos encontramos. Estos autores son interesantes porque si el cambio climático se dispara las condiciones de habitabilidad del planeta se verán seriamente comprometidas.

¿Entonces qué crees que hay que hacer?

Antes de nada, hay que pensar en un horizonte temporal razonable. A mí me cuesta mucho conectar intelectual, psicológica y afectivamente con lo que pasó hace 536 millones de años. La cifra está bien para recordarnos que somos una anécdota, pero aquí de lo que se trata es de modificar ciertos hábitos y ciertos comportamientos en las relaciones socionaturales que nos permitan vivir bien durante el próximo milenio.

¿Eso no es lo que piden los partidarios del decrecimiento para intentar frenar el cambio climático?

El problema del cambio climático, como he dicho antes, es que es un debate fuertemente ideologizado. El escepticismo negacionista del que hablabas antes –los que piensan que la humanidad no tiene ni voz ni voto en esto– surge como respuesta al ecologismo radical de los años 60 que defendía desmantelar el sistema capitalista como la gran solución a todo. Para el ecologismo radical el cambio climático no es el protagonista, el protagonista es el capitalismo y el cambio climático sería entonces la herramienta con la que destruirlo. Frente a eso reaccionan desde el otro extremo ideológico diciendo que menuda estupidez y que lo único que quieren los ecologistas radicales es acabar con el capitalismo, y que como no saben cómo hacerlo pues recurren al cambio climático; ergo el cambio climático es mentira. Francamente, ambos extremos me parecen desaconsejables. Lo que pasa es que son los que más llaman la atención en un debate público tan polarizado como el actual.

Pero el cambio climático no es una opinión.

No, claro que no. Es una conclusión científica basada en el aumento de las temperaturas. Es verdad que en el pasado han existido fluctuaciones naturales del clima y que no se puede descartar totalmente que estemos ante un suceso similar. Es decir, que la culpabilidad del ser humano no es indiscutible. ¿Qué pasa? Pues que sí es muy probable por motivos que los paleoclimatólogos te explican al trazar un paralelismo entre los niveles de dióxido de carbono que circulan en la atmósfera y el aumento de las temperaturas. En todo caso, existe un cambio climático. ¿Que haya sido causado por el hombre es una hipótesis? Técnicamente sigue siendo una hipótesis. Lo que pasa es que es una hipótesis con altísimas probabilidades de ser cierta. Por eso no tiene sentido partir de su negación. No podemos seguir discutiendo si existe o no el cambio climático. Existe, claro que existe. Y como parece razonable esperar que la causa sea el ser humano y sus múltiples actividades, sería un error no hacer nada confiando en que sea lo contrario. Hay que hacer una apuesta a la manera de Pascal. Si apuesto que no existe, o que sí existe pero que el ser humano no puede hacer nada al respecto, y luego resulta que sí podía, pierdo la apuesta. Si resulta que hago algo y resulta que puedo hacer algo, gano la apuesta. Y si resulta que hago algo pese a que no sirve de nada hacerlo porque no depende de mí, bueno, tampoco he perdido nada.

Como invitar a alguien que te gusta a tomar un café. El no” ya lo tienes.

¡Exacto! El “no” ya lo tienes. Así que lánzate, prueba. O ganas o, en el peor de los casos, te quedas como estabas.

Pero regresando a los partidarios del decrecimiento. En lo fundamental que hay que hacer algo– estáis de acuerdo. ¿Qué te chirría de su postura?

Las teorías que defienden el decrecimiento sostienen que el único curso de acción pasa por desmantelar la sociedad tal y como la conocemos. Primero, esa es una reacción desproporcionada. Y segundo: no vas a encontrar apoyo electoral en ningún sitio.

Pero los partidarios del decrecimiento sostienen que se nos acaba el tiempo y que hay que pisar el freno de inmediato. ¿ves margen de maniobra?

Vamos a ver. ¿Tenemos una cantidad finita de recursos? Sí. Pero frente al pesimismo que dice que cuando se acaben esos recursos se han acabado y ya está, yo me pregunto: ¿por qué no vamos a poder ingeniárnoslas para multiplicar la productividad de esos recursos? ¿Quién te iba a decir a ti que el grafeno iba a ser utilizado para la tecnología? ¿Y cuántos años llevamos escuchando que el petróleo se va a terminar y no se termina? Sí, quizá se termine algún día, pero es posible que para entonces ya tengamos alternativas. La capacidad del ser humano para encontrar soluciones tecnológicas está suficientemente probada.

Es una postura esperanzadora. Sin embargo, el panorama actual las renovables que no terminan de despegar, la crisis de las nucleares en Alemania, Donald Trump y su política medioambientalinvita a muchos decrecentistas a plantearse medidas drásticas. ¿A ti ese horizonte plagado de baches no te invita al pesimismo?

Invita al realismo. Una forma muy fácil de responder a esa objeción del horizonte plagado de baches es que el propio decrecimiento se encontraría con deficiencias en su aplicación práctica que dejarían en entredicho el ideal en el que se basa. Me estoy refiriendo, concretamente, a la ecotopía: ese sistema basado en pequeñas comunidades en el que todos viajaríamos menos, comerciaríamos menos y en el que nuestra convivencia con el medio ambiente sería mucho más armónica.

Un regreso al Paleolítico.

Ahí tienes a John Cerzan, que defiende que nunca hemos estado tan bien como en el Paleolítico. O al propio Yuval Noah Harari, que dice que la Revolución Neolítica fue un desastre para la humanidad. Pero no, no llega hasta ese extremo.

Lo que defienden quienes defienden la ecotopía es lo mismo que ya predicaba el socialismo primitivo del XVIII: una utopía romántica, de tintes rousseaunianos, que sobre el papel puede ser muy atractiva pero que en la práctica daría muchísimos problemas. Como digo, esa es la primera objeción que se le puede plantear al ideal decrecentista.

Una segunda objeción sería la cola de gente –sociedades enteras– que está esperando su turno para entrar a formar parte de la era del progreso y del desarrollo. Negarles esa posibilidad sería injusto. ¡Imagínate! Los occidentales hemos impuesto primero un paraíso tecnológico y ahora queremos pulirlo de un plumazo y apostar por la ecotopía.

En tercer lugar, no hay campaña política que pueda sostener una promesa electoral basada en tener menos y vivir peor. Es imposible. El propio fracaso político del ecologismo en su vertiente más catastrofista así lo atestigua. Lo que pasa es que es un discurso atractivo, a todos nos gusta leer sobre eso y Naomi Klein vende muchos libros. Pero en la práctica se estrella.

Hombre, puede haber elementos concretos de esa propuesta que sean viables. Tratar mejor a los animales, por ejemplo.

No creo que el decrecimiento tenga demasiado que ver con la política animalista. Es uno de los problemas que ha causado esa ideologización que te decía antes: convertir temas que no tienen ideología en posturas ideológicas. ¿O es que la simpatía hacia los animales es patrimonio exclusivo del votante del Partido Verde? ¿A los conservadores no les gusta un paisaje bonito? Es absurdo.

El ser humano no destruye la naturaleza o maltrata a los animales porque así lo desee; es un efecto colateral de otras cosas que va haciendo. Pero claro que hay que concienciar contra el maltrato animal y, en la medida de lo posible, evitar que determinadas tribus africanas piensen que los cuernos de rinoceronte tienen virtudes medicinales.

Lo que en el libro defines como Ilustración Ecológica.

Eso es. Y por lo tanto no entiendo que determinados temas tengan que estar ideologizados. Politizados claro que sí, porque deben estar en la agenda pública para que, entre todos, podamos plantear soluciones. Preservando, y esto es importante, los valores tradicionales de la sociedad liberal. No me refiero a la posición ultra liberal según la cual el crecimiento económico es un fin en sí mismo. A eso tampoco le encuentro demasiado sentido y John Stuart Mills estaría de acuerdo conmigo. Pero hay ciertos valores que deberíamos querer preservar, y que son básicamente la libertad, la autonomía y la igualdad, al tiempo que garantizamos unas condiciones materiales adecuadas para la humanidad. En este contexto el crecimiento económico es un medio, no un fin.

En el libro propones un sistema basado en la gobernanza global. Luego, en paralelo, estaría el debate público. Corrígeme si me equivoco, pero la sensación que transmite esa propuesta es que los líderes políticos podrían llegar a imponer el sacrificio de algunas comodidades personales en nombre del bien común. ¿Es así?

Es así. De todos modos, y antes de contestar, permíteme un matiz: conviene tener en cuenta que la sociedad tiene capacidad para auto-organizarse y que no todo tiene por qué estar legislado. En eso los liberales siempre han tenido razón. Te pongo un ejemplo: el desarrollo económico trae consigo una corrección de la maternidad en las sociedades pobres. Es decir, que la gente pasa a tener menos hijos. Y eso es positivo para el planeta. Por ahora solo África escapa a esta tendencia, pero en Asia, Europa y Latinoamérica la natalidad va a la baja. Seguirá creciendo durante algunas décadas, pero ya se vislumbra lo que los norteamericanos llaman el peak child, momento a partir del cual empezará a descender.

Y respondiendo a tu pregunta, lo que es innegable es que el Antropoceno es un efecto de especie; es la suma de muchísimas acciones individuales a lo largo del tiempo lo que provoca determinados efectos globales. Es decir: tenemos que ser conscientes de que nuestras acciones individuales, íntimas incluso, tienen una vida privada y una vida pública. Ducharse con agua caliente, tener hijos o conducir un coche es una acción privada. En un marco liberal, nadie debería pedirle cuentas a nadie por ello. ¿Qué pasa? Pues que si sumas todas las duchas calientes del mundo o todos los coches del mundo tienes un efecto global. Se convierte en un problema colectivo.

Entonces la pregunta sería: ¿podemos democratizar el Antropoceno?

Me lo pregunto constantemente. Existe un problema: la distancia entre magnitud del objeto –el cambio climático, por seguir con el mismo ejemplo– y la idea de unos individuos que deliberan y votan en su pequeño país. Por eso cualquier política climática debe ser geopolítica, global. Eso no quiere decir que las acciones locales no tengan importancia. La tienen. Pero es un asunto que requiere una perspectiva global. Y con esto vuelvo a tu pregunta anterior: someter a una votación ordinaria nuestras condiciones de supervivencia me parece una incongruencia.

El Antropoceno tiene dos dimensiones. La primera dimensión es la deseable; en qué sociedad queremos vivir refinando nuestras relaciones con el medio ambiente. La segunda dimensión es la indiscutible; qué sociedad necesitamos para sobrevivir. ¿Hay que cerrar la capa de ozono? Hay que cerrar la capa de ozono. ¿Podemos seguir utilizando los clorofluorocarbonos? No podemos seguir utilizando los clorofluorocarbonos. Así es como surge el Protocolo de Montreal, pensado para restringir un tipo de actividad que descubrimos en un momento dado que es dañina para el medio ambiente y que, además, compromete la habitabilidad del planeta.

El Protocolo de Montreal representaría, por tanto, la gobernanza global que defiendes. Sin embargo, lo establecido por el Protocolo de Montreal no sentó bien a todo el mundo.

Siempre habrá personas con intereses, o que sencillamente están acostumbradas a un modo de vida, que no toleran bien los cambios que les van a afectar en lo personal. Por eso protestan. Pero el tiempo ha dado la razón al Protocolo de Montreal. Lo que yo planteo es que tiene que haber una dimensión de la política climática sujeta a la gobernanza global; agencias medioambientales internacionales con representantes de los distintos gobiernos, por ejemplo, que aseguren que ciertos límites planetarios como la temperatura o la desertización no traspasan determinados umbrales. Una vez tengamos esos mínimos garantizados, podemos hablar de lo deseable. Es decir: podremos debatir sobre cómo queremos que sean nuestros entornos urbanos, qué queremos comer, cómo queremos que se trate a los animales que nos comemos, cuántos paisajes hay que preservar, cuánta naturaleza queremos conservar más allá de la que necesitamos conservar, etcétera. Pero sin supervivencia no hay deseabilidad que valga y por eso la voz de los expertos es fundamental. Y a veces ésta tendrá que comunicarse directamente con los organismos internacionales, al margen del debate público.

En el libro arrojas un dato curioso: dentro de unas décadas el 70% de la población mundial vivirá en ciudades. También dices, al respecto, que esto es una buena noticia para el planeta. ¿Qué lectura haces de la nostalgia hacia el mundo rural que parece recorrer la sociedad española?

La nostalgia por la vida en el campo, que muchos asocian a una vida más sencilla, es un clásico del pensamiento occidental y probablemente responda al subconsciente colectivo de una especie que viene de la sabana. Es, también, una expresión de nuestro disgusto ante las dificultades que presenta la vida urbana. Pero si tan bien se viviese en el campo, el campo no estaría quedándose sin gente. Esta contradicción me invita a pensar que estamos ante un anhelo más que ante una preferencia meditada. Por otra parte, yo siempre hago mucho énfasis en no asociar lo natural con lo natural-salvaje, o lo que los norteamericanos llaman wilderness. La naturaleza también se encuentra en las ciudades.

En Nueva York me sorprendió encontrar grupos de observadores de aves birdwatching, como dicen allí– en Prospect Park, el parque gigantesco que tienen en el corazón de Brooklyn.

¡Y en el libro cito un paper sobre un grupo de observadores de aves en Filadelfia! Pero es que es verdad: si queremos seguir manteniendo la idea de naturaleza en nuestras vidas, y si queremos cuidarla, es necesario que no pensemos que la naturaleza se encuentra al margen de la sociedad. Lo que tenemos fuera de las ciudades será, en todo caso, naturaleza de otro tipo. El wilderness que comentaba antes.

Volviendo al despoblamiento del campo. ¿Es realmente tan positivo?

Abre ciertas oportunidades. Y es una gran noticia para aquellos ecólogos que defienden la necesidad de crear corredores continentales entre zonas naturales en los que no exista intervención del hombre; corredores que permitan a las especies vivir y transitar libremente. Edward Wilson, por ejemplo, sostiene que la mitad del planeta debería estar dedicado a este fin; no dice que haya que partir el globo en dos, sino que es menester crear una reserva natural cuya superficie equivalga a la mitad del planeta. Puede parecer una idea descabellada, pero no imposible dado el ritmo de urbanización al que vamos. El debate público va muy desencaminado: existe la impresión de que la humanidad no hace más que crecer cuando en realidad no es así. El otro día leí que Japón va a pasar de 126 millones de habitantes a 85 millones en los próximos 50 años. ¡El peak child! Esa reducción de la población y ese agrupamiento de seres humanos en contextos urbanos tiene virtudes ecológicas porque facilita la creación de espacios donde la naturaleza se recupera gracias a la ausencia del ser humano.

Termino. Argumentas que a más modernidad más posibilidades de que el Antropoceno resulte una buena época en lugar de una era plagada de catástrofes. ¿A qué te refieres con más modernidad?

Sobre todo, a la innovación tecnológica destinada a lidiar con asuntos climáticos. Lo que se conoce como “ingeniería del clima”, aunque personalmente no me sitúo en esa posición tan radical que argumenta que esa es la única opción capaz de contener y reducir el cambio climático. La tecnología es imprescindible, sobre todo aquellas iniciativas como la biomímesis –la imitación de determinados procesos naturales– que no caen en extravagancias como la de reducir nuestro tamaño para reducir, a su vez, nuestra huella ecológica. Pero no basta con la tecnología. Se requiere una perspectiva política, porque sin riqueza no vamos a ser sostenibles, y también el convencimiento de que no se puede entender el medio ambiente y la sociedad como figuras antagónicas, sino como parte del mismo entramado. El entramado socionatural.