Presentació

En els grans temes globals (veure l’Agenda Global de desembre del CIDOB) s’entrellacen l’expansió del progrés econòmic, les migracions, el creixement de les desigualtats i la proliferació dels populismes, qüestions sobre les que Branko Milanovic d’explica extensament en una entrevista [text 1] que reprodueix Social Europe. També és interessant una nota de Robert Skidelsky sobre la immigració. I la reflexió de Borja Barragué sobre els límits de la globalització [text 2]

Donald Trump segueix imperturbable amb el seu estil de fer política, trencant sense manies acords i regles no escrites en l’àmbit internacional. Aquesta vegada amb la decisió de reconèixer Jerusalem com la capital de l’estat d’Israel (Luz Gómez, Eduard Soler). Tanmateix aquesta manera de fer no resta una certa coherència a la seva política, com remarca Francisco G.Basterra, al servei de l’agenda republicana tradicional malgrat les notes populistes i peculiars del president (Nouriel Roubini [text 3] Ian Buruma), suportables per l’establishment republicà fins que els resultats electorals no acompanyin (com en el cas d’Alabama: David Smith).

La política europea s’està jugant a quatre bandes entre l’impuls reformista de les institucions animat per Emmanuel Macron (Jürgen Habermas, [text 4] Luis Garicano, Gonzalo García Andrés), una sortida raonable al problema del Brexit (Xavier Vidal-Folch, Miguel Otero, Andrés Ortega [text 5], Eric Chaney/Elie Cohen), l’expectativa d’un govern estable a Alemanya (Charles Wyplosz, Roberto Inclán) i la deriva autoritària dels països de l’est europeu (Martin Wolf, Andrea Rizzi, Lluís Uria). Una situació que, segons Timothy Garton Ash, demana menys declaracions retòriques i més política efectiva i pragmàtica.

La data commemorativa de la Constitució espanyola propicia la formulació de bons propòsits sobre la reforma constitucional. Aquest any potser aquests propòsits vagin més enllà de la rutina a la vista de la innegable crisi d’estat provocada pels esdeveniments catalans. D’entre les diverses aportacions al debat, destaquem una llarga entrevista a Santiago Muñoz Machado on explica les línies generals  de la reforma proposada per un grup de acadèmics notables, així com l’interessant aproximació d’Íñigo Errejón [text 6] També,  els articles de Juan Fernando López Aguilar, Soledad Gallego-Díaz, Ricardo Dudda o Pablo Simón.

Tres apunts sobre tres temes rellevants de l’agenda política espanyola: el d’Alba Nogueira sobre el procés de recentralització operat en els darrers anys [text 7]; el d’Hugo Ferradáns sobre la sostenibilitat del sistema de pensions; i  el de Luis Ayala sobre la necessitat d’una renda mínima.

A una setmana de les eleccions al Parlament de Catalunya del 21-D, una munió d’enquestes (CIS, Sociométrica, Invymark, Gesop, Feedback, Celeste-Tel, GAD3 …) donen fe de l’estat de l’opinió dels electors, sense que es puguin extreure conclusions massa certes, com adverteix Oriol Bartomeus [text 8] De l’anàlisi de les enquestes publicades, Kiko Llaneras [text 9] elabora un càlcul de probabilitats que -en la seva darrera actualització (13-12-17)— apunta a un pràctic empat en número de vots entre ERC (21.7) i Ciutadans (22.4), però amb avantatge en escons pels republicans (32 vs 30), amb Junts per Catalunya (18.5/28-29) en tercer lloc, seguit pel PSC (15.8/21). A més distància estarien Catalunya en Comú-Podem (8.1/9) i el PP (6.0/7) i la CUP (6.2/7) que es disputarien l’última posició. Segons aquests càlculs una nova majoria independentista podria venir d’un escó (67-68). En tot cas, les tendències apunten a un descens de ERC en benefici de JxCat, un creixement de Ciutadans a costa del PP, un augment més modest del PSC i una caiguda dels Comuns i un petit descens de la CUP.

Altres comentaris d’analistes d’enquestes: visions generals d’Àngels Pont, Narciso Michavila, José Juan Toharia, Pau Marí-Klose, Ignacio Varela; de Lluís Orriols i Sergi Quitián sobre la participació; de Marta Romero sobre el vot jove; de Pau Marí-Klose i Ignacio Molina sobre l’espai dels “equidistants” …

Sobre l’estranya campanya fruit de la seva anòmala convocatòria i de la situació dels caps de llista d’ERC (Jordi Nieva-Fenoll) i de JxC (José Maria Brunet), veure entre d’altres els articles de Jordi Muñoz, Astrid Barrio, Lola García, Pablo Simón, Imma Aguilar … i alguns dels articles  d’Enric Juliana: “Legitimisme”, “Presidencialisme”, “Subjectivisme” [text 10]

També són molt recomanables les notes personals i singulars que ve publicant Raimon Obiols sobre l’”estranya campanya” a “L’Hora”, de les que en tancar aquest número del Focus Press n’ha publicat fins a 36.

Sobre la gestió política dels resultats del 21-D, amb una perspectiva d’un parlament fragmentat i polaritzat i sense majories clares, veure els articles de Roger Palà, Lola García, Javier Pérez Royo, Lluís BassetsAntoni Puigverd o Albert Branchadell [text 11]

Per a una recapitulació de les causes que ens han portat a l’actual carreró sense sortida del processisme és del tot recomanable el “pamflet” de Jordi Amat, “La confabulació dels irresponsables”, sobre el que l’autor és entrevistat al diari Ara  [text 12] i a Crític.

Acabem recomanant un article de Bernardo Bayona sobre les relacions entre veritat i política publicat a Revista de Libros [text 13].

Branko MILANOVIC, “Globalisation, Migration, Rising Inequality, Populism…” a Social Europe (1-12-17)

https://www.socialeurope.eu/globalisation-migration-rising-inequality-populism

Why is inequality such a big issue? Why is it so corrosive to societies?

I think it became a big issue, because essentially of the crisis. What the crisis did was make people realise that when, for example, their houses were repossessed, or they couldn’t repay the mortgage and so on, actually, they had to pay debts. They realised that for a long time the middle class in the United States and less so in Western Europe, but still the case, was living well by being able to borrow and/or keeping up with the Joneses. Whereas real incomes have not risen.

Then they have noticed that, of course, some people at the top have done extremely well over that time. I believe that it was realisation of this issue that brought inequality to the fore. Now, why is inequality in general important? I think it is important, even for economic growth. Let me just put it in very simple terms. We know that in societies, where inequality is extremely high, we have a cementing of privileges across generations. We don’t have intergenerational mobility. We have lots of people who are never able to contribute to society by working, or by studying or anything else, because, simply, they don’t have money to actually engage in that.

Very high inequality is clearly not good. On the other hand, we have the example of formerly socialist economies that actually reduced inequality to such an extent that there was no incentive to even work harder or to study. That low level of inequality was unsustainable too and bad for growth. Clearly, I think, that we have to realise that not only there is some kind of optimal level of inequality, but there are two different types of inequality. Just like there are two different types of cholesterol. There is an inequality which is good, which actually, prompts us to take risks, work hard or study. There is inequality, which is bad, which essentially enables an elite to maintain its position without contributing much to society.

Okay, and if you look at the main drivers of inequalities, globally and, also, maybe particular trends within Europe. What do you consider them to be?

Well, you know, globally we have the situation now, that global inequality measured by the standard indicators, like the GINI, is down. Now, it is down because of the increase of incomes and the rise of Asia, essentially, China, India and so forth. However, we are also not capturing well the very top incomes. First of all, because in surveys, these people are few in numbers and they don’t participate, or they reveal incomes that are lower than actual incomes.

Or they try to hide incomes as we have seen in the Panama Papers or now in the Paradise Papers. It could be, when we make some adjustments for that, we actually find it’s very difficult to reverse the decline of global inequality, even after the adjustment. Further, if we were to compare the incomes of the very top with the incomes through the median, then, inequality by that measure, has gone up. That’s about global inequality.

Now, at individual country levels, the situations, obviously, vary. They vary, especially after the crisis. If we take a longer term view, and compare the mid-1980s to today, we see an increase in inequality, practically, in all rich countries. I think in the case of OECD countries, with the exception of two or three, inequality went up everywhere. Then, of course, we see an increase in inequality in China, Russia, India. South Africa, for example, which already had a high inequality, even went up.

The only exceptions to that are countries in Latin America, which are really at a very high level of inequality, like Brazil, but experienced a decline over the last 15 years.

Europe in particular, do you see any specific trends?

Well, in Europe, the basic trend for all individual countries, again, over that long term, is an increase. We have a situation of countries, like Sweden, that are of course, still hailed as exemplars of social democracy. The increase of inequality in Sweden has been pretty significant. That doesn’t make Sweden an unequal country, but while its level of inequality was significantly below the EU average, it has now converged towards inequality in other countries.

We see inequality increase after the crisis in particular in Spain, Greece, Portugal. Then central European countries, that used to be and remain countries with relatively low inequality, but they are also small countries, very homogeneous in terms of education, ethnically as well. Like, Hungary, Austria, Slovak Republic, Czech Republic, Slovenia, they are countries with relatively low inequality.

If we take a bit of a broader view and link inequality to some of the other key, and dominating issues at the forefront of political debate – namely, globalisation and migration – how do you see inequality interacting with these?

You see, I would actually see globalisation on top. In other words, I would see globalisation as this framework that exists now, because we are now, much more interdependent and interconnected than we ever were in history. When I say ‘we’, it’s just like citizens of the world. Capital flows today much more freely, probably, ever with the possible exception of the end of the 19th century. Labour is somewhat less mobile than then, because in terms of the flows over the population, which existed then, they were bigger than they are now. These flows are definitely increasing nowadays.

Obviously, thanks to technology, we are much more interdependent. The globalisation is, I think that framework, and within that framework we have changes in inequality. Some of them, as I mentioned before, are quite favourable, like a decline of global inequality due to the growth rates of China and India. Some of them, I think, also related to globalisation are unfavourable. That’s the increase of inequality in most of the rich countries, and the hollowing-out of the middle class.

I would really take, as I said, globalisation as the main framework. Now, within that framework, we talk about inequality and we also talk about migration, because migration is simply one of the manifestations of globalisation. That is a very difficult topic, because there again, you find it’s sort of a trade-off between the two levels. You can argue, I think quite persuasively, that greater migration would reduce global inequality. It would certainly reduce global poverty. That’s something which is good.

On the other hand, migration might lead to increases of inequality in some countries, as migrants actually put further pressure on wages, domestically. It might lead to political problems. Basically, there is a trade-off there. We cannot opt, I believe, for the extreme solutions. Free migration would not be politically feasible and then cutting migration to zero, I think, would be economically self-destructive, even for the countries that do do that.

Inequality has also been recently linked to the rise of right-wing populism across western societies. How do you see this particular link?

Yes. They have been linked. I think that there is a consistent, I think, pattern or consistent story that can be told. We don’t have, as of yet, too many empirical studies. Actually, I’ve seen only two. One for the United States and one for Europe. What these studies tend to suggest is that the underlying reason for what is called ‘populism’ or, I suppose, election or support of non-mainstream leaders or parties, was economic. That it was channelled through the cultural channel.

In other words, what I think is that the story which is being told there, is that it arises because of a lack of economic advancement, because of dissatisfaction with economic position, maybe, insecure jobs. Decline in wages, loss of job, for example, for your partner. Inability to send your kids to good schools, because they are expensive. You, of course, have a pool of dissatisfied people. Then they are expressing dissatisfaction by blaming somebody else for what happened.

They could blame the elite, they could blame the Chinese, they can blame migrants, but I really believe, and I think this study has confirmed that actually the main driver is economic dissatisfaction.

It is often seen now, in recent research that is, basically an interplay here of socio-economic factors as well as cultural factors. One of the discussions we had recently with Peter Hall from Harvard showed that even though you can explain a lot of the rise in right-wing populism in the United States and Europe, with socio-economic factors that kind of explanation doesn’t sit as easily with countries such as Hungary and Poland that have had a very good economic development. Nevertheless, they turned towards right-wing populism.

Do you see any sort of cultural factors, that play into this as well?

I think that what is happening in Eastern Europe, an unwillingness to accept migrants, stems from two developments, which have sort of been either neglected or forgotten. One is that all those countries, over the history of the last 200 years and in some cases longer, have been countries that have been in a difficult position, between different powers, and they’ve tried to create their own state – to the extent that’s possible, to have a homogenous, ethnically homogenous state.

This is exactly what we see, what happened, particularly after the end of the communism, the fall of the Berlin Wall. If you look at, for example, Poland, it obviously didn’t happen then, but it happened after 1945. A society that was very heterogeneous, where you had Germans, Ukrainians, Jews and Poles, became 99% Polish. You see that with the Czech and Slovak republics. Hungary was always, after the World War I, homogenous. You see it also in Croatia with the disappearance of the Serb minority.

All these countries became homogeneous. The revolutions of 1989 had a very strong nationalistic element. Now, one is asking these countries to overturn two centuries of history, where they were trying to create their own nation-state, by accepting people who are very different from them. I think this is what is in the background and which explains this reluctance of Poland or Hungary, or indeed the Czech Republic or Slovakia, or any of these countries to accept migrants from outside Europe.

Looking at, for instance, the recent German election result, I know you can see a very big distinction in electoral results between eastern and western Germany. It relates to this, because former Eastern bloc countries do not seem to have an equivalent history of immigration, as for instance, western Germany had after the war with Italian and Turkish immigration to rebuild the country and economy.

The pattern seems to be that the arriving populace seems to be doing well, in areas where there are literally problems, the parallel societies. Also, in areas where there are no immigrants whatsoever. The theory then goes that the people who don’t have a history or experience with immigration, look at the hotspots, think, We do not want to become like them.” Ignoring the 98% of cases where it just works fine, and therefore you have the manifestation of a cultural rejection. Would you agree with that?

Yes. It’s very difficult to draw conclusions but I really am a firm believer that economics is very important. As I explained, in the case of eastern Europe, I think there is also historical background that matters. Very often, and we saw that in the case of Brexit, we find that the areas with the lowest percentage of foreign-born people have apparently voted the strongest against more migration. That too, I think, can be explained, not only by the fact that, of course, they are afraid of London, for example. I believe that the large cities that have had, as you said, experience for many years, or actually, in some cases centuries, with migrants are actually able to absorb it. They have seen this happen and they were basically functioning very well nevertheless.

Another case is Vienna. Vienna has, for example, I think more than one third of the population which is not Austrian born. In smaller cities, where basically, you have a couple of shops and one cafe or a restaurant, maybe, I don’t know, 50 people or 200 people or 2000 people, I think there is a kind of a fear, that your way of life would be really radically changed by the introduction of a relatively small number of people, who are very different from you.

I think that may be the reason behind more rural areas and smaller areas being, paradoxically, more afraid of migration than the bigger ones.

Yes, Brexit is another good example for this. I think you have a very strong socio-economic explanation for why a large part of the de-industrialised north of England was supporting Brexit. The economic argument becomes more difficult, when you look at Sevenoaks in Kent, which is a rich commuter town.

It’s rich.

It seems to be that cultural factors seem to be applied there as well. Towards the end of this, if we can pull it back towards inequality, in the matter of the framework of globalisation and also, maybe, the migration issue which is set to become more pronounced going forward. If you look at the reasons why people migrate and put yourself into the shoes of policymakers, in Europe or even elsewhere, what would your key policy priorities be to address the most dramatic effects?

You know, it’s good that we talked about migration. I’m not, obviously, a migration specialist, I simply came to migration as another manifestation of globalisation. Technically speaking, migration is no different than studying the movement of capital. One factor production, another factor production. There is a difference, because politically it is different. What I would like, if one is to have a policymaker focus, is look at the longer term and particularly for Europe, the question of how to deal with migration. The reason why, I think it’s really so crucial for Europe, is because of two developments. One, is that Europe as we know it now, is composed of countries with generally either stagnant or declining populations.

We know, basically, that Europe will decline in terms of population within the next 50 years. This may not be a huge decline, but it will be stagnation or slight decline. On the other hand, we have sub-Saharan Africa that has about twice as many people as the EU. That ratio will become something like 5 to 1 towards the end of this century. With large gaps, and that’s the second point, large gaps in income which are unlikely to be bridged in any significant manner between now and then. We have really an incredible pressure for migration, which can only get greater and will be exacerbated.

I think the policy makers in Europe should really think about a sustainable, or somewhat sustainable way, and somewhat controlled way, to channel this migration. I believe that should be done jointly by the European Union and by the African Union, probably through some joint financial support systems. I also believe that there should be so-called circular immigration. That people go to rich countries, work there for five years and go back home.

In any way, whatever model one chooses, I think that it’s something that Europe and Africa have really an incentive to look forward to – in the sense of preempting the emergence of the problem, to the extent that it’s possible. Rather than solving the problem every summer, by sending Frontex, more ships and having, of course, all these intra-European issues between, of course, Italy and Greece as recipients on one hand and the rest of Europe.

I really think that’s really something that needs leaders who can think about the future. It would include also, much greater, probably, help for Africa. One small detail there, which ironically may be good for Europe, is that if Chinese investments in Africa are actually bearing fruit, and they help Africa grow faster, that will be good for Europe too because the migration pressure from Africa would be less.

Once more, we see this interdependency of the world there.

It seems to me, especially, in the wake of the refugee crisis in Europe, we have to start by disentangling a few things that are lumped together: one is the freedom of movement within the European Union. The second one is non-EU immigration into European countries and asylum. Especially in the UK, you can see all of these different elements lumped together and it doesn’t help you deal with it.

Absolutely.

It seems to me that, of course, we have a strong framework of freedom of movement within the European Union. We need a framework for the discussion. Germany’s is about an immigration law for non-EU immigration.

Absolutely.

At the same time, I think you should have an interface between asylum policy and immigration law, because you would like to set an incentive. For instance, if someone arrives as an asylum-seeker their stay might be temporary, due to their legal status. For instance, the Civil War in Syria ends. If that person then fulfils certain criteria, such as speaks the language, is integrated into the labour market and so on and so forth, they might stay or go home. There should be an interface for transitioning an asylum seeker/refugee towards the migration route.

I don’t personally see too many of these interfaces developing at the moment. Would you see that?

I totally agree, and actually, I think that it’s good that you mentioned these three different types. I think with two of them, we have more or less clear rules and migration within the EU is very clear. The UK may not participate in that but the rules, I think, are clear. Then when it comes to asylum, these are international rules which go back to a period between the two wars. There again, the rules are clear. The conflicts, of course, lead to the movements of people. I’m from the former Yugoslavia, I’m from Serbia. Lots of people move from Bosnia, actually, 2 million people, I think, were at some point displaced, internally displaced or actually looked for asylum in other countries.

This was a conflict, but the conflict ended. Then the part which is totally regulated and is very unclear is migration from outside the EU into the EU. There we actually face every summer two issues and we conflate the two things. We conflate Syria with immigration from Bangladesh, Pakistan or Mali, Madagascar, Mauritania, into Europe. These are really two different issues and we have seen, actually, people who claim to be from Syria but they are from somewhere else, because they want to go under the package of the asylum. That’s a different rule there.

I think what Europe needs and I think what African Union needs is that middle part which is really quite defined.

Exactly, because the absence of this clear framework for non-EU immigration, actually sets the incentive for people to claim asylum, even though their immigration might be due to economic reasons. Finally, apart from sorting out migration, which will, I’m sure, be at the forefront of policy discussions in the next three years, are there any other policy measures to address inequality in particular? What can the European Union do and what should individual member states do to address the biggest problems related to inequality?

You know, when we talk about individual countries or individual EU member states, the contrast, which is so obvious for any individual country, is that our incomes are more and more determined at global level, because we are competing, one way or another, with the rest of the world. Many of the jobs even that we are doing, for example, people who give lectures and so on. Actually, they can give these lectures remotely, so you don’t have to be physically present there. Which may be good for some professors who might make, actually, lots of money because their lectures are being listened to, but they put others out of a job.

We are really competing globally. However, whenever we lose, whenever we have a problem with jobs, whenever we have trouble with our incomes or wages and so on we still have to go to the national level because there is no global level. There is a disconnect in some sense. In the past, when the economies were relatively close, your problem, your income, was nationally determined and your problem solver was the national government. Now, national government is merely in the operation of mopping up the issues that are very often raised by globalisation.

The tools are at the level of national governments, so when we talk about taxation, when we talk about unemployment, health policy, they are all national. It is very well known that you can, of course, by increasing the minimum wage, by giving greater trade union rights and so on you can do things better for the labour force. Particularly, what I meant with trade unions, I meant the United States, in particular, not Europe. We have the means to do that, making education much more accessible and so on. They’re at the national level but what nations can do nowadays is limited by globalisation.

There’s this difficulty. Maybe some countries would actually like to increase taxation, but they’re really limited to the extent that they can do that because of tax competition. Because of the ability of capital and labour to move. There is a limit to what national governments can do to solve the problems which arise, in many instances, because of globalisation. That’s where I see this being a very difficult contrast, and that’s why I’m not too critical of the policies because I see policymakers working within a framework, which does not allow them to become more generous to all the population. Simply because becoming more generous would be, in some cases, destructive of their advantage in terms of worldwide competition.

We also have, in the first instance, to solve a lot of collective action problems?

We also huge collective action problems, because there is a collective action problem which is at the global level. We talked today (at a separate conference: Ed), for example, about labour rights, which should be quantified globally. We do have this problem there, because, obviously, the labour rights are very different in different countries. They’re not being quantified, and the role of the ILO has been relatively limited, and we don’t even, as we heard today, very clear knowledge or an index for these rights across the countries. That’s one problem which is an interstate problem at the global level.

Then we have a collective action problem at each individual country level. The two, of course, are interdependent. I believe if we were actually doing better at being nation-states, globally, then part of that collective action problem would be more soluble at the level of nation-state. Maybe it’s too absurd, but one can say the following: if we were to agree on minimum labour rights, then that enables the country then to follow more pro-labour policies because it knows that it cannot be undercut by somebody else. That’s the basic story.

 

Borja BARRAGUÉ y Gonzalo LÓPEZ MOLINA, “La socialdemocracia y los que faltan” a Agenda Pública (1-12-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/la-socialdemocracia-los-faltan/

El economista francés Jean Tirole abre el capítulo que dedica a “Vencer al desempleo” en su último libro hablándonos de una película francesa: La ley del mercado. En esta película el actor Vincent Lindon interpreta a un hombre de 50 años que ha sido despedido de su empresa y va enlazando curso de formación (sin futuro) tras curso de formación (sin futuro). “Es un filme”, remata Tirole, “que muestra el malestar que se respira en la sociedad francesa: la falta de empleo que fragiliza o margina a una parte de nuestros conciudadanos”. Una nota de la edición española del libro informa al lector de que Los lunes al sol, de Fernando León de Aranoa, sería la película española “de referencia sobre el drama del paro, en este caso debido a la reconversión industrial”.

Si pasamos de las pantallas de cine a los libros, Hillbilly Elegy, uno de los mejores libros que he leído este año, comienza así: “Nací siendo pobre, en el cinturón industrial (Rust Belt), en una de esas “ciudades-del-acero” de Ohio que se han desangrado por la hemorragia de empleos y esperanza desde que tengo uso de razón”. Como aclara el subtítulo del libro, Hillbilly Elegy es un libro escrito en primera persona porque aunque su autor, J. D. Vance, apenas tiene 30 años, es una biografía. Durante cerca de 100 años, nos dice Vance, la historia de la región de los Apalaches donde se estableció su familia, de origen escocés-irlandés, se contaba como una historia de éxito económico y movilidad social ascendente.

A mediados de la década de 1950, en un Middletown —la ciudad donde se crió Vance— donde la empresa Armco Steel había construido parques y escuelas, los abuelos de J. D. llevaban la típica vida de clase media con el típico empleo de clase media. Pero en algún momento de los 70 esto empezó a cambiar. Y comenzó la “hemorragia” de empleos (y de esperanza) que Vance nos relata en su libro. Hoy la calle mayor de Middletown es un hipermercado de droga al aire libre. De hecho Vance aporta un dato sorprendente: en 2014, en el Condado de Bounty al que pertenece Middletown, murieron más personas por sobredosis que por causas naturales.

La ley del mercado, Full Monty, Le Havre, Hillbilly Elegy o, más cerca de nosotros, Los lunes al sol. Todas esas espléndidas historias son, en el fondo, la misma. La historia de ciudades o regiones que un día fueron prósperas y se ufanaban de formar parte del mundo industrializado, pero hoy se avergüenzan de sus tasas de paro y pobreza. Historias de ciudades que no han encontrado su sitio en una economía global. Historias de ciudades donde el ascensor social se ha convertido en descensor.

En un contexto así, algunos votantes progresistas han elegido, por qué negarlo, opciones populistas. Ya sea por cabreo o por desconfianza, o por las dos, poco más tenían que perder además de su empleo –y con ello muchas de sus esperanzas, claro–. Es cierto: los condicionantes detrás del voto a un partido xenófobo en Austria quizá no sean exactamente los mismos que en Estados Unidos. La red de protección social europea es allí inexistente. Sin embargo, la falta de expectativas y de oportunidades ante un mundo en constante cambio y la sensación de inadaptabilidad podrían ser factores comunes. A ésos, que podríamos llamar los económico-tecnológicos, se sumarían otros: la desconfianza hacia un sistema institucional y político que no ha dado la talla. Por eso es tan importante exigir pulcritud en el comportamiento de los gobernantes: no hay nada como dar ejemplo para relajar la frustración. En resumen: todo va demasiado rápido para algunos.

Pero no podríamos entender el triunfo del populismo sin la “derrota” de un modelo anterior. La falta de oportunidades y de horizonte vital es abono para el surgimiento de estos movimientos. Reducir los elementos que pueden ser utilizados como arma arrojadiza haría, por tanto, mucho más complicada su existencia y permanencia. En este punto, la responsabilidad de los partidos tradicionales se traduce en su incapacidad para articular soluciones ante la profunda crisis que sufrimos. Ni siquiera la socialdemocracia ha sabido proteger contra la vulnerabilidad. Entonces, ¿por dónde empezar?, ¿qué soluciones ofrecer? Existen básicamente dos vías.

La primera es la que podríamos llamar “la vuelta a las esencias” (Urquizu). Ante la fuga de los votantes, la tentación de los partidos es volver a aquello que en algún momento les funcionó. Si a la socialdemocracia le fue bien en el pasado enarbolando los derechos de los trabajadores industriales, defendamos ahora, en 2017, la conservación de los astilleros o la minería del carbón, aunque la única manera de hacerlo sea regándolos con abundante dinero público.

Pero incluso si nos olvidamos del impacto sobre la salud y el medioambiente que tiene una actividad como la minería del carbón, ocurre que los tránsitos desde la agricultura a la industria, primero, y desde la industria hacia el sector servicios, después, constituyen un hecho estilizado bien conocido en la economía. Mientras un país es (relativamente) pobre, su principal actividad es la agrícola. Cuando su economía comienza a crecer y los aumentos de productividad en el sector primario facilitan la transición de trabajadores a otros sectores, comienzan a hacerlo también su industria y sus servicios, hasta que definitivamente los servicios son mayoritarios. Cuando escuchamos a filósofos de la deep ecology pedir el desmantelamiento de nuestras sociedades modernas para volver a una economía agraria pre-neolítica todos pensamos que… bueno, que seguramente no es una gran idea. Volver a una sociedad industrial es algo así como una versión light o descafeinada de las ideas del anarquismo primitivista. O sea, una idea bastante mala.

El reto para la socialdemocracia ahora es, pues, abandonar esa “vuelta a las esencias” y diseñar una agenda socioeconómica alejada del rupturismo característico de los populismos capaz de generar prosperidad. Llevamos tiempo encallados en un equilibrio político y económico ineficiente e incapaz de ofrecer oportunidades para amplias capas de la población. La socialdemocracia como movimiento transformador no puede recurrir a las soluciones de hace décadas para lidiar con este presente de automatización, robotización, cadenas de valor globales y outsourcing. ¿Cómo hacer que la globalización funcione, también, en Middletown?

En un ensayo reciente, Dani Rodrik pide aparcar por un momento la globalización para volver al estado-nación como marco de acción. La gobernanza global, defiende, es crucial en algunos aspectos, como el “cambio climático o las pandemias” (o la lucha contra los paraísos fiscales, añadiríamos), pero cuando hablamos de crear las regulaciones e instituciones necesarias para el correcto funcionamiento de los mercados, el estado-nación permanece como “the only game in town”. Esta sería la forma de recuperar la cohesión social perdida. Centrarse en el estado-nación como mecanismo más efectivo de transformación no entra en disputa con la globalización. Más bien al contrario: “estados-nación robustos sólidos son de hecho beneficiosos para la economía global”, escribe Rodrik. ¿Por dónde empezamos entonces a reformar entonces esos “estados-nación robustos”?

Un buen sitio por el que empezar sería el mercado de trabajo. Tanto por razones económicas (el salario es la principal fuente de ingresos) como históricas (preocupación por las condiciones y oportunidades laborales de los trabajadores), la socialdemocracia debería dar prioridad a la generación de nuevas oportunidades laborales. Hay demasiadas personas sumidas en la inestabilidad, la precariedad y la inactividad. Como escribe Tirole en ese mismo capítulo que citamos al comienzo: “el paro es, en parte, una decisión de nuestra sociedad”. Padecemos un sesgo psicológico que dificulta la visibilidad de esta situación: el fenómeno de la “víctima identificable”. Empatizamos con los despidos de gente cercana o cuando vemos las cifras en el periódico, pero no pensamos en las “víctimas anónimas, los parados para los que no se crean puestos de trabajo”. Esas personas se quedan sin oportunidad.

Otro aspecto a considerar es la creciente concentración empresarial y las conductas anti-competitivas que podrían estar detrás de la caída de las rentas del trabajo y del capital en favor de los beneficios empresariales. Este hecho, apuntan Furman y Orszag, podría ser la causa común de un menor crecimiento de la productividad y del aumento de desigualdad que observamos en muchas economías desarrolladas. La falta de competición extrae rentas de los consumidores a través de menor producción y mayores precios. El papel de las autoridades –independientes– de competencia en este sentido es clave.

Por último, habrá que empezar a pensar en cómo regular la posesión de los datos que todos generamos cuando compramos por internet, hacemos búsquedas en Google o pedimos un taxi mediante cualquier aplicación. Como señalan Acemoglu y Johnson en este artículo, “la doctrina comercial convencional implica que la posesión de los datos pertenece a las compañías que los almacenan. Esto tiene que cambiar profunda y completamente, ya que la única forma de nivelar el terreno de juego es hacer que los datos estén disponibles para todos los competidores potenciales”. Sin duda, una idea disruptiva que haría que “los individuos sean compensados por las actividades que generan información al tiempo que reciben un alto grado de protección de la privacidad”.

Por supuesto, estos son solo algunos de los temas en los que centrar esa nueva agenda socialdemócrata. Una reforma fiscal que dote de la capacidad redistributiva necesaria al Estado, nuevas políticas de protección de rentas y de la vulnerabilidad, el acceso gratuito a la educación de 0-3 años así como la modernización de las Administraciones Públicas para aumentar su eficiencia y eficacia deberían ser igualmente incorporadas. Ampliaremos esta propuesta de agenda reformista en breve. Stay tuned.

 

Nouriel ROUBINI, “La plutocracia populista y el futuro de Estados Unidos” a Project Syndicate (11-12-17)

https://www.project-syndicate.org/commentary/trump-populist-plutocracy-by-nouriel-roubini-2017-12/spanish

Donald Trump obtuvo la presidencia estadounidense con el apoyo de votantes blancos de clase trabajadora, socialmente conservadores, y una plataforma populista de nacionalismo económico. Rechazó la tradicional agenda promercado y pro libre comercio del Partido Republicano, y (como Bernie Sanders desde la izquierda) convocó a los estadounidenses perjudicados por tecnologías disruptivas y políticas “globalistas” que promueven el libre comercio y las migraciones.

Pero pese a su campaña populista, en el gobierno Trump se ha conducido como un plutócrata, de lo que el ejemplo más reciente es el apoyo a la desprestigiada teoría ofertista de los impuestos (a la que todavía se aferra la mayoría de los republicanos). Y aunque también prometió “limpiar la ciénaga” de Washington y de Wall Street, ha llenado el gobierno de multimillonarios (no apenas millonarios) y exempleados de Goldman Sachs y está dejando que la ciénaga del lobby empresarial llegue a alturas nunca antes vistas.

El plan de Trump y los republicanos de derogar la Ley de Atención Médica Accesible de 2010 (Obamacare) hubiera dejado sin cobertura médica a 24 millones de estadounidenses (en su mayoría pobres o de clase media, muchos de los cuales votaron por él). Sus políticas de desregulación van manifiestamente en contra de los trabajadores y los sindicatos. Y el plan republicano de reforma impositiva, que Trump avaló, favorecerá desproporcionadamente a las corporaciones multinacionales y al 1% de hogares más ricos (muchos de los cuales saldrán especialmente beneficiados por la derogación del impuesto sucesorio).

Trump también abandonó a sus votantes en lo concerniente al comercio internacional, donde su retórica no ha ido acompañada de acciones concretas. Es verdad que sacó al país del Acuerdo Transpacífico (ATP), pero Hillary Clinton hubiera hecho lo mismo. Dijo algo acerca de abandonar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por la sigla en inglés), pero puede que sólo sea una táctica de negociación. Amenazó con imponer un arancel del 50% a las importaciones desde China, México y otros socios comerciales, pero la medida no se materializó. Y las propuestas de un impuesto de ajuste fronterizo quedaron prácticamente en la nada.

Los amenazantes tuits de Trump contra las empresas estadounidenses que trasladen al extranjero la producción o el domicilio fiscal son pura cháchara (y los dirigentes empresariales lo saben). Fabricantes que hicieron creer a Trump que mantendrían la producción en Estados Unidos, siguen trasladando discretamente fábricas a México, China y otros países. Además, las cláusulas del proyecto de ley tributaria referidas a la actividad internacional darán todavía más incentivos a las multinacionales estadounidenses para invertir, producir y contratar mano de obra en el extranjero, y usar precios de transferencia y otros mecanismos para llevar las ganancias a jurisdicciones donde paguen menos impuestos.

En cuanto a la inmigración, la política de Trump ha sido relativamente moderada en comparación con su retórica agresiva, tal vez porque en realidad así lo prefieren muchos de los empresarios que apoyaron su campaña. La “veda” al ingreso de musulmanes no repercute sobre la oferta de mano de obra en Estados Unidos. En cuanto a las deportaciones, es verdad que con Trump se aceleraron, pero no hay que olvidar que con Barack Obama también hubo millones de inmigrantes indocumentados deportados. El muro fronterizo que Trump quería hacerle pagar a México sigue siendo un sueño desfinanciado. Y hasta el plan oficial de dar preferencia al ingreso de trabajadores cualificados no significa necesariamente una reducción de la inmigración legal.

En resumidas cuentas, Trump está gobernando como un plutócrata con ropajes populistas, es decir, un plutopopulista. ¿Por qué sus votantes le están dejando aplicar políticas que en su mayoría los perjudican? Según una interpretación, Trump apuesta a que sus simpatizantes blancos, obreros y socialmente conservadores residentes en áreas rurales votarán movidos por el sentimiento nacionalista y religioso, y la antipatía hacia las élites seculares de las dos costas de Estados Unidos, más que por sus propios intereses financieros.

Pero ¿cuánto tiempo puede uno esperar que la gente vote por “Dios y libertad de poseer armas” en vez de por “pan y mantequilla”? Los plutopopulistas que gobernaban el Imperio Romano sabían que para aplacar a la turba populista se necesita sustancia además de diversión: panem et circenses, “pan y circo”. Los tuits enardecidos de Trump no significan nada para alguien que apenas consigue ganarse una vida digna, y mucho menos entradas al Coliseo moderno para ver fútbol americano.

Un elemento particularmente peligroso del plan es la reforma impositiva que los republicanos vienen apurando en el Congreso, ya que millones de familias de clase media y de bajos ingresos no sólo obtendrán pocos beneficios de ella, sino que en realidad terminarán pagando más cuando caduque la rebaja del impuesto sobre la renta personal. Además, los republicanos quieren derogar el “mandato individual” del Obamacare, esto es, la obligación de las personas de tener seguro médico. La Oficina de Presupuesto del Congreso (un órgano independiente) prevé que en los próximos diez años trece millones de personas quedarán sin cobertura y las primas aumentarán un 10%. Como era de esperar, una encuesta reciente de la Universidad Quinnipiac señala que sólo el 29% de los estadounidenses apoyan el plan republicano.

Sin embargo, Trump y los republicanos parecen dispuestos a correr el riesgo. Concibieron el plan para que les permita atravesar sin contratiempos la elección intermedia de 2018 y la elección general de 2020, ya que la suba de impuestos a la clase media tendrá lugar después. Entre ahora y la elección intermedia pueden alardear de que la mayoría de los hogares pagarán menos impuestos; y calculan que las rebajas impositivas darán el máximo estímulo a la economía en 2019, justo antes de la próxima elección presidencial (y mucho antes de que haya que saldar cuentas).

Además, es probable que la ley definitiva reduzca la deducción federal de los intereses de las hipotecas y elimine la posibilidad de deducir impuestos estatales y locales. Esto afectará a las familias de estados mayormente demócratas como Nueva York, Nueva Jersey y California, mucho más que a los estados republicanos.

Otra parte de la estrategia republicana (la parte que en Estados Unidos llaman “hambrear a la bestia”, esto es, al gobierno federal) consiste en usar el aumento de déficit derivado de las rebajas impositivas como argumento para recortar prestaciones sociales como Medicare, Medicaid, la Seguridad Social y los vales alimentarios. También es una propuesta peligrosa, porque los estadounidenses de bajos ingresos, ancianos y de clase media dependen en gran medida de estos programas. Es verdad que algunos receptores pobres (con o sin trabajo) de esta clase de prestaciones pertenecen a minorías que tienden a votar por los demócratas. Pero estos programas (y otros similares) también ayudan a millones de votantes blancos, obreros y socialmente conservadores que votaron por Trump.

En un momento de expansión de la economía mundial, es probable que Trump espere que las rebajas impositivas y la desregulación alienten suficiente crecimiento y creación de empleo para tener algo de que vanagloriarse. Una tasa de crecimiento potencial del 2% no ayudará necesariamente a sus votantes obreros, pero al menos puede impulsar la bolsa a alturas nunca antes vistas. Y por supuesto, Trump seguirá diciendo que la economía estadounidense puede crecer a un ritmo del 4%, aunque la mayoría de los economistas (incluidos los republicanos) coincidan en que la tasa de crecimiento potencial no superará el 2% independientemente de las políticas que aplique.

Pase lo que pase, Trump seguirá tuiteando como un desaforado, difundiendo noticias falsas y alardeando de tener la “mayor y mejor” economía de la historia. Puede que así hasta consiga crear un circo digno de un emperador romano. Pero si no le basta la retórica rimbombante, tal vez decida pasar a la ofensiva, particularmente en la esfera internacional; por ejemplo, retirarse en serio del NAFTA, poner barreras a China y otros socios comerciales o redoblar la apuesta a endurecer la política migratoria.

Y si estas medidas no satisfacen a la base, a Trump todavía le quedará una última opción, tradicionalmente usada por emperadores romanos y toda clase de dictadores en tiempos de dificultad interna. A saber, la “cortina de humo”: inventar una amenaza externa o embarcarse en aventuras militares en el extranjero para desviar la atención de sus simpatizantes de lo que él y los congresistas republicanos han estado haciendo.

Por ejemplo, siguiendo la estrategia de política exterior de “hacerse el loco”, Trump podría iniciar una guerra con Corea del Norte o Irán. O seguir publicando tuits incendiarios sobre las maldades del Islam, lo que arrojaría a individuos desequilibrados y marginados a brazos de Estado Islámico (ISIS) u otras bandas extremistas. Eso aumentaría la probabilidad de que se produzcan ataques en nombre de ISIS (por ejemplo, que “lobos solitarios” ejecuten atentados suicidas con bombas o atropellamientos masivos) dentro de Estados Unidos. Con decenas o centenares de víctimas, Trump podrá entonces envolverse en la bandera y proclamar “yo les dije”. Y si la situación se agrava lo suficiente, Trump y sus generales pueden declarar el estado de emergencia, suspender las libertades civiles y convertir a Estados Unidos en una auténtica autocracia plutopopulista.

Uno se da cuenta de que ya es hora de preocuparse cuando un conservador como el presidente republicano de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Bob Corker, advierte abiertamente que Trump es capaz de iniciar la Tercera Guerra Mundial. Y los incrédulos sólo tienen que pensar en la historia reciente de Rusia o Turquía; o en la historia del Imperio Romano bajo Calígula o Nerón. Los plutopopulistas llevan miles de años convirtiendo democracias en autocracias con el mismo manual, y nada induce a pensar que se detendrán ahora. El reinado del emperador Trump puede estar a la vuelta de la esquina.

 

Andrés ORTEGA, “Británicos sin proyecto” al blog del Real Instituto Elcano (12-12-17)

https://blog.realinstitutoelcano.org/britanicos-sin-proyecto/

El acuerdo sobre la primera fase dibuja indirectamente, a través del Ulster, un Brexit “blando”, es decir, de algún modo dentro del Mercado Único y la Unión Monetaria. Pero más allá de salirse de la UE, y sin tener aún claro en qué términos, el Reino Unido no tiene proyecto para su lugar en el mundo. La idea de Global Britain, que tanto maneja el gobierno de Theresa May, está aún vacía. Es una cuestión que se debate poco. Demasiado poco.

La obsesión que inculcó Ortega y Gasset y otros en España sobre la necesidad de un proyecto de país no se da entre los británicos, sociedad poco dada a los grandes principios, y donde impera un pragmatismo nada exento en muchas ocasiones de cinismo, pero que sabe mirar al futuro para intentar forjarlo. No se trata sólo de un proyecto de país hacia fuera, sino también hacia dentro. Tampoco lo hay. La reciente dimisión de la comisión gubernamental para combatir la desigualdad es todo un ejemplo. Pues los defensores del Brexit prometían más seguridad social y menos desigualdad, y esta comisión ha llegado a la conclusión de que va a ocurrir lo contrario, sin que el gobierno conservador de May haga nada por remediarlo. Su presidente, Alan Milburn, era laborista, pero su segundo en la citada comisión era conservador.

Cuando, ante el próximo Consejo Europeo, el Reino Unido y la UE se aprestan a abrir la segunda fase de las negociaciones, la del período transitorio tras el 29 de marzo de 2019 y la que definirá la relación futura del Reino Unido con la Unión, las energías que están exigiendo este inmenso esfuerzo del Brexit en Londres están impidiendo evocar un proyecto más general, sobre qué tipo de sociedad quiere la británica ser y su lugar y política en el mundo. De hecho, la influencia mundial del Reino Unido ha estado ausente desde el referéndum sobre el Brexit, que ha impedido cualquier iniciativa diplomática importante por parte de Londres.

May ha hablado de ese supuesto proyecto de futuro en varias ocasiones, pero de forma superficial. En su discurso en Lancaster House en enero pasado, afirmó que el gobierno tenía un Plan para Gran Bretaña, que resumió en el lema de Global Britain. “El gran premio para este país, la oportunidad que tenemos por delante”, dijo en aquella ocasión, “es utilizar este momento para construir una Gran Bretaña verdaderamente global. Un país que alcance a viejos amigos y nuevos aliados por igual. Una gran nación, global, comercial. Y una de las defensoras más firmes del libre comercio en cualquier parte del mundo”. Tampoco fue mucho más lejos en términos de visión en su discurso de Florencia, en septiembre pasado aunque entonces sí dijo algo no por evidente menos importante: Gran Bretaña se marcha de la UE, pero no de Europa, por lo que pidió una asociación, también en el terreno de la seguridad.

Claro que la Gran Bretaña Global dependerá no sólo de sí misma sino de la relación que fragüe con la UE, y de cómo evolucione la política de EEUU con Trump y el “trumpismo” o lo que venga después (¿y cuándo?, pues el presidente puede ser tanto destituido como reelegido). Maximizar el libre comercio no parece una aspiración de la actual Casa Blanca. Además, las relaciones entre May y Trump no van bien –la última cuestión de Jerusalén incluida– a pesar de la “relación especial” que une a ambos países.

May está luchando por su propia supervivencia frente a los unionistas del Ulster, cuyo apoyo necesita en el Parlamento, las tensiones en su propio Partido Conservador para reemplazarla y la presión del Partido Laborista de Jeremy Corbyn, que sube en las encuestas. Pero tampoco en el laborismo hay verdadero debate sobre la cuestión, aunque Corbyn se ha declarado partidario de cooperar con la UE, y no sólo con la OTAN, en misiones militares.

El Legatum Institute, una institución que defiende activamente el Brexit “duro”, radical, ha presentado un programa sobre “el país que queremos ser” y ha hecho unas propuestas en un documento titulado “El punto de inflexión del Brexit: El camino a la prosperidad”. Como han diseccionado en el Financial Times Martin Wolf y otros, no se tiene en pie, fundamentalmente porque sus puntos de partida son erróneos (por ejemplo, respecto a que la pertenencia británica a la UE ha frenado el comercio mundial, a que la Organización Mundial del Comercio esté esperando un “liderazgo británico” o a que el gobierno no se tiene que dejar maniatar y presionar por el calendario en las negociaciones del Brexit, cuando se está viendo lo contrario). El informe reconoce la importancia del período transitorio de salida tras 2019 para la posterior aportación británica a un mundo de libre cambio, pero considera que lo que hay sobre la mesa no vale. Pide que el Reino Unido salga urgentemente del Mercado Único y de la Unión Aduanera de la UE, al considerar que eso maximizaría los beneficios y minimizaría los costes del Brexit. Tampoco hay una gran visión más allá del Brexit que realmente valga. Más bien, como la califica Martin Sandbu, se trata de una “nostalgia pre-1914”.

Otra organización brexitera, significativamente llamada Global Britain, ha publicado un informe en la misma línea de eliminación global de aranceles: “Hacerse global sin demora”. La cuestión es que el Reino Unido se estaba globalizando más dentro de la UE. Está por ver que ocurrirá fuera.

Como se ha recogido estos días, antes de que el Reino Unido ingresara en las Comunidades Europeas en 1973 tenía claro lo que quería: cambiar a Europa desde dentro. Lo consiguió a medias, frenando más que impulsando, a pesar de lo cual la construcción europea ha avanzado de forma espectacular aunque insuficiente. Ahora Londres ha perdido esa capacidad incluso antes de completar el Brexit. Y difícilmente cambiará el mundo una vez fuera. Rule Britannia queda muy en el pasado, un pasado imperial y colonial que, por cierto, rechaza una parte importante de los británicos más jóvenes.

Eso sí, la salida –si finalmente se produce– va a obligar a un cambio mayúsculo en la política exterior británica. Pero hay muy poca creatividad al respecto en las reflexiones políticas. Hay excepciones académicas, por ejemplo, los debates que impulsa Chatham House, el Royal Institute of International Affairs. En una reciente intervención, su vicepresidente y ex subsecretario permanente del Foreign Office, Sir Simon Fraser, partía de preguntarse “¿Cuál es la ambición? Mirando hacia delante, tenemos que tener una visión clara de lo que queremos”. Apuntaba cinco prioridades, además de las relaciones con diversos países e instituciones: (1) mantener y adaptar un sistema internacional basado en reglas, con el uso legítimo de la fuerza cuando es necesario; (2) afrontar el reto medioambiental; (3) comprender y adaptarse a la economía global; (4) la nueva agenda de seguridad (terrorismo, ciberseguridad, proliferación, etc., cuestiones en las que el Reino Unido tiene mucho que aportar); y (5) encontrar respuestas colectivas al desafío del cambio demográfico y los movimientos de personas, especialmente en África. Pero para todo esto, el Reino Unido va a necesitar la UE.

Es decir, sí hay algunos expertos que piensan en ese futuro fuera de la UE. Pero no parece ésta la prioridad del gobierno ni de la sociedad. No miran más allá de la curva de las negociaciones sobre el Brexit, que, nadie lo minimiza, están siendo muy difíciles y complejas. Quizá la falta de visión de futuro acabe generando más dudas entre los británicos sobre el Brexit. Quién sabe.

 

Jürgen HABERMAS, “¿Qué nos costará esta vez a los alemanes?” a El País (10-12-17)

https://elpais.com/elpais/2017/12/08/opinion/1512750567_704832.html

(original publicat a L’Obs 26-10/1-11/17)

Para Walter Benjamin, París era la capital de Europa. Para el contestatario e irónico Robert Menasse, último Premio del Libro Alemán, debería serlo Bruselas. Una esperanza frágil. El propio Menasse rebaja tan elevadas expectativas en una entrevista en el Frankfurter Allgemeine Zeitung contando una bonita historia sobre la tarde que pasó con un corresponsal alemán en un café de periodistas lleno de humo. Allí pudo observar cómo al reportero en cuestión su redacción de Fráncfort le rechazaba un artículo sobre el programa espacial de la UE con el siguiente comentario: “No escribas de forma tan complicada. Cuenta solo qué nos costará esta vez a los alemanes”. Es difícil formular de forma más concisa el limitado interés que muestran los políticos, gestores y periodistas alemanes en construir una Europa políticamente eficaz. Desde hace décadas una prensa tímida y complaciente presta su ayuda a nuestra clase política para no perturbar a la opinión pública con el tema de Europa. La incapacitación del público no podría haberse demostrado con mayor elegancia que en el (supuesto) debate televisado —el único que hubo— entre la canciller Angela Merkel y el aspirante socialdemócrata, Martin Schulz, antes de las elecciones al Bundestag del pasado septiembre, en el que se delimitó cuidadosamente la agenda de los temas a discusión. Incluso en la década de la crisis financiera aún candente, tanto a la canciller como a su ministro de Finanzas se les permitió presentarse —en abierta contradicción con los hechos— como los auténticos europeos.

Pero ahora ha aparecido en escena Emmanuel Macron, que podría, a pesar de sus halagadores esfuerzos por mantener una cooperación deferente con la canciller, derrotada y acosada por su propio partido, levantar el velo sobre este grato autoengaño. Las mentes realistas de los periódicos nacionales parecen temer que las palabras del presidente francés abran los ojos al público alemán sobre el nuevo traje del emperador: la opinión pública podría percatarse de que el Gobierno alemán, con su robusto nacionalismo económico, está desnudo. Georg Blume recoge en el primer capítulo de su reciente libro —subtitulado Cómo Alemania pone en peligro una amistad— tristes testimonios tomados de la prensa y de la política acerca del condescendiente tono neoalemán hacia Francia y los franceses. Algunos comentarios sobre Macron han oscilado desde el principio entre la indiferencia, la arrogancia y el rechazo precipitado. Y, con la salvedad de un titular de Der Spiegel, en un primer momento el eco del discurso —meticulosamente preparado— del presidente francés sobre Europa fue entre débil y nulo.

Entretanto, la reticencia se resquebraja. También en la prensa se va imponiendo la idea de que el próximo Gobierno alemán (en caso de que alguien siga teniendo ganas de ello) tiene que recoger la pelota del presidente francés, que ahora está en su tejado. Una política de simple aplazamiento, o de inacción, bastaría para echar a perder una oportunidad histórica única.

Pocas veces las contingencias de la historia se evidencian de forman tan drástica como en el caso del inesperado ascenso de una personalidad fascinante, quizá deslumbrante, y desde luego insólita. Nadie pudo contar con que un ministro independiente del Gobierno Hollande, en una egocéntrica actuación en solitario (o eso era lo que parecía), creara de la nada un movimiento político que daría un vuelco a todo un sistema de partidos. Contravenía cualquier fundamento de la demoscopia que una sola persona sin apoyos, en el breve lapso de una campaña electoral, lograra hacerse con la mayoría de los electores con un polémico programa en el que defendía profundizar en la cooperación europea y se enfrentaba al pujante populismo de derechas al que uno de cada tres franceses había dado su voto. Que alguien como Macron —en un país cuya población siempre ha sido más euroescéptica que la luxemburguesa, belga, alemana, italiana, española o portuguesa— legara a ser elegido presidente era de todo punto improbable.

Aun considerándolo fríamente, es igualmente improbable que el próximo Gobierno alemán tenga la fuerza y la amplitud de perspectiva para dar con una respuesta productiva —es decir, que permita avanzar— a la pregunta que le ha planteado Macron. Incluso aunque se llegue a una renovada Gran Coalición entre la CDU y el Partido Socialdemócrata, es muy poco probable que la cúpula de los socialdemócratas, fundamentalmente proeuropea, logre imponerse con su exigencia de una “Europa solidaria”. Angela Merkel tuvo que enfrentarse a una mayoría de su partido para lograr que se revisaran las dos posiciones que impuso en el primer momento de la crisis financiera: tanto el intergubernamentalismo que garantiza a Alemania una posición dominante en el Consejo Europeo, como la política de austeridad a la que Alemania —gracias a esa posición— pudo someter, para su propio y desproporcionado beneficio, a los países del sur de la Unión. Y también es en grado sumo improbable que esta canciller, desde su debilitada situación política interna, no intente dejar claro a su encantador homólogo francés que, lamentándolo mucho, no puede aceptar su elaborada perspectiva reformista. Por otra parte, y es esa la pregunta que a mí me importa: ¿puede esta política a la que no conozco personalmente —hija de un párroco protestante, notablemente lista y concienzuda, hasta ahora mal acostumbrada por el éxito, pero sin embargo dada a la reflexión— tener verdadero interés en acabar de forma tan poco gloriosa sus 16 años en la cancillería? ¿Se retirará tras cuatro años más de penosa supervivencia política con un poder menguante? ¿O conseguirá mostrar grandeza y saltar sobre su propia sombra, a pesar de todos aquellos que ahora murmuran sobre su decadencia?

También ella sabe que la unión monetaria europea, que es de elemental interés para Alemania, no puede estabilizarse en tanto que se mantenga el régimen actual, que profundiza cada vez más las diferencias de nivel en la renta nacional, el desempleo y el endeudamiento público entre las economías nacionales del norte y del sur de Europa, que llevan años distanciándose. El fantasma de una “unión de riesgo financiero” deforma en Alemania la visión de esta dinámica destructiva, que solo puede frenarse si se establece una competencia verdaderamente limpia que trascienda la fronteras nacionales y se sigue una política contra el deterioro de la solidaridad, cada vez más acusado tanto entre las distintas naciones como dentro de cada una de ellas. Baste mencionar el paro juvenil. Macron no se limita a bosquejar una visión, sino que exige que la eurozona avance con pasos concretos, a través de medidas como la armonización del impuesto de sociedades, un impuesto a las transacciones financieras, la convergencia paulatina de los diversos regímenes de política social, el establecimiento de una autoridad europea para regular el comercio internacional, etcétera.

En todo caso, no son estas propuestas aisladas, conocidas desde hace tiempo, las que hacen que destaque la conducta, la iniciativa y el discurso de este político sobre el de todos aquellos a los que estamos acostumbrados. Lo que se sale de la norma son tres rasgos característicos:

—El coraje para la iniciativa política;

—El compromiso en traducir el proyecto de las élites europeas en una legislación autónoma y democrática de los ciudadanos:

—La capacidad de convicción que transmite una persona que confía en el poder de la palabra que articula el pensamiento.

Con una elección de palabras característicamente francesa, Macron se dirigió el 26 de septiembre a su público de estudiantes y también a la clase política en Alemania al conjurar repetidamente la “soberanía” que solo Europa, y no ya el Estado nacional, es capaz de garantizar a su ciudadanía. Solo bajo la protección y con la fuerza de una Europa unida pueden estos ciudadanos afirmar sus intereses y valores comunes en un mundo convulso. Macron contrapone la soberanía “real” a la quimérica de los “soberanistas” franceses. Llama por su nombre al indigno juego del personal gubernamental que se distancia en casa de las leyes que él mismo ha aprobado en Bruselas, y demanda nada menos que la refundación de una Europa capaz de actuar políticamente tanto en el ámbito interno como en el exterior: a esta autoafirmación de los ciudadanos europeos es lo que se alude con la palabra “soberanía”. Macron menciona, como paso para la institucionalización de la capacidad de actuación común, una mayor cooperación en la eurozona sobre la base de un presupuesto común. Es de lamentar que la Comisión Europea —a causa de una mal entendido sentido de la responsabilidad hacia la unidad de todos los miembros de la UE— torpedee esa decisiva propuesta de una Europa a dos velocidades. La propuesta central de Macron para aunar las fuerzas en el corazón de Europa dice así: “Un presupuesto (común) solo puede ir de la mano de un fuerte liderazgo político a través de un ministro común y de un ambicioso control parlamentario en el nivel europeo. Solo la eurozona con una moneda internacional fuerte puede ofrecer a Europa el marco de un poder económico mundial”.

Debido a esta aspiración a confrontar políticamente los crecientes problemas de una sociedad mundial, Macron destaca como muy pocos otros entre la clase de funcionarios políticos crónicamente desbordados, capaces solo de adaptarse de forma oportunista y de reaccionar día a día, sin sentido alguno de la perspectiva. Es para frotarse los ojos: ¿pero hay alguien que aún quiera cambiar algo en el status quo?

¿Es que hay quien tiene el frívolo coraje de rebelarse contra la conciencia fatalista de felahs que se doblegan irreflexivamente a los pretendidos imperativos sistémicos de un orden económico mundial encarnado en organizaciones internacionales que han perdido el contacto con la realidad? Si le entiendo bien, Macron defiende unos intereses que hasta ahora no se explicitan y que por tanto no están representados en nuestro sistema de partidos, segmentado entre el neoliberalismo cotidiano del centro, el autosatisfecho anticapitalismo de los nacionalistas de izquierdas y la rancia ideología identitaria de los populistas de derechas. Es inherente al fracaso de la socialdemocracia, en toda Europa, que una política en principio favorable a la globalización, que impulsa el avance de la política europea, pero que al mismo tiempo no pierda de vista los daños y destrucciones sociales de un capitalismo desencadenado –y que por tanto también urge la necesaria re-regulación transnacional de mercados importantes— no haya logrado un perfil reconocible. La socialdemocracia alemana solo podría obtener el margen de acción requerido para perfilar una política de esta naturaleza en un futuro Gobierno si el Ministerio de Finanzas recayera en una figura con el peso suficiente para imponer sus puntos de vista, como Sigmar Gabriel.

La segunda circunstancia que distingue a Macron de otras figuras es su ruptura con un consenso silencioso. Hasta ahora mismo, en la clase política iba de suyo que la Europa de los ciudadanos plantea un cuadro demasiado complicado y que la finalité, el objetivo de la unificación europea, es un tema demasiado complejo para que los propios ciudadanos puedan ocuparse de él. Los asuntos corrientes de la política bruselense son solo para expertos, en todo caso para cabilderos bien informados; los choques más serios entre intereses nacionales en conflicto los despachan los jefes de Gobierno entre sí, generalmente aplazándolos o dejándolos en suspenso. Pero sobre todo, los partidos políticos están de acuerdo en que en las elecciones nacionales hay que evitar los temas europeos en la medida de lo posible, a no ser que se pueda echar a los políticos de Bruselas la culpa de los problemas que se han creado en casa. Y ahora Macron quiere acabar con esa mauvaise foi. Al poner en el centro de su campaña la reforma de Europa ha roto un tabú, e incluso —un año después del Brexit— ha ganado esta ofensiva contra “las tristes pasiones de Europa”.

Esta circunstancia confiere credibilidad en su boca a la tan traída frase de que la democracia es la esencia del proyecto europeo. No estoy en condiciones de juzgar cómo se han trasladado a la práctica las reformas políticas que ha anunciado en Francia. Ya se verá si ha cumplido la promesa “social-liberal” de mantener el difícil equilibrio entre justicia social y productividad económica. Como persona de izquierdas, no soy un macronista, si es que existe algo así. Pero la forma en que habla de Europa marca una diferencia. Macron pide comprensión para los padres fundadores que levantaron Europa sin el pueblo porque pertenecían a una vanguardia ilustrada; pero él quiere convertir ahora el proyecto de las élites en un proyecto de ciudadanos, y exige que se den pasos obvios para la autoafirmación de los ciudadanos europeos contra los Gobiernos nacionales que se bloquean mutuamente en el Consejo Europeo. Así, demanda que en las elecciones europeas no solo exista un derecho electoral común, sino también que los candidatos sean elegidos en listas transnacionales. Esto impulsaría la formación de un sistema europeo de partidos sin el que el Parlamento de Estrasburgo no puede convertirse en un lugar en el que los intereses sociales puedan generalizarse y defenderse más allá de las fronteras de cada una de las naciones.

Si se quiere valorar adecuadamente la importancia de Emmanuel Macron, también hay que considerar un tercer aspecto, una cualidad personal: sabe hablar. No es únicamente que estemos ante un político que coseche atención, prestigio e influencia por sus dotes retóricas y su sensibilidad hacia la palabra escrita. Más bien se trata de que la elección exacta de sus frases inspiradoras y la fuerza de articulación de su discurso confieren al propio pensamiento político fuerza analítica y amplitud de perspectiva. El anterior presidente del Bundestag, Norbert Lammert, fue el último que suscitó entre nosotros el recuerdo de los grandes debates parlamentarios de los primeros tiempos de la RFA. Naturalmente, la calidad del ejercicio de la profesión de político no se mide por el talento oratorio. Pero los discursos pueden cambiar la percepción de la política en la opinión pública, elevar el nivel y ampliar el horizonte de un debate público. Y con ello la calidad no solo de la formación de la voluntad política, sino también de la propia actuación política.

Cuando las amorfas tertulias se convierten en el baremo de la complejidad y aliento que son admisibles en el pensamiento político, Macron sorprende por el formato de sus discursos. Parece que carecemos de la capacidad para percibir tales cualidades, incluso para el cuándo y el dónde de un discurso. Por eso, el discurso que ofreció hace no mucho en el Ayuntamiento de París con motivo del centenario de la Reforma protestante no solo fue interesante en cuanto a su contenido; no solo fue un hábil intento de aprovechar el repaso a la historia de las luchas de religión en Francia para adaptar una doctrina de Estado, el estricto laicismo francés, a las exigencias de una sociedad pluralista. La ocasión y el tema del discurso fueron al mismo tiempo un gesto hacia la cultura del país vecino, marcada por la impronta del protestantismo… como también hacia su colega protestante en Berlín. Naturalmente, a nosotros se nos han vuelto extraños la ambición y el estilo para representar el poder del Estado, al menos desde la mirada nostálgica de Carl Schmitt a la contrailustración francesa del siglo XIX. Puede faltarnos el sentido y la gravitas de una vida en el palacio del Elíseo que Macron exhibe en su entrevista con Der Spiegel. Pero vuelve a impresionar el íntimo conocimiento de la filosofía de la historia hegeliana que muestra su reacción cuando se le pregunta por Napoleón como el “espíritu del mundo a caballo”.

 

Íñigo ERREJÓN, “Un nuevo acuerdo para la España que ya somos” a El Confidencial (6-12-17)

https://blogs.elconfidencial.com/espana/tribuna/2017-12-06/reforma-constitucion-acuerdo_1488875/

En la España de 2016 se generalizó la expresión ‘bloqueo político’ para referirse a las dificultades para la conformación de Gobierno. Hoy podemos afirmar que hay Ejecutivo y presidente en La Moncloa, pero no Gobierno, si por tal entendemos la conducción hacia un horizonte claro de superación de los problemas que arrastramos desde hace más de una década. En lugar de proyecto colectivo, tenemos un cuerpo de técnicos que van salvando las semanas y pagando facturas, un entramado corrupto que necesita seguir en el poder para cuidar de los suyos y un coro de propagandistas dedicados a buscar más excusas que soluciones.

El bloqueo político español, el Gobierno débil y de la improvisación, se manifiesta en un intento de gestionar las cosas como siempre en una legislatura que, claramente, no es como siempre. Porque hoy el paisaje, tras los años más duros de la crisis, es el de la sustitución de los equilibrios y las garantías por el sálvese quien pueda y la incertidumbre. Y ningún país puede vivir así permanentemente.

Todo contrato social es un pacto por el que los diferentes grupos sociales acuerdan sistemas de equilibrio y de compensación, así como metas colectivas. Típicamente, las minorías privilegiadas ceden parte de su poder a cambio de estabilidad y aceptan someterse a normas comunes iguales para todos; por su parte, los sectores más desfavorecidos se comprometen con el orden nuevo a cambio de elementos de nivelación e igualdad de oportunidades.

En España, hoy el contrato social está roto. La corrupción, la cabalgante y lacerante desigualdad social, los efectos perniciosos de una ley electoral tramposa, la falta de un acuerdo de financiación autonómica y municipal o las amenazas a la separación de poderes han ido erosionando y estrechando una parte de los contenidos democráticos y sociales del pacto constitucional de 1978 y sustituyéndolos por una suma amontonada de decisiones coyunturales y altas dosis de resignación. Constatar esto no es cargar contra la institucionalidad sino precisamente llamar a recuperarla y defenderla.

Tras casi cuatro décadas de vida de la Constitución de 1978, las discusiones sobre ella y su salud a menudo se atascan en debates historiográficos que, a mi juicio, tienen escaso interés político hoy: si la famosa Transición fue el pecado original o por el contrario es la respuesta mágica a todos nuestros problemas. Ni lo uno ni lo otro. La discusión de cómo rehacer el acuerdo constitucional hoy tiene que basarse en las necesidades, las dificultades y las esperanzas de los españoles de hoy, no en los mitos de lo que fuimos como país hace 40 años. Desde ese punto de vista, tanto el inmovilismo como la tentación de hacer ‘tabula rasa’ con el pasado son intentos de no mirar de frente al presente.

Por eso hoy la cuestión en España no es girar un poco a la derecha o un poco a la izquierda, sino rehacer las normas comunes, restablecer un acuerdo como país que permita apuntar las energías colectivas en una misma dirección y, al mismo tiempo, provea de seguridad y oportunidades a la mayoría social que peor lo ha pasado y más esfuerzos ha hecho durante estos años. Si hace 40 años se logró un acuerdo de largo recorrido, con el eco de una dictadura todavía resonando, ¿por qué no imaginarnos capaces de lograr, mejor preparados como estamos que entonces, un nuevo acuerdo para los retos de las próximas décadas?

Este nuevo acuerdo como país nos permitiría suturar las cuatro brechas que definen el presente y auguran un futuro incierto: la brecha entre crecimiento y bienestar, la brecha intergeneracional, la brecha territorial y la brecha entre representantes y representados.

España lleva ya más de dos años de crecimiento económico, pero por primera vez el crecimiento no comporta un aumento del bienestar. Mejoran las cifras de empleo, pero no crecen los salarios, ni se reducen las tasas de pobreza, ni hay más jóvenes dispuestos a emanciparse y formar una familia. Para volver a unir crecimiento y bienestar, necesitamos una estrategia de desarrollo con dos objetivos centrales: reducir las desigualdades y sustituir un proyecto de país ‘low cost’ por un Estado emprendedor capaz de liderar el proceso de modernización económica, innovación y reformas que España necesita para adaptarse al siglo XXI, el siglo de la información, la robotización y la transición energética.

El objetivo de reducir las desigualdades tiene en la cuestión intergeneracional uno de sus pilares fundamentales. Quienes han cargado con el mayor coste de la crisis han sido los jóvenes, como demuestra el hecho de que, mientras la renta de los mayores de 65 años subió un (escaso) 5% desde 2011, la de los menores de 35 años caía hasta un 25%. Este castigo a la juventud, producto de la combinación de recortes en salarios, inversión educativa o ayudas a la vivienda con un mercado laboral marcado por elevadas tasas de precariedad y desempleo, no solo produce dramas como el de un 40% de pobreza infantil, sino que además hace insostenible todo el sistema de bienestar y pensiones por la caída de las cotizaciones y de la propia natalidad. Devolver a la juventud española la posibilidad de una vida estable y unos ingresos suficientes es condición ‘sine qua non’ para el mantenimiento de un Estado de bienestar que se ha demostrado mucho más eficaz en el sostenimiento de sus mayores que en el de sus hijas y nietas. El triste fin de la hucha de las pensiones debería hacernos pensar en ello.

Se ha hablado mucho sobre Cataluña, pero no tanto de la brecha territorial. La desafección de una buena parte de la ciudadanía catalana hacia España es una brecha emocional grave y requiere una respuesta política a la altura, pero la brecha territorial es más honda y tiene sus raíces en un modelo de financiación autonómica que, lejos de contribuir a la convergencia económica y social entre territorios, ha reproducido un desequilibrio histórico con consecuencias sociales traumáticas. De ahí que las tasas de riesgo de pobreza y exclusión en Andalucía y Canarias se encuentren por encima del 40%, mientras en Navarra y la Rioja no alcanzan el 18%. O que el gasto educativo por alumno en Madrid sea la mitad que en el País Vasco.

Una reforma de la Constitución en sentido federal ha de tener como primer objetivo la reconstrucción de la solidaridad cívica través de la garantía de los servicios públicos. Para ello, necesitamos un nuevo modelo de financiación autonómica basado en el principio de suficiencia: si son las autonomías las que soportan el grueso del gasto social y la redistribución —sanidad, educación, dependencia—, deben contar con recursos blindados para ello. Reforma que habrá de acompañarse necesariamente de una revisión a fondo del Senado, de modo que deje de ser una cámara de veto y se convierta en una verdadera cámara de representación territorial a semejanza del Bundesrat alemán en la que poder ajustar, año a año, el reparto de los recursos necesarios.

Este modelo no ataca al autogobierno, sino que lo refuerza, al evitar tanto el ‘dumping’ fiscal entre comunidades como el abandono del Estado de su corresponsabilidad en materias como la atención a la dependencia. Del mismo modo, la solidaridad económica entre territorios no debería estar reñida con el reconocimiento de las diferencias nacionales y los acuerdos bilaterales, al contrario. A menudo infravaloramos la relativa autonomía que lo económico y lo cultural tienen en el problema territorial español. Si el federalismo puede ser una herramienta contra la desigualdad, la plurinacionalidad puede ser el camino para la convivencia.

Una reforma territorial que piense lo social no puede dejar de lado el otro pilar de la descentralización: el municipalismo. La llamada Ley Montoro interviene la autonomía municipal e impide realizar inversiones más que necesarias a los ayuntamientos que han sido capaces, como Portugal, de cuadrar sus cuentas no a través de la austeridad sino de la eficiencia y el combate a la corrupción. La cruzada de Cristóbal Montoro contra el Ayuntamiento de Madrid, arbitraria y basada en prejuicios ideológicos, así lo ha demostrado: su único objetivo parece ser el de evitar el contraste entre el nefasto legado de alcaldes y alcaldesas populares con la gestión de Manuela Carmena, capaz de compatibilizar un superávit de 1.000 millones con el aumento del gasto social y la inversión. Garantizar constitucionalmente la autonomía municipal es un imperativo de futuro, en tanto que las políticas públicas que España necesita tienen en las administraciones locales uno de sus mejores instrumentos, como prueba el hecho de que sean municipales las experiencias punteras en prevención de las violencias machistas, movilidad sostenible, transición energética, atención a la pobreza infantil o participación ciudadana.

Si este proyecto de reforma parece hoy lejano, no es por la falta de voluntad ciudadana. Un sondeo reciente señalaba que un 61% de los españoles cree necesario reformar la Constitución, pero solo un 19% cree que los políticos seremos capaces de hacerlo. Un ejemplo más de la brecha entre representantes y representados que ya denunciara en su día el 15-M. Para volver a ganarse la confianza de la ciudadanía, las instituciones no solo deben ganar en transparencia, participación e independencia de los diferentes poderes, sino que además se necesita una reforma en profundidad de nuestro régimen electoral con el fin de recuperar la proporcionalidad que la propia Constitución de 1978 establecía como objetivo. De lo contrario, nuestra democracia continuará siendo rehén de quienes se garantizan, con un tercio de los votos, la mayoría absoluta del Senado para bloquear cualquier propuesta de cambio.

Rajoy se erigió como presidente del Gobierno, por segunda vez, no sobre la ilusión de poder enfrentar los graves problemas que arrastra nuestro país sino más bien sobre el agotamiento y la frustración de una buena parte de nuestra sociedad. Eso tal vez baste para ocupar La Moncloa por un tiempo, pero sin duda mal haría en tomarlo por adhesión activa. Si todos los actores políticos fían su suerte al desgaste o a los errores de sus adversarios, arrastraremos el bloqueo hasta que sea demasiado tarde, y España volverá a llegar tarde a las transformaciones pendientes. De la situación de bloqueo solo saldremos si somos capaces de abrir una conversación española, una conversación que se dará necesariamente entre diferentes, en la que imaginar primero y acordar después un proyecto compartido, seductor y con garantías. Que sustituya el desorden, la improvisación y la ley del más fuerte, por el orden, un proyecto de largo alcance y el equilibrio de la balanza. Tenemos por delante el reto de recuperar la autoestima como país.

 

Alba NOGUEIRA, “El mito de la España cuasi federal” a Agenda Pública (10-12-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/mito-la-espana-casi-federal/

La sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut de Cataluña simboliza un punto de inflexión, pero hay muchos signos que desmienten el recurrente título del Estado-más-descentralizado-del-mundo. El mito del Estado casi federal choca con un mapa competencial mutante y progresivamente jibarizado; unos presupuestos autonómicos con controles estatales crecientes usados como arma de control político; y un nivel relevante del gasto condicionado con poca corresponsabilidad fiscal.

Entre la literalidad de las competencias de los estatutos de Autonomía o las cifras de los Presupuestos y la realidad hay un sinfín de condicionantes que cambian diametralmente la imagen del nivel de descentralización efectivamente existente. Algunos datos, poco conocidos fuera de círculos especializados, sobre el proceso experimentado en los últimos años son necesarios para ofrecer soluciones a la altura de los retos que plantean.

Desde 2011 se ha intensificado un proceso de recentralización competencial y limitación de la autonomía económica, acompañado de una jurisprudencia constitucional muy deferente con el poder central.

A nuestro juicio, los signos distintivos de este periodo son a) la extensión de controles que, con el señuelo de la estabilidad presupuestaria, inciden transversalmente en el ejercicio de las competencias autonómicas; b) un desapoderamiento competencial de las comunidades autónomas con hipertrofia de lo básico estatal, alcanzando cada vez con más frecuencia funciones ejecutivas; c) una conflictividad competencial en récords históricos; y d) una jurisprudencia constitucional que desanda su propia doctrina en múltiples ámbitos (supletoriedad, medio ambiente, energía, acción exterior, lengua…) en detrimento del espacio competencial autonómico. La recentralización competencial de los últimos años se suma a los problemas latentes por una inacabada asunción del Estado autonómico (Senado, sistema electoral, participación europea…).

La crisis ha actuado como facilitadora de una parte de esta agenda recentralizadora por la vía de recortes en áreas competenciales autonómicas, el control político central sobre los Presupuestos y la pérdida de una herramienta clave para la inversión productiva con la bancarización del sector financiero. Pero hay otras medidas desconectadas de esta agenda, como las relativas al curriculum escolar en la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), el sometimiento a autorización de los viajes autonómicos al exterior o la práctica invisibilidad de la diversidad cultural y lingüística, que revelan una lógica de rechazo hacia la descentralización política y la diversidad.

El férreo control central, con la crisis como argumento, sobre los dos principales elementos necesarios para el impulso de las políticas públicas autonómicas (Presupuesto y empleo público) ha permitido una dirección sin precedentes limitativa de las propias posibilidades de ejercicio de opciones políticas diferenciadas y adaptadas a las necesidades de cada territorio.  El Gobierno central ha usado el principio de estabilidad presupuestaria de forma extensiva para condicionar los recursos económicos, medios personales y la concreta forma jurídica de prestación de servicios públicos, desactivando de facto el ejercicio de la autonomía política constitucionalmente reconocida.

En las dos últimas legislaturas se ha producido un verdadero barrido de normas cabecera de cada sector competencial.  Reales decretos-leyes y leyes que han recentralizado ámbitos clave del espacio autonómico, con especial incidencia en las competencias ligadas al bienestar (dependencia, tarjeta sanitaria, Lomce, vivienda…).  Todo ello acompañado de un recurso sistemático ante el Tribunal Constitucional contra la legislación autonómica que intenta  fórmulas para paliar los efectos de la crisis en los más vulnerables (vivienda social, pobreza energética, cobertura sanitaria universal…). En muchos casos, la fijación estatal “de las condiciones básicas de igualdad” de los ciudadanos ha sido también una vía de extensión de las competencias estatales hasta un nivel de detalle inusitado.

Por otra parte, la competencia transversal estatal de ordenación general de la economía ha sido usada con profusión para condicionar la legislación sectorial autonómica (comercio, industria, agricultura, pesca, medio ambiente, vivienda…), para impedir la persecución de determinados objetivos de política legislativa, limitar ciertas técnicas de intervención administrativas (por ejemplo, autorizaciones) y someter a un control previo proyectos normativos autonómicos. La Ley de Garantía de Unidad de Mercado sintetiza como ninguna ese neocentralismo. Una suerte de Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico (Loapa) bis con un ambicioso enfoque, aparato organizativo, mecanismos procesales de excepción y superpoder para la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia para vigilar la unidad de mercado impulsando un control transversal de las competencias autonómicas en una lógica doble, desreguladora y recentralizadora.

Además, la esfera de lo que es básico, y competencia estatal, con creciente frecuencia no se limita a la fijación de previsiones legales, ni siquiera reglamentarias, sino que invade el espacio de la ejecución, que sólo puntualmente encajaba en esta consideración básica, provocando una “formulación extensiva” de una “línea jurisprudencial, inicialmente excepcional” con “preocupante efecto corrosivo sobre las competencias de ejecución” (Voto Particular de los magistrados Adela Asua y J. A. Xiol Rios a la  STC 165/2016).

La intensidad de los cambios normativos y de control presupuestario se puede deducir también de los datos de conflictividad competencial ante el Tribunal Constitucional.  El periodo del Gobierno Rajoy 2011/17 marca cifras récord, tan sólo comparables con algún año de los mandatos de José Mª Aznar o los primeros años 80, lo que es indicativo de que el grado de tensionamiento del marco competencial ha sido elevado.

1

La jurisprudencia constitucional en este periodo ha sido altamente deferente con las competencias estatales y sigue marcada por algunas de las críticas que vertía el magistrado Rafael de Mendizabal en su voto particular a la STC 102/1995: “Carece de criterios sólidos que sirvan de guía” y necesita un “replanteamiento con directrices nítidas, fronteras jurídicas bien trazadas, poco mudables y un talante nada propicio al centralismo, sin poso alguno de desconfianza hacia los entes territoriales que componen España y son Estado también”.  Pero incluso aquellos ámbitos en que la jurisprudencia constitucional ha sido más favorable para las comunidades autónomas, no han sido obstáculo para que el Gobierno central empuje de nuevo previsiones ignorando esos fallos, como hemos visto recientemente en la subasta de medicamentos andaluza para reducir costes sanitarios, en el reparto de las ayudas sociales con el 0,7% del IRPF , en la gestión de los Parques nacionales o el cierre de las oficinas catalanas en el exterior por aplicación del artículo 155 de la Constitución Española, provocando un preocupante efecto de permanente incertidumbre sobre el reparto competencial.

Un elemento que también es esencial para sentar bases para un entendimiento institucional es el establecimiento de mecanismos cooperativos de toma de decisión en espacios competenciales compartidos. Sin embargo, estas legislaturas han estado también caracterizadas por la fijación unilateral, sin consenso y con menoscabo de la posición autonómica de cuestiones centrales como el gasto, el reparto de los objetivos de déficit o los mecanismos para fijar la responsabilidad por incumplimiento del Derecho de la UE.

En relación con la Unión Europea, éste es tan sólo uno de los últimos pasos en un proceso que ha supuesto un desapoderamiento competencial evidente sin que se haya regularizado una participación ascendente y descendente en la elaboración y aplicación de las comunidades autónomas coherente con su esfera competencial y asimilable a lo que sucede en otros estados europeos compuestos. La Ley 2/2014, de Acción y Servicio Exterior del Estado ha sometido a autorización estatal la acción exterior autonómica, en una manifestación clara de desconfianza y dando pasos atrás sobre la jurisprudencia previa del TC.

El plano institucional ha permitido visibilizar también la ola recentralizadora.  El informe CORA puso en marcha un proceso contra las denominadas duplicidades en órganos autonómicos clave para el sistema de garantías (Defensores del Pueblo, consejos de Cuentas, consejos consultivos) y en otros organismos ligados al ejercicio de competencias autonómicas que, por otra parte, son el eje de control de las estructuras de poder y los derechos de los ciudadanos. A este proceso de cepillado de la estructura institucional autonómica se une la configuración exclusivamente central, tanto por su ubicación como por los mecanismos de designación de sus miembros, de los principales órganos constitucionales y organismos de garantías (Tribunal Constitucional, Tribunal Supremo, Audiencia Nacional, Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, Comisión Nacional del Mercado de Valores, Tribunal de Cuentas, Defensor del Pueblo, Consejo Económico y Social, Consejo de Seguridad Nuclear…).  Una centralización del poder institucional que contrasta con lo que sucede en otros estados descentralizados. Como señala Esteve Pardo en un trabajo reciente, en Alemania:

El Tribunal Federal Alemán con sede, como es bien sabido, [se encuentra] en Karlsruhe. Menos conocido es que el Tribunal Supremo Federal en materia laboral está en Erfurt; el de lo administrativo, en Leipzig; el de lo social, en Kassel; el de la materia fiscal y tributaria, en Múnich; la agencia reguladora de redes, en Bonn; el organismo regulador de los mercados financieros, en Berlín; el Bundesbank, en Fráncfort; la agencia reguladora de energía, telecomunicación, correos, ferrocarril, en Bonn; la agencia para la protección de consumidores y derecho alimentario, en Braunschweig. En España es notorio dónde se ubican todos estos organismos, salvo la fugaz presencia en Barcelona de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones. Con la generalizada informatización documental y las infraestructuras de transporte de las que dispone, España no puede desaprovechar estos y otros elementos de articulación territorial y social para evitar las periferias(El Cronista del Estado Social y de Derecho, 71-72, octubre 2017, p.131) .

La resistencia a adaptar las estructuras de poder a una verdadera descentralización se percibe asimismo en datos concretos, como las cifras de empleo público. Al control centralizado del aumento de personal, que condiciona políticas públicas diferenciadas y obliga a gestionar externalizando servicios públicos, se une un peso de los empleados públicos estatales que evidencia la inadaptación al teórico marco de distribución  competencial. La Administración General del Estado cuenta actualmente con tanto personal no ligado a la prestación de servicios públicos, en funciones de gestión, como todas las CCAA juntas.  Las cifras de empleo público oficiales desglosadas (sin Policía, Judicatura o Defensa, por un lado, y sin Educación o Sanidad, por el otro) muestran un empate virtual de empleados que resulta difícilmente explicable, singularmente en algunos sectores. En áreas de competencia autonómica teóricamente exclusiva, como Agricultura, o con un espacio mayoritariamente autonómico, como Educación, la existencia de un elevado número de empleados estatales (8.220, 12.726, respectivamente) evidencia que, por encima de la literalidad de los estatutos, existe una vida paralela de intensa actividad estatal, coherente con lo anteriormente indicado sobre la extralimitación de lo básico y la extensión de la actividad estatal a funciones ejecutivas.

2

Cultural y lingüísticamente, la diversidad tampoco es un valor en alza. Por un lado, apenas hay signos de la riqueza cultural y lingüística en los medios públicos de comunicación, a pesar de los mandatos de sus normas rectoras, o en las instituciones centrales del Estado. A ello se suma que la España plurilingüe tiene una Administración General del Estado y una Administración de Justicia con sedes en territorios con otras lenguas oficiales en la que no es posible encontrar documentos habituales (por ejemplo, poder apud acta para pleitos, certificado de estar al corriente de pagos en la Seguridad Social) en las lenguas oficiales. O que no admite a trámite solicitudes que contienen documentos en alguna de las lenguas oficiales.  Todo ello a pesar de las disposiciones en esa línea existentes en legislación estatal y tratados internacionales, como la Carta Europea de Lenguas Regionales o Minoritarias, que, paradójicamente, el Congreso de los Diputados ratificó por casi unanimidad.

Este panorama evidencia que una eventual reforma constitucional no puede limitarse a ajustar el listado competencial, sino que tiene que partir de una profunda reflexión y asunción del grado de desfiguración que ese listado arrastra por las dinámicas señaladas. Desfiguración con raíces no sólo competenciales, sino también presupuestarias, institucionales y simbólicas.

La inestabilidad o volatilidad del espacio competencial propio y la incisividad del control estatal sobre el Presupuesto, principal herramienta para desplegar políticas propias, provocan un deterioro del autogobierno que es preciso reformular sobre nuevas bases claras, cooperativas y leales. La contrarreforma de este periodo, que se suma a elementos estructurales del sistema, exige ser conscientes de las bases sobre las que se asienta el autogobierno autonómico, cada vez más limitado en cuanto a su autonomía política y con una peligrosa deriva hacia una descentralización meramente administrativa.

 

Oriol BARTOMEUS, “21-D: no demos nada por sentado, está todo en el aire” a Agenda Pública (6-12-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/21d-no-demos-nada-sentado-esta-aire/

El escenario electoral en Cataluña se mueve. Y muy probablemente continuará haciéndolo hasta el mismo día de las elecciones. Todos los datos indican que el terreno electoral catalán no está asentado ni mucho menos. Existe tensión y una enorme volatilidad, lo que se va a trasladar a la campaña de los partidos. Será una guerra de nervios hasta el mismísimo 21D. Partidos y electores se retroalimentan. La volatilidad en la oferta favorece la volatilidad de la demanda, que a su vez genera desconcierto en los candidatos. Vamos a tener una campaña de todo menos tranquila.

Según todas las encuestas existe una enorme voluntad de participar en esta convocatoria. Alrededor del 90% de los encuestados por diferentes empresas manifiesta su intención de ir a votar “seguro”. Son cifras nunca vistas para unas elecciones al Parlament y sitúan las estimaciones de participación en un porcentaje récord que podría rozar o incluso superar por poco el 80%.

A la vez, se registran indicadores muy evidentes de volatilidad en el voto. Nunca hasta ahora se habían registrado tanto elector indeciso, cerca de un millón y medio. En parte a causa de los movimientos en la oferta, y sobre todo por la tardía configuración de las candidaturas, especialmente en el espacio independentista, que ha mantenido en el alero una importante cantidad de votantes de ese bloque.

Pero a pesar de la presentación definitiva de las listas electorales, flota en el ambiente un cierto aire de provisionalidad, una sensación de que cualquier noticia, cualquier giro de los acontecimientos, esta vez podrá mover una cantidad significativa de votantes en una u otra dirección, modificando substancialmente el terreno de juego. Así, lo que observamos hoy tiene validez para hoy y poco más. Es muy aventurado dar el escenario por estabilizado, sobre todo cuando den él juegan factores que van más allá de las campañas de los diferentes partidos, y atañen a jugadores tan diversos y tan poco previsibles como los jueces (y no solo los españoles).

Esta sensación de que existe un contingente de votantes de importantes dimensiones que tiene muy claro que quiere ir a votar pero que aún no ha decidido por quién pone mucha presión a la campaña, ya que un resbalón esta vez puede pagarse muy caro. Según los datos de las encuestas postelectorales del CIS, hasta cuatro de cada diez votantes pueden decidir su voto durante la campaña electoral, y hasta medio millón podrían hacerlo el mismo día de las elecciones.

Hace justo un mes publicamos en Agenda Pública una pieza que defendía que las elecciones del 21D estaban más vivas de los que pudiera parecer, y donde se definían nueve espacios que podrían determinar el resultado final de los comicios. Hoy estos espacios siguen mostrando actividad, y muy probablemente la seguirán mostrando hasta el último minuto del último día.

1. La frontera entre ERC i JxCat se ha mostrado como el espacio de mayor movilidad en el último mes. Posiblemente por la configuración definitiva de la lista de Carles Puigdemont, que hasta hace poco era la mayor incógnita de esta convocatoria.

Según los sondeos, la aparición de JxCat habría movido cerca de doscientos mil votantes, que hace un mes mostraban intención de apoyar a ERC y ahora se muestran partidarios de JxCat. Si en las encuestas de octubre, ERC se llevaba la mayor parte del voto de Junts pel Sí de 2015, lo que dejaba a Puigdemont i al PDeCAT en quinta posición en las estimaciones, en los sondeos de noviembre el voto de JxSí parece repartirse más equitativamente entre los republicanos y la nueva JxCat, lo cual ha proyectado a Puigdemont al tercer lugar en las encuestas.

El movimiento dentro del bloque de electores independentistas ha habilitado a C’s como posible primera fuerza en votos, puesto que ha debilitado las expectativas de ERC de forma considerable.

Parece claro que la estrategia de Puigdemont de presentarse como el president legítimo ha convencido una porción significativa del voto independentista, que podría haber visto en los movimientos de ERC, y en su apuesta por la vía de negociación bilateral, un abandono de los postulados que había defendido el govern de JxSí hasta hoy.

Pero nos equivocaríamos si pensáramos que todo está dicho en este espacio. Este es un segmento que ha mostrado una intensa volatilidad en otras ocasiones. En 2012, la mayor parte de los votantes que decidieron su voto en la última semana de campaña acabaron votando a ERC, lo que supuso el hundimiento del voto a CiU. Además, todo parece apuntar que este votante va a decidir su voto en función de elementos que hoy en día desconocemos, principalmente los relacionados con la situación judicial de los antiguos miembros del govern, sobre todo de sus líderes, Puigdemont i Junqueras. Este será el espacio determinante, no sólo para los equilibrios entre las dos fuerzas independentistas, sino también, y muy especialmente, para las posibilidades de C’s de llegar al 21D como primera fuerza (en votos).

2. La frontera entre C’s y el PSC aparece en las encuestas como uno de los espacios determinantes en estas elecciones, principalmente por su dimensión (más de cien mil votantes) y por la incertidumbre sobre su decisión final. A diferencia de lo que sucede en el espacio independentista, aquí las encuestas parece que no se ponen de acuerdo sobre la dirección de este voto. En unas los datos muestran una clara propensión a optar por los socialistas, mientras que en otras es C’s el más beneficiado.

Posiblemente sea aquí dónde la campaña sea más determinante. Por un lado, el PSC querrá marcar el perfil derechista de C’s, apelando a su colaboración con el gobierno de Rajoy. Por el otro, Arrimadas arremeterá (lo ha hecho desde el minuto cero de la precampaña) contra la ambigüedad de Iceta acerca de sus pactos postelectorales. C’s posiblemente también juegue la carta del “voto útil”, apelando a la concentración del apoyo a su candidatura, como la única que puede ganar a los independentistas. La lucha aquí va a ser encarnizada y el resultado aparece muy abierto.

3. El espacio de competencia en el voto españolista entre C’s y el PP parece claramente definido y no se vislumbra que vaya a cambiar durante la campaña. Este es un voto claramente decantado por la que parece la opción con más posibilidades en estas elecciones. Además, si las encuestas dan a C’s la posibilidad de ser primera fuerza en votos, la decantación del antiguo voto popular hacia los de Arrimadas se va a fortalecer aún más.

La encuesta del CIS detecta que más del 40% de los que votaron al PP en 2015 podrían optar ahora por Arrimadas, lo cual proyectaría C’s claramente y dejaría a los de Albiol en una situación muy débil, como último partido en el Parlament por debajo de la CUP.

Parece evidente que C’s ha reemplazado al PP como opción primera del voto españolista en Cataluña en las elecciones autonómicas. Eso no quiere decir, ni mucho menos, que pueda pasar lo mismo en las generales. Al contrario. Lo que parece emerger en este espacio es un claro voto dual, que se decanta en función de la posición dominante de cada partido en las dos arenas electorales, inclinándose hacia C’s en las autonómicas y volviendo al PP en las generales.

4. La frontera entre Catalunya en Comú y ERC puede ser determinante no sólo por sus dimensiones (otros cien mil votos en juego) sino porqué definirá en parte las posibilidades del bloque independentista de alcanzar la mayoría absoluta en escaños (una vez que en votos parece alejarse más cada día).

Este espacio no parece haberse movido desde octubre, a pesar de los movimientos de los comunes (expulsión del PSC del gobierno municipal de Barcelona). Hay un empate tácito entre trasvases. Tantos votos van de JxSí a los comunes como votos de estos a los independentistas. Está por ver si la campaña modifica este equilibrio. Los de Xavier Domènech tienen poco margen de maniobra, puesto que cualquier movimiento de atracción hacia este espacio puede abrirles la frontera que comparten con el PSC. ERC, que se había movido posiblemente en busca de un votante no independentista radical, también debe vigilar a su espalda, donde Puigdemont ha encontrado hueco. Tal vez la posibilidad de una victoria de C’s genere un movimiento de concentración del voto independentista hacia ERC, pero esto dependerá en parte de la evolución de los acontecimientos en el terreno judicial, que ahora mismo son un misterio.

5. El espacio de competencia entre la CUP y los comunes parece haberse secado a medida que se acercaba la campaña y crecía la competencia dentro del bloque independentista. En octubre ya era una frontera de dimensiones reducidas, pero ahora lo es más. Parece como si los votantes de la izquierda más dura que en 2015 optaron por la CUP como revulsivo ahora no encuentren ese tono en Catalunya en Comú. O también pudiera ser que el cambio de coyuntura (2015 fue el ciclo de los grandes cambios y de la emergencia de la “nueva política”) les haya empujado hacia opciones menos rupturistas, como ERC.

6. La frontera entre CeC y el PSC parece decantarse hacia los socialistas. Hay claramente más votantes de CSQEP que ahora dicen que optarán por Iceta, que votos del PSC que ahora votarían a los de Domènech. Posiblemente la posición de los comunes a medio camino entre el bloque independentista y el no independentista les haya jugado una mala pasada en este espacio. Tampoco debe haber ayudado la ruptura del pacto en Barcelona. Aún así, la posición del PSC tampoco le garantiza este espacio, ya que un desplazamiento hacia C’s durante la campaña podría espantar parte del voto a su izquierda. Espacio abierto.

7. Existe un espacio de dimensiones modestas de votantes que oscilan entre JxSí y el PSC. Es un camino poco transitado, que las últimas encuestas muestran que se decanta más hacia los socialistas, aunque no va a ser determinante para el resultado final.

8. El que sí está llamado a ser un espacio determinante es el que conforman los votantes de JxSí que ahora se muestran indecisos. Este es probablemente el espacio al que apuntaba ERC en su estrategia de abandono del unilateralismo. Es un voto esencial para el independentismo, puesto que su pérdida lo alejaría (¿definitivamente?) de la mayoría absoluta en el nuevo Parlament.

Este parece ser el espacio donde se refugian los independentistas reacios a la DUI, que ya aparecían en los sondeos posteriores al 1 de octubre. En las encuestas actuales se percibe su traza en muchas preguntas: consideran que el procés ha sido perjudicial, les preocupa el traslado de empresas fuera de Cataluña y consideran que en general los líderes independentistas han sido deshonestos.

Al mismo tiempo, no obstante, son extraordinariamente críticos con la actuación del gobierno central y de los jueces en esta última etapa del procés. Son un voto complejo, difícil de convencer en unas elecciones donde impera el maniqueísmo y las simplificaciones de brocha gorda. Pero son muchos y pueden ser decisivos.

Ahora mismo son un espacio sin dueño. ERC lo intentó pero ha tenido que dar marcha atrás por la nueva competencia de Puigdemont entre el independentismo más duro. Iceta les ronda, pero debe vigilar su frontera sur con C’s. Domènech quisiera, pero está demasiado anclado a la izquierda. Con todo, esta campaña va a girar alrededor de este espacio. Seguro.

9. También girará alrededor de este otro espacio de dimensiones considerables: los indecisos que hace dos años votaron a C’s. Se han movido durante noviembre, principalmente volviendo a C’s a medida que éste consolidaba su posición, pero aún queda voto por decidir en este espacio. En parte, es un espacio de ex votantes del PSC de centroizquierda y en parte es un espacio de voto C’s consolidado. Pero hay otra parte, formada por votantes tradicionales de CiU que no siguieron la senda independentista a partir de 2012 y que en 2015 optaron por votar no y eligieron C’s perqué no había otra opción, que no fuera el PP.

Ahora este es un voto que está en el mercado a la espera de una oferta atractiva. Podría acabar otra vez en C’s, o podría optar por el nuevo PSC que le vende Iceta, aderezado con los restos de Unió. Es más que evidente que no votarán a la nueva JxCat y optar por ERC significaría un triple salto mortal sin red que no parecen dispuestos a ejecutar. Están a la expectativa. Quieren votar, pero aún no saben a quién.

Quedan quince días para el 21D, la campaña ya está en marcha y esta vez todo apunta que será determinante para decidir el voto de mucha gente. No den nada por sentado porqué todo está en el aire. Cualquier movimiento, cualquier traspié, cualquier ocurrencia, esta vez puede mover suficientes votos como para alterar significativamente el resultado final. Saldremos de dudas el 21 por la noche. O ni tan siquiera entonces.

 

 Kiko LLANERAS, “Las encuestas igualan las fuerzas de ERC y Ciudadanos en Cataluña” a El País (14-12-17)

https://politica.elpais.com/politica/2017/12/13/ratio/1513191466_568999.html

3

Quedan siete días para las elecciones catalanas y las encuestas no han parado de moverse. Esta es la predicción actualizada de nuestro modelo estadístico. El modelo agrega docenas de sondeos (publicados antes del 13 de diciembre) y ha sido calibrado con la precisión histórica de miles de encuestas y doscientas elecciones.

Esta semana los sondeos han igualado a Ciudadanos con ERC. El promedio coloca a Ciudadanos unas décimas por delante, con el 22,4% de los votos. Le siguen ERC (21,7%), Junts per Catalunya (18,5%), PSC (15,8%), CeC-Podem (8,1%), la CUP (6,2%) y el PP (6%). La tendencia más firme es un trasvase de votos desde ERC a JxCat, que lleva produciéndose semanas y no se detiene.

Tomando el promedio de votos, nuestro modelo predice los escaños que logrará cada partido. Para eso hacemos 10.000 simulaciones de las elecciones en cada provincia, tal y como se explica en la metodología. El gráfico a continuación representa el resultado de cada partido.

El modelo estima que ERC rondará los 32 escaños, y que le siguen Ciudadanos (30), JxCat (28-29), PSC (21), CeC-Podem (9), PP (7) y la CUP (7). El gráfico también hace visible la incertidumbre de estas elecciones. Los intervalos al 80% de probabilidad son horquillas de unos diez escaños, que pueden parecer demasiado grandes, pero no son caprichosas: vienen determinadas por el acierto histórico de miles de encuestas. ERC puede moverse entre los 27 y los 38 diputados, Ciudadanos entre 25 y 36, y JxCat entre 23 y 34. El orden de los partidos no está en absoluto decidido.

4

En el 53% de las simulaciones, ERC es la fuerza con más escaños. Ciudadanos es primero en un 29%, y JxCat, en el 18%. La carrera se ha igualado en los últimos días. Hace una semana la probabilidad de ganar en escaños era del 75% para ERC, del 17% para Cs, y del 7% para JxCat. Por eso es importante pensar en las tendencias: si uno está seguro de que ERC va a seguir perdiendo terreno respecto Cs y JxCat, debe igualar aún más sus opciones de victoria.

La pregunta clave: las posibles mayorías

La batalla por el primer puesto es importante, pero la pregunta fundamental del 21 de diciembre es sobre coaliciones: ¿qué probabilidades tienen distintos partidos de sumar 68 diputados y poder escoger el próximo gobierno? Esa es una predicción que no pueden hacer las encuestas convencionales, pero que ofrece nuestro modelo electoral.

El gráfico representa la suma de escaños para distintos partidos en 10.000 simulaciones del 21D. La masa a la derecha de los 68 escaños representa la probabilidad de que alcancen la mayoría.

Ahora mismo, nuestra predicción es que los independentistas (ERC, JxCat y la CUP) tienen un 53% de probabilidades de conseguir una mayoría de escaños. Sus opciones equivalen prácticamente a lanzar una moneda al aire. En el 47% restante de las veces, en cambio, son Cs, PSC, PP y CeC quienes suman 68 escaños y podrían buscar un acuerdo de gobierno.

El modelo ve difícil que los tres partidos del bloque constitucionalista logren una mayoría solos. La suma de Cs, PSC y PP ronda los 58 escaños. No es imposible que mejoren sus encuestas hasta alcanzar los 68, pero solo pasa 4 de cada 100 veces. Sus opciones mejoran si los independentistas no tienen mayoría, pero ni siquiera con esa condición superan el 10% de probabilidad.

5

Los sondeos de esta semana también hacen improbable un pacto entre ERC, los comunes y el PSC. El acuerdo es complicado política y aritméticamente: la suma de los tres partidos sólo alcanza los 68 escaños en el 16% de las simulaciones. La fuga de votos de ERC hacía JxCat, y la caída de los comunes en los sondeos, ha alejado esta posibilidad.

Una tercera alternativa al bloque independentista es que ERC gobierne apoyado por JxCat y los comunes. Estos tres partidos suman 68 escaños el 69% de las veces. Es probable, pero en absoluto seguro (la probabilidad de que no sumen es más o menos la misma que la de ver fallarse un tiro libre en baloncesto). Además en este caso es importante un matiz. la probabilidad de esta suma se reduce si el bloque independentista no suma. Si ERC, JxCat y la CUP se quedan por debajo de 68 diputados, las probabilidades de que sumen JxCat, ERC y los comunes caen al 46%.

En los próximos días se publicarán las últimas encuestas, que servirán para que sepamos si las tendencias se han parado o si JxCat y Ciudadanos siguen subiendo. Con todas esas encuestas publicaremos la última actualización de nuestro modelo e incluiremos predicciones de votos, escaños, provincias y posibles mayorías.

6

 

Enric JULIANA, “Subjetivismo” a La Vanguardia (13-12-17)

http://www.lavanguardia.com/politica/20171212/433597521648/subjetivismo.html

En las elecciones que se van a celebrar dentro de una semana no se decide la independencia de Catalunya. Ese momento ya pasó. La ventana de oportunidad resultó ser un efecto óptico. La ventana de oportunidad estaba pintada en un muro de ladrillo, levantado sobre una placa de hormigón, sujetada por una estructura metálica. El muro de ladrillo es el Estado español. La placa de cemento, la Unión Europea. La estructura metálica es la política de se­guridad norteamericana, que no quiere implosiones en el sur de Europa mientras toma de­cisiones arriesgadas en Oriente Medio. España sigue siendo una pieza importante en el esquema de seguridad occidental. En España se hallan dos de las principales bases norteamericanas en el Mediterráneo, Rota y Morón de la Frontera. Buena parte del norte de África se ha convertido en un peligroso brasero. Las elecciones legislativas italianas de primavera no están nada claras. El reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel es incompatible con una sublevación en Barcelona. Mapas, mapas, mapas.

Alguien la vendió la burra a Carles Puigdemont de que la disrupción anglosajona (Brexit y elección de Trump) dibujaba una ventana de oportunidad. Estaría bien, por una cuestión de decencia intelectual, que esos consejeros diesen la cara y asumiesen su cuota de responsabilidad en el estropicio. El error ha sido descomunal. Ahora vienen las consecuencias, que serán muchas y no afectarán únicamente a los independentistas. Se aproxima un largo invierno en España.

No existen condiciones objetivas para la secesión de Catalunya, pero a muchos votantes de las formaciones independentistas las “condiciones ob­jetivas” les importan un bledo. No hay movilización política sin pasión. Y no hay pasión sin subjetividad. El electorado soberanista configura una comunidad emocional extremadamente resiliente, con la ayuda de las conexiones en red.

Dirigentes encarcelados, procesos judiciales que se multiplican, embargo de bienes… no hay día en que el espíritu defensivo de los soberanistas no sea estimulado. Resistir es vencer, esa vieja pasión española.

El día 21 no se decide la in­dependencia de Catalunya. Ese momento ha pasado. Dentro de una semana se va a decidir cómo se reconfiguran los grupos dirigentes en una Catalunya fragmentada. Quién manda. Mejor dicho, quién intenta mandar. Quién gana el extenuante combate de judo entre convergentes y republicanos. Y qué tope máximo alcanza Ciudadanos, para poder lanzar una opa al PP en la política española durante el largo invierno.

 

Albert BRANCHADELL, “La treva després del ‘procés’” a El País (14-12-17)

https://cat.elpais.com/cat/2017/12/11/opinion/1513011920_720722.html

Després de l’estrepitós fracàs del full de ruta de Junts pel Sí i la CUP (independència sense cost en 18 mesos i inici plàcid d’un “procés constituent”), diferents veus del món independentista han anat formulant aquestes últimes setmanes una certa autocrítica sobre tot el que ha passat. En aquesta autocrítica és possible distingir dues línies argumentals diferents. D’una banda, es confessa la ingenuïtat d’haver infravalorat la força de l’Estat. De l’altra, es reconeix que la feblesa de l’independentisme respon també a l’absència d’una majoria clara favorable a la secessió.

El primer argument és força discutible. Si parlem de la presó, per exemple, els promotors del full de ruta sabien perfectament que aquesta sortida era a l’horitzó. En una data tan llunyana com el 20 d’octubre del 2016, Carles Puigdemont ja explicava a Vanity Fair (atenció al títol) que “estic disposat a anar a la presó per haver convocat un referèndum”. El 2 de març d’aquest any, el llavors conseller d’Afers Exteriors de la Generalitat, Raül Romeva, contestava amb un “I am ready for anything” (estic preparat per al que sigui) a la periodista de Reuters que li preguntava si estava disposat a anar a la presó. El 3 de juliol, hores abans de ser destituït per opinar que l’1-O no seria un referèndum de debò, el llavors conseller d’Economia i Coneixement, Jordi Baiget, encara declarava que “podria aguantar haver d’anar a presó” (sempre que no li toquessin el patrimoni). El 13 de juliol la llavors consellera d’Agricultura, Meritxell Serret, deia a El Punt Avui que tenia molt clar “què implica el que farem”. El 31 de juliol Puigdemont va reiterar la seva disposició a Bloomberg, i al setembre el successor de Baiget, Santi Vila, explicava en un míting que “si hem d’anar a la presó, hi anirem”, i afegia que “si ens hem de jugar el patrimoni, ens el jugarem”.

En definitiva, en un conflicte polític com el que està plantejat a Espanya la presó preventiva sense fiança no sembla la resposta més adequada, però ningú pot afirmar que els líders independentistes no haguessin previst la presó. La segona línia argumental de l’autocrítica –dins de la seva subtilesa– dona molt més de si, perquè apunta a la causa última del fracàs del full de ruta tal com s’havia plantejat, que no és tant la contundent resposta de l’Estat com un càlcul inadequat de la força real de l’independentisme. El 14 de novembre el diputat d’ERC al Congrés Joan Tardà va dir que Catalunya serà independent “si hi ha una voluntat majoritària i perseverant de ciutadans de Catalunya de ser independents”, la qual cosa va donar motiu ràpidament a la interpretació que si després de cinc anys de procés Catalunya encara no és independent és per l’absència d’aquesta “voluntat majoritària i perseverant”. El 9-N del 2014 1.897.274 persones van votar a favor de la independència; en les eleccions considerades plebiscitàries del 27 de setembre del 2015 1.957.348 van votar a favor de les candidatures que donaven suport al full de ruta exprés. I, si donem crèdit a les dades no homologades, el passat 1-O van votar 2.044.038 persones. Digui el que digui Joan Tardà, i tenint en compte que el cens electoral de Catalunya el formen 5.553.983 persones, és evident la possibilitat d’aspirar a “majories més sòlides i àmplies de les que fins ara hem tingut”, com demanava el seu col·lega Carlos Campuzano, del PDeCAT, en una entrevista recent. Unes majories més sòlides i àmplies que no s’albiren, per cert, ni en el darrer baròmetre del Centre d’Estudis d’Opinió de la Generalitat ni en cap de les enquestes preelectorals del 21-D, en les quals la mitjana de vot per a Junts per Catalunya, ERC i la CUP és del 45%.

Què cal fer en aquestes circumstàncies? La meva humil proposta és una treva. Al marge de l’opinió que ens mereixin els impulsors del fracassat full de ruta –que una vegada alliberats haurien de retre comptes dels seus actes al mateix Parlament que els va confiar el Govern de Catalunya–, ni els uns han de plantejar-se erradicar l’independentisme ni els altres han de persistir en la via de la unilateralitat, veient mandats democràtics on només hi ha un capital polític tan notable com insuficient. (Com sostenia fa poc l’editorial d’un diari sobiranista, “l’autocrítica és un pas necessari per passar d’un cert independentisme màgic a un de més realista i pragmàtic”.) I a partir d’aquesta doble renúncia, que s’obri el diàleg entre tots.

 

Entrevista a Jordi AMAT a Ara (3-12-17)

http://www.noucicle.org/lhora/entrevista-a-jordi-amat-autor-de-la-confabulacio-dels-irresponsables-jordi-nopca/

Després d’una hora llarga d’entrevista, Jordi Amat (Barcelona, 1978) ens mostra primeres edicions de ‘L’home que es va perdre’, de Francesc Trabal, i de ‘Vida de Manolo’, de Josep Pla, dos dels llibres de la dècada dels 20 del segle passat que el seu avi, el periodista Manuel Amat (1909-1985), havia llegit amb molt d’interès. Llicenciat en Filologia Hispànica a la Universitat de Barcelona, Amat ha compaginat la crítica literària i els articles d’opinió amb biografies i llibres d’assaig entre els quals hi ha ‘Els laberints de la llibertat. Vida de Ramon Trias Fargas (La Magrana, 2009), ‘El llarg procés. Cultura i política a la Catalunya contemporània’ (Tusquets, 2015) i ‘Com una pàtria. Vida de Josep Benet’ (Edicions 62, 2017).

A ‘La confabulació dels irresponsables(Anagrama) analitza la tensió entre Catalunya i Espanya dels darrers anys. Molt abans de l’aplicació de l’article 155, del referèndum de l’1 d’octubre i de les manifestacions hi va haver la reforma de l’Estatut que va impulsar Pasqual Maragall i que va inaugurar un llarg procés encara obert.

Vas començar a treballar en el text que finalment publiques ara, ‘La confabulació dels irresponsables’, aquest estiu, pensant en una conferència que finalment vas fer el 7 de setembre. No podies imaginar la violència policial de l’1 d’octubre, les manifestacions unionistes posteriors i els empresonaments de Jordi Cuixart i Jordi Sánchez i de part del govern de la Generalitat.

Quan, a partir del setembre, l’espanyolisme -que hi era- es va articular i a més va sortir al carrer, la situació estava tan polaritzada que es va assumir que hi havia mostres de feixisme que apareixien i que fins llavors estaven tancades a l’habitació de les rates. Es va plantejar tot d’una manera tan crua que no hi va haver un judici sobre les feres que havien tret al carrer. Hi ha un bé que s’ha convertit en superior i que consisteix en exterminar el separatisme. Tota vegada que això, acabi com acabi, els que vivim aquí haurem de seguir convivint, preferiria que les mostres de feixisme fossin residuals i no les veiés pel centre de Barcelona. Entenc que algú digui: “Si això hi era, que surti”. Però quan es trenca el consens surten els monstres. A la ‘polis’, el millor que podem fer és que els monstres no participin del debat públic. Les posicions enfrontades sí, naturalment, però les formes de violència, siguin les que siguin, impossibiliten el debat públic.

Tornem al 7 de setembre. Vas llegir un text que era una mena d’epíleg d’’El llarg procés’, assaig que havies publicat a Tusquets el 2015. Quan vas acabar la conferència dius que et va caure un xàfec considerable, literal però també metafòric. El que va passar al Parlament el 7 de setembre no va tancar res, sinó que va obrir una via de tensió ascendent.

Jorge Herralde em va proposar abans de les vacances fer un llibre sobre el que estava passant i en un primer moment em vaig atrevir a dir que no, tot i que després vaig saber corregir la resposta. Des que havia publicat ‘El llarg procés’ havia anat donant voltes a una sèrie de mancances d’aquell assaig amb la intenció d’escriure’n alguna cosa. Em va semblar que el títol de l’assaig, una vegada havia acceptat la proposta d’Herralde, podia jugar amb el títol que va canviar la trajectòria de l’editorial, ‘Una confabulació d’imbècils’, de John Kennedy Toole.

Des de la reforma de l’Estat, Catalunya i Espanya ha viscut “la confabulació dels irresponsables”, segons escrius al teu nou assaig.

Moltes vegades, durant els últims anys, el relat ha estat el més important de la política: aquest és un dels assumptes sobre els quals valia la pena reflexionar. El procés té un relat molt potent, però sovint el contrast amb la realitat no acaba d’encaixar, perquè la realitat és molt més complicada que un relat que té la intenció d’interpel·lar a la majoria. El relat oficial és acrític amb qui l’elabora i naturalment a la realitat tots som responsables que hagi passat el que ha passat. Qui té més responsabilitat, però, és qui té més poder.

Un dels episodis als quals dediques més espai és el de la sentència del Tribunal Constitucional del 27 de juny del 2010 en relació a l’Estatut d’Autonomia de Catalunya aprovat en referèndum el 18 de juny del 2006.

La gent normal no llegim les sentències del Tribunal Constitucional, però a la manifestació de rebuig de la sentència hi va haver una gentada enorme que és fruit d’un moviment que feia anys que s’havia posat en marxa i que tenia un recolzament amplíssim. La sentència no va fecundar el naixement d’un canvi ideològic, sinó que el va accelerar.

El 2010 es va fer visible el desengany i el 2012 hi va haver una manifestació encara més multitudinària. Tu mires enrere, fins al moment en què Maragall va proposar impulsar un nou Estatut.

Per entendre aquesta mutació evidentíssima del corrent central de la societat catalana, que era catalanista -li semblava bé el model autonòmic- fins que va decidir que ja no li era útil i va esdevenir sobiranista, cal intentar entendre quines han estat les conseqüències del lideratge polític tan dilatat per part de Jordi Pujol. El pujolisme va ser explícitament nacionalista i això va implantar un model cultural determinat com ho hauria fet un altre govern. El moment en què les elits van percebre que el desenvolupament de l’estat autonòmic no donava més de si va ser quan hi va haver dos líders nacionalistes governant, Pujol i Aznar. Davant d’aquesta tessitura, que o era bona pel govern central o per l’autogovern català, va sortir una proposta alternativa al sistema, que era la de Maragall. Així va acabar impulsant-se l’Estatut, encara que hi ha la conjuntura tàctica d’oposar-se a Convergència o que fos el punt de trobada entre PSC, Esquerra Republicana i Iniciativa per Catalunya.

Quan es van posar a treballar en l’Estatut es va fer sense ser-ne conscients del que s’estava impulsant, i si n’eren conscients ho van fer fatal. L’Estatut havia de donar resposta a l’empat tràgic que s’havia creat en el desenvolupament de l’Estat autonòmic tal com s’havia pactat durant la transició: va anar malament per diversos motius, però el més important -a llarg termini- és que Madrid si no vol pactar no pacta, per tant, s’ha d’escollir el moment ideal per plantejar la negociació. A més, però, Maragall -que és qui té la idea de la reforma-, no pilota aquest Estatut: a la ponència del Parlament hi va haver una pugna entre ERC i CIU per veure qui anava més enllà, i això sí que em sembla molt típic de la dinàmica del procés, era la tensió entre les dues forces més nítidament catalanistes, allò que Enric Juliana n’hi diu “el combat de judo”, entre uns que intentaven no ser substituïts i uns altres que els volien substituir. Aquesta rivalitat partidista ha tingut conseqüències que van més enllà dels partits, i d’aquesta manera es va fagocitar la reforma de l’Estatut. El text final es va convertir en un problema.

Un problema?

Va sortir de Barcelona sabent-se que seria molt difícilment assumible pel Tribunal Constitucional i després es va trobar que l’hegemonia a Madrid no era la del partit governant, el PSOE, sinó que era la de l’aznarisme. La reforma es converteix en un element de desgast del socialisme de Zapatero, que s’afegia al desgast -que va ser bestial- contra qualsevol reforma important del govern: hi havia manifestacions contra el matrimoni homosexual, contra l’avortament, contra l’assignatura d’educació de la ciutadania… La manca de lleialtat del PP aquells anys va ser enorme, es va convertir en una força antisistèmica.

Va començar la guerra mediàtica.

Hi va haver plataformes mediàtiques histèriques que volien crear un clima de tensió bestial argumentant que s’havia trencat el consens del 78. Van ser ‘El Mundo’, ‘Libertad Digital’, ‘La Cope’… Des d’un punt de vista retòric i de discurs sabotegen el discurs del 78: es presenten com a abanderats d’aquell consens però alhora el van sabotejar. Van ser els anys ‘neocon’ espanyols. Fins i tot José María Lassalle va arribar a escriure que “fregaven el feixisme”, com assegura a l’assaig ‘Contra el populismo’ (Debate, 2017). En aquell moment d’enorme tensió va quedar incrustada la peripècia de l’Estatut, que era una bona idea que va continuar malament i va acabar pitjor. El PP també creia que usant altres mecanismes al marge de la majoria parlamentària podria aconseguir el que volia, que era la voluntat de forçar que el Tribunal Constitucional es pronunciés d’una determinada manera. La planta territorial no es va tancar amb un acord parlamentari sinó amb una revolució al Tribunal Constitucional.

Bona part dels problemes actuals es troben no només en l’ambigüitat de la Constitució tal com es va plantejar el 1978 sinó també la manera com el Tribunal Constitucional en un determinat moment, concretament el 2010, va actuar de forma partidista.

Els mals del sistema present no els atribueixo fonamentalment al procés de transició sinó a la degradació de l’Estat del 78. Hi ha, d’una banda, la corrupció –sobretot convergent, socialista i per part del PP–; també la partitocràcia de les institucions, que haurien d’estar al marge dels partits tant com fos possible. La sentència va ser discutible. El que no ho va ser, va ser el procés de degradació mentre es va debatre i quan es va pronunciar. Aquesta degradació òbvia es va convertir en argument polític per part del sobiranisme.

El 2010 a Catalunya manava Montilla, i va ser ell qui va advertir de la “desafecció” dels catalans.

Què passa quan permets que els elements centrals de funcionament d’un sistema es podreixin? Passa que el sistema se’n ressent, i si no el saps regenerar, tens un problema. Així i tot, aquest Estat que no s’ha sabut regenerar finalment s’ha reafirmat gràcies al procés. Això és un desastre, perquè en algun moment vam pensar que el sistema del 78 s’enfonsava, i ara en canvi hem de convenir que l’Estat està més fort que fa sis mesos. Les enquestes diuen que les forces que han impugnat la idea de ‘règim del 78’, tant aquí com a Madrid, estan en retrocés. En canvi, una peça de reforç de l’Estat com és Ciutadans està en fase ascendent. Podríem fixar una nova fórmula química: tot allò que el procés toca es converteix en merda.

El procés ha desencadenat una altra sèrie de processos, però al llibre també recordes com hi va haver un precedent de l’Estatut: el pla Ibarretxe va ser rebutjat -i humiliat- el dia 1 de febrer del 2005 al Congrés dels Diputats.

Hi ha una enorme diferència entre el pla Ibarretxe i l’Estatut, i és l’enorme consens amb què l’Estatut del 2006 va sortir del Parlament: fregava el 90% de suport. El pla Ibarretxe, en canvi, es va aprovar amb una majoria pelada. En la crítica necessària al que ha estat la degradació del ‘règim del 78’ és la impugnació del concepte de consens, com si això del consens fos negatiu. Sense consens no hi ha política. El consens només és una cosa negativa si no integra el dissens! El pla Ibarretxe no tenia una majoria àmplia. Els resultats del 27 de setembre del 2015 no donen una majoria àmplia al sobiranisme.

Però a l’inici del procés, aquesta majoria àmplia, com a mínim parlamentària, sí que existia.

Aquí sí.

L’Estatut va ser votat després en referèndum. Hi va haver una participació del 48,9% dels electors. El 73,2% d’ells hi va votar a favor.

Si haguéssim sabut abans d’anar a votar que allò va ser revisat de la manera com es va revisar potser hauríem votat diferent. Posem-nos en la hipòtesi que el que es va votar era anticonstitucional. Entesos: llavors què en fem, de tota aquesta gent que hi estava a favor? El PP es va desentendre d’aquest problema, perquè ells tancaven la planta no a través del Congrés sinó a través de la sentència del Tribunal Constitucional. Per què es va esmenar la plana d’algú que havia complert tots els procediments legals per aprovar un Estatut?

És el que va passar.

Es va crear un conflicte de legitimitat de règim quan aquesta gent que va complir tots els procediments no va rebre una resposta adequada. Tard o d’hora, els catalans han de votar en una votació excepcional.

Què vol dir, això?

No serien unes eleccions autonòmiques normals, i haurien de servir per desfer aquest nus que s’ha creat. Que el sistema del 78 no hagi entès que per la seva renovació cal desfer aquest nus fa que s’arribi a aquesta situació de profunda anomalia institucional, on innegablement estem. Hi ha un fet infamant, que és tenir membres del govern a la presó, i després hi ha l’anomalia de l’aplicació del 155. Donar una resposta que no sigui retornar l’autogovern, el lloc on l’Estat i Catalunya es troben, només perpetuarà el problema.

Per tant, aquesta votació no té res a veure amb la que es farà d’aquí menys de tres setmanes, el 21 de desembre. És una votació on s’hauria de respondre sí o no a una pregunta?

És una votació excepcional on una negativa dels votants catalans donaria lloc a una altra votació. O podria ser la celebració d’un referèndum, que veig altament improbable. Penso que si no hi ha aquesta votació extraordinària que resolgui el curtcircuit que es va crear amb l’Estatut, no es resoldrà res. Desconec com ni quan es formularà aquesta pregunta extraordinària. Sí que sé que el ‘demos’ català no té prou força per trencar el règim del 78, i que així i tot s’ha d’expressar en una votació perquè la seva veu li va ser negada a través de la sentència del Tribunal Constitucional. Fins llavors la tensió continuarà, i la tensió desestabilitza la societat.

Entre altres de les situacions que expliques al llibre hi ha la violència de l’1 d’octubre i els empresonaments. Fins a quin punt creus que aquestes ‘opcions’ no han contribuït a engrandir encara més la distància entre la visió unionista i la independentista? Hi ha un bloc que pega i reprimeix i l’altre que rep.

N’hi ha un que reprimeix per la força i l’altre que assumeix que per tirar endavant el seu projecte polític s’ha de saltar la llei i no té prou força per imposar el que es resol. Josep Fontana ho ha dit més d’una vegada: “Hi ha independència per guerra o per acord”. És evident que no volem una guerra i és evident també que el govern central no està disposat a organitzar un referèndum. Mentre aquí no hi hagi una majoria molt qualificada de votants que ho sol·licitin, a Madrid tiraran milles. Si l’única possibilitat que tens de tirar endavant un projecte polític és plantejant una legislació alternativa i implementant-la però no tens la força que cal per fer efectius els resultats, no només la majoria sinó la força -i l’Estat és força- has de repensar el tempo de l’ambició del teu projecte polític.

Davant l’enorme desafiament plantejat de manera pacífica i democràtica, l’Estat, per preservar la seva unitat, està disposat a degradar-se. Va ser això el que vam veure d’una manera repugnant l’1 d’octubre: ni volem ni hem d’estar disposats a acceptar formes de violència com les d’aquell dia, això forma part d’un món que no és el nostre. Tampoc podem tolerar els empresonaments dels líders de les entitats sobiranistes ni dels membres del govern. Actuant d’aquesta manera, l’Estat de dret es degrada. La paradoxa és que degradant-se es consolida. No sé si d’aquesta repressió n’hem sortit més reforçats o no. Sí que sé que pel camí és que podem anar perdent coses. L’exigència del retorn dels béns de Sixena de fa uns dies constata que l’aplicació de l’article 155 no és només una via de retorn de les institucions catalanes a la llei, sinó un mecanisme sinistre per ajustar comptes. El drama d’aquesta història és que el que hem constatat és que el 155 és possible. Contra ell, el projecte de la independència, com que no té prou força, queda bloquejat, i l’autogovern català s’afebleix. Crec que la independència és il·legal, i que si has comès il·legalitats hi ha unes conseqüències, però en una situació com la nostra calia una magnanimitat que l’estat espanyol no està oferint.

L’únic polític que defineixes al llibre és Artur Mas. Dius que és un “vanitós ferit”.

Artur Mas es troba en una situació legal i econòmica del tot injusta. Ara, això és el més important. Una altra cosa és el judici que calgui fer sobre la seva acció política des del 2005. Hi ha diversos moments de la seva actuació que em semblen negatius. Per exemple, la reacció a la denúncia del president Maragall sobre la corrupció de Convergència i Unió: no va negar l’acusació, però en canvi va respondre fent xantatge a Maragall, i això em sembla reprovable. Em sembla també institucionalment reprovable haver llimat el text de l’Estatut saltant-se el president de la Generalitat. Era ell qui va redactar el text final el 2007, i llavors va dir que allò era un estadi d’un procés polític més ampli: em sembla que no és el contracte que s’havia establert amb els seus votants.

També critiques el discurs del 10 de setembre del 2012, just abans de la manifestació.

Va ser un discurs profundament divisiu: identificava la institució només amb els que es manifestarien. Durant la crisi, Mas va implementar una sèrie de polítiques econòmiques que no em semblen criticables. Més endavant, en el judici del 9 de novembre, Mas podia declarar des del seu despatx, però va preferir qüestionar l’estat de dret en un moment en què s’estava negociant si ell seria president o no. Va anunciar que l’autogovern es podia situar fora de la llei incomplint el que dictés la sentència. En part volia guanyar-se el favor de la CUP.

Però no ho va aconseguir.

Exacte. Dos mesos després Carles Puigdemont es convertia en president de la Generalitat. Totes aquestes fites de Mas tenen a veure amb un afany legítim per la presidència, que tenia i encara té, però que no han estat bones pel conjunt de la ciutadania.

Com valores el paper d’Esquerra Republicana de Catalunya? Oriol Junqueras va agafar protagonisme però es va saber mantenir també en un segon pla.

És una virtut del personatge que crec que ha estat perjudicial, no pel que fa a les seves expectatives com a governant -s’ha quedat permanentment a la banqueta esperant el seu moment mentre els altres jugaven-, però sí perquè les idees d’Esquerra han acabat capil·laritzant tot el territori i esdevenint la força hegemònica. Deixant de banda el que és més urgent, que és l’alliberament dels presos i la recuperació de l’autogovern, el judici sobre el pas de Junqueras per la conselleria d’economia serà sever.

Abans em deies que qui tenia més responsabilitat és qui tenia més poder. La persona més poderosa a Espanya ara mateix és Mariano Rajoy, el president del govern.

Rajoy ha estat en aquesta història des del primer moment i és el principal responsable de la situació que vivim.

Hi ha veus que es queixen que Rajoy no ha actuat en molts casos, que ha estat massa dèbil.

Puc pensar que Rajoy ha actuat amb una certa moderació, però també ha actuat amb zero audàcia. Tenint en compte que ell era el màxim responsable del problema que s’ha creat hauria d’haver tingut un mínim d’audàcia i de compromís perquè no es produís una situació que posés en perill la situació institucional espanyola. Va permetre que anessin passant els anys sense tenir una posició activa de resolució d’un problema.

El 2014, després de publicar ‘El llarg procés’, devies rebre comentaris crítics d’una banda i de l’altra, perquè et vas col·locar en una posició que no es trobava alineada amb cap dels dos blocs majoritaris.

Les úniques hòsties que importen són les dels teus. Ho vaig passar malament fins a un cert punt, però no m’ho vaig prendre catastròficament: si no m’haguessin insultat per Twitter hauria estat lamentable. En la polarització del debat, és normal que a algunes persones els molesti determinat punt de vista. Aquests dies pensava en la Patrícia Gabancho arran de la seva mort. Abans de conèixer-la, tenia el prejudici que era algú a qui era impossible que li agradés ‘El llarg procés’. Vam coincidir signant llibres per Sant Jordi el 2015 i em va dir que hi havia coses que les veia com jo i d’altres que no. Em va demanar que féssim un debat a l’Ateneu i vaig acceptar. Va ser una experiència molt agradable i de societat adulta. Per aquesta mena de trobades va valdre la pena fer ‘El llarg procés’. També hi va haver atacs i estigmatitzacions, esclar, però així és la vida.

Els atacs no van ser prou furibunds perquè deixessis de fer aquest llibre.

A la gent que va llegir ‘El llarg procés’, el llibre va molestar tant. Ara bé, després que sortís alguna entrevista, com la que em va fer el Carles Geli per a ‘El País’, em van arribar a dir falangista i tot [El titular de l’article era: "La revista ‘Destino’ va fer més pel catalanisme que ‘Serra d’Or’”]. Com havia de generar polèmica una discussió sobre revistes dels anys 40?

S’ha de ser valent, per dir el que es pensa actualment, a Catalunya?

Valent? No em sento vivint en una situació de manca de llibertat, i com que he estudiat molts contextos de manca de llibertat puc dir que el que passa ara no requereix ser valent. El que era valent era publicar un llibre de poesia en català a la dècada dels 40. Incòmode sí que m’he sentit. Però és que ser adult és incòmode.

‘La confabulació dels irresponsables’ s’atura a finals de novembre, però d’aquí a tres setmanes hi haurà unes eleccions i uns resultats. Tot lector que llegeixi aquest assaig pensarà en què pot passar el dia 22 de desembre, després de les eleccions.

El que hauríem de demanar als que ens governaran és una cosa tan senzilla com que les coses es facin bé. Què vull dir amb això? Les coses no es podran fer bé fins que hi hagi gent a la presó ni mentre l’aplicació del 155 no s’aturi. Els objectius de curt i mitjà termini, que són els que pot desenvolupar el partit o partits que governin –en una legislatura que ja veurem com de curta o llarga serà– haurien de ser la recuperació de l’autogovern i fer el possible des de les institucions perquè la situació econòmica millori, que es corregeixi el que ha passat els darrers mesos. Em sembla que això és el més necessari. No tinc un altar a casa, però si el tingués hi hauria una foto de Raimon i una altra de Josep Fontana. En una entrevista recent va dir: “Cal tenir objectius realistes, plantejar coses que es puguin aconseguir”. El Procés ha de fugir del relat i tornar a la realitat.

Mendoza exposa els estereotips catalans i espanyols

L’altra novetat de la setmana en relació al processisme és ‘Qué está pasando en Cataluña’, d’Eduardo Mendoza. El premi Cervantes es proposa una mirada crítica –en comptes d’àcida, és més aviat agra– en relació als estereotips que els catalans tenen dels espanyols i viceversa. El novel·lista se sent legitimat per escriure aquest recull de reflexions més aviat precipitades perquè viu durant gran part de l’any a Londres. Afirma que durant el règim de Franco, “el uso del catalán no estaba prohibido, pero sí tutelado, lo que es casi peor”. Desmunta la idea del seny i la rauxa (“no quiere decir nada”, escriu) i recorda com era un català segons l’imaginari franquista:“Laborioso, algo lerdo de expresión, bastante tacaño. Sus modales son toscos”. Al final, Mendoza parla clar:“No hay razón práctica que justifique el deseo de independizarse de España”.

 

Bernardo BAYONA, “Raíces y actualidad del problema de la verdad en la política” a Revista de Libros (6-12-17)

http://www.revistadelibros.com/discusion/raices-y-actualidad-del-problema-de-la-verdad-en-la-politica?&utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=nl20171206

La novela 1984 se convirtió en un best seller casi setenta años después de su aparición, durante la última campaña presidencial en Estados Unidos, en la que una red social al servicio del candidato que finalmente resultaría vencedor logró que se tomaran como verdades innegables bulos sobre el lugar de nacimiento de Obama, sobre la salida del país de la empresa Ford, sobre el número de homicidios en Nueva York o sobre el cambio climático. La sociedad que describe George Orwell en esta obra vive regida por la figura vigilante del Gran Hermano desde una telepantalla omnisciente, tiene un Ministerio de la Verdad que decreta cuándo alguien incurre en el «crimen del pensamiento» y emplea la «neolengua» para ocultar y eliminar los significados no deseados de las palabras verdaderas. El éxito de la reedición de 1984 fue paralelo al de Donald Trump, quien nada más ser elegido presumió en rueda de prensa de ser el presidente que más votos electorales había conseguido desde Reagan y no se inmutó cuando se le recordó que tanto Bush como Obama lo habían superado, como es fácil de comprobar. Y, después de tomar posesión como presidente, negó que se hubiera reunido mucha menos gente para celebrarlo en la National Mall (la avenida que une el Congreso con la Casa Blanca) que en la de su predecesor, cuando las imágenes así lo mostraban de modo incontestable. Kellyanne Conway, asesora de la nueva Administración, llamó a esas mentiras «hechos alternativos». Esta estrategia comunicativa es un rasgo definitorio de la política actual, en la que cada vez resulta más difícil distinguir entre la información y las fake news o noticias falsas y falsificaciones, que son difundidas principalmente en las redes sociales con el fin deliberado de desinformar, desenfocar la atención, excitar las emociones y polarizar la sociedad.

El triunfo político de la posverdad ha motivado también la publicación conjunta en español de dos breves ensayos de la filósofa Hannah Arendt, con el título Verdad y mentira en la política. El primero, «Verdad y política» («Truth and Politics»), apareció primero en alemán en 1964 y la autora se propone como objetivo la cuestión de si es legítimo siempre decir la verdad. Como ella misma advierte, surgió por la campaña que sufrió a raíz de su libro Eichmann en Jerusalén, subtitulado Un informe sobre la banalidad del mal, en el que recogía y analizaba lo sucedido en el juicio a este criminal de guerra que ella cubrió como corresponsal de la revista The New Yorker. En concreto, fue inspirado por la enorme cantidad de mentiras utilizadas en la controversia suscitada por su libro, mentiras tanto sobre lo que ella había escrito como sobre los hechos de que había informado. Ella había querido comprender cómo había podido suceder realmente semejante monstruosidad y tuvo el talento de entender y el coraje de exponer lo que había comprendido. Pero las comunidades judías sólo esperaban de ella, por su propia condición de judía exiliada de la Alemania nazi en Estados Unidos, una total adhesión a la causa del sionismo y la acusaron de haberse inventado hechos y afirmaciones habidas en el juicio y fielmente recogidas en el Informe. En lugar de una sumisión incondicional a la identidad nacional judía, Hannah Arendt les ofrecía una respuesta racional y sincera, convencida de que la obligación moral del escritor es decir siempre la verdad y no ocultar la realidad bajo el manto de la identidad. Tres años más tarde hizo una versión diferente de este ensayo en inglés para ese mismo periódico, que se incluyó en 1968 en el libro Entre el pasado y el futuro. Ocho ejercicios sobre la reflexión política.

El segundo texto, «La mentira en política» se publicó por primera vez en 1971 en The New York Review of Books, con el título «Lying in Politics. Reflection on the Pentagon Papers» («Mentir en Política. Reflexión sobre los Pentagon Papers»), y se incluyó con ligeros cambios en el libro Crisis de la república. Los Pentagon Papers es el nombre con que se conocen los documentos secretos del Pentágono sobre la política norteamericana en Vietnam, que integran un estudio encargado en 1967 por el secretario de Defensa, Robert McNamara, titulado oficialmente United States. Vietnam Relations, 1945-1967. A Study Prepared by the Department of Defense. En 1971, The New York Times empezó a publicar estos documentos, que desvelan el proceso de toma de decisiones en la guerra de Vietnam, contra la que tantas y tan grandes protestas se organizaron, y el Gobierno de Nixon intentó vetarlo. Hannah Arendt escribió este ensayo en el intervalo que media entre el inicio de su divulgación y la sentencia por la que el Tribunal Supremo de Estados Unidos avaló, un año después, su constitucionalidad. El propósito es analizar concretamente los motivos del fracaso de la «teoría» construida en ese proceso político en particular. Y, al referirse a lo que estaba «en la cabeza» de quienes reunieron los Pentagon Papers, la autora precisa: «La famosa grieta de credibilidad, que nos ha acompañado durante seis largos años, se ha transformado de repente en un abismo. La ciénaga de declaraciones falsas de todo tipo, de engaños y de autoengaños, es capaz de tragar a cualquier lector deseoso de escudriñar este material que, desgraciadamente, deberá considerar como la infraestructura de casi una década de política exterior e interior de los Estados Unidos» (p. 86).

No hace falta recurrir a Maquiavelo para saber que la política es inseparable de la mentira. El derecho a mentir es defendido incluso por Kant en su opúsculo Sobre el derecho a mentir por razones filantrópicas y Hannah Arendt reconoce, desde el principio, que «la verdad y la política no se llevan demasiado bien» y que «la mentira siempre ha sido vista como una herramienta necesaria y justificable, no sólo del oficio del político o del demagogo, sino también del oficio del hombre de Estado» (p. 15). Y se pregunta: «¿Por qué esto es así? ¿Y qué significado tiene, por una parte, en cuanto a la naturaleza y la dignidad del ámbito político, y por otra en lo que se refiere a la naturaleza y la dignidad de la verdad y de la buena fe?»

Ambos ensayos parten de la distinción entre la verdad racional y la verdad factual, entre la verdad que, como la «doctrina matemática de las líneas y las figuras», no interfiere «en la ambición, el beneficio o la pasión del hombre» (Hobbes), y la verdad afirmada sobre hechos y acontecimientos que afectan a la conducta de los hombres y constituyen la textura misma de la política. Arendt termina el primer ensayo afirmando que «en términos conceptuales, es posible definir la verdad como aquello que no podemos cambiar; en términos metafóricos, es el suelo que pisamos y el cielo que se extiende sobre nuestras cabezas» (p. 80); de suerte que podemos descubrir la verdad, pero no podemos cambiarla, porque la verdad no puede ser de otra manera. Y, al comienzo del segundo ensayo, señala que la mentira, es decir, la falsedad deliberada, atañe a hechos contingentes, «a cuestiones que no poseen una verdad inherente a ellas mismas, que no necesitan ser como son», y que la mentira puede ser creída porque «las verdades factuales nunca son irresistiblemente ciertas» (p. 89).

Por tanto, la perspectiva de la verdad es exterior a la política, puesto que la política no se mueve en el ámbito de las verdades apodícticas, sino que se desarrolla en el espacio limitado de nuestros cuerpos y de los acontecimientos. Consiste precisamente en la capacidad de actuar, en la posibilidad y la decisión de cambiar los hechos. Somos libres de decir sí o no a las cosas tal como nos son dadas, podemos estar de acuerdo con ellas o cambiarlas, y en eso consiste la decisión y la acción, que es la materia prima de la política. Más aún, como reiterará dos años después en Diario filosófico (trad. de Raúl Gabás, Barcelona, Herder, 2006), «en la mentira está también la libertad», y «en el “cómo han sido realmente las cosas” se esconde un “no ha podido ser de otra manera”» (p. 599).

El conflicto de la verdad con la política viene de antiguo y es un conflicto complejo. Ya Platón termina la alegoría de la caverna diciendo que, si el filósofo intentara liberar a sus conciudadanos de la falsedad y la ilusión en que se encuentran, ellos «lo matarían [...] si estuviera a su alcance hacerlo». La tensión entre la verdad racional, permanente y segura, y las opiniones cambiantes y dudosas forma parte de la fragilidad humana y de la contingencia de los hechos. Es también la tensión entre la unidad de la razón humana y la multiplicidad de individuos, que indica el paso de la idea de hombre a los hombres en plural, el desplazamiento del poder único y absoluto a la libertad y al pluralismo. En contra de los sofistas, Sócrates rechazó dar ese paso y decidió apostar por la verdad y morir por ella.

Cuando nos enfrentamos a hechos y abordamos la verdad factual, nos encontramos, primero, con la contingencia, es decir, con que no hay ninguna razón absoluta para que los hechos sean lo que son, puesto que siempre podrían haber ocurrido de otra manera; y, segundo, con que los hechos precisan de testigos que los recuerden o avalen. La evidencia fáctica se establece mediante el testimonio de testigos presenciales, cuya fiabilidad es discutible; mediante registros y documentos que pueden haber sido manipulados o falsificados; y mediante la experiencia múltiple más o menos compartida. De ahí que las verdades factuales nunca sean irresistible o irrebatiblemente ciertas. En asuntos humanos, la verdad fáctica –la verdad histórica, la verdad sociológica, la verdad económica– es susceptible de interpretaciones y de opiniones diversas y cambiantes. Hablar de los hechos supone interpretarlos, no sólo porque no pueden ser percibidos al margen de las lentes personales y de las perspectivas interesadas con que los observamos, sino porque el lenguaje con que describimos los hechos nunca es totalmente aséptico. El debate sobre las decisiones de contenido social y normativo etiqueta los hechos, los clasifica, los tiñe de juicio valorativo. Y, así, podemos hablar de la «maternidad subrogada», o bien de «vientres de alquiler», para referirnos a la justicia o injusticia de regular el contrato de un embarazo; o podemos llamar «emprendedores autónomos» o «trabajadores precarios sin derechos» a quienes trabajan para las plataformas digitales de servicios como Uber; por no citar otras parejas de expresiones con mayor tradición, como «misión civilizadora» o «imperialismo», «seguridad nacional» o «terrorismo de Estado», «tortura» o «técnicas forzadas de interrogatorio».

Debido a ello, si para la democracia es importante distinguir los hechos y las opiniones, también lo es evitar sacralizar los hechos. Primero, porque siempre cabe un margen de error o de incertidumbre y porque los hechos pueden ser incompletos o provisionales. Pero, sobre todo, porque, si identificáramos el campo de la política con el de las verdades objetivas, el buen hacer político consistiría en el mejor saber científico y reduciríamos la acción política a la mera gestión técnica de los problemas y las situaciones por los expertos y los tecnócratas, sin oposición posible a su saber indiscutible. Y la hegemonía de la tecnocracia irrefutable, en la que el poder siempre tiene la razón, las cosas son como son y las veleidades ideológicas son tachadas despectivamente de populismo, es otra cara del totalitarismo. La política democrática no es ajena a la verdad factual, pero no se reduce a la aceptación de los hechos. Sin duda debe establecerse con rigor la verdad factual para que pueda debatirse acerca de lo deseable. Pero a la política le corresponde lo segundo, no lo primero. Se necesitan datos fiables para conocer y hacerse cargo de las dimensiones de cada problema, y para diseñar las alternativas disponibles con que afrontarlo; así que los datos han de ser objetivos y aceptados por todos como base que delimita el campo de las soluciones realmente viables, pero no ahorran el debate y la confrontación de intereses en la solución. Y no debemos obviar que a menudo los poderes económicos se esfuerzan en ocultar o desmentir los datos científicos contrarios a sus intereses, como ha sucedido durante décadas con los efectos perjudiciales del tabaco en la salud o con el negacionismo del cambio climático.

El marco de la actuación política es por definición conflictivo, plural, partidario de diferentes concepciones y propuestas de actuación social. Situarse en el terreno político es romper la soledad del filósofo, el aislamiento del investigador y del artista, la imparcialidad del historiador o del juez y la independencia que se le supone al periodista. Quien pone la verdad por encima de todo, caiga quien caiga (Fiat veritas, et pereat mundus), bien se instala fuera del campo político, bien acaba en el totalitarismo, porque la verdad no admite opiniones ni interpretaciones diversas: es, por definición, infalible, despótica, única. La pretensión de verdad conlleva un elemento de coacción, pues se sitúa por encima de la discusión, de la negociación o del acuerdo: excluye el debate que es el núcleo de la vida política y niega la riqueza de la representación política. A diferencia del pensamiento verdadero o científico, el pensamiento político es representativo de diversos puntos de vista interesados, y cuantos más puntos de vista se tengan en cuenta, mayor será la representatividad y mejores las decisiones que se tomen. La política no radica en descubrir e imponer verdades objetivas e indiscutibles, sino que consiste en construir normas e instituciones mediante el diálogo y la negociación entre sujetos humanos mediante procesos institucionalizados, y en lograr el apoyo social suficiente para decidir actuaciones a fin de modificar y cambiar lo que sea necesario cambiar de lo existente en pos de lo deseable.

Si el filósofo intenta que su verdad prevalezca sobre las opiniones de la mayoría, será derrotado y probablemente deducirá de su derrota que la verdad es impotente. Sin embargo, la prueba de que la verdad no es impotente es que la figura que quizá despierta más sospechas justificadas en el político profesional es el profesional de la verdad que es capaz de descubrir alguna feliz coincidencia entre la verdad y el interés. Por eso Hannah Arendt sostiene que es vital crear y fortalecer «sedes de la verdad» (pp. 74-76), ciertas instituciones públicas, como la Academia y la Justicia, en las que la verdad y la veracidad constituyen el criterio más elevado del discurso y del empeño, y que la política debe respetar. De las universidades han salido muchas verdades incómodas y de los tribunales de justicia muchos juicios imprevistos y molestos a los poderosos. Cuando el poder ocupa y manipula estos refugios de la verdad, aniquila la verdad y destruye la sociedad misma. El problema de la democracia en nuestros días es que esas instituciones han perdido el aura de autoridad de que gozaban cuando Arendt escribía y que al desprestigio de la universidad y de la justicia se añade la falta de credibilidad de la prensa.

Por otra parte, la mentira política tradicional, inseparable de la diplomacia y del arte de gobernar, solía estar relacionada con los secretos de Estado y con los intereses para la seguridad nacional. Lo novedoso de las mentiras políticas modernas es que se ocupan de hechos que todo el mundo conoce, para crear imágenes alternativas e imponer un «relato» sobre los mismos. La mentira organizada comporta siempre un elemento de violencia, porque tiende a destruir lo que se ha decidido negar: «la diferencia entre la mentira tradicional y la moderna equivale en la mayoría de los casos a la diferencia entre esconder y destruir» (p. 61). La manipulación masiva de los hechos para construir la opinión pública salta a la vista en las revisiones de la historia o en el trabajo de los publicistas y creadores de imagen para las campañas electorales. Lo «más inquietante» es que «si las «modernas mentiras políticas son tan grandes que exigen la reorganización de toda la estructura de los hechos –la construcción de otra realidad, por así decirlo, en la que dichas mentiras encajen sin dejar grietas, brechas ni fisuras, tal como los hechos encajaban en su contexto original–, ¿qué es lo que impide que esos nuevos relatos, imágenes y hechos que no han ocurrido se conviertan en sucedáneo apropiado de la realidad y de lo fáctico?» (p. 62). No estamos ante un simple embuste deliberado, sino ante un relato alternativo de lo real, ante la fuerza emocional e impositiva de un discurso retórico, repleto de palabras seductoras, persuasivas, que justifican situaciones de dominio, reparan lo que se siente roto o perdido, alimentan odios o simpatías, y, sobre todo, me dicen lo que yo necesito escuchar para sentirme mejor. No se trata de contar mentiras sin más, sino de recrear una realidad alternativa con su lógica expresiva para hacerla creer con total desprecio de los hechos, de las preguntas sensatas, de los argumentos racionales. La mentira sistemática se convierte en un relato autosuficiente. Se inventan no sólo hechos que nunca han sucedido, sino situaciones y marcos narrativos capaces de reforzar expectativas y creencias. Son afirmaciones que no se corresponden con la realidad, pero refuerzan las creencias de quienes las escuchan. Lo decisivo es que estos crean que son ciertas, porque desean creer que lo son, de modo que el relato imaginario acabe «produciendo» realmente esos hechos por la acción de los creyentes. Lo cual acaba siendo políticamente rentable para el embaucador.

Hannah Arendt afirma que «en los Documentos del Pentágono nos encontramos con hombres que hicieron todo lo posible para conquistar la mente de las personas, esto es, para manipularlas» (p. 126). Lo conociera o no Arendt, el precedente más claro de su reflexión sobre la mentira en la política moderna es un librito escrito en 1943 por Alexandre Koyré, Reflexiones sobre la mentira (traducido también con el título La función política de la mentira moderna). Este filósofo ruso e historiador de la ciencia, también exiliado en Estados Unidos, insistía en que el «progreso técnico» en la comunicación de masas era la «innovación poderosa» de los regímenes totalitarios, y denunciaba que la usurpación de las nuevas tecnologías por sectarios sin escrúpulos, «puesta al servicio de la mentira», implicaba la destrucción del espacio público.

Hoy, la mitad de la política es «creación de imágenes y la otra mitad el arte de hacer creer a la gente dichas imágenes» (p. 93). En ese terreno movedizo se agita a discreción el embustero, hábil en modelar los hechos a fin de que concuerden con su deseo e interés y de que conecten mejor con las expectativas de su audiencia, simplificando, exagerando e inventando lo que convenga para ello. El embustero debe aparentar que está convencido de la verdad de su mentira para tener más credibilidad, y acaba engañándose, pues sólo el autoengaño permite dar una apariencia de fiabilidad. Después, el proceso es imparable y tanto el embaucador como los propios engañados se esfuerzan por mantener intacto el relato construido. Cuanto más éxito tiene el embustero, más probable es que caiga en su propia trampa, por lo que «el embustero autoengañado pierde todo contacto no sólo con la audiencia, sino con el mundo real» (p. 128). Para este problema no hay otro remedio que el choque con la realidad, la tenaz presencia de los hechos. Eso explica el fracaso de los Estados Unidos en Vietnam. La filósofa analiza cómo los papeles del Pentágono muestran que el objetivo de aquella guerra insensata, que tanto costó en vidas humanas y recursos materiales, no era ninguna ventaja territorial ni económica, sino que la única finalidad era crear un estado mental: «Los objetivos perseguidos por el Gobierno de Estados Unidos eran casi exclusivamente psicológicos» (p. 129).

Por esa razón los estrategas yanquis desatendían la información que les facilitaban los propios servicios de inteligencia, despreciaban los hechos y rechazaban cualquier limitación a su relato. Aquellos «profesionales de la resolución de problemas» tenían una «teoría» y negaban o ignoraban todos los datos que no encajaban en ella. Fabricaban una verdad que «era irrelevante para el problema que había que resolver» (p. 130). La «arrogancia del poder», la incapacidad para aprender de la experiencia y el rechazo de la realidad los llevó al fracaso. Cuando Hannah Arendt se pregunta cómo pudieron ejecutar de manera persistente esa política hasta su amargo y absurdo final, responde: «La eliminación de los hechos y la técnica de resolución de problemas fueron bienvenidas porque el desprecio a la realidad era inherente a dicha política y a los objetivos mismos» (p. 137). Aquellos estrategas no sentían ninguna necesidad de saber cómo era realmente Indochina, porque para ellos era sólo una ficha de dominó en manos de otros, de los verdaderos jugadores. Los bombardeos de Vietnam del Norte y la presencia de las tropas estadounidenses en aquella lejana península eran la «prueba» de que estaban dispuestos a «contener a China» y la demostración de que podían decirse a sí mismos: «Somos la mayor superpotencia». El objetivo último «no era el poder ni tampoco el beneficio. Ni siquiera [...] satisfacer intereses particulares y tangibles. El objetivo era la imagen de prestigio, presentarse como la mayor potencia del mundo», mejor aún, «comportarse como la mayor potencia mundial» (p. 104) en una empresa más imaginaria y quijotesca que ajustada a los riesgos y los costes reales. Porque, en la guerra de Vietnam, a la falsedad y confusión hay que añadir una sorprendente e ingenua ignorancia del verdadero contexto económico e histórico. La desastrosa derrota fue consecuencia «del desdén voluntario y deliberado, durante más de veinticinco años, por todos los hechos históricos, políticos y geográficos» (p. 123).

Los aspectos del proceder de aquellos políticos que Hannah Arendt selecciona en su análisis de los Documentos del Pentágono son el autoengaño, la creación de imágenes, la ideologización y la eliminación de los hechos. Pero afirma que no son los únicos que merecerían ser estudiados. La escritora, que estaba convencida de que la búsqueda y el establecimiento de la verdad corresponde más bien a la prensa, cree que «lo ocurrido difícilmente hubiera podido ocurrir en otro lugar» y extrae la lección de que la elaboración del informe y, por encima de todo, el hecho de que «el público haya tenido acceso a material que el Gobierno trató inútilmente de mantener oculto, constituye la mayor prueba de la integridad y del poder de la prensa» (p. 140). Ella misma se atribuyó en cierto modo la misión de periodista en el proceso Eichmann y no es casualidad que publicara estos dos textos como artículos en The New Yorker y en The New York Review of Books.

En suma, la filósofa que nos explicó mejor que nadie Los orígenes del totalitarismo y la lógica de la violencia (Sobre la violencia) y de las revoluciones (Sobre la revolución), también orientó temprana y lúcidamente nuestra atención sobre los conceptos de «verdad» y «mentira» en nuestra moderna realidad política tecnomediática. En buena medida por haber sido víctima de la propaganda nazi y, sobre todo, por haber experimentado ella misma, del modo más doloroso, la manipulación y hasta el rechazo de sus propios congéneres cuando escribió sobre el proceso a Adolf Eichmann.

Ha pasado medio siglo y Donald Trump ha sido elegido presidente de Estados Unidos con el voto popular de quienes buscan consuelo en un personaje que ha osado gritar lo que ellos balbuceaban en la barra del bar, que tuitea lo que ellos hace tiempo querían leer y que lanza baladronadas sin soporte factual, pero gratificantes de sus pulsiones más instintivas. Lo han votado sin importarles la verdad o mentira de sus acusaciones y de sus promesas, porque están hartos de los economistas que yerran incorregiblemente en sus previsiones y predican recetas que siempre favorecen a los privilegiados a costa de los trabajadores; porque ya no se creen las noticias transmitidas por los moderados medios de comunicación tradicionales; y porque desconfían de las instituciones tan políticamente correctas como ineficaces para las angustias cotidianas de sus vidas. Lo han votado porque, en la política de la posverdad, triunfa quien consigue que los activistas continúen repitiendo sus puntos de discusión, por más que los medios de comunicación o expertos independientes descubran que son falsos. Así hemos llegado a que el presidente de la primera potencia mundial, además de ser un embustero compulsivo, que divulga por Twitter atentados inexistentes en Suecia o acusa sin fundamento a Obama de haber ordenado intervenir su teléfono, niega rotundamente la veracidad de las noticias que le perjudican, hasta el punto de calificar como «noticias falsas» y «trato injusto» las informaciones irrefutables de que su hijo se reunió con una abogada rusa.

El presidente Trump ha llegado a decir que los medios de comunicación están «distorsionando la democracia» en Estados Unidos y que son «el enemigo del pueblo». Por ello, The New York Times, el mismo periódico que reveló los Documentos del Pentágono, se vio en la necesidad de lanzar, en febrero de 2017, una campaña frente a lo que considera un ataque sistemático del presidente a la libertad de expresión y al necesario respeto a la verdad como base de toda decisión política en democracia con este anuncio publicitario: «La verdad es difícil. Difícil de encontrar. Difícil de conocer. La verdad es más importante ahora que nunca».