Presentació

L’argument central de l’època que estem vivint tracta de  com les diverses societats del món s’adapten al repartiment de poder i de riquesa inherent a la globalització (Esteban Hernández). Certament aquesta és la qüestió que ha de resoldre Europa, si no vol acabar sent un espai econòmic i polític en decadència i sense cap incidència rellevant en la governança mundial. I a escala, és el problema d’Espanya i de Catalunya: com sobreviure a la plena immersió en la globalització i preservar les identitats culturals específiques?

Les institucions europees segueixen emetent senyals que conviden a un optimisme caut, amb l’impuls d’un Fons Monetari Europeu per protegir i completar l’euro (Claudi Pérez, Xavier Vidal-Folch) i amb el petit pas donat a Goteborg cap a l’Europa Social Triple A (Juan Francisco Jimeno).

Però, tal com venim insistint en la sèrie d’aquests reculls, aquest nou impuls europeista necessita de lideratges sòlids i d’estabilitat política en els estats membres de la Unió. Per això és tant important que Alemanya trobi aviat aquesta estabilitat sense la que el progrés europeu es veuria hipotecat. La ruptura de les negociacions amb uns liberals molt reticents a avançar en la integració europea (Miguel Carrión), obre la porta de nou a la Gran Coalició, amb un SPD més disposat a reconsiderar la seva negativa inicial (Elie Cohen/Gérard Grunberg [text 1], Jeffrey D.Sachs).

El cas alemany vindria a confirmar la tendència a reconstruir espais polítics centrals -moderats, reformistes i europeistes- (Manuel Arias Maldonado) [text 2] que -amb fórmules diferents segons els països- es converteixin en el centre de gravetat polític (Angelo Panebianco), garant de l’estabilitat enfront dels populismes de dreta i dels radicalismes d’esquerra.

La crisi política espanyola, en la seva vessant territorial, està provocant un ressorgiment d’un nacionalisme espanyol desacomplexat, políticament representat pel PP i Ciudadanos (Josep Ramoneda) -col-laboradors/competidors-,  que augura una llarga temporda de domini del centre-dreta (Lluís Orriols, Antoni Puigverd) i projecta dubtes més que raonables sobre l’èxit de la reforma constitucional proposada pel PSOE (Fernando Garea, Alfredo Pérez Rubalcaba). Sobre les dificultats dels reformistes constitucionals i de l’esquerra en general en aquest context polític, veure el post d’Alberto Penadés a Piedras de Papel [text 3].

A la vegada, resulta paradoxal com l’excepció basca sobreviu sense entrebancs, com s’ha demostrat amb la ràpida i poc conflictiva aprovació de la nova quota del concert basc  (Luis Arroyo) que, tot i això, posa en evidència les falles estructurals de l’edifici autonòmic (José María Ruiz Soroa) [text 4].

L’altra cara de la crisi espanyola és la fallida del contracte social provocat per la Gran Recessió, de la que -en contra del tòpic a l’ús- les classes mitjanes no n’han estat les principals perjudicades, sinó els segments més pobres de la societat, com demostra Sergio Torres en un paper publicat per Agenda Pública [text 5]. La qüestió de futur és com reconstruir el contracte intergeneracional que asseguri la continuïtat i l’equilibri de l’Estat del Benestar, sobre la que Ariane Aumaitre aporta una reflexió basada en la lectura del llibre de Simon Birnbaum, “The Generational Welfare Contract”.

A 21 dies de les eleccions al Parlament de Catalunya, noves enquestes (Metroscopia/El País, NC Report/La Razón) registren moviments que apunten a un reequilibri en l’espai independentista,  que en el seu conjunt no tindria assegurada la majoria absoluta i on ERC cediria posicions a favor de JxCat. D’altra banda, es confirmaria la tendència a l’alça de Ciutadans i PSC i un descens de Catalunya en Comú i el PP.

Més enllà de les simples dades demoscòpiques, són d’interès els anàlisis de Marcos Sanz i de Laura Aragó i Jaume Pi sobre les incerteses del resultat, de Kiko Llaneras sobre l’evolució de les enquestes [text 6] i sobre els possibles canvis de vot dels electors, de Rafael Julve sobre els municipis clau en el resultat final, de Carles Castro sobre el rendiment electoral de les coalicions … També són suggerents el conjunt de les intervencions (Kiko Llaneras, Àngels Pont, Eulàlia Solé, Albert Aixalà, Berta Barbet, Astrid Barrio, Mireia  Castelló, Martin Szulman, Roger Palà, Marc Sanjaume, Oriol Bartomeus i Jordi Pons) de la Marató21D organitzada per Ideograma el passat 25 de novembre.

A benefici d’inventari, són destacables les reconstruccions dels moments recents més intensos del procés independentista que han publicat Xavier Vidal-Folch i Miquel Noguer, d’una banda, i Enric Juliana (I i II), de l’altra. Per una interpretació de la gènesi, nus i desenllaç del procés resulta imprescindible el “pamflet” de Jordi Amat, “La confabulació dels irresponsables”, publicat per Anagrama en els seus nous quaderns.

Sobre una possible reformulació dels objectius i l’estratègia del projecte independentista, veure els articles de Kepa Aulestia, Joan Tapia o Andreu Mas-Colell. Sobre la reconfiguració del sistema polític en clau binaria o més pluralista, veure les reflexions de Josep Maria Vallès [text 7], Valentí Puig o Jordi Mercader. Sobre una hipotètica recuperació de l’estabilitat econòmica després de les eleccions, veure la nota d’opinió del Cercle d’Economia i els articles d’Antón Costas, Miquel Molina o Oriol Bartomeus. I sobre la normalització institucional, veure l’opinió  escèptica de Javier Pérez Royo [text 8].

Per últim, us proposem l’elogi de la moderació de Giancarlo Bosetti (director de la revista Reset) i que Nou Cicle ha publicat en català [text 9], i on podem llegir:“És útil la dita atribuïda a un jueu polonès: `Si algú diu que té la raó al 55% és una bona cosa, no hi ha cap raó per barallar-se; si diu que la té al 60%, magnífic, que doni gràcies a Déu. Si diu que la té al 75%, els savis comencen a sospitar; però si algú diu que la té al 100%, que se’n vagi a pastar! És un fanàtic i un canalla de la  pitjor espècie.’ Per descomptat, no n’hi ha prou amb invocar-la, la  moderació, per a què s’imposi. Però es pot començar per suggerir el dubte en els de les “certeses indestructibles”, i els seus seguidors, contra els fantasmes malignes que habiten en les seves ments. Amb suavitat.

Elie COHEN et Gérard GRUNBERG, “Grande Coalition en Allemagne: une solution logique” a Telos (27-11-17)

https://www.telos-eu.com/fr/grande-coalition-en-allemagne-une-solution-logique.html

Le 24 septembre au soir, au moment où tombaient les résultats des élections allemandes, trois propositions faisaient à peu près consensus.

La percée de l’AFD était un échec personnel de Mme Merkel, signe d’une mauvaise gestion des flux migratoires et d’une incapacité à faire accepter son choix par son propre électorat. Une autre lecture était pourtant possible : l’Allemagne, plus tardivement que ses voisins à l’est et à l’ouest, connaissait une poussée populiste de droite nourrie de craintes et d’une volonté de repli.

La coalition « Jamaïque » allait s’imposer car la percée du FDP indiquait une sensibilité de droite conservatrice plus marquée dont Mme Merkel devait tenir compte cependant que l’alliance avec les Verts venait de loin et avait été minitueusement préparée avec notamment le retrait du nucléaire. Là aussi une autre lecture était possible qui partait de la dérive idéologique du FDP, de la volonté de ce parti de renouer avec la radicalité de droite de ses débuts pour questionner son ralliement à la démarche centriste de Mme Merkel.

La « Grande Coalition » avec 53% des voix était la vraie perdante des éléctions. Son rejet confortait la volonté du SPD de se refaire une santé dans l’opposition. L’évidence d’un tel choix supposait que l’échec pouvait être réellement attribué à la participation à la grande coalition.

La coalition Jamaïque a fait long feu et le projet de grande coalition renaît de ses cendres.

Au moment donc où l’éventualité d’une reconduction de la grande coalition en Allemagne est à nouveau envisagée, nous voudrions avancer les cinq raisons qui selon nous devraient pousser la social-démocratie allemande à accepter cette reconduction.

Cinq raisons d’accepter

1. Le premier refus opposé par le SPD au lendemain des élections allemandes à la reconduction de la grande coalition se fondait sur l’idée selon laquelle son recul électoral (voir tableau 1) était dû à sa participation à la coalition gouvernementale dirigée par la CDU d’Angela Merkel et que, de retour dans l’opposition, il pourrait se refaire une santé. Cette analyse nous semble fausse. D’abord, il faut noter que le recul de ce parti ne s’est nullement traduit par une poussée de l’opposition de gauche, qu’il s’agisse de Die Linke (+ 0,6) ou des Verts (+ 0,5) mais par celle du FDP et de l’AfD (respectivement +6 et +8). Il s’agit donc d’une poussée vers les partis plus ou moins eurosceptiques de droite. La coalition sortante, qui a reculé au total de 13 points, demeure majoritaire avec 53,5%. Ensuite, dans la mesure où l’affaiblissement électoral du SPD est une tendance lourde en Allemagne comme elle l’est pour la social-démocratie dans la plupart des pays d’Europe et que la gauche y est divisée et incapable dans ces condition de formuler une proposition crédible de coalition gouvernementale, il est peu probable que le SPD dans l’opposition se renforce suffisamment dans les années qui viennent pour avoir l’espoir de revenir seul au pouvoir. Dans ces conditions, un long séjour dans l’opposition risque de lui faire perdre progressivement son statut de parti de gouvernement et de l’user davantage qu’au pouvoir. Quant à l’éventualité de nouvelles élections, on ne voit pas pourquoi elles profiteraient demain aux sociaux-démocrates, la droite populiste et eurosceptique ayant le vent en poupe.

2. Tout autre coalition qui succèderait à la grande coalition risque fort de s’écarter du programme social-démocrate sur les deux points majeurs de son programme, la construction européenne et la lutte contre les inégalités, rendant difficile ensuite de revenir en arrière, la CDU-CSU étant alors poussée à infléchir sa politique dans le sens contraire. Cette réorientation pénaliserait d’abord l’électorat de gauche et du centre-gauche. En contribuant à favoriser cet infléchissement, le SPD ferait donc, d’une certaine manière, la politique du pire. Faut-il rappeler que c’est la grande coalition qui a introduit le SMIC et que c’est elle qui pourrait demain revoir dans un sens plus favorable la politique des retraites ? Faut-il rappeler également que le FDP milite pour des baisses d’impôt alors que le SPD veut relancer l’investissement ?

3. Le recul électoral du SPD, et plus généralement de la social-démocratie européenne (tableaux 1 et 2), traduit une panne de courant. En Allemagne, le programme du SPD a été réalisé pour l’essentiel et a été largement repris par la CDU, et l’on voit mal comment, une fois de retour dans l’opposition, il pourrait innover radicalement, tant serait grande la difficulté à articuler un nouveau programme redistributif dans le contexte actuel de la mondialisation. À moins que ce parti change radicalement d’orientation pour se rapprocher de la gauche radicale avec le double inconvénient que l’ensemble de la gauche, en Allemagne comme dans l’ensemble de l’Europe, devient structurellement minoritaire et qu’un tel rapprochement ferait fuir, de surcroît, vers la droite une partie de l’électorat de centre-gauche. Que réclame en effet la nouvelle gauche radicale ? Pour l’essentiel trois réorientations majeures : 1/une remise en cause du libre-échange (opposition au CETA) perçu comme facteur de désindustrialisation, de délocalisations et de perte de maîtrise face aux multinationales du fait du rôle reconnu aux tribunaux d’arbitrage dans les querelles commerciales, 2/une stratégie hardie de lutte contre les inégalités avec la mise en place d’un revenu universel et une nouvelle avancée de l’État protecteur, 3/un rôle nouveau pour l’État dans la planification de la transition énergétique au besoin en renonçant aux contraintes de l’austérité et de la restauration des grands équilibres.

4. En réalité, le compromis-social libéral est aujourd’hui, en Allemagne comme en France, le meilleur compromis possible pour la social-démocratie, celui qui protège le mieux la gauche réformiste contre les poussées populistes. C’est le seul compromis qui offre une chance à l’alliance des centres-gauche et des centres-droit de gouverner et de défendre à la fois la construction européenne et l’État social, et, plus largement, une société ouverte. Sans l’apport du SPD, rien ne garantit que la CDU à elle seule puisse poursuivre dans cette voie. Le SPD, qu’il le veuille ou non, ne pourra participer au pouvoir, dans les années qui viennent, sans accepter et faire vivre ce compromis. La question est alors de savoir s’il privilégiera ou non sa vocation gouvernementale. Comme le disait Willy Brandt, le pays passe avant le parti.

Il convient ici de replacer la situation du SPD dans celle de l’ensemble de la Social-démocratie européenne du point de vue de sa participation gouvernementale.

Parmi les 28 pays de l’UE (plus la Norvège et la Suisse), la social-démocratie participe au gouvernement dans dix pays et sur ces dix elle détient le poste de chef du gouvernement dans cinq, le Portugal, la Slovaquie, Malte, la Suède et l’Italie, s’agissant dans ce dernier pays du parti démocrate qui bien que membre du parti des socialistes européens n’est pas à proprement parler un parti social-démocrate mais un parti de centre-gauche. Dans les cinq pays où elle participe au gouvernement sans le diriger, les gouvernements sont tous dirigés par des partis de droite et du centre. Il s’agit de l’Estonie, du Luxembourg, des Pays-Bas, de la Slovénie, et de la Suisse où la présidence du Conseil fédéral est exercée à tour de rôle par les partis qui participent au gouvernement. Dans les pays où la SD (dont le PD en Italie) occupe le poste de chef du gouvernement, elle gouverne seule en Suède, au Portugal et à Malte, mais en Suède elle a besoin, malgré la participation des écologistes, du soutien épisodique de la droite face aux populistes et au Portugal de celui des communistes et du Bloc de gauche. En Slovaquie, il s’agit d’une coalition avec le centre et la gauche. En Italie, enfin, il s’agit d’une coalition avec une partie des chrétiens démocrates.

Il ressort de ces données que, compte tenu de sa situation électorale minoritaire et de sa tendance lourde à l’affaiblissement dans l’ensemble des pays, ainsi que des divisions de la gauche avec l’apparition des gauches radicales, en France, en Allemagne, en Espagne et en Grèce en particulier, qui empêchent les coalitions de gauche à la seule exception du Portugal, la SD n’a en réalité le choix qu’entre l’opposition et les alliances à droite et au centre. Il est peu probable que cette situation change dans un avenir prévisible, exception faite peut-être du Royaume-Uni du fait de son mode de scrutin majoritaire à un tour et du système de partis que ce mode de scrutin protège. L’Allemagne de tous ces points de vue n’est pas un cas isolé mais, du fait de l’importance du pays et de la force qu’y représente encore le SPD, le choix qu’elle fera pèsera lourd dans l’ensemble de l’Europe.

5. La relance européenne. Longtemps interdite par la crise sans fin connue depuis 2007, aggravée par les chocs à répétition en Grèce, au Portugal, en Irlande, en Espagne, en Italie, et rendue difficile par la méfiance grandissante des Allemands à l’égard de Français incapables de tenir leurs engagements, cette relance devient à nouveau possible avec l’arrivée d’Emmanuel Macron au pouvoir et le programme qu’il met en oeuvre. Or la simple lecture des déclarations des dirigeants du FDP et du SPD montre l’écart qui s’est creusé entre les libéraux du FDP et la CDU. Là où les partis de la Grande Coalition ont développé l’instrument de solidarité qu’est l’ESM, le FDP veut en geler l’usage. Là où SPD et CDU sont prêts à considérer les propositions d’Emmanuel Macron en matière de budget, de ministre des Finances et de fonds d’investissement, le FDP est pour donner une fin de non recevoir à toutes ces propositions. Au delà des sujets économiques, les avancées prévues en matière de défense, de gestion des flux de migrants, de protection des frontières exterieures de l’Union opposent d’un côté le FDP et de l’autre la CDU et le SPD. La vérité est que le FDP s’est reconstruit sur un euroscepticisme plus respectable que celui de l’AFD mais l’objectif stratégique de Lindner est de ramener à son parti cet électorat.

Conclusion

Pour le SPD le choix européen est fondateur. Dans une grande coalition le SPD serait moteur. Il a, par moments, exprimé des positions plus avancées que la CDU, notamment sur la solidarité. Au regard des risques qu’affronte l’Europe (Trumpism, Brexit, agressivité de Poutine, déstabilisation du Moyen Orient…) et des périls internes à l’Europe (poussées du populisme, démocraties illibérales à l’Est, montée de l’euroscepticisme, risques politiques et financiers en Italie…) le SPD ne peut que s’inscrire dans la perspective de la grande coalition.

Après avoir laissé Mme Merkel tenter la coalition Jamaïque et laisser le FDP révéler sa vraie nature, le SPD doit sauter le pas, d’autant qu’un gouvernement minoritaire (discrètement soutenu par le SPD) ou de nouvelles élections ne changeraient rien à l’affaire. En exprimant son hostilité à cette dernière éventualité, la Chancelière ne lui tend-elle pas la main ?

1 2

 

Manuel ARIAS MALDONADO, “Otoño en Berlín hacia 2017” a Revista de Libros (29-11-17)

http://www.revistadelibros.com/blogs/torre-de-marfil/otono-en-berlin-hacia-2017

Babylon Berlin, la serie televisiva alemana que puede verse estos días en nuestro país, es tan solo el último ejemplo de la fascinación que ejerce sobre el público occidental la corta vida de la República de Weimar: una y otra vez asistimos subyugados al fatídico espectáculo de una descomposición sociopolítica que termina con el ascenso de Hitler al poder. De hecho, el medio televisivo había conocido ya un hito creativo abordando el mismo tema, a saber: la adaptación que Rainer Werner Fassbinder hiciera de Berlin Alexanderplatz, de Alfred Döblin, allá por 1980. A eso hay que sumar el éxito popular de novelas como Una princesa en Berlín, de Arthur R. G. Solmssen, o el más reciente de los diarios de Viktor Klemperer. Hay en Weimar sobreabundantes elementos dramáticos: la hiperinflación, las luchas callejeras entre nazis y comunistas, la llegada a Berlín de los rusos blancos que habían perdido la guerra civil, la actividad incesante de las vanguardias artísticas, el esplendor creativo del cine nacional. Que todo ello culminase en el pavoroso régimen nazi, claro, contribuye a nuestra fascinación: nos convertimos en detectives que buscan en la historia los signos que anunciaban la calamidad que estaba por venir. Buena prueba de ello son las conocidas tesis de Siegfried Kracauer y Lotte H. Eisner sobre el cine expresionista de la época, adonde podríamos acudir en busca de claves sociológicas y culturales capaces de explicar la llegada del demonio nazi. Huelga decir que se trataba, y se trata todavía, de comprender para escarmentar: para evitar que algo así pueda repetirse.

Si en algún sitio se han adoptado precauciones al respecto es, claro, en la propia Alemania. Ningún otro país ha hecho un ejercicio de memoria y reeducación democrática semejante; condigno, se dirá, a la culpa colectiva que arrastra desde que la derrota en la Segunda Guerra Mundial revelase al mundo la magnitud de los crímenes cometidos en nombre del supremacismo racial. Y es sin duda el caso, pero no está de más recordar que otros países ‒la Unión Soviética y China, para empezar‒ arrastran culpas parangonables y no han empezado siquiera a realizar gestos expiatorios. En fin, entre esas cautelas se encuentra el diseño de una democracia que pone particular empeño en defenderse de sus enemigos, así como en prevenir todo riesgo de desestabilización sistémica. De ahí la imposibilidad de que un partido obtenga representación parlamentaria en la República Federal de Alemania si no alcanza al menos el 5% de los votos a nivel nacional, la contundencia con que los jueces prohíben partidos que coqueteen con fines inconstitucionales, el complejo reparto federal del poder, la independencia de un Tribunal Constitucional que ni siquiera tiene su sede en la capital o, según comprobamos estos días, los obstáculos procedimentales que dificultan la convocatoria de elecciones anticipadas. En los últimos años, de hecho, Alemania ha sido un ejemplo de estabilidad política en la más difícil de las circunstancias, es decir, durante una crisis económica que empezó siendo crisis del euro y tuvo en el episodio griego un peligroso nadir que el gobierno de Angela Merkel hubo de gestionar haciendo equilibrismos en el filo de la navaja. Sin embargo, los resultados de las elecciones del pasado septiembre anunciaban turbulencias políticas inéditas, confirmadas con la ruptura de las negociaciones de coalición entre la CDU/CSU, los liberales del FDP y los Verdes, que aspiraban ‒aunque quizá no todos ellos con el mismo ahínco‒ a formar un gobierno Jamaika: negro, verde y amarillo, a partir de los colores que identifican, allí, a cada uno de estos tres partidos.

Naturalmente, la prensa ha optado por los sustantivos más dramáticos y habla del «colapso» de las negociaciones, haciendo sonar una nota de alarma sobre la posible inestabilidad de la locomotora económica y política del continente en un momento «como tantos otros» presuntamente decisivo. Pero, como ya se dijo en la noche electoral, más bien parece que Alemania está normalizándose y que su ejemplar democracia empieza a padecer males que otros ya veníamos sufriendo. Sería incluso más exacto decir que esos problemas ya existían, pues no deja de ser anómalo que los dos grandes partidos se hayan visto obligados a gobernar juntos, como ha sucedido con las Grosse Koalitionen que la CDU y el SPD han formado en las dos legislaturas precedentes. Y no puede descartarse que a ellas les siga una tercera, o al menos algún tipo de acuerdo de gobierno para que la CDU lidere el país desde una posición de minoría con apoyo de los socialdemócratas. Que estos últimos se muestren reacios a hacerlo es comprensible, pues no han hecho más que perder votos a cambio de contribuir a la estabilidad y prosperidad del país; el problema, como sucede en tantas otras democracias, es que no hay demasiadas alternativas.

Heribert Prantl, jefe de la sección de opinión del Süddeutsche Zeitung, se opone con fervor a una nueva Groko por el perjuicio que causaría al SPD colaborar con una Merkel «cuyo molino ya no muele», según una metáfora campesina muy del agrado bávaro. Pero admite también que un gobierno de Merkel en minoría sería perjudicial para Europa y para el propio SPD, obligado cada semana a escenificar su apoyo o rechazo al gobierno. Matthias Naß, en Die Zeit, sugiere que un SPD en la oposición tendría dificultades para hacerse oír al lado de Christian Lindner, Sahra Wagenknecht (la pugnaz líder de los excomunistas) y Alexander Gauland (colíder de Alternativa por Alemania). Y también él recuerda que no hay, de hecho, mejores posibilidades. Tampoco es que la coalición Jamaika ofreciese una promesa demasiado rutilante: el FDP de Christian Lindner se parece muy poco al FDP de Hans-Dietrich Genscher e incluso a sus equivalentes europeos, como los Lib-Dems británicos; lo recordaba hace un par de días Xavier Vidal-Folch, enfatizando el daño que habría hecho un liderazgo liberal tan poco europeísta como el del joven Lindner. Ahora bien, es éste quien ha conseguido sacar a su partido del arroyo al que había sido arrojado por los electores tras su experiencia de coalición en el primer gobierno de Merkel, y difícilmente aceptará participar en una coalición si eso supone poner en riesgo el recobrado vigor del partido. De hecho, algunos análisis señalan que Lindner está compitiendo con una Merkel crepuscular por el voto de la clase media y que, bajo esa premisa, una coalición con conservadores y verdes sería perjudicial para sus intereses a medio plazo. Su maniobra, en la responsable Alemania, no deja, sin embargo, de entrañar un cierto riesgo. Y seguramente pesa en el ánimo de los liberales el ejemplo de su homólogo británico, esos Liberal-Demócratas que ‒liderados por Nick Clegg‒ gobernaron en coalición con el primer ejecutivo de David Cameron y terminaron despeñados por un barranco demoscópico del que todavía no han salido. Para Los Verdes, en cambio, la perspectiva de influir sobre las políticas gubernamentales se ofrecía, o eso parece, como suficiente premio.

En cualquier caso, lo que nos interesa de esta Alemania es su significado universal. Esto es, aquello que el panorama electoral y el fracaso de las negociaciones de coalición dice acerca del estado de la democracia liberal. La irrupción de Alternative für Deutschland en Berlín, por ejemplo, atestigua que Alemania no es inmune a la oleada populista que sacude las playas liberales. Ciertamente, hay politólogos que, con los números en la mano, restan importancia a esta última y piensan que las cosas no son para tanto. Pero acaso pierdan de vista la influencia del discurso populista sobre la cultura política, sobre la que esta misma semana llamaba la atención Jorge del Palacio. En ninguna parte resulta esto más claro que en Gran Bretaña, donde el Brexit se ha leído en clave populista, extendiéndose la idea de que la soberanía popular ‒expresada en el referéndum‒ no admite enmienda judicial ni parlamentaria. Nada de esto es, al menos de momento, discernible en Alemania. De hecho, el mutis de Lindner puede leerse también de otra forma. En su excelente libro sobre el populismo, Fernando Vallespín y Máriam Martínez-Bascuñán sugieren que la furia anti-establishment tal vez deba entenderse como hartazgo del electorado ante la supeditación de la política a los imperativos sistémicos, expresados en el célebre acrónimo TINA: There is no alternative. Las cosas, en fin, son como son; ahí estaría para demostrarlo el fútil ejercicio de democracia directa de los griegos, que rechazaron el programa de rescate europeo para terminar aceptando uno menos favorable. Escriben Vallespín y Martínez-Bascuñán:

Frente a una política cerrada sobre sí misma en nombre de imperativos sistémicos y de un orden regido por normas aparentemente invulnerables, precisamente se presentan como «racionales», las emociones [activadas por el populismo] sirven como el catalizador encargado de poner en cuestión una determinada «normalidad».

Si esto es así, ¿no está Lindner rebelándose contra la idea de que no existe otra alternativa que una coalición Jamaika en la que su partido habrá de aceptar políticas con las que discrepa sólo porque la aritmética parlamentaria así lo exige? ¿No está Lindner tomando elementos del libro de estilo populista para rebelarse contra la normalidad, en este caso una normalidad alemana donde el consenso merkeliano absorbe cualquier crítica en nombre de la responsabilidad del gobierno para con sus ciudadanos, y aun del país para con los europeos? Verdaderamente, ¿qué une a liberales y verdes en materia de inmigración o cambio climático? Por desgracia, nada. Se alegará que para eso, justamente, sirve la política: para negociar las diferencias en favor de la gobernabilidad. Pero, si nos leyera, Lindner replicaría que la gobernabilidad tiene para él menos importancia que la salud de su partido. Ha optado por los principios, dice, pero, al hacerlo, evita el desgaste asociado a la labor de gobierno; los principios se convierten, así, en una herramienta táctica. Y eso también sugiere, en fin, que hay dimensiones de la política pública en las que las diferencias entre partidos son genuinas. Algo que, en un contexto de fragmentación y volatilidad, constituye un serio quebradero de cabeza.

Si bien se mira, el principal problema a que se enfrentan nuestras democracias representativas es su creciente pluralidad interna. Pero no se trata tanto de una pluralidad sociológica, que ya existía, sino de una pluralidad sociológica con reflejo parlamentario: una atomización del poder legislativo que dificulta notablemente la formación y posterior acción de los ejecutivos. Lo hemos visto en España o Bélgica; estamos viéndolo en Alemania; podremos verlo en Cataluña. Y no una vez, sino más de una. Tras años de abjurar de las mayorías absolutas ‒aunque no ha habido tantas‒ y de demandar un mayor pluralismo parlamentario, nos encontramos con que éste no es tan fácil de gestionar en una época fuertemente dominada por los medios, en la que no se mueve una mosca sin provocar una controversia digital. Sometidos al imperativo agotador de la campaña electoral permanente y a la también permanente erosión reputacional causada por el incesante comentario mediático, los gobiernos bastante tienen con mantenerse en pie minimizando los posibles errores y acumulando capital para hacer frente a las siguientes elecciones. ¿Quién puede pensar en gobernar? «Vetocracia» es como Francis Fukuyama bautizó la práctica obstruccionista de unos partidos que, como ha sido el caso en Estados Unidos durante las últimas dos décadas, anteponen la pureza ideológica a la participación en el gobierno. Aunque no se defiende tanto la pureza como la apariencia de pureza: se trata de que sus seguidores se mantengan en una eterna inocencia, hasta el punto de que alcanzar el poder terminará por verse como una circunstancia inconveniente. Por una sencilla razón: quien gobierna, decepciona. ¡Así es la vida!

Ocurre que el mercado electoral exige de los partidos hacer mejores ofertas que la competencia; ofertas que, cabe añadir, no necesitan ser demasiado verosímiles para resultar deseables. Nadie puede ganar unas elecciones prometiendo soluciones aproximadas a problemas insolubles, y ni siquiera basta con prometer mejores futuros: se exige que sean excelentes. Algo que, dicho sea de paso, contrasta poderosamente con la lógica dominante en los medios, obligados a ofrecer malas noticias para resultar atractivos. En todo caso, paradójicamente, los partidos que compiten por el poder ofreciendo futuros relucientes corren el riesgo de perder el apoyo de sus seguidores si, alcanzado aquél, y como es inevitable, fracasan en su intento. Queda, sí, la nada desdeñable satisfacción de haber derrotado a rivales ‒o enemigos‒, y sólo por eso merece la pena haber competido. Pero esa satisfacción corresponde sobre todo al ganador; quien se queda en el segundo o tercer puesto, ¿qué incentivo tiene para participar en la acción de gobierno?

De ahí que sea cada vez más frecuente el gobierno en minoría. Nadie quiere desgastarse acompañando en el poder al ganador, por miedo a que ‒como pasó en Gran Bretaña o ha venido pasando en Alemania‒ el socio júnior pierda lo que gana el sénior. No obstante, el partido obligado a gobernar en minoría tiene una solución a la mano: detentar formalmente el poder ejecutivo, pero gobernar lo menos posible. Sólo así evita las humillaciones y negativas de sus rivales, que están esperando, naturalmente, un paso en falso para montar un escándalo y mejorar así sus expectativas electorales. Añádase a ello que la tecnocratización de la política ha reducido el margen para diferenciarse de los demás partidos mediante la acción de gobierno, lo que obliga a estos a distinguirse en el plano simbólico y afectivo: haciendo aspavientos, practicando el tremendismo, presentando programas de máximos. Este pluralismo agresivo tiene, por supuesto, un enemigo: la realidad. El fracaso del independentismo catalán no ofrece dudas al respecto: quien se ve obligado a llevar adelante sus promesas más delirantes acaba infligiéndose un enorme daño a sí mismo.

Nada de esto, claro, sucedería sin la distorsión que introducen los medios de comunicación, que a su vez sólo pueden practicar el sensacionalismo al existir un público cuyos miembros tienden a moverse por impulsos tribales más que por decisiones racionales. Únicamente así se explica que el sordo desempeño del SPD, partido que ha ejercido una verdadera influencia en la sociedad alemana como socio de coalición de Merkel ‒influencia que no podría alcanzar si se limitase a permanecer en la oposición‒, sea objeto de castigo electoral. El mensaje es claro: quien colabora, pierde.

En fin, lo que sucede en Alemania ‒sociedad bien ordenada donde las haya‒ remite a esa «fatiga democrática» de la que ha hablado Mark Lilla: ya no parece bastarnos con que el sistema proporcione rendimientos socioeconómicos destacables, como sin duda sucede en el país germano, sino que necesitamos del agón o conflicto político para sentirnos vivos, o para sentir que algo pasa, o para evitar que no pase nada. Sospecho que las redes sociales, que han convertido la política en un entretenimiento diario para millones de ciudadanos hiperconectados y acelerados, guarda relación con el llamativo agonismo de las sociedades contemporáneas. Aunque parezca lo contrario, el héroe de esta historia no es el ambicioso Christian Lindner ni la astuta Angela Merkel, sino el admirable y grisáceo SPD. Y, aunque estamos lejos de Weimar, convendría que todos hiciéramos un esfuerzo por moderar esta tendencia obstruccionista. ¡No sea que algún día un auténtico populista gane las elecciones en alguna gran democracia occidental!

 

 

Alberto PENADÉS, “El eje territorial, la ideología y el cambio” a Piedras de Papel (27-11-17)

http://www.eldiario.es/piedrasdepapel/Cuestion-territorial-ideologia-graficos_6_711188896.html

Al hacerse eminente la cuestión territorial, el poco o mucho impulso de cambio político y reformas institucionales que pudiera haber hace un par de años parece amortiguarse. Lo acuciante del problema mismo podría abrir una nueva oportunidad de cambio constitucional, pero la falta de templanza a la hora de competir sobre ese eje parece bloquearlo.

Con todo, algunos sostienen que es la izquierda, o cierta izquierda, quien quiere utilizar la cuestión territorial para romper un supuesto consenso constitucional.  (Es el  argumento que defiende, por ejemplo,  Jorge San Miguel desde Ciudadanos, a quien escojo por respeto). Veamos algunos datos de opinión pública que iluminan este asunto.

En primer lugar, la inspección de las posiciones medias de los partidos confirma al sentido común: la izquierda de España es la más interesada en que haya consenso sobre la organización territorial del Estado, y que sea lo más amplio posible. En segundo lugar, la crisis de la cuestión catalana ha mostrado cómo, en muy poco tiempo, lo que una vez pareció un posible motor de cambio político de amplia base -el rechazo a la corrupción y a cierto tipo de actores- se difumina, sobre todo, hacia la derecha. En tercer lugar, subrayemos que, por efecto combinado de la acción de las élites y del estado de la opinión pública, la insatisfacción con la democracia se ha convertido en un asunto tan fuertemente vinculado con el reparto de poder territorial que parece irresponsable contentarse con un país en el que solo algunos centralistas se sienten realmente cómodos.

1.  Rotos por el eje

3

3.1 Posición de los electorados en el eje izquierda-derecha y en el eje territorial

Como muestra el gráfico 3.1 (datos de la encuesta postelectoral del CIS de 2016), los partidos más a la izquierda son más favorables a una organización territorial con mayor autogobierno de las partes, mientras que los partidos más a la derecha son partidarios de una organización más centralista. (Los puntos son las medias de cada electorado, las escalas se han tipificado y las posiciones se miden por su distancia a la media del conjunto de los ciudadanos). En la medida en la que las preferencias territoriales reflejan,  en muchos casos, una actitud de nacionalismo español, que es más acusada cuando más a la derecha, no es necesario postular intenciones secretas o maniobras estultas cuando los partidos de la izquierda defienden soluciones territoriales a disgusto de los más centralistas. Cada uno responde a sus electores. Hay, además, un factor geográfico importante, pues el centralismo no es solo más frecuente en la derecha sino en el interior del país. Una característica llamativa de la irrupción de los partidos de la nueva política es que mientras que Podemos y sus confluencias se introdujeron en el parlamento, sobre todo, desde la periferia -Madrid es caso aparte-, Ciudadanos lo hizo como un partido del interior (con distribuciones  sorprendente complementarias). Que haya solapamiento de los cortes izquierda-periferia-autogobierno frente a derecha-interior-centralismo acumula los frentes y los vuelve más ásperos.

Si los partidos de izquierda españoles fueran racionales y tuvieran elección nunca pondrían el acento en un debate territorial en el que los electorados de los partidos nacionalistas están aún más lejos de sus votantes que el electorado de los partidos centralistas. Incluso el votante medio de Podemos está más alejado del votante medio de ERC que del votante medio de Ciudadanos en este eje. Sería más sencillo creer que los partidos a la derecha usan el eje territorial para meter a la izquierda en un pantano que aceptar la tesis de que la izquierda -cierta izquierda al menos- quiere usar esa cuestión para quebrar consensos ( pace San Miguel). En realidad, es poco probable que haya una inteligencia maestra detrás de lo que nos sucede.

4

 

3.2 Posición de los electorados en el eje del liberalismo cívico y en el del liberalismo económico

Lo que signifique ser de izquierdas o de derechas no lo vamos a dirimir aquí, pero sí hay una imagen que vale la pena observar. En el gráfico 3.2 se sitúan los electorados  de los partidos en dos ejes de “liberalismo”. El eje vertical se refiere al liberalismo cívico, que es la media aritmética de las posiciones  de la gente en una escala sobre actitud cosmopolita frente a nativista de cara a la inmigración y en otra escala sobre la importancia de la libertad frente a la seguridad. Véase  el artículo de Pepe Fernández Albertos donde habla más y mejor de esto. El segundo eje, el de liberalismo económico, se refiere a si la gente prefiere pagar más impuestos, y tener mejores servicios, o pagar menos impuestos sacrificando servicios públicos. En su día, Pepe Fenández Albertos mostraba con un gráfico que es primo hermano de este que los nuevos partidos y la nueva política se encontraban sobre un mismo eje que los antiguos partidos estatales, y que podíamos seguir llamando izquierda y derecha a esa dimensión. Así me lo parece a mí también. Pero es curioso observar el emplazamiento de los partidos nacionalistas periféricos, que aquí se añaden. El PNV es un partido bastante progresista en el eje del liberalismo económico, pero bastante conservador en el liberalismo social; a CDC, sin embargo, le sucede lo contario; y solo ERC es de izquierdas en los dos ejes.

Ante esta situación ¿de verdad sería tan raro que, para hacer políticas públicas, los partidos de izquierda buscaran la vecindad de algunos partidos nacionalistas? ¿A quién beneficia que se active un eje territorial que acrecienta la distancia entre los partidos de centro e izquierda y acerca a los dos que tienen firmado un pacto de gobierno? Como digo, no creo que haya nadie moviendo las aguas a conveniencia, pero la ola no ofrece oportunidades simétricas, menos aún favorables a la izquierda.

2. La túnica catalana de la invisibilidad

La demanda de reformas institucionales parecía apremiante cuando la insatisfacción de los ciudadanos se dirigía a los dirigentes políticos y a la corrupción. Ahora yo no lo parece tanto. La situación catalana ha acaparado la conversación.

5

2.1. El “segundo problema” de los españoles. Barómetro de octubre 2017.

El gráfico 2.1 muestra la evolución del “segundo problema” de los españoles, tras el desempleo. La primera legislatura con gobierno presidida por Rajoy arrancó con “los políticos” y la clase política en general como gran problema. España necesitaba una reforma, decían muchos. La corrupción superó pronto a ese lamento general sobre la clase política en la expresión de las preocupaciones, tras innumerables delitos concretos vinculados en gran parte a personas del PP o próximas al partido. España, se decía aún más, necesitaba cambios.

(La dinámica de la opinión con respecto a los escándalos de corrupción en Cataluña, a escala de su autogobierno, que poco tienen que envidiar, por la proliferación de los delitos y por el nivel de los implicados, se escapa a esta nota, pero algo parecido podría decirse).

Pero los cambios no llegaron, salvo porque ahora el partido de Rajoy gobierna con una irresistible minoría parlamentaria. En octubre de 2017 la independencia de Cataluña ha aparecido en el barómetro del CIS como un problema tan serio como los anteriores en el parecer de los españoles, y haciéndoles mucha sombra (octubre fue el mes en el que la fiscal del caso afirmó en sus conclusiones que “la trama Gürtel hizo de los sobornos a cargos del PP un modo de vida”). Se trata de una preocupación que afecta más a los votantes inclinados a la derecha que al resto, como puede verse en el gráfico 2.3. Si se piensa en los partidos, resulta llamativo que la independencia de Cataluña sea ahora mayor motivo de inquietud para los votantes del PP que para los votantes de la antigua Convergencia, o que lo sea más para los votantes de Ciudadanos que para los votantes de Esquerra Republicana. De hecho, Cataluña ya es para los votantes de Ciudadanos un problema tan importante como la corrupción, asunto que había sido una de sus ideas-fuerza para reclamar el apoyo de los electores con inclinaciones reformistas. Para los votantes del PP, sin sorpresas, la independencia de Cataluña es ahora una cuestión más grave que la corrupción y solo la situación económica la deja en segundo lugar.  ¿Acaso aquello que solidifica el apoyo del gobierno actual va a traer reformas?

6

 

La independencia de Cataluña como problema según ideología y según partido votado en 2016. Elaboración propia con el barómetro del CIS de octubre de 2017

3. La reforma territorial y el malestar democrático

La insatisfacción con la democracia está muy vinculada con la cuestión territorial. No siempre ha sido así, hace diez años la satisfacción con la democracia no solo era mayor (la media ha bajado de 5,4 a 4,6), sino que las preferencias territoriales importaban menos. Además, los autonomistas eran los más satisfechos, mientras que ahora son los que quieren recortar las competencias autonómicas (una opción que no se preguntaba entonces).  La comparación entre 2016 (último dato útil en el CIS, tras las elecciones) y 2007 puede verse en los gráficos 1.1 y 1.2

7

1.1. Preferencias territoriales y satisfacción con la democracia. 2016

8

 

1.2 Preferencias territoriales y satisfacción con la democracia. 2007.

La relación entre estas cuestiones se vuelve especialmente clara si se contempla a través de los partidos políticos. Fijémonos en el gráfico 1.3. Las posiciones de los electores (la media de los votantes) se toman como representativas del partido y se emplazan de acuerdo con su distancia a la posición media del conjunto de los ciudadanos, en unidades tipificadas.  La correlación entre la posición media de los partidos en cuanto al modelo territorial y la satisfacción con la democracia de sus votantes es casi determinista: cuanto más favorable es el partido a una organización centralista, más satisfechos están sus votantes con el funcionamiento de la democracia en España; y al contrario.

9

1.3 Posición de los electorados en preferencias territoriales y satisfacción con la democracia (2016)

Es necesario reparar en que la correlación es tan fuerte porque agrupamos a los votantes. La relación entre preferencias territoriales y satisfacción con la democracia en las personas es apreciable, pero no determinante (la correlación es -16%). Entre los individuos, las actitudes tienen muchas posibles causas y las correlaciones suelen ser débiles. Sin embargo, cuando pensamos en los partidos como actores -como si fueran representantes de su votante medio- una cosa se sigue de la otra de forma determinista (la correlación es -96%). Esto es un efecto un poco mecánico de la agrupación, pues las medias internas cancelan mucha variación en las opiniones. Pero el efecto no es menos real por eso, pues los partidos son los que organizan el marco de los debates y articulan las propuestas. La simplificación aritmética de la media sirve de modelo de la estructuración del espacio político que se produce por la representación partidista, donde unos pocos actúan en el nombre de muchos. Precisamente porque vivimos en un régimen de partidos y no en uno de esos que se llaman populistas, hay que tomarse seriamente el gráfico, y el hecho de que la cuestión territorial requiere una respuesta.

Los ciudadanos que quieren reducir las competencias autonómicas, así como el votante medio del PP, están pasablemente satisfechos con el funcionamiento de la democracia, lo que no se puede decir de los demás. Por algo será. Que lo celebre el PP es cosa lógica, que lo celebre el resto, incluyendo aquí a (gran parte de) Ciudadanos, se entiende menos.  La responsabilidad de los partidos medios de cara al futuro de la democracia española es grande.

 

 

José María RUIZ SOROA, “El Cupo vasco es inconstitucional” a El País (30-11-17)

https://elpais.com/elpais/2017/11/28/opinion/1511888197_060135.html

Me van a permitir que comience mi exposición con dos brochazos de trazo grueso. El primero, las Leyes Quinquenales de Metodología para la determinación del cupo contienen, en forma de anexo, una grosera cifra global del importe de las competencias asumidas por el País Vasco y de las compensaciones a aplicar por otros conceptos, de las cuales resulta el cupo líquido a abonar. Pues bien, nadie ha sido nunca capaz de explicar de dónde salen esas cifras, es decir, cómo y por qué se han valorado así las competencias (no se dice ni cuáles son) y no en otra cifra diversa. Es un cálculo que todos los expertos definen como totalmente opaco. Resulta así que el Congreso aprueba mansamente cada cinco años un cálculo que no lo es tal, unas cifras que no están explicadas y menos justificadas, que sólo los Gobiernos de Vitoria y Madrid saben de dónde han salido. Sorprendente, ¿no?

Pero, segundo apunte, resulta además que estas Leyes del Cupo se aprueban por un procedimiento de lectura única que no permite discutirlas ni enmendarlas sino sólo votarlas sí o no. Recordará el lector que ese procedimiento es el que la mayoría del Parlament de Catalunya decidió aplicar en septiembre pasado a las leyes de desconexión y referéndum, siendo acusado por ello de haber violado los derechos de la minoría al examen y discusión reposada de los proyectos de ley. Pues eso mismo es lo que se hace en Madrid con las Leyes del Cupo, aunque una minoría se oponga. Tramitar sin explicación ni debate una norma basada en un cálculo que nadie entiende. Más sorprendente aún, ¿no?

Dado que la forma en que ha sido calculado es opaca e impenetrable para los propios expertos, parece claro que la única manera de valorar si el Cupo es correcto o no desde un punto de vista económico y fiscal es la de fijarse en los resultados empíricos que produce. Tales resultados son al final el único índice que permite deducir si la cantidad que el País Vasco abona anualmente al Estado como pago de las competencias comunes no asumidas que este le presta (en eso consiste el meollo del Concierto) es correcto. O, lo que es lo mismo, si la parte de impuestos recaudados en y por Euskadi que esta comunidad se queda para financiar las competencias asumidas (policía, educación, sanidad, etc) es la correcta. ¿Correcta desde qué parámetro, preguntará el lector? Pues desde el de igualdad de trato, es decir, el que establece que, a igual esfuerzo fiscal de sus poblaciones y a igual nivel de competencias a financiar, todas las comunidades españolas deberían disponer de una financiación per capita similar: la justicia como imparcialidad.

Pues bien, estos cálculos sí están hechos, discutidos y contrastados por los expertos en la materia (me refiero, por citar a algunos, a Ignacio Zubiri, Carlos Monasterio o Ángel de la Fuente, o a la Fundación BBVA, o al Sistema de Cuentas Públicas Territorializadas). Aquí sí que luce la claridad, en contraste con la penosa fraseología huera de precisión de los políticos de turno. Y tales datos dicen que las instituciones vascas disfrutan hoy de más del doble de financiación pública por habitante que la media de las comunidades de régimen común. Y que además el importe de esa sobrefinanciación no cesa de crecer: 165% (2002), 177% (2007), 235% (2009). Y crecerá más con el nuevo minicupo.

Visto desde otro ángulo, la ventaja vasca en financiación se prueba también en el hecho de que esta comunidad no contribuye al esfuerzo de igualación entre comunidades mediante la redistribución a través de los fondos de suficiencia. Siendo como es una región cuya riqueza es muy superior a la media española debería presentar un saldo fiscal negativo (como sucede con las otras “ricas” como Madrid, Cataluña o Baleares), es decir, debería ser aportadora neta de fondos a la solidaridad en un importe de alrededor del 8% de su propio PIB. Pues bien, los números demuestran que por el contrario Euskadi es receptora neta de financiación del resto de España, una situación incomprensible e inimaginable en cualquier sistema federal comparado.

Últimamente, y para intentar justificar lo injustificable, se arguye por los defensores del Cupo que esta sustancial ventaja está justificada por la asunción de un riesgo unilateral. La idea sería que Euskadi estaría asumiendo el riesgo de que, si en algún momento la recaudación fiscal en la comunidad vasca se desplomase y pasara a ser una región “pobre”, entonces no podría reclamar la solidaridad del resto del Estado sino que tendría que apechugar ella sola con su pobreza. Los 7.000 millones que se ahorra ahora no serían, así, sino la prima por correr con un riesgo. El argumento no se tiene de pie, puesto que se trataría de un riesgo inexistente: Euskadi siempre ha sido más rica que la media, y precisamente su ventaja vía Cupo hace que se vuelva más y más rica comparativamente con las demás regiones. Nunca en la historia ha sucedido ese espantoso caso cuya teórica posibilidad cobran tan alto los vascos.

Carece igualmente de cualquier fundamento empírico contrastado, igual que de cualquier cálculo ajustado, el argumento de que la ventaja vasca se debe en realidad a una mayor eficacia de su gestión de los tributos, a una Hacienda foral de rigor superior a la española que sacaría dinero donde otros no lo encuentran. Un argumento de corte supremacista carente de cualquier estudio ad hoc que lo soporte.

Por último, no es cierto que los vascos paguen más impuestos y por eso tengan más recursos (Montoro dixit). Lo cierto es que todos los impuestos concertados son más bajos en el País Vasco que en el territorio común, lo que sucede es que debido a su mayor riqueza y a la progresividad del sistema tributario la presión fiscal media es un 3% superior. Igual que sucede en otras comunidades ricas, claro, la diferencia está en que Euskadi retiene íntegramente para sí el exceso de recaudación mientras que Cataluña o Madrid lo aportan a la solidaridad.

Ultimo y aparentemente definitivo argumento: el sistema de Concierto está recogido en la Constitución (DA 1ª), luego cállense los críticos que esto no hay quien lo toque. ¿Correcto? No: lo que la Constitución amparaba eran los “derechos históricos de los territorios forales” pero (incluso suponiendo —que ya es mucho— que el Concierto Económico caiga dentro de ese vago concepto), añadía que su actualización debe llevarse a cabo dentro del marco de la Constitución. Y ese marco constitucional expresamente prohíbe (artículo 138) que las diferencias entre las comunidades autónomas puedan implicar en ningún caso privilegios económicos o sociales. O sea, Concierto sí, pero desarrollado en la práctica de manera que no genere diferencias de contribución o financiación tan potentes como para ser calificables de “privilegio”. Y si un Cupo que garantiza a los vascos disponer del doble de financiación para servicios públicos que los demás españoles (insisto, a iguales servicios y a igual esfuerzo fiscal) no es un privilegio de los que repugnaba y repelía el artículo 138, que baje Dios y lo vea.

 

 

Sergio TORRES, “Son los pobres, no las clases medias” a Agenda Pública (28-11-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/los-pobres-no-las-clases-medias/

En los últimos años se han publicado numerosos análisis que muestran que en España la crisis, en términos de renta, ha afectado más a los más pobres. El último que he leído acaba de publicarse en el Observatorio Social de “la Caixa”, donde Olga Salido detalla las variaciones en la renta media de diferentes clases económicas durante los años de crisis, además de ilustrar sobre las variaciones en la posición relativa de cada grupo y detallar cuáles son los patrones de movilidad que ha seguido cada uno de ellos. Las conclusiones son varias, aunque para el propósito de este artículo resalto lo siguiente: fueron las decilas más pobres las que acusaron una mayor caída de la renta media desde 2007 a 2013 (cada decila representa un 10% de la población, ordenada de menor a mayor renta). Se observa además una tendencia clara y progresiva, que muestra que la caída de la renta en términos relativos iba siendo menor en los distintos grupos de ingresos a medida que éstos son mayores. La crisis ha afectado a toda la población, aunque los estratos más vulnerables han sido los más pobres.

Además, al observar las variaciones en la participación de cada grupo de renta sobre la renta total (cómo ha cambiado el reparto “de la tarta”) se observa que las clases medias fueron las más estables, debiéndose el aumento de la desigualdad de los últimos años a los cambios en los extremos, y particularmente al empeoramiento de las clases bajas (Julio Carabaña profundiza sobre esto en el segundo capítulo de su último libro).

Ambos diagnósticos muestran que lo único evidente es que, tanto en términos absolutos como en términos relativos, los segmentos más pobres fueron los que más sufrieron el impacto de la crisis en términos de renta. Otros trabajos han obtenido resultados similares, como este artículo de Pau Marí-Klose o este otro más antiguo de Samuel Bentolila. El patrón de cambio al que hacen referencia todos estos análisis se observa de forma nítida y detallada en el siguiente gráfico.

Gráfico 1. Evolución de los ingresos por percentiles*. España: 2007-2013

10

* Cada percentil representa un 1% de la población, ordenado de menor a mayor renta.

Fuente: gráfico de Branko Milanovik con datos del LIS Data Center.

Hasta aquí, los análisis que miden el impacto de la crisis en los ingresos. Pero éste no es el único factor que condiciona el bienestar social de los individuos y los hogares. Variables como la actividad laboral son también muy relevantes. Lo que haré en lo que resta de post es ofrecer una serie de datos que complementan los anteriores y permiten valorar, con un análisis distinto, si el impacto de la crisis ha sido equilibrado o desigual.

Para ello lo que hago es analizar la evolución de la ocupación durante la crisis, viendo lo que le ocurrió a distintos tipos de empleos. He combinado a todos en cinco grupos, definidos por su nivel de calidad: la columna del extremo izquierdo de los gráficos representa al 20% de empleos de menor calidad y la del extremo derecho al 20% de más calidad. Los siguientes gráficos muestran cómo ha evolucionado la ocupación en cada grupo.

Gráfico 2. Evolución del número de ocupados (en miles) en quintiles*, por sector

11 12

 

* Quintiles de empleos agrupados según su nivel de calidad, utilizando el índice conocido como NPI.

Fuente: elaboración propia a partir de datos de la EULFS y la EWCS.

El patrón general de cambio muestra que a lo largo de toda la crisis hubo un proceso de mejora en la estructura de empleo: la caída de la ocupación se concentró en los empleos de menor calidad (los dos primeros quintiles). Esto permitió que los de más calidad pasaran a conformar una mayor proporción sobre el total de empleos disponibles en la economía española. Sin embargo, esta mejora ha tenido un coste muy alto: la enorme destrucción de empleo que sufrieron especialmente los segmentos más vulnerables.

Este patrón fue más nítido en la primera fase de crisis, que fue más intensa. Durante la segunda fase la caída de la ocupación se extendió a otros sectores y empleos, como consecuencia de la reducción de la demanda agregada que trae consigo toda crisis.

Gráfico 3. Evolución del número de ocupados (en miles) en quintiles*, por nivel educativo

13

* Quintiles de empleos agrupados según su nivel de calidad, utilizando el índice conocido como NPI.

Fuente: elaboración propia a partir de datos de la EULFS y la EWCS.

Prestando atención a los datos desagregados por sectores de actividad (gráfico 2) y nivel educativo (gráfico 3), se ve que la caída de la ocupación afectó en mayor medida a personas con un nivel educativo bajo y de sectores como la construcción o la industria. La educación se configuró como elemento clave que protegió de los efectos de la crisis en el empleo: el nivel de ocupación de los más cualificados no solo cayó en menor medida que el del resto, sino que incluso siguió creciendo en este contexto.

En síntesis: no es solo que las rentas más perjudicadas por la crisis hayan sido las de los más pobres, sino que ésta también ha afectado más en términos de ocupación a quienes eran de por sí más vulnerables: quienes se ocupaban en empleos de menor calidad. Con un tipo de análisis u otro, se aprecia que los mayores damnificados de la crisis fueron los grupos que ocupaban una posición vulnerable en relación al mercado laboral. De ahí que entienda que, como consecuencia de los cambios materiales que han experimentado, sea entre las clases obreras y segmentos más desfavorecidos donde más se ha comprometido la valoración subjetiva del bienestar.

La evidencia de los efectos de la crisis en los salarios y la ocupación obliga a cuestionar que su impacto haya sido democrático y transversal, contradiciendo unos supuestos efectos devastadores sobre las clases medias (por más que veamos este relato reproduciéndose de forma reiterada en medios de comunicación y determinadas tribunas políticas). Si indican alguna cosa clara, los procesos que estamos observando muestran que la prioridad no son las necesidades de las clases medias, sino adaptar el Estado de Bienestar para responder a las necesidades de los sectores más vulnerables.

 

  

Kiko LLANERAS, “Así se han movido las encuestas en Cataluña” a El País (24-11-17)

https://politica.elpais.com/politica/2017/11/22/ratio/1511370994_360428.html

14

Falta un mes para las elecciones catalanas y las encuestas se han movido. Los sondeos de esta semana detectan dos cambios. El primero es la subida de Junts per Catalunya. El vehículo electoral del PDeCat y Carles Puigdemont ha subido cinco puntos en la media de encuestas. Los damnificados son la CUP y ERC. Quizás han funcionado el cambio de siglas —el sexto en cuatro años para la antigua convergencia— y la confirmación como cabeza de lista de Carles Puigdemont.

Estos movimientos afectan al reparto escaños. ERC obtendría alrededor de 37 diputados y le seguirían Cs, JxCat y PSC. Los comunes, que retroceden, se quedarían cerca de los 10 diputados. PP y CUP aparecen en una zona aún más peligrosa: alrededor del 6% o 7% la pérdida de pocos votos puede suponer perder muchos escaños. Esta estimación de escaños es todavía aproximada —y no es una predicción del 21D—, pero es útil para analizar las posibles mayorías de 68 escaños.

15

El bloque independentista ronda los 67 escaños y sigue siendo una moneda al aire: sus opciones de tener mayoría de escaños en el parlamento están al 50%. Pero hay una novedad. La caída de ERC aleja a la suma de ERC, CeC —Cataluña en Común— y PSC de lograr los 68 escaños. Esto afecta a los comunes. Sabemos que sus escaños serán clave si el bloque independentista no alcanza la mayoría. Y en general se asume que en ese escenario los de Iglesias y Colau buscarían negociar un gobierno de izquierdas con ERC y el PSC. Ahora los sondeos dicen que esa vía —además de políticamente difícil— podría ser imposible en términos aritméticos. El dilema de los comunes se volvería más complicado: podrían verse obligados a elegir entre apoyar un gobierno independentista o un gobierno con Ciudadanos y PSC.

La (difícil) mayoría de votos independentista

A continuación ofrezco la primera predicción de nuestro modelo electoral del 21D (ver metodología): ¿qué probabilidad tiene el bloque independentista de lograr la mayoría de votos? De acuerdo con el modelo, hay un 21% de probabilidades de que la suma de ERC, JxCat y la CUP consiga la mitad de los votos. En el 79% de las simulaciones, en cambio, sus votos no alcanzan.

16

El modelo se alimenta de sondeos, pero además tiene en cuenta su precisión histórica (con datos desde 1982). Así puede hacer simular las elecciones y producir predicciones con probabilidades. ¿Pero cómo debemos interpretar esos pronósticos? Una forma sencilla es hacerlo así: «Teniendo en cuenta la imprecisión normal (o esperada) de los sondeos, hay un 21% de probabilidades de que se equivoquen lo suficiente como para que los independentistas logren la mayoría de votos». Es decir, la probabilidad no hay que entenderla como algo filosófico, sino como una medida de incertidumbre.

Por último, podemos usar el modelo para predecir en qué puesto acabará cada partido. Ahora mismo la probabilidad de que ERC sea el más votado es del 74%. Es claro favorito, aunque todavía hay una posibilidad entre cuatro de que pierda el primer puesto. El resto de posiciones están más reñidas todavía. El PSC, por ejemplo, es segundo en el 17% de las simulaciones y quinto en el 10%.

Estos márgenes son amplios, pero no son caprichosos. Representan la capacidad de predicción que tienen los sondeos a treinta días de las elecciones. No es un sorpresa. Hemos visto que las encuestas en Cataluña están moviéndose, y como todos sabemos, pueden seguir haciéndolo.

17

Metodología. Los cálculos de probabilidades se basan en un modelos estadístico. El modelo utiliza decenas de sondeos y considera su incertidumbre histórica. Es similar a los modelos que usé en las elecciones francesas (II), en Reino Unido, País Vasco, Galicia y el 26J. El modelo funciona en tres pasos: 1) agregar y promediar las encuestas, 2) incorporar su incertidumbre, y 3) simular 10.000 elecciones para calcular la probabilidad de los distintos resultados.

Paso 1. Agregar y promediar las encuestas. Considero decenas de encuestas del último año. La mayoría de las encuestas consideradas en el promedio pueden consultarse en Wikipedia. Hago un promedio de muchas encuestas para conseguir dos cosas: reducir el error de muestreo y hacer una «cocina» de consenso. El promedio está ponderado por fecha y tamaño de muestra.

Paso 2. Incorporar la incertidumbre de las encuestas al estimar el voto en toda la CCAA. Este paso es fundamental para calcular probabilidades: necesito estimar el acierto histórico de los sondeos en Cataluña. Para eso he usado varias fuentes. La primera son los datos que recopilaron Will Jennings y Christopher Wlezien en un artículo académico: según sus datos el error absoluto medio (MAE) de las encuestas en España entre 1982 y 2011 del último día fue de 2,5 puntos. El MAE un mes antes de las elecciones es de 2,8 puntos. También cuento con una base de datos propia —con resultados de 10 elecciones en España desde 2009— que coloca el MAE entre 2 y 3 puntos. Por último, hay que tener en cuenta que el error de los sondeos es mayor ahora, cuando todavía falta un mes. Según los datos de Jennings y Wlezien, el MAE a 30 días en España es de 2,8 puntos. Además sabemos que en Francia y Reino Unido esa cifra es de 3 puntos. Teniendo todo esto en cuenta he asignado un MAE entre 2,5 y 3,2 puntos para cada partido (errores mayores para partidos con más votos). Esa incertidumbre la incorporo a los porcentajes de voto con una distribución multivariable. Defino la matriz de covarianzas teniendo en cuenta 1) que los votos deben sumar 100%, y 2) que la desviación estándar de los partidos con menos votos es más pequeña que la de aquellos con más votos. Para definir esta matriz uso estas ideas de Chris Hanretty. La distribución es una t-student en lugar de una normal. Así la distribución tiene colas más largas: eso hace más probable que sucedan eventos muy extremos. Las ventajas de esa hipótesis la explica Nate Silver.

Paso 3. Simular. El último paso consiste en ejecutar el modelo 10.000 veces. Cada iteración es una simulación de las elecciones con porcentajes de voto que varían según las distribuciones definidas en el paso anterior. Los resultados en esas simulaciones permiten calcular las probabilidades de que haya una mayoría de ciertos partidos, de que un candidato logre cierto número de votos, quede primero, etc.

Estimación de escaños. Esta estimación es todavía una versión sencilla y no probabilística —no uso el modelo anterior—. Simplemente he calculado los escaños que obtendría cada partido asumiendo que sus votos pueden moverse en un umbral de ±2,5% de votos alrededor del promedio. Para eso proyecto el voto general sobre cada provincia. Utilizo datos provinciales de dos fuentes: los resultados en las elecciones del 26J y del 27S, y la última encuesta del CEO. Para estimar los escaños en cada provincia aplico la regla de d’Hondt con un umbral mínimo del 3%.

Por qué encuestas. El modelo se basa por entero en encuestas. Existe la percepción de que los sondeos no son fiables, pero lo cierto es que a nivel nacional fallaron por pocos puntos incluso con Trump y con el Brexit. En otras elecciones recientes, como las francesas, las holandesas o las de País Vasco y Galicia, dieron menos que hablar pero estuvieron acertados. Las encuestas raramente son perfectas, pero son capaces de predecir elecciones en términos probabilísticas. No existe una alternativa que haya demostrado mayor capacidad predictiva.

 

 

 

Josep Maria VALLÈS, “¿Cinquanta-cinquanta o quaranta-trenta-trenta?” a Treball (29-11-17)

http://revistatreball.cat/cinquanta-cinquanta-trenta-quaranta-trenta/

Les descripcions del paisatge sociopolític català varien segons els observadors. Hi ha qui persisteix a veure una societat dividida al cinquanta per cent. Un cinquanta per cent de la ciutadania estaria constituït pels partidaris del rupturisme independentista. L’altra meitat correspondria als favorables a l´immobilisme constitucional. Aquesta presumpta divisió per meitats visualitza una tendència a la confrontació. Suggereix la necessitat del “ara o mai”, del  “tot o res” entre alternatives incompatibles que exigeixen la rendició incondicional de l’altra banda. Fa temps que penso que es tracta d’una percepció equivocada. Sovint és una deformació interessada per justificar una estratègia. Una estratègia política, per altra banda, aparatosament fracassada perquè cap dels que l’han intentada han estat capaços de fer avançar el seus projectes contraposats.

És una percepció equivocada perquè les dades disponibles sobre l’opinió pública catalana desmenteixen aquesta visió simplista i simplificadora d’una realitat força més complexa. Les dades dels darrers anys permeten identificar un repartiment diferent que dividiria l’opinió catalana en tres blocs, gairebé en tres terços del conjunt de la ciutadania. És un càlcul aproximat sense pretensió d’exactitud aritmètica, però que em sembla més ajustat a la realitat catalana. El primer bloc –en torn del trenta per cent– seria el constituït pels qui se senten prou ben instal·lats en la relació que Catalunya manté actualment amb l’Estat espanyol. De vegades per convicció ben arrelada, de vegades per un conservadorisme genèric que tem els canvis. De vegades, per les dues coses alhora. Són un contingent que fins fa molt poc es mobilitzaven a penes als carrers o fins i tot  en les eleccions catalanes.

El segon bloc correspondria als independentistes. Alguns ho són de fa molt de temps, altres són força més recents. Alguns professen l’independentisme com una creença indestructible, altres en tenen una visió més utilitària. És un contingent que ha augmentat en els darrers anys i se situa entorn del quaranta per cent. S’han organitzat eficaçment i s’han mobilitzat intensament. S’han expressat en els dos milions i escaig de vots del 9-N i de l’1-O que corresponen a un trenta cinc del cens electoral. Una xifra aproximada a la que s’haurien d’afegir independentistes impedits de votar i descomptar, per contra, els no independentistes que van participar en aquestes consultes com acte de protesta.

Finalment, el tercer col·lectiu del cens –un altre trenta per cent– seria el dels qui no s’han adherit a l’independentisme militant, però que tampoc no es conformen amb l’statu quo actual i reclamen un canvi a fons en les relacions entre la Catalunya política i l’Estat. No tenen clara quina és la fórmula desitjable per a aquestes relacions, però sí que rebutgen tant la via de la separació com un model com l’actual, que ja ha deixat prou clar el seu esgotament. Sempre han estat localitzables en els sondejos d’opinió dels darrers anys quan se’ls ha preguntat sobre el sentiment d’identificació nacional, l’ús de la llengua o la preferència pel model institucional.

Aquest tercer grup social és incòmode per als ideòlegs dels altres dos sectors, que prefereixen la simplificació bipolar que els beneficia a ells, però no al país. Per això, solen ignorar-lo o desqualificar-lo com a tebi, insensible, ambigu. L’acusen de covard en comparació amb l’actitud militant dels altres dos terços.

No obstant això, és aquest tercer sector el que podria ser l’element decisiu per decantar la futura orientació política del país. Podria facilitar un terreny favorable per sortir d’una crisi tan greu i superar els seus efectes emocionals, institucionals i econòmics de llarga durada. No es pot ignorar que el moment actual de Catalunya presenta tons ombrívols. En aquest context, l’existència d’un corrent social que defuig les posicions d’enfrontament extrem genera una certa expectativa positiva.

Aquesta expectativa apunta la possibilitat de teixir acords amplis entre aquells catalans que volen un projecte de futur en el qual es combinin el seu afany de progrés i justícia social amb la reivindicació de la capacitat política per a gestionar-lo plenament. Hi ha prou base social per articular aquests acords, en una operació participada per molts actors col·lectius del país que es mouen tant en el terreny institucional com en els àmbits ciutadans no institucionals.

Crec que aquesta tasca no és la d’una campanya electoral, ni la d’una legislatura. La feina a fer és de llarga durada. Perquè el nostre paisatge social i polític ha quedat molt malmès per causa de la frivolitat i la incompetència dels uns i de la ignorància i barroeria dels altres. Reparar aquest paisatge és probablement una tasca que no durarà menys d’un dècada, sempre i quan s’orienti amb esperit de reconstrucció i autocrítica. Perquè si no és fa d’aquesta manera, la perspectiva més probable és l’enquistament d’una inestabilitat i d’un malestar general que impediran la confecció d’aquell projecte de progrés i la seva posada en pràctica.

Les properes eleccions de desembre no poden aspirar a tenir una gran influència sobre la definició d’aquest futur necessari. Els aparells d’alguns partits i d’alguns mitjans de comunicació seguiran pensant que la percepció de la “societat partida en dos” és la més adequada per reforçar el control sobre els seus i per augmentar la seva audiència. Per contra, Catalunya en Comú i el PSC –tot i les seves diferències– tenen un paper a jugar en el desmentiment d’aquesta percepció del 50/50. Perquè aquest plantejament “frontista” –a més de fals– és absolutament contraproduent si de debò es vol aportar un cert to vital i un horitzó de futur a una societat convalescent de la gran sotragada que li han fet patir en aquests darrers anys. Això és el que caldrà fer durant un bon temps i un cop passades les eleccions

 

 

Javier PÉREZ ROYO, “¿A qué normalidad se vuelve?” a eldiario.es (29-11-17)

http://www.eldiario.es/zonacritica/normalidad-vuelve_6_713288697.html

La vuelta a la normalidad es el objetivo declarado de la aplicación del art. 155 CE.  Con la celebración de las elecciones el 21-D se repondría a Catalunya en el ejercicio del derecho a la autonomía y volveríamos a la normalidad. Este es el escenario justificador del recurso a la “coacción federal”. Es una medida excepcional para hacer posible la vuelta a la normalidad.

El relato justificador del recurso al art. 155 CE es claro. Normalidad es el ejercicio del derecho a la autonomía por la nacionalidad catalana constituida en Comunidad Autónoma dentro del marco previsto en la Constitución, con aceptación inequívoca del principio de unidad política del Estado. A esto es a lo que hay que volver.

¿Es posible ese retorno? ¿Existe esa normalidad?

En teoría sin duda. No ha dejado de existir casi en ningún momento. La Constitución y el Estatuto de Autonomía de Cataluña han estado en vigor y siguen estándolo. Debería, en consecuencia, poderse volver a ellos, tras este paréntesis de 54 días de duración del proceso electoral.

En la práctica, sin embargo, no creo que vaya a resultar tan fácil. En lo que a la integración de Catalunya en el Estado y el ejercicio del derecho a la autonomía se refiere, se pueden distinguir dos fases, en las cuales la definición de la “normalidad” es muy distinta.

La primera fase está integrada por dos momentos:

1º. El de la negociación del estatuto de autonomía originario entre la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados y la Asamblea de Diputados y Senadores elegidos en las cuatro provincias catalanas en las elecciones generales de 1979, que era la que aprobaba el Proyecto de Estatuto.

2º El de la aplicación del Estatuto   ratificado en referéndum el 25 de octubre de 1979 durante las nueve primeras legislaturas catalanas (1980-2012) y las diez primeras legislaturas estatales (1979-2015).

La segunda fase está integrada por la aplicación del Estatuto tras la Reforma de 2006 y la STC 31/2010 durante las legislaturas catalanas a partir de 2012 y de las legislaturas estatales a partir de 2015.

Hay diferencias muy notables entre la normalidad de la primera fase y la normalidad de la segunda. Tengo la impresión de que, cuando se habla de volver a la normalidad, se está pensando en la normalidad de la primera fase y no en la de la segunda, que, tengo la impresión de que no se considera tal por quienes han apoyado el recurso al 155 CE.

La fórmula de integración de Cataluña en el Estado definida en el Estatuto originario de 1979 fue negociada entre unas Cortes Generales, cuya composición era la siguiente:

CONGRESO DE LOS DIPUTADOS:

UCD: 168; PSOE: 121; PCE: 23; AP: 9; CiU: 8; PNV: 7; PSA: 5; Herri Batasuna: 3; ERC: 1; EE: 1; UPC: 1; UPN: 1; PAR: 1; UN: 1.

La distribución de los Diputados elegidos en Catalunya era la siguiente: PSC: 17; UCD: 12; PSUC: 8; CiU: 8; ERC: 1; CD: 1.

La distribución de los senadores elegidos en Catalunya era la siguiente: Nova Entesa: 10; UCD: 4; PSUC: 1; CiU: 1.

El Proyecto de Estatuto originario fue aprobado por una Asamblea de Diputados y Senadores elegidos en Catalunya, en la que la posición de los partidos estatales (UCD y PSOE) era abrumadoramente mayoritaria. CiU tenía menos de la mitad de escaños que los socialistas y casi la mitad que UCD.

En el Congreso de los Diputados, CiU era la quinta fuerza política, detrás de los cuatro partidos estatales: UCD, PSOE; PCE Y AP:

La integración de Catalunya en el Estado se negoció, pues, en el momento de máxima debilidad del nacionalismo y de máxima fortaleza de los partidos estatales.

Esta forma de integración ha sido aplicada desde 1980 hasta 2012 por un Parlament, en el que el nacionalismo autonomista era dominante en general y hegemónico en el interior del nacionalismo catalán. CiU fue ininterrumpidamente el partido con mayor número de escaños, con frecuencia con una distancia considerable respecto del segundo, el PSC, y quintuplicando o más, por lo general, la representación de ERC.

En el Congreso de los Diputados entre 1982 y 2015, entre CiU, PSOE y PP obtuvieron de los 47 escaños elegidos en Catalunya: 45 en 1982 y 86; 43 en 1993, 1996 y 2008; 44 en 2000; 42 en 1989; 41 en 2011; y 37 en 2004. Y entre PSOE y PP siempre obtuvieron más del 50 % de los escaños.

El ejercicio del derecho a la autonomía en Catalunya ha estado gestionado desde 1980 hasta 2010 e incluso hasta 2012, casi por completo por un partido nacionalista pero autonomista con el contrapunto de dos partidos de gobierno del Estado con notable presencia en Catalunya. La compatibilidad del derecho a la autonomía con la unidad política del Estado no se ha puesto en cuestión en ningún momento. Esta es la primera versión de la normalidad.

A partir de 2010 las relaciones de poder entre los distintos partidos empiezan a ser diferentes. Todavía en las elecciones catalanas de otoño de 2010 y en las elecciones generales de 2011, hay continuidad. La única novedad es el debilitamiento del PSOE, que queda compensado con el fortalecimiento del PP y CiU. Entre los tres juntos mantienen el porcentaje de votos y escaños que habían tenido antes y entre PP y PSOE mantienen la presencia en Catalunya en el 50%.

Es a partir de 2012 en Catalunya y a partir de 2015 en el Estado cuando se produce el vuelco. El nacionalismo transita del autonomismo al independentismo, fragmentándose y alterando las relaciones entre los distintos partidos dentro de dicho bloque. Los partidos de gobierno de España se debilitan en general y de manera extraordinariamente intensa en Catalunya, en donde pasan del 50 % al 20%. Los elementos que habían dado estabilidad a la relación entre el derecho a la autonomía y la unidad política del Estado o han desaparecido o han reducido de manera dramática su presencia. El nacionalismo autonomista ha desaparecido y los dos partidos de gobierno estatales han quedado reducidos en Catalunya no a una posición marginal, pero sí escasamente relevante. La combinación de ambas circunstancias ha definido una situación de falsa normalidad, que ha exigido el recurso a la “coacción federal”, a lo que se puede definir como un “estado de excepción” autonómico.

¿Es razonable esperar que después del 21-D se pueda volver a la normalidad de los primeros treinta años de ejercicio del derecho a la autonomía?, ¿o hay que considerar que eso ya no es posible y que hay que ponerse de acuerdo para definir en qué tiene que consistir la normalidad de la relación entre Catalunya y el Estado, puesto que la que se ha puesto en práctica a partir de 2010-2012 no es aceptable?

No hay normalidad a la que volver. La de los primeros treinta años, porque ya no existe. La de los últimos seis o siete años, porque es inaceptable.

¿Hay alguna forma de hacerlo que no pase por la Reforma de la Constitución?

 

 

Giancarlo BOSETTI, “Stop al pensament de l’enemic: un elogi de la moderació” a “L’Hora” de Nou Cicle (27-11-17)

http://www.noucicle.org/lhora/giancarlo-bosetti-stop-al-pensament-de-lenemic-un-elogi-de-la-moderacio/

Més o menys a totes bandes avancen els “immoderats”,  de Praga, Budapest i Varsòvia fins a Caracas o Delhi. L’extremisme torna a ser en ascens, el pensament enverinat per l’odi a l’enemic, exterior o interior, el que sigui, contamina de nou l’esfera pública: arxivat el segle XX, “l’edat dels extrems” (Hobsbawm) amb el nazisme, el comunisme i després la guerra freda, hem entrat en una “edat dels extrems número 2“. És la conseqüència d’una “recessió democràtica” (anomenada així per Larry Diamond), una tendència il.liberal que produeix règims autoritaris d’una banda (vegi’s Veneçuela, Turquia, Kenya, etc.) i de l’altra opinions públiques polaritzades i rancunioses. Al darrere hi ha els bastions de la tendència, la Xina i Rússia, però Putin, per exemple, no hauria pogut interferir amb els trolls i els pirates informàtics en les eleccions nord-americanes si els americans no haguessin estat tan dividits; i Trump no hauria pogut guanyar si la dreta nord-americana no s’hagués radicalitzat tant profundament.

Amb l’ajut de la globalització, de l’estancament econòmic, del terrorisme, la tendència il·liberal mossega també Europa, no només amb Orbán i Babis, sinó també amb els partits anti-sistema que s’afirmen arreu sobre la base d’un projecte “en contra“. I hi ha una pèrdua de “lucidesa” en els lideratges que hauria defer reaccionar: el Brexit és un cas de manual, Espanya hi està fins al coll, Itàlia està de ple en les rancúnies i les indeterminacions. Calia la proposta d’un brillant historiador de les idees, Aurelian Craiutu, per a tornar a descobrir i reviure el capital de “lucidesa” llegat per una generació intel·lectual que ja no existeix – Isaiah Berlin, Hannah Arendt, Raymond Aron, Norberto Bobbio, Leszek Kolakowski, Michael Oakeshott – com antídot contra l’extremisme. El seu llibre, Faces of Moderation. The Art of Balance in an Age of Extremes (University of Pennsylvania) analitza un continent  sencer dels recursos que aquella virtut difícil d’assolir i indispensable en una democràcia que és la “moderació“, ofereix per a obtenir discerniment, gestionar les tempestes de l’odi i abordar les antinòmies del món de la postguerra freda.

El vent de l’extremisme fa prevaldre una forma de pensament que s’inspira constantment en un enemic per a mirar el món a través d’una lent negativa, que sempre retorna la mateixa resposta: “És culpa de…” . “Cogitare per  inimicos“, diríem en llatí. s’utilitzen els enemics com si fossin una eina de coneixement, no només com un cap de turc, sinó com un instrument per il·luminar (il·lusòriament) la via, com una brúixola: els immigrants, el diferents, el govern, el líder enemic, tots  adversaris aeliminar, que il·luminen un futur radiant. És així com han acabat els “lendemains qui chantent de la utopia comunista;  s’han convertit en fantasmes d’un bla-bla-bla diari sobre “fer taula rasa” per veure si per art de màgia arriba un demà millor. Així ho fa Trump: desfer el que va fer Obama. Així, tota l’anti-política dels partits pop. Però després aquest futur millor no arriba,com la famosa truita de la que parlava Isaiah Berlín, aquella per a la qual es trencaven tants ous, però que mai se servia a  taula. Elimines un enemic, però el plat segueix buit.

Els moderats parlen amb veu més baixa, guanyen audiència amb més esforç, però poden moure muntanyes i fer revolucions, com en el cas d’Adam Michnik, l’únic supervivient (i en bona salut) de la ressenya de Craiutu: en  l’última dècada del règim comunista polonès, Michnik, icona de la resistència, dins i fora de la presó, on és més difícil defensar-se de la ràbia “contra“, reeixí a aixecar la bandera de la moderació radical i  inspirar un programa reformista, l’oxímoron d’una “revolució amb autocontrol“, fins i tot en diàleg amb un règim que Solidarnosc liquidaria amb la seva “estratègia evolutiva“. Michnik, que la presó va dir: No m’agrada l’atribut d’ “inflexible” ni tampoc el de “màrtir“.

Com descriure les virtuts d’aquest tipus tan variat de moderats, que manquen als altres i que avui es troben a faltar? Ralf Dahrendorf els va anonemar “ments eràsmiques“. Tenen en comú la prudència, l’escepticisme cap a solucions radicals, l’obertura al diàleg fins i tot en situacions extremes, el pluralisme, l’eclecticisme, l’oposició a la intolerància, al fanatisme, a l’entusiasme. I sobretot: la immunitat davant la paranoia. És curiós que la “suavitat” de la qual Bobbio va fer l’elogi el 1994, torni a ser proposada avui per un filòsof romanès a Amèrica: en diu “meekness” i es tracta d’ independència mental, de control de les passions, de la possibilitat de viure en desacord fins i tot amb els principis, sense convertir-se mai en hostilitat. No aut-aut sinó  et-et escrivia Bobbio en els maniqueus anys cinquanta, i ell no deixà mai de parlar amb els comunistes sense deixar de criticar-los, així com Aron no va deixar de discutir amb Sartre, de qui el separava un mar de “lucidesa” en tantíssimes coses.

Els grans moderats també comparteixen  la bona educació, un hàbit en vies d’abandó, però un bé essencial en  democràcia: la supervivència del sistema pot requerir la capacitat d’anar a sopar amb l’oposició, deia William Harcourt, el liberal del segle XIX anglès. I dos segles abans, una altra deïtat tutelar de la moderació, Lord Halifax, també conegut com William Savile, celebrava la capacitat de suavitzar les formes,  fins i tot els trànsfugues, per a mantenir-se allunyat de la “intensitat apassionada” de certes persones que sempre volen tenir la maleïda raó. Millor la política d’escepticisme que la de la fe, recomanen els moderats. Tots ells estan en contra del “monisme“, o la convicció (Berlín) que totes les preguntes tenen una sola resposta vertadera, o que el triomf dels bons valors pot tenir una sortida pacífica, quan és raonable pensar  que entren en conflicte amb els dels altres, perquè la seva pluralitat reflecteix la naturalesa dels éssers humans. Per a Aron, la lucidesa sempre requereix esforç, només la passió galopa, perquè en les  lluites polítiques “cap causa és pura, cap decisió es pren sense riscos,  cap acció deixa de tenir conseqüències  impredictibles.

És útil la dita atribuïda a un jueu polonès: “Si algú diu que té la raó al 55% és una bona cosa, no hi ha cap raó per barallar-se; si diu que la té al 60%, magnífic, que doni gràcies a Déu. Si diu que la té al 75%, els savis comencen a sospitar; però si algú diu que la té al 100%, que se’n vagi a pastar! És un fanàtic i un canalla de la  pitjor espècie.” Per descomptat, no n’hi ha prou amb invocar-la, la  moderació, per a què s’imposi. Però es pot començar per suggerir el dubte en els de les “certeses indestructibles”, i els seus seguidors, contra els fantasmes malignes que habiten en les seves ments. Amb suavitat.