Presentació

Sovint es parla amb enyorança dels lideratges polítics de fa uns anys per blasmar els defectes i mancances dels líders d’avui, però en general els nous dirigents són fruit de l’acomodació a uns nous temps. El preocupant és la regressió democràtica que representen, tot apuntant a un futur més autoritari i populista, com exposa Andrés Miguel Rondón a esglobal.

D’aquesta publicació dedicada a la política internacional, destaquem l’interessant dossier dedicat al terrorisme global durant l’any 2017.

El balanç de la gira asiàtica de Donald Trump (Juan Tovar) serveix per constatar la desubicació dels Estats Units en l’escenari internacional provocat per les erràtiques decisions de la nova administració nordamericana. Especialment crítica és la decisió de  deixar en mans de Xina la resolució del conflicte amb Corea del Nord (Lluís Bassets) [text 1].

El Líban s’ha convertit de nou en el sensor més afinat per aproximar-se als múltiples i entortolligats conflictes que travessen tot l’Orient Mitjà i dels que la política i la societat libaneses en són un reflex inquietant. Per ferse’n una idea, veure els articles d’Itxaso Domínguez de Olozábal [text 2] Eduard Soler o Ignacio Álvarez-Ossorio, sense deixar-se les cròniques inestimables des de Beirut de Tomás Alcoverro a La Vanguardia.

Com han d’afrontar les democràcies europees l’ascens de l’extrema dreta, és la pregunta que origina les reflexions d’Ian Buruma i de Rob Riemen. Per a Buruma, l’aparent acceptació de les regles del joc democràtiques del nou extremisme obliga a combatre’l de cara, a camp obert, en un debat públic vigorós. Riemen [text 3] aporta arguments per aquest combat polític en el seu llibre recent “Para combatir esta era. Consideraciones sobre el fascismo y el humanismo” (Taurus. Madrid, 2017).

Una mirada a l’estat de la justícia social a la Unió Europea del 2017 ens la proporciona la Fundació Berstelmann amb el seu report anual, en el que repassa país per país els indicadors relatius a la prevenció de la pobresa, l’equitat educativa, l’accés al mercat laboral, la cohesió social, la sanitat i la justícia intergeneracional.

Seguint amb  la referència que feiem la setmana passada al  centenari de la Revolució Russa, recomanem la segona part de la reflexió de Manuel Arias Maldonado [text 4] sobre el fenomen revolucionari viscut fa cent anys, les seves conseqüències i la seva projecció sobre el nostre món actual.

*****

La segona part d’aquest Focus Press està dedicada a les diverses facetes de la crisi política catalana i espanyola.

En primer lloc: destaquem la controversia sobre la incidència extraoficial de Rússia en la propaganda a les xarxes socials per la via de la denominada “hybrid warfare” (Javier Jordán, Myriam Redondo, Lluís Bassets).

En segon lloc: també és interessant veure com el desenvolupament dels esdeveniments ha canviat l’opinió dels catalans sobre la Unió Europea, amb un descens significatiu de l’europeisme entre els ciutadans sobiranistes (Ariane Aumaitre [text 5], Carlos Carnicero).

En tercer lloc: noves enquestes electorals (Metroscopia/El País; Celeste-Tel/eldiario) confirmen canvis significatius en l’estimació de vot als grans partits espanyols, amb l’ascens de Ciudadanos que, tot i el descens del Partit Popular, ve a reforçar el bloc del centre-dreta; i amb un descens significatiu d’Unidos Podemos.

En quart lloc: aquest panorama electoral favorable al centre-dreta, reforçat pel creixent distanciament de les esquerres, planteja dubtes raonables sobre la capacitat de reforma  del sistema institucional espanyol (Pablo Simón) [text 6], o -encara més preocupant- sobre l’orientació d’aquestes reformes, si hem de fer cas d’opinions com les de Juan Francisco Fuentes o de Francisco Sosa Wagner i Mercedes Fuertes.

En cinquè lloc: és recomanable recuperar un punt de vista més fred i distant sobre el rerefons del conflicte entre Catalunya i Espanya, en la línia d’un article de Víctor Lapuente [text 7] que el situa en el duel metropolità entre Madrid i Barcelona i el paper gens neutral de l’Estat. Des d’aquesta perspectiva adquireix tota la seva importància la repercusió que el “procés” està tenint en l’economia catalana (Josep Oliver, Xavier Vives) i molt particularment sobre la ciutat de Barcelona, com assenyalen Jorge Díaz Lanchas [text 8]-en relació a l’expectativa pessimista sobre l’Agència Europea del Medicament- i Miquel Molina.

En sisè lloc: òbviament aquest afebliment de Barcelona es pot veure agreujat per la decisió dels Comuns (Gerardo Pisarello) de trencar el pacte municipal amb el PSC (Jaume Collboni), després d’una ajustada votació entre els seus adherits. Una decisió adoptada més en clau nacional que barcelonina (Francisco Longo, José Luis Atienza, Jordi Mercader), amb la vista posada a les eleccions del 21-D, i que probablement no ajudi a reforçar el lideratge d’Ada Colau.

En vuitè lloc: el “front judicial” apunta a una acumulació en el Tribunal Suprem de les diverses causes contra els dirigents independentistes, a la vista de la decisió adoptada per l’alt tribunal respecte als membres de la Mesa del Parlament, en contrast evident amb les decisions antreriors de l’Audiència Nacional (Jordi Nieva, Enric Juliana, Xavier Vidal-Folch). En tot cas, segueixen manifestant-se opinions fonamentades contra l’empresonament provisional dels membres del Govern i dels líders de les associacions independentistes (Jordi Ferrer Beltran, Javier Álvarez [text 9]).

En novè lloc: simultàniament s’ha obert un cert procés d’autocrítica (Antoni Puigverd) en el món independentista -sigui per les circumstàncies judicials, sigui en clau electoralista- en el que es reconeix la manca de realisme del full de ruta (Antoni Puigverd [text 10], Marina Subirats), la divisió provocada en la societat (Xavier Fina), la impossibilitat de fer efectiva la república proclamada (Roger Senserrich) i la improcedència de proseguir amb la unilateralitat. A les veus que advertiren abans de la DUI (Andreu Mas-Colell, Santi Vila) s’hi han afegit membres significats del govern i de les direccions del PDeCAT i d’ERC (Josep Ramoneda, Lluís Bassets, Llàtzer Moix). Aquesta incipient rectificació, la divisió electoral de les forces independentistes i l’actuació de Carles Puigdemont a Brussel·les poden tenir efectes desorientadors en la ciutadania sobiranista, tal com apunta Joan Subirats [text 11] que malgrat tot ha seguit mostrant la seva voluntat i capacitat de mobilització.

En desè lloc: el focus d’atenció s’ha girat inevitablement cap a les eleccions del 21-D, movent-se les peces que hauran de configurar l’oferta electoral (Josep Ramoneda). Descartada la llista única independentista, competiran tres candidatures en aquest camp (ERC, la llista del president Puigdemont [Lola García, Lluís Mauri] i la CUP); mentre que Catalunya en Comú ha capejat la crisi plantejada per Podem; i el PSC intenta aglutinar el vot de la moderació amb l’acord amb les restes d’Unió Democràtica. Per la seva banda, Ciutadans aspira a encapçalar un bloc constitucionalista arrossegant al PP i al PSC.

En onzè i darrer lloc: a l’espera de noves enquestes (Sigma Dos) que responguin a les ofertes electorals en presència, s’especula amb uns escenaris postelectorals (Daniel Basteiro) [text 12] en els que ERC ocuparia un lloc central, però amb la incògnita de si es retornaria a una hipotètica majoria independentista o bé s’assajaria una nova majoria amb Catalunya en Comú (Oriol Junqueras, Francesc-Marc Álvaro). El més important, però, és saber amb quin objectiu i quines propostes s’afrontaria la nova legislatura, i si hi ha voluntat de sortir del actual cul-de-sac (Antón Costas, Soledad Gallego-Díaz).

Lluís BASSETS, “Inclinado ante el emperador” a El País (12-11-17)

https://elpais.com/internacional/2017/11/10/actualidad/1510333403_001039.html

Justo un año después de su elección, Donald Trump ha paseado y cenado con Xi Jinping en la Ciudad Prohibida, el palacio imperial donde los emperadores chinos recibían el homenaje de sus súbditos y de los enviados extranjeros en la ceremonia compleja y humillante del kowtow.

El acto de sumisión ceremonial al emperador tenía muchas modalidades, con variaciones en el número de reverencias e incluso en su intensidad, hasta llegar a dar con la frente en el suelo. Nadie podía sustraerse a ella, ni siquiera los enviados de los monarcas europeos, vasallos del hijo del cielo en la imaginación mitológica del imperio del centro.

Donald Trump acaba de practicar con Xi Jinping una modalidad posmoderna y ligera del kowtow. Si hace un año acusaba a China de ladrona de puestos de trabajo estadounidense, y de manipuladora de su moneda para incrementar su superávit comercial con EE UU, ahora ha endosado a los presidentes que le precedieron la responsabilidad del enorme desequilibrio en la balanza comercial a favor de China. Además, ha reconocido que no podía descalificar a la superpotencia por aprovecharse de la mala política comercial de su país.

No le ha bastado la denigración de sus antecesores para disculpar al rival estratégico, sino que además se ha deshecho en elogios y lisonjas personales hacia Xi, “un hombre muy especial”, a quien ya piropeó hace unas semanas por la “gran victoria política” obtenida en su reelección como secretario general del Partido Comunista. Trump no ha recibido ni un solo gesto de reciprocidad por parte del líder chino, perfectamente consciente de lo que busca alguien tan sensible a los elogios como es el presidente estadounidense.

Nada se entendería de la política china de Trump sin la peligrosa crisis que se le ha abierto en la península de Corea, donde la escalada nuclear del régimen de Pyongyang está a punto de resolverse de forma muy adversa para Washington, pues se enfrenta al dilema de escoger entre la consolidación de una potencia atómica con capacidad de alcanzar territorio estadounidense o entrar directamente en una confrontación armada de altos costes en vidas y en inestabilidad geopolítica.

Obama ya se lo advirtió cuando llegó a la Casa Blanca: Corea del Norte era el problema más espinoso que le dejaba encima de la mesa. Trump apenas le hizo caso, como demuestra la frívola incontinencia verbal y tuitera con que se ha expresado durante todo su primer año presidencial, amenazas incluidas, respecto a Kim Jong-un, mofándose también de los esfuerzos diplomáticos de su secretario de Estado, Rex Tillerson.

La resolución del dilema deberá producirse en los próximos meses, según señala un sombrío informe del Congreso de EE UU del pasado 27 de octubre. En el documento, se analizan todos los escenarios bélicos para liquidar el arsenal norcoreano, desde bombardeos aéreos hasta la invasión terrestre, para evitar que alcance una capacidad nuclear disuasiva que obligue a su aceptación de facto y a un equilibrio del terror, como sucedió con la Unión Soviética al principio de la Guerra Fría.

Queda una oportunidad, pero está en manos de China, el único país que puede influir sobre Corea del Norte con una combinación de sanciones y presión política. Si esta vía fracasa, Trump se enfrentará a la obligación de tomar la gravísima decisión de ordenar la destrucción del arsenal nuclear norcoreano, operación que requiere una invasión terrestre, según el Pentágono, y que puede ocasionar decenas de miles de víctimas civiles solo en los primeros días.

Estamos en el umbral de lo impensable, en puertas de un peligro bélico de dimensiones desconocidas. También era impensable la elección de Trump hace un año, y este es el dato central del año transcurrido desde los comicios. El balance empieza en el momento mismo en que todos los aventureros del mundo reciben el mensaje estimulante de que la primera superpotencia ha caído en manos de uno de ellos, y de que cualquiera de las locuras políticas imaginables puede abrirse camino en el nuevo mundo trumpista, al menos en el territorio de los mundos paralelos o de las fake news (esas noticias falsas que tanto rendimiento dan a los movimientos populistas).

Trump no es consciente del acto de vasallaje que acaba de hacer en Pekín, entre otras razones porque cree que puede desmentirse inmediatamente. En su idea de la política, todo es instantáneo y se organiza en torno a la apariencia, como ocurre en los espectáculos televisivos. Gobernar es firmar decretos solemnemente en el Salón Oval o intercambiar sonrisas con Xi Jinping en la Ciudad Prohibida ante las cámaras. Lo que suceda luego con el decreto o lo que salga de las conversaciones tiene escasa importancia. Trump jamás se ruboriza por desmentirse y siempre lo resuelve descalificando a los otros. Su palabra va mucho más allá de las fake news. Es inconsistente, ajustada solo al instante. Solo Twitter le permite ser así. Él y la red social están hechos el uno para el otro.

Pero el kowtow de Trump no es un gesto volátil, sino una expresión del retroceso de Washington en la dirección de los asuntos mundiales desde hace un año y de la ventana de oportunidad que se le ha abierto a China, y en concreto a su presidente Xi Jinping, para acortar la distancia que les separa todavía, hasta conseguir, a mitad del siglo XXI, el relevo como superpotencia. Los lemas trumpistas America first (América primero) y America great again (America otra vez grande) significan, al parecer, ceder gentilmente el paso a China y hacerlo también en el plano de las ideas y de los valores, en el que EE UU consiguió sus victorias más resonantes en el siglo XX.

La elección de Trump hace un año es parte de la desoccidentalización del mundo. El mundo trumpista está más cerca de Putin, Erdogan, Xi Jinping y Mohamed bin Salman que de sus aliados occidentales, Merkel y Macron. Es autoritario y plutócrata, nacionalista y xenófobo, extremista y polarizado, inseguro y selvático. No se construye con alianzas y acuerdos basados en valores e intereses compartidos y guiados por una visión estratégica más o menos común, sino por los más brutales intereses inmediatos, los deals o contratos comerciales, auténticas transacciones entre negociantes poderosos.

Desde hace un año, el riesgo de guerra ha aumentado, en Oriente Próximo —donde ya es una realidad— y en Corea, con la eventualidad de un ataque nuclear, que sería el primero desde 1945. También ha aumentado el riesgo de proliferación, sobre todo por el boicoteo de Trump al acuerdo con Irán. Las alianzas de seguridad se han aflojado y el multilateralismo —madre de todos los avances en el último medio siglo— ha recibido un severo revés. Lo peor, sin embargo, es el mal ejemplo y el estímulo para aventureros, vigentes desde el 8 de noviembre de la elección presidencial e incluso antes, el 20 de julio de 2016, cuando fue nominado candidato del Partido Republicano, el viejo y gran partido de Abraham Lincoln.

The Washington Post ha contabilizado más de 1.300 mentiras o tergiversaciones de Trump desde su elección (un promedio de cuatro mentiras al día), en un país donde la mentira ha llevado a la apertura de procesos de destitución de dos presidentes. Que Trump ocupe el cargo todavía y no haya sido depuesto por el Congreso dice mucho y mal de la sociedad que le permitió llegar a la Casa Blanca y le ha mantenido hasta ahora en el poder. Pero esto tampoco dice mucho a favor del mundo que tiene en él a un líder y maestro de perversión política.

 

 

Itxaso DOMÍNGUEZ DE OLAZÁBAL, “Líbano: reflejo de Oriente Medio”  a esglobal (15-11-17)

https://www.esglobal.org/libano-reflejo-oriente-medio/

Tras la dimisión del primer ministro libanés, Saad Hariri, desde Arabia Saudí, el país se encuentra en un momento de incertidumbre y fragilidad que puede tener terribles consecuencias tanto para el Líbano como para la región. ¿Quién está detrás y qué repercusiones puede tener?

Los últimos acontecimientos en Líbano nos han recordado que el pequeño país mediterráneo es un reflejo de Oriente Medio, un escenario privilegiado de las tres proxy wars que han marcado la historia reciente de la región: tanto la guerra de Siria como el conflicto árabe-israelí, como la guerra fría de Oriente Medio que enfrenta a Arabia Saudí e Irán. Así y desde el momento en el que el país declaró su independencia, todas las fuerzas políticas libanesas han estado, en mayor o menor medida, cautivas de las aspiraciones de aliados más allá de las fronteras. Como resultado, la estabilidad del Estado siempre ha sido condicional y ha dependido de un delicado equilibrio de poder entre potencias.

El pasado 4 de diciembre, el primer ministro de Líbano, Saad Hariri, líder del Movimiento Futuro suní, dimitió por diferido desde Riad, paradójicamente acusando a Hezbolá e Irán de ejercer una influencia excesiva en la escena política libanesa y de la región en su conjunto – con un discurso sospechosamente parecido a la narrativa utilizada por la monarquía saudí estos últimos meses y años. Su anuncio vino acompañado de un aluvión de noticias provenientes de la capital saudí, todas ellas relacionadas con la lucha por la influencia regional, muy en particular el lanzamiento de un misil desde Yemen con destino Arabia Saudí, del que se acusa a los rebeldes hutíes, apoyados precisamente por Hezbolá e Irán. El príncipe heredero, Mohammed bin Salmán, hace frente a una de las transiciones más agitadas de la historia del Reino, marcada por enérgicos intentos de consolidar su posición imponiendo una narrativa viscontiana de autoritarismo reformista. Uno de los pilares de la estrategia del heredero ha sido una política exterior reactiva e impulsiva, sin estrategia claramente definida, que hasta ahora sólo ha cosechado reveses.

Hariri fue convocado en la capital saudí unas horas después de reunirse en Beirut con el antiguo ministro de Asuntos Exteriores iraní y consejero cercano al Líder Supremo, Alí Akbar Velayati. En estos momentos, la mayoría de líderes políticos y ciudadanos libaneses asumen que Hariri está retenido en territorio saudí en contra de su voluntad, y el maratón anual que el domingo 12 de noviembre tuvo lugar en Beirut sirvió para que pidieran al mundo el retorno de su jefe de Gobierno. El discurso, ese mismo día, del dirigente no consiguió aclarar ninguna duda. El presidente libanés Michel Aoun puso en duda la constitucionalidad de la medida negándose a reconocer la renuncia de Hariri hasta que este pisara de nuevo territorio libanés. Hariri ha condicionado su permanencia a que Hezbolá “cese de intervenir en asuntos regionales”, una precondición vaga que los dirigentes del país tendrán que pormenorizar en negociaciones futuras.

El ministro de Asuntos del Golfo de Arabia Saudí, Thamer al Sabhan afirmó que el Gobierno libanés “sería tratado como un Gobierno que declara la guerra a Arabia Saudí”. Todos los libaneses fueron incluidos en el mismo saco que los enemigos de Arabia Saudí, a pesar de las hondas y seculares diferencias que les distancian de Hezbolá. El argumento es que el movimiento chií – respecto del que no diferencian entre formación política y brazo armado – participa en la coalición gubernamental que lidera Hariri, algo ineludible si se repasa la relación del partido liderado por su secretario general, Hassan Nasrallah, con anteriores gobiernos libaneses a partir de 2005, que o bien dominaba y desafiaba o bien derrocaba a voluntad. Hariri acusó por primera vez el pasado 4 de noviembre a Hezbolá de ser “un Estado dentro de un Estado”, algo que libaneses y extranjeros llevan años dándose cuenta.

¿Qué ha cambiado? La reciente escalada de tensiones llega en un momento en el que, tras el referéndum sobre la independencia del Kurdistán en Irak y los últimos coletazos de la batalla contra Daesh en el Levante, Irán y sus aliados están casi en posición de crear un puente terrestre entre Teherán y la costa mediterránea. Es la confirmación definitiva de la influencia de un creciente chií dominado por Irán, que gran parte del mundo árabe de mayoría suní, y muy particularmente Arabia Saudí, lleva años temiendo. Hezbolá ya no es un movimiento nacional sino una entidad transnacional, cuyas prolongaciones aún deben ser evaluadas.

Ni la primera injerenciani seguramente tampoco la única

Aunque la influencia de Irán en Líbano a través de Hezbolá es innegable, Arabia Saudí ejerce más influjo en este país que en cualquier otro de la región aparte de Bahréin. El padre de Saad Hariri, Rafik, repartía su tiempo e inversiones entre ambos países. La relación entre la burguesía suní libanesa y las élites saudíes ha sido estrecha durante décadas, alimentando los intereses del Golfo en la República libanesa en ámbitos como el turismo, la construcción o las finanzas.

Líbano se perfila así para Riad como único escenario en el que existe hoy por hoy la posibilidad de contrarrestar la influencia chií, a lo que se añade la situación doméstica saudí, con un príncipe heredero que necesita consolidar su poder antes de acceder al trono tras varios fracasos en el ámbito de la política exterior, como la guerra en Yemen o el bloqueo del Cuarteto Árabe a Qatar. En vista de su relación de vecindad y de los precedentes históricos, Beirut se verá obligado a cooperar, en mayor o menor medida, con el régimen de Bashar al Assad. Podrá, además, y en este sentido, beneficiarse de la reconstrucción – tal y como Hariri ha repetido en numerosos foros – algo que vendría a certificar que Arabia Saudí ha perdido gran parte de su influencia en el país y, por tanto, en la región.

Líbano está acostumbrado a vacíos de poder derivados de tensiones externas, pero también es un ejemplo de cohabitación en virtud de su modelo consociacional de reparto de poder. Con la bendición tanto de Teherán como de Riad y gracias a todas las facciones por evitar el contagio de la guerra en el país vecino, Michel Aoun (aliado de Hezbolá) fue elegido presidente – a cambio de que Hariri volviera a ser primer ministro – tras casi dos años sin que el país tuviera un jefe de Estado en octubre de 2016.

Consecuencias internas

Arabia Saudí pretendía debilitar a Hezbolá e Irán negándoles un socio de gobierno suní. Sin embargo, este tipo de órdagos no suelen ser eficaces en el Líbano, y la renuncia de Hariri representó una humillación y una afrenta tanto para él como para todas las comunidades y confesiones del país, que trazaron paralelos entre la injerencia saudí y la injerencia siria en el pasado que encuentra su origen en la Gran Siria y su punto álgido: la ocupación a la que puso fin la Revolución del Cedro en 2005. Irónicamente, la situación actual ha unido a una población enfrentada durante años siguiendo líneas sectarias, frente a lo que empieza a perfilarse como un enemigo común -Arabia Saudí-, más preocupado por su estatus regional que por el interés general del país del cedro. En un discurso conmemorando el día de los mártires de Hezbolá el pasado fin de semana, Nasrallah afirmó que no culpaban a Hariri por su discurso, que tildó de “documento saudí”, e hizo un llamamiento a la calma dirigido a todos los libaneses y refugiados.

En los últimos años, Arabia Saudí tuvo otras oportunidades para poner a la población libanesa en contra de Hezbolá. No era este el momento idóneo, y los últimos acontecimientos únicamente benefician al movimiento chií y a Irán. El principal perjudicado es el propio Estado libanés, que tras años de asomarse al abismo del contagio de su vecino atravesaba un periodo esperanzador tras lo peor de la guerra en Siria, simbolizado por logros ahora en peligro como la aprobación de una Ley electoral, y la convocatoria de elecciones en mayo de 2018. El líder druso Walid Jumblatt reaccionó en Twitter: “Líbano es demasiado débil para soportar las consecuencias de la renuncia de Hariri, y no puede permitirse el lujo de ponerse de parte de Irán”.

La mayoría de libaneses se muestra hastiada de conflictos y ansía un retorno a las políticas en beneficio de todos. Cada día que Líbano protagonice titulares en los que se apunte a su estabilidad, no será Hezbolá sino Arabia Saudí quien se lleve gran parte de la culpa. Todas las facciones libanesas exigen al unísono el retorno de Hariri y el fin de la injerencia de los saudíes. El domingo 6 de noviembre, el partido del primer ministro (cuyo padre fue asesinado en 2005 en un atentado del que se culpa a miembros de Hezbolá) llegó a elogiar a Nasrallah, calificándolo de hombre responsable que colocó por encima de todo el interés nacional del país.

Es poco probable que la renuncia de Hariri produzca por sí sola un impacto considerable sobre la situación política del Líbano, ya que el Gobierno puede teóricamente mantenerse en pie hasta las elecciones de 2018. Corren hoy por hoy rumores de que Saad puede ser reemplazado por su hermano mayor Bahaa, conocido por sus posiciones más radicales. Un escenario alternativo a corto plazo es que Líbano se vea una vez más desprovisto de un gobierno funcional, una situación en la que Hezbolá no será por primera vez descrito como fuente del problema, sino como defensor de la “seguridad y estabilidad del Líbano”, tal y como Nasrallah señaló en un discurso televisado el día después del anuncio del primer ministro. Una situación que además en nada impide que Hezbolá siga desarrollando sus actividades regionales con normalidad. 

Consecuencias en la región

El ministro saudí de Asuntos del Golfo prometió avances “asombrosos” en los siguientes días, añadiendo que las represalias del Reino contra Hezbolá podrían tomar varias formas que “definitivamente afectarían al Líbano”. Es inevitable trazar paralelos entre esta escalada y la escalada que siguió al bloqueo de Qatar por parte del llamado Cuarteto Árabe, que también empezó por exigir el retorno de sus ciudadanos (medida que Riad ha adoptado en otras ocasiones). Arabia Saudí podría así emitir una lista de demandas y, a menos que estas se cumplan, congelar las relaciones con Beirut. Un escenario aterrador sería la congelación de relaciones comerciales, o la expulsión de algunos de los cientos de miles de libaneses que viven en el Golfo. Líbano recibe un promedio de 7.000 millones de dólares (cerca de 6.000 millones de euros) en remesas anuales, de los cuales el 60% provienen de países del Consejo de Cooperación del Golfo. Al contrario que Qatar, que pudo amortiguar las represalias gracias a sus reservas y recursos, el impacto en una economía ya frágil podría ser dramático.

Un enfrentamiento militar parece de momento descartable, algo que el propio Nasrallah ha subrayado en numerosas ocasiones. Uno de los elementos que seguramente envalentonaron a Riad y provocaron que adoptara sus últimas decisiones fue la narrativa agresiva de la Administración Trump vis à vis Irán y Hezbolá, movimiento este último sobre el que el Congreso estadounidense recientemente impuso sanciones. Sin embargo, tanto Estados Unidos como la Unión Europea y uno de los aliados regionales clave de Riad – Egipto – expresaron su temor frente a las consecuencias de tratar de aislar al Líbano.

Estos últimos meses, se han hecho cada vez más frecuentes en Israel los rumores sobre una guerra con Hezbolá, intensificados tras un entrenamiento a gran escala de tropas israelíes en el Norte del país el pasado mes de septiembre y movimientos de soldados de Hezbolá desde Siria. Israel lleva meses haciendo sonar las alarmas sobre lo que consideran un punto de inflexión en el plano regional: la creciente huella de Hezbolá e Irán en Siria, y más particularmente sobre la capacidad de los primeros de producir misiles guiados. Los israelíes siguen siendo la única fuerza que podría degradar seriamente la capacidad militar de Hezbolá, algo que tendría un efecto aún más devastador que la guerra de 2006 en el resto del país.

Sin embargo, la razón por la cual Israel estaría dispuesto a lanzar un ataque es la misma por la que sus servicios de inteligencia advierten contra tal acción, ya que se exponen a la posibilidad de que caigan un aluvión de misiles en sus centros urbanos. Israel posee mayor capacidad para infligir daños, pero Hezbolá posee mayor capacidad para absorberlo. El liderazgo del Ejército sabe que necesita restringir sus objetivos militares para reducir las probabilidades de una guerra total. Hezbolá, por su parte, necesita consolidar sus logros, aún no definitivos, tanto en Siria como en Irak. La única alternativa que le quedaría a Israel es dirigir una ofensiva que no pueda ser tildada de acto de guerra contra las fuerzas y los depósitos de Hezbolá en Siria, que en ese caso no podría ser tildada de acto de guerra.

El experto, Elie Fayad, escribía hace unos días en el diario libanés L’Orient le Jour una frase que quizás podría adivinarse profética para el resto de la región: “si Arabia Saudí se ha disparado en el pie, tal y como algunos creen, el Líbano tiene que cuidarse de no apuntar a su cerebro”.

 

 

Entrevista a Rob RIEMEN a Letras Libres (21-10-17): “Debemos llamar al fascismo por su nombre”

http://www.letraslibres.com/mexico/revista/entrevista-rob-riemen-debemos-llamar-al-fascismo-por-su-nombre

En tu primer libro retomas el ideal democrático de Thomas Mann de la “nobleza de espíritu”. ¿La nobleza de espíritu, que es individual, puede oponerse al avance del fascismo, un movimiento de la sociedad de masas?

En 1947, mientras trabajaba en Doktor Faustus, Mann escribió su conferencia “La filosofía de Nietzsche a la luz de nuestra experiencia”. En ella decía que ninguna medida técnica, institución jurídica ni idea de gobierno mundial lograría avanzar hacia un nuevo orden social sin que antes se desarrollara un clima espiritual alternativo. Para Mann la única forma de detener los avances del fascismo era mediante la nobleza de espíritu. Coincido.

El fascismo nació en el interior de la sociedad. La ignorancia de la sociedad de masas es también una ignorancia de los valores espirituales y morales. El fascismo surge en este contexto. Como afirmo en Para combatir esta era: a pesar del progreso científico y tecnológico y del enorme acceso a la información, la fuerza dominante de nuestra sociedad es la estupidez organizada. No se detiene el fascismo a través de la economía, la tecnología o la ciencia, ni siquiera a través de las instituciones –porque dependen de las personas que las conforman–, sino con una mentalidad distinta. Mann, Camus, Sócrates y muchos otros pensadores advirtieron que la “nobleza de espíritu” es uno de los ideales más democráticos que existen. Para cultivarla no se necesita dinero, ser tecnológicamente avezado o tener un título universitario. La nobleza de espíritu es una mentalidad, es saber de qué se trata la dignidad humana.

Para combatir esta era es un llamado a las élites políticas, económicas, académicas e intelectuales. Élites que, sin embargo, parecen estar atravesando una crisis. Afirmas que han generado el vacío espiritual en el que el fascismo puede crecer otra vez”.

Nos enfrentamos a dos problemas diferentes. El primero es el tipo de élites dominantes en nuestra sociedad. Las políticas, económicas y mediáticas son las que tienen más poder e influencia. Se definen y validan por la cantidad, no la cualidad. En el mundo de la cultura, no obstante, el concepto tiene un significado distinto: la élite expresa la cualidad. Pensemos en la Unión Soviética de Stalin: por un lado, estaban las élites del poder, los dirigentes del partido, y, como contrapeso, una minúscula élite moral representada por Pasternak, Mandelstam, Ajmátova y, posteriormente, Brodsky. Una de las cosas que ocurre en nuestra era de capitalismo rampante es que la única élite que reconocemos es la del poder, que solo expresa cantidad. Que las élites intelectuales y artísticas estén marginadas refleja que los más altos valores de la sociedad actual son los del comercio y la tecnología. Es indispensable hacer un llamado a las élites, incluyendo a la élite académica: tienen una posición privilegiada que conlleva una responsabilidad que no están aceptando. Tendrían que ser combatientes contra esta era.

Parte del fenómeno al que nos enfrentamos hoy ya lo retrató Hermann Broch en el tercer volumen de Los sonámbulos, donde analiza el declive de los valores. Para Broch no es que ya no haya valores, sino que, a consecuencia de que ya no existe un valor universal y trascendental, todos los valores se fragmentan y se hacen pequeños. A la clase política solo le interesa el poder, a la clase militar solo le interesa tener más armas, a los médicos solo les interesa tener más medicinas, al mundo tecnológico solo le interesa desarrollar más tecnología. No existe ya un sentido de responsabilidad general. Y no solo eso: esos grupos no hablan el mismo idioma, no se comunican, no existe un diálogo entre ellos.

En su novela El hombre sin atributos, Robert Musil pone a esos grupos –generales, empresarios, intelectuales y aristócratas– en conversación. Para Musil se reúnen porque están en busca de la “gran idea”. Es una hermosa metáfora que Musil retoma de Los demonios de Dostoievski. Perdimos la “gran idea”. En términos más académicos diríamos que perdimos el gran relato. Las consecuencias sociológicas de esa ausencia son inmensas. En la Edad Media, por ejemplo, la gente formaba parte de una gran idea única. Eso se acabó, por buenos motivos, pero ahora tenemos a una sociedad completamente fragmentada, individualizada, con una clase gobernante que ha perdido el sentido común o el buen sentido, y no tenemos un gobierno que quiera velar por el bien común.

Contribuyó al estallido de la Segunda Guerra Mundial que las élites estuvieran en un proceso de sonambulismo, adormecidas. Está sucediendo de nuevo. Para Hermann Broch, el sonámbulo se niega a ver la tormenta. Ahora nos negamos a ver el retorno del fascismo. Me dicen que hablo de los peligros del populismo. No es así. El populismo es como los mosquitos, un poco irritantes. El peligro real es el regreso del fascismo. El fascismo es el cultivo político de nuestros peores sentimientos irracionales: el resentimiento, el odio, la xenofobia, el deseo de poder y el miedo. No deberíamos confundir ambos conceptos. Debemos llamar al fascismo por su nombre.

¿A qué se debe que la sociedad se niegue a asumir que el fascismo está de vuelta?

A la turbación de políticos y académicos. Al menos así sucede en Occidente. Lo advertí hace algunos años cuando publiqué en los Países Bajos “El eterno retorno del fascismo”, el primer ensayo de Para combatir esta era. Recibí un tsunami de respuestas negativas. En los diarios aparecían artículos furibundos firmados por políticos que decían que debería sentirme avergonzado. Los académicos también se enojaron porque dije que en la academia se dedican a escribir notas al pie de página en lugar de involucrarse políticamente. No me permitieron decir que el diputado neerlandés Geert Wilders es un fascista. Aceptar el retorno del fascismo representa un problema para algunos pensadores progresistas porque implica que nuestra sociedad tiene fantasmas que se niegan a morir. Aunque hay excepciones, los académicos por lo general no saben nada. El problema fundamental que está afectando a la academia es la confusión entre la ciencia y la verdad.

Sabemos de la brillante idea que tuvo Descartes de separar el alma del cuerpo. Fue a partir de esta nueva idea que pudimos hacer descubrimientos científicos. Pero tiempo después, en 1725, Giambattista Vico advirtió que, pese a la gran admiración que tenía por Descartes, no debíamos cometer el error de pensar que el paradigma científico –aunque adecuado para explicar lo que ocurre en la naturaleza– nos haría entender al ser humano y su sociedad, porque somos una especie espiritual. Nuestros sentimientos y emociones van más allá del paradigma científico. Los académicos, sin embargo, se negaron a escuchar la advertencia de Vico, o la olvidaron. Constantemente las humanidades tienen que probar que son científicas y les imponen la necesidad de inventar teorías. Simon Schama ha explicado que la historia está compuesta de una serie de relatos, pero son pocos los historiadores que cuentan algo. Todo son teorías. Esto se aplica también para la psicología y la sociología. Existe un malentendido en el campo de las humanidades y con suerte un día nos darán más conocimientos que datos. Al no entender, no forman parte del debate público. Como no hay evidencia empírica de que nos enfrentamos al fascismo se han negado a pensar que está de vuelta.

Nos enfrentamos a un nuevo gnosticismo y quien lo cultiva es esencialmente la izquierda: “la gente” se siente traicionada, “la gente” no sabe qué hacer. En cierto sentido, esto es tan antidemocrático como el fascismo. Es aquí donde estamos atorados. Lo que no tenemos es un “humanismo cívico”. Lo que la sociedad ha perdido es la noción de humanismo en el discurso cívico, eso es algo que debemos recuperar lo antes posible porque, de lo contrario, nos enfilamos al desastre.

Pero no solamente hay ciencias de la naturaleza, también están la ciencia política y la ciencia económica. Es decir, la cuantificación de elementos económicos y políticos desde un punto de vista científico.

Si la economía fuera una ciencia, ¿por qué no pudo predecir la crisis económica de 2008 o ha podido hacerle frente? La ciencia política se reduce solo a datos y no aporta nada. Al querer ceñirse a este paradigma la ciencia se limita. El argumento de Giambattista Vico es que si queremos comprender al ser humano y entender a la sociedad necesitamos historia, poesía, filosofía, música y arte. ¿Esto nos dará un conocimiento absoluto? No, porque el ser humano trasciende el conocimiento absoluto.

Se piensa que hablar del alma y el espíritu humano es anticuado. Si eso es cierto, hemos perdido el rumbo. ¿Cuál es la esencia del ser humano? Sócrates dice que el alma. En sus Disputaciones tusculanas, Marco Tulio Cicerón escribió su famosa sentencia de donde proviene nuestra noción de cultura: “el cultivo del alma, eso es la filosofía”. Y ciertamente hemos perdido, junto a la filosofía, la búsqueda de la sabiduría, el cultivo del alma. De modo que no debe sorprendernos la clase de mundo en que vivimos.

No estoy en contra de la información y de los hechos, pero no necesariamente son conocimiento ni sabiduría. Los poetas y los artistas dicen que el lenguaje es como un espejo que nos dice si somos auténticos. Hacia el final de la Apología, Sócrates advierte que, sin el lenguaje de las musas, sin el lenguaje de la música, la poesía y el arte, sería imposible expresarnos; sería imposible comprender nuestros sentimientos y lidiar con nuestras frustraciones, temores y soledad. Por eso es importante tener ese lenguaje que –ya lo dijo Proust– es lo que nos permite entender al otro. Nunca seremos capaces de apreciar y articular nuestras experiencias más profundas sin el lenguaje de las musas.

Las sociedades que están dominadas por el miedo son propensas al contagio del populismo, pero el miedo es inevitable en sociedades como las nuestras, asediadas por el terrorismo y la violencia del narcotráfico.

No son las sociedades, somos nosotros mismos. Nuestra psique está invadida por el temor: somos la única especie que tiene conciencia de su mortalidad. El temor es un sentimiento inherente al ser humano. Más que de una educación o de una filosofía, Sócrates hablaba de una paideía: de cómo vivir la vida. Uno de sus elementos es cómo lidiar con nuestros temores. Hemos perdido los instrumentos que nos permiten hacerlo. ¿Por qué las sociedades son tan inseguras? ¿Por qué dependen tanto de psiquiatras? ¿Por qué depositamos nuestro sentido de bienestar y confianza en los bancos, en las compañías de seguros y en los sistemas de pensiones? En parte es porque nuestra sociedad se ha vuelto mucho más materialista y creemos que las aseguradoras nos van a cuidar. ¿Para qué debo cultivar mis habilidades o cierto carácter si, mientras mi cuenta de banco esté bien, yo voy a estar bien? Sócrates pensaba que el valor es la habilidad de conquistarse a uno mismo, el valor para cultivar nuestra alma, y quería que recibiéramos una educación que nos hiciera valientes, conquistar nuestros temores, frustraciones, inseguridades de modo que tengamos la valentía para actuar.

Imaginemos una sociedad en la que nos diéramos cuenta de que la auténtica seguridad no debería venir de nuestra cuenta bancaria sino de nosotros mismos. Imaginemos una sociedad en la que en verdad tratáramos de educarnos para ser valientes. Es la única manera de oponerse a lo que está ocurriendo. Esto no significa que no habrá más tragedias, pero como sociedad seríamos mucho más fuertes.

Afirmas que el miedo orilla a los pueblos a buscar un líder que los salve y proteja. Tu advertencia de que el fascismo está de vuelta, ¿no es una forma de provocar miedo en las élites?

Al hablar de élites nos referimos a la élite del poder. Eso sucede ya en Estados Unidos, donde la clase que conforman los financieros de Wall Street está en ascenso. Es exactamente lo que ocurrió en la Alemania nazi por falta de cálculo, oportunismo y pensamiento estratégico: las élites –no solo las élites del poder, sino muchos académicos e intelectuales– pensaban que Hitler no podía ser tan malo. En tanto el líder fascista se dedique a sus propios intereses, parece que a nadie le importa. Llegado el momento, si las cosas se ponen muy mal en un régimen totalitario, no hay posibilidad de alzar la voz.

¿Por qué las personas necesitan tanto la figura de un líder? ¿Por qué la sociedad ansía un héroe? Los héroes actuales son las celebridades. Sabemos que Trump pudo llegar a la Casa Blanca gracias a que durante doce años apareció constantemente en la televisión. Así de grande es el hambre de líderes, héroes, celebridades, gurús y mesías. Es por esto que he procurado hacer una defensa del humanismo. Si uno es suficientemente afortunado en la vida encuentra un maestro: un hombre o mujer que pueda enseñarte a desarrollar tus habilidades y talento. La humanidad puede dividirse entre la gente que necesita un maestro y lo busca y la gente que no lo busca, pero está impresionada con el líder poderoso al que pueden someterse.

Dostoievski lo dice con gran elocuencia en El gran inquisidor. Ahí presenta a Jesucristo no como un líder poderoso ni como héroe. Lo presenta como un maestro. Un maestro, además, que no trae buenas noticias. La mala nueva es que Jesucristo no está aquí para hacernos felices sino para hacernos libres. Necesitamos un maestro cuando queremos desarrollar la cualidad de ser libres. Necesitamos un líder o una celebridad cuando queremos ser felices.

En Francia y en los Países Bajos, los candidatos con discursos fascistas perdieron las elecciones. ¿Se detuvo el fascismo en Europa?

En los Países Bajos no detuvimos al fascismo. Geert Wilders es líder del actual segundo partido más importante y principal opositor del partido en el gobierno. Esto significa que en el debate parlamentario él es el primero en hablar. Puede decir lo que quiera sin ningún tipo de responsabilidad. Por otra parte, el ganador de la elección, Mark Rutte, publicó una carta abierta en todos los periódicos holandeses titulada “Ser normal”. Ahí dice que, como holandeses, damos la bienvenida a todos siempre y cuando se comporten de una manera “normal”, como el resto de los ciudadanos neerlandeses. ¡Vaya! Ser normal significa que debes ser igual al otro. No puedo pensar en un argumento más racista y xenófobo. Poco después, el líder del partido Llamada Demócrata Cristiana dijo que todos en mi país deben saberse el himno nacional de memoria y que cada vez que se escuche debemos ponernos de pie y posar la mano sobre el corazón. Quisieron crear instrumentos para hacernos a todos “normales”.

En Francia, por otra parte, Macron ha tenido mucha suerte. Es joven y tiene poca experiencia. Por lo general, la votación parlamentaria es del 70 o el 80%. Él solo obtuvo el 48%. Camina en un terreno sensible y está en una posición mucho más complicada que la de Obama cuando ganó la presidencia en 2008, y ya vimos qué ocurrió después de los ocho años de su gobierno. De modo que no nos engañemos pensando que, de repente, sin tomar ninguna iniciativa real, detuvimos al fascismo. La Unión Europea se encuentra en un momento muy delicado. Es tan disfuncional que, en Hungría, no puede hacerle frente a Viktor Orbán, un fascista absoluto. También sabemos qué pasó en el Reino Unido y en Polonia. Las fuerzas que quieren destruir Europa son innegables.

¿Cuál es la pertinencia de Para combatir esta era?

Sin Trump el libro no habría aparecido en español ni en otros idiomas. En el caso de Trump no creo que haya un proceso de destitución. Si llegara a ocurrir no olvidemos lo que dijeron Levi, Mann y Camus después de la destrucción de la Alemania de Hitler y el desmoronamiento del fascismo en Italia: no cometamos el error de pensar que el fascismo desapareció con la guerra. Después de la guerra, Camus publicó La peste para dejar asentado este mensaje. Pueden pasar diez o cincuenta años, pero el fascismo reaparecerá. Está sucediendo ahora con Trump y Erdoğan. Pero aún si ellos se van, el fascismo permanecerá.

En 1929, José Ortega y Gasset nos advirtió en La rebelión de las masas del arribo del fascismo. Las sociedades libres lucharon contra las naciones fascistas por la libertad. Los líderes que enfrentaron el fascismo Estados Unidos y el Reino Unidohoy tienen un gobierno populista. ¿Qué camino tomar?

Estados Unidos no tiene un gobierno fascista, pero tiene un presidente que sí lo es. Este es un ejemplo de que la libertad y la democracia no pueden darse por sentadas. Quizá debemos dar un salto mucho más amplio y entender que el modelo de Estado nación es relativamente nuevo en nuestra historia, que como modelo tiene dificultades, y que eso abre el espacio para la aparición del nacionalismo. A partir de este escenario puede crecer el fascismo. No hay fascismo o racismo sin nacionalismo.

Al final de los treinta, Thomas Mann, Hermann Broch y algunos intelectuales estadounidenses como Robert Maynard Hutchins –que entonces era el rector de la Universidad de Chicago– se reunieron a instancia de Elisabeth Mann Borgese y su esposo, el escritor Giuseppe Borgese, uno de los pocos intelectuales italianos que se negó a hacer el juramento de lealtad a Mussolini y se exilió en Estados Unidos. En 1938, Borgese pensó que la guerra era inevitable y que debían ganarla. Pensaba que después de la guerra los políticos estarían demasiado agobiados, así que los intelectuales tenían que salir de la torre de marfil y escribir algún tipo de folleto a partir del cual podrían establecerse nuevos principios.

El grupo se reunió un par de veces en Atlanta en 1939, poco antes de la guerra. En marzo de 1940 publicaron The city of man. A declaration on world democracy, donde se preguntaban: ¿qué necesitamos hacer después de la guerra? Ellos mismos respondieron: un gobierno mundial, un parlamento mundial, derechos humanos universales. A partir de este pequeño libro nació la onu.

Nos toca a los intelectuales –a la gente privilegiada que podemos vivir de cuidar ideas y cuidar el significado de las palabras–, unirnos, explicar qué es lo que ocurre y cómo avanzar. Estamos atorados entre dos paradigmas que no nos permiten avanzar. Nuestra conversación ha girado en torno al paradigma del regreso del fascismo. Pero hay otro paradigma con el que estamos lidiando: la sociedad capitalista-científica-tecnológica que se rige por el tipo de ideología que viene de Silicon Valley. Una ideología que se basa en la falsa noción de que con tecnología y neurociencia podemos resolverlo todo. Como decía Obama con frecuencia: “Fix it first.” Eso tampoco nos permitirá avanzar. Esto abreva del hecho de que no hay ideas. Tuve un debate álgido con un profesor que decía que para tener una Europa unida había que regresar a la Edad Media, bajo la forma de la cristiandad. Pero la salida no está en un regreso al pasado.

Celan, Brodsky, Pasternak y muchos otros ejercieron el arte de la traducción. ¿Por qué Thomas Mann escribió José y sus hermanos? Comenzó a escribir su tetralogía cuando se dio cuenta de que existía un hombre llamado Adolf Hitler. Mann, que vivía en Múnich, escuchó la retórica de Hitler, comprendió su ideología y se percató de que quería crear una nueva religión laica. Así que comenzó a escribir su libro. Tomó la Biblia y se propuso volver a contar –a traducir– la historia de José y sus hermanos.

Celan –después de que los nazis lo recluyeran junto a su familia en un gueto, mandaran a sus padres a un campo de exterminio en donde asesinarían a su madre y moriría su padre, y lo remitieran a un campo de trabajos forzados de donde finalmente fue liberado– tuvo que traducir. El gran relato que esperamos, el tipo de historia que necesitamos tener para que renazca el humanismo laico o religioso será, justamente, uno que vuelva a contar historias; será una traducción, como el Renacimiento fue una traducción. Goethe dijo que la verdad ya existe, lo único que tenemos que hacer es repetirla y traducirla. De ahí mi rechazo a los académicos. No están haciendo su trabajo. En cambio, cada día admiro más a Andréi Tarkovski, porque con sus películas logró traducir valores fundamentales en historias. La noción de sacrificio, que pertenece al mundo de la religión, él la tradujo en un relato claro. Todos mis héroes son traductores. Emprendieron la tarea de transmitir o traducir valores, las cosas que en verdad importan, para darnos una visión del mundo que protegiera la noción de lo que es una civilización democrática. Si no somos capaces de hacer esto estamos perdidos.

¿Qué opinas de la reacción que ha generado Trump dentro de Estados Unidos?

No podemos aceptar lo que ocurre. Trump no ganó el voto popular. Mucha gente comprende lo que pasa. Hillary dijo que ahora forma parte de la “resistencia” –algo que me causa cierto malestar porque del lado del mundo del que vengo las personas que pertenecían a la resistencia arriesgaron su vida para luchar contra los nazis–. En este momento no hay un solo estadounidense cuya vida corra peligro, de modo que sería mejor decir que se es parte de la oposición. Atesoremos este hecho: aquello que es posible en Estados Unidos resulta imposible en Rusia. Ese tipo de oposición haría que, en Rusia o en China, te ejecutaran de inmediato. Aún hay cierta libertad en Hungría, aunque cada día se vuelve más difícil pertenecer a la oposición. Si Trump logra incrementar su base de seguidores, sigue propagando noticias falsas y continúa con su política hacia los medios para que la gente prefiera abrir su Facebook en vez de leer el Washington Post, estaremos en una situación vulnerable. En el peor de los casos se reelegirá por un segundo periodo. No es imposible.

Tu libro es una defensa de los valores espirituales absolutos. ¿No es una aspiración muy elevada en estos momentos de emergencia?

¿Es una aspiración elevada buscar al amor de tu vida? ¿Es una aspiración muy elevada necesitar la amistad? ¿Es una aspiración demasiado elevada sentir la necesidad de perseguir nuestras pasiones, de hacer algo que tenga algún significado? Las cosas de las que hablo no son moralistas, abstractas o poéticas, son las cosas que están en el centro del ser humano. ¿Es una aspiración demasiado elevada confiar en tus amigos y no sentirte traicionado? Estas son las cosas de las que hablo. Todo se ha vuelto difícil y complicado porque el ser humano no solo es aspiracional, sino también siente temor y frustración. En realidad, hablo de cosas muy básicas. ~

 

 

Manuel ARIAS MALDONADO, “El discreto encanto de la ideología: comunismo y revolución, un siglo después (II)” a Revista de Libros (15-11-17)

http://www.revistadelibros.com/blogs/torre-de-marfil/el-discreto-encanto-de-la-ideologiacomunismo-y-revolucion-un-siglo-despues-ii?&utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=nl20171115

Una noche de 1953, Stalin llama a la sala donde está celebrándose un concierto de Radio Moscú y pide al ingeniero de sonido que le haga llegar una grabación del mismo en cuanto la orquesta termine de tocar. Aterrado, el ingeniero comprueba que la sesión no estaba grabándose y en cuanto termina ordena a los espectadores permanecer en su sitio y volver a interpretar a Mozart desde el principio. Como el director queda inconsciente tras caer al suelo, la policía secreta saca de su cama a un sustituto, que se despide de su esposa convencido de que van a ejecutarlo y termina moviendo la batuta sin haberse quitado la bata; mientras, los huecos en el público se rellenan con viandantes obligados a aplaudir. Por fin, misión cumplida: Stalin recibe la grabación y, mientras se pone a oírla, cae fulminado por un derrame cerebral.

Así comienza The Death of Stalin, la sátira del guionista y director escocés Armando Iannucci que, inspirada en el cómic de Thierry Robin del mismo título, acaba de estrenarse en el Reino Unido. Es una obra arriesgada, pero funciona estupendamente: una vez que el espectador se acostumbra a que los gerifaltes del estalinismo hablen con acento británico, la película es de una irresistible comicidad. Su relato de las horas que siguen a la muerte del dictador georgiano, que culminan con el ascenso de Nikita Jhruschov y la defenestración del sanguinario Lavrenti Beria, es tan divertido como amargo: la crueldad del estalinismo se hace patente por acción y omisión mientras se despliega una lucha por el poder donde las ambiciones personales conviven con el uso táctico de la jerga marxista-leninista. Si se estrena en España, merece la pena verla.

Dejaremos para otra ocasión el debate sobre cuál pueda ser el objeto legítimo del humor, si es que hay alguno que pueda calificarse de ilegítimo, un debate que ha revivido estos días en Estados Unidos a cuenta de los chistes que el cómico judío Larry David ha hecho en el programa Saturday Night Life a cuenta de la Shoah. De momento, valga la referencia a la película de Iannucci como introducción a la segunda parte de esta reflexión sobre el comunismo y la revolución en el mes de su centenario. La muerte de Stalin es el momento en que los dirigentes soviéticos distienden el puño de hierro con que habían gobernado la Unión Soviética desde el triunfo de la revolución. Fue Stalin quien empezó a hablar de «marxismo-leninismo» y son muchos quienes han querido ver una diferencia ontológica entre Lenin y Stalin, quien habría traicionado el ideal revolucionario a causa de sus tendencias psicopáticas; la gran esperanza roja, Trotski, habría tomado un curso distinto. Habría, hubiera, podría: hablar es fácil. En realidad, como veremos, el estalinismo estaba contenido en el leninismo y lo que separa a ambos líderes es una cuestión de grado más que de sustancia.

En cualquier caso, y retomando el hilo argumental allí donde lo dejamos la semana pasada, la clave para comprender el curso de la revolución bolchevique se encuentra en la ideología. Es decir, en la ideología marxista-leninista, con sus características propias; pero también en la ideología como tal, como fenómeno humano, con sus características generales. Concebida inicialmente por Marx himself como «falsa conciencia» de clase (la visión deformada que tiene el obrero sojuzgado por la burguesía acerca del tipo de sociedad en la que vive), la ideología pasará a designar un sistema de creencias que, a partir de una determinada concepción del ser humano, postula un tipo ideal de sociedad. Es el caso de las grandes ideologías de la modernidad: socialismo, conservadurismo, liberalismo, anarquismo. Inevitablemente, estos sistemas de creencias son también simplificaciones de la realidad; de una realidad compleja que no podemos comprender ni evaluar con facilidad sin recurrir a los instrumentos heurísticos que la ideología, desde fuera, nos proporciona.

Pero estos atajos cognitivos son, también, sistemas emocionales. Vale decir, comunidades de sentido en las que ingresamos para no estar solos, sino más bien confortados afectivamente por un ideal que da sentido a nuestra vida y compartimos con otros. Resulta de aquí, asimismo, un régimen de percepción: quien abraza una ideología ve la realidad de una manera y no de otra, asignando espontáneamente valores positivos a unos conceptos o versiones de esos conceptos (de la igualdad a la democracia) y valores negativos a otros (de la burguesía al mercado). ¡Creo, luego percibo! Este condicionamiento, dicho sea de paso, funciona en múltiples direcciones: el anticomunismo puede impedirnos apreciar facetas más o menos edificantes de la Unión Soviética (como sus programas de alfabetización, el papel otorgado a la cultura o el deseo de incorporar a la mujer al mundo del trabajo) o distinguir entre sus distintos períodos históricos (ya que del Gran Terror de los años 1937-1938 al tedio brezhnevista hay una notable diferencia).

Del mismo modo, no debemos perder de vista que la Rusia de 1917 no es precisamente la España de 2017: el contexto sociopolítico en que se desarrolla la doctrina leninista ayuda a explicar el éxito de la revolución una vez se pone en marcha. La Rusia zarista no abolió la servidumbre hasta 1856 y, en lugar de embarcarse en un rápido proceso de modernización imitativa a la manera del Japón de los Meji, insistía en sus rasgos más orientales y desatendía el creciente descontento de un cuerpo social marcado por la pobreza y la desigualdad. Es algo que, mutatis mutandis, deberíamos ser capaces de comprender tras una larga crisis que ha multiplicado el voto populista en las sociedades occidentales. Raymond Aron ya tenía clara esta relación de causalidad a mediados de los años cincuenta:

La fuerza de atracción de los partidos que se presentan como totalitarios se afirma o amenaza con afirmarse cada vez que una coyuntura grave deja entrever una desproporción entre la capacidad de los regímenes representativos y las necesidades del gobierno de las sociedades industriales de masas.

Esto es lo que explica el éxito del leninismo en los países del Tercer Mundo, de Asia a Latinoamérica: sus tesis resonaban allí con fuerza, a diferencia de lo que sucedía en unas sociedades desarrolladas donde el ímpetu revolucionario ‒lo vemos en Cataluña estas semanas‒ se ve frenado por la titularidad de la hipoteca. Así que, siendo la aspiración de Lenin internacionalizar la revolución, extendiéndola a las que consideraba potencias industriales decisivas (Alemania y Gran Bretaña), hubo de conformarse póstumamente con los regímenes nacidos de la descolonización o que hacían de trastienda de la Guerra Fría. No obstante, mi propósito aquí no es hablar del tipo de problema al que quería responder Lenin con la revolución, en este caso una Rusia zarista incapaz de modernizarse, sino con el tipo de solución que representa el bolchevismo.

¿Y qué puede decirse de la ideología marxista-leninista? Es justo comenzar advirtiendo que el comunismo, entendiendo por tal una forma de organización social basada en la abolición de la propiedad privada, es anterior a Marx y, de hecho, le sobrevive. Se trata de un ideal que atraviesa la historia del pensamiento político, de Platón a Rousseau; uno tan atractivo que ha sobrevivido al fracaso de la Unión Soviética y al conjunto de evidencias que apuntan ‒dejemos los argumentos morales aparte‒ hacia la utilidad organizativa del derecho de propiedad. Para caracterizar adecuadamente el marxismo-leninismo, sin embargo, no basta con la preocupación por la igualdad y el subsiguiente recelo hacia la propiedad privada. A bote pronto, la ideología bolchevique seduce porque constituye una explosiva combinación de milenarismo y positivismo. O, si se quiere, de un milenarismo enmascarado racionalmente bajo una concepción teleológica de la historia que convierte la revolución en un acontecimiento ‒mesiánico‒ necesario.

En su libro sobre las sectas milenaristas medievales, el historiador británico Norman Cohn señala que estos movimientos ‒que creían en la Segunda Venida de Cristo y en el establecimiento de un reino de mil años que precedería al Juicio Final‒ presentan la salvación como un suceso colectivo, mundano, inminente, total y milagroso. Es decir, uno que atañe a todos los seres humanos, se produce en este mundo, está a punto de llegar, produce una transformación completa de la vida en la tierra y es facilitada por agentes sobrenaturales. Salta a la vista que la promesa de felicidad intramundana formulada por el marxismo-leninismo cumple con todas esas características, salvo la última: nada habría de «milagroso» en un proceso de transformación social impulsado políticamente. O, al menos, eso parece. Pero, ¿no cumplirá aquí la concepción marxista de la historia el papel que el milenarismo cristiano asignaba a los agentes supramundanos? ¿No es la fe en la historia el equivalente a la fe en la salvación?

Se ha hablado mucho de las raíces judeocristianas de la idea marxista de la historia, que, naturalmente, remite a su vez al idealismo hegeliano. Marx pertenecía a los «hegelianos de izquierdas», contrapuestos a los llamados «hegelianos de derechas»: si éstos creían que la Historia había terminado ya y lo había hecho con el ascenso de Napoleón, aquellos entendían que la Historia seguía en marcha. Quiere decirse: avanzando hacia la definitiva «superación» dialéctica de sus contradicciones, todas ellas legibles en el curso mundano de los acontecimientos. Para la perspicaz Hannah Arendt, aquí reside la consecuencia teórica más importante de la Revolución Francesa: en el nacimiento del concepto moderno de Historia que Hegel deduce de los acontecimientos de 1789. Si lo real es racional y lo racional es real, la Historia no puede serlo menos; toda ella es, entonces, un astuto despliegue de la razón; un despliegue necesario y, por tanto, también irresistible.

Todo esto lo tomará prestado Marx, para quien el motor de esa historia es la lucha de clases. El empobrecimiento del proletariado a manos de la burguesía generará contradicciones insalvables en el capitalismo, cuya superación se producirá mediante una revolución destinada a instaurar una sociedad sin clases. Arendt encontraba en esta forma de concebir la historia una falacia palmaria: la historia no es contemplada desde el punto de vista de los agentes, sino desde el punto de vista del observador. Y, lo que es peor, ese mismo observador se convertirá en agente, tomando como referencia aquello que ha creído observar: los revolucionarios vocacionales harán la revolución aplicando un modelo ya existente, como hicieron los bolcheviques con 1789 en mente. Es difícil traducir el juego de palabras que les dedica Arendt: «They were fooled by history, and they have become the fools of history». Nota bene: las tensiones internas al pensamiento de Arendt se dejan ver cuando aborda este tema, pues es difícil sostener la incompatibilidad entre poder y violencia, sobre la que ella insiste en toda su obra, cuando se habla de la revolución. Arendt termina por conformarse con que esa violencia tenga por objeto «al menos» la constitución de la libertad. Siendo para ella la libertad y no la igualdad, por cierto, el tema de cualquier auténtica revolución.

Sea como fuere, la concepción hegeliana de la historia se convierte en ciencia de la mano de Marx. Sus leyes son, por tanto, equiparables a leyes naturales. De ahí que él mismo denigrase a los socialistas primitivos como «utópicos»: Owen, Saint-Simon, Fourier. ¡No hacían ciencia! Y se conformaban con esbozar un ideal, despreocupándose de los medios políticos que habrían de permitir su realización práctica: pobres amateurs condenados al pie de página de la historia. Esta dimensión científica delata la raigambre ilustrada del pensamiento marxista, pero termina por producir un efecto análogo a la fe cristiana a la hora de justificar las penurias terrenales que uno ha de vivir en el valle de lágrimas de la existencia mundana, lamentable prólogo a la felicidad eterna en el reino de los cielos. Así que el marxismo anticipa la recompensa y formula una promesa que debe realizarse en un futuro político que ha de llegar tarde o temprano. No sabemos cuándo, pero los promotores de la revolución «el partido que forma la vanguardia del proletariado» tratarán de adelantarla todo lo posible. Visto lo visto, acertaba Eric Voegelin cuando hablaba de «religiones políticas» para caracterizar a los movimientos políticos de los inicios del siglo XX, todos ellos «salvo acaso el liberalismo y la socialdemocracia‒ empeñados en dar salida a la «problematicidad de la existencia» humana por medio de la secularización de las viejas promesas religiosas. Para entendernos, pasaríamos del consuelo religioso al utopismo político; de la gloria ultraterrena al paraíso mundano.

Difícilmente podrá sorprendernos que Marx no diese demasiados detalles sobre la naturaleza de la existencia en la futura sociedad sin clases. En ese aspecto, el marxismo entronca con la tradición del Romanticismo político, que alimenta la frustración con el mundo realmente existente en nombre de una alternativa nunca definida, pero siempre reclamada; una insatisfacción, pues, que reclama su derecho a afirmar que las cosas pueden ser de otra manera. Y es así, invocando una sociedad perfecta, como pueden rechazarse las mejoras destinadas a remediar algunas de las imperfecciones que padece la sociedad en que vivimos. Por eso, como señalábamos la semana pasada, Lenin rechazaba el reformismo: para que su éxito no disuadiera a nadie del propósito revolucionario. Recordemos que Marx era un constructivista radical para quien el ser humano se hace históricamente a sí mismo y a sus circunstancias, razón por la cual él estaba persuadido de la posibilidad ‒y, por tanto, de la necesidad‒ de romper radicalmente con el capitalismo: de construir una sociedad nueva donde no puedan encontrarse rastros de la anterior. Pero el socialismo que habría de sucederle no podía sino bosquejarse, sin demasiados detalles, mediante promesas voluntaristas: desaparecerá el Estado, la política dejará de ser necesaria al eliminarse la conflictividad social y será reemplazada por la simple «administración de las cosas», la burocracia desaparecerá. ¡Bendita inocencia! O, a la luz de las consecuencias, quizá maldita.

Se da así la extraordinaria circunstancia de que la promesa de la sociedad sin clases justificará todo el sufrimiento que se haga necesario para llegar hasta su realización. Paradójicamente, como apunta el historiador Martin Malia, el socialismo consigue durante un cierto período de tiempo presentar la ineficacia y la penuria, y aun la violencia, como bienes supremos: extrañas pero irrefutables pruebas de que la revolución va por el buen camino. Merece la pena reproducir el pasaje en que el Alexander Herzen de Tom Stoppard hace la crítica del teleologismo histórico en La costa de Utopía:

¿Qué queréis? ¿Pan? Me temo que se quedó fuera de la teoría. Somos gente libresca, con soluciones librescas. Nuestro fuerte es la prosa; la prosa y la abstracción. Pero todo va maravillosamente. La última vez, en 1789, se produjo un malentendido. Pensábamos que el progreso social era una ciencia como cualquier otra. [...] Pero ahora tenemos una idea completamente nueva. La historia misma es el principal personaje del drama y también su autor. Todos formamos parte de la historia, que termina en la felicidad universal. Quizá no para ti. Quizá no para tus hijos. Pero felicidad eterna, puedes apostar por ello, cosa que, ya veo, has hecho. Tu sacrificio personal, el sacrificio de tantos en el matadero de la historia, todos los crímenes y locuras del momento, que te parecerán irracionales: todo eso es parte de una historia mucho más amplia que seguramente ahora no tienes ganas de oír. Digamos que, por fortuna, esta vez tú eres el zig y ellos son el zag.

Es Herzen, miembro liberal de la intelligentsia, hablando irónicamente; pero podría ser Lenin, vanguardia de la vanguardia, hablando literalmente. Pues es Lenin quien completa las tesis de Marx y pisa el acelerador histórico en dirección al 7 de noviembre de 1917 y a la instauración de la dictadura del proletariado. Suya es, pues, la teoría de la praxis revolucionaria: la dimensión que faltaba a la ideología bolchevique para pasar del papel a la acción. Pero seguiremos, poniendo punto final a esta serie, la próxima semana.

 

Ariane AUMAITRE, “Cuatro gráficos sobre el procés y las actitudes hacia la UE” a Politikon (13-11-17)

https://politikon.es/2017/11/13/cuatro-graficos-sobre-el-proces-y-las-actitudes-hacia-la-ue/

“¿Es esta la Europa que nos invitáis a construir, con un gobierno encarcelado? ¿Cuánto tiempo vas a mirar hacia otro lado, Europa, ante este golpe de estado, ante el maltrato de nuestros colegas en prisión, que son representantes electos?”. Así se dirigía en Twitter Carles Puigdemont, ex President de la Generalitat, a Juncker y Tajani, quejándose abiertamente de la posición que ha tomado la UE en lo que se refiere a la crisis catalana.

El apoyo (o la falta del mismo) de la UE hacia uno y otro de los bandos políticos del procés ha resultado clave a la hora de enmarcar las últimas semanas de acontecimientos. Por parte del gobierno, el apoyo de la UE es fundamental a la hora de legitimar sus acciones, mientras que por parte del independentismo se trata de involucrar a las instituciones a su favor, en peticiones que abarcan desde la mediación hasta la intervención para asegurar que España no vulnere sus derechos fundamentales. En este sentido, el ejemplo más claro es el traslado de Puigdemont a Bruselas con el objetivo de internacionalizar el procés desde la capital europea.

Sin embargo, y a pesar de las continuas demandas por parte de los independentistas, la UE continúa firme del lado del gobierno español, sin mostrar ningún tipo de apoyo a la causa independentista. En este contexto, podemos preguntarnos cómo está afectando esta situación a las actitudes de los ciudadanos y ciudadanas catalanes con respecto a la Unión Europea. ¿Podría esta falta de apoyo traducirse en una reducción de la confianza de los ciudadanos? Los datos del último Barómetro de Opinión Política del CEO, cuyo trabajo de campo se realizó durante las dos últimas semanas de octubre, y por lo tanto después del 1-O, pueden ayudarnos a analizar este fenómeno.

El procés y la confianza en la Unión Europea

Una primera manera de aproximar nuestra pregunta es la de observar la evolución de la confianza de los ciudadanos catalanes en la UE según sus preferencias territoriales. Los datos pueden observarse en el siguiente gráfico:

1

Los datos nos muestran que, mientras que durante los primeros años de la serie no se aprecia un patrón claro en la relación entre preferencias territoriales y confianza, y el nivel de confianza es similar entre todos los grupos de población en 2015, las líneas empiezan a separarse en 2016 y esta tendencia se acentúa en 2017. En este sentido, el 1-O y eventos relacionados que se sitúan entre las dos rondas de encuestas de 2017 reflejadas en el gráfico  (la primera de julio y la segunda de octubre) parecen abrir una brecha importante en la confianza de los independentistas.

Así, la tendencia del gráfico sugiere que la respuesta por parte de la UE ha impactado de manera significativa a todos los grupos de población. Por una parte, aquellos que creen que Cataluña debería tener algún tipo de encaje dentro de España aumentan drásticamente su confianza, probablemente sintiéndose respaldados por las acciones de la Unión.  Mientras tanto, los independentistas parecen haber sufrido un proceso inverso, y la falta de apoyo de la UE a sus aspiraciones podría haber determinado el descenso en la confianza que se aprecia en los datos.

Los acontecimientos del último año y el sentimiento de unión hacia la UE

Una percepción bastante generalizada es la de que el nacionalismo catalán ha sido un movimiento tradicionalmente europeísta, cuya demanda de independizarse pasaba por ser un nuevo estado dentro de la UE. En este sentido, parece interesante observar no sólo los datos sobre confianza, sino sobre el grado de unión de los ciudadanos hacia la UE. Esta pregunta aparece en el CEO solo en 2016 y en 2017, lo que no nos permite ver la evolución histórica, pero sí comprender mejor cómo han influido los acontecimientos del último año a este sentimiento de unión. Los dos gráficos siguientes muestran la tendencia de este sentimiento a lo largo del último año en relación con (1) preferencias territoriales y (2) los distintos sentimientos nacionales de los catalanes:

2

Los datos están en línea con la percepción de confianza: los gráficos nos muestran una clara caída del sentimiento de unión hacia la UE entre quienes quieren una Cataluña independiente, así como entre quienes se sienten solo catalanes. Por otra parte, aquellos que creen que Cataluña debe seguir formando parte de España se sienten ahora mucho más unidos a la UE, al igual que aquellos ciudadanos que se sienten españoles en distinto grado.

Esto parece especialmente interesante por el hecho de que, en ambos gráficos, el punto de partida es muy similar para todos los grupos (que se sitúa en ambos casos entre el 5 y el 6), mientras que tras el 1-O las diferencias en este sentimiento de unión son de más de cuatro puntos.

Observemos ahora un último gráfico que nos puede ayudar a comprender la dimensión política de este proceso, relacionando el sentimiento de unión hacia la UE con la intención de voto de los catalanes:

3

Una vez más, la tendencia que nos encontramos es muy similar a la que hemos visto en otros gráficos. El punto de partida es similar para todos los partidos –si no tenemos en cuanta a la CUP, los otros seis parten con una diferencia de aproximadamente un punto entre ellos-, mientras que la diferencia post 1-O es de casi 5 puntos. Los votantes de partidos constitucionalistas se sienten más unidos a la UE ahora que hace un año, los independentistas menos. Especialmente interesante parece el caso de los votantes del PDeCAT, que eran en 2016 quienes más unidos se sentían a la UE y los que pasan por una caída más pronunciada.

4

Una explicación posible detrás del cambio de actitudes

¿Cómo podemos explicar este cambio tan drástico en las actitudes de los catalanes y catalanas hacia la UE en un plazo de un año? El motivo más obvio es el que he hilado a lo largo del artículo: mientras que los unionistas” se han sentido respaldado por la UE a lo largo de los últimos meses/semanas, tiene sentido pensar que los independentistas se han sentido frustrados al no tener ningún tipo de apoyo desde Bruselas.

En este sentido, podríamos aplicar la idea recogida en este paper de Ignacio Sánchez Cuenca sobre las bases del apoyo a la integración europea. La idea se basa en que los ciudadanos son más europeístas cuanto mejor sea su opinión de las instituciones supranacionales, y peor su percepción del sistema político nacional. Así, podríamos decir que los nacionalistas catalanes han apoyado tradicionalmente a la UE por percibir que la calidad de las políticas hechas en Bruselas era mejor que la de aquellas hechas en Madrid. Pero este mecanismo se rompe en el momento en el que “Bruselas” deja de ser percibido de manera positiva y pasa a posicionarse en contra de sus intereses.

Al final, lo que los datos parecen señalar es una historia de expectativas frustradas, en la que los independentistas esperaban un apoyo o una serie de acciones por parte de la UE que no han llegado a materializarse. Sin embargo, como ya explicaba en un post anterior, la realidad es que la capacidad de acción de la UE en  este tema es muy limitada, tanto a nivel de competencias como a causa de las tensiones intergubernamentales.

Una incógnita que queda por aclarar es si el discurso de los políticos independentistas se adaptará a estas nuevas percepciones de cara a las elecciones del 21D. Por una parte, la presencia de los antiguos miembros del Govern en Bruselas sugiere que siguen teniendo la esperanza de conseguir algún tipo de  apoyo internacional. Por otro lado, declaraciones como las de Puigdemont con las que empezaba este artículo podrían señalar que el independentismo está dispuesto a seguir adelante despojado de la bandera europeísta. En un contexto europeo de creciente euroescepticismo y tensiones nacionalistas, parece dudoso que esto pueda ser una buena noticia para nadie.

 

 

Pablo SIMÓN, “La España irreformable” a El País (14-11-17)

https://elpais.com/elpais/2017/11/13/opinion/1510567763_831409.html

El argumento nuclear del independentismo catalán es que España es irreformable. La idea general es que, tras innumerables esfuerzos, este país está cerrado a reconocer a Cataluña como parte del mismo, así que solo queda marcharse. Ahora bien, el argumento tiene importantes pegas. ¿Acaso España no se ha descentralizado estos 40 años, aun siendo un modelo perfectible? ¿Acaso los partidos nacionalistas no nos han cogobernado cada vez que el PP o el PSOE estaban en minoría, la mitad del periodo democrático? ¿No es más bien que se hace una caricatura interesada de lo que es España?

Pese a estas críticas no se puede minimizar la dificultad de la tarea. Los severos requisitos de la reforma constitucional y una interpretación restrictiva de la Carta Magna convierten su cambio en una aventura complicada. La sacralización de su texto con el “mito de la Transición” tampoco ha ayudado a entender que, con voluntad, se trata de un instrumento flexible. Un instrumento que debería servir para blindar un modelo descentralizado al margen de mayorías coyunturales.

Además, los incentivos electorales generan un sudoku complejo. Primero, porque al margen de Cataluña existen otras 16 comunidades que también tienen algo que decir, con deseos de autogobierno divergentes. Segundo, porque partidos indispensables como el PP (y algo menos el PSOE), tienen bases electorales más centralistas, lo que les hace menos receptivos a mayor descentralización. Y finalmente, porque el nuevo multipartidismo introduce más actores con poder de veto en competencia electoral, generando posiciones aún más rígidas.

Por si fuera poco, la dificultad de España para reformarse tiene algo de profecía autocumplida del independentismo. La fase de ruptura del procés ha traído consigo, más allá de la fractura catalana, la polarización del electorado español y menor margen para la transacción. En paralelo se abrirá el melón de la reforma constitucional, pero ni Podemos ni el nacionalismo catalán y vasco están en la mesa, señal de quiénes se arriesgan a ser parte del menú. Es más, dado que el tema territorial divide más a la izquierda que a la derecha, su prevalencia como eje de competición puede hacer más difícil la alternancia política en el corto plazo.

Cataluña nunca ha sido lo suficientemente fuerte para marcharse unilateralmente de España, pero sí para causarle una crisis constitucional. En eso estamos, pero es indudable que la persecución de un Estado propio sin reparar en costes (dentro y fuera de Cataluña) ha cegado aún más el camino de reformas que acomoden las demandas tradicionales del catalanismo político. A la espera de las elecciones del 21 de diciembre, el resultado tangible del procés puede acabar siendo un cierre en clave de nacionalismo español de la crisis política, económica y social más severa de los últimos 40 años.

 

 

Víctor LAPUENTE, “Duelo metropolitano” a El País (14-11-17)

https://elpais.com/elpais/2017/11/13/opinion/1510590288_397396.html

El politólogo Jacint Jordana tiene una hipótesis interesante sobre el aumento del independentismo catalán. En un momento de interconectividad global parece contradictorio que muchos catalanes cosmopolitas, cuyo tablero de juego es el mundo, apoyen un nacionalismo que, por definición, aspira a un repliegue interior.

Sin embargo, el mundo globalizado es una contienda entre áreas metropolitanas. Madrid, con 6,5 millones de habitantes, y Barcelona, con cinco, compiten entre ellas, y con otras metrópolis europeas, por atraer inversiones.

Los gobiernos estatales intervienen en esta lucha global, favoreciendo a unas ciudades con, por ejemplo, unas infraestructuras ferroviarias o aeroportuarias. Y las élites económicas, culturales y sociales de Barcelona perciben que el Estado español ha elegido Madrid como su ciudad global. Con lo que algunos miembros de estas élites han llegado a la conclusión de que, para que Barcelona sea una ciudad global en pie de igualdad con la capital, necesita un Estado propio que la proteja.

¿Tienen motivos las élites barcelonesas para sentirse abandonadas por el Gobierno central? No hay respuesta fácil, porque la atracción que las capitales políticas ejercen sobre el capital económico es un fenómeno planetario. Que no sólo se da en países donde impera el capitalismo de amiguetes y los grandes negocios se cierran en los despachos de los ministros, sino también en los entornos más imparciales y limpios del mundo. Por ejemplo, Gotemburgo, la antigua capital industrial de Suecia, languidece ahora tras la estela de la refulgente Estocolmo. Y no se les ocurriría a los gotemburgueses culpar a una sibilina élite capitalina.

Además, si el objetivo de los independentistas cosmopolitas es ayudar a Barcelona, están fracasando. La intensificación del procés durante los últimos meses ha dañado la imagen de Barcelona y provocado un éxodo de empresas, muchas de ellas a Madrid.

Ya sucedió en Canadá. Con el crecimiento del independentismo quebequés, Montreal perdió la capitalidad económica frente a Toronto. Y es que algunos cosmopolitas pueden ser muy provincianos.

 

 

Jorge DÍAZ LANCHAS, “¿Goodbye Barcelona?” a Agenda Pública (13-11-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/goodbye-barcelona/

Imaginemos por un momento que pudieses conseguir un premio. Un premio muy caro, aproximadamente valorado en 322.1 millones de € anuales. Este premio permite que vengan a tu ciudad unos 900 trabajadores, todos ellos muy bien cualificados y posiblemente científicos de primer nivel internacional. Gracias a la labor de éstos, cerca de 35.000 personas entre expertos nacionales, científicos y demás reguladores, se trasladarán cada año a tu ciudad por motivos de trabajo y de reunión. Estos visitantes a su vez querrán hospedarse y consumir dentro de la amplia oferta cultural y de playa que, como ciudad, eres capaz de proporcionarles. Por si esto fuese poco, el tipo de trabajador que se desplazará de forma permanente a tu ciudad, no se tratará de un trabajador con el sueldo medio. No, para nada. Estaríamos hablando de una plantilla cuyas condiciones laborales la colocarían en la distribución alta de la renta…de cualquier país europeo. Es decir, tu ciudad recibiría dos regalos dentro del mismo paquete: inmejorable capital humano e individuos de renta media-alta que bien harán las mieles de arrendadores, dueños de primeras marcas comerciales e incluso de colegios internacionales, pues al ser estos nuevos trabajadores mayormente extranjeros, buscarán que sus familias se muevan en entornos internacionales.

Este premio está a la vista. Sólo estirando un poco más el brazo quizás puedas conseguirlo ya que posees las aptitudes y las condiciones para ello. Pero de repente, decides que no merece la pena perseguirlo. Que es mejor centrarte en tus escollos internos en lugar de sacar lo mejor de ti para conseguir algo por lo que, en otra época, bien hubieses luchado por ello, o lo que es peor aún, compañeros de viaje que bien podrían haber optado al premio, han decidido cederte a ti la oportunidad  de conseguirlo. ¿Qué te parecería esta actitud? Creo que sin mucho lugar a dudas, podríamos aventurar que tu estrategia ha sido totalmente errónea. Y lo más importante, este es el premio que seguramente haya perdido la Ciudad de Barcelona ante la eminente decisión de dónde se recolocará la nueva Agencia Europea de Medicamentos (EMA con su siglas en inglés).

Y es que, desde la resolución del Brexit, las instituciones de la Unión Europea no se han quedado de brazos cruzados esperando a ver qué podría ocurrir con las sedes que están localizadas en Reino Unido (RU). Por el contario, casi desde el minuto uno han puesto en marcha su maquinaria para recolocar dichas sedes, principalmente la mencionada EMA y la Autoridad Bancaria Europea (EBA en inglés). El tiempo apremia ante la salida definitiva de RU y los movimientos y decisiones se han ido tomando con premura. Ante ello, no han faltado ofertas por parte del resto de ciudades europeas, para albergar las sedes de estas dos agencias, siendo posiblemente la EMA la joya de corona.

La EMA es la encargada de impulsar el conocimiento científico con el que evaluar y supervisar los medicamentos que posteriormente se pondrán en circulación dentro de la Unión Europea, con el fin de preservar los estándares de calidad y salud (humana y animal) perseguidos dentro de la normativa europea. Por su parte, la EBA tiene como fin regular y supervisar el sector bancario europeo, ayudando a impulsar la tan ansiada unión bancaria. Todo ello desde un contexto de independencia política por parte de ambas instituciones. En la siguiente figura podemos ver cuáles son las ciudades que se han presentado con el fin de atraer dichas sedes. Mientras para la EBA se han postulado ocho ciudades con un fuerte bagaje en el sector financiero (Frankfurt, Luxemburgo, París, Dublín), en el caso de la EMA lo han hecho 19 ciudades. Ésta puede permitirse un alcance geográfico mucho mayor que la EBA pues estaríamos hablando de una institución que, en esencia, requiere de cercanía a la red institucional de los Estados miembro, buenas infraestructuras de comunicación y servicios de calidad con los que atender a sus trabajadores y a las tareas que se desarrollarán dentro de dicho centro.

Ciudades candidatas a albergar las sedes europeas en RU

5

Fuente: European Council

Para decidir la localización de las  agencias, el Consejo Europeo estableció una serie de requisitos que las nuevas ciudades tendrían que cumplir. Entre éstos, la ciudad debería de asegurar que la agencia siguiese funcionando una vez RU dejase la UE. Además de cerciorarse de que el mercado laboral y los sistemas de comunicación y de salud de la ciudad receptora resultasen excelentes, el Consejo pretendía que la nueva sede cubriese objetivos de homogenización territorial entre los países de la UE. Esto es, dentro de las instituciones europeas existe una fuerte asimetría en la colocación de estas sedes. Mientras los países de la UE-15 concentran la mayoría de ellas (especialmente Bélgica, Alemania, Luxemburgo y Francia), Europa del Este hasta el momento sólo dispone de algunas agencias (Lituania, Polonia y Hungría, entre otros). De ahí, que la recolocación de la EMA y la EBA fuese una buena oportunidad para ganar cierta simetría, aunque la cada vez mayor inestabilidad política de algunos países de Europa del Este no aventura a pensar en ellos como futuros destinos.

En el caso de España, el Gobierno central decidió optar por la candidatura de Barcelona como aquella ciudad que albergase la sede de la EMA. Sus condiciones para ello son óptimas y difícilmente superables: Dispone de capital humano de vanguardia y una red de centros de investigación de primer nivel en ciencias de la salud con la que satisfacer de recursos a la EMA; su red de comunicaciones y de infraestructuras (la EMA se situaría presumiblemente en la Torre Glòries) permite conectar a Barcelona con (casi) cualquier destino europeo; su fuerte estructura económica le permite tanto dotar de buenos servicios profesionales a la EMA, como proporcionar el hospedaje necesario (hoteles) para todos los eventos que ésta llevase a cabo; y, por último, su ambiente internacional, confiere a Barcelona de un carácter cosmopolita en el que trabajadores de fuera de España bien pudiesen desarrollar sus vidas familiares con total normalidad.

Pese a todas estas condiciones, el movimiento independentista las ha pasado por alto a la hora de seguir con su propia agenda política. Ante la incertidumbre de los últimos meses, parece que la UE y los medios internacionales han descartado a Barcelona como un destino preferente para la EMA. A la espera de la decisión final que tendrá lugar el 20 de noviembre, todo apunta a que dicha ciudad no será finalmente elegida, pues ¿qué sentido tendría para la UE escapar de una localización que ya no será parte de la UE (RU), para moverse a otro destino que no pertenecería a la UE en caso de llevase a cabo la secesión? Por estos riesgos políticos, hace unos días el propio Financial Times apostaba por las ciudades de Milán o Bratislava como posibles ganadores. De hecho, no sólo Barcelona saldría perjudicada de no ser elegida, sino que España en su conjunto tendrá que asumir el coste de no albergar a la EMA porque, empezando por Madrid, otras ciudades como Valencia, Zaragoza o incluso Málaga (con aeropuerto internacional), bien podrían haber sido claras candidatas en lugar de Barcelona.

Pronto saldremos de dudas. Hasta entonces, seguiremos viendo como Barcelona, y Cataluña en general, no sólo expulsa a sus propias empresas sino que, además, parece haberse decantado por no apostar ni siquiera por premios que en otros tiempos hubiesen enorgullecido públicamente a cualquier gestor político…aunque quizás más impactante es que Londres se haya permitido perder dos sedes de este tipo.

 

 

Entrevista a Javier ÁLVAREZ (catedràtic de Dret Penal) a eldiario.es (14-11-17): “Los dirigentes independentistas han cometido delitos y barbaridades pero no rebelión ni sedición”

http://www.eldiario.es/politica/dirigentes-independentistas-barbaridades-conducta-rebelion_0_707980198.html

Javier Álvarez (Ávila, 1953) es catedrático de Derecho Penal desde hace 20 años, actualmente en la Universidad Carlos III de Madrid. Y también uno de los juristas que ha promovido un  manifiesto respaldado por un centenar de profesionales del Derecho contra la encarcelación de los exconsellers del Gobierno catalán y de los líderes civiles del independentismo.

El texto, durísimo contra las decisiones que han tomado la Fiscalía y la Audiencia Nacional, ha sido refrendado por reputados juristas, incluida la expresidenta del Constitucional Adela Asúa. El manifiesto defiende que los dirigentes independentistas cometieron importantes delitos en los últimos meses pero nunca los de sedición o rebelión y duda de que la Audiencia Nacional sea competente para juzgarlos. En la entrevista, Álvarez rechaza que pueda hablarse de “presos políticos” y considera un insulto a la inteligencia defender que en España no hay garantías jurídicas.

Que se debe investigar el delito de rebelión lo ha defendido la Fiscalía General del Estado, la de la Audiencia Nacional, la del Supremo, la magistrada Carmen Lamela de la Audiencia Nacional y con algo menos de entusiasmo el magistrado del Supremo Pablo Llarena.

Eso no es un argumento per se. La doctrina Parot se defendió en la Audiencia Nacional, en el Tribunal Supremo, en el Constitucional y la echaron abajo los tribunales europeos. Y lo mismo sucedió en el caso Atutxa.

Por más que que lo defiendan jueces y tribunales, no quiere decir que tengan razón. Y nosotros defendemos que no tienen razón en este caso porque en derecho penal rige un principio que es común a todo el sistema jurídico continental: el principio de legalidad, que significa entre otras cosas, que todos los elementos del tipo penal se tienen que dar y se tienen que probar para afirmar a continuación que concurre ese delito. Y si no se prueba, no concurre ese delito.

Nosotros decimos que con los datos que tienen la juez Lamela y el tribunal ahora mismo -porque a lo mejor en el futuro se descubre una cosa tremenda- no hay delito de rebelión.

¿Y tampoco de sedición?

Y tampoco de sedición. Porque en el caso de la rebelión falta un elemento que es el de la violencia, que es fundamental para tipificar ese delito; sin la violencia no se concibe la rebelión. El tipo exige que alguien se alce violenta y públicamente y en Catalunya eso no ha ocurrido. En la sedición se exige que haya habido un alzamiento tumultuario. Y eso tampoco ha ocurrido.

¿Qué ha habido? Pues otras formas de oposición. En el siglo XIX -durante el que hubo varias guerras civiles, de descolonización, junto con frecuentes pronunciamientos e insurrecciones- existía el delito de rebelión más o menos en los mismos términos que hoy y también el de sedición; pero a mitad del siglo XIX añadieron el llamado “delito de atentado impropio”, que consistía en que con fuerza o intimidación se pretendiera, sin alzamiento, conseguir los fines de la sedición o la rebelión sin alzamiento.

¿Por qué introdujeron ese tipo delictivo en el Código Penal? Porque eran conscientes de las dificultades que había para probar que había alzamiento. Ese delito estuvo vigente hasta 1995 en el Código Penal y se suprimió, yo no sé si sabiendo los legisladores lo que hacían. También quitaron el de piratería y hay que ver lo que pasó luego en el Índico, y lo tuvieron que volver a incluir.

El juez del Supremo Pablo Llarena dice en su auto que deja en libertad condicional a los miembros de la Mesa del Parlament que la violencia que requiere el tipo penal puede expresarse de múltiples formas y que algunas de las cosas que sucedieron en Catalunya lo son.

Llarena es un magistrado que trabaja muy bien y se ha ganado la fama durante muchos años desde su etapa en la Audiencia de Barcelona. Y a nadie puede extrañar que argumente bien porque es una persona hábil. Pero la violencia es violencia, no otra cosa,  es fuerza física. Cuando el Código Penal quiere referirse a un mero actuar contra las cosas o a la intimidación, el Código Penal lo dice. Pero aquí exige fuerza física protagonizada o inducida por las personas a las que se encausa por la rebelión, no otra cosa.

¿Las manifestaciones que ha habido, además de algunos incidentes no pueden considerarse violencia?

No, de ninguna de las maneras. Ahí se están ejerciendo legítimamente en la mayoría de las ocasiones un derecho, el derecho de expresión. Puede haber alguna cosa distinta, pero eso no es violencia en ningún caso.

¿Aunque algunos de los asistentes a las manifestaciones causen destrozos en vehículos de la Guardia Civil? Se le han imputado esos delitos a los convocantes de la manifestación, en este caso Jordi Cuixart y Jordi Sànchez.

Obviamente, no se puede hacer eso. A no ser que se pruebe otra cosa, algo que hasta ahora no ha sucedido. Y además eso no es violencia. Puede calificarse como “fuerza en las cosas”. No es lo mismo entrar a un piso de un particular rompiendo la puerta que hacerlo dando un golpe en la cabeza al propietario. Lo primero se llama “fuerza en las cosas”, lo segundo es violencia.

En cuanto al delito de sedición, ¿ese levantamiento tumultuario que exige el Código Penal para poder imputarlo no pueden serlo las concentraciones de gente en las que se impidió salir a una comitiva judicial que había detenido a altos cargos de la Generalitat?

Se exige un alzamiento público y tumultuario y que sea por la fuerza o fuera de las vías legales.

¿Nada de lo que hemos visto en Catalunya lo es?

Claro que ha habido actos de fuerza, naturalmente, y los hemos visto. Pero la cuestión es que sean imputables a esas personas determinadas. Y ahí entra en juego el Derecho Penal donde cada uno responde por lo que él hace, no por lo que efectúan los demás. Si en un determinado momento se llegara a probar que todo esto era una operación absolutamente orquestada, inducida por unas determinadas personas, estaríamos hablando de otra cosa.

¿No puede argumentar un juez instructor que el momento de probarlo será durante el juicio y que ahora mismo ellos están investigando esos delitos?

No, no. En España, en nuestro ordenamiento jurídico, no se puede afirmar que sea lícito el “tirar las redes” para ver si se pesca algo. Eso de entrar en un bar y detener a todo el mundo por si había un traficante de drogas, eso se echó abajo por los tribunales hace mucho tiempo. Aquí no se puede detener a todo el mundo y meterlos en prisión por si en el futuro hubiera indicios sólidos de que pudieran haber cometido una determinada conducta. Eso no es posible.

El manifiesto no niega que en la actuación del Govern y del Parlament se hayan producido delitos graves.

Nosotros lo afirmamos. Con casi total seguridad se han cometido prevaricaciones, desobediencias y con una altísima probabilidad, también malversación de fondos públicos. Este domingo, el exconseller Santi Vila afirmaba que no pasarían de los 25.000 euros, pero es que me da igual que sean 25.000 euros. Si han utilizado dinero público, pues habrá malversación de dinero público. Y eso es un delito que significa que alguien se ha llevado el dinero. Y pueden decir que era por motivos políticos pero es que eso da igual. Se han llevado el dinero. Y los firmantes del manifiesto estamos realmente alarmados por lo que ha ocurrido.

Ha habido un espectáculo tremendo, y las sesiones del 6 y 7 de septiembre en que se han saltado la Constitución, el Estatut y el reglamento del Parlamento de Catalunya dejando orillada a toda la oposición… resulta intolerable. Todo eso es una barbaridad, una auténtica barbaridad, pero eso no quiere decir que se incluya en los tipos de sedición o rebelión. Hay otros delitos que sí pueden ser aplicables.

¿Era inevitable mandar a prisión incondicional a los miembros del Govern que se negaron a declarar en la Audiencia Nacional?

A nosotros nos parece, y así se explicita en el manifiesto, que no. Hay que tener bastante más mesura y, sobre todo, fundamentar las decisiones de acuerdo con los criterios de la ley. No se puede hablar de un riesgo de fuga de un grupo de señores que se presentaron a declarar sabiendo lo que les podía pasar. Quienes se fugaron fueron Puigdemont y cuatro consellers más, pero eso no puede afectar a los que se quedaron y presentaron en la Audiencia Nacional; y es que los riesgos de fuga o reiteración delictiva tienen que ser individualizados.

Los firmantes del manifiesto alegan que el delito de sedición no debe ser juzgado en la Audiencia Nacional, pero el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya tampoco ha reclamado esa causa.

Ese asunto es una patata caliente que nadie quiere agarrar. No me extraña que no se haya reclamado y mucho menos desde un tribunal de Catalunya. Pero es que la cuestión es muy sencilla. El artículo 65.1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que es de 1985, se refería al Código Penal que estaba en vigor en ese momento, y en él se indica que la Audiencia Nacional es competente en los delitos denominados “Contra la forma de Gobierno” que era la rúbrica de un determinado capítulo que se refería a unos determinados delitos consistentes en organizar algarabías, repartir octavillas… Se trata de delitos que fueron derogados.

Se hubiera podido referir la ley a otros capítulos que estaban allí y que eran los delitos de rebelión o sedición, pero no lo hizo. Pues bien, alguien puede decir que es una barbaridad que los delitos de rebelión o sedición los juzgue un juzgado de Mataró o Alcázar de San Juan. Y yo estoy de acuerdo, es una barbaridad, pero es lo que dice la ley. No hay más discusión en ese sentido

¿Son solo diferencias de criterio entre lo que han hecho la juez Lamela y algunos fiscales y lo que defiende su manifiesto o es que creen se está retorciendo el derecho en el asunto del independentismo?

Esto no son meras diferencias de criterios. No es que cada uno interprete el Derecho como quiera. Aquí hay reglas de interpretación desde hace muchos años. Y lo que dice la Ley es que la Audiencia Nacional es competente en los delitos “Contra la forma de Gobierno” , refiriéndose al Código Penal de 1973 vigente en 1985, delitos que no están vigentes. Por eso algunas de las cosas que se dicen en esos autos no son aceptables de ninguna manera.

¿Defiende que se está retorciendo el derecho en la causa contra los dirigentes independentistas?

Se está aplicando mal. Como en otros muchos casos. El Supremo acostumbra a echar abajo, no siempre,  sentencias de las Audiencias, o la sala de la Audiencia Nacional echa abajo resoluciones de los Juzgados Centrales de Instrucción y ello porque entienden que en demasiadas ocasiones se está aplicando mal el Derecho, y aquí se está aplicando mal.

¿Corre el riesgo este proceso de ser tumbado por un tribunal en España o en Estrasburgo cuando pasen unos años?

Naturalmente que se están corriendo demasiados riesgos. Es qué fíjese que cuando se reclama la competencia para juzgar esto se está poniendo en crisis el principio de juez natural predeterminado por la ley recogido en el artículo 24 de la Constitución o en el artículo 6.1 de la Convención Europea de Derechos Humanos.

¿O sea, que dentro de un tiempo puede venir Estrasburgo y tumbar todo esto?

Puede tumbar algunas cosas, como ya hizo con la doctrina Parot y otros supuestos.

El magistrado del Supremo Pablo Llarena da a entender que la situación de los exconsellers en la Audiencia Nacional y la de los miembros del Parlament en el Supremo es distinta. Que en el caso de los diputados no hay riesgo de destrucción de pruebas porque sus actuaciones están en el diario de sesiones y que además ellos siempre se han presentado cuando les citó un juez, cosa que no hizo Puigdemont y los exconsellers que están en Bélgica. ¿Comparte esta tesis?

Los exconsellers que comparecieron en la Audiencia Nacional no tienen que ver con los que salieron corriendo a Bruselas con diferentes excusas. Entonces, Oriol Junqueras, Santi Vila y el resto que se presentaron en la Audiencia Nacional sabían lo que les podía esperar. No veo diferencia con los miembros del Parlament que fueron al Supremo en ese sentido. Hay otras diferencias porque efectivamente una cosa son los miembros del Parlament y otra, los miembros del Gobierno a la hora de tomar decisiones.

Desde algunos ámbitos se ha pedido a los jueces que tengan en cuenta el contexto político. ¿Esto cómo se podría hacer?

No creo que sea exactamente el contexto político lo que se debe tener en cuenta. Eso está mal expresado. Yo diría que las normas, aunque no se modifique la letra de la ley, van cambiando a lo largo del tiempo; hoy no entendemos por pornografía lo mismo que en los años 70. Eso por una parte, y por otra, en el Código Civil ya se pide a los aplicadores del Derecho que tengan en cuenta la realidad social del momento que se vive. La norma no es un molde inmutable ni mucho menos, sino que estamos ante una materia maleable hasta cierto punto, con unos límites claros que son la letra de la ley. Que hay que tener en cuenta la realidad es una obligación para los jueces.

Algunos de los acusados se autodefinen como presos políticos y alegan que están siendo juzgados en un país sin garantías. El manifiesto no comulga con estas apreciaciones, supongo.

Esa apreciación no solo es falsa, sino estúpida. Que ha habido personas actuando con móviles políticos cometiendo delitos que podríamos llamar comunes, pues sí, como muchos otros antes. ETA también tenía móviles políticos y el Grapo y Terra Lliure. Se podían llamar presos de conciencia pero están en la cárcel no por lo que piensan sino por matar, extorsionar… Y sin entrar en comparaciones, algunos de los protagonistas del secesionismo pueden terminar en prisión por haberse llevado el dinero que estaba para otras cosas: para educación, hospitales o fines públicos. Y que los tribunales españoles se equivocan… pues como en todo el mundo. Pero el sistema español no está privado de garantías, decir eso es indecente.

¿Que los firmantes del manifiesto crean que ahora mismo los dirigentes independentistas no deban entrar en prisión provisional no prejuzga que cuando lleguen a juicio puedan acabar en ella, no?

Claro. Porque la prisión preventiva debe ser una medida excepcional por una sencilla razón: consiste en privar a alguien de libertad cuando todavía no se le ha condenado. Así lo entiende nuestro ordenamiento jurídico y los convenios internacionales suscritos por España.

¿Para el caso de Puigdemont sí ve justificada la prisión provisional?

Hombre, tan justificada como que se le tuvo que echar mano en el extranjero. Estaría justificadísima, a mí me llamaría mucho la atención que no fuese enviado a prisión provisional cuando llegue a España.

 

 

Antoni PUIGVERD, “El teatro y el bodegón” a La Vanguardia (13-11-17)

http://www.lavanguardia.com/opinion/20171113/432855445312/el-teatro-y-el-bodegon.html

El pleito catalán ha entrado en una fase pantanosa que si bien puede indicar el principio del fin también puede indicar que el lodo es irreversible. Mientras las altas instancias judiciales apuntan a cierta descompresión (la decisión del Supremo sobre la Mesa del Parlament), otros órganos del Estado continúan actuando diariamente como si participaran en una partida de caza vengativa: la admisión a trámite de la causa general contra el Ayuntamiento de Reus por “incitar al odio”; la meticulosa investigación de los Mossos que, presuntamente, no ejercieron su tarea encomendada por la juez del TSJC durante el referéndum; el hecho de que jueces y fiscales actúen tan apresuradamente en estos días preelectorales, saltándose la norma no escrita, aunque respetada, según la cual aquellas actuaciones judiciales que implican a líderes susceptibles de ser elegidos se ralentizan o detienen…

Ahora bien, las elecciones se producirán sobre el fango no sólo por la irreprimible tendencia del Estado a reaccionar contra el independentismo con maniática severidad humilladora, sino por la espectacular contradicción que revelan los líderes del independentismo. Mientras ante el Supremo, Carme Forcadell y el resto de los miembros de la Mesa han acatado el 155 afirmando que la declaración de independencia fue re­tórica, Carles Puigdemont anuncia que el “Gobierno legítimo” de la Generalitat ha orga­nizado una estructura estable en Bru­selas. El doble lenguaje in­dependentista contribuye a confirmar que la DUI, culminación parlamentaria del proceso, tuvo una función teatral, estrictamente declamatoria.

Estamos descubriendo que el Govern puede haberse dedicado durante dos años tan sólo a la preparación de una obra de teatro. Que puede haber destinado todas las energías del país a preparar un acto declamatorio. Que, descuidando las exigencias de gestión de los enormes problemas sanitarios, educativos, sociales o económicos del país, puede haberse dedicado tan sólo a redactar el argumento de una ficción. Sería una broma de mal gusto. Para miles de independentistas de buena fe, el 1 de octubre fue un día muy ­real. ¡Sus experiencias fueron traumáticas, no simbólicas! Para los ciudadanos que custodiaron los recintos y las urnas, y también para los profesionales del orden público, emparedados entre las órdenes de sus mandos y el gentío que les esperaba en los locales de votación, la tensión vivida, la violencia desatada, las burlas, gritos y golpes recibidos no fueron teatro, sino lacerante realidad. Una realidad que ha dejado un poso de malestar, ha fundamentado odios y resentimientos profundísimos, ha causado importantísimas derivadas económicas. Todo eso, nos dicen, no ha sido más que el prólogo de una actuación de arte dramático.

Carles Puigdemont niega desde Bruselas que aquello fuera teatro; e introduce en el relato independentista una nueva dimensión trágica: el exilio. Pero, a la luz de las decla­raciones de los miembros de la Mesa del Parlament (incluso si son consideradas un recurso de legítima defensa), la referencia de Puigdemont puede ser leída como una parodia del larguísimo y trágico exilio iniciado por miles de catalanes y españoles después de la victoria de Franco en la guerra. “¡No usarás el nombre del exilio en vano!”. Este debería ser el mandamiento del catalanismo que conoció tantas formas heroicas de exilio exterior e interior.

Otro gran mandamiento del catalanismo era la unidad civil. Sin renunciar a la identidad heredada secularmente (la lengua, la cultura), la sociedad catalana se había conformado con componentes culturales de gran diversidad. De manera no fácil pero generalmente fructífera han convivido entre nosotros las lenguas catalana y castellana. La sociedad catalana era un bodegón con frutas de todo tipo. Desde los años sesenta del siglo pasado, Catalunya anticipaba en la Península lo que el mundo, nos guste o no, está destinado a ser: un espacio de coexistencia cultural. No estoy haciendo una tópica apología de la diversidad. Tengo plena conciencia de la dificultad que conlleva construir una sociedad viva y transversal, fundamentada en dos mandatos contradictorios: preservar el legado de la cultura catalana, que no tiene otro lugar en el que pervivir y refugiarse, y a la vez compartir las culturas que van llegando, especialmente una de dimensión planetaria, la castellana, que es la propia de una gran parte de los catalanes.

El mundo entero camina hacia la coexistencia de culturas. Incluso la cultura española, tradicionalmente reticente a aceptar la diversidad, tendrá que acostumbrarse a ello. Pues bien, nosotros, los catalanes, que ya teníamos experiencia en estas lides, podemos haber dado muchos pasos atrás por causa de la enorme tensión emocional que ha suscitado la solución binaria. Un país que en el espejo se contempla mayoritariamente de color gris ha sido impelido políticamente a elegir entre el blanco y el negro, a pesar de que llevaba ambos colores en el corazón. ¿Hemos puesto en riesgo, en claro riesgo de fractura, la unidad civil catalana sólo para poder montar una gran obra de teatro?

 

 

Joan SUBIRATS, “Personal desorientado” a El Periódico (10-11-17)

http://www.elperiodico.com/es/opinion/20171109/personal-desorientado-joan-subirats-6413823

Unas personas en la cárcel, otras en Bruselas. Unos jueces que encarcelan y otros que no lo hacen. Una huelga que no es, pero una movilización de muchos que sí perturba y condiciona la voluntad de otros muchos. Declaraciones frentistas en los dos polos, que luego no se concretan en candidaturas conjuntas. Y así podríamos seguir.

El nivel de desorientación del personal es notable. Tras la proclamación de una república que no nace y de una independencia que no se plasma, lo que queda es una aplicación del ya famoso artículo 155 que podemos calificar de tibia y dura al mismo tiempo. Tibia en cuanto a las formas de condicionar el funcionamiento de la Generalitat. Dura en cuanto a la desactivación de las instituciones catalanas y de los apoyos civiles a la independencia.

Seguimos la inercia de las dinámicas previas al 27 de octubre (día de proclamación de la independencia y de aplicación del 155), cuando ya el escenario está situado en el 22 de diciembre. Ya no hay espacio para el mambo. Lo que hay es mucha incertidumbre y mucha pesadumbre sobre los efectos de todo el tema en la ya deteriorada situación económica y social del país.

La habitación sin salidas

No es con actos como los de la huelga del miércoles 8 de noviembre como lograremos recomponer las mentes y los corazones de aquellos que siguen creyendo que hay que encontrar una salida democrática a la habitación sin puertas y ventanas. Una habitación en la que nos metimos por culpa de aquellos que no tenían suficiente fuerza como para jugar al todo o nada y de también aquellos que siguen confundiendo legalidad con democracia.

Hemos de salir de los escenarios de amenaza en los que los contendientes auguran todos los males al adversario, sin darse cuenta de sus propias debilidades. No ayuda demasiado seguir oyendo que hay que escoger entre el bien o el mal. Cuando cada vez hay más gente que lo que ve son solo costes. Poco a poco nos vamos dando cuenta de que cada acción conlleva responsabilidades. Y que muchas veces los peores efectos de esas decisiones afectan más a aquellos que menos han contribuido a generarlas.

 

 

Daniel BASTEIRO, “La guía de los pactos: una de estas 7 fórmulas gobernará Cataluña” a El Español (15-11-17)

https://www.elespanol.com/espana/20171115/262223816_0.html

Las cartas ya están sobre la mesa. El independentismo no concurre con una candidatura unitaria a las elecciones del 21 de diciembre en Cataluña, convocadas por Mariano Rajoy el día que aplicó el artículo 155 de la Constitución. Este viernes termina el plazo para presentar las listas electorales, a poco más de un mes de la cita con las urnas.

ERC parte con ventaja en unas elecciones en las que con toda probabilidad obtendrán escaños seis candidaturas más: Ciudadanos, PSC, PDeCAT (que ha elegido la marca Junts per Catalunya), Catalunya en Comú, PP, CUP.

El ecosistema político catalán está muy fragmentado, por lo que los pactos del día después para la investidura y dar estabilidad al Govern de la Generalitat serán uno de los ejes de la camapaña electoral.

El Parlament lo integran 135 diputados, por lo que la mayoría absoluta está en 68. Estas son las posibilidades:

El independentista (ERC+PDeCAT+CUP)

A favor: Mantendría vivo el procés y lo llevaría a una nueva etapa. Los tres partidos aseguran que las elecciones son ilegítimas al haber sido convocadas por Rajoy, pero no han dudado en participar con el objetivo de legitimarlas, según ellos, con una victoria sobre los que apoyaron el 155. Una mayoría de los tres partidos sin duda permitiría mantener el pulso al Estado, aunque el puño apretase con menos fuerza. Es la fórmula de mayor confrontación.

En contra: La división de los partidos. ERC no ha querido reeditar una coalición con el PDeCAT, que reclamaba insistentemente el partido y el expresident Carles Puigdemont. Tras haberse hecho patente este cisma en la estrategia del independentismo, la CUP decidió también concurrir por separado. Aunque pacten algunos puntos comunes, el independentismo ha perdido su unidad y, con ella, se ha esfumado parte de su relato.

Probabilidad aritmética: Media-alta. Varios sondeos otorgan la cifra mágica de 68 diputados, entre ellos el de SocioMétrica para EL ESPAÑOL, aunque por la mínima. Más ventaja le otorga la encuesta de GESOP para El Periódico o la del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat.

El constitucionalista (Ciudadanos+PSC+PP)

A favor: La creciente movilización de los ciudadanos contrarios a la autodeterminación, que han protagonizado manifestaciones inéditas en Barcelona y otras ciudades. La división del independentismo y el reconocimiento de que la promesa de la secesión no era factible convierten a esta fórmula en una posibilidad cierta. Los tres partidos rechazan estos dos años de procés o un referéndum de autodeterminación.

En contra: A pesar de que se lo han pedido Ciudadanos y PP, el PSC se ha negado a comprometerse con esta fórmula antes de las elecciones. Aspira a un “gran consenso”, como explicó este martes en una entrevista con este periódico Nuria Marín, número dos de los socialistas.

Probabilidad aritmética: Media-baja. En ninguna encuesta suman 68. El sondeo de Sigma Dos para El Mundo lo deja en 62, el de GAD3 para La Vanguardia, 60, el de NC Report para La Razón lo deja en 57 y la de SocioMétrica para EL ESPAÑOL en 54.

Tripartito de izquierdas (ERC+Catalunya en Comú+PSC)

A favor: Podría ser la puerta a una legislatura más centrada en cuestiones ideológicas clásicas que identitarias, algo que contribuiría a restablecer la normalidad institucional. Los tres partidos podrían ponerse de acuerdo en asuntos económicos y sociales.

En contra: Este martes, el líder del PSC advirtió de que no hará president a Oriol Junqueras, cabeza de lista de ERC. Si su partido sigue defendiendo la autodeterminación por la vía unilateral, el PSC tendría muy difícil apoyar a otro dirigente del mismo partido. Catalunya en Comú, el partido de Ada Colau, defiende un referéndum pactado, algo que tampoco comparte el PSC y que a ERC se le queda corto.

Probabilidad aritmética: Muy alta. La mayoría de encuestas publicadas recientemente coinciden en otorgar más de 70 escaños a esta fórmula. La de EL ESPAÑOL proyecta 77, nueve más de la mayoría absoluta. Los socialistas insisten en un amplio consenso sin prejuzgar el final de la negociación. Mientras se negocia un acuerdo más amplio que el de investidura podría formarse un Gobierno de estas características. Eso sí, siempre que ERC renuncie a la independencia unilateral.

Tripartito soberanista (ERC+Catalunya en Comú+CUP)

A favor: Sería un pacto de izquierdas que permitiría a Catalunya en Comú, el partido de Ada Colau, decir que no ha pactado ni con la derecha del PDeCAT ni con los partidos que apoyaron la aplicación del artículo 155. Los tres partidos están ya unidos en el soberanismo, es decir, en considerar a Cataluña un sujeto político que puede decidir por sí sola si forma o no parte de España. Todos llaman “presos políticos” a los políticos en prisión provisional y todos rechazan el 155.

En contra: En Catalunya en Comú hay muchos votantes no independentistas. La propia Colau asegura que no lo es. ERC y la CUP han sido los dos partidos que más claramente han impulsado la autodeterminación. Casar las prioridades de las tres formaciones sería muy difícil, ya que Colau se alinearía definitivamente con el independentismo y ahora aspira a jugar el papel de árbitro. El carácter antisistema y asambleario de la CUP tampoco facilitaría la estabilidad.

Probabilidad aritmética: Media. La encuesta de EL ESPAÑOL le da 68 diputados, justo la mayoría absoluta, pero la de El Periódico rebaja la suma a 66. Según los sondeos de El Mundo, La Razón o La Vanguardia, les harían falta aún más diputados.

El pacto de Sant Jaume: ERC+Catalunya en Comú

A favor: Bien articulado, un pacto entre ambos partidos podría conformar un bloque que sería más sencillo complementar que tumbar. Además, facilitaría la estabilidad en otra institución catalana clave: el Ayuntamiento de Barcelona, donde Colau acaba de expulsar al PSC. De hecho, muchos ven en el desalojo de los socialistas el preludio de esta fórmula. Sería el pacto de la plaza de Sant Jaume: Colau recibiría los votos de ERC en el consistorio y ERC los de Colau para instalarse en el Palau, sede de la presidencia de la Generalitat, que se sitúa justo en frente.

En contra: Sería un pacto en minoría parlamentaria, frágil y zarandeado por todos los demás partidos. Siempre dependería de otros para sacar adelante sus leyes. Si ERC no renuncia a la autodeterminación unilateral, Colau tendría difícil explicar por qué lo apoya tras criticarlo tanto durante la campaña.

Posibilidad aritmética: Alta, pero siempre dependería de complejos pactos posteriores. El bloque podría pactar políticas sociales con el PSC o la CUP y asuntos relativos a lo identitario con PDeCAT o la CUP, pero necesitaría votos para una investidura que se antojaría muy complicada de negociar.

Centroderecha constitucionalista en minoría (Ciudadanos+PP)

Se trataría de un pacto que sólo podría imaginarse si Inés Arrimadas y Xavier García Albiol tuvieran un resultado espectacular. No lo predicen las encuestas, de momento. Sería un acuerdo con una dura oposición desde el comienzo por parte de los independentistas y Catalunya en Comú, pero contaría con la simpatía del Gobierno central y, si no del PSC, del PSOE. En algunos puntos podrían acordar con los socialistas catalanes.

Reeditar Junts pel Sí en minoría (ERC+PDeCAT)

Nadie contempla un gobierno de coalición sólo con PDeCAT y ERC. Ahora gobiernan en minoría, siempre ayudados por la CUP, pero la suma de ambos partidos cotiza en este momento a la baja por el previsible desplome del PDeCAT. Sin embargo, no hay que subestimar el poder movilizador de ambos partidos.

Yendo por separado podrían perfilar de nuevo sus proyectos, sobre todo en lo ideológico, para llegar a un mayor número de votantes. Sus equilibrios serían frágiles y tendrían que contar, de nuevo, con el apoyo externo de la CUP o de Catalunya en Comú. Con una diferencia. Han pasado demasiadas cosas y la promesa de la independencia nacida de las últimas elecciones de 2015 es ahora menos creíble.