Presentació

En el primer aniversari de l’elecció de Donald Trump com a president dels Estats Units, el balanç provisional és francament negatiu tant en l’àmbit de la política interna com en el de la política exterior: mai un president havia resultat tan divisiu exacerbant la polarització política, ni havia degradat tant el lideratge internacional dels Estats Units. D’entre els molts anàlisis que s’estan publicant aquest dies, n’hem seleccionat la visió general l’escriptor Richard Ford [text 1] les crítiques a la seva política econòmica i social de Paul Krugman i Nouriel Roubini, l’anàlisi de les repercusions de la deriva proteccionista d’Eduardo Porter i, el comentari de Carlota García Encina sobre les relacions amb Xina i la resta de països asiàtics, i, finalment, els articles d’ Edward Luce i Ramón Lobo sobre complicitat de l’administració Trump amb els canvis interns i la reorientació exterior de l’Aràbia Saudita.

En paral·lel a aquesta realitat geopolítica existeix el món cada cop més autònom de les grans corporacions empresarials que actuen amb una lògica pròpia amb la voluntat implícita de sostreure’s a les obligacions derivades de les regles fixades per les institucions polítiques. Cristina Galindo ha publicat un reportatge sobre aquest nou poder econòmic.

En el marc d’una pròxima jornada de debats convocada amb el lema “Une époque formidable”, Pascal Perrineau [text 2] reflexionarà sobre els canvis en curs en la cultura política francesa (extrapolables a grans trets a les altres democràcies europees), a partir de la constatació de l’erosió del clivatge tradicional entre dreta i esquerra, afectat pels impactes dels moviments d’individualització i de globalització, que fan emergir un nou clivatge entre sobiranisme i europeisme o entre els partidaris del replegament nacional i els de la societat oberta.

La dimensió europea del “cas català” es reflecteix en una important atenció mediàtica provocada per la presència del president Carles Puigdemont i de quatre dels seus consellers cessats a Brussel·les, a l’espera de la decisió de la justícia belga sobre la seva extradició a Espanya. Certament, no sembla que les institucions europees ni els Estats membres de la Unió hagin de variar la seva posició oficial de suport al govern espanyol (Carlos Elordi [text 3], Carlos Carnicero), però l’intent d’internacionalització del problema català protagonitzat per Puigdemont (carta de Puigdemont, Lluís Bassets) provoca reaccions de simpatia en determinats sectors de l’opinió pública que es mostren receptius a la idea d’una Espanya de baixa qualitat democràtica (veure el manifest encapçalat per Barbara Spinelli i la rèplica de Miguel Ángel Presno).

Sobre el grau de salut democràtica d’Espanya en comparació a altres democràcies, veure els articles de Pau Marí-Klose [text 4] i d’Argelia Queralt, que subratllen la relativa bona qualitat de la democràcia espanyol. Tot i això,  Fernando Garea constata un perill d’anomia institucional si no s’aborden les reformes necessàries amb decisió. En el mateix sentit, Soledad Gallego-Díaz considera que aquetst és el problema més important de l’Estat espanyol.

El baròmetre d’octubre del CIS registra l’impacte dels fets d’octubre catalans sobre l’opinió pública, en passar la independència de Catalunya a ser el segon problema més important, trencant-se així la indiferència aparent de l’opinió pública espanyola mostrada fins fa poc. El CIS i altres enquestes (Sociométrica/El Español) també detecten canvis significatius en el vot estimat als grans partits espanyols, concretament l’ascens de Ciudadanos i el descens d’Unidos Podemos. Sobre el baròmetre del CIS, veure els comentaris d’Ignacio Jurado, José Fernández-Albertos i Marta Romero a Piedras de Papel, i el d’Anton Losada a eldiario.es. Sobre el descens de les expectatives electorals de Podemos, veure l’anàlisi de Kiko Llaneras i el comentari d’Ignacio Varela. També t’interès l’apunt de Xavier Casals sobre un hipotètic ressorgiment de l’extrema dreta a Espanya.

La decisió de l’Audiència Nacional de dictar la presó provisional dels consellers de la Generalitat cessats que van anar a declarar-hi,  ha provocat una gran polêmica política i jurídica. Es ressalta el contrast amb la prudència del Tribunal Suprem (Enric Juliana, Xavier Vidal-Folch, José Antonio Zarzalejos). També es critica la fonamentació de la resolució de la jutgessa (Rodrigo Tena en polèmica amb Tsevan Rabtan; Javier Pérez Royo [text 5], Josep Joan Moreso). I és fan consideracions sobre la relació entre política i justícia, com les de Gemma Ubasart, Juan Rodríguez Teruel o Rafael Jiménez Asensio [text 6]

A poc més de 40 dies de les eleccions del 21-D, l’acceleració dels esdeveniments fa molt difícil establir prediccions massa fiables sobre el comportament de l’electorat, en el que poden influir estats d’ànim força contradictoris:  des de la fatiga per l’estrés polític acumulat a la indignació pels empresonaments, passant per la decepció causada per l’avortament de la república o per la voluntat de resistència o per l’activació d’un sentiment espanyolista … Sense negligir el temor relacionat amb les perspectives d’una davallada econòmica (Jordi Alberich, Enrique Feás [text 7]) o d’una fractura social (Antoni Puigverd, Sergi Pàmies). En tot cas, és evident que no seran unes eleccions gens normals (Ignacio Escolar, Lola García), a la vista de la previsible situació de privació de llibertat d’alguns candidats independentistes (Miguel Ángel Presno, Joan Vintró). Unes eleccions probablement molt polaritzades (Josep Ramoneda), sense massa possibilitats d’èxit  a priori de les opcions moderades (Jorge Galindo, Lluís Bassets, José Miguel Contreras), i de retruc amb efectes desestabilitzadors a la ciutat de Barcelona (Miquel Molina, Josep Maria Vallès/Oriol Nel·lo [text 8]).

En principi les enquestes publicades recentment (NC Report/La Razón, GAD3/La Vanguardia) no prediuen canvis significatius, a l’espera de com s’acabin configurant les diferents ofertes electorals (Francesc-Marc Álvaro, Josep Martí Blanch, Joan Tapia). José Fernández-Albertos alerta sobre la necessària prudència. I Oriol Bartomeus [text 9] detecta un potencial de canvi superior al que preveuen les estimacions de les primeres enquestes; i Narciso Michavila estima el nombre d’indecisos en un milió sobre un cens electoral de cincs milions i mig.

Fent un salt en el temps, acabem amb una referència al centenari de la Revolució Russa, amb la primera part de la reflexió de Manuel Arias Maldonado [text 10] sobre el fenomen revolucionari viscut fa cent anys, le seves conseqüèncie si la seva projecció sobre el nostre món actual.

Richard FORD, “Cadena de calamidades” a “Babelia” de El País (4-11-17)

https://elpais.com/cultura/2017/11/03/babelia/1509723386_351787.html

Tener de presidente a Donald Trump se parece mucho a dejar que tus hijos anden por ahí con malas compañías (siendo tus hijos, en esta analogía, los votantes norteamericanos). Los niños, sometidos a una influencia corruptora, acabarán casi con certeza haciendo algo realmente malo, y puede que irreparable, y acaso hasta lleguen a arruinar su vida. Pero lo pernicioso de verdad es el riesgo subyacente, por poco verificable que esto pueda resultar de modo inmediato. El problema es que, a ellos, tanto lo que está mal como el hecho de hacerlo llegará a parecerles normal, aceptable, incluso bueno. Y, dado tal aunamiento de lo bueno y lo malo, perderán el norte, y echarán por la borda para siempre su brújula moral.

Evaluar los cambios malos que el presidente Trump ha llevado a cabo hasta ahora de forma notoria en Estados Unidos y en el mundo es —en cierto sentido— una tarea fácil. En 10 meses escasos, ha vuelto a abocar al país a un cauce que acabará por destruir el medio ambiente planetario; ha buscado y hecho causa común con los xenófobos violentos y los racistas fanáticos (y cretinos); ha tratado —y fracasado, de momento— de privar de la asistencia sanitaria más vital a millones de norteamericanos que la necesitan; ha reducido la amenaza nuclear a un juego de mesa entre unos ricos incompetentes e inútiles; ha mentido compulsivamente sobre prácticamente toda gestión gubernamental ordinaria. Y al hacer todo esto ha desdibujado la frontera existente entre lo que ha sucedido y lo que no —ese cálculo precioso en virtud del cual la ciudadanía mantiene su equilibrio—.

Más allá de tales agresiones, Trump no ceja en su amenaza de despojar a las mujeres del Gobierno de su cuerpo; ha abanderado el desconocimiento de nuestra Constitución en lugar de su comprensión, con la consiguiente perversión de las salvaguardas de la Constitución contra 1) la denegación de la protección igualitaria y del habeas corpus; 2) la instauración de una teocracia; 3) la imposición de castigos crueles e inusuales a los ciudadanos más débiles. (No hago más que apuntar unos cuantos ejemplos). Además —en su habitual modo bravucón— insulta y denigra regularmente a nuestro puñado de genuinos héroes militares; se mofa de los descubrimientos científicos cuando los resultados se le antojan inconvenientes; y ha llenado caprichosamente su Gabinete de colaboradores incompetentes y de títeres de la industria deseosos de gestionar el gobierno como si fuera un negocio.

El presidente Trump se jacta una y otra vez de que el balance del primer año de “logros” de su mandato no tiene parangón en ninguno de sus 44 predecesores. Y, remedando el modo sesgadamente malicioso que le es propio, esta podría ser la única aseveración veraz que haya hecho en toda su vida. Como he dicho anteriormente, la parte verificable del legado de Trump es fácil de deslindar.

Éste es, por cierto, el significado de “gestionar el gobierno como si fuera un negocio” —el aria de políticas públicas preferida de los republicanos: en primer lugar, tratar a los ciudadanos-contribuyentes como accionistas anónimos e infantiles a quienes ha de mentírseles; luego, personalizar el liderazgo de forma que todo aquello que es “bueno” para el consejero delegado sea automáticamente bueno para el país; después, hacer que la única meta consista en ganar, sin que importe quién (aparte de ti) gane o pierda; por último, proclamarte infalible por el hecho de ser rico—. Y cuando te cansas de todo este tinglado declaras tu “sociedad anónima” (es decir, nuestro país) en bancarrota, descuentas las pérdidas de tus impuestos y de tu “memoria a corto término”, y a los que se quedan cargando con el muerto los motejas de perdedores dignos de lástima. Este modelo de negocio a modo de filosofía política es lo que podríamos denominar “mercantilización” de la democracia norteamericana.

Desde que Donald Trump es nuestro presidente he perdido mucho de mi interés de siempre por lo que sucede en Estados Unidos. Leo los periódicos con menos detenimiento. Veo las noticias de la noche sin prestar demasiada atención. La cadena de calamidades que se enumeran se me antoja excesiva para poder asimilarla. Y un poco increíble. La realidad se ha vuelto realidad. Como en la televisión. “¡Cuánto opio impregna toda catástrofe!”, escribió Emerson. “Esta nos parece amenazadora cuando nos acercamos a ella, pero al final no nos topamos con ninguna fricción áspera, rugosa, sino con superficies de lo más resbaladizas y deslizantes. Y nos extraviamos en un pensamiento”. Aunque este pensamiento —catástrofe— no acapara por completo nuestra atención, como cabría suponer.

No es culpa de nadie sino de cada cual, por supuesto; la misma culpa que ha llevado a mi país a este desastre hace un año: la tranquilizante desatención surgida de la clásica garantía liberal de que la razón está de nuestro lado, de que los payasos no pueden ser presidentes. Pues claro que pueden serlo. Ya hemos puesto a uno en ese puesto —uno que anda brincando y haciendo payasadas y fechorías—.

Los norteamericanos siempre han mostrado una actitud desinformada y poco atenta respecto del Gobierno —en especial del federal—. Hasta el más progresista quiere que el Gobierno sea poco menos que invisible y no se interponga en su camino —aunque tal deseo no se haga extensivo necesariamente a los demás, ya que los demás están siempre equivocados en todo y necesitan ser objeto de estrecha vigilancia—. La vida, la libertad, la búsqueda irreflexiva de la felicidad…, todo ello nos lo brinda ya nuestra Declaración de Independencia, ¿no? Así que hágase usted a un lado, por favor, para que yo pueda reivindicar la mía. Resulta que los progresistas no difieren tanto de los derechistas en lo que se refiere al Gobierno de la nación. No hacemos ningún caso a las realidades diferentes.

El presidente Trump ha hecho que nuestra despreocupación congénita respecto del Gobierno se vuelva más peligrosa que nunca al pintarlo todo con las más chillonas de las mentiras: ganó el voto popular (bueno, no…, en realidad, no); va a proporcionar la mejor asistencia sanitaria de nuestra historia (no exactamente); el fraude electoral campa por sus respetos en nuestro país (al parecer no es cierto); Donad Trump es “realmente inteligente” (sólo que no actúa como si lo fuera: actúa como una especie de orate). Ah, oh, por cierto, el cambio climático es un camelo, a la clase media le irá de perlas con la nueva ley tributaria, los musulmanes odian a los norteamericanos y Obama nació en Kenia. Tales mentiras, en el tipo de persona a quien van dirigidas, anulan la curiosidad en lugar de estimularla. Y al parecer nosotros somos ese tipo de persona.

Pronto tendremos que preguntarnos si alguna de estas locuras tiene siquiera importancia. Parece que los norteamericanos pasamos por una dura fase “cuesta arriba” en nuestro gráfico democrático, y en este trance esperamos aprender si tal cosa importa y de qué manera. Como si alguien fuera a decírnoslo. Y alguien lo hará, por supuesto. Todo esto parecía importar cuando Obama era presidente: la probidad, la dignidad, el reconocimiento de la falibilidad humana, la búsqueda de la verdad, no “agarrar las partes íntimas” de las mujeres. Pero si todo ello contaba tanto, ¿cómo diablos es posible que un par de segundos después sucediera lo que ha sucedido? Quizá no importe realmente que el presidente sea alguien que diga mentiras pueriles, un tipo delirante, inepto, mezquino, cruel e incluso accidentalmente traidor. Quizá tras la máscara de la presidencia no hay nada en absoluto. En cuyo caso, ¿a quién le importa quién la lleve? Que hagan pasar a los payasos.

Tal vez no se haga siempre patente tras la fachada del ultranacionalismo, pero Estados Unidos es una nación preocupada por la redefinición de sí misma. Esto podría interpretarse como la manifestación de un optimismo regenerador y proteico —una fuerza que no ceja—. Pero también podría delatar una inseguridad respecto de quiénes somos y cuánto nos gustamos a nosotros y los unos a los otros (no demasiado, al parecer). Nuestra vasta y diversa geografía nos llevaría a pensar en lo poco probable que es que exista una identidad nacional coherente. Todos esos Estados activamente conflictivos, todo ese flujo continuo de emigrantes que entran en el país de forma casi inadvertida. Más: nuestra historia incómoda y deseosa de no hacerse notar en aras de cualesquiera novedades y relumbres. Cuanto más compleja se hace la vida en Estados Unidos, más nos tienta nuestra naturaleza descuidada a “extraviarnos blandamente en un pensamiento”, y mayor es la amenaza de que las declaraciones fáciles, falsas y medrosamente idealizadas de un demagogo lleguen a integrarse en nuestra languidez nacional. De forma que un día, al igual que esos chiquillos ignorantes cuyos padres les permiten andar con malas compañías, empezaremos a no reconocer la verdad aun cuando la tengamos delante de los ojos, y nos extraviaremos totalmente.

 

Pascal PERRINEAU, “Gauche et droite : le grand déménagement” a The Conversation (5-11-17)

https://theconversation.com/gauche-et-droite-le-grand-demenagement-86653

Certes, en ce début de XXIe siècle, le continent des cultures politiques des Français n’a pas changé de fond en comble. On y retrouve de grandes constantes qui ont caractérisé l’opposition entre droite et gauche tout au long du XXe siècle : un tempérament de gauche – articulé autour d’un triple impératif d’égalité, d’universalité et de rectification – s’oppose à un tempérament de droite, davantage attiré par le libéralisme économique, l’ethnocentrisme et l’ordre.

La culture catholique et la culture de droite sont toujours en assez profonde osmose ; la culture du secteur public et la culture de gauche gardent d’évidentes affinités électives. Les clivages de classe n’ont pas disparu, même s’ils se sont beaucoup déplacés vers une opposition public-privé structurant plus ou moins deux visions du monde et vers un antagonisme entre ceux qui se retrouvent dans une « société ouverte » et ceux qui appellent de leurs vœux une « société du recentrement national ».

L’impact simultané du système électoral, des coalitions partisanes et des acteurs politiques, ainsi que l’offre électorale réduite au second tour des élections, ont figé pendant longtemps les demandes des électeurs et l’évolution du vote. Au cours des trois dernières décennies, les élections – sauf la parenthèse de 2002 – ont témoigné de la robustesse de la bipolarité biséculaire entre la gauche et la droite. Et pourtant, dès le milieu des années 1980, une majorité de Français avait commencé à contester la pertinence du clivage entre la gauche et la droite pour rendre compte des grands enjeux de la vie politique d’aujourd’hui.

Un clivage gauche-droite de plus en plus contesté

Cette contestation n’a cessé de grandir et, quand on interroge les Français en 2017, cet antagonisme entre gauche et droite semble avoir perdu une grande part de sa pertinence : en janvier 2017, 75 % des personnes interrogées dans le baromètre de confiance du Cevipof considèrent qu’« aujourd’hui les notions de gauche et de droite ne veulent plus dire grand-chose » ; 25 % seulement pensent le contraire.

En 2011, ils étaient 63 % à penser que ces notions n’étaient plus valides. Le rejet ne cesse de grandir et touche toutes les générations, toutes les catégories sociales et toutes les familles politiques. 86 % des sympathisants d’En Marche, 80 % de ceux du Front national, 66 % de ceux des Républicains, 64 % de ceux du Parti socialiste et 54 % de ceux du Front de gauche partageaient, en janvier 2017, ce diagnostic.

L’exclusion des deux candidats représentant les principaux partis de droite et de gauche (LR et PS) du second tour de la présidentielle de 2017 a été le débouché de ce malaise dans le clivage gauche-droite. Que s’est-il passé pour qu’aujourd’hui trois quarts des Français de tous horizons s’interrogent sur la pertinence du clivage gauche-droite ?

Déplacement des substrats sociaux et idéologiques

Deux mouvements principaux ont déplacé les lignes et recomposé les cultures politiques. Tout d’abord, un profond mouvement d’individuation affecte la société française et la pérennité de ses choix politiques. S’interrogeant, dès 1990, sur la « désertion civique », Marcel Gauchet constatait que nous basculions « vers un individualisme de déliaison et de désengagement, où l’exigence d’authenticité devient antagoniste de l’inscription dans un collectif. » Ce mouvement de déliaison est sensible à deux niveaux.

Au plan idéologique, le vieux clivage gauche-droite qui structure depuis deux siècles nos choix et nos orientations politiques, connaît une crise profonde. Même si une majorité de Français continuent à se positionner sur un axe gauche-droite (24 % à droite, 18 % à gauche, 13 % à l’extrême droite, 9 % à l’extrême gauche), 19 % déclarent une proximité avec le centre et 17 % refusent de choisir quelque position que ce soit (baromètre de confiance politique du Cevipof, vague 8). Pour ceux qui continuent à se situer sur un axe gauche-droite, ce comportement porte de moins en moins à conséquence et les appartenances ont beaucoup perdu en intensité et en cohérence.

Au plan social, une forte bipolarité sous-tendait dans les décennies d’après-guerre la vieille opposition gauche-droite. Aujourd’hui, la « question sociale », qui clivait entre gauche et droite, s’est étiolée. La question fondamentale de ce que devrait être une « société juste » oppose autant, sinon plus, les composantes de la gauche entre elles et celles de la droite entre elles qu’elle ne dresse la gauche contre la droite.

Ce déplacement des substrats sociaux et idéologiques de la représentation politique ont provoqué un profond malaise démocratique.

L’émergence d’un nouveau clivage

Un véritable clivage culturel taraude les univers de gauche et de droite et oppose sur des enjeux différents – que ce soient l’Europe, la xénophobie ou encore l’appréciation de la mondialisation – les citoyens à haut niveau d’études plus européens, tolérants et ouverts à la globalisation, aux citoyens moins éduqués, inquiets face à l’ouverture des sociétés et souvent plus séduits par le rejet de « l’autre » et de l’Europe.

Tous ces enjeux suscitent des réactions diversifiées à la fois au sein des électorats de la gauche et de ceux de la droite. Droite « souverainiste » et droite européenne s’opposent avec vigueur, gauche du repli hexagonal et gauche de l’ouverture se confrontent. Dans l’enquête Sofres de mars 2002 sur « les références idéologiques des Français », on s’aperçoit que les électorats les plus hostiles à la mondialisation au plan économique sont les électorats d’extrême gauche (68 %), du RPF (64 %), du PC (61 %) et du FN (54 %).

Le vieil antagonisme entre gauche et droite a ainsi volé en éclats et laisse place à un nouveau clivage. Se met peu à peu en place un nouveau clivage politique, social et culturel entre les partisans d’une « société ouverte » et ceux d’une « société du recentrement national » dans une France post-industrielle marquée par la fragmentation sociale, la désaffiliation vis-à-vis des groupes d’appartenance traditionnels (classes, familles idéologiques, cultures locales), l’individualisation des risques, la mobilité et un mouvement de diversification ethnique et culturelle.

Le vieux monde se meurt

Aujourd’hui, le tableau politique français est un véritable palimpseste où se mêlent anciens et nouveaux clivages. Le trouble vient du fait que le nouveau clivage, qui oppose deux conceptions du vivre-ensemble et de la société, deux visions de l’avenir de la France, deux types d’attitudes par rapport à l’autre et à l’extérieur, a eu longtemps du mal à trouver un débouché dans un système politique où les règles du jeu et les échos des grands affrontements bipolaires gauche-droite d’antan étaient encore forts.

Tout a changé en 2016-2017 : les grands appareils de la gauche et de la droite sont entrés en crise quasi-terminale ; la gauche s’est déchirée en familles irréconciliables ; la droite a implosé au travers de l’affaire Fillon ; Emmanuel Macron et son offre politique « et de gauche et de droite » ont récupéré les morceaux épars de cette fragmentation.

Un vieux monde se meurt, un nouveau hésite à naître.

 

Carlos ELORDI, “Al final Europa tendrá algo que decir sobre Cataluña” a eldiario.es (7-11-17)

http://www.eldiario.es/zonacritica/final-Europa-tener-decir-Cataluna_6_705589465.html

Más allá de la preparación de la campaña electoral, el independentismo catalán concentra sus esfuerzos en conseguir que la Unión Europea intervenga de alguna manera en el conflicto que le enfrenta con las principales fuerzas políticas españolas. Ese objetivo explica el viaje de Puigdemont a Bruselas y la estrategia de su defensa que persigue, sobre todo, que pueda seguir el máximo de tiempo posible en la capital belga. Pero, al margen de algunas declaraciones críticas con Madrid por parte de políticos europeos de distintos partidos, esos esfuerzos no están teniendo éxito. La UE mantiene sin fisuras su apoyo a Madrid. Y la impresión generalizada en la prensa europea es que esa postura no va a cambiar a menos que se produzca un serio agravamiento de la tensión política en Catalunya.

Lo cual no impide que varios destacados analistas hayan concluido que el proceso independentista catalán y la respuesta que el gobierno español está dando al mismo afectan a algunos de los principios básicos sobre los que se ha construido la Unión Europea. Esto ha escrito Stefan Kornelius en el Suddeutsche Zeitung: “El daño afecta a toda Europa. La sola presencia de Puigdemont en Bélgica demuestra que el regionalismo y el separatismo no son problemas puramente españoles. El conflicto disipa la idea de que la UE siempre ha ejercido un efecto pacificador en los conflictos regionales europeos. La idea de una Europa fuerte, en la que las regiones ganan importancia se hace añicos por el separatismo catalán”.

Y éstas son las reflexiones de Gideon Rachman en el Financial Times: “Europa no está política e intelectualmente preparada para la crisis española. El proyecto europeo está basado en la idea de que la UE es un “espacio de seguridad” para los valores liberales. La confianza europea en la resolución pacífica de las disputas es una idea fundamental. Si el Estado español entra en una crisis prolongada y peligrosa, la imagen que la UE tiene de sí misma como garante de la paz y de la estabilidad se verá muy afectada. Por este motivo, la actual situación española representa un desafío aún mayor que el Bréxit. A los líderes les gustaría ignorar la crisis española. Pero puede que la crisis española no les ignore a ellos”.

En los periódicos se dice que no son pocos los dirigentes europeos que en privado expresan preocupaciones como las anteriores y critican la actuación del estado español, particularmente el encarcelamiento de los lideres independentistas. Pero en público sólo unos pocos se han manifestado en este sentido y, aparte de algunos ministros nacionalistas flamencos, ninguno de los que lo han hecho ejerce en estos momentos cargos de responsabilidad en sus gobiernos o en la UE. “Asistimos al encarcelamiento de responsables políticos que defienden una ideología”, ha dicho Segoléne Royal. “La justicia no se tiene que utilizar para hacer el trabajo que no han sido capaces de hacer de hacer los políticos”, ha declarado la ex – vicepresidenta de la Comisión Europea y actual europarlamentaria en las filas de la derecha Viviane Reding. “¿Se pueden celebrar elecciones con políticos presos?” se ha preguntado el ex – primer ministro belga, el liberal Guy Verhofstadt. Y es muy conocida la acusación del uso de “métodos franquistas” que ha hecho otro ex – primer ministro belga, el socialista Elio de Rupo.

Ninguno de los políticos citados sostiene, ni de lejos, la causa independentista catalana. El rechazo de la declaración unilateral ha sido unánime en ese ámbito y en el de la prensa europea. Lo que genera más dudas, o se critica abiertamente, es la actuación de la Audiencia Nacional, el encarcelamiento de dirigentes políticos y los procedimientos que se han utilizado para ese fin. Que, de forma generalizada, aunque no se diga expresamente, se consideran actuaciones impulsadas por el gobierno español.

Hasta ahora la cosa no ha pasado de ahí. Y La Moncloa puede lidiar con eso. En la última reunión de jefes de gobierno de los 28 Angela Merkel trató de que cuestión fuera debatida. Rajoy se opuso tajantemente y ninguno de los demás líderes rechistó. Madrid sabe que, en estos momentos, por grave que sea la cuestión y por mucho que pueda afectar al futuro de la UE, nadie con mínimo peso en Bruselas se va a atrever a poner encima de la mesa el problema planteado por el independentismo catalán. Porque bastante tiene la Unión con los que ya la agobian y que no es capaz de resolver.

Rajoy juega con esa ventaja. Pero con algunos límites. Si se pasa en la acción represiva puede desatar reacciones institucionales europeas por parte de esos mismos líderes que hasta ahora se muestran tan contenidos. La prolongación de la prisión de los dirigentes independentistas puede ser una de las piedras de toque en ese equilibrio inestable. Cualquier otra iniciativa tendente a reducir las posibilidades electorales del independentismo en 21 de diciembre, también. Y está claro que Puigdemont y los 4 consellers que le acompañan en Bruselas van a hacer todo lo que esté en sus manos para provocar contradicciones. Y durante unos cuantos meses, además.

Eso a corto plazo, en las semanas que vienen. A partir de ahí se entra en un terreno desconocido. Y lo que está claro es que el conflicto catalán va a durar mucho, años sin duda. No parece razonable pensar que Europa vaya a poder seguir mirando para otro lado durante tanto tiempo.

 

Pau MARÍ-KLOSE, “La democracia española en perspectiva comparada” a Agenda Pública (5-11-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/la-democracia-espanola-perspectiva-comparada/

De un tiempo a esta parte el Estado español  está en el disparadero por las actuaciones del gobierno y los tribunales en relación a la cuestión catalana. Una de las visiones más extendidas, proclamada a los cuatro vientos por los independentistas, Podemos y los “Comunes” es que nos hallamos ante un Estado que, en sus caracterizaciones más suaves, podría considerarse dudosamente democrático. Desde este punto de vista subsisten rémoras del pasado que han impedido una transición completa  a un régimen de plenas garantías democráticas. En versiones más atrevidas de esta acusación, el Estado español es tildado como “franquista” o incluso “fallido”, y asimilado a países que en los últimos años han merecido apercibimientos internacionales por el funcionamiento de sus regímenes políticos supuestamente democráticos, como Polonia, Hungría o Turquía. En este marco, Puigdemont se permite “exiliarse” en Bélgica y alegar que no se presenta a la Audiencia Nacional porque el sistema judicial español no ofrece garantías.

En el fragor de la deliberación política y mediática abundan las acusaciones categóricas de que España no es una democracia. Hay quienes se muestran algo  más cautelosos: no se aventuran a calificar a España como país “no democrático”, pero le niegan el estatus de “democracia verdadera”. Recuerden: “lo llaman democracia y no lo es”. Muchas veces esas acusaciones  obedecen a un interés político (legítimo) de descrédito del oponente.  En este caso, quienes la formulan se suelen agarrar a ciertas “evidencias”  escogidas interesadamente, lo que en el mundo académico se conoce como “seleccionar por la variable dependiente”  o más comúnmente “cherry picking”. El cherry picking avala relatos muy contundentes sobre realidades que suelen presentar pliegues y matices, que se hurtan a la consideración de quienes son expuestos a esas versiones sesgadas.

Dirimir si un país es o no una democracia no siempre es tarea fácil. Por eso en el mundo académico se ha optado por evaluarlo  como una cuestión empírica de grado.  Preguntarse en qué medida los regímenes políticos son democracias es un empeño al que dedican ingentes esfuerzos distintos proyectos y plataformas académicas, además de organismos internacionales como el Banco Mundial.  Freedom House, el Democracy Index compilado por la Intelligence Unit del Economist o el World Governance Indicators del Banco Mundial son algunas de las iniciativas más conocidas. Apoyándose en distintas fuentes de datos y metodologías que combinan y sintetizan cantidades notables de información, todas ellas reconocen a España no solo la condición de Estado democrático, sino que le otorgan puntuaciones que despejan cualquier sombra de duda.  Pero examinémoslas una a una.

Freedom House publica anualmente los informes Freedom in the World. España es uno de los países al que otorgan la condición de Libres (Free) en una catalogación en tres categorías (Free, Partially Free, Not Free). Esta catalogación es resultado de manejar dos índices de 7 tramos sobre derechos políticos y libertades civiles. En ambas España es reconocida en el tramo más democrático (1). En la puntuación agregada obtiene 94 puntos en 2016 (de 100 posibles). Eso sitúa al país un punto por debajo del Reino Unido, Bélgica o Alemania, dos por debajo de Suiza o Irlanda, tres por debajo de Portugal o Dinamarca, cuatro por debajo de Australia, cinco de Holanda y seis por debajo de Finlandia, Noruega o Suecia, que son los países más democráticos.  Pero España obtiene también dos puntos más que Eslovenia, tres más que Lituania,  cuatro puntos más que Francia, cinco más que Polonia,  seis más que Estados Unidos o Italia, diez más que Grecia,. Y 18 más que Hungría y 56 más que Turquía, países con los que está siendo comparado en el frenesí incriminatorio de los últimos días.

1

El Democracy Index de la revista Economist también sitúa a España entre los países que tienen democracia completa (full democracy ) con 8.30 puntos en 2016.  Por encima de España están los países escandinavos, que rozan el 10; Canadá, Nueva Zelanda, Irlanda, Suiza y Australia, que superan el 9. Holanda obtiene un 8,80. Alemania y Austria están ligeramente por encima de España con 8,63 y 8,41 respectivamente, y el Reino Unido, prácticamente empatado (8,36).  Por debajo, Estados Unidos con 7,98, Francia 7,92, Portugal 7,86, Bélgica 7,77 (el país al que Puigdemont ha ido a buscar protección), Grecia  7,23. Polonia con 6,83 y Hungría con 6,52 son consideradas democracias defectuosas (flawed democracy),  Turquía con  5,04  un “régimen híbrido” (hybrid regime).

2

El tercer sistema de indicadores que conviene examinar son los World Governance Indicators del Banco Mundial. El Banco Mundial presenta seis medidas de calidad de gobierno, que permiten hacerse una idea de los perfiles y cualidades del sistema democrático en cada país (“Voz y rendición de cuentas”, “Estabilidad política y ausencia de violencia”,  “efectividad de gobierno”, “Calidad regulatoria”, “imperio de la ley”,  y “control de corrupción”). En términos comparativos, España sale  bien parada en casi todos los indicadores (se encuentra en el quintil más alto, salvo en “Estabilidad política y ausencia de violencia”  y “Control de la Corrupción”, donde se sitúa en el cuarto quintil).

Por su interés en este momento en que tan en entredicho está el uso imparcial de la ley, representamos el mapa de países según las puntuaciones recibidas en el indicador de “imperio de la ley” (rule of law).

3

En este indicador España aparece en el percentil 81. Es decir, el 18% de los países examinados se sitúan por encima. No es un resultado que invite a la complacencia, pero nos sitúa cerca de la media de los países ricos de la OCDE (percentil 87), por encima de Italia y Grecia,  y claramente de Polonia, Hungría o Turquía.

Se me objetará que todos los indicadores presentados son de 2016, y que la crisis catalana supone un test de estrés que está revelando la verdadera cara del sistema democrático español, y provocando una regresión democrática. Es posible, y habrá que estar atentos a la evolución de los datos en 2017 y años posteriores cuando salgan publicados. Pero conviene ser cauteloso con las afirmaciones de trazo grueso. El sistema democrático español posee rasgos estructurales que moderan los efectos de una crisis puntual, y autocorrigen errores y desviaciones que puedan producirse. Países como Hungría y Turquía, que han sufrido una regresión de sus sistemas en los últimos años, nunca alcanzaron en el pasado los umbrales democráticos que los distintos indicadores otorgan a España.

Por otra parte, es dudoso que España experimente caídas similares a las de esos países a causa de las actuaciones policiales en Cataluña en los últimos meses, o mucho menos por las peticiones de penas de la fiscalía o las medidas judiciales cautelares adoptadas la semana pasada. Por muy discutibles y controvertidas que resulten, pueden recurrirse, enmendarse y anularse en fases posteriores del proceso,  ya que las garantías del proceso penal no se han agotado aún.

La democracia española muestra que, como en cualquier país digno de este nombre, existe la libertad de expresión como lo demuestra el debate y la crítica  que todas las decisiones del poder ejecutivo y judicial están recibiendo por expertos, medios de comunicación o en redes sociales. Los partidos partidarios de la independencia están ejerciendo la libertad para presentarse a las elecciones (y posiblemente ganarlas), defender sus ideas en la calle y sus tribunas mediáticas, o reclamar la liberación de los presos. De momento lo que se han dibujado como amenazas a libertades fundamentales no han pasado de episodios puntuales (pero inquietantes) de violencia y declaraciones extemporáneas protagonizados por parte de actores más bien periféricos en el sistema político español.

Me atrevería a decir que la obsesión por cuestionar el carácter democrático del régimen del 78 está apartando el foco de los verdaderos problemas políticos y sociales en España, que tienen que ver con la configuración y desarrollo de ciertas políticas públicas (muchas de ellas también responsabilidad de las CCAA), y en particular las lagunas de su sistema de protección social y su escasa capacidad para corregir fenómenos de desigualdad y pobreza. Como ponen de manifiesto otros ránkings de indicadores tan fácilmente consultables como los que discuto en este artículo, en términos comparativos España sale bastante mal parada en indicadores de desigualdad, pobreza, precariedad laboral o justicia social, a los que parece que estamos bastante menos dispuestos a prestar atención que a nuestras instituciones democráticas.

En el maremágnum de acontecimientos de las últimas semanas las cuestiones sociales (o sobre corrupción) se están convirtiendo en temas enterrados por un torrente viscoso de noticias, comentario y análisis generalmente somero y redundante sobre el Procés. En este contexto, la tolerancia de cierta izquierda a que la cuestión nacional y de calidad democrática desplace y eclipse la necesaria atención que merecen nuestros déficits sociales resulta desconcertante ¿Parlem?

 

 

Rafael JIMÉNEZ ASENSIO, “Jueces, política y separación de poderes” a Agenda Pública (6-11-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/jueces-politica-separacion-poderes/

Es evidente que, ceteris paribus, cuanto más amplia es la esfera de decisión del juez tanto más importante y políticamente incisivo podrá resultar su papel” (C. Guarnieri, P. Pederzoli, Los jueces y la política. Poder judicial y democracia, Taurus, 1999, p. 75)

A raíz de las últimas actuaciones judiciales instructoras que han tenido lugar en la Audiencia Nacional y en el Tribunal Supremo en relación con los responsables políticos del procés de secesión, se ha podido oír que “los tiempos de la política y de la justicia son distintos”, o que “no se comentan las resoluciones del Poder Judicial, se acatan y punto”, pues en España –se añade de inmediato- existe el principio de separación de poderes y los jueces son independientes del poder político. Actúan solo con el Derecho y no es su función hacer política.

En estas afirmaciones y en otras muchas que podríamos traer a colación se contienen un montón de equívocos y verdades a medias, cuando no mentiras. No es mi intención en el corto espacio que ofrece un post, reconstruir conceptualmente cuáles son las complejas relaciones que tienen las tres nociones que encabezan esa entrada: política, jueces y separación de poderes. Pero sí, al menos, contribuir algo (aunque sea en pequeña medida) a clarificar algunas cosas. Me centraré solo en dos ideas: la primera es la concepción existente en España de lo que es el principio de separación de poderes, poniéndolo en relación con el papel del poder judicial; mientras que con la segunda pretendo romper el malentendido de que los jueces no hacen política. Tema de mayor riesgo.

La separación de poderes es el dogma del constitucionalismo liberal peor entendido, especialmente en nuestro país. Entre la clase política y la tertuliana se entiende por separación de poderes la no interferencia o la división pura de funciones en diferentes ramas o departamentos. Esa concepción de la separación “pura” de poderes ya no existe (afortunadamente) desde tiempos inmemoriales. Mostró todas sus carencias y destrozó (por razones que ahora no me puedo detener) sistemas constitucionales durante un largo ciclo histórico, que se cerró (¿definitivamente?) tras la Segunda Guerra Mundial.

Para justificar tal modo de razonar, se echa mano, como diría Madison, del oráculo de Montesquieu, probablemente sin haber leído o entendido (que viene a ser lo mismo o peor) a este autor. El principio de separación de poderes, al menos en su concepción anglosajona luego trasladada (con matices importantes en lo que al poder judicial comporta) al continente europeo, se entiende desde la idea de “freno” o de “contrapeso”, también de equilibrio (balanced Constitution) entre poderes (arquitectura conceptual elaborada, entre otros, por Sídney, Montesquieu, Blackstone, Adams y el propio Madison). Y la idea fuerza de tal modelo es el checks and balances, o si prefieren el control recíproco del poder entre la hoy densa y extensa arquitectura institucional, que por lo demás ha roto en pedazos la clásica tripartición del poder. No puede haber ningún poder que se precie, tampoco el judicial, que pueda estar exento de controles, ya sean internos, externos o “mediopensionistas”. Montesquieu, que por cierto no hablaba del principio de separación de poderes de forma expresa, lo expuso con claridad incontestable: “Para que no se pueda abusar del poder es preciso que, por la disposición de las cosas, el poder frene al poder”. Nada se ha dicho desde entonces más exacto. Aunque en ese esquema del autor francés, el poder judicial se diluyera como poder neutro, algo que la realidad ulterior desmentiría por completo.

Bien es cierto que en los sistemas europeos continentales, por arrastre de la mala aplicación del principio de separación de poderes durante la Revolución francesa, el esquema que se ha trasladado es muy distinto, especialmente en lo que afecta al poder judicial. En efecto, hace ya algunos años los politólogos Guarnieri y Pederzoli reconocían la necesidad de los ordenamientos europeos de limitar al poder judicial, pero constataban que la arquitectura constitucional de estos países (principalmente de Francia, Italia y España) estaba basada más en la separación de poderes que en el equilibrio. Así hacían hincapié en que allí se había configurado “una autoridad judicial –y no un poder judicial- colocada en el exterior de los circuitos políticos”, dotada de una fuerte organización burocrática asentada en la figura del “juez-funcionario”, una figura que mostraba aversión clara a todo lo que oliera a política. Política y Justicia se configuraban como espacios sin (aparente) contacto. La política gozaba de mala fama en el mundo judicial (resquicios de un autoritarismo institucional nunca superado) y la política veía con desconfianza a unos jueces-funcionarios que se legitimaban únicamente por superar unas “oposiciones”. Sin embargo, el poder de los jueces se fue incrementando gradualmente por los efectos imparables de la judicialización de la política y las costuras del modelo se comenzaron a romper. Dieciocho años después cabe reconocer que el diagnóstico era preciso e, incluso, menos duro del que nos hemos encontrado.

En el epílogo de una monografía publicada hace poco más de un año (Los frenos del poder. Separación de poderes y control de las instituciones, Marcial Pons, 2016), pongo de relieve cómo España ha sido durante los dos últimos siglos un país “sin frenos”, entre otras muchas cosas por una mala inteligencia del principio de separación de poderes y por una fuerte presencia del clientelismo político y de la ocupación de las instituciones de control por quienes deben ser controlados. Un país donde el Ejecutivo ha campado habitualmente a sus anchas. El poder judicial no ha quedado ajeno a tales desmanes y prácticas colonizadoras, sobre todo por su zona alta, y muy a pesar de su “reconocida” independencia. Pero cabe plantearse –como hacían los autores italianos citados- si realmente este ha sido un “poder” o, por el contrario, no se ha configurado como una mera máquina burocrática de Administración de Justicia. Ahora, al parecer, descubrimos (o pretendemos descubrir) que es realmente “un poder”, y para ello lo bañamos de inmediato con el principio de independencia judicial. Pero este principio ha sido siempre mal entendido, pues no es patrimonio exclusivo de los jueces individualmente considerados, sino un principio existencial, junto con el de imparcialidad, de la institución del  poder judicial en su conjunto. Y ese principio de independencia (en su mala inteligencia) parece avalar algunas confusiones. Veamos.

La primera confusión es que, en asuntos de tan extrema gravedad existencial como son los que se comentan en esta entrada, “la independencia” (en este caso judicial) da pie a que los criterios de los órganos judiciales (en este caso de los instructores) difieran tanto, al menos en las trascendentales garantías que deben rodear al proceso judicial (pues también la instrucción y las medidas cautelares forman parte del proceso). El que una instrucción sea del “Supremo” y la otra no, tampoco es un dato menor. Pero lo grave a mi juicio es que, para una diferenciación de criterios formales tan sustantiva (ya veremos si no materiales), se invoque el manoseado principio de independencia judicial. Me objetarán que es un tema de fuero y de competencia. Lo sé. Pero explíquenselo a los medios extranjeros y, en su día (esperemos que no) al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que aplicará inmisericordemente el artículo 6 del CEDH y su firme jurisprudencia al respecto. ¿Cabe invocar la independencia judicial para que un juez de instrucción del Supremo haga A y el otro que no es supremo haga y diga B? Formalmente (según las leyes procesales y penales), sí. Desde el punto de vista de los principios es un dislate, cuando menos difícil de explicar a un lego. Una instrucción de un asunto tan importante (porque es “un asunto”, sin perjuicio de la inexcusable individualización de la responsabilidad penal) requeriría una visión holística y sincronizada, así como armónica, del  funcionamiento de los órganos de instrucción del poder judicial (que es “uno” y no “cinco mil”), que ha brillado por su ausencia. Al parecer, la independencia judicial (mal entendida) todo lo puede, hasta destrozar al Estado Constitucional o, por ser más suave, ponerlo en riesgo. Pasará alta factura tan estrecha concepción.

También sorprende que el Ejecutivo y buena parte de la clase política, a la que se suman no pocos comentaristas y tertulianos, afirmen que una resolución judicial, en aras una vez más a una incomprensión básica del principio de independencia judicial, se acata y no se comenta. La justicia actúa, la política calla. Los tribunales hablan a través de sus resoluciones y tienen su sistema de recursos, en efecto, pero ello no debe impedir en ningún caso la crítica de las resoluciones judiciales, ya sea técnica o incluso política. ¿No forman parte de “un poder del Estado” los jueces y magistrados? Si es así tendrán que estar sujetos, aparte de a sus controles internos y recursos, también al escrutinio político, pues sus resoluciones -guste más o guste menos a sus señorías- tienen en no pocas ocasiones (y no digamos en esta) impactos y consecuencias políticas innegables. Y no vale con decir que a la justicia esos temas no le afectan, pues está “al margen” de la política. Un poder institucional de un Estado nunca puede estarlo. La independencia judicial no es un reino de taifas del Estado Constitucional, ni  se entiende sin este.

La historia –cabe recordarlo- está plagada de sentencias o resoluciones judiciales que han actuado como auténticos motores de ulteriores terremotos políticos. No cansaré al lector con su cita. Algunas de ellas las tenemos próximas, también en España. La función existencial de los tribunales es pacificar, a través del Derecho, los conflictos y controversias, no echar más leña al fuego. En verdad, los tiempos de la política y de la justicia son diferentes. Y así debe ser, pues la política es pasión inmediata y la justicia debería ser resolución prudente y motivada de aquellos asuntos sometidos a su consideración, una vez oídos (y escuchados) de forma atenta los razonamientos o argumentos de las partes litigantes o comparecientes, no solo del Ministerio Fiscal. La justicia necesita, como recordara Ronsavallon, “reflexividad” y cierta distancia temporal (mayor o menor según los casos) de la propia política, sobre todo cuando se juzgan supuestos de alto contenido crítico, que no son precisamente “casos fáciles”, donde además la ciudadanía y sobre todo la comunidad jurídica dista de tener criterios unívocos. Cuando se juzgan o se adoptan medidas en caliente, malo.

Pero, con no poca frecuencia, la política (mediata e inmediatamente) invade la actuación de la justicia y marca la agenda. El poder judicial, como poder más débil, necesita sin duda frenos que eviten esa tendencia a la intromisión que caracteriza la actuación de los otros poderes, particularmente del Ejecutivo (y si no que se lo digan a la “Ley de Transición Jurídica” y a su pretendida anulación del poder judicial bajo las garras del Ejecutivo). Las influencias que sufre el poder judicial (también, o más, el Tribunal Constitucional) son perversas e intensas, por eso es muy necesario un correcto diseño institucional y una cultura del mismo carácter que palie tales desmanes. La relevancia política de algunos asuntos judiciales hace que, en unos casos, se resuelvan de forma expeditiva (dentro de los tiempos dilatados que toda justicia necesita), en otros con cierta tranquilidad (haciendo buena la máxima de que “el tiempo todo lo cura”) y en algunos otros, en fin, con indolencia manifiesta o retraso prevaricadoramente calculado.

Nos guste más o nos guste menos, lo cierto es que los jueces “hacen” política con sus resoluciones y con el manejo de la agenda judicial. Claro que la hacen. No directa, pero sí indirectamente. Y, en no pocos casos, la deben hacer, pues no les queda otro remedio. No son estatuas de sal que asisten impasibles al desarrollo de los acontecimientos políticos, pero su actitud debe ser siempre imparcial y además aparentar que lo es. No pueden ni deben opinar sobre asuntos que se conocerán en sus juzgados o tribunales, error común por estos pagos. Pero son un poder del Estado, que no permanece aislado ni incomunicado, por mucho que se pretenda, en relación al resto de poderes. No cabe, por tanto, ninguna duda que sus resoluciones pueden tener consecuencias políticas serias y graves para la estabilidad constitucional de un país. Es algo que deben saber y ser plenamente conscientes de ello. No se trata de defender el relativismo en la aplicación de la ley, sino enfatizar todo lo que sea necesario el principio de imparcialidad (clave existencial de una justicia que se pretenda legítima), así como el sistema de garantías, más cuando están en juego derechos fundamentales. El papel central de los jueces en el Estado Constitucional no es tanto el ser los guardianes de la Ley como los defensores de los derechos de la ciudadanía. Esa es su condición existencial.

Asimismo, la “agenda judicial” no es un elemento neutro políticamente hablando, sino que puede tener serias consecuencias institucionales, Y esto es algo que también deberían saber los jueces, por muy de instrucción que sean. La celeridad de una instrucción, necesaria cuando la gravedad de los delitos imputados lo reclama, no puede hacerse sin un escrupuloso cuidado de las formas y de los derechos y garantías del proceso. Algo que, por cierto, ha puesto de relieve de forma diáfana Jueces para la Democracia en “Garantías y Derechos”.

La línea tan interesadamente trazada entre Política y Derecho tiene fronteras muy difusas. Más aún en la sociedad actual, en un contexto más acelerado aún que antaño de “judicialización de la política” que, desde el punto de vista penal, solo nos alerta de que las conductas de algunos responsables públicos bordean el código penal cuando no lo invaden con vanas pretensiones de impunidad. Alguna cosa muy grave está pasando cuando quienes incumplen las reglas son precisamente los llamados a fijar las reglas que los demás debemos cumplir. Y más grave aún que no haya conciencia real de la gravedad de las conductas, al menos por ciertas personas.

El modelo burocrático de juez, por el que ha apostado históricamente España, tiene un acusado sentido de independencia (personal) y poca percepción de ser una parte de los poderes del Estado constitucional. Desplegar un sentido de pertenencia a un poder institucional y no “personal” es algo aún por construir el ese amplio colectivo de miles de jueces y magistrados que conforman ese poder difuso que es el judicial. Y ser poder o ejercer poder, implica responsabilidad, estar sujeto a test de escrutinio, también democráticos, por las actuaciones o resoluciones dictadas en el ejercicio de su cargo. Esas resoluciones no son de los “juzgados o tribunales”, sino obra de jueces y magistrados. No son anónimas ni pueden ser “anonimizadas”, son de personas con cara y ojos, también con nombres y apellidos. Algo que en el propio poder judicial y en el CGPJ les cuesta todavía entender. Los jueces son servidores públicos y deben su legitimación a la Constitución y las leyes, pero también a la ciudadanía. No se pueden esconder en el anonimato ni tampoco deberían “irse de rositas” cuando sus decisiones judiciales equivocadas o no adecuadas, por no medidas o faltas de proporcionalidad, provocan serios efectos procesales que mancillan la imagen de un país (piénsese en una condena del Tribunal Europeo de Derecho Humanos por un leading case como el que se comenta) o causan verdaderas tormentas políticas con consecuencias enormemente serias para la ciudadanía, que es al fin y a la postre quien padece tales errores de esos servidores públicos que reciben sus retribuciones de los impuestos que sufragamos todos los ciudadanos. Y concluiré con algo que para muchos es una suerte de herejía: La responsabilidad de los jueces, al menos en esos casos, también es política.

 

Javier PÉREZ ROYO, “No son presos políticos pero lo parecen” a eldiario.es (8-11-17)

http://www.eldiario.es/zonacritica/presos-politicos-parecen_6_705939412.html

En España no es que no haya presos políticos, sino que no puede haberlos. Presos políticos y democracia son términos incompatibles. Y no creo que pueda existir la más mínima duda de que España es un Estado democrático. Así se reconoce de manera generalizada. Más todavía: no ocupa un mal lugar en los rankings de los países democráticos confeccionados por los centros y organismos internacionales más reputados en este terreno.

Ahora bien, el hecho de que un Estado esté democráticamente constituido no quiere decir que todos sus actos tengan que ser aceptados como actos propios de una democracia. Pueden producirse en la actuación del Estado desviaciones respecto de lo que sería la norma de la democracia.

En mi opinión, esto es lo que está ocurriendo con carácter general en la forma en que el Gobierno de la Nación está haciendo frente al problema de la integración de Catalunya en España y lo que está ocurriendo en particular con la forma en que están reaccionando la Fiscalía General del Estado y la Audiencia Nacional.

El Gobierno presidido por Mariano Rajoy está actuando contra el nacionalismo catalán de la misma manera que lo hizo contra el nacionalismo abertzale vasco hasta la disolución de Batasuna. No estamos ante un problema de naturaleza política, sino ante un problema exclusivamente jurídico que tiene que ser resuelto mediante la aplicación de la ley, es decir, mediante la actuación de la Fiscalía y los Tribunales con el concurso de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

En el caso del nacionalismo abertzale la idoneidad de la respuesta era indiscutible, ya que la violencia de ETA convertía la propuesta en un desafío inaceptable. De ahí que, incluso cuando el nacionalismo se expresó de forma jurídica a través de la reforma del Estatuto de Gernika, que es lo que jurídicamente representaba el llamado Plan Ibarretxe, el rechazo de plano del mismo por el Congreso de los Diputados estuviera justificado, en la medida en que la reforma había sido aprobada con los votos de Batasuna y estaba, en consecuencia, contaminada. Mientras ETA estuviera activa, no se podía entrar a discutir siquiera ninguna propuesta que viniera del País Vasco.

El caso del nacionalismo catalán es completamente distinto. Tramitó la Reforma del Estatuto de Autonomía respetando escrupulosamente el Estatuto de Autonomía y la Constitución, aprobándolo por una mayoría del 90 % en el Parlament y pactándolo después con el Congreso de los Diputados, pacto que sería aprobado por las Cortes Generales, sometido a referéndum y ratificado de nuevo por las Cortes con el sello de Ley Orgánica. El nacionalismo pretendió ejercer el derecho a la autonomía dentro de la Constitución.

Fue el PP con su recurso de inconstitucionalidad y la STC 31/2010 los que echaron al nacionalismo catalán de la Constitución. Y desde entonces el nacionalismo catalán ha estado buscando una nueva fórmula para relacionarse con el Estado. Está pidiendo la celebración de un referéndum cuyo resultado no pueda ser anulado por el Tribunal Constitucional para definir la inserción de Catalunya en el Estado. Un referéndum que esté en el punto de partida, porque al referéndum en el punto de llegada que era la fórmula de la Constitución ya se sabe el respeto que le tienen el PP y el Tribunal Constitucional.

Lo viene haciendo de manera pacífica, habiendo solicitado a través del Parlament la negociación tanto con el Gobierno, Resolució 17/X aprobada por el Parlament el 13 de marzo de 2013 “sobre la iniciación de un diálogo con el Gobierno del Estado para ver si es posible la celebración de una consulta sobre el futuro de Catalunya”, como con el Congreso de los Diputados, Resolució de 16 de enero de 2014, solicitando al Congreso de los Diputados la cesión de la competencia para la organización de la consulta, solicitudes sobre las que ni el Gobierno ni el Congreso aceptaron siquiera entrar a discutirlas.

Completamente pacífica ha sido también la movilización ciudadana para reivindicar una nueva forma de relación de Catalunya con el Estado. No ha habido ni un solo acto de violencia en el sentido penal del término, esto es, como violencia “sobre las personas” que pueda imputársele al nacionalismo. No se puede decir lo mismo de los actos del Estado respecto de la movilización nacionalista.

En este contexto de negación de la naturaleza política del problema y de su consideración desde una perspectiva exclusivamente jurídica, inicialmente constitucional y posteriormente penal, es en el que hay que encuadrar la actuación de la Fiscalía General del Estado y de la Audiencia Nacional respecto de las conductas de los presidentes de la ANC y de Òmnium el 21 de septiembre y respecto de las conductas de los miembros del Govern y de la Mesa del Parlament tras el 1-O.

No hay nada en estas conductas que permita encajarlas dentro de los tipos penales de la rebelión o la sedición y no hay ni un solo precepto en nuestro ordenamiento que permita atribuir el conocimiento de dichas conductas a la Audiencia Nacional. Esto es lo que resulta injustificable en las querellas del Fiscal General del Estado.

Si a eso añadimos el atajo jurídicamente injustificado a través del cual la Jueza Lamela argumentó su competencia para entender de la conducta de los miembros del Govern, su escaso respeto por no decir desconocimiento palmario de su derecho a la defensa y la adopción de las medidas cautelares más extremas sin la justificación jurídica exigible, la conclusión que se impone no deja en muy buen lugar al Estado democrático español.

El Estado español es un Estado democrático, pero su actuación en estos casos no son las de una democracia digna de tal nombre. La desviación respecto del estándar democrático es más que notable.

La secuencia de un Presidente del Gobierno que aplica el artículo 155 CE, suspendiendo al Govern y privando del fuero jurisdiccional a los miembros del mismo, seguida inmediatamente de la presentación de una querella por el Fiscal General del Estado por un delito imposible, ante un órgano judicial que carece de competencia como es la Audiencia Nacional y cuya Jueza de Instrucción asume la instrucción de manera injustificada y decidiendo la medida cautelar más extrema casi sin fundamentación, no es la secuencia de la administración de justicia, sino de algo muy distinto.

Ni los presidentes de la ANC y OMNIUM ni los miembros del Govern deberían estar en prisión. Ello no los convierte en presos políticos. Los que fueron presos políticos bajo el régimen de Franco lo han subrayado con mucha razón. Pero no permite calificar como democrática la actuación del Estado.

 

 

Enrique FEÁS, “Brexit, Catalunya y la Teoría de la Desintegración Económica” a Agenda Pública (8-11-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/brexit-cataluna-la-teoria-la-desintegracion-economica/

Así como durante la segunda mitad del siglo XX –en especial desde los años 90– el mundo vivió una considerable expansión de los procesos de integración económica, en las primeras décadas del siglo XXI la crisis financiera y la Gran Recesión han favorecido el retorno de los nacionalismos y de los populismos y un cuestionamiento del proceso liberalizador. Ello ha dado lugar a algunas propuestas de desintegración como el abandono del euro, la salida de la Unión Europea, la disolución del NAFTA o los impulsos secesionistas de algunas regiones europeas.

Todas ellas se han presentado siempre acompañadas de escenarios optimistas y unidimensionales, con beneficios ciertos y costes inexistentes. La realidad, sin embargo, es que los beneficios suelen ser bastante inciertos, y los costes, inevitables y ciertos. En el fondo, lo que ha faltado es una evaluación económica seria de los costes de transición o, lo que es lo mismo, una verdadera Teoría de la Desintegración Económica y Monetaria.

Su predecesora natural sería su reverso, la Teoría de la integración económica, surgida en los años cincuenta coincidiendo con los primeros pasos en la cooperación europea, y cuyos análisis iniciales se centraron en las ventajas e inconvenientes sobre el bienestar de reducir los aranceles frente a un grupo de países. Posteriormente se incluyeron los efectos dinámicos derivados de la existencia de economías de escala y una mayor especialización, las interdependencias sectoriales en un marco de equilibrio general o los efectos de la innovación en un marco dinámico de crecimiento endógeno. En paralelo, la teoría de la integración monetaria se centró en estudiar los beneficios derivados de una moneda común –menores costes de transacción, mayor transparencia de precios y menor incertidumbre cambiaria– a cambio de los costes de renunciar al uso de la política monetaria y el tipo de cambio como herramientas de estabilización en el caso de crisis que afectasen más a unas regiones que a otras (“shocks asimétricos”) dentro de un área monetaria determinada, así como la necesidad de mecanismos de ajuste alternativos fiscales o laborales.

La realidad económica, sin embargo, se ha hecho cada vez más compleja, y en las últimas décadas el comercio se caracteriza por una especialización no basada en producto, sino en cadenas de valor, con predominio del comercio intraindustrial, un creciente peso del comercio de servicios –directo o indirecto (incorporado en bienes)–, fuertes economías de escala, concentración de la innovación y las ganancias de productividad en un reducido número de empresas, economías de aglomeración –es decir, ventajas para las empresas de estar cerca de otras empresas por un mejor acceso a mano de obra cualificada, a la difusión del conocimiento o a servicios especializados– y una intensa utilización de instrumentos financieros. Como consecuencia, en ausencia de elementos distorsionadores como las aduanas o los tipos de cambio, el aprovechamiento de las economías de escala y externas en un mercado único es total.

Eso no quiere decir, por supuesto, que la interdependencia y la aglomeración de empresas no tengan efectos negativos: pueden aumentar la desigualdad –vía concentración de riqueza en torno a núcleos productivos urbanos, o salarial en torno a empresas-estrella– o la vulnerabilidad –en la medida en que la especialización excesiva de determinadas regiones agudiza la posibilidad de shocks asimétricos–.

En todo caso, para bien o para mal, las tendencias desintegradoras se han producido en este marco, y aunque hasta cierto punto es normal que la teoría económica vaya a remolque de la realidad, lo que no tiene sentido es que los procesos de desintegración propuestos prescindan del mismo análisis de beneficios y costes que se hacía en el caso de la integración. Resulta pues imprescindible una Teoría de la Desintegración Económica y Monetaria que los evalúe adecuadamente, en especial los costes.

El primer ejemplo lo tuvimos durante la reciente crisis del euro, cuando la evidencia de los elevados costes de ajuste se tradujo en una gran ligereza por parte de irresponsables políticos y economistas –incluido algunos premios Nobel– a la hora de recomendar la salida del euro de algunos países. El problema no era que no tuvieran razón al afirmar que estar fuera del euro hubiera sido mucho más beneficioso para algunos países –que podrían haber salido mucho antes de la crisis y con menores costes–; el problema es que ya estaban dentro del euro, y la disyuntiva no era incorporarse al euro o quedarse fuera, sino entre soportar un ajuste mayor en términos reales o arriesgarse a abandonar el euro y abrir la caja de Pandora de la desintegración monetaria, obviando el coste del efecto contagio que podría haber generado una recesión europea y mundial mucho más dañina en términos de PIB y empleo que el propio ajuste de un país individual. Lo que estaba en juego entonces era la confianza y la propia sostenibilidad del sistema monetario de Europa: un juego demasiado arriesgado.

En los casos más recientes del Brexit y de Cataluña, se pueden sistematizar los siguientes costes potenciales, en muchos casos comunes:

•     Los costes financieros de la ruptura. En el caso del Brexit, por los compromisos ya adquiridos (60.000 millones de euros); en el caso de Cataluña, por el pago de la deuda con el Estado (55.000 millones de euros).

•     Los costes administrativos y de personal para poder firmar nuevos acuerdos y adaptar regulaciones. En el caso del Brexit, más de 700 entre acuerdos comerciales, regulatorios, pesqueros, de transporte, aduaneros, nucleares o agrícolas, más el nuevo Acuerdo con la UE; en el caso de Cataluña, además, un nuevo Tratado de Adhesión, y acuerdos en materia de defensa (OTAN). En ambos casos, el coste de la incertidumbre sobre la duración de las negociaciones, el ámbito del acuerdo o un posible veto de última hora.

•     Los costes administrativos, de infraestructuras y de personal de crear nuevas fronteras y aduanas. En el caso del Brexit, con Irlanda; en el caso de Cataluña, con España.

•     Los costes administrativos y de personal de creación de las instituciones de un nuevo país (caso de Cataluña), en especial las de las competencias hasta ahora no asumidas (justicia, Defensa –incluido un ejército–, Hacienda, Aduanas, Exteriores).

•     Los costes de salida de la Unión Monetaria (caso de Cataluña), que puede plantearse de dos maneras, ambas costosas: o el mantenimiento dentro de la zona euro, pero sin participar en sus mecanismos institucionales y de protección (con una economía “eurizada”), o la emisión de una nueva moneda que requeriría la creación de todo un nuevo entramado institucional, incluyendo un banco central. En el primer caso habría que añadir los costes de renunciar a política monetaria y cambiaria en el caso de shocks, y en el segundo la incertidumbre sobre el valor de la nueva moneda catalana.

•     Los costes dinámicos derivados de la ruptura de las cadenas de valor e inmediatas deseconomías de escala provocadas por la aparición de barreras o de nuevas monedas, y la desconcentración de la producción, a través del desplome de la inversión directa y de la productividad. En el caso de Brexit, afectaría a las cadenas de valor con la UE (vehículos, servicios financieros); en el caso de Cataluña, además, a las existentes con España (que supone con la UE el 80% de sus intercambios), con la paradoja de que, en un contexto de nuevas fronteras y costes cambiarios, una región con alto capital humano y capacidad industrial como Cataluña difícilmente podría mantenerse como uno de los centros industriales y tecnológicos europeos.

Es importante destacar la fuerte asimetría existente entre costes de integración y de desintegración, por la presencia en este último caso de uno muy importante, y el más temido  por las empresas: el de la incertidumbre.

No es de extrañar por ello que en los últimos años comiencen a aparecer evaluaciones sistemáticas de los costes de desintegración. Aparte del referido al proceso de desintegración de Yugoslavia –explicado en este artículo–, ya han aparecido análisis de los costes del Brexit, en trabajos como los de Dinghra (2016), Ottaviano et al. (2016) o van Reenen (2017). Sampson (2017) constituye un buen resumen de la literatura empírica reciente sobre dichos costes, que oscilan entre un 1% y un 10% de la renta per cápita del Reino Unido, con distintos escenarios en función de la salida o no del mercado único, o considerando los posibles costes dinámicos de las barreras comerciales sobre la inversión directa y la productividad –que podrían duplicar o triplicar los efectos negativos (Bruno et al, 2016)–; además, apunta ya a la necesidad de una metodología común para una nueva Teoría de la Desintegración, que esperemos que se utilice pronto para analizar casos como el de Cataluña y contribuir a un debate hasta ahora muy pobre económicamente.

Todo lo anterior no implica que la supervivencia económica de Reino Unido o de Cataluña sea imposible. No lo es, pero solo porque a largo plazo rara es la catástrofe económica de la que un país no logre recuperarse: la única duda es cuántos años tardará en volver a alcanzarse el PIB per cápita del momento previo a la ruptura.

Y es que lo verdaderamente honesto desde el punto de vista intelectual es plantear este tipo de decisiones sobre la base de dos premisas: primero, que no se toman nunca en el vacío ni en un laboratorio estéril, sino en un marco jurídico y económico determinado que primero hay que desmontar –asumiendo los costes–; y segundo, que no existen nunca beneficios aislados, sino solo beneficios por unidad de coste.

Dicho de otra forma: en Economía, desear algo equivale siempre a preguntarse cuál es el precio que se está dispuesto a pagar por conseguirlo.

 

Josep Maria VALLÈS/Oriol NEL·LO, “Contra el fronstisme, les ciutats” a eldiario.es (6-11-17)

http://www.eldiario.es/catalunyaplural/opinions/independencia_de_Catalunya-frontisme-ajuntament_6_705239486.html

“He de confessar que sent jove em va fer molta impressió la lògica dialèctica davant de l’aristotèlica:” A “o” no A “, diu Aristòtil. O som o no som.” A “i” no A “diuen Hegel i Marx. És dir, som i no som “. Així escrivia Pasqual Maragall el 2002, poc abans d’assumir la presidència de la Generalitat.

Un dels efectes més preocupants de la crisi catalana d’aquests últims anys és, precisament, la imposició d’una lògica binària en relació a la qüestió nacional, una lògica allunyada de la complexitat i, encara més, de la dialèctica: cal ser necessàriament ” espanyol” o ” català”, ” unionista” o ” independentista”. Aquells que tracten d’escapar d’aquests plantejaments són ratllats, despectivament, d’” equidistants”, ” ambigus” o coses pitjors.

L’evolució vertiginosa dels esdeveniments en els dos últims mesos ha exacerbat encara més aquesta dinàmica. Així, la vella admonició d’Antonio Gramsci contra els indiferents, “viure significa prendre partit”, ha estat utilitzada de manera reductiva en discursos i cartells per indicar que havia de triar de manera indefectible entre dos contraris, entre blanc o negre.

Ara bé, els plantejaments binaris no responen a la realitat de la societat catalana, on conviuen no dos, sinó múltiples cultures i llengües, de manera que molts ciutadans no sabrien (ni voldrien) definir la seva condició en termes excloents. Precisament, el que està en crisi a tot Europa és la noció de l’Estat westfalià, on el conjunt de la població compartiria la mateixa cultura, la mateixa llengua, les mateixes creences, la mateixa “identitat”.

D’altra banda, en termes polítics, els posicionaments dicotòmics porten a la configuració de blocs antagònics i desplacen la discussió sobre qualsevol altre tema. De fet, no hi ha cap dubte que aquells que, des dels governs de la Generalitat i de l’Estat, han encapçalat la deriva dels darrers temps han obtingut un èxit notable en desviar l’atenció d’altres qüestions incòmodes pobresa, corrupció – i en bloquejar l’ascens de forces polítiques i moviments que podien posar en risc la seva preeminència.

Avui, el major perill que existeix en la societat i en la política catalana és la consolidació d’aquests fronts tancats i antagònics. El frontisme sobre la qüestió nacional enquistaria inevitablement el conflicte i dificultaria el seu tractament durant dècades, tal com demostren les experiències d’Euskadi i d’Irlanda del Nord, per posar només dos exemples. D’altra banda, si es transmetés al conjunt del cos social, el frontisme podria acabar danyant el fonament bàsic de la nostra societat: la voluntat que la riquesa de la diversitat no es converteixi mai en motiu de discriminacions o fractures.

Així doncs, davant les eleccions del proper mes de desembre i en l’etapa que seguirà, s’ha d’evitar per tots els mitjans la formació de dos blocs antagònics irreconciliables, i potenciar en la mesura possible les posicions que busquin un punt de trobada i una sortida dialogada. No serà una empresa fàcil i els últims esdeveniments -la declaració d’independència del 27 d’octubre, la repressió de l’1 d’octubre, la intervenció de l’autonomia i l’empresonament de bona part del govern electe- dificulten molt aquesta tasca. Però sense aplicar-se a ella no serà possible trobar alguna sortida al laberint en què ens trobem.

En aquest context, els poders locals de Catalunya poden tenir un paper decisiu. Fins ara, en una situació polaritzada per l’enfrontament entre els governs de la Generalitat i de l’Estat, el paper dels ajuntaments ha corregut el risc d’aparèixer com a subsidiari o instrumentalitzat. Ara, amb la Generalitat escapçada i el govern de l’Estat llançat a una ofensiva recentralitzadora, la representativitat i legitimitat dels governs locals prenen un relleu particular. Són l’administració més propera a la ciutadania i el seu posicionament podria resultar clau per trencar la polarització i apropar, en la mesura del possible, una sortida negociada que és el que desitja la majoria de la ciutadania catalana.

Especial rellevància tindria en aquest context un pronunciament conjunt dels alcaldes i alcaldesses de les principals ciutats de Catalunya per exigir la reconducció de la situació present. Davant la intransigència repressiva i la ceguesa política del Govern de l’Estat, davant els errors difícilment excusables i les presses temeràries de l’independentisme, podria proposar-se que aquesta reconducció partís de tres pilars: la recuperació plena de l’autogovern mitjançant la derogació de les mesures derivades de l’aplicació de l’article 155; la posada en llibertat de tots els que -per raons polítiques- es troben ara en presó preventiva i, finalment, l’expressió directa de la voluntat popular en un referèndum acordat sobre el futur institucional de Catalunya. Una declaració dels ajuntaments de les principals ciutats de Catalunya en aquests termes no podria ser ignorada per les forces polítiques que concorrin a les eleccions, ni pels poders de l’Estat, ni tampoc per les institucions europees. I constituiria un raig de llum per a la ciutadania.

 

 

Oriol BARTOMEUS, “El 21-D está más vivo de lo que parece” a Agenda Pública (6-11-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/21d-esta-mas-vivo-lo-parece/

En las últimas dos semanas han coincidido cinco encuestas sobre la situación política en Cataluña que incluyen estimaciones sobre los posibles resultados de las próximas elecciones: El Periódico publicó su sondeo el 22 de Octubre, El Mundo el 29 del mismo mes, CEO el 31, El Español el 2 de Noviembre y La Vanguardia el 5.

A pesar de los diferentes contextos en los que se han realizado los trabajos de campo de las diferentes encuestas (en los quince días trepidantes que van de la detención de los “Jordis” el 16 de octubre hasta la entrada en prisión de los exconsellers del govern el 2 de noviembre), se observa un patrón similar en todos los sondeos.

A la espera que se concrete la manera cómo el bloque independentista se va a presentar a los comicios, las estimaciones auguran al conjunto de ERC y el PDECat (los socios de la coalición Junts pel Sí de 2015) un resultado similar al de hace dos años. Si no se reeditara la coalición, ERC podría quedarse con el 80% del voto de JxSí, mientras que un PDECat en solitario sólo retendría a dos de cada diez de sus votos.

La mayoría de las encuestas también auguran un resultado similar al PP, y a C’s, aunque aquí se aprecia menos consenso entre los institutos demoscópicos y algunos le suponen un incremento importante (GAD 3 para La Vanguardia).

La CUP parecería condenada a retroceder, mientras que los comunes y el PSC muestran una tendencia alcista, respecto de los resultados que ambos cosecharon hace dos años.

En cualquier caso, la mayoría de los análisis han coincidido en señalar la estabilidad general que muestran las cinco encuestas respecto a los resultados del 2015. Así, se ha resaltado que el apoyo conjunto a las fuerzas que componen el bloque independentista (ya se presenten conjuntamente o por separado) se quedaría muy cerca del resultado de hace dos años, y en cualquier caso no superaría el umbral del 50%.

De aquí que se haya instalado la idea que el escenario electoral catalán está congelado, en el sentido que hay poco margen para movimientos significativos del voto. Como mucho, podría haber alguna recomposición de los equilibrios internos dentro de cada bloque.

Estimación de voto según encuestas publicadas

4

La encuesta de El Periódico la realizó Gesop sobre una muestra de 800 entrevistas entre el 16 y el 19 de Octubre; la de El Mundo la hizo Sigma Dos sobre una muestra de 1.000 entre el 23 y el 26 de Octubre; la del CEO Gesop sobre una muestra de 1.338 reales (1.500 teóricos) entre el 16 y el 31 de Octubre; la encuesta publicada por El Español la realizó Sociometrica sobre una muestra de 1.000 encuestados entre el 27 y el 31 de Octubre; el sondeo de La Vanguardia lo realizó GAD 3 sobre una muestra de 1.233 entrevistas hechas entre el 30 de octubre y el 3 de noviembre.

Siendo cierto que el escenario en términos generales se muestra bastante estable, no lo es menos que se observan algunos elementos que indicarían que puede existir cierto movimiento, que pondría en duda la hipótesis de congelación de los bloques.

Estos movimientos son perceptibles en las matrices de trasvase de voto que ofrecen tanto el CEO como El Español, y que muestran unas coincidencias importantes por lo que respecta a los espacios dónde se estaría desarrollando una batalla sorda, el resultado de la cual podría acabar dando al 21D un resultado sorprendente.

Esta batalla (o mejor dicho, estas batallas) se decidirán muy probablemente por los acontecimientos que van a tener lugar de hoy hasta el día de las elecciones: la pugna sobre la candidatura única de los independentistas, la presentación o no de una lista independentista no unilateralista (la opción Santi Vila), la evolución de los procesos judiciales que mantienen encarcelado a la mitad del govern, y la que afecta a Puigdemont y cuatro exconsellers más, y cualquier acontecimiento que pueda mover el escenario (y pueden ser muchos) en el próximo mes y medio.

Todo ello podrá tener impacto significativo en los nueve de estos espacios de frontera con posibilidades de moverse de aquí al 21D, y que aparecen tanto en el CEO como en El Español. Son prácticamente los mismos que aparecían en los sondeos anteriores a las elecciones del 27S de 2015. Lo que varía (y mucho en algunos casos) es su magnitud y sobretodo la situación (al alza o a la baja) de las diversas fuerzas implicadas.

Ubicación de los electorados y de los espacios de frontera

5

Las dimensiones de cada espacio se corresponden con el número aproximado de electores que lo componen (calculado a partir del voto de 2015). En su totalidad, suman más de 400.000 electores, un 7% del censo.

1     Según los datos, existiría un espacio “vivo” entre la CUP y ERC/JxSí conformado principalmente por aquellos votantes de los anticapitalistas que ahora muestran cierta intención de optar por ERC. Este es un espacio que se decantaba claramente por los republicanos a lo largo de la actual legislatura, pero que en los últimos meses bascula otra vez hacia la CUP, siguiendo el compás de los acontecimientos. En el caso (hipotético) de reedición de JxSí, las posibilidades de decantación hacia los anticapitalistas de este espacio serían mayores. Este espacio estaría formado por unos 130.000 electores.

2     También se observa movimiento en la frontera entre PSC y C’s, un espacio que ya se movió en 2015 a favor de los de Rivera, pero que parecía decantarse hacia los socialistas a raíz del acuerdo entre C’s y el gobierno del PP a nivel estatal. Este trasvase, de hacerse realidad, es el que permitiría a los de Iceta incrementar su representación en el Parlament hasta volver a posiciones de 2012, como indican la mayoría de los sondeos. En este grupo habría unos 75.000 electores.

3     La posible fuga de votos hacia el PSC la compensaría C’s con la atracción de apoyos en la frontera con el PP, que sigue siendo (como ya ocurrió en las autonómicas y generales de 2015) la fuente principal de su crecimiento. En las elecciones autonómicas, C’s saca provecho de su posición más favorable como contrincante principal del independentismo (justo lo mismo que hace el PP en el escenario general). Este espacio contaría con unos 75.000 electores.

4     La frontera entre los comunes y el independentismo va a ser probablemente el espacio crucial en estas elecciones, puesto que su comportamiento va a situar a los segundos más cerca o más lejos de su objetivo de lograr el 50% de los votos. Los sondeos no dan una dirección clara en este espacio, y muy probablemente el movimiento final se va a decidir en función de elementos coyunturales de difícil previsión (la posible extradición y encarcelamiento de Puigdemont, por ejemplo). En función de hacia dónde se mueva este segmento el escenario post electoral puede ser muy distinto. Conformarían este grupo unos 45.000 electores.

5     También será crucial el movimiento en la frontera entre los comunes y la CUP, aunque es de menor dimensión (unos 40.000 electores). Aquí se observa una ganancia neta de los comunes desde hace tiempo, que coincide con el “retorno” del voto de aluvión cosechado por al CUP en 2015 (cosa que explica también el trasvase a ERC). La posición final de los comunes durante la campaña podría decantar parte de este espacio, y de rebote, ayudar a la CUP a mejorar sus previsiones e incrementar las posibilidades de una nueva mayoría absoluta independentista en el Parlament.

6     Los comunes también compiten en otro espacio con el PSC. El comportamiento de este bloque parece determinante para las aspiraciones de los primeros para superar a los socialistas. En 2015 no lograron recrear el movimiento de atracción en este espacio, que sí consiguieron en las elecciones municipales y generales de ese mismo año. El27S los socialistas mantuvieron a raya esta frontera y los datos de las encuestas parecen sugerir que lo seguirían haciendo (o incluso harían retroceder a los comunes). En este espacio se podrían contar unos 40.000 electores.

7     Finalmente, habría un último espacio de frontera donde competirían ERC y el PSC. No es un espacio de gran magnitud (menos de 20.000 electores), y es poco probable que consiga decantar el resultado final. De todos modos es visible en todos los sondeos, y hay que consignarlo.

Además de estas áreas de frontera, existen dos espacios que podrían llegar a ser cruciales para el resultado final del 21D.

8. Existe una bolsa considerable de indecisos (de unos 125.000 electores) que provienen de JxSí, y que se ubican en la frontera sur del espacio independentista, eso es en el área del centro catalanista. Este es un grupo que podría ser susceptible de abandonar el voto independentista si existe una opción cercana dispuesta a recogerlo. Posiblemente a este espacio es al que apuntaría una posible candidatura del exconseller Santi Vila.

9. Cerca de este espacio existe otro (de unos 100.000 electores), ubicado entre los electorados de C’s y del PSC, y que está compuesto por aquellos votantes de C’s de 2015 que ahora se mostrarían indecisos acerca de su voto el 21D. Esta área hace dos años optó estratégicamente por C’s como fuerza del “no”, pero desde entonces se ha mostrado renuente a mostrar una clara decantación electoral, posiblemente porque rechaza la aproximación de los de Rivera al gobierno Rajoy.

Ubicación de los electorados y de los espacios indecisos. Barómetro CEO octubre 2017

6

Las dimensiones de cada uno de los dos espacios se corresponden con el número aproximado de electores que lo componen (calculado a partir del voto de 2015). Conjuntamente, los dos espacios de indecisos suman unos 225.000 electores, el 4% del censo.

Los movimientos en estos nueve segmentos van a decidir el resultado final del 21D y la composición del nuevo Parlament. La mayoría de ellos definirán los equilibrios intrabloques. Entre las fuerzas independentistas, si finalmente se presentan en candidaturas separadas, parece claro que el PDCat sólo se va a llevar a uno de cada cinco votantes de JxSí. Además, los herederos de Convergència no están presentes de forma significativa en ningún espacio de competencia, por lo que sus posibilidades de modificar, al alza o a la baja, su resultado parecen remotas.

ERC, en cambio, tiene fronteras “vivas” con la CUP i los comunes. La primera puede explicar la negativa de Junqueras a una reedición de JxSí, mientras que la segunda le ofrece la posibilidad de afianzarse como primera fuerza a gran distancia de las otras, además de acercarlo al anhelado 50% del voto para el conjunto de las fuerzas independentistas, lo que abriría un escenario significativamente diferente del que hemos tenido desde 2015.

Lo mismo cabría decir de la competición entre la CUP i los comunes. Estos además tienen abierta la frontera con el PSC, y de sus movimientos dependerá si logra contener a los socialistas (o incluso ganarles espacio) o éstos logran avanzar sobre el espacio de los comunes. Esta posición de doble frontera de los de Domènech explicaría sus vaivenes en los últimos tiempos.

Para los socialistas, a pesar de su posición aparentemente confortable, también existen riesgos, puesto que compiten a la vez con los comunes i con C’s. Estos, a su vez, siguen manteniendo abiertas sus fronteras con PSC y PP.

Pero la mayor incógnita posiblemente sea cuál va a ser el comportamiento de los grandes espacios moderados que hoy se muestran indecisos y que en 2015 optaron por JxSí y C’s. A mes y medio de las elecciones, la decantación de estos espacios es un enigma que posiblemente se mantenga vivo hasta el último minuto, y acabe decidiéndose por algún elemento de la coyuntura con la fuerza suficiente para mover las simpatías, o para activar o desactivar a los votantes de estos espacios. En cualquier caso, parece que el 21D no está decidido. Ni mucho menos.

 

 

Manuel ARIAS MALDONADO, “El discreto encanto de la ideología: comunismo y revolución, un siglo después (I)” a Revista de Libros (8-11-17)

http://www.revistadelibros.com/blogs/torre-de-marfil/el-discreto-encanto-de-la-ideologiacomunismo-y-revolucion-un-siglo-despues-i

Es de suponer que la manía conmemorativa que aqueja al mundo contemporáneo obedece a una razón práctica: son tantos los hechos históricos potencialmente conmemorables que dejamos que sea el calendario quien decida por nosotros, fijando así nuestra atención de manera sucesiva en aquello que va dejándonos sobre la mesa. Es imposible aburrirse; sobre todo con un siglo XX tan entretenido. En este mes de noviembre, le toca el turno ‒cambio de calendario mediante‒ a la así llamada «Revolución de Octubre» que llevó a los bolcheviques al poder en Rusia un día como ayer de hace cien años. Se evoca así el nacimiento de una de las mitologías políticas más poderosas de la modernidad, por envejecida que ahora pueda parecernos. Y el efecto que produce su revisión en las actuales circunstancias psicopolíticas es más bien ambiguo.

Por una parte, se diría que el ideal socialista ha recuperado una parte del protagonismo que había perdido en la conversación pública de las democracias liberales tras la caída de la Unión Soviética y la proclamación ‒en realidad nada descabellada‒ del fin de la historia. La Gran Recesión ha provocado una deslegitimación de las elites globales y, con ello, el ascenso de los populismos. Entre ellos, un populismo de izquierda que amenaza a la socialdemocracia clásica o la revitaliza desde dentro: es el caso de Jeremy Corbyn en el laborismo británico y Bernie Sanders en el Partido Demócrata norteamericano. Según algunas encuestas realizadas en Gran Bretaña, los jóvenes socializados en la crisis tienen una visión más positiva del socialismo que del capitalismo. Entre nosotros, el diputado Alberto Garzón acaba de publicar Por qué soy comunista, testimonio de la fuerza que aún posee el sistema de creencias del mismo nombre. Por lo demás, fue invocando el socialismo revolucionario ‒sólo que uno «del siglo XXI»‒ como llegó Hugo Chávez al poder en Venezuela, país definitivamente sumido en el desorden institucional y la crisis económica bajo el mando de su funesto sucesor. En nuestro país, el independentismo catalán nos recuerda la fuerza que todavía exhiben las creencias, mientras un partido como la CUP, que se dice representante de un «independentismo sin fronteras», parece salido ‒mutatis mutandis‒ de las calles del Mayo francés. Y, de remate, el fenómeno de la posverdad, tan relevante para comprender el secesionismo catalán, proporciona una inesperada actualidad al uso soviético de la verdad oficial. Aunque nadie tendría hoy la presencia de ánimo necesaria para crear un periódico y llamarlo Pravda («Verdad»). En definitiva, el centenario de la revolución llega en un momento apropiado: aquellos años tumultuosos aún tienen cosas que enseñarnos.

Por otra parte, sin embargo, media ya una considerable distancia histórica. Tanto la revolución bolchevique como sus réplicas tercermundistas durante el período final de la descolonización parecen sucesos de otra época, tributarios, por tanto, de un clima intelectual y cultural que ya no es el nuestro. Por más que el socialismo sea preferido al capitalismo en algunas encuestas, carece de ningún modelo de éxito que pueda presentarse a las clases medias globales como remedio para sus inquietudes: Corea del Norte es un paria mundial y Cuba un exotismo nostálgico. En cuanto a China, ni el más entusiasta de los comunistas vivos podría sostener que se trata de una sociedad sin clases o que vaya camino de serlo. Este distanciamiento, cronológico y afectivo, tiene sus ventajas: nos permite analizar la revolución bolchevique y la entera trayectoria histórica de la Unión Soviética con más serenidad. A ese desapasionamiento debe de contribuir asimismo la posición biográfica que ocupan quienes, nacidos a partir de mediados de los años setenta, no se han socializado en las guerras marxistas de aquellos tiempos, tan cruentas que han dejado cicatrices en muchos de sus combatientes: ya sigan fieles a la causa comunista o se hayan convertido a un no menos fervoroso anticomunismo.

Naturalmente, es imposible ser original cuando se habla de la Revolución de Octubre. Todo se ha pensado, discutido, escrito. Aunque la apertura de los archivos rusos ha proporcionado nuevos materiales a los investigadores, seguramente las preguntas esenciales sobre el comunismo realmente existente se han respondido ya sin que, naturalmente, hayan podido conciliarse las distintas interpretaciones acerca de sus causas y su significado. En este texto, no obstante, trataré de responder a algunas preguntas basándome en el factor ideológico y, de hecho, en una concepción de la ideología que tenga en cuenta su dimensión emocional. ¿Por qué la revolución primero, y el régimen soviético después, adoptaron una forma y no otra? ¿Cuál es el significado, hoy, de la Revolución de Octubre? ¿Y de qué manera puede explicarse la fascinación que ésta ha solido ejercer sobre la imaginación pública, hasta el punto de que sigue estando bien visto declararse comunista, pero en modo alguno puede decirse lo mismo de las otras ideologías antiliberales que sacudieron Europa en el primer tercio del siglo XX?

Hay que empezar por reconocer que se trata de una fascinación justificada. Cuando hablamos de la Unión Soviética, hablamos de un monumental experimento político que se produce en un imperio de vastas dimensiones y en un momento histórico de la máxima peligrosidad. No sería descabellado hablar de la historia ‒al menos la historia secular‒ más grande jamás contada. Es, además, un experimento ya cerrado: su arco narrativo está completo y se presenta ante nosotros con la máxima pureza. El proceso sociopolítico que alcanza su paroxismo en el falso octubre de 1917 conoce, además, múltiples reverberaciones, dentro y fuera de la Unión Soviética, durante las décadas posteriores: el problema de las nacionalidades, la Gran Guerra Patriótica y la Guerra Fría, el apoyo de los intelectuales occidentales, las intervenciones en Hungría y Checoslovaquia, las revoluciones en África y Asia. De todo ello ha sido testigo a su manera el mismísimo Lenin, momificado y expuesto al público desde 1924 en la Plaza Roja de Moscú: santo súbito.

Sobre todo, la revolución bolchevique nos pone ante los ojos un sueño que se convierte en pesadilla: el sueño de comenzar el mundo desde cero. Es decir, de construir ex novo una sociedad justa con arreglo a un plan racional cuyo objetivo final es la desaparición de la desigualdad y de la propia conflictividad política. ¡No hay quien dé más! También eso nos seduce de la revolución norteamericana, que, sin embargo, no desempeñó ningún papel conocido en los planes del bolchevismo. Si sus líderes tuvieron presente un precedente, fue el de la Revolución Francesa; una revolución cuyo desenvolvimiento se parece mucho más al ruso, Terror incluido, con la única salvedad de que no se alcanza a discernir a quién podríamos atribuir el papel de Napoleón. Para Hannah Arendt, el rasgo común a las revoluciones francesa y rusa está en el protagonismo que posee en ambas la cuestión social, frente a una revolución norteamericana que podría prescindir de ella y dedicarse enteramente a la cuestión política gracias a la abundancia material de sus territorios. Irónicamente, esa misma experiencia colonial habría sido clave en la gestación de todas las revoluciones modernas, al haber enseñado a los seres humanos que la pobreza no es inherente a la condición humana y es posible rebelarse contra ella.

Hasta ahora me he referido a la revolución bolchevique, pero es sabido que concurren buenas razones para rebajarla a la condición de golpe de Estado. La historia es conocida. Tras la revolución de febrero que provoca la caída del gobierno zarista, se instaura un gobierno provisional ‒presidido por Aleksandr Kérenski‒ que de facto comparte el poder con los sóviets, con especial protagonismo para un sóviet de Petrogrado ‒hoy San Petersburgo‒ que controlaba buena parte de los poderes estatales. Lenin regresa a Rusia en abril tras dieciséis años de exilio, persuadido de que la revolución abandonaba su fase burguesa en el marco de una crisis mundial del capitalismo que preludiaba, en el marco de la devastadora Gran Guerra, una sucesión de revoluciones obreras. Y aunque Lenin huirá a Finlandia tras la violenta represión de la insurrección del 4 de julio, el lenguaje de la revolución iba cambiando gradualmente en la dirección por él deseada: empezó a hablarse menos de democracia y más de clase, intensificándose el empleo de la distinción popular entre los verji (ellos: los de arriba) y los nizi (nosotros: los de abajo). El 10 de octubre, Lenin regresó de Finlandia y puso todo su empeño en convencer a los miembros de su partido de la necesidad de tomar el poder por la fuerza, cosa que se hizo dos semanas más tarde una vez Kérenski hubo proporcionado una oportuna excusa mandando cerrar la imprenta bolchevique de Petrogrado. Unidades militares apoyadas por los trabajadores que formaban la Guardia Roja tomaron el control de puentes, estaciones ferroviarias y otros puntos estratégicos. Al día siguiente, tras la huida de Kérenski, fue tomado el Palacio de Invierno, cuartel general del Gobierno depuesto: con mucha menos épica que en Octubre, la dramatización filmada por el gran Serguéi Eisenstein. Aunque mencheviques y socialistas radicales denunciaron la insurrección y alertaron del riesgo de una guerra civil, Trotski respondió célebremente que el lugar para semejantes cobardes no era otro que «el basurero de la historia» y el golpe siguió su curso.

El historiador Steve Smith es claro: la toma bolchevique del poder tiene todos los elementos del golpe de Estado, aunque los golpistas no estaban asumiendo el mando de ninguna maquinaria estatal digna de tal nombre. Por lo demás, en la decisión de Lenin quizá desempeñase algún papel la debilidad electoral de los bolcheviques: de los 777 delegados que participaron en el Congreso General de los Sóviets a comienzos de junio, 285 eran socialistas radicales y 248 mencheviques; de ahí que el Comité Ejecutivo Central de ahí emanado apoyase al gobierno provisional. También desempeñaban su papel las discrepancias estratégicas: si los mencheviques sostenían que la atrasada Rusia no estaba preparada para una revolución proletaria, Lenin presionaba en dirección contraria a la vista de la oportunidad que representaba a sus ojos el desorden bélico europeo. ¡A río revuelto, ganancia de pescadores!

Desde luego, la distinción entre revolución y golpe de Estado posee un fuerte valor propagandístico: la primera suena mucho mejor que el segundo y, tras más de dos siglos de turbulencias políticas en todo el mundo, el concepto retiene todavía una fuerza romántica a la que no es ajena su captura por el lenguaje publicitario. Pudiendo hacer la gloriosa revolución, ¿quién daría un vulgar golpe de Estado? La frase que da título al libro de Daniel Cohn-Bendit sigue siendo una síntesis inmejorable: la revolución y nosotros que la quisimos tanto. Sin embargo, no es tan fácil diferenciar revolución y golpe de Estado. Primero, porque todas las revoluciones contienen un golpe de Estado; segundo, porque no hay revolución sin liderazgo. Esto es: no hay revolución sin el papel activo de una minoría que conciencia a las masas o a una parte de ellas de la necesidad de hacer la revolución, vale decir: de la conveniencia de tomar el poder por la fuerza para crear un Estado nuevo y transformar sustancialmente el cuerpo social. Es así difícil encontrar ejemplos de revoluciones donde las masas hayan actuado espontánea y concertadamente, sin mediación alguna, para derribar al poder existente. Así no funcionan los grupos humanos: es necesaria una tarea previa, preparatoria, consistente en la estimulación de esas mismas masas para que protagonicen el alzamiento o, más bien, apoyen a la minoría que se alza contra el Estado una vez que ésta ha emprendido la acción decisiva.

En el caso de la Rusia zarista, ese papel corresponde en buena medida a la intelligentsia, es decir, a los intelectuales que pasan buena parte de la segunda mitad del siglo XIX debatiendo sobre la modernización de Rusia. Como es sabido, no son un grupo compacto, sino que incluye posiciones que abarcan desde el anarquismo revolucionario a la socialdemocracia reformista, pasando por el liberalismo ilustrado. En un país con abrumadoras tasas de analfabetismo, su función evangelizadora adquiere una notable importancia; aunque ni siquiera esto, como veremos, será suficiente sin el concurso de la fuerza y la coerción. En La costa de Utopía, el dramaturgo Tom Stoppard retrata admirablemente a esos «exiliados románticos» de los que hablaba Edward H. Carr, poniendo en boca de Aleksandr Herzen una pregunta inquietante: «¿Estamos liberando a la gente de su yugo para que puedan vivir bajo la dictadura de los intelectuales?» De alguna manera, sí: Lenin había teorizado que los obreros, abandonados a su suerte, sólo podían alcanzar conciencia sindical, pero en modo alguno aceptar su papel como clase revolucionaria universal. Únicamente el partido, siempre en vanguardia, podía lograr tal fin inculcando en el obrero esa conciencia.

En ese sentido, Richard Pipes resalta el contraste entre los grupos sociales agraviados, que pueden verse satisfechos si el sistema procura mejoras concretas a su situación particular, y unos intelectuales que las rechazarán en nombre de sus demandas universales: sólo cambiará algo si todo cambia. Por eso la intelligentsia es decisiva en la época prerrevolucionaria, cuando canaliza las quejas específicas de distintos sectores sociales y las convierte en quejas sistémicas. Las reformas eran así rechazadas en nombre de la revolución. Si Lenin escribía en 1917 que los beneficios sociales aprobados por Bismarck en Alemania tenían como único objeto neutralizar el impulso revolucionario y por ello habían de ser frontalmente rechazadas, Trotski concibió la idea del «programa de transición»: aquel maximalismo de imposible cumplimiento tenía por objeto alimentar el descontento popular con el gobierno. Toxicidad del ideal: lo mejor como enemigo de lo bueno.

Esto nos conduce directamente a la ideología: a la ideología en general y a la ideología marxista-leninista en particular. Sólo echando mano de ella podemos explicar la revolución y la trayectoria que va de Lenin a Stalin. Y explicar, de paso, por qué la revolución ya no es posible. Pero eso será la semana que viene.