Presentació

Amb uns dies de retard sobre el que haviem anunciat presentem una selecció de materials per interpretar els fets desencadenats el passat 26  i 27 d’octubre i que estan provocant un seguit de rèpliques que culminen de moment amb la decisió severíssima  de la jutgessa de l’Audiència Nacional Carmen Lamela de decretar presó incondicional pels membres del Govern català cessats.

Per ordre cronològic, durant la jornada del 26 d’octubre el president Carles Puigdemont (Antoni Puigverd) [text 1] es va fer enrere de la decisió de convocar eleccions (Joan Botella, Astrid Barrio) -fruit d’intenses mediacions (Lola García, Joan Tapia, Enric Juliana)- per deixar en mans del Parlament la possibilitat de votar una Declaració Unilateral d’Independència (Pau Luque), provocant la dimissió del conseller Sant Vila.

La jornada del 27 d’octubre va concentrar succesivament tres decisions que capgirarien radicalment l’escenari polític (Javier Pérez Royo, Enric Juliana [text 2] Josep Ramoneda, Francesc-Marc Álvaro). En primer lloc, la DUI votada al Parlament per la majoria independentista (Kepa Aulestia). Seguida de la votació al Senat de l’autorització al Govern espanyol d’aplicar l’article 155 de la Constitució amb el suport de PP, Ciutadans i el PSOE (sense el vot del president José Montilla). I finalment, l’adopció de per part del Consell de Ministres de les mesures del 155 (Javier Pérez Royo) i de la convocatòria d’eleccions al Parlament pel 21 de desembre (Lluís Bassets) [text 3]

Durant els dies posteriors, la convocatòria electoral a curt termini, la mobilització dels constitucionalistes,  la inacció dels dirigents independentistes i l’absència de suports europeus a una hipotètica mediació (Enric Juliana, Beatriz Navarro, Ariane Aumaitre) [text 4]  van contribuir a la desorientació i desconcert de la ciutadania independentista (Lola García, Antoni Puigverd) i a l’alleujament de la ciutadania que anhelava l’inici de la desescalada.

Però l’anunci de l’activació imminent de la querella  de la Fiscalia contra el govern cessat i part de la mesa del Parlament, va provocar un nou gir inesperat en el curs dels esdeveniments, amb la “fugida” del president Puigdemont a Brussel·les acompanyat d’alguns consellers, afegint nous elements de confusió i desconcert (Albert Sáez, Sergi Pàmies, Pere Vilanova) [text 5] i provocant un sever judici de les institucions (Carlos Carnicero) i dels mitjans de comunicació europeus (Benoît Pellistrandi).

Mentre, a Catalunya les forces polítiques dedicaven els seus esforços a plantejar-se com afrontar les eleccions del 21-D (Josep Ramoneda), que agafaven amb el peu canviat l’independentisme (Lluís Orriols), amb especulacions sobre un hipotètic canvi de rumb del PDeCAT cap a la moderació (Francesc-Marc Álvaro) si s’acabés imposant la candidatura de Santi Vila (Joan Tapia). Tanmateix en el moment de la convocatòria electoral no semblava que -segons les enquestes publicades més recents- fos previsible una alteració significativa del mapa polític (Kiko Llaneras) [text 6]. Una hipòtesi que devaluava les eleccions com a una sortida eficaç per desbloquejar la situació política, tal com havia apuntat feia dies Oriol Bartomeus i reiterava Juan Rodríguez Teruel [text 7] a Agenda Pública.

L’acció de la justícia desencadenada el 2 de novembre ha tornat a capgirar radicalment la situació, interferint de manera devastadora en la relativa perspectiva de normalitat proporcionada per la convocatòria electoral -com ja advertiren Xavier Vidal-Folch, Jordi Nieva-Fenoll o Pablo José  Castillo [tetx 8]-, proporcionant un immillorable combustible electoral al conjunt de l’independentisme (Ernesto Ekaizer). Sobre la peculiar situació judicial de Puigdemont, veure les notes de Jordi Nieva-Fenoll, Gemma Pinyol i Anna Terrón. Sobre el fons de l’acció judicial -els pressumptes delictes de rebel·lió i sedició atribuïts als membres del Govern i de la Mesa del Parlament- veure l’anàlisi crítica del jutge Miguel Pasquau [text 9]. I, finalment, sobre la presó preventiva incondicional, la valoració d’urgència de Jordi Nieva-Fenoll [text 10]

Es fa difícil enmig de les turbulències de l’actualitat introduir elements que vagin més enllà per contribuir, d’una banda, a recapitular sobre els errors comesos acumulats i, de l’altra, a proposar sortides raonables a mig i llarg termini. En aquest sentit, són d’interès les reflexions de Jérôme Perrier [text 11] sobre la concepció de la democràcia de l’independentisme català i de Manuel Arias Maldonado [text 12] sobre la seva utilització del llenguatge. També, les de Josep Oliver  [text 13] i Antón Costas sobre la seva pèrdua de sentit de la realitat. Però, sobretot, és estimulant la lúcida recapacitació de Daniel Innerarity [text 14] sobre una sortida que trenqui amb els paràmetres de les dues parts confrontades: “¿Y si la mejor solución no fuera votar, elegir, sino no tener que hacerlo? Las democracias tienen una dimensión competitiva (las elecciones y los referendos, las instituciones del antagonismo y el desacuerdo, los juegos de suma cero), pero también otra de negociación (en la que se construyen acuerdos y consensos, los juegos de suma positiva); la primera, que decide según criterios mayori­tarios y mediante procedimientos públicos, está sobrevalorada frente a la segunda, en la que se evita la decisión y los procedimientos son más bien discretos. El triángulo competición/mayoría/publicidad está infravalorando otros instrumentos del pro­ceso político donde habría más bien cooperación/consenso/negociación, que son especialmente apropiados para los problemas que plantean las sociedades territorialmente compuestas. Con el pacto no sólo se arbitra entre posiciones contrapuestas sino que se lleva a cabo una modulación de tales posiciones que permite mayores variaciones que el sí o el no, es decir, que en el fondo refleja mejor la pluralidad social y proporciona a la ciudadanía mayores posibilidades de elección. ¿Por qué es más democrático votar cuando negociar es una operación que permite integrar a más personas en la voluntad popular?”.

                                                ******

Tot i el caràcter monogràfic d’aquest Focus Press, no podem deixar de recomanar un nou text de Jürgen Habermas [text 15], dedicat a l’impuls europeista d’Emmanuel Macron, on es pot llegir: “Le 26 septembre, dans un discours où chaque mot était pesé, le président Macron s’est adressé à son public d’étudiants et, tout autant, à la classe politique allemande lorsqu’il a répété avec insistance que seule l’Europe, et non plus l’Etat national, est aujourd’hui à même de garantir à ses citoyens la «souveraineté». Ce n’est qu’en étant protégés par une Europe unie, en bénéficiant de sa force, que les citoyens défendront leurs intérêts communs et conserveront leurs valeurs communes dans un monde chaotique

Antoni PUIGVERD, “Ulisses i les sirenes” a La Vanguardia (29-10-17)

http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20171029/432442989032/ulisses-i-les-sirenes.html

Escriure sobre un amic que pot anar a la presó, serà la cosa més difícil que hauré fet en molts anys, sobretot perquè vull fer compatible l’afecte que li tinc amb una descripció tan objectiva com em sigui possible d’aquest moment polític extrem que ens ha tocat de viure.

Es diuen moltes coses sobre els darrers dies de Carles Puigdemont com a president de la Generalitat. Enric Juliana, no sense raó, li retreu que no hagi imitat Josep Tarradellas. Sortint d’un primer i desastrós contacte amb Suárez, Tarradellas va dir als periodistes que tot havia anat magníficament i que es reuniria amb el rei per resoldre els detalls de la seva tornada a casa.

A pilota passada i, molt espe­cialment, després que Rajoy hagi jugat tan bé les seves últimes cartes, és fàcil de veure que el gran trumfo que tenia Puig­demont era convocar eleccions i aparèixer davant d’Europa

amb la imatge de líder valent (capaç de portar la contrària a la seva gent, capaç d’enfrontar-s’hi) i de polític responsable, que no malmet la cristalleria institucional.

A més d’aquesta imatge, Puigdemont hauria aconseguit un fruit més interessant: com va fer Tarradellas amb Suárez, hauria desplaçat tota la pressió política sobre Rajoy. Convocades les eleccions per Puigdemont, Rajoy hauria d’haver anat al Senat amb un discurs, sinó moderat, contingut. Europa no hauria vist amb bons ulls que davant d’un Puigdemont obedient a la UE aparegués un Rajoy intemperant i venjatiu.

A pilota passada, és fàcil veure que aquesta jugada és la bona. De fet, Puigdemont ja la va practicar una mica el dia 10 d’octubre quan, en comptes de declarar la DUI i posar-la a votació al Parlament, la va simplement mencionar per suspendre-la. Deixava totes les sortides obertes i obeïa implícitament la petició de Donald Tusk, president del Consell Europeu. Ara bé, potser després Puigdemont va quedar decebut en veure que Tusk i les elits europees menystenien els propòsits independentistes i l’obligaven a buscar una sortida dins del marc constitucional. En aquest punt, és evident que el president català no ha volgut cedir. A diferència del conseller Vila, que representaria la via pragmàtica del sobiranisme, Puigdemont no es va atrevir a qüestionar la lògica irredemptista (“pàtria o mort”) que ha dominat entre els militants més conspicus del procés (ANC, Òmnium, intel·lectualitat liberal, Cupaires).

Tornant al dijous passat. Poc després que ell manifestés la seva intenció de convocar eleccions, per les xarxes i els mitjans públics, van començar a circular visions negatives de Puigdemont. Notícies de dimissió d’alcaldes del seu partit, piulades insultants, acusacions de “traïdor” i condemnes sumaríssimes com la d’un famós cupaire: “Es pot passar d’heroi a traïdor en cinc minuts”. Puigdemont també va notar que el pacte a què havia arribat amb Madrid s’aigualia. En va, va esperar de Rajoy una trucada asseguradora. La pressió dels uns i l’ambiguïtat dels altres el van fer recular. Va tornar al claustre matern de les masses independentistes, al confort del grup. Líder i masses tornaven a confondre’s.

L’endemà, va portar la votació de la DUI al Parlament. Segons aquesta versió que, amb variants diverses, la major part de mitjans han donat per bona, Puigdemont hauria preferit immolar-se amb la seva gent a l’escorxador (un 155 dur), abans d’actuar amb la prudència, la determinació i el coratge d’Ulisses. Com és sabut, el mite d’Ulisses ens recorda que un líder de veritat, ha d’escoltar el dolç cant de les sirenes, però ha d’atrevir-se a resistir-s’hi. A l’Odissea, per suportar les veus d’Escil·la i Caribdis, Ulisses es va fer lligar al pal de messana mentre la seva gent es tapava les orelles amb cera, per no sentir-les. D’aquesta manera, el seu vaixell va esquivar aquells esculls tan seductors, i va arribar a port. Puigdemont va estar a punt de resistir, però no va saber o no va voler fabricar taps de cera per a la seva gent. No es va atrevir a explicar-los que acceptar els límits que la realitat i la força imposen no equival pas a fracàs ni a rendició, sinó, al contrari, a maduresa, confiança, resistència.

L’independentisme podia treure’n una collita fèrtil, d’aquests anys viscuts tan perillosament. Convocant eleccions, Puigdemont acumulava forces per a l’independentisme, desestressava el país, apaivagava la fractura interna, tapava la sagnia econòmica, esquivava, disminuint-lo, els esculls del 155 i persistia a la recerca de protecció en una Europa que vol i dol (vol estabilitat, però es dol de la repressió policial de l’1-O).

Ara, fonent-se amb la seva gent, Puigdemont degusta, pels carrers d’una Girona en fires, les dolces veus de l’aplaudiment sirènid: el carrer, en la claustral companyia, sempre és deliciós. Però la nau catalana ja ha xocat contra les roques de la realitat i el vi d’una república retòrica donarà aviat diverses variants de vinagre. Decepció. Presó. Judicis. Costos econòmics. Pèrdua de poder. L’empatx de fantasia pot desaiguar en un abocador d’amargor.

La gent amb qui Puigdemont es fusiona en un tot no ha estat portada a port, sinó al combat. Corresponia a la política trobar una sortida a aquest plet que dura segles. Rajoy va tancar fa anys totes les portes, però la impertorbabilitat de Rajoy, per injusta que sigui, no justifica davant del món la ruptura; i no pot costar l’horrible preu de la fractura interna. Transformar la realitat exigeix molta més força, paciència i resistència que organitzar un referèndum com qui juga al gat i a la rata. Les emocions independentistes, gairebé un succedani de religió, han cristal·litzat d’una manera extraordinària en una bona part del país. Però la gent es despertarà no pas en una república angèlica, sinó al carrer, despullada: oferta en sacri­fici.

Puigdemont ha estat un líder vacil·lant, es diu. Mai no va buscar el lideratge. Va arribar a la política per casualitat. Dues vegades. A l’alcaldia de Girona, hi va arribar perquè el precandidat convergent va abandonar la cursa de cop. A la presidència, com tothom sap, perquè sense els vots de la CUP, Junts pel Sí havia de reconèixer que “el vot de la meva vida” havia fet curt, molt curt: 39’5.

Puigdemont és un home de conviccions independentistes. Ha exercit admirablement el paper que la CUP i Junts pel Sí li van proposar. Amb franquesa, empatia i naturalitat. Certament, en el moment de la veritat no ha tingut els nervis d’acer, la punta de cinisme i el sentit de realitat que s’exigeix als líders. La duresa dels grans polítics, més que humana, és filla d’ambicions heroiques: governar el destí dels pobles. Encarnar com Ulisses el destí de la humanitat. Carles Puigdemont no té cap més ambició que formar part de la gent, de la seva gent. Ser-ne l’expressió més pura, desinteressada i genuïna. Per això ara s’hi abraça i, espera, conformat i fatalista, la cruel sentència de la història i la impietosa sentència dels tribunals d’Espanya.

 

 

Enric JULIANA, “El error Puigdemont, en evidencia” a La Vanguardia (28-10-17)

http://www.lavanguardia.com/politica/20171028/432398517292/el-error-puigdemont-en-evidencia.html

Elecciones catalanas el 21 de diciembre, convocadas de manera fulgurante por el Gobierno de España, después de la votación en el Senado del artículo 155 de la Constitución. Los corresponsales extranjeros ponen los ojos como platos. Por la mañana asisten al nacimiento de una república en una sesión parlamentaria con aires de funeral, y por la tarde se les comunica desde Madrid la convocatoria de elecciones antes de Navidad. “No habléis más del laberinto político italiano y de las enrevesadas sagas griegas, lo vuestro es mucho más complicado”, comenta la periodista italiana Maria Angela Paone.

Convocatoria rápida, veloz y tajante, que desmiente a quienes augurábamos una suspensión larga de la autonomía catalana, más allá de los seis meses máximos anunciados por el Gobierno. Puede parecer una decisión arriesgada –hipotética repetición de los resultados electorales de septiembre del 2015–, pero quizá sea la opción más inteligente.

Mariano Rajoy renuncia a la “toma” de Catalunya que le vienen exigiendo los sectores más duros de la derecha española. Una suspensión larga a modo de escarmiento. Una intervención prolongada en el tiempo para entrar a saco en TV3 y meter mano en el sistema educativo. Una suspensión larga para dejar fuera de juego a los independentistas, mediante su prohibición, como se hizo en Euskadi con Herri Batasuna. Una prohibición imposible de plantear hoy en el Parlamento, puesto que no existe mayoría en el Congreso de los Diputados para la aprobación de una legislación de ese calibre, de muy dudosa constitucionalidad. (El Tribunal Constitucional tiene establecido en su doctrina que España no es una democracia militante, lo cual significa que se pueden defender ideas contrarias a la Constitución, siempre y cuando se respeten las leyes). Sería un auténtico escándalo.

Una suspensión de más de seis meses era también el sueño de muchos dirigentes independentistas, para poder motivar una amplia y multiforme resistencia civil ante el “invasor”. Objetivo: acumular fuerzas para la consecución de un resultado verdaderamente plebiscitario en el momento en que se volviesen a colocar las urnas, después de meses de amargura y de protesta. “Se van a meter en un Vietnam”, calculaban en el comité invisible que asesoraba a Carles Puigdemont. Rajoy no ha querido plantear la batalla en el terreno que sus adversarios esperaban. El Estado sabe que el control a distancia de la Generalitat es una tarea muy compleja. Han visto venir el Vietnam y lo quieren evitar.

Las elecciones el 21 de diciembre contentan al PSOE y ofrecen margen de maniobra al asfixiado PSC. Los socialistas pueden afirmar que gracias a ellos la intervención será “mínima”, o muy acotada en el tiempo. También estará contento Albert Rivera, que exigía la aplicación del 155 para una convocatoria electoral inmediata. Quizás el más perjudicado por esa decisión sea el PP catalán. ¿Será Xavier García Albiol su candidato?

Mensaje al exterior, que no se está creyendo la independencia de Catalunya: la intervención será corta. Mensaje al interior: que la sociedad catalana decida cuanto antes qué rumbo tomar. En Moncloa tienen encuestas. Hay mucho cansancio. Hay muchas ganas de salir del estrés.

Un buen lío para los partidos independentistas. Si acuden a la cita electoral, de alguna manera abjuran o relativizan la república, que ningún país extranjero por el momento reconoce. Si boicotean el 21-D, pueden quedar fuera de juego. Ya encontrarán alguna solución imaginativa.

A medida que pasan las horas, se agranda el “error Puigdemont”. Esas elecciones las podía haber convocado él, con la Generalitat en pie y con un apoyo social mucho más amplio del que pueden hacer creer las deformantes redes sociales. Se sintió muy herido por la puñalada trapera de Esquerra Republicana y no soportó que le llamasen traidor en Twitter. Siempre se arrepentirá de no haber convocado a las urnas el día 2 de octubre, cuando tenía el viento del mundo a favor.

 

 

 

 

Lluís BASSETS, “No era una bomba nuclear, sinó un míssil ben precís” a El País (31-10-17)

https://cat.elpais.com/cat/2017/10/31/aixo_va_de_democracia_blog_contra_l1o/1509437249_963664.html

Ara ja sabem, a la fi, què és l’article 155 i també sabem que funciona i com funciona. Serveix per destituir el govern d’una comunitat autònoma que se situa fora de la llei gràcies a una majoria parlamentària suficient per controlar les institucions. Hi havia molts dubtes sobre la seva utilitat i fins i tot sobre els seus efectes. Una cosa està ja ben clara: ha estat fulminant. Ara sí que es pot dir amb tota propietat, sobretot després del primer dia laborable, que ha quedat ben clar quina legislació té vigència a Catalunya, la Constitució espanyola, i quin govern és el responsable final de tot el que succeeix al seu territori, el que presideix Mariano Rajoy.

L’article 155 tenia funcions dissuasives, com la bomba nuclear. Amb el seu caràcter coercitiu, servia per convèncer les comunitats autònomes sobre la necessitat de complir la Constitució en el seu territori. La seva indefinició va permetre pensar que podia convertir-se en una absorció d’una administració per una altra i en una anul·lació de l’autonomia. És el que hauria passat en cas que s’hagués aplicat en la versió de sis mesos sol·licitada inicialment al Senat. Els sectors més centralistes del PP i de Ciutadans somiaven fins i tot en convertir-lo en l’instrument de recuperació de les competències més polèmiques, educació, finances, mitjans de comunicació i ordre públic, que són les que el govern de Puigdemont ha utilitzat de forma més insidiosa per organitzar el referèndum i després preparar la independència.

No ha fet falta res de tot això. Ni una sol competència ha patit. Al contrari, l’article 155 ha servit per defensar l’autogovern català; i l’instrument utilitzat per a aconseguir-ho ha estat la dissolució del parlament, el més democràtic que pugui haver-hi. Ningú no podrà al·legar dins i fora d’Espanya que no es busca el consens dels governats, expressat de la forma més democràtica que existeix, que és el de les eleccions multi partidistes pròpies dels sistemes liberals de democràcia representativa.

L’èxit de Rajoy amb la dissolució és enlluernador. Ha prestigiat a Espanya com a societat i Espanya com a Estat de dret. Ha prestigiat la democràcia representativa enfront dels populismes. Malgrat els seus cinc anys d’immobilisme, ha resolt la crisi ràpida i netament, complint així la demanda que se li feia des de les capitals europees.

Ho sento molt pels obsessos contra el PP, però l’èxit que s’ha apuntat el partit del govern davant l’opinió espanyola i internacional és dels que fan època. Només faltava la demostració ahir dilluns de l’eficàcia de la seva decisió, amb l’excel·lent reacció de la borsa. Quirúrgica, minimalista, tan breu com són els terminis per celebrar eleccions, aquesta aplicació del 155 intensiva només pot trobar el rebuig dels directament afectats o l’estupefacció dubitativa dels beatífics equidistants com Ada Colau.

Políticament, a més, és un cop encertat a l’independentisme, ja que l’obliga a concentrar-se en una difícil campanya electoral, en lloc de seguir bregant per donar una ficció de vida a la república nonada, falsament proclamada el 27 d’octubre. Només faltaven les peripècies rocambolesques de Puigdemont i els seus consellers fugats a Bèlgica, que acabaran perjudicant el independentisme davant les eleccions, sobretot pel ridícul colossal a què ha arribat, just en el moment en què es més visible sota els focus mediàtics de tot el món.

 

Ariane AUMAITRE, “¿Por qué la UE no interviene en Cataluña?” a Politikon (2-11-17)

https://politikon.es/2017/11/02/por-que-la-ue-no-interviene-en-cataluna/

A lo largo de las últimas semanas, y a medida que se desarrollaban los acontecimientos relacionados con el procés, no son pocas las veces en que hemos mirado hacia “Bruselas” a la espera de reacciones, apoyo a uno u otro lado y, en general, de conocer a posición de la UE con respecto al tema catalán. En este sentido, algunas voces han reclamado la participación activa de la UE como mediadora internacional. Otras han ido más lejos, pidiendo la activación del artículo 7 del Tratado de la Unión Europea (TUE), que suspendería los derechos de votación de España en la UE.

En líneas generales, el apoyo de Bruselas se ha visto como pieza fundamental de la legitimación del discurso y acciones de ambas partes, sobre todo en momentos como la violencia policial del 1-O, o en lo que se refiere a la aplicación del artículo 155. Sin embargo, la UE se ha negado repetidamente a intervenir en el procés, manteniéndose en todo momento detrás de Rajoy y de las medidas tomadas por el gobierno español. Esto, que ha sorprendido e incluso indignado a muchos, es de todo menos sorprendente. Trataré de explicar por qué a lo largo del artículo.

Por qué la UE no actúa como mediadora

En un contexto de gobernanza multinivel como el que vivimos ahora, en el que las competencias regionales, nacionales y supranacionales tienden a mezclarse e interactuar entre ellas, resulta natural que en una situación de inestabilidad miremos hacia todos los niveles en busca de soluciones. Esta es la lógica detrás de la petición de negociación/intervención a la UE.

Si bien la división de competencias entre estados y UE puede ser difusa en algunas áreas, los tratados no dejan lugar a dudas cuando se trata de la organización territorial de los estados miembros. Veamos lo que dice el artículo 4.2 del TUE:

La Unión respetará la igualdad de los Estados miembros ante los Tratados, así como su identidad nacional, inherente a las estructuras fundamentales políticas y constitucionales de éstos, también en lo referente a la autonomía local y regional. Respetará las funciones esenciales del Estado, especialmente las que tienen por objeto garantizar su integridad territorial, mantener el orden público y salvaguardar la seguridad nacional. En particular, la seguridad nacional seguirá siendo responsabilidad exclusiva de cada Estado miembro.

Así, tanto la estructura territorial de los estados como lo que estos hagan para preservar su integridad territorial se sitúa como competencia puramente nacional, y la Unión no tiene potestad al respecto. Esto no quiere decir que no tenga poder simbólico: como hemos visto a lo largo de las últimas semanas, las declaraciones de Juncker o de Tusk han sido clave en algunos momentos del conflicto. Sin embargo, ni la Comisión ni el Consejo Europeo –los dos órganos más similares a un ejecutivo en la UE- tienen competencia alguna para intervenir en Cataluña: es un asunto interno de España.

EL artículo 7 del TUE, una opción casi imposible

Como avanzábamos al principio del artículo, algunas voces piden la intervención de la UE a través de otro mecanismo: la activación del artículo 7 del TUE. Este artículo supondría la suspensión de los derechos de voto de España en el Consejo, basándose en que se ha producido una “violación grave” del Estado de derecho y de los valores fundamentales de la UE, recogidos en el artículo 2 del TEU:

La Unión se fundamenta en los valores de respeto de la dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, Estado de Derecho y respeto de los derechos humanos, incluidos los derechos de las personas pertenecientes a minorías. Estos valores son comunes a los Estados miembros en una sociedad caracterizada por el pluralismo, la no discriminación, la tolerancia, la justicia, la solidaridad y la igualdad entre mujeres y hombres.

No es mi intención entrar aquí en si España ha incumplido o no el artículo 2 del TUE –cosa que me parece difícil de defender-, pero asumamos por un momento que es cierto y que existen condiciones para aplicar el artículo 7. La lista de complicaciones y dificultades sería, simplemente, enorme.

Primero habría que pasar por el Procedimiento del Estado de Derecho, mecanismo creado en 2014 precisamente como “antecámara” del artículo 7. Este procedimiento consistiría en una evaluación por parte de la Comisión, una recomendación y un posterior seguimiento. En resumen: un montón de plazos que aspiran a que el estado en cuestión vuelva al “camino correcto” antes de tener que pasar a medidas mayores. Este procedimiento solo ha sido aplicado una vez en Polonia.

Pero pongámonos en el caso de que se activase el artículo 7 mediante propuesta de la Comisión, del Parlamento Europeo o de un tercio de estados miembros. Para aceptar la existencia de un “riesgo claro de violación” de los valores del artículo 2, se necesitaría la votación de cuatro quintos de los estados miembros en el Consejo, así como la aprobación del Parlamento, y esto sería solo para poder emitir recomendaciones. En una situación en la que la gran mayoría de países europeos se han posicionado a favor del gobierno español, resulta poco esperable que de repente 22 de ellos fuesen a activar este mecanismo.

Si ya esta situación es improbable de por sí, para activar la suspensión de los derechos de voto haría falta unanimidad en el Consejo Europeo, con lo que bastaría que un estado miembro vetase la medida para que no pudiese llevarse a cabo. En este sentido, conviene recordar que muchos de los estados miembros de la UE tienen tensiones territoriales en su interior, y que parece lejos del interés de nadie abrir la puerta a este tipo de mecanismos o a que la UE pueda meterse dentro de su soberanía nacional.

Un ejemplo claro de la dificultad para llevar a cabo esta medida es que el artículo 7 nunca ha sido aplicado, ni siquiera activado por parte de la UE. El caso más cercano a la activación es el de Polonia, país en que las acciones del gobierno llevan poniendo en jaque los valores del artículo 2 desde octubre de 2015, y dónde se activó el Procedimiento del Estado de Derecho hace ya 21 meses.

Para que el lector se haga una idea, esto significa que la UE lleva 21 meses entre requerimientos, plazos, cartas, recomendaciones, advertencias y sucedáneos, sin que el artículo 7 se active a pesar de las sucesivas negativas del gobierno polaco a cambiar de actitud. ¿La razón? Sencilla: como decíamos, para activar dicho artículo, es necesaria la unanimidad en el Consejo Europeo, y Hungría se ha negado en sucesivas ocasiones a apoyar esta medida.

Las instituciones europeas y los intereses nacionales en el tema territorial

Como acabamos de ver, si observamos tanto las competencias como las mecánicas de funcionamiento dentro de la Unión, no es extraño que la UE se haya mantenido a una distancia de seguridad del tema catalán, y que no haya intervenido activamente ni como mediadora ni mucho menos con al artículo 7.

En este sentido, es interesante plantearse de quién hablamos cuando hablamos de Bruselas. Mientras que las miradas a lo largo de estas semanas se han dirigido sobre todo a la Comisión, a lo largo del artículo hemos visto que la decisión de actuar o no en Cataluña reside principalmente en los estados miembros, que serían quienes tendrían que aprobar (¡por unanimidad!) el tipo de medidas que se reclaman.

Así, los intereses nacionales juegan un rol clave a la hora de que los tratados no contemplen que la UE pueda inmiscuirse en materia territorial, así como en el hecho de que sean los estados los que decidan sobre estas cuestiones. Y como ya hemos visto, estos estados miembros no parecen por la labor de que las cuestiones territoriales comiencen a ser potestad de la UE.

 

 

Pere VILANOVA, “Heroísmo ‘prêt-à-porter’” a El País (2-11-17)

https://elpais.com/elpais/2017/11/01/opinion/1509560247_554061.html

En su arrogante huida hacia adelante, el señor Puigdemont sigue con su actitud de creerse el ombligo del mundo, o al menos de Cataluña. Sus comparecencias, en directo, en diferido, en duplicado, en varios idiomas, solo deben emocionar a estas alturas a su círculo de incondicionales, que no parece incluir por cierto a la dirección de su propio partido. Da igual, a la hora de escribir estas líneas no sabemos si está en Bruselas, en Flandes o en las Antillas. Pero en esta última etapa de su periplo ha incurrido en una falta de respeto y una grave ofensa a los que nos sentimos afectados e insultados por su pretensión de invocar el exilio como culminación de su particular epopeya. Tomo prestado al excelente escritor y periodista Sergi Pàmies la expresión de “exilio-instagram” y comparto con él la acusación de que frivolizar lo que ha sido el exilio para este país es algo inaceptable, impresentable.

No estoy seguro de que el señor Puigdemont entienda siquiera de qué le estamos hablando. Pero los que somos hijos y nietos, por parte de padre y de madre y de abuelos y abuelas, de refugiados y exiliados de dos guerras, la Guerra Civil española y la II Guerra Mundial, tenemos derecho a estar indignados. Los que hemos crecido en el exilio, y por cierto lo llevamos con tranquilidad sin dar la tabarra a nadie con el tema, sentimos como un insulto la puesta en escena de una supuesta ruta del exilio por el señor Puigdemont y sus amigos. El exilio fue otra cosa, truncó la perspectiva de una vida medianamente normal a centenares de miles de personas. El riesgo era de tal proporción entonces que la pretensión de estos fugitivos de pasar por exiliados ahora es sumar un insulto a una injuria. Misterio, coches a Marsella, misterio, avión a Bruselas, misterio, una nueva comparecencia mientras unos vuelven y otros no, y todo con la pretensión de construir un “relato” de heroica resistencia a un Estado opresor, para conseguir por fin el apoyo europeo e internacional al famosísimo procés que hasta ahora jamás ha venido. Bueno, además de Osetia del Sur, ayer llegó el apoyo de… ¡Transnistria! Al señor Puigdemont y sus incondicionales hay que recordarles que para hablar de exilio hay que tener en cuenta el contexto histórico y el principio de veracidad: ¿De qué tipo de Europa estamos hablando, de la Unión Europea de hoy o de la Europa caníbal de los años treinta y primeros cuarenta? Y recordarle las garantías judiciales que nos protegen a todos en suelo europeo en 2017. Otro periodista, Albert Sáez, ha dado con el titular apropiado: “Dejen de hacer el indio”.

Una última pregunta, que le ha hecho con sus propias palabras el vice primer ministro belga, Kris Peeter: ¿No le da reparo pasar por el general desertor que deja a sus tropas y a sus oficiales en el campo de batalla, y huye al extranjero? En términos metafóricos, da la impresión de que usted está dispuesto a luchar hasta la última gota de la sangre… de los Jordis.

 

Kiko LLANERAS, “Así arrancan las encuestas en Cataluña” a El País (1-11-17)

https://politica.elpais.com/politica/2017/10/31/ratio/1509473738_467094.html

 

 

 

 

Los catalanes irán a las urnas el próximo 21 de diciembre. Lo anunció el presidente Mariano Rajoy en virtud del artículo 155. A menos de dos meses de esos comicios, esto es lo que dicen las encuestas.

El promedio de sondeos coloca a ERC como el primer partido en Cataluña: lograría alrededor del 27% de los votos. Le seguirían Ciudadanos (18,5%), PSC (14%), PDeCat (11%), Catalunya Sí que es Pot (11%), PP (9%) y la CUP (6,5%). El promedio utiliza 35 encuestas ponderadas según su muestra y su fecha.

Estos pronósticos se desvían poco del resultado electoral de 2015. La principal novedad sería la ruptura de la coalición Junts pel Sí. Si al final ERC y PDeCat concurren a las elecciones de diciembre por separado, sería ERC la formación que se quedaría con tres cuartas partes de sus votantes. La antigua Convergència —ahora PDeCat— podría acabar siendo la cuarta o quinta fuerza del parlamento catalán.

Las encuestas también dejan inalterada la fuerza del bloque independentista. En 2015, los independentistas de JxSí y la CUP interpretaron las elecciones como un plebiscito por la independencia y lograron el 48% de los votos. Desde entonces sus apoyos no han crecido.
1

La suma de ERC, PDeCat y CUP se mueve alrededor del 45% en las encuestas. En el último sondeo del CEO, que se publicó este martes, esos apoyos se quedaron en el 46%. En el otro lado, los partidos no independentistas se han movido desde 2015 entre el 51% y el 53% de los votos. Eso incluye a los partidos abiertamente contrarios a la independencia y también a CSQP.

El último dato de rigidez nos lo deja el CEO. En su barómetro de octubre apenas se observan transferencias de votos entre el bloque independentista y el resto de partidos. Solo un 3% de los ex votantes de Junts pel Sí dice que ahora votaría por un partido no independentista —distinto de JxSí, ERC, PDeCat o la CUP—. Tampoco hay transferencias a partidos independentistas desde PSC, PP o Ciudadanos. El único grupo algo más poroso es Catalunya si que es Pot. Un 7% de sus exvotantes votarían ahora por una formación independentista. A cambio, un 10% de exvotantes de la CUP ahora votaría por CSQP.

Tres motivos para esperar nuevos sondeos

Hay tres razones para ser cautos con los datos anteriores. La primera es que hasta el sábado no había elecciones convocadas, y sabemos que a menudo la simple convocatoria mueve a los votantes (véase las últimas elecciones en Reino Unido). La segunda razón para ir con cuidado es el clima de tensión y polarización que vive Cataluña. Es complicado encuestar así. Lo constata el propio CEO, que en su último barómetro habla de una “dificultad creciente de los encuestadores para hacer entrevistas en el contexto actual”. Mi temor principal es que cambios en la “no respuesta” —las personas que prefieren no contestar las encuestas— introduzcan sesgos. Puede pasar, por ejemplo, que los votantes de partidos no independentistas sean más reacios a responder (sabemos que suelen faltar en las muestras y que se declaran menos dispuestos a hablar de política). Pero tampoco podemos descartar un efecto contrario: si los encuestadores dan por hecho que los no independentistas son más esquivos, pero estos dejan de serlo, las encuestas los sobrestimarán.

El tercer motivo de incertidumbre es que faltan encuestas. Desde el 1-O se han publicado cinco sondeos y no se ponen completamente de acuerdo.

2

Los sondeos de NC Report y Sigma Dos presagian malos resultados para los independentistas. Los sondeos de Gesop (para el CEO y El Periódico) los colocan, en cambio, muy cerca de sus cifras de 2015. En otras cosas las empresas demoscópicas sí coinciden: todas los sondeos colocan a ERC como el primer partido y a Ciudadanos como el líder de la oposición; todas predicen una caída de la CUP y crecimiento para CSQP y PSC.

Fuente. Los datos de las encuestas provienen de esta recopilación en Wikipedia y de los barómetros del CEO.

 

 

Juan RODRÍGUEZ TERUEL, “¿Puede el partido del gobierno en España ser irrelevante en Cataluña?” a Agenda Pública (31-10-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/puede-partido-del-gobierno-espana-irrelevante-cataluna/

La convocatoria de elecciones para el 21 de diciembre anunciada por el presidente Rajoy pone de manifiesto hasta qué punto el movimiento soberanista ha dejado perder la iniciativa política tras cinco años marcando el calendario del proceso.

Una jugada maestra para muchos, pero que no evita la mayor de las paradojas que se darán el 21-D: el éxito de Rajoy será haber convocado unas elecciones en las que su partido cosechará un pobre resultado. Uno más. Si la CUP no se presenta, podría ser incluso el partido con menor representación de un Parlament hiperfragmentado.

Para algunos, la suerte del PP puede parecer un aspecto menor. Y no lo es. Más bien al contrario: la posición de debilidad parlamentaria que ha acabado relegando al PP en Cataluña es uno de los factores que más han obstaculizado una acomodación efectiva de la cuestión catalana en el marco del Estado autonómico actual. Y mientras se mantenga esa extraña situación en la que el partido más importante de España sea testimonial en Cataluña, las opciones para encauzar el asunto resultarán poco creíbles. Un PP débil en Cataluña, con un electorado escorado hacia la derecha y el españolismo, tendrá más dificultades para ejercer el papel de rótula integradora que sí ha sabido ejercer en otros casos. De modo que el 21-D podría devolvernos algunas casillas atrás en el conflicto, pero difícilmente alterará su eje.

Para entender este razonamiento, hemos de prestar atención a un fenómeno relevante en países con gran extensión territorial o con una identidad plural y cuestionada: que los partidos políticos tiene un protagonismo esencial, igual o incluso mayor que el de las Constituciones o los ejércitos, para favorecer la unidad y la integración de un Estado democrático con fuertes heterogeneidades internas. Pueden hacerlo de diferentes formas, favoreciendo la integración de intereses o la segmentación de los mismos. A veces porque los partidos interiorizan esa pluralidad nacional o cultural y la fomentan entre sus votantes. En otras ocasiones, porque se organizan para reducir las tensiones entre el centro y la periferia. Un modelo extremo, como el del Quebec, ha favorecido la existencia de partidos distintos para las elecciones provinciales y para las federales. En cambio, en Bélgica, los partidos se rompieron y se dividieron según comunidades lingüísticas. Dos modelos distintos que han dado lugar a dos formas muy diferentes de garantizar la integridad del Estado puesto en cuestión.

Hasta ahora, los grandes partidos españoles habían ejercido esa función de integración de forma muy distinta. Fíjense en el PSOE. Su resurrección electoral en la Transición se debió, en muy buena medida, a representar diversas sensibilidades políticas en el terreno de la identidad e hilarlas con un programa común en cuestiones de izquierda/derecha. En Andalucía, robándole la bandera del andalucismo a los propios andalucistas. En la Comunidad Valenciana, antes de adoptar esta denominación, fusionando españolismo de izquierda y valencianismo catalanófilo, de forma similar a lo que haría en Galicia. Y en Cataluña, apoyando una fusión entre el obrerismo no comunista y el catalanismo de centro-izquierda dentro del PSC. Resultado: durante años, la base electoral del PSOE reunía ocasionalmente desde jacobinos españolistas hasta independentistas moderados.

Y, para el caso que nos ocupa, esto tuvo un papel (a mi humilde entender) esencialmente positivo para la relación entre Cataluña y el resto de España. El PSOE facilitó canalizar buena parte de las demandas de reconocimiento y autogobierno expresadas en Cataluña, a la vez que el PSC favorecía la lealtad hacia el Estado dentro del catalanismo. Es posible que aquí salten de su asiento muchos lectores, en desacuerdo con lo uno o con lo otro, y quizá con razón. Como sucede en este tipo de relaciones, nadie podía mostrarse plenamente satisfecho: la actuación del PSC como lobby federalista dentro del PSOE podía en ocasiones ser tan molesta para este como los sapos que aquel se tenía que tragar en ocasiones apoyando medidas de Ferraz incómodas para una amplia parte del electorado catalán. No se trata de juzgar aquí esas políticas (sean cuales sean), sino llamar la atención sobre los efectos estabilizadores de ese modo de canalizar el conflicto territorial. Un modo puramente partidista. El Partido Laborista británico, con una fórmula organizativa distinta, desempeñó un papel parecido durante la etapa de Toni Blair. Para no extenderme, solo mencionaré que en el espacio comunista se produjo una articulación similar entre el PCE y el PSUC, aunque la fortuna le restaría relevancia política en la Cataluña autonómica. Y Podemos trata de seguir ese esquema de forma más sofisticada.

Pero, ¿qué sucedía mientras tanto en la derecha? Una evolución muy distinta. Durante los primeros años de la democracia, la UCD – tratando de integrar el espacio centrista del catalanismo- fue la principal opción para el electorado catalán moderado.

Y aquí llegó un momento clave, cuando el hundimiento de UCD favoreció electoralmente a CiU y AP, pero de forma asimétrica: mientras la primera se quedaba con el electorado más centrista, AP se convertía en la receptora del votante más conservador y españolista. Y más importante aún, CiU conseguía hacerse con buena parte de la red territorial de lideres locales construida por UCD desde el poder. A partir de ahí, la Generalitat hizo el resto, convirtiendo a CiU en el receptor natural, entre otros, de aquellos votantes catalanistas de centroderecha y de identidad dual.

Esta evolución dejó una fuerte impronta en la evolución del PP catalán: le convirtió electoralmente en el partido del españolismo de derecha (un espacio con límites estables y restringidos, que sitúa al partido en torno al 10% de los votos en elecciones autonómicas) y en una organización débil y fuertemente subordinada ante Génova.

También tuvo importantísimas consecuencias para el PP nacional: en períodos de gobierno, Cataluña se convirtió para el PP en un Grupo Parlamentario (CiU) que completaba o reforzaba su mayoría en el Congreso de los Diputados; y cuando estaba en la oposición, Cataluña era el talón de Aquiles del PSOE adónde se debían dirigir todas las flechas.

No es difícil deducir las implicaciones de esta situación para la política en Cataluña: las principales demandas de una parte importante de la sociedad catalana, no representada por el PSC o ICV, se canalizaron a través de CiU, lo que contribuiría al alejamiento emocional entre la dirección nacional del PP y la mayoría electoral catalana. Esto ha sido especialmente manifiesto en las cuestiones de identidad, donde el PP catalán ha quedado lejos de la posición que ese partido ha adoptado en otras lugares como Galicia o, antes del período Bauzá, en las Baleares, donde la españolidad de su discurso no estuvo reñida con notables dosis de regionalismo.

Esto también ha condicionado en numerosos momentos la política del PP respecto al autogobierno en Cataluña. Muchos se acuerdan de la recogida de firmas contra el Estatut o del recursos ante el TC, pero olvidan un instante quizá más determinante para la deriva posterior: cuando Génova forzó la retirada de Josep Piqué de la ponencia parlamentaria para la reforma del Estatut en 2004, rompiendo las opciones para que Maragall pudiera contar con un contrapeso con el que contener la inminente subasta al alza que ya se intuía entre CiU y ERC. Aquella subasta que no dejaría de elevarse hasta concluir en una DUI el pasado 27 de octubre.

Sin un PP fuerte en Cataluña –y para ello, penetrado dentro del electorado catalanista- es más difícil el Estado gane la empatía necesaria para afrontar con fuerza el pulso del soberanismo a largo plazo. Pero también reduce su capacidad de influencia en Cataluña para actuar en las cuestiones más divisivas de la sociedad catalana.

¿Podrían haber sido las cosas distintas? ¿Podrían ser distintas?

Mientras CiU mantuvo el predominio en la política catalana, el PP careció de opciones reales para convertirse en un partido de gobierno, incluso a pesar del momento Vidal-Quadras en 1995.

Consciente de esa limitación, Aznar planeó aprovechar un momento idóneo -la jubilación de Pujol y la pérdida del gobierno por parte de CiU- para propiciar una operación de entente entre el PP y una parte de CiU, más allá del ámbito estrictamente parlamentario. Una UPN catalana. Pero la excepcionalidad de las elecciones de 2004 tumbó esos planes y el Estatut hizo el resto para alejar el escenario.

Ahora surge una nueva ventana de oportunidad, para que el PP enmiende su papel de los últimos 40 años en Cataluña y busque una posición de mayor relevancia en el espacio político catalán. Las elecciones del 21-D pueden dejar el catalanismo de centro-derecha definitivamente noqueado frente a ERC, mientras que el Gobierno central va a necesitar de aliados catalanistas que le permitan ampliar el consenso a favor de un arreglo constitucional que encauce la crisis catalana hacia un nuevo punto de equilibrio. En cualquier caso, el sistema de partidos podría experimentar un nuevo vuelco.

Por supuesto, se dan algunos obstáculos que no existían hace una década y media. No solo el descrédito de este partido por sus problemas de corrupción. Tras la llegada de Ciudadanos, el PP ya no es ni siquiera la opción principal para el electorado de identidad predominantemente española. Además, algunos actuales líderes del PP catalán, empezando por su actual Presidente, representan una opción poco propicia para personalizar un discurso moderado de amplias fronteras en Cataluña.

Todo ello hace bastante difícil, incluso inverosímil, imaginar cualquier tentativa para que el PP participe en una reconstrucción del catalanismo de centroderecha. Pero con ello también se complican las opciones para una solución a esta crisis política que no desemboque en una Cataluña belga, partida en dos comunidades. ¿Podrá Ciudadanos tomarle el relevo?

 

 

Pablo José CASTILLO ORTIZ, Las tres intersecciones entre política y judicatura del ‘procés’” a Agenda Pública (1-11-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/las-tres-intersecciones-politica-judicatura-del-proces/

Finalmente no hubo solución de última hora y, de forma casi simultánea, los dos actores en liza jugaron sus cartas más temibles. Con precisa sincronización, el Parlament catalán primero, y luego el Senado de España, anunciaron respectivamente la aprobación de la declaración unilateral de independencia y del uso del artículo 155 de la Constitución. Aquel 27 de octubre marcó la culminación de una perversa dinámica de enfrentamientos y desencuentros entre las autoridades del Estado y de Cataluña. Pero sabemos bien que aquel fue un episodio central, pero no el último, de la historia del ‘procés’. Y muchos de los episodios que están por venir tendrán un escenario y unos protagonistas indiscutibles: los juzgados, los jueces y toda la densa atmósfera política que suele rodear, con frecuencia muy a pesar de aquéllos, a los casos como el que nos ocupa.

Ha sido la previsible querella de la Fiscalía contra miembros del anterior Govern y de la mesa del Parlamento catalán la que nos ha introducido de lleno en esta situación. Pero hace mucho tiempo que el ‘procés’ no es ajeno a la lógica judicial, por más que hasta ahora haya sido el Tribunal Constitucional el protagonista. En este sentido, el paso de la justicia constitucional a la justicia criminal es una rotunda expresión de cómo la situación política se ha ido enrareciendo y, por decirlo con la claridad que merece el asunto, degenerando. Ahora, con las querellas presentadas ante el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional, se abre un tiempo nuevo en que vamos a ver un fuerte despliegue de estrategias políticas en sede judicial, o al menos respecto a los jueces y tribunales. Déjenme que les hable a este respecto de tres cuestiones, tres puntos de intersección entre política y judicatura, que se van ustedes a encontrar en los próximos meses.

El primero de ellos son las estrategias de enmarcado político de los tribunales y su actividad. Como ya he comentado en alguna ocasión, los políticos elaboran estrategias retóricas para presentar la actividad judicial ante la opinión pública de la manera que les es más favorable. De hecho, el ‘procés’ ha ofrecido hasta ahora, y a buen seguro lo seguirá haciendo, un vistoso abanico de estrategias de enmarcado judicial, que constituye a mi juicio un valioso material para politólogos. En este sentido, los actores no independentistas -o ‘unionistas’, como lo prefieran- ya han comenzado a enmarcar la acción ante el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional con narrativas legalistas, como expresión de la acción del Estado de Derecho y de una Justicia para la que todos somos iguales ante la ley. Es muy probable que en las próximas semanas se esfuercen en recalcar la independencia y neutralidad de estos órganos judiciales, para reforzar su legitimidad. Justo lo contrario de lo que harán los actores independentistas. Si éstos habían venido denunciando al Tribunal Constitucional como un tribunal politizado, es muy posible que ahora enmarquen al Supremo y la Audiencia Nacional como órganos represivos del Estado. En este sentido, el célebre enmarcado de la Audiencia Nacional como órgano ‘heredero del franquismo’ es más que previsible, así como la explotación de las -existentes- disfunciones de la Justicia española en favor de su narrativa. Cuando se encuentren ustedes expuestos a estas narrativas en conflicto sobre la acción de los tribunales mi consejo es que, en lugar de tomar partido inmediatamente -tendrán ustedes la tentación de hacerlo en favor de aquella narrativa que refuerce sus preferencias-, den un paso atrás y recuerden que lo que están ustedes escuchando de ambas partes son, sobre todo, estrategias retóricas.

Un segundo elemento interesante, que estamos viviendo con intensidad estos días, es el relativo a las posibles estrategias de los querellados para eludir la acción de los tribunales. En este sentido, la solicitud de asilo en Bélgica, con la que tanto se había especulado, hubiera tenido tanto de estrategia personal de los querellados para salvaguardar su libertad personal como de estrategia política de los actores independentistas para obtener una victoria moral. El asilo político, por parte del país que lo ofreciera, vendría a implicar que a juicio de las autoridades de dicho país España en un Estado en donde se persigue a ciudadanos por realizar una acción política legitima, en lugar de por cometer un delito legítimamente tipificado en una ley penal que deba ser aplicada por un tribunal justo e imparcial. En este sentido, la concesión de asilo por parte de una democracia avanzada como Bélgica, Estado Miembro de la Unión Europea, habría tenido una clara lectura en términos de ‘internacionalización’ del ‘procés’, pero también, por volver al punto anterior, implicaría una narrativa respecto a España como democracia respetuosa del Estado de Derecho y la independencia judicial. Aunque Puigdemont en su reciente rueda de prensa declaró no estar en Bélgica para pedir dicho asilo, creo que la opción no es aún descartable, por lo que merece la pena tener estas cuestiones en mente.

Un último punto, tal vez el más interesante de todos, tiene que ver con la estrategia de litigación que adoptarían los querellados en caso de que finalmente tuvieran que sentarse frente a un tribunal. En este sentido, cobra relevancia la distinción del siniestro abogado Jacques Vergès entre estrategias de connivencia y estrategias de ruptura. La estrategia de connivencia supone por parte del reo una aceptación tácita del derecho y el sistema judicial por el que puede ser condenado, a fin de usar esa legalidad para minimizar o incluso eludir la pena. La estrategia de ruptura, mucho más arriesgada, supone negar legitimidad al tribunal juzgador. De esta forma, se minimiza la posibilidad de obtener una pena menor, pero a cambio de tratar de maximizar el daño político no solo al tribunal que juzga, sino al sistema político en su conjunto en que dicho tribunal se inserta. Esta estrategia radicaliza la idea de convertir la arena judicial en un campo de batalla político. ¿Asumiría Puigdemont, llegado el caso, una estrategia de connivencia, deshaciéndose de la épica para minimizar su pena, o llevaría la narrativa del ‘procés’ hasta el extremo, negando toda legitimidad a los tribunales españoles al coste de una defensa potencialmente menos efectiva?

 

 

Miguel PASQUAU, “Alzamiento, sedición y rebelión” a CTXT (1-11-17)

http://ctxt.es/es/20171101/Firmas/15943/sedicion-rebelion-codigo-penal-pasquau-ctxt-alzamiento-referendum-jordis.htm

La querella interpuesta por la fiscalía contra los miembros del Govern y de la Mesa del Parlament parte de dos hechos que parecen incontestables: por un lado, existió una decisión política de obtener la independencia de Cataluña, o de avanzar hacia ella, apoyándose en una mayoría parlamentaria pero al margen de los cauces constitucionales, acaso por haber concluido que los obstáculos para conseguir la celebración de un referéndum de independencia dentro de la constitución son insuperables; por otro lado, se valoró como imprescindible  el apoyo de una “ciudadanía movilizada”. La conjunción de una estrategia parlamentaria rupturista (es decir, subversiva) con una movilización en las calles que exhibiese un apoyo social rotundo es lo que aproxima las conductas llevadas a cabo a una percepción común de que lo que ha ocurrido es algo parecido a la sedición, entendida esta palabra en su acepción vulgar. En efecto, se habría decidido utilizar a las masas ciudadanas como un “arma” o elemento de presión para conseguir lo que no se puede conseguir legalmente.

Pero aquí es donde se agolpan las preguntas importantes. ¿Cuál es el límite entre el derecho de manifestación y los derechos de sedición y rebelión? Es una cuestión de enorme trascendencia, porque traspasar o no ese límite comporta una pena de entre 8 a 10 años (10 y 15 para las autoridades) en el caso de sedición, y de entre 15 a 25 en el caso de rebelión. No puede ser, por tanto, una cuestión de matiz minimalista. Ha de ser algo perfectamente identificado, visible, constatable. La  imposición de unas penas tan enormes debe descansar, necesariamente, en razones muy convincentes: en caso de duda, la interpretación ha de ser restrictiva en derecho penal. Es una materia en la que debemos aproximarnos lo más posible al terreno de las certezas.

Y dentro de ese terreno, hay algo que hasta ahora ha pasado desapercibido que debe servirnos de punto firme de arranque: la sedición y la rebelión han de ser algo más que una convocatoria de una manifestación ilícita para “subvertir el orden constitucional”. Esto no es una simple opinión personal, sino una conclusión que se desprende del hecho de que tal conducta está, tal cual, descrita en el artículo 514.5 del código penal como merecedora de una pena de entre seis meses a un año. No bastaría, pues, y esto parece indiscutible, con convocar una o muchas manifestaciones (aunque sean multitudinarias) de apoyo a un referéndum inconstitucional y a la misma independencia unilateral para que exista sedición o rebelión. Hace falta algo más.

Movilización ciudadana y alzamiento

Ese algo más se expresa en el código con una palabra que en España entendemos bien: el “alzamiento”. Esta palabra se utiliza tanto para describir el delito de sedición (alzamiento tumultuoso para impedir la aplicación de la ley) y en la rebelión (alzamiento violento para derrocar a los poderes constituidos o declarar la independencia). Quizás hemos discutido mucho sobre los términos “tumulto” y “violencia”, y se nos ha pasado la palabra importante: “alzamiento”. Alzarse no es manifestarse, ni protestar, ni reivindicar con determinación. Un alzamiento es una insurrección que pretende conseguir un determinado resultado subversivo con cierta “inmediatez”, mediante la creación de una situación insostenible. Por eso un alzamiento debe ser delito: porque pretende no ya “propugnar”, sino “obtener por la fuerza” resultados subversivos. No es, pues, una manifestación multitudinaria (con su inherente riesgo de incidentes) ni es una manifestación a favor de objetivos subversivos (art. 514.5). El alzamiento, para serlo, ha de consistir en un acometimiento como mínimo intimidatorio, no necesariamente cruento, pero sí de carácter ofensivo, apto para doblegar (aunque finalmente no lo consiga) al oponente. Es cierto que, al menos en la modalidad de sedición, no exige que se programen, realicen o favorezcan actos inequívocamente violentos, pero sí al menos debe estar claro que ha de tratarse de una movilización “dispuesta al uso de la fuerza” si fuera necesario para conseguir el objetivo, que si no se han llevado a cabo ha sido bien por haberse logrado el objetivo sin necesidad de los mismos (es decir, por la fuerza de la mera intimidación), bien por haber sido eficazmente reprimidos. Eso es lo que convierte la muchedumbre en “tumulto”. No hay alzamiento si no hay tumulto o violencia. En realidad las expresiones “tumultuariamente” (art. 544, para la sedición) y “violentamente” (art. 472, para la rebelión), como dice el Tribunal Supremo, no son demasiado diferentes: la rebelión y la sedición “tienen una misma dinámica tumultuaria y violenta, existiendo entre ellos una diferencia meramente cuantitativa en función de los fines perseguidos”.

Alzamiento y resistencia pasiva 

En este difícil mes de octubre no ha habido muertos, ni invasiones de sedes de la autoridad con acometidas violentas. Tampoco ha habido una mera manifestación, como una especie de Diada. Ha habido murallas humanas, ha habido una estrategia apoyada por miles y miles de personas tendente a conseguir lo que la ley prohibía: la disposición de centros electorales para la emisión y recuento de papeletas. Por eso estamos discutiendo: si hubiese existido una violencia masiva o, por el contrario, una mera manifestación autorizada con pancartas por el Paseo de Gracia, todo estaría muy claro. Pero los hechos acaecidos nos enfrentan a una pregunta especialmente difícil: ¿puede considerarse “alzamiento” una concentración masiva de ciudadanos en actitud de “resistencia pasiva” (muros humanos, sentadas, pernoctas en los colegios con autorización de sus directores, colas deliberadamente densas en los alrededores de los colegios, masas alrededor de una sede en la que se practicaba un registro que no se retiraban pese a las órdenes de hacerlo, etc.)? Es pasiva (salvo algún coche dañado o algún forcejeo), pero es resistencia. Y esta es la clave. La resistencia pasiva, si además es masiva, comporta un cierto elemento de coacción (impedir a la autoridad hacer lo que podría legítimamente hacer), pero, ¿hasta el punto de constituir “alzamiento”, “tumulto” o “violencia”? De la respuesta a esta pregunta depende, en buena medida, la suerte procesal de los miembros del Govern y de la Mesa del Parlament.

La querella de la fiscalía, redactada muy inteligentemente, no pasa por alto un extremo de suma importancia: que los llamamientos a las movilizaciones incluían expresamente una invocación a su carácter pacífico. De hecho, puede concluirse sin especial voluntarismo que el proceso independentista se diseñó como un proceso “pacífico” y no violento para la ruptura constitucional. Pacífico en los medios, y rupturista en los fines.  La ruptura constitucional es algo muy grave, y más si se proyecta desde las instituciones, pero puede ser pacífico o puede ser  violento, y esa diferencia es sustancial a efectos penales. La estrategia no consistía (al menos eso parece) en provocar un desbordamiento tumultuoso en las calles del que pudiera resultar como consecuencia “directa e inmediata” la independencia, sino que más bien consistía en propiciar y exhibir un apoyo ciudadano “espectacular” (el término aparece en la querella) de una parte de la sociedad, para así forzar las negociaciones a favor de una referéndum y/o un reconocimiento internacional.

La querella intenta salvar este escollo (las llamadas a comportamientos pacíficos) aludiendo a que en realidad tales invocaciones no serían sino un “eufemismo” para encubrir una incitación para hacer frente, con empleo de la fuerza, a la actuación de los agentes de la policía tendente a cumplir la orden de evitar la celebración del referéndum, lo que a su vez comportaría una incitación a las muchedumbres para intimidar a dichos agentes, de manera que las manifestaciones podrían en cualquier momento tornarse violentas. Es decir, la querella plantea la hipótesis de que los convocantes y los ideólogos del plan soberanista contaban con que, en un momento dado, se podría activar el germen violento de la movilización ciudadana a modo de golpe de gracia, siguiendo la máxima de Marx según quien la violencia es la partera de la historia. Sobre esta consideración es sobre la que la Fiscalía fundamenta la posible calificación de los hechos como rebelión o, al menos, sedición. Esta conclusión está basada en un relato coherente e inteligente, necesario para construir dicha imputación, que va entrelazando los actos parlamentarios con las manifestaciones populares debidamente alentadas por los querellados, y que desemboca en la siguiente conclusión: “no se buscaba sólo apoyo ciudadano, sino una movilización popular como medio intimidatorio y violento para conseguir el fin secesionista”. Este argumento, ciertamente, puede servir para una querella. Pero para que pudiera justificar una condena por rebelión o sedición sería preciso que a lo largo del proceso, con elementos de convicción suficientes, se probase que la estrategia incluía una “disposición al uso de la fuerza”, es decir, la conversión de unas concentraciones de apoyo y/o resistencia pacífica en un alzamiento popular dirigido a imponer por su propia fuerza la independencia.

Tiempo habrá en el proceso para discutir estos extremos. La fiscalía ha usado brocha gorda para construir las imputaciones. Ahora el pincel, por la propia dinámica de las garantías del proceso penal (que existen, digan lo que diga un abogado belga), se irá afinando. Las querellas disparan sin mirilla de precisión, pero luego un árbitro debe valorar cuáles son las dianas, y en cuales queda constancia clara de haberse disparado. Es la lógica del proceso penal: intervención mínima, interpretación no extensiva, y presunción de inocencia.

Volvemos así a lo que dijimos al principio. La calificación de los hechos como rebelión y sedición no puede montarse como un salto en el vacío. Ni debe ser el resultado de un empeño voluntarista. Tampoco puede basarse en la gravedad de lo pretendido por las autoridades que pusieron su cargo espuriamente al servicio de una independencia imposible. Eso puede ser desobediencia, prevaricación y malversación de fondos públicos, pero para que la mano entre en el guante del tipo penal tanto de la rebelión como de la sedición, ha de encontrarse el dedo al que podamos llamar con convicción “alzamiento”, y no será fácil calificar como “alzamiento” a unas concentraciones multitudinarias determinadas a no pasar de la resistencia pasiva, si no se prueba que se contaba con que de la resistencia pasiva se pasaría a la ofensiva, y que había disposición para ello: no es una cuestión banal.

 

Jordi NIEVA-FENOLL. “No. No procedía la prisión” a Agenda Pública (2-11-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/no-no-procedia-la-prision/

Se han cumplido los peores pronósticos. Hace sólo 72 horas advertí que la huída de Puigdemont y otros ex-consellers a Bélgica iba a ser muy contraproducente para ellos mismos y para el resto de encausados. Los evadidos acabarán más pronto que tarde ante la justicia española y con toda seguridad serán enviados a prisión provisional, cosa que hubiera sido muy poco probable que sucediera de haber permanecido en España. Además, tras ese viaje a Bélgica, el resto de imputados corrían un riesgo tremendo de ser ingresados también en prisión al observar la juez la actitud de los que se fueron a ese país. Y los primeros presos, los Jordis, si bien lo más probable es que quedaran en libertad provisional una vez convocadas elecciones autonómicas, ven consolidada indebidamente su situación de prisión. Un auténtico desastre bien previsible. Varios de los abogados de los hoy presos han hecho declaraciones en este mismo sentido.

Dicho lo anterior, hay que afirmar inmediatamente y con serena vehemencia que la prisión es completamente improcedente por varias razones estrictamente jurídicas. Repasando el auto de la magistrada, la parte más extensa del mismo se centra en elaborar un relato que sustente un delito de rebelión. Se extiende la instructora en que existía una acción coordinada y que implicaba a muchas personas para articular un proceso independentista, cosa que nadie duda y que, por cierto, en derecho es perfectamente legítima, siempre que no se vulnere norma legal alguna, no hay que olvidarlo. Es como pretender la república o cualquier cambio de régimen, siempre que no se quiera avanzar hacia una dictadura. En democracia se puede instar y movilizar a la población en este sentido. Si no se vulnera norma legal alguna para ello, nada hay que decir.

Pero tras ello se centra el auto en justificar que ha concurrido violencia, cuando la misma no ha existido desde ningún punto de vista. Digámoslo claro: la violencia son barricadas, pedradas, armas, amenazas y otros muchos medios que causa escalofríos siquiera mentar. Nada de ello ha existido en las movilizaciones independentistas, como han reconocido todos los actores internacionales. Sólo se han registrado algunos absurdos desórdenes y muy puntuales daños al patrimonio, pero nada que se asemeje en absoluto a la violencia propia de una insurrección. Absolutamente nada. Cualquiera de las muchas movilizaciones antisistema -esas sí son insurreccionales- de las últimas décadas han venido acompañadas de auténtica violencia, y no de actos de movilización o, a lo sumo, de resistencia pasiva que nada tienen que ver con execrables actos de agresión. Las múltiples -aunque siempre puntuales- movilizaciones independentistas han sido sistemáticamente pacíficas.

En consecuencia, como no hay violencia no existe rebelión, ni tan siquiera sedición porque ninguna de las movilizaciones pretendía poner a nadie al margen del ordenamiento jurídico. Es decir, que el delito por el que hoy han ingresado en prisión los diversos imputados simplemente no existe. Y no existiendo tal delito, no procede la prisión. Tampoco la de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. Ojalá la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional corrija estas resoluciones manifiestamente erróneas con la misma meteórica celeridad imprimida a los ingresos en prisión.

Pero lo más grave, con diferencia, del auto, es la explicación del riesgo de fuga que justifica la prisión provisional. En este punto ha primado en la magistrada el factor humano, y es que alarmada muy probablemente por la huída de Puigdemont -así lo reconoce expresamente el auto- se dicta la prisión del resto de imputados. Es decir, que se ha juzgado el riesgo de fuga de unos en función de la conducta de otros, asumiendo que actúan de forma coordinada, cuando más bien parece todo fruto de un comportamiento tremendamente precipitado -y esencialmente absurdo, por no decir algo peor- propiciado por el temor a la prisión de un grupo de imputados. Esta decisión judicial es contraria a la imprescindible individualización de la conducta de los imputados, ineludible en una medida tan grave como la prisión provisional.

En estos momentos lo más sencillo es usar la demagogia hablando de presos políticos y hacer críticas extrajurídicas a la actuación de la magistrada, así como explicar los previsibles efectos de este auto en la opinión de los votantes catalanes en pleno período electoral. Voy a hacer un ruego: dejemos a la política y a los políticos en paz. Aquí estamos en presencia de un auto en mi opinión erróneo a todas luces, y no, en ningún caso, ante una medida represiva propia de una dictadura. Confiemos en la Justicia para corregir sus propios errores, también en este caso. Se me podrá llamar iluso, pero no albergo ninguna duda acerca de que el error de hoy se va a corregir, y hasta quizás lo hará -ojalá- la propia magistrada, que como cualquier juez posee criterio más que suficiente para corregir sin problema alguno sus propias decisiones, también en este caso.

Por último, con el máximo respeto que, pese a la clara discrepancia, tengo por el criterio de la magistrada, querría añadir unas líneas sobre la estrategia de defensa de los imputados. Los mismos pueden mantenerse, faltaría más, en la opción política del independentismo, porque así lo permite el ordenamiento jurídico español, profundamente democrático en este punto como no puede ser de otra forma. Pero convendría mucho a su defensa que manifestaran su voluntad expresa de defender este objetivo dentro de las vías estrictamente legales, renunciando a toda desobediencia. La razón es sencilla, y no es un desdoro de sus posiciones. Es evidente para cualquier observador que la independencia por vías extralegales simplemente no es posible. No ha conseguido ningún reconocimiento internacional en absoluto, lo que resulta imprescindible en estos casos. Sé que los diferentes imputados no van a hacer una declaración semejante, aunque no debieran olvidar que legitimaría enormemente su causa ante los ojos de una increíble pluralidad de ciudadanos independentistas y no independentistas.

No es ninguna derrota someterse a las leyes. Es el fundamento esencial de la democracia. En todo caso, debe advertirse muy claramente, esa renuncia no puede influir en su situación de prisión en ningún caso, puesto que esa prisión es, créanme que lamento decirlo, absolutamente desproporcionada por las razones que ya han sido expuestas.

 

Jérôme PERRIER, “Les indépendantistes catalans: une conception de la politique plus proche de celle des Anciens que de celle des Modernes” a Telos (27-10-17)

https://www.telos-eu.com/fr/les-independantistes-catalans-une-conception-de-la.html

Il nous paraît intéressant aujourd’hui, après l’adoption par le Parlement catalan d’une motion proclamant l’indépendance de la Catalogne, d’observer ces événements en les appréhendant au miroir de catégories politiques anciennes, osant le pari qu’un tel recul nous offrira une extériorité salutaire et, ce faisant, nous permettra peut-être de compléter utilement tout ce qui a pu être écrit jusque-là, par des plumes plus autorisées que la nôtre sur ce sujet.

Certes, nul mieux qu’un historien ne mesure combien sont périlleuses les comparaisons historiques à plusieurs siècles de distance, tant l’anachronisme constitue un écueil difficile à éviter. Toutefois, même les plus grands maîtres de la discipline, tels Emmanuel Leroy-Ladurie ou Paul Veyne, ne se sont pas privés, à l’occasion, de tracer des ponts entre des périodes éloignées, enjambant parfois plusieurs siècles voire plusieurs millénaires, afin d’éclairer un problème historique qu’une focale trop étroite empêchait d’examiner dans toutes ses dimensions.

En cherchant à imposer coûte que coûte un référendum qui viole la légalité constitutionnelle espagnole et en voulant troquer l’appartenance à un grand ensemble politique pluriel pour l’effervescence d’une petite communauté politique, idéalement homogène et fusionnelle, les partisans de l’indépendance de la Catalogne, sans en avoir nécessairement conscience, aboutissent in fine à substituer à la démocratie « libérale » et à l’État de droit une conception de la politique en fait plus proche de celle des Anciens que de celle des Modernes – pour reprendre une distinction rendue célèbre par Benjamin Constant. Ce faisant, ils rompent avec la philosophie même qui a présidé à la construction politique de l’Europe, basée sur le triptyque : démocratie libérale, État de droit, prévalence des libertés individuelles. Voilà pourquoi les enjeux de cette crise, portant atteinte au cœur même du projet européen, dépassent de très loin les frontières de la péninsule ibérique.

Rappelons d’abord que dans l’Antiquité grecque et romaine,  « la cité précède logiquement la population qui l’habite, et non l’inverse », comme le souligne Paul Veyne dans le deuxième chapitre de L’Empire gréco-romain[1]. En effet, à la différence d’un État moderne – fût-il un État-nation – qui administre une population qui se trouve pour ainsi dire « déjà-là », vivant et travaillant sur un territoire soigneusement délimité par des frontières –, la cité antique est essentiellement un « projet civique » dont le premier geste consiste à discriminer ceux qu’elle entend prendre à bord et ceux qu’elle désire au contraire laisser en dehors de son entreprise politique.

Paul Veyne compare d’ailleurs la cité successivement à un monastère, à une université ou encore à une firme, dans la mesure où la polis antique est conçue comme un dessein collectif dont le règlement définit qui sont les réglementés. Au point qu’il est parfaitement concevable que le citoyen puisse se brouiller avec sa cité, comme un professeur peut rompre avec son université ou un salarié avec l’entreprise qui l’emploie. À l’évidence, un tel mode de pensée n’est pas sans présenter une certaine analogie avec la logique d’inclusion/exclusion qui à l’œuvre dans nombre d’entreprises sécessionnistes qui se font toujours sur le mode : « si tu ne nous aimes pas, quitte-nous ». Ainsi des indépendantistes catalans qui disent en substance : si tu ne partages pas le projet (telos) catalan, as-tu encore ta place en Catalogne ? Pourquoi ne pas rejoindre l’Espagne ?

Bien sûr, le nationalisme catalan – comme tout nationalisme – est loin d’être monolithique, et à côté d’un indépendantisme d’extrême gauche qui s’inscrit parfaitement bien dans la dynamique que nous pointons ici, d’autres adhèrent à une idée plus substantielle et charnelle de l’identité catalane, où la dimension culturelle (sinon ethnique) est plus prégnante. Il n’en reste pas moins que cette dimension d’un nationalisme conçu comme « projet collectif » ou « plébiscite de tous les jours » – théorisé jadis par Renan dans Qu’est-ce qu’une nation ? –, est d’autant plus apparente dans les rues de Barcelone qu’elle est plus présentable aux yeux d’une opinion publique internationale, légitimement suspicieuse à l’égard des nationalismes purement culturels et ethniques.

De l’antériorité logique de l’essence de la polis antique (ce qu’Aristote appelait sa  « fin » ou sa  « fonction ») sur la délimitation du corps citoyen chargé d’accomplir cette entreprise civique, découlait une intense politisation des rapports sociaux. Au point que Paul Veyne compare longuement la citoyenneté antique à une forme de militantisme politique. En effet, puisque la polis grecque ou romaine considère que, d’une certaine manière, ses citoyens l’ont choisie, elle est en droit d’attendre d’eux qu’ils s’investissent pleinement dans les affaires publiques. La participation politique y est ainsi conçue comme un devoir et non comme un droit (ce que Claude Nicolet a appelé dans un livre fameux le  « métier de citoyen »). Nulle liberté de vaquer à ses affaires privées dans un tel schéma, où les activistes tiennent le haut du pavé et imposent à leurs concitoyens un zèle de tous les instants, comparable à celui de militants dévoués à une cause transcendante qui justifierait tous les sacrifices.

Car la cité ainsi conçue – ordonnée à une fin politique définie – fait de ses membres des sortes de moines-soldats, pour lesquels la vie privée est absorbée par l’action publique, à l’image de ces militants révolutionnaires des partis bolchéviques au XXe siècle (la comparaison est à nouveau de Paul Veyne) dont la vie entière était sacrifiée à l’engagement idéologique. C’est ainsi que la liberté antique consistait en une participation active au gouvernement de la cité (droit de débattre, de juger et de décider collectivement) et non pas, comme notre liberté moderne, dans le droit de disposer d’une sphère privée, hors de la portée d’autrui et de la société. Une logique dont la dimension totalitaire n’est que trop évidente dès lors qu’il n’y a plus de limite à ce que la polis est théoriquement en droit d’attendre de ses membres.

Bien sûr, la comparaison avec la Catalogne paraît ici montrer ses limites, dans la mesure où la citoyenneté antique s’inscrivait dans une échelle territoriale et démographique infiniment plus réduite, autorisant la pratique de la démocratie directe (ce qu’une région de plusieurs millions de citoyens exclut). Il n’en reste pas moins que lorsque les indépendantistes catalans prétendent imposer une procédure référendaire qui viole avec éclat la loi fondamentale de l’Espagne, ils opposent une forme de démocratie directe à la légalité, tout en substituant une manière de souverainisme autoproclamé à l’État de droit en vigueur dans toute la péninsule ibérique. En imposant, au mépris du droit, à tous les habitants de Catalogne un choix que beaucoup d’entre eux refusent pourtant de faire, les indépendantistes catalans traitent avec un souverain mépris la bien nommée « majorité silencieuse » (le silence est un droit !), qui a sciemment refusé de cautionner ce qu’elle considère comme une mascarade démocratique. En invoquant comme un mantra une catalanité qui rendrait impossible la cohabitation avec une vaste Espagne, présentée comme étrangère et impériale, juste bonne à détourner les richesses locales au profit d’autres territoires, les soutiens de la cause indépendantiste promeuvent un entre-soi politique, fondé sur un mélange de repli communautaire et d’égoïsme fiscal, tout en restant ouvert sur le monde (comme la cité antique accueillait de nombreux métèques et ne confondait jamais sa population et son corps citoyen, bien plus réduit).

L’une des singularités du nationalisme catalan (même si l’on retrouvait ce trait dans l’indépendantisme basque d’ETA) réside dans la place non négligeable qu’y occupe l’extrême gauche, et qui n’est pas seulement liée au poids de l’anti franquisme dans cette partie de l’Espagne. En réalité, ces sécessionnistes participent d’une logique politique chère aux minorités activistes et que l’on retrouve depuis la Révolution française – sous des formes plus ou moins variées – à l’extrême gauche de l’échiquier politique ; là où l’exaltation des « groupes en fusion » et autres « groupes assermentés » (théorisés par Jean-Paul Sartre dans sa Critique de la Raison dialectique) forment un substitut plus ou moins avouable aux majorités démocratiques[2]. Ces minorités activistes considèrent en effet que les absents ont toujours tort, dans la mesure où ceux qui refusent de participer à l’effervescence « démocratique », qu’elles ont-elles-mêmes décrétée, font un choix et doivent donc en assumer les conséquences.

Ce faisant, la logique de la rue prétend s’imposer aux gouvernements élus en usant de l’argument de la procuration et en mettant en œuvre (et en scène) une forme de démocratie directe qui a connu ses heures de gloires lors des journées révolutionnaires des années 1792-1794, ou, plus récemment et sur un mode plus fantasmatique, en décembre 1995, lorsque le  « mouvement social » (sous l’impulsion des cheminots en grève pour défendre leur statut) a été présenté à l’extrême gauche comme la représentation « par procuration » de l’ensemble du salariat, supposément contraint au silence (en particulier dans le secteur privé). De la même manière, l’avant-garde indépendantiste catalane prétend parler au nom d’une Catalogne aliénée, en butte à l’oppression d’un État espagnol oppresseur, héritier du franquisme, car telle est en substance la position de l’aile indépendantiste classée à l’extrême gauche et incarnée au premier chef par la CUP.

Au-delà du cas catalan, lorsque les sécessionnistes de diverses contrées et de diverses obédiences préfèrent les petites communautés « chaudes » et fusionnelles aux grands ensembles froids que sont les États modernes, ils renouent avec cette logique de la cité antique, minuscule société d’interconnaissance où chacun est placé sous le regard d’autrui et requis de participer à la manœuvre, sauf à répondre de l’accusation de trahison.

Les Athéniens avaient coutume de dire qu’un homme qui ne faisait pas de politique ne passait pas pour un homme paisible, mais pour un mauvais citoyen. C’est un peu ce que disent les bruyantes manifestations de rue à Barcelone et ailleurs : s’abstenir et se taire, c’est trahir. Trahir quoi ? L’idéal positif de la polis, ce telos par lequel la communauté civique s’est fondée en vue de la réalisation d’une certaine fin – rendre l’homme heureux en lui permettant d’accomplir sa nature politique, selon Aristote ; désaliéner les Catalans et leur rendre la liberté selon les amis de M. Puigdemont.

Bien entendu, notre propos ne vise nullement à établir un parallèle qui fonctionnerait en tout point entre le drame catalan actuel et la logique politique à l’œuvre dans les cités antiques. Les différences entre les deux situations sautent suffisamment aux yeux pour qu’il ne soit pas nécessaire de s’y attarder. Reste qu’il y a dans la logique sécessionniste à l’œuvre au sud des Pyrénées (mais aussi dans d’autres parties de l’Europe) une forme indéniable de nostalgie pour un type de citoyenneté, activiste et fusionnelle, qui est aux antipodes de celle qui accompagne la construction européenne depuis ses débuts.

Une citoyenneté moderne et apaisée qui privilégie la défense intransigeante des libertés individuelles (y compris celle de cultiver son jardin ) et de l’État de droit, tout en rejetant l’exaltation souverainiste, le repli communautaire et les illusions liberticides de la démocratie directe.

[1] Chapitre intitulé « Les présupposés de la cité grecque ou pourquoi Socrate a refusé de s’évader ».

[2] La réhabilitation de la lecture sartrienne de la Révolution française a été entreprise tout récemment par l’historienne Sophie Wahnich dans son livre La Révolution française nest pas un mythe, Paris, Klincksieck, 2017.

 

 

Manuel ARIAS MALDONADO, “Cataluña: el asalto al lenguaje” a Revista de Libros (25-10-17)

http://www.revistadelibros.com/blogs/torre-de-marfil/cataluna-el-asalto-al-lenguaje

Es bien conocido que apenas dos años después de la derrota del nazismo, el filólogo alemán Viktor Klemperer publicó un libro de formidable importancia –titulado LTI. Notizbuch eines Philologen– que documentaba, a partir de las notas tomadas diariamente por su autor desde la llegada de Hitler al poder, base también de un diario personal de varios volúmenes publicado en 1995, la resignificación del lenguaje llevada a término por la maquinaria política nazi. Lingua Tertii Imperii: la lengua del Tercer Reich. O, como explica él mismo, el «habla del nazismo»: desde el empleo constante del «heroísmo» asociado al militarismo a la «maldición del superlativo» que caracteriza su discurso político. Klemperer analiza con frialdad cómo el totalitarismo hitleriano logró acabar con la noción de verdad pública y distorsionar el empleo de las palabras para hacerles decir lo que sus dirigentes querían que dijera. «¡Cuántos conceptos y sentimientos han deshonrado y envenenado», lamenta. Y nosotros, setenta años después, sólo podemos asentir con tristeza.

Es evidente que nada parecido al nazismo ha asomado en nuestro horizonte. Pero estamos padeciendo las desgraciadas consecuencias políticas de otra exitosa operación de contaminación lingüística, que es aquella que el independentismo catalán ha llevado a cabo durante los últimos años. No es un efecto colateral, ni el producto de una contaminación espontánea: la llamada hoja de ruta del independentismo tenía claro desde el principio –está incluso escrito negro sobre blanco– que era necesario subvertir el lenguaje, distorsionando el sentido habitual de las palabras, para que un significado favorable a sus fines se extendiese en la medida suficiente por el cuerpo social. Sólo así sería posible acumular el capital político necesario para desafiar al Estado desde el poder autonómico y hacerlo, como observamos con perplejidad, hasta el final. O casi: este fin de semana empezaremos a saberlo. Podemos, así, hablar sin complejos del «habla del independentismo», últimamente sostenida también por los partidos de extrema izquierda (Podemos y los Comunes) que se han alineado con las fuerzas separatistas y aportan, en ocasiones, sus propios hallazgos conceptuales.

Huelga decir que vivimos en una sociedad pluralista que goza de una amplia libertad de expresión y, por tanto, el independentismo no puede monopolizar los instrumentos a través de los cuales el lenguaje público se hace presente a oídos de los ciudadanos. Sin embargo, el éxito de la resignificación independentista no es gratuito. Algunos resortes decisivos sí han sido utilizados para ese fin, que, por lo demás, se beneficia de las lógicas sociales descritas por psicológos y sociólogos: espirales de silencio, dinámicas de emulación, conformidad con los pares. Por añadidura, no solamente los medios de comunicación públicos, sino también la mayoría de los medios privados (y las redes sociales) se han hecho eco de este lenguaje, contribuyendo así decisivamente a su insidiosa difusión durante unos años de crisis donde la receptividad de los ciudadanos al nuevo lenguaje ha aumentado considerablemente: una vez más se hace necesario recordar que, allá por 2006, sólo el 11% de los ciudadanos catalanes apoyaba la independencia. Esto supone, entre otras cosas, que todo aquello que ha sucedido desde entonces ha sido utilizado por el independentismo: lo importante no es lo que sucede, sino el modo en que lo percibimos. Y cualquier gramsciano convendrá en que no puede ser casualidad que sean precisamente las elites catalanas −por definición más influyentes en la definición de los contenidos de la comunicación– las que con más ahínco han perseguido la independencia. Los datos al respecto son concluyentes: a más renta, más deseo de independencia. Y a más renta, claro, más influencia.

Por supuesto, otros factores son necesarios para explicar un fenómeno que ha precipitado la mayor crisis constitucional de la España democrática. Con todo, el lenguaje tiene una importancia singular debido a su carácter constitutivo: no hace falta ser lacaniano para reconocer que el lenguaje es algo más que un simple medio de comunicación interpersonal. Es a través del lenguaje como vemos la realidad, con el auxilio indispensable de los afectos; afectos que, dejando a un lado las emociones más básicas ligadas a la supervivencia, son también moldeados por el lenguaje o, si se quiere, se hallan entrelazados con él de manera compleja. En consecuencia, el propio lenguaje adquiere una valencia afectiva: los conceptos políticos despiertan en nosotros determinadas sensaciones o emociones, a menudo vinculadas al sentido de pertenencia a un grupo social o tribu moral.

No es éste el lugar para presentar un estudio detallado del «habla independentista», pero sí podemos esbozar una descripción de sus muestras más representativas. Manifiestan todas ellas una voluntad subversiva que dificulta sobremanera cualquier diálogo político digno de tal nombre: tal es la divergencia entre el significado habitual –decantado históricamente– de las palabras o los conceptos y su significado sobrevenido. En orden alfabético:

Cataluña. Son catalanes, o son buenos catalanes, aquellos que apoyan la independencia y no son catalanes, o son malos catalanes, aquellos que no la apoyan. Haciendo constante referencia a «los catalanes» y «la voluntad de los catalanes», el nacionalismo persigue un efecto metonímico por medio del cual el todo (Cataluña) es designado por la parte (los independentistas). En consecuencia, quienes no comulgan con el nacionalismo –o, alternativamente, se ven a sí mismos como catalanistas no independentistas− quedarían fuera de una definición restrictiva de Cataluña y lo catalán. Basta recordar cómo personas tan relevantes en la cultura catalana como Juan Marsé han sido calificadas como «renegados», traidores a Cataluña, por no suscribir el ideario independentista.

Democracia. En nuestro sistema político, que corresponde a la forma de la democracia constitucional, la democracia es democracia representativa y pluralista sometida a garantías tales como el imperio de la ley, la división de poderes (incluida la independencia de los tribunales) o las instituciones contramayoritarias. Cuando el independentismo habla de democracia, en cambio, se refiere habitualmente a otra cosa: a una democracia plebiscitaria o aclamativa donde la voluntad soberana del «pueblo» está por encima de las leyes. Sólo hay una democracia, pues, y es aquella que haría posible sobre el papel la consecución del objetivo de la independencia. El pleno del Parlament del 6 de septiembre constituye una lograda escenificación −o anticipo− de la misma; la Ley de Transitoriedad aprobada al día siguiente, por su parte, anticipa un régimen de tintes iliberales donde se debilitan las garantías ordinarias del constitucionalismo. Más aún: cuando se identifica al catalán con el independentista y a la democracia con el plebiscitarismo se hace posible desacreditar al «mal catalán» como «mal demócrata». ¡Dos por el precio de uno! Análogamente, España no sería una verdadera democracia y por eso el independentismo llega a presentarse en ocasiones como desinteresado cómplice en la necesaria regeneración del podrido cuerpo político español.

Derecho a decidir. Astuto sintagma que defiende la idea de que existe un demos catalán legítimo que debe decidir su futuro por sí mismo celebrando un referéndum de independencia, aun cuando el sentido de aquello que se «decide» permanece fuera de la frase. Su eficacia es tal que los catalanes que dicen querer votar son muchos más de los que dicen querer votar a favor de la independencia, pese a que la independencia sería mucho más probable si llegara a votarse. Se da así la paradoja de que un derecho inexistente en las circunstancias aquí concurrentes –el derecho a la autodeterminación– es presentado in phantasma como un derecho inalienable de los ciudadanos catalanes. Y la democracia es implícitamente presentada como aquel régimen político que debe permitir que se vote cualquier contenido.

Derechos humanos. En este caso, el secesionismo realiza una operación diferente: empleando una noción jurídica de alcance universal y alto contenido político e incluso emocional, procede a estirarla con objeto de que cubra supuestos en los que no resulta aplicable. Por ejemplo, la limitada violencia policial del 1 de octubre sería «un atentado contra los derechos humanos», como lo sería la prohibición misma del referéndum. Estaríamos ante algo parecido al «mal del superlativo» que denuncia Klemperer: una exageración destinada a hacer pasar algo por lo que no es. La exageración, dicho sea de paso, es un arma esencial para dar forma al victimismo inherente a cualquier nacionalismo.

Desobediencia civil. Es tal la justicia de la causa independentista a ojos de sus defensores que la resistencia a la aplicación de las leyes es presentada como un caso de «desobediencia civil» que situaría –la comparación se ha hecho– al independentista rebelde a la altura de Rosa Parks, la mujer que se negó a ocupar el espacio reservado por los blancos a los negros en un autobús sureño de su país allá por 1955. Se sugiere con ello que el «pueblo catalán» estaría siendo objeto de una injusticia cuya magnitud justifica la desobediencia civil generalizada, al carecer de legitimidad las normas que emanan del «régimen del 78» y derivarse aquella legitimidad exclusivamente de la «voluntad del pueblo catalán». Ya lo ha dicho Pep Guardiola: «La voz del pueblo es más fuerte que cualquier ley». Y, por tanto, ante un poder injusto, la desobediencia estaría justificada. Esta exaltación tiene la función suplementaria de escamotear el apoyo real, insuficiente, a la secesión.

Diálogo. Si esta palabra designa el medio más civilizado para la mutua comprensión y la canalización de los conflictos políticos, el independentismo catalán la emplea, en cambio, con una doble finalidad: una, retratarse a sí mismo como pacífico y democrático frente a la intransigencia «de Madrid», a menudo contraponiéndose «hacer política» con «blandir las leyes»; otra, enmascarando la imposición de sus exigencias –ya sea la celebración forzosa de un referéndum de autodeterminación o la negociación sobre los términos de una independencia unilateralmente declarada– bajo la careta de la deliberación democrática. Es bien sabido que el diálogo requiere de ciertas condiciones y posee ciertos límites; no miente Rajoy cuando dice que hay asuntos que el presidente del Gobierno no tiene competencias para abordar. Por lo demás, la filtración de una «hoja de ruta» separatista donde se describe a las claras la estrategia para «generar conflicto con el Estado» confirma que sus apelaciones al diálogo son una maniobra de distracción y no la expresión de una genuina vocación de entendimiento dentro del marco constitucional.

Facha. Término peyorativo de larga trayectoria semántica en toda España, es en origen una forma abreviada y coloquial de referirse al falangista o al defensor del falangismo, variante ideológica del fascismo que proporcionó sustento a la dictadura franquista. Durante el período democrático abierto por la Constitución de 1978, ha sido un descalificativo de uso frecuente: si primero designaba a los nostálgicos del franquismo, pronto pasó a describir a los votantes de centro-derecha y a los críticos del nacionalismo catalán y vasco. Su actual empleo por parte del independentismo constituye casi una parodia semántica, pues ha terminado por utilizarse –a partir de la identificación de la democracia española con una suerte de reedición o continuación de la dictadura– para denigrar a cualquier oponente a la independencia, ya sea dentro o fuera de Cataluña. Es testimonio de la fuerza simbólica negativa que todavía hoy, cuarenta y dos años después de la muerte del dictador, sigue teniendo su figura. Hemos visto ya incluso alguna pintada en ese sentido: «Franco ha vuelto», se lee en algunas paredes de Barcelona.

Legítimo. El independentismo no sólo presenta la secesión como un fin legítimo (a pesar de que no tiene cabida en el orden constitucional español), sino que deriva esa legitimidad de la movilización popular tal como se expresa en las Diadas anuales o en la asistencia a las votaciones organizadas por los presidentes Artur Mas (la «consulta participativa» del 9 de noviembre de 2014) y Carles Puigdemont (el referéndum del pasado 1 de octubre). Se retuerce así el concepto de legitimidad política, haciéndolo depender de situaciones de hecho –la movilización– y haciendo pasar por democrático aquello que sólo es plebiscitario. En realidad, la legitimidad democrática es un refinamiento de la legitimidad fáctica (es legítimo lo que creemos legítimo, sea lo que sea) y de la legitimidad legal-racional (aquella que se plasma en normas vigentes), pues para que una determinada institución o decisión sean legítimas es necesario no sólo que sean legales, sino que los procedimientos empleados para instaurarla o acordarla sean democrático-liberales: respetuosos de la legalidad constitucional y de los límites establecidos para el autogobierno en defensa de los derechos individuales y las minorías.

Opresión. A fin de justificar la necesidad de la independencia y de ganar adeptos para su causa, el nacionalismo se ha acostumbrado a describir la democracia española como una dictadura represiva y recentralizadora que vulnera gravemente los intereses del «pueblo catalán» y viola sus «derechos humanos». En este aspecto, el nacionalismo ha convergido con el discurso populista desplegado por Podemos desde su irrupción en la escena política española, que ha girado en torno a la denuncia del así llamado «régimen del 78», presentado como una continuación del franquismo por otros medios. Esta opresión española –a veces, simplemente, «castellana»– se demostraría en episodios o situaciones tales como el «robo» permanente por parte del Estado, unas políticas recentralizadoras que nadie acierta a concretar o una «anulación» del Estatut que nunca tuvo lugar. Y, por supuesto, tras haber quedado patente en la «brutal violencia policial» del 1 de octubre (bastante disminuida con los datos en la mano), esa opresión estatal culminaría en la «desproporcionada» y «antidemocrática» activación del artículo 155 de la Constitución, con el que se pretente restaurar la legalidad constitucional en Cataluña. No es que Franco haya vuelto, es que al parecer nunca se fue.

Presos políticos. Tras el encarcelamiento preventivo de Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, dirigentes de Ómnium Cultural y la Asamblea Nacional Catalana, organizaciones civiles dedicadas a promover la causa de la independencia con generosa financiación pública, por un posible delito de sedición que trae causa de su entusiasta participación en el acoso a los agentes de la Guardia Civil que –ejerciendo funciones de policía judicial– registraban la sede de la Consejería de Economía el pasado 20 de septiembre, el independentismo se ha apresurado a calificarlos como «presos políticos». Es una táctica habitual de los movimientos subversivos, como bien sabemos por la experiencia histórica del País Vasco: se aduce un conflicto político que justifica la vulneración de las leyes, a fin de presentar a quienes las vulneran como presos políticos y no como infractores del Código Penal. Esta muestra de la creciente abertzalización del procés no será la última, como veremos a medida que los jueces apliquen las leyes: todos los imputados serán presos políticos. De este modo, la bondad de las intenciones del secesionista («sólo queremos votar») se proyecta mágicamenrte sobre sus acciones al margen de su tipificación penal: un mecanismo tradicional del pensamiento revolucionario, acostumbrado a no reparar en medios cuando de los fines «correctos» se trata.

Protesta pacífica. O también, a veces, «movilización pacífica». El acento está en el «pacifismo»: se presenta una exigencia inconstitucional que vulnera los derechos de los ciudadanos catalanes no independentistas, a quienes se ha expulsado sistemáticamente del espacio público y señalado como antidemócratas, o fachas, o malos catalanes, como una reclamación legítima e insoslayable por el solo hecho de no ser violenta. Históricamente, esa naturaleza pacífica contrastaba con la violencia terrorista empleada por ETA en el País Vasco: el nacionalismo catalán sería diferente, a pesar de que existió un grupo terrorista (Terra Lliure) que cometió un asesinato y dejó varios heridos durante una actividad prolongada entre 1978 y el alto el fuego declarado en 1991. No obstante, ese carácter pacífico del independentismo bien puede discutirse. La agresividad discursiva mostrada hacia los catalanes no nacionalistas y el empleo de categorías excluyentes para referirse a ellos –algunas han sido descritas más arriba– apuntan hacia formas simbólicas de violencia fácilmente reconocibles. Por otra parte, y al menos durante la intensa oleada de movilización que empezó a mediados de septiembre, hemos conocido ataques a sedes de partidos constitucionalistas y episodios de hostigamiento a la Guardia Civil y la Policía Nacional. Y es interesante, por último, que esa naturaleza presuntamente «pacífica» del independentismo sea presentada como un mérito de obligado reconocimiento: como si fuera de agradecer que no disparen a nadie.

Pueblo catalán. Sujeto único del discurso independentista, entidad legitimadora del derecho a decidir sometida desde tiempo inmemorial a la multiforme represión española, el «pueblo catalán» es definido a la manera populista: como una comunidad orgánica formada por los buenos catalanes –que ahora mismo son sólo los favorables a la independencia–, con exclusión de todos los demás y en lucha contra enemigos exteriores que tratan, una y otra vez, de sofocar su libertad. Este Volk tiene una sola voz y un solo representante: la coalición soberanista que, a pesar de su famosa diversidad interna, se mantiene conmovedoramente unida en su defensa de la independencia como único desenlace posible del no menos famoso procés. Cuando el señor Puigdemont escribe sus misivas o pronuncia sus discursos habla en nombre del «pueblo catalán» y de su «deseo de independencia» –formulado inequívocamente en el referéndum del pasado 1 de octubre con su correspondiente «mandato democrático»– oculta deliberadamente que jamás ha existido una mayoría favorable a la independencia superior al 41% y que, por lo tanto, el «pueblo catalán» no es el «movimiento independentista». La portavocía del Volksgeist tiene detrás una sociedad fracturada y no «un sol poble».

Represión. En línea con su descripción de la democracia española como dictadura neofranquista revestida con los falsos ropajes de la democracia, el independentismo describe invariablemente las acciones del Estado en términos de «represión»: del deseo de votar, de la singularidad de la cultura catalana, de los derechos humanos de los catalanes, de su pacífico ejercicio de la libertad de expresión o de las competencias de la Generalitat. Cualquier sanción derivada del incumplimiento de las leyes es así presentada como la sobrerreacción histérica de un españolismo autoritario. La idea es que cualquier partidario de la independencia perciba las acciones del Estado como intrínsecamente represivas y, por tanto, antidemocráticas, lo que a su vez legitima –en una permanente retroalimentación– las acciones del independentismo. Es el fin que persiguen las campañas de «desobediencia pacífica» promovidas por la CUP o la Asamblea Nacional Catalana: generar una reacción que pueda ser debidamente empaquetada y presentada como sobrerreacción. De paso, se establece una peculiar contraposición entre democracia y ley: sólo la movilización independentista sería democrática; no lo serían ni la Constitución («no la hemos votado», como apostillaría más de uno) ni las leyes. Otra vez, la idea de la democracia plebiscitaria cuyo núcleo es la expresión de la voluntad popular: todo lo demás es irrelevante.

Dejémoslo aquí: la muestra es, me parece, suficientemente ilustrativa. Podríamos añadir algunas de las maniobras retóricas más recientes, la mayoría de ellas derivaciones del marco general que acabo de describir. Es el caso de muchas de las respuestas que ha recibido el recurso del Gobierno al artículo 155 de la Constitución: el señor Puigdemont ha sugerido que el Estado se ha salido de la legalidad y la señora Forcadell ha descrito la susodicha norma como inconstitucional, mientras otros se han referido a un golpe de Estado perpetrado por el Estado e incluso han denunciado una suspensión in toto de la democracia. El patrón es el mismo: inversión del sentido establecido de las palabras; politización del lenguaje para que diga aquello que conviene a nuestros fines; sentimentalización argumentativa destinada a producir indignación y reforzar la pertenencia agresiva a la comunidad orgánica catalana. Pero viendo hasta dónde hemos llegado, no cabe duda de que la operación psicopolítica del nacionalpopulismo ha sido todo un éxito.

Sólo así puede entenderse este peculiar golpe de Estado incruento que se ha producido, primero, en el lenguaje. Y que no es sino el producto de la concienzuda propagación –mediante el discurso y los símbolos políticos, las instituciones y las organizaciones cívicas penetradas por el poder político, los medios de comunicación públicos y el sistema educativo, la comunicación horizontal en las redes sociales– de eso que Klemperer llamaba Sprachkrankenheit, o enfermedad de la lengua. Pocas veces ha sido más pertinente la célebre frase de Humpty Dumpty: lo que importa no es lo que signifiquen las palabras, sino saber quién manda. Sobre quién ha mandado en Cataluña, no tenemos duda; sobre el significado que se ha dado a las palabras, tampoco.

¿Quién sabe? Tal vez algún día haga su aparición algún oscuro filólogo catalán que, armado con un modesto bloc de notas, nos proporcione la crónica minuciosa del asalto independentista al lenguaje.

 

 

Josep OLIVER, “Bombers piròmans” a El Periódico (2-11-17)

http://www.elperiodico.cat/ca/opinio/20171101/bombers-piromans-declaracio-independencia-republica-catalana-6395402

Estupefacció: sent conscient que la gran majoria de les promeses de la Generalitat no eren assolibles, he de confessar que la realitat m’ha superat una vegada més. Saben la meva posició sobre els esdeveniments de Catalunya, i fins a quin punt l’agressivitat del Partit Popular respecte de l’Estatut, el seu empetitiment a les Corts, la sentència del Tribunal Constitucional i l’absència de propostes de Mariano Rajoy tenen una enorme responsabilitat en el que ha passat. Sent tot això cert, no ho és menys que la gestió del Govern català ha sigut decebedora.

El relat independentista s’ha basat en quatre idees força. Primer, donat el drenatge fiscal que Espanya fa dels recursos de Catalunya, amb la independència milloraria el nostre nivell de vida immediatament: una transició econòmica sense costos obriria una etapa de prosperitat que situaria Catalunya com la Dinamarca del sud. Segon, la nova república continuaria a la Unió Europea i, per tant, el seu sistema financer estaria protegit pel paraigua del Banc Central Europeu, i el sector públic, pel del MEDE. Tercer, seria reconeguda pels principals estats del món i, en particular, pels de la Unió Europea. Finalment, les estructures d’Estat estarien a punt el dia de la proclamació republicana. ¿Què ha quedat de tota aquesta argumentació?

En l’àmbit econòmic, en primer lloc, el que ha passat i l’absència de resposta del Govern manifesta una insòlita ingenuïtat o un simple engany: sembla increïble no preveure la fugida d’empreses i bancs, la pèrdua de confiança o la frenada de la inversió. Segon, en relacions exteriors, era fals postular que ens mantindríem a la Unió Europea i l’euro: per a qui hi volgués veure, les advertències sobre aquesta impossibilitat eren clares. Com evidents eren les desastroses conseqüències d’una ruptura unilateral que ens hauria separat de la protecció europea. Tercer, engany en el relat que la comunitat internacional acceptaria impàvida l’enfonsament d’Espanya i el naixement de la nova república. ¿Algú s’ho va creure? ¿Es podia raonablement esperar que els Estats Units, aliats d’Espanya des dels acords amb el general Franco dels anys 50, posarien en risc les seves bases? Finalment, ara és evident que postular que les estructures d’Estat estarien preparades el dia D era simple mentida.

¿Quin és el comú denominador d’aquesta argumentació? Sent generosos, i acceptant el que afirmava dimarts l’exconseller Santi Vila, reflecteix una monumental ingenuïtat. Amb menys benevolència, expressa un cínic engany al qual han contribuït poderosament les opinions de professionals de prestigi, recolzant aquestes falses veritats. Ara, quan s’ha començat a reconèixer que la independència no era possible, se’ls hauria de preguntar què és el que ha canviat. En tot cas, apareixen com els bombers piròmans del procés.

A la llum del que ha passat, hi ha lloc per a dues interpretacions. Per un costat, la de la ingenuïtat, que no dubto que hagi existit. Si això és cert, diu molt poc a favor de la dirigència independentista: si hi ha alguna cosa pitjor que la incompetència dels governants és que es creguin la seva pròpia propaganda. Per l’altre, la del cinisme electoral: un té la profunda sospita que, més que de la independència, del que realment s’ha estat discutint des del 2012 ha sigut sobre resultats electorals. És a dir, una vegada la pols de la impossible república s’assentés, quin partit emergiria com l’eix central del país. Però, en suma, i sigui quina sigui la valoració de les motivacions en presència, el resultat final d’aquest cregut o impostat somni postulava una independència sense costos. Un discurs assumit per molts, espantats per l’incert futur que generen la globalització i el canvi tècnic. Però que fos acceptat per milions, no li confereix més versemblança.

Després de la batalla, el paisatge és desolador. Per a mi, el defineixen la tristesa, la inquietud i la desesperança. Tristesa, perquè veig la meva Catalunya, aquella societat meritocràtica, oberta i mestissa del pujolisme, separada per una creixent fossa, que ofereix una cara del meu país que no hauria cregut mai que veuria. Inquietud, pel nostre futur econòmic, a curt i a mitjà termini, perquè les eleccions deixaran Catalunya com està i, donada la posició de Madrid, els pròxims anys no seran gaire diferents. Desesperança, perquè la situació en què ens trobem suggereix dificultats creixents per tornar a una nova normalitat que permeti recuperar una reputació molt malmesa. Tristesa, inquietud, desesperança. Bona nit. I bona sort. A tots.

 

 

Daniel INNERARITY, “Ejercicios de reciprocidad” a La Vanguardia (2-11-17)

http://www.lavanguardia.com/politica/20171102/432532650533/ejercicios-de-reciprocidad.html

Cuando escribo esto desconozco el curso que los acontecimientos van a tomar en el corto plazo en Catalunya, pero estoy seguro de que, pase lo que pase, el problema de fondo va a seguir ahí, esperando que alguien lo aborde con toda su complejidad. Las naciones son una realidad persistente, todas, en mayor o menor medida. Tan absurdo es el empeño en ignorarlas como jugarse la convivencia a una exigua mayoría o con la simple imposición. Cuando en un mismo espacio conviven sentimientos de identificación nacional diferentes el problema que tenemos no es el de quién se alzará finalmente con la mayoría sino cómo garantizar la convivencia, para lo cual el criterio mayoritario es de escasa utilidad. Y estas cosas no se consiguen más que de manera pactada, por muy improbable que nos parezca el acuerdo en estos momentos.

Por su propia naturaleza las naciones no son innegociables; lo que puede convertirlas en algo intratable son determinadas maneras de sentirlas y defenderlas. Porque el hecho de que se trate de algo con un fuerte contenido emocional no impide que le demos un tratamiento razonable. Soy partidario de que en la futura solución haya un cauce para una eventual secesión, pero creo que, dada la persistente configuración de las identificaciones nacionales en Catalunya en lo que es muy parecido a un empate, sería preferible pactar algo que pueda concitar una mayor adhesión. En este momento suelen hacer su aparición quienes declaran que esto no es posible, aunque tampoco ofrecen algo que goce de mayores condiciones de posibilidad. Son quienes prefieren la victoria e incluso la derrota, siempre mejores que un acuerdo que, por definición, no deja plenamente satisfecho a nadie.

Hablar ahora de diálogo es un sinsentido, pero no lo será en el futuro cuando constatemos que el problema sigue donde estaba. No es verdad que sea imposible el diálogo, el pacto y la negociación en torno a nuestras identidades y sentidos de pertenencia. No me refiero al ser sino al estar, al acuerdo en torno a cómo distribuir el poder, qué fórmula de convivencia es la más apropiada, qué niveles competenciales sirven mejor a los intereses públicos, cómo dar cauce a la voluntad mayoritaria sin dañar los derechos de quienes son minoría… Eso de que “la soberanía nacional no se discute” es un error en torno al que están sospechosamente de acuerdo los más radicales de todas las naciones.

¿Quién ha dicho que las soberanías no pueden compartirse? Las soberanías exclusivas son más bien la excepción que la regla en el mundo actual, donde cada vez hay más ciudadanías múltiples por diversos motivos. La historia reciente y, de manera muy especial, nuestro entorno europeo es un desmentido de las soberanías indivisibles. Alguien podría ob­jetar que unos tienen el 155, el Tribunal Constitucional y el ar­tículo 2 de la Constitución, mientras que otros no. Y es cierto. Ahora bien, disponer de esos instrumentos de soberanía estatal permite ganar ciertas batallas ­pero también tiene sus límites. El verdadero titular de la soberanía es la gente y la legalidad sin legitimidad tiene siempre un escaso recorrido. Nada puede hacerse contra la sociedad y ese es precisamente el problema: la persistencia de una identidad plural (en España y en Catalunya), de manera que ninguna imposición es capaz de lograr una convivencia normalizada.

Va a ser necesario ejercitarse después de tanto tiempo de discordia y quisiera plantear algunos ejercicios de reciprocidad que nos pueden disponer para el encuentro. La reciprocidad elemental se formula en aquel principio de no querer para otro lo que no quieras para ti. Se trata de un principio que puede traducirse políticamente de diversas maneras. Por ejemplo, una versión que plantea el asunto desde la óptica de las minorías: yo no soportaría vivir en un Estado que impone por las mismas razones por las que me pondría de parte de aquellos a los que se les impone una nación. Podemos enfocarlo desde el punto de vista del pluralismo, que se ha convertido en un valor arrojadizo que sirve para impugnar lo que proponen los demás, mientras uno se despreocupa de aplicárselo a sí mismo. Podríamos formular este ejercicio de pluralismo recíproco de la siguiente manera: tenemos legitimidad para exigir hacia fuera el respeto de la pluralidad cuando y en la misma medida en que la respetamos internamente. O desde la óptica del reconocimiento: una nación está en su derecho de exigir al Estado del que forma parte el mismo reconocimiento que el que ha recabado en su propia nación, ni más ni menos. Hay aquí todo un terreno que valdría la pena explorar y permitiría reformular obligaciones y derechos de una manera constructiva, como las autolimitaciones mutuas, del estilo de entender que el derecho a decidir viene acompañado del deber de pactar o el binomio no imponer/no impedir por el que un Estado se compromete a posibilitar todo aquello que haya sido previamente pactado y una nación no reivindica hacia fuera nada más que lo que ha conseguido en su seno.

Josep Colomer planteaba hacer un referéndum en Catalunya que preguntara si se quería formar parte de un Estado español que reconociera el derecho de autodeterminación de los catalanes, un referéndum que ganarían unos y otros. Como se trata de un ejercicio de imaginación politológica, yo también tengo mi propio experimento mental. Propondría hacer un referéndum en toda España preguntando por el derecho de autodeterminación de los catalanes. Una pregunta de este estilo da una parte de razón a todos: se acepta que sobre Catalunya puedan decidir todos los españoles, pero se rompe el dogma de que la soberanía española sea incuestionable. Aquí también ganarían todos. Evidentemente son propuestas que no tienen el menor recorrido, pero que permiten poner de manifiesto que estamos frente a una cuestión que va a exigir soluciones tan imaginativas como dolorosas para todos, en las que no ganará propiamente nadie… salvo que queramos volver al punto de partida.

¿Y si la mejor solución no fuera votar, elegir, sino no tener que hacerlo? Las democracias tienen una dimensión competitiva (las elecciones y los referendos, las instituciones del antagonismo y el desacuerdo, los juegos de suma cero), pero también otra de negociación (en la que se construyen acuerdos y consensos, los juegos de suma positiva); la primera, que decide según criterios mayori­tarios y mediante procedimientos públicos, está sobrevalorada frente a la segunda, en la que se evita la decisión y los procedimientos son más bien discretos. El triángulo competición/mayoría/publicidad está infravalorando otros instrumentos del pro­ceso político donde habría más bien cooperación/consenso/negociación, que son especialmente apropiados para los problemas que plantean las sociedades territorialmente compuestas. Con el pacto no sólo se arbitra entre posiciones contrapuestas sino que se lleva a cabo una modulación de tales posiciones que permite mayores variaciones que el sí o el no, es decir, que en el fondo refleja mejor la pluralidad social y proporciona a la ciudadanía mayores posibilidades de elección. ¿Por qué es más democrático votar cuando negociar es una operación que permite integrar a más personas en la voluntad popular?

Siempre he pensado que conviene pactar cuando se trata de las condiciones que afectan a cuestiones básicas de nuestra convivencia política —en las que confiarlo todo a la ley de la mayoría equivale a una forma de imposición— y cuando los números de quienes defienden una y otra posición no son ni abrumadores ni despreciables. En esos casos, contentarse con una victoria cuando podríamos tener un pacto demuestra muy poca ambición política. En este punto me parece muy fecundo el principio republicano de que la democracia, más que un procedimiento para que decida la mayoría, es un sis­tema político para impedir la ­dominación.

¿Cómo se podría hacer esto? La clave la dio hace unos días, en negativo y tal vez involuntariamente, un diputado de la CUP en aquellos momentos en los que parecía asomarse un leve acuerdo en torno a una convocatoria electoral. Decía: han secuestrado en los despachos la voluntad claramente expresada en la calle. De eso se trata, precisamente, de que los representantes políticos, sin la permanente exposición pública, hagan el trabajo de negociar para dar forma política a una voluntad borrosamente expresada en la calle. La función de los políticos sería leer correctamente esa voluntad y traducirla en un acuerdo que pueda ser lo más ampliamente apoyado por la ciudadanía. Hasta qué punto es democrático ese acuerdo es algo que no depende del autoconvencimiento con el que se exhiben reivindicaciones, sino de la cantidad de voluntades que haya sido capaz de integrar. La formulación en positivo la hacía José Andrés Torres Mora cuando defendía que, después de haber hecho todo lo demás, lo razonable, a la hora de construir el marco de convivencia en una sociedad plural, no es acordar una votación, sino votar un acuerdo.

 

Jürgen HABERMAS, “Ce fascinant monsieur Macron” a L’Obs (25-10-17)

https://abonnes.nouvelobs.com/bibliobs/idees/20171025.OBS6471/ce-fascinant-monsieur-macron-par-jurgen-habermas.html

Si pour Walter Benjamin, Paris était la capitale de l’Europe au XIXe siècle, c’est Bruxelles qui doit aujourd’hui le devenir aux yeux de l’écrivain Robert Menasse, toujours provocant et ironique. C’est un espoir fragile. Le récent lauréat du prix du Livre allemand 2017 calme les attentes élevées en racontant au «Tageszeitung» une anecdote édifiante – une soirée passée avec un correspondant de presse allemand dans un café bruxellois prisé des journalistes. Menasse eut alors l’occasion d’observer comment réagissait la rédaction francfortoise de ce correspondant à son reportage sur le vaisseau bruxellois: «N’écris pas de façon si compliquée, écris seulement ce que ça nous coûte de nouveau, à nous, Allemands.»

Le médiocre intérêt montré par les politiciens, hommes d’affaires et journalistes allemands pour le façonnement d’une Europe en mesure d’agir politiquement ne pourrait être résumé de façon plus concise. Depuis des années, une presse timorée et complaisante vient au secours de la classe politique afin de ne pas trop incommoder la sphère publique avec la thématique européenne. La déresponsabilisation du public n’aurait pu être démontrée de façon plus éclatante lors de l’unique et prétendu débat télévisé ayant «opposé» Merkel à Schulz avant les législatives, tant l’éventail des sujets abordés se révéla étroit – une indigence à coup sûr méthodiquement préparée.

Les habits neufs de la chancelière Merkel

Il est vrai que la chancelière et son ministre des Finances, Wolfgang Schäuble, ont pu se présenter, tout au long de la dernière décennie – celle d’une crise financière interminable –, comme les authentiques «Européens», au mépris de toute évidence. Mais un Emmanuel Macron surgit maintenant sur scène et, s’il s’échine à instaurer une coopération prévenante avec la chancelière – mise en difficulté et soumise à de fortes pressions par son propre parti –, il pourrait aussi dévoiler cette automystification satisfaite. Les «réalistes» de la grande presse semblent craindre que l’opinion publique allemande se laisse déciller les yeux par le président français et découvre les habits neufs de la chancelière. Cette opinion publique pourrait alors réaliser que son gouvernement et son robuste nationalisme économique se retrouvent dans le plus simple appareil.

Dans le premier chapitre de «Comment l’Allemagne met en danger une amitié» (1), un ouvrage qui vient de paraître, le journaliste Georg Blume recense les désolants propos, d’une condescendance très néogermanique, tenus par des journalistes et politiciens au sujet de la France et des Français. De nombreux commentaires sur Macron ont oscillé dès le début entre indifférence, arrogance et une sorte de réflexe de défense par anticipation. Et il a fallu un gros titre du «Spiegel» pour que le discours sur l’Europe soigneusement préparé du président français trouve enfin chez nous un écho.

La « coalition jamaïque » [regroupant la CDU, les libéraux du FDP et les Verts, NDLR] en cours de formation pourrait bien donner un air de tragédie à ce qui relève pour l’instant de la comédie – si, par exemple, un Christian Lindner, qui préside le parti libéral, devenait ministre des Finances et se chargeait d’exécuter le testament de Schäuble. Celui-ci a déjà conçu, dans une feuille de route officieuse destinée à l’Eurogroupe – qui réunit les ministres des Finances des Etats membres –, un programme visant à bloquer tout compromis susceptible d’être passé avec l’initiative, tournée vers l’avenir, du président français. Schäuble y prône l’instauration d’un fonds monétaire européen, l’associant à l’idée préférée des ordolibéraux, qui veulent empêcher une participation démocratique redoutée en soustrayant à la décision politique les domaines financier et économique, afin de mieux les réserver à une gestion technocratique.

C’est à peu près ainsi, à mots couverts, que j’aurais couché sur le papier un sentiment de frustration personnelle. Mais la situation est trop grave pour cela; en effet, le gouvernement allemand à venir (pour autant bien sûr qu’il le souhaite encore) devra impérativement saisir au bond la balle du président français, qui est désormais dans son camp. Une politique de la simple partie remise ou de la simple abstention suffirait déjà à gâcher une chance historique unique.

Des avancées concrètes

Rarement une ascension aussi inattendue que celle de cette personnalité fascinante, peut-être éblouissante, en tout cas exceptionnelle, aura témoigné à ce point des contingences de l’histoire. Personne n’aurait pu prévoir qu’un ministre sans parti de l’ère Hollande, ayant créé à partir de rien, en solitaire, un mouvement, parvienne à renverser un système de partis entier. L’idée qu’une personne seule, sans appareil, réussisse, dans le laps de temps d’une campagne électorale, à gagner une majorité en prônant l’approfondissement de la coopération européenne – contre un populisme de droite florissant auquel un Français sur trois a donné sa voix –, allait à l’encontre de toute sagesse sondagière. Que quelqu’un comme Macron puisse être élu président dans un pays dont la population est depuis toujours plus eurosceptique que celles du Luxembourg, de la Belgique, de l’Allemagne, de l’Italie, de l’Espagne et du Portugal, ce fait-là était parfaitement improbable.

Toutefois, il semble tout aussi improbable que le futur gouvernement allemand ait la clairvoyance de donner une réponse constructive à la proposition de Macron. Je pousserais déjà un soupir de soulagement s’il estimait à sa juste valeur la pertinence de la question posée. Il semble assez improbable qu’un gouvernement de coalition saturé de tensions internes se décide à revenir sur les deux grandes orientations imposées par Merkel aux premières heures de la crise financière: l’intergouvernementalisme, qui assure à l’Allemagne un rôle dirigeant au Conseil européen; et la politique d’austérité que l’Allemagne, grâce à ce rôle dirigeant, a pu imposer aux pays du Sud membres de l’Union, et ce, à son propre avantage écrasant.

Il semble a fortiori invraisemblable que cette chancelière ne prétexte pas de son affaiblissement sur le plan intérieur pour signifier à son charmant interlocuteur qu’elle ne peut, hélas, faire siennes ses perspectives de réforme, proposées dans les règles de l’art. D’un autre côté, cette politicienne (que je n’ai personnellement jamais rencontrée) remarquablement rusée et consciencieuse, ayant grandi dans un presbytère protestant, n’ayant connu que le succès, sans se départir d’une capacité de réflexion, a-t-elle intérêt à terminer ses seize années de règne en endossant ce rôle peu glorieux? Renoncera-t-elle après quatre autres années de laborieuse débrouille au fil desquelles son pouvoir ne cessera plus de s’effriter? Ou bien, démentant tous ceux qui, déjà, supputent sur sa fin, fera-t-elle preuve d’une véritable envergure et sautera-t-elle par-dessus son ombre?

Merkel sait que l’Union monétaire européenne, cruciale pour l’Allemagne, ne peut être stabilisée sur le long terme tant que les fortes disparités de revenu national, de taux de chômage et d’endettement étatique entre les économies du nord et du sud de l’Europe, divergentes depuis des années, continueront de s’aggraver. Le mirage d’une «union par la redistribution» nous fait perdre de vue cette dynamique destructrice. Celle-ci ne peut être stoppée qu’à la condition d’instaurer, par-delà les frontières nationales, les conditions d’une concurrence plus juste et de mener une politique contrecarrant les processus de désolidarisation à l’œuvre non seulement entre les populations nationales mais aussi à l’intérieur de chaque nation.

Le terme «chômage des jeunes» suffit à lui seul à comprendre ce dont il est ici question. Macron n’élabore pas seulement une vision: il exige que la zone euro réalise des avancées concrètes en matière d’harmonisation fiscale; que soient taxées les transactions financières; que les différents régimes socio-politiques s’approchent d’une authentique convergence; que soit créé un parquet européen chargé de faire respecter les règles du commerce international, etc.

Les trois traits caractéristiques de Macron

Mais ce ne sont pas ces seules propositions qui distinguent cet homme politique, si différent par sa manière d’être et de faire, sa capacité d’initiative et son discours, de ceux auxquels nous avons été accoutumés. Macron présente trois traits caractéristiques sortant des cadres habituels: son courage à façonner une politique; sa conscience aiguë de la nécessité de transformer le projet européen, jusqu’ici porté par les seules élites, et d’en faire un projet porté par les citoyens, fondé sur une auto-législation démocratique des citoyens; et le fait qu’il croit au poids des mots – une force permettant d’articuler une réflexion – et parvient ainsi à convaincre.

Le 26 septembre, dans un discours où chaque mot était pesé, le président Macron s’est adressé à son public d’étudiants et, tout autant, à la classe politique allemande lorsqu’il a répété avec insistance que seule l’Europe, et non plus l’Etat national, est aujourd’hui à même de garantir à ses citoyens la «souveraineté». Ce n’est qu’en étant protégés par une Europe unie, en bénéficiant de sa force, que les citoyens défendront leurs intérêts communs et conserveront leurs valeurs communes dans un monde chaotique.

Macron joue la souveraineté «réelle» contre les chimères des «souverainistes» français. Il appelle par son nom le jeu indigne du personnel dirigeant qui, de retour chez lui, prend ses distances avec les lois qu’il a votées à Bruxelles; et il exige rien moins qu’une Europe en mesure d’agir politiquement, à l’intérieur comme à l’extérieur: c’est à cette auto-habilitation des citoyens européens qu’il pense lorsqu’il parle de «souveraineté». Afin d’institutionnaliser cette capacité d’action commune, il prône une coopération étroite dans la zone euro fondée sur un budget commun. La proposition, cruciale et controversée, est la suivante: «Un (tel) budget ne peut aller aussi qu’avec un pilotage politique fort par un ministre commun et un contrôle parlementaire exigeant au niveau européen. Seule la zone euro avec une monnaie forte et internationale peut offrir à l’Europe le cadre d’une puissance économique mondiale.»

Par son ambition de concevoir en termes politiques les problèmes d’une société mondiale de plus en plus interdépendante, Macron se démarque de ces bureaucrates de la politique chroniquement dépassés par les événements et y réagissant au jour le jour, avec opportunisme, incapables de proposer la moindre perspective. On se frotte les yeux: y a-t-il quelqu’un pour vouloir en finir avec le statu quo? Pour se rebeller contre cet état d’esprit fataliste d’esclaves se pliant aux impératifs systémiques prétendument contraignants d’un ordre économique incarné par des organisations internationales coupées du réel?

Contre “les passions tristes de l’Europe”

Si je le comprends bien, Macron porte une aspiration qui, jusqu’à présent, dans notre système de partis, entre le néolibéralisme ordinaire du «centre», l’anticapitalisme satisfait de lui-même des nationalistes de gauche et l’idéologie identitaire éventée des populistes de droite, n’avait pas été articulée ni représentée. Le fait qu’une politique favorable à la mondialisation, décidée à faire avancer l’Europe, sans pour autant perdre de vue les dégâts sociaux et destructions d’un capitalisme déchaîné ni renoncer, en conséquence, à la nécessaire «rerégulation transnationale» des marchés, ne soit pas parvenue à adopter forme reconnaissable – en dépit des efforts certains de Sigmar Gabriel [chef du SPD jusqu’en mars 2017, NDLR] – est au nombre des échecs de la social-démocratie. Les coudées franches nécessaires à une telle politique, Gabriel n’aurait pu en disposer qu’à la condition de devenir le ministre des Finances d’une grande coalition assurée de durer et décidée à collaborer avec Macron.

Le deuxième trait qui distingue Macron des autres politiciens est sa manière de rompre avec un consensus tacite. Jusqu’à présent, la classe politique considérait, sur l’air de l’évidence, qu’une Europe des citoyens était trop complexe à mettre en œuvre, et que la finalité de l’unification européenne était une affaire bien trop compliquée pour être confiée aux citoyens. Les affaires courantes de la politique bruxelloise sont réservées aux experts et, au mieux, à des lobbyistes bien informés; tandis que les chefs de gouvernement règlent entre eux les conflits les plus sérieux opposant des intérêts nationaux inconciliables – le plus souvent en ajournant ou en éludant.

Mais les partis politiques s’accordent surtout pour dire que les sujets européens doivent, si possible, être tus lors des élections nationales, sauf à imputer la responsabilité de problèmes spécifiquement nationaux aux bureaucrates de Bruxelles. Et c’est avec cette mauvaise foi que Macron entend en finir. Il a déjà brisé un tabou en plaçant au centre de sa campagne la réforme de l’Europe et, un an après le Brexit, il a même remporté cette offensive contre les «passions tristes de l’Europe».

L’idée selon laquelle la démocratie est l’essence du projet européen est connue, mais, exprimée par lui, elle gagne en crédibilité, en vertu même de cette qualité personnelle. Je ne saurais juger de la mise en œuvre, en France, des réformes politiques annoncées. Nous verrons s’il honore ses promesses «socio-libérales» visant à maintenir un délicat équilibre entre justice sociale et productivité économique. En homme de gauche, je ne suis pas un «macroniste», pour autant que ce terme ait un sens. Mais sa manière de parler de l’Europe fait une différence. Il s’efforce de faire comprendre l’idéal des pères fondateurs, qui avaient fondé l’Europe sans la population, parce qu’ils appartenaient à une avant-garde éclairée.

Mais lui-même, aujourd’hui, entend transformer un projet élitaire en un projet porté par les citoyens, et il exige que soient accomplies des avancées, qui s’imposent, en direction d’une auto-habilitation démocratique de ces citoyens – contre les gouvernements nationaux, qui se paralysent mutuellement au Conseil européen. Il exige ainsi, concernant les élections européennes, non seulement un suffrage universel mais aussi que des candidats soient choisis sur la base d’une liste transnationale – un bon moyen d’encourager la formation d’un système de partis européens, sans lequel le Parlement strasbourgeois ne saurait devenir un lieu où les intérêts sociaux peuvent être universalisés et mis en avant par-delà les frontières nationales.

Macron sait discourir

Si l’on veut estimer de façon juste l’importance d’Emmanuel Macron, il importe de considérer un troisième aspect, une qualité personnelle: il sait discourir. Il n’est pas qu’un homme politique qui gagne attention, considération et influence grâce à ses talents rhétoriques et sa sensibilité à l’écrit. C’est aussi sa manière de peser exactement ses phrases inspirantes et d’articuler ses idées dans ses discours qui confèrent à la réflexion politique une acuité analytique, un sens de la mise en perspective, une hauteur de vue. Bien évidemment, l’exercice de la profession politique ne s’évalue pas au talent oratoire. Mais les discours peuvent transformer la perception de la politique dans la sphère publique, ils peuvent élever le niveau et élargir l’horizon du débat public. Ce faisant, ils améliorent la formation de la volonté politique et l’action politique elle-même.

Alors que la réflexion politique doit se conformer aux critères désormais imposés par des talk-shows informes, et donc renoncer à toute complexité et à tout sens de la durée, on ne peut qu’être frappé par le format des discours de Macron. Il est, semble-t-il, de plus en plus difficile de percevoir de telles qualités, et même de comprendre les considérations de temps et de lieu présidant à un discours.

Celui que Macron a tenu il y a peu, à l’hôtel de ville de Paris, à l’occasion du 500e anniversaire de la Réforme protestante, n’était pas seulement intéressant par sa teneur; il n’a pas seulement saisi cette occasion de jeter un regard rétrospectif sur l’histoire des guerres de Religion en France pour évoquer l’actuelle adaptation d’un laïcisme quelque peu rigide à la situation transformée d’une société pluraliste. La circonstance et la thématique de ce discours étaient dans le même temps un geste adressé à la culture imprégnée de protestantisme du pays voisin, outre-Rhin – ainsi qu’à son homologue berlinoise, une protestante.

Bien sûr, la prétention d’incarner la puissance étatique, et le style qui va avec, nous sont devenus étrangers, au plus tard depuis que le juriste Carl Schmitt, compromis avec le nazisme, se retournait avec nostalgie vers les contre-Lumières françaises du XIXe siècle. Le sens de la gravité d’une vie à l’Elysée, que Macron invoque dans l’entretien qu’il a accordé dernièrement au «Spiegel», nous importe assez peu. Mais la connaissance intime de la philosophie hégélienne de l’histoire, dont il a fait preuve dans sa réponse à une question sur Napoléon en tant que «l’esprit du monde à cheval», est en tout cas, une nouvelle fois, impressionnante.

Traduit de lallemand par Frédéric Joly

(1) Non traduit : «Der Frankreich-Blues. Wie Deutschland eine Freundschaft riskiert», Edition Körber.