Presentació

La jornada del 10 d’octubre estava anunciada com el punt final del llarg procés, el moment sense retorn que marcaria l’inici de la nova república, però el seu desenllaç no va ser l’epifania esperada amb il·lusió per a molts i amb temor per a molts altres. Desconcert (editorial de La Vanguardia) [text 1] és potser la paraula que resumeix amb més precisió la confusió creada per la fórmula emprada pel president Carles Puigdemont (Lola García, Jordi Mercader, Lluís Bassets) i per la seqüència dels esdeveniments succeïts al Parlament durant la tarda/vespre del 10 d’octubre. Una situació interpretada per Guillem Martínez com l’apoteosi barroca del processisme, amb una renovada retorsió del llenguatge i del seus significats (Ricardo Dudda, Rudolf Ortega, Irene Lozano).

Com es va arribar a aquest desenllaç? En pocs dies una sèrie de fets, decisions i posicionaments advertien contra la procedència d’una DUI, provocant un canvi de clima en l’opinió pública i pressionant obertament al president de la Generalitat (Jordi Ibáñez Fanés).

En primer i destacat lloc, la reacció empresarial (Manel Pérez, Manuel Sanchis, Enrique Feás [text 2]) en forma de trasllat de seus socials fora de Catalunya, amb efectes econòmics poc rellevants a curt termini,  però amb un fort impacte a mig i llarg termini en la reputació de Catalunya (Josep Oliver, Xavier Vidal-Folch) i, molt especialment, de Barcelona, la “force de frappe” del país (Miquel Molina [text 3],  Michael McLoughlin).

En segon lloc, i tant o més important,  la percepció per part del govern català de les nul·les possibilitats immediates -si més no- d’una mediació europea efectiva (Beatriz Navarro, Jean-Claude Piris, Joseph H.H.Weiler [text 4], Mario Monti), negativa ratificada clarament pel mateix Donald Tusk poques hores abans del ple del Parlament (Enric Juliana). Probablement, la menció a una hipotètica via eslovena tampoc ha estat de gran ajuda per rebre la comprensió de la Unió Europea (Slavanka Draculic) [text 5]. Haver aconseguit posar el focus de l’atenció mediàtica internacional sobre la relació entre Catalunya i Espanya no necessàriament ha jugat a favor del secessionisme català.

Tampoc és negligible l’impacte de la manifestació constitucionalista del 8 d’octubre a Barcelona, on -de forma inesperada- va emergir una part de la societat catalana que havia assistit en silenci al desplegament independentista i que va trobar en Josep Borrell una veu capaç d’expressar-se lluny dels tòpics del més ranci nacionalisme espanyolista (José Antonio Zarzalejos). Es posava així de manifest la complexitat i la pluralitat de la societat catalana (Astrid Barrio), a la vegada hi ha qui hi veu un renaixement d’un moviment cívic constitucionalista arreu d’Espanya (Rubén Díez García).

No és d’estranyar, doncs, que proliferessin els posicionaments públics -ara sí- contraris a una DUI. D’entre aquests pronunciaments és especialment destacable el del conseller Santi Vila, [text 6] expressant una posició compartida per una part del PDeCAT i, probablement de forma vergonyant per una part d’ERC, en la línia oberta per Andreu Mas-Colell i Artur Mas dies abans. O el posicionament de l’alcadesaa de Barcelona, Ada Colau,  sintetitzat en la fórmula “ni DUi, ni 155”. També, per la seva rellevància política en el passat, són significatives les opinions del president José Montilla, de Raimon Obiols [text 7], de Miquel Roca o d’Antoni Castells. I, l’anàlisi històric de les responsabilitats compartides en l’actual atzucac de  l’editorial de L’Avenç, titulat significativament “L’estratègia de la derrota”.

Abans i després del 10-O han proliferat iniciatives de tota mena per afavorir el diàleg i propiciar una negociació que  canalitzés civilitzadament el conflicte entre l’Estat espanyol i les institucions catalanes (Daniel Innerarity [text 8] Eduardo Madina/Rocío Martínez-SampereEnric Juliana, Francesc-Marc Álvaro), amb el propòsit d’evitar danys irreversibles a l’autogovern de Catalunya i a la convivència ciutadana, que podrien derivar-se d’una intervenció desmesurada de l’Estat en activar l’article 155 de la Constitució. Sobre l’activació, aplicació i limitacions de l’article 155 de la Constitució, veure les opinions de Leonardo Álvarez [text 9] Ángel Aday, Joan Vintró i Carlos Sánchez.

En el moment de tancar aquest Focus Press (tarda del 12 d’octubre) estem en un impasse a l’espera de la resposta del president Puigdemont al requeriment formal del Govern espanyol previ a l’activació del 155 (Enric Juliana [text 10] Jordi Mercader).  Els més optimistes confien en trobar un terreny comú que permeti acordar els desacords  (Mariola Urrea, Lola García) per guanyar el temps necessari per obrir nous horitzons reformistes (Josep Ramoneda) [text 11] i, potser, per canviar els actors principals del drama per mitjà dels corresponents processos electorals (Eduard Roig) [text 12]. En relació a unes possibles eleccions, veure les dues darreres enquestes publicades: la de GAD3/ABC per a Espanya i la de Sociométrica/El Español per a Catalunya.

Més enllà del vertigen d’aquests dies i amb la mirada posada en el mig termini per trobar una sortida a l’actual cul-de-sac polític i institucional, són d’interès la proposta de Joan Coscubiela [text 13]sobre un referèndum pactat i la reflexió de Jordi Ferrer Beltrán [text 14]sobre la necessitat de superar la lògica dels nacionalismes enfrontats.

Editorial de La Vanguardia (11-10-17): “Desconcert”

http://www.lavanguardia.com/opinion/20171011/431972047640/desconcert.html

COMPAREIXENÇA del president de la Generalitat davant el Parlament per informar sobre la situació política actual”. Va ser amb aquest enunciat genèric i anodí, únic punt en l’ordre del dia, que la Cambra catalana va celebrar ahir una sessió que volia ser transcendental. Segons la convocatòria, era també una sessió “ordinària”, en la qual després de la intervenció presidencial es donaria la veu als grups parlamentaris i es creuarien rèpliques i contrarèpliques. Però el que de debò s’havia de dirimir en aquesta sessió, una vegada interpretats pel president els resultats del referèndum de l’1- O, convocat il·legalment i recomptat sense garanties, era ni més ni menys que la proclamació, o no, d’una declaració unilateral d’ independència ( DUI). És a dir, si es feia un pas decisiu per a la desconnexió de Catalunya d’ Espanya.

L’expectació era màxima. Ho revelen la inquietud i els temors en què viu sumida la ciutadania des de fa mesos. Ho prova també la xifra rècord de més de mil professionals de la informació –358 procedents d’altres països– que havien sol·licitat l’acreditació al Parlament. Hi havia motius de sobres. Després de cinc anys de procés sobiranista –si fixem l’inici en la manifestació de l’Onze de Setembre del 2012–, arri­bava l’hora de la veritat. Una DUI sense embuts, proclamada amb l’entusiasme propi que fa al cas, sense condicions ni renuncis, hauria suposat la culminació d’aquest procés, per a satisfacció dels molts –però no majoritaris– catalans que l’han acompanyat. Al contrari, una frenada prudent i inequívoca i l’omissió de qualsevol referència explícita a la DUI hauria causat gran decepció a les files sobiranistes. Però, alhora, hauria agafat a contrapeu el Govern central i hauria dibuixat una escena marcada pel desig de reconduir la situació, atenuar tensions i dialogar partint de zero.

Carles Puigdemont va voler trobar una via intermèdia entre la proclamació de la independència i la claudicació. I el que va aconseguir va ser crear desconcert i confusió. Sabia que les seves paraules serien escrutades amb gran detall. Sabia també que seria molt difícil complaure simultàniament els seus correligionaris i els rivals. I va optar per una fórmula que aspirava a declarar la in­dependència per, tot seguit, suspendre-la i iniciar un període de diàleg. En concret, i referint-se a l’1- O, Puigdemont va afirmar: “Com a president de la Generalitat, assumeixo en presentar-los els resultats del referèndum davant del Parlament i dels nostres conciutadans el mandat que Catalunya esdevingui un Estat independent en forma de república”. I va afegir: “Proposem que el Parlament suspengui els efectes de la declaració d’independència per tal que emprenguem un diàleg sense el qual no és possible arribar a una solució acordada”.

El que ahir va fer Carles Puigdemont, que al seu dia va acceptar la presidència de la Generalitat oferta pel seu antecessor, Artur Mas, amb el propòsit explícit de culminar el projecte independentista per a continuació deixar el càrrec, no va ser, com dèiem, una declaració d’independència transparent ni que entrés en vigor automàticament. Després que s’ endarrerís l’inici del ple més d’una hora, després de tenses reunions en última instància de la majoria parlamentària independentista i després d’incomptables rumors de signe contraposat, Puigdemont va pronunciar un discurs que va suscitar lectures diverses i molts dubtes. En especial quan es va saber que no apareixeria en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya i, per tant, no tenia validesa jurídica. I també més tard, quan la vicepresidenta del Govern espanyol va negar validesa al referèndum i a la proclamació. Mentrestant, amb l’article 155 de la Constitució a la recambra, i abans d’aplicar-lo, el Govern central estudiava la possibilitat de requerir a Puigdemont una explicació més clara sobre el que va passar ahir. Al seu torn, la CUP no semblava satisfeta amb el resultat de la sessió, algun dels seus membres va arribar a parlar de traïció inadmissible: no ho hauria dit si la independència s’hagués proclamat sense reserves. Els sobiranistes que envoltaven el Parlament mentre se celebrava la històrica sessió no van prorrompre en crits quan es va acabar. Ni hi va haver als carrers de la ciutat manifestacions de joia, però sí rostres decebuts. No es descarta que la declaració d’ahir produeixi una bretxa en la majoria independentista del Parlament, separant una mica més Junts pel Sí i la CUP, cosa que ahir a la nit es va voler tapar amb la firma d’un document de compromís per la república, ja fora de la Cambra. Di­ríem que es una situació digna del teatre de l’absurd si la declaració proclamada poc abans fos creïble.

Dit això, no podem deixar de presentar serioses objeccions al discurs del president Puigdemont i a les bases legals sobre les quals pretén assentar-se. Ahir va insistir que amb la celebració de l’1- O s’havia guanyat el dret a la independència, la qual cosa pot valer com a opinió, però no pas com una altra cosa. Va voler donar per bona la seva ruta cap a la independència, malgrat basar-se en les lleis de desconnexió aprovades els dies 6 i 7 de setembre, que contravenien la Constitució i l’Estatut. I que, d’altra banda, van ser també vulnerades, per exemple, pel que fa a la Sindicatura Electoral que havia de vetllar per l’1- O, desmantellada abans que pogués complir les seves funcions i validar els resultats. Potser per això ­deia ahir a tall d’esmena a la totalitat el líder socialista català Miquel Iceta que “no es pot suspendre un acord no pres”.

Fins abans de la celebració, la sessió d’ahir ens havia estat presentada com una cosa semblant a una estació terminal, un port d’arribada. No ho diem nosaltres.

Ho han estat assegurant els impulsors del procés, que van fixar en ella la data per al compliment de les seves aspiracions. Però el que surt d’aquesta sessió és un intent, un altre, de guanyar temps i prolongar el ­procés sobiranista, ja molt més enllà dels divuit mesos fixats inicialment com a termini per a la secessió. És a dir, es prova de mantenir un estat d’incertesa que està tenint efectes molt i molt negatius per a la societat ­catalana. De poc ha servit que la Unió Europea hagi ­rebutjat les peticions de suport que ha rebut del sobi­ranisme. (El president del Consell Europeu va reclamar ahir a Puigdemont que respectés l’ordre constitucional). O la fuga d’empreses catalanes –ahir se’n va anar Planeta a Madrid, desposseint Barcelona de la històrica capitalitat editorial espanyola–. O que la possi­bilitat de portar el conflicte al carrer continuï vigent. L’independentisme segueix la cavalcada, en un país que diu que vol fer millor, però que es va dessagnant davant els seus ulls, dia a dia, sense que sàpiga com contenir l’hemorràgia.

 

Enrique FEÁS, “Votaron con los pies: empresas e independencia” a Agenda Pública (9-10-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/votaron-los-pies-empresas-e-independencia/

Charles Tiebout fue un economista y geógrafo estadounidense nacido el 12 de octubre 1924 que dedicó su vida a la teoría del federalismo fiscal. Desarrolló el concepto de “votar con los pies”, una posible solución al problema de revelación de preferencias sobre bienes públicos –y, por extensión, su financiación– que supone el hecho de que, en un marco descentralizado, una persona se mude a aquella jurisdicción donde las políticas sean más cercanas a su ideología o a sus intereses –mudanza que a veces resulta más fácil que cambiar de gobierno mediante el voto–. En el caso de personas jurídicas como las empresas, es lo que hacen todo el rato: tienden a localizarse en aquel territorio más favorable a sus intereses en términos de oportunidades de negocio, servicios, carga impositiva y seguridad jurídica.

Eso es lo que ha ocurrido en Cataluña, donde nadie invitó a las empresas a votar, pero al final lo han hecho: han ejercitado su “derecho a decidir” votando con los pies, evitando a toda costa el riesgo regulatorio de un gobierno regional que ha demostrado estar dispuesto a saltarse sin pestañear tanto la legislación estatal y autonómica como las sentencias judiciales.

Aunque algunas empresas que han abandonado Cataluña lo hayan podido hacer pensando que la independencia se iba a producir de forma efectiva –es decir, que la DUI hubiera sido seguida de un reconocimiento por parte de la comunidad internacional–, la mayoría probablemente lo han hecho por dos motivos fundamentales.

El primer motivo, específico de los bancos, fue la pérdida de confianza de los depositantes, que se asustaron al pensar que una DUI podría provocar que sus ahorros dejasen de estar protegidos por la legislación española. Aunque la sola DUI no tenga ese efecto, ni los clientes atienden a matices jurídicos ni quieren correr el riesgo de comprobarlo, así que decidieron votar con sus depósitos (un voto aún más rápido que el voto con los pies). Los bancos, simplemente, asumieron que sus clientes y accionistas estaban percibiendo el mantenimiento de su sede social en Cataluña como un riesgo para sus activos y procedieron a cambiarla a otras ciudades cercanas. Para facilitar la tarea en un asunto tan peligroso como una fuga de depósitos, el gobierno aprobó un decreto-ley para autorizar a los consejos de administración al traslado urgente de la sede social dentro del territorio nacional sin necesidad de someter la decisión a la Junta General de Accionistas (como bien explicó Fernando Gomá en este artículo).

El segundo motivo, que afectó tanto a bancos como empresas no financieras, fue el riesgo regulatorio. Muchas empresas entendieron que con la DUI se abría una etapa en la que el gobierno catalán, aun sin reconocimiento internacional, se comportaría de facto como el gobierno de un nuevo país, e intentaría aplicar una regulación económica que entraría en conflicto con la estatal. Así, por ejemplo, existía el riesgo de que el gobierno catalán exigiese a las empresas el pago de tributos actualmente asignados al Estado, como el Impuesto de Sociedades o el IVA, poniendo a las empresas en una difícil situación. Sacar la sede de Cataluña suponía sacar el domicilio fiscal de Cataluña y eludir, por ejemplo, la exigencia del IVA (que se recauda actualmente en la Comunidad Autónoma donde está la sede) o cualquier consolidación de beneficios a efectos de Impuesto de Sociedades. Por supuesto, el cambio de sede no impide el establecimiento de impuestos extraordinarios u otros riesgos como el de nacionalización, pero el traslado de la sede reducía parcialmente el riesgo.

La fuga de empresas ha producido en la prensa una cierta confusión respecto a los efectos económicos de un cambio de sede social, que conviene precisar, tanto a corto plazo como a medio plazo.

En primer lugar, y a corto plazo, desde el punto de vista de la recaudación impositiva para la Comunidad Autónoma, un traslado de sede social dentro del territorio nacional no va a tener efectos inmediatos. Esto es porque en España las empresas pagan varios impuestos, pero ninguno de ellos sufre cambios radicales en su recaudación por un traslado de sede social: así, el Impuesto de Sociedades se recauda a nivel estatal; el IVA tiene una parte (el 50%) cedida a las CCAA y cuya recaudación se realiza en la Comunidad Autónoma donde la empresa tiene la sede social, pero en realidad esa recaudación no se la queda directamente la Comunidad Autónoma, sino que se pone en un fondo común que luego se reparte conforme a unos criterios elaborados por el INE que intentan aproximar el reparto al consumo efectivo en cada región (precisamente para evitar que la tendencia de las sedes de las empresas a concentrarse en unas pocas ciudades se traduzca en que algunas pierdan toda la recaudación de IVA); los impuestos locales y autonómicos suelen estar muy relacionados con los activos situados en la propia región, como el Impuesto de Actividades Económicas o el Impuesto de Bienes Inmuebles; sí se vería afectado, sin embargo, el Impuestos sobre Actos Jurídicos Documentados, que se suele concentrar en torno a la sede, pero su potencial recaudatorio no es tan elevado. Tampoco tienen por qué alterarse con carácter inmediato los recursos materiales y humanos, si la empresa puede continuar su negocio.

Eso no quiere decir que no existan efectos económicos negativos inmediatos derivados indirectamente de un traslado de sede social. Así es de esperar una pérdida de negocio económico vinculado a la sede social, como la actividad de abogados, asesores fiscales, notarios, registradores y consultores. Aunque en algunos casos nada impide que se siga trabajando con los de otra comunidad autónoma, en la práctica el factor personal y de cercanía termina –por motivos prácticos– por acumularlo todo en torno a la sede.

En cualquier caso, estamos hablando de efectos inmediatos y ausencia de DUI. Si hay DUI y se prolonga la situación de tensión, es evidente que a corto y medio plazo la salida de empresas sería aún mayor, y la situación económica regional empeorará. Así, una situación de legalidades fiscales enfrentadas provocaría que las empresas redujeran su negocio y sus activos físicos y humanos –su riesgo, al fin y al cabo– en Cataluña. E incluso, aunque no haya DUI, a menos que se reduzca la tensión es improbable que se restablezcan las sedes, y parte del negocio principal puede terminar desplazándose definitivamente.

Todo lo anterior parte del presupuesto de que no se produciría la independencia efectiva. ¿Qué ocurriría en el caso de una independencia efectiva acordada, derivada de un referéndum legal y la correspondiente reforma constitucional que lo refrende? Quien crea que eso no supondría una salida de empresas está minimizando de forma imprudente los enormes riesgos regulatorios que dicha decisión supone.

En primer lugar, el proceso de independencia sería largo, y estaría sujeto a la incertidumbre de la ratificación por el voto de todos los españoles –porque no existe posible independencia legal sin reforma constitucional–.

En segundo lugar, Cataluña dejaría en cualquier caso de ser miembro de la Unión Europea antes de poder solicitar formalmente su adhesión como nuevo miembro. Ello requeriría unas negociaciones de adhesión en las que no bastaría con la mera aquiescencia de España –improbable, pero posible–, sino que requeriría además la unanimidad del Consejo de la UE y la aprobación del Parlamento Europeo tras el cierre de un acuerdo al cual podrían oponerse países con intereses en competencia con los del nuevo país independizado, países que no quieran incentivar los separatismos regionales dentro de sus fronteras, o incluso la propia Comisión –que no gana mucho con multiplicar sus interlocutores estatales–. Esta transición podría ser muy larga, como estamos viendo en el caso del Brexit, y enormemente perjudicial para las empresas. Así, para un banco, estar fuera de la Unión Europea supone dejar de ser contrapartida del Eurosistema y el fin del acceso a la liquidez del BCE. En el caso de una empresa no financiera, supone estar fuera del Mercado Único, y quedar sujeto al régimen arancelario por defecto y restricciones de movimiento de capitales y trabajadores hasta la firma de un nuevo acuerdo y la incorporación de todas sus disposiciones a la nueva legislación nacional. Es muy probable, por tanto, que el éxodo de empresas se mantuviera en el caso de una independencia pactada.

El vicepresidente catalán no tenía razón cuando decía que en un mundo globalizado da igual dónde se localiza una empresa. Si eso fuera así, las empresas estarían uniformemente distribuidas a lo largo de Europa, pero en realidad se concentran en torno a grandes urbes con seguridad jurídica que permiten acceso a grandes mercados. Mientras una región mantenga una gran inseguridad jurídica o riesgo de no acceder a los mercados europeos, las empresas seguirán votando con los pies y refugiándose en otros lugares que le garanticen mayor estabilidad. El retorno futuro, además, no está garantizado.

Por desgracia, hay economistas (algunos muy buenos) que prefieren seguir dejando que los sentimientos ofusquen su sentido del análisis económico.

Años después de mudarse a Seattle, una fría mañana de enero de 1968, mientras intentaba explicar estos conceptos a sus alumnos de la Universidad de Washington, Charles Tiebout sufrió un ataque al corazón que acabó con su vida cuando apenas contaba con 43 años, truncando así una vida y una carrera prometedoras. Su viuda e hijos votaron con los pies y decidieron permanecer en Seattle, una ciudad a veces algo fría, pero de gente acogedora y con la que compartían ya demasiados recuerdos de vida en común.

 

Miquel MOLINA, “I Barcelona qui la defensa?” a La Vanguardia (8-10-17)

http://www.lavanguardia.com/encatala/20171008/431879356810/i-barcelona-qui-la-defensa.html

Dimarts a la tarda les televisions retransmetien en directe la imatge dels líders del procés ballant en rotllana al so de L’Estaca a la plaça Universitat, en protesta contra la repressió policial de l’1- O. Entrellaçant les seves mans, a més de representants polítics com ara Oriol Junqueras o Santi Vila –i de dirigents d’algunes organitzacions que tant influeixen en el Govern i a qui no ha votat ningú en unes eleccions–, hi havia l’alcaldessa de Barcelona, Ada Colau.

A aquella mateixa hora a la ciutat ja es detectaven símptomes que la convulsió política començava a fer malbé, ara sí de manera evident, l’economia local. En un sopar entre persones del món de la cultura, un inversor europeu establert a Barcelona prenia la paraula: “Tinc poques inversions aquí perquè sempre diversifico, però vaig començar a intuir que era millor desprendre-me’n; així que ahir vaig preguntar a un amic que dirigeix una family molt important què podia fer per col·locar-les. I bé, em va respondre que ja era massa tard, que deu dies abans potser ho hauria pogut fer, però ara ja no. Mala sort!”.

Els senyals es multiplicaven. Tothom havia parlat amb algú o sabia d’algú que aportava una nova dada preocupant. El propietari d’un grup de restauració advertia que les reserves havien baixat dràsticament. Una agència de moda de Nova York cancel·lava comandes a una empresa barcelonina per por que no pogués garantir els subministraments (això no ho havien calculat els qui fa mesos presumien que Catalunya no necessitava Espanya perquè els seus mercats eren a l’estranger; no preveien que els catalans podríem arribar a ser considerats exportadors poc fiables).

Els dies següents els símptomes ja eren aclaparadors, sense que la sortida de bancs i multinacionals alterés les agendes oficials. El mateix Govern amb lideratge convergent que fa uns anys solia posar en marxa tot el seu aparell de propaganda per celebrar el desembarcament d’una simple pime a Catalunya guardava ara un estrepitós silenci davant la pèrdua de CaixaBank i Banc Sabadell.

I, mentrestant, l’alcaldessa…

Seria injust quedar-se només amb la imatge que il·lustra aquesta pàgina i concloure que Ada Colau ha anteposat la seva faceta d’activista a la de governant. La denúncia contundent dels excessos policials és coherent amb la seva trajectòria; a més, en la seva estratègia davant del referèndum es jugava el seu futur polític i és lògic que centrés els seus esforços a preservar el seu espai, un espai que, segons com es miri, pot acabar convertint-se en un necessari punt de confluència entre independentistes i no independentistes. Però hi va haver un moment, probablement el mateix dimarts, que la ciutat va començar a trobar a faltar de debò un lideratge no condicionat per les tensions entre Catalunya i Espanya. Que algú amb les màximes responsabilitats comencés a reunir-se amb els sectors econòmics afectats per anar coneixent la nova i sinistra realitat. Que sentís de boca d’hotelers i restauradors que hi ha un risc real de tancaments i acomiadaments si la situació política empitjora i el turisme deserta; que debatés el descrèdit que suposa sortir malparat a la portada del Financial Times; que fos conscient de la necessitat de preservar uns vols transoceànics que tants anys ha costat d’aconseguir. Que sabés de primera mà que per a l’economia no hi ha res més greu que la incertesa.

El pas que va fer Colau en la seva reunió de dijous amb els cònsols, en què va dir que Barcelona és una ciutat segura en la qual es pot confiar, hauria d’anar seguit de més iniciatives similars. Però no sembla que aquest reajustament de prioritats s’hagi de produir de manera imminent: mentre ahir, dissabte, transcendia la marxa d’Agbar a Madrid, l’alcaldessa insistia a Twitter en la necessitat de diàleg entre els dos governs en conflicte, un propòsit compartit per molts, però que no és entre les seves competències i capacitats.

A l’alcaldessa no l’ajuden tampoc les companyies. Correligionaris seus com ara Gerardo Pisarelloo Jaume Asens s’esforcen més a marcar perfil independentista que a defensar un model Barcelona en què, d’altra banda, no han cregut mai. Per no parlar del plenari municipal, on els líders de l’oposició, entre els quals Xavier Trias, semblaven més ocupats a torpedinar –per espanyolista– la continuïtat del pacte de govern amb els socialistes que a valorar les notícies catastròfiques per al futur de la ciutat que s’anaven succeint a les pàgines web dels diaris, en un exemple de sorprenent desconnexió amb la realitat.

Precisament el paper dels aliats socialistes està servint per connectar el Consistori amb la Barcelona que veu com alguns dels seus actius s’ enfonsen davant la imminència d’una declaració unilateral d’independència. El segon tinent d’alcalde, Jaume Collboni, es reunia divendres a la tarda amb representants dels sectors econòmics, que xifraven en una mitjana del 30% la caiguda de l’activitat en els últims dies.

El missatge per als operadors estrangers és remetre’s al cas d’ Itàlia, on l’economia funciona al marge de les convulsions polítiques. Garantir que la ciutat continuarà estant a l’alçada. En aquesta línia va anar el missatge que se li va transmetre al conseller delegat del Mobile World Congress, John Hoffman, que s’havia interessat pels esdeveniments.

Ahir Barcelona va inaugurar la seva temporada d’òpera sense la presència de les primeres –o segones– autoritats. Res estrany. Madrid es manté en mode de desconnexió mentre prova de sufocar el desafiament independentista, molt pressionat per la premsa nacionalista local de Madrid. Per al procés, Barcelona és més un objecte de desig –anhelen els seus vots i volen utilitzar-la com a altaveu independentista– que una metròpoli a què donar suport, fins i tot pel bé de la seva pròpia causa. I l’Ajuntament ja triga a reaccionar.

 

J.H.H.WEILER, “Europa y Cataluña” a El País (10-10-17)

https://elpais.com/elpais/2017/09/26/opinion/1506446857_345607.html

La Generalitat puede haber pensado, a la luz de de la desafortunada violencia del 1-O —de la que ambas partes son responsables— y por la simpatía que se ha generado hacia los ciudadanos catalanes, que Europa puede haber cambiado en su desagrado al proyecto independentista. Se equivocan. La incredulidad generalizada está convirtiéndose poco a poco en aprensión y espanto. El mayor peligro que afronta hoy Europa es el desafío al Estado de derecho por parte de Hungría y otros países. El no respetar los fallos del Tribunal Europeo de Justicia es una amenaza contra los principios fundamentales de la integración europea en uno de los momentos más críticos de la historia de la Unión. Europa no tiene policía federal, ni un Artículo 155. Su integridad depende de un compromiso firme y voluntario de los Estados miembros a respetar su orden constitucional y a los tribunales responsables de aplicarlo. Pero Cataluña, en clara violación de la Constitución española y con una escandalosa falta de respeto al Constitucional, está reduciendo el Estado de derecho a polvo y ceniza. Unas credenciales maravillosas para entrar en Europa.

Tampoco puede acogerse Cataluña al derecho internacional. Ciertamente, en la famosa resolución 2625 de la ONU citada sin cesar en el debate sobre Cataluña, la Asamblea General de la ONU afirmó el principio de autodeterminación: “En virtud del principio de la igualdad de derechos y de la libre determinación de los pueblos, consagrado en la Carta, todos los pueblos tienen el derecho de determinar libremente, sin injerencia externa, su condición política y de proseguir su desarrollo económico, social y cultural, y todo Estado tiene el deber de respetar este derecho de conformidad con las disposiciones de la Carta”. Pero también es cierto que se suele dejar fuera de la cita una cláusula de la misma resolución: “Ninguna de las disposiciones de los párrafos precedentes se entenderá en el sentido de que autoriza o fomenta cualquier acción encaminada a quebrantar o menospreciar, total o parcialmente, la integridad territorial de Estados soberanos e independientes…”. No creo que exista ningún tribunal internacional que estuviera dispuesto a conceder a Cataluña el derecho a la secesión. Pero el problema de Cataluña no es solo jurídico. También por razones éticas y morales hay que ser muy claros: una Cataluña independiente (y la misma lógica sirve para Padania, Escocia, los corsos, los bretones, los galeses, los germanohablantes del Alto Adige y demás grupos que reclaman la independencia) no será bienvenida en Europa.

¿Por qué? Es muy desmoralizador, desde un punto de vista ético, contemplar que casos como el de Cataluña nos devuelven al principio del siglo XX, a la mentalidad posterior a la Primera Guerra Mundial, cuando la noción de que un único Estado podía abarcar más de una nacionalidad parecía imposible; de ahí la profusión de tratados específicos sobre minorías durante la desaparición de los imperios otomano y austro-húngaro. Aquellos acuerdos estaban llenos de buenas intenciones, pero carecían de imaginación política; y no hay que ocultar la desagradable realidad de que alimentaron la lógica venenosa de la pureza nacional y la limpieza étnica. No se equivoquen: no estoy sugiriendo que en Cataluña se busque una limpieza étnica. Pero sí creo que el deseo de “ir por libre” está asociado a este tipo de mentalidad.

Sí, es indudable que vascos y catalanes sufrieron graves injusticias históricas antes de la llegada de la democracia a España. Y siento una enorme, y digo enorme, empatía y simpatía hacia los catalanes que quieren vivir y reivindicar su cultura y su identidad política propia reprimida durante décadas. Para miles de ellos, quizá para la mayoría, se trata sencillamente de esto. Pero jugar “la carta de Franco” como justificación para la secesión es solo una hoja de parra que pretende tapar un egoísmo económico y social seriamente equivocado, un orgullo cultural y nacional desmesurado y la ambición desnuda de los políticos locales. Además va diametralmente en contra del sentido de la integración europea.

La imponente autoridad moral de los padres fundadores de la integración europea —Schuman, Adenauer, De Gasperi y el propio Jean Monnet— procedía de sus raíces en la ética cristiana del perdón, combinada con una sabiduría política ilustrada, en la que se entendía que es mejor mirar hacia adelante, hacia un futuro de reconciliación e integración, en vez de revolcarse en el pasado europeo, que, por cierto, fue infinitamente peor que los peores excesos del execrable Franco. Yo alegaría que solo en unas condiciones de verdadera represión política y cultural se puede presentar de modo convincente el caso para secesión. Con su extenso (aunque profundamente defectuoso) Estatuto de Autonomía, los argumentos catalanes a favor de la independencia producen risa y son imposibles de ser tomados en serio; unos argumentos que además desmerecen y resultan insultantes ante otros casos meritorios, aunque inconclusos, como el de Chechenia.

La UE lucha hoy en día con una estructura de toma de decisiones sobrecargada, con 27 Estados miembros y, lo que es más importante, con una realidad sociopolítica que hace difícil persuadir a un holandés, un finlandés o un alemán de que les interesa, desde el punto de vista humano y económico, el bienestar de un griego, un portugués o, también, un español.

¿Por qué habría de tener interés el hecho de incluir en la Unión a una comunidad política como sería la Cataluña independiente, basada en un ethos nacionalista tan regresivo y pasado de moda que aparentemente no puede con la disciplina de la lealtad y solidaridad que uno esperaría que tuviera hacia sus conciudadanos en España? La propia demanda de independizarse de España, independizarse de la necesidad de gestionar las diferencias políticas, sociales, económicas y culturales dentro de la comunidad política española, de la necesidad de resolver diferencias y trascender el momento histórico, descalifica moral y políticamente como futuros Estados miembros de la UE a Cataluña y a casos parecidos. Al buscar la separación, Cataluña está traicionando precisamente los ideales de solidaridad e integración humana sobre los que se fundamenta Europa.

Aunque la ley y la moral están de parte del Gobierno español, quizá habría debido arriesgarse, permitir de forma voluntaria un referéndum —como Reino Unido y Canadá— y fiarse de que el sentido común de los catalanes, ante la perspectiva de una existencia solitaria fuera de la UE, les empujara a votar No, con lo que se habría extinguido definitivamente esta amenaza a la integridad de España. Tratar de evitar a la fuerza el referéndum, o la posibilidad de votar No, alimentará los sentimientos de injusticia y mantendrá el problema durante décadas. Sin embargo, hay ocasiones en las que la decisión basada en unos principios, por difícil que resulte, es la decisión a la que el tiempo acaba dando la razón.

 

Entrevista a Slavanka DRAKULIĆ a El Confidencial (9-10-17)

https://www.elconfidencial.com/mundo/2017-10-08/independencia-catalana-nacionalismo-balcanes-espana_1457330/

Los paralelismos históricos están repletos de trampas, así que Slavanka Drakulić (Rijeka, Croatia, 1949) prefiere abordar el problema de Cataluña reflexionando sobre lo que ya ocurrió y tan bien conoce: la volatilidad incontrolable que genera una inflamación nacionalista. Periodista, novelista y ensayista, es una de las voces más independientes y traducidas de los Balcanes, aunque ahora vive en Suecia. Ha escrito los mejores libros y artículos sobre la descomposición de la antigua Yugoslavia, títulos como ‘Café Europa: la vida después del comunismo’ o ‘No matarían ni una mosca’ (traducido al español). Colabora con ‘The New York Times’, ‘The Guardian’ y ‘Süddeutsche Zeitung’.

Pregunta. El interés de esta entrevista, es evidente, tiene que ver con la crisis desatada en Cataluña. Cada vez tenemos más banderas en los balcones en toda España y las expresiones de odio se multiplican, por ejemplo en las redes sociales.

Respuesta. Mi experiencia dice que el principal obstáculo a una guerra es el psicológico. No puedes salir y empezar a matar a tus vecinos, españoles o catalanes, porque serías considerado un loco. Necesitas una justificación para empezar a matar, necesitas ser convencido de que estás haciendo lo correcto, de que estás defendiéndote de un enemigo diabólico que quiere hacerte daño. El virus del nacionalismo ha despertado en tu país, pero todavía necesitas construir una justificación psicológica para llegar a un conflicto real, persuadir y contaminar a la gente para justificar la violencia. La gente necesita estar dispuesta a matar y morir por sus objetivos. Esto, afortunadamente, tarda un tiempo en suceder. De manera que hay que tener esperanza en que aún estamos a tiempo de explorar posibilidades que eviten un conflicto fatal en España.

P. Hablemos de lo que pasó en su país. En 1984, Yugoslavia era uno de los lugares de Europa Oriental donde mejor se estaba, con un nivel de vida muy parecido al de España entonces. Sarajevo alojaba unos Juegos Olímpicos de Invierno y, en general, parecían situados en el lado favorable de la historia. Nadie podía imaginarse lo que acabó ocurriendo tras una crisis económica y una inflamación nacionalista alimentada desde el poder.

R. Nadie lo vio venir, nadie pensaba que podría ser posible algo así. Y no ocurrió tan rápido. Los conflictos y las guerras generalmente no se desatan de la noche a la mañana, aunque desde fuera lo parezca. En la antigua Yugoslavia se tardó al menos cinco años en que cuajase la propaganda nacionalista y la homogeneización de la población, la división entre “nosotros” y “ellos” que preparó los conflictos sangrientos después. Recuerda que todo empezó cuando Slobodan Milosevic llegó al poder en Serbia y lanzó el ‘apartheid’ en Kosovo, en los ochenta. En cierta manera, el despertar del nacionalismo croata fue una respuesta al despertar del nacionalismo serbio, especialmente cuando la minoría serbia proclamó la autonomía en Croacia. Una vez que se consumó eso, Milosevic, con el Ejército Yugoslavo del Pueblo, sintió que estaba legitimado para atacar.

P. ¿Cuales fueron las primeras señales preocupantes?

R. Los medios de comunicación fueron cruciales en el proceso de crear un enemigo. Mis colegas periodistas, escritores, intelectuales, académicos… participaron con voluntad en la propaganda nacionalista, algunos porque eran creyentes auténticos y otros por puro oportunismo. Tenemos que ser conscientes de que la historia se repite: lo primero es definir quién es el enemigo. Ese es el objetivo principal de la propaganda nacionalista y resulta mucho más fácil cuando hay un conflicto histórico, cuando se puede recurrir a un agravio pasado. En Yugoslavia serbios y croatas tenían muy presente la Segunda Guerra Mundial. Con la ayuda de los elementos históricos, se van alimentando mitos y medias verdades. Y al final se consigue una mezcla emocional explosiva.

P. Cuando los conflictos entran en una fase emocional es cuando empiezan a ser impredecibles.

R. La ideología puede imponerse a la economía y a la razón. Siempre infravaloramos el poder de las emociones. Y la más poderosa de todas es el miedo a que el ‘enemigo’ pueda quitarte tu territorio. Si la propaganda nacionalista consigue crear ese terror, el paso hacia el conflicto está ya dado. Después llega el primer baño de sangre y el problema se convierte en algo real. El olor de la sangre dispara la confrontación. En la primera fase las víctimas son muy pocas, individuos aislados y todos conocen sus nombres. La guerra empieza cuando ya no puedes conocer los nombres de todas las víctimas, cuando empiezan a ser personas totalmente anónimas.

P. Las posiciones intermedias, los conciliadoras, son las primeras en ser silenciadas y despreciadas. Equidistancia equivale a traición.

R. Eso es justo lo que la guerra hace a los individuos, les obliga a tomar partido. Cuando esto pasa es ya demasiado tarde para las voces conciliadoras, que normalmente son silenciadas mucho antes. Su acorralamiento es un siniestro signo de que los problemas están a punto de agravarse. En Yugoslavia no hubo una oposición suficientemente fuerte a la amenaza del conflicto.

P. ¿Por qué?

R. Yo lo atribuyo a dos razones. La primera, la propia naturaleza de la sociedad autoritaria y no democrática en la vivíamos, que evitó que se desarrollase una verdadera sociedad civil. Yugoslavia era un país sin una alternativa política como la que había en otras naciones del entorno como Polonia, Hungría o Checoslovaquia. El otro problema era que mi generación, nacida a finales de los cuarenta y principios de los cincuenta, debería haber hecho un trabajo que no hizo. Estábamos mimados y satisfechos con migajas de libertad, como la posibilidad de viajar al extranjero, una calidad de vida superior a la de otros países… Al revés que otros lugares que he mencionado y que estaban en el bloque soviético, nosotros no tuvimos suficiente represión como para generar una alternativa política democrática, ni tampoco líderes como Lech Walesa, Adam Michnik o Vaclav Havel. La clave es que cuando el nacionalismo apareció en la escena política, ya no había una alternativa real.

P. En la antigua Yugoslavia la mayoría de las familias tenían parientes de todas las nacionalidades. Era una sociedad muy mezclada y, sin embargo, se volvieron unos contra otros. ¿Cómo ocurrió?

R. Yugoslavia era un país federal, una mezcla de varias naciones. Como suele decir el historiador polaco Adam Michnik, el virus del nacionalismo está presente en todos lados, pero especialmente en una sociedad multinacional. Nunca basta por sí mismo, hacen falta ciertas circunstancias sociopolíticas para despertarlo. La antigua Yugoslavia, obviamente, tuvo éxito en reunir esas circunstancias. Bosnia Herzegovina era un ejemplo de convivencia entre serbios, croatas, musulmanes bosnios… pero la guerra fue peor precisamente allí. No solo por el número de víctimas. En Srebrenica, en 1995, los serbios ejecutaron a más de 8.000 musulmanes, hombres y niños. En Bosnia, cerca de 30.000 mujeres musulmanas fueron violadas en campos de violación.

P. Se suele explicar como un conflicto religioso, de musulmanes contra ortodoxos y ortodoxos contra católicos, pero en realidad la población estaba muy mezclada.

R. Antes de 1991, un año antes de la guerra, en torno al 30 por ciento de los niños venían de matrimonios mixtos. El nacionalismo y el conflicto dividió a las familias. Parece que las emociones son más fuertes que la razón e incluso que los lazos familiares.

P. Una de las escenas más chocantes de ‘No matarían ni una mosca’ es esa imagen de los excriminales de guerra responsables de las peores masacres haciéndose amigos y cenando juntos en la prisión de La Haya cuando acabó la guerra. ¿Cómo se puede explicar eso?

R. Es paradójico, estoy de acuerdo. Pero no es tan difícil de entender. Esos hombres hablaban el mismo idioma porque el serbo-croata era obligatorio en las escuelas. Todos habían vivido y crecido en la antigua Yugoslavia y compartían un pasado, una cultura, una tradición gastronómica, musical, un montón de memorias compartidas, incluso tenían amigos comunes. Por eso desarrollaron relaciones personales. Incluso aunque sus ejércitos luchasen, ellos no tenían ningún problema personal. La ideología y la política los dividía, pero ellos no veían nada personal en ello. No mataron a miembros de sus familias, por ejemplo. En otras palabras, había más elementos para unirlos que para dividirlos y un centro de reclusión es un lugar cerrado, es difícil aislarse completamente. Por ejemplo, con independencia de su nacionalidad y su bando, todos los criminales de guerra saludaban a Milosevic como “presidente”.

P. Me pregunto cómo sería Yugoslavia si nada de esto hubiese pasado. Cuando viajas por los Balcanes entiendes que sigue habiendo un trauma enorme, ni las generaciones nacidas después de la guerra se libran.

R: Afecta a todo el mundo, incluso a aquellos que no luchan directamente o que viven en el extranjero. La destrucción y el dolor es de tales proporciones que es dificil de sobrellevar y olvidar. En Bosnia, por ejemplo, con más de 100.000 muertos, prácticamente todo el mundo perdió a alguien cercano. Eso sin mencionar la destrucción de casas, pueblos enteros, incluso ciudades como Vukovar (Croacia). No es fácil recuperarse de la pérdida, hace falta mucho tiempo.

P. Pero incluso en el clima político sigue estando muy presente. Una vez que el tigre sale de la jaula no hay quien vuelva a meterlo.

R. Hay mucha manipulación y los políticos evocan la guerra intencionalmente cada vez que quieren justificar sus intenciones. Hay muy poco interés en la reconciliación porque la reconciliación depende de la verdad y esto es realmente difícil de conseguir. Este fue, además de la Justicia, la misión de Tribunal Internacional para la antigua Yugoslavia. La verdad no siempre es cómoda, así que incluso las sentencias de esta Corte tienden a ser despreciadas por los políticos y las sociedades.

P. El nacionalismo sigue siendo fortísimo hoy en los seis países de la antigua Yugoslavia y hay regiones que reclaman su propia independencia en Bosnia, Serbia, Croacia, KosovoNunca se acaba.

R. Eso es así porque todavía no ha habido una reconciliación. Hay dos maneras de superar las guerras, la española y la alemana. La española es, o al menos era, dejar el pasado dormir en paz, sin evocar los espíritus malignos del nacionalismo o el fascismo. La alemana es confrontar el pasado fascista a pecho descubierto para poder seguir adelante sin las cargas del pasado. Nosotros, especialmente en Serbia y Croacia, no somos capaces de discutir ni siquiera sobre la Segunda Guerra Mundial y mucho menos de las guerras más recientes. Hay razones históricas, por ejemplo que nosotros solo aprendimos la interpretación comunista de la historia, en lugar de los hechos. Creo que ha llegado la hora de cambiar eso.

P. ¿Cree que la Unión Europea aprendió alguna lección de lo que pasó en Yugoslavia? ¿Reaccionarían distinto si volviese a ocurrir algo así?

R. Durante mucho tiempo, la UE no prestó atención al fuego en su patio trasero. Además, Yugoslavia no era un miembro de la UE. Un nacionalismo irrelevante, en un país irrelevante que estaba deshaciéndose en guerras sangrientas en Croacia, Bosnia, Kosovo… Dos millones de personas desplazadas y refugiados… Al final, los EEUU acabaron con la guerra en Bosnia, pero la UE sigue pagando financieramente el funcionamiento de Bosnia. Creo que no se ha aprendido ninguna lección de las guerras en la antigua Yugoslavia. Ni siquiera para reconocer los signos y los peligros del nuevo nacionalismo que está levantando la cabeza en todos lados, no solo en la UE.

P. Algunos expertos subrayan que hay dos tipos de nacionalismo. El romántico, basado en el idioma, las tradiciones, la tierra, el derecho de nacimiento y las diferencias étnicas. Y el nacionalismo político, basado en ideas o valores democráticos, como lo fue durante años en EEUU. ¿Está de acuerdo?

R. No hay duda de que la ideología nacionalista fue importante a la hora de crear la identidad nacional y el estado-nación. Pero no me gusta mezclar nacionalismo con patriotismo, algo que hacemos a menudo. El nacionalismo es una ideología que necesita un enemigo, que se constituye como una confrontación contra el otro, necesita al otro. El patriotismo es diferente porque no necesita un enemigo, no tienes que probar que tu país es mejor que otro para decir que lo quieres. No necesitas justificación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Santi VILA, “Hores greus en un país per a tots” a Ara (6-10-17)

http://www.ara.cat/opinio/santi-vila-hores-greus-pais-per-a-tots_0_1882611756.html

El que distingeix els fanàtics de la resta de gent és que per als primers la realitat no interessa, especialment si contravé les seves pròpies conviccions. Per a la gent moderada, en canvi, més enllà de les pròpies idees i prejudicis, la realitat dels fets importa! I agradi o no, la realitat és que l’1 d’octubre Catalunya va celebrar un referèndum, que va mobilitzar milions de persones, tot i que no va ser reconegut com a legítim per una part de la societat catalana. També és un fet que, poques setmanes abans, al Parlament, l’ordenament legal aprovat per la majoria sobiranista no va ser acceptat com a lícit per la minoria constitucionalista, fins a l’extrem de dur-los a abandonar la cambra (un fet que per a tortura de diputats i audiència no va estalviar un ampli rosari de filibusterisme parlamentari). En aquestes circumstàncies, encara commoguts per la brutal repressió patida arreu de Catalunya per uns cossos i forces més de la por que de seguretat, em sento en la necessitat de plantejar algunes reflexions, que confio que ens puguin resultar d’utilitat.

No ho oblidarem mai. Els demòcrates de Catalunya i del món no oblidarem mai la brutal i desproporcionada repressió infligida per la Guàrdia Civil i la Policia Nacional diumenge passat contra ciutadans de bona fe. Tot va començar amb els crits insultants de “ a por ellos ”, i ha seguit amb l’intimidatori “ que nos dejen actuar” de policies exaltats. Aquest comportament impropi d’una democràcia de la Unió Europea exigeix la depuració de responsabilitats policials i la reprovació i dimissió dels responsables polítics que van ordenar-lo. En aquest sentit, costa de concebre que dirigents, militants i simpatitzants del PP, que comparteixen valors humanistes i cristians, no reprovin sense embuts una actuació que va violar el més sagrat: la dignitat de la persona.

El referèndum de l’1 d’octubre va ser una diada històrica, extraordinària, que ens vincula i ens obliga. Prop de tres milions de persones es van mobilitzar per recordar al món que som una nació i que mai no renunciarem a l’exercici del nostre dret a decidir. De fet, més de dos milions van votar sí a esdevenir un estat independent. A més, a mesura que passaven les hores i s’estenien les imatges dels abusos policials contra ancians, joves i grans, molts ciutadans van sentir-se doblement cridats a participar-hi, com a mostra de rebuig a la violència i de dignitat personal i col·lectiva.

Que el referèndum ens vincula i ens obliga és tan cert com que la repressió a la qual va ser sotmès va alterar la jornada i els resultats. I així ens ho han fet notar els observadors internacionals. En conseqüència, encara que una eventual declaració d’independència per part del Parlament seria humanament i políticament ben comprensible, atenent als advertiments de prudència rebuts de part de la comunitat mundial, dels sindicats i de les empreses, és important reflexionar sobre la seva utilitat i conseqüències.

Així, després de la repressió de diumenge, de l’immobilisme sostingut de Rajoy i de les amenaces de Felip VI en el seu discurs com a cap d’estat, resulta innegable que la declaració suposaria la suspensió imminent de l’autogovern -previsiblement de les competències en matèria d’ensenyament, seguretat, llengua i cultura-, la separació i possible detenció dels seus impulsors i, més greu encara, l’inici d’una espiral de mobilitzacions i conflictes al carrer.

És des d’aquesta perspectiva que en les properes hores i dies penso que, abans de la decisió que pugui adoptar el Parlament sobre una declaració d’independència, la prioritat ha de ser donar una última oportunitat al diàleg, i comprometre’s per un temps les dues parts a no prendre noves decisions unilaterals i, per què no, a buscar la mediació de persones de reconegut prestigi per als dos governs, que propiciïn una negociació de bona fe i transparent entre les dues legitimitats enfrontades, la sobiranista i la constitucionalista. L’alternativa al diàleg i a l’acord que fa temps que busquem des de Catalunya és el conflicte i les seves conseqüències sobre l’economia a Catalunya i al conjunt d’Espanya, que, com a conseller d’Empresa i Coneixement, constato que comencem a notar.

Govern de tots i per a tots. En el seu discurs d’aquesta setmana, el rei Felip VI es va equivocar greument: va renunciar a ser el rei de tots els espanyols i es va convertir únicament en el rei d’uns quants, els més nacionalistes i autoritaris. Aquest és justament l’error que no cometrem el govern de Catalunya, deixar de ser el govern de tots i esdevenir, només, el govern d’uns quants, encara que siguin majoritaris. Per aconseguir-ho és imprescindible recordar que a Catalunya sempre hem estat una societat oberta, democràtica i cívica. El lamentable xoc de legitimitats que vivim com a conseqüència de l’immobilisme del president Rajoy no ha de posar en risc els valors que ens són més genuïns i que han garantit dècades de progrés i convivència.

Per això, en aquestes hores greus que vivim és important que els ciutadans de Catalunya actuem sempre de manera responsable, pacífica i cívica, que no caiguem mai en les provocacions fanàtiques d’uns i altres i que garantim sempre que a Catalunya tothom podrà pensar, parlar i viure com bonament li plagui. Fent-ho així, més tard o més d’hora, culminarem el camí que ben legítimament hem iniciat, en benefici del poble.

 

Raimon OBIOLS, “Catalunya i la llei de la gravetat” a “L’Hora” de Nou Cicle (9-10-17)

http://www.noucicle.org/lhora/raimon-obiols-catalunya-i-la-llei-de-la-gravetat/

Vaig deixar els meus records polítics en un llibre fet a mà i publicat el 2013, El mínim que es pot dir. Pensava aleshores que ja ho tenia tot dit. Després han passat coses que m’obliguen a afegir algunes postdates. Sobretot sobre dues qüestions. D’una banda, la confessió de Jordi Pujol, l’estiu de 2014. De l’altra, els esdeveniments lligats a l’anomenat “procés”.

Pel que fa al primer assumpte, no m’hi estendré. La declaració pública del meu adversari en tres combats electorals, en condicions perfectament desiguals, em va disgustar: ara rectificaria quelcom del meu llibre sobre la valoració del personatge, no perquè estigués in albis pel que fa al meu antagonista (“un farsant genial”, deia el president Tarradellas), sinó per la molta gent que s’ha sentit enganyada.

Això em du a l’altre assumpte, molt més important i urgent: el desenllaç del “procés”. També aquí hi ha gent que enganya i gent enganyada. A l’Europa occidental, i per un avenir prolongat, prometre la independència és enganyar; i prometre una independència, no ja low cost, sinó quasi immediata i gratuïta, és una ensarronada monumental. La qüestió no és declarar la independència, sinó que te la declarin, que la reconeguin. Ni Maduro ni Putin hi estarien disposats; imaginin la UE i la resta de la comunitat internacional.

A Catalunya l’horitzó col·lectiu viable no és “la Independència” sinó “més i millor autogovern”, o, si es vol, “menys dependència”. És a dir: una via legal, àmpliament majoritària i negociada de manera intel·ligent, per tal de tenir més i millor capacitat de governar-nos i d’excel·lir col·lectivament. En aquests darrers anys s’han produït exactament els resultats contraris.

Fent bé les coses, Catalunya pot volar alt. Tenia raó el sastre d’Ulm, que s’estimbà llançant-se des del campanar de la catedral, brandant unes ales de fusta; i no en tenia el bisbe que, en el poema de Brecht, fa repicar les campanes i proclama amb pomposa suficiència: L’home no és un ocell. Un home mai no volarà! ”[i]. Amb el temps, l’home ha volat i de moment ha arribat a la lluna.

Però estan enganyats o enganyen els que diuen que per a volar n’hi ha prou amb llançar-se pel balcó al crit de “Mori la llei de la gravetat!”. Poden dir que la meva crítica és un delicte de lesa pàtria. No em fa ni fred ni calor: fins i tot callant me n’he sentit de totes. Per tant, reincideixo: contra la llei de la gravetat es pot volar alt, però no a cop de proclames o aventures. Les emocions, per intenses i justificades que siguin, no serveixen per a obtenir qualsevol cosa.

La política pot ser servidora dels sentiments, però no és admissible servir-se dels sentiments i excitar-los al límit per a enganyar-se o enganyar. Podem admirar el sastre d’Ulm perquè el preu del seu gest precursor el pagà ell; no els altres.

La nostra vida democràtica, d’opinions i sentiments plurals, s’està deteriorant en una batalla d’ indignacions identitàries que pot crear una atmosfera irrespirable i liquidar la deliberació de tot altre assumpte públic durant anys i panys. De manera perfectament deliberada, tant la dreta espanyola com el “processisme” ho han alimentat: els dos discursos confrontats aportaven “peix al cove”, en termes electorals, als uns i als altres, i servien – no ho oblidem mai – per a tapar la corrupció a Espanya i a Catalunya. Els uns muntant meses petitòries, recollides de signatures i campanyes contra l’Estatut, al crit de “España se rompe”… Els altres, prometent-nos el paradís o llançant truculents missatges existencials (el’ “rendir-se i acceptar l’ofec de Catalunya, o optar per la independència” de Jordi Pujol; el “si ens quedem on som, morirem”, de Francesc Homs; i així durant anys).

Això ha donat molts vots. Vots crèduls, d’una bona fe admirable. Però ha disparat la intensitat emocional al límit, i la situació s’ha escapat de les mans dels uns i dels altres, generant una crisi majúscula, perillosa, de difícil solució. Potser és per això que, presoners de la situació que han generat, uns i altres endureixin posicions, a cop de testosterona, com si no hi hagués altra sortida que el fatalisme d’una dinàmica destructiva.

La política m’ha ensenyat algunes coses. Ultra el fet que tendim a equivocar-nos en grup i a rectificar individualment, la principal és que en política cal fixar-se, més que en les intencions i les proclames, en els objectius que s’assoleixen i els efectes que es produeixen (i això inclou, molt particularment, els efectes sobre els afectes). No defenso el “peix al cove”, una filosofia cínica que no comparteixo; dic que són els resultats obtinguts, i no els sentiments i les intencions que es proclamen, allò que permet judicar i fer el balanç d’unes polítiques. Les que avui dominen son fatals de necessitat; poden dur a un desenllaç humiliant, tant a Catalunya com a Espanya.

No hi ha tasca col·lectiva més urgent que superar aquestes polítiques, i per a això cal retrobar, en el pluralisme i el respecte, nous consensos majoritaris en una opinió pública pertorbada i fragmentada. “Catalunya dividida no pot triomfar”, deia Nicolau d’Olwer. Només amb els qui van voler votar l’1-O i els qui no van voler fer-ho es podran construir a Catalunya noves majories que permetin sortir de l’atzucac.

Equidistància? Potser sí. Però no acomodatícia, sinó de combat: contra la coagulació de les divisions actuals i contra els insensats que ens poden dur al precipici brandant una bandera o l’altra, si no reaccionem a temps.

Raimon Obiols

4 d’octubre de 2017

[i] Es tan freqüent, en aquests darrers temps, l’evocació de precipicis i estimballs, que em vingué al cap la balada de Bertolt Brecht i vaig mirar de rellegir-la. Ultra l’original, vaig trobar diverses versions, però no en català. Jordi Font li demanà a Feliu Formosa si havia traduït el poema. Respongué que ho havia fet feia tot just una setmana: potser havíem fet la mateixa associació inconscient.

Aquest és el poema:

EL SASTRE D’ULM

(Ulm 1592)

“Bisbe, puc volar”,

va dir el sastre al bisbe.

“Fixa’t com ho faig!”

I es va enfilar amb unes coses

que semblaven dues ales

a l’alta, alta teulada de l’església.

El bisbe va passar de llarg.

“Quines mentides de dir,

L’home no és un ocell.

un home mai no volarà.”,

va dir el bisbe al sastre.

“El sastre s’ha matat”,

va dir la gent al bisbe.

“Era una fanfarronada.

Les ales s’han desballestat

i ell ara jeu estavellat

a la dura, dura plaça de l’església.

“Que repìquin les campanes,

no eren res més que mentides.

L’home no és un ocell.

Un home mai no volarà”,

va dir el bisbe a la gent.

 

 

Daniel INNERARITY, “Mejor que una victoria” a La Vanguardia (8-10-17)

http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20171008/431878890767/mejor-que-una-victoria.html

En el origen de lo que está pasando en Catalunya hay diversos errores de diagnóstico. Se equivocan radicalmente quienes pretenden gestionarlo como un problema de legalidad u orden público (aunque ambas cosas sean muy importantes) y no han entendido que es un asunto eminentemente político, que debe ser tratado con la fuerza imaginativa de la razón política, con la creatividad que desconocen los meros guardianes de la legalidad y con la diplomacia que requieren los conflictos especialmente complejos. Ha habido en estos años una explosiva mezcla de ineptitud, pereza y cobardía para aceptar el desgaste de nuestra arquitectura institucional y proceder a las correspondientes reformas. Se siguen manejando conceptos vetustos, incapaces de entender los cambios generacionales que han tenido lugar y algunos parecen además desconocer las lecciones más elementales de psicología colectiva.

El resultado final es que el sistema político español y quienes tienen una mayor responsabilidad de protegerlo se muestras incapaces de resolver lo que podía ser solucionado (y espero que aún pueda) de manera pactada. Los espacios de encuentro y quienes podían haber ejercido una función mediadora no han sabido, no han podido o no se les ha dejado llevar a cabo esa tarea, en medio de unas fuerzas polarizantes que han privilegiado sistemáticamente a los mas radicalizados. Por si fuera poco, el Rey, con su discurso, ha renunciado a ejercer esa mediación, ya no simboliza ninguna unidad por encima de las partes y se ha situado fuera del alcance emocional de la mitad de los catalanes. Ningún gesto, ninguna palabra que acerque a quienes a partir de ahora comenzarán a considerarle como parte del problema. No sirve de disculpa que su margen de maniobra es escaso, desde el punto de vista constitucional y teniendo en cuenta el actual escenario, para tratar a quienes han convocado el referéndum y a quienes han participado en él como se dirigió su padre a los golpistas del 23-F. ¿Hace falta que le recordemos que no es lo mismo?

Desde que comenzó el proceso he considerado que seguía teniendo sentido apostar por el pacto, por muy difícil que fuera, por la siguiente razón: las fuerzas del independentismo eran insuficientes para conseguir la independencia, pero suficientes como para el Estado se lo tomara en serio. Se debe pactar cuando los números del adversario no son ni abrumadores ni despreciables. No estamos ni ante un fenómeno de aclamación ni ante un suflé. La gran cantidad de personas que quieren un referéndum es un dato rotundo, pero también es muy insistente la realidad de que aproximadamente la mitad votaría que sí y la otra que no; el 1-O hubo una gran movilización, pero también fue muy amplio el número de personas que no quisieron participar en el referéndum; el reconocimiento internacional es insuficiente pero no debe minusvalorarse y puede aumentar si continúan las torpezas del Gobierno central. Cuando las cosas están así, lo obligado es pactar, y no hacerlo será siempre una mala solución, un desgarro para muchos, una quiebra de la convivencia, sea cual sea el resultado final hacia el que todo esto se decante.

El tiempo que ahora se abre es emocionalmente menos propicio al acuerdo, pero este es más necesario porque ya conocemos las fuerzas propias y ajenas. No soy tan ingenuo como para desconocer las dificultades ante las que nos encontramos. Podría allanar el camino reflexionar sobre lo que un pacto de verdad significa. Un pacto requiere que nadie se empeñe en humillar al adversario, por un lado, y que caigamos cuanto antes en la cuenta de que, si es un verdadero pacto y no una imposición disimulada, exigirá concesiones mutuas; de esta no salimos sin algún tipo de renuncia que será dolorosa. ¿Vamos a seguir tensionando el problema con una solución al cincuenta por ciento o apelando a la soberanía indivisible? ¿Preferimos continuar con la trampa de invocar los cauces establecidos cuando es evidente que estos cauces dan sistemáticamente la razón a una de las partes? Ni siquiera ahora me parece imposible que un acuerdo en el que se reconozca la subjetividad política nacional de Catalunya, se repare el Estatut dañado y establezca un procedimiento para una eventual secesión pueda contar el consentimiento de una mayoría muy calificada de catalanes, mayor que la de quienes quieren la independencia y que la de quienes están satisfechos con la situación actual. ¿Por qué contentarse con una victoria cuando podríamos conseguir algo mejor: un pacto? Quien renuncie de antemano a intentarlo estará dando la razón a quienes, en el otro bando, defienden la simple imposición.

 

Leonardo ÁLVAREZ, “El artículo 155 CE ante el desafío independentista” a Agenda Pública (10-10-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/art-155-ce-ante-desafio-independentista/

En la actualidad existe un cierto consenso entre los agentes políticos y los juristas de que quizás haya llegado el momento de aplicar, por primera vez, el art. 155 de la Constitución (CE). El incumplimiento reiterado de las resoluciones del Tribunal Constitucional (TC) por parte de los órganos de la Comunidad de Cataluña satisface el primero de los dos supuestos que legitimarían la aplicación del art. 155 CE: “Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan…”. Pero aquel comportamiento permitiría satisfacer también seguramente el segundo de los supuestos contemplados en el art. 155 CE: “…o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España”. El impacto que una posible declaración unilateral de independencia está teniendo sobre los mercados financieros y la prima de riesgo española podría ser una muestra de ello.

Sin embargo, el principal problema que plantea el art. 155 CE son las consecuencias que podría acarrear su aplicación. Tal disposición, de manera harto genérica, afirma que podrán adoptarse “las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general”. Concretar cuáles pueden ser esas medidas necesarias no ayuda demasiado el recurso al derecho comparado. Con el art. 155 CE, se quiso importar al Estado autonómico la categoría de la coerción estatal de la Constitución alemana de 1949. Sin embargo, ésta no ha sido aplicada hasta el momento. Además, los debates que se han suscitado entre los juristas en Alemania muestran posturas bien distintas, algo similar a lo que sucede en España, donde los escasos estudios sobre el art. 155 CE evidencian una importante divergencia de interpretaciones sobre el alcance de la facultad de coerción estatal. La eventual aplicación del art. 155 CE debiera de reparar, al menos, en esta pluralidad de posiciones mantenidas por los constitucionalistas.

En aras de la clarificación de cuáles podrían ser las medidas necesarias previstas en el art. 155 CE, cabría descartar, desde luego, que pueda entenderse como una suerte de cláusula de plenos poderes, que permitiera al Estado no someterse temporalmente a la CE para reinstaurar el orden constitucional. A pesar de que esta posición ha llegado a ser defendida desde algún sector doctrinal durante los primeros años de vigencia de nuestra CE, esta tesis permitirían descartarla diferentes normas de la CE. Entre ellas, el art. 55 CE. Esta disposición prevé la posibilidad de suspender determinados derechos fundamentales cuando se declaren los estados de excepción y de sitio previstos en el art. 116 CE (art. 55,1 CE). Pues bien, el art. 55,2 CE deja claro que incluso en el caso de estos mecanismos de defensa extraordinaria de la CE—rasgo que comparte, desde luego, el art. 155 CE–, dicha suspensión se encuentra sometida a la “necesaria intervención judicial”.

Descartada esta posibilidad, lo que sí puede considerarse pacífico entre los juristas es entender que las medidas necesarias a las que se refiere el art. 155 CE ampararían que los órganos del Estado (central) a los que se refiere tal disposición–el Gobierno, en su caso, con la autorización del Senado—pudieran ejercer de forma sustitutiva las competencias que la CE y el Estatuto de Autonomía reconocen a la Comunidad de Cataluña. Si el art. 155 CE permitiese hacer al Estado central algo que, de por sí ya podría hacer en ejercicio de sus propias competencias, aquella disposición carecería de todo sentido. El TC, en una de las escasas sentencias pronunciadas sobre el art. 155 CE, ha afirmado que las medidas necesarias a las que alude tal disposición, han de ser definidas en el marco de las funciones constitucionales atribuidas al Gobierno del Estado central, al que el art. 155 CE apodera para poder activar el procedimiento.

Por tanto, parecería lógico poder defender que el Gobierno podría, en ejercicio de su potestad legislativa (art. 86,1 CE), dictar decretos-leyes, y aprobar normas reglamentarias (art. 97 CE) sustituyendo la labor debida de los órganos correspondientes de la Comunidad Autónoma para cumplir con las obligaciones infringidas. Asimismo, el Gobierno del Estado central podría, en ejercicio de su función ejecutiva (art. 97 CE) asumir la dirección de la administración pública autonómica. A esto es a lo que parece aludir el art. 155,2 CE que afirma “Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas”.

En la actualidad parece haber cogido fuerza entre ciertos agentes políticos la posición de que el art. 155 CE permitiría incluso la disolución del Parlamento de Cataluña y la convocatoria de elecciones. Esta posición, que sido defendida por ciertos constitucionalistas, podría presentar algunos problemas de adecuación con la CE. El art. 116 CE, al regular los Estados de alarma, excepción y sitio dispone que “el funcionamiento [del Congreso de los Diputados], así como el de los demás poderes constitucionales del Estado, no podrá interrumpirse durante la vigencia de estos estados”. Si se tiene en cuenta que el TC ha señalado que “las Comunidades Autónomas también son Estado”, parecería coherente poder mantener que tampoco el art. 155 CE, que regula otro instituto de garantía extraordinaria de la CE, ampararía la disolución del órgano legislativo autonómico.

La facultad que el art. 155 CE atribuye al Gobierno para poder activar tal mecanismo debería de cumplir cuatro requisitos que, con ciertas disidencias puntuales, se consideran pacíficas entre los juristas. El primero, en tanto el art. 155 CE constituye un mecanismo a todas luces extraordinario, es necesario que se hayan agotado todos los mecanismos ordinarios para forzar al cumplimiento de las obligaciones o para reinstaurar el interés general; entre ellos, el recurso a la jurisdicción constitucional y a la jurisdicción ordinaria (penal, administrativa…) y se hayan activado insatisfactoriamente todas las medidas de ejecución previstas para hacer cumplir las resoluciones judiciales. En segundo lugar, en orden a activar el procedimiento del art. 155 CE, es necesario haber requerido al Presidente de la Comunidad Autónoma para que cumpla de forma voluntaria sus obligaciones declaradas judicialmente infringidas y que aquél no atienda dicho requerimiento. El tercero, que las medidas legislativas, reglamentarias y ejecutivas antes descritas, han de satisfacer el principio de proporcionalidad, justificando su idoneidad para la consecución del fin contemplado en el art. 155 CE (garantizar el cumplimiento forzoso de las obligaciones y la protección del interés general) y representando la mínima intervención posible en la autonomía de la Comunidad Autónoma para poder garantizar aquellos fines. El cuarto y último requisito, es contar con la aprobación de la mayoría absoluta del Senado.

 

 

Enric JULIANA, “Después del freno; 155 lento” a La Vanguardia (12-10-17)

http://www.lavanguardia.com/politica/20171012/431994103568/rajoy-puigdemont-declaracion-independencia-155.html

Ultimátum a la Generalitat con difusa oferta de cambio constitucional. Este es el resumen de la situación, el día después de la elaborada perifrasis de Carles Puigdemont en el Parlament de Catalunya: independencia suspendida seis segundos después de haber sido enunciada.

El PSOE apoya la activación –a cámara lenta– del artículo 155 de la Constitución en Catalunya, a cambio de la puesta en marcha del proceso de reforma de la Constitución. El Gobierno, con pleno apoyo socialista, quiere que el presidente de la Generalitat deje claro, en un plazo de cinco días, que no ha proclamado la independencia de Catalunya. Al mismo tiempo, el bloque político fiel a los pactos de 1978 se compromete a impulsar, en un plazo de seis meses, las bases de una reforma constitucional que naufragaría sin apoyo catalán.

Destilado final: aparcar la independencia, a cambio de unas reformas que sólo podrían tener éxito con el consenso de más de la mitad de la población catalana. Una reforma constitucional mayoritariamente rechazada en Catalunya sería un rotundo fracaso político. Ultimátum a cambio de un cierto horizonte de cambios. Esta es la clave. Nada está definitivamente resuelto, los ánimos siguen caldeados en toda España, mucha gente se halla angustiada y deprimida, la cuestión de Catalunya es portada recurrente en todos los informativos del mundo, la situación mantiene un potencial conflictivo extraordinario, pero se empieza a perfilar un cierto horizonte. Bajo esas coordenadas se celebra hoy la fiesta del 12 de Octubre.

La ironía en España es una mata rebelde. Lo resiste todo y crece en las más difíciles circunstancias. Después de unos días de gran angustia colectiva, ya está rebrotando. “Independencia a la catalana; 155 a la gallega”. Este era ayer uno de los comentarios que podían oírse en Madrid, tras conocerse la primera respuesta del Gobierno a la suspensión de la independencia de Catalunya seis segundos después de haber sido enunciada –que no declarada– por Puigdemont.

El presidente de la Generalitat tiene ahora un plazo de cinco días para aclarar el sentido de sus palabras en el Parlament. En caso de que afirmase haber proclamado la independencia, dispondría de otros cinco días para corregir y regresar al orden constitucional. Transcurrido ese tiempo, el Gobierno podría solicitar la convocatoria del pleno del Senado para que autorizase, por mayoría absoluta, la plena activación del famoso artículo 155, que es una traslación casi literal del artículo 37 de la constitución federal alemana de 1949, también conocida como la ley fundamental de Bonn. A partir de ahí, tierra incógnita, puesto que ese mecanismo constitucional nunca se ha aplicado en España. El Gobierno central podría intervenir todas las competencias de la Generalitat que estimase necesarias para asegurar el cumplimiento de la Constitución en Catalunya. Dos ejemplos: podría nombrar un nuevo mando de los Mossos d’Esquadra, o disponer de la competencia para la disolución del Parlament y la convocatoria de elecciones autonómicas.

Artículo 155 a paso lento. Tras recibir el requerimiento del Consejo de Ministros, Carles Puigdemont respondió lo siguiente a través de las redes sociales: “Les pides diálogo y responden poniendo el 155 encima de la mesa. Entendidos”. Como decíamos antes, la situación dista de hallarse resuelta y mantiene en su interior un alto potencial explosivo. No hay que ser muy intuitivo para adivinar que las fuerzas soberanistas catalanas se hallan en una situación muy compleja. La CUP amenaza con abandonar la mayoría parlamentaria, lo cual obligaría a convocar elecciones en un corto plazo de tiempo. El grupo dirigente del PDECat se debate entre el regreso sin complejos a una política pactista, el reclamo de la desobediencia y la convocatoria electoral (en manos de Puigdemont). ERC observa de reojo al PDECat, saboreando unas encuestas que en estos momentos le son muy favorables. Oriol Junqueras mantiene un perfil bajo. Quien más arriesga en estos momentos, en todos los sentidos y en todas las direcciones, es el presidente Puigdemont. El bloque social soberanista se halla en estos momentos en una situación de fuerte estrés.

En su comparecencia ante el Congreso, Rajoy no quiso efectuar ayer ninguna concesión al presidente de la Generalitat. Se negó rotundamente a cualquier tipo de mediación internacional y señaló que todo diálogo debe circunscribirse al ámbito constitucional. Rajoy tomó la palabra pensado en los miles de personas que hoy acudirán con banderas españolas a contemplar el desfile militar en el paseo de la Castellana de Madrid, desfile en el que por primera vez en muchos años participará la Policía Nacional. Los aplausos a la policia y a la Guardia Civil serán atronadores. Rajoy también habló pensando en los demás gobernantes europeos, a los que les vino a decir: este es un asunto nuestro.

El jefe del Ejecutivo no hizo ninguna concesión a Puigdemont, pero tampoco se mostró amenazante. En un momento dado sugirió que bastaría con que reconociese que el martes pasado en el Parlament de Catalunya no hubo en realidad ninguna proclamación de independencia, puesto que el pleno no se pronunció al respecto. Aitor Esteban, portavoz del PNV había subrayado este punto. Rajoy dijo lo siguiente: “Ni siquiera hace falta que rectifique [Puigdemont] basta con que repita lo que ha dicho el señor Esteban”. Nos acercamos por tanto a un momento de alto interés semántico.

Rajoy también recibe en estos momentos mucha presión. En estos momentos, el presidente del Gobierno tiene a su derecha a Albert Rivera y a casi toda la prensa de Madrid, que cada mañana le pide más mano dura. Espoleado por los sondeos, Rivera sueña con una pronta convocatoria electoral en Catalunya. El líder de Ciudadanos quisiera que el Estado convocase esas elecciones tras la aplicación del 155.

“Desconfíe del señor Rivera, señor Rajoy; el señor Rivera es el principal operador político de José María Aznar en la actual crisis política”. Esa fue la estocada que le dedicó Pablo Iglesias. Carles Campuzano calificó a Rivera de “falangista” y la presidenta de la Cámara estableció que esa expresión no figure en el diario de sesiones.

Rajoy mantiene el pulso. Pedro Sánchez evita una nueva ruptura PSOE-PSC con la oferta de reforma constitucional. Podemos y PSOE se vuelven a distanciar. El PNV, altamente preocupado, se mantiene lejos de Rajoy. Los soberanistas catalanes, muy estresados, se vigilan mutuamente, porque las elecciones están ahora más cerca que la independencia.

Nada aún está resuelto.

 

Josep RAMONEDA, “Temps de pausa” a Ara (11-10-17)

http://www.ara.cat/opinio/josep-ramoneda-temps-pausa_0_1885611467.html

1 . VOLUNTARISME. Tot procés ascendent té un punt d’aturada quan el seu impuls el porta a anar més enllà de les seves pròpies forces. La ressaca de l’1-O, potser pel fet d’haver arribat més amunt que mai, està sent més dolorosa que la de les altres dues fites anteriors: el 9-N i el 27-S. En la societat de la imatge l’efecte dels missatges no sempre és lineal. Les impactants portades de les càrregues policials contra els votants del referèndum van fer molt mal al govern espanyol i el sobiranisme va guanyar la batalla de la imatge. Però també van transmetre una sensació de crisi molt superior a la real que ha tingut efectes immediats tant en les decisions econòmiques com en els potencials turistes. I l’ombra del retrocés econòmic ha enfosquit l’escena. En dos dies -dijous i diumenge- el principi de realitat ha entrat en fúria en un escenari ja espès i tens per les desmesures policials de l’1-O i pel discurs del rei del dimarts 3, en què la Corona es va allunyar definitivament de Catalunya.

Qui hauria dit fa alguns mesos que de cop ens trobaríem amb dos efectes no desitjats però fruit indirecte dels errors d’acceleració de l’estratègia sobiranista: el degoteig incessant de trasllat de seus de bancs i de grans (i petites, encara que no sigui notícia) companyies a altres llocs d’Espanya, i el desplegament de banderes espanyoles més gran que s’hagi vist mai a Barcelona.

Evidentment se’n pot fer una interpretació voluntarista: vol dir que s’ha provocat la por i que aquest és el camí a seguir. Si el poder econòmic està inquiet i es veu obligat a un gest intimidador és perquè després de molts anys de dir que la independència no era a l’agenda, tot d’una han començat a pensar que era possible i s’han mobilitzat per evitar-la. I es pot argumentar també que si el nacionalisme espanyol revifa i es mobilitza (a Madrid han sortit tot d’una les banderes espanyoles en finestres i balcons) és perquè, per fi, s’ha sentit amenaçat. O almenys, prou interpel·lat per posar-se en alerta. Però l’èxit de tota estratègia és en funció de les forces de cadascú. I el pitjor error és crear circumstàncies que et col·loquin en desavantatge. La fuga d’empreses -que devalua la imatge de Catalunya i assenyala l’independentisme- es pot interpretar com una prova de la crisi de governança de les democràcies liberals, on el polític proposa i el diner disposa. Un dia de moviments de seus empresarials ha fet trontollar més l’independentisme que cinc anys de Rajoy. Però una estratègia guanyadora ha de considerar aquestes hipòtesis i tenir-les treballades. És desconcertant que puguin agafar per sorpresa.

Els dos milions i escaig de votants que donen suport al sobiranisme són molt heterogenis, cosa que sorprèn a fora i que dificulta entendre aquest moviment, més enllà dels eterns clixés sobre nacionalismes i populismes. Del neoliberalisme militant, que somia una Catalunya com a paradís de la desregulació, a l’anticapitalisme de la CUP, passant per diverses gammes del conservadorisme o de l’esquerra social, la diversitat és gran i desconcertant. Però ara s’està passant de la il·lusió a les coses concretes i quan s’afecten els interessos de les persones tot grinyola. Hi ha un ampli sector de tradició nacionalista conservadora que el que busca és seguretat en un món accelerat, així en la pàtria com en el diner.

2 . REALISME. Puigdemont ha entès la gravetat de la situació i ha establert un temps de pausa. Una DUI no feia estat. Feia soroll. I obria la porta a una resposta dura que podia deixar el país estabornit per una llarga temporada. En l’espiral acció-reacció, Puigdemont ha obert una escena per a l’entesa, però tot missatge depèn de com el llegeixi el receptor. Rajoy ha de donar la resposta reactiva i té el PSOE atrapat. En l’horitzó hi veu unes eleccions espanyoles que el redimeixin del seu fracàs amb Catalunya. Seria trist que pel seu interès personal tots prenguéssim mal.

 

 

 

Eduard ROIG, “O elecciones o la nada” a Agenda Pública (10-10-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/elecciones-la-nada/

La independencia es hoy, en mi opinión y al menos en un plazo previsible, un escenario imposible. No sólo por la falta de todo apoyo internacional y de elementos necesarios de efectivo control del territorio por parte de la Generalitat. También y fundamentalmente por la inexistencia de un apoyo popular sólido y suficiente: necesitaría más ciudadanos convencidos, ciudadanos más seguros de su opción y un debate previo mucho más profundo y realista. Hoy dudo incluso que tenga el mismo respaldo parlamentario que tuvo hace un mes. Una declaración de independencia en estas condiciones no tiene más horizonte que la intervención estatal para restaurar y asegurar la vigencia de la Constitución.

Lo más que el independentismo puede esperar de ese escenario es el crecimiento a medio plazo de los sentimientos de agravio y un nuevo intento a largo plazo que cuente quizás con más apoyo interno; pero con seguridad con menor capacidad ejecutiva, con infinitamente menos impulso institucional y con unos efectos intermedios devastadores sobre la situación política y social catalana. Quizás la coherencia personal pueda justificar el sacrificio propio y hacer atractivo el martirio, pero difícilmente justificará los efectos negativos resultantes para todos los ciudadanos catalanes y españoles. La intervención abre tantas incógnitas preocupantes (¿cómo se impondrá?, ¿por cuánto tiempo?, ¿con qué costes?) como una certeza, al menos para mí: el Estado impondrá la Ley, pues tiene los medios y la legitimidad para ello.

Si ese escenario es, como creo, universalmente dañino, ¿qué otras opciones tienen los partidos independentistas en el gobierno catalán?

Pareciera que una de ellas es  forzar un diálogo institucional, con o sin mediadores, con las instituciones estatales. A mi juicio ésa es otra opción irreal y sin contenido. SI el diálogo es sobre la independencia (o sobre un referendum al respecto), resulta ya imposible para el Estado, que no puede asumir constitucionalmente ese escenario y menos en un contexto marcado por la realización del referéndum del pasado 1-O, completamente al margen de la legalidad y las garantías propias de una consulta popular. Si el diálogo es sobre una reforma del modelo constitucional al margen de la independencia, son las autoridades autonómicas quienes no pueden asumirlo tras la celebración de ese mismo 1-O, dejando al margen su discutible legitimidad para asumir una negociación tras la expresa “desconexión” de la Constitución y el ordenamiento. Tertium non datur. El diálogo entre las actuales instituciones no puede ser para llegar a un acuerdo, sino sólo para salir del actual impasse.

Y la última opción, la de la salida del impasse, no necesita diálogo, porque está en manos de una de las partes, el Presidente de la Generalitat. Ante una situación de bloqueo institucional y político, en un marco claramente distinto del que ha sido objeto de debate antes del “referéndum”, sólo una nueva y clara legitimación democrática de las instituciones catalanas puede abrir o forzar nuevas salidas: bien para confirmar la inexistencia de fuerza suficiente para declarar la independencia, lo que llevaría a un nuevo escenario de retorno de las instituciones autonómicas al modelo constitucional, sin perjuicio del intento político de ampliar su base en el futuro, y exigiría de las instituciones estatales un esfuerzo de respuesta a las demandas ciudadanas de reconocimiento político; bien para atestiguar el incremento del apoyo popular a la independencia y, de ese modo, reforzar su posición en términos políticos e internacionales; para seguir “cargándose de razones”, en terminología independentista.

El primer escenario abre la posibilidad para ambas posiciones políticas de abrir una discusión más transparente, plural y, a mi juicio, honesta para ampliar su base ciudadana: ni la independencia ni el mantenimiento del modelo constitucional pueden sobrevivir a medio plazo sin una mayoría amplia que hoy ninguno tiene. El segundo repite el conflicto actual, pero despejando dudas sobre el apoyo real a la independencia y situando a las instituciones estatales ante el dilema ya conocido en otros estados: una reivindicación política claramente mayoritaria alcanzada en el marco de las reglas constitucionales.

Si las fuerzas independentistas hubieran convocado elecciones el pasado lunes, el segundo escenario hubiera sido altamente probable. Hoy, los vaticinios son más dudosos. En una semana serán probablemente imposibles, pues creo que no hay más tiempo de espera. Es necesario devolver el debate a la política, clarificar las mayorías y alejarlo de los pretendidos derechos inalienables. De este modo, las instituciones catalanas pueden recuperar su condición de marco político de discusión para todos los catalanes y mantener sus capacidades de actuación al margen del debate sobre la independencia.

Volver a la política no quiere decir ya volver al diálogo institucional. Éste está roto sin remedio y pretender revivirlo sin previas elecciones es en el mejor de los casos una ilusión y en el peor una falacia. Volver a la política significa hoy volver a la tarea de convencer a los ciudadanos del proyecto político de cada uno, y hacerlo en el único marco posible a falta de rotundas mayorías en uno u otro sentido: las elecciones y el debate parlamentario, renunciando a atajos fuera del marco constitucional y forzando políticamente a alternativas ofrecidas por las instituciones estatales.

Pienso que un Presidente de la Generalitat tiene una responsabilidad que va más allá de su coherencia personal y su proyecto político: la defensa de sus instituciones y del conjunto de los ciudadanos. No dudo que éstas, hoy, se defienden sólo convocando elecciones.

 

 

Joan COSCUBIELA, “Aún estamos a tiempo para el diálogo: un referéndum pactado” a CTXT (7-10-17)

http://ctxt.es/es/20171004/Firmas/15462/catalunya-conflicto-dialogo-referendum-pactado.htm

En ocasiones hace falta situarse al borde del precipicio para que el vértigo que produce mirar al abismo active el instinto de supervivencia.

Eso parece haber pasado en una parte de la sociedad catalana y española. Por fin amplios sectores de la ciudadanía que siempre han defendido el dialogo, pero que lo hacían en la intimidad y nunca en público para evitarse conflictos o la incomodidad de ir contra corriente en sus respectivas sociedades, han decidido abandonar el silencio para hacer pública su preocupación y explicitar su apoyo al diálogo y a soluciones negociadas.

Sinceramente no me hago ilusiones, porque quizás esa reacción de supervivencia haya llegado demasiado tarde para cambiar el rumbo de las cosas.

Los Gobiernos español y catalán, junto con las fuerzas políticas y sociales que les dan apoyo, han ido mas allá de lo que pueden controlar. Parece que el conflicto se les ha escapado de las manos y esta fuera de control. Entre otras cosas porque su enquistamiento y la falta de propuestas ha polarizado las posiciones en beneficio de los planteamientos más radicalizados y en detrimento de los que proponíamos tender puentes y buscar soluciones.

El Gobierno Rajoy ha repetido demasiadas veces y con toda vehemencia su negativa a dialogar y a presentar propuestas. Ha jugado a alimentar el conflicto con Catalunya para convertirlo en su particular yacimiento de votos en toda España. Se ha negado a reconocer la existencia del problema y ha apostado a que se deshinchara por el mero paso del tiempo. Se ha cerrado tanto en banda y ha repetido tantas veces su “ni puedo ni quiero”, por otra parte falso, porque sí puede, pero no quiere. Ha alimentado tanto una posición de cerrazón más destinada a cohesionar a los suyos que a encontrar una solución, que ahora no se atreve a aceptar que pueda haber una solución dialogada. Por si fuera poco la desastrosa y violenta actuación el 1 de octubre le ha situado a la defensiva en España y a nivel internacional y ahora necesita justificar aún más su injustificable actuación, adoptando una posición de firmeza. Y necesita tapar su falta de valentía política –porque hoy lo valiente es apostar por el dialogo– con actuaciones contundentes que tapen el desastre de estos años.

De otra parte el Gobierno catalán y las fuerzas que le dan apoyo en su pretensión de declarar unilateralmente la independencia también se han ido cerrando los márgenes de maniobra. Han confundido la legitimidad de reivindicar la independencia con la viabilidad de su declaración unilateral. Han explicado a la ciudadanía que un referéndum unilateral es mas fácil que un referéndum pactado. Que a través de un referéndum unilateral se puede llegar a una independencia efectiva. Que este proceso sería rápido y sin riesgos ni costes. Que, aunque se tenga la oposición del gobierno español, se iba a tener el apoyo internacional y de la Unión Europea. Que la legalidad es un buffet libre en el que cada uno escoge el plato que más le gusta –o sea las leyes que le apetece cumplir y las que no–. Que solo hace falta tener mucho apoyo en Catalunya a la independencia para que el mundo nos la reconozca. Que si se materializa la independencia eso no significa la salida de la Unión Europea y que en todo caso los que deben estar preocupados son los europeos que pierden nuestro mercado y no nosotros. Que España es un todo monolítico e irreformable y que por tanto nada cambiaría, aunque cambien las mayorías políticas.

Todas estas afirmaciones y muchas más han construido durante estos años un relato hegemónico en Catalunya. Y han generado un clima de ilusión que ha sido capaz de crear el movimiento social más importante de toda Europa en los inicios del siglo XXI. Y de hacerlo de manera sostenida en el tiempo durante 5 años. Un movimiento que, aún no siendo mayoritario en la sociedad catalana, ha demostrado una gran capacidad de atracción social en sectores muy amplios y diversos de la sociedad. Que aumenta su apoyo cada vez que Rajoy hace una de las suyas, que es casi cada día. Que ha sido capaz de mantenerse en el tiempo a pesar de que todos y cada uno de los objetivos apuntados durante estos cinco años se han demostrado irrealizables. Baste recordar los diferentes eslóganes de las manifestaciones del 11 de septiembre, desde la del 2012, y qué fue de ellos.

Por si fuera poco, ambos gobiernos y fuerzas en conflicto han menospreciado e incluso ninguneado a quienes durante estos años venimos planteando la salida negociada del Referéndum pactado. Las descalificaciones sufridas en España se basan en la falsedad de que nuestra propuesta no cabe en la Constitución, como si esta fuera un ente fosilizado y no susceptible de ser interpretado y si cabe modificado por la política, que para eso está. Y en Catalunya ha consistido en considerar el referéndum como pantalla pasada, y el referéndum pactado como una ingenuidad.

Y ahora cuando, después del 1 de octubre y de lo que consideran un referéndum vinculante, deben dar el paso definitivo, el de la proclamación unilateral de independencia, asoma el vértigo y las piernas tiemblan. Porque sea cuál sea el camino que elija el Presidente Puigdemont los costes pueden ser muy elevados, no solo en términos políticos, también sociales. Si decide continuar en su fuga hacia delante y en la estrategia de acción / reacción, las consecuencias son evidentes: la aplicación, en cualquiera de sus formatos posibles, del artículo 155 de la CE o cualquiera otra medida de excepción. Y si este próximo martes decide dar marcha atrás en la declaración unilateral de independencia, sea cual sea la manera de disimularlo, los costes no serán menores. Porque explicar a los cuadros de los partidos esta decisión en clave de habilidad táctica es relativamente fácil, pero explicarle a centenares y centenares de miles de personas que la promesa de una independencia unilateral, rápida, sin riesgos ni costes ha sido un engaño orientado a mantener la ilusión vía ficción y simulación es francamente muy difícil, incluso con el apoyo de toda la división mediática a su servicio.

Para terminar de complicar las cosas, muchos y desde distintas y contrapuestas posiciones han consolidado la idea de que el conflicto puede acabar con ganadores y perdedores. Un espejismo para alimentar a los hooligans respectivos, pero que impide el diálogo.

El Estado español no va a derrotar al movimiento independentista. Y todos los intentos de derrotarlo y humillarlo solo sirven para hacer más grande y amplio el apoyo social, incluso de quienes no son independentistas pero no soportan este ejercicio prepotente y autoritario del poder. Como se pudo comprobar el 1 de octubre.

Y en sentido contrario, por muy amplio, fuerte y sostenido que sea el apoyo a la reivindicación independentista, esta no va a conseguir doblegar la resistencia del Estado Español. Entre otras cosas porque, como nos enseña la vida, la más grande y espectacular movilización siempre es una parte, solo una parte, de la sociedad.

Si se insiste en la vía de sostener y agrandar el conflicto, no habrá ganadores, todos seremos perdedores. Solo es posible salir bien de este conflicto, que hoy ya es una espectacular crisis de Estado, si se apuesta por el diálogo y el acuerdo.

Soy consciente que en este contexto pretender el diálogo es harto difícil, pero hay que mantener esta posición hasta el final. Especialmente aquellos que lo hemos hecho en absoluta minoría durante tantos años.

A estas alturas del conflicto y de su enquistamiento, no basta con una apelación genérica al dialogo, es necesario poner encima de la mesa propuestas concretas, que sean viables y aplicables en un tiempo relativamente breve. Aunque nadie puede esperar milagros y menos que se consiga invertir en pocas semanas una tendencia hacia el abismo que dura ya muchos años.

Deberíamos todos tener claro que, a estas alturas, no sirven ni placebos ni soluciones que pudieron ser útiles hace años pero que hoy han quedado desfasadas. Cualquier posibilidad de acuerdo pasa porque en Catalunya se celebre un referéndum en el que se consulte a su ciudadanía su opinión sobre el futuro político de Catalunya. Resulta imprescindible saber qué opina el conjunto de la ciudadanía de Catalunya, especialmente después de unas llamadas elecciones plebiscitarias de septiembre del 2015 y del proceso del 1 de octubre, de la que algunos quieren inferir mandatos democráticos que no existen. La única manera de hablar en nombre de la sociedad catalana es permitir que se exprese en referéndum. Dentro de este marco y de sus márgenes las posibilidades de acuerdo existen –si se quiere, claro– y son mucho más grandes de lo que se ha dicho y explicado hasta hoy.

La propuesta que sugiero en esta reflexión no es nueva. La han venido defendiendo constitucionalistas de todas las ideologías y con especial solvencia Rubio Llorente, que fue Vicepresidente del Tribunal Constitucional y Presidente del Consejo de Estado. Y catedráticos de diferentes ideologías e incluso con posiciones absolutamente contrapuestas entre sí, como Joan Vintró, Xavier Arbós, Marc Carrillo o Francesc de Carreras, entre muchos otros. Incluso el profesor y Letrado Mayor del Parlamento de Catalunya, Antoni Bayona, lo ha explicado con gran solvencia en un artículo académico.

Esta vía constitucional ha sido incluso apuntada por el propio Tribunal Constitucional al menos en dos ocasiones. En la sentencia 42/2014, en la que deja claro que nada impide defender el derecho a decidir e incluso la propuesta de independencia o cualquier otra fórmula de nueva articulación del Estado, sea federal o confederal, siempre que este planteamiento se haga a través de los mecanismos previstos en la propia Constitución Española.

Esta sentencia utiliza la definición de “Constitución no militante” para referirse a la Constitución española y diferenciarla de otras constituciones europeas. Y lo hace en el sentido de considerar la Constitución como un texto reformable y no inmutable. Incluso utiliza como elemento de referencia la decisión del Tribunal Supremo de Canadá de 20 de agosto de 1998 sobre la propuesta de independencia del Quebec.

Y para que no haya ninguna duda, la más reciente sentencia del Tribunal Constitucional de 10 de mayo del 2017 sobre la ley de Consultas referendarias insiste en que nada puede impedir que en el marco del desarrollo orgánico del artículo 92.3 de la Constitución Española se proceda a la celebración de referéndums consultivos en ámbitos territoriales inferiores al del conjunto del Estado y en concreto en el ámbito de una Comunidad Autónoma.

A partir de esta sentencia se hace evidente que existe un camino constitucional para ejercer el derecho a decidir y que los impedimentos no son de naturaleza jurídica, sino políticos.

Itinerario

El contenido y el itinerario de esta propuesta para concretar la apuesta por el diálogo, con todos los matices o concreciones que se quieran introducir, podría ser del siguiente tenor.

Primero y básico, todos los pasos deberían estar marcados por el acuerdo, o al menos por la gestión del disenso que, como saben bien los que tienen experiencia negociadora, también es una forma de acuerdo.

En primer lugar se trataría de convocar un referéndum consultivo en Catalunya, utilizando las previsiones del articulo 92.3 de la Constitución española. La convocatoria le corresponde al Estado y por supuesto debería ser objeto de acuerdo previo con las instituciones de Catalunya.

Esa convocatoria de referéndum consultivo, solo entre la ciudadanía de Catalunya, es posible con una simple interpretación abierta del articulo 92.3 o con una pequeña reforma de la Ley Orgánica 2/1980 de referéndums, que si se quiere puede ser aprobada con plazos muy breves.

En relación a la pregunta sometida a consulta existen límites, pero son perfectamente superables. Es cierto que en términos constitucionales no se puede hacer una pregunta que no quepa en el actual redactado de la Constitución Española. Pero existen mil y una posibilidades, tantas como voluntad política exista, para formular una pregunta que no sea constitucionalmente impugnable. Y ahí es donde vuelve a ser clave la voluntad de diálogo.

Por ejemplo, puede preguntarse a la ciudadanía de Catalunya si están de acuerdo en promover reformas constitucionales que permitan nuevas formas de articulación del estado, en un sentido federal y confederal y que no impidan que el resultado final pueda ser la independencia. Puede incluso utilizarse una formulación parecida a la del referéndum del Quebec, adaptada a la realidad de nuestro país.

En relación a la pregunta es importante tener claro que el acuerdo necesario no lo es solo entre el estado español y las instituciones catalanas. Es imprescindible el acuerdo sobre la pregunta en el conjunto de la sociedad catalana para que el referéndum sea inclusivo y todo el mundo se sienta llamado a participar. En este sentido las preguntas binarias sobre la independencia tienen el problema de hacer desaparecer del escenario a una parte de la sociedad catalana que no está de acuerdo con la situación actual, tampoco con la independencia y defiende formas de articulación federal o incluso confederales. En todo caso, si se quiere, este tampoco sería un obstáculo insalvable, aunque reconozco que es una de las principales dificultades.

La celebración de este referéndum consultivo entre la ciudadanía de Catalunya nos permitiría conocer por primera vez la opinión de la sociedad catalana y, de ser favorable a una reforma en profundidad de la Constitución española, que debe incluir la posibilidad de acceder a la independencia, continuar en el camino de buscar una solución vía pacto.

Los siguientes pasos deberían estar en consonancia con lo expresado por la ciudadanía de Catalunya en el referéndum consultivo y requerirían sin duda de nuevas dosis de diálogo para concretar los términos de esta reforma constitucional.

Sería esta reforma constitucional, acordada por el máximo de fuerzas políticas, la que se sometería a referéndum vinculante entre el conjunto de la ciudadanía española. Es evidente que este paso solo tiene sentido si antes existe un amplio acuerdo entre las fuerzas políticas y sociales para dar apoyo a esta reforma constitucional.

Concretada esta reforma constitucional, que debería permitir no solo una nueva articulación del Estado español sino también la independencia, el siguiente paso sería acordar los términos en que esta nueva relación se articulara políticamente. Siempre claro a través del diálogo y la negociación.

Creo que en estos términos o parecidos es posible abrir una vía de diálogo para canalizar el conflicto.

Soy consciente de que esta propuesta no tiene la épica del referéndum unilateral ni de la declaración unilateral de independencia. Y que en el actual estado emocional de la sociedad catalana, una buena parte de la cual cree que es posible una declaración unilateral de independencia que sea efectiva, es una propuesta fácilmente descalificable con todo tipo de adjetivos.

Soy consciente también de que, desde la perspectiva del clima político creado en buena parte de la sociedad española en relación al carácter inmutable de la unidad de la nación española, aunque termine siendo una nación rota, ofrece no solo una crítica fácil, sino una descalificación segura. Y que hará falta mucha valentía política para defenderla en España.

Una valentía que el 8 de marzo del 2014 sí tuvieron los diputados y diputadas de Izquierda Unida y Chesús Yuste de la CHA en el Congreso de Diputados, votando a favor de una Proposición de Ley redactada en términos parecidos, por el Parlamento de Catalunya y defendida por Jordi Turull, Marta Rovira y brillantemente por Joan Herrera. Fue entonces cuando Rajoy acuñó la expresión “Ni puedo ni quiero”, y cuando Rubalcaba situó al PSOE en una inconcebible subalternidad en relación al PP, sobre todo por una intervención en la que  se refirió a la desigualdad entre los españoles no en términos de conflicto social entre clases, sino en el imaginario del agravio comparativo territorial.

Hoy lo cómodo y lo menos arriesgado es dejarse llevar por el clima de conflicto. Pero lo que creo que esperan de nosotros la ciudadanía es que seamos capaces de canalizar el conflicto hacia el pacto y la solución, aunque sea difícil y tenga costes políticos.

Quienes tienen experiencia de negociación saben que los acuerdos, sobre todo después de conflictos tan profundos, intensos y largos en el tiempo como este, son todo menos épicos. En lúcidas palabras de Daniel Innerarity : “Un pacto requiere que nadie se empeñe en humillar al adversario, por un lado, y que caiga cuanto antes en la cuenta de que, si es un verdadero pacto y no una imposición disimulada, exigirá concesiones mutuas. De esta no salimos sin algún tipo de renuncia que será dolorosa”. Y yo añado, por todas partes.

Soy consciente también de que formular una propuesta en estas condiciones es arriesgado, sobre todo si el que la plantea ostenta una representación política en el Parlamento de Cataluña. Por eso quiero dejar bien claro que esta es una reflexión personal que no pretende representar a nadie, solo al que la suscribe. Es solo una modesta aportación a un diálogo que siempre ha sido necesario y hoy es imprescindible.

 

 

Jordi FERRER BELTRÁN, “Sobre Catalunya y España. Frente a los nacionalismos, pluralidad” a Agenda Pública (10-11-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/catalunya-espana-frente-los-nacionalismos-pluralidad/

Permítanme empezar por declarar algunas de mis preferencias políticas, aunque sólo sea para que pueda entenderse desde donde miro la realidad que está sucediendo en Catalunya. No soy nacionalista, porque soy de izquierdas y, llámenme clásico, sigo pensando que la izquierda es incompatible con el nacionalismo. La izquierda está comprometida con un nosotros que incluye a todos nuestros congéneres y que prioriza a los más desfavorecidos. El nacionalismo, en cambio, sea del corte que sea, construye un nosotros vinculado a la cultura, al país, al estado, a la etnia, etc. En definitiva, me siento más cerca del refugiado sirio o del obrero de la Nissan en Cantabria o de Opel en Figueruelas que de la alta burguesía catalana, madrileña o andaluza.

Y aunque a muchos parezca sorprenderles, tampoco creo que sea compatible con la izquierda el nacionalismo español. Asumamos de una vez que el status quo de la configuración actual de nuestros Estados es fruto de una contingencia histórica, que incluye matrimonios reales, guerras, decisiones políticas acertadas o erróneas y un largo etcétera que nada tiene de ver con un pretendido orden natural de las cosas. Podría decirse que los Estados son como las verdades científicas, eternos mientras duran. No hay naciones indivisibles (por mucho que lo digan algunas constituciones) ni es sensato liarnos en una u otra bandera en nombre del pueblo.

Tampoco soy independentista catalán. Aunque la mayoría de los independentistas fundamentan su posición en bases nacionalistas, creo que cabe sin duda abrazar la causa independentista por otras razones (que seguramente están también presentes entre los motivos de gran parte de sus defensores). Así, históricamente hemos visto independencias justificadas en la huida de persecuciones o genocidios, en desavenencias étnicas, graves desencuentros culturales, etc., y también pretensiones secesionistas basadas en razones económicas. Pero no creo que ninguna de estas situaciones se den, o lo hagan con fuerza suficiente, en la relación entre Catalunya y España.

Las organizaciones que han liderado el proceso independentista catalán, desde el ámbito partidario y desde la sociedad civil, han promovido, además, una bochornosa falta de respeto de las reglas del juego (incluidas las establecidas por ellas mismas), donde toda estratagema vale para conseguir el bien superior de la independencia, aún sin contar con el apoyo de la mayoría del pueblo catalán. Afirman, de hecho, que “sólo así se puede hacer”, como si eso no fuera en sí mismo una demostración de su impotencia.

El pretendido referéndum llevado a cabo el pasado 1 de octubre no sólo es claramente inconstitucional (puesto que la competencia de su convocatoria es estatal y no autonómica) sino que se llevó a cabo sin las más elementales garantías democráticas que permitan tomar en serio sus resultados. Así se ha repetido hasta el hartazgo por parte de las autoridades estatales: es ilegal y no tiene garantías.

Pues bien, siendo las dos cosas verdad, conviene formular dos observaciones que estimo muy importantes: 1) si un acto jurídico es ilegal por no haber sido realizado por una autoridad competente decimos, en derecho, que es nulo. Pero aquí hay que recordar la diferencia entre la nulidad y la ilicitud. La nulidad conlleva la falta de efectos jurídicos, pero no necesariamente la comisión de ilícito alguno, ni la aplicación de sanción alguna y mucho menos de la represión policial. Desde luego, cabe la posibilidad de que la realización de un acto jurídicamente nulo, con apariencia de legalidad, realizado con la expresa voluntad de vulnerar o subvertir el ordenamiento jurídico, sea también constitutivo de algún delito, pero desde luego el delito sería cometido por la autoridad que lo lleve a cabo. En definitiva, podría imputarse un delito (obviemos ahora su determinación precisa) a las autoridades convocantes del referéndum, pero no a los ciudadanos que papeleta en mano pretendían votar en los colegios. Poner la papeleta en la urna no es un delito sino, en su caso, un acto jurídicamente nulo, y de ningún modo justifica las cargas policiales contra ciudadanos que pacíficamente querían ejercer su voto. Esas cargas policiales contra la población fueron un profundo error político, no tienen justificación jurídica y deben repugnar a cualquier demócrata. 2) El referéndum no respetó las más elementales garantías procedimentales que otorguen fiabilidad democrática a sus resultados, de acuerdo con estándares internacionales, españoles y ni siquiera de acuerdo con la llamada ley catalana del referéndum. Es también, como ya dije, sin ninguna duda inconstitucional; pero no estoy de acuerdo en que no quepa en nuestra constitución un referéndum pactado, convocado por la autoridad estatal competente, que ofrezca espacio a todas las voces y argumentos y que sitúe la decisión de algo tan importante donde debe estar, en la voluntad popular. Por supuesto, cabe también (y quizás es la mejor solución) que esa consulta popular se vehicule a través de un referéndum de reforma constitucional, pero es imprescindible que se haga algo claramente en esa dirección.

El punto crucial, sin embargo, es en mi opinión entender por qué la represión policial y judicial del independentismo (tanto si se dirige contra sus dirigentes políticos como contra la población) es un profundo error político. Lo es, en mi opinión, por dos razones fundamentales: 1) porque a día de hoy cerca de la mitad de la población de Catalunya se declara favorable a la independencia, de forma persistente, pacífica pero firmemente decidida. Y es un error de cálculo increíblemente burdo pensar que la represión policial y judicial contra la población o contra sus dirigentes no producirá aún mayor determinación e incluso sumar varias decenas de miles más de ciudadanos a la causa independentista. Ésta no es cosa de dos líderes políticos, sino de cerca del 50% de los catalanes. Y 2), porque muchos de los que como yo rechazamos sin dudarlo la causa independentista, creemos también que ésta es expresión de un manifiesto mal encaje de Catalunya en España, que está mal resuelto tanto institucionalmente como culturalmente. Esas son las causas de fondo de este movimiento, un malestar que han aprovechado los líderes independentistas para prometer un iluso mundo mejor, el del Estado catalán, en el que todos viviremos con pensiones más altas, respeto cultural, más infraestructuras, sin salir de la UE y hasta con el paroxismo de prometer no perder la nacionalidad española.

Por eso, si se quiere abordar seriamente el problema y no enconarlo, es imprescindible afrontar esas causas de fondo, ofreciendo a los catalanes un mejor encaje de Catalunya en una España que se reivindique y se reconozca a sí misma como plural. Vamos por partes:

1. Los aspectos culturales

Con razón o sin ella muchos catalanes (y diría que la situación no cambiará mucho para vascos o gallegos) sentimos que el reconocimiento de la diversidad cultural española es escaso o, al menos, insuficiente. Bastará aportar algunos ejemplos: A. Puede un ministro de educación español defender en el Congreso que uno de los objetivos de la ley de educación es “españolizar a los niños catalanes” sin que deba dimitir inmediatamente y ni siquiera rectificar y pedir disculpas. B. Puede decir una presidenta de la Comunidad de Madrid, ante dos ofertas de adquisición de la empresa eléctrica ENDESA por parte Gas Natural (empresa catalana) y EON (empresa alemana) que si ENDESA tiene que ser extranjera, mejor alemana. Todo ello sin que deba dimitir ni rectificar y pedir disculpas. C. Puede advertir una presidenta de Andalucía a sus conciudadanos de los peligros de tener sus ahorros en una entidad financiera catalana sin que deba dimitir ni rectificar o pedir disculpas. D. Resulta significativo que haya cerca de un centenar de cátedras de catalán en universidades del mundo (fuera de los territorios de habla catalana), pero ninguna en el resto de España. E. Como lo es, por ejemplo, que el Museo del Prado, por poner un ejemplo entre miles, tenga audioguías en una quincena de idiomas, pero no estén en catalán, euskera y gallego.

Los ejemplos podrían multiplicarse casi indefinidamente, pero no les aburriré con un memorial de agravios. Sólo quiero que sirvan para mostrar que es imprescindible construir una sólida política de reconocimiento y respeto de la diversidad cultural española, que es una riqueza a proteger, pero que demasiadas veces parece considerarse una desgracia que nos ha tocado soportar (¡con lo bien que nos entenderíamos todos en la uniformidad del castellano!).

Podrá decirse que algunas de esas manifestaciones son salidas de tono de determinado/a político/a, pero convendrán conmigo que fuera de Catalunya no produjeron la repulsa social y mediática que merecen.

2. Los aspectos políticos e institucionales

Déjenme empezar por un par de preguntas retóricas: ¿alguien cree que es imaginable en España tener un presidente del Gobierno catalán, que haga gala de su catalanidad? (Y no me refiero a que sea nacionalista catalán, claro). ¿Alguien duda de que hacer expresión de anticatalanismo es políticamente rentable en una parte importante de España? Basta responder honestamente a estas preguntas para entender que un ciudadano catalán pueda sentirse ciudadano de segunda en la España de hoy.

Pero más allá de estas cuestiones algo etéreas, hay hechos políticos de primera magnitud que han humillado reiteradamente los sentimientos de muchos catalanes y los han llevado hacia el independentismo a unos y hacia la profunda incomodidad a otros. No es casualidad que en el discurso más difícil del President  Puigdemont (esperado por los suyos para celebrar la independencia y en el que, en cambio, dio un importante frenazo que abre una oportunidad de diálogo) se hiciera especial referencia a esos hechos: se trata de hitos que marcan un sentir muy transversal en Catalunya, que va mucho más allá del independentismo. Por eso, partir de ellos puede ser una buena forma de comprender la situación y de estar mejor preparados para afrontarla. Recordaré los que estimo más significativos:

1     En 2006 se aprueba un nuevo Estatuto de Autonomía para Catalunya, por una gran mayoría del Parlamento Catalán (con la excepción del Partido Popular). Posteriormente se aprueba por el Parlamento español, previa modificación de algunos artículos, y, finalmente, se aprueba en referéndum por los ciudadanos de Catalunya (con un 74% de votos favorables y una participación de sólo el 48% del censo).

2     El Partido Popular inicia una recogida de firmas en toda España contra el Estatuto Catalán y lo recurre al Tribunal Constitucional, se promueve un boicot a los productos catalanes y Mariano Rajoy llega a pedir en el Congreso de los Diputados que se convoque un referéndum en toda España (sin ninguna cobertura legal) sobre el Estatuto de Autonomía Catalunya. Curiosamente se recurren artículos del Estatuto Catalán que están presentes también en otros Estatutos de Autonomía no recurridos y que, en consecuencia, siguen estando hoy vigentes.

3     En 2010 el Tribunal Constitucional dicta sentencia considerando inconstitucionales algunos artículos del Estatuto y reinterpretando otros. La Sentencia se inscribe en una tendencia claramente recentralizadora, su redacción es muy poco cuidadosa con los símbolos catalanes, y llega después de una bochornosa operación de manipulación del propio Tribunal Constitucional (con Magistrados cuyo mandato había finalizado meses antes, la recusación de un Magistrado por haber hecho años antes un dictamen para la Generalitat, etc.) que hizo que no se reunieran las condiciones adecuadas para dotar de auctoritas a la decisión misma.

4     La Sentencia del Tribunal Constitucional es un caso claro de mal diseño institucional, por cuanto no tiene sentido que el control de constitucionalidad se produzca una vez consultados los ciudadanos en referéndum. El resultado es un Estatuto que no ha sido aprobado por los ciudadanos de Catalunya, puesto que cabe entender que muchos de ellos pudieran haber votado que no a la redacción e interpretación resultante de la Sentencia.

5     Todo ello ha tenido expresión en la calle desde el año 2010, con no menos de 8 manifestaciones en las que participaron más de un millón de personas cada vez, sin que esa expresión continuada de malestar haya recibido ninguna respuesta ni se haya intentado encauzar con una imprescindible reforma federal de la Constitución española.

6     Aunque el alcance cuantitativo es discutible y discutido, nadie duda de que hay un claro desequilibrio en la financiación autonómica, que perjudica sobremanera a Madrid, Comunidad Valenciana y Catalunya, entre otras, y que ha sido aprovechada por algunos nacionalistas catalanes bajo la expresión “España nos roba”. Lo injustificado y ofensivo del eslogan (a la altura de algunos de sentido contrario citados más arriba) no debe esconder la imperiosa necesidad de revisar un sistema de financiación autonómica evidentemente desequilibrado.

En resumen, no se trata ahora de negociar con quienes desde organizaciones civiles, desde partidos políticos y desde el gobierno catalán han violado todas las reglas del juego, propias y extrañas. Se trata de ofrecer un mejor encaje de Catalunya en España a millones de ciudadanos catalanes, independentistas o no, que no son ciudadanos de segunda en España y que muestre que estamos en un país que entiende y promueve la pluralidad. Eso exige finezza, altura política y pedagogía, no caer en la dinámica de acción-reacción y no aumentar la tensión ni sucumbir a la fácil provocación emocional de uno y otro lado, que sería muy difícil de reconducir.

Exige también entender que la solución no pasa en ningún caso por la represión policial y judicial. La solución requiere, indudablemente, reconocer la legalidad como campo de juego común, pero sin lugar a dudas no basta con la legalidad para resolver un problema político de primera magnitud. De hecho, puede decirse que el derecho ordena las relaciones sociales en situaciones de normalidad, pero ya hace tiempo que claramente la relación entre Catalunya y España ha dejado de transcurrir por los cauces de la normalidad. No sólo son ejemplo de ello las decisiones de la Generalitat y de la mayoría parlamentaria que forman Junts pel sí y la CUP, que “innovan” continuamente incluso respecto de las reglas por ellos mismos aprobadas. También lo son la atribución al Tribunal Constitucional de competencias sancionadoras difícilmente compatibles con ser un órgano al margen del Poder Judicial, una intervención de las cuentas de la Generalitat sin las garantías procedimentales que requiere la propia Constitución, una actuación de la Fiscalía que ha ido mucho más allá de sus funciones, la admisión a trámite de procedimientos por sedición en una Audiencia Nacional más que dudosamente competente para ello. Todos estos son ejemplos de cómo el derecho no es el mejor instrumento para abordar un problema claramente político: el derecho deberá reinar de nuevo cuando sea la expresión de la solución política encontrada.

La pausa puesta este día 10 de octubre a la carrera hacia el abismo por el President Puigdemont debería ser aprovechada para pasar de las apelaciones al diálogo a las propuestas concretas que permitan visualizar que una España y una Catalunya más amables y plurales son posibles. En estos días en que se están produciendo manifestaciones en la calle de todos los colores, si algo resulta claro es que las visiones uniformadoras son siempre fruto de reduccionismos interesados. Corresponde a la política ofrecer los cauces institucionales, con respeto de las reglas del juego, para que esa pluralidad sea reconocida. En definitiva, necesitamos que la política alumbre un nuevo marco constitucional en el que, volviendo a la normalidad, el derecho nos pueda gobernar. Estamos a tiempo, pero al borde del precipicio.