Presentació

Un dels signes més preocupants dels temps que corren és el retrocés de les societats obertes, compatible paradoxalment amb l’increment del nombre de països amb  sistemes democràtics. Sergio Muñoz Bata alerta contra  els atemptats als drets humans que s’han produït recentment  a Veneçuela (Anna Ayuso/Susanne Gratius) i a la Xina, però també de les derives autoritàries de la Rússia de Putin i de la Turquia d’Erdogan (Eduard Soler Lecha).

Especialment rellevant és el cas de l’escriptor  i Premi Nobel de la Pau Liu Xiaobo, mort aquesta setmana després d’anys de reclusió, i que ha esdevingut un símbol del combat pels drets humans a la Xina. Julio Aramberri (text 1) a la Revista de Libros n’ ofereix un emotiu retrat, que inclou la carta de comiat de l’escriptor a la seva dona Liu Xia.

Com a contrast, la commemoració del 150è aniversari del Canadà és una oportunitat per extreure lliçons d’un país que ha esdevingut un model de societat oberta (Enrique Fanjul).

Les tribulacions de Donald Trump semblen no tenir fi (Lluís Bassets): a l’embolic de l’afer de la trama russa s’afegeix un nou fracàs en la realització de la seva agenda política, en fracassar el seu intent d’abolir l’Obamacare (Paul Krugman, Roger Senserrich).

En el tauler de joc de l’Orient Pròxim i Mitjà, la derrota de l’ISIS a Mosul provoca sentiments ambivalents d’esperança i de temor sobre el final o la continuïtat d’aquesta  organització terrorista (Alma Agustí, Andrés Ortega).

Més a llarg termini és més important copsar quina pot ser l’evolució de l’Iran, que és analitzada per Michael Mandelbaum a Project Syndicate.

Un dels factors que poden ser determinants en el rellançament europeu (Xavier Vives, Jérôme Perrier) és la capacitat de recuperació i, per tant, de renovació i transformació de la socialdemocràcia. Davide Vittori fotografia el retrocés electoral dels partits socialdemòcrates des de 1993 en tres etapes de progressiu retrocés: 1993-2000 (post Maastricht), 2001-2008 (post euro) i 2008-2017 (post crisi).

Sobre la situació específica d’Itàlia veure l’anàlisi de Marc Lazar a la Fondation Jean Jaurès.

Sobre les resistències corporativistes (de la que la dimissió del cap de l’Estat Major n’és un primer exemple) al programa reformista d’Emmanuel Macron veure el comentari de Charles Wyplosz a Telos.

A mesura que passen els dies els britànics prenen consciència de la magnitud de les conseqüències del Brexit (Jorge Díaz Lanchas/Gustavo Pérez Molina) (text 2), amb un govern i una oposisicó sense plans coherents per negociar amb la Unió Europea, tal com descriuen Rafael Ramos a La Vanguardia i Martin Wolf al Financial Times.

Sobre els esdevenimen ts internacionals previstos per aquest estiu veure l’Agenda Global del Cidob.

El president del govern espanyol, Mariano Rajoy ha reconegut que els dos principals problemes que el preocupen són la marxa de l’economia i el desafiament independentista català, però en els dos casos sembla fiar la seva resolució a una evolució “natural” de les coses. D’una banda, creu que la recuperació econòmica evolucionarà fins a retornar a la situació anterior a la crisi. De l’altra, deu pensar que no deixar cap sortida a la qüestió catalana no tindrà conseqüències futures. A la vegada que es considera immune a la corrupció estructural que afecta el Partit Popular  i a sectors rellevants de les elits econòmiques.

Mentre, l’oposició intenta prendre un nou alé amb l’arrencada del “nou PSOE” de Pedro Sánchez i els primers intents de coordinació entre els socialistes i Podemos i le s seves confluències (entrevista a Íñigo Errejón).

Són especialment interessants les mirades globals sobre la situació europea, espanyola i catalana d’Enric Juliana (en conversa amb Paola Lo Cascio a L’Espill)  (text 3) i de Daniel Innerarity (tetx 4),  respectivament.

A Catalunya, l’enduriment del bloc independentista es confirma amb l’exclusió dels moderats del Govern i dels llocs estratègics del “sottogoverno” (Guillem Martínez, editorial de La Vanguardia), que cauen en mans dels més radicals (Francesc-Marc Álvaro). Els dubtes (Jordi Amat), els matisos, les distincions entre l’ètica de la convicció i l’ètica  de la responsabilitat (Josep Maria Ruiz Simon), les crides prudents a no menysprear el principi de legalitat (José Luís Martí, [text 5],  Antoni Bayona), les propostes d’explorar nous camins que evitin la ruptura de la legalitat constitucional (Eduard Roig) (text 6)… són sospitoses de traició patriòtica per part dels dirigents de la via unilateral (Manuel Cuyàs), que alimenten l’excitació dels sectors més radicalitzats (Roger Palà).

El bloc independentista i el Govern espanyol s’han instal·lat així en una lògica de confrontació, amb relats propagandístics cada cop més desproporcionats, tot esperant que el desgast provocat pel xoc obligui l’altra part a cedir (Lluís Bassets).

Sobre les expectactives d’èxit del 1-O, en tant que mobilització política, Oriol Bartomeus (text 7) avalua  les possibilitats d’assolir una mobilització superior a l’anterior del 9-N, així com les repercussions que pot tenir la fase purificadora del procés en la participació. I Joan Rodríguez Teruel (text 9)analitza el “govern Junqueras presidit per Puigdemont” en clau posterior a l’1-O, “sempre que hi hagi Parlament” com apunta Bartomeus (text 8).

Per acabar amb aquesta qüestió -i per a qui tingui ganes i humor d’ampliar els seus coneixements- recomanem el nº 54 (juny 2017) de la Revista Catalana de Dret Públic, on -a més de l’article d’Antoni Bayona citat més amunt- hi trobareu un dossier exhaustiu de Gerard Martín Alonso sobre tots els documents generats pel procés.

Als dos anys de l’accés de les forces d ela “nova política” als governs municipals de les principals ciutats espanyoles, sovintegen els balanços de mig mandat, entre els que destaquen el que publica Felipe Oliván (text 10) a CTXT.

Per tancar aquest Focus Press d’abans de les vacances, proposem un text d’Aurora Nacarino-Brabo (text 11) sobre el feminisme publicat a Letras Libres i un altre de Manuel Arias Maldonado (text 12) que reflexiona sobre l’experiment comunista i els seus reflexos en la política d’avui.

El Focus Press del Taller de Política tornarà el setembre. Bones vacances!

 

Julio ARAMBERRI, Liu Xiaobo (1955-2017) a Revista de Libros (20-07-17)

http://www.revistadelibros.com/ventanas/liu-xiaobo-1955-2017?&utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=nl20170719

Liu Xiaobo, premio Nobel de la Paz en 2010, falleció el pasado 13 de julio, bajo custodia, en un hospital de la ciudad de Shenyiang, la capital de la provincia de Liaoning. Tenía sesenta y un años. La causa inmediata de su muerte fue un cáncer de hígado, posiblemente de resultas de una hepatitis mal curada. La responsabilidad de esa muerte prematura recae sobre Xi Jinping, el celebrado líder que, según los medios progresistas, iba a llevar a China a una etapa de grandes reformas económicas y al imperio de la ley. La vergüenza la comparte todo su gobierno con el de Hitler que también dejó morir encarcelado a Carl von Ossietzky, el premio Nobel de la Paz en 1935. Entre nosotros, la desaparición de Liu ha dado lugar a poco más que unas cuantas gacetillas de ocasión.

*      *      *

El 8 de diciembre de 2008, la Oficina de Seguridad Pública de Pekín advirtió la publicación en el portal web del PEN Independiente chino de un documento llamado Carta 08 y esa noche detuvo a Liu y lo mantuvo confinado sin revelar su paradero hasta junio de 2009. El 25 de diciembre de ese año, un tribunal de Pekín lo halló culpable de «aprovechar los rasgos mediáticos de Internet […] para publicar artículos calumniosos e incitar a la subversión del poder estatal y del sistema socialista de nuestro país». En octubre de 2010, Liu Xiaobo obtuvo el premio Nobel de la Paz.

La Carta 08, inspirada por la Carta 77 de la antigua Checoslovaquia, exigía una serie de reformas democráticas. No era, pues, más subversiva de lo que lo han sido otros manifiestos por la democracia liberal. Como diría Liu en su alegato ante el tribunal, «mis palabras clave para una reforma política en China son gradual, pacífica, ordenada y controlable […]. Oposición no es lo mismo que subversión». Pero el tribunal, al fin y al cabo una cuadrilla de burócratas a sueldo, lo condenó a once años de cárcel. No era la primera vez.

En 1989, cuando empezaron las protestas en la plaza de Tiananmén, Liu estaba enseñando Ciencia Política en el Barnard College de Columbia. Había ido a Estados Unidos persiguiendo el sueño colectivo de tantos intelectuales transterrados: encontrar en Occidente las respuestas, todas las respuestas. Dice mucho de su buen juicio que pronto cayese en la cuenta de que las respuestas están en el fondo de cada uno de nosotros, doquiera que hayamos nacido, y sólo dependen de nuestra voluntad de buscarlas. Confiar en recetas ajenas equivalíha a «ver a un parapléjico reírse de un tetrapléjico». De Nueva York, para unirse a la movilización de los estudiantes, no volvía, pues, un académico posmoderno, sino un luchador.

Pero no un subversivo. La huelga de hambre que, junto con algunos colegas, inició en Tiananmén buscaba convencer al Gobierno chino de la época y a los estudiantes que ocupaban la plaza de la necesidad de diálogo y compromiso. El 4 de junio de 1989, el día en que empezó la matanza, su mediación para que los estudiantes no opusiesen una resistencia desesperada salvó cientos de vidas. Pero las fuerzas del orden de Deng Xiaoping lo habían calado. Era otro perro rabioso, otra mano negra, así que estuvo detenido hasta enero de 1991 y fue expulsado de la Universidad Normal de Pekín, en la que ya sólo cabían los anormales. En 1995 fue nuevamente detenido durante nueve meses. En octubre de 1996 fue enviado por tres años a un campo de reeducación por el trabajo.

Ha sido la suya una larga vida de cárcel, aceptada como un tributo a la verdad en un país que vive en la mentira. Ni la prisión, ni las vejaciones constantes que sufrían él y su familia, hicieron mella en su determinación. En 1993, algunos amigos que le aconsejaban aprovechar un viaje a Estados Unidos para pedir asilo político se encontraron con una firme negativa.

Liu Xiaobo tenía el temple de los héroes. Es indudable. Pero los héroes a menudo están solos y esa soledad les anima a perderse por derroteros inciertos. Algo así como el síndrome Solzhenitsyn. Cuando se tiene la fuerza moral de sufrir cuanto sea necesario y más para asegurar el triunfo pacífico de los propios ideales o, lo que es aún más duro, para estar dispuesto a morir sin verlo, uno siente la tentación de condenar a todos aquellos que no muestran igual firmeza moral: es decir, a la mayoría. Y Liu Xiaobo no escapó a esa maldición.

Liu ya había hecho saber que su fugaz amorío con la cultura occidental acabó al concluir que Occidente, por su propia mano, había agarrotado los grandes valores que albergaba en su seno. Ese mismo sentimiento le agitaba tras salir del campo de trabajo, ahora para con la generación pos-Tiananmén y su indolencia ante el pensamiento crítico, la nobleza de carácter y los valores morales. En su sesgo hacia una vida práctica y oportunista, Liu quería poder ver un renacer de la autonomía individual, un impulso libertario, pero, de cerca, no conseguía apreciar otra cosa que afán de placer y de consumo.

Sin duda, la China de hoy muestra una arrolladora afición por la buena vida, el consumo, el escepticismo moral y la práctica del amor carnal, pero Liu exageraba al decir que los dislates políticos del pasado se habían visto sustituidos por la locura del dinero y del sexo. Sus ataques a la efímera moda literaria de las chicas guapas son difíciles de compartir. En las autoras de ese movimiento literario, especialmente en Mian Mian, el sexo es sólo una frustración más que añadir a un mundo carente de sentido. Que el profundo rigorismo de Liu nada deba a la uniformidad totalitaria de los maoístas no empece que la llamada Nueva Izquierda china lo haga suyo para buscar el renacer de aquella moralina.

Si en Occidente Liu desesperó de encontrar las respuestas, posiblemente fuera por haberse hecho demasiadas ilusiones. En esta parte del mundo nunca ha habido respuestas unánimes para las grandes cuestiones. Los epicúreos no creían tener una moral menos coherente que los estoicos. Disfrutar de la vida, porque no hay otra y ésta se va deprisa, es y ha sido una opción razonable para incontables millones de mujeres y de hombres a lo largo de la historia. Que el Gobierno chino aproveche esa lógica inclinación para mantener su dominación despótica no significa que el único camino de resistencia, o el más eficaz, sea la autoinmolación. Es, sin duda, una opción respetabilísima, pero sólo una. Lejos de una crisis política imprevisible, aunque no imposible, lo mejor que podemos esperar que suceda en China es un cambio de actitudes a favor de la libertad individual, lo que significaría una bienvenida ruptura con la cultura colectivista tradicional. A eso, entre otras muchas cosas, contribuyen notablemente el deseo de vivir mejor; de consumir más y mejor: de disfrutar. Los héroes se cuentan con los dedos de una mano, lo que excluye que una mayoría pueda serlo, y eso es algo que a los estoicos de una pieza, como Liu, les resulta difícil de entender y, aún más peligroso, puede hacerles perder el pie y negarse a tasar la realidad.

¿Ha muerto, pues, en vano Liu Xiaobo? Contestar afirmativamente sería la peor injuria a su memoria. Tener las agallas de no ceder, de escoger el camino más difícil, de defender las propias convicciones, aun a riesgo de la propia vida, está sólo al alcance de unos pocos. Pero no se trata de caer en la metáfora del espejo. En el caso improbable de que nadie quisiera mirarse en él, aunque su muerte se viese desprovista de cualquier eco, a Liu Xiaobo ya nadie puede quitarle la suprema satisfacción moral de haber hecho su santa voluntad hasta el final.

No es fácil que su muerte vaya a suponer un hito inmediato en la evolución política de China. El Gobierno comunista es enormemente eficaz para la insidia y, además de la censura de cualquier noticia sobre Liu, sabe de la importancia del silencio. Muy pocos jóvenes de la generación del milenio habrán oído hablar nunca de él. La represión furiosa que ha desatado Xi Jinping contra cualquier muestra de disidencia durante los años de su mandato no lleva trazas de abatir. Opositores políticos, abogados laboralistas, grupos de feministas, líderes sindicales, periodistas, libreros, ecologistas, y hasta las clases medias urbanas que se manifiestan para poder comprar más pisos: sobre todos ellos y ellas han recaído castigos ejemplares. Y, por supuesto, como sucedía en los años tardíos del franquismo, la mejora general de las condiciones de vida ha conseguido que la gran mayoría acepte pasivamente –muchos hasta con entusiasmo– el contrato social vigente.

Mejor, pues, que la del espejo, a la muerte de Liu le acomoda la imagen perdurable de la semilla. Aunque sea imposible adelantar cómo o cuándo, el Partido Comunista Chino acabará por ver puesta en cuestión su legitimidad. Tal vez el proceso se mida en décadas, tal vez en años, tal vez en meses: la vida siempre sorprende. Cuando la crisis llegue, sus opositores buscarán inspiración, objetivos, justificaciones, temple moral, razones para luchar. Y ahí, como en un roble cuya sombra se ha alargado en el silencio, repararán en la memoria de Liu Xiaobo.

Es difícil rematar su epitafio sin mencionar a Liu Xia, su mujer, su compañera, su colega de aficiones y de lucha en las horas felices y en las amargas. Tan buena escritora de poemas como él. Una reputada fotógrafa; una buena pintora. Cuánto más sencillo no hubiera sido su sino si, como querían los jerarcas chinos, hubiera cambiado el ser un roble gemelo por la traición. Hicieron lo imposible para conseguirlo y, en su frustración, convirtieron su vida en un infierno. Tras la condena de Xiaobo, Xia, nunca acusada de haber cometido un delito, fue confinada en su domicilio sin recibir visitas no autorizadas, sin salir salvo con permiso, sin acceso a Internet o a la televisión. Es poco probable que, ahora, cuando Liu Xiaobo ya no puede ser vencido, a Xia le permitan salir del país. Como su esposo, al que se le negó la oportunidad de ser trasladado a Alemania o a Estados Unidos para obtener mejores cuidados en sus últimos días, Liu Xia sabe demasiado y, como él, no tiene miedo.

*      *      *

El día en que escribo estas líneas llega la noticia del último escrito de Liu Xiaobo: una carta para Liu Xia fechada el 5 de julio de 2017, una semana antes de su muerte. En traducción a vuelapluma de la versión inglesa dice así:

Tal vez mi alabanza sea un veneno no fácil de perdonar.

Bajo una luz mortecina, me diste mi primer y zarrapastroso ordenador, tal vez un Pentium 586.

Aquella habitación sin nada especial nos ahogó en miradas de amor.

Sin duda, has leído el poema que escribí para destacar la falta de sensatez de la Pequeña Gamba [Liu Xia]: ésa que estaba preparándome unas gachas de arroz al tiempo que me exigía escribir el himno más desesperado que nunca hubiera visto el día. En seis minutos.

La lámpara mortecina, la pobre habitación, la mesita del té que había perdido su barniz, la exigencia imposible de Pequeña Gamba. Todo se juntó como aquellas estrellas y aquellas piedras que, inopinadamente, cayeron en la cuenta de que eran tal para cual.

Desde entonces, alabar a los himnos se ha convertido en mi vocación, como lo es la de hibernar en la infinita blancura de la nieve espesa para el oso polar.

Un pájaro tras otro han pasado ante mi vista: una vez que arrastran el sabor de una persona, uno lo recordará para toda la vida. Los poemas de Pequeña Gamba funden lo frío y lo caliente, como lo negro y lo blanco de su fotografía. Un pálpito vertiginoso en los bordes de una calma enfrentada al sufrimiento. Niños desesperados, torsos partidos en dos, un humo que emborrona las caras. Un loco envuelto en negro. ¿Tal vez inspirado en la viuda que vio resucitar a Jesús, o en la bruja de Macbeth? Para nada. Ninguna de esas dos. Sólo un mínimo tallo en la impar jungla de creatividad de Pequeña Gamba; un lirio blanco cubierto de polvo sobre un horizonte plomizo, dedicado a los espíritus de los muertos.

Como en una tragedia, completar el primer cuadro hizo saber que la colección de la Pequeña Gamba quedará para siempre inacabada. Lo que más me hace sufrir hasta el día de hoy es no haber sido capaz de ver una exposición de sus trabajos: Poesía, pintura y fotografía. Blanco y negro entrelazados.

El amor es agudo como el hielo. Tal vez esta tosca alabanza suene a blasfemia para esos poemas, esos cuadros, esas fotografías. Te ruego que me perdones, G. [Liu Xiaobo].

G: Al fin, con unos cuantos días de retraso, he tenido fuerzas para acabar la tarea que me asignaste.

*      *      *

Hace unos años, con motivo de la ausencia forzada de Liu en la ceremonia de entrega en Oslo de su premio Nobel, Simon Leys se hacía una pregunta: «Los líderes chinos seguramente tienen una idea muy cabal de su propio poder. Si es así, ¿por qué temen tanto a un poeta y ensayista frágil y carente de él, encerrado en una cárcel, privado de todo contacto humano? ¿Por qué la mera imagen de esa silla vacante al otro lado del continente euroasiático les provoca semejante pánico?» La pregunta de Leys, como casi todo en sus inteligentes trabajos, corta por ambos lados. Gracias a Liu Xiaobo y a otros resistentes como él, gracias a los chinos que no comulgan con ruedas de molino o que simplemente desean vivir mejor, estamos llegando a saber que esos gobernantes no son tan poderosos.

Ellos también lo saben.

*      *      *

Adiós, Liu Xiaobo. Descansa en paz; como un roble.

 

—————

 Jorge DÍAZ LANCHAS/Gustavo PÉREZ MOLINA, “Un país pequeño para un Brexit tan grande” a Agenda Pública (19-07-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/pais-pequeno-brexit-tan-grande/

“No hay Estados grandes en la UE, sólo Estados miembros pequeños y otros que no saben que son pequeños”. Así de contundente fue hace unos meses el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, ante el inicio de las negociaciones del Brexit. Y es que, aunque no resulten declaraciones novedosas, lo cierto es que no deja de asombrar que se haya iniciado el proceso por el cual el Reino Unido (RU) abandone la Unión Europea (UE).

Tras un año de incertidumbre sobre cómo se desarrollarían estas negociaciones, parece que, llegado este momento, sabemos aún menos acerca de ellas que tras la resolución del famoso referéndum. Aparte de las declaraciones en marzo de May apostando por un Brexit ‘duro’, todo apunta a que la nueva composición del Parlamento inglés hará la situación aún más difícil. Por ello y a la espera de ir viendo cómo se desarrollarán las negociaciones, cabe preguntarse sobre los efectos que podría tener el Brexit, principalmente en la economía británica.

Y es que mucho ruido se ha generado en torno a su posible impacto. De entre los estudios que han aparecido intentando arrojar luz sobre este fenómeno, sorprenden los planteamientos que hablan incluso de efectos muy positivos para la economía británica. Desde un punto de vista teórico, éstos aluden que el abandono de la UE permitiría a RU reducir drásticamente sus barreras arancelarias y regulatorias con el resto de países que no fuesen parte de la Unión. Gracias a ello se generaría tal flujo de comercio que compensaría la pérdida de actividad mantenida con la UE. Lo sorprendente de este razonamiento es que considera que el ajuste ante la nueva situación británica sería instantáneo sin sopesar que aproximadamente el 58% de las exportaciones de UK tienen como destino principal la UE.

De hecho, esta relación no es simétrica pues, mientras el 12,6% del PIB de RU depende de comerciar con la UE, sólo el 3,1% del PIB de los otros 27 Estados miembro se ve afectado por las exportaciones a RU (European Movement, 2016). Bajo este contexto, una negociación “dura” no haría más que agravar  la situación, provocando tal parón comercial que una de las dos áreas económicas (RU) se vería mucho más afectada que la otra (UE). Es más, si algo sabemos de la literatura es que las relaciones comerciales (no hablamos sólo de los tratados de libre comercio) necesitan mucho tiempo para re-adaptarse ante los nuevos paradigmas, esto es, las empresas y clientes de RU tendrían que crear nuevos vínculos (proveedores y clientes) en otros países, o renegociar los existentes en un periodo de tiempo muy breve si de verdad pretendiesen paliar la caída de actividad resultante.

Esta relativa dependencia comercial de RU con la UE puede, a su vez, no ser baladí a la hora de negociar su salida, especialmente en un escenario de “Brexit duro”. Para entender por qué, miremos a la balanza de pagos (saldos) que mantiene con la UE: el RU tiene un déficit comercial en bienes manufacturados con la UE, y un superávit en el comercio de servicios. Esto puede provocar, por un lado, que la UE use su fuerza negociadora para impedir la entrada de RU en el Mercado Único de bienes. Por el otro, la UE podría forzar la no liberalización de los flujos de servicios (European Movement, 2016), dañando con ello a la economía británica a través de su activo más preciado, la “City de Londres”. Es decir, una actitud fuerte en la negociación bien podría jugar en contra de los británicos si la UE activase mecanismos que, aunque también fuesen negativos para ella, podrían ser  más intensos, perjudiciales y duraderos para la economía anglosajona.

Siendo este el contexto: ¿cómo de grande será el impacto? A pesar de la complejidad de estimar los efectos de un movimiento de este calibre, varios investigadores de la London School of Economics (LSE) han pretendido arrojar cierta luz sobre este tema. Teniendo en cuenta dos escenarios –uno optimista y otro pesimista–, y reconociendo las dificultades del ejercicio, estos autores estiman que la factura a largo plazo debida al Brexit podría variar entre pérdidas de 850£ y 1700£ por hogar, respectivamente. Para entender este dispar impacto, tenemos que tener en cuenta que la opción optimista supone que el Reino Unido mantendría amplio acceso al Mercado Único de la Unión, lo que se conoce como la “vía noruega”. La opción pesimista, en cambio, supondría una salida del mismo donde el Reino Unido comerciaría bajo las reglas comunes de la Organización Mundial del Comercio, tal y como lo hacen países como Estados Unidos o Japón con la UE. Si, además de estos dos escenarios, consideramos las pérdidas que suponen el pertenecer solo al Área Económica Europea respecto a ser un miembro pleno de la Unión en términos de integración comercial, la renta de los hogares se podría ver reducida finalmente entre 4000£ y 5500£.

Por si esto fuese poco, ¿qué pasaría si estos resultados estuviesen infraestimados? Esto es lo que plantean los autores Busch y Matthes tras ofrecer una panorámica de los estudios realizados hasta el momento sobre el impacto del comercio en el bienestar y la renta de las personas para el caso del RU. En él encuentran resultados enfrentados: por un lado existen trabajos en los que se estima que la entrada del RU a la UE supuso una pérdida de alrededor del 10% de su PIB. Por el contrario, encuentran otros estudios en el que los beneficios de la integración alcanzan el 20% del PIB per cápita de los habitantes británicos. Estas divergencias les llevan a distinguir en su trabajo dos tipos de análisis: los teóricos que intentan adelantarse a los acontecimientos (ex-ante, como el estudio de la LSE) y aquellos que realizan un ejercicio de retrospectiva y cuantificación de los beneficios o pérdidas una vez la integración es efectiva (ex-post). Cada uno con sus pros y contras, terminan concluyendo que, en el escenario pesimista, no se deberían descartar pérdidas a largo plazo debidas al Brexit en el rango del 10% del PIB.

En esto, tan sólo una de las posibles situaciones estudiadas contempla la posibilidad de que el Brexit tuviese efectos positivos para la economía británica, llegando éste a incrementar hasta un 1,6% del PIB de RU para 2030. Pero claro, para eso RU tendría que: abrirse totalmente a la competencia con China, India e Indonesia; perseguir una política de liberalización total de la inmigración; y relajar considerablemente los estándares medioambientales, laborales y de regulación de los servicios (European Movement, 2016). Dado el carácter nativista y anti-inmigratorio que caracterizó al Brexit, dudamos mucho de que esta situación llegase a darse. Todo ello obviando, además, los problemas de desigualdad laboral que dicho escenario generaría en el mercado británico.

Vistos estos resultados, cuesta pensar en unas buenas perspectivas para la economía británica tras la ruptura. Pero esto, como hemos dicho antes, no dejan de ser estimaciones, y sólo en el largo plazo podremos conocer los efectos reales del Brexit y si éste realmente ha merecido la pena o no. Por el contrario, sí podemos aventurar un gran coste para RU: su menor rol en el mundo.

¿Qué queremos decir con esto? En primer lugar, cabe esperar que RU no tenga el mismo peso en las negociaciones comerciales, pues no es lo mismo negociar con terceros países representando a 65 millones de personas (la población británica), que a 510 millones de personas (la población de la UE). El potencial de mercado a la hora de abrirte no es igual de atractivo para cualquier otro país externo. De hecho, el que RU participe de la voz y los tratados comerciales que tiene la UE, le permite tener acceso preferencial a 53 “países del exterior” (European Movement, 2016), con los cuáles además ahora se verá en la necesidad de renegociar en un período de tiempo muy reducido si no quiere perder cuota de exportación.

Por otro lado, si intentamos medir la influencia que podría tener RU en el mundo, podemos recurrir al Índice de Presencia Global elaborado por el Real Instituto Elcano. Este índice, aunque no mide exactamente influencia, sí recoge la influencia que cada país puede tener en el mundo atendiendo a múltiples dimensiones (económica, militar, social, etc). En un repaso de los últimos años (2005-2016), podemos ver en la siguiente figura que la UE y EE.UU. tradicionalmente se han disputado la presencia mundial. Sin embargo, RU cada vez está perdiendo más relevancia, viéndose superado por países como China en los últimos años. ¿Qué pasará cuando RU tenga que negociar con países más grandes que él? ¿Y cuando quiera tener la misma voz que el resto en los organismos internacionales? Sinceramente no lo sabemos, pero todo apunta a pensar que el peso de RU en el mundo del s. XXI no será ni parecido al de principios del s. XX.

Figura. Índice de Presencia Global (2005-2016)

a

Fuente: Real Instituto Elcano, elaboración propia.

Ante estas perspectivas y mirando hacia atrás, no dejan de sorprender los argumentos esgrimidos por la campaña pro-Brexit. Éstos no estaban teniendo en cuenta que el RU seguirá estando influenciado por la legislación europea en la mayor parte de sus transacciones, algo que en especial pretendían evitar con el Brexit. Es más, aunque el RU era contribuidor neto al presupuesto comunitario, sólo lo era la región de Inglaterra, pues Gales e Irlanda del Norte dependen completamente de los Fondos Estructurales de la UE para su desarrollo, con lo que el gobierno central británico tendrá que hacerse cargo a partir de ahora de esa escasez de fondos. Y no sólo eso, sino que, si RU apuesta por la vía noruega, tendrá que seguir contribuyendo al presupuesto comunitario en un 85% de su aporte tradicional si quiere mantener el acceso al Mercado Único.

Pero de entre todo esto, lo más llamativo resulta ser que todas estas perspectivas no se hubiesen explicado correctamente. ¿Cómo no hubo una amplia movilización anti-Brexit y en favor de la UE? Las consecuencias de todo esto, ¿quién se las explicará a las generaciones futuras? Y entre los pro-Brexit, ¿no sabían que quizás el Brexit es demasiado grande para un Reino Unido tan pequeño?

 

————

Conversa de Paola LO CASCIO amb Enric JULIANA a L’Espill nº 54-55 (Hivern 2016/2017 – Primavera 2017)

 

http://www.uv.es/lespill/articles/juliana54.pdf

En la presentació d’una entrevista sempre s’hi fan cinc cèntims de la biografia de l’entrevistat. Aquí els teniu, lectors: Enric Juliana, badaloní, va començar la seva trajectòria de periodista l’any 1975, a Tele/eXprés. Poc després passà al setmanari El Món, i encara després a TVE i al diari El País. El 1991 entra a la redacció de La Van- guardia, on fou cap d’informació local durant els Jocs Olímpics de 1992 i, més tard, corresponsal a Itàlia. Ja fa uns quants anys que n’és director adjunt, al capdavant de la delegació del diari a Madrid. Ha estat guanyador de diversos premis (el Ciutat de Barcelona, el 2005, i el Ciutat de Badajoz, el 2008). És autor d’una trilogia sobre l’evolució política d’Espanya al llarg de la primera dècada del segle XXI (La España de los pingüinos, 2006; La deriva de España, 2009, i Modesta España, 2012), publi- cada ara fa una mica més de dos anys sota el títol España en el diván (RBA, 2014).

Aquestes notes situen el personatge, encara que diuen poc de la seva característi- ca principal, que no és altra que ser un artesà de l’anàlisi de la realitat. Enric Juliana no està fet —com qualsevol artesà digne d’aquest nom— per a la parcel·lació de la mirada. Sempre veu l’entramat, sempre imagina l’objecte concret de la seva aten- ció en un context ampli i interconnectat: geogràficament («mapes, mapes, mapes», el seu mot més famós), històricament, econòmicament i culturalment. Com qui fa unes cadires a mà, li interessen totes les tècniques, tots els materials, totes les evolucions dels gustos i de les dèries dels clients. De ben segur que no tothom se sent còmode assegut en els seus incunables, però gairebé tots proven fortíssima la temptació d’asseure-s’hi i comprovar com es veu el món des d’allà.

Al meu parer això li venia de mena, però pot ser que els anys passats a Itàlia i aquells que ja porta a Madrid l’hi hagin aguditzat encara més: Enric Juliana és també inequívocament un home de la Mediterrània, per cultura i experiència vital, però potser també per convicció. Justament això —que és consciència d’un mateix, no pas cofoisme— fa que sigui un dels pocs que sap explicar Catalunya a Madrid, i l’Espanya no mediterrània a les nostres terres.

Vam començar casualment una conversa el 2008 (només l’havia de convidar a un seminari, curiosament, ara que ho penso, sobre l’Euroregió mediterrània) i es podria dir que —per sort!— aquesta encara no ha acabat. Aquí teniu un fragment d’una de les últimes sessions dialògiques. En aquest cas, en format concèntric: del món a Europa, a l’Estat espanyol i a Catalunya.

Tu sempre instes a eixamplar la mirada i col·locar les qüestions polítiques de casa nostra (de Catalunya i d’Espanya) en un context més gran; dibuixar les grans línies i tenir sempre present aquella que J. L. Gaddis ha anomenat la interdependència de les variables. Com serà el nou món de Trump?

 

Amb una expressió col·loquial es diu que en la història hi ha «accidents», o, millor dit, moments que travessem d’una manera accidental, la interpretació dels quals, però, fem a posteriori. Amb això vull dir que la victòria de Donald Trump, per molt que ara molts s’afanyin a buscar-ne les raons profundes, no era inevitable. De fet, i mirat de prop, Trump no obté la majoria del vot popular: per tant, allò que sovint es diu, parlant d’un desplaçament inevitable de la societat nord-americana, s’hauria de contextualitzar i matisar. Més precisament, s’hauria de parlar de l’erosió del progressisme liberal en alguns estats clau on els demòcrates fallen estrepitosa- ment. Hi ha coses que no estan en el guió; pensa tu si estava en el guió la Revolució russa ara fa 100 anys! Això no vol dir que d’aquell «accident» no se’n derivin frac- tures i conseqüències, a curt o a llarg termini. I aquí possiblement ve el cor de la qüestió: no podem dir en aquest moment si Trump serà un parèntesi o si serà una tendència que marcarà tot un temps.

Com has escrit, els nous equilibris afectaran la UE. ¿Estem més a prop de la dissolució o hi haurà marge per fer una recomposició en un sentit més democràtic?

Trump complica clarament l’horitzó del nostre continent perquè és un ferm militant antieuropeista, amb actitud hostil i disposició a prendre mesures intencio- nalment desestabilitzadores. Només el seu anunci ha instal·lat un marc d’incertesa molt fort que reverbera en el context europeu. Es podria dir, amb una expressió italiana, que tenim el continent ple de mine vaganti que poden esclatar en qualsevol context electoral dels països de la UE. Ara el proper serà França, amb un PS ensorrat i una Marine Le Pen clarament alineada amb les tesis del nou president dels EUA. Poc després podria ser Itàlia, amb una victòria del parell euroescèptic Grillo-Salvi- ni. En tres mesos, el projecte europeu està en risc de desaparèixer per una correlació de forces adversa, interna i externa. Tanmateix, justament per la sensació de perill, pot ser que hi hagi una certa reacció. La internacional trumpiana inquieta molta gent. La «injecció Trump» pot ser un revulsiu potent si els polítics europeus saben reaccionar. Una altra cosa és quines formes tindrà i quines funcions farà aquesta possible reacció. Els partits socialistes s’estan desdibuixant a tot arreu. De moment, l’alternativa de govern es juga entre el populisme de dreta i el liberalisme pragmàtic (o qualsevol altra forma de «partit de la gestió de la realitat», més enllà de les seves sigles nominals). Ara bé, l’ensorrada de la socialdemocràcia deixa espai al sorgi- ment i a la consolidació d’una esquerra més forta, que sembla no tenir opcions de govern en aquest cicle, però que podria tenir-ne més endavant.

L’onada definida genèricament com a «populista» denota la crisi de la democràcia representativa en un món a escala macroregional. El replegament, en el fons, sembla la manifestació de la por cap a aquest nou futur. Quines són les forces que ho sabran interpretar? I de quina manera ho faran?

Jo veig tres grans sectors socials amb interessos diferents, segons com els ha afec- tat la crisi econòmica, que tindran evidentment demandes i traduccions polítiques diferents. Hi ha un sector que ha sortit raonablement ben parat de la crisi —encara que s’hagi espantat— per al qual la globalització no ha estat adversa, complementat per un segon sector que encara rep el suport de l’Estat, que planteja millores però sense estrebades, una gestió més eficient, però cap canvi substancial. En bona part, perquè és conscient que té coses a perdre i no es vol arriscar de cap de les maneres. Hi ha també sectors populars emprenyats, que se senten desprotegits perquè la crisi els ha afectat negativament. Aquests creuen que les receptes de l’esquerra no són suficients per a obtenir la protecció que demanen: aquí rau l’èxit del populisme dretà. Hi ha sectors, finalment, que amb la crisi ho han perdut gairebé tot i creuen, en canvi, que la protecció que demanen només la pot proporcionar l’esquerra. El denominador comú de tots tres és la demanda de protecció, i el problema de fons, en aquest sentit, és que la dreta populista juga amb un cert avantatge perquè avui és més fàcil prendre mesures de caràcter simplificador que no de caràcter complex. Dit amb un exemple, és molt més fàcil ser Orbán que Syriza, perquè l’esquerra planteja un enfrontament amb la lògica profunda del mercat. Tsipras ho va intentar i no va poder: era molt difícil, per moltes raons, però sobretot perquè el xantatge de l’expulsió de la Unió va ser extremadament efectiu. Més enllà de les responsabi- litats, no va poder oferir la protecció que la ciutadania grega li demanava i aquesta va ser la seva derrota (malgrat que va guanyar les eleccions). L’oferta de protecció que fa el populisme dretà, en canvi, no pretén afectar el mercat i es basa sobre una recuperació del principi d’autoritat. Té una efectivitat immediata (i electoral) alta, però pot provocar fractures socials importants. Ja està passant en molts indrets, i en cada país està agafant una coloració diferent (a Polònia, amb l’autoritat religiosa; a Rússia, amb l’autoritat masculina…). Als països europeus occidentals, la cultura democràtica és més forta i costa més, però pot funcionar també; només fa falta veure les propostes electorals de molts partits i el seu èxit en les urnes. En el cas dels països que han sofert dictadures de dreta, costa encara més, perquè, ho vulguis o no, el record d’allò que vol dir l’autoritat conjugada a la dreta i els seus estralls és proper. Aquesta sembla una de les raons que explicarien que a Espanya i a Portugal hagin prevalgut les opcions de protecció procedents de l’esquerra.

Et convido a fer d’historiador: la cosa més important que fem els historiadors són les perioditzacions. ¿Me’n pots fer una de més llarga de la situació espanyola i una altra de més centrada en l’últim any?

Jo crec que qualsevol periodització dels últims temps ha de tenir en compte l’impacte singular que ha tingut la crisi econòmica a Espanya, que ha colpit molt amunt (espantant) i molt avall (afectant). La crisi fa pedaços aquella fantasia (que havia arribat a ser compartida per les classes dirigents i les classes populars) d’haver sortit finalment de la tradicional minoritat econòmica espanyola i haver arribat finalment a consolidar la convergència amb els estats de la UE. Per primera vegada en la història, els anys de la turboeconomia d’abans de la crisi possibiliten a sectors significatius de la societat espanyola l’accés a l’hedonisme. Espanya, en aquells anys, liderava molts rànquings, entre ells, el de consum de cocaïna. L’estrangulació eco- nòmica es produeix en molt pocs mesos i el xoc ha estat extraordinari, i encara no s’ha paït. Les repercussions psicopolítiques d’aquest fenomen són molt importants. La societat comença a mirar el poder de manera crítica i tots els defectes del siste- ma apareixen de manera descarnada. És com quan un dia t’aixeques i t’adones que l’edifici que tens al davant i que has vist cada dia és molt lleig. Aquest fou el cas del País Valencià: tothom sabia que passaven coses, però quan amb la crisi el sistema ja no és capaç de protegir-te, llavors canvia la percepció dels defectes del sistema mateix. I es provoca una erosió molt forta de la reputació del sistema polític. Si hem d’agafar una data simbòlica, podria ser la de l’abdicació del rei Juan Carlos: es comença a perdre el respecte al sistema de la Transició. Els més grans es desil·lusio- nen i els més joves adopten sense embuts una mirada crítica. I és un procés ràpid: només fa cinc anys hauria estat impossible la sobtada desaparició del juancarlisme. En canvi, ara per ara és molt difícil trobar ni que sigui un sol juancarlista. Això no sembla haver portat a la ruptura definitiva del sistema: la monarquia va tenir olfac- te plegant a temps i el quadre institucional, substancialment, ha aguantat, com s’ha vist al llarg dels mesos d’interinitat que hem viscut el 2016; encara que ara amb una càrrega crítica important, que va trobar la seva expressió més forta al desembre de 2015. Al juny hi ha hagut una certa rectificació en el sentit d’una recerca d’ordre i protecció —que el PP, malgrat l’intent de C’s de voler competir en aquest terreny, ha aconseguit capitalitzar—, i em sembla que si hi hagués eleccions ara la tendèn- cia no variaria gaire. La víctima de tot plegat ha estat clarament el PSOE, perquè als problemes de la socialdemocràcia en general se li han afegit els propis, que en bona part deriven del fet que ni va voler veure la crisi ni, sobretot, va saber trobar una manera de posar-se al costat dels qui l’estaven patint. Mentre molta gent era desnonada o perdia la feina, el PSOE estava gestionant l’abdicació de Juan Carlos. Mentre els de baix patien, el PSOE estava negociant a dalt. Ho va fer bé: l’operació de l’abdicació mai hauria pogut funcionar sense la implicació del PSOE en general i de Felipe González en particular. Va ser una garantia del sistema, però es va quedar únicament en això. No hi va haver —com en el cas portuguès, amb Soares clamant contra els estralls de l’austeritat— cap veu autoritzada del socialisme espanyol al costat de la gent. Encara que fos només de manera simbòlica. En aquesta situació, el PSOE es queda al mig entre el PP, que representa la seguretat, i un nou partit com Podem, que ofereix un nou horitzó de seguretat sobre noves bases. Era inevitable? No ho sé. El fet és que opera des de dalt i la gent ho percep. El PSOE té interioritzada la seva funció de garantia del sistema i ha passat de ser accidentalment monàrquic a ser profundament monàrquic. Dit això, no sé cap on derivarà ara la situació del PSOE; depèn de moltes coses, com l’estat de l’economia i les conseqüències de la nova fase internacional, entre altres factors. La situació del PS francès, per exemple, tindrà repercussions en el PSOE. Sobretot en l’oficialista. Això em fa dir ara —a fi- nals de gener, quan m’ho preguntes— que potser Sánchez no està mort del tot, i pot obtenir un resultat per sobre del 30 %, perquè apel·lant a la militància desfà l’error del principi, de no haver estat amb els de baix. No estava clar, però la candidatura de Patxi López fa que sigui molt difícil evitar el vot dels militants, i aquí Sánchez hi pot tenir alguna possibilitat. Juga també amb el favor de l’esperit crític d’aquests temps: l’animadversió dels grans grups de comunicació, que amb Sánchez han estat duríssims, li proporciona una simpatia entre la gent que entén que aquests mitjans són part del sistema. Dit d’una altra manera, avui en dia a Espanya, si vols guanyar les eleccions, que els mitjans no et cuidin gaire.

¿S’ha acabat de veritat el sistema del 1978? ¿És mort aparent (i, en canvi, està ben viu) o simplement és una qüestió de temps i veurem la seva transformació definitiva? Per molt que el discurs mainstream s’hagi resistit, molts parlen de nova transició…

La monarquia aguanta. A les Espanyes no s’està discutint de república; per tant, aquesta idea que el sistema del 78 està caient no la comparteixo. Entre altres coses perquè de moment no hi ha alternativa plantejada. Segurament durant molt de temps viurem una sensació de disgust i de rearmament de la mirada crítica, que és un fet nou en l’escenari espanyol i que està tenint una traducció institucional important, com en el cas dels anomenats ajuntaments del canvi.

Ara, potser estem encara en un moment més conservador del que sembla. Si tallar la Gran Via de Madrid per limitar la contaminació s’ha percebut com una disposició radical…

Una vegada, a principis del 2011, quan començava el declivi d’Il Cavaliere a Itàlia, vas dir que la cosa aniria per llarg, i havies utilitzat l’expressió «paràbola descendent». Podria ser una manera de descriure la situació espanyola. Però, com sempre en aquests casos, allò que importa és el «mentrestant». Què veurem?

En realitat, allò que és més preocupant per a Espanya i que preocupa els ciutadans no és tant la paràbola espanyola, sinó el possible col·lapse del sistema euro- peu. Ara mateix estem més convergents que mai. Si els espanyols poguessin votar a França, votarien contra Le Pen. Espanya encara es creu el tema europeu, i el necessita, perquè té por de quedar-se sola amb si mateixa.

Cinc definicions breus per a cinc ecosistemes polítics, ara mateix: el PP, el PSOE, C’s, Podem i el món basc.

PP: partit alfa, partit d’ordre.

PSOE: en el moment en què havia d’estar amb els de baix, va estar amb els de dalt.

C’s: ha sigut un dic de contenció de la fenomenologia

Podem. En el futur no sé què serà.

Podem: podria ser el partit-sindicat dels damnificats per la crisi, jugant a ser les noves Comissions Obreres; té una força social real que els empeny. Però alhora és un partit pop i té el risc d’acabar com els Beatles, separats.

Món basc: singular, regne del realisme polític, que pot contribuir a l’estabilitat espanyola, que sap que per aquí passa la seva capacitat de mantenir la seva particu- laritat política i fiscal.

També moltes vegades tendim a mirar els cicles de crisi només des del seu vessant polític, o fins i tot electoral. Tanmateix, la sensació és que aquesta és només la seva manifestació més evident: més enllà del terratrèmol en el sistema de partits, ¿quines creus que són les forces de fons (econòmiques, culturals, socials, generacionals…) que s’han mogut més?

Les dades són contundents: les noves generacions experimenten més l’impacte de la crisi i, com a conseqüència, són les que tenen una mirada més crítica cap al sistema. Ara bé, des d’un punt de vista demogràfic, els joves són més minoria ara que el 77. Això complica el quadre: la fractura generacional hi és, però quantitativament els joves no són prou i necessiten fer aliances intergeneracionals. Per altra banda, el PP té molt clara quina és la seva majoria social en termes d’edat: el partit dominant és alhora un bloc generacional i el PP n’és molt conscient. Altrament no s’explicaria la rapidesa amb la qual va rectificar en el cas de les declaracions de la ministra de Sanitat sobre el copagament sanitari. S’anava a tocar la seva pròpia base electoral i no podia ser.

Sempre fas referència al teu mot «mapes, mapes, mapes». Tot fa pensar que un dels canvis més importants que ja hi ha hagut i que encara veurem més en el futur és dei- xos, dequilibris entre territoris. Si haguessis de fer un mapa de l’Espanya que hi ha ara i sobretot de la que ens espera, com el dibuixaries?

És clar que ara per ara ha entrat en crisi l’eix Madrid-València, perquè el País Valencià en aquest moments no està gaire alineat amb les posicions del govern central. L’eix Madrid-Andalusia encara funciona. Tanmateix, la centralitat de Ma- drid està sent qüestionada per primera vegada en molt de temps. A la Conferencia de Presidentes, el tema fiscal —el dumping de la capital— ha estat atacat justament pel País Valencià i per Andalusia, cosa impensable fins fa poc. Això representa una novetat important també en perspectiva de futur: si anem cap a una harmonitza- ció fiscal europea més forta, aquest serà un debat candent. L’altra novetat dels úl- tims temps és que als països de l’arc mediterrani, i de llengua i cultura catalana, hi ha governs que tenen diferents formes i graus d’oposició al govern central del PP. Ara hi hauria espai per a una poderosa acció conjunta d’aquests territoris —sobre la base d’un programa mínim, això sí, que inclogués la llengua i les infraestructu- res—, que canviaria els equilibris del conjunt de l’Estat, però una part dels catalans —i en concret aquelles forces que estan a favor de la independència— estan ara immersos en un altre debat.

Abans he omès voluntàriament la pregunta sobre el món català. Malgrat el que es digui, no deixa destar interconnectat amb tota la resta (més encara, es podria dir que n’és un símptoma gegantí). Fes-me una lectura «europea» i «espanyola» del cicle català començat el 2010.

A Catalunya s’ha verificat el mateix que a molts indrets, però passat pel filtre del marc nacional català. Fonamentalment hi succeeixen dues coses: en primer lloc, tot el procés estatutari, i sobretot la campanya del PP i el recurs, generen decepció cap al «món espanyol»; i, en segon lloc, hi ha la crisi econòmica. Primer es crea una situació d’irritació generalitzada, i després, amb els efectes de la crisi, s’exaspera el conflicte, que deriva cap a l’esquerra. No s’ha d’oblidar el «moment merkelià» de Mas, quan practica, reivindicant-les com a justes, unes retallades molt consistents. Això va generar un greu problema al govern d’aquell moment. Per dir-ho amb una imatge gràfica: el 2011 el govern de Mas aprova el pressupost arribant en helicòp- ter al Parlament, perquè aquest està encerclat de manifestants; sis anys després, un govern convergent i republicà aprova pressupostos amb la CUP. Les bases socials convergents (i republicanes) també es mouen: es pot llegir també la Diada de 2012 com un viatge de les bases tradicionals nacionalistes cap a Barcelona; les classes mitjanes comencen a reclamar ordre i protecció, en aquest cas, catalanes. Tanma- teix, no acaben d’acceptar la idea d’un comandament únic, com es va demostrar en les eleccions del novembre de 2012. I qui està al capdavant és conscient de la necessitat del comandament únic, però encara al cap de dos anys i mig al setembre de 2015 tampoc és capaç d’imposar-lo. En aquest sentit, tinc la impressió que a Catalunya no només venim sinó que anem cap a cicles electorals curts. Hi haurà ajustaments, encara. En el curt termini, veig una seqüència que preveu l’aprovació de les lleis de desconnexió, la impugnació per part del TC, un moment «crític» que precedeix la signatura del decret de convocatòria de referèndum (i s’ha de veure qui el signa), la suspensió del decret mateix i eleccions. Ara bé, en tot aquest pro- cés sí que podria haver-hi intervenció de la UE, o, millor dit, algun advertiment, a la Generalitat i al govern central: la UE no vol inestabilitat. No la volia abans i encara menys la vol ara amb el canvi d’escenari internacional. Vol simplificar, no complicar el quadre. A partir d’aquí, no sé què passarà en la nova fase. Dependrà molt del resultat electoral, encara que en tot cas veig un escenari de fragilitat i no excloc repeticions electorals. Mentrestant, s’ha produït una certa disminució de la mobilització de l’independentisme, que pot tornar a pujar depenent de l’acció del govern estatal. Malgrat això, hi ha una dada que em sembla significativa: en l’úl- tima enquesta del CEO, els percentatges dels qui es declaren amb identitat mixta (català/espanyol) han tornat exactament als nivells d’abans del Procés. Això vol dir que molts d’aquells que han pronosticat un tomb decisiu cap a l’independentisme s’han equivocat. Això en el curt termini. A llarg termini, igualment el govern central es troba amb un problema, perquè no té ni capacitat ni interès de fer una proposta innovadora per a Espanya. Ho poden fer (i en part ja ho estan fent) Podem i les seves confluències. Aquesta sí que pot ser una innovació substantiva.

Quanta radicalitat democràtica i quant de trumpisme hi ha en el moviment independentista?

Globalment és democràtic i és europeista, li ve de la tradició del catalanisme. Ara bé, hi ha un component que en una altre ecosistema estaria a la Lliga Nord.

Tot moviment polític pot evolucionar: hi haurà una part del moviment a qui no li agradarà la realitat que veurà (el Procés ha tingut elements de realisme màgic), i no sé dir què passarà amb aquesta part.

Hi ha qui defineix la proposta independentista com el gran motor del canvi (o fins i tot l’únic canvi possible, com va repetint ERC) i qui l’ha definida —com ara Guillem Martínez— com «una gran operació de manteniment de l’statu quo». Tu com definiries el Procés?

És les dues coses alhora. Hi ha un component de qüestionament de l’statu quo i una part de vector de supervivència del nacionalisme en època de crisi.

I, en aquest context, quin balanç fas de la figura política de Mas?

És una persona a qui en el fons no li agrada la política. És un home coratjós, auster, bon gestor, que es veu en una situació política complicada, que la viu patint. És un polític que no estima massa la política i a qui a vegades han assessorat molt malament.

La pregunta anterior té a veure també amb una sensació, que tenim alguns, que la Catalunya —i per extensió la catalanitat— projectada per l’independentisme (en bona mesura també per ERC i fins i tot per la CUP, malgrat els accents radicals) no deixa de ser una versió actualitzada d’una visió tota pujolista del país. Tu creus que és així?

Les classes mitjanes catalanes a través del nacionalisme creen el seu propi ordre, estan maldant per mantenir això. Per a molts el tema és evitar un segon tripartit.

La revista sortirà d’aquí a un temps. Potser aleshores ja sabrem si efectivament hi haurà referèndum o si bé, més probablement, s’anirà a eleccions. ¿Quins equilibris de forces veus (més enllà del resultat concret escó amunt, escó avall)? ¿Quines són les variables que més determinaran els nous equilibris?

No sé què passarà entre la signatura del decret de convocatòria i allò que passarà després. Sobre equilibris, tampoc et sé respondre: dependrà de moltes coses, de què fa el govern central, tant pel que fa a mesures de tipus coercitiu com de contrast polític. S’ha de veure també quina és la situació de la UE en aquell moment.

Malgrat la insistència sobre la independència, totes les enquestes que s’han fet revelen que el veritable consens majoritari a Catalunya es construeix entorn de tres grans eixos: canvi en les polítiques socioeconòmiques, aprofundiment de lautogovern i rebuig al tancament de files dels partits estatals de lestablishment. Serà possible construir consens sobre aquests tres eixos? I si és així, en quina acció es traduirà?

Soc de l’opinió que s’hauria pogut crear un moviment nacional més fort sense la reivindicació de la independència. Es podia dir: volem sobirania, reconeixement nacional i canvis a Espanya. El problema ha estat que el nacionalisme es volia as- segurar la direcció del moviment i en això ha sigut eficaç. Però l’altre vector, el de l’esquerra i del sobiranisme no necessàriament independentista, hi és. Però reitero, si l’accent s’hagués posat en la sobirania i no en la independència, des del punt de vista dels interessos catalans, el moviment hauria estat imparable i hauria reportat una rotunda victòria. No quedaria clar si Rajoy seria president, probablement les forces catalanes estarien discutint els pressupostos de l’Estat, hi hauria cooperació amb el País Valencià i les Illes. Però la independència ha estat l’assegurança de vida per a CiU i ERC, i un tallafoc eficaç cap a l’esquerra.’

 

————-

Entrevista a Daniel INNERARITY a El Mundo (15-07-17)

 

http://www.elmundo.es/opinion/2017/07/15/5968fe95ca474186628b45b9.html

Hace justo un año, el entonces ministro de Economía y hoy presidente francés, Emmanuel Macron, convocó a un grupo de intelectuales para debatir sobre el futuro de la socialdemocracia. Daniel Innerarity, presente en esa reunión, defendió que los antagonismos tradicionales, como el eje izquierda-derecha, «ya no sirven para encarar las transformaciones sociales y evitar el auge de los populismos». En ‘La democracia en Europa’ (Galaxia Gutenberg), su último libro, advierte de que la edad de oro de los Estados-nación ha llegado a su fin y subraya la necesidad de democratizar la toma decisiones en la Unión Europea. Innerarity, erigido en un filósofo político de referencia, fue elegido por ‘Le Nouvel Observateur’ como unos de los pensadores más influyentes del mundo.

¿España es un Estado plurinacional?

Depende de cómo quiera España definirse a sí misma. Las naciones son identificaciones que dependen de que los identificados las sostengan. Las tensiones que tiene España describen un Estado poliárquico muy diferenciado y a mí eso me gusta llamarlo plurinacional. Plurinacionalidad equivale a articular la diversidad en una cierta uniformidad.

La Constitución distingue entre regiones y nacionalidades. ¿Por qué ahora escama el término plurinacional?

Deberíamos tenerlo asumido pero en España seguimos pensando que a una nación le corresponde un Estado, y que ese Estado tiene que tener un poder soberano. Nos equivocamos.

Muñoz Machado recordaba en EL MUNDO que el TC ha confirmado reiteradamente que el concepto nación está vinculado a la titularidad de la soberanía. ¿Es compatible la plurinacionalidad del Estado español con la defensa del artículo 2 de la Constitución?

Ese artículo es más un deseo que una realidad. Es evidente que muchísimas de las decisiones que aceptamos no tienen el origen en la soberanía del pueblo español: estamos en entornos europeos, con tratados de comercio internacionales… ¿Por qué no nos fijamos más en la realidad y desacralizamos un tanto los textos? Además, en España ya hay elementos de soberanía compartida. Yo vivo en Navarra y tenemos soberanía fiscal, que implica que hay un punto no menor de las competencias de una autonomía en el que el Estado y el Gobierno foral tienen la obligación de ponerse de acuerdo. ¿Eso cómo casa con la soberanía entendida de una manera esencialista, tal como la formula el artículo 2 de la Constitución?

Pero la foralidad navarra y el concierto vasco estaban pensados como un punto de llegada, no de partida, en la arquitectura territorial.

El precedente vasco demuestra que es posible, 40 años después, convivir compartiendo soberanía.

Usted ha dicho que nadie en Europa entiende que en Cataluña no se pueda votar. Pero es la misma Europa en la que tanto Alemania como Francia no permiten la secesión de ninguno de sus territorios.

No es un elemento menor que la democracia más vieja de Europa, la británica, permita el tratamiento político de las demandas colectivas persistentes en el tiempo. Las construcciones políticas están hechas para evitar la arbitrariedad y las ocurrencias, pero tienen que dar cauce a realidades persistentes. Siempre insisto: no hay que crear más problemas de los que tiene la sociedad. La vida corriente discurre por la negociación y en las zonas grises del entendimiento, incluso de la chapuza. Sin embargo, entendemos la vida política como algo imponente, rotundo. No avanzaremos en términos de convivencia si no exploramos los espacios de intersección. Pensar que el elevado número de catalanes y catalanas que se quiere ir de España es un problema artificial es desconocer una realidad. Otra cosa es que no existía hace unos años. La solución no pasa necesariamente por el plebiscito de irse o quedarse, pero tampoco sólo por la apelación al marco legal.

¿Reconocer naciones culturales, como ha hecho Pedro Sánchez con Cataluña, ayuda a encontrar soluciones duraderas para la organización del Estado?

No he entendido nunca la expresión nación cultural. La nación es un principio político, lo que no significa que conduzca a la consecución de un Estado. Si yo me siento nación no es porque me guste una lengua o unos bailes regionales, sino porque quiero que se respete un principio de autogobierno y que esa subjetividad tenga un reconocimiento. Eso no es folklore. Hay que tomárselo en serio. Nos disminuyamos las dimensiones del asunto para hacerlo más manejable o para que lo acepten los barones socialistas.

¿La salida para Cataluña es convertir a España en una confederación?

En el pluralismo constitucional del Estado español hay elementos centralistas, autonómicos, federalizantes y confederales. Los vascos y navarros, cuando oímos hablar de federalismo, pensamos es que nos quieren rebajar el nivel de autogobierno. Porque tanto el País Vasco como Navarra ya se rigen, de facto, por un principio confederal. Los derechos históricos que obligan a pactar con el Estado muchas cosas son un elemento progresista. ¿Se ha hecho en Madrid en serio la reflexión de por qué en el País Vasco y Navarra hay menos pasión por la independencia que en Cataluña? Hemos acertado a encontrar fórmulas que permiten una convivencia de lo heterogéneo, que nos sitúan en un horizonte de bilateralidad. Alfonso Dastis, ministro de Asuntos Exteriores, acaba de admitir que cuando España firme tratados internacionales que afecten a competencias que el País Vasco tiene en exclusiva, el Gobierno vasco debe estar presente.

Urkullu, en Barcelona y ante Puigdemont, se mostró partidario del ‘derecho a decidir’.

Es muy difícil que en el País Vasco se dé una situación como la de Cataluña. Urkullu quiere extender la lógica del concierto fiscal a un ámbito político, es decir, que los mecanismos que rigen en la soberanía fiscal -incluida la obligación de ponerse de acuerdo entre Madrid y Vitoria- puedan ampliarse a otros asuntos competenciales en los que hay desacuerdo.

¿Tiene sentido luchar por la nación vasca, catalana o gallega en un entorno europeo en el que la integración sigue siendo su principal reto?

Sí, de la misma manera que tiene sentido luchar por Barcelona, por Vallecas o por mi pueblo. Lo que está poniendo en jaque la viabilidad de la UE es el excesivo protagonismo que tienen los nacionalismos de Estado. Europa no está amenazada por Escocia o Cataluña, sino por el veto alemán a la unión bancaria, por la inmovilidad francesa o por el Brexit. En España cuando se habla de nacionalismo siempre se piensa en Cataluña, pero también hay otro de Estado.

¿Hay que reinventar la democracia más allá de los límites del Estado-nación?

El Estado-nación, con algunas páginas negras, ha sido un gran invento de convivencia política. Tuvo un comienzo, con las revoluciones modernas, y tuvo un final como periodo dorado. Ahora los Estados-nación están muy incómodos porque intuyen que el nuevo juego le va a ser muy desfavorable. En la Europa de dentro de 50 años seguirán existiendo Baviera, Cataluña, el espacio vascoaquitano, París, Roma, Burdeos… Pero los Estados nacionales tendrán un peso mucho menor que ahora.

En su último ensayo, La democracia en Europa, sostiene que la agenda europea “debería despedirse de la semántica de la armonización y la unidad para transitar hacia un tipo de democracia más compleja”. ¿Esto en qué se traduciría?

La mayor parte de los conceptos que nosotros utilizamos en política -soberanía, poder, territorio, representación, legitimidad- surgieron en un momento en el que las sociedades eran simples, homogéneas, autárquicas y delimitadas. Ya no tenemos nada de esto hoy. Ahora hay sociedades muy complejas, que interactúan entre sí, que están desprotegidas porque no pueden poner barreras a nada y con un enorme pluralismo. Dejando a un lado la política cotidiana, debemos hacer un esfuerzo de renovación conceptual.

¿La falta de narrativa en Europa tiene más que ver con la desastrosa gestión de la crisis del euro o con la falta de una filosofía política en la UE?

Tiene que ver con que el concepto de Unión Europea que pone en marcha Monnet valía para un tiempo en el que había una gran desconfianza hacia las ideologías y para sociedades que no eran de fiar, la alemana que eligió a Hitler y la francesa, que había colaborado con los nazis. Para esa Europa pequeña, la idea de Monnet fue una maravilla. Consiguió lo que quería: la paz, la prosperidad y el asentamiento de la democracia. Pero ya no vale como instrumento de legitimización porque nuestros hijos dan todo eso por descontado. La UE debe cambiar su esquema, pero incorporando a la ciudadanía. ¿Cómo? Es muy difícil. Pero no sirve con que se junten cuatro líderes y decidan el futuro del continente. Como dijo Habermas, la política debe liberarse del miedo demoscópico, es decir, los políticos deben mirar más el largo plazo, como ha hecho Merkel con los refugiados o hizo Kohl.

Macron, dijo en su discurso de investidura que «los Estados tienen que proteger, pero parte de esa protección tiene que llevar el sello europeo». ¿Eso significa que hay que acabar con la política de austeridad?

De hecho, ya se está acabando con ella. Macron tiene un programa de relanzamiento de inversiones públicas. Y el control del déficit en España y otros países permite ir a estrategia de relanzamiento del sector público. Estamos en un escenario de cambio. No podemos seguir como hasta ahora.

¿España hace bien apoyando el tratado comercial entre la UE y Canadá (CETA)?

Sí. El mundo necesita acuerdos de comercio sofisticado que incluyan los estándares medioambientales y de protección de los derechos laborales de Europa. En política no se elige entre el bien y el mal. Cuanto antes lo entiendan los socialistas, mejor.

¿Podemos es el heredero del 15-M o el partido que se ha apropiado de la causa de los indignados?

No lo sé. Pero sí sé que la existencia de Ciudadanos pone de manifiesto que el eje izquierda-derecha es muy persistente. Y que hay un 15-M de derechas y otro de izquierdas.

¿La pretensión de Uxue Barkos es anexionar Navarra al País Vasco?

Ella ha dicho que es una presidenta abertzale en una comunidad que no lo es. Significa que no ha renunciado a ninguna de sus aspiraciones ideológicas pero admite que la última palabra la tiene la ciudadanía. Barkos irá al ritmo que le marque la sociedad. En Navarra, la mitad de los niños están escolarizados en euskera y el 20% de la población sabe euskera. No puede ser, por tanto, que en los ayuntamientos haya funcionarios que no sepan euskera.

¿Qué pasó en Alsasua?

Por lo que sé, y el alcalde de Alsasua es amigo mío, aquello fue una pelea a unas horas de la madrugada que, como toda agresión, me parece abominable. Pero no se puede tratar como un delito de terrorismo porque implica una excepcionalidad y una crispación añadida a un problema que se puede resolver en la Audiencia de Navarra. Hasta donde yo sé, no hubo una motivación terrorista. ¿O todo lo que le hagan a un guardia civil es un acto de terrorismo?

¿Por qué los herederos políticos de ETA aún no han sido capaces de condenar el terrorismo?

En el plano político, Bildu y todo lo que representa hace ya tiempo que reconoció, por tacticismo o por convicción, que la violencia fue un error. Esto no me parece suficiente en el plano ético. La izquierda abertzale debería dar un paso más si quiere que el resto de la sociedad entendamos que la cuestión de los presos debe tener un tratamiento más suave. Yo estoy en contra de la dispersión de presos, es una pena añadida que ya no tiene sentido.

Edurne Portela dijo en estas páginas que el discurso reciente sobre no remover el pasado de ETA va en detrimento de crear una sociedad mucho más cívica en el País Vasco.

Cuando pasan cosas tan graves como en Euskadi y eso se detiene, hay un momento inicial en el que la gente quiere vivir de otra manera. Pero eso es compatible con trabajar la memoria. Hay tres tipos de relatos: el de los historiadores, el de los periodistas y el de las familias. En los ámbitos privados no podemos entrar, pero sí podemos exigir que el relato público sea de una determinada manera.

El PNV sigue siendo el partido hegemónico de la política vasca, pero Convergència va camino de dejar de serlo en Cataluña. ¿A qué se debe?

A que el PNV ha hecho una buena lectura de la sociedad vasca. Y a que obtiene una buena puntuación en los cuatro parámetros principales: identificación con el país, eficacia en la gestión, ética pública y sensibilidad social. Si un partido, el que sea, da buena nota en estos puntos, resiste la volatilidad.

 

————-

 

José Luís MARTÍ, “The catalan self-determination draft bill” a Agenda Pública (18-07-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/the-catalan-self-determination-referendum-draft-bill-new-form-of-transitional-constitutional-regime/

Last July 3rd, several representatives of the three secessionist parties in Catalonia – PDEcat, ERC and CUP – presented the draft of the so-called Self-Determination Referendum Act, an ad-hoc statute that is meant to regulate the process of a referendum on the secession of Catalonia. In the morning, the draft was presented in the Catalan Parliament. It was basically an informal presentation for the press, with no official value, in which the other parties refused to be present. In the afternoon, this informal draft was presented to the wider public by several members of the Catalan Government in such as unusual setting as a theater – the National Theater of Catalonia –, in an event with a TV show format. The mise-en-scène could not be more theatrical. Technically, this draft is not a bill yet, since it has not been introduced into the Catalan legislature. Probably it will be this August, in the middle of the vacation period in Spain. But this draft bill is very interesting from a constitutional point of view, and we should all pay some attention to it. Let me explain why.

The Catalan Self-Determination Referendum Act, as I said, is an ad-hoc piece of legislation that regulates only one specific referendum process: the referendum on the secession of Catalonia from Spain. It is a one-shot legislation. It establishes who will vote, how the process will be conducted, how the campaign should proceed, and how should it be reflected by the media. It creates a specific Electoral Commission, and regulates who and how will be able to submit complains to it. It determines the question to be asked in the referendum, and establishes the conditions in which it will be considered approved. And it even fixes the date in which such referendum is supposed to be held – October the 1st –, and prefigures what will be the institutional consequences of a majoritarian yes- or no-vote. None of this is truly internationally remarkable. What is exceptional, especially from a constitutional point of view, is that this piece of legislation will create a transitional constitutional regime, which constitutes of course a constitutional coup d’état from the standing point of the Spanish constitutional legality, and a regime that is scheduled to die automatically in October the 3rd. If this draft bill is finally approved by the Catalan parliament, and if the Spanish constitutional court does not immediately strike it down, which is almost impossible not to happen, it will constitute the fastest constitutional regime ever.

But let me start with the boring stuff. And, first, here it is some background. It is well known that the Rajoy Administration in Spain does not authorize Catalans to vote in a secession referendum. The secessionist ranks in Catalonia have been pressing for years in order to be able to have a vote on this issue. It is controversial, from a technical point of view, whether the Spanish constitution would allow for such a referendum. For those who claim it would, the key issue is that a primer minister’s authorization is required. But even if such referendum is not compatible with the current constitution, it is obvious that the constitution might be amended to make room for it. And this, again, depends on the agreement of Partido Popular (jointly with other majoritarian political forces). Thus, in any case, the refusal by Rajoy and Partido Popular of allowing the Catalans to vote on secession makes it legally impossible to hold such referendum. This is important in order to understand that the secessionist parties in Catalonia, fully determined to hold the referendum anyway, have drafted this bill with the manifested intention to break or disobey the – Spanish – law. There is no discussion, then, about whether such bill is constitutional or not. It is obviously not. And no one among the secessionist is naïf enough to believe that it will not be challenged before, and struck down by, the Constitutional Court in a few days after his parliamentary approval – which we can also take for granted, since the secessionist parties have a majority of seats in the Catalan parliament. The announced secessionist strategy will consist in continuing to operate under the basis of this new law, and hold the referendum anyway, thus disobeying what the Spanish Constitutional Court may have said, and being aware that this will condemn the referendum to a framework of illegality. As well known as all of this is for everyone in Catalonia and Spain, the draft bill faces several significant difficulties precisely derived from the fact that it is supposed to operate in such framework of illegality.

One of these difficulties is that the Catalan government does not possess any electoral register or roll, which is in possession of the Spanish electoral authorities. The Self-Determination Referendum draft bill establishes that the same people who are allowed to vote in the elections to the Catalan parliament will be able to vote in the referendum. But, despite the rumors that they might have had illegal access to the register, the Catalan government does not have any means to know who exactly are those. Thus, de facto, anyone interested in voting will be able to attend to the polling station, declare that she is allowed to vote in the Catalan legislative elections, and cast her ballot in the referendum.

The draft bill establishes the question for the referendum: Do you want Catalonia to become an independent state with the form of a republic? And only two possible answers will be allowed: yes or no. The bill even establishes how the ballot should look like. But the two more controversial issues are these: it does neither establish a turnout validity threshold, nor an approval threshold. It is true that other secession referendums have not established thresholds either. But it is important to understand that this one will be held in a framework of illegality. If only secessionists finally go to vote, as most in Catalonia expect, it well might happen that the referendum gets a 95% of approval from a 40% turnout. And, according to the bill, the Catalan parliament will have to declare the independence of Catalonia within 48 hours. In effect, the draft bill prefigures what institutional consequences will follow from its results. If yes wins, the parliament will be obliged to immediately declare independence. If it’s no who wins, it will be obliged to call for ordinary elections. The draft is very clear to say that the secession referendum will be absolutely binding, to the point of prefiguring such legal obligations for the parliament.

Another controversial aspect of the draft bill concerns the electoral guarantees of the referendum. Given that only secessionists are determined to hold the referendum in the framework of illegality, everything seems to indicate that this will be a referendum designed, organized, supervised, and whose ballots will be counted, by only one side in the debate. Even the five members of the Electoral Commission – the Sindicatura Electoral de Catalunya – will be appointed by the secessionist majority in the Catalan parliament, given that the anti-secessionist forces refuse to collaborate with the organization of an illegal referendum. And this fact might be of high importance, given that a referendum in a framework of illegality is expected to generate many doubts and complaints that only such Sindicatura Electoral will be able to handle and solve.

Finally, another controversial feature of the bill is that, as any other electoral or referendum regulation, it establishes the conditions in which those who will work in the polling stations will be selected and take care of the whole process. The draft bill, mirroring the general electoral procedures in Spain, says that the thousands of citizens who will be required to work in those polling stations will be appointed by lottery. They will have the legal obligation to attend to collaborate with the process. But such obligation will only exist according to such referendum act, which presumably will have been struck down by the constitutional court. What is more, any collaboration with the referendum process by those citizens, or by the Catalan civil servants asked to supervise and manage the process, will be considered illegal according to the Spanish constitutional law, as the Constitutional Court jurisprudence has recently established (for instance, in the judicial order 24/2017, of February 14th). It is interesting, at this respect, that Article 3.3 establishes legal immunity for the authorities who participate in the “preparation, celebration, and/or implementation of the referendum’s results”. Such immunity, however, will stop producing effects as soon as the act itself is struck down or suspended.

For all these reasons, this draft bill raises significant concerns regarding not only its legality, but also the guarantees and legitimacy for the secession referendum. In terms of its democratic legitimacy, it is important to mention an additional worry. The bill, as any other piece of legislation, will be presumably passed by the Catalan parliament with the support of the majority of its members. The three secessionist parties control 72 out of the 135 seats. But this majority falls short of the kind of supermajority that would be required to reform the Catalan Estatut, the sort of regional constitution from which all regional powers are derived. Thus, some might be concerned that a legislation as disruptive, and at the same time as fundamental as this one, which will necessarily involve a breakdown in the Catalan and Spanish legality, is passed by a lower majority, and therefore gather much less social consensus and support, than the one that was required to adopt and reform the Estatut. What is more, that majority in parliament actually represented 48% of the voters in the last election – which turned into a majority of seats only due to the overrepresentation of the rural areas. So such secessionist block, which is the only one giving support to the referendum statute, is not even representative of a majority of voters in Catalonia. This brings me to my last point, and the most interesting aspect of this draft bill.

Under the surface of an ad-hoc specific referendum regulation, the draft bill includes two articles of obvious constitutional nature. Article 2 declares the sovereignty of Catalonia: “The Catalan people is a sovereign political subject, and, as such, it exercises its right to free and democratic choice, which is its political condition.” Article 3 develops this idea of sovereignty by declaring, in section 1, that “the Parliament of Catalonia acts as a representative of the Catalan people’s sovereignty”. And section 2 of the same Article 3 says that “this Act establishes an exceptional legal regime in order to regulate and guarantee the self-determination referendum in Catalonia. It hierarchically prevails over any norm that might be in conflict with it, for it regulates the exercise of an unalienable, fundamental right of the people of Catalonia.”

It is obvious that Articles 2 and 3 transcend the level of legislation and establish a constitutional regime. First, they proclaim the political sovereignty of a people. Second, they declare this legal provision to be a fundamental, supreme norm that prevails to any other, Catalan, Spanish, or even international. As a constitutional regime, though, it is exceptional in two senses. First, it is circumscribed to the organization of a secession referendum. In the Final Disposition 1, it explicitly acknowledges that the rest of the legal system of any order will continue to be applicable in Catalonia insofar as it does not contradict the present act. And second, because of the first, it is transitional, and it actually establishes the time constraints in which it will operate. The Final Disposition 2, in effect, this act’s provisions will stop being valid once the results of the referendum have been proclaimed”.

Thus, as soon as this draft bill is passed by the Catalan parliament in the following weeks, a transitional constitutional regime of a new form will have been enacted in Catalonia. This new constitutional regime will widely clash with the Spanish constitutional legality. And everything indicates that the Spanish Constitutional Court will react immediately by striking down this legislation, and probably indicting several members of the Catalan government. However, the Catalan authorities, under control of the secessionist parties, have announced that they will proceed in any case under such Catalan transitional constitutional regime. This will be the first constitutional coup d’état since the creation of the European Union. And will create a first-order constitutional problem in Europe. How should the Spanish government handle this situation? How should the EU authorities and the other European governments react to it? How should the citizens in Catalonia face this terrible institutional breakdown? Is it democratically legitimate to enact a disruptive, constitutional coup d’état with only 48% of popular support? These are very relevant political questions that we should all start to answer.

But, in parallel, this case also raises interesting questions from the point of view of constitutional law. When a referendum is meant to operate in a framework of constitutional illegality, as in the Catalan case, it seems to require some kind of transitional constitutional regime of this kind. How else it could proceed and do things that are constitutionally forbidden under the assumption that the results will be politically – and legally – valid? The Catalan secession referendum will certainly be not the first referendum – whether of secession or not – in breaking explicitly the legality of the system. How should constitutional law theory capture this kind of breakdowns? Under what conditions might they be held to be democratically legitimate? Can we learn something from the current scenario in Catalonia? All these also strike me to be very interesting questions, and constitutional lawyers should start offering responses.

 

————

 

Eduard ROIG, “La Declaración de Barcelona y (no sólo) el debate independentista” a Agenda Pública (16-07-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/la-declaracion-barcelona-no-solo-debate-independentista/

El pasado viernes las ejecutivas de PSOE y PSC acordaron la llamada Declaración de Barcelona, planteada expresamente como alternativa tanto a las reivindicaciones independentistas como al mantenimiento del modelo actual, en su formulación y en su práctica. Se defiende así la existencia de un espacio de diálogo y respuesta a las demandas soberanistas desde el marco constitucional, de modo que sus posiciones dejan de considerarse sólo propuestas ilegales para convertirse en demandas políticas a integrar por el propio sistema. A mi juicio este es un punto de partida necesario, pues la reducción del movimiento independentista a una huida hacia delante de un grupo de políticos, distintos de una sociedad “sensata” y ajena a ese movimiento, es insostenible en la práctica y funciona sólo a efectos de legitimar la falta de respuesta política y su uso con fines electorales en el resto de España.

Las posibilidades de avanzar en esta línea se mide en la capacidad de la propuesta para  acercarse a los ciudadanos que defienden hoy la opción soberanista ¿Puede la propuesta planteada ser atractiva para ellos? En este sentido el texto va más allá de la habitual defensa de la reforma constitucional federal para asumir una serie de contenidos que no necesitan reforma constitucional y que se refieren a aspectos de la reivindicación independentista que acostumbran a quedar ocultos por la discusión constitucional: compromisos en materia de infraestructuras (corredor mediterráneo, ferrocarriles, puertos, mayor participación en el transporte metropolitano…), de desarrollo estatutario (transferencias, inversiones culturales, consejos territoriales de justicia…) o de asunción de la identidad propia de Cataluña en el funcionamiento de las instituciones estatales (esencialmente en materia lingüística y cultural). Adicionalmente, la Declaración incluye un aspecto novedoso en torno a la consideración de Barcelona y sus potencialidades y desarrollo como objeto de especial atención para las instituciones estatales (esencialmente mediante una mayor presencia e implicación de las instituciones estatales en la ciudad), lo que aporta un elemento que no es tradicional en las reivindicaciones nacionalistas pero que debe considerarse hoy parte de la identidad propia de Cataluña.

En cuanto a la reforma constitucional, la propuesta se remite casi por entero a la Declaración de Granada, pero hace un énfasis especial en cuatro aspectos reivindicados por el PSC en los últimos años: reconocimiento “de las aspiraciones nacionales” (con las mismas palabras de la Declaración de Granada), reforma competencial, regulación del sistema de financiación autonómica con énfasis especial en su suficiencia y refuerzo de la participación autonómica en las decisiones del Estado mediante un Senado renovado en su composición y funciones. La eficacia de estas propuestas para reintegrar a los ciudadanos independentistas se juega naturalmente en su concreción, que implica obviamente a todas las Comunidades y a todos los españoles: no es razonable esperar grandes trasformaciones competenciales, pero sí reforzar la exclusividad en ámbitos concretos y especialmente sensibles, lo que exige una efectiva asunción de la diversidad de derechos en función del territorio que es elemento estructural del federalismo (y del estado autonómico), aspecto que señalaba recientemente Francisco Caamaño; la financiación territorial no puede cerrarse constitucionalmente y es imposible desconocer sus efectos generales para todo el territorio, pero la fijación de claros principios constitucionales y la reconsideración de la distribución actual de recursos entre niveles territoriales son cambios de por sí relevantes; y un Senado federal es fundamental para terminar con las dinámicas de las decisiones estatales que ignoran sus efectos territoriales … y de ocultación de la responsabilidad autonómica en las decisiones en las que sí se ha participado.

En resumen, un texto que aborda de modo expreso prácticamente todos los ámbitos de reivindicación independentista, al margen obviamente de la propia independencia. Y, sin embargo, en mi opinión la propuesta no va a alterar en gran medida el debate. Esta aparente paradoja no se debe a que la propuesta llegue tarde, sino a que las reivindicaciones territoriales son, a mi juicio, la expresión de un descontento y un alejamiento más general, derivado en buena parte de la crisis económica, pero también de la evolución de nuestro sistema institucional y de partidos desde la aprobación de la Constitución. Responder a las demandas independentistas con una reforma del modelo territorial puede ser necesario, pero no será suficiente. El independentismo se ha consolidado como una opción ilusionante que plantea un modelo global (tan irreal como se quiera) y óptimo en la medida de su propia inexistencia. Sólo una propuesta de similar alcance, que dé respuesta no sólo a demandas territoriales sino muy especialmente a consideraciones institucionales, democráticas o en materia de derechos puede generar un efecto a medio plazo de vuelta de ciudadanos al modelo constitucional. El debate no es sólo de funcionamiento del estado autonómico; es de integración en el sistema constitucional.

La Declaración de Barcelona no es ajena a ello. En la misma se incluyen referencias a la necesidad de profundización democrática y garantía social de la futura reforma constitucional. Y a la misma idea responden elementos de compromiso inmediato en materia de dependencia, sanidad, pobreza o refugiados. Obviamente, tales aspectos no podían ser objeto de la Declaración conjunta PSOE – PSC, pero son en mi opinión los más relevantes para recomponer la situación en Cataluña, por dos razones al menos: porque el independentismo sólo se frena con un modelo social y político español atractivo para los ciudadanos catalanes; pero también porque la reforma federal sólo es posible en el marco de una reforma global de la Constitución, en la que se fragüe un acuerdo que permita pactos cruzados entre distintos ámbitos de reforma y, sobre todo, que dote a la reforma del apoyo efectivo de la mayor parte posible de ciudadanos españoles, pues ese apoyo es condición necesaria de su posterior vigencia efectiva.

La propuesta sin embargo no sólo debe ser eficaz para reintegrar a parte del independentismo en el modelo constitucional. Debe también ser asumible (y atractiva) para el resto de las comunidades y de ciudadanos españoles. A esos efectos es relevante su coherencia con las posiciones generales en materia territorial del PSOE, concretadas esencialmente en la Declaración de Granada. Ninguno de los aspectos reseñados resulta contrario ni ajeno al texto acordado en 2013, que introducía ya los cuatro elementos citados en la Declaración de Barcelona. Pero el modelo autonómico tiene una larga experiencia en malentendidos o interpretaciones distintas del mismo texto; y cuestiones simbólicas como la concreción de la plurinacionalidad o concretas como la garantía de la igualdad darán lugar sin duda a discusiones y divergencias. Por esa razón, entre otras, es relevante el procedimiento en el que una eventual reforma se discuta y se adopte, alejándose de la tentación de una reforma “para Cataluña” y tendiendo a una reforma discutida y asumida por todos, que resuelva las cuestiones relevantes también para todos, a ser posible de modo expreso y no ambiguo.

 

——————-

 

Oriol BARTOMEUS, “Els imprescindibles” al blog “La ciutat llunyana” (13-07-17)

https://oriolbartomeus.blogspot.com.es/2017/07/els-imprescindibles_13.html

b

L’èxit o el fracàs del 1-O (i de tota la operació política del “procés”) el decidirà la taxa de participació. Certament, els convocants han anunciat que la propera “llei del referèndum” no exigirà un mínim de participació per a què els resultats puguin considerar-se vàlids, però a ningú se li escapa (i a ells els primers) que si la convocatòria no aplega a més de la meitat dels convocats (el cens electoral català, aquest cop sense estrangers ni menors d’edat) el seu resultat polític serà nul.

La clau de volta del “procés”, de l’operació política muntada damunt de la mobilització ciutadana iniciada el 2010 i que va agafar l’embranzida definitiva dos anys més tard, queda definitivament en mans d’un segment de prop de mig milió d’electors. Ells seran els que decidiran la sort del país. Si no acudeixen a la crida del 1-O, es produirà l’escenari que més temen els independentistes, un 9N bis, la constatació que tres anys més tard no han aconseguit sumar ni un actiu més al “procés”. Si això passa, el moviment quedarà tocat de mort, malgrat els intents de reanimació que (segur) practicaran els directors de l’operació i els seus corifeus. Si, en cas contrari, aquest mig milió finalment compareix, l’objectiu final del “procés” haurà quedat legitimat i entrarem en una fase per a la qual no hi ha mapes, més enllà de l’anunci que el govern de la Generalitat es compromet a declarar la independència en dos dies.

La situació actual és fruit de la rectificació de finals de 2015. Hi ha un abans i un després d’aquesta data en el “procés”. Les eleccions autonòmiques i generals de setembre i desembre, respectivament, posen en evidència els límits de l’independentisme i l’obliguen a redefinir el full de ruta cap a l’objectiu. L’opció per la via del referèndum, malgrat que mai no s’hagi assumit públicament, és fruit de la feblesa numèrica del bloc independentista, exposada cruament a les eleccions i reblada amb la no investidura de Mas el gener de 2016.

La constatació que no n’hi ha prou amb les forces pròpies és la que obre la porta al referèndum, no com a opció volguda, sinó com l’única opció possible per mantenir viu el “procés”. D’aquí que es canviï l’accent de la independència a la democràcia.

A l’enquesta de Gad3 publicada a La Vanguardia a principis de juliol mostra els diferents grups que componen l’escenari. D’una banda, els independentistes, el 38% dels entrevistats que donen suport a un referèndum unilateral. Són dos milions, sense considerar el més que possible biaix de la mostra (que en totes les enquestes tendeix a infrarrepresentar el vot de C’s i del PP). Són una mica més que els sí-sí del 9N. En la mateixa enquesta, casi 2,4 milions diuen que votarien afirmativament a la pregunta que s’ha anunciat que es plantejarà l’1-O, i uns 2,6 milions creuen que l’1-O es portarà fins al final.

Aquest és el bloc independentista. No és homogeni, evidentment. Dins seu hi ha els que creuen que la millor solució per a Catalunya és la independència, que serien prop de 1,5 milions (és a dir, que més d’un milió de membres del bloc no ho creurien). I fins i tot, entre aquests hi ha els convençuts, els que creuen que el “procés” acabarà efectivament amb la independència a curt termini (són uns sis-cents cinquanta mil). Són cercles concèntrics, com en totes les agrupacions humanes, definits en funció de la proximitat amb la idea central que cohesiona i dóna sentit al grup. Al nucli els convençuts, al voltant els durs, més enllà els pragmàtics, i encara més enllà els passavolants i els companys de viatge.

Aquests últims són els que tenen a les seves mans el futur del moviment. Tres-cents cinquanta mil, segons Gad3, que no votarien a favor l’1-O, però hi participarien. Si ho acabessin fent, l’operació fregaria els tres milions de participants, és a dir, passaria de la meitat del cens. És a dir, seria un èxit.

Atraure’ls, tanmateix, crea tensions a l’interior d’un bloc ample i divers com l’independentista, que en cinc anys de vida ha generat unes dinàmiques pròpies, que restringeixen el camp de maniobres dels seus propis dirigents.

En l’hora final, el “procés” es troba en un atzucac. D’una banda, és evident des del punt de vista estratègic, que necessita comptar amb forces més enllà del seu propi cercle si no vol convertir l’1-O en un nou 9N i veure’s abocat a una reculada potser definitiva (no de l’independentisme, però sí del “procés” com a operació política). Però de l’altra, l’evolució del propi “procés” l’ha conduit a un enduriment (natural en els processos basats en l’acció-reacció) de les posicions i a una destil·lació de les propostes. Un exemple, la defenestració del conseller Baiget i en general l’assetjament per part dels puristes a tot aquell que manifesti poc convenciment o cert titubeig.

Els durs han guanyat la partida als pragmàtics, els accelerats als calmats. Per la pròpia dinàmica. Perquè després de 2015 el “procés” ha necessitat marcar fites cada cop més atrevides, per por que el moviment es desfés, o perdés els efectius menys convençuts de la consecució de l’objectiu final. D’aquí el termini dels divuit mesos i l’aposta per la desobediència, manllevada a la CUP. O el “procés” accelera, crema etapes, opta pel “o caixa o faixa”, o la base de suport trontolla.

El problema és que aquesta accelerada que blinda els propis pot acabar segellant l’entrada als altres. I el “procés” no podrà sobreviure sense aquests altres, sense els imprescindibles. D’aquí que des de l’independentisme es practiqui la dutxa escocesa amb el món de fora (especialment amb l’espai dels comuns, el més proper dels allunyats). Un dia se’ls convida a participar i al dia següent se’ls acusa de traïdors a la pàtria.

El combat per l’anima d’aquest segment definirà l’èxit o el fracàs del 1-O i també definirà la mena de país que som (i que serem en el futur proper). Definirà si el “procés” acaba caient en mans dels intransigents, que entenen que la consecució de l’objectiu final és innegociable i que tot, absolutament tot, ha de sotmetre’s a aquest: des de la independència dels mitjans de comunicació públics i de l’administració pública, als fonaments de la democràcia parlamentària. Definirà si som una societat de blocs enfrontats (i empatats) o som capaços de generar majories amples. Definirà si som un país que es divideix en trinxeres de “patriotes” i “traïdors”, de “demòcrates” i “unionistes”, o considerem legítimes totes les posicions. Això no va només de la independència, ni molt menys de les lleis i de la constitució. Va de nosaltres. De què som i què volem ser.

 

Oriol BARTOMEUS, “Els imprescindibles” (II) al blog “La ciutat llunyana” (14-07-17)

https://oriolbartomeus.blogspot.com.es/2017/07/els-imprescindibles-ii.html

Estem assistint en directe a l’etapa de purificació del “procés”. És l’últim estadi de la destil·lació, després del qual el “procés” quedarà net de tebis i de porucs. És la mateixa evolució que han patit els processos revolucionaris. La francesa també va passar per aquest procés, quan els jacobins van acusar els girondins de contrarevolucionaris, de tebis, de pragmàtics, de no prou convençuts. El mateix que la russa de fa cent anys.

Tots aquest processos segueixen una línia igual. El moviment, en origen majoritari i d’alliberament, va endurint-se a mesura que es fan patents les dificultats. Apareix la facció purista, la dels integristes que no volen cedir en res, que porten la flama de la puresa revolucionària, que estan disposat a la immolació. Aquesta facció, una minoria al començament, esdevé majoritària a mesura que el moviment s’estanca, i que el contrari no cedeix. Els durs es legitimen a mesura que el moviment no avança, a la mateixa velocitat que els pragmàtics perden arguments i raons. El moviment llavors comença a “depurar-se”, a alliberar-se dels elements “corromputs”. L’estadi final és el domini del moviment per part de la facció intransigent, un cop purgats els tebis, acusats de quintacolumnistes, de traïdors també, de col·laboradors amb l’enemic (de la pàtria, de la classe obrera, de la revolució, tant se val).

El “procés” independentista sembla que entra en aquesta fase amb la substitució dels consellers (conselleres majoritàriament) que es mostren menys entusiastes a arribar fins al final, peti qui peti. Han guanyat els durs, els convençuts. Baiget va ser el primer, però no ha estat l’únic, a la vista del que passarà avui a Palau.

La pregunta és si darrera d’aquest procés de destil·lació en la direcció del moviment independentista hi ha un gran titellaire que mou els fils, que segueix un full de ruta dissenyat de fa temps i executat magistralment, o simplement el “procés” ha generat una dinàmica pròpia, els seus líders s’han vist atrapats per la necessitat d’anar fent apostes cada cop més arriscades i més altes per mantenir mobilitzat el bloc ciutadà que dóna sentit al “procés”. I aquesta dinàmica ha esdevingut mortal per al propi “procés”, aïllant-lo, convertint-lo en un moviment auto-referencial, que només s’explica a si mateix i per a si mateix, sense capacitat de connexió amb els que no hi estan integrats i no hi participen.

Sovint l’explicació més senzilla és la vàlida, tot i que fa temps que les interpretacions conspiranoiques tenen més audiència. Pensar en un comitè secret que ho té tot pensat i que ho executa amb mà de ferro és molt més sexy que suposar que són les dinàmiques de les accions d’uns i altres el que acaba decidint les possibilitats a l’abast dels actors. En aquest sentit, seria els propis moviments (o els no moviments) dels involucrats el que restringiria les opcions de cadascun d’ells.

Això no vol dir que no existeixin els comitès (com existeixen les clavegueres, plenes de rates, ministres miserables i èmuls d’Anacleto). Segurament que sí. Ara, la seva capacitat de dirigir fins l’últim racó del “procés”, de definir-ne la successió d’etapes, de moure tots i cadascun dels fils que en componen la troca, no és absoluta (per més que algun dels seus components els pugui fatxendejar del seu poder).

La pregunta que flota a l’aire és quines conseqüències tindrà el que passarà avui entre els ciutadans que componen la base de suport al “procés”. No ho sabem. Es pot pressentir que n’hi haurà, que de la mateixa manera que es produeix la purificació en l’elit independentista, pot produir-se un moviment similar en la base. No és automàtic, però. Qui pensi que la defenestració dels tebis al capdamunt es traslladarà de manera mecànica escala avall, va errat. Això no funciona així, i menys en aquests temps nostres on la separació entre elit i base és tan evident i les cadenes de transmissió tan febles.

Ara bé, malgrat que no es pugui determinar l’abast de la repercussió, sembla evident que n’hi haurà entre els prop del milió d’electors que estan disposats a votar afirmativament l’1-O tot i que no considerin que la millor solució sigui la independència, o el 1,4 milions que diuen ser independentistes, però no “de tota la vida” (sondeig Gesop per a El Periódico de desembre de 2016).

I cal considerar també el futur immediat. Si el procés de purificació s’atura aquí i avui o continua. Si els consellers caiguts són escarnits a la plaça pública virtual pels integristes, titllats de traïdors, d’unionistes i tota la corrua d’adjectius habituals. Caldrà veure si la pressió, que ara ha passat a l’interior del bloc independentista, fa saltar més peces. El que sembla evident és que la sortida dels pragmàtics dóna més poder als durs, que l’exerciran, convertits a partir d’ara no només en els guardians de les essències sinó en la columna vertebral del “procés” (i en la seva policia política, disposada a fer la prova del cotó a tot aquell sospitós de tebior revolucionària).

I també cal considerar el futur a mig i llarg termini. Amb l’operació d’avui el PDeCat queda més tocat que ahir (que ja és dir). La seva posició en l’entramat independentista, sospitosa d’entrada a ulls dels més purs (ERC, la CUP), és més feble que mai. I és més dura la fractura interna entre el nucli al voltant de Mas, la nova direcció (feblíssima) i el sector menys convençut (que ja havia perdut bona part dels efectius en el traspàs de CDC a PDeCat).

ERC, en canvi, surt reforçada, perquè ha mantingut la determinació política amb el “procés”, la cohesió interna i la fortalesa del lideratge de Junqueras (un rècord històric en el partit). Ara bé, la seva posició és avui més dura que ahir. Ha blindat els seus, però pot córrer el risc de tancar-se l’accés als segments menys convençuts de l’electorat, que en definitiva són els que permeten crear majories sòlides al Parlament… si és que hi ha Parlament.

 

————-

Juan RODRÍGUEZ TERUEL, “El gobierno de Junqueras, presidido por Puigdemont, anticipa el post-referéndum” a Agenda Pública (15-07-17)

 

http://agendapublica.elperiodico.com/gobierno-junqueras-presidido-puigdemont-anticipa-post-referendum/

Puigdemont ha cerrado su primera (¿y quizá última?) remodelación de un ejecutivo que se encontró ya hecho al llegar y en el que no había conseguido ganar la autoridad suficiente para garantizar el cumplimiento de su agenda política. Ni siquiera ha podido controlar los tiempos en una crisis de gobierno que venía siendo exigida por sus socios parlamentarios de la CUP y cuyo desenlace había sido anticipado, entre otras, por las crónicas de Javier Casqueiro en El País y Lola García en La Vanguardia. Es cierto que las formas de la remodelación son un poco curiosas: ¿consejeros cesados, o dimitidos, o que “dan un paso al lado” (un gesto instintivo que suele hacer un ser vivo cuando ve venir un gran tortazo y se aparta)?

La interpretación general sobre el resultado de esta remodelación es que se ha reforzado la cohesión interna en torno al propósito de celebrar un referéndum el 1 de octubre, y se han dejado caer aquellos miembros del gobierno catalán que aparecían más vulnerables ante las amenazas del Gobierno central a su patrimonio. Un gobierno de independentistas convencidos para plantar cara al Estado. Y es cierto que con la entrada de los nuevos consellers, el choque institucional se acelera.

c

Fuente: Elaboración con datos propios y de Jordi Matas (2014).

Sin embargo, quizá lo más sustantivo de esta remodelación es que nos anticipa el rumbo que ha tomado la dinámica de la coalición que gobierna Cataluña: el remplazo definitivo de los exconvergentes por ERC al frente de la Generalitat, tanto en el ejecutivo como en el legislativo, a la espera del embate municipal de 2019. Muchos vienen augurando que la situación actual de bloqueo solo puede desembocar en una coalición de izquierdas entre ERC y los Comunes. Los hechos acontecidos estos días nos sugieren un escenario alternativo: un gobierno de ERC sostenido por los exconvergentes. De hecho, esto ya está sucediendo.

Tras esta remodelación, el PDeCAT pierde presencia en el gobierno. Apenas han bastado unos ‘pequeños’ cambios para que se ponga de manifiesto su debilitamiento – cuantitativo y cualitativo- en la máquina gubernamental. En términos cuantitativos, este es el ejecutivo con menor porcentaje de consejeros (ex)convergentes desde 1980, como muestra el gráfico adjunto: el 50% (con la lógica excepción del período de Maragall y Montilla). El resto son miembros de ERC o independientes, la mayoría cercanos a los republicanos. Habrá que esperar si las repercusiones de la remodelación sobre los altos cargos extienden esta inercia en el ‘sottogoverno’.

Más relevante es la pérdida de peso cualitativo: el PDeCat se queda sin líderes en el gobierno. De hecho han entrado quienes perdieron la lucha por el liderazgo en el congreso fundacional del partido y no representan las facciones dominantes en la (dividida) formación exconvergente. La salida de Neus Munté, actual vicepresidenta del PDeCat, deja aún más debilitada posición del partido de gobierno. Esto contrasta con ERC, que tiene a sus máximos dirigentes (Junqueras y Lluís Salvadó) en los puestos decisivos del mando gubernamental, y a su secretaria general al frente del grupo parlamentario de Junts Pel Sí. Esto no quita peso político a los nuevos consejeros del partido: Jordi Turull y Joaquim Forn son dos fajadores de la política, sin otra profesión previa, bregados en las batallas locales del partido. Turull carece de experiencia de gobierno, pero se ha dedicado a tejer y destejer muchos de ellos en la política comarcal.  Forn proviene del joven movimiento independentista de CDC que promovió diversos boicots durante los Juegos Olímpicos (en compañía de Jordi Pujol Ferrusola por aquel entonces) y es el último representante de lo que se denominó el ‘pinyol’, el núcleo de jóvenes dirigentes en torno a Artur Mas, que apostaban por Oriol Pujol Ferrussola como líder de futuro. Casualmente esta semana Oriol Pujol aceptaba una pena de dos años y medio de prisión por delitos de tráfico de influencia. El ascenso de Turull y Forn ha sido posible por el sacrificio de una generación de dirigentes de CDC diezmados por el proceso independentista y la corrupción.

Uno de los hechos más significativos de esta remodelación ha sido constatar la ausencia de puentes formales entre ERC y el PDeCat para tomar decisiones sobre el funcionamiento de la coalición. Ni siquiera hay foros informales donde los socios de gobierno se tiren los platos a la cara o los recompongan, sino que todo se basa en reuniones bilaterales que pivotan sobre Puigdemont, un ‘president’ que ha dicho que se va y se encuentra cada vez más distanciado del rumbo de su partido. Incluso su ‘kitchen cabinet’, su entorno de asesores, parece más propio de ERC que de su actual partido. Ni siquiera en los tiempos más convulsos del primer tripartito se dio tal desconexión entre las paredes de una coalición gubernamental. A partir de hoy, cuando la dirección del PDeCat haga saber su opinión sobre los asuntos de su gobierno, lo hará desde fuera de él.

Además, la remodelación ha servido para rebanar más poder del PDeCat en beneficio de ERC. No solo del poder formal que supuestamente implica el traspaso de ciertas competencias de gobernación hacia la cartera de Junqueras (aún por comprobar), sino sobre todo por el poder informal derivado de cómo se han producido los cambios de esta última semana y media. Junqueras ha aparecido como director de orquesta en la sombra, dejando a ERC incólume ante cualquier intento de implicarla en los costes de la remodelación, como habrían querido algunos dirigentes del PDeCat. Además, emerge como la garante de las esencias de la agenda del gobierno en materia del referéndum, ante unos exconvergentes que hay que renovar dadas sus dudas y su vulnerabilidad ante el choque institucional.

La remodelación también evidencia el papel crucial que está desempeñando el lobby civil del procès, con la ANC como pieza de engranaje que mantiene la amalgama política en torno al independentismo. La entrada de otra nueva dirigente de esta organización refuerza el papel de la ANC como bróker del proceso y puntal de Junts Pel Sí. Quizá sea impresionista, pero no desajustado, afirmar que estamos pasando de una coalición bipartita a una tripartita entre ERC, PDeCat y la ANC. Sin constituirse en partido, la ANC se ha convertido en fuente de reclutamiento en la nueva política catalana. ¿Es previsible que su fuerza decline en el corto plazo?

Con estos mimbres, se confirman o matizan algunas de las intuiciones que avanzábamos en el análisis de la formación del gobierno de Puigdemont hace un año y medio. Tras esta remodelación, Puigdemont parece salir reforzado –según la opinión mayoritaria de los medios-, pero en realidad contribuye a acelerar la subordinación del PDeCat ante ERC. Con ello, refuerza la impresión de que su vida política está vinculada al calendario del referéndum del 1 de octubre. Si es que logra llegar a esa fecha.

¿Qué significa esto para la política española? ERC, con Junqueras al frente, se consolida como referente de la mayoría nacionalista en Cataluña. Pero sobre todo abre nuevas expectativas políticas para el 2 de octubre. ¿Hasta qué punto esta remodelación hace más factible una reedición de Junts Pel Sí, en el que Junqueras sea el nuevo líder sostenido por una exConvergencia declinante? Recordemos que, en medio del proceso de remodelación de estos días, el secretario de organización del PDeCat tuvo que anunciar la venta de la sede histórica de CDC y reclamar una aportación adicional a todos sus afiliados, dada la terrible situación financiera del partido. En estas condiciones, quizá al PDeCat cada vez le resulte más importante mantenerse en posiciones de poder aunque tenga que renunciar a liderarlo.

Ya solo queda que Puigdemont sea substituido por Junqueras, haya o no elecciones de por medio. Señala una crónica de Quico Sallés en La Vanguardia que, cuando acabó el acto de nombramiento de los nuevos consellers, Puigdemont dejó Barcelona para irse a una cena con amigos en Girona mientras Junqueras se quedaba al mando en el Palau Generalitat. Quizá sea el mejor reflejo del resultado final.

 

——————-

 

Felipe OLIVÁN, “Los ayuntamientos del cambio, a la manera de Caravaggio” a CTXT (15-07-17)

http://ctxt.es/es/20170712/Politica/13742/ctxt-ayuntamientos-del-cambio-remunicipalizacion-deshaucios-deuda-municipal.htm

Tras dos años de la toma de los ayuntamientos por ‘el cambio’, en el ecuador del mandato de estas nuevas formaciones políticas, es un momento idóneo para comenzar a evaluar sus políticas, voluntades y dificultades. Se han podido ver numerosas valoraciones en periódicos web y desde los propios ayuntamientos, pero los análisis en profundidad y transversales a todas las ciudades escasean en ambos géneros. Sirva este artículo para intentar llenar este vacío analítico, cuestión tan necesaria para comprender estos nuevos fenómenos políticos.

Recordemos en un primer momento que la política local tiene unos códigos y unas reglas del juego que son muy diferentes de los de la política nacional. Competencias restringidas, la importancia del color del gobierno central o la inercia interna de las políticas pasadas que afectan a las futuras son algunas de las características propias del gobierno a nivel municipal. Curiosamente, los nuevos actores que critican el pacto social de la Transición y su deriva han abanderado una de las líneas de trabajo de la Constitución del 78 como es la previsión de la descentralización de las competencias y del poder hacia los ayuntamientos. Como ya se ha hecho efectivamente del Estado hacia las CCAA, muchas de las iniciativas de los ayuntamientos del cambio como la remunicipalización o los presupuestos participativos pretenden descentralizar poder y competencias de las CCAA a los ayuntamientos.

d f

En la tabla que hemos elaborado valoramos ocho variables elegidas por su importancia en este mandato (Gobernabilidad, Vivienda, Planes Sociales, Deuda, Polémicas, Modelo de Ciudad, Participación Ciudadana y Remunicipalización) de las principales ciudades del cambio (Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Cádiz, Santiago y A Coruña). La primera lección que desgajamos del estudio es la heterogeneidad de los éxitos, problemáticas y velocidades de los diferentes gobiernos. Esto se debe, en parte, a las diferentes situaciones de las que partían. Sin embargo, encontramos una serie de similitudes e intereses compartidos, como la reducción de su deuda (desde la más exitosa Madrid hasta Coruña, con más dificultades), la importancia de lo simbólico y la apuesta por iniciativas de participación ciudadana y transparencia, así como la necesidad de mejorar las políticas sociales.

Gobernabilidad

Todas las ciudades, salvo el caso valenciano, parten con el inconveniente de ser gobiernos en minoría y además, en algunos casos, de tener un pleno muy fragmentado. Este es el caso de Barcelona, Zaragoza o Coruña, donde los alcaldes no solo dependen del apoyo del PSOE, sino de otros actores que apoyaron su investidura. Esto es lo que significa el fin del bipartidismo: gobiernos con más socios y dependientes de más actores, lo que les obliga a dialogar y convencer más que antes, algo que no ha sido cumplido en muchos casos. Otra restricción a la gobernabilidad la ha protagonizado el PSOE en los casos zaragozano y coruñés, donde ayudaron a investir a los alcaldes del cambio en un primer momento, pero a posteriori bloquearon los presupuestos y sabotearon votaciones fundamentales. Sin embargo, ha ocurrido exactamente lo contrario en el caso de Barcelona, con un PSC que ha integrado el gobierno para reforzarlo.

De otro lado, considerar las confluencias como actores unitarios sería un error analítico, como han demostrado las grandes disensiones internas en el equipo de Manuela Carmena. Tenemos que tener en cuenta la correlación de fuerzas internas en cada confluencia. No es casualidad que hayan existido pocas disensiones en el caso zaragozano, donde la balanza se inclina hacia una IU apoyada por un Podemos que no obtuvo concejal alguno, pero sí hayan existido en Madrid, donde existe un equilibrio precario/jaula de grillos entre Podemos y Ganemos.

La aprobación de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria o Ley Montoro, sumada al color contrario del gobierno central, ha limitado en gran medida la acción de los ayuntamientos del cambio, quienes se han coordinado más entre ellos para hacer frente al gobierno. No obstante, esto no ha impedido el que puede ser el mejor ejemplo de buena gestión de tipo ‘tradicional’ de los nuevos ayuntamientos: la asombrosa reducción de la enorme deuda heredada de los gobiernos anteriores. Esta ha sido espectacular en todos los casos, y se prevé que se reduzca a la mitad al final del mandato y los plazos de pago sean cada vez menores, exceptuando Valencia y Coruña que van a un ritmo menor. Cabe recordar que la deuda alcanzó la exagerada cantidad de 834 millones de euros en Zaragoza, 974 en Barcelona o los estratosféricos 5.637 millones de euros en Madrid. La mala noticia es que la prioridad del pago de la deuda ha arrebatado un presupuesto imprescindible para el cumplimiento de los programas sociales, urbanos y de vivienda prometidos.

La batalla de las ideas

La intensificación del componente ideológico y simbólico ha sido una regularidad en los consistorios del cambio. Ya sea por lo barato y vistoso de este tipo de políticas o sea por el ADN de la izquierda que pone mucho peso en lo simbólico, se han podido ver todo tipo de iniciativas simbólicas. Estas van desde lo más evidente como la aplicación efectiva de la Ley de Memoria Histórica en los callejeros de las ciudades o la lucha de banderas, hasta lo más novedoso, como la acogida de refugiados o los “banquetes para mendigos”. No se equivocaba el comunista Gramsci cuando subrayaba la importancia de la lucha de las ideas; hemos podido ver cómo, a causa de estas políticas, se han reactivado grandes polémicas que han polarizado ideológicamente a la opinión pública. Dichas políticas son un arma de doble filo: sirven más para llamar la atención sobre un problema que para solucionarlo. Esto ha sido empleado por los medios locales, como Telemadrid, el Heraldo de Aragón, y los medios coruñeses o gaditanos, quienes han conseguido desgastar a sus respectivos gobiernos con campañas de asfixia mediática. Salvo los ayuntamientos valenciano y compostelano, el resto han sufrido grandes polémicas, que se cuentan por decenas y que, pese a no tener comparación con los escándalos reales de los antecesores, sí que han ‘quemado’ a varios concejales, sobre todo en Madrid. La cultura se ha vuelto un laboratorio de políticas para los ayuntamientos del cambio, pero también un campo de minas.

Por ello, y pese a que la reacción de ciertos medios locales y nacionales era perfectamente previsible, los dos años de campañas y decisiones y despistes en la esfera pública han dañado sobremanera a los nuevos consistorios. Algunos casos han estado más sujetos a la acción política que otros, como las continuas polémicas relacionadas con la efectiva aplicación de la Ley de Memoria Histórica en Coruña, Cádiz o Madrid, pero otras polémicas responden a actos más simbólicos, como la retirada del busto del rey en Barcelona.

Sin embargo, aunque el número y calidad de las controversias diga más sobre la calidad de los medios que sobre la calidad de los gobiernos, sí puede darnos un dato interesante sobre la fortaleza o flaqueza de estos. Barcelona y Zaragoza han tenido que lidiar con dos huelgas de transporte público que han hecho peligrar al gobierno. Ada Colau planteó una inesperada oposición a las reivindicaciones de los trabajadores, pero acabó gestionando correctamente el conflicto, y el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, rompió con el modus operandi de la resolución de los conflictos ayuntamiento-transportes empleado hasta entonces, y consiguió un pacto in extremis antes de la debacle. Pero ninguno de esos conflictos se saldó con un concejal, cosa que sí ocurrió con Guillermo Zapata, víctima de una campaña que ni siquiera tuvo que ver con su actuación como edil. En el otro extremo, los gobiernos valenciano y compostelano mantienen un expediente prácticamente limpio en cuanto a polémicas.

Gobernar para todos, gobernar para la mayoría”

Volver a los planes sociales propios de un Estado de Bienestar decente –o mejor dicho pre-privatizaciones– ha sido una de las banderas más agitadas por los gobiernos del cambio. En respuesta a la grave crisis económica, social y humana que han sufrido las capas más golpeadas de la ciudadanía, las principales propuestas giraron en torno a los planes contra la pobreza y el problema de la vivienda. En Madrid se ha incrementado el gasto social un 33% en los últimos presupuestos y se ha planificado un Fondo de Reequilibrio Territorial que, de momento, no puede evaluarse por falta de resultados. Mientras, se ha avanzado en la destrucción del Gallinero de la Cañada Real. En Valencia se han aprobado tímidas ayudas a la pobreza energética, y Cádiz acaba de estrenar el Bono Social. El resto de consistorios pasan con buena nota el capítulo de los planes sociales. Estos van desde los planes de choque de Ada Colau y de Kichi, pasando por la ayuda a la pobreza infantil en Zaragoza y la declaración de “ciudad de acogida de refugiados” en Coruña, Barcelona, Zaragoza y Madrid. El plan más exitoso e innovador es la Renta Social Municipal de las Mareas Galegas.

El asunto de la vivienda presenta más claros que oscuros. Allá donde han sido cooptados líderes sociales de la PAH, como Ada Colau o el concejal de vivienda de Zaragoza, Pablo Híjar, se han hecho mayores avances, como la paralización de los desahucios (Barcelona, Zaragoza y Cádiz) o la creación de una oficina de realojos (Zaragoza). Sin embargo, debido a los problemas propios de cada ciudad, las soluciones son más o menos útiles. Este es el caso de Barcelona o Madrid, que se enfrentan al reto de la turistificación y gentrificación asociada a la subida de precios de los alquileres. Combinando el problema económico y habitacional, una solución programática ha sido la apuesta por la vivienda y el alquiler social, que en Madrid ha tomado tintes muy parecidos al modelo ‘ladrillista’ de gobiernos anteriores y en Coruña se enfrenta al problema de la ‘okupación’ y la escasa rehabilitación del casco histórico.

Esto último está asociado a lo que los urbanistas llaman “modelo de ciudad”. Encontramos más continuidad con el modelo anterior, basado en la burbuja inmobiliaria, el coche, la turistificación, los macroproyectos y la subida de precios consecuente, en Madrid –donde muchas asociaciones de vecinos antes optimistas, han criticado duramente a Carmena–, en Cádiz y en Galicia. Los casos valenciano, zaragozano y barcelonés presentan más rupturas que continuidad, orientadas hacia la peatonalización, la apuesta por el transporte público y la bicicleta, la lucha contra la gentrificación y los alquileres de habitaciones y el rechazo de los macroproyectos en favor del pequeño comercio de proximidad.

La redemocratización

Una de las mayores demandas surgidas como consecuencia de los excesos de los gobernantes y del descenso del poder adquisitivo de la población ha sido la lucha contra la corrupción y por la transparencia, unida a la reivindicación de la democracia participativa. Esta ha sido una materia también generalmente adoptada, con dos pilares básicos: los presupuestos participativos y los procesos y herramientas de participación ciudadana. Prácticamente todas las ciudades han descentralizado una parte de los presupuestos hacia los barrios para que puedan debatir en qué invertir el dinero destinado a ellos, como una medida de empoderamiento civil pero también de transparencia institucional. Por otro lado, se han habilitado nuevas herramientas para que la población participe en la vida política, como la asistencia a plenos del ayuntamiento, la actualización del reglamento de participación o la puesta en marcha de campañas de debate sobre proyectos urbanos, como Madrid Decide.

Pese a lo innovador del tema, existen límites a los modelos de participación propuestos. El primero es que los resultados han sido insatisfactorios: muy poca participación, aunque los estándares fueran muy bajos. El segundo tiene que ver con el tipo de participación: el modelo madrileño es casi íntegramente online, lo que puede limitar su acceso a grandes segmentos de la población (tercera edad y excluidos). Esto conlleva un tercer problema, más a largo plazo y sociológico: el tipo de participación que se fomenta. Delegar mediante un clic y evitar todo el proceso de problematización de un tema, el trabajo colectivo que implica y las habilidades participativas del cara a cara, representa claramente un retroceso si esta participación sustituye y no complementa la tradicional. La desactivación de la protesta en España es una evidencia, y cabría preguntarse hasta qué punto estos gobiernos la han canalizado, y de haberlo hecho, si ha sido para legitimarse o para cumplir realmente con el mandato representativo.

La otra cara de la redemocratización ha sido la recuperación de su ‘músculo’, es decir, de los servicios públicos mediante la remunicipalización. Este comenzó siendo uno de los campos de batalla adelantados por las confluencias, pero pronto dicha voluntad política se enfangó entre tribunales, arenas legislativas y férreas oposiciones políticas y económicas. Esto ha llevado a que tan solo en Santiago (ORA) y Zaragoza (010, FCC) esté sobre la mesa la remunicipalización de algún servicio. En la capital aragonesa ha sido sonada la oposición flagrante del concejal Alberto Cubero, del PP, y del PSOE, junto a importantes sectores empresariales locales que han tomado caminos alternativos a los judiciales para dinamitar estas iniciativas. Donde sí existe voluntad política, debido a las condiciones internas de las confluencias y de la propia gestión de la ciudad, ha sido en Barcelona con las aguas, en Cádiz con las playas y en Coruña con las bibliotecas, pero no ha habido acuerdo posible. Al fondo de la lista, se encuentran los casos especiales de Valencia, donde, más que remunicipalizarse, se ha ‘higienizado’ una fundación cercana al caso Nóos; y de Madrid, donde la batalla campal entre las dos facciones de Ganemos y Podemos, con visiones opuestas en el tema, ha impedido cualquier acción.

Conclusiones

Diferentes modelos y condiciones de partida han llevado a variados problemas, resultados y limitaciones. Pero también hemos podido constatar la importancia de la fuerza y los roles de otros actores: un PSOE que apoya en unos lados y derriba en otros; un gobierno central que limita el cumplimiento del programa; el tejido empresarial y mediático local que entumece la maquinaria legislativa cuando le interesa y, sobre todo, la composición fragmentada y en minoría de los gobiernos del cambio. Algunos de los caballos de batalla como las remunicipalizaciones han perdido sus herraduras por el camino, pero otras grandes apuestas, como los planes sociales y culturales, han demostrado ser novedosos y exitosos. La cercanía con la población se opone a la falta de diálogo intrainstitucional, y a este se le opone la discusión dentro de las confluencias. Por último, parece que los nuevos gobiernos son muy ahorradores, tanto en el tema de la deuda como en el de la apuesta por políticas simbólicas ‘baratas’.

Como muchas otras experiencias han demostrado, para provocar cambios de calado no basta con ‘tomar’ el poder/ayuntamiento, ya que en este habitan dinámicas, configuraciones legislativas y equilibrios políticos y de intereses cuya suma de vectores generan una inercia con una fuerza mucho mayor que la de la iniciativa política de los gobiernos. Tener esta constelación de elementos en mente a la hora de gestionar y legislar ha sido un problema para estos equipos con falta de experiencia en gestión municipal. Esto se ha visto principalmente en la manera de abordar los diálogos en temas centrales como los presupuestos o las remunicipalizaciones. Su lugar ya no está en la oposición, ¿deberá cambiar su actitud una vez en el gobierno, como proponen los gurús del populismo en España? Las políticas y cambios más importantes –remunicipalización, cambio de modelo de ciudad– necesitan varios años de rodaje para poder aplicarse. No obstante, las claves para la reelección y las del cumplimiento programático no tienen por qué ir de la mano, pero justamente deberán asociarse para que los ayuntamientos sean del cambio y no del ‘recambio’.

 

——————-

 

Aurora NACARINO-BRABO, “El feminismo necesario” a Letras Libres (18-07-17)

http://www.letraslibres.com/espana-mexico/politica/el-feminismo-necesario

Ha muerto Maryam Mirzakhani. Tenía solo cuarenta años y, aunque era una desconocida para el gran público, su trabajo dejará una huella indeleble en la ciencia. Mirzakhani nació en Irán y se convirtió en una de las mejores matemáticas de su tiempo. Su brillantez le valió la medalla Fields, el galardón más importante que pue puede obtenerse en una disciplina para la que no hay premio Nobel. Es la única mujer que lo ha logrado. Resolvió algunos de los enigmas por los que sus colegas llevaban décadas devanándose los sesos y sus avances sobre los números primos o la criptografía nos ayudarán a “pensar” mejor el origen del universo.

Cuando recibió la medalla Fields en 2014 ya hacía un año que le habían diagnosticado cáncer de mama. Debido a su enfermedad y a esa timidez que suele acompañar al genio, Mirzakhani rehuyó los focos y las cámaras. No obstante, ello no evitó que su nombre diera la vuelta al mundo. Ocurrió entonces algo histórico: los medios iraníes abrieron sus ediciones con la imagen de una mujer sin velo. El orgullo nacional, por fin, tenía el rostro aceitunado, el cuerpo menudo, el pelo corto, los ojos oceánicos de una mujer. Mirzakhani recogía así el testigo de esa “ilustración perdida” que hace mil años floreció en Persia, nutrida de matemáticos, astrónomos, médicos o filósofos que, hoy olvidados, sentaron las bases del mundo moderno. Si hay chicas que rompen techos de cristal todos los días, para Mirzakhani el techo era la bóveda celeste.

Estos días en España se habla mucho de feminismo. Es fundamental que se hable de feminismo. La igualdad de género es quizá la causa más noble del siglo XXI. Sin embargo, a veces se ve envuelta en debates que la desdibujan o capturada por sectores que la desmerecen y deslucen. Y lo que es peor: se apropian de ella personas frívolas, para las que el feminismo es una pose estética, una forma divertida de llamarse antisistema, de jugar a la revolución desde la comodidad de los 140 caracteres.

Hace una semana, cierto autoproclamado feminismo puso el grito en el cielo por un artículo que recogía el trabajo de la Secretaría de Estado de Seguridad. El estudio emplea estrategias de análisis cuantitativo para aprender a prevenir las muertes por violencia de género, que no han disminuido pese a que contamos con una ley integral desde el año 2004. El texto se preguntaba: “¿Por qué los hombres matan a las mujeres?”, pero aquella duda cartesiana chocó con el antirracionalismo de un mal llamado feminismo que tildó la interrogación de “denigrante”.

Una de las conquistas pendientes para la igualdad tiene que ver con la necesidad de incrementar la presencia de mujeres en disciplinas científicas. Por eso es dañino y desolador que desde algún feminismo se intente desprestigiar los trabajos dirigidos desde una perspectiva analítica, estadística y cuantitativa.

Frente al estudio sistemático de los feminicidios, una réplica al artículo proponía un relato de símbolos y agones: los hombres matan a las mujeres porque están en guerra contra ellas. Lo justificaba, claro, citando a hombres. Así, la urgencia no era tanto reducir esa cuenta anual de asesinatos infamantes como imponer la narración hegemónica del belicismo. Como no podía ser de otra manera, el texto era de autoría masculina.

Esto no es feminismo. El feminismo es una cosa muy seria. No se es feminista por cortarse un flequillo recto, raparse media cabeza y tuitear barbaridades llenas de odio desde casa de mamá. El feminismo es Maryam Mirzakhani. El feminismo lo hacen todas las mujeres que cada día conquistan lugares tradicionalmente reservados a los hombres.

El feminismo es Garbiñe Muguruza celebrando la gloria en Wimbledon y las chicas del equipo nacional levantando la copa del Eurobasket. El feminismo es Angela Merkel evidenciando que no hace falta ser hombre para liderar Europa. El feminismo son los cinco premios Nobel de medicina cosechados por mujeres en los últimos nueve años y los cuatro de literatura en los últimos ocho. El feminismo son Emma Watson y Meryl Streep paseando talento interpretativo e inteligencia por todo el mundo. El feminismo son todas las mujeres anónimas que cada día trabajan o estudian y demuestran que son tan buenas como el mejor, para que un día otras no tengan que demostrar nada.

Esas son las mujeres en las que quiero que se miren las niñas y los niños de hoy. Hemos progresado notablemente hacia la igualdad en las últimas décadas, pero todavía queda mucho por hacer. Las instituciones, por su capacidad para modelar y liderar cambios sociales y actitudinales, tienen un papel importante que jugar aquí. Habrá que hablar de políticas públicas, de cuotas de género temporales, de permisos de paternidad igualitarios, de conciliación, de listas cremallera, de la promoción de role models femeninos: medidas que actúen como catalizador de transformaciones que de otro modo suceden muy despacio.

Lamentablemente, hay un feminismo dogmático y de trinchera, acomodado en su retórica de guerra cultural, al que nada de lo mensurable le interesa. El feminismo habrá dado un paso de gigante el día que consigamos que en este país se hable más de Maryam Mirzakhani que de Barbijaputa.

 

———————-

 

Manuel ARIAS MALDONADO, “El comunismo después del comunismo” a Revista de Libros (19-07-17)

http://www.revistadelibros.com/blogs/torre-de-marfil/el-comunismo-despues-del-comunismo

Apenas quedan unos meses para que conmemoremos el golpe de Estado bolchevique que, guerra civil mediante, desembocó en el formidable experimento soviético con el comunismo de Estado. Formidable en ese doble sentido de la palabra que evocaba Cioran: descomunal y temible. Ironías de la historia, el recuerdo se solapa con el revival: la Gran Recesión ha devuelto una cierta popularidad al ideal comunista: Thomas Piketty se convirtió en un superventas, Jeremy Corbyn es jaleado en Glastonbury y Manchester pone una estatua a Friedrich Engels. Para estudiar el fenómeno, un equipo de Der Spiegel ha dedicado dos años a elaborar una historia del comunismo en formato televisivo que, en forma de doce episodios de una hora, proyectará la emisora pública ZDF. Tuvieron la amabilidad de convocarme a una entrevista en su sede de Hamburgo, donde respondí a las preguntas que siguen de un modo parecido al que aquí reproduzco.

¿Por qué el Partido Comunista de España (Santiago Carrillo) favoreció el eurocomunismo tras 1977 (como hizo Enrico Berlinguer) ante la línea oficial de Moscú (como hizo Georges Marchais)?

Seguramente la principal razón no fue otra que la convicción de que era una postura más ventajosa a la hora de retener o incluso aumentar el apoyo popular al partido. Aunque la sociedad española apenas estaba entrando en la democracia, había cambiado ya considerablemente durante los últimos años de la dictadura franquista: gracias al desarrollo económico (el llamado desarrollismo) y a una limitada reforma política (pienso sobre todo en la Ley de Prensa de 1966), España se convertía gradualmente en una sociedad de clase media, e incluso en eso que los anglosajones llaman sociedad «aspiracional». En ese contexto, no podía esperarse que una posición comunista ortodoxa funcionase demasiado bien, o no tanto como antes. Digamos que el país no podía poner fin a una dictadura sólo para apoyar a un partido tutorizado por otra. Por aquel entonces, el Partido Comunista todavía era percibido como el principal partido de la izquierda y una suavización de la marca comunista –por la vía de distanciarse de una Unión Soviética que aún acusaba el desprestigio de la represión en Checoslovaquia– parecía un movimiento inteligente.

¿Por qué perdió el PCE su posición, relativamente buena, en 1982?

En realidad, tampoco defendían un resultado extraordinario en 1982: el PCE había obtenido veinte escaños en 1977 y veintitrés en 1979. Pero es cierto que se desplomó en 1982, cuando sólo obtuvieron cuatro actas de diputado. A primera vista, la razón es sencilla: la fuerza irresistible de los socialdemócratas del PSOE bajo el liderazgo carismático de Felipe González. En poco tiempo, el PSOE pasó a ser visto como el gobierno natural tras la implosión del partido centrista de Adolfo Suárez.

Sin embargo, el desfallecimiento comunista exige explicaciones adicionales. Es también bastante sencilla: un país que trataba de dejar atrás una larga dictadura militar y el recuerdo de una sangrienta guerra civil no podía concebir al PCE como una fuerza modernizadora, ni desde luego ver a Santiago Carrillo y Dolores Ibárruri como símbolos de lo nuevo. Carecían del suficiente poder afectivo, en buena medida porque suscitaban automáticamente el recuerdo de un pasado que trataba de reprimirse. Por contraste, el PSOE había abjurado formalmente del marxismo en el Congreso de Suresnes de 1974 y procedido a consolidar pacientemente el liderazgo de González, un hombre nacido ya en la posguerra. Su victoria, concentrando el voto de la izquierda, dejó claro que el PCE no gobernaría España.

No es de extrañar: los españoles querían libertades, modernidad, crecimiento, Europa, un Estado del Bienestar: algo que los comunistas españoles, con su severidad característica, no podían representar fácilmente. Se diría que la desaparición de la némesis del PCE, la dictadura franquista o incluso Franco himself, privaron al comunismo español de su razón de ser: como si sólo pudiera conservar sus fuerzas en presencia del enemigo.

Después de 1989, se declaró muerto al comunismo. ¿Cómo reaccionaron los comunistas europeos (en Francia, Portugal, España, Alemania, Italia) ante semejante desastre político y financiero?

Este tremendo shock fue gestionado, mejor o peor, de distintas maneras. En términos de discurso político, no había mucho que pudiera decirse, salvo distinguir entre el ideal comunista y la práctica comunista. Es decir: entre el comunismo realmente existente y la posibilidad de otro comunismo futuro. Pero no era un debate fácil, aunque a veces fuera divertido. En las películas de Nanni Moretti, por ejemplo, podían verse el desencanto y la decepción de una generación que había creído en una religión política tan ambiciosa como fallida. Parte de esa conversación, andando el tiempo, versó acerca de aquello que se había hecho mal, de manera que la lucha contra el capitalismo pudiera retomarse con nuevos bríos. Con todo, si el comunismo ha retenido –a pesar de los pesares– un cierto número de votantes, se debe sobre todo a dos razones: a la dificultad psicológica y anímica que comportaba para muchos de ellos aceptar el fracaso de la ideología que había vertebrado su identidad política y, a menudo, su biografía personal; y al hecho de que muchos de ellos no deseaban tanto levantar una nueva Unión Soviética como mantener viva una voz que hablara en nombre de las clases trabajadoras en las democracias liberales europeas.

Orgánicamente, las circunstancias diferían y también lo hicieron los resultados. En Italia, donde el fin del comunismo había sido anunciado por Achille Occhetto en el célebre «giro de Bolonia», el Partido Comunista Italiano llegó a desaparecer (aunque pronto emergió una debilitada versión «refundada» del otrora importante comunismo italiano). También en España el PCE había dejado en 1986 su nombre a Izquierda Unida, una formación paraguas para diversas fuerzas de izquierda bajo el liderazgo de los comunistas. Tras la marcha de Carrillo, Julio Anguita se convirtió en un líder efectivo que supo sacar partido del desgaste de unos socialdemócratas que, tras siete intensos años de gobierno reformista, veían erosionarse sus credenciales izquierdistas. Así que pasaron de cuatro a trece diputados, que mantuvieron hasta 1996: los comunistas se habían convertido en la izquierda romántica, verdadera, a la que votar en conciencia cuando el pragmatismo socialista se hacía insoportable. Por su parte, el Partido Comunista de Portugal, que no había sufrido tanto como el español tras la Revolución de los Claveles que restauró la democracia en 1974, vio cómo sus apoyos se reducían a la mitad en las elecciones de 1991: sus diecisiete escaños de entonces son los mismos que ahora. Su capacidad de resistencia tiene mucho que ver con el relativo subdesarrollo económico de Portugal, que no ha llegado nunca a experimentar el desarrollo exprés que ha caracterizado distintas fases de la historia reciente de España.

Por su parte, el Partido Comunista Francés había salido dañado de su breve experiencia de gobierno con el Partido Socialista a principios de los años ochenta. Tras anunciar una «ruptura con el capitalismo», el presidente Miterrand pronto aplicó políticas económicas y fiscales ortodoxas destinadas a evitar una recesión económica, lo que deslegitimó al comunismo francés y lo dejó inerme ante un socialismo hegemónico durante esa década. La caída de la Unión Soviética aceleró un declive que se deja ver en la circulación del famoso L’Humanité, el periódico oficial del Partido Comunista: si su difusión alcanzaba los quinientos mil ejemplares tras la guerra, descendió a setenta mil después de 1991. ¡Aunque tampoco está tan mal!

Alemania es un caso distinto: la existencia de la República Democrática Alemana que dividió al país durante décadas ha marcado al comunismo alemán contemporáneo. Privados de legitimidad, se integraron en la política parlamentaria de la República Federal con otro nombre (Die Linke) sin haber sido aceptados todavía por los demás partidos como un socio aceptable en un hipotético gobierno de coalición. Y ni siquiera la crisis económica, que ciertamente no ha golpeado Alemania con demasiada fuerza, les ha reportado un aumento de votantes. Pese a ello, el hartazgo de la normalidad −es decir, el agotamiento del modelo de la Gran Coalición– puede abrir la posibilidad de que a medio plazo los excomunistas alemanes formen gobierno junto a socialdemócratas y verdes.

Tras la caída de la Unión Soviética y el bloque de sus satélites del Este de Europa, el capitalismo salió fortalecido. ¿Cómo reaccionaron la izquierda radical y los comunistas en Europa a esta victoria del enemigo?

Fue entonces cuando empezó a tomar forma una marcada separación entre dos esferas distintas de actividad: una intensa discusión intelectual, sobre todo académica, y una lucha política que la mutación de China y la caída de la Unión Soviética habían debilitado por falta de ejemplos reconfortantes. Ni Corea del Norte ni Cuba pueden invocarse con garantías de éxito en las esferas públicas occidentales. De manera que la lucha contra el capitalismo pasó a ser teóricamente sofisticada y orgánicamente fragmentaria. Se inclinó, cada vez más, del lado de los movimientos sociales, que retomaron su papel como incordios del capitalismo global con el desarrollo de las movilizaciones antiglobalización de finales de los años noventa. Al mismo tiempo, el ecologismo radical se convirtió en un nuevo nicho para la reconversión de la izquierda radical, al proporcionar un nuevo argumento contra el capitalismo (pese a que los verdes decían en sus orígenes estar «más allá de la izquierda y la derecha», dado el deprimente balance medioambiental de los regímenes del socialismo real). El neoliberalismo y el llamado «consenso de Washington» se convirtieron en los nuevos enemigos de la izquierda marxista, que empezó a hablar menos de construir un nuevo socialismo que de ejercer una «resistencia» que ahora se expresa también –herencia de los años sesenta– en el estilo de vida y la lucha cultural. Aunque, naturalmente, la izquierda libertaria difícilmente casa con el viejo comunismo. La defensa de un orden social científicamente diseñado y la producción del «hombre nuevo» han dejado de ser parte aceptable de un programa de izquierda. Tanto el comunismo como la izquierda radical en general, hoy, presentan una crítica frontal al capitalismo sin ofrecer, a cambio, una alternativa totalizadora; ese papel, en todo caso, corresponde al islam político. Fukuyama, en fin, no andaba tan desencaminado.

Después de la crisis económica de 2008, las ideas marxistas vuelven a ser populares. ¿Estamos ante un nuevo amanecer del comunismo en Europa?

Recordemos que la idea del comunismo se remonta, en la historia del pensamiento occidental, al menos hasta Platón. La abolición de la propiedad privada y la búsqueda de algún tipo de sociedad igualitaria, que emancipe a los seres humanos de toda dominación y necesidad, seguramente no pueda desaparecer jamás. Es una esperanza de orden cuasirreligioso, sólo que llamada a realizarse en este mundo. Al tiempo, sin embargo, a medida que las sociedades se hacen más complejas, el comunismo es cada vez menos realizable: lo que podía llevarse a término en comunidades pequeñas y aisladas no puede ya constituir el modo organizativo de sociedades hiperconectadas e hiperpobladas, donde la individualización y la libertad son consideradas parte de la buena vida. Si el siglo XX deja a este respecto una lección, es que el comunismo no puede instaurarse sin un alto grado de coerción estatal. Por eso, en el escenario poscrisis, quizá sería más apropiado decir que ha aumentado la demanda de una mayor justicia social (definamos como definamos ese resbaladizo concepto), pero no el deseo del comunismo: la palabra misma se encuentra todavía emocionalmente contaminada. Más aún, ¿quieren los jóvenes una revolución comunista o poder comprarse un iPhone? Si una queja se oye con frecuencia, es la de que no viviremos mejor que nuestros padres: es la promesa material de la democracia liberal la que se tiene por traicionada.

¿Cómo reaccionó la «clase obrera» a la caída de la Unión Soviética?

Diría que con cierta indiferencia. La clase obrera es, en primer término, una construcción teórica, un modo de clasificar a los grupos sociales de acuerdo con un criterio ante todo económico (tipo de empleo, salario). Para que la clase obrera adquiera valencia política, se requiere una conciencia grupal que a su vez exige de una cierta organización colectiva: un partido que crea conciencia, lugares de encuentro y socialización, defensa de los intereses compartidos, etc. No en vano, la transición de los estados o castas premodernas a las clases modernas es también el paso de las relaciones de dependencia a las relaciones de conflicto. pero este conflicto ha sido canalizado y atenuado por las políticas bienestaristas y los acuerdos sociales neocorporatistas (al menos en Europa). Junto con el aumento en el nivel de vida, las nuevas circunstancias provocaron un resultado inesperado: la clase obrera, cuyo tamaño, por lo demás, ha ido disminuyendo, dejó de ser comunista. Este desplazamiento obedece igualmente a la irrupción del multiculturalismo y la política de la identidad, que ha alejado a la clase trabajadora aún existente de los partidos de izquierda, aproximándola, en cambio, en los últimos tiempos al populismo nativista de derecha. En definitiva, la idea de que la clase obrera es revolucionaria se ha revelado como un espejismo: lo que un Homer Simpson quiere es conservar lo que tiene, en lugar de arriesgarlo. Siempre y cuando, claro, su condición mejore en lugar de empeorar. En otro orden de cosas, los intentos por reformular la noción de proletariado alrededor de un nuevo precariado no han acabado de cuajar, en la medida al menos en que otros clivajes (jóvenes/mayores, campo/ciudad, cosmopolitas/nacionalistas) parecen tener más éxito a la hora de articular la imaginación política contemporánea.

¿Por qué tienen más éxito en los últimos años los populistas nacionalistas o de derecha, especialmente entre los votantes con menores ingresos?

La principal razón es que la política de clase social ha sido reemplazada por la política de la identidad. Nativismo, populismo y nacionalismo compiten en el terreno de la identidad y la cultura, definiendo de manera exitosa un nosotros que combina el sentido local de pertenencia con una posición anti-establishment. La izquierda radical es hoy políticamente correcta, se inclina a dar la bienvenida a los inmigrantes, es protectora de las minorías, además de feminista y ecologista: valores que un trabajador industrial blanco no comparte necesariamente. Cuando los populistas de derecha hablan de los problemas de los votantes con menores ingresos, éstos se sienten interpelados y reconocidos.

¿Puede la revolución ser todavía un concepto con vida política?

Puede serlo y lo es. Pero retiene su fuerza sobre todo como revolución democrática contra gobiernos autoritarios, e incluso como revuelta fundamentalista en sociedades potencialmente teocráticas. La revolución en el sentido marxista sigue viva en la discusión teórica, como testimonia el éxito de Slavoj Žižek, pero incluso el populismo de izquierda busca una legitimidad democrática cuando trata de obtener apoyo popular. Por otro lado, el concepto de revolución ha sido canibalizado por el lenguaje político: las revoluciones forman parte de la oferta rutinaria de los partidos en vísperas de las elecciones. Se ha convertido en un significante vacío, como diría Ernesto Laclau. Así que ahora las revoluciones son electorales y democráticas, y, por tanto, banales, o se inscriben en el terreno de la cultura, cuando no de la fantasía. En este último sentido, la revolución expresa el deseo de disfrutar de una realidad diferente, sin conflictos ni privaciones. Es una promesa que solían ofrecer las religiones y apela, por tanto, a una estructura psíquica típicamente humana, como criatura que vive con conciencia temporal, proyectándose hacia el futuro.

¿Tiene todavía el comunismo (ahí está la CDU de Jerónimo de Sousa en Portugal) la oportunidad de triunfar como tal o necesita siempre disfrazarse de otra cosa (Die Linke, Syriza, Podemos, etc.)?

Parece necesitar la máscara, el disfraz que suaviza un término afectivamente recargado como el de comunismo. De hecho, el giro populista –del tipo latinoamericano de izquierda– tiene que ver con la erosión del ideal comunista y la búsqueda de nuevos marcos ideológicos que hagan posible la conquista del poder. De la clase trabajadora al pueblo: el éxito moderado de este nuevo sujeto colectivo, más abarcador que su precedente, muestra la obsolescencia del comunismo como proyecto político explícito.

¿Considera usted el Manifiesto Comunista completamente desfasado?

Jain, como dicen ustedes los alemanes: sí y no, ja und nein. Por un lado, ha envejecido como instrumento de análisis de nuestras sociedades. Recordemos que poco después de la muerte de Marx empezó a resquebrajarse una premisa fundamental de su idea de la revolución: la clase obrera empezó a ver mejoradas sensiblemente sus condiciones de vida. Nuestras sociedades son más diversas, más heterogéneas, más pluralistas. Y, decisivamente, sabemos ahora adónde conduce una revolución leninista: la utopía ha perdido fuerza de arrastre después de su materialización histórica.

Ahora bien, ¿acaso la visión articulada en el Manifiesto, o al menos partes de la misma, no pertenecen ahora al acervo común, por muy cuestionables que sean? Si preguntamos a cualquier viandante si la historia es una lucha de clases, probablemente responderá que sí. Si le preguntamos si el Estado sigue siendo el comité de negocios de la burguesía –hoy «élite»–, nos dirá que por supuesto. Y lo mismo vale para el sentido original de «ideología» como falsa conciencia: está muy extendida la creencia de que no vemos la realidad sino un Matrix que nos oculta la realidad, en beneficio de las clases dirigentes. El programa negativo del marxismo, pues, conserva su vigencia. Cuestión distinta es el modo en que los ciudadanos se comprometen con sus creencias: por lo general, no están dispuestos a echarse a la calle adoquín en mano. Véase la facilidad con que los españoles pasaron de «ser» franquistas a ser demócratas. En ese sentido, pocos creen hoy que el comunismo de Estado pueda ofrecer una vida mejor. Así que la victoria póstuma del Manifiesto comunista no deja de ser agridulce.