Presentació

La primera volta de l’elecció presidencial a França ha confirmat els pronòstics d’un enfrontament definitiu entre Emmanuel Macron i Marine Le Pen, tot deixant una radiografia d’una França política fragmentada en quatre i d’una societat en la que s’entrecreuen fractures diverses: social, generacional, identitària (europeistes vs nacionalistes), cultural (societat oberta vs societat tancada), anímica (optimistes vs pessimistes) … (Veure l’enquesta postelectoral d’Ipsos)

Sobre els resultat de la primera volta podeu consultar els articles d’Arnaud Mercier, Chloé Morin, Gilles Finscheltein i Oriol Bartomeus (que adjuntem); també els gràfics de Jaime Rubio Hancock. Sobre la crisi del Parti Socialiste i la querella entre l’esquerra de govern i l’esquerra de protesta, veure la selecció d’articles preparada per Albert Aixalà i l’article de Roger Senserrich. Sobre la segona volta i les possibilitats dels dos candidats, veure els articles de Baptiste Legrand i Luis Antonio Espino. I, finalment, sobre les repercussions de l’elecció presidencial francesa en el futur de la Unió Europea hem seleccionat la nota de Pol Morillas que publica el CIDOB.

El cas francés constitueix un episodi especialment rellevant del debat més general sobre el populisme a Europa i Occident. Sobre aquest debat, recomanem la recent publicació del CIDOB “El populismo en Europa: ¿de síntoma a alternativa?” que ha coordinat Eckart Woertz. Diversos articles d’aquests dies incideixen en aquest debat: Íñigo Errejón, Gérard Grunberg/Bernard Manin, Manuel Alejandro Hidalgo, Pau Marí-Klose i Aurora Nacarino-Brabo (que adjuntem).

La situació política espanyola s’està enrarint per moments: el miratge d’estabilitat predicat pel Govern de Mariano Rajoy s’està esvaint per l’impacte de l’acumulació de casos de corrupció que afecten el Partit Popular. Tot sembla indicar que s’ha arribat a un punt de no retorn, a un moment en que els ressorts  de l’Estat de dret es disparen per evitar el col·lapse del sistema. Veure les cròniques força expressives d’Enric Juliana i José Antonio Zarzalejos.

Més enllà de les vicissituds dels múltiples casos de corrupció, creiem que són especialment interessants les reflexions d’Ana Revuelta sobre les reformes imprescindibles en la contractació pública i de José Antonio Gómez Yáñez (que adjuntem) sobre la responsabilitat dels partits polítics.

En l’àmbit català l’agitació va in crescendo (Lluís Bassets), en proporció inversa a la clarificació sobre el desenllaç del procés sobiranista, en el que, malgrat les escenificacions unitàries, s’aprecien interessos i estratègies divergents entre els actors polítics i socials del món independentista (Jordi Mercader). Per copsar l’estat de la correlació de forces en presència és interessant el repàs a les darreres enquestes publicat per Mario Ríos a Agenda Pública, que tanca la nostra selecció setmanal.

 

Oriol  BARTOMEUS, “França 2017: apunts ràpids sobre la primera volta” a La ciutat llunyana (24-04-17)

http://oriolbartomeus.blogspot.com.es/2017/04/franca-2017-apunts-rapids-sobre-la.html

1

1. La nova normalitat

Les dades de la primera volta apunten a un nou equilibri de forces, marcat per l’enfonsada del suport als partits tradicionalment dominants (en conjunt han perdut més d’onze milions de vots) i el seu transvasament a noves forces (Macron) o a forces situades als extrems i que mai no havien ocupat posicions de govern (Le Pen i Mélenchon).

El correctiu més dur se l’han endut els socialistes, esquinçats entre l’esquerra i els moderats. Els conservadors neogaullistes, tanmateix, han aguantat millor. És un escenari molt similar a l’observat a Espanya. Entre 2008 i 2016 el PSOE ha perdut més de la meitat del vot, mentre que el PP n’ha perdut una quarta part. A França, els gaullistes han cedit el 23% del vot de 2007 (quan va ser escollit president Sarkozy), mentre que als socialistes, que han perdut més del 80%, els ha perjudicat el sistema electoral majoritari.

Més enllà dels percentatges concrets, sembla evident que es tracta de la mateixa tendència. Els dos grans partits de les darreres dècades han perdut força, però els socialistes han estat els més perjudicats, perquè les polítiques que s’han dut a terme per sortir de la crisi han suposat una fractura moral de l’ideari que tradicionalment han defensat els partits socialistes. Mentre que per als conservadors l’austeritat, la devaluació salarial i les retallades en polítiques socials no suposen una contradicció amb els seus pressupostos tradicionals, per als socialistes signifiquen (i aquí hi ha els resultats) un harakiri ideològic en tota regla.

2. Els votants els prefereixen nous

Els resultats d’aquest diumenge han donat la raó al que apuntaven les enquestes, i mostren uns transvasaments bastants evidents.

Si es pren el vot de la dreta i l’extrema dreta i se’l compara amb la primera volta de 2012, s’observa que és la mateixa magnitud, prop de disset milions de vots. La diferència rau en la distribució entre les candidatures. Si el 2012 la majoria d’aquest bloc va optar clarament per Sarkozy (casi sis de cada deu), ara s’han repartit més: el 45% per a Le Pen, el 42% per a Fillon i el 10% per a Dupont-Aignan (1,7 milions de vots, poca broma).

El mateix ha passat a l’esquerra, tot i que amb alguna diferència. El 2012, prop de setze milions de votants van optar per les candidatures de l’esquerra, des de Lluita Obrera al PS. De tots ells, dues tercera parts van es van decantar per Hollande. Ara el bloc del vot a les forces d’esquerra ha quedar reduït a uns deu milions, ja que una part significativa del vot a Hollande ha optat pel centrista Macron. Aquest segment (uns sis milions de vots) és el que manca al bloc de l’esquerra. Aquests, juntament amb els tres milions que el 2012 van votar al centrista Bayrou, expliquen el resultat de Macron.

Més enllà d’això, en el conjunt (delmat) del vot a les candidatures d’esquerra s’ha produït també un canvi profund dels equilibris. Si el 2012, dèiem, que dues terceres parts van optar per Hollande, ara els deu milions de l’esquerra han optat clarament per la proposta encapçalada per Mélenchon: set de cada deu han optat per ell. Fins i tot si el socialista Hamon hagués aconseguit retenir tots els sis milions que se li han escapat cap a Macron, el PS només hauria pogut retenir la meitat de tot el bloc de votants de l’esquerra.

Així doncs, tant a esquerra com a dreta, el càstig dels votants ha seguit una mateixa lògica: han abandonat els partits “vells” per experimentar amb opcions noves.

3. Retorn al 2002?

La classificació de Marine Le Pen per a la segona volta (i l’eliminació del candidat socialista) porta aires de la convocatòria de 2002, quan Jospin va ser desplaçat per Le Pen pare. Ara bé, no es pot parlar d’un retorn a la dinàmica de fa quinze anys.

En primer lloc, perquè llavors la confrontació política no s’establia en l’eix establishment/antiestablishment, de manera que Le Pen podia aparèixer com un accident momentani, que es va poder solucionar amb l’alçament del front republicà, que donà a Chirac més del 80% dels vots a la segona volta.

Ara la història és diferent, d’aquí que sigui una mica més complicat bastir el front republicà. No només per Mélenchon i els seus dubtes a donar suport a Macron (dubtes que s’expliquen perquè prop de la meitat dels seus votants no està disposat a votar per un candidat que representa “la casta”). El 2002, Le Pen pare va obtenir menys de cinc milions de vots. Ara, la filla n’ha obtingut dos milions i mig més. Segons les enquestes, hauria estat la més votada a la primera volta entre els que tenen de vint-i-cinc a cinquanta anys, entre els empleats i obrers, entre els aturats i els que tenen menys estudis.

Si fa quinze anys la derrota de Le Pen pare a la segona volta va ser total, ara no sembla que pugui se tan fàcil. Les estimacions per Macron ronden el 60% i Marine Le Pen s’enfila al 40% amb certa facilitat. I entre els dos les enquestes mostren un gruix de vot no decidit important, proper als cinc milions de sufragis, la majoria votants de Fillon i de Mélenchon.

4. Macron i el fantasma de Hillary

Les possibilitats que Le Pen superi Macron a la segona volta són molt remotes, certament. Però existeixen. La clau estarà en la capacitat del candidat centrista per sumar suports des de l’esquerra i la dreta. Suports que no pot donar per obtinguts malgrat els pronunciaments d’anit de Fillon i Hamon. Els electorats ja no segueixen cegament les consignes dels seus líders, de manera que Macron se’ls haurà de guanyar en aquestes dues setmanes de campanya.

La clau estarà en la mobilització, i aquí li pot jugar en contra la certesa de la seva victòria. Hi ha molt votant socialista (i possiblement gaullista) a qui no agraden les propostes de Macron i que només estaria disposat a optar per ell si hi ha un perill real de victòria de Le Pen. Si aquest perill no es materialitza a les enquestes, si Macron va com una bala cap a una victòria segura i es confia, podria ser que una part d’aquest vot (impossible saber-ne la magnitud) prefereixi quedar-se a casa. En aquest cas, les possibilitats de sorpresa augmenten.

Faria bé Macron de no oblidar els errors de la campanya de Hillary Clinton.

5. Un president sense partit

En qualsevol cas, el 6 de maig no acaben els maldecaps per a Macron, ja que l’11 i el 18 de juny s’han de celebrar les eleccions legislatives, i Macron corre el risc de convertir-se en un president sense grup parlamentari, el que li podria complicar bastant la vida tenint en compte l’arquitectura institucional de la Cinquena república.

Així, és molt probable que la campanya per a la segona volta li serveixi al president in pectore per anar recollint suports de líders territorials amb la vista a confegir un partit que li pugui assegurar una certa estabilitat durant el seu quinquenat.

De tota manera, el més probable és que el futur president Macron es trobi amb dos problemes, un de nou i un de vell. El primer, el nou, és el fet que la nova Assemblea Nacional presenti una pluralitat de forces superior a l’habitual. Tot i que el sistema majoritari a doble volta restringeix l’accés a la representació, hi ha una clara tendència a la dispersió en el vot. S’ha comprovat a Espanya, on les restriccions del sistema electoral no han impedit que tant Podemos com C’s (encara que menys) tinguin una presència significativa al Congrés, tot competint amb PP i PSOE fins i tot en aquelles províncies que semblaven reservades als dos grans. Si la dinàmica segueix a França, és més que probable que tinguem una Assemblea Nacional més atomitzada del costum.

El segon problema, el vell, és la tradicional indisciplina dels parlamentaris francesos (en part, culpa del sistema electoral, que els fa més dependents dels electors de la seva circumscripció que dels líders del grup). Això podria ser bo, en el sentit que Macron podria comptar per apuntalar el seu govern amb dissidents del PS i dels gaullistes. Però també suposaria un problema per a un president que comptaria amb un partit-Frankenstein, composat de peces de procedència diversa i unit únicament pel poder.

No seria d’estranyar que a mesura que discorre el quinquenat s’aixequin veus per a un reforçament dels poders presidencials front a un parlament “ingovernable”. No trigarem a llegir editorials sobre els perills de tornar a la Quarta República i als seus governs febles. Al temps.

6. Enquestes: les velles dames gaudeixen de molt bona salut

No se n’ha sentit res. Després de les eleccions presidencials als Estats Units es va aixecar un cor d’indignació. Les enquestes fallen, les enquestes menteixen. Ràpids els enterramorts van córrer a llençar paletades de terra sobre els instituts demoscòpics. Les enquestes eren un mètode superat, d’un altre temps. El nou món, el de les xarxes socials i la informació instantània, no es podia capturar per unes tècniques tan ineficients i imperfectes.

De res va servir posar damunt la taula l’evidència que les enquestes no havien fallat als Estats Units. El cor va dictar sentència: les enquestes estaven superades. Els espavilats van començar a vendre el seu fum: el que es porta ara són els algoritmes basats en el big data, abocar els bits a la coctelera i agitar-la convenientment, com si es tractés d’una feina de xaman, la fórmula de la coca-cola.

Doncs vet aquí que les velles, passades de moda, gens glamuroses enquestes l’han tornat a encertar. I malgrat aquest èxit, no ens estarem de dir que les enquestes no serveixen com a oracles, o no principalment. Malgrat que les rebreguin i les facin servir per al que no serveixen, malgrat que les vulguin reduir a una única xifra i a un titular, les enquestes segueixen sent una arma meravellosament útil per saber què passa, per entendre com són les coses i per intuir tendències de futur.

7. Els nous votants

D’aquestes tendències de futur que capten les enquestes, n’hi ha una que sobresurt arreu, i que explicaria algunes de les novetats que veiem, a França i a Espanya: hi ha un vot nou que creix i es consolida, que té un perfil diferenciat del precedent.

És un vot espasmòdic, que no s’està quiet, que salta d’una opció a una altra amb enorme facilitat, en part perquè és un vot que no està subjecte a condicionants previs (classe social, origen). És un vot que ha aprés a votar com a aprés a consumir: ràpid i sense fidelitat. Un vot que ha crescut en una època sense grans ideologies explicatives, que ha entès (perquè així li ho han dit) que la democràcia no és un concepte moral sinó una relació de guanys i pèrdues (com tot en la seva vida). Tant dónes, tant has de rebre, i quan no reps, no dónes. És un vot cínic i individualista, poc amic dels partits tal i com els coneixem, que no pertany si no vol, que no accepta les jerarquies imposades ni les limitacions. Un vot que té en alta consideració la seva opinió, que s’informa a través d’un repertori propi de mitjans i que desconfia de les grans cadenes.

Aquest vot està cridat a créixer en les properes dècades, i a reemplaçar el vot dels que van viure els anys gloriosos de l’Estat del benestar. Aquest és el vot del malestar i del consumisme que no ha vist la cara de la democràcia sinó la seva creu. A França, l’ha explicat magníficament el sociòleg Vincent Tiberj.

 ******

Pol MORILLAS, “Lo que Macron supone para el futuro de la UE”, Nota de Opinión nº 476 (abril 2017) del CIDOB

http://www.cidob.org/ca/publicacions/series_de_publicacio/opinio/europa/lo_que_macron_significa_para_el_futuro_de_la_ue

El candidato europeísta Emmanuel Macron ha ganado la primera vuelta de las presidenciales francesas. Y cuando el próximo 7 de mayo, salvo sorpresa mayúscula, gane a Marine Le Pen, se convertirá en el presidente más europeísta que haya conocido el país galo. Tal y como sucedió en Holanda, el mensaje de repliegue nacional de la extrema derecha ha generado su propio antídoto. Si bien Wilders obtuvo la segunda posición y más del 13% de los votos en las generales de marzo, la suma de dos partidos pro-sociedades abiertas y europeístas, los verdes y socioliberales del D66, superó el 21%. Macron ha ganado con un mensaje parecido, contrarrestando la internacional populista de Wilders, Le Pen, Farage o Trump que domina el debate público.

Sin duda son buenas noticias para Europa, sobre todo comparadas con la alternativa que ofrecían sus rivales. Le Pen ha modulado su discurso eurófobo a medida que las encuestas reflejaban un estancamiento en su intención de voto, pero los ataques a Bruselas no han desaparecido de ninguno de sus actos de campaña. De abandonar el euro y la UE ha virado a renegociar las relaciones con Bruselas y convocar un referéndum à la Brexit. También quería hacer lo propio Mélenchon, apodado el “euroincoherente”, sobre todo después de declinar dar su apoyo a Macron para la segunda vuelta. Fillon abogaba por retornar amplios poderes a los estados miembros, con el deseo de reformar la UE bajo la lógica de un intergubernamentalismo puro. De todos los candidatos en primera vuelta, incluido el socialista Hamon, Macron era el único que se diferenciaba claramente del resto en su apasionada defensa de la UE.

Pero seamos cautos a la hora de poner el futuro de Europa como elemento crucial de la campaña presidencial. De entre los temas que más importan a los electores a la hora de decidir su voto, las cuestiones europeas aparecen en décimo lugar. Los electores de Macron sitúan la preocupación por las cuestiones europeas en el 25%, por detrás del paro (32%) y el poder adquisitivo (30%). Para los electores de Le Pen, la inmigración (69%), el terrorismo (46%) y la inseguridad (42%) son las cuestiones prioritarias, relegando Europa al 18%.

La campaña se ha jugado pues a dos niveles. Por un lado, y como no podría ser de otra forma, en clave nacional, con visiones contrapuestas en materia socio-económica o de renovación de la clase política francesa. Por el otro, en el nuevo eje de partidarios de sociedades abiertas contra cerradas, donde la división entre eurófilos y euroescépticos actúa como principal derivada. Es lógico si tenemos en cuenta que las presidenciales se celebran simultáneamente en un ambiente dominado por el rechazo al sistema político francés (más que el europeo) y un creciente euroescepticismo (con un 33% de los franceses que desean reducir los poderes de la UE).

Así que, con Macron de presidente, Europa no habrá ganado todavía la batalla. Para ello deberá, en primer lugar, recomponer el eje franco-alemán, después de que una de sus patas haya perdido fuelle durante el mandato de Hollande. Alemania se ha convertido en la única locomotora de Europa, con consecuencias negativas para el conjunto de la UE, con un excesivo seguidismo a Berlín en ciertos casos, una oposición a ultranza en otros, y sobre todo con la falta de alternativas a una Europa alemana. Con Macron, el centro de gravedad de la UE puede reequilibrarse. Esto es especialmente relevante en un momento en el que también se reequilibra el peso de los estados miembros tras el Brexit, pasando del “big three” a un “big four” renovado. Las elecciones alemanas de otoño serán clave para ver si el tándem franco-alemán arranca de nuevo, ya que Macron probablemente se sienta más a gusto con Martin Schulz como canciller (otro europeísta convencido) que con una Angela Merkel sujeta a la presión de sus socios de la CSU.

Un tándem franco-alemán revigorado y un esquema más inclusivo para la participación de otros estados miembros será crucial para dar respuesta a los debates planteados por el White Paper de Juncker. Macron se alejará de una solución basada solamente en devolver poderes a los estados o de reducir la UE al mercado único. Las distintas velocidades, combinadas con una retórica europeísta, pueden convertirse en la fórmula preferida para los retos actuales de la UE, desde la reforma de la zona euro, Schengen o la cooperación en seguridad y defensa. Esto tendrá consecuencias directas sobre el Brexit, donde Macron se acercará en un primer momento a la Comisión y a su negociador, Michel Barnier, cuyo objetivo es mantener la unidad de acción ante Londres. Más a largo plazo, su carácter liberal en lo económico debería facilitar un partenariado especial en materia de comercio, seguridad, defensa e inteligencia con el Reino Unido.

Finalmente, está por ver si de la retórica de Macron se destila un cambio de paradigma en el ninguneo de los estados a las instituciones europeas que ha caracterizado las dinámicas de integración desde la crisis. El salto hacia delante de la UE depende tanto del impulso renovado de Macron como de los estados miembros que prefieren una UE menguante. Francia, recordemos, es un socio imprescindible pero tradicionalmente receloso de ceder soberanía en momentos determinantes (como lo atestigua el fracaso de la Comunidad Europea de Defensa en 1954 o de la Constitución Europea en 2004). Pese a su europeísmo, Macron puede verse sometido a la retórica de la grandeur francesa en casa, sobre todo si en las legislativas sigue sin contar con un apoyo parlamentario fuerte y debe cohabitar con un primer ministro de distinto color político.

Consciente de que con una derrota de Marine Le Pen se alejaría el escenario catastrofista de la desintegración de la UE, el Presidente Macron puede dar el impulso necesario para repensar Europa. Pero antes deberá convencer de que él no es sólo nueva política francesa, sino también nueva política europea. ¿Le seguirán el resto de sus socios?

***********

Aurora NACARINO-BRABO, “Seis contradicciones de la democracia liberal que han dado alas al populismo” a Letras Libres (25-04-17)

http://www.letraslibres.com/espana-mexico/politica/seis-contradicciones-la-democracia-liberal-que-han-dado-alas-al-populismo

Pocas teorías predicadas desde las ciencias sociales han sido objeto de tanta atención y polémica como El fin de la historia de Francis Fukuyama. La tesis principal del autor es que con la democracia liberal la civilización ha alcanzado su último estadio evolutivo. Más allá de ella no hay nada, pues ninguna otra forma de organización política puede competir con el liberalismo democrático.

Fukuyama sostiene que el devenir político del mundo es una sucesión de pugnas entre diferentes modelos organizativos a lo largo de la cual muchos van quedando olvidados en la cuneta de la historia. Quedan atrás debido a las contradicciones internas del propio modelo hasta que una se erige sobre todas las demás: la democracia liberal.

Fukuyama cree que la democracia liberal no tiene rival político porque ha pulido al máximo esas contradicciones y se acomoda bien a los dos impulsos que constituyen, a su entender, el motor de la historia: la razón científica y la ambición de reconocimiento. Así, mientras que el capitalismo crea las condiciones para el progreso técnico, la democracia iguala en dignidad a todos los hombres, saciando esa voluntad de afirmación individual.

No obstante, la tesis sobre el fin de la historia de Fukuyama ha recibido tantas críticas como elogios. Primero fue la irrupción del llamado “resurgimiento islámico” y la inauguración de una nueva modalidad de terrorismo internacional de inspiración religiosa que desafiaba el modo de vida occidental. Después, la intensificación de los flujos migratorios, la globalización y la inestabilidad económica crearon las condiciones para el auge de un populismo de reacción contra la democracia liberal, y que hoy disputa victorias electorales a los dos lados del Atlántico.

En mi opinión, estos fenómenos no restan validez a la teoría de Fukuyama, pero sí obligan a dar algunas explicaciones y a tomar ciertas variaciones en el rumbo político de Occidente. Fukuyama no ha sido desmentido por los hechos porque sigue sin haber una forma de organización política alternativa a la democracia liberal. Sin embargo, es posible que estemos algo más lejos de alcanzar ese momento poshistórico de lo que Fukuyama anunció. Esto es así porque el autor no tuvo en cuenta una serie de sesgos y desviaciones en sus presupuestos de partida.

Me refiero a algunas contradicciones internas a la democracia liberal que han dado alas a movimientos populistas autoritarios y que urge abordar si queremos que el modelo organizativo hegemónico en Occidente desde la caída del muro de Berlín siga siendo la referencia política dominante.

Ya he mencionado en alguna ocasión que la primera paradoja a la que ha de hacer frente la democracia liberal está en el corazón de la doctrina: Fukuyama asumía que este modelo partía de la igualación de todos los hombres, una promesa que parece haberse roto en los últimos años, en los que asistimos a una rápida escalada de las desigualdades socioeconómicas.

La segunda contradicción que encontramos tiene que ver con el concepto de “conflicto”, entendido como pluralismo, que forma parte del sustrato liberaldemócrata. El liberalismo parte de la idea, a diferencia de las ideologías totalitarias o colectivizadoras, de que no hay una única forma de abordar los dilemas que se le plantean a una sociedad. No existe algo así como una política única, y el bien común o el interés general son quimeras que a menudo encierran un ánimo impositivo. Por contra, el liberalismo parte de la convicción de que en nuestras sociedades conviven puntos de vista, intereses, vocaciones y ambiciones diferentes, legítimos y a menudo contrapuestos.

Esa idea de conflicto ha adquirido un peso cada vez mayor, habida cuenta de que vivimos en sociedades crecientemente heterogéneas, complejas e integradas, abriendo una ventana de oportunidad por la que se ha colado el populismo. El populismo requiere el conflicto para prosperar y perpetuarse, de tal modo que asistimos a una paradoja: el conflicto es consustancial a la democracia liberal y, al mismo tiempo, ha dado alas al movimiento que representa la mayor reacción antiliberal desde el fin del comunismo.

En tercer lugar, el concepto de pluralismo, bandera de la democracia liberal, ha sido frecuentemente maltratado hasta aparecer desvirtuado. Se ha tendido a equiparar pluralismo con relativismo, y el relativismo choca de modo frontal con otro de los pilares liberales: el progreso. Ese progreso del que hablaba Fukuyama, llevado en volandas por la razón científica, ha sido cuestionado con argumentos relativistas que se han hecho pasar por pluralistas.

Y nada más lejos del liberalismo que el relativismo. La visión liberal del progreso implica un compromiso con la razón y con una noción de “verdad”. En cambio, el populismo ha sabido desdibujar los límites del pluralismo para utilizar contra la democracia liberal sus propias armas. Así, ha igualado la respetabilidad de todas las opiniones en nombre del principio liberal del pluralismo; ha apelado a la validez moral de todas las ideas sostenida en el mismo argumento; ha inaugurado el tiempo de la posverdad, en el que la realidad solo es otro punto de vista; ha devaluado a los expertos hasta convertirlos en una voz cualquiera; ha creado un universo de “hechos alternativos”, ha privado a la verdad de singularidad: ahora son “verdades”, que se eligen a conveniencia y que son susceptibles de apropiación: “mi verdad”, “tu verdad”.

En cuarto lugar, el progreso científico abanderado por el liberalismo ha desembocado en situaciones que parecen contradecir sus principios. El desarrollo de internet ha creado nichos digitales que han servido como caldo de cultivo para el populismo, al tiempo que la viralidad de las redes sociales ha favorecido la transmisión de informaciones no contrastadas, cuando no inventadas. Por otro lado, estas mismas redes han fomentado el aislamiento en comunidades cognitivas y de socialización que permiten a los individuos mantenerse al margen de las ideas y los grupos sociales que desafían sus puntos de vista o no comparten sus valores, contribuyendo a la polarización. De este modo, asistimos a una progresiva quiebra del espacio común y de la convivencia promovido por la democracia liberal.

En quinto lugar, esa fragmentación del ágora social ha terminado por desviar el discurso liberal, que con frecuencia ha desatendido la noción de ciudadanía para volcarse en compromisos segmentados en la defensa de las identidades grupales. Una de las razones que se han esgrimido para explicar la derrota de Hillary Clinton es que la candidata demócrata centró su campaña en dirigirse a las minorías (los latinos, las mujeres, los homosexuales, los jóvenes) en lugar de hablar de la ciudadanía compartida.

Por último, el liberalismo ha de hacer frente a las dificultades inherentes a la modernización. La construcción de las identidades nacionales pasó por un proceso de homogeneización y centralización: la definición de las fronteras del estado, la puesta en marcha de una burocracia y una administración pública centralizadas, la construcción de verdaderos ejércitos, el diseño de un currículo escolar único con una doctrina y una historia comunes, la popularización de unos símbolos que identifican a la nación. Sin embargo, con la posmodernidad hemos iniciado un viaje a la descentralización, la heterogeneidad y el individualismo que no está exento de conflictos, amenazas y accidentes. Estas dificultades son aprovechadas por los nostálgicos y los nacionalistas, dos atributos que con frecuencia aparecen mezclados en las propuestas populistas, para defender un retorno a la seguridad, a los valores y a las formas de organización propias del pasado.

Así, para que la democracia liberal continúe siendo el modelo político hegemónico ha de resolver sus contradicciones internas. Ha de ofrecer respuestas institucionales para combatir las desigualdades que hacen aflorar el descontento. Ha de acomodar el pluralismo para que la complejidad social creciente no derive en el enfrentamiento. Ha de librar una batalla por un progreso guiado por la razón y alejado de relativismos. Ha de recuperar el espacio común para la convivencia promoviendo una visión social inclusiva, también en internet. Ha de recuperar la idea de ciudadanía como gran aglutinador social y como identidad compartida. Y ha de proveer herramientas y cuidados para que nadie quede atrás en la transición tecnológica y el avance modernizador

******

José Antonio GÓMEZ YÁÑEZ, “Esperanza Aguirre, Dios escribe recto con los renglones torcidos” a El Español (26-04-17)

http://www.elespanol.com/opinion/tribunas/20170425/211348866_12.html

La tercera dimisión de Aguirre era inevitable porque se quedó aislada de la élite de su partido. Se ha producido de manera que condensa el funcionamiento perverso de los partidos en España. En su dimisión, Aguirre dijo: “Contra la corrupción no basta la acción de la justicia”, tiene razón. “Los ciudadanos tienen derecho a exigir que los políticos asumamos toda la responsabilidad”, en eso se equivoca.

Los ciudadanos tenemos derecho a que los partidos funcionen de manera que exijan la responsabilidad de los políticos, que ellos han llevado a las instituciones, a través de sus órganos internos. Esta dimisión se ha producido como resultado de un forcejeo entre las élites del PP, no porque se hubiera convocado a la Junta Directiva Regional de Madrid del PP (el parlamento interno de este partido en Madrid) para debatir la situación creada, que hubiera sido lo lógico en cualquier país, y Aguirre previera una votación negativa que prefiriera evitarse.

En los días anteriores, dirigentes nacionales y regionales del PP, designados para sus cargos por Rajoy y cuya continuidad depende de Rajoy, declararon que la decisión de Aguirre era personal. Es evidente que la perversión en el funcionamiento de los partidos españoles se ha filtrado hasta los tuétanos de los políticos. Nadie en el PP pensó que “el partido”, o sea, su parlamento interno, debiera reunirse para analizar la grave situación creada por la detención, nada menos, que del expresidente autonómico, que se encontrará en la cárcel con el exsecretario general del partido y exconsejero.

Una dimisión por responsabilidad política nunca es una decisión “personal” del afectado, es el resultado de un mecanismo político que se pone en marcha y exige responsabilidades a quienes enturbian su funcionamiento o garantizan derrotas electorales. La supervivencia política de Aguirre después de estallar los casos Granados y López Viejo era una anomalía política, sólo explicable porque los partidos españoles están destrozados como organizaciones y son impermeables a la lógica política democrática.

España tiene un grave déficit institucional que está en el origen de la catarata de casos de corrupción y la ineficacia de la política que perciben los ciudadanos: el funcionamiento de los partidos. Muy sintéticamente: ningún partido español cumple la ley de partidos alemana o los usos y costumbres de los partidos británicos, por poner dos ejemplos a los que deberíamos aspirar.

El motivo por el que en España no dimite nadie, o si lo hace es después de dar espectáculos lamentables, es sencillo: la ausencia de los mecanismos necesarios para exigir responsabilidades dentro de los partidos y de controles internos en las Administraciones. Es muy simple: nadie vigila mejor a un alcalde que sus concejales que aspiran a serlo, ni a los concejales nadie mejor que los compañeros de partido que quieren serlo. Esto se puede aplicar a todos los puestos.

Si ir en las listas depende, como en Alemania, de una votación secreta nombre por nombre entre los afiliados del partido residentes en el distrito, nadie se atreverá a cometer “actos impuros” porque será denunciado ante los afiliados y será excluido “democráticamente” de los órganos del partido y de las listas electorales. Este es el mecanismo purificador alemán o británico –junto con otros- que garantiza la exigencia de responsabilidades. Pero en España las listas las hacen las direcciones de los partidos y los candidatos, lo que garantiza que nadie diga nada, porque el que dice algo, lo paga, y se queda o va fuera. En el PP, por ceñirnos a este partido ahora, las listas de Madrid se reparten entre la dirección nacional, la regional y el candidato, cada uno nombra un concejal o diputado regional. Y así todo, en otros sitios las hace el alcalde o presidente autonómico.

No es extraño que las listas se acaben poblando de parientes -hemos descubierto a una hermana de González diputada autonómica-, amigos, aliados, funcionarios que pasaban por allí y subordinados -y cómplices, por la lamentable experiencia que vamos viendo-. En España han sido aplastados todos los controles, tanto dentro de los partidos como en las Administraciones, eso explica saqueos durante años en el Canal de Isabel II, en el Palau, en los fondos para los ERES en Andalucía, Madrid, Valencia; en las instituciones culturales valencianas, … es demasiado general para pensar que son problemas puntuales. ¿De verdad alguien puede pensar que en estas instituciones nadie sabía nada?, lo que requiere explicación son los silencios.

El PP organizó su congreso en febrero de 2017 cinco años después del anterior y no piensa organizar otro hasta después de las elecciones generales, ya está todo el pescado vendido. Es un récord europeo, sólo superado por Forza Italia de Berlusconi, hasta el PC Chino organiza congresos cada menos tiempo. La Junta Directiva Nacional del PP, su parlamento interno, se reunió dos veces en esos cinco años, sin debate, y eso que tuvo temas que debatir, perdió un 30% de sus votos. Los mecanismos para exigir responsabilidades han sido desmantelados, lo que hace más fácil gestionar el partido, y lleva a carreras políticas basadas en la cooptación y lealtad -mal entendida para el partido y el país-. Hablamos del PP, pero casi lo mismo podría decirse de los demás partidos españoles, incluidos los nuevos.

Del estado del PP como organización da idea que en esta ronda de congresos regionales apenas han participado 90.000 afiliados, sobre un censo oficial de 850.000, si tenemos en cuenta que el PP tiene 22.750 concejales y debe tener unos 3.000 cargos en las administraciones autonómicas y del Estado y sus satélites -empresas públicas, consejos, etc- esto hace que haya un cargo público cada 4 afiliados, es decir, una organización de cargos públicos, familiares, amigos y aspirantes a cargos públicos, poco más, con todos los respetos personales.

Estas organizaciones con estos miembros y sin resortes para exigir responsabilidades explican que sea posible el atrincheramiento de los dirigentes ante la opinión pública. Los partidos británicos y la CDU alemana celebran congresos anuales, donde se elige toda la dirección, y se vota la gestión del líder, por todos los delegados en voto secreto, a todos los niveles. Son sistemas de gran presión sobre los dirigentes, que explican que las pequeñas corruptelas sean severamente sancionadas y las grandes sean casi impensables.

Cuando alguien depende de la votación -cada año o cada seis meses- de los dirigentes locales del partido elegidos por los afiliados, o cuando depende del voto de los afiliados de su distrito para seguir como candidato en su distrito electoral, se cuida mucho de cometer errores. Estos sistemas, aparentemente elementales, pero muy complejos y que deben ser regulados en detalle, son los que garantizan la limpieza y la eficacia de la política. Son los sistemas de drenaje de la suciedad, sin ellos, el resultado es el que vemos en España.

En algo tiene razón Aguirre, no basta la Justicia para acabar con la corrupción, pero el aparato judicial es el último recurso. Son los mecanismos de los partidos los que deben prevenirla mediante votaciones a las personas, reuniones regulares de los órganos internos, elecciones por los afiliados, pesos y contrapesos internos. Todo eso es lo que está fallando en España y produce los extraños desvaríos que se han dicho últimamente: la responsabilidad política como opción personal. Es increíble.

******

Mario RÍOS, “El futuro de Cataluña: repaso a las últimas encuestas” a Agenda Pública (25-04-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/el-futuro-de-catalunya-repaso-a-las-ultimas-encuestas/

El pasado 27 de marzo se cumplían los 18 meses de plazo para alcanzar la independencia que Junts pel Sí prometió a lo largo de la campaña de las elecciones plebiscitarias del 27-S. La hoja de ruta ideada por la lista independentista establecía una serie de actuaciones políticas y de reformes legislativas que debían llevar a Catalunya a la consecución de un estado independiente propio. Nada de esto ha ocurrido. La falta de un mandato democrático claro emanado de las urnas y las fricciones dentro del campo soberanista solo han permitido al independentismo la aprobación de la ley de presupuestos de 2017 y una modificación del reglamento del Parlament para poder tramitar la Ley de Transitoriedad Jurídica sin apenas debate parlamentario y en lectura única, generando gran polémica. Paralelamente a esta falta de avances materiales, la carga retórica del independentismo ha ido aumentando y los esfuerzos por internacionalizar el proceso independentista han alcanzado su cenit, aunque con un resultado más bien insatisfactorio.

No obstante, la respuesta ofrecida por el Gobierno de España para redirigir la situación ha brillado por su ausencia. La Operación Dialogo solo se ha materializado en una reunión entre el President de la Generalitat y Mariano Rajoy, y en algún discreto encuentro entre los dos vicepresidentes. La única oferta del Estado a los catalanes ha sido la promesa de una mayor inversión en infraestructuras en los actuales presupuestos generales. Mientras el dialogo político ha sido casi inexistente en los últimos meses, la judicialización del proceso independentista ha seguido su curso, complicando cualquier atisbo de salida política.

Ante estos últimos acontecimientos políticos, ¿cómo ha evolucionado la opinión de los catalanes respecto a al proceso independentista en estos últimos tiempos? Para analizarlo repasaremos las últimas encuestas centradas en este tema.

La encuesta del CEO, realizada del 6 al 21 de marzo a una muestra de 1.500 personas, llama la atención por el amplio apoyo que el referéndum unilateral suscita entre la población catalana: el 50,3% de los catalanes apoyan su celebración, mientras que el 23,3% lo apoyaría solo si contará con la aprobación del Estado. Así mismo, un 22,7% es contrario a cualquier tipo de consulta. La suma de los partidarios de la consulta, tanto unilateral como acordada, supera el 70%. A nivel de resultados, se da una victoria del NO por 4,2 puntos sobre el SÍ (48,5% vs. 44,3%), consolidando la tendencia que sitúa el NO por encima del SÍ de los últimos barómetros. Lo interesante de esta encuesta, es que por primera vez se pregunta por la participación en un referéndum unilateral de independencia, y los resultados cambian sustancialmente: el 43% votaría SÍ, un 22,2% votaría NO, i el 20,7% no irían a votar si se celebrará.

El análisis llevado a cabo por Metroscopia para El País, cuyo trabajo de campo fue realizado entre el 10 y el 16 de marzo, destaca el rechazo de la vía unilateral (DUI) por parte del 62% de los catalanes. Preguntados sobre que votarían en un referéndum plenamente legal y acordado con el Estado, el 49% votaría a favor de que Catalunya siguiese formando parte de España y el 44% la opción contraria. Unos porcentajes muy similares a los de la encuesta del CEO. El porcentaje se amplía al 53% a favor de continuar en España si la independencia comportará la salida automática de la UE (un 40% seguiría votando por la independencia). En cambio, si se incluyeran tres respuestas en la hipotética consulta, el 46% de los catalanes optarían por quedarse en España con nuevas competencias exclusiva, el 31% votaría independencia y únicamente un 19% votaría a favor de mantener el statu quo actual. Otro dato interesante, que corrobora los resultados favorables a una hipotética tercera vía, es que el 70% de los catalanes estaría dispuesto a seguir en España si se produjera una reforma constitucional que garantizará a Catalunya unas competencias propias y diferenciadas. Por último, y esta es una información importante para analizar el estado del proceso independentista, el 65% de los encuestados creen que actualmente el procés no está en un buen momento, dato que va en la línea de lo que apunta la siguiente encuesta que analizaremos.

2

El ObSERvatorio de MyWord, realizado entre el 21 i el 26 de marzo, ofrece una interesante comparativa entre las opiniones respecto al proceso independentista y sus posibles escenarios y salidas entre la ciudadanía catalana y la del resto de España. En la gran mayoría de casos, existe una gran discrepancia entre las opiniones de los encuestados catalanes y los del resto del Estado. Mientras que un 71% de los catalanes afirma que Catalunya debe celebrar un referéndum sobre su futuro, solo el 30,3% de los ciudadanos del resto de España apoyan dicha opción. Esta discrepancia se da en las diferentes alternativas que la encuesta ofrece para resolver el encaje de Catalunya: ya sea la reforma constitucional (un 66,3% de catalanes se muestra muy o bastante de acuerdo por un 36,2 del resto de España) o la mejora del sistema de financiación (un 75,1% de los catalanes encuestados se muestra favorable y solo 17,5% de los encuestados españoles) existen profundas discrepancias entre los dos grupos encuestados. Discrepancias que se mantienen cuando se ofrece la opción de suspender la autonomía: en este caso es el 49,2% de los encuestados del resto de España quienes están muy o bastante a favor, mientras que únicamente el 17,5% de los catalanes se muestra favorable.

Por último, el estudio realizado por GAD3, afirma que el 75% de los encuestados son favorables a que Catalunya decida su propio futuro. Respecto a la fórmula, únicamente el 29% de los catalanes apuestan por la celebración de un referéndum unilateral, a mucha distancia del 66% que aboga por un acuerdo para celebrar una consulta. Sin embargo, el resultado de este referéndum sería favorable al independentismo, ya que el 41,9% votarían Sí, por un 39,7% que haría lo contrario. No obstante, la información más interesante que nos ofrece este análisis está relacionado con las opiniones de los catalanes respecto al desenlace del proceso independentista: menos del 30% confía aún en una negociación entre la Generalitat y el Gobierno central para encontrar una salida al actual conflicto territorial. Por contra, casi el 50% se muestra convencido de que la consulta no llegará a celebrarse y de que el paso siguiente para un 29% de ellos será la convocatoria de elecciones, mientras que el 21,1% restante opina que la prohibición de la consulta se acompañará de la suspensión de la autonomía. El pesimismo a corto plazo sobre el futuro del proceso independentista es palpable.

3

Este breve repaso a las últimas encuestas nos permite esbozar unas conclusiones sobre la opinión de los catalanes respecto al futuro de Catalunya:

La primera de ellas es que la gran mayoría de catalanes quieren decidir su futuro. Un gran número de encuestas en los últimos años sitúan alrededor de un 70% el porcentaje de catalanes que quieren que se convoque un referéndum para decidir sobre la independencia de Catalunya. La posibilidad de que Catalunya decida su futuro es una demanda mayoritaria en la sociedad catalana.

Así mismo, la segunda conclusión que podemos extraer de estas encuestas es que se produce un cierto estancamiento de la opción independentista. En tres de las cuatro encuestas el NO ganaría en caso de celebrarse el referéndum. Unas encuestas que, a excepción de la de GAD3, demuestran que cada vez hay menos indecisión sobre el referéndum y que la mayor parte de aquellos que antes no contestaban han pasado a engrosar las filas del NO, ya que el Sí se ha mantenido estable a lo largo de estos últimos meses.

4

Otra de las conclusiones a la que podemos llegar es el rechazo a la vía unilateral pretendida por algunos sectores independentistas. Este análisis descarta que la mayoría de catalanes esté dispuesto a aceptar una desconexión unilateral, una Declaración Unilateral de Independencia o la celebración de un referéndum sin acuerdo con el Estado. (Únicamente la encuesta del CEO afirma lo contrario)

En cuarto lugar, existe una gran diferencia de opiniones entre la ciudadanía catalana y la del conjunto del Estado sobre el proceso independentista. Si algo nos muestran ambas encuestas es que las opciones de encaje que la ciudadanía catalana vería con buenos ojos, no son apoyadas por una mayoría de ciudadanos del Estado. Esta diferencia existente entre ambos demos puede dificultar enormemente cualquier atisbo de negociación influenciando negativamente a los partidos que deben encontrar un compromiso, una salida, a la situación actual. Sin embargo, dicha discrepancia comienza a desvanecerse entre los votantes de Unidos Podemos, el 73,2% de los cuales son favorables a la celebración de un referéndum en Catalunya.

Muy importante también es la quinta y última conclusión: tanto GAD3 como Metroscopia, afirman que los catalanes son pesimistas en relación al final del proceso independentista, como mínimo a corto plazo. Un gran número de catalanes considera que el proceso no pasa por uno de sus mejores momentos y no creen que el desenlace de este vaya a ser la independencia de Catalunya. Este estado de ánimo se traslada a las perspectivas electorales de los partidos independentistas que verían peligrar o perder la mayoría parlamentaria de la que disponen actualmente.

La solución a la cuestión catalana no es sencilla. Existen dos bloques electorales con diferentes preferencias a nivel nacional que se mantienen en un empate. De las decisiones que tomen y las acciones que realicen los actores en liza dependerá la evolución de la opinión pública catalana y con ello el resultado del proceso independentista.