Rosie GRAY, “Behind the Internet’s Anti-Democracy Movement” a The Atlantic (10-02-17)

https://www.theatlantic.com/politics/archive/2017/02/behind-the-internets-dark-anti-democracy-movement/516243/?utm_source=twb

White House chief strategist Steve Bannon has been in contact via intermediaries with Curtis Yarvin, Politico Magazine reported this week. Yarvin, a software engineer and blogger, writes under the name Mencius Moldbug. His anti-egalitarian arguments have formed the basis for a movement called “neoreaction.”

The main thrust of Yarvin’s thinking is that democracy is a bust; rule by the people doesn’t work, and doesn’t lead to good governance. He has described it as an “ineffective and destructive” form of government, which he associates with “war, tyranny, destruction and poverty.” Yarvin’s ideas, along with those of the English philosopher Nick Land, have provided a structure of political theory for parts of the white-nationalist movement calling itself the alt-right. The alt-right can be seen as a political movement; neoreaction, which adherents refer to as NRx, is a philosophy. At the core of that philosophy is a rejection of democracy and an embrace of autocratic rule.

The fact that Bannon reportedly reads and has been in contact with Yarvin is another sign of the extent to which the Trump era has brought previously fringe right-wing ideologies into the spotlight. It has brought new energy into a right that is questioning and actively trying to dismantle existing orthodoxies—even ones as foundational as democracy. The alt-right, at this point, is well-known, while NRx has remained obscure. But with one of the top people in the White House paying attention, it seems unlikely to remain obscure for long.

Yarvin’s posts on history, race, and governance are written in a style that is detached and edgy, to say the least. “What’s so bad about the Nazis?” he asked in a blog post in 2008, writing, “we are taught that the Nazis were bad because they committed mass murder, to wit, the Holocaust. On the other hand… (a): none of the parties fighting against the Nazis, including us, seems to have given much of a damn about the Jews or the Holocaust. (b): one of the parties on our side was the Soviet Union, whose record of mass murder was known at the time and was at least as awful as the Nazis’.”

“It should be obvious that, although I am not a white nationalist, I am not exactly allergic to the stuff,” Yarvin wrote in 2007. In a 2009 post about the Scottish philosopher Thomas Carlyle’s defense of slavery, he argued that some races are more suited to slavery than others.

Yarvin’s blog has been mostly inactive since 2014. He now is focusing on a startup, Urbit, whose investors reportedly include Paypal co-founder and Trump backer Peter Thiel. (Thiel has himself questioned some of the fundamentals of American politics, writing in 2009, “I no longer believe that freedom and democracy are compatible.”)

For a group of people whose writings tend towards the verbose, neoreactionaries don’t show much interest in talking to reporters. Yarvin declined to cooperate when I reached out to ask about his alleged contact with Bannon, instead choosing to try to troll me into believing a Twitter user called @BronzeAgePerv is his contact with the White House.

“Think you should speak directly to my WH cutout / cell leader,” Yarvin said in an email. “I’ve never met him and don’t know his identity, we just DM on Twitter.  He’s said to be ‘very close’ to Bannon. There are several levels, but most people just start out with his public persona.” @BronzeAgePerv’s avatar is of a muscular, shirtless man and his account’s biography reads: “Steppe barbarian. Nationalist, Fascist, Nudist Bodybuilder! Purification of world. Revolt of the damned. Destruction of the cities!”

“I know nothing about BAP personally, except that he lifts.  DM him. He may not give you any info but he always responds,” Yarvin said. “Apparently there’s a big underground movement of right-wing bodybuilders — thousands.  Their plan is to surface spectacularly this April, in a choreographed flash demo on the Mall.  They’ll be totally nude, but wearing MAGA hats.  Goal is to intimidate Congress with pure masculine show of youth, energy.  Trump is said to know, will coordinate with powerful EOs…” Yarvin denied to Vox that he has been in any contact with Bannon.

“Appreciate the message,” came the response from the Hestia Society, which is one of the newer NRx hubs. “Unfortunately, we prefer not to do interviews. Neoreaction.net might have more of what you’re looking for.”

“Thanks for the email,” wrote Hadley Bishop, the editor of Social Matter, another node of NRx online thinking. “Social Matter does not give interviews. We’ve said everything we would like to say at neoreaction.net.”

“No,” said Nick Steves, the pseudonym used by one NRxer well-known within the movement. “It will only lend false credence to the misleading facts and outright errors you will inevitably print irrespective of my involvement.”

Asked what he thought I would print, Steves explained that “115 IQ people are not generally well equipped to summarize 160 IQ people” and that only one journalist, Vox’s Dylan Matthews, had “come close to permitting NRx to speak for itself.”

“You DO understand that, by the NRx view, journos occupy a major seat of power, viz. manufacturers of consent, in the current structure,” Steves said. “Thus you see why you are the enemy. No hard feelings of course. I’m sure you’re a very nice person. But politics is war by other means, and war is, by definition, existential.” (Steves has written a “code of conduct” for neoreactionaries that includes the rule, “Don’t talk to the press about Neoreaction.”)

So, on to neoreaction.net, which states up front that “Neoreaction is a political worldview and intellectual movement based largely on the ideas of Mencius Moldbug.”

The worldview espouses an explicitly authoritarian idea, a rejection of the post-Enlightenment vision of a world that is continually improving as it becomes more democratic. Per the website’s authors:

The core of our problem is that there is no one with the secure authority to fix things. The core of our solution is to find a man, and put him in charge, with a real chain of command, and a clear ownership structure.

Real leadership would undertake a proper corporate restructuring of USG: Pardon and retire all employees of the old regime; formalize obligations as simple financial instruments; nationalize and restructure the banks, media, and universities; and begin the long slow process of organic cultural recovery from centuries of dysfunction.

Who will be the leaders? Well:

The only viable path to restoration of competent government is the simple and hard way:

1     Become worthy.

2     Accept power.

3     Rule.

Neoreaction’s touchstones include the Scottish philosopher Thomas Carlyle, a key progenitor of the “Great Man” theory of history; the Austrian economist Friedrich Hayek, a central influence on the American libertarian movement; and Bertrand de Jouvenel, a 1930s-era French political theorist.

Neoreaction is an ideology obsessed with both the mechanics of power and autocratic governance, and with aesthetics. Some neoreactionaries have a Tumblr devoted to their aesthetic vision, called Post-Anathema. The images tend to be futurist and hyper-masculine; soldiers with guns, tanks, spaceships, Greek gods. Cathedrals, too, a seeming reference to the Catholic traditionalist strain of the movement (“CRx”) and which, intentionally or not, calls to mind Moldbug’s use of “the Cathedral” to denote the elite academic and media establishment.

If it’s a little in the weeds compared to the by-now-familiar alt-right aesthetic—Pepe the frog, fashy haircuts, and the like—that’s on purpose. Neoreaction is explicitly and purposefully opaque, and has no interest in appealing to a wider audience. This puts it at odds with some of the alt-right or “new right” leaders who seek to take their ideas mainstream.

“NRx was a prophetic warning about the rise of the Alt-Right,” said Nick Land, the English philosopher whose Dark Enlightenment series is considered a foundational neoreactionary text. “As a populist, and in significant ways anti-capitalist movement, the Alt-Right is a very different beast to NRx.”

“The Alt-Right, I guess, is a ‘movement’––NRx isn’t,” Land said in an email when asked about how influential NRx is at this point. “As far as influence is concerned, it’s still probably a little early to tell. I think it’s fair to say that early signs are surprisingly NRx-positive. That’s to say, the libertarian themes of the administration (de-regulation, appointments that “question the very existence of their own departments …) are far stronger than might have been expected from the Trump election platform. Also, Steven [sic] Bannon is looking far less of an Alt-Right sympathizer than had been suggested (‘Judeao-Christian’ is a term that gives them the hives, even if his defense of Capitalism is far more hedged than NRx ex-libertarian types would see as ideal).”

Land says Bannon has never reached out to him. “I have no reason to think he is familiar with my work.”

Bannon, the former chairman of Breitbart News, a site which under his tenure wrote indignantly about Yarvin being barred from a programming conference, didn’t respond to requests for comment. Of course, his reported contact with Moldbug isn’t the only sign of his radical vision; in public statements over the years, he has described a view of a world undergoing nothing less than a clash of civilizations, featuring a struggle between globalism and a downtrodden working class as well as between the Islamic and Western worlds.

The hiring of Michael Anton, a former George W. Bush speechwriter, to serve on the National Security Council staff is another indicator of this White House’s openness to decidedly non-traditional ideas on the right. Anton was recently revealed by The Weekly Standard as the writer behind Publius Decius Mus, the pseudonym Anton used for a widely circulated essay in September titled “The Flight 93 Election.”

In “The Flight 93 Election,” Anton compared the American voter’s choice in November 2016 to that of the passengers on Flight 93 on September 11. “2016 is the Flight 93 election: charge the cockpit or you die,” Anton began. “You may die anyway. You—or the leader of your party—may make it into the cockpit and not know how to fly or land the plane. There are no guarantees.” The essay is a bracing middle finger to conservatism, written with verve, and it inspired a critique on the NRx site Social Matter by the pseudonymous writer PT Carlo, who liked the essay except for one thing. “The only problem with Decius’ radical and brilliant analysis isn’t that its assessment of the situation is incorrect, but that its prescriptions aren’t nearly radical enough,” Carlo wrote. (The reaction among movement conservatives was much less enthusiastic. “Grotesquely irresponsible,” wrote National Review’s Jonah Goldberg. “A shoddy straw man,” offered Ben Shapiro.)

Anton, before his unmasking, was identified by The New Yorker as one of the intellectual architects of Trumpism; The Huffington Post on Wednesday highlighted some of his more controversial writings, such as a defense of Charles Lindbergh’s America First Committee as “unfairly maligned” and an assertion that “Islam and the modern West are incompatible.” Anton has also argued that diversity is “a source of weakness, tension and disunion.”

In a way, it is Moldbug who presaged Trump more than anyone else, in his writings defining his “neo-cameralist” philosophy based on Frederick the Great of Prussia’s “cameralist” administrative model. In 2007, Moldbug outlined a kind of corporation-state being run as a business: “To a neocameralist, a state is a business which owns a country. A state should be managed, like any other large business, by dividing logical ownership into negotiable shares, each of which yields a precise fraction of the state’s profit. (A well-run state is very profitable.) Each share has one vote, and the shareholders elect a board, which hires and fires managers.” Moldbug even envisioned a kind of CEO at the top: “The personality cult of dictatorship is quite misleading – a totalitarian dictator has little in common with a neocameralist CEO, or even a cameralist monarch.”

In Moldbug’s absence, new NRx nodes have sprung up: Hestia, Social Matter, and Thermidor. The post-Moldbug neoreactionaries still draw on his foundational writings, but the movement is morphing and splintering, and characterized by a conflict between nationalists and “techno-commercialists.” There is, as well, a history of mutual distrust between some alt-right and NRx figures.

“NRx doesn’t think the Alt-Right (in America) is very serious. It’s an essentially Anti-Anglo-American philosophy, in its (Duginist) core, which puts a firm ceiling on its potential,” Land said. “But then, the NRx analysis is that the age of the masses is virtually over. Riled-up populist movements are part of what is passing, rather than of what is slouching toward Bethlehem to be born.” (By “Duginist,” Land was referring to the ideas of the controversial Russian political scientist Aleksandr Dugin.)

Through a friend, I connected with @kantbot2000, a NRx-connected tweeter who was willing to talk over Twitter direct message. (Kant as in Immanuel.)

Kantbot complained that NRx is dead. “Visit the social matter forums, its an inactive scene,” he said.

“The European New Right stuff that [Alt-Right leader Richard] Spencer peddles is secondary to the impulse given to the altright by Moldbug and the other [techno-commercialists],” Kantbot wrote. “That impulse stresses good governance over ideological consideration. Good governance perhaps consisting of the dismantling of progressive institutions.”

“Moldbug is still very active,” Kantbot said. “More so than he lets on.” Kantbot said Moldbug is “reading comments, lurking.”

Under his real name, Yarvin did a Reddit AMA last year about his start-up Urbit, and addressed his Moldbug writings.

“It’s actually quite possible to recognize that human population genetics has a lot of impact on politics and history, and also recognize that human population genetics has nothing at all to do with your individual, personal and professional human relationships. Nor does politics,” Yarvin wrote. He added that he has lots of progressive friends.

“Would anyone care about the 2016 election if Trump weren’t running?” Yarvin wrote. “And Trump is a throwback from the past, not an omen of the future. The future is grey anonymous bureaucrats, more Brezhnev every year.”

Kantbot began as an atheist Democrat, he said, but grew disillusioned.

“The only thing outside of that space is conservatism and right-wing movements,” he said. “People like moldbug are going beyond that though, opening up possibilities of new cultural spaces that break out of that stagnant pattern, that can synthesize both progressive and conservative views in new ways.”

Kantbot warned that I might also be tempted by “the forbidden fruit” of these ideas. “Be careful or you too may be tempted to walk down the dark path of the altright,” he wrote. “This is what thousands of people are taking to the streets to protest. This is the dark intellectual center.”

 

*****

Daniel INNERARITY, “¿El final del multiuculturalismo?” a El País (16-02-17)

http://elpais.com/elpais/2017/02/03/opinion/1486141680_059970.html

Uno de los hechos más sorprendentes de las recientes elecciones americanas es que la batalla se haya saldado principalmente en el campo de lo socioeconómico y que los conflictos que tienen que ver con la diversidad cultural hayan sido menos relevantes. Hay quien se ha lanzado con rapidez a declarar el final del multiculturalismo y el retorno de otros campos de confrontación anteriores a las reivindicaciones del reconocimiento e incluso un cierto retorno de las clases frente a la primacía que han tenido durante estos últimos decenios las diferencias de género y cultura.

Esta ha sido la interpretación por la que algunos han declarado el final del multiculturalismo. Mark Lilla afirmaba en The New York Times que el liberalismo americano ha caído en una especie de histeria moral en relación con la identidad racial, sexual y de género que ha distorsionado su mensaje y le ha convertido en una fuerza incapaz de unificar a la sociedad y gobernarla. La política tiene que ver también con intereses compartidos y propuestas para todos; incluso la defensa de una diferencia requiere un cuadro general de gobierno basado en los derechos, sin el cual no habrían tenido lugar las conquistas de los movimientos a favor de los derechos de las mujeres, por ejemplo, que no querían votar de otra manera sino al igual que los hombres. Para Lilla, explicar el éxito de Trump por el resentimiento de un grupo de hombres blancos, rurales y religiosos impediría a los demócratas entender que ese grupo de americanos se siente realmente como un grupo marginado en la medida en que no encaja en ninguna de las categorías de la acción afirmativa.

Ahora bien, si los habitantes de la América profunda se han movilizado de esta manera, como grupo discriminado, entonces no estaríamos ante el agotamiento del multiculturalismo sino en una fase nueva de este, en la que simplemente se reivindica el reconocimiento de un grupo que no estaba en el listado de los desfavorecidos: el de quienes carecían de adscripción que justificara un reconocimiento especial. El multiculturalismo sería criticado por no ser suficientemente multicultural. Lo que comenzó para destruir una determinada hegemonía habría terminado por convertirse en un instrumento contra la posible discriminación de los antiguos dominantes. Este giro inesperado de la argumentación supondría una especie de triunfo póstumo de la causa pluricultural. Quienes no se sienten acogidos por las categorías raciales o sexuales que ha inventariado el multiculturalismo se estarían vengando de él… recurriendo a una lógica multicultural. Para evitar dar la razón a lo que se combate, Pascal Bruckner ha propuesto en Le Monde interpretar este giro de otra manera. No se trataría de añadir una nueva particularidad a las actualmente reconocidas, sino de sublimarlas a todas; es el retorno del Pueblo (o la Nación), después de décadas de atención a las minorías, la vuelta de lo social tras lo étnico.

Sea de ello lo que fuere, es cierto que los demócratas no han entendido en toda su amplitud el fenómeno de la diversidad cultural, que incluye también aspectos conflictivos de difícil gestión. El discurso de las élites ante la diversidad cultural carece de realismo y sinceridad; ambas cosas resultan hirientes para quienes conviven habitualmente con esa diversidad en sus aspectos menos idílicos. Existe un tipo de persona progresista que se siente cosmopolita y moralmente superior porque se eleva por encima de sus intereses cuando en realidad sus intereses no están en juego y los que son sacrificados son los intereses de otros, más vulnerables, más en contacto con las zonas de conflicto. Hay una forma de arrogancia e hipocresía en las élites multiculturales porque su experiencia de la alteridad se reduce a encuentros agradables en el bazar de la diversidad (en el consumo, la diversión o como mano de obra barata). Son élites que no sienten la inseguridad física en sus barrios ni la inseguridad laboral en sus puestos de trabajo. Si la izquierda, los liberales o las élites no terminan de entender esto (salvo en cierto modo Sanders y Trump a su manera) es porque no tienen contacto ni con el mundo industrial ni con “los otros” y solo ven las ventajas de la globalización o los encantos de la diversidad.

¿Cómo debemos entender entonces los nuevos conflictos? ¿Podemos asegurar que vuelven los conflictos de clase, después de décadas de confrontación cultural e identitaria? ¿Cómo determinar quién está realmente excluido y por qué (si por ser mujer o pertenecer a determinada raza o simplemente por ser pobre)? Desde luego que no están hablando desde la lógica de clases quienes plantean reivindicaciones del estilo “Somos el 99%”. Muchas de las protestas que han tenido lugar en los últimos años no han sido en absoluto movilizaciones de clase sino que han formulado la oposición radical a un sistema del que se beneficiaría una ínfima minoría y que padecería una gran mayoría.

No creo que las cuestiones relativas al sexo, la raza o la identidad vayan a desaparecer de la escena política norteamericana ni de nuestras democracias en general. Del mismo modo que pudo ser un error suponer que las reivindicaciones de las minorías iban a disolver la cuestión social, se equivocaría igualmente quien tratara de volver a una lógica de clase que no tuviera en cuenta las discriminaciones específicas de las que son objeto todavía, por ejemplo, los afroamericanos, como pone de manifiesto el reciente movimiento de protesta Black Lives Matter. El paradigma del reconocimiento no invalida los problemas de redistribución. De hecho, todos los ejes de opresión en la vida real son mixtos; suele ocurrir que quien es excluido culturalmente sea desfavorecido económicamente. Es probable que lo más adecuado sea afirmar que la justicia requiere hoy ser pensada a la vez como redistribución y como reconocimiento.

Nadie ha extraído una conclusión más acertada, aunque modesta, de esta nueva constelación que el filósofo americano Michael Walzer: “De momento, los combates que necesitamos no han emergido todavía”. Ni sindicatos ni partidos están en ello. Hay intereses que no están suficientemente representados o del modo que les es debido. Emigrantes, jóvenes, generaciones futuras, trabajadores especialmente vulnerables no pueden ser representados como la vieja lucha sindical representó a los asalariados, pero tampoco los partidos políticos vehiculan adecuadamente el compromiso político de la ciudadanía. Es posible que haya nuevas mayorías que esperan nacer, en cuanto vuelvan a repartirse las cartas entre las élites y la gente, cuando comience el juego que vuelva a articular política, economía, sociedad y cultura de acuerdo con las nuevas circunstancias.

 

*****

Francisco LONGO, “El elefante en la sabana digital” a Agenda Pública (14-02-17)

http://agendapublica.es/el-elefante-en-la-sabana-digital/

Como un viejo elefante que contempla de lejos las luchas de los depredadores, el sector público vive a distancia los procesos de destrucción creativa que acompañan a la innovación en los mercados. Alejado de la competencia y protegido así de la amenaza schumpeteriana, los ritmos de cambio de sus organizaciones son mucho menos dependientes del entorno que los de las empresas. Esto no quiere decir que no cambien. Se van adaptando de forma gradual a la innovación tecnológica, pero lo hacen habitualmente sin alterar sus patrones básicos de funcionamiento ni sus estructuras de poder. Sólo en raras ocasiones los gobiernos emprenden reformas de amplio alcance, obligados por la crisis fiscal que es siempre la condición necesaria -aunque no suficiente, como muestra el caso de nuestro país- de esas transformaciones.

Y sin embargo, se hace difícil creer que el huracán de cambios disruptivos que en esta segunda década del siglo sacude y desestabiliza las economías y las sociedades de la era global/digital no acabe por afectar también a las organizaciones públicas y a quienes trabajan en ellas. Al menos, cuatro grandes tendencias de fondo parecen llamadas a alterar en profundidad la configuración y los modos de hacer del sector público.

Crece la complejidad y dificultad de los problemas sociales. El economista Ernst Schumacher llamó “divergentes” a aquellos problemas que, cuanto mayor es la dotación de inteligencia con que se analizan, más probable es que susciten soluciones contrapuestas. En un sentido análogo, Ronald Heifetz, de Harvard, denomina “adaptativos” a los problemas que carecen de soluciones técnicas protocolizadas por el conocimiento disponible. Pues bien, un número creciente de los problemas colectivos contemporáneos responden al tipo divergente y adaptativo. Asuntos como el calentamiento global, el crecimiento de las desigualdades, la congestión de las megalópolis o el fracaso escolar, por citar algunos ejemplos de alcance universal, reúnen alta complejidad y alta incertidumbre. Son escenarios poco propicios para la intervención de los actores económicos en condiciones de mercado. Podría decirse que los mercados se ocupan con éxito de un sinfín de problemas complicados, pero dejan cada vez más para el estado los problemas complejos. Esos que los anglosajones han dado en llamar wicked (terribles), y  cuya insidiosa multicausalidad hace difícil relacionar los síntomas con las intervenciones, y estas con los impactos.

El poder se difumina. Como ha escrito Moisés Naím (“El fin del Poder“), el poder ya no es lo que era. Atribuido tradicionalmente a las burocracias jerarquizadas –privadas o públicas- de gran tamaño, hoy lo encontramos disperso en una multiplicidad de “micro-poderes” que contrarrestan y minimizan la capacidad de aquéllas. La globalización ha vuelto ilusoria la pretensión de preservar la hegemonía defendiendo los feudos territoriales, por mucho que los gobiernos invoquen nostálgicamente la soberanía sobre esto o lo otro. Para el autor venezolano, el acceso –o la ambición de acceder- de miles de millones de habitantes del planeta a una vida más plena, móvil e interconnectada, está cuestionando todas las fuentes tradicionales del poder y creando, al mismo tiempo, múltiples focos de poder alternativo. Vivimos en el mundo de lo que Donald Kettl ha llamado “hiperpluralismo”, o Francis Fukuyama “vetocracia”, en el que los gobiernos ejercen una influencia necesariamente compartida y sometida a contrapesos cada día mayores.

La innovación tecnológica se vuelve exponencial. Los cambios tecnológicos que los sistemas públicos han ido metabolizando en las últimas décadas no son comparables en trascendencia con los que, en el horizonte inmediato, apuntan ya en inteligencia artificial, neurociencias, robótica, biomedicina, big data, nanotecnologías y otras áreas del conocimiento humano. En “The Second Machine Age”, Brynjolfson y McAffee han bautizado como “exponencial” la impresionante aceleración producida por el avance cruzado en todos estos campos.  La disrupción tecnológica alterará drásticamente los requerimientos que la sociedad dirige a las organizaciones públicas en lo que afecta a sus sistemas de producción (ya se trate de seguridad, salud, educación, ciencia, promoción económica, ordenación del territorio u otros ámbitos) a las competencias y perfiles profesionales necesarios, a las formas de organizar sus procesos y actividades y a los modos de relacionarse con los ciudadanos.

Las personas son cada vez más capaces y autónomas. La acción combinada de la globalización y la revolución digital ha creado imparables dinámicas de desintermediación que dotan a los individuos de capacidades nuevas para actuar por sí mismos en múltiples campos. En casi todos los sectores de actividad económica –del turismo al audiovisual, del transporte a la banca-, este fenómeno está produciendo macro-procesos adaptativos y cambiando los modelos de negocio de las empresas. Parece improbable que esta “revolución de la plataforma”, en expresión de Geoffrey Parker, no acabe por alcanzar a los gobiernos y sus organizaciones. Los servicios públicos son intensivos en mediaciones -piénsese en el trabajo de profesores, médicos, orientadores laborales, gestores de infraestructuras o transportes- que tendrán que reformularse en muchos casos de forma radical.

¿Será el elefante sensible a estos movimientos de fondo en el ecosistema? Micklethwait y Wooldridge, periodistas de The Economist, sugieren en un libro reciente (“The Fourth Revolution”) que algunos cambios han comenzado. Aventuraremos un pronóstico: el sector público del futuro tendrá que ser, probablemente, más inteligente, más diverso y descentralizado, y más colaborativo.

El primer reto es reducir el déficit cognitivo. La brecha actual entre lo que los gobiernos y sus organizaciones saben y los desafíos que afrontan es descomunal y no para de crecer. En tiempos complejos e inciertos, la creación de valor público se relaciona más con el conocer, aprender y liderar procesos sociales que con el producir. En esa dirección, la tecnología -la revolución de los grandes datos, especialmente- ofrece una oportunidad para diseñar políticas e intervenciones mucho mejor focalizadas y basadas en la evidencia. El salto tecnológico exige, eso sí, una fortísima inversión en conocimiento. En un  sector público dedicado hasta ahora a hacer cosas, más que a conseguir que las cosas pasen, y poblado todavía por extensos contingentes de trabajo de cualificación media y media-baja, serán inevitables sustanciales reconversiones de capital humano. Internalizar inteligencia y externalizar trámite parece el modo lógico de orientarlas.

Esa inyección de inteligencia, aplicada en un conglomerado público que es ya extraordinariamente diverso, será incompatible con los diseños homogéneos, rígidos, verticales y centralizados de las burocracias. El conocimiento, en especial cuando se halla sometido a dinámicas permanentes de actualización y aprendizaje, es poco compatible con la unidad de mando y el uniforme. Los sistemas públicos del futuro tendrán que parecerse a constelaciones de núcleos de conocimiento más pequeños, diversos y autónomos, regidos por reglas mucho más flexibles. Serán, en expresión de Clayton Christensen, redes de “mutantes” adaptados a cada uno de los entornos especializados en que operen. Estarán fuertemente profesionalizados y abiertos a interacciones múltiples que en buena medida se desarrollarán en espacios digitales y tendrán un alcance global.

Y todo ello exige que el estado renuncie al mito de la autosuficiencia y asuma la pérdida del monopolio que en otro tiempo mantuvo en la creación de valor público. El sector público del futuro tendrá que profundizar la reinvención de sus modelos de relación y colaboración con una amplia diversidad de actores (individuos, academia, grupos de investigación, organizaciones sociales, empresas) situados extramuros de la fortaleza estatal. La colaboración público-privada, pese a los ejemplos de mala práctica y los ataques fuertemente ideologizados que ha sufrido en España en los últimos años, formará parte del paisaje. Como escribía hace poco en Financial Times Mariana Mazzucato, no son momentos para disyuntivas falsas o ideológicas entre estado y mercado. Por el contrario, la construcción de entornos avanzados de gobernanza colaborativa se dibuja como la condición para afrontar con éxito los grandes problemas colectivos de nuestro tiempo.

 

*****

Esteban HERNÁNDEZ, “El final de la ‘generación mejor formada de la Historia’ y lo que vendrá después” a El Confidencial (10-02-17)

http://blogs.elconfidencial.com/espana/postpolitica/2017-02-10/rapido-final-generacion-mejor-formada-historia-lo-que-vendra-despues_1329226/

“La ‘generación mejor formada’ de la historia de España es también la más mimada, la más consentida, la más ligera, la menos puesta a prueba por la historia. No tiene ni memoria ni —literalmente— experiencias. Nunca se ha jugado nada de verdad y cree ahora, por eso, que todo es un juego. Eso era una ventaja para echar a andar, pero un obstáculo para echar a volar con una cuerda en el suelo”.

La historia de Podemos tiene muchas perspectivas y admite lecturas diferentes, pero pocas como esta, firmada por Santiago Alba Rico, para entender el centro del asunto. Llegó una generación nueva que pretendía cambiarlo todo, e iba a empezar por la izquierda. Trajo nuevas fórmulas, desde la transversalidad hasta el uso de términos como ‘casta’, desde los círculos hasta la presencia televisiva continua, y prometió además grandes resultados. Arrancó de un modo espectacular, y quizás ese fue el problema. Sus líderes (ambos) creyeron representar una generación diferente, un país diferente, y se veían como los predestinados a cambiar el rumbo de la historia, no solo aquí, sino en toda Europa. Tras la batalla perdida por Tsipras, Podemos era la gran esperanza de la izquierda en la UE.

Un mal escenario para un recién llegado

Muchos meses después del nacimiento del partido, las agendas de sus líderes estaban repletas de medios nacionales, europeos y americanos que les reclamaban, de invitaciones a conferencias y de peticiones de presencia en actos públicos, el típico contexto que te hace pensar que eres grande, que tu responsabilidad es enorme y que tu talento está a la altura. Es un mal escenario para un recién llegado, la verdad, y más aún cuando la gente que tienes a tu alrededor carece de la altura suficiente como para moderar esas señales.

Cuando llegó la hora de la verdad y tocó convertir las expectativas en realidades, quisieron pasar de un discurso de confrontación a otro más amable, y tomaron una decisión llamativa: se imbuyeron de pensamiento positivo y comenzaron a hacer ‘mindfulness’ con su electorado. Como bien explica Jorge Dioni, Podemos se convirtió en una mezcla de las obras de Paulo Coelho y de ‘El secreto’ de Rhonda Byrne, dedicándose a repetir insistentemente que ellos eran la fuerza del futuro, que tenían la fórmula, y que el universo político iba a cambiar iluminado por las sonrisas, los abrazos, la ilusión y la fábrica de amor.

Las fantasías y la estructura

Ese mundo virtual en el que vivían era producto no solo del reconocimiento exterior, sino de su propia estructura: los dirigentes estaban siempre rodeados de los suyos, de esos cuyo sustento material dependía de que a su líder le fuese bien, lo cual no suele augurar nada bueno. La mezcla de la burbuja de las fantasías y de la estructura posburocrática que la sustenta, tan frecuente entre las empresas contemporáneas, producía las consecuencias habituales: nadie se atrevía a decir a los jefes que su estrategia era muy pobre y que ese camino llevaba al fracaso, porque hacerlo suponía pagar el precio obvio de la expulsión del círculo de los elegidos.

De pronto, en ese castillo maravilloso, entró la realidad de golpe: el sorpaso no se llevó a cabo, la influencia de Podemos en la investidura fue escasa y los puestos que podían repartir entre los suyos fueron menos de los esperados. Y cuando lo material penetra por sorpresa, tiende a anclarse en la realidad descarnada, que es lo que estamos viendo. Las organizaciones están compuestas por sus ideas, su cultura y su reparto de posiciones materiales, pero también por el perro que te la clava cuando te das la vuelta, los ataques de cuernos (simbólicos o amorosos), por el traidor que pone buena cara mientras cava tu tumba. En fin, la vida misma.

La lógica del ‘reality show’

El problema añadido es que, llegados a este punto, han continuado haciendo lo que sabían hacer: televisar las cosas con una transparencia ingenua. Podemos siempre exhibió una extraña capacidad de atracción: primero se quiso saber quiénes eran, de dónde salían y qué pensaban; después sus términos y sus referencias intelectuales se convirtieron en muy populares; después ya solo se hablaba de un puñado de nombres propios (Pablo, Íñigo, Irene, etc.), y finalmente, como ahora, de sus peleas. Es la lógica del ‘reality show’: la competición puede empezar planteando cuál de los participantes es más ducho cocinando, pero lo que mantiene al espectador pegado a la pantalla es cuál te cae mejor, quién es más simpático o más odioso. Si esas identificaciones funcionan, el ‘reality’ se dispara; si no, el ‘share’ se hunde. Podemos está en esa fase: sale en todas partes, pero solo genera cansancio y desinterés.

El problema, por tanto, no es quién va a ganar en Vistalegre, sino si le importa a alguien. Han dejado tanto suelo quemado que se hace difícil pensar que tendrán una nueva cosecha, y que harán creer a la gente que continúan siendo una formación con posibilidades reales de alcanzar el poder. Hoy están muy lejos, y después de los golpes que vendrán este fin de semana, aún más.

Quizá podrían conseguirlo: necesitarían un buen líder, una estructura coherente con gente de muchos más lugares que los que fueron alumnos o compañeros de Errejón y de Iglesias, y, sobre todo, una nueva fórmula política, porque ni el obrerismo del segundo ni el ‘coaching’ del primero pueden llegar muy lejos en una España convulsionada por las dificultades materiales, las tensiones territoriales y el cansancio respecto de las instituciones. Tuvieron su momento, pero ninguna de las dos fórmulas que manejan sus líderes vale hoy si lo que pretenden es ser un partido dominante.

Temas fascinantes

La cuestión de fondo no es Vistalegre II, sino el día después; no es quién ganará en una serie de asuntos tan fascinantes y que tanto interés generan en la gente como la incompatibilidad o no para estar en dos ejecutivas a la vez, la independencia de la comisión de garantías, el porcentaje necesario de las bases para convocar las consultas o la representación territorial de elección directa en el Consejo Ciudadano Estatal, sino si el equipo directivo nuevo tendrá la capacidad de salir de esta tierra devastada, de abandonar sus viejas certezas y de establecer lazos reales que ilusionen a sus futuros electores.

La derecha populista lo ha hecho, y no ha sido ni por el camino del ‘coaching’ ni del obrerismo. Tiene una fórmula que parece superior electoralmente, a la que en Europa y en EEUU las fuerzas de izquierda no parecen saber hacerle frente. Pero esto también es la esencia de lo nuevo en nuestro tiempo: unos cuantos jóvenes inventan algo, que en general suele tener una efectividad mucho menor de la que promete, pero que genera mucha ilusión; cuando se comprueba que lo afirmado estaba muy por encima de su realidad, el interés se apaga, y llega otro grupo de gente que promete otra cosa fantástica, y así sucesivamente. Este es el trabajo de muchos consultores, vendedores tecnológicos y fondos de inversión de lo más dispar, y era lógico que llegara también a la política. Antes fue el populismo de izquierdas, ahora lo que está de moda es el de derecha. En fin, que todo apunta hacia el final de una generación de jóvenes que creyeron demasiado en sí mismos y a los que nadie les puso un espejo enfrente a tiempo.

 

*****

Editorial de La Vanguardia (14-02-17): “Democràcia i malaltia”

http://www.lavanguardia.com/opinion/20170214/4210773139/democracia-i-malaltia.html

CARLES Puigdemont, president de la Generalitat, va demanar la paraula per sorpresa en la sessió del Parlament de dimecres passat i va pronunciar un breu discurs. El titular més freqüent en les cròniques d’aquella intervenció va ser aquest: “La democràcia espanyola està malalta”. Les paraules del president arribaven en un període marcat pel judici del 9- N contra Artur Mas, Joana Ortega i Irene Rigau. Després de la sessió inaugural de dilluns, en la qual Mas va ser molt mesurat, el president Puigdemont va creure oportú adreçar-se al Parlament en termes més durs. La seva intenció, presumiblement, era posar en qüestió l’insensible i antipàtic comportament del Govern espanyol davant la qüestió catalana. Però creiem que, en el seu tret per elevació, Puigdemont no es va expressar amb la precisió que calia.

Ja se sap que les relacions entre Catalunya i Espanya no passen per la seva millor hora. Però això no eximeix ningú de parlar amb propietat tan bé com pugui. El president de la Generalitat podria atribuir al Govern central una malaltia si tal cosa fos oportuna atès el seu entossudiment o inflexibilitat. Però no podria qualificar de malaltissa la conducta de l’ Estat, el qual, com a entitat, obeeix a altres raons. I menys encara afirmar que la democràcia espanyola està malalta. La democràcia, com a sistema polític en què la sobirania resideix en el poble, no està malalta. Sostenir el contrari és un excés verbal. Perquè a les malalties les succeeix de vegades la mort. I, malgrat els seus defectes, la democràcia és un bon sistema, sense recanvi que la superi.

Tot i que som en temps de profunds desacords, hi ha alguns denominadors comuns que convé preservar. Cal respectar el llenguatge i el seu univers de significats. Cal respectar la veritat. Cal respectar el marc dels sistemes polítics convivencials. La discrepància és legítima, però no faculta ningú per alterar unilateralment les regles del joc. És fàcil desqualificar i cridar a la desobediència. Però és difícil reconduir una societat els membres de la qual –o, pitjor, les entitats– creuen i proclamen que es pot continuar convivint quan es denigren les institucions que ens emparen a tots i s’anima a vulnerar les seves normes.

El món occidental assisteix, atònit, a un qüestionament de les regles de convivència que han afermat el seu progrés. L’Administració Trump ens sorprèn cada dia amb iniciatives que atempten contra l’ Estat de dret. En massa països europeus els populismes avancen ­a través de programes discriminatoris. A Catalunya l’horitzó de xoc, amb tot el seu potencial destructiu, no ­només no es tem, sinó que fins i tot sembla que s’espera amb impaciència. En una entrevista de TV3 als encausats del 9-N, sobre la qual va planar aquesta idea de la democràcia espanyola malalta, l’expresident Mas va afirmar diumenge que “al final del camí veurem la força de cadascú”. Va estar més afortunada l’exconsellera Rigau quan va declinar la possibilitat de subscriure el diagnòstic de malaltia de la democràcia espanyola i va estimar més dir que Madrid es mostrava dur d’orella davant les reclamacions catalanes.

No són societats malaltes, aquelles en les quals es discrepa. No són governs sans, aquells que creuen possible actuar amb criteris de part o transgredint les lleis quan dificulten que s’ assoleixin els seus objectius. No s’hauria d’oblidar mai que la fortalesa d’una democràcia rau en les seves lleis. I la d’un govern, en la seva capacitat per dialogar, convèncer i pactar.