Presentació

Sens dubte la victòria de Donald Trump en les eleccions presidencials nordamericanes constitueix l’esdeveniment polític més rellevant de l’any 2016. Desconeixem com evolucionarà la seva presidència, però s’intueix que estem davant d’un fet que transcendeix l’episòdic i que pot marcar un canvi d’època, com apunta Javier Solana. El fenomen Trump està sent analitzat des de tots els punts de vista (veure el magnífic estat de la qüestió de John Andrew a Project Syndicate,  l’anàlisi de The Economist sobre la probable política exterior de Trump i el repàs de Daniel Gascón als orígens del populisme als Estats Units), però resulta especialment suggerent la visió de Francis Fukuyama que indaga en les arrels profundes del fenomen en la societat americana, tot apuntant com la disfuncionalitat del sistema polític nordamericà ha afavorit una creixent polarització ideològica en el moment en que s’han fet sentir les conseqüències socials de la crisi econòmica i de la globalització. El replegament populista i nacionalista que promet Trump posaria en una tensió crítica els pols demòcrata i liberal del sistema, obrint dilemes de difícil digestió com assenyala Félix Ovejero.

En la cadena d’esdeveniments que marquen aquesta evolució inquietant de les democràcies liberals, les eleccions a Holanda, França i Alemanya del 2017 adquireixen una importància determinant. Timothy Garton Ash després de l’atemptat terrorista a Berlin planteja una pregunta angoixant: podrà aguantar el centre d’Europa? Ash creu que el tabú històric que pesa sobre la societat alemanya seguirà sent una vacuna eficaç contra el populisme xenòfob, però, fins quan?

És reversible la resignació amb la que la socialdemocràcia europea assisteix a la deriva populista? No té altra opció que la gran coalició amb la dreta conservadora per preservar el sistema? (veure el paper de Jörg Michael Dostal sobre l’SPD). Marco Lisi analitza l’experiència del govern de coalició a Portugal entre el Partit Socialista i els partits radicals d’esquerra i n’extreu una conclusió positiva: “el acuerdo histórico ha eliminado el muro entre los socialistas y la extrema izquierda que se había levantado desde la transición democrática. Además, el nuevo escenario gubernamental ha mejorado la capacidad de respuesta del sistema político al desmentir el argumento de TINA (que ‘no es posible una alternativa’) y ha integrado plenamente a la izquierda radical en el ámbito institucional asumiendo la responsabilidad de gobernar”.

Víctor Lenore dóna pistes sobre els que considera els intel·lectuals espanyols d’esquerra més interessants del moment i que ubica sota el paraigües de la tradició gramsciana: César Rendueles, Esteban Hernández, Carolina del Olmo, Alberto Santamaría i Emilio López Muiño.

I Ramón Vargas-Machuca es fa ressò de la inspiració gramsciana de la nova esquerra espanyola i en denuncia la tergiversació que en fa del concepte d’hegemonia: “los nuevos decisores políticos de orientación populista presumen de entender el mundo y alardean de estar cambiándolo. Pero su impotencia para mejorarlo es similar a la de los demás. La sucia realidad permanece igual, o empeora. Lamentablemente, en todos los bandos va imponiéndose el que es, desde Aristóteles, el mal de la democracia: la intemperancia de los demagogos. Sin información política contrastada, sin principio de justicia independiente, sin deliberación sobre la base de buenas razones para actuar en un sentido o en otro, no hay política sino espectáculo, sectarismo y regresión al dogma”.

 

Francis KUKUYAMA, “America: the failed state” a Prospect Magazine (13-12-16)

http://www.prospectmagazine.co.uk/magazine/america-the-failed-state-donald-trump

Donald Trump’s evolution from a buffoonish fringe candidate taken seriously by no one to the President-Elect of the United States is one of the most unexpected and traumatic events in recent US history. The effects are uncertain, but—in the worst case—they could lead to the US giving up entirely on global leadership, and the unravelling of the liberal world order the it has done much to build since the 1950s.

The triumph of the Trump brand of nationalism is arguably of a piece with authoritarian advances in disparate countries, from Recep Tayyip Erdogan’s Turkey to Viktor Orbán’s Hungary. Together these developments constitute an even more fundamental problem to cherished western ideas, by making populist democracy an active threat to individual liberty. A great deal remains up in the air, but with indignant nationalists riding the tide in so many places, we cannot preclude the possibility that we are living through a political disruption that will in time bear comparison with the collapse of Communism a generation ago.

There will be endless post-mortems in the US on how Trump’s win could possibly have come about; much of the media attention will continue to focus on short-term issues like the intervention by FBI Director James Comey 11 days before the election, or on the stream of reportedly Russian-sourced leaks from Hillary Clinton’s campaign. Such considerations are valid and may have had a bearing on the outcome. But it is important to recognise that the result had roots which run deep into American society. As both the Republican and Democratic parties reassess their positions, they would do well to think about how the political map has changed in the four short years since 2012, and how this reflects not only campaign dramas, but changes within America itself—concerns over the state of the economy and a profound sense of unease over its role in world affairs.

Right around the developed world, the banking crisis of 2008 called into question the authority of elites who had created this highly risky system—there was, in Alan Greenspan’s famous testimony, a “flaw in the model,” undermining the expertise on which the standing of the elites had rested. More serious even than the failure of the western economy was the sense of burning injustice that grew in its wake. The public saw all those moneyed institutions and individuals who had been running the system being bailed out, and then poor and middling sorts being handed the bill in the form of austerity policies and unemployment. In the US, the disruptive effects of these aggravating observations were compounded by an anxiety born of decline in the nation’s relative power. After the George W Bush era had painfully exposed the limits of America’s military might in Iraq, the Barack Obama years saw China knock America off the top spot as the world’s largest economy on one measure, and it looks all set to overtake it entirely within a few years. Nationalism can take many forms, but nationalism tinged with nostalgia can be especially effective. Trump promised not merely to make America great, but to “make America great again.” British readers may hear an echo in the Brexit campaign slogan which was not simply an exhortation to take control, but to “take back control.”

The greatness which Trump promises to regain will not be that which America used to imagine for itself. Instead of the sometimes overclaimed commitment to the spread of openness and democracy, he proposes an assertive and yet more insular politics, potentially creating the space for other powers—and who knows which—to fill. The world as a whole, then, could soon have to grapple with the consequences of America’s retreat. The first task, however, is to understand why the nation came to take this solipsistic turn. And to find the answer to that one must look first to the US political system.

Elite capture and vetocracy

The dysfunction of the US political system weighed heavily on the outcome of the 2016 election. The charge that big money and powerful special interests were corrupting Congress and lining the pockets of “elites” at the expense of ordinary citizens was one that united the two outsider candidates from right and left, Trump and Bernie Sanders. Both of them vilified Clinton as the personification of this kind of corruption, since the Clintons had enriched themselves by taking money from powerful interest groups. Both targeted Wall Street banks like Goldman Sachs as particular villains and, as the year ground on, the right took the charge to new heights, with Trump damning a range of American institutions as corrupt, including the FBI (though only when it exonerated Clinton), the Federal Reserve, and electoral administrations across the country. The conservative provocateur, Matt Drudge, even suggested that the National Oceanographic and Atmospheric Administration was hyping the threat from Hurricane Matthew for political purposes.

The American political system has indeed become dysfunctional; the trouble is that critics like Trump and Sanders don’t correctly identify the source of the problem, and could not offer anything by way of real solutions.

The real problem has its roots partly in the nature of American society, and partly in the country’s institutions. The American people are highly diverse along every conceivable axis—racially, ethnically, religiously, geographically, and culturally—and, over the past 20 years, they have become highly polarised too. This polarisation is reflected in the places in which Americans choose to live, where ideological affinity is often more important than race or religion, and it is reflected in a Congress in which the most liberal Republican is considerably more conservative than the most conservative Democrat. This is quite different from the old 20th century situation, when overlap between the parties allowed for bipartisan agreement on major policies from the New Deal to the tax cuts of Ronald Reagan’s administration.

Beyond ideological polarisation, America has seen the rise of a huge number of wealthy and well-organised interest groups—not just corporate lobbyists, but also environmental groups, advocates for spending on virtually every disease known to man, and individual wealthy donors like the casino magnate Sheldon Adelson or the infamous Koch brothers, Charles and David, who can on their own raise nearly as much money as either one of the two parties. The amount of money in American politics has increased by more than an order of magnitude since the late-1990s; fund-raising now constitutes the major preoccupation of all office-holders, particularly members of the House of Representatives who have to stand for re-election every two years.

The constitutional structure bequeathed by the Founding Fathers intensifies the effects of polarisation and interest group capture. Compared to the parliamentary democracies of Western Europe, the American system spreads power out widely, among many competing branches of government. In the presidential system, the executive and legislature are effectively supposed to check one another; in a powerful upper house of the legislature, supermajorities (60 out of 100 votes) are required to pass ordinary legislation; a Supreme Court can invalidate acts of Congress, and in recent decades has taken it upon itself to make social policy; and, truly substantial powers remain with the states and localities. Each one of these power centres can potentially veto action by the system as a whole.

Add polarisation and the rise of powerful interest groups into this system, and the result is what I have labelled vetocracy: that is, a situation in which special interests can veto measures harmful to themselves, while collective action for the common good becomes exceedingly difficult to achieve. Vetocracy isn’t fatal to American democracy, but it does produce poor governance. This is evident in one of the government’s most basic tasks, producing an annual budget. The federal budget has not been passed under what is labelled “regular order” for more than a decade now. Each year there has been a showdown between Democrats and Tea Party Republicans, who threaten either not to pass a budget at all or not to raise the debt ceiling (an absurd refusal, which would involve reneging on US sovereign debt). In 2013, just as in 1996, the brinkmanship led to a complete government shutdown, during which federal workers were under criminal sanctions if they simply showed up at work.

Vetocracy has many other malign effects. The 10,000 page US tax code is a disgrace, an incomprehensible catalogue of exemptions or subsidies, special privileges slowly built up in past compromises, layer by sedimentary layer. The US, with one of the highest headline rates of corporate taxation, would do well to cut this rate in exchange for eliminating all these breaks. Budget experts in both parties agree in principle that it should be done, not least to encourage US multinationals to bring home the $2 trillion in cash they have stashed abroad. But in practice, a veto-clogged Congress is not even able to get rid of the hated “carried interest” provision, which grants private equity investors and hedge fund managers a lower tax rate than everyone else.

I define “political decay” as the capture of political power by well-organised interest groups that bend the system to their own interests, at the expense of broader public interests. A decayed system is also one that cannot fix itself, because those entrenched interests and ways of thinking prevent reform. The American political system has undergone decay over recent decades as well-organised elites have made use of vetocracy to protect their interests. This does not mean that the country is no longer democratic; it means that there is a crisis in representation as some Americans have much more weight in the political process than others. This perception of unfairness gives rise to the second important social condition which affected the outcome of the election, which is inequality.

Inequality and class resentment

Inequality has risen over the past generation. The broad figures about the concentration of wealth and income in the top 10 per cent of the top 1 per cent are well known. What was less recognised until the current campaign was what was going on in the lives of the other 99 per cent.

When people on the American left have considered inequality, they have traditionally thought first about African-Americans in inner cities, undocumented immigrants, or other marginalised minorities. Poverty among these groups continues to be a major problem, but the burden of growing inequality has fallen on a different stratum: the old white working class, which has now suffered three generations of deindustrialisation. As both Charles Murray and Robert Putnam, social observers from opposite ends of the political spectrum, have documented, America’s most important social fracture is no longer race or ethnicity, but class, defined by level of education.

The diverging fortunes of university graduates and school dropouts is startling, and shows up not just in income statistics, where workers with only a basic education often make less than their fathers or grandfathers, but also in social dysfunctions like family breakdown, and drug addiction: during the primary season, the number one issue in largely white and rural New Hampshire turned out to be heroin abuse. Methamphetamine use has spread across rural America and children of single parents are being left to fend for themselves. There is a huge alienation on the part of rural and less educated people, and resentment that their urban fellow-citizens ignore their plight.

The white working class has not been well represented by either party. Republican elites come from corporate America, and advocate free trade and open immigration—what could be called the Wall Street Journal worldview. Working-class whites may have often voted for Republican candidates on the basis of cultural issues like guns and abortion, but the hierarchy has not shown concern for their economic interests. Trump proved masterful in stoking the rage that resulted—and today his supporters are often more enraged with orthodox Republicans like Paul Ryan, the Speaker of the House of Representatives, than they are with the Democrats.

But the Democrats have also lost touch with the white working class. They have won national elections by cobbling together coalitions of different identity groups: African-Americans, Hispanics, Asians, environmentalists, and the LGBT community. Women have been important too, but perhaps more particularly relatively educated women of feminist leanings: the outrage over the tape of Trump bragging about how he had groped women was felt more keenly among educated women than their working-class sisters, the majority of whom voted for Trump. The white working class was, until recently, an identity group that was not even perceived as particularly disadvantaged; as a result, the Democrats largely ignored them.

This transformation has been years in the making. Back in the 1930s, huge majorities of rural whites voted for Franklin Roosevelt’s New Deal coalition; they were often the chief beneficiaries of initiatives, such as the Tennessee Valley Authority that brought electrification to the rural south. After the Democrats passed the civil rights legislation of the 1960s, they began to drift to the Republicans, defecting in large numbers to Ronald Reagan in particular. Bill Clinton won many of them back in the 1990s, and Obama was able to hold on to enough to get elected twice. But their alienation from the Democrats exploded in a year when their candidate made the right noises about helping them, but seemed a cultural world away.

The success of populism in 2016 should thus not be shocking. The financial crisis of 2008 was the responsibility of an economic elite, but it was ordinary working class citizens who lost their jobs as a result. With neither party offering the white working class a home, economic marginalisation coincided with marginalisation in a political system that favoured those with money and status. The real surprise ought to be that the populist uprising did not come sooner.

Fixing the facts

One of the more troubling aspects of this year’s campaign was the debilitating effect of social media. Back in the 1990s, the avatars of the internet revolution believed that the new technology would be liberating; since information was power, its easy availability would have a democratising effect. This view appeared to be validated by democratic protest movements from Kiev to Yangon to Tahrir Square.

But whereas the internet has democratised access to information, it has not necessarily improved the quality of information—and it has exacerbated the effect of selective truths or even outright mis-information on politics. One has only to look at Russia to see how this works within an authoritarian state. Vladimir Putin has been perhaps the world’s largest purveyor of bad information. He has created new narratives out of whole cloth, such as the idea the Ukrainian nationalists were crucifying small children, or that the Malaysian airliner MH-17 was shot down by Ukrainian forces. Such propaganda has been startlingly effective within Russia: whereas many citizens were dismissive of official news sources back in the days of the former Soviet Union, they have responded far more positively to the nationalist line promoted by today’s Kremlin. When it comes to international relations, the ambition is not necessarily to promote a positive view of Russia, but simply to scramble the politics and upset the governance of his rivals. Hence the Russians gave support to the “Leave” forces in the Brexit referendum and the secessionists in the Scottish referendum before it, and in an even more daring assault on democracy Putin intervened in the US election campaign, where—according to the US intelligence community—Russian hackers stole information from the Democratic National Committee, hacked the email account of the Clinton campaign chair John Podesta, and dribbled what they found out through Wikileaks to try and damage Clinton. Some well-informed commentators have even been highlighting the vulnerability of electronic voting machines, raising the spectre of even more direct distortion of democracy.

Trump has, remarkably, worked hand-in-glove with Russian sources. He has steadfastly refused to criticise Putin, and in fact has compared him favourably to his own president, Obama. He has cast doubt on the intelligence briefings he himself received, saying that it is uncertain what the source of the leaks was, and has parroted Russian positions on the legitimacy of the Crimea takeover. Many Republicans have now followed his lead, seamlessly shifting from blaming Obama for being too soft on Putin, to saying that the US needs to get along with him better. The effects of this could be profound, but America had no need to import most of the internet-enabled distortions of the recent campaign: it was producing plenty at home.

The wider Trumpian war on truth has done even more damage, by demonstrating that there is no electoral penalty to be paid for unremitting, blatant lying. Trump has lied or, more often, put bad information out on his Twitter feed, casting doubt on big issues—like whether President Obama was born in the US, or whether crime is at an all-time high—and also distorting the record on more personal questions, as when he claimed he hadn’t supported the Iraq War before the fact (even though old television footage caught him saying that he did). Trump refuses to distinguish between facts emanating from statistical agencies like the Bureau of Labor Statistics, and anecdotes he reads in gossip magazines such as the National Enquirer. He has cast doubt on the impartiality of US agencies from the Federal Reserve to the FBI when it suited his purposes, charging them without evidence of being corrupted by the Clinton campaign. Most recently he tweeted that he had actually won the popular vote due to three million illegal voters, an assertion with no empirical basis.

With every “fact” read on the internet seeming to weigh equally with every other “fact,” the compartmentalisation of worldviews of the electorate has been re-enforced. Mark Zuckerberg can protest to the contrary, but the self-selecting nature of so much political conversation is impossible to dispute, and so—increasingly—are the adverse consequences of that reality for America’s political discourse.

For there are a significant number of Americans who will simply not believe anything they hear from a mainstream media source like the New York Times or CNN, and who will engage in wild conspiracy theories to explain away inconvenient information, believing, for example, that Trump did so poorly in the debates only because Clinton had an earpiece through which she was being fed her answers. Normally, conspiratorial thinking is the product of powerlessness, and indeed many of Trump’s supporters have felt ignored and despised. But he has stoked these tendencies for his own benefit in ways that bode ill for the future of democratic deliberation in America.

Democracy’s revenge

A month on from the election, there are still major uncertainties about how Trump will actually govern. The first concerns his true character. He is both a transactional businessman who wants to get deals done and an extremist conspiracy-monger, who has suggested that he will pursue staunchly nationalistic policies. When he confronts the reality of having to run a big, unwieldly government and deal with intractable foreign leaders, will the transactional or the extremist side take over?

Will he follow through with punitive tariffs against China and risk a trade war? Will he carpet-bomb Syria? Will he follow through on the logic of where such dangerous moves would lead, and turn his back on the referees of the liberal world order, such as the World Trade Organisation or even the United Nations? Will he go even further, as some of his wilder remarks have implied, and cease to feel bound by concordats that have long restricted how wars are conducted, such as the Geneva Convention? Will he authorise strikes against the families of terrorists? No one at this stage knows.

If Trump was elected because of discontent both with a dysfunctional political system and the plight of the working class, could the new president offer any hope of addressing either problem?

With regard to the US’s decayed political institutions, I am not at all optimistic. Trump has not put forward any institutional solution to the state’s capture by powerful interest groups, other than some proposals to ban revolving-door lobbying by government officials. The problem here is the sheer volume of money in politics, and a system that gives lobbyists far greater access to legislators than is permitted in parliamentary democracies. The money issue cannot be addressed in light of Supreme Court decisions like Buckley vs Valeo and Citizens United vs FEC, which argued that political donations and spending on lobbying are a form of free speech and therefore constitutionally protected. Trump’s only avowed solution is that he is rich enough not to be bribed, and that he is someone, indeed, who is rich enough to regard it as cheap advertising for his brand to turn down the presidential salary of $400,000. Quite apart from the fact that he seems eager to continue to maximise his business interests as president, he offers no long-term route to, as he puts it, “draining the swamp.”

On the issue of inequality and the plight of the working class, his major proposals—renegotiating trade deals and cracking down on illegal immigration—are unlikely to yield the positive effects he promises, and indeed may spark retaliation by other countries that will lead to a downward global spiral reminiscent of the 1930s. This is where the matter of character will kick in: if Trump finds he can’t get serious concessions from trade partners, does he walk away, as per his extremist persona, or does he simply settle for the best deal he can get?

There are however other areas where Trump might be more successful. The deadlock that has prevailed for six of Obama’s eight years is due to the two polarised parties holding different branches of government. Obama was able to pass the Affordable Care Act and the Dodd-Frank bill regulating banks because he had Democratic majorities in both houses of Congress. Now the shoe is on the other foot, with the Republicans in control of both branches. Log jams like the 2013 sequester that put a cap on spending across the whole government will be lifted. Congress will have an easier time passing budgets and enacting legislation. This does not mean the legislation will be good, but at least things will start happening in Washington again. That damaging sense of a frustration, no minor ingredient in the alienation, with a government that simply “can’t get anything done” could begin to ease—even, paradoxically, at a time when the Congressional majority is of an ideologically anti-government bent.

Away from trade, there is one area where Trump could do some good for his working-class supporters: infrastructure. The American Society of Civil Engineers estimates that there is a $2 trillion deficit in infrastructure spending; both Trump and Clinton made big promises to invest. Such spending will create many working-class jobs and may provide a welcome stimulus. Trump may have a better chance of pulling this off than his Democratic rival, not just because he is a developer, but because much opposition to infrastructure spending in the past has come from the Tea Party wing of his own Republican Party. Had Hillary won the Electoral College, she would have been hobbled from the off by an angry Republican Congress eager to block all her initiatives; Trump by contrast will have more of a mandate to move ahead.

The broad Republican victory should not mask the fact that there are huge contradictions within the party between the orthodox Ryan-style conservatives who want globalisation and reduced social spending, and the working-class Trump supporters who want the opposite. This battle will soon be joined as the new administration formulates its first budget. We could get the worst of both worlds: large tax cuts for the wealthy (which look like a priority, after Trump appointed the long-time Goldman Sachs banker Steven Mnuchin as Treasury Secretary) and cuts in social programmes like Obamacare, all combined with economic protectionism and inflamed ethnic intolerance. The appointment of Breitbart executive Steve Bannon as White House strategist and Republican National Committee Chair Reince Priebus as Chief of Staff are suggestive of exactly that sort of compromise. On the other hand, Trump seemed to back off his promise to eliminate Obamacare entirely, and he may find himself stuck with his predecessor’s signature achievement as he realises that he cannot easily replace it with something “wonderful.”

The implications of the Trump victory for US foreign policy are much more disturbing. Trump has expressed admiration for a run of dictators, from Putin to Xi Jinping. He is the first major party candidate for whom promotion of a democratic world order—for so long at least notionally the calling of the US—has absolutely no resonance. Not only is he unwilling to criticise Putin, but he seems eager to cut a deal with him early on in his administration; the sanctions imposed by the US and Europe in response to Russia’s meddling in Ukraine and annexation of Crimea would be the first casualties of such an encounter.

Unlike Reagan, who restored a strong US leadership position in the world after Jimmy Carter’s post-Vietnam retreat, Trump may well accelerate the trends already begun under Obama for a significantly reduced American role in the world. This is why a character like Julian Assange, the founder of Wikileaks, was so eager to help him and hurt Clinton. In sum, even if his election was in part a response to America’s sense of decline in the world, the consequences could be to redouble it.

The book on Trump is still not written. We must to await the coming months to see which man, the deal-maker or the extremist, comes to the fore. But Trump’s victory also represents the latest stage in a global shift toward populist nationalism, a pattern whose meaning is starting to become frighteningly clear.

That trend encompasses Brexit and the rise of right-wing anti-EU, anti-immigrant parties across Europe. In some sense, these developments—like Trump—are a delayed popular reaction to globalisation, and the economic and cultural dislocations that it has wrought in the name of a freedom that doesn’t stop at the border. The “democratic” part of liberal democracy is, in other words, now rising up and taking revenge on the “liberal” part. If this trend continues elsewhere in the world we will be in for a very rough time of competing and angry nationalisms.

 

*****

Timothy Garton ASH, “¿Podrá aguantar el centro de Europa?” a El País (22-12-16)

http://elpais.com/elpais/2016/12/21/opinion/1482342493_410249.html

Vivimos tiempos realmente oscuros cuando “hablar de árboles es casi un delito / porque es callar sobre tantas atrocidades”. Es lo que decía Bertolt Brecht en los años treinta y sirve para la Europa de hoy. Berlín acaba de unirse a Madrid, París, Londres y Niza en la lista de grandes atentados terroristas en suelo europeo. El nombre de Breitscheidplatz, una plaza alargada y gris del centro sin centro del viejo Berlín oeste, es ya sinónimo de terror, junto con la sala Bataclán, la estación de Atocha y la Promenade des Anglais en Niza. En este fin de año, de uno de los peores años en la historia reciente, rematado por la ignominia de las salvajadas en masa de Alepo, surge Berlín. Espero que sea el final de este año, porque el diablo que ha escrito su historia puede reservarnos todavía algún espanto final, antes de que entremos tambaleándonos, como soldados heridos, en las trincheras de 2017.

Es demasiado pronto para conocer con exactitud la historia que está detrás del atentado de Berlín, pero no para describir el reto que nos plantea: ¿podrá aguantar el centro? A medida que subían las aguas del populismo en Gran Bretaña, Polonia y Estados Unidos, y ahora en Holanda y Francia, Alemania se ha convertido cada vez más en el centro estable y liberal de Europa, e incluso de Occidente. Alemania es el centro geográfico, económico, político e incluso social, y el centro de ese centro es Angela Merkel. Esperábamos —y debemos seguir esperando— que, en las elecciones del próximo otoño, Merkel se mantenga en el poder, tal vez en una nueva coalición con los Verdes y el Partido Democrático Libre (negro-verde-amarillo, de ahí el apelativo Jamaica). Ahora bien, ¿y si el atentado de la Breitscheidplatz acaba siendo —independientemente de que estuviera inspirado o incluso ordenado por el ISIS— lo que tantos analistas han temido, obra de alguien que entró en Alemania como refugiado cuando Merkel “abrió la puerta” el verano pasado? ¿Terminará Merkel en 2017 como David Cameron? Y entonces, ¿qué?

El tuit ya tristemente famoso del político Marcus Pretzell, de Alternativa por Alemania (AfD) —“son los muertos de Merkel”—, es tan repugnante que tiene que provocar un rechazo inicial contra el partido de extrema derecha, antinmigrantes y antieuropeo. Pero ¿y si los votantes acaban votando a la AfD en los próximos meses? También fue grave y reveladora la reacción inmediata de Horst Seehofer, líder de la Unión Social Cristiana (CSU), el partido bávaro hermano de la CDU de Merkel: “Debemos a las víctimas, a los directamente afectados y a toda la población revisar toda nuestra política de inmigración y seguridad”. La CSU está haciendo todo lo posible para conservar votantes en Baviera y quizá el comentario le sea útil a Merkel, pero representa una presión más para que endurezca su postura.

Es inevitable, e incluso deseable, que haya cierto endurecimiento. Los servicios de inteligencia y seguridad alemanes, no famosos por su eficacia, tienen que hacerlo mejor. Es probable —y, como liberal, me cuesta mucho decir esto— que Alemania necesite más vigilancia, aunque ni mucho menos tanta como se han resignado a tener los británicos, casi sin protestas. Como Estados Unidos, Francia y Reino Unido, Alemania debería aplicar mejores estrategias contra la radicalización, como el contralenguaje en la Red que de forma tan innovadora está empleando el Instituto de Diálogo Estratégico en Londres: eso quiere decir trabajar con Facebook, Google y Twitter, no solo criticarlos por ser malvadas empresas norteamericanas (es cierto que son parte del problema, pero también pueden ser parte de la solución).

También quiere decir, en Alemania y otros países, acostumbrarnos a vivir con algo más de riesgo, como hizo Gran Bretaña durante las décadas de terrorismo del IRA, sin perder los principios liberales. Por eso, el reto fundamental es saber si la sociedad alemana tiene la fortaleza necesaria para cumplir el ideal liberal que Merkel evocó en sus primeras palabras, llenas de dignidad y contención, en defensa de “la vida que queremos vivir en Alemania: libres, unidos y abiertos”. Los antecedentes de Alemania en integración de inmigrantes nunca fueron especialmente buenos y la situación ya estaba pendiente de un hilo como consecuencia de la crisis de los refugiados; ahora, todavía más.

¿Qué motivos tenemos para creer que Alemania va a ser más resistente a la enfermedad que está provocando ampollas como Donald Trump, Marine Le Pen y Geert Wilders? Varios. Alemania es una de las pocas democracias occidentales que está en buena situación económica. He perdido la cuenta de las veces que algún alemán me ha dicho: “Somos un país rico y podemos permitirnos acoger a un millón de refugiados”. No hay muchas naciones en el mundo que puedan decirlo. Además, al contrario que en Gran Bretaña, la prensa popular es relativamente responsable. Aunque Bild, el equivalente a The Sun, ha despotricado contra el euro, se ha mostrado muy moderado en la cuestión de los refugiados. Y luego está el que seguramente es el principal motivo: Adolf Hitler. Precisamente porque Alemania albergó en el pasado el diabólico epítome de la xenofobia populista, hoy es la nación más vacunada contra ella. Confiemos en que ese tabú siga vigente porque, si no, que Dios nos ayude.

Hasta ahora, Alemania ha logrado evitar las grandes hipérboles peligrosas. En contraste con lo que hicieron en su día George W. Bush y Tony Blair, el liberal Süddeutsche Zeitung tuvo una primera reacción con un potente titular: “Alemania no está en guerra”. Seamos decididos, pero proporcionados. El encabezado de Bild, por el contrario, era una palabra que todos los lectores de cualquier lengua comprenderán al instante: “Angst!”. En mi opinión, Merkel apuntó instintivamente al riesgo mental más profundo de sus compatriotas cuando dijo: “No queremos vivir paralizados por el miedo al mal”. Un diario berlinés respondió al horror con una foto en portada de un árbol de Navidad delante de la Puerta de Brandemburgo y tres palabras del Evangelio de San Lucas: “¡No tengáis miedo!”. El camionero polaco que parece haber sido la primera víctima del asesino habría reconocido, sin duda, el mensaje incansablemente repetido por el papa Juan Pablo II, que solía añadir otro mandato: “Derrotad el mal con el bien”. Es difícil, pero si Alemania puede aproximarse a este ideal, dará un gran ejemplo a Europa.

 

*****

Marco LISI, “¿Es posible gobernar con partidos de la izquierda radical? El caso de Portugal” a Agenda Pública (17-12-16)

http://agendapublica.es/es-posible-gobernar-con-partidos-de-izquierda-radical-el-caso-de-portugal/

Esta es la pregunta que me he planteado en mi último estudio, pensando en el caso de Portugal. Politólogos y analistas vienes prestando atención, desde hace tiempo, al potencial de coalición que pueden tener los partidos radicales de izquierda. La integración de estos partidos en el proceso político ha evolucionado en los últimos años y muchos ya han empezado a aceptar responsabilidades del gobierno, algo que ya ha sucedido en Grecia, pero todavía no en España. Desde este punto de vista, Portugal puede considerarse uno de los casos más rezagados en este aspecto, debido al papel antisistema que han tenido los partidos radicales de izquierda -el Partido Comunista Portugués (PCP) y el Bloque de Izquierda (BE)- y la negativa tradicional del Partido Socialista (PS) a cooperar con ellos para gobernar.

Sin embargo, las elecciones legislativas de 2015 (analizadas en este otro estudio) derrumbaron  el muro entre los socialistas y la extrema izquierda portuguesa, con la firma de un acuerdo histórico entre los partidos de izquierda, allanando el camino al gobierno en minoría dirigido por el líder socialista António Costa. ¿Por qué fue posible establecer este tipo de cooperación sin precedentes entre antiguos adversarios? ¿Y cómo ha venido funcionando el nuevo gobierno desde entonces?

23

El cambio histórico en el sistema de partido de Portugal ocurrió hace un año. Tras cuatro años de mandato bajo un gobierno de coalición derechista, responsable de la implementación del rescate y del Memorando de Entendimiento (MoU), los partidos de la derecha (PSD y CDS-PP) se presentaron compartiendo una coalición electoral y ganaron las elecciones con la mayoría de los votos, aunque se dejaron bastante apoyo por el camino. Frente a ellos, los partidos de la izquierda radical mejoraron sustancialmente sus resultados (particularmente el BE, que alcanzó su mayor nivel de voto), mientras que el PS apenas consiguió una mejora bastante decepcionante. Sin embargo, el intento de formar un gobierno de derecha de minoría fracasó, ante la falta de apoyos para alcanzar una mayoría absoluta, lo que abrió el paso para que los partidos de izquierda rechazaran un nuevo gobierno de Passos Coelho y buscaran una solución alternativa.

El principal objetivo del acuerdo firmado por los partidos de izquierda fue deshacer algunas de las medidas de austeridad implementadas durante el gobierno anterior. Sus prioridades estratégicas pasaban por adoptar políticas más redistributivas, reforzar el Estado de bienestar y aumentar los ingresos disponibles, en particular para los sectores más humildes de la sociedad, revirtiendo algunos de los recortes salariales adoptados en el marco de la Troika. Sin embargo, el acuerdo posee varias debilidades. Siendo un texto bastante breve, es muy detallado en un pequeño número de cuestiones de política -especialmente relacionadas con el rechazo de las medidas de austeridad promulgadas durante el gobierno anterior-, mientras que resulta muy vago en asuntos cruciales (como, por ejemplo, las privatizaciones). Además, no cubre las cuestiones más controvertidas, como la reestructuración de la deuda y el Tratado de Lisboa. Por último, el documento no incluye mecanismos para resolver los conflictos internos entre los socios de la mayoría, en particular en lo que respecta a las mociones de confianza y de censura.

Muchos observadores han argumentado que el actual primer ministro y líder del PS, António Costa, desempeñó un papel vital en forjar la alianza histórica entre los socialistas y la izquierda radical. Este argumento no es nuevo para los politólogos, que han señalado la importancia de los liderazgos para facilitar acuerdos entre izquierdas competidoras. Sin embargo, en mi reciente estudio sobre el gobierno de izquierdas, he señalado otros factores que quizá desempeñaron un papel más importante. Primero, la política de austeridad aumentó la polarización entre partidos moderados y permitió “iluminar” las afinidades programáticas entre partidos de izquierda. Segundo, el acuerdo no se habría podido cerrar sin el control que los líderes partidistas tenían sobre sus respectivas organizaciones. Si bien esto no es ninguna sorpresa en el caso del PS (como traté de explicar aquí), era un problema particularmente relevante para el Bloque de Izquierda, que ha experimentado un alto nivel de faccionalismo, así como divisiones internas y creciente disensión desde la retirada del líder histórico Francisco Louçã en 2011.

Durante este tiempo, el gobierno socialista minoritario ha implementado importantes medidas de izquierda tales como un aumento de la tributación para mayores ingresos, la defensa de las escuelas públicas y otras políticas de bienestar, como, por ejemplo, el incremento de las prestaciones infantiles y para el desempleo. El gobierno también está comprometido con mejorar las condiciones laborales mediante la reintroducción de una jornada laboral de 35 horas y la adopción de diversas medidas para luchar contra los empleos precarios. Sin embargo, el gobierno no pudo elevar las inversiones públicas y el crecimiento del PIB no alcanzó el aumento esperado. El gobierno de António Costa ha intentado “cuadrar el círculo” cumpliendo los compromisos a nivel europeo a la vez que haciendo concesiones graduales a los socios de izquierda radical. Hasta ahora, esta estrategia ha resultado exitosa, pero la supervivencia del gobierno dependerá en gran medida de los resultados económicos que se obtengan. Además, está claro que los socios de izquierda han evitado abordar las cuestiones más conflictivas, lo que también reduce el alcance reformista del actual gobierno.

El gobierno socialista también ha experimentado algunos problemas en términos tanto de coordinación interna como de resultados. Por un lado, la competencia entre el BE y el PCP ha hecho que las negociaciones con los socialistas sobre cuestiones políticas específicas sean más difíciles y prolongadas. La necesidad de mostrar a sus electores “quién recibe qué” puede tener efectos negativos sobre la acción del gobierno y la confianza mutua entre los actores de izquierda. También aumenta la presión electoral y la importancia de mantener el apoyo popular. Por otra parte, los errores cometidos por algunos cargos del gobierno han enturbiado las relaciones entre el PS y la izquierda radical, debilitando la “autoridad moral” del ejecutivo socialista.

En comparación con otros países del sur de Europa, la resistencia de los socialistas es un aspecto interesante del caso portugués. Es cierto que el PS no tuvo un buen resultado en las elecciones de 2015 y la coalición de centroderecha ganó las elecciones, pero la nueva estrategia de alianza adoptada por Costa ha revitalizado su papel en el sistema de partidos, beneficiándose así de la creciente fragmentación parlamentaria. Como muestran recientes sondeos de opinión, el apoyo a los socialistas ha aumentado durante el último año, pasando del 33,3% en enero 2016 al 36% en noviembre 2016, mientras que el de la izquierda radical se ha mantenido casi estable (alrededor del 17-18%).

Las consecuencias a largo plazo de esta nueva cooperación son ciertamente más importantes que los resultados a corto plazo del gobierno socialista. Aunque los partidos de izquierda radicales pueden volver a su condición de forasteros, algo que no es nuevo para los partidos anti-establishment, el acuerdo histórico ha eliminado el muro entre los socialistas y la extrema izquierda que se había levantado desde la transición democrática. Además, el nuevo escenario gubernamental ha mejorado la capacidad de respuesta del sistema político al desmentir el argumento de TINA (que “no es posible una alternativa”) y ha integrado plenamente a la izquierda radical en el ámbito institucional asumiendo la responsabilidad de gobernar. Independientemente de la duración del actual ejecutivo, la novedad de esta experiencia tiene el mérito de moderar a partidos radicales de izquierda, impulsar la paz social y hacer que todos los actores del sistema de partidos compartan las responsabilidades del gobierno. La experiencia portuguesa demuestra que la estrategia de la alianza puede ser un medio efectivo para combinar la permanencia del sistema de partidos con una renovación de la democracia representativa, limitando así el éxito de los nuevos ‘partidos desafiadores’.

Este artículo forma parte de una colaboración con la revista académica South European Society and Politics.

 

Víctor LENORE, “Generación Gramsci: los ensayistas que quitaron el muermo a la izquierda española” a El Confidencial (18-12-16)

http://www.elconfidencial.com/cultura/2016-12-18/gramsci-errejon-rendueles-hernandez-olmo-santamaria-muino_1305330/

Ni la izquierda ni la derecha dudan de que Antonio Gramsci (Cerdeña 1871-1937) es un pensador crucial en el debate de ideas políticas del siglo XXI. El concepto más valioso que aportó es el de “hegemonía”, la idea de que las élites no pueden imponerse solo con el uso de instituciones represivas (policía, ejército, sistema carcelario…), sino que necesitan cuajar una serie de dogmas cotidianos que generen sumisión consentida (por ejemplo, que siempre habrá ricos y pobres o que un asesor de Goldman Sachs trajeado tiene más credibilidad que un sindicalista que se viste en Decathlon). El talento del pensador italiano, diputado comunista, era tan evidente que el fascismo italiano decidió neutralizarle condenándole a prisión.

A pesar de las dificultades, los escritos de Gramsci siguen siendo vitales. De hecho, existe en España una brillante generación de ensayistas que están poniendo al día su legado. Hablamos de César Rendueles, Esteban Hernández, Carolina del Olmo, Alberto Santamaría y Emilio López Muiño.

Sus análisis son demoledores: “los de arriba” tienen infinitos recursos socioeconómicos y “los de abajo”, escasa organización, pero aun así animan a implicarse en la lucha política. Pesimismo de la razón, optimismo de la voluntad”, que decía Gramsci. Casi todos ellos coinciden en su admiración por ensayistas claros y contundentes, muchos de ellos superventas, como Naomi Klein, Owen Jones, Terry Eagleton, Thomas Frank, Barbara Ehrenreich, Manuel Sacristán y Ramón Fernández Durán.

Errejón, explicado a los mortales

Las cinco firmas mencionadas se han ganado además el respeto de su gremio y son habituales en los grandes medios de comunicación. Ya no es raro encontrarte a alguno en televisión, programas de radio de amplia audiencia y periódicos de gran tirada. Las contraportadas de sus libros están llenas de elogios de figuras públicas como Joaquín Estefanía, Alberto Garzón o Santiago Alba Rico, entre otros intelectuales. Los cinco han hecho un esfuerzo por quitar el muermo a la izquierda, dotar sus libros de chispa periodística y no cerrarse a las grandes audiencias.

Su trabajo se puede comparar al de los chavales que idearon este vídeo viral titulado “Errejón subtitulado para los mortales (en cristiano)”. Por supuesto, Errejón es el mayor especialista en Gramsci en habla hispana (tanto en el campo teórico como en el práctico). Aquí nos explican en tres minutos el concepto de “hegemonía” en lenguaje tan llano que entra en lo macarra. Más abajo pasamos a un breve perfil de cada ensayista.

1. César Rendueles

Sin duda, el más popular de todos. Su currículum académico es brillante, desde una tesis doctoral elogiada internacionalmente hasta el impacto de su primer libro, ‘Sociofobia’ (2013), que lleva seis ediciones en España y ha sido publicado en media docena de países. Los lectores del diario ‘El País‘ escogieron el texto como el mejor ensayo en castellano de aquel año. Rendueles (Girona, 1975) combina una densa erudición académica con un dominio de la cultura popular y los conflictos cotidianos. Como Slavoj Zizek y Terry Eagleton, escribe con la misma soltura de Hegel que de los chistes de ‘Los Simpson’.

Estamos ante un autor ferozmente crítico con las dinámicas sectarias e identitarias de la izquierda tradicional, pero muy comprometido en encontrar caminos institucionales que garanticen los servicios públicos y la máxima distribución posible de los recursos. En los últimos años ha publicado ‘Capitalismo canalla’ (2015), ‘En bruto. Una reivindicación del materialismo histórico’ (2016) y la sustanciosa conversación con Joan Subirats ‘Los bienes comunes’ (2016). ¿Una de sus ideas clave? “El problema de la tradición de izquierda y emancipatoria es que llevamos la derrota metida en los huesos. No podemos confundir haber perdido tantas veces con pensar que no llevamos razón”, dice.

2. Esteban Hernández

Sobradamente conocido por los lectores de El Confidencial, es el menos propenso a posicionamiento ideológico. Su gran aportación es explicar cómo toman decisiones las élites, cómo mutan las prácticas de los gigantes corporativos y por qué las soluciones clásicas del sistema han perdido toda su eficacia. Irrumpió fuerte con ‘El fin de la clase media’ (2014), que recibió elogios unánimes en su explicación del derrumbe del pacto social en España, ese que decía que todo te irá bien en la vida si te licencias en la universidad, inviertes en una hipoteca y respetas el camino marcado por la tecnocracia neoliberal. Su segundo título, ‘Nosotros o el caos’ (2015), retrata los profundos cambios en la política de nuestro tiempo, con una nueva derecha populista que se ha convertido en dominante (mientras la gran mayoría de la izquierda mundial sigue sumida en sus rituales folclóricos y autorreferenciales).

Seguramente su mejor texto es ‘Los límites del deseo. Instrucciones de uso del capitalismo del siglo XXI‘ (2016), donde traza una lúcida radiografía del momento sociopolítico. “En nuestra sociedad predominan la inseguridad y el miedo, especialmente (pero no solo) en lo material: unos no saben si van a llegar a fin de mes; otros están en buena posición, pero no saben cuánto va a durar en ese estatus; un tercer grupo piensa que puede que su vida está solucionada pero que la de sus hijos va a ser mucho más difícil, y otros piensan que quizá nunca se les dé una oportunidad. Vivimos en un equilibrio muy precario, en el que nada tiene pinta de ser seguro. Y cuando estás en una sociedad así, las complejidades son una fuente más de incertidumbre. La inseguridad y el miedo van a devorarnos”, explica.

3. Carolina del Olmo

Inicialmente se interesó por el urbanismo, especialmente en cómo las grandes ciudades se convierten en máquinas al servicio de las élites, mediante políticas públicas y privadas profundamente elitistas. Luego se volcó en la política de los cuidados y en cómo hemos llegado a un punto en que la crianza es prácticamente incompatible con el capitalismo actual. Lo explica magistralmente en ‘¿Dónde está mi tribu?’ (2013), un ensayo que ha animado cientos de debates sobre nuestra vida cotidiana. “El libro de Carolina es como ‘El club de la lucha’, allá donde da una charla se funda un grupo de crianza centrado en intercambiar información y fomentar el apoyo mutuo entre familias”, me contaba hace poco un prestigioso librero.

¿Su tesis más polémica, antipática incluso para el feminismo moderno? Que son mucho mayores las presiones materiales para tener hijos que las presiones sociales para que las mujeres funden familias. “Vivimos de espaldas a la realidad de los cuidados, al hecho de que todos hemos sido niños, todos hemos estado o estaremos enfermos alguna vez y todos vamos a ser viejitos. Parece que fingiéramos que durante todo el tiempo y durante toda la vida somos individuos autónomos, sanos e independientes”, denuncia. ¿Otra idea esencial? “Mi distancia con ciertos feminismos es su terrible negatividad. Hay mucho de: “¿Y dónde están ellos?”. Queda mucho que hacer para llevar a los hombres adonde deberían llegar, pero cada vez se habla más de la nueva paternidad. A mí no me apetece nada seguir discutiendo sobre si hay más o menos directivas en el Ibex 35, comparado con dónde están los padres conscientes, dónde están los hombres no competitivos, dónde los que defienden que la sociedad del cuidado es la buena. Hay que mujerizar a los hombres”, propone. ¿Cuántos de nosotros estamos dispuestos a dejar de competir para empezar a cuidar?

4. Alberto Santamaría

Doctor en Filosofía, imparte clases en la Universidad de Salamanca. Sus textos recuerdan a gigantes del análisis cultural como John Berger, Terry Eagleton y Thomas Frank. También a los textos de Rogelio López Cuenca, seguramente el artista español actual más infravalorado. La tesis básica de Santamaría (Torrelavega,1976) es que quien tiene un enfoque militante de la cultura no es la izquierda, sino la derecha. “Los textos de la Fundación Botín afirman que el problema de la sociedad es la falta de creatividad, que por eso ellos deciden invertir en arte. Los Botín (sí, ¡los Botín!) nos acusan de que estamos adocenados, dormidos, que somos conformistas y que la creatividad es la clave para despertar. Pero ¿realmente quieren los Botín transformar la sociedad? ¿Fue acaso Emilio Botín un marxista reprimido y cansado de interpretar el mundo, que quería transformarlo a través de la creatividad?”. Santamaría es experto en textos breves y sustanciales que sacuden los tópicos dominantes en el mundo de la cultura, entendida en el sentido más amplio.

Ha publicado ‘La vida me sienta mal. Argumentos en favor al arte romántico previos a su triunfo’ (2015), ‘Si fuese posible montar una bruja’ (2016) y ‘Arte (es) propaganda’ (2016). El reciente y breve ‘Paradojas de lo cool’ es la mejor introducción a sus argumentos. “No quiero decir que el Ibex 35 se reúna los martes a las once para pergeñar venganzas contra la cultura, sino que hay en el ambiente una forma de visión de la cultura que es plácida para la derecha. Como señala David Deichter, mientras la izquierda se miraba el ombligo la derecha supo muy bien qué hacer con la cultura y con el arte. El neoliberalismo (como el liberalismo del XVIII tipo Hume o Adam Smith) ha sabido que buena parte del presente se juega a nivel sentimental, y que en la modulación del lenguaje y de los sentimientos es posible producir narraciones efectivas y edificantes”. Entre los grandes triunfos de la derecha destaca el mito individualista del emprendedor y reducir el debate cultural a cuestiones industriales como la bajada del IVA.

5. Emilio Santiago Muiño

Embebidos en debates electorales, nos hemos olvidado del problema más urgente e importante que afronta la humanidad. Por supuesto, hablamos de la crisis energética, los límites de los recursos alimentarios y el cambio climático. Para comprender estos conflictos en toda su complejidad, resulta imprescindible leer ‘Rutas sin mapa: Horizontes de la transición ecosocial’, premio Catarata de Ensayo 2016. “Podemos contar con aproximadamente un lustro para efectuar una gran intervención pedagógica con vistas a crear un estado de opinión pública capaz de conformar una mayoría social en pos del ecologismo. Me parece importante poner una fecha. Lo que intento decir es que ya no se puede organizar una transición ordenada. Cinco años es una fecha manejable a nivel mental. La oportunidad de hacer las cosas bien ya la hemos perdido. En nuestro escenario, ya nadie nos libra de unos niveles de sufrimiento social alto. Lo que quiere decir “cinco años” es que hay que actuar ya porque el panorama es muy sombrío. Ya no podemos tomar tierra de manera normal, solo intentar un aterrizaje de emergencia”, defiende.

El panorama que describe no puede ser más desolador. “Diría que parecemos condenados al ecofascismo. Puede ser que estemos dispuestos a cualquier cosa para no renunciar a esos pequeños privilegios. Quizá vamos a un escenario de élites encerradas en chalés, que para pagar sus caprichos condenan al resto del mundo a una especie de favelización”. ¿Qué cabe hacer contra eso? “Afrontar la crisis ecológica es un tabú político, ya que los partidos de izquierda y derecha saben que este asunto les hace perder votos. Nadie quiere hablar de decrecimiento, ni de austeridad de consumo, que no tiene nada que ver con la austeridad que impone la troika, sino con ser capaces de autorrestringir nuestros impulsos y deseos.

Es muy significativo que en el encuentro Un Plan B para Europa, que se acaba de celebrar en Madrid, no se hablase en ningún momento de límites de crecimiento económico o del deterioro ecológico. La idea de la izquierda y de muchos movimientos sociales es seguir creciendo para redistribuir”. Si queremos enfrentarnos en serio a este problema, Muiño propone recurrir a un sentido de la disciplina y de la comunidad similar al que unió a Europa para derrotar al fascismo en la Segunda Guerra Mundial. También es muy recomendable su ensayo ‘¡No es una estafa!, es una crisis (de civilización)’, publicado en 2015.

 

Ramón VARGAS-MACHUCA, “Gramsci según Gramsci, y Gramsci según Podemos” a Revista de Libros (14-12-16)

http://www.revistadelibros.com/articulos/antonio-gramsci-vida-de-un-revolucionario?&utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=nl20161214

I.El Gramsci histórico

¿Biografía o hagiografía?

En 1966, el sello Laterza publicaba por primera vez el libro que origina estos comentarios. Escrito por el periodista Giuseppe Fiori, este retrato biográfico de la figura de Antonio Gramsci tuvo bastante impacto y popularidad en la Italia de aquel momento. De un lado, difundía de manera atractiva el conocimiento de la personalidad del más notable de los fundadores del Partido Comunista Italiano. De otro, alimentaba la polémica abierta entre la ortodoxia comunista y algunos influyentes miembros del partido, como Pietro Ingrao, que reivindicaban el derecho a disentir en una organización tan jerárquica. A comienzos de esa misma década se había producido en el seno del Partido Comunista de España un debate entre el grupo dirigente en torno a Santiago Carrillo, anclado a una visión más arcaica, y quienes postulaban una visión más actualizada de la realidad española. En el caso español, el desenlace de la polémica fue la expulsión de quienes encabezaban dentro del partido la posición renovadora: Fernando Claudín, Jorge Semprún y Javier Pradera. Se explica que la editorial Península publicara entonces el libro de Fiori, que Jordi Solé Tura tradujo al castellano en 1968. La figura de Gramsci evocaba libertad de pensamiento, autenticidad y fortaleza.

Capitán Swing Libros nos ofreció en 2015 una reimpresión de aquel texto después de cincuenta años. A pesar de que la información disponible sobre la vida y obra de Gramsci se ha multiplicado, la única novedad de tan reciente entrega estriba en algún retoque en el título del libro. Del original y aséptico Vida de Antonio Gramsci se ha pasado en la versión actual a un título con más intención: Antonio Gramsci. Vida de un revolucionario. Uno echa en falta una presentación que, además de ubicar al texto en el momento y la circunstancia de su primera publicación, aportara alguna novedad sobre los avatares de cómo ha evolucionado la curiosidad por Gramsci de entonces a hoy. Esta observación no resta méritos a un estimable y bien contado relato que en su día provocó el interés de muchos por la personalidad de aquel sardo practicante, universitario en Turín, impulsor en la ciudad piamontesa del movimiento de los «consejos de fábrica», dirigente comunista y diputado al que Mussolini tuvo encarcelado durante diez años hasta unos meses antes de su muerte.

El libro de Fiori no pretendía ser una biografía intelectual, sino una semblanza de la singular personalidad de Gramsci, un periodista culto como el propio autor del libro. El relato, de agradable lectura, gusta. Capta el carácter y las circunstancias que modelaron a aquel político e intelectual; destaca su sensibilidad e inteligencia, la preocupación permanente por sus familiares y conocidos próximos; subraya la enorme voluntad y fortaleza que mostró desde pequeño ante su imperfección física («quel sardo gobbo»: «ese sardo jorobado», como lo llamaba Mussolini) y, en general, ante la adversidad. El libro refuerza la imagen del hombre público, pero también la de un ser íntimo y retraído: en una palabra, su humanidad. El autor se nutre de la correspondencia y de otros textos de Gramsci disponibles en los años sesenta. El relato adquiere viveza gracias a los testimonios de la familia, sobre todo de su hermano Gennaro, algunos de sus maestros y compañeros de juego, de escuela y de partido.

No sabemos si Fiori había filtrado críticamente esos testimonios. Y es que la pregunta por la génesis de las fuentes (los testimonios, por ejemplo), formulada de manera cada vez más sofisticada, sigue siendo consustancial a la buena práctica historiográfica. ¿Acaso la proximidad, la pertenencia a una misma generación o haber estado involucrado en los mismos procesos históricos relevantes determinan la calidad de un testimonio? Por otra parte, y desde que en 1958 se iniciaron la serie de Congresos de Estudios Gramscianos, fue agrandándose la separación entre estudios técnico-académicos (más sensibles a las cautelas epistémicas) y estudios biográficos sobre la figura de Gramsci. Los primeros se centraban en el análisis y alcance de los conceptos básicos que emergían de los manuscritos gramscianos. Los segundos se orientaban a la difusión del personaje, a resaltar sus virtudes y su capacidad de resistencia frente a la soledad y el aislamiento. Años después, esta dicotomía se difuminó debido a la aparición de nuevos escritos, cartas de Gramsci y testimonios de coetáneos aún no revelados cuando se escribió el libro. Toda esta información sobrevenida aporta datos sobre la dimensión personal del dirigente italiano o sobre las relaciones con sus camaradas más próximos, que matizan e incluso desafían en algunos extremos la vigencia del relato biográfico de Fiori elaborado a comienzos de los años sesenta. No obstante, el libro conserva su principal mérito: el predominio en sus páginas de un Gramsci auténtico.

Sin duda, los nuevos hallazgos documentales han completado desde un punto de vista biográfico el conocimiento de su personalidad, en la que resulta difícil separar, por cierto, la figura del hombre público y su faceta más intima. Sin embargo, el tiempo no ha alterado la validez de algunas aportaciones sustanciales sobre el sentido de las categorías más convencionalmente políticas del repertorio gramsciano, que se consolidaron a partir, sobre todo, de la cuidadosa edición crítica de los Cuadernos de la cárcel a cargo de Valentino Gerratana 1. Este tuvo en Antonio Santucci a un gran colaborador y continuador, responsable de la edición más completa de las cartas de Gramsci 2. La mejor lección que nos legaron estos y otros estudiosos fue el respeto al Gramsci histórico y comprender su vida y obra en contexto, es decir, situarlo dentro del campo de factores que circunscriben el significado y permiten explicar de modo veraz el alcance de su figura.

El interés por Gramsci

El 27 de abril de 1937 moría Antonio Gramsci. Tenía cuarenta y siete años. Las privaciones sufridas durante los casi diez años de cárcel acabaron con la frágil salud del preso político más temido por Mussolini. Despertaba el interés por su figura y la admiración por su resistencia moral. Convertido en símbolo de la lucha antifascista, era presentado en Italia como «el Gramsci de todos». Pero cada uno de los componentes de ese todo esgrimía títulos para reclamar parte de su herencia. En primer lugar estaba su partido, el Partido Comunista Italiano, depositario principal del legado de su dirigente. Años más tarde surge una contestación izquierdista a la interpretación oficial del PCI en un intento de distanciar la figura de Gramsci de las tesis del leninismo práctico y su secretario general, Palmiro Togliatti, compañero de aquél desde los comienzos. Se insistía en que Gramsci propugnaba durante su etapa turinesa «los consejos de fábrica» como forma de «autogobierno de las masas obreras», algo de lo que dan buena cuenta sus artículos en el periódico Ordine Nuovo (1919-1920), fundado por él y otros amigos. Por su parte, los socialistas italianos veían en Gramsci a un continuador singular del socialismo democrático. También los liberales italianos lo consideraban un renovador progresista de la tradición liberal inaugurada en el Risorgimento. Piero Gobetti, el gran humanista y liberal italiano, que lo había tratado en la época de Turín, admiraba en aquel joven periodista y activista político el «fervor moral, escepticismo pesimista e insaciable necesidad de ser sincero». Con motivo de la primera aparición de las cartas de la cárcel de Gramsci, Benedetto Croce comentaba lo siguiente sobre Gramsci: «Como hombre de pensamiento era uno de los nuestros, de aquellos que en los primeros decenios del siglo en Italia se esforzaron en formarse una mente filosófica e histórica adecuada a los problemas del presente»3.

Todas estas circunstancias alentaban la curiosidad por la trayectoria política e intelectual de Gramsci. Ese interés aumentó en la segunda mitad de los años sesenta y tuvo su punto culminante en la década de los setenta. Se multiplicaron las traducciones de sus escritos a los idiomas más influyentes, hasta el punto de que Gramsci era uno de los autores italianos más citados en el campo de las ciencias sociales. Incluso en el singular mundo académico anglosajón se iniciaba un interés por su obra que se ha mantenido, sobre todo en el seno de la influyente escuela de pensamiento de los Cultural Studies y que se extendió a los Estados Unidos, donde aún perdura. Pero en general, el interés público por la figura de Gramsci declina al finalizar la década de los ochenta.

En el caso de España, el impacto de Gramsci se debió principalmente a la labor realizada por Manuel Sacristán, pionero en la introducción del pensamiento del italiano entre nosotros. La memorable Antología (Madrid, Siglo XXI, 1970) de sus escritos, cuyos textos seleccionó, tradujo y escoltó con valiosas notas, facilitó el acceso a los cuadernos y cartas de la cárcel, así como a otros escritos anteriores de Gramsci. Inspirado por Sacristán, y siguiendo sus pasos, prosiguió la tarea Francisco Fernández Buey, el más potente estudioso de Gramsci en España. Este filósofo de origen palentino afincado en Barcelona afrontó con rigor los problemas candentes que ha suscitado la lectura de Gramsci, la aparición de nuevos escritos y el examen del variopinto universo de sus intérpretes. El conjunto de sus trabajos ha sido concluyente a la hora de establecer el sentido y alcance de las categorías gramscianas, su trascendencia en la tradición comunista, la evolución del personaje y el difícil acoplamiento entre dimensión pública e íntima, aspecto crucial para entender no sólo al singular político e intelectual, sino a un hombre tan sensible como fue aquel ilustre sardo 4.

¿Por qué Gramsci ha recobrado en los últimos años actualidad en España después de años de olvido? Como en ocasiones anteriores, más pretextos que buenas razones explican el retorno a la evocación del singular intelectual y político del siglo pasado. Hace años, el filósofo argentino Ernesto Laclau, junto a la politóloga Chantal Mouffe, compusieron una versión «posmoderna» de las categorías de Gramsci publicada originariamente en lengua inglesa en 1985 y traducida al castellano dos años después (Hegemonía y socialismo. Hacia una radicalización de la democracia, Madrid, Siglo XXI, 1987) que les sirvió más tarde como recurso para remozar el populismo peronista practicado por el matrimonio Kirchner y dar una apariencia teórica al tosco «socialismo bolivariano». El «Gramsci de Laclau» lo importa Podemos de la mano de Íñigo Errejón, quien no sólo ha conseguido hacer inteligible esa chocante versión, sino convertirla en soporte doctrinal de su formación política y en uno de sus recursos de seducción. Una vez más, la ingente personalidad de Gramsci, no menos que la presunta versatilidad de sus textos, estimulan una enésima resurrección del interés por el político italiano de entreguerras al precio de hacer decir a Gramsci lo que no dice y aparecer como lo que no es. A esta interpretación dedicaremos la segunda parte de este ensayo.

El destino de ser un interpretado

Desde aquel fervor inicial que suscitó la figura de Gramsci tras su muerte cabía sospechar que ser un interpretado, y en muchos casos a piacere, iba a convertirse en el destino de Gramsci y en un coste para su autenticidad. El atractivo de una personalidad ejemplar para muchos suscita interés, impacta y estimula la difusión del relato de su vida y su obra. Pero, aprovechando la denominada «ambigüedad» de Gramsci, no pocas veces se retuerce también el sentido de sus afirmaciones y se instrumentan en direcciones muy dispares categorías centrales del código gramsciano para emplearlas como marco discursivo y pretexto para legitimar una estrategia. Lamentablemente, Gramsci ha sido más interpretado que leído con respeto. En esa larga historia de interpretaciones, el examen de su dimensión real queda contaminado: ha primado el intento de explotar la autoridad moral de su vida, apropiarse de sus ideas y extraer de su obra lo que en ella no hay. Por algo decía Sacristán en la «Advertencia preliminar» de su Antología que «los textos de Gramsci están mejor sin compañía.

¿Cómo rescatar a Gramsci de hagiógrafos y comentaristas dispuestos a utilizar su figura para un roto o para un descosido? Sólo la observancia de elementales cautelas historiográficas previene contra esos estrategas. Para comprenderlo de modo apropiado, hay que atender a las circunstancias de las que emerge su figura y la producción de su obra, a las convenciones propias de una determinada época, a la urdimbre histórico-lingüística que hace inteligibles las complejas intenciones de Gramsci. El alcance de cualquiera de sus textos no se capta si se prescinde de la situación política del momento, significado inmanente al lenguaje normativo, tipo de discusiones al uso, conceptos y vocabulario político disponibles de los que se valía el autor para polemizar sobre algo y dialogar con alguien 5. En resumen, el Gramsci histórico se recupera no obviando su condición radical de «pasado ausente», espacio en el que cobra sentido cabal el personaje, sus textos y proyección, sino que solamente respetando su historicidad podremos rastrear con cierta corrección epistémica, integridad intelectual y decencia moral al Gramsci real. De esta manera se desvanece también la ingenua pretensión de hallar en él un menú de recetas para tratar de modo apropiado un presente cuyos rasgos básicos se desconocen. A los textos de Gramsci podría aplicarse aquello de que «con fecha se entienden todos; sin fecha, ninguno».

Recuperar a un clásico

La trayectoria intelectual y política de Gramsci se desarrolla en el período de entreguerras del pasado siglo. Dos rasgos muy relacionados con su quehacer sobresalen en aquel momento crucial: el auge del extremismo, que alienta el lado más enfático de los idearios políticos; y una mayor fusión entre las masas y la política, entre intelectuales y vida pública. En este marco, y desde una situación personal cada vez más difícil, acomete Gramsci un análisis propio de la sociedad civil y el Estado en Occidente, al tiempo que sondea las posibilidades a largo plazo de la realización del socialismo como proyecto. Ha comprendido el calado del fascismo, la dimensión de la derrota de la revolución en Occidente y lo estéril del seguidismo de la III Internacional.

Su personalidad, su saber singular, así como no pocos de sus textos, dejan entrever que en Gramsci conviven elementos contradictorios. De manera intermitente asoman en su trayectoria intelectual, moral y política tensiones entre criterios epistémicos realistas y la influencia del historicismo especulativo de Benedetto Croce, entre libertarismo y estrategia leninista, entre aprecio a sus maestros liberales y lealtad al socialismo marxista, modelo de «vida buena» cuya implantación considera imprescindible para el progreso y la justicia. A mi juicio, todas esas tensiones se resumen en la que existe entre, de un lado, la inspiración originaria de la Ilustración política, de la que trae razón el socialismo como ideal emancipatorio; y, del otro, el sesgo antidemocrático de las organizaciones de masas y de un movimiento comunista internacional sometido a la voluntad de un autócrata como Stalin.

En los últimos años de su vida, aquel dirigente político confinado desde 1926 hasta 1937 da muestras de una conciencia escindida y un fundado temor al fracaso del proyecto al que, sin embargo, se mantuvo fiel hasta el final. Estas sensaciones se traslucen en lo que piensa y escribe; también en los silencios de aquel resistente encarcelado, que sintió siempre la «insaciable necesidad de ser sincero». En él cuenta mucho el impacto que le producen sus dramáticas circunstancias personales. Su reflexión se desarrolla en condiciones muy precarias: dispone de pocos libros y no tiene posibilidades de contrastar empíricamente una información que le produce perplejidad y desconcierto; percibe que sus compañeros más próximos del partido se distancian; además de sentirse aislado políticamente, apenas tiene comunicación con sus seres más queridos. No sólo avanza su enfermedad: también su escepticismo y pesimismo.

Con Gramsci se cierra una forma de ser en el seno del movimiento obrero. Su manera de acoplar honestidad intelectual y fortaleza moral, lucidez racional y sensibilidad, lo proyectan como una persona auténtica y un dirigente político singular. La reflexión de Gramsci fue el último intento de recomposición del marxismo como pensamiento práctico, un intento original, penetrante, ambiguo y, a la postre, no consumado 6. Lo que vino después fue el desierto de lo puramente político. El marxismo como programa pervivió mayormente en sus pesadillas.

Tomarse a Gramsci en serio es tratarlo como lo que es: un clásico en el seno de una tradición política y moral determinada. La actitud hacia él y su obra debe ser la que se adopta con los clásicos del pensamiento político: se les tiene en alta consideración no porque abordan los asuntos de siempre, sino por la forma en que lo hacen, porque saben reflejar conceptualmente la almendra de un debate relevante en un momento significativo o para un grupo social de importancia. Esta deferencia no implica organizar la investigación o examen de la actualidad en torno a las hipótesis de Gramsci ni considerar perennes sus aportaciones estratégicas. Un clásico es aquel de cuyo bagaje no podemos prescindir, pero cuyo proyecto ya no cabe aplicar. Sus aportaciones han resultado cruciales para el progreso del conocimiento; en tanto que circunscritas a unas circunstancias y una época, deben ser consideradas, hasta cierto punto, relativas y superadas.

El saber político de Gramsci

La personalidad de Gramsci y su filosofar se transparentan en un estilo intelectual, impronta que se plasma en la forma de su escritura y en sus textos. Buena parte de sus escritos anteriores a la prisión son artículos en prensa, opiniones sobre cuestiones disputadas o de actualidad, intervenciones en las que no suelen faltar reflexiones sobre las raíces históricas de los problemas. Y los Cuadernos de la cárcel son bocetos, borradores incompletos; evidencian una intención de dejar abiertos los asuntos, de volver una y otra vez sobre ellos y establecer un diálogo empático con su interlocutor. No escribe de manera lineal ni sistemática y sus propuestas resultan inconclusas a propósito. En sus Cartas se transparenta su personalidad y es fácil seguir el rastro de sus circunstancias, de manera más señalada las que distinguen los últimos años de su vida: aislamiento en la prisión, agravamiento de la enfermedad y crisis emocional que le produce la relación con las personas más queridas. En resumen, su estilo es congruente con la clase de saber político que practica y denomina con acierto filosofía de la praxis.

La perspectiva epistemológica de Gramsci se inserta en la tradición ilustrada de la modernidad; de manera particular, se inspira en la vena emancipatoria que procede de Marx y promueve una relación inexcusable entre ciencia, moral y política. A su juicio, el conocimiento científico brinda información solvente y necesaria para configurar una conciencia esclarecida y crítica, que promueva una visión en profundidad, comprensiva y de largo alcance. Con ella pretende desvelarse lo que a primera vista no se ve o se oculta adrede, desmontar prejuicios, dogmas que se tienen por verdades e ilusiones que deslumbran y ciegan. A la postre, unos supuestos epistémicamente valiosos ayudan a conformar un buen juicio político que anteceda a la acción. De esta manera, el vínculo entre teoría y práctica aporta recursos para sortear el desorden intelectual o moral y actuar correctamente. Esta idea es la que enfatiza Gramsci con la tan mentada frase de que «la verdad es revolucionaria».

Por otro lado, el sintagma «filosofía de la praxis» evoca la centralidad de la acción. Para Gramsci no implica sólo la necesidad de tomar decisiones con determinación, sino también con talento, responsabilidad y teniendo como horizonte los principios. Justamente la criba epistémica marca en aquel contexto histórico una diferencia sustancial con Mussolini en el manejo de la indignación popular como combustible del activismo político. Gramsci sentía aversión hacia el verbalismo que sustituye al análisis. El hecho de que compromiso epistémico, moral y político se complementen empuja a caminar en sentido contrario al populismo: filtra los motivos que inducen a la acción política, calibra los procesos que desencadenan y permite evaluar las consecuencias que resultan de todo ello. El realismo epistémico empuja al realismo moral. En este sentido, Gramsci compartiría el criterio kantiano de que se debe lo que se puede.

Pero, en el horizonte moral de Gramsci, los principios cuentan. El de autonomía moral, entendido como capacidad de autorrealización personal, está ya muy presente en el Gramsci más joven. Es también aspiración primigenia del socialismo, horizonte moral que trata de compatibilizar con el logro de la autonomía colectiva, la libertad política. La emancipación y la democracia son inescindibles de la libertad moral de los individuos. En la mente de Gramsci, el desarrollo valioso de estas distintas dimensiones requiere una conciencia lúcida, es decir, conocimiento racional y disposición crítica. En esta dirección, el saber político de Gramsci esboza una suerte de «política de la ciencia» destinada a que el consentimiento de los ciudadanos sea informado y sus decisiones políticas razonables, algo inherente a la buena democracia, tanto en su versión clásica como moderna. «Sentido común ilustrado», denominaba Gramsci a la aspiración de un progreso intelectual de la mayoría que debería resultar de la difusión del «conocimiento elevado», la alta cultura, de una mayor vinculación, decía él, entre homo sapiens y homo faber. De esta manera, los logros de la racionalidad estarían disponibles para los ciudadanos, influirían en sus motivaciones y decisiones, y contribuirían a superar la disociación entre necesidades de las mayorías y los intereses de unos pocos que hasta ahora determinan las prioridades de las políticas científicas y culturales.

Compatibilizar estas aspiraciones produce tensiones. En primer lugar, por la distancia entre lo que se pretende y lo que resulta, entre fines moralmente plausibles y medios tenidos por indispensables que no pocas veces se contraponen a los principios y metas que se pretenden alcanzar. Con la cautela exigida por esa ambivalencia a la que acabamos de aludir, hay que entender el sentido, y también las contradicciones, de dos categorías del repertorio de Gramsci tan recurrentes como polémicas: la de hegemonía e intelectual. En la intención de Grasmci, ambos conceptos no deben configurarse como vías de adoctrinamiento que aseguren una dominación consentida, sino como recursos pedagógicos que capaciten para no engañarnos ni ser engañados, que fomenten un ejercicio informado tanto del autogobierno de los ciudadanos como de la autorrealización personal. Otra cosa es que, analizados los textos de Gramsci, y comprobada la explotación interesada de estos, ese objetivo de ganar autonomía moral recurriendo al ejercicio de la hegemonía se nos antoje un intento imposible o, más bien, un oxímoron 7.

Provisto de este acervo de disposiciones epistémicas y morales, Gramsci dio muestras a lo largo de su vida de gran independencia de criterio y de tener un pensamiento propio. Alguien que mira a los hechos de frente no sólo advierte cuándo éstos cambian, sino hasta qué punto esta circunstancia afecta a opiniones, creencias y rutinas que uno venía sosteniendo. No le faltó lucidez, coraje y libertad para modificar las propias posiciones y cargarse de razones y autoridad moral para exigir de los suyos una actitud análoga. Se ha dicho que Gramsci tenía algo de laico y protestante, de «hereje fecundo» que no busca romper, sino recuperar la inspiración originaria que da razón de las tradiciones en que uno se reconoce. A una actitud análoga se refería Eugenio Garin, gran historiador de la filosofía italiana, cuando afirmaba que la herejía es fecunda «si lo es dentro de una ortodoxia».

II. Gramsci en el relato populista

Los fundadores de Podemos han tenido en Gramsci a uno de sus iconos. Aquel formidable resistente del período de entreguerras simbolizaba el estandarte que les mantenía emocionalmente vinculados a lo mejor de la tradición del socialismo marxista. Pero el Gramsci histórico se parece poco a la interpretación de Ernesto Laclau y Chantal Mouffe que han secundado los diseñadores de este nuevo partido. Se trata de una interpretación ajena a la que en verdad emerge de los textos, la evolución intelectual y la experiencia personal de Gramsci, así como del contexto en que le tocó vivir. Su legado está en las antípodas de los populismos, que son, a su juicio, fábricas de promesas demagógicas que presagiaban un porvenir sombrío.

Mouffe y Laclau emprendieron el estudio de Gramsci desde supuestos teóricos extraídos de diversos caladeros, como la hermenéutica posheideggeriana, la filosofía del lenguaje del segundo Wittgensteinm o el psicoanálisis 8. A su juicio, pensadores posepistémicos y posestructuralistas, como Lacan, Foucault o Derrida, entre otros, captaban acertadamente la naturaleza de lo político y la radicalidad de los antagonismos. Tampoco faltaba a la cita Carl Schmitt, al que la izquierda menos liberal, y por supuesto el peronismo, regresa de cuando en cuando.

A partir de esta variada inspiración consideraban agotadas la perspectiva epistemológica y la tradición política de la Ilustración, de las que Gramsci se sentía continuador. Y concluían que proyectos nacidos de aquélla, como liberalismo político y socialismo, eran ya pasado: «Se ha producido el estallido de esa concepción de la inteligibilidad de lo social» 9. Parten del supuesto de que el orden social carece de fundamento. Decae la pretensión ilustrada de instaurar un patrón general de objetividad y de justicia cuyas buenas razones habilitan para confirmar o falsar análisis de la realidad, valorar concepciones del mundo o formas de vida. No hay disponibles criterios básicos o principios independientes con los que calibrar la mayor calidad moral de un proyecto frente a otro; ni tampoco hay reglas objetivas que nos permitan determinar el mayor valor epistémico de unas teorías explicativas o refutar otras.

Vivimos −argumentan− en una realidad posfactual. Apelar a datos relevantes para validar una hipótesis o la pertinencia de una propuesta de cambio social representa propósitos inteligibles solamente en el marco del relato particular que los constituye. La comprensión y alcance de los «hechos» se dirime exclusivamente en el interior de ese marco: son lo que significan en un «encuadre definido por un conjunto de significantes». Se descarta la existencia de procedimientos fiables de contrastación empírica e intersubjetiva que confirmen o desmientan la veracidad de un diagnóstico, un pronóstico, y que nos permitan valorar el mayor o menor realismo de unos programas frente a otros. No hay autoridad epistémica o moral que ayude a justificar la preferencia de un orden legal frente a otro o a legitimar los anclajes institucionales de una comunidad política concreta. Se trata, dicen, de un propósito alimentado por la ilusión de domar el azar y recomponer los fragmentos de una realidad inevitablemente escindida y sin fundamento. Lo que resulta de ese propósito son siempre intentos fallidos de mistificar la condición polémica y maniquea de lo político, que se alza como reflejo amplificado e inevitable de antagonismos irreconciliables.

Esa contraposición no revela meros conflictos de intereses sobre los que pueden alcanzarse acuerdos en forma de compromisos, sino conflictos de identidad, por definición innegociables. Decae, pues, el mito de una sociedad reconciliada, capaz de promover consensos incluyentes y reglas básicas que acepten todos. Esta concepción schmittiana de lo político se contrapone al contractualismo que enarbolaron liberales y socialdemócratas tras la segunda posguerra para levantar el Estado del bienestar en suelo europeo. Su virtualidad, sentencian, está ya agotada 10.

Desde esos supuestos, la acción política se configura exclusivamente como recurso estratégico para habérselas con la realidad agónica de lo político. En este «campo de Marte», la acción política se despliega como pugna por la hegemonía de un bando frente a otro o, acudiendo al glosario de Gramsci, como una continua «guerra de posiciones». Mientras unos luchan por mantener el statu quo, otros tratan de imponer una hegemonía alternativa para subvertirlo. La hegemonía se configura como capacidad de un grupo de convertir su proyecto particular en interés general, en un nuevo orden moral y cultural, «la construcción de un nosotros con voluntad de poder, una plebs que exige ser el único populus legítimo».

La hegemonía se crea dotando del significado conveniente a determinados nombres (libertad, democracia, patria, derechos, autogobierno), símbolos o figuras como Gramsci, que tienen capacidad de arrastre y cuyo crédito generalizado los hace portadores de una supuesta legitimidad. Operan como «significantes» en tanto que tienen capacidad de producir múltiples significados; pueden cargarse de un sentido u otro de pendiendo de quiénes sean sus receptores. Esta operación de rellenar esos «significantes» de uno u otro significado no procura congruencia epistémica ni moral, sino eficacia a la hora de acoplar «superficies discursivas mutuamente contradictorias». Su refutabilidad es exclusivamente estratégica 11.

En esta «guerra de posiciones», un movimiento clave es el de configurar el propio bando, identificando al adversario como un outsider integral y constitutivo. El «nosotros» se crea delimitando un «ellos» exterior a la comunidad. Para instituir los bandos, los artífices de la maniobra tratan de apoderarse de las palabras y poner nombre al malestar esencial infligido por los «otros». Deciden así el terreno de la disputa y el modo de teatralizar el antagonismo. Estos movimientos son adecuados si al final se impone el relato propio y se controla la agenda pública. Consolidada esta trinchera discursiva, queda expedito el camino para la conquista del Estado, «fortificación más avanzada» que garantiza el dominio, meta de toda política.

La trampa epistémica

La lucha por la hegemonía se sustancia, así, en una espectacular batalla por la construcción de la realidad utilizando estrategias discursivas. La contienda se convierte en disputa por el sentido, un sentido que no está dado: se construye. Evocando a Wittgenstein, sostienen que los usos y juegos del lenguaje hacen posible nuevas formas de vida. Las estructuras discursivas no son entidades meramente cognoscitivas, sino que tienen capacidad de constituir identidades y órdenes sociales cuya naturaleza es puramente relacional. Su «capacidad articulatoria» es tal que, dando a las palabras un sentido u otro, se construyen una posición u otra, un bando u otro. Y advierten que los elementos de estas prácticas no están determinados por realidades sociales que trasciendan la propia lógica discursiva. Se trata de una articulación contingente y pragmática: depende de quienes sean los receptores, cómo se seleccionen y agrupen y, sobre todo, de cómo se contrapongan 12.

También la representación simbólica resulta crucial en la batalla por la hegemonía. La matriz simbólica enlaza los distintos antagonismos constitutivos de lo social, tanto para figurar los puntos de ruptura como los de sutura 13. De ahí que Podemos haya hecho de esta dimensión uno de los ejes principales de su estrategia de comunicación. A juicio de sus dirigentes, nada hay tan expresivo como los cambios simbólicos a la hora de expresar el cierre de una época y la fundación de un nuevo horizonte.

Sobre estos pilares se aúpa la reinterpretación de Gramsci que han publicitado los dirigentes de Podemos. Para ellos, la filosofía de la praxis se sustancia en prácticas discursivas que reescriben metafóricamente las relaciones sociales: promueven otra forma de comprensión de la realidad; mutan las categorías de los «viejos idearios» en referencias sociológicas muy llanas y simples, como la gente y la casta, lo viejo y lo nuevo, los de arriba y los de abajo. Este saber práctico viene a crear un sentido común alternativo y nuevas posiciones de sujetos colectivos, un bloque histórico plebeyo que moviliza, recluta, organiza, dirige y uniforma a la comunidad política; y la dota de una nueva identidad bajo la divisa de la «unidad popular».

Como puede comprobarse, las pretensiones de esta construcción discursiva no son nimias: lo mismo fabrica conjeturas y diagnósticos concretos que una comprensión de lo real con alto grado de generalidad o proyectos enfáticos de transformación social. Pero elude someter sus productos a procedimientos reconocidos y fiables de contrastación que confirmen o desmientan la mayor o menor plausibilidad de aquellos, decreta la indisponibilidad de reglas y mecanismos institucionales que puedan evaluar el rendimiento práctico (político-moral) de sus propuestas programáticas. Ningún criterio gnoseológico y norma moral externos están facultados para limitar la capacidad dispositiva de dicha construcción discursiva.

El ventajismo de estos supuestos es tan evidente como tramposo. Si se aceptan, no hay modo de tasar racionalmente ni teoría ni práctica; no hay sistema de mediación entre las particulares estructuras comprensivas y la percepción ajena. De esta manera, los puntos de vista y las acciones de uno quedan blindados. Los demás estamos inhabilitados para juzgarlos. Ni siquiera en el asunto concreto que ha motivado estas páginas cabe apelar a elementales pautas historiográficas para calibrar si la aproximación populista a la figura histórica de Gramsci es distorsión interpretativa o no. Autoliberados de toda restricción normativa, quedan en pie alegatos irrefutables, dedicados a una guerra de palabras, al manejo de emociones y símbolos al servicio de cualquier intención, empeño o aventura. Se comienza especulando con el poder performativo del lenguaje y se «destituye» a la epistemología anulando su función normativa. A partir de ahí, la retórica sustituye a la moral; las estrategias discursivas, al derecho; y las imágenes, a las palabras.

Configurado así el terreno de juego, los competidores políticos con opciones de éxito serán quienes manejen con más destreza los nuevos patrones de intersubjetividad y sociabilidad, las nuevas formas de comunicación política; quienes sepan explotar las oportunidades que proporcionan la coyuntura y alguna circunstancia crucial del momento; quienes difundan con un estilo atractivo y de modo creíble su propio relato, ocupen el escenario mediático e impongan su «marco lingüístico».

Con estos triunfos en la mano, los nuevos decisores políticos de orientación populista presumen de entender el mundo y alardean de estar cambiándolo. Pero su impotencia para mejorarlo es similar a la de los demás. La sucia realidad permanece igual, o empeora. Lamentablemente, en todos los bandos va imponiéndose el que es, desde Aristóteles, el mal de la democracia: la intemperancia de los demagogos. Sin información política contrastada, sin principio de justicia independiente, sin deliberación sobre la base de buenas razones para actuar en un sentido o en otro, no hay política sino espectáculo, sectarismo y regresión al dogma.

Hegemonía versus pluralismo y democracia

La hegemonía en la concepción de Laclau es polivalente: sirve para obtener el consentimiento, conquistar el Estado, encumbrar al líder y perpetuar el bonapartismo mediático en que desembocan estos procesos. En la intención populista, no en la de Gramsci, la hegemonía es medio y fin, trayecto y destino. Se desdobla en dos dimensiones: «poder hobbesiano», es decir, control del Estado; y, también, recurso de legitimación en tanto que sus estructuras discursivas y simbólicas tratan de conseguir el consentimiento de la gente. Se busca que una multitud haga suyo el relato impuesto por el hegemon, sea por convicción, conveniencia, comportamiento gregario o temor a los costes de disentir. Esta segunda faceta de la hegemonía ha multiplicado su potencial gracias a la comunicación mediática convertida en recurso estratégico de primer orden. Sirve para reproducir la hegemonía vigente o la alternativa que aspire a sustituirla 14. Claro que un recambio sin violencia o coacción sólo está disponible en nuestras imperfectas democracias, único régimen entre los existentes que tiene más o menos activado el repertorio de derechos y libertades, entre ellos el recurso a la protesta, a la contestación del gobierno, así como expectativas institucionalizadas para reemplazarlo. También los recursos de una democracia liberal pueden convertirse en oportunidades para autodestruirse y mutar en otra cosa. Lo analizó hace mucho tiempo el inolvidable Juan José Linz en su magistral trabajo La quiebra de las democracias.

Toda voluntad hegemónica tiene un sesgo vanguardista. En ella hay siempre, si bien en diversas proporciones, una combinación de paternalismo político y perfeccionismo moral. En el populismo, la conquista del Estado para disponer de su capacidad coactiva es la meta. Su perfeccionismo moral (promoción de un modo de vida buena) es un recurso discursivo, cambiante y circunstancial. Se necesita implantar en la sociedad un relato de «vida buena» creíble, deseable e interiorizado como el verdadero interés, la auténtica subjetividad de un «nosotros», el pueblo. Los contenidos o significados, los adversarios y la contraposición dominante varían a conveniencia; sólo permanece el trajín «deconstructivo y reconstructivo». Esta suma de nominalismo, oportunismo y sobreactuación distrae y suaviza el fondo despótico que todo populismo precisa. La hegemonía como estrategia de imposición reeducadora trata de extender y hacer cada vez más creíble en la opinión pública su «historia» al completo; pero su objetivo es conformar una voluntad colectiva tendente a reducir la heterogeneidad en la convicción de que el gregarismo facilita transformar el relato es imbatible.

A partir de estas premisas, se comprende que el logro de la hegemonía se anteponga a la construcción institucional. Los principios y las reglas se supeditan al logro de la hegemonía. Para el populismo, las instituciones son algo rudamente instrumental; desconfían de la capacidad de mediación de aquéllas y apuestan por una relación directa entre elite y pueblo. La realidad multiforme de lo social −argumentan− no puede ser encapsulada en un sistema de mediaciones regladas cuya parsimonia desactiva la energía de lo social, lo desvitaliza. Cualquier entramado institucional resulta de un ejercicio continuado de imposición dominante: expresa el paralelogramo de fuerzas en una coyuntura determinada. En suma, las instituciones se comportan de manera funcional al ejercicio de la hegemonía. De ahí que quienes promueven una hegemonía alternativa busquen desmontar las instituciones existentes (propensión «destituyente») o, al menos, «tunearlas». Escogerán una vía u otra en función de un cálculo estratégico de costes y beneficios.

Desactivado el sentido originario de las instituciones 15, la movilización popular y el plebiscito operan como recursos preferentes de los movimientos populistas. La mentalidad populista ha querido compatibilizar dos modos de entender la participación política, dos modelos organizativos incongruentes entre sí desde el punto de vista de los principios y modi operandi: de un lado, el modelo libertario, al que en su origen trataban de emular los «círculos» de Podemos; y de otro, el modelo vanguardista que practica Iglesias, intérprete aplicado de Lenin a los ojos de Anguita. Sobre esa combinación hay mucho escrito y desde hace tiempo. También se sabe lo que de ahí resulta: caos o vuelta al punto de partida; en todo caso, un líder encumbrado que expresa en su persona la conexión entre vanguardia y base social. En este último escenario, y como remedo de institucionalidad, sólo queda la figura, única e intocable, del líder. Laclau y sus seguidores lo han dejado patente: el populismo encarnado en el discurso del líder unifica las demandas fragmentadas del mundo social; aporta una visibilidad que se convierte en la más poderosa herramienta comunicativa y en catalizador simbólico de articulación. Se constata que lo del liderazgo va en serio y es claro como significante. Otros significantes como el «nosotros», la gente, los de abajo, el «bloque histórico», la democracia, etc. tienen contornos mucho más borrosos e inciertos.

Por lo hasta aquí analizado, se deduce que el pluralismo estorba al ejercicio de una hegemonía que sirve para ahormar y alinear las diversas iniciativas ciudadanas. El diseño hegemónico del proyecto populista estigmatiza la disidencia, síntoma muy expresivo de su desdén por el pluralismo. Aquélla es expresión de lo otro, lo exterior, de un «ellos» dominante frente a un «nosotros» fetén que se configura como pueblo, sujeto colectivo y cuerpo unitario, homogéneo y armonioso. Sobran las instituciones entendidas como recursos disponibles para acomodar las diferencias de una sociedad pluralista, moderar el uso del poder, mantenerlo controlado y repartido gracias a un sistema de reglas. Para los populistas, estas funciones, así como las coaliciones entre partidos diferentes, son una ficción que mistifica una realidad de antagonismos irreductibles; esos dispositivos tratan ilusamente de mediar o lograr acuerdos inclusivos entre intereses inevitablemente contrapuestos y destinados a estar encapsulados en dos grupos compactos, expresivos de un conflicto invencible que polariza a la sociedad.

Hasta anteayer, los ideólogos del nuevo populismo patrio, en comunión con sus mentores, nos daban cuenta de los elementos de verificación de sus hipótesis y referentes empíricos en que se demostraba su rendimiento: «Un estudio prolongado y un aprendizaje sobre el terreno de los procesos latinoamericanos recientes de ruptura popular (y constituyente), conformación de nuevas mayorías nacionalpopulares para el cambio político, acceso al gobierno y guerra de posiciones en el Estado. Procesos en los que intervenciones virtuosas, en momentos de descomposición del orden tradicional, abrían posibilidades inéditas, casi siempre para estupor y malestar de la izquierda. Algunos de los impulsores de la iniciativa hemos reconocido que, sin aquel aprendizaje, Podemos no habría sido posible». Sin embargo, no parece que algunos de esos procesos, ante la evidencia de algunas muy lamentables consecuencias de su aplicación, estén resultando muy edificantes e inciten a emularlos.

A estas alturas, la experiencia y el estudio acumulados sobre toda pretensión hegemónica en el pasado o el presente dejan una lección para no olvidar: esa manera de ahormar las múltiples y complejas determinaciones de lo real acaba siempre ahogando el espacio de la libertad. Sin el reconocimiento del hecho del pluralismo, sin actitudes deferentes con la moral de las instituciones, sin respeto a las reglas acordadas, el poder se hace cada vez más asimétrico y arbitrario, más autoritario y humillante para unos ciudadanos cada vez más vulnerables e inermes, a merced de los que mandan y manipulan.

Toda esta construcción interpretativa que los promotores de este populismo remiten a Antonio Gramsci escenifica una operación tan alambicada como carente de anclaje valioso desde un punto de vista epistémico y moral. Este sofisticado ejercicio discursivo sobre los conceptos del autor de los Cuadernos de la cárcel tiene tales efectos polisémicos que terminan «deconstruyendo» la figura histórica de Grasmci. Resuelven de modo extemporáneo y ajeno a su forma de pensar dilemas tan dramáticamente experimentados por él como los siguientes: entre autonomía moral de las personas y autogobierno colectivo, libertad y socialismo, hegemonía y democracia, complejidad y simplificación, teoría y praxis, razones y emociones. Interpretar a Gramsci desde un prejuicio posmoderno, posfactual y con intención populista supone desconsiderar los supuestos ilustrados de su propuesta de aggiornamento de la tradición marxista, distorsiona el alcance de sus categorías y provoca un maltrato de las ideas de Gramsci hasta hacerlas irreconocibles. Al proceder al vaciado del Grasmci histórico, se obvia cualquier constricción proveniente de sus escritos, intención y contexto. Para el universo conceptual de estos intérpretes, Gramsci opera como uno de sus múltiples «significantes» a instrumentalizar discursiva, emocional y simbólicamente. Se pierde el sentido genuino de su figura y obra, y también se diluye el valor y el alcance de sus propias contradicciones, de su autenticidad.

__Notas al pie del artículo completo

1. Antonio Grasmci, Quaderni del carcere, Turín, Einaudi, 1977, 4 volúmenes. ↩

2. Antonio Gramsci, Lettere (1908-1926), Turín, Einaudi, 1992; Lettere dal carcere (1926-1937), Palermo, Sellerio, 1996. ↩

3. Quaderni della critica, núm. 8 (1947), p. 86. ↩

4. Leyendo a Gramsci, Barcelona, El Viejo Topo, 2001. ↩

5. Fernando Vallespín, «Aspectos metodológicos en la Historia de la Teoría Política», en Fernando Vallespín (ed.), Historia de la Teoría Política, I, Madrid, Alianza, 1990, pp. 30-34. ↩

6. Ramón Vargas-Machuca, El poder moral de la razón. La filosofía de Gramsci, Madrid, Tecnos, 1982. ↩

7. Ramón Vargas-Machuca, «Política y cultura en la interpretación gramsciana de la hegemonía», Sistema, núm. 54-55 (1983), pp. 73-91. ↩

8. Chantal Mouffe, The Return of the Political, Londres, Verso, 1993, p. 21 (existe versión española: El retorno de lo político. Comunidad, ciudadanía, pluralismo, democracia radical, trad. de Marco Aurelio Galmarini Barcelona, Paidós, 1999). ↩

9. Ernesto Laclau y Chantal Mouffe, Hegemonía y estrategia socialista. Hacia una radicalización de la democracia, Madrid, Siglo XXI, 1987, p. 156. ↩

10. Chantal Mouffe, op. cit, pp. 131-133. ↩

11. Ernesto Laclau y Chantal Mouffe, op. cit., pp. 82-83 y 156. ↩

12. Ernesto Laclau y Chantal Mouffe, op. cit., pp. 100, 120 y 161-162. ↩

13. Ernesto Laclau y Chantal Mouffe, op. cit., pp. 152-154. ↩

14. Ernesto Laclau y Chantal Mouffe, op. cit., pp. 120-125. ↩

15. Hugh Heclo, Pensar institucionalmente, trad. de Albino Santos, Barcelona, Paidós, 2010. ↩