Presentació

Seguint amb la triple aproximació al fenomen Trump (causes, significat i conseqüencies) de l’anterior Focus Press, considerem rellevant la reflexió de Mark Lilla que veu en l’èxit electoral de Trump un fracàs del liberalisme americà, resultat de la transformació del principi integrador del “melting pot” americà en una retòrica de la diversitat que ha fragmentat el demos: l’ideal de la ciutadania compartida (amb uns deures comuns) ha estat substituït per l’ideal de les identitats diverses (amb la corresponent afirmació dels seus drets). Lluny, massa lluny de l’esperit de les “quatre llibertats” de Roosevelt.

Les conseqüències econòmiques i estratègiques de la presidència Trump són un motiu de preocupació creixent, molt especialment a l’Amèrica Llatina (Diego Sánchez-Ancoechea), tot i que el  gir proteccionista de la política econòmica nordamericana pot tenir una repercusió global, amb una guerra comercial amb la Xina, de la que paradoxalment en pot resultar -segons Barbara Celis- el lideratge mundial dels xinesos a costa dels Estats Units.

Amb una urgència vacil·lant es van dibuixant -dins i fora dels Estats Units- fórmules per fer front al “trumpisme” (des de l’adaptació pragmàtica a diverses formes de resistència). L’experiència italiana amb Berlusconi pot ser una referència aproximada sobre els errors de diagnòstic i d’estratègies polítiques (Stéphanie Kirchgaessner) per combatre’l. Més centrat en la situació europea i alemanya, Jürgen Habermas reflexiona sobre el nou desordre mundial i l’expansió de l’autoritarisme, alerta contra l’error de d’acceptar el marc mental del populisme i reclama una nova polarització política entre els partits establerts sobre una agenda centrada en els conflictes econòmics i socials substantius (desigualtat social, regulació dels mercats, cooperació europea …).

De moment no sembla que aquesta nova polarització que proposa Habermas hagi de regir les eleccions que atapeixen el calendari europeu de finals de 2016 i del 2017. Pablo Simón  passa llista d’aquests “temps interessants”: referèndum italià (Michele Salvati); tercera volta de les eleccions presidencials a Austria; eleccions generals als Països Baixos,  Alemanya i Noruega;  eleccions presidencials a França (Dídac Gutiérrez-Peris); eleccions locals parcials al Regne Unit; i possibles eleccions anticipades a Catalunya.

És difícil pensar en cap altra sortida al procés polític català que no siguin unes noves eleccions -adjectivades convenientment-, un cop que les contradiccions derivades de la mala lectura del resultat del 27-S són cada cop més insostenibles. Joan Safont relata el debat sobre el treball de l’historiador Andrew Dowling, ‘Catalan independence and the future of the Spanish State’, en el que es constaten les limitacions del 9-N, la possibilitat que el “referèndum o referèndum” acabi en un altre 9-N, la guerra civil larvada dins de l’independentisme després del 27-S, la discrepància estratègica entre els partidaris del “momentum” i els de la guerra llarga, la pedra de toc de la desobediència i, finalment, el context internacional advers.

Per acabar, atenció a tres novetats editorials prometedores. Manuel Cruz publica Ser sin tiempo (conversa entre Manuel Cruz i Esteban Hernández), Esteban Hernández, Los límites del deseo. Instrucciones de uso del capitalismo del siglo XXI , i Andrés Ortega, La imparable marcha de los robots (entrevista a Andrés Ortega).

 

Mark LILLA, “The End of Identity Liberalism” a The New York Times (18-11-16)

http://www.nytimes.com/2016/11/20/opinion/sunday/the-end-of-identity-liberalism.html?_r=0

“It is a truism that America has become a more diverse country. It is also a beautiful thing to watch. Visitors from other countries, particularly those having trouble incorporating different ethnic groups and faiths, are amazed that we manage to pull it off. Not perfectly, of course, but certainly better than any European or Asian nation today. It’s an extraordinary success story.

But how should this diversity shape our politics? The standard liberal answer for nearly a generation now has been that we should become aware of and “celebrate” our differences. Which is a splendid principle of moral pedagogy — but disastrous as a foundation for democratic politics in our ideological age. In recent years American liberalism has slipped into a kind of moral panic about racial, gender and sexual identity that has distorted liberalism’s message and prevented it from becoming a unifying force capable of governing.

One of the many lessons of the recent presidential election campaign and its repugnant outcome is that the age of identity liberalism must be brought to an end. Hillary Clinton was at her best and most uplifting when she spoke about American interests in world affairs and how they relate to our understanding of democracy. But when it came to life at home, she tended on the campaign trail to lose that large vision and slip into the rhetoric of diversity, calling out explicitly to African-American, Latino, L.G.B.T. and women voters at every stop. This was a strategic mistake. If you are going to mention groups in America, you had better mention all of them. If you don’t, those left out will notice and feel excluded. Which, as the data show, was exactly what happened with the white working class and those with strong religious convictions. Fully two-thirds of white voters without college degrees voted for Donald Trump, as did over 80 percent of white evangelicals.

The moral energy surrounding identity has, of course, had many good effects. Affirmative action has reshaped and improved corporate life. Black Lives Matter has delivered a wake-up call to every American with a conscience. Hollywood’s efforts to normalize homosexuality in our popular culture helped to normalize it in American families and public life.

Have you changed anything in your daily life since the election? For example, have you tried to understand opposing points of view, donated to a group, or contacted your member of Congress? Your answer may be included in a follow up post.

But the fixation on diversity in our schools and in the press has produced a generation of liberals and progressives narcissistically unaware of conditions outside their self-defined groups, and indifferent to the task of reaching out to Americans in every walk of life. At a very young age our children are being encouraged to talk about their individual identities, even before they have them. By the time they reach college many assume that diversity discourse exhausts political discourse, and have shockingly little to say about such perennial questions as class, war, the economy and the common good. In large part this is because of high school history curriculums, which anachronistically project the identity politics of today back onto the past, creating a distorted picture of the major forces and individuals that shaped our country. (The achievements of women’s rights movements, for instance, were real and important, but you cannot understand them if you do not first understand the founding fathers’ achievement in establishing a system of government based on the guarantee of rights.)

When young people arrive at college they are encouraged to keep this focus on themselves by student groups, faculty members and also administrators whose full-time job is to deal with — and heighten the significance of — “diversity issues.” Fox News and other conservative media outlets make great sport of mocking the “campus craziness” that surrounds such issues, and more often than not they are right to. Which only plays into the hands of populist demagogues who want to delegitimize learning in the eyes of those who have never set foot on a campus. How to explain to the average voter the supposed moral urgency of giving college students the right to choose the designated gender pronouns to be used when addressing them? How not to laugh along with those voters at the story of a University of Michigan prankster who wrote in “His Majesty”?

This campus-diversity consciousness has over the years filtered into the liberal media, and not subtly. Affirmative action for women and minorities at America’s newspapers and broadcasters has been an extraordinary social achievement — and has even changed, quite literally, the face of right-wing media, as journalists like Megyn Kelly and Laura Ingraham have gained prominence. But it also appears to have encouraged the assumption, especially among younger journalists and editors, that simply by focusing on identity they have done their jobs.

Recently I performed a little experiment during a sabbatical in France: For a full year I read only European publications, not American ones. My thought was to try seeing the world as European readers did. But it was far more instructive to return home and realize how the lens of identity has transformed American reporting in recent years. How often, for example, the laziest story in American journalism — about the “first X to do Y” — is told and retold. Fascination with the identity drama has even affected foreign reporting, which is in distressingly short supply. However interesting it may be to read, say, about the fate of transgender people in Egypt, it contributes nothing to educating Americans about the powerful political and religious currents that will determine Egypt’s future, and indirectly, our own. No major news outlet in Europe would think of adopting such a focus.

But it is at the level of electoral politics that identity liberalism has failed most spectacularly, as we have just seen. National politics in healthy periods is not about “difference,” it is about commonality. And it will be dominated by whoever best captures Americans’ imaginations about our shared destiny. Ronald Reagan did that very skillfully, whatever one may think of his vision. So did Bill Clinton, who took a page from Reagan’s playbook. He seized the Democratic Party away from its identity-conscious wing, concentrated his energies on domestic programs that would benefit everyone (like national health insurance) and defined America’s role in the post-1989 world. By remaining in office for two terms, he was then able to accomplish much for different groups in the Democratic coalition. Identity politics, by contrast, is largely expressive, not persuasive. Which is why it never wins elections — but can lose them.

Every weekday, get thought-provoking commentary from Op-Ed columnists, the Times editorial board and contributing writers from around the world.

The media’s newfound, almost anthropological, interest in the angry white male reveals as much about the state of our liberalism as it does about this much maligned, and previously ignored, figure. A convenient liberal interpretation of the recent presidential election would have it that Mr. Trump won in large part because he managed to transform economic disadvantage into racial rage — the “whitelash” thesis. This is convenient because it sanctions a conviction of moral superiority and allows liberals to ignore what those voters said were their overriding concerns. It also encourages the fantasy that the Republican right is doomed to demographic extinction in the long run — which means liberals have only to wait for the country to fall into their laps. The surprisingly high percentage of the Latino vote that went to Mr. Trump should remind us that the longer ethnic groups are here in this country, the more politically diverse they become.

Finally, the whitelash thesis is convenient because it absolves liberals of not recognizing how their own obsession with diversity has encouraged white, rural, religious Americans to think of themselves as a disadvantaged group whose identity is being threatened or ignored. Such people are not actually reacting against the reality of our diverse America (they tend, after all, to live in homogeneous areas of the country). But they are reacting against the omnipresent rhetoric of identity, which is what they mean by “political correctness.” Liberals should bear in mind that the first identity movement in American politics was the Ku Klux Klan, which still exists. Those who play the identity game should be prepared to lose it.

We need a post-identity liberalism, and it should draw from the past successes of pre-identity liberalism. Such a liberalism would concentrate on widening its base by appealing to Americans as Americans and emphasizing the issues that affect a vast majority of them. It would speak to the nation as a nation of citizens who are in this together and must help one another. As for narrower issues that are highly charged symbolically and can drive potential allies away, especially those touching on sexuality and religion, such a liberalism would work quietly, sensitively and with a proper sense of scale. (To paraphrase Bernie Sanders, America is sick and tired of hearing about liberals’ damn bathrooms.)

Teachers committed to such a liberalism would refocus attention on their main political responsibility in a democracy: to form committed citizens aware of their system of government and the major forces and events in our history. A post-identity liberalism would also emphasize that democracy is not only about rights; it also confers duties on its citizens, such as the duties to keep informed and vote. A post-identity liberal press would begin educating itself about parts of the country that have been ignored, and about what matters there, especially religion. And it would take seriously its responsibility to educate Americans about the major forces shaping world politics, especially their historical dimension.

Some years ago I was invited to a union convention in Florida to speak on a panel about Franklin D. Roosevelt’s famous Four Freedoms speech of 1941. The hall was full of representatives from local chapters — men, women, blacks, whites, Latinos. We began by singing the national anthem, and then sat down to listen to a recording of Roosevelt’s speech. As I looked out into the crowd, and saw the array of different faces, I was struck by how focused they were on what they shared. And listening to Roosevelt’s stirring voice as he invoked the freedom of speech, the freedom of worship, the freedom from want and the freedom from fear — freedoms that Roosevelt demanded for “everyone in the world” — I was reminded of what the real foundations of modern American liberalism are”.

 

*****

Barbara CELIS, “Trump le entrega a China el liderazgo mundial” a CTXT (23-11-16)

http://ctxt.es/es/20161116/Politica/9608/Donald-Trump-EEUU-China-aranceles-tratados-libres-comercio-cambio-climatico.htm

“Mientras medio planeta sigue en shock por el resultado de las elecciones estadounidenses, millones de chinos están haciendo caca sentados sobre un inodoro de lujo llamado Trump que te lava y te seca el trasero con sólo apretar un botón. No es ni extravagancia ni tecnología punta, en realidad es algo que en Asia Oriental se lleva haciendo desde hace décadas aunque hasta ahora el inodoro más famoso era el Totó japonés. Pero China es cada vez más eficaz copiando y sobre todo mejorando originales aunque en este caso, que se sepa, no existe el inodoro Trump ‘made in USA’, lo que ocurre es que los chinos a menudo ‘roban’ nombres occidentales para sus empresas y hace más de 14 años que los fabricantes de inodoros Shenzhen Trump existen. Al margen de que el recuento de votos en Estados Unidos apunta a que más de 63 millones de norteamericanos pro-Clinton desearían vengar su derrota sentándose en ellos– hay quien se consuela con poco–, en el aire queda una incógnita: ¿es posible que las amenazas lanzadas contra China por el presidente electo durante su campaña, al hacerse realidad, se vuelvan en su contra y conviertan de facto al gigante asiático en una potencia comercial y política superior a Estados Unidos? ¿Acabarán todos los chinos sentados, rizando el rizo de la metáfora, sobre los inodoros Trump?

No hay brújula con la que leer qué pasos dará exactamente Donald Trump, célebre por su capacidad para improvisar y soltar exabruptos por vía analógica o virtual, pero un misterio en lo que a gobernar se refiere. Su aterrizaje real en política comienza ahora y por tanto sólo hay dos guías posibles de cara al futuro: sus promesas de campaña, como la de retirar a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (el famoso TTP) –la única promesa de la que ha hablado desde las elecciones, anunciando este lunes 21 de noviembre que emitirá una orden ejecutiva para retirar a su país del tratado en cuanto jure su cargo– y, sobre todo, las ideas de sus asesores, tanto de quienes le han aconsejado en su camino hacia la Casa Blanca como las de quienes finalmente acabarán ocupando cargos de gobierno. Son ellos quienes en realidad han dictado y dictarán la política de la Casa Blanca porque, cuanto más se sabe sobre el futuro presidente, más claro parece que aunque sus palabras hagan mucho ruido, el contenido de lo que dice no es cosecha propia.

La guerra comercial contra China es la obsesión pertinaz del único economista que ha asesorado hasta ahora al magnate inmobiliario: Peter Navarro. Este profesor de la Universidad de California, con un doctorado en Harvard, ha escrito una trilogía sobre China donde prima la visión más negativa y radical del gigante asiático. “Hasta que no se solucione el problema del comercio con China no puede haber prosperidad en la economía global”, escribe Navarro. En 2011 Trump leyó uno de sus libros, Las próximas guerras de China: dónde se lucharán y cómo se ganarán, y desde entonces no ha dejado de alabarlo. Por eso buscó a su autor cuando entró en política. Muchas de las palabras del próximo presidente norteamericano pueden encontrarse en el libro. Navarro, además, también defiende la renegociación de Estados Unidos de tratados comerciales como el NAFTA y aboga por retirarse del TPP.

Con ese estilo característico mezcla de matón barriobajero y arrogante narcisista,  Trump dejó claro desde sus primeros mítines que su campaña se apoyaría en el ataque despiadado contra dos enemigos de América: en el ámbito doméstico los malos iban a ser los inmigrantes; en el internacional el lobo feroz sería China. “No podemos seguir permitiendo que China viole nuestro país y eso es lo que están haciendo. Es el mayor robo de la historia del planeta”, dijo en mayo. El público le jaleó y aquello dio titulares así que lo siguió repitiendo. Millones de puestos de trabajo en Estados Unidos y en otros muchos países se han externalizado porque la oferta de mano de obra barata se los ha llevado a China y la receta mágica de Trump (o de Navarro) para paliar el dolor es conseguir que las multinacionales estadounidenses regresen a producir a Estados Unidos. ¿Cómo? Utilizando el proteccionismo arancelario como herramienta para cambiar el tablero comercial internacional. En su escrito 7 Point Plan to rebuild American economy by fighting for free trade hay tres puntos clave respecto a China que Trump dijo que pondría en marcha en cuanto se sentara en el Despacho Oval: a) acusar a los chinos de manipular su divisa. El nuevo presidente estadounidense sostiene que está devaluada artificialmente y eso favorece comercialmente al país asiático, aunque todos los expertos coinciden en que está sobrevalorada; b) denunciarles por violar los tratados de comercio internacional (se sabe que el gobierno chino da subsidios a muchas de las industrias dedicadas a la exportación); c) elevar las tarifas arancelarias a las importaciones chinas un 45%.

Según su receta, todo eso, unido a la bajada salvaje de impuestos para empresas y a la invitación a repatriar por un irrisorio porcentaje del 10% los beneficios multimillonarios de multinacionales  como Apple — que gracias a la ingeniería fiscal apenas ganan dinero en Estados Unidos y por lo tanto apenas pagan impuestos allí–, provocaría un inmediato aumento de los fondos públicos, dispararía la producción propia estadounidense, elevaría las exportaciones, disminuiría la necesidad de importaciones y multiplicaría la creación de empleo, contribuyendo así a lograr el “Make America great again” (volver a hacer grande a América), el eslogan de su campaña.

Sin embargo, ni siquiera a los republicanos se les escapa que pese al éxito electoral del mensaje, aplicar esa receta a la realidad tendría efectos muy diferentes. Greg Mankiw, que asesoró a George W. Bush y al candidato republicano Mitt Romney en la campaña electoral de 2008 y 2012, ha definido la propuesta como “realmente decepcionante”. Wilbur Ross, un multimillonario con intereses en la industria del acero, el carbón, las telecomunicaciones y la industria textil y cuyo nombre suena (no es broma) como próximo secretario de Comercio, ya se está desdiciendo sobre el asunto de los aranceles. “No es lo que Trump ha dicho y no es lo que piensa hacer”, dijo durante una entrevista en Yahoo Finance dos días después de las elecciones. Ross es uno de los muchos empresarios de los que Trump se ha rodeado durante la campaña y sabe bien que elevar los aranceles a las importaciones chinas podría llegar a ser catastrófico para la economía estadounidense puesto que China, con toda probabilidad, respondería elevando los suyos. Estados Unidos importa de China cuatro veces más de lo que exporta hacia el gigante asiático: en 2015 adquirió bienes por valor de 483.000 millones de dólares frente a los 116.000 que China se gastó en productos norteamericanos. Esos números sugieren que sería el gigante asiático quien más perdería en una guerra comercial contra la que aún hoy es la primera potencia mundial, pero la realidad es otra. Muchos de los productos que importan los americanos serían difíciles de sustituir ante una eventual guerra de aranceles puesto que en muchos casos se trata de componentes necesarios para la producción local estadounidense y ya nadie los produce en Estados Unidos, donde hay enormes cadenas de montaje en las que se ensamblan, por ejemplo, los componentes de un coche General Motors o de un avión Boeing, pero cuyas piezas sólo se fabrican ya en países como China o Vietnam puesto que el coste de producción en Estados Unidos elevaría demasiado el precio final de esos productos. Y en una economía global como la actual es difícil imaginarse a un empresario estadounidense abriendo fábricas de tornillos sólo para satisfacer la demanda interna. Y eso por no hablar de cómo se dispararía el precio de múltiples productos, desde ropa a teléfonos móviles, cuyo actual made in China garantiza precios de risa para el consumidor, muy por debajo de su valor de producción si ésta fuera nacional.

China, en cambio, no tendría grandes problemas para encontrar otros mercados; de hecho ya lo está haciendo. El pasado fin de semana se produjo el primer intercambio extraoficial de papeles: el defensor histórico del libre mercado desaparecía de la escena internacional con un Obama de bajo perfil resignado ya a la muerte inminente del TPP para cederle el testigo a los chinos, los nuevos representantes del capitalismo del siglo XXI. “Nosotros no nos cerraremos, vamos a abrirnos más”, proclamó el presidente chino, Xi Jinping, en Lima durante la cumbre de Asia Pacífico (APEC). El encuentro, que reunía a 21 países que dominan el 49% del comercio mundial, sirvió para marcar distancias con el nuevo proteccionismo que predica Estados Unidos. “Debemos profundizar y expandir la cooperación en nuestra región. Cualquier intento de recortarla o excluirla debe ser rechazado”, dijo Xi en una alusión indirecta al mensaje de Trump de abandonar el TPP (que se confirmó el lunes). Además de plantearse la posibilidad de que ese acuerdo continúe adelante sin la participación de Estados Unidos, Xi anunció que está trabajando para conseguir que se firme el Regional Comprehensive Economic Partnership (RCEP), que crearía otro pacto de libre comercio entre 16 países asiáticos, incluyendo a China e India. Además dijo que está dispuesto a abrir la puerta a la inversión extranjera (actualmente invertir en China es muy complicado) y ofreció sus proyecciones: China invertirá en los próximos cinco años 750.000 millones de dólares fuera de su país y recibirá 600.000 millones del exterior. Todo esto, además, pronunciado en el contexto de una visita a América Latina, donde la inversión china es la segunda en importancia tras Estados Unidos y donde la presencia (y la influencia) del gigante asiático se ha disparado en todas las áreas de la economía. Basta con mirar al canal de Nicaragua, cuya concesión por 50 años se ha otorgado a una empresa china, HKND, a cambio de que lo construya y se encargue de buscar la financiación para ello.

“China está aprovechándose de todo lo que ha dicho Trump durante la campaña para ocupar e incluso monopolizar el espacio político internacional. Ya veremos qué país tendrá razón. Yo sigo pensando que ver a China tomando las riendas del mundo es difícil por la estructura de su economía, la falta de transparencia, su forma de enfrentarse a la ley y la confusión entre poder político y económico”, aseguraba en una entrevista en el Chicago Times Jean Pierre Cabestan, profesor de Ciencia Política en la Universidad Baptista de Hong Kong.

Sin embargo, parece claro que Estados Unidos tira piedras contra su propio tejado: “El rol de América está cambiando muy deprisa. La única buena noticia respecto a ser la gran superpotencia mundial es que los otros países nunca serán capaces de superar la capacidad propia de hacerte daño a ti mismo. Y eso son también las malas noticias”, escribió en un comunicado Ian Bremmer, fundador de la consultora Eurasia Group.

El liderazgo de Estados Unidos en materia comercial también podría ser sustituido por el de China en el ámbito de la lucha contra el cambio climático. Si queremos tomarnos en serio todo lo que se escribe en Twitter (la nueva biblia de la verdad mundial), el concepto de calentamiento global “fue creado por y para los chinos para hacer no competitiva la manufactura estadounidense”. Esto escribió el presidente electo en 2012, cuando ni siquiera andaba metido en política y sus tuits eran básicamente provocaciones desbocadas. Y aunque sólo fuera una de las muchas tonterías que ha tuiteado a lo largo de los años, sí ha servido de indicador sobre cuáles serán sus políticas en materia medioambiental: entre sus promesas electorales estaba la de no ratificar el acuerdo del clima de París y detener todos los pagos de Estados Unidos a la ONU relacionados con programas ecológicos. Además quiere frenar todos los programas de energías limpias impulsados por Obama y devolverle el poder a la industria de combustibles fósiles. Por si no bastara, ha puesto al frente de la transición de la agencia de protección medioambiental (EPA) a un negacionista del cambio climático, Myron Ebell. ¿En qué posición deja todo esto a China? Teniendo en cuenta que fue un hito de Obama conseguir que el país que más contamina del planeta accediera a firmar el acuerdo de París, a China ahora sólo le hace falta recoger públicamente el testigo que Trump indirectamente le ha lanzado. Y en cierto modo ya lo ha hecho. El tuit de 2012 ya ha servido para que el viceprimer ministro chino, Liu Zhenmin, le recordará hace una semana desde la Cumbre del Clima de Marrakech que los chinos no inventaron el calentamiento global sino que fueron precisamente dos presidentes republicanos, Ronald Reagan y George Bush padre, quienes impulsaron la creación del Panel sobre Cambio Climático en los años ochenta. “Tomar una posición proactiva respecto al cambio climático mejorará la imagen internacional de China. Es probable que su influencia y su voz aumenten y eso haga que su influencia, su poder y su liderazgo se extiendan a otras áreas más allá de la lucha contra el calentamiento global”, vaticinaba, en una entrevista en  Reuters, Zou Ji, el subdirector del Centro Nacional para la Estrategia sobre el Cambio Climático de China. Es decir, ellos ya saben qué camino deben tomar. Ahora sólo hace falta ver qué consecuencias tendrá abrazar ese nuevo papel.

Y todo esto sin mencionar la geopolítica, donde las áreas de influencia de China y Estados Unidos parecen abocadas a reescribirse bajo la Administración Trump. Una cosa es segura, si se cumplen las predicciones, la ‘Gran América’ de la que tanto ha hablado el estadounidense podría quedar sepultada bajo esa nueva China en la que la popularización de los inodoros Trump sea quizás la mejor metáfora”.

 

*****

Entrevista a Jürgen HABERMAS a CTXT (23-11-16): “El error es aceptar el terreno de enfrentamiento del populismo de derechas”

http://ctxt.es/es/20161123/Politica/9664/jurgen-habermas-populismo-brexit-derecha.htm

Después de 1989, solo se hablaba del “fin de la historia” en la democracia y la economía de mercado; en la actualidad estamos experimentando la aparición de un fenómeno nuevo en la forma de un liderazgo autoritario / populista –de Putin a Donald Trump, pasando por Erdogan. Claramente, una nueva “internacional autoritaria” está logrando cada vez más definir los discursos políticos. ¿Acertó su coetáneo Ralf Dahrendorf cuando pronosticó un siglo XXI autoritario? ¿Se puede, de hecho se debe, hablar de un cambio de época?

Después de la transformación de 1989-90 cuando Fukuyama aprovechó la consigna de la “posthistoria”, acuñada originalmente por una especie de conservadurismo feroz, su reinterpretación expresó el triunfalismo miope de las élites occidentales, que se adhirieron a la creencia liberal de la prearmonía establecida de la economía de mercado y la democracia. Ambos elementos informan la dinámica de la modernización social, pero están vinculados a imperativos funcionales que chocan repetidamente. El equilibrio entre el crecimiento capitalista y la participación de la población –solamente a medias aceptada como socialmente justa– en el crecimiento de las economías altamente productivas sólo puede tener lugar en un Estado democrático digno de este nombre. Tal equilibrio, que justifica el nombre de “democracia capitalista”, era, sin embargo, dentro de una perspectiva histórica, una excepción y no la regla. Solo eso ya hacía de la idea de una consolidación global del “sueño americano” una ilusión.

El nuevo desorden mundial, la impotencia de los EE.UU. y Europa con respecto al crecimiento de los conflictos internacionales, es profundamente inquietante, y las catástrofes humanitarias en Siria o Sudán del Sur nos conmocionan, así como los actos de terrorismo islamista. Sin embargo, no puedo reconocer en la constelación que usted indica una tendencia uniforme hacia un nuevo autoritarismo, sino, más bien, una variedad de causas estructurales y muchas coincidencias. Lo que les une es el teclado del nacionalismo, que ha comenzado también a ser utilizado en Occidente. Incluso antes de Putin y Erdogan, Rusia y Turquía no eran “democracias impolutas”. Si Occidente hubiera aplicado una política un poco más inteligente, se hubiera podido fijar el curso de las relaciones con ambos países de manera diferente – y las fuerzas liberales en sus poblaciones podrían haber sido reforzadas.

¿No estamos sobreestimando las capacidades de Occidente de manera retrospectiva?

Por supuesto, dada la gran variedad de sus intereses divergentes, no habría sido fácil para “Occidente” elegir el momento adecuado para tratar racionalmente con las aspiraciones geopolíticas de una superpotencia rusa relegada o con las expectativas europeas de un descontento gobierno turco. El caso del ególatra Trump, altamente significativo para todos en Occidente, es de un orden diferente. Con su desastrosa campaña electoral, está llevando a un punto crítico un proceso de polarización que los republicanos han estado alimentando con cálculo frío desde la década de 1990 y que están incrementado sin escrúpulos, hasta el punto de que el Grand Old Party, el partido de Abraham Lincoln, no lo olvidemos, ha perdido por completo el control de este proceso. Esta movilización de resentimiento está dando rienda suelta a las dislocaciones sociales de una superpotencia en declive político y económico.

Lo que sí veo, por lo tanto, como algo problemático, no es el modelo de una Internacional autoritaria que se plantea como hipótesis, sino la ruptura de la estabilidad política en los países occidentales en su conjunto. Cualquier valoración de la retirada de los EE.UU. de su papel como potencia mundial siempre dispuesto a intervenir para restablecer el orden tiene que tener en cuenta el fondo estructural, que afecta a Europa de una manera similar.

La globalización económica que Washington introdujo en la década de 1970 con su agenda neoliberal ha traído consigo, medido a nivel mundial en relación con China y los demás países emergentes BRIC, una disminución relativa de Occidente. Nuestras sociedades deben trabajar en cada país la conciencia de esta decadencia global junto con el crecimiento explosivo inducido por la tecnología de la complejidad de la vida cotidiana. Las reacciones nacionalistas están ganando terreno en los ambientes sociales que nunca o inadecuadamente se han beneficiado de las ganancias de la prosperidad de las grandes economías, porque el prometido siempre “efecto goteo” no se materializó durante décadas.

Incluso si no hay una tendencia inequívoca hacia un nuevo autoritarismo, obviamente estamos pasando por un enorme giro a la derecha, de hecho, una revuelta de la derecha. Y la campaña pro-Brexit fue sólo el ejemplo más destacado de esta tendencia en Europa. Usted mismo, como se ha dicho recientemente, “no contó con una victoria del populismo sobre el capitalismo en su país de origen”. Todo observador sensato no ha podido sino sorprenderse de la naturaleza obvia irracional no sólo del resultado de esta votación, sino de la propia campaña. Una cosa es evidente: Europa también es cada vez más presa de un populismo seductor, de Orban y Kaczynski a Le Pen y la AFD. ¿Quiere esto decir que estamos atravesando un período en el que la norma en Occidente son las políticas irracionales? Algunos sectores de la izquierda ya están defendiendo reaccionar frente al populismo de derechas con una versión de izquierdas.

Antes de reaccionar de forma puramente táctica, hay que resolver el rompecabezas de cómo el populismo de derechas se apropió de los temas de la izquierda. La última cumbre del G-20 fue una pieza de teatro instructiva en este sentido. Una lectura de las preocupaciones de los jefes de gobierno sobre el “peligro de derechas” es que podría llevar a los Estados nación a cerrar sus puertas, a levantar el puente elevadizo y a acabar con los mercados globalizados. Este estado de ánimo abraza el asombroso cambio de política social y económica que una de las participantes, Theresa May, anunció en la última conferencia del Partido Conservador y que causó olas de ira, como esperaba, en los medios de comunicación proempresarial. Obviamente, la primera ministra británica había estudiado a fondo las razones sociales para el Brexit; en cualquier caso, está tratando de robarle el viento a las velas de populismo de derecha cambiando la anterior línea del partido y vendiendo un “Estado fuerte” intervencionista con el fin de combatir la marginación de los sectores “abandonados” de la población y el aumento de las divisiones en la sociedad. Teniendo en cuenta este irónico cambio de la agenda política, la izquierda en Europa tiene que preguntarse por qué el populismo de derechas está teniendo éxito a la hora de ganarse a los oprimidos y desfavorecidos para el falso camino del aislamiento nacional.

¿Cuál debe ser la respuesta de izquierdas al desafío de la derecha?

La cuestión es por qué los partidos de izquierda no se lanzan a la ofensiva contra la desigualdad social domesticando de manera coordinada y transfronteriza los mercados no regulados. Como una alternativa razonable — tanto frente al statu quo del capitalismo financiero salvaje como a la agenda de un “völkisch” o retroceso nacionalista de izquierda a la supuesta soberanía de las que se ha desprovisto hace mucho a las naciones– yo sugeriría que sólo hay una forma supranacional de cooperación que persigue el objetivo de dar forma a una reconfiguración política socialmente aceptable de la globalización económica. Los regímenes internacionales de tratados son insuficientes para ello; porque, dejando a un lado por completo su dudosa legitimidad democrática, las decisiones políticas en torno a cuestiones de redistribución sólo pueden llevarse a cabo dentro de un estricto marco institucional. Eso deja sólo el camino pedregoso de una profundización institucional y la incrustación de una cooperación democráticamente legitimada a través de las fronteras nacionales. La Unión Europea fue una vez un proyecto de este tipo –y la unión política de la zona euro aún podría serlo. Pero los obstáculos en el proceso de toma de decisiones interno son muchos para eso.

Desde Clinton, Blair y Schröder, los socialdemócratas han derivado hacia la línea neoliberal imperante en las políticas económicas, ya que era o parecía ser prometedora en el sentido político: en la “batalla por el centro” estos partidos políticos pensaban que sólo podían ganar mayorías adoptando un curso neoliberal de acción. Esto significaba aceptar una vieja tolerancia de las crecientes desigualdades sociales. Mientras tanto, este precio –la “sangría” económica y sociocultural de sectores cada vez mayores de la población– ha aumentado claramente tanto que la reacción contra ello se ha ido a la derecha. Y ¿adónde podía ir? Si no hay una perspectiva creíble y proactiva, la protesta simplemente se refugia en formas gestuales e irracionales.

Incluso peor que la derecha populista parecen ser los “riesgos de contagio” en los partidos establecidos –y, de hecho, en toda Europa. Bajo la presión de la derecha, la nueva primera ministra de Gran Bretaña ha aplicado una política de línea dura para disuadir o incluso expulsar a los trabajadores extranjeros y migrantes; en Austria el jefe socialdemócrata del gobierno quiere restringir el derecho de asilo por decreto de emergencia – y en Francia, François Hollande, ha estado gobernando ya durante casi un año en un estado de emergencia, para gran satisfacción del Frente Nacional. ¿Está Europa alerta de esta revuelta de derechas o los logros republicanos están siendo erosionados de forma irreversible?

Mi balance es que los políticos han manejado mal el populismo de derechas desde el principio. El error de los partidos establecidos ha sido aceptar el terreno de enfrentamiento definido por el populismo de derechas: “Nosotros” contra el sistema. Aquí casi no importa un ápice si este error toma la forma de una asimilación o de una confrontación con la “derecha”. Basta mirar al estridente aspirante a presidente francés, Nicolas Sarkozy, que está superando la oferta de Marine Le Pen con sus propuestas, o el ejemplo de la sobria ministra de Justicia alemana Heiko Maas que ataca con fuerza a Alexander Gauland en el debate: ambos refuerzan a su oponente. Ambos los toman en serio y elevan su perfil. Hace un año que, aquí en Alemania, todos conocemos la estudiada sonrisa irónica de Frauke Petry (lideresa de AfD ) y el comportamiento del resto de la dirección de su fantasmal banda. Solo haciendo caso omiso de sus intervenciones se puede segar la hierba bajo los pies de los populistas de derechas.

Pero esto requiere estar dispuesto a abrir un frente completamente diferente en la política interna y al hacerlo, convertir el problema antes mencionado en la cuestión clave: ¿Cómo podemos recuperar la iniciativa política vis-à-vis las fuerzas destructivas de la desenfrenada globalización capitalista? En su lugar, la escena política es predominantemente gris sobre gris. Por ejemplo, la agenda pro-globalización de izquierda de dar forma política a una sociedad global que crece junta económica y digitalmente ya no puede distinguirse de la agenda neoliberal de abdicación política al chantaje de los bancos y de los mercados no regulados.

Por lo tanto, habría que hacer de nuevo que fueran reconocibles los programas políticos enfrentados, incluyendo el contraste entre la mentalidad abierta liberal” –en un sentido político y cultural– de la izquierda, y el aire viciado nativista de las críticas de la derecha a una globalización económica sin restricciones. En una palabra: la polarización política debe recristalizar entre los partidos establecidos en los conflictos sustantivos. Los partidos que prestan atención a los populistas de derechas en lugar de despreciarlos no deben esperar para hacerlo a que la sociedad civil desdeñe su discurso y su violencia. Por lo tanto, considero que el mayor peligro es una polarización muy diferente hacia la que se dirige la oposición dura dentro de la CDU cuando mira recelosa al período post-Merkel. En Alexander Gauland reconoce de nuevo la figura central del ala Dregger de la antigua CDU de Hesse, carne de su propia carne, y juega con la idea de recuperar votantes perdidos por medio de una coalición con el AfD.

Incluso verbalmente, muchas cosas están al revés: los políticos cada vez más son denunciados como “enemigos del pueblo” y abiertamente insultados. Alexander Gauland llama a Angela Merkel una “canciller dictatorial”. En la misma línea se inscribe la rehabilitación gradual de la “Wörterbuch des Unmenschen (diccionario de la jerga nazi)”: Frauke Petry quiere llevar el concepto de “völkisch” de nuevo al lenguaje cotidiano, Björn HOCKE habla de “entartete Politik” (“política degenerada”) y, acto seguido, una diputada de la CDU sajona cae en el clásico discurso nazi de la “Umvolkung” (desgermanización) – y todo esto sin mayores consecuencias

La única lección que partidos democráticos deben sacar en lo tocante al tratamiento de estas personas interesadas en tales términos es: deben dejar de bailar alrededor de estos “ciudadanos preocupados” y denunciarlos tajantemente por lo que son: el caldo de cultivo de un nuevo fascismo. En lugar de eso, somos testigos una y otra vez del ritual cómico, bien practicado en la antigua República Federal, de los equilibrios obligatorios: cada vez que se habla de “extremismo de derechas” los políticos se sienten obligados inevitablemente a señalar a toda prisa el correspondiente peligro de “la extrema izquierda”, como si tuvieran que justificarse.

¿Cómo se explica la susceptibilidad ante el populismo de derecha de la AfD en Alemania del Este y la magnitud de los delitos de la extrema derecha allí?

No se debe, por supuesto, caer bajo ninguna ilusión en relación al fuerte éxito electoral de la AFD en los Estados occidentales de Alemania, como lo demuestran los resultados de las últimas elecciones de Baden-Württemberg – incluso si las agresivas declaraciones del Sr. Meuthen (de la AFD) contra el legado liberal-izquierdista de la generación del 68 hacen suponer no tanto una mentalidad de un extremista de derechas, como una disposición relativamente antigua en la República Federal. En el oeste, los prejuicios de extrema derecha de los votantes de la AFD parecen florecer a través de un medio social conservador, que no tuvo la oportunidad de desarrollarse en la antigua RDA. En el oeste también se encuentran aquellos activistas de derecha que, inmediatamente después de la reunificación de 1990 se desplazaron en masa desde la vieja República Federal hacia el este, llevando con ellos las capacidades organizativas necesarias. Sin embargo, a juzgar por los datos estadísticos conocidos, la vulnerabilidad “sin filtrar” a los viejos prejuicios autoritarios y las “viejas” continuidades es definitivamente mayor en el este de Alemania. En la medida en que este potencial aparece en antiguos no votantes, se ha podido mantener de forma más o menos discreta hasta que ha aparecido el catalizador de nuestra reciente política de refugiados. Hasta ahora, estos votantes habían sido atraídos por la sesgada percepción política y la buena voluntad nacional de la CDU del Este o por el partido de la “Izquierda”. Hasta cierto punto no hay mal que por bien no venga. Pero es mejor para un cuerpo político democrático cuando esos modos de pensar políticos cuestionables no son barridos bajo la alfombra a largo plazo.

Por otro lado, el oeste, es decir, el anterior gobierno de Alemania Occidental, que definió cómo se ha llevado a cabo la reunificación y la reconstrucción y que ahora tiene la responsabilidad política de las consecuencias, bien podría acabar quedándose con el bebé en vista de cómo la historia juzga estos hechos. Mientras que la población de la antigua Alemania Occidental ha tenido la oportunidad en buenas condiciones económicas de liberarse gradualmente de la herencia de la época nazi debatiendo públicamente durante décadas, librándose de los prejuicios y de unas élites continuistas, la población de la antigua RDA no ha tenido la oportunidad después de 1990 de poder cometer sus propios errores y de aprender con respecto a ese pasado nazi.

Cuando se trata de la política federal la AfD ha empujado a la Unión (CDU / CSU) al caos estratégico. Recientemente, los políticos de la CDU y la CSU redactaron un “Aufruf ” (mandato) para un ” Leitkultur “, una consigna política para preservar el marco cultural heredado, con la intención de detener “que el patriotismo sea abandonado a la personas equivocadas. Se puede leer en él: “Alemania tiene derecho a estipular lo que debería ser evidente por sí mismo”. “El arraigo en una patria amada y la experiencia diaria del patriotismo” deben ser promovidos.. En la (antigua) República Federal, como consecuencia de una creciente aceptación de la democracia, la Ley Fundamental actuaba como la cultura de la base y su reconocimiento se convirtió en la medida de una integración con éxito. Hoy en día, ¿estamos experimentando la transición de esta cultura de base constitucional-patriótica en una nueva cultura alemana formada por el hábito y la costumbre, como el deber de dar la mano cuando se saluda a alguien?

Obviamente hemos supuesto demasiado rápidamente que la CDU de Merkel había dejado detrás de sí los debates de la década de 1990. La política de refugiados ha hecho emerger una oposición interna que combina los descendientes de la derecha nacional-conservadora de la vieja CDU / CSU con los conversos de la CDU del este. Su “Aufruf ” marca el punto a partir del cual la CDU se vendría abajo como partido si se la obliga a decidir entre dos opciones de cómo organizar la integración de los refugiados: de acuerdo a las normas constitucionales o de acuerdo con las ideas de la cultura nacional mayoritaria. La constitución democrática de una sociedad plural otorga derechos culturales a las minorías para que éstas tengan la posibilidad de continuar su propia forma de vida cultural dentro de los límites de la constitución. Por lo tanto, una política de integración constitucional es incompatible con la obligación legal de que los inmigrantes de un origen diferente sometan su estilo de vida a la cultura de la mayoría. Por el contrario, exige la diferenciación entre una cultura mayoritaria arraigada en el país y una cultura política que abarca todos los ciudadanos por igual.

Esta cultura política está, sin embargo, determinada todavía por la manera en que los ciudadanos interpretan los principios constitucionales a partir del contexto histórico del país. La sociedad civil debe esperar de los ciudadanos inmigrantes – sin poder imponerlo legalmente – que crezcan en esta cultura política. El informe que Navid Kermani, un ciudadano alemán de origen iraní, publicó en Der Spiegel sobre su visita al antiguo campo de concentración de Auschwitz es conmovedor e ilustrativo: en el babel de los visitantes de muchos países optó por unirse a un grupo silencioso de alemanes, los descendientes de la generación responsable de lo que ocurrió allí. Pero no fue en todo caso la lengua alemana del grupo lo que le movió a hacerlo.

Teniendo en cuenta que la cultura política no dejará de evolucionar dentro de una cultura democrática que vive del debate, los ciudadanos recién llegados tienen tanto derecho como los más antiguos a su propia voz en el proceso de desarrollo y cambio de esa cultura política común. El poder definitorio de estas voces esta ejemplarizado por los escritores de éxito, cineastas, actores, periodistas y científicos de las familias de antiguos “trabajadores invitados” turcos. Los intentos de conservar legalmente una cultura nacional no sólo son inconstitucionales, sino poco realistas.

En su última entrevista, en Die Zeit el 7 de julio, criticaba como “viejo lector de periódicos” una “cierta complicidad de la prensa” sin la cual la “política de embotamiento general de Merkel” no se habría extendido por todo el país. Es evidente que con la política de refugiados de Merkel estamos experimentando una nueva polarización. ¿Ve alguna posibilidad de pensar en alternativas políticas?

Dada la fijación de la AfD, me temo más bien una desaparición de las diferencias entre los demás partidos. Al referirme a una política de embotamiento general estaba hablando de Europa. En cuanto al futuro de la Unión Europea, nada ha cambiado desde el Brexit. No se lee, por ejemplo, prácticamente nada sobre la nueva escalada del conflicto entre el ministro de Finanzas Schäuble y el FMI tras el abandono de este último del programa de ayuda a Grecia. Sin una iniciativa para cambiar la política de recortes, la falta de disposición interior en Europa para la cooperación se desarrollará en otros ámbitos políticos.

Wolfgang Schäuble, tras el Brexit, en una entrevista con Die Welt, se ha retractado públicamente de su propuesta de futuro de un núcleo proactivo europeo que él y Karl Lamers diseñaron en la década de 1990. Angela Merkel, que es una política racional que favorece un pragmatismo tecnocrático, pero que puede ser también una tacticista movida por la ambición de poder, me sorprendió con su política de refugiados constructiva. Su último viaje a África muestra que tiene la capacidad y la disposición de actuar de una manera estratégica y de largo alcance. Pero, ¿qué significa cuando, por otro lado, ya desde el año 2010, lleva a cabo una política hacia Europa desde la perspectiva estrecha del egoísmo económico nacional? De hecho, parece pensar sólo en términos de los intereses nacionales en esa área política donde es responsabilidad de nuestro gobierno proporcionar el impulso necesario para la creación y posterior desarrollo de la UE. La política de austeridad miope de Merkel, que rígidamente mantiene el statu quo, ha impedido dar los pasos necesarios y ha profundizado las divisiones dentro de Europa.

Ha exigido durante mucho tiempo una transnacionalización de la democracia, el fortalecimiento de la UE, para compensar la pérdida de control dentro de los Estados-nación en una sociedad global altamente interdependiente. Sin embargo, el anhelo de un repliegue en el Estado-nación está creciendo. Dado el estado actual de la UE y sus instituciones ¿cree que hay la más remota posibilidad realista de luchar contra esta renacionalización?

Las negociaciones sobre el Brexit traerán este tema nuevamente a la agenda. De hecho, todavía apoyo la diferenciación interna entre una Unión política más estrecha (lema: Core Europe) y una periferia de Estados miembros que pueda unirse al núcleo en cualquier momento. Tantas razones políticas y económicas hablan a favor de este diseño que creo que los políticos harían mejor en creer en la capacidad de la gente de aprender, que en justificar su abandono de una alternativa político para el futuro alegando su impotencia ante fuerzas sistémicas fatalmente inalterables. La carrera de Angela Merkel ofrece, con la retirada de la energía nuclear y su política de refugiados pionera, dos notables ejemplos contrarios a la tesis de que no existe margen de maniobra política.

Traducción de Enrique García. Este texto fue originalmente publicado en la revista alemana Blätter für deutsche und internationale Politik, y después traducido en Social Europe y en Sin Permiso.

 

*****

Pablo SIMÓN, “Tiempos interesantes” a Politikon (21-11-16)

http://politikon.es/2016/11/21/tiempos-interesantes/

“La periodista Maureen Dowd dice 2016 pasará a la historia como “el año que votamos peligrosamente”. Tras lo vivido con el Brexit, Donald Trump o el proceso de Colombia uno podría pensar que sí pero con matices porque ni el año se ha terminado todavía ni viene un 2017 menos entretenido. Sólo para hacer un repaso de lo que se nos viene encima, he aquí una revisión cartográfica de los choques de placas tectónicas.

Renzirendum y tercera vuelta en Austria

El 4 de diciembre los italianos votarán el referéndum obligatorio para la reforma constitucional propuesta por el gobierno de Renzi. Si se quiere saber a fondo la materia se puede leer este exhaustivo y crítico post de Pasquino y Capussela. Como resumen, lo que se propone es reducir los poderes del Senado (cuya confianza es necesaria para no tumbar el gobierno) y un cambio en su composición para una especie de modelo Bundesrat (de redacción extrañísima), además referendar la nueva ley electoral italiana, el Italicum, la digi-evolución del Porcellum. Reforma que, por cierto, es un verdadero pastiche. En cualquier caso lo importante es que el primer ministro italiano se ha comprometido a dimitir en caso de perder el referéndum, convirtiéndolo en un plebiscito sobre su persona. El tipo de compromiso que carga los dados para que la gente no responda a lo que le preguntan.

De momento desde el 5 Stelle hasta Mario Monti han pedido el voto negativo y las encuestas dan leve ventaja al NO, aunque todavía con muchos indecisos. De confirmarse ese resultado la dimisión de Matteo Renzi hará que una pieza más del tablero europeo quede en el aire. Justamente la amenaza de inestabilidad política y económica será el arma que intentará emplear el gobierno frente a un 5 Stelle muy  crecido, una estrategia arriesgada visto el año. De caer Renzi habría diferentes opciones, desde que el presidente Mattarella intentase buscar otro candidato de la actual mayoría – recordemos, la coalición PD-Nuevo Centro Derecha – hasta un gobierno técnico previo a la convocatoria de elecciones. De momento Italia ha sido de los pocos países del sur que han intentado mover las políticas de ajuste y de refugiados en la Unión, incluso con amenaza de bloqueo del presupuesto comunitario. El gobierno que pueda haber tendrá importancia para toda la Unión Europea.

Mientras, esa misma noche, máxima tensión en Viena. Tras anularse el resultado de la anterior segunda vuelta por parte del Tribunal Supremo, se repiten las elecciones presidenciales austriacas en las que se bate Norbert Hofer (FPÖ- extrema derecha) y Alex van der Bellen (Verdes). Por primera vez los partidos de la gran coalición quedaron fuera de la carrera. El candidato del FPÖ ya fue la opción más votada en la primera vuelta y de momento está en cabeza en los sondeos, así que volverá a haber recuento de infarto. La presidencia de Austria es elegida de manera directa cada 6 años y con poderes más simbólicos que reales – si bien es cierto que conserva la prerrogativa de disolver el Parlamento. En cualquier caso, anticipo de un FPÖ que no deja de crecer y primera presidencia de Europa Occidental en manos de la extrema derecha. Esperad a 2017.

Operación a corazón abierto: Países Bajos, Francia y Alemania

En 2017 habrá elecciones en tres países que forman el corazón de Europa y cuyos resultados pueden tener implicaciones importantes. La primera es la de Países Bajos, que tendrá lugar el 15 de marzo. Su sistema electoral puramente proporcional – distrito único, como Israel – hace que tan importante como el resultado sea la negociación de coaliciones posteriormente. Ahora mismo gobierna allí Mark Rutte como Primer Ministro, del partido VVD (conservadores) en una coalición con los Laboristas – sí, los de Jeroen Dijsselbloem. Sin embargo, parece que estas elecciones quien sacará un espectacular resultado serán el Partido de la Libertad de Geert Wilders, una extrema derecha particularmente islamófoba. Los que caerán serán los conservadores pero, muy especialmente, los laboristas. Es poco probable que este partido forme parte de ninguna coalición pero formar gobierno va a ser un reto interesante con una fragmentación y polarización record.

Pero esto es sólo el anticipo para el país en el que están puestas todas las miradas; Francia. El 23 de abril es la primera vuelta y el 7 de mayo la segunda de las elecciones presidenciales. Como se sabe, esta elección es de una importancia capital en ese sistema político y ya todas las encuestas dan por seguro que Marine Le Pen, del Frente Nacional, pasará la segunda vuelta. Ahora mismo encabeza la intención de voto en todos los tramos de edad menos los mayores de 65 años y mucho se decidirá en el campo de los otros partidos. De un lado, porque el 27 de noviembre habrá habido la segunda vuelta de las primarias de los Republicanos (antigua UMP) y el candidato que vaya es clave para saber si recoge o no voto en la segunda vuelta – y ya sabemos que Sakozy está fuera y los sondeos le daban como el peor competidor contra el FN. Desde luego que nadie espere un Chirac-LePen, la cosa estará más emocionante. Del otro, porque François Hollande está hundido en las encuestas y será difícil que ni él ni siquiera Macron logren remontar la situación de los socialistas para pasar a la segunda vuelta.

Artículos como este son, por tanto, de una temeridad extrema cuando tenemos tantas opciones abiertas. La victoria de Marine Le Pen en las presidenciales francesas podría tener implicaciones enormes a la espera de que las legislativas posteriores determinen su margen de maniobra. En cualquier caso y para empezar, un referéndum de salida de la UE, promesa también del Partido de la Libertad. Ahora, con los enormes poderes de la presidencia francesa, veo complicado que no se desmonte pieza a pieza la Unión Europea.

Entre tanto, el camino a las elecciones en Alemania está expedito, las cuales obligatoriamente tienen que estar en algún punto entre septiembre y octubre. De entrada las encuestas señalan cierta caída de la CDU-CSU, por más que sigue consolidado en primera posición. Para la canciller Ángela Merkel la política de refugiados está suponiendo una factura importante, mientras que el SPD se mantiene más o menos estable pero en un lejano segundo puesto. Los cambios vienen de la posibilidad de que esta vez el FPD, los liberales, vuelvan a  entrar en el Bundestag y la importante subida de Alternativa por Alemania (AfD), los cuales ya tienen representación importante en muchos Lander y son segundo partido en Sajonia y terceros en Baden-Württemberg o Renania. Con la correlación de fuerzas que pueda surgir de aquí bien podría darse una gran coalición menguada, o incluso el primer gobierno de coalición minoritaria CDU-CSU-FPD de la historia si hay cordón sanitario a AfD.

Este partido parecía estar en problemas tras su división en 2015 y las pugnas entre el sector más liberal, el de su fundador Bernd Lucke, y el sector que se impuso, el nacional-conservador, encabezado por su líder Frauke Petry. Este giro de hecho les fue muy conveniente cuando los refugiados, y no Grecia, empezaron a copar los periódicos alemanes. De momento no han hecho más que subir y serán un actor político importante en Alemania, constriñendo el margen de maniobra de Berlín en no pocas políticas. Veremos.

Votando en el filo de la navaja

Estas elecciones son de una extremada importancia, y me he dejado por el camino lo que pueda pasar en Noruega, las elecciones locales parciales en Reino Unido (que pueden condicionar la estrategia del Brexit) y las más que probables elecciones en Cataluña en algún punto de septiembre u octubre (de las que, por supuesto, vamos a hablar mucho). En todo caso, aún no hemos terminado el año y ya sabemos que el que viene estará cargado de comicios que nos va a afectar de manera directa. Es verdad que en el debate español es complicado levantar un poco la vista de nuestros problemas más inmediatos, pero este bienio va a ser decisivo para la configuración del orden internacional de la próxima década ¿Tenemos un plan?

Estamos viviendo una acelerada transformación de la política en todo el mundo; nuevos partidos y electorados más volátiles en un contexto de cambio de la economía a nivel mundial. No es sólo una generalización del malestar, es una transformación mucho más de fondo de nuestros sistemas políticos.  Igual que he mencionado el impacto que la política de la UE va a tener en las elecciones de muchos de estos países, no va a ser menos en el otro sentido. Es posible que estemos viviendo el final de la Unión Europea y tal vez deberíamos preguntarnos si, como dice Federico Steinberg, no estamos a las puertas de un imparable proceso de desglobalización de imprevisibles consecuencias. Maldición china”.

 

*****

Joan SAFONT, “El mirall crític del Procés” a Crític (22-11-16)

http://www.elcritic.cat/blogs/sentitcritic/2016/11/22/el-mirall-critic-del-proces/

“Fruit d’un fet que no ve al cas, fa un temps em vaig mirar al mirall amb ulls crítics i vaig descobrir-hi reflectides coses sobre mi mateix que sempre m’havia resistit a creure que formaven part de la meva persona. Ha estat una de les experiències més transformadores de la meva vida i, mica en mica, miro de resoldre-les. Fa poques setmanes vaig experimentar el mateix sentiment en relació al moment polític català després d’assistir a la taula rodona celebrada a Olot entre els historiadors Jaume Claret i Andrew Dowling. Aquest darrer, autor de ‘La reconstrucció nacional de Cataluyna 1939-2012’, ha estat hoste de Faber, la residència literària i artística que ha endegat l’escriptor Francesc Serés a la capital de la Garrotxa, on ha enllestit el seu assaig sobre l’independentisme català titulat ‘Catalan independence and the future of the Spanish State. L’anàlisi de Dowling, fet des de fora i amb aquests mateixos ulls crítics, sense les passions de l’activista ni els càlculs del polític, em va produir, com deia, el mateix efecte que m’havia produït mirar-me el mirall i veure’m allò que no m’acabava d’agradar. Algunes de les reflexions que Andrew Dowling va oferir a Olot, van quedar negre sobre blanc en l’entrevista que li va fer la periodista Anna Ballbona a El Punt Avui. Les idees que vaig anar anotant mentre l’escoltava i en llegia l’entrevista, així com els comentaris que n’ha fet d’altres analistes com Jordi Amat o Francesc Marc Àlvaro, poden resumir-se d’aquesta manera.

Revisió del 9N

La setmana passada es van complir dos anys de la jornada participativa del 9 de novembre de 2015, una gran festa cívica i el punt més alt de la mobilització independentista. Tots els que hi vam participar en guardem un record emocionat. La imatge de cues i cues pacífiques i ordenades de ciutadans amb el desig de votar sobre el futur del seu país va ser d’una gran potència mediàtica i va donar la volta al món. De tota manera, la manca de transcendència política del gest i la maldestre gestió que en van fer els partits –malbaratant en batalletes sobre llistes un moment de tanta intensitat– han fet que d’un temps ençà el judici posterior que s’ha fet d’aquell moment de clímax sigui molt més crític.

Com diu Dowling, el 9N va ser “una cosa simbòlica, on la gent va expressar el seu sentiment, però només va participar-hi qui ja creia en la independència. El fet de canviar el referèndum per la consulta i pel procés participatiu va ser un error molt greu de l’independentisme. En no intentar enfrontar-se amb l’Estat, als ulls internacionals i de l’Estat, va semblar que els catalans no anaven de debò”.

Resultats 27-S

Les eleccions, anomenades plebiscitàries, de 27 de setembre de 2015 també van deixar un estrany regust. Havien estat presentades com “el vot de la teva vida” per la candidatura unitària de Junts pel Sí –que agrupava l’antiga CDC, ERC, MÉS, Demòcrates i representants de la societat civil independentista–, dissenyada per aspirar a la majoria absoluta i amb un programa d’independència en 18 mesos. Però, les eleccions, amb una participació de rècord, van donar lloc a un resultat complicadíssim de gestionar: Les forces independentistes (JxS i la CUP) van aconseguir un clar i contundent 47,8% del vot, just per sota, però, del 51% que hauria representat la victòria en un referèndum. Les forces “unionistes” van aconseguir un 37,31% mentre que Catalunya Sí Que Es Pot, que agrupava ICV-EUiA, Podem i l’espai d’En Comú, amb un 8’49%, va rebutjar durant la campanya el caràcter plebiscitari dels comicis. JxS i la CUP sumades formaven, així sí, una majoria absoluta en escons de 72 diputats, sobre el que s’ha tirat endavant el procés.

De tota manera, les llargues i dramàtiques negociacions per a formar govern, que van comportar la retirada d’Artur Mas i l’arribada a la presidència de la Generalitat de Carles Puigdemont, en un clima de quasi guerra civil dins l’independentisme –unes divisions que es viuen dins i fora del Govern, i que s’han anat accentuant en la discussió dels pressupostos, van impedir una lectura acurada i afinada dels resultats electorals. Uns resultats excel·lents per a l’independentisme, amb una enorme capacitat de mobilització i una solidesa clara davant dels qui el presentaven com un souflé, però insuficients per a dur a terme amb èxit el guió unilateral proposat. Com recorda Dowling, professor de la Universitat de Cardiff: “La manera de vendre els resultats del 27-S hauria d’haver estat: ‘Hem guanyat, hem tingut un resultat boníssim per a l’independentisme, hem tingut més vots que mai, però no hem arribat a més del 50%. Formarem un govern i d’aquí a dos o tres anys convencerem un 10% més de la població que l’independentisme és la solució als seus problemes’. Amb el 48% de la població, sense suport internacional, amb un Estat en contra, és impossible”.

Final de letapa màgica

L’aparent cul de sac en que ens trobem ha suposat la crítica, dins del mateix independentisme, al que se n’ha ditprocessisme, és a dir, la substitució de la independència com a mitjà per una determinada finalitat (una idea país millor, una idea de llibertat, etc.) pel propi procés cap a la independència com a finalitat i quasi una ideologia. Un “processisme” que ha recarregat el llenguatge d’activisme, voluntarisme i historicisme, i que sovint ha vorejat el pensament màgic. És a dir, que ha obviat els riscos i les dificultats per inflar els beneficis i les oportunitats. Som on som gràcies a la feina constant, desinteressada i entusiasta de milers de voluntaris, d’entitats i organitzacions decidides i d’una societat civil capaç de posar en marxa des la Consulta d’Arenys de Munt fins al darrer 11 de Setembre.

Però, com deia Francesc Marc Àlvaro en un article recent, aquestes jornades on l’independentisme –un moviment pacífic, transversal, multitudinari i pràcticament únic a Europa– s’agrada i gaudeix de l’atenció, tapen els problemes polítics de fons. Segons l’articulista de La Vanguardia, la necessitat d’enfortir-se i de disposar de més temps per planificar bé l’estratègia. Hi podem afegir la necessitat de clarificar el discurs i de despullar-lo de tota la faramalla útil només per agalvanitzar la tropa. En aquest sentit, de nou cal escoltar Dowling quan diu a Anna Ballbona: “L’època màgica de l’independentisme es va acabar la nit del 27 de setembre del 2015, més o menys. […] Per mi és pensar que estem a punt d’obtenir la independència i no tindrà cap preu. […] L’independentisme majoritari ha venut que la independència és molt fàcil d’obtenir.

Tenim pressa” vs Guerra llarga

En el mateix sentit, l’independentisme pateix la psicosi de la pèrdua de la oportunitat, de la pressa, del rellotge. És aquell “tenim pressa” que l’expresident del Parlament Heribert Barrera va fer seu. El fet de calendaritzar el procés amb uns 18 mesos que ja són aquí, i de presentar-lo com una escletxa única en la història del país, han impedit veure que la independència dun país de l’Europa Occidental, respecte un estat membre de la UE, en un context internacional com el que tenim, no és ni fàcil ni ràpid.

És evident que cal, no només ampliar i afermar la base social que avui encara no hi és, sinó també persistència per resistir un combat com aquest. És evident que hi ha temor tant a la desmobilització com al cansament, però Dowling, d’origen irlandès, recorda que: “El republicanisme irlandès sempre ha tingut un concepte interessant, que és viure “la guerra llarga”. Vam alliberar-nos dels britànics amb una guerra llarga. Mai els irlandesos republicans van dir que tal data serien independents”.

Judicialització i el dilema de la desobediència

Si hi ha una certesa amb la qual l’independentisme sempre pot comptar és que l’Estat espanyol mai fallarà. L’augment del sentiment independentista fins a esdevenir un projecte central en la política catalana, té moltes causes –històriques i recents– però la incapacitat dels dirigents espanyols d’entendre’l, de plantejar qualsevol opció, de dialogar o de donar una resposta democràtica a l’alçada del repte, s’ha convertit en un argument definitiu.

La judicialització d’un assumpte polític, com el judici que afronten Mas, Ortega, Rigau i Homs pels 9N, a canvis legals d’escàndol, com el perpetrat al TC, i estranys processos com els del regidor de Vic, Joan Coma, o l’alcaldessa de Berga, Montse Venturós, han abocat el món independentista a plantejar-se seriosament la necessitat de la desobediència a les lleis i als tribunals espanyols. El procés independentista ha suposat la pèrdua de confiança i desconnexió respecte a la legalitat espanyola de bona part de la societat catalana, però, a partir d’aquí, el dilema dins el món independentista es troba en quan i com i assumint quins riscos cal fer aquest gest de desobediència.

El professor Dowling assenyala que: “L’independentisme català podria fer tremolar l’Estat espanyol si trobés altres maneres de treballar. Estic parlant de desobediència, de no pagar els impostos…” alhora que es pregunta: “Té capacitat el 48% de la societat catalana per fer un acte de desobediència seriosa? Està per veure. Però ara estem en una altra fase on hi ha més realisme, sobretot per part dels intel·lectuals del procés”.

Referèndum o referèndum

L’esgotament del “processisme”, la desconfiança en els partits polítics, la dificultat de sumar sectors avui encara recelosos respecte la idea d’una República Catalana, la revisió crítica del 9N, el temor a la desmobilització i els propis equilibris dins el món “indepe”, han fet que d’un temps ençà, especialment a partir de l’aparició d’un manifest signat per diversos intel·lectuals i analistes demanant la celebració d’un referèndum d’autodeterminació, hagi reaparegut la idea d’un referèndum com a desllorigador del procés. Recollida per la CUP, la idea va ser assumida pel president Puigdemont durant el debat de la moció de confiança, amb el contundent “Referèndum o referèndum”.

És a dir, el que semblava una pantalla passada –en la terminologia política processista– hauria de ser la forma tant de plantejar un darrer ultimàtum a l’Estat espanyol, com de fer decidir els sectors dubitatius i de comprometre els mateixos partidaris de la independència, polítics i societat civil. De tota manera, és força previsible que ens puguem tornar a trobar en un escenari com el previ al 9N. I llavors? Com confessa Dowling, “En aquests moments el problema està estancat en un empat. Ni l’Estat espanyol pot trencar l’independentisme ni l’independentisme podria trencar Espanya. I pot seguir així durant dos o tres anys més, com a mínim”. En aquest sentit, “Hi ha una altra opció, que és que intentin fer un referèndum i l’Estat digui que no. Llavors, es torna a fer el que va fer Mas el 9-N? O es planteja fer un referèndum seriós, assumint enfrontar-se d’una manera suau amb la policia espanyola?”.

Context internacional advers

Malgrat els grans esforços d’internacionalització del cas català i la intel·ligent i perspicaç feina de la diplomàcia catalana, la realitat és que a dia d’avui cap estat està interessat en canviar el mapa d’una Europa que té problemes molt greus dins les seves fronteres. La geopolítica, que va afavorir en el passat el sorgiment de nous estats, en aquest moment no afavoreix als catalans, mentre el món entra en una etapa de gran complexitat, on la recerca de l’estabilitat davant la volatilitat, la fermesa davant la incertesa i el tancament de files davant els desafiaments seran a l’ordre del dia.

En tot cas, la resposta no és a fora, sinó a dins, i només es produirà un moviment vers Catalunya en el moment que succeeixi alguna cosa. Bé davant un desafiament que posi en risc el propi estat espanyol o bé davant dels fets consumats. Andrew Dowling ho exemplifica de la següent manera: “Hi ha aquesta frase d’“El món ens mira”. El món no es mira Catalunya en aquest sentit. Però si el problema català fos un problema força seriós, el món es miraria Catalunya. Amb un tancament de caixes, Catalunya seria un problema”.

Oportunitat mancada i lluita per l’hegemonia

Hi ha dos temes finals que Andrew Dowling no va tractar ni en la seva intervenció a Olot, ni a l’entrevista amb Anna Ballbona. Una és l’oportunitat mancada que suposa no haver aprofitat l’any de paràlisi política espanyola –amb un govern en funcions que, això sí, no ha perdut cap ocasió de portar qualsevol iniciativa del govern i el Parlament català davant el TC. En aquest sentit, potser hi té a veure tant la pròpia turbulència dins la majoria independentista al Parlament, com la substitució, dins d’aquesta majoria, de la política per l’activisme. Fet i fet, no s’ha fet via, i, seguint amb el vincle irlandès, els problemes d’Espanya no han estat les oportunitats de Catalunya.

Per altra banda, no es pot obviar la gran fractura política que hi ha entre els dos sectors més dinàmics de la política catalana: El món independentista i el món dels Comuns, que agomboia l’alcaldessa Ada Colau. Dos món en una permanent guerra per l’hegemonia intel·lectual i política. Dos mons en paral·leles convergents, que, paradoxalment es necessiten l’un a l’altre si volen créixer, però que estan tan allunyats que és impossible que assumeixin cap mena de compromís, sense ser vist pels mateixos sectors com una claudicació. Tot plegat afegeix dificultats al gran repte d’engrandir el camp partidari de la separació, de cara a un referèndum, mentre, alhora, es produeix la desconnexió. Una desconnexió, que si bé es real a comarques com la Garrotxa, ni s’ha produït ni sembla imminent en ciutats i barris del país.

Estic segur que aquest article no agradarà a gaires amics, companys, persones estimades que creuen de bona fe en la imatge més digna, agradable, gloriosa i triomfant del moviment independentista. Ho he experimentat darrerament en converses informals. Però també crec que els farà reflexionar sobre aquells punts febles, debilitats, aspectes menys reeixits que cal resoldre si es vol assolir un repte tan fenomenal com el que té plantejat Catalunya. Mirar-se al mirall amb ulls crítics és un exercici tan útil com necessari”.