Presentació

Gemma Saura a La Vanguardia titula un reportatge sobre els temps que corren amb un lúgubre “L’hora fosca de la democràcia”, mentre que Richard N.Haass entona un rèquiem per l’ordre mundial liberal … Un ordre en procés de substitució per un nou “desordre establert” que Joschka Fischer identifica amb la “Pax Trumpia” que vol liquidar el multilateralisme comercial (Habib Ghérari) i on les grans corporacions privades tenen tant o més pes que els Estats (Borja Monreal).

’entreveu una reacció a aquesta involució democràtica global? Shlomo Ben Ami alerta que la defensa de la democràcia comença   per la pròpia casa. Gérard Grunberg detecta símptomes positius en la societat nordamericana de resistència a la contra-revolució trumpiana. Uns societat que, 50 anys després de l’assassinat de Martin Luther King, segueix empeltada de racisme (Mariano Aguirre) [text 1].

La traducció d’aquesta tendència general a Europa la trobem en el progrés continuat dels partits radicals de dretes amb la bandera del recel a la immigració i el “xovinisme del benestar” (Luis Cornago/Delia Zollinger) [text 2], amb la incògnita de si el reformisme europeista tindrà prou força per oposar-s’hi (Mark Leonard, David Vegara, Elie Cohen [text 3] Jean Pisani-Ferry) i evitar que a les properes eleccions al Parlament Europeu es consolidi una potent oposició euroescèptica (David Alandete).

I tres apunts més sobre la situació europea: el d’Andrés Ortega sobre la reversibilitat del Brexit; l’entrevista a Walter Veltroni [text 4] fent balanç de la trajectòria política d’un Partito Democratico en hores baixes en una Itàlia que haurà de fer jocs malabars per formar govern (Pablo Martínez de Santa Olalla); i l’informe de Javier Martín sobre la política econòmica del govern portugués d’esquerres.

A Espanya les enquestes (Sigma Dos/El Mundo; Sociométrica/El Español) segueixen confirmant les tendències que apunten a un “sorpasso” del PP per Ciudadanos i que auguren un canvi de cicle, analitzat per diversos politòlegs a La Vanguardia [text 5].

Enric Juliana [text 6] veu desesperada la situació del PP, amb l’intent d’enrocar-se amb el favor dels sectors més tradicionals de la societat espanyola (Marc  Carrillo),  i Íñigo Adúriz aprofundeix en les causes de l’ascens de Ciudadanos. Tot plegat amb un PSOE absent (Carlos Carnicero) i amb pocs indicis de propostes (Íñigo Errejón) de reacció de les esquerres.

Així la política espanyola no sembla disposar de l’energia necessària (Fernando Vallespín) per afrontar una agenda econòmica i social cada cop més exigent (Andrés Ortega, Sara de la Rica), sense cap garantia a hores d’ara de que el Govern pugui aprovar els Pressupostos de 2018 (David Fuentes [text 7],  Josep Oliver). Tampoc reformes del sistema polític de gran calat com la reforma electoral (Gemma Ubasart, Alberto Penadés).

I encara menys que pugui afrontar propositivament la qüestió catalana (Carlos Sánchez) [text 8], malgrat les veus que reclamen una política d’Estat (Juan Luis Cebrián) o que fan propostes per sortir del bloqueig (Ramon Tamames [text 9], Roger SenserrichJosep Maria Vallès) [text 10]. De manera que el Govern del PP apareix desbordat per la lògica autònoma de l’”Estat profund”, amb el jutge Llarena convertit en el guionista de la política espanyola dels propers mesos pel cap baix (Enric Juliana, Lucía Méndez [text 11], Javier Pérez Royo).

Sobre la casuística penal i processal de la qüestió, veure els articles d’Eduard Roig [text 12], Albert Lladó, Jordi Nieva-FenollDiego López Garrido [text 13] i Josep María Ruiz Simon.

Aquestes circumstàncies pesen com una llosa en la política catalana (Jordi Mercader, Guillem Martínez), atrapada en les contradiccions de l’independentisme, amb la pulsió legitimista de la defensa de Puigdemont i de la República (Laura Aznar, Sergi Pàmies, Valentí Puig, Llàtzer Moix),   d’una banda, i la pulsió pragmàtica de rectificar per recuperar plenament les institucions d’autogovern (Pere Aragonès, Esther Vera [text 14], Francesc-Marc Álvaro, Lluís Foix, Santi Vila, Paola Lo Cascio, Jordi Guillot, Albert Carreras), de l’altra. Amb unes expectatives llunyanes i escèptiques de trobar una via de sortida acceptable per a la gran majoria de la ciutadania (Carles Casajuana, Miquel Iceta, Enric Company, Antón Costas)  … I amb el risc de fer realitat una fractura fatal de la societat catalana (Jordi Mercader, Juan José López Burniol, Marina Subirats [text 15]) … I de devaluar greument la “force de frappe” del país que és Barcelona (Xavier Vives) [text 16]

D’entre tants i tants articles, hem seleccionat els estats de la qüestió que han publicat Pablo Simón  [text 17] a Politikon i Benoît Pellistrande [text 18] a Telos.

Tanquem aquest número doble del Focus Press amb tres articles sobre el debat suscitat per l’ús il·legal de les dades personals acaparades per les grans companyies de les noves tecnologies: l’informe de Bryan Resnick [text 19] sobre el funcionament de Cambridge Analytica, l’entrevista a Christopher Wylie (considerat el cervell inicial d’aquesta empresa) i l’anàlisi geopolític d’Andrés Ortega [text 20].

 

Mariano AGUIRRE, “Depende: racismo en Estados Unidos” a esglobal (4-04-18)

https://www.esglobal.org/depende-racismo-en-estados-unidos/

El 4 de abril de 1968 fue asesinado el pastor Martin Luther King, Premio Nobel de la Paz y líder en la lucha por la igualdad de derechos civiles en contra del racismo institucional y social arraigado en la sociedad estadounidense. Cuarenta años después EE UU contó con el primer presidente afroamericano en la Casa Blanca. Aparentemente, el país entraba en una era postracial.

Sin embargo, el sucesor en la presidencia cuenta, en parte, con una base social racista contra la población negra, latinos, musulmanes e indígenas. En diferentes ocasiones, Donald Trump se ha manifestado de forma despectiva hacia la población afroamericana y sus países de origen (desde África hasta Haití). Igualmente, ha hecho repetidas declaraciones e impulsado medidas discriminatorias hacia los musulmanes y los latinos, a la vez que ha autorizado la explotación de recursos energéticos en contra de la voluntad de comunidades indígenas.

La presidencia de Trump y la movilización de un sector de ciudadanos blancos que se siente amenazado de supuesta extinción (la población de origen latino sobrepasará a la blanca y afroamericana hacia 2050) plantea una serie de interrogantes sobre la vigencia del racismo en ese país.

En este marco, ¿cómo operan factores como el pasado esclavista, la era de la segregación legal y la marginación educacional y urbana en la situación de los afroamericanos?

El triunfo del Norte acabó con la esclavitud en EE UU

, formalmente. La derrota de los estados sureños, que habían creado una confederación para separarse de la Unión, supuso el fin del régimen de la esclavitud que había estado vigente desde inicios del siglo XVII.

El Imperio británico y las autoridades de las colonias desarrollaron complejas regulaciones hacia los esclavos de África, indígenas y criminales de Gran Bretaña, Escocia e Irlanda.

La esclavitud se modificó junto a las necesidades de mano de obra, tipos de cultivos (tabaco, algodón), con la evolución en la legislación británica y francesa (en el caso de Luisiana) y con las tensiones entre potencias coloniales, incluyendo a España, que formaba parte del tráfico desde África. La economía de las colonias, y de la futura Unión desde 1776, creció en gran medida sobre el trabajo esclavo mientras aumentaba la población negra y mestiza.

Los esclavos vivían en un duro régimen represivo, sufriendo malos tratos, subalimentación, separaciones familiares (cuando eran vendidos), prohibición de educar a los niños y violencia sexual hacia las mujeres afroamericanas. Estas eran símbolo de pecado mientras que las blancas eran consideradas la encarnación de la femineidad.

La Guerra Civil fue un enfrentamiento entre modelos económicos: el Norte vinculado al liberalismo de la Revolución Industrial en Inglaterra y Europa, y el Sur que le abastecía de algodón barato. Para el Norte era fundamental mantener el acceso al Sur pero sin romper la Unión. Pero los latifundistas y políticos del Sur consideraban que acabar con la esclavitud, como proponía el liberalismo, era destruir su modo de vida y producción, y se convirtió en la razón de su lucha.

En 1865, ocho meses después que terminase la guerra, el Congreso adoptó la Enmienda número 13 a la Constitución, declarando ilegal la esclavitud. Sin embargo, ni el presidente Abraham Lincoln deseaba que se impusiera una igualdad total entre blancos y negros ni el Sur aceptó la abolición.

Simbólicamente, esa pérdida se prolonga hasta hoy en la batalla sobre preservar los monumentos a los héroes del Sur, como el general Robert E. Lee, y el debate sobre el uso de esclavos o los beneficios económicos de la esclavitud para edificar instituciones como la Universidad de Georgetown o la Casa Blanca.

La población negra consiguió muchos derechos entre la Guerra Civil y el fin de la Segunda Guerra Mundial”

Para nada. Después de la Guerra Civil comenzó el período de “la reconstrucción” de la Unión. Los esclavos fueron liberados y recibieron pequeños estímulos económicos. Sin embargo, los gobernadores de los estados sureños, los dueños de las haciendas de algodón, y ciudadanos en general se resistieron violentamente mediante linchamientos, acoso, asesinatos y represión.

Las leyes de la supremacía blanca (denominadas las leyes de Jim Crow, por el nombre de un comediante que ridiculizaba a los negros) fueron un símbolo de la voluntad de gran parte de la sociedad blanca de perpetuar un estado de servidumbre para los afroamericanos. El hostigamiento hacia ellos era tolerado y auspiciado desde los gobiernos locales.

Con cambios en las constituciones estatales e imponiendo complicados procedimientos para poder votar, la población de color pasó a ser una masa de ciudadanos de segunda categoría. En este nuevo Sur había zonas para negros y blancos en los autobuses, hospitales, lugares públicos y de trabajo, servicios sanitarios, y se prohibieron los matrimonios mixtos.

Durante los siguientes 100 años fue difícil implementar las enmiendas constitucionales que permitirían a los afroamericanos ejercer derechos, trabajar, votar, recibir educación o ser propietarios. Duras leyes contra la vagancia daban lugar a trabajos forzados que, junto con una aplicación parcial de la ley, instauraron un sistema de postesclavitud.

En 1893 el abolicionista Frederick Douglass dijo “Los hombres hablan del problema negro. Pero no hay problema negro. El problema es si el pueblo estadounidense tiene lealtad y honor suficiente, y suficiente patriotismo para vivir de acuerdo con su propia Constitución”.

Los debates legales en el Congreso entre abolicionistas y neoesclavistas terminaban en la Corte Suprema que, a la vez, devolvía las decisiones a los estados donde gobernadores y congresos locales continuaban fortaleciendo la segregación.

La ‘Gran Migración’ hacia el Norte generó un nuevo racismo”

Exacto. El terror a los frecuentes linchamientos y la sobreexplotación condujeron a la población de color a emigrar hacia el Norte, Noreste y centro del país. En la denominada “Gran Migración” 6 millones de personas de color se desplazaron entre 1915 y 1970. En 1965 la mitad de los negros habían emigrado del Sur al Norte de EE UU, buscando mejores oportunidades laborales, por ejemplo, en la pujante industria de automotoción.

Pero el racismo los acompañó a su nuevo destino. La población blanca los marginó, formándose barrios con menos recursos y presupuestos para los ciudadanos negros (y blancos pobres y, posteriormente, latinos), así como escuelas separadas para sus hijos.

Mientras, los linchamientos se volvieron una práctica común hasta 1946, con la complicidad de la justicia. Todavía en 1964 tres blancos que hacían campaña en favor de que los afroamericanos pudiesen votar fueron asesinados por extremistas blancos en Misisipi.

Las leyes contra la segregación en las escuelas fueron resistidas tanto en el Sur como en el Norte del país. Cuando el gobierno las impuso se produjo un movimiento masivo de población blanca (y con más recursos) hacia los suburbios, dejando algunas ciudades con mayoría negra, pero con menos presupuestos para servicios públicos, incluyendo la educación.

Debido a este abandono, ciudadanos blancos (especialmente de clase trabajadora) y afroamericanos de ciudades como Detroit, Boston, Baltimore y New York se encontraron, como dice la historiadora Jane Dailey, “viviendo como negros” y sufriendo “el deterioro y la decadencia urbana” en calles con baches, escuelas sin recursos, tiendas vacías, altos niveles de criminalidad y basura acumulada en las calles.

Las luchas no violentas lideradas por King en los 50 y 60 no sirvieron para la igualdad racial”

, esas luchas, mayoritariamente no violentas, fueron decisivas, especialmente durante las presidencias de John F. Kennedy (1961-1963) y Lyndon B. Johnson (1963-1969) para la aprobación de nuevas leyes. En 1968 Johnson encargó un informe sobre las razones de las protestas violentas en diversas ciudades de EE UU. El informe de la Comisión Kerner contestó: “racismo”, explicando que “nuestra nación se mueve en la dirección de contar con dos sociedades, una blanca y una negra, separadas y desiguales”.

La presión de las huelgas, las marchas, las asambleas en iglesias, los levantamientos de ciudadanos negros en decenas de ciudades del Sur y el Norte, las apelaciones judiciales, las dramáticas tensiones entre la Casa Blanca, el Congreso (y dentro de éste), el FBI, los gobernadores de los estados, así como la presión de organizaciones sociales blancas y negras, terminaron generando avances y victorias legales en derechos civiles, laborales, igualdad en el acceso a empleo público y de voto.

Se pasó de un régimen de apartheid que legitimaba la segregación (“iguales pero separados”) a otro de igualdad de derechos ciudadanos. Pero esto no significó mejoras en la situación económica de la mayoría de la población de color, pese a que una parte minoritaria de ella pasó a formar parte de la clase media.

Tampoco evitó que los gobiernos de Richard Nixon (1969-1974) y Ronald Reagan (1980-1989) implementasen políticas racistas y recortes presupuestarios en los programas sociales (educación, empleo, sanidad, vivienda) que estaban diseñados para equilibrar la situación de la población afroamericana.

El resultado fue mayor marginalidad y exclusión en los guetos urbanos, con graves aumentos en el tráfico y consumo de drogas y criminalidad. Esto fue unido a un crecimiento, que continúa hasta hoy, de encarcelación masiva de hombres negros en comparación con hombres blancos. En 2015 el número de encarcelados negros era seis veces mayor que el de los blancos, y el doble de latinos que no latinos.

Tampoco se han solucionado totalmente los impedimentos legales para que la población negra (y blanca pobre) pueda votar, aunque el creciente acceso a la participación electoral llevó a Barack Obama a la Casa Blanca.

La sociedad estadounidense es hoy más racista que hace cinco décadas

Aparentemente, no. Según las encuestas, el conjunto de la sociedad es hoy menos racista que décadas atrás y ha descendido el número de organizaciones racistas violentas. Sin embargo, el activismo racista se ha visto auspiciado y animado por la presidencia de Trump.

Por otro lado, las condiciones de vida y las percepciones siguen mostrando abismos. Los afroamericanos tienen una profunda percepción de desigualdad frente a los blancos. Una encuesta del Pew Institute señala, por ejemplo, que el 63% de los afroamericanos consideran que la relación entre razas está en mala situación, mientras que el 46% de los encuestados blancos piensa que está en buen estado.

Si bien la brecha entre la población afroamericana y la blanca se ha estrechado, y en algunos campos, como el número de licenciados universitarios de color, hay avances notables, la percepción de la población negra es que la policía y el sistema judicial, así como los prejuicios individuales y laborales (una persona de color tiene que presentarse una media de 15 veces para conseguir un puesto, frente a 10 de una persona blanca) son más fuertes que la igualdad que marcan las leyes.

Blancos y afroamericanos tienen las mismas oportunidades en la sociedad estadounidense

Parece que esto es cierto, pero las consecuencias, inercias y el peso del racismo pesan en el marco de una sociedad crecientemente desigual. Un reciente estudio del Inequality of Opportunity Project concluye que las disparidades raciales en el ingreso son una de las cuestiones más persistentes en la sociedad estadounidense, y que a la identidad racial a la que se pertenece marca de una generación a otra las oportunidades para estudiar, trabajar, los niveles salariales y el ascenso social.

Al analizar cinco grupos de población (blancos, asiáticos, latinos, indígenas y negros), los primeros tres muestran una tendencia ascendente y transgeneracional en crecimiento del ingreso, mientras que indígenas y negros no ascienden en la escala. Incluso niños nacidos en el estrato más alto de estos dos grupos sociales tienen más posibilidades de descender.

El estudio compara situaciones familiares parecidas (por ejemplo, niños que crecen en núcleos uniparentales) entre blancos y negros. El resultado es que los niños blancos tienen tendencialmente más posibilidades educacionales y laborales que los negros.

A la vez, jóvenes blancos y negros que viven en las zonas de diversas ciudades, y que parten con las mismas oportunidades, no tienen los mismos resultados cuando se integran en el mundo laboral.  En contra de la idea que esto se debe a debilidades de la identidad negra, el estudio muestra que las mujeres blancas y negras alcanzan casi idénticos logros. Esto indicaría que hay un fuerte prejuicio hacia los hombres jóvenes negros.

En el terreno del ingreso de las unidades familiares, en 2016 las familias blancas no-hispanas ingresaban 171.000 dólares al año. O sea, 10 veces más que los 17.100 de una familia media afroamericana. La crisis financiera de 2008 incrementó este abismo, a la vez que acercó los ingresos de los sectores blancos y de color con menos ingresos.

La cuestión urbana es también reveladora. Por ejemplo, una investigación reciente del semanario Newsweek sobre la ciudad de Charlotte (Carolina del Norte) indica que la educación ha sido “resegregada” y racialmente dividida, como hace cinco décadas, y que el problema afecta a casi todo el país. A la vez, un estudio de la Universidad de California muestra que los estudiantes de color en escuelas “resegregadas” tienen menos posibilidades laborales y más de caer en la criminalidad.

Otro ejemplo es la ciudad de Boston, famosa por ser un pilar del liberalismo estadounidense. Un estudio del periódico Boston Globe encontró que el racismo en esta ciudad no es violento como décadas atrás, y la tolerancia ha aumentado, pero la desigualdad en la riqueza, en el reparto de poder y en las actitudes racistas “persisten fuertemente, inclusive en formas más sutiles”.

La población negra no tiene políticos, movimientos e intelectuales que le representen”

Sí los tiene. Antes del asesinato de su líder, el movimiento no violento de Martin Luther King era criticado por su falta de efectividad por líderes más radicales que formaron los Black Panthers (Panteras Negras) o adherían a la Nation of Islam (Nación del islam). El primer grupo fue duramente reprimido hasta desaparecer; el segundo se convirtió en una organización antisemita y sectaria.

Durante los últimos 30 años aumentó el número de políticos de color en gobierno locales, federal y el Congreso, pero también la frustración por los bloqueos institucionales a las propuestas presentadas por representantes de afroamericanos, latinos, mujeres e indígenas.

La presidencia de Obama, la represión policial (que se manifiesta en el alto número de ciudadanos negros asesinados por policías, siempre absueltos), el aumento de la desigualdad, los debates en la sociedad estadounidense sobre el papel de los grupos de identidad y la retórica racista de Trump, son algunos de los factores que han conducido al resurgimiento de movimientos tradicionales, por ejemplo, la National Association for the Advancement of Colored People (Asociación Nacional para el Avance de Gente de Color, NAACP)  y el nacimiento de otros como Black Lives Matter (Las vidas negras importan).

A la vez, intelectuales como Ta-Nehisi Coates, Carol Anderson, Cornel West, el fallecido en 2011 Manning Marable, Isabel Wilkerson, Michelle  Alexander e Ibram X. Kendi, entre otros, son voces muy prestigiosas que revisan la historia del racismo y de líderes como Malcolm X y King; e interpretan fenómenos como la encarcelación masiva, el papel de la mujer en la esclavitud y la resistencia, la presidencia de Obama, la eliminación de la reforma de la asistencia sanitaria del gobierno Obama y su impacto sobre las minorías, los vínculos entre los afroamericanos y otras identidades en la construcción de la sociedad; y la relación entre capitalismo, imperialismo, clase y raza.

Paralelamente se ha producido un fuerte interés por la obra de James Baldwin (1924-1987), un sofisticado crítico de la segregación, el paternalismo liberal blanco hacia los afroamericanos. La película I´m not your negro (2017) presenta sus argumentos vinculando el movimiento por los derechos civiles, Malcom X y Black Lives Matter, y su argumento de que la población negra es parte de la sociedad estadounidense igual que la blanca.

En la diversidad del movimiento intelectual afroamericano se proyecta el debate que hace 50 años encarnaron, por un lado, Martin Luther King, que luchaba de forma no violenta por una sociedad que integrase a la población afroamericana como ciudadanos iguales más allá de la identidad racial. Y, por el otro, Malcolm X, quien consideró, en la etapa más radical de su vida, que los negros estadounidenses eran “una nación dentro de una nación” con su propia cultura, y que debían luchar por todos los medios para independizarse o recibir reparaciones y compensaciones por los años de explotación.

 

 

2.

 

Luis CORNAGO y Delia ZOLLINGER, “Inmigración, chovinismo del bienestar y apoyo a los partidos radicales de derechas en Europa” a Politikon (2-04-18)

https://politikon.es/2018/04/02/inmigracion-chovinismo-del-bienestar-y-apoyo-a-los-partidos-radicales-de-derechas-en-europa/

Hace algo más de una década, Alesina y Glaeser (2004) aventuraron que el apoyo a las políticas de bienestar en Europa descendería a medida que la diversidad étnica aumentase. Sin embargo, actualmente no está claro que esta hipótesis, basada originalmente en el caso de Estados Unidos, sea cierta en el caso de Europa. Aunque el aumento de la inmigración no se haya traducido necesariamente en un descenso en el apoyo a las políticas de bienestar, sí que ha podido propiciar que la opinión pública se vuelva más favorable a un Estado de bienestar dual y más restrictivo con los inmigrantes. Es lo que se conoce como la aproximación chovinista hacia el Estado de bienestar, según la cual los inmigrantes no deben tener derecho al mismo nivel de prestaciones sociales al que acceden los nativos. El éxito de los partidos radicales de derecha (PRD) movilizando a la clase obrera tradicional a través de propuestas de corte nativista, junto con la consiguiente presión sobre estos partidos para posicionarse en relación al Estado de bienestar o el mercado laboral, explica en parte la relevancia adquirida por el chovinismo del bienestar (welfare chauvinism) en el debate público.

La diversidad étnica y el apoyo al Estado de bienestar

La idea que sustenta la explicación de Alesina y Glaeser está relacionada con la supuesta dificultad de generar confianza y desarrollar lazos de solidaridad entre personas de distintos grupos étnicos. En otras palabras, los nativos serían más escépticos a redistribuir recursos hacia personas en las que no confían y con las que no se identifican (Banting y Kymlicka, 2006). Desde la publicación del libro de Alesina y Glaeser, un amplio número de investigaciones ha  vinculado la inmigración con las actitudes de los europeos hacia el Estado de bienestar, y los resultados han sido poco concluyentes. Mientras que estudios en países como Suecia y Alemania han mostrado que existe una relación negativa entre la variación de la inmigración a nivel regional y las actitudes hacia las políticas de bienestar, investigaciones a nivel comparado cuestionan empíricamente que exista esta relación negativa. Estudios más recientes sugieren que cuando la inmigración se mide en el nivel regional sí que se observa un impacto negativo de la inmigración en el apoyo a políticas de bienestar inclusivas.

Por el contrario, otros estudios han señalado que el incremento de la inmigración puede reforzar el apoyo a las políticas sociales. Es lo que se conoce como la hipótesis de la compensación. De acuerdo con esta teoría, algunos sectores de la población –especialmente aquellos en posiciones socioeconómicas más desaventajadas– vinculan la inmigración con una pérdida potencial de sus ingresos. Por tanto, en lugar de oponerse a las políticas sociales, estas personas las apoyarían con más intensidad para protegerse ante posibles pérdidas. Burgoon et al. (2012), en un estudio de diecisiete países europeos, muestran que el hecho de estar empleado en un sector más expuesto a la inmigración incrementa el apoyo a la redistribución entre estos individuos. Sin embargo, el incremento de la inmigración a nivel nacional no tiene un efecto significativo sobre el apoyo a la redistribución.

Un potencial problema de estos estudios es que suelen pasar por alto el hecho de que el Estado de bienestar es un concepto multidimensional. En este sentido, es razonable pensar que la inmigración importa más en relación a algunas políticas o prestaciones que a otras. Una posibilidad es que el incremento de la inmigración en una región solo afecte negativamente en términos de apoyo para aquellas prestaciones (por ejemplo, la prestación por desempleo o la atención sanitaria) donde la población inmigrante es percibida como la principal beneficiaria (Fox, 2012). Esta hipótesis encuentra cierto respaldo empírico en un artículo de Soroka et al. (2016).

El tipo de régimen de bienestar y el chovinismo del bienestar

Desde una perspectiva comparada, otros puntos de vista han insinuado que las características institucionales del tipo de Estado de bienestar, de acuerdo con la tipología de Esping-Andersen, tienen un impacto sobre las preferencias de los ciudadanos respecto al Estado de bienestar en los distintos países (Svallfors, 1997; Larsen, 2008). El modelo de bienestar socialdemócrata generaría el que más apoyos entre la población y el modelo liberal, propio de países como Estados Unidos, el que menos (aunque esta teoría no siempre se cumple empíricamente). Por otro lado, el tipo de Estado de bienestar podría también explicar por qué el chovinismo del bienestar es más atractivo en unos países que en otros. Por ejemplo, algunos estudios sugieren que los regímenes más universalistas, como los escandinavos, tienden a prevenir las actitudes chovinistas; en cambio, los Estados de bienestar más residuales (means-tested), como el de Estados Unidos o Inglaterra, provocarían un mayor conflicto étnico en torno al bienestar (Andersen, 2006; Crepaz, 2008; Crepaz y Damron, 2009).

Sin embargo, también se puede argumentar lo contrario. En un régimen de bienestar en el que el acceso a muchas prestaciones depende exclusivamente de la obtención de la ciudadanía (como ha sido tradicionalmente el caso de los países escandinavos), los inmigrantes tiene, al menos formalmente, derecho a estas prestaciones una vez adquieren por ejemplo la nacionalidad sueca. Sin embargo, en un régimen de bienestar de tipo más contributivo, como es el caso de España, donde el acceso a prestaciones como la de desempleo depende en gran medida de las contribuciones previas de los individuos, la situación es bien distinta. En este segundo modelo los inmigrantes solo tienen acceso a estas prestaciones en la medida en que hayan contribuido previamente al sistema. Siguiendo este razonamiento, es posible que la competición percibida por prestaciones sociales o recursos de los nativos respecto a los inmigrantes sea mayor en los modelos escandinavos (basados en la ciudadanía) que en los modelos de corte más contributivos como el español. Además, como sugería Fernández-Albertos en el Financial Times, en aquellas políticas de bienestar donde es más evidente que el estado transfiere recursos de un sector de la población a otro, como las políticas de vivienda, el Estado de bienestar español es mucho más débil que el de los países del norte de Europa donde las actitudes chovinistas hacia el bienestar parecen estar más extendidas (o al menos se han materializado políticamente de forma más clara).

Una lógica similar podría utilizarse para explicar por qué los PRD tienen un gran éxito electoral en países como Dinamarca y Suecia que en España y Portugal, aunque este es un debate con muchas aristas sobre el que todavía no existen respuestas definitivas (Alonso y Rovira, 2015; Hobolt y Tilley, 2016; Polk y Rovny, 2015; Vidal, 2018). Este artículo de Pablo Simón es también un gran resumen sobre el estado de la cuestión, así como este de Jorge Galindo para el caso de España.

Los partidos radicales de derechas (PRD) y el chovinismo del bienestar

El programa económico de los PRD ha virado en ocasiones desde propuestas de bajadas de impuestos y una retórica antiestatista hacia una agenda proteccionista y más favorable a las políticas de bienestar, con el chovinismo del bienestar como bandera (Schumacher y van Kebergsen, 2016; Afonso y Reenwald, 2016). Este ha sido el caso de partidos como el Front National en Francia o el FPÖ (Freedom Party of Austria). La pregunta es cómo y por qué el chovinismo del bienestar se ha convertido en un factor distintivo en la oferta programática de estos partidos.

Afonso and Reenwald, (2016) argumentan que para los PRD –que tradicionalmente han movilizado a sus votantes más en torno a cuestiones culturales, como la identidad nacional o la inmigración, y menos en relación a cuestiones económicas o redistributivas– ha sido cada vez más difícil evitar posicionarse en términos de políticas económicas o sociales. Según estos autores, dos motivos explican por qué los PRD se han visto obligados a adoptar una posición más clara respecto a sus políticas económicas y sociales. Por un lado, el hecho de haber formado parte de gobiernos de coalición y la consiguiente estrategia de “normalización” que les acerca más a los partidos catch-all. Por otro lado, la mayor relevancia de los debates económicos a raíz de la Gran Recesión y sus efectos sobre el nivel de vida de los sectores más desfavorecidos. Esta dinámica se ha visto fortalecida por el realineamiento de los votantes de la clase obrera tradicional, que en algunos casos han abandonado los partidos socialdemócratas para apoyar a los PRD (Oesch, 2008; Häusermann y Gingrich, 2015). Cuando la clase obrera supone una parte importante de su electorado, los PRD tienen incentivos para acomodar las preferencias de estos votantes, favorables a la redistribución pero también escépticos a que los inmigrantes sean receptores de las políticas de bienestar. De hecho, Afonso y Reenwald muestran que la oferta programática de los PRD (con algunas excepciones, como el SVP en Suiza) es cada más favorable a incrementar el gasto destinado al Estado de bienestar.

Por otro lado, Häusermann y Kriesi (2015) argumentan que existen dos dimensiones de conflicto que estructuran las preferencias a nivel individual en las sociedades europeas: la dimension estado-mercado (state-market dimension) y la dimensión universalismo-particularismo (universalism-particularism dimension). Mientras que la izquierda se habría convertido en la representante de la clase media universalista y estatista, la clase obrera y los votantes de menos renta se sentirían cada vez más atraídos por partidos “particularistas” a pesar de ser favorables al gasto social.  La evolución programática de los PRD se ha visto influenciada por la segunda dimensión (“universalismo vs. Particularismo), la más cultural, donde el chovinismo del bienestar juega un papel cada vez más relevante.  Por tanto, esta segunda dimensión –que es crucial para distinguir a los votantes de los PRD– incorpora no solo la cuestión de la inmigración, la integración en la Unión Europea o el liberalismo cultural, sino también el chovinismo del bienestar y la preocupación por el uso incorrecto de las prestaciones sociales (Häusermann and Kriesi, 2015). Por ejemplo, en relación al chovinismo del bienestar, las actitudes de los votantes no dependen tanto de su posición en la dimensión económica (state-market dimension) sino principalmente de sus actitudes en el eje universalista-particularista. En definitiva, allí donde la clase obrera –con preferencias más “particularistas”– constituye la principal base electoral del PRD, respaldar el chovinismo del bienestar parece una estrategia racional para estos partidos.

Por tanto, es necesario considerar el rol que juegan los partidos políticos (y sus bases electorales) para entender las raíces del chovinismo del bienestar. Desde la perspectiva de la demanda, las preferencias de los votantes podrían explicar en parte la relevancia de los PRD. Sin embargo, es también posible que estos partidos sean capaces de influir en la opinión pública hacia el chovinismo del bienestar más allá de sus bases electorales. La Encuesta Social Europea nos permite medir la opinión de la ciudadanía a la pregunta de “cuándo deberían los inmigrantes tener derecho a beneficios y servicios sociales”. Como se observa en el gráfico 1, en Dinamarca y Holanda, donde existen PRD con gran arraigo electoral, un alto porcentaje de ciudadanos es favorable a otorgar acceso a las prestaciones sociales a los inmigrantes una vez estos adquieran la nacionalidad (la segunda opción más restrictiva). Sin embargo, alrededor de un 14 por ciento de los daneses (un número alto comparado con el resto de países) apoya que las personas inmigrantes tengan derecho a estos servicios inmediatamente después de su llegada (la opción menos restrictiva).

Gráfico 1

1

Un vistazo preliminar a estas estadísticas sugiere que los partidos tienen un impacto limitado en la opinión pública en relación al acceso de los inmigrantes a las prestaciones sociales. Sin embargo, Andersen (2007), utilizando una pregunta más específica, sugiere que el chovinismo del bienestar ha aumentado entre los ciudadanos daneses desde que el PRD danés (Danish Peoples Party) empezó a influir más claramente la agenda política en 2001. Finalmente, como muestran el gráfico 2 y 3, en España, a pesar de que no existe un PRD, una parte importante de la población cree que los inmigrantes reciben demasiada protección por parte del Estado y que empeoran la calidad de la atención sanitaria. Por tanto, estas ideas pueden estar relativamente extendidas a pesar de que no exista ningún partido que las abandere claramente. Por último, resulta llamativo que las actitudes chovinistas en relación a la sanidad se redujeran de forma moderada durante la crisis económica (a pesar de algunos intentos de politización de esta cuestión).

Gráfico 2

2

Gráfico 3

3

Finalmente, Oesch and Rennwald (2017) observan cómo los distintos segmentos ocupacionales del electorado han evolucionado entre 2012 y 2014 en varios países europeos. Los autores observan que no todos los segmentos ocupacionales son bastiones en disputa. Por ejemplo, los sociocultural professionals (como médicos, profesores o trabajadores sociales) votan mayoritariamente a partidos de izquierda, mientras que los grandes empresarios y directores generales (large employers y managers) permanecen leales al centro-derecha. Sin embargo, los PRD compiten con el centro-derecha por los pequeños empresarios (small business owners) y con la izquierda por los production workers (mecánicos, carpinteros o ensambladores). De acuerdo con Oesch y Rennwald, la dimensión cultural –libertariantraditional en el gráfico 4, similar al “universalismo-particularismo” de Häusermann y Kriesi (2015)– es la que explica principalmente el apoyo a los PRD por parte de production workers y pequeños empresarios. Además, como se observa en el gráfico 4, en la dimensión cultural los votantes de los PRD se sitúan en una posición extremadamente “tradicionalista”, mientras que en la dimensión económica se posicionan entre los votantes de izquierda y los de centro-derecha.

Gráfico 4 (extraído de Oesch and Reenwald, 2017)

4

En definitiva, no se puede afirmar que la diversidad étnica generada por el aumento de la inmigración en Europa haya menoscabado el apoyo de los ciudadanos al Estado de bienestar en Europa. Investigaciones recientes han arrojado evidencia dispar. Estos resultados no son del todo sorprendentes si se tiene en cuenta la naturaleza multidimensional del Estado de bienestar, así como la relevancia de las dos dimensiones (la universalista-particularista y la dimensión estado-mercado) en el diseño de las políticas sociales. Por otro lado, el ascenso de la inmigración en muchos países europeos –especialmente donde da lugar a la articulación política del chovinismo del bienestar– es relevante para el futuro desarrollo del Estado de bienestar y el diseño de sus políticas en tiempos de austeridad fiscal. Los PRD tienen incentivos para adoptar una posición más restrictiva y chovinista en relación al Estado de bienestar, particularmente desde la Gran Recesión. La politización de cuestiones como el chovinismo del bienestar sugiere que la dimensión universalista-particularista, que mezcla las actitudes hacia inmigración o la integración europea con la cuestión de quiénes deben ser los “merecedores” de las prestaciones, ha ganado relevancia en lo que respecta a las políticas del Estado de bienestar y la regulación del mercado laboral. De hecho, la formación de preferencias respecto al “merecimiento” de las prestaciones parece atender a una lógica distinta a la de las preferencias hacia una mayor o menor redistribución y gasto social (Häusermann and Kriesi, 2015). Tener en cuenta estos cambios permitiría una mejor comprensión de cómo la diversidad étnica impacta sobre las actitudes hacia el Estado de bienestar y el diseño de políticas públicas en este ámbito.

 

3.

 

Elie COHEN, “La réforme européenne attendra” a Telos (26-03-18)

https://www.telos-eu.com/fr/la-reforme-europeenne-attendra.html

À nouveau l’horizon s’assombrit, la grande reforme de l’Union portée par Emmanuel Macron attendra. Une coalition allemande épuisée par des négociations interminables et où le souffle européen vient à manquer. Des élus italiens eurosceptiques qui ont certes renoncé à la sortie de l’euro mais alignent des propositions inflammables pour l’Union comme le revenu universel ou la monnaie fiscale. Une initiative de huit pays du Nord emmenés par les Pays-Bas fondée sur une souveraineté fiscale nationale réaffirmée, le refus de toute union de transferts, la baisse du budget européen, le rejet des propositions Macron et l’éloge de l’inter-gouvernementalisme. Il n’y aura pas dans ces conditions de plan de relance franco-allemand en mars et les ambitions pour juin sont revues à la baisse.

Les propositions officielles

Sur la table des négociateurs, à côté des propositions Macron de création d’une autorité politique, budgétaire et financière de l’euro, figurent donc aujourd’hui les propositions de la Commission qui tournent autour de la communautarisation des politiques de relance de l’euro (ligne budgétaire UE et non budget eurozone, politiques décidées à 28 et non à 19, maintien des prérogatives du Parlement Européen…), celles de nos partenaires allemands sur la transformation de l’ESM en Fonds monétaire européen, et la restructuration des dettes souveraines des pays les plus endettés et enfin celles du veto club mené par les Néerlandais.

Quand la confusion s’installe, il n’est pas inutile de revenir à l’essentiel. Les autorités européennes (Conseil et BCE) ont été capables à la faveur de la crise d’inventer l’ESM, l’Union Bancaire et le Quantitative Easing. La Commission, quant à elle, a pratiqué une gestion politique du Pacte de Stabilité et de Croissance modulant la règle du déficit en fonction des engagements pris et du contexte politique domestique. C’est à cette aune qu’il convient d’apprécier les mesures qu’à froid certains proposent de prendre.

La première mesure suggérée par les autorités allemandes consiste à mettre en place pour les pays en difficulté un dispositif obligatoire de restructuration de la dette. L’idée forgée à l’occasion des différents plans grecs est qu’il ne sert à rien de prêter à flux continus à un pays plongé dans une récession car cela ne peut qu’accroître le poids de sa dette. Les auteurs de cette proposition feignent d’ignorer qu’une telle mesure appauvrirait les détenteurs domestiques de dettes souveraines, ruinerait les banques et fonds de pension domestiques et feraient fuir les investisseurs étrangers. Exactement le mécanisme auquel on a assisté après le fameux communiqué de Deauville. Dans les deux cas la motivation est louable : rendre soutenable la dette et éviter au contribuable de payer. Dans les deux cas l’effet sur les marchés n’est pas anticipé. Avec un facteur aggravant, l’Italie pèse davantage que la Grèce. Une crise partie d’Italie serait autrement plus difficile à gérer.

Comme si cela ne suffisait pas, côté allemand on propose également de transformer l’ESM, avec ses 500 milliards d’euros de force de frappe, en Fonds monétaire européen. L’idée est de sortir du débat politique le sauvetage des pays en difficulté pour le techniciser et éviter ainsi les interminables Ecofin, les réunions du Conseil et autres sommets de la dernière chance. Si ce FME était communautarisé, si donc les différents États étaient privés de leur pouvoir de veto, si en particulier le Bundestag n’avait plus son mot à dire, on pourrait saluer l’avancée communautaire. Mais tel n’est pas le sens de la proposition Schaüble qui voit dans cette mesure un renforcement des disciplines, une automaticité des dispositifs de conditionnalité tout en laissant au Bundestag le soin de décider si oui ou non l’Allemagne apporte son concours.

Pour parfaire l’édifice, côté allemand on se veut coopératif pour l’achèvement de l’Union bancaire, on entend renforcer les moyens du fonds de résolution en acceptant que l’ESM puisse participer à une recapitalisation d’une banque en restructuration mais seulement après que les banques aient purgé leurs mauvais risques et réduit leur exposition aux dettes souveraines nationales. Les fonds de garantie nationaux quant à eux ne pourraient être abondés par des fonds communautaires, tout au plus pourraient-ils bénéficier de prêts. En somme la mutualisation du risque n’est envisageable qu’après une très sensible réduction du risque. Un groupe d’économistes franco-allemands va même plus loin puisqu’ils proposent une « concentration charge » imposée aux banques qui feraient la part trop belle à la détention de dettes souveraines de leurs pays[1]. L’Union bancaire, à laquelle ont souscrit les autorités allemandes en 2012, est ainsi l’objet d’une renégociation permanente pour éliminer l’aléa moral et interdire la formation d’une union de transferts.

Les propositions des économistes italiens

Si le premier objectif de toute réforme est de ne pas nuire, de ne pas aggraver la situation qu’on prétend traiter, alors autant éviter ces réformes et se concentrer sur ce qui peut être plus directement utile. C’est du reste la thèse d’économistes italiens en réponse aux propositions des économistes franco-allemands[2]. Pour eux, l’enjeu est le risque de redénomination : c’est le sort de l’euro qui serait en cause en cas de crise italienne. Multiplier les marques de défiance à l’égard de la dette italienne et de la solidité des banques italiennes pour calmer la peur allemande de l’aléa moral, c’est se tromper de cible et donc de remède.

Parmi les mesures envisagées, il en est d’autres qui, en théorie, peuvent faire la différence de manière plus vertueuse.

La première consiste à instaurer un budget Eurozone de 1 point de PIB pour inciter les pays en transition à faire les réformes structurelles nécessaires, corriger les chocs asymétriques en prévoyant par exemple un financement d’une partie de l’indemnisation du chômage, et mener une politique contracyclique en cas de choc symétrique.

Une seconde mesure consiste à nommer un ministre en charge de l’Eurozone, qui présiderait l’Ecofin et qui serait vice-président de la Commission pour prendre en charge la politique du cœur de l’union. Sa légitimité démocratique serait renforcée par une responsabilité devant le Parlement européen réuni en formation Euro.

Une troisième enfin porterait sur les enjeux réels de la nouvelle donne géopolitique et géoéconomique en prévoyant des réponses communes à l’Eurozone tant en matière de coopération militaire (nouvelle génération d’armements, mutualisation des moyens, coopération sur les terrains opérationnels en Afrique d’abord), industrielle (numérique, innovation de rupture…), climatique (effort coordonné d’investissements en matière de transition énergétique) que commerciale (résister à Trump et apporter une réponse à la montée de courants hostiles au libre échange).

Ces propositions ont un triple intérêt : relancer l’Eurozone, donner des moyens pour les nouvelles politiques, inscrire dans les faits la géométrie variable. Cela les rend inacceptables aux eurosceptiques avoués, aux défenseurs de l’illusion d’une Europe des 28 marchant d’un même pas et aux allergiques à toute forme de transfert.

Quel compromis?

Si le programme minimal est dangereux et si le programme souhaitable est hors de portée, faut-il accepter de différer les ambitions à plus tard ou travailler à un compromis ? Et, si oui, lequel ?

Les économistes franco-allemands cités plus haut considèrent qu’il faut trouver un compromis entre responsabilité (réduction du risque) et solidarité (partage du risque). Qui ne souscrirait à un accord qui rassurerait les Allemands sur la prévention de l’aléa moral et les pays du Sud sur la fin des politiques austéritaires qui cassent la politique du crédit et zomibifient les banques ? Le problème est que l’échange est inégal car les risques des dispositions sur la restructuration des dettes, les charges de concentration, le nouveau FME, et le refus d’un budget conséquent de l’Eurozone reprennent l’intégralité des demandes allemandes. Face à cela la capacité budgétaire limitée consacrée notamment à la lutte contre un chômage de masse et les progrès en matière d’union bancaire ne font pas le poids.

Les économistes franco-allemands avancent un dernier argument qu’ils espèrent décisif : il faut renoncer au Pacte de Stabilité et de croissance qui n’a jamais fonctionné pour lui substituer une règle simple d’équilibre à moyen terme du solde budgétaire. Tout dépassement pour les pays dont la dette publique excède 60% du PIB doit se faire en dette junior donc à un plus fort coût. Cette proposition est habile à de multiples titres : elle prend acte du mauvais fonctionnement d’une règle qui a connu de multiples dérogations, elle met l’accent sur l’appropriation nationale de la règle, elle laisse subsister un flou sur la définition précise de l’objectif lui-même. Mais elle ne règle en rien les objections déjà soulevées en cas de crise italienne.

Au-delà des questions techniques

Pour un dernier groupe d’intervenants dans le débat public ces considérations techniques sur la conditionnalité de l’aide, le fonctionnement du fonds de garantie ou l’appropriation nationale de l’obligation d’équilibre budgétaire passent à côté du double défi qu’affronte réellement la communauté à savoir la question migratoire et la question démocratique. Ce sont ces questions qui nourrissent la dynamique populiste s’étendant sur tout le territoire de l’Union[3].

S’il est vrai que le choc migratoire et l’absence de solidarité européenne expliquent sans doute largement le succès des populistes en Italie, il est moins évident que l’absence d’instruction par le Parlement européen des plans d’aide passés à la Grèce ou au Portugal aient eu des effets majeurs. Un Parlement Eurozone n’aurait pu empêcher les plans d’ajustement structurel négociés avec la Troika. Faut-il rappeler ici les rejets démocratiquement exprimés par le peuple grec, sans effets sur la dureté des plans mis en œuvre ?

Comme vient de le rappeler dans une conférence récente Benoît Coeuré, il y a trois lignes de défense et de relance de l’Euro et il ne faut ni les confondre ni en négliger l’une ou l’autre.

La première est celle des marchés. Elle passe par le rétablissement des conditions de fonctionnement du système financier européen, ce qui suppose qu’on revienne sur la « nationalisation » des systèmes de crédit, que les banques diversifient leurs actifs et que des regroupements européens aient lieu ; cela passe aussi par une union des marchés de capitaux.

La deuxième ligne est celle de la régulation et de la fourniture de liquidités en situation de tension notamment : c’est le rôle qu’a joué la BCE. Mais la BCE n’a pas vocation à faire la politique macroéconomique de l’Europe en gérant la demande globale. L’outil budgétaire et fiscal doit prendre le relais. Benoît Coeuré rappelle ce faisant la ligne Draghi selon laquelle la discipline budgétaire et les réformes structurelles sont indispensables comme l’action contracyclique !

À ce stade il n’y a donc pas de fenêtre d’opportunité pour faire passer un plan ambitieux de réforme et même un plan franco-allemand plus limité mais réellement utile. Il faut donc disposer d’un compas pour apprécier les tentatives de compromis qui ne manqueront pas d’apparaître.

Le premier critère à considérer est l’utilité des mesures envisagées. On l’a vu, certains projets peuvent aggraver la situation sans bénéfice immédiat. Il vaut mieux donc y renoncer. Surtout si, comme on l’entend ici ou là, dans le troc franco-allemand UB + FME + Petit budget Européen + Réforme de l’IS il y a l’arrivée à la tête de la BCE en 2019 du « faucon » allemand Jens Weidman.

Le deuxième critère doit être celui qui permet de préserver l’avenir. On rangera dans cette catégorie les mesures qui incitent à des comportements vertueux ou à l’appropriation par les pays concernés de mesures qui leur sont utiles.

Le troisième critère doit permettre de distinguer entre les mesures d’intérêt général et celles qui confortent telle institution plutôt que telle autre. À cet égard donner aux 28 un droit de regard voire de veto sur l’évolution de la zone euro alors que certains pays ont clairement fait savoir qu’ils n’entendaient pas y participer n’est pas justifié. Autant là aussi renoncer à des réformes qui empêchent la mise en œuvre de la géométrie variable. Enfin, l’Europe a besoin de manifestations de cohésion et de solidarité en matière commerciale face à Trump, sur les réfugiés avec la renégociation de la Convention de Dublin, sur le numérique avec des coalitions de volontaires, sur la Défense avec une mise en commun plus poussée des moyens. À défaut d’accords larges, pourquoi ne pas envisager des coalition of the willing ?

[1] A. Benassy-Quéré et alii, « Reconciling Risk sharing with market discipline : aconstructive approach to Eurozone Reform » CEPR, n° 91.

[2] M. Messori and S. Micossi, « Counterproductive proposals on Euro Area Reform by French and German Economists », CEPS n° 2018/04.

[3] Benoit Coeuré, « The euro area’s three lines of defence », speech at the conference « Deepening of EU », Ljubljana 2 February 2018.

 

 

4.

 

Entrevista a Walter VELTRONI a El País (24-03-18)

https://elpais.com/internacional/2018/03/22/actualidad/1521736402_237472.html

El Partido Democrático (PD) surgió en 2007 tras años de divisiones, guerras y una treintena de nuevas fundaciones provocadas tras la desaparición en 1991 del Partido Comunista. Fue el primer partido de izquierdas en Italia que se creaba por fusión y no por escisión. Walter Veltroni, exalcalde de Roma, vicepresidente del Gobierno y secretario general del PD, se puso al frente de aquel artefacto con una vocación mayoritaria y de encrucijada entre la cultura católica democrática y la izquierda laica que tenía como referente a los demócratas estadounidenses. Funcionó un tiempo. Pero solo 10 años después, ha perdido a la mitad de sus votantes y camina completamente grogui sobre el filo de la irrelevancia política. De momento, conserva un exiguo botín que podría hacer valer para dar el Gobierno a sus eternos rivales y evitar una repetición electoral que podría ser letal. Su fundador recibió a EL PAÍS en su casa de Roma el jueves, un día antes de que comiencen a formarse las cámaras del país e Italia pueda intuir el alcance del embrollo.

Pregunta (P). Berlusconi cae definitivamente, arrasa el Movimiento 5 Estrellas (M5S), la izquierda se descompone… Esto suena a cambio de era en Italia.

Respuesta (R). Estamos en una fase histórica completamente nueva. Pero como a todos los contemporáneos de los grandes cambios, nos cuesta percibirla. Es un momento parecido a los años 30. Un movimiento estructural gigante de la sociedad que genera novedades en todos los planes. Pero es como si la política estuviera ciega, confusa, desaparecida… y no consiguiese percibir la dimensión de esta mutación. En todo el mundo occidental, de Trump a Putin, de Austria al norte de Europa… Está sucediendo algo inédito.

P. ¿Es el populismo?

R. Sí, pero también algo que está entre eso y la simplificación de los procesos de decisión. La sociedad moderna es muy veloz. Consume el trabajo, las relaciones humanas, el éxito. Frente a esa velocidad, la democracia aparece como una máquina pesada y compleja que se mueve lentamente. El éxito de Putin, el modelo Erdogan o la longevidad del mandato del presidente chino nos cuentan que, al final, se puede abaratar la libertad y la democracia con las decisiones. Hoy las soluciones simplificadas se muestran más fuertes y más creíbles. Pero para aparecer así, deben ser populistas, llamar a los sentimientos más inmediatos.

P. ¿Luigi Di Maio (Movimiento 5 Estrellas) y Matteo Salvini (La Liga) son el rostro de este fenómeno en Italia?

R. Sí, seguramente. Pero antes lo fue Berlusconi. En Italia el populismo es un viejo compañero de viaje.

P. Parece que aquí inventaron una parte importante de lo que vivimos ahora.

R. Estamos todos presos de este presentismo en el que no existe ni pasado ni futuro. Estamos en un tiempo en que todo puede pasar. Y desde EE UU se marca el tempo de la historia: un cruce de populismo y simplificación de la política de la que Trump es el máximo exponente.

P. Usted fundó el PD hace 10 años y en estas elecciones ha dado muestras de descomposición. ¿Puede desaparecer?

R. Lo peor sería volver atrás. El fracaso de la lista de Liberi e Uguali, por ejemplo, demuestra que hacer una vieja izquierda del siglo XX no va a ninguna parte. La izquierda debe encontrar su relación con el pueblo y hoy está lejos de la vida real de las personas. Parece que habla más de sí misma que del dolor, el ansia, o el miedo que hay en los estratos más débiles de la población. Ha perdido la belleza de las emociones, y todo nace de ahí. Hoy aparece distante y fría.

P. Da la sensación que el Movimiento 5 Estrellas sí ha sabido mantener esa emoción. Y además se ha llevado a parte de los votantes del PD.

R. Ha cogido parte de esos votos. Si la izquierda deja un vacío, alguien lo ocupará. Pero es difícil pensar en el M5S como una fuerza de izquierdas. Se han opuesto al Ius Soli [La ley por la cual se obtiene la nacionalidad por haber nacido en suelo italiano, y no por sanguinidad], por ejemplo. La gran parte de los votantes perdidos ha optado por la abstención. Por eso hay que recuperar las raíces.

P. ¿Se está haciendo la reflexión oportuna?

R. En absoluto. Lo que me impacta más es no haber oído ni una palabra de autocrítica después de haber reducido a la mitad los votos que el PD cogió en 2008. Se ha pasado sobre la derrota más grande de la historia de la izquierda en Italia como si no fuera nada. Como es difícil analizar, es más fácil pensar en qué pasará mañana.

P. ¿El PD puede terminar como el Pasok de Grecia?

R. Espero que no. Pero ha pensado que podía ser la expresión del líder de turno y, en cambio, ha perdido su humildad y apertura. Los grandes temas están fuera de la órbita: la precariedad, el medioambiente o la moralidad de la vida pública. Si el PD asumiese eso como elementos de la identidad, tendría un gran espacio.

P. Algunos dicen que Matteo Renzi formará un partido a lo Emmanuel Macron.

R. Él dio mucha energía al partido y su experiencia de gobierno tuvo muchas cosas positivas. Pero es un hecho que desde 2014 hemos perdido todas las elecciones. Si ahora toma esa decisión, sería una contradicción para quien ha guiado un partido y ha mostrado que creía en esa identidad. Sería una traición política que excludo que esté en su cabeza ni en la de quien le acompaña.

P. ¿Usted volvería si se lo pidiesen?

R. Absolutamente no. El valor de las cosas que digo está en el hecho de que la gente sabe que no las digo por ambición. Mi vida es otra cosa hoy. Yo dije que terminaba, y así fue. Desde 2009 no he tenido ningún papel. Pero pienso que el error es identificar política y poder.

P. Da la sensación de que Italia se ha vaciado de políticos con un fondo intelectual y cultural.

R. Eso es un problema real. La idea de que todos podemos hacer todo, que ya no cuenta el conocimiento, la competencia… Eso es el populismo también. Pero la política requiere capacidad de análisis, inspiración. [Barack] Obama fue el último en la izquierda capaz de suscitar un sueño. Y eso es lo que la izquierda debe retomar.

P. ¿Las nuevas fuerzas terminarán comiéndose a las viejas? En España estamos viendo algo así.

R. El riesgo es muy elevado. Por eso creo que es urgente el trabajo de la izquierda. Mire el partido socialista griego, o el francés… La política no conoce lo imposible. No hay tiempo, pero la izquierda sigue perdiéndolo discutiendo sobre cosas insignificantes de orden interno que no apasionan a ningún ser humano.

P. Si mañana hay elecciones, ¿La Liga y M5S se disparan?

R. Sí, por eso intentarán que se repitan pronto. Y también porque cuando gobiernan, pierden consenso, como en Roma.

P. ¿Ve factible un pacto entre La Liga y M5S?

R. Podría ser que lo hagan para llevar al país a las elecciones en breve. Y las dos cosas juntas serían la peor posibilidad.

P. ¿Y lo mejor?

R. Debemos confiar en la inteligencia y la responsabilidad del jefe del Estado. Pero volver a las elecciones nos situaría en un contexto de emotividad muy peligroso.

P. ¿Qué es peor para el PD: dar un Gobierno al M5S o volver a celebrar elecciones con el riesgo de desaparecer?

R. Apoyar un Gobierno de M5S sería absurdo, especialmente después de todo lo que han dicho sobre el PD.

P. El resultado electoral también ha provocado una fractura insólita entre norte y sur.

R. Siempre ha habido algo así, pero ahora hay una línea bipolar distinta: entre Liga y M5S. Y esa es la anomalía italiana: salimos de un bipolarismo izquierda-derecha, para llegar a un bipolarismo entre populismos. Y eso merece una reflexión alarmada, angustiada y profunda de parte de la izquierda italiana. Y sobre todo porque unas elecciones anticipadas podrían acelerarlo. El país corre el riesgo de separarse. Esa falla entre norte y sur podría ser todavía más profunda.

P. Suele decirse que Italia siempre se encuentra una salida a los rompecabezas políticos.

R. Ya no estoy seguro de eso. En cualquier caso, son fugas. Estos días se cumplen 40 años del secuestro de Aldo Moro. En estas cuatro décadas han pasado cosas enormes, pero no se ha encontrado la estabilidad.

P. ¿Qué se puede aprender del auge del M5S?

R. Más bien ellos han aprendido de nosotros: una idea de la política que nazca de abajo. Para ellos es desde la Red, para mi es desde la cercanía física a los problemas de la gente. Tenemos que aprender de nosotros, no de ellos.

P. El uso de la Red no está mal como lección.

R. Se puede usar como lo hizo Obama, moviendo a millones de personas que se apasionaron yendo de casa en casa. O como lo hizo Trump: pensando en los clicks.

P. ¿Asistimos al final de Berlusconi o es imposible determinarlo?

R. Ha habido un cambio de liderazgo en la derecha. De la experiencia de Forza Italia se ha pasado a una elección más radical. El liderazgo de Berlusconi ha demostrado en campaña que no tiene la misma fuerza y energía. Y Salvini se propone acelerar su crisis agenciándose una parte de aquel consenso.

P. ¿Italia es hoy un país más antieuropeo?

R. Eso es lo que más me preocupa. Europa está en un momento delicadísimo. Después de comenzar su viaje, en pocos años hicimos Schengen, abolición de pasaportes, moneda única, normas de integración política… y todo eso se ha parado. Y para volver a ponerse en marcha, la UE también necesita una Italia europeísta, sino no recuperará la marcha.

“ROMA ESTÁ HOY REPLEGADA SOBRE SI MISMA”
Walter Veltroni fue uno de los alcaldes más respetados en el tiovivo municipal de la ciudad de Roma. Su mandato duró de 2001 a 2008, una eternidad para una ciudad acostumbrada a electrocutar a sus gobernantes.

P. Para juzgar la gestión de M5S podemos tomar Roma, un ejemplo que usted conoce muy bien: Roma. ¿Cómo ve desde su perspectiva de aclamado exalcalde su gestión?

R. Nunca he juzgado a alcaldes posteriores. Sé lo difícil y maravilloso que es gobernar una ciudad grande como París, Berlín, Estocolmo y Bruselas juntas. Y eso es difícil, pero no imposible. Una ciudad ha de ser un espíritu, y quien la gobierna debe tener un proyecto humano además de administrativo. Y eso, desde luego, no lo he percibido. Hoy Roma está replegada en sí misma.

P. ¿Es ingobernable?

R. No existe una ciudad ingobernable. Naturalmente para ser gobernada necesita más dinero, instrumentos institucionales más adecuados, la competencia de quien la gobierna, que el país no viva la capital con miedo o conflicto…

P. Las Olimpiadas eran una oportunidad?

R. Sí, una oportunidad perdida.

 

 

5.

 

“Radiografía de un posible cambio de ciclo” a La Vanguardia (25-03-18)

http://www.lavanguardia.com/politica/20180324/441914655210/analisis-mapa-politico-espana-cambio-ciclo-sondeo.html

Amb comentaris de Eva ANDUIZA, Astrid BARRIO, Josep COLOMER, Lluís ORRIOLS, Oriol BARTOMEUS, Joan BOTELLA, Pablo SIMÓN i Gemma UBASART

Lluís ORRIOLS, “La tormenta perfecta”

http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20180325/441918275230/la-tormenta-perfecta.html

Por primera vez desde la ruptura del bipartidismo en España, el Partido Popular está perdiendo su tradicional hegemonía en el espacio de la derecha. Hasta fechas recientes, Ciudadanos conseguía el apoyo de una porción muy relevante de los votantes de centro, pero no lograba ser atractivo entre el electorado más conservador. De hecho, la férrea lealtad a los populares que ha mostrado el electorado de derechas es

una de las razones por las que Mariano Rajoy sigue siendo inquilino de la Moncloa.

Sin embargo, algo parece estar cambiando en los últimos meses, pues las encuestas indican que ahora Ciudadanos podría acabar con ese tradicional coto privado del Partido Popular y arrebatarle un puñado importante de los votantes más conservadores. Estas fugas de votantes tradicionales del PP a Ciudadanos no responden a una preocupación por la situación económica o a los escándalos de corrupción sino que se deben esencialmente a la crisis catalana. En efecto, el despertar nacionalista es el responsable de alterar profundamente la com­petición partidista tanto en Catalunya como en el resto del Estado.

A la crisis catalana se le suman ahora las intensas movilizaciones de los pensionistas, un colectivo particularmente clave para el éxito electoral del PP. Hace tiempo que el Partido Popular perdió gran parte de su atractivo electoral entre los votantes más jóvenes, pero aún mantenía una confortable primera posición entre el electorado mayor, especialmente entre quienes se encuentran en edad de jubilación. Las protestas por unas pensiones públicas dignas podrían poner en serios problemas al PP si los jubilados deciden trasladar sus protestas en las calles a las urnas. Sin duda, el Partido Popular se encuentra ante su tormenta perfecta.

Pablo SIMÓN, “Esto va de sumar”

http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20180325/441918274447/esto-va-de-sumar.html

El nuevo multipartidismo español encierra paradojas. Una de ellas es que hoy un partido puede ganar perdiendo, es decir, puede ceder votos y escaños, pero mediante pactos acabar gobernando. Esto le pasó al PSOE en los comicios locales y autonómicos del 2015 cuando, pese a retroceder frente a las fuerzas emergentes, pudo hacerse con más poder institucional gracias a la pujanza de las plataformas locales y su principal competidor, el propio Podemos.

Algo parecido podríamos ver el año próximo en el bloque de la derecha. El importante auge de Ciudadanos, aunque se nutra especialmente de votos del PP, podría en paralelo ensanchar la suma de ambos partidos y mover el péndulo de la alternancia en una docena de capitales españolas y regiones como Castilla-La Mancha, Aragón o Baleares.

Mientras, aunque las elecciones generales no están ni convocadas, los sondeos apuntan una baja participación y una victoria contundente de la derecha. Un resultado factible si los votantes de izquierdas siguen desmovilizados, se sostiene el desgaste de Podemos, y el PSOE sólo puede mantener su estancamiento a costa de comer espacio a los morados.

Es indudable que al gobierno de Rajoy se le han abierto muchas vías de agua desde el 21-D. De todas, la más peligrosa es la de las pensiones, ya que un tercio de la base electoral popular tiene más de 65 años. Sin embargo, está por ver que ese desgaste vaya a ser capitalizado por los partidos de izquierda.

La parada más inmediata son las elecciones autonómicas de Andalucía y, si la marca naranja logra un sorpasso en la derecha, no es descartable que aún acelere más las fugas que recibe del PP. Un camino que haría que el socio (y rival) de los conservadores sea quien, al mismo tiempo, ciegue la opción de mayorías alternativas en el Congreso. Más paradojas.

Gemma UBASART, “El avance de Ciudadanos”

http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20180325/441918267170/el-avance-de-ciudadanos.html

Diversas encuestas publicadas a partir del 21-D sitúan en muy buena posición a Cs en la disputa electoral española. En el sondeo publicado por La Vanguardia, este sería el primer partido en votos y disputaría el liderazgo en escaños al PP si se celebraran ahora las elecciones generales. El “ahora” que subrayo es importante. Y si no que se lo pregunten a Podemos: un año antes del 20-D del 2015 la demoscopia registraba un escenario donde era posible que el partido lila hiciera el sorpasso al PSOE y hasta que obtuviera la victoria electoral. Así pues, la espera hasta los comicios generales se les puede hacer larga a los de Rivera. Si Rajoy consigue llegar al 2020 (para ello necesita sacar del centro de la agenda la crisis catalana, rebajando tensión), las cosas podrían ser distintas: en un año se celebran elecciones municipales y autonómicas a las que Ciudadanos debe concurrir sin una estructura de partido arraigada en el territorio y sin liderazgos consolidados.

Falta saber también si los encuestados que ahora declaran intención de voto por Cs lo van a materializar cuando haya urnas. Estos nuevos votantes procederían principalmente del PP y Rivera intentaría atraerlos tensionando en el eje nacional y adoptando pinceladas de conservadurismo (por ejemplo, la prisión permanente revisable). Pero surgen tres preguntas:

1) ¿Se desmoronará realmente la fidelidad del electorado del PP? Este, formado en parte por personas mayores y de áreas no urbanas, no ha abandonado el partido durante la crisis económica o de corrupción.

2) ¿El mantenimiento de una actitud agresiva de Cs con los populares funcionará atrayendo votos o generará rechazo en un votante que busca orden? Y finalmente, 3) ¿pueden los naranjas en su giro conservador perder votos exsocialistas?

Astrid BARRIO, “Espacios para el consenso”

http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20180325/441918237699/espacios-para-el-consenso.html

El elevado potencial desestabilizador y la parálisis institucional no son motivos suficientes para que la situación en Catalunya sea percibida como el gran problema de los españoles, a pesar de que lo que allí suceda afecte al conjunto de España. Sin ir más lejos la ausencia de presupuestos, instrumento imprescindible para resolver los problemas económicos, y uno de los problemas que más preocupan a los españoles, se explica por la crisis catalana.

Y dicha crisis debería resolverse de forma negociada para casi la mitad de los ciudadanos españoles, una cifra que se eleva al 72 por ciento en el caso de los ciudadanos catalanes. Una amplísima mayoría a ambos lados del Ebro, superior al 60 por ciento en todos los casos, considera que la respuesta al conflicto territorial debería pasar por un nuevo sistema de financiación para el conjunto de las comunidades autónomas y por una reforma constitucional que permita un nuevo estatuto catalán que delimite claramente las competencias.

Si los principales partidos españoles han demostrado ser permeables a las demandas ciudadanas expresadas en las últimas movilizaciones, tal y como se ha visto en los últimos debates en el Congreso de los Diputados, deberían tomar buena nota de que para resolver la crisis catalana hay un amplio margen para dialogar y llegar a acuerdos, avalado por todos los españoles. En contrapartida, los partidos independentistas catalanes deberían asumir que la posibilidad de celebrar un referéndum sobre la independencia o un sistema de financiación similar al vasco resultan altamente divisivos y que la solución al conflicto territorial no será unilateral sino consensuada y comprometiendo al conjunto de los españoles.

Eva ANDUIZA, “Partidos desafiantes”

http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20180325/441918231901/partidos-desafiantes.html

Se pueden distinguir cuatro ejes de conflicto en la política española. Dos de ellos nacen a principios del siglo pasado: el socioeconómico y el territorial. La cuestión catalana hace que el segundo gane en prominencia y genera consecuencias electorales importantes en España porque conecta con elementos emocionales e identitarios profundos.

Los dos nuevos ejes tienen que ver con la crisis de la democracia y el cambio de valores. Por un lado, existe la percepción de que los partidos tradicionales se han alejado de la ciudadanía: asentados en las instituciones, se pliegan a mandatos de una UE cuestionada, y gestionan (en el mejor de los casos, que no es el nuestro) desde la responsabilidad, y no desde la representación. Aparecen así nuevos partidos desafiantes para los que la reforma política es un elemento central, aunque no siempre concreto. Por otro lado, la cuestión de la igualdad de género, con un potencial movilizador muy importante, puede asimilarse a otros valores que se articulan en un eje tradicional-libertario con el que también habrá que contar en el futuro inmediato.

Ciudadanos se acerca al PP en sus posiciones sobre el eje socioeconómico, le supera en el territorial porque no tiene que asumir las críticas a un 155 que desde sectores conservadores españolistas se considera “blando”, tiene la baza de la novedad e incluso recientemente se atreve a coquetear con el feminismo. Recordemos que a la hora de votar los ciudadanos tienen en cuenta muchos elementos simultáneamente, por lo que lo que pase finalmente también tendrá que ver con la capacidad de los demás partidos de transmitir a sus votantes potenciales una posición clara y creíble (es decir, basada en expectativas pero también en acciones y comportamientos pasados) sobre estas cuatro cuestiones.

Oriol BARTOMEUS, “El momento naranja”

http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20180325/441918231064/el-momento-naranja.html

Los datos de la encuesta de GAD3 para La Vanguardia recogen el “momento Ciudadanos”. El partido de Albert Rivera aparece con una gran capacidad de atraer votantes que en el 2016 optaron por otras formaciones. Sus ganancias no proceden sólo del PP, aunque sí mayoritariamente. Cs atrapa votantes del PSOE e incluso de Unidos Podemos, además de conseguir el respaldo de una porción importante de encuestados que declaran haberse abstenido hace dos años.

Según la encuesta, de celebrarse hoy las elecciones, Cs podría llegar a duplicar su resultado, gracias al trasvase de tres de cada diez votantes del PP, lo que supone más de dos millones de papeletas. Del PSOE podría llegar a atraer a setecientos mil de sus votantes, y más de trescientos mil de los que votaron a Unidos Podemos. La cuantía de estos trasvases proyecta a los de Rivera hasta la primera plaza en la estimación de GAD3, por delante de un PP que les cedería votos en todas las franjas de edad (incluso en su sancta sanctórum de los mayores de 65 años) y de un PSOE que resiste gracias al trasvase de votos desde Podemos, que compensaría las pérdidas de los socialistas hacia Ciudadanos.

Los datos definen el momento dulce del partido naranja, pero también apuntan alguna sombra. El debate sobre las pensiones, que ha estallado este mes, parece pasar factura a todos los partidos, pero muy especialmente a Ciudadanos, sobre todo entre los mayores de 45 años. Entre estos, Cs es de lejos el partido con mayor intención de voto en unas elecciones generales (30%), pero sólo el 12% cree que garantiza mejor el pago de las pensiones, empatado con PSOE, PP y Podemos.

El camino hasta las próximas elecciones va a ser largo y no será fácil para Ciudadanos. Tendrán que esquivar más de una piedra.

Joan BOTELLA, “El país cambia, la política no”

http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20180325/441918218574/el-pais-cambia-la-politica-no.html

Alguien creyó que el surgimiento de nuevos partidos, la eclosión de las exigencias ciudadanas o la crisis emocional catalana serían episodios pasajeros; desajustes momentáneos, flor de un día, que el paso del tiempo reduciría a sus justas dimensiones.

Pero no era así, ni lo va a ser. Como muestra la encuesta de GAD3 para este diario, los ciudadanos son conscientes del colapso del actual sistema de pensiones; rechazan la inaceptable situación de postergación de las mujeres, y confirman la consolidación del nuevo sistema de partidos. Y esta nueva realidad, al sacudir los fundamentos de la política “establecida”, causa perplejidad a la hora de tratar las cuestiones de fondo: ¿cómo abordar, por ejemplo, la catástrofe sistémica en Catalunya, si no se sabe cuál es el rol de cada partido? Mientras el PNV y Ciudadanos tiren cada uno del PP en direcciones contrarias, el resultado seguirá siendo la parálisis: un Gobierno sin mayoría y sin iniciativas, que asiste pasivamente al proceder de la maquinaria judicial y a las astucias tácticas de los grupos independentistas.

No se insiste lo suficiente en la mala noticia que representa el hecho de que seguimos siendo el único país europeo en que nunca hay un gobierno de coalición: la idea de negociar, de llegar a acuerdos, y por consiguiente de rebajar “purezas ideológicas” es ajena a los políticos españoles. Y ello es tan cierto en Madrid como en Barcelona.

Y, sin embargo, dos tercios de los encuestados apoyarían una reforma constitucional, con modificación del sistema de financiación; están preocupados por las amenazas a la libertad de expresión, y apoyan la comisión de reforma en el Congreso de los Diputados. ¿Hay alguien escuchando?

Josep M.COLOMER, “Tiempo de aventureros”

http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20180325/441918289100/tiempo-de-aventureros.html

La erosión del PP sigue una tendencia general. En toda Europa, los gobiernos estatales son cada vez más incapaces de gestionar los principales temas colectivos, lo cual ha generado una gran intolerancia hacia la tradicional corrupción de los gobernantes y una tendencia a votar contra los partidos de gobierno, que pierden una elección tras otra.

Cada vez más temas importantes tienen que abordarse a nivel internacional o global, como la estabilidad financiera, las nuevas tecnologías, las fuentes de energía, el terrorismo, las migraciones o el cambio climático. Incluso algunas políticas sociales que pueden comportar cambios fiscales, como las pensiones o la renta básica universal, tendrán que ser abordados a nivel internacional, debido a la movilidad de las personas y los capitales afectados.

Los cambios tecnoló­gicos y económicos, la mayor integración europea y la globalización erosionan los apoyos sociales de los grandes partidos tradicionales de centroderecha y centroizquierda, especialmente los conservadores y los socialdemócratas. Los grupos sociopolíticos relevantes ya no son el campesinado, la burguesía o el proletariado, sino, más bien, los jóvenes en paro, las mujeres o los jubilados.

Vivimos un tiempo de aventureros: dada la disgregación de las bases sociales y los apoyos electorales de los sistemas de partidos existentes, cualquier iniciativa contra las políticas tradicionales puede tener una oportunidad. Las alternativas básicas son los populismos nacionalistas, por un lado, y el liberalismo globalista, por otro. Cualquiera puede ganar, según cuales sean la credibilidad de los líderes y las reglas electorales, ya sea un Tsipras o un Macron, un Di Maio o un Rivera.

 

6.

 

Enric JULIANA, “El PP, en el Barranco del Lobo” a La Vanguardia (1-04-18)

http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20180401/442091808335/el-pp-en-el-barranco-del-lobo.html

Cuatro ministros presidieron el pasado jueves en Málaga la exaltación cristiana de la Legión. María Dolores de Cospedal (Defensa), Juan Ignacio Zoido (Interior), Íñigo Méndez Vigo (ministro portavoz y titular de Educación y Cultura) y Rafael Catalá (Justicia) entonaron sin disimulo los compases de El novio de la muerte, legendario himno legionario, mientras una compañía de honores del Tercio Alejandro Farnesio trasladaba al Cristo de la Buena Muerte desde la iglesia de Santo Domingo hasta la sede de su hermandad. Cuatro ministros, cuatro, al frente de la Santa Tradición.

Contrarreforma. La ministra socialistaquiso alejar a los militares de las procesiones religiosas con la modificación del reglamento de Honores Militares (2010), pero dos años después, con el Partido Popular de nuevo en el poder, esa vieja praxis española conocida como la “vista gorda”, rehizo el noviazgo entre la Legión y el Cristo de la Buena Muerte y devolvió a la Guardia Civil a un buen número de ceremonias religiosas. La novedad de este año es la ostentosa presencia de cuatro ministros en la ceremonia malagueña.

No es una anécdota. Con Cospedal en Defensa, este año se ha vuelto a ordenar que las banderas españolas ondeen a media asta en los cuarteles, en señal de luto por la muerte de Cristo. La derecha de la derecha intenta fortificar aquellas líneas defensivas que el PP no puede perder. El partido en el Gobierno ha decidido levantar la bandera de la Tradición ante el segmento social que le sigue siendo más fiel. Aquí estamos, cantando El novio de la muerte en Málaga, y desafiando a todos los que se llevan las manos a la cabeza. A ver si se atreve Ciudadanos a predicar la laicidad del Estado en plena Semana Santa. Una maniobra rifeña: “¡Aquí os esperamos, riveristas, atacad si tenéis valor!”.

No importa lo que diga la izquierda, con los ojos fuera de las órbitas. No importa el calambre en las redes sociales. No importa la estupefacción de la mayoría de los jóvenes españoles menores de treinta años, que según un reciente estudio del Instituto Católico de París y de la Universidad Católica St. Marys de Londres, no se identifican con ninguna religión en un 55%. (El estudio se refiere a doce países europeos).

El tema no es el “catolicismo pasivo” de una mayoría cada vez más amplia de españoles. El tema es Ciudadanos, que ha empezado a perforar las bases tradicionales del Partido Popular y comienza a perfilarse como una síntesis de interés para aquellos sectores de la sociedad que ya se sienten a salvo de la crisis económica y quieren algo nuevo en política. Algo que huela a cambio, sin aparentes riesgos económicos y con la bandera de España bien visible.

Sin ningún factor que le desgaste, puesto que no gobierna en ninguna gran ciudad y no preside ninguna comunidad autónoma, el partido naranja no para de crecer. Un sondeo privado efectuado durante el mes de marzo por una de las empresas con mayor tradición en el sector –realizado después de las masivas manifestaciones feministas del 8-M y de las contundentes protestas de los jubilados–, señala que Ciudadanos se está despegando de los demás partidos y podría acariciar en estos momentos el 30% de los votos. Se estaría rompiendo el empate en cabeza. El Partido Popular corre el riesgo de situarse por primera vez por debajo del 20%, casi empatado con el PSOE y con Podemos, que estaría repuntando, empujado por su protagonismo en las movilizaciones sociales del pasado mes. Un escenario inédito: Ciudadanos, destacado en cabeza, sin alcaldías y presidencias regionales que le desgasten, y los demás partidos casi igualados, entre el 20 y el 17,5%. Una pesadilla para el Partido Popular. Un dolor de cabeza para la estrategia zen que Pedro Sánchez predica a los angustiados cuadros socialistas: “No hay prisa, no hay prisa, ya aceleraremos”.

Faltan meses para las elecciones y muchas cosas van a cambiar hasta entonces, pero el partido en el Gobierno se halla en una difícil encrucijada. Si empieza a perder a los electores más fieles, los próximos meses se pueden convertir en un auténtico calvario, con banderas a media asta.

La pasión legionaria de los cuatro ministros en Málaga no es una anécdota. La maniobra es rifeña. El diezmado Partido Alfa está defendiendo el Barranco del Lobo (episodio clave de la guerra del Rif en 1909). Si lo pierde, arriesga el desastre. En la convención del partido que tendrá lugar el próximo fin de semana en Sevilla, el PP incorpora un árbol a su simbología. Una encina. El partido con raíces. El partido de los valores seguros frente a las efímeras novedades. El partido de orden, que en estos momentos necesita una imagen: Car les Puigdemont llegando al aeropuerto de Barajas –¿esposado?– bajo custodia de la policía española. Con esa foto, el Partido Alfa es capaz de salir vivo del Barranco del Lobo. ¿La tendrá?

Depende de Alemania. Mejor dicho, depende de los jueces del estado federado de Schleswig-Holstein, muy celosos de su rigor y de su independencia. Mejor dicho, depende de ese pliegue de la civilización democrática europea en el que el cumplimiento de las normas entra en contacto con la opinión pública, sin que se oiga como música de fondo El novio de la muerte, o canción similar.

Alemania no tienen ningún motivo de fondo para estropear la frágil legislatura de Mariano Rajoy. Todo lo contrario. La justicia alemana es rigorista y la primera semana de Puigdemont en prisión ha tenido efectos en la opinión publicada europea. Se observa el siguiente rizo: se ha consolidado la idea de que los soberanistas catalanes actuaron como aventureros en otoño, pero duras penas de prisión, bajo la acusación de rebelión con violencia, parecen un exceso. Hay que hallar una solución. Ese es el denominador común de los pronunciamientos que se están efectuando y que no son pocos.

El teorema del juez Pablo Llarena no gusta, aunque acabe siendo aceptado por la justicia alemana. Hay un viento contrario al oficialismo español en estos momentos en Europa. El veterano diplomático Inocencio Arias lo ha advertido, mientras en Madrid aún resuenan los aplausos por la detención de Puigdemont. El relato sobre la violencia en Catalunya será clave en las próximas semanas. El Gobierno ya está trabajando en ello. La actividad de los denominados Comités de Defensa de la República (CDR) se convertirá en la piedra de toque. No es seguro que todos los actores de la amalgama soberanista catalana –ferozmente peleados entre sí– tengan hoy una percepción inteligente de lo que está ocurriendo. El Gobierno español escogió Alemania para la detención de Puigdemont (podían haber solicitado que fuese interceptado en Dinamarca), pero el arbitraje alemán adquiere un alto significado, que anima a las tomas de posición en todo el continente. Así está ocurriendo.

El PP se halla en el Barranco del Lobo, sometido a la presión de Ciudadanos y sin posibilidad de aprobar el presupuesto del 2018 hasta que no se perfile Catalunya. El Partido Nacionalista Vasco, que hoy celebrará el Aberri Eguna con fuertes alusiones a la nación vasca, no puede pactar la estabilidad con Madrid, aunque se muera de ganas. También debe esperar el veredicto alemán.

Hay otros dos escenarios que tener en cuenta en las próximas semanas. Madrid y Valencia. En la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes está en serias dificultades por la presunta falsificación de sus notas en un máster que cursó en la Universidad Juan Carlos I. Tampoco es una anécdota. Los másters cuestan muy caros a las familias que pueden pagarlos, para aproximar a sus hijos al mercado laboral. Si Cifuentes no logra resolver su situación, la Comunidad de Madrid podría empujar al PP al fondo del Barranco del Lobo.

En la Comunidad Valenciana viene viento racheado sobre presuntas irregularidades en las campañas electorales del 2007 del PSPV-PSOE y del Bloc Nacionalista Valencià. Hay una investigación judicial en marcha, que PP y Ciudadanos esperan con ansía. La izquierda prometió limpieza en Valencia.

 

7.

 

Daniel FUENTES, “Presupuestos 2018: sí o no al país del 38%” a Agenda Pública (27-03-18)

http://agendapublica.elperiodico.com/presupuestos-2018-no-al-pais-del-38/

La actual legislatura, XII desde la Constituyente de 1977, marca el fin de una etapa. Hasta ahora, la gobernabilidad de España había recaído en un partido hegemónico (PSOE o PP) cuyo principal obstáculo, en ausencia de mayoría absoluta, consistía en recabar los apoyos necesarios para sacar adelante la sesión de investidura. Esos votos también debían permitir, con periodicidad anual, aprobar la Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE); por mandato constitucional y porque un Gobierno sin Presupuestos es un Gobierno muerto.

Aunque en lo esencial sigue siendo así, el paradigma del partido hegemónico parece tener los días contados. Los últimos Presupuestos aprobados de acuerdo con esta lógica datan de otoño de 2015, en el cierre de la X legislatura, con un Ejecutivo que entonces disfrutaba de mayoría absoluta. En la XI legislatura, que apenas duró de enero a julio de 2016, no fue posible formar Gobierno. La XII legislatura arrancó sin que, en otoño de 2016, se sometiesen a votación los PGE de 2017, que hubieron de aprobarse a mitad de año. Tampoco en otoño de 2017 se aprobaron los de 2018, que se discutirán en las próximas semanas. Y veremos qué nos depara la aprobación de los Presupuestos de 2019, año de elecciones europeas, regionales y locales.

Es cierto, con matices, que la prolongada interinidad gubernamental de 2016 jugó en contra de la elaboración y posterior aprobación de los Presupuestos en el primer año de legislatura. Y que la crisis política en Cataluña, el pasado otoño, tampoco facilitó las cosas en el segundo. Pero lo cierto es que hemos asistido a dos prórrogas presupuestarias en lo que va de legislatura. Los únicos PGE aprobados durante este tiempo necesitaron el apoyo del PP, Ciudadanos, PNV, Foro Asturias, UPN, Coalición Canaria y Nueva Canarias para sumar los 176 votos necesarios.

Si, como señalan actualmente las encuestas electorales, la figura del partido hegemónico termina por desaparecer, el próximo será un Gobierno de coalición entre fuerzas parlamentarias que habrán concurrido a las elecciones con programas diferentes. Se abrirá otra etapa en la gobernabilidad de España, en la que ya no bastará con mercadear apoyos parlamentarios para sacar adelante una Ley de PGE, sino que dos o más partidos tendrán que implicarse en la ejecución de un mismo proyecto de gobierno. Será caro pactar para llegar a La Moncloa, pero más caro todavía puede ser acompañar a quien lo haga porque toda cesión programática (por necesaria que sea) corre el riesgo de interpretarse como una mera rendición postelectoral.

Por eso, el debate parlamentario en torno al Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del 2018 tiene un interés que rebasa lo que, a priori, cabría esperar de unos Presupuestos que, para el Gobierno, no son más que una bocanada de oxígeno en su carrera por agotar la legislatura. Se pondrá de manifiesto que estamos ante una legislatura perdida, en tanto que estamos desaprovechando el actual periodo de bonanza económica para avanzar en una agenda de reformas estructurales y de retos que necesitarían de amplios acuerdos parlamentarios (financiación autonómica, Seguridad Social, mercado laboral, desigualdad, medio ambiente, construcción europea, etcétera). Pese a ello, difícilmente veremos a los socios parlamentarios del partido en el Gobierno echar el cierre a la legislatura. Al contrario, será la ocasión de evidenciar hasta dónde llega la afinidad de sus respectivas propuestas, destinadas a ocupar el mismo espacio político. El debate en torno a los PGE de 2018 debería servir, sobre todo, para que las principales fuerzas políticas se pronuncien sobre el futuro de la estrategia fiscal aplicada durante el último lustro. ¿Quieren o no los españoles seguir viviendo en el país del 38%?

Enmienda a la estrategia fiscal de las administraciones públicas

El Programa de Estabilidad 2017/2020 define, precisamente en su página 38, la estrategia fiscal del Gobierno para nuestras administraciones públicas: i) el gasto público debe disminuir del 42,2% del PIB en 2016 al 39,2% en 2020 (el promedio del área euro se sitúa actualmente en el 47,2%); ii) en el mismo periodo, los ingresos deben pasar del 37,9% al 38,7% (frente a un promedio del 46,1% en el área euro). Es decir, que se congelan los recursos en un nivel muy inferior a los estándares europeos (el 38% de España comparte furgón de cola con Letonia, Bulgaria, Letonia y Rumanía) y se fía el ajuste de las cuentas públicas exclusivamente a la reducción de un gasto que actualmente ya es 6,1 puntos de PIB inferior al europeo.

No por ser una estrategia fiscal que, obviamente, tiene por finalidad la sostenibilidad de las cuentas públicas, deja de plantear serias dudas. En primer lugar, su éxito es relativo. Tras años de ajuste fiscal, España sigue teniendo el mayor déficit público de toda la UE (3,1% del PIB, frente a un promedio del 1,2%); con una Administración central que incumple recurrentemente sus objetivos de déficit a costa, principalmente, de los servicios públicos prestados por las corporaciones locales. El ajuste, además, ha penalizado sobre todo a quienes ya partían de una situación desfavorable al inicio de la crisis. En cuanto a la deuda, se ha estabilizado ligeramente por debajo del 100% del PIB, en un contexto artificialmente favorable, y no está al abrigo de una eventual desaceleración del ciclo económico, de un incremento de los tipos de interés (en la hoja de ruta del Banco Central Europeo) y/o de un incumplimiento de los objetivos de déficit.

En segundo lugar, estamos ante una estrategia fiscal de dudosa consistencia cíclica, que no deja a nuestras administraciones públicas en la mejor posición para afrontar la próxima crisis. Si no fue contracíclica en la fase de recesión (se contrajo la inversión pública cuando la iniciativa privada también lo hacía), tampoco lo está siendo en la fase de expansión: aplicamos medidas para limitar el incremento estructural de los gastos, pero alimentamos la reducción estructural de los ingresos por medio de inoportunas rebajas fiscales.

En tercer lugar, lejos de normalizar los niveles de inversión pública (mínimo histórico del 1,9% del PIB), esta estrategia nos aboca a seguir contrayendo el gasto público en relación con la riqueza que generamos, alejándonos todavía más de una Europa con la que decimos querer converger. No se trata solamente de restañar las heridas provocadas por la crisis, que también, sino de obtener los recursos necesarios para apuntalar: i) la cohesión social, cuya erosión es generadora de derivas populistas; ii) la reducción del paro estructural, el aumento de la productividad y el crecimiento potencial de nuestra economía (políticas activas de empleo, educación, ciencia, tecnología).

Qué coalición de Gobierno en la próxima legislatura

Asumiendo que cualquier alternativa sensata a la actual estrategia fiscal parte de la necesidad de garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas, que la lucha contra el fraude y la economía sumergida son un lugar común y que toda propuesta debe incluir un esfuerzo creíble en el uso eficiente de los recursos públicos, lo que de verdad importa en el debate parlamentario sobre los PGE de 2018 es que las fuerzas políticas con opción de Gobierno definan con la mayor claridad posible qué Estado de bienestar proponen financiar. Y cómo.

¿Es posible incrementar gradualmente la recaudación, a razón de unos 0,5 puntos de PIB al año, por ejemplo, hasta alcanzar al menos el 40% del PIB? ¿Cómo debería repartirse ese esfuerzo adicional entre las rentas del trabajo y las del capital? ¿Cuál es la mejor manera de asegurar que los hogares con menor renta (el 40% de los declarantes no llega al mínimo exento en el IRPF) no sean, otra vez, los más desfavorecidos? ¿Mantendremos, en los términos actuales, la compensación ilimitada en el tiempo de bases imponibles negativas de ejercicios anteriores en un Impuesto de Sociedades que, a PIB comparable, recauda aproximadamente la mitad que hace una década? ¿Hasta qué punto es económicamente eficiente y socialmente equitativo que las grandes empresas tributen, en este mismo impuesto, a un tipo efectivo del 7,3% sobre resultados contables frente al tipo general del 25% (no ocurre lo mismo en el caso de las pymes)? ¿Alguna propuesta colectiva a Bruselas para avanzar en la fiscalidad de las rentas del capital a escala europea?

Cuanto más evidente sea el desacuerdo parlamentario en torno a estas cuestiones, tanto más útil habrá sido el debate sobre los PGE de 2018. Bienvenidos sean los argumentos para especular, de cara a la XIII legislatura, sobre qué coalición de gobierno apostará (o no) por seguir viviendo en el país del 38%. En lo que se refiere a política económica, la XII está muerta.

 

8.

 

Carlos SÁNCHEZ, “Cataluña y la presunta fortaleza del Estado” a El Confidencial (25-03-18)

https://blogs.elconfidencial.com/espana/mientras-tanto/2018-03-25/cataluna-prision-tribunal-constitucional-llarena-estado-schmitt-kelsen-democracia-eta-delito-rebelion-violencia_1540584/

¿A quién corresponde defender la Constitución? La pregunta, en tiempos de pensamiento insípido, puede parecer irrelevante. Incluso, estúpida. Pero hace casi un siglo estuvo en el centro de un formidable debate intelectual entre Carl Schmitt y Hans Kelsen. El primero, en coherencia con su idea de que la existencia del Estado presupone el concepto de lo político, defendía que el presidente o el jefe del Estado, como máximos representantes de la soberanía popular, tuvieran amplias competencias para defender la Constitución. Muchos lo han llamado el Estado total. Incluso, totalitario.

Kelsen, por el contrario, entendía que esa defensa del orden constitucional correspondía a un tribunal específico independiente del poder político y con amplias atribuciones. Precisamente, para garantizar el cumplimiento del mandato constitucional.

La consolidación de las democracias liberales ha configurado un sistema híbrido —los célebres contrapesos— en el que el jefe del Estado se guarda para sí determinadas funciones para tiempos de crisis, como declarar la guerra, aunque sea con autorización previa de las Cortes Generales. En paralelo, se han creado tribunales de garantías constitucionales que marcan los mites del terreno de juego. No todo vale. Existe, por lo tanto, un cierto equilibrio que tiende a romperse en favor de los tribunales constitucionales.

Esto es así porque en determinadas ocasiones el Estado tiende a diluirse por ausencia de política, lo que explica que los altos tribunales hayan sustituido a la propia democracia. Es lo que ha sucedido, por ejemplo, en el desarrollo del Estado autonómico, que en muchas ocasiones no ha sido fruto de la acción política mediante pactos entre las fuerzas parlamentarias, sino que ha sido el Tribunal Constitucional quien ha definido no solo el perímetro de la confrontación política —lo cual es razonable—, sino quien con su doctrina ha marcado el desarrollo autonómico, lo que ha supuesto una clara dejación del parlamento. El propio Estado, incluso, se ha ido desentendiendo de la Administración periférica, lo cual lejos de demostrar fortaleza, aflora debilidad. En otras ocasiones, se ha ocultado tras las togas, como con acierto ha dicho Felipe González.

Un Estado fuerte, de hecho, no se define por su tamaño, ni por su musculatura militar, ni por su capacidad de coacción. Ni, por supuesto, por su influencia en la economía. Si eso fuera cierto, China, Venezuela o Cuba serían un ejemplo. Ni, desde luego, un Estado fuerte lo puede ser por la dimensión o la dureza de sus métodos coercitivos. Las dictaduras, de hecho, aunque pretendan parecerlo, no son más fuertes que las democracias. Ahí está el caso de EEUU o Reino Unido, que no han conocido poderes totalitarios, para demostrarlo.

La deslealtad independentista

Muy al contrario, en las democracias avanzadas el concepto de fortaleza tiene que ver con su capacidad de integración, sobre todo en sociedades complejas y multiculturales, pero también con su autoridad y su eficacia a la hora de lograr la cohesión social y política. Por supuesto, sin olvidar su poder coercitivo, inherente a cualquier Estado.

Precisamente, porque el Estado es el compendio de la sociedad que representa a través de sus instituciones. Los legisladores de EEUU lo vieron claro tras la catástrofe de la guerra civil dotando al país de una estructura institucional suficientemente flexible capaz de mantener al país unido en los peores momentos de crisis sistémicas. Una flexibilidad que, en todo caso, solo es posible cuando hay lealtad institucional, lo que desde luego no ha sucedido en Cataluña por la propia deslealtad de los independentistas.

Es por eso, que resulta, al menos chocante, que, a menudo, se diga que el Estado es fuerte porque mete a independentistas en la cárcel o porque desbarata aberrantes procesos soberanistas. El Estado español —que también es Cataluña— ha fracasado porque no ha sabido integrar a todos sus territorios. Como tampoco la Restauración supo integrar a los nuevos movimientos sociales emergentes, algo que explica algunas catástrofes posteriores.

Es evidente que el Estado de derecho funciona cuando hace cumplir las leyes. Y hay poco que decir cuando un magistrado del Tribunal Supremo —legítimamente— decide procesar a los instigadores de la ruptura del territorio nacional, aunque muchos juristas discrepen de sus autos con lidos argumentos por el tipo penal utilizado. Pero eso no es lo mismo que tener un Estado fuerte.

Solo los incautos o los cínicos podían pensar que el Estado español —que ha sufrido durante largos años la criminalidad de ETA— no tenía capacidad para meter en la cárcel a los cabecillas del independentismo. Lo verdaderamente relevante es que el binomio Estado-política —que son la misma cosa— ha fracasado. Precisamente, por ausencia de política, que es lo peor que se puede decir de un sistema parlamentario. Y un Estado sin soluciones políticas para casi el 20% del territorio nacional (más allá de los lugares comunes) es justamente lo contrario al Estado moderno, que es hijo de la Ilustración.

Como es hija de la Ilustración la movilización ciudadana, y que el magistrado Llanera, en su auto, parece despreciar cuando habla de forma recurrente de “masas” o “adeptos”, como si “cientos de miles” de catalanes —cifra que reconoce—, no tuvieran derecho a reclamar legítimamente la independencia sin tener por ello lavado el cerebro, como viene a sugerir el juez, quien reelabora las leyes al afirmar que “el delito de rebelión es un delito tendencial”.

Lo que es tendencial es el proceso independentista, que puede acabar en violencia (o no), que es la esencia inexcusable del delito de rebelión, que precisa de un alzamiento violento y público. Si aquellas manifestaciones numerosas formaban parte de una rebelión, parece evidente que los poderes públicos deberían haberlas prohibido de forma taxativa. Y si fueron legales, no pueden formar parte ahora de una estrategia delictiva. Este pequeño artículo del profesor Eduardo Roig publicado en Agenda Pública puede ayudar a entenderlo. O esta brillante exposición del profesor Gimbernat en ‘El Mundo’ puede contribuir a aclarar las cosas. O estas impresiones del exdiputado López Garrido, que fue, precisamente, quien redactó los términos del delito de rebelión en la reforma del código penal de 1995. Otros juristas, legítimamente, pensarán lo contrario.

La movilización como coartada

Es el Estado fuerte y democrático, el que ampara, precisamente, el sistema de libertades. Y utilizar como coartada las movilizaciones populares para justificar la rebelión carece de sentido político y, desde luego jurídico. Entre otras cosas, porque si eso fuera cierto, este país habría asistido a un golpe de Estado durante cinco años televisando en directo —una especie de show de Truman, pero hablando de política—, sin que ninguna institución del Estado lo hubiera evitado, lo cual sugiere una prevaricación de carácter general y continuada por parte de los poderes públicos. También de los magistrados del Supremo y de la Fiscalía ante la acción de un delito flagrante.

Narrar lo obvio en 54 de las 69 páginas del auto de procesamiento más importante de la reciente historia de España tiene que ver más con un exhaustivo y pulcro resumen de prensa que con un documento jurídico, lo cual no exime para que no haya ninguna impunidad para quienes han cometido diversos delitos. Que, desde luego, los ha habido (desobediencia, malversación…). Pero no el de rebelión.

Cuando los cauces de entendimiento se rompen, lo fácil es culpar al adversario. Pero lo que diferencia a las grandes naciones de las que no lo son es, como se ha dicho, su capacidad para canalizar el debate político por medios civilizados a través de sus instituciones. Y, en primer lugar, son los propios independentistas quienes tienen que reconocer que han engañado al pueblo conduciéndole a un callejón sin salida y a una frustración colectiva. Pero también el resto del Estado debe hacer una reflexión serena y valiente sobre por qué se jodió Cataluña.

Un país que carece de las instituciones adecuadas para canalizar el debate territorial no es, desde luego, un Estado fuerte. Es, por el contrario, un Estado con capacidad de hacer cumplir las leyes (y desde luego hay que cumplirlas con la firmeza que sea necesaria), pero nunca será un Estado sólido.

 

9.

 

Ramón TAMAMES, “La tercera enmienda y Catalunya” a La Vanguardia (30-03-18)

http://www.lavanguardia.com/opinion/20180330/442044271907/tercera-enmienda-catalunya-ramon-tamames.html

Cuáles son las propuestas que pueden hacerse para situar el problema catalán en otra te­si­tura y superar la fase actual en que estamos todos empantanados, asistiendo a un drama en apariencia crónico sin arreglo posible? Sin más preámbulo, enun­ciamos cuatro puntos que pueden debatirse y concertarse sin esfuerzos ­insuperables.

1. El Senado, en Barcelona. Ya se han hecho proposiciones en esa línea, y si se plantea aquí, es por una visión en parte histórica: de compensación de todo lo que fue una grave relegación de los territorios de la Corona de Aragón, a partir de la unidad personal de España en 1517, en el comienzo del reinado de Carlos I. Por eso, promover hoy una cierta bicapitalidad parlamentaria no sería solamente un reconocimiento histórico, sino también una acción valorativa de la importancia actual, en lo económico, político y cultural de la Ciudad Condal. Que podría acoger a la Cámara Alta de las Cortes Generales. Naturalmente, en un nuevo contexto, en el cual el Senado fuera objeto de una profunda reforma para darle una utilidad política plena, que comparativamente tiene en otros casos como Alemania o Estados Unidos.

2. Ministerio de Cuestiones Territoriales. Si el Senado se situara en Barcelona, sería lógico que siendo una Cámara territorial, el departamento del Gobierno que haya de ocuparse de esa parte sustancial de nuestra realidad política se situara igualmente en la capital catalana. Se trataría de un nuevo ministerio, con capacidades renovadas dentro de lo que es el Estado de las autonomías. Que hoy presenta en su funcionamiento muchas imperfecciones, es cierto, pero que contiene lo esencial de un federalismo sui géneris. Un departamento así tendría que rela­cionarse muy estrechamente con el Senado, debidamente reformado como ya se ha dicho antes.

3. Consejo de España para Europa. Inevitablemente, habrá de configurarse un día un Consejo de España para Europa, habida cuenta de que ya los temas importantes que se regulan y debaten en las Cortes Generales y en los parlamentos autonómicos se refieren a asuntos en los que hay una mayor o menor incidencia previa de la Unión Europea, en los más variados aspectos de la integración federal que implica la propia Unión Europea (UE).

Parece haber llegado el momento, pues, de crear un órgano español de alto nivel en el que se discutan los muchos temas relacionados con esa integración europea. En ese consejo habría participación de las diecisiete comunidades autónomas y las dos ciudades del mismo carácter. De modo que, en la más completa lógica de lo ya dicho sobre el Senado y el Ministerio de Cuestiones Territoriales, el consejo debería ubicarse igualmente en Barcelona.

4. Sede barcelonesa del Instituto Cervantes. “Archivo de la cortesía, albergue de los extranjeros, hospital de los pobres, patria de los valientes, venganza de los ofendidos y correspondencia grata de firmes amistades…”. Esa fue la casi increíble frase de Don Quijote, de gran belleza literaria y expresiva de sentimientos, al llegar el caballero andante a Barcelona, en la segunda parte de un libro que es apreciado por todos, y que está lleno de pensamiento reflexivo sobre tantas cosas.

A propósito de la reflexión cervantina, cabe pensar en una nueva sede del Instituto Cervantes que debería estar en Barcelona, donde precisamente se sitúa el mayor número de empresas editoriales de importancia en España, que publican en la lengua de Cervantes, el español o castellano, con un gran desarrollo industrial y cultural, que se recrecerá cuando los hispanohablantes ya se aproximan a los seiscientos millones. Sobre todo, cuando se aprecia cómo han evolucionado las técnicas de información y comunicación (TIC), que hoy forman parte primordial del uso de la lengua. Así podrá ponerse el idioma común en el más alto nivel de uso en internet y otros sistemas, con una base tecnológica como es la de Barcelona, donde desde hace tiempo se ubica el World Mobile Congress, así como otras convocatorias del mismo signo.

¿Por qué la tercera enmienda?. La Constitución de EE.UU. de 1787 cuenta ya con 230 años de vida, con sus siete ar­tículos, que han sido enmendados nada menos que 27 veces. En el caso de la Constitución española de 1978, la primera enmienda fue sobre el artículo 13.2, de participación de los ciudadanos comunitarios en las elecciones locales de cada Estado miembro de la UE; y la segunda, la del 135, en lo que se refiere a la unión fiscal europea.

Lo que se suscita ahora con las cuatro propuestas sobre Catalunya no requeriría necesariamente una modificación constitucional. Pero políticamente sí que podemos hablar de la posibilidad de una tercera enmienda, ya que sería conveniente constitucionalizar que Barcelona será la nueva sede del Senado, del Ministerio de Asuntos Territoriales, del Consejo de España para Europa y de parte del Instituto Cervantes. De modo que todo el proyecto aquí preconizado podría incluso someterse a referéndum a escala de toda España.

 

10.

 

Josep Maria VALLÉS, “Posibles pero improbables: opciones para una reforma territorial en España” a CTXT (21-03-18)

http://ctxt.es/es/20180321/Politica/18539/cataluña-federalismo-descentralizacion-modelo-territorial-valles.htm

En los últimos años, la sucesión de peripecias cotidianas en el contencioso territorial español consume tanta capacidad de atención que el observador no puede tomar la distancia necesaria para plantearse el fenómeno con cierta perspectiva. Con todo el riesgo que comporta, tomar esta distancia permite dibujar sobre el papel varias alternativas de futuro al modelo actual. Sin embargo, las condiciones del contexto reducen el número de opciones razonablemente viables. Esta conclusión queda reforzada por un análisis de inspiración institucionalista. Desde esta perspectiva, la salida más probable del actual contencioso sería un retroceso en la descentralización del modelo actual, tal vez paradójicamente amparada en la fórmula del “federalismo light” que algunos proponen. Otros modelos posibles, en cambio, parecen descartables: el pleno retorno al Estado centralista tradicional, la aceptación de relaciones de asociación particular con el Estado o una federalización real sobre la base de una unión voluntaria. Son opciones impracticables sin un cambio profundo en el contexto político y cultural que gravita sobre la organización territorial. De todo ello tratan los apuntes que siguen.

Seis opciones ideales para una reforma territorial y sus condiciones

Para iniciar este ejercicio especulativo, conviene señalar que el actual modelo territorial español parece muy resistente al cambio, pese a las convulsiones experimentadas en los últimos veinte años. Sin embargo, los sistemas institucionales no son estáticos: están sujetos a una dinámica interna que –de manera más o menos perceptible– los somete a modificaciones (Streeck-Thelen 2005). ¿En qué grado y en qué dirección? Dependerá ciertamente de algunas contingencias imprevistas en el entorno inmediato e internacional. Pero también de la dinámica desarrollada por el propio modelo. En un esquemático ejercicio de laboratorio, es posible imaginar al menos seis opciones de futuro para la organización territorial española:

1.El retorno al Estado centralista tradicional, con supresión de las CC.AA

2.Una recentralización parcial del Estado autonómico.

3.Una “federalización light o desde arriba” que permitiera alternativamente recentralizar o descentralizar

4.El reconocimiento singular de comunidades políticas asociadas al Estado, replicando  el modelo “foral”.

5.Una “federalización desde abajo” mediante la unión libre y voluntaria de comunidades federadas.

6.La desintegración del Estado actual por separación de alguna de sus comunidades actuales

¿Hay indicios para atribuir mayores probabilidades de prosperar a alguna de estas opciones o para descartar la posibilidad de otras? En algunos análisis de enfoque institucionalista (Hacker 2004, Thelen 2002, Streeck 2009), se ha subrayado que ningún sistema institucional permanece sin cambios, pese a su apariencia de inmutabilidad. Se considera que la dirección de dichos cambios depende de una doble característica: el grado de flexibilidad en la interpretación y aplicación de las reglas básicas del sistema y la posible capacidad de veto que pueden tener algunos de sus actores. La combinación de ambos rasgos da lugar a cuatro situaciones diferentes en la evolución de un sistema institucional.

–Cuando coinciden, por un lado, un cuadro normativo con nulo o escaso margen de interpretación y, por otro lado, la existencia de actores con capacidad de veto en las decisiones más importantes, la dinámica interna del sistema tendería a una lenta evolución por deriva (drift):  modificaría gradual y casi insensiblemente las pautas existentes, pero sin posibilidad de una supresión o alteración radical de las mismas.

–Cuando el cuadro normativo vigente es rígido pero la distribución de poder no construye vetos, la evolución más probable sería un cambio por agregación (layering): añadiría nuevas pautas de relación institucional que se solaparían con las ya existentes, pero sin alterarlas.

–Por el contrario, si el cuadro normativo puede someterse a una interpretación flexible, pero se dan algunos actores con capacidad de veto, el modelo se modificaría por mutación (conversion): alteraría sus efectos y, en cierto modo, su naturaleza, pero sin producirse una revisión formal de sus reglas básicas.

–Finalmente, cuando el cuadro normativo es también de interpretación flexible y se dan pocas probabilidades de veto, la dinámica del modelo institucional abriría la puerta a una sustitución (replacement) parcial o total del modelo mediante la supresión o la reforma directa de algunas reglas, sustituyéndolas por otras nuevas.

De lo teórico a lo practicable: la situación española

¿Qué sugiere este planteamiento cuando se examina la actual crisis del modelo territorial español? ¿Define pistas posibles para su evolución futura? Debe admitirse, de entrada, que en el contexto del modelo territorial español se ha ido imponiendo una interpretación estrecha de sus reglas básicas y se ha ejercido el poder de veto por parte de algunos de sus actores principales.

–En primer lugar, es constatable que las posibilidades de una lectura flexible o abierta de las normas básicas del modelo se fueron desvaneciendo cuando los acuerdos políticos entre los grandes partidos estatales (UCD, PP y PSOE) definieron un patrón territorial bautizado como “Estado de las autonomías” o “Estado autonómico”. La relativa apertura inicial en la interpretación de las reglas constitucionales –por ejemplo, en los casos de Andalucía o de Navarra– fue cerrándose progresivamente. De este modo se ha consolidado la posición dominante que siguen ejerciendo las instituciones centrales del Estado y, al mismo tiempo, la uniformidad impuesta en la delimitación de competencias y atribuciones para todas las CCAA de régimen común. A este respecto, es importante recordar que la interpretación de las normas no es mecánica ni aséptica: es tributaria de cuadros conceptuales previos que tienen un alto contenido simbólico, incluidas las referencias a identificación nacional o a manifestaciones lingüísticas y culturales. Son “sistemas de creencias” no siempre explicitados que están en la raíz de una determinada interpretación de las reglas y de su mayor o menor flexibilidad.

–En segundo lugar, la dinámica parlamentaria bipartidista -o cuasi bipartidista- que ha dominado en España durante el período 1982-2015 fue confiriendo a los dos grandes partidos estatales la capacidad de vetar los intentos de reforma que consideraran lesivos para sus posiciones políticas y electorales. La influencia de los grandes partidos ha hecho, además, que el Tribunal Constitucional se haya arrogado una capacidad de veto preventivo para la reforma legislativa en materia territorial. La expresión de este veto se ha expresado más claramente cuando el Tribunal se atribuyó una doble capacidad en una célebre y discutida sentencia (STC 31/2010). Por un lado, una discutible posición eminente en el control de la normativa estatutaria, incluso en el caso de haber sido parlamentariamente ratificada y refrendada por el sufragio popular. Por otra parte, un veto preventivo sobre posibles interpretaciones de la norma que pudieran darse en el futuro.

De esta manera, la combinación de ambos factores –reducida discrecionalidad en la interpretación de reglas y existencia de capacidades de veto– ha reforzado la resistencia a proceder a cambios en el modelo existente. Este bloqueo ha tensionado la confrontación entre partidarios de la revisión y elementos favorables al inmovilismo. Como consecuencia, la aceptación del modelo vigente se ha ido debilitando con notable pérdida de su legitimidad entre sectores amplios de la ciudadanía.

En este contexto, ¿qué salidas son teóricamente descartables y qué salidas siguen practicables?  Revisemos ahora las seis opciones que indicaba al principio y examinemos la probabilidad de prosperar para cada una de ellas. Por orden de menor a mayor viabilidad, estas son las opciones disponibles.

–Parece descartable un cambio por sustitución (replacement) del modelo mediante incorporación de nuevas reglas de juego y derogación simultánea de otras. Una alteración sustancial y tajante del sistema existente hasta sustituirlo por otro parece muy poco probable. Es así porque -tal como hemos advertido- predomina una considerable rigidez en la interpretación de la normativa y porque existen actores con poderes de veto. Son poco previsibles, pues, algunas alternativas de sustitución de sentido opuesto. No lo son ni un retorno al tradicional Estado unitario y centralista, ni la posibilidad de una separación acordada, ni un proceso de auténtica federalización (tipo bringing-together), basado en una unión libre y voluntaria de comunidades políticas que deciden por ellas mismas sobre las condiciones de dicha unión (1).

–También se presenta como muy improbable un cambio por mutación (conversión). Para que se diera, no se requerirían cambios en las reglas de juego, pero deberían orientarse hacia objetivos diferentes de su previsión original (2). Este cambio de orientación se ve impedido por una aproximación rígida a la interpretación de la normativa existente. La posibilidad de una “relectura” imaginativa del modelo territorial se vio particularmente bloqueada por el papel asumido por el Tribunal Constitucional en su sentencia 31/2010 sobre el Estatuto catalán de 2006. Este bloqueo quedaba además extendido a ulteriores iniciativas reformistas en virtud de la capacidad interpretativa de carácter preventivo que el Tribunal se auto-concedía. En cierto modo, el cambio de modelo por mutación era el pretendido por el malogrado Estatuto catalán de 2006, cuyo fracaso certificó la resistencia del sistema a una evolución por esta vía.

–Muy difícil se presenta una transformación del modelo por agregación (layering). Conservando los elementos básicos del modelo existente, le incorporaría nuevas reglas adicionales para gestionar situaciones específicas. Mediante la agregación de estas nuevas reglas, perseguiría dar un tratamiento singular a determinadas comunidades territoriales, en especial –pero no únicamente– a Cataluña. Daría lugar a la existencia de “asimetrías” sustantivas en el conjunto del modelo territorial. En términos jurídico-constitucionales, se trataría de extender a otras comunidades el régimen que resolvió en su día la complicada relación del Estado con la Comunidad Foral de Navarra definiendo un vínculo cuasi “confederal” y una singular distribución de recursos y atribuciones (3)”.

–Finalmente, aparece como más probable un cambio por deriva (drift).  Su resultado sería la transformación del modelo por incumplimiento repetido de algunas de sus reglas –por ejemplo, en materia de financiación o de distribución competencial– y por el efecto modificado de otras por razón de circunstancias sobrevenidas. En cierto modo, el modelo territorial español ha ido derivando ya hacia un esquema más centralizado, puesto que en la práctica se ha ido corrigiendo la capacidad efectiva de decisión correspondiente al Estado -al alza- y de las Comunidades autónomas -a la baja-, especialmente en materia económica y fiscal. Interpretación rígida de las normas y ejercicio de veto al cambio favorecen la probabilidad de esta deriva. Sin embargo, bajo la apariencia de estabilidad formal, una evolución de esta clase suele comportar una “erosión o atrofia” en el sistema original (Streeck-Thelen: 24), perjudicando su efectividad y con ella la legitimación necesaria para su mantenimiento. La inestabilidad crónica que puede comportar abre la puerta a un colapso general del modelo, fuera ya de las previsiones contenidas en el esquema teórico aportado.

Una recentralización por deriva como salida más probable parece confirmada por la evolución real del sistema en los últimos años, cuando se ha reducido en la práctica la capacidad de las CC.AA. para diseñar políticas propias y para disponer libremente de recursos financieros. Podría deducirse, por tanto, que esta dinámica recentralizadora estaría determinada en buena medida por rasgos del contexto del modelo, reforzando la predisposición política de los gobiernos conservadores de Aznar (1996-2004) y de Rajoy (2011-2017) y malogrando las modestas intenciones reformadoras de los gobiernos socialistas de Zapatero (2004-2011).

 ¿Es posible cambiar el contexto? El retorno a la política

Un paso más en este ejercicio especulativo consistiría en preguntarse si es previsible una modificación de las dos condiciones –rígida interpretación normativa y capacidad de veto– que permitiera abrir la puerta a otras alternativas. Atendiendo al esquema del cuadro adjunto, la “suavización” de las condiciones del contexto actual ampliarían ciertamente el grado de probabilidad de otras opciones. Más en concreto, una cierta rebaja en la rigidez de la interpretación normativa y una reducción en la fuerza del veto en manos de algunos actores darían mayores posibilidades a una fórmula como la “federalización desde arriba”, en el bien entendido de que esta fórmula no garantiza por ella misma un mayor grado de descentralización con respecto del existente al no tratarse en realidad de una federación basada en un acuerdo fundacional y voluntario entre las partes. Todavía más sustancial debería ser probablemente la corrección de las condiciones de contexto para abrir la puerta a la expansión de la “vía navarra” y su aplicación a otras comunidades, como podrían ser Cataluña y el País Vasco.

Llegados a este punto, ¿pueden cambiarse las condiciones del contexto? Y si lo son, ¿de qué factores depende dicho cambio?  Por lo que hace a la interpretación normativa, todo ejercicio interpretativo es –como señalé– subsidiario de las pautas culturales o “sistemas de creencias” que ocupan una posición dominante en una sociedad determinada. A este respecto, es conocida la dificultad de corregir pautas culturales arraigadas y su consiguiente repercusión sobre la interpretación de las reglas del sistema. Dicha corrección exige un lento proceso de transformación de la opinión social. Solo es alcanzable mediante una sostenida acción educativa y mediática que raramente da resultados apreciables a corto o medio plazo y que en ocasiones requiere recambios generacionales. Poco o nada de esto es apreciable en la evolución reciente de la historia cultural española donde se detecta un refuerzo de las pautas culturales tradicionales más que una disposición a su revisión.

Por lo que respecta a la existencia de un veto político en manos de los grandes partidos de ámbito estatal, también es posible especular sobre su corrección. Hasta hoy, la posición parlamentaria y la infiltración institucional de dichos partidos –por ejemplo, sobre el Tribunal Constitucional– les había dotado de una importante capacidad de obstrucción o veto. Sin embargo, la emergencia de movimientos de fondo en la opinión pública y su consiguiente proyección electoral han reducido –aunque no eliminado– la posición institucional y el potencial de veto de dichas fuerzas: PP y PSOE. De confirmarse esta tendencia, podría abrirse un espacio donde definir otras alternativas a la actual organización territorial. En todo caso, no es posible ignorar que la capacidad de obstrucción o coacción -si no de veto- se extiende también a otras fuerzas políticas y a actores diferentes de los partidos, ya sea en el ámbito de la alta administración estatal, de la empresa o de la comunicación. Lo que determinados partidos puedan haber perdido en este punto, puede subsistir probablemente en otros actores4.

De todo lo expuesto, cabe concluir en primer término que las opciones de reforma del modelo existente son harto limitadas y difíciles de abordar en las condiciones actuales. En segundo lugar, también es fácilmente constatable que la modificación de dichas condiciones requeriría un proceso intenso y de larga duración. Siendo así, es necesario admitir que los márgenes de revisión del modelo territorial son por ahora considerablemente más estrechos de lo que ofrecen estudios académicos y programas partidistas. El desenlace a medio plazo se juega en el doble escenario de la confrontación cultural y política. Está por ver, por tanto, si las tensiones producidas por la crisis del modelo territorial pueden dar lugar a una aceleración en el cambio de las variables de contexto que propicien la ampliación de opciones practicables.  O si, por el contrario, el resultado de dichas tensiones resultará en un endurecimiento de las actuales condiciones de contexto, bloqueando una evolución del modelo y provocando su implosión descontrolada. En cualquier caso y después de este recorrido por opciones teóricas que algunos pueden tachar de disquisiciones inútiles, se nos presenta de nuevo la acción política como medio para impulsar o para resistir cualquier cambio en la gama de salidas disponibles y en las variables que las condicionan.

Notas:

(1) Me refiero a una federalización nacida de la voluntad constituyente de las partes federadas -en este caso, de las comunidades autónomas-  para asociarse (bringing-together) y no a una pretendida federalización que se impulsa “desde arriba” para mantener una unidad política preexistente (holding-together). La práctica y la interpretación de las normas en estos dos procesos dependen de culturas políticas diferentes y producen efectos muy diferentes en materia de distribución de competencias, recursos financieros, participación en las decisiones de interés común y reforma constitucional.

(2) Admitir el derecho al matrimonio homosexual sin modificar la norma vigente prevista para la unión heterosexual sería un ejemplo de mutación de una institución.

(3) Es esta relación de formato cuasi-confederal la que distingue el modelo aceptado sin reparo constitucionalista alguno para el caso de Navarra (cfr. Baraibar 2004). Se basa en una interpretación muy generosa de la DA 1ª de la CE 1978. Esta relación especial se define no solo en el reparto de competencias políticas y fiscales, sino también en el modo de negociación y acuerdo entre Estado y Comunidad Foral para establecerlas y reformarlas. Requiere solamente una ratificación parlamentaria en paralelo y sin derecho a enmienda por parte de las dos asambleas que representan la voluntad popular respectiva de navarros y españoles, al modo previsto para la aprobación de los Tratados internacionales.

(4) En términos simplificados, podría definirse una cadena de conexiones cuya secuencia incluiría los elementos siguientes: cambios sociales y culturales con expresión territorial → Nuevas actitudes ciudadanas hacia los partidos → Fragmentación electoral y parlamentaria → Alteración del cuasi-bipartidismo → Erosión de la capacidad de veto de los grandes partidos → Apertura márgenes de negociación → Oportunidad para transformación parcial del modelo territorial por agregación o por parcial sustitución.

 

11.

 

Lucía MÉNDEZ, “Cuando gobiernan las togas” a El Mundo (25-03-18)

http://www.elmundo.es/espana/2018/03/25/5ab6ba42ca4741244a8b4643.html

Hace tiempo que Gobierno y oposición en España viven al día. O a la semana. Arrastrados en la dirección que marcan los acontecimientos que no controlan en absoluto. Como señala alguien próximo a Mariano Rajoy, «cuando las togas entran en acción, olvídate, no hay nada que hacer». Hace tiempo que el juez Pablo Llarena dio señales inequívocas de haberse echado a sus hombros el Estado de derecho. O, por mejor decir, Llarena y el Tribunal Supremo lideran sin piedad el combate del Estado contra quienes han pretendido desguazarlo. Nada extraño, puesto que desde la primera declaración de soberanía del Parlamento de Cataluña (enero de 2013) el Gobierno del PP dejó en manos de los jueces y del digo Penal la respuesta al desafío de las autoridades catalanas, convertidas a la fe independentista.

El auto de Llarena es una prueba de cargo de la incapacidad de los poderes políticos para detener la rebelión. El juez relata con todo detalle los acontecimientos de los últimos siete años, en los que el independentismo catalán fue dando pasos de gigante en su desobediencia a las instituciones del Estado. A falta de actuaciones políticas, la ley ha seguido su camino -con los ojos vendados- hasta llegar al comienzo de la primavera de 2018, en la que los jueces y el digo Penal han puesto entre rejas al procés, pero también han colocado un gigantesco obstáculo en el horizonte político del presidente del Gobierno. El interés del Estado ha acabado chocando con los intereses y los afanes de la coyuntura política. Si por el Gobierno fuera, no habría políticos encarcelados. Una realidad -producto de la democrática división de poderes- que sin embargo afecta a la normalidad democrática y a la gobernabilidad política de España. Gobierno, Ciudadanos y PSOE se cuidan mucho de opinar sobre la actuación de Llarena, cuyos escritos exceden el Código Penal para entrar en valoraciones políticas y hasta psicológicas de los encausados.

Las voces de Podemos y los nacionalistas vascos son las únicas que se atreven a cuestionar al juez. Bueno. También el ex presidente Felipe González. En la presentación del libro de Joaquín Almunia, González expresó el ruego de que Llarena no metiera en la cárcel a nadie. Con la libertad que le da su condición de líder de Estado jubilado de la política, se expresó con claridad. «Nos amparamos en las togas porque como políticos somos unos inútiles. Una vez que ese proceso llega a un determinado punto de saturación, la Justicia empieza a tomar decisiones políticas. Eso se llama gobierno de los jueces».

Acostumbrado a vivir en el alambre sin perder la compostura, Rajoy ha pasado esta semana de considerar expedito el camino de la aprobación de sus Presupuestos a no saber en qué situación llegará al verano.

Sucedió en cuestión de horas. El martes por la noche, el presidente del Gobierno se fue a la cama con el ánimo optimista. Transcurridos tres meses desde las elecciones catalanas del 21-D, la mayoría independentista había activado el llamado plan C. Después de las frustradas candidaturas de Carles Puigdemont y Jordi Sànchez, Jordi Turull emergía como aspirante verosímil a la Presidencia de la Generalitat y la sesión de investidura se celebraría en Semana Santa. Diputados del PP, PDeCAT, PNV y hasta del PSOE celebraron lo que parecía el desbloqueo de Cataluña y la perspectiva del retorno a una cierta normalidad. Turull no tenía obstáculos legales para ser elegido president. Al menos durante unos meses, los justos para levantar el 155 -cuántas ganas tiene el Gobierno de librarse de ese cáliz- y así remover el obstáculo que impide al PNV negociar y aprobar las cuentas del Estado.

Hay que advertir que ahora son los Presupuestos, no Cataluña ni ninguna otra cosa, la obsesión del presidente del Gobierno. Con ellos aprobados, podrá tirar dos años más. Sin ellos, igual puede tirar también. Pero mucho peor. Para ablandar a Ciudadanos, el PP preparaba ya el traslado al Grupo Mixto de la senadora Pilar Barreiro -incursa en un procedimiento por corrupción-, cuya renuncia exigíaAlbert Rivera para sentarse a hablar con el Gobierno. El PNV apreció asimismo como gesto de buena voluntad la petición de libertad para el ex conseller Joaquim Forn, impuesta por el fiscal general del Estado a los fiscales del caso.

Sin embargo, a cinco kilómetros del optimismo de La Moncloa, el juez Llarena preparaba en el Supremo el asalto final contra los líderes independentistas. El miércoles por la mañana, el optimismo de Rajoy y el optimismo de Turull -que, paradojas del destino, eran coincidentes- saltaron por los aires. El magistrado convocó para el viernes al candidato y a otros colegas de la causa, con el fin de notificarles los procesamientos por diversos delitos. Rebelión entre ellos. Los planes de La Moncloa sufrieron un vuelco. «Olvídate. Cuando entran las togas, ya no hay nada qué hacer…».

La mayoría independentista reaccionó al movimiento del juez convocando para el día siguiente la sesión de investidura de Turull. La CUP ayudó al juez a dar el tiro de gracia al negarse a votar al aspirante a la Presidencia de la Generalitat. El viernes por la mañana fue aún peor. Mientras se reunía el Consejo de Ministros y el candidato frustrado y los declarantes esperaban en el Supremo, se conoció la fuga de Marta Rovira. La suerte carcelaria de Turull y los demás estaba echada.

La cárcel -no la aplicación del 155- ha descabezado el procés. Las caras tristes, atónitas, confundidas, asombradas y desconcertadas de los diputados y diputadas soberanistas en el Parlamento catalán en el Pleno de ayer son la fotografía de este inmenso fracaso. Descabezados los partidos que lo lideraron, en una esquina discreta se situó Artur Mas. Con él empezó todo. Y cuando quiso frenar la escalada, ya no pudo.

Desbaratado el plan C del independentismo, el artículo 155 continúa en vigor y el reloj hacia unas nuevas elecciones se ha puesto en hora con el Pleno de la amarga no investidura de Jordi Turull. El escenario de la legislatura nacional pasa a depender ahora de que los partidos soberanistas encuentren un plan D para presentar un candidato viable.

Los esforzados diputados de ERC Joan Tardá y Gabriel Rufián ya han solicitado a Carles Puigdemont y Toni Comín que renuncien a sus escaños para permitir que Cataluña recupere el autogobierno. Para ello será necesario que «la esfera psicológica interna» -por usar el concepto de Llarena- de los líderes suplentes del independentismo sea sacudida por un «elemento potente».

El desenlace carcelario del procés le llega al presidente del Gobierno precisamente en el momento clave para desencallar la legislatura y tirar hasta el año 2019. Los Presupuestos que el Consejo de Ministros aprobará el Martes Santo son la llave que abriría un periodo de cierta normalidad política. Lo dijo el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro: «Los Presupuestos son la máxima expresión de la vida política en España». Esta normalidad política está en suspenso porque la repetición de elecciones en Cataluña en el mes de julio -probabilidad muy alta en este momento- prolongará el 155 hasta el verano. Y los máximos dirigentes del PNV -cuyos votos son imprescindibles para aprobar las cuentas- han establecido como condición sine qua non para dar luz verde a los Presupuestos el levantamiento de la excepcionalidad constitucional en Cataluña. De no mediar un «elemento potente» en la «esfera psicológica» de Iñigo Urkullu, Rajoy está ante el enésimo lío decisivo de su vida política.

 

12.

 

Eduard ROIG, “El delito de rebelión como ruptura constitucional” a Agenda Pública (22-03-18)

http://agendapublica.elperiodico.com/una-version-del-delito-rebelion-la-ruptura-constitucional-desde-una-mayoria-parlamentaria/

La rebelión definida como alzamiento violento evoca de inmediato las imágenes de los tanques en las calles o de los revolucionarios en sus barricadas, cuando no la de los espadones entrando en el Congreso, a ser posible a caballo. La práctica totalidad de los expertos en Derecho Penal que se han pronunciado ha reforzado esta identificación, descartando la existencia de violencia y, por ello, del delito de rebelión en las actuaciones de los partidos independentistas y las instituciones de la Generalitat en torno al referéndum del 1-O y la proclamación de independencia del 27-O.

Conviene precisar que esto no implica la impunidad de sus actuaciones, puesto que (al margen de las posibilidades de sedición y malversación) el delito de desobediencia parece indiscutible, con lo que una condena de inhabilitación para cargo público resulta de fácil fundamentación. Sin embargo, esta eventual condena, sin privación de libertad, por actuaciones que pretenden romper el modelo constitucional es considerada por muchos insuficiente y hasta insostenible; impresión en la que, a mi juicio, se fundamenta ilegítimamente el intento de procesamiento por rebelión que centra la atención pública en los últimos meses. Es un enfoque inadecuado: los comportamientos investigados pueden ser profundamente nocivos y gravísimos para la convivencia, pero si el Código Penal no los contempla como delito penado con privación de libertad no pueden ser objeto de condena (ni de investigación, una vez que su falta de base resulta manifiesta).

Pero el objeto de este texto no es ése, para el que me remito por completo a las opiniones de quienes estudian el Código Penal. Lo que interesa aquí es plantear si, definido de ese modo que incorpora la violencia en sentido propio, el delito de rebelión tiene sentido en nuestro contexto actual. Por fortuna, resulta poco imaginable hoy una rebelión militar y, quizás también, una rebelión que parta de la toma, por la fuerza, del espacio público por una parte de los ciudadanos. Por ello, aunque la actual previsión del Código Penal pueda conservar su efecto desincentivador (la prevención, general y particular) y en ese sentido se justifique su mantenimiento, parece igualmente poco probable su aplicación práctica.

En cualquier caso, queda fuera de su ámbito la defensa pacífica, por parte de sectores de la sociedad, de la reforma o incluso de la ruptura del modelo constitucional. La misma se ve protegida por la propia Constitución, que se opondrá a su éxito (mediante la acción policial, si cabe, o mediante cualquier otra vía administrativa o, en su caso, otros tipos penales, señaladamente la desobediencia) pero dará cobertura a su manifestación y defensa, en ejercicio de la libertad ideológica y de expresión. El equilibrio entre los intereses en juego y, especialmente, la propia capacidad integradora de la Constitución aconsejan mantener la actual regulación, que excluye de la rebelión las acciones de ruptura constitucional llevadas a cabo pacíficamente por particulares, pues ni los derechos de los ciudadanos ni la vigencia del sistema constitucional sufren lesión mediante tales actuaciones.

Distinta puede considerarse la situación cuando los actos de ruptura del sistema se llevan a cabo, aun pacíficamente, desde las propias instituciones públicas. El uso de las instituciones representativas para actuar contra el orden constitucional, como proyecto de la mayoría de gobierno, plantea elementos relevantes tanto de peligro para el sistema como de vulneración de los derechos de las minorías políticas, así como de uso de lo público (es decir, de lo común a todos) en beneficio de una finalidad contraria al sistema. Se trata de actuaciones menos dañinas para los derechos que las violentas, pero sin amparo en la libertad ideológica y mucho más peligrosas para la vigencia constitucional que las actividades de particulares. En consecuencia, es defendible que tales acciones sean objeto de una persecución penal específica, mediante una versión del delito de rebelión definida por la actuación contra el sistema constitucional desde las propias instituciones y por parte de quienes asumen cargos políticos, aun pacíficamente, en una consideración mucho más adecuada a la realidad actual.

Se trata, en cualquier caso, de una opción de lege ferenda (de modificación de la ley aplicable sólo a casos futuros). No puede, pues, aplicarse a lo ya ocurrido, pero precisamente estos acontecimientos y su percepción por parte de los ciudadanos pueden aconsejar abrir un debate sobre la adecuación pro futuro de nuestra legislación penal, que deberá considerar también la necesidad de dejar un espacio legítimo para la política y las demandas de reforma constitucional.

 

13.

 

Diego LÓPEZ GARRIDO, “El delito de rebelión y la voluntad del legislador” a Agenda Pública (27-03-18)

http://agendapublica.elperiodico.com/delito-rebelion-la-voluntad-del-legislador/

Cuando empiezo a escribir estas líneas, acaban de detener a Carles Puigdemont en Alemania. Sobre él, y sobre prácticamente todo el Govern anterior, pesa la acusación de varios delitos, entre ellos el de rebelión, que está regulado en el artículo 472.5º del vigente Código Penal.

Es cierto que las leyes, con el paso del tiempo, se emancipan de sus autores. Pero a la hora de interpretarlas, tiene relevancia la voluntas legislatoris. Y me gustaría exponer qué entendimos por rebelión los parlamentarios que, en 1995, hicimos el llamado Código Penal de la Democracia. Éste ha sido modificado muchas veces desde entonces. Sin embargo, el capítulo dedicado a la Rebelión (dentro del Título XXI, de Delitos contra la Constitución), nunca ha sido reformado. Su redacción es hoy la misma que hace casi 23 años.

El Gobierno socialista de entonces envió al Congreso un proyecto en el que se consideraban reos de rebelión “los que se alzaren públicamente” para una serie de fines, entre ellos “declarar la independencia de una parte del territorio nacional”.

El representante del PNV, el diputado Emilio Olabarria, en la sesión de 7 de junio de 1995 de la Comisión de Justicia e Interior, objetó esa redacción porque la declaración de independencia era, a su juicio, una causa política que se podía sostener legítimamente. Al PNV se le unió el partido nacionalista canario (diputado Lorenzo Olarte).

Mi intención como diputado (ponente de IU-IC) en ese punto del debate del Código Penal consistió en dejar claro que el delito de rebelión conllevaba intrínsecamente la violencia. Mis palabras literales –así figura en el Diario de Sesiones– fueron las siguientes: “Alzarse públicamente es desobedecer y resistir, enfrentarse violentamente al poder legítimamente constituido. Eso es lo que sucedió, por ejemplo, el 18 de julio de 1936 en algo que se llama desde entonces Alzamiento (…) esto no tiene nada que ver con el mantenimiento de posiciones políticas de cualquier tipo; siempre, naturalmente, que esos grupos políticos no se alcen públicamente, violentamente en rebelión y en contradicción con el ordenamiento constitucional, porque evidentemente ése es el límite de las actuaciones políticas. Así, defender que una parte del territorio del Estado español deba ser independiente es absolutamente lícito”.

En coherencia con ese enfoque, propuse una enmienda transaccional que dejase claro que el delito de rebelión se aplicaría solo a “los que se alzaren violenta y públicamente” para una serie de fines, entre ellos el de declarar la independencia de una parte del territorio nacional.

Esta enmienda fue aceptada de forma inmediata, en sus propios términos, por todos los grupos parlamentarios (incluso por el PP al principio, aunque luego se desdijo y votó en contra), y así pasó a formar parte definitivamente del artículo 472 del Código Penal.

Pues bien, en mi modesta opinión lo que ha sucedido en Cataluña en el llamado procés no se ajusta al tipo penal que los legisladores de 1995 definieron como rebelión. Claramente veíamos en esa figura delictiva algo equivalente a una insurrección colectiva o una sublevación fuerte y explícitamente violenta. Es lo que, por otra parte, se deduce de lo que, en artículos posteriores al 472, dice el Código Penal. El 479, por ejemplo, habla de que la autoridad “intimará a los sublevados a que inmediatamente se disuelvan y retiren. Si los sublevados no depusieran su actitud inmediatamente después de la intimación, la autoridad hará uso de la fuerza de que disponga para disolverlos. No será necesaria la intimación desde el momento en que los rebeldes rompan fuego”.

El Código Penal ve la rebelión como una sublevación o insurrección violenta, con parecida entidad a la que se refieren códigos penales de nuestro entorno, como el alemán. No pienso que haya sucedido eso en Cataluña, aunque se hayan producido hechos tumultuarios (por ejemplo, la movilización ante la Delegación de Economía, conocido como el episodio de los Jordis) que podrían más bien ser tipificados como sedición (art. 544 del Código Penal), que es un delito contra el orden público (Título XXII), no contra la Constitución (Título XXI).

Una rebelión, tal y como se contempla en el Código Penal, podría incluso desencadenar la declaración de estado de sitio. La situación en Cataluña ha quedado muy alejada de esa hipótesis. A nadie se le ha ocurrido ni nadie ha pensado en acudir a una suspensión de derechos tan grave.

Dicho esto, la opinión –por otra parte bastante extendida en círculos académicos– de que el procés no ha llevado aparejada una violencia que permitiera calificarla de rebelión no debe ser manipulada para tachar a la Justicia española de falta de independencia, o para afirmar que los líderes de aquél no tendrán un juicio justo. Las discrepancias, lícitas, con determinadas decisiones de jueces españoles no impiden calificar a España de Estado de Derecho y a sus jueces de poseedores de un estatuto de inamovilidad, legalidad e independencia en un sistema de separación de poderes.

El juez Pablo Llarena no juzgará a los líderes independentistas procesados. Lo hará la Sala 2ª del Tribunal Supremo, y contra su sentencia será posible plantear recurso ante el Tribunal Constitucional y, en su caso, ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. Tenemos un ordenamiento procesal penal tan garantista o más que cualquier otro país de la Unión Europea.

En resumen, algunos o todos los líderes independentistas procesados por el juez Llarena han podido cometer delitos de desobediencia, prevaricación, malversación o sedición; así lo apreciará, o no, un tribunal independiente. No obstante, en mi humilde opinión, sus conductas no encajan en lo que el legislador del Código Penal de 1995 entendió por delito de rebelión.

 

14.

 

Esther VERA, “El suïcidi assistit del sobiranisme” a Ara (1-04-18)

https://www.ara.cat/opinio/suicidi-assistit-del-sobiranisme_0_1988801209.html

Assassinat o suïcidi? El sobiranisme ha de decidir en aquest trencant del camí si opta per deixar-se assassinar, suïcidar-se heroicament o revisar amb cruesa la realitat, assumir quina és la correlació de forces i parlar sense embuts sobre com sobreviure a la catàstrofe actual.

La realitat ens mostra avui un balanç molt llunyà de la promesa transformació del país en un estat a través d’un Procés que aniria “de la llei a la llei”. Tampoc no s’ha produït l’esperada negociació bilateral amb el govern espanyol i, en canvi, les forces del nou nacionalisme espanyol estan en plena competició entre la dreta de processó i legió i una altra de pretesament actualitzada però construïda sobre l’anticatalanisme que tants rèdits polítics ha donat tradicionalment a Espanya.

La reacció política de l’Estat profund davant un moviment que combat sense pretendre entendre’l ha sigut una competició repressiva entre l’“ A por ellos ” i una justícia que es pretén alliçonadora, si no venjativa. El resultat és que Catalunya té pràcticament tot el govern cessat i els líders de l’ANC i Òmnium sense judici en presons espanyoles, Carles Puigdemont continua en una presó alemanya, i hi ha nombrosos representants a l’exili. La Generalitat està completament intervinguda. Malgrat aquesta realitat, alguns actors polítics continuen tenint por de dir als ciutadans que l’estratègia ha fracassat i que cal reorientar-la. Les responsabilitats principals, tot i ser evidents, no excusen de ser clars ni són autojustificatives. La por a ser víctima del crit de traïció ha esdevingut el pitjor enemic del sobiranisme perquè el condemna actuar amb l’inútil esperit del “pit i collons” successor del perjudicial “tenim pressa”.

Amb els principals líders polítics empresonats, cal decidir si l’opció ha de ser enrocar-se o renovar els actors i l’estratègia. Enrocar-se aprofundiria la tensió social, perquè la manca de lideratges polítics seria substituïda per la imprevisibilitat de l’acció directa dels CDR, llaminers per als que voldrien infiltrar-s’hi i justificar així la seva invenció del moviment sobiranista com un de violent. Si s’imposa la tesi de la violència, tindrà conseqüències retroactives que perjudicaran la defensa dels empresonats, a més de desprestigiar la feina feta els últims anys amb el civisme exemplar de les manifestacions massives.

Amb lideratges nous, en canvi, es poden recuperar les institucions i, de moment, protegir àrees clau com l’ensenyament, la seguretat i els Mossos d’Esquadra, i els mitjans de comunicació públics, que no tenen la supervivència assegurada en l’actual embat.

Recuperar les institucions no banalitza la presó, sinó que garanteix altaveus per denunciar-la internament i internacionalment. De fet, la sensibilitat exterior per la causa sobiranista pot perjudicar la marca Espanya i debilitar la posició de Mariano Rajoy, però no és garantia automàtica de suport perquè s’imposi una solució a la qüestió. Entre estats es continuaran evitant les ingerències mútues en el que consideren afers interns.

Escapçats i sense lideratges en llibertat, els partits i els moviments cívics es van ressituant amb més o menys realisme. L’aproximació dels comuns a ERC i JxCat hauria d’afavorir la formació de govern després de la clarificació de posicions de la CUP, però les converses estan lluny d’aconseguir tancar un nom de consens. Per la seva banda, mentre Òmnium -fidel al seu origen- mostra capacitat de sobreviure i fer de pal de paller en les situacions polítiques més adverses, l’ANC haurà de definir el seu paper. La primera entrevista de la nova presidenta no pot considerar-se una bona notícia. Quan afirma “Si la repressió fa que no assumim el risc de més empresonaments, pleguem”, Elisenda Paluzie està mantenint la pressió per sumar noves heroïcitats a un cost humà extraordinari; i quan assegura “Cal implementar la República”, està negant una lectura clara de les possibilitats reals del moment. Però la seva retòrica a favor de la tensió s’agreuja quan es mostra convençuda que “la situació de bloqueig ens afavoreix”. No, el bloqueig desgasta el país per la incertesa que genera en l’economia, posa en risc la transversalitat del moviment sobiranista, perjudica la recuperació de les institucions i, per tant, posa en perill l’escola, la policia i els mitjans públics.

El Procés ha demostrat fins avui que la teoria del com pitjor, millor sempre s’ha convertit, en realitat, en com pitjor, pitjor. El primer que cal és un govern que governi amb un president o presidenta que lideri sent conscient de les majories reals i amb l’objectiu principal d’alliberar els presos, recuperar les institucions i reforçar el front de denúncia exterior.

 

15.

 

Marina SUBIRATS, “Esgotament” a Ara (1-04-17)

https://www.ara.cat/opinio/Esgotament_0_1988801135.html

Els darrers dies sento constantment la mateixa frase, repetida per persones de molt diverses opinions: ja n’hi ha prou! Ho diuen els manifestants que tallen les carreteres i les persones que pacientment fan cua a les autopistes, els que estan en desacord amb les presons preventives, els empresaris, els sindicats, els que no poden dir el que pensen, els que són insultats per Twitter, sigui quin sigui el sentit de l’insult. I les persones que no poden dormir, que no poden concentrar-se, que perden amics o parents, que s’enfronten a membres de la família. I també aquells que s’han quedat sense aixopluc perquè no es reben les subvencions habituals, o les empreses, cooperatives i associacions que perillen pels mateixos fets. Fins la senyora Arrimadas, que representa molts votants, ho diu. Catalunya ha entrat en la fase d’esgotament, una fase perillosa per als moviments socials, perquè ja no hi ha direcció, ni full de ruta, ni marge per a la comprensió, la tolerància o la paciència. Només hi ha esgotament.

Moltes persones semblen ser-ne conscients, tant en el bloc independentista com fora. Sentint diumenge al vespre el president del Parlament, en aquest moment l’única autoritat política representativa del conjunt de la societat catalana, em va semblar detectar aquest mateix cansament, i, alhora, el suggeriment d’una via de sortida. La proposta d’un gran front contra la repressió que abastés no solament la majoria de partits polítics sinó fins i tot moltes institucions civils em sembla una gran iniciativa; amb, com a rerefons, la possibilitat apuntada d’arribar a constituir un govern de coalició ample que permeti superar aquest moment, reordenar les prioritats socials, econòmiques i polítiques, i encetar una nova etapa de reconstrucció de complicitats i vincles. És allò que es va fer a l’inici de la Transició, això sí, amb un president que era un gat vell de la política, i que havia sabut esperar 40 anys per si arribava el seu moment. El seu moment va arribar, i això va permetre un salt endavant indubtable de la societat catalana.

La setmana que acaba va semblar que es podia avançar en aquesta direcció, liderada per ERC, i les posicions dels comuns, mirant de donar forma a la idea, i fins i tot del PSC, permetien esperar-ho. Però el boicot va sorgir immediatament. Amb una crítica ferotge de qualsevol intent per part dels partits unionistes, òbviament, però també amb bastons a les rodes d’alguns dels independentistes. Junts per Catalunya no admet que baixi la tensió; desitja sumar els comuns, però per prosseguir amb el seu intent, no pas per frenar-lo. Tampoc la CUP, esclar; a la CUP li podem demanar moltes coses, perquè demostra coherència i fermesa, però mai podem esperar-ne ni moderació ni prudència; assumeix el paper de punta de llança, d’avantguarda revolucionària, i, amb els seus quatre vots al Parlament, s’ho pot permetre; es troba en una situació privilegiada per esperonar i radicalitzar sense haver d’assumir altres conseqüències que, potser, la repressió personal. Una situació molt diferent de qui té la responsabilitat de formar govern i de trobar solucions per sortir de l’atzucac en què ens trobem ara.

I és en el plantejament de Junts per Catalunya -probablement ni tan sols del PDECat- on rau l’obstacle principal. Puigdemont i els seus segueixen enrocats en una posició idealista decidida a negar les condicions reals. Ho poden fer perquè tenen 34 diputats i la impossibilitat de majories alternatives. Per quina raó en dic idealista? Perquè suposa que amb una construcció d’idees n’hi ha prou per doblegar la realitat. Malauradament per a ells, i per a Catalunya, es troben davant un Estat que no fa cap cas d’aquest tipus de joc: utilitza la força i prou. En el fons, dues posicions similars: tinc raó, s’ha de fer el que jo vull, i d’això en dic democràcia. Posicions insostenibles: ni s’ha demostrat mai que hi hagi majoria independentista a Catalunya ni l’Estat es comporta democràticament quan ignora els drets i la voluntat d’una gran part de la població catalana i forçar tots els mecanismes per aguditzar la repressió. Però arribats a l’enfrontament, quan els arguments ja no serveixen, és evident qui té les de guanyar. La tàctica que sembla utilitzar Junts per Catalunya, tibar la corda al màxim tot esperant que sigui l’Estat que es trenqui, no és sinó una il·lusió més, que probablement acabarà portant-los a la marginalitat política. El PP està desgastat en molts aspectes -els seus errors i corrupcions són gravíssims-, però l’estat espanyol té corda per estona, i alimentar l’escenari d’una caiguda ràpida torna a ser un miratge que no resisteix cap anàlisi.

Només queda la gent, corrent d’una carretera a l’altra, rebent cops de porra, fent el que calgui per no perdre l’esperança. És hora que tots plegats ens donem un respir i evitem haver-nos d’enfrontar a mals majors.

 

 

16.

 

Xavier VIVES, “¿Quo vadis Barcelona?” a La Vanguardia (5-04-18)

http://www.lavanguardia.com/opinion/20180405/442190299595/quo-vadis-barcelona.html

Barcelona es el escenario principal donde se desarrolla el choque frontal entre el nacionalismo catalán y el español, y recibe las consecuencias. El último ejemplo es la renuncia de Barcelona a organizar la competición de vela World Race . A las razones mencionadas por la organización, “la falta de estabilidad política” y el “cambio de criterio del Ministerio de Hacienda en la utilización de soportes publicitarios”, hay que añadir la falta de convicción municipal. En todo caso, el espectáculo de las distintas administraciones y partidos políticos dándose las culpas desanima al más entusiasta. No vamos bien.

Barcelona ha tenido un gran éxito y se ha puesto en el mapa de las ciudades del mundo más valoradas a partir de la renovación que supusieron los Juegos Olímpicos de 1992. No ha habido después ningún proyecto parecido y, ciertamente, ahora no se avista ninguno. Los Juegos impulsaron Barcelona como destino turístico, de congresos, y como ciudad para vivir. El turismo, a pesar de las externalidades negativas que comporta cuando no está bien regulado, ha sido un factor que ha permitido que Barcelona aguantara la profunda crisis iniciada en el 2008. Aun así, llegó a ser percibido como un problema para la ciudad. La turismofobia, animada irresponsablemente incluso por responsables institucionales, ha llevado a Barcelona a figurar en las listas de ciudades (la de la CNN , por ejemplo) que maltratan al turista tal como lo hace Venecia . Los atentados de agosto y la violencia del 1 de octubre del año pasado, junto con las posteriores turbulencias, que todavía continúan, fueron un toque de atención de la volatilidad del turismo.

El origen del éxito de los Juegos tuvo nombres y apellidos, y no estaban ni en la Generalitat ni en el Gobierno de España. En efecto, tanto el nacionalismo catalán como el español han visto Barcelona como una entidad que hay que controlar más que potenciar. Recordamos la desconfianza de la Generalitat sobre el proyecto metropolitano del alcalde Maragall. Tampoco nunca han fructificado las propuestas de bicapitalidad en España. La experiencia fallida de la extinta Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones ( CMT ) en Barcelona es paradigmática. Me temo que estas actitudes de los nacionalismos en pugna no han cambiado. Barcelona tiene que asumir que sólo cuenta con sus propias fuerzas para salir adelante. Por eso hace falta liderazgo político y civil, pero no lo tenemos.

Tomemos como ejemplo reciente la propuesta del Ministerio de Fomento de expansión del aeropuerto de Barcelona a Girona, la “cuarta pista”. Hay dos motivos de preocupación. El primero es que no parece adecuada, por razones obvias, una pista a cien kilómetros de El Prat. El segundo es que no se ha oído ninguna voz, ni de las administraciones, partidos u organizaciones de la sociedad civil, que la ponga en cuestión, excepto la nota de los partidos nacionalistas catalanes de que se olvida Reus. El crecimiento anticipado del aeropuerto de El Prat necesita la terminal satélite prevista, pero aún necesitará más que las pistas se usen como habían sido diseñadas desde el principio. Ahora, normalmente, la pista larga se usa para aterrizar en lugar de para elevarse, provocando congestión cuando hay más vuelos de larga distancia.

¿Qué hay que hacer? Hace cuatro años en estas mismas páginas afirmaba que Barcelona necesitaba un gobierno metropolitano. Si hubiera sido así quizás ahora el aeropuerto tendría estación del AVE. Además, señalaba que hacía falta tener control local de la gestión de las infraestructuras como el aeropuerto, y superar las carencias en cercanías y accesos al puerto. No parece que hayamos avanzado mucho. Tampoco hemos consolidado un mercado de trabajo de alta calificación, y la actual inestabilidad política ciertamente no ayuda. Formaremos buenos pro­fesionales en nuestras universidades, que tendrán que salir fuera para ganarse mejor la vida. Afortunadamente, el impulso que dio la Generalitat a la investigación de excelencia permanece y empieza a dar frutos, trasladando la innovación a la actividad empresarial. También impulsa Barcelona como ciudad atractiva para absorber talento y como centro internacional de enseñanza superior. Seguimos teniendo que trabajar en los factores fundamentales que configuran la riqueza de una región: en el capital humano, la educación, la cultura y el capital social. Hace falta ambición, pero está la sensación clara, por ejemplo, de que nos estamos quedando muy retrasados en el campo cultural. Barcelona tiene que poder competir en ciencia con las ciudades punteras del mundo. Hace falta tener un proyecto y dedicar recursos. Nueva York, por ejemplo, no esperó la ayuda del Gobierno federal para hacer competir a las mejores universidades para establecer un campus tecnológico en la isla Roosevelt. Cornell presentó el mejor proyecto. Ahora el Ayuntamiento de Nueva York tiene un programa bien dotado para impulsar la biotecnología.

La consecución de objetivos ambiciosos implica superar las divisiones políticas partidistas y que las organizaciones políticas locales pongan Barcelona al frente de sus prioridades, y no sucumban a la tentación de utilizarla para otros objetivos. La sociedad civil barcelonesa tendría que empujar en esta dirección de manera más decidida.

 

17.

 

Pablo SIMÓN, “El procés y dejar de cavar” a Politikon (28-03-18)

https://politikon.es/2018/03/28/el-proces-y-dejar-de-cavar/

1. En mi humilde opinión, el procès siempre ha sido como una cebolla: tenía capas. Siendo fruto de una peculiar confluencia entre la competencia por la hegemonía de partidos nacionalistas, movimiento social de base e insurrección institucional; estando alentado por factores políticos diversos a nivel catalán y estatal desde 2010 (cosa ya bastante tratada), creo que el procés tiene dos niveles. De un lado, el de los verdaderamente convencidos con que la independencia está a la vuelta de la esquina y es factible. Del otro, los que consideraban que esta dinámica no era sino una apuesta para forzar al Estado a negociar.

2. Un juicio orientado exclusivamente a los resultados de la acción política solo puede ser negativo, en global, para ambos sectores. El autogobierno de Cataluña está suspendido vía artículo 155, la cúpula política del independentismo está en prisión y Ciudadanos no sólo ha sido primera fuerza en Cataluña, sino que apunta un buen resultado en España. Mientras, la República ni está ni se la espera. Si había quejas sobre el proceso de recentralización a partir de la sentencia del Estatut en 2010 o de las políticas del gobierno del PP, no sé dónde nos deja el actual estado de postración de la Generalitat de Cataluña. Se ha pasado del procés al retrocés. Los eventos de estos meses han sido un regalo para muchos sectores que jamás han creído en la descentralización y estaría bien ser consciente de esto porque para salir de un agujero hace falta dejar de cavar.

3. Tres (fatídicos) lemas procesistas. Només depèn de nosaltres: La creencia de que es posible la independencia y doblar el brazo al gobierno estatal exclusivamente con los apoyos políticos dentro de Cataluña. Es dudoso que se pueda hacer un referéndum o una secesión en un marco liberal democrático sin acuerdo. La vía unilateral, la DUI, no sólo ha roto a los catalanes, también ha cegado el espacio para cualquier negociación. Tenim pressa: La idea de que debe ser ahora o nunca. Por eso fueron las elecciones plebiscitarias antes que las Generales de 2015 – no sea que se abriera un escenario nuevo de negociación. Se pensó que cinco años sostenidos de “demanda” del referéndum eran suficiente para empujarlo a toda costa, sin siquiera esperar un cambio de gobierno en España o tejer complicidades con partidos estatales que compartían la demanda. Ho volem tot: O referéndum, o referéndum. No hay margen para grises, ni para acuerdos graduales, ni para mesas intermedias que blindaran el autogobierno. Y saltado todo por los aires ¿Ahora qué hacemos?

4. Que Mariano Rajoy nos ha arrastrado a una crisis constitucional sin precedentes es indudable. En ningún país del mundo se entendería que, si casi la mitad de la población de un territorio se quiere marchar, no se abra un escenario de negociación. Opciones no faltaban. Una mesa de reforma constitucional en el 2014, cuando lo más crudo de la crisis había pasado. Una línea de comunicación con los sectores moderados del catalanismo político para tejer alianzas. Alguna propuesta que al menos interpelara a la sociedad catalana – no necesariamente a sus líderes. Nada se hizo y confío que, en algún momento, alguien pida responsabilidades al presidente del gobierno por habernos llevado hasta aquí.

5. Ahora bien, sus adversarios independentistas se han metido con gran alegría en la boca del lobo. Ignoro si de verdad alguien pensaba que España era un estado fallido, pero el error de cálculo parece importante. Con un 70% de apoyo en Cataluña la secesión sería imparable, con el apoyo de China o Estados Unidos también. Ninguna de esas condiciones se cumplía. Las consecuencias ahora están siendo fatales porque la judicialización del conflicto por parte del gobierno ha activado el automatismo de una máquina imparable que no deja margen para negociar. La decisión de atarse a los jueces no es neutral, por supuesto, sino rabiosamente militante a favor del statu quo.

6. Creo que hay quien piensa de verdad que lo que se hace desde el 6 y 7 de septiembre, cuando se produce el viraje hacia el RUI (referéndum unilateral de independencia), cuando se erige el Parlament en poder constituyente con las leyes de desconexión, cuando se proclama la independencia (primero la puntita, luego integral) se trata de actos de desobediencia civil. Sinceramente, ya hubiera querido Rosa Parks tener detrás de sí el estado de Alabama en sus actos de desobediencia. Esto es otra cosa. Se trata más bien de colocar al Estado en Cataluña (que es la Generalitat) fuera de la ley dejando a la mitad de los catalanes fuera de una institución que es de todos. Ahora que muchos hablan del libro “How democracies die” está bien recordar que, junto a la tolerancia, la contención en el ejercicio del poder desde las instituciones también es clave para sostener la democracia. Si se alega que España ha fallado en lo primero, no hay duda de que los independentistas lo han hecho en lo segundo.

7. La polarización ha roto la hegemonía del catalanismo político, transversal, tejido durante décadas y que tenía la simpatía de sectores de la izquierda española. Quebrada la idea de un sol poble, ahora Cataluña tiene dentro de sí dos naciones que cada vez se sienten más alejadas entre sí. Tal vez alguien pensaba que a España le iba a preocupar la importantísima erosión de su crédito internacional. Que le iba a preocupar su evidente pérdida de legitimidad en Cataluña. Craso error. Si el Estado ha podido sobrevivir a un tercio de los vascos que viven de espaldas a España (en condiciones mucho más crudas) esto no tiene por qué ser muy diferente. Tal vez hay quien confía en que construyendo un argumento de causa justa vendrá la UE o la ONU al rescate, pero lo cierto es que espera en vano. Esto empieza y acaba en Cataluña porque no se ha entendido que cuanto peor, peor. No hay más.

8. Tras el 21D desencallar la situación es difícil porque el soberanismo tiene mayoría parlamentaria de la manera más complicada posible. JxC por delante de ERC en torno al “candidato legítimo”, la mitad de los líderes independentistas en el exilio o en prisión y una ruptura de este bloque en mil pedazos (sectores del PDCat contra Puigdemontanos, la CUP contra todos insistiendo en la desobediencia, ERC buscando des-escalar sin éxito, los CDR reemplazando a Omnium y ANC en la calle). De un modo o de otro el reloj está en marcha y hasta el 22 de mayo tienen de plazo, pero hay tantas heridas, se vive en tal shock desde el 1 de octubre, que virar la nave va a ser difícil. Sigue estando sobre la mesa saber quién y para qué.

9. Tras elegir gobierno, haya o no repetición electoral, quizá el mejor escenario sea el de una guerra fría entre Barcelona y Madrid para ir, poco a poco, abriendo el marco para una negociación. Sin embargo, esto va a ser costoso porque la unilateralidad ha hecho todo complicadísimo. La propuesta de referéndum – que por primera vez tenía en España 5 millones de votos detrás – queda tocada de muerte. Blindar autogobierno en una reforma constitucional será entendido como “ceder al chantaje independentista”. La asimetría y la bilateralidad son impensables en el corto plazo, y eso que los partidos nacionalistas catalanes han co-gobernado España la mitad de la democracia. Sigo pensando que solucionar el conflicto pasa, de un modo o de otro, por un acuerdo y un refrendo de este (en un orden u otro). Pero esto ya no va de solucionar la cuestión, sino de ganar. Y cuidado porque un equilibrio que implique una Cataluña irredenta, unas instituciones minoradas, es sostenible para el conjunto de España. La cosa puede quedar enquistada sine die.

10. La vía judicial, además, seguirá complicando todo. No se va a detener, es lenta y va a generar más distorsiones. Es insoslayable que desde septiembre se cometen ilegalidades y se debe pagar un precio por ello. Ojalá no se hubiera llegado hasta aquí pero ya no tiene remedio. Sin ser jurista, malversación y desobediencia parece que son indisputadas. Leyendo a especialistas me parece que el cargo de rebelión está fuera de lugar, igual que las prisiones provisionales. De los procesos internacionales nada sé, así que ojalá tener a más sistemas judiciales implicados le añada las máximas garantías al proceso. Ahora bien, dado que el juez es autónomo, poco margen hay porque ahora es Llarena quien controla los ritmos de la política. Todo más complicado que nunca.

Y sin embargo…

Una coda optimista: Salvo la muerte todo tiene remedio y si se ha podido, en condiciones más complicadas, ir retejiendo en Euskadi, estoy convencido de que también se podrá en Cataluña. Se tendrá que hacer de otra manera y desde otras coordenadas políticas porque ya se ha sacado la pasta de dientes del tubo, pero puede hacerse. Eso sí, cuanto antes nos pongamos manos a la obra mejor porque si algo es seguro es que esto va para largo.

 

18.

 

Benoît PELLISTRANDE, “Fin de partie en Catalogne?” a Telos (28-03-18)

https://www.telos-eu.com/fr/fin-de-partie-en-catalogne.html

Depuis le 21 décembre dernier, date des élections, la politique catalane s’est progressivement paralysée. Si la majorité indépendantiste au Parlement régional a réussi à élire Roger Torrent (ERC) président, lui donnant ainsi un rôle central pour la désignation du candidat à la présidence de la Generalitat, elle a échoué, depuis plus de deux mois qu’est constitué ce Parlement, à procéder à l’élection d’un nouveau President.

Et voilà qu’en moins de 72 heures, le panorama de la vie politique catalane a été complètement bouleversé par l’action de la justice espagnole. Vendredi, le juge Pablo Llarena a envoyé en prison préventive cinq anciens conseillers de l’Exécutif Puigdemont. Dimanche matin, la police allemande, pilotée sans aucun doute par des informations délivrées par les services espagnols, a procédé à l’arrestation de Carles Puigdemont en vertu du mandat d’arrêt européen, activé vendredi par le juge Llarena. D’un coup, toute une pléiade d’acteurs de la crise politique se trouve disqualifiée. Quelles seront les conséquences politiques de ce tournant spectaculaire et pourtant parfaitement logique avec les règles de l’État de droit européen ?

Retour sur un échec

Les indépendantistes de Junts Per Catalunya (JpCat) et de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) avaient toutes les cartes en main pour pouvoir désigner le prochain président de la Catalogne. Forts de 66 élus (34 pour JpCat et 32 pour ERC), ils dépassaient d’une voix le camp constitutionnaliste (Ciutadans, Parti socialiste de Catalogne, En Comú Podem, Parti populaire), dont le regroupement reste plus une vue de l’esprit qu’une réalité politique (En Comú Podem, mais aussi le Parti socialiste de Catalogne flirtent avec l’idée d’une offre transversale). JpCat et ERC pouvaient même se passer de l’appui de la Candidature d’unité populaire (CUP, 4 députés) dont la radicalité extrême et le chantage exercé lors de la précédente législature sont sans doute aux origines des dérapages et des ratés de l’automne 2017. Or, de cette position politique, ils n’ont rien fait.

Le responsable de ce nouveau gâchis s’appelle Carles Puigdemont. Renforcé par son succès électoral inattendu – tous les sondages le plaçaient derrière ERC et Oriol Junqueras –, Puigdemont s’est installé dans la posture (usurpée) du président légitime et il a pris en otage les députés nationalistes. Fuyant la justice espagnole, il s’était livré lui-même à un exil à Bruxelles. De là, il prétendait être élu président de la Catalogne, la gouverner depuis son bureau bruxellois et communiquer avec le Parlement via Skype! Naturellement, cet échafaudage absurde n’a pas résisté au règlement du Parlement catalan et aux normes constitutionnelles élémentaires. Il a alors imaginé une autre solution tout aussi baroque: un Conseil de la République serait formé – il en serait le président – et ce conseil aurait autorité sur le gouvernement catalan. Bref, à côté des institutions légales, se superposerait une institution sans autre légitimité que celle conférée par la lutte de 2016 et 2017. Carles Puigdemont obtint alors que le candidat proposé à la Generalitat soit Jordi Sánchez, ancien président de l’association activiste Assemblée nationale de Catalogne. Problème: celui-ci était en prison préventive depuis le 16 octobre 2017. La manœuvre était toujours la même: mettre en avant un candidat empêché par la justice pour dénoncer une « violation des droits politiques des Catalans ». L’option Sánchez échoua. Mais celui-ci démissionna de son mandat de député pour assurer une majorité indépendantiste. En effet, dans le Parlement élu le 21 décembre, 3 députés étaient en prison et plusieurs autres étaient poursuivis.

L’obstination de Carles Puigdemont avait pour principal objectif d’empêcher Oriol Junqueras (emprisonné) et son parti (Esquerra) d’être à la manœuvre. La mobilisation de la rhétorique du président légitime, des droits politiques bafoués et de l’État espagnol anti-démocratique n’avait comme seul objectif que de maintenir intactes les émotions militantes.

Depuis deux mois, la vie politique catalane n’était donc plus qu’une chronique picrocholine. C’est d’ailleurs la raison pour laquelle je n’avais pas alimenté le site Telos pour décrire une paralysie ubuesque.

Tout sest accéléré mercredi 21 mars

Ce jour-là, on apprenait que le juge allait convoquer pour le 23 mars Jordi Turull, ancien porte-parole du gouvernement catalan et ancien conseiller à la Présidence (il a été le bras droit de Puigdemont dans la montée aux extrêmes entre juillet et octobre 2017). Le juge allait lui signifier la fin de l’instruction et sans doute lui annoncer sa mise en jugement. Dès lors, il fallait faire de Jordi Turull, en urgence, le nouveau président de la Catalogne.

Le soir du 21 mars, Roger Torrent convoque pour le lendemain 17 heures une session d’investiture. Le 22 mars, la session commence: on sait qu’elle ne débouchera pas sur une investiture puisque, en raison de l’absence volontaire de Carles Puigdemont et Toni Comin, le total des voix indépendantistes n’est plus que de 64. Or il faut une majorité absolue. Le seul espoir était que la CUP apportât ses voix à cette candidature. Ce qu’elle refusa de faire.

Le vendredi 23 mars, Jordi Turull, Carme Forcadell (ancienne présidente du Parlement), Raoul Romeva (ancien conseiller des relations extérieures du gouvernement catalan), Dolors Bassa (ancienne conseillère au Travail et Relations sociales) et Josep Rull (ancien conseiller en charge du Territoire) se présentent devant le juge. Mais Marta Rovira (secrétaire générale de ERC) refuse de se présenter et annonce, par voie de presse, qu’elle a pris le chemin de l’exil. Cet antécédent conduit le juge Pablo Llarena à estimer qu’il existe un risque de fuite et à ordonner la prison préventive pour les cinq prévenus.

C’est un premier coup de théâtre. Felipe González, qui avait espéré que la prison préventive serait évitée, reconnaît son caractère irrémédiable après la fuite de Marta Rovira. Terrible ironie de l’histoire: Puigdemont (JpCat) en fuyant avait conduit Junqueras (ERC) en prison. Rovira (ERC) en fuyant conduit Turull (JpCat) au trou. ERC a rendu à JpCat sa politesse… et aux yeux de tous a été manifestée l’absence complète de solidarité au sein de cette bande politique.

Le second coup de théâtre c’est l’arrestation en Allemagne de Carles Puigdemont. Le voilà sorti du jeu politique.

Et maintenant?

La Catalogne a vécu au rythme de Samuel Beckett. Après En attendant Godot (ici la République indépendante), on a eu Oh les beaux jours – cette méditation sur le temps qui vous paralyse progressivement et les mots qui perdent leur sens. Voici Fin de partie.

L’indignation militante et politique va s’exprimer. Ni l’indépendantisme, ni le nationalisme ne se sont évaporés. On va entendre pendant des semaines encore des déclarations incendiaires contre la répression espagnole, l’attaque des droits politiques catalans. J’allais dire: c’est la musique habituelle. Elle ne peut pas disparaître du jour au lendemain. Cela appartient aussi à l’écosystème de la culture politique catalane.

Mais plus profondément, je crois que la séquence Puigdemont a pris fin et avec elle une certaine forme de la crise catalane.

D’abord, les indépendantistes sont acculés à un retour au réel. Ils ont sous-estimé l’État espagnol et ont oublié qu’il était un État de droit, solide, reconnu et respecté. Certains responsables catalans sont rattrapés par la justice parce qu’ils ont violé la loi. Rien que de très normal… sauf à accepter que la rupture révolutionnaire l’emporte sur la norme démocratique. La révolution a échoué en Catalogne parce que la situation n’y était pas révolutionnaire!

Ils ont mal apprécié les opinions publiques européennes et les positions gouvernementales. Les indépendantistes catalans sont absolument isolés sur la scène européenne. L’arrestation de Puigdemont en Allemagne achève de le démontrer.

La stratégie indépendantiste s’est achevée dans des jeux tactiques, politiciens et personnels qui invalident une génération de dirigeants. La bonne nouvelle de ces jours-ci, c’est qu’il va falloir enfin ouvrir une nouvelle page avec des nouveaux responsables catalans.

Car « l’inflammation catalane » existe et après cette séquence 2016-2018 si lamentable, il faut impérativement renouveler le pacte démocratique espagnol et catalan (la démocratie a été abimée en Catalogne, pas en Espagne si on accepte cette différence artificielle).

Le moment n’est pas complètement favorable. La perspective des élections municipales et régionales de 2019, et derrière elles les élections générales (au plus tard en juin 2020), contraint toutes les partis politiques et modèle les calculs des acteurs. Mais on peut – et sans doute doit-on – espérer que la politique, après avoir montré son pire aspect, démontre qu’elle est indispensable et utile. Après tout, la démocratie raisonnable reste un rêve éveillé.

 

19.

 

Brian RESNICK, “Cambridge Analytica’s psychographic microtargeting: whats bullshit and whats legit” a Vox (23-03-18)

https://www.vox.com/science-and-health/2018/3/23/17152564/cambridge-analytica-psychographic-microtargeting-what

Why did Cambridge Analytica — the analytics and marketing firm that worked for the Trump presidential campaign — want to know what 50 million people “liked” on Facebook?

The answer, as we’ve learned, is that the firm, which obtained the personal data of tenes of millions of users without their consent, sought to develop “psychographic” profiles of them. In simpler terms, Cambridge Analytica hoped to leverage Facebook data to understand the personalities of its users and then, in turn, use that information to match advertisements with the people most likely to respond to them.

As the New York Times reports, it’s unclear to what extent the company used this “psychographic” targeting to influence the 2016 general election campaign. And it’s even more unclear if this approach is effective.

But still, we might be left wondering: Is it plausible that personality data could be used to influence an election?

The research from psychology and political science actually has a few hints for us here. Overall, the story is this: Our digital footprints do paint a somewhat accurate picture of our personalities. However, it remains to be seen how political campaigns can leverage this information to actually influence elections.

Here are the four takeaways from psychological and political science research.

1) It is entirely plausible that people can build a psychological profile of you from your online activity

We all have personalities; they are the stable personal traits that inform how a person interacts with the world. For instance, a neurotic person may be more swayed by an ad depicting a home break-in, Cambridge Analytica CEO Alexander Nix once explained to potential clients. A more agreeable person may respond better to an ad that emphasizes family values. (The German Das Magazin first reported on Cambridge Analytica’s tactics in 2016. You can read the English version of the article at Vice.)

Personality is most commonly measured on a scale known as the “Big Five.” It’s based on five well-established traits: agreeableness, neuroticism, openness to new experiences, extroversion, and conscientiousness. Our levels on these traits tend to be relatively stable throughout our lifetime (with some exceptions).

And it’s no big mystery how levels of these traits are related to the things we like, buy, and spend time with.

In 2013, psychological researchers Michal Kosinski, David Stillwell, and Thore Graepel, who were all researchers at Cambridge University in the UK at the time, published a paper that showed the things we “like” on Facebook can be used to predict our personality traits.

“For example,” they write in the paper, “users who liked the ‘Hello Kitty’ brand tended to be high on ‘Openness’ and low on ‘Conscientiousness,’ ‘Agreeableness,’ and ‘Emotional Stability [i.e., neuroticism].’”

Kosinski and his colleagues had come to these conclusions by deploying an app on Facebook. Once users opted in, the app assessed their personality traits (via a quiz) and other personal characteristics. It then correlated those answers with that they “liked.” The analysis also found that Facebook activity could be useful in predicting intelligence, sexual orientation, and other personal factors.

This is the model that Cambridge Analytica copied. As has been reported, Aleksandr Kogan, a fellow Cambridge academic, copied the methods Kosinski and his colleagues used and then turned around and sold that data to the company that would come to spawn Cambridge Analytica. Users did not consent to this.

And making matters worse, at the time, Facebook allowed apps like these to collect data on users’ friends as well. This is how Cambridge Analytica acquired data on millions of people.

The bottom line here is that our digital footprints leave impressions of ourselves. And as David Stillwell, who co-wrote the 2013 paper, warns on Twitter, Facebook is hardly the only source of this information. The programs that can collect it, and analyze what it all means, are only going to grow more sophisticated.

2) Theres some limited evidence that personality info can be used to serve you ads you find to be more engaging

So it makes sense that our Facebook data can be used to predict personal information about ourselves. But what about Cambridge Analytica’s pitch that this data could be useful for political campaigns?

The evidence here is very mixed and mostly is in the domain of consumer product research.

One study (also via Kosinski and Stillwell) found that ads could result in 40 percent more clicks if they targeted particular personality types. For a beauty advertisement, extroverts were targeted with the message “Dance like nobody’s watching.” Introverts saw the message “Beauty doesn’t have to shout.” These extra clicks led to more purchases for the retailer.

But making decisions in presidential campaigns is very different from buying makeup. It’s informed not just by our personalities, but by our partisan identities, our ideologies, and our personal history. (And yes, it’s true all these factors may be interrelated.)

Very few papers have addressed whether personality targeting works for political campaigns. Jay Van Bavel, a social psychologist at NYU, pointed me to one unpublished PhD dissertation that addresses the question. It finds mixed evidence on the ability of personality traits to predict who is most likely to turn out to vote and mixed evidence over whether personality traits can predict who is most likely to be persuaded by advertisements.

Other research has shown personality traits are only somewhat useful in predicting voting preferences. A 2009 paper from NYU found parents’ political orientation was much more predictive of voting behavior in the 2008 election than any of the Big Five personality traits. And no factor was more predictive than simply asking people if they were liberal or conservative.

It’s also worth noting: The American public was subjected to an enormous, Russian-backed misinformation campaign in the runup to the 2016 election. And even there, it’s very unclear what impact (if at all) it had on the election results. Likewise, it’s very hard to assess the impact of microtargeting.

3) Theres nearly no evidence these ads could change your voting preferences or behavior

So it’s plausible that personality-matched ads could be more engaging. But what use is that? It’s much, much more likely that microtargeted ads work on reinforcing people’s preconceived notions. It’s very unlikely that they actually changed anyone’s minds on whether to vote for Donald Trump or Hillary Clinton.

Overall, there’s nearly no evidence that political campaigns have any power to persuade voters. Recently, political scientists Josh Kalla and David Broockman conducted a meta-analysis of 49 experiments that were designed to test whether voters are persuadable. The result: “These experiments’ average effect is also zero.”

Their study did find an important nuance, though. As Vox’s Dylan Matthews explained here, they turned up evidence that voters are persuadable when it comes to primary campaigns and ballot measures. But by the time a general election comes along, people are pretty much set in their preferences.

Keep in mind, during the Republican presidential primary, Cambridge Analytica was working for Ted Cruz. We know how well that worked out for him. And for what it’s worth, a former Cruz staffer told the New York Times the service didn’t provide the campaign much value.

Furthermore, there’s potential for a microtargeting scheme to backfire. If a person is wrongly targeted with an ad, they may be offended. And there’s some reason to doubt the whole notion that voters respond better to ads tailored to personality traits.

A 2012 experiment out of the University of Massachusetts found that “voters rarely prefer targeted pandering to general messages.” The pandering in this study was on the basis of personal identities (like Latino, gun owner, born-again Christian), and not personalities. But still, it’s important to note that microtargeting’s effectiveness is not a given.

4) Just because you understand a personality type doesnt mean youll be good at making ads to suit it. Our intuitions are often wrong about what we think others will find convincing.

Finally, it’s worth remembering that advertising can be more of an art than a science. Just because you know a person’s personality, it doesn’t mean you’ll be able to craft the perfect ad to pull at their heartstrings.

Here’s an instructive example of that. Last year, I wrote about a research effort focused on trying to persuade people to be less prejudiced against Muslims. The researchers here tested eight videos on around 2,000 study participants and found that only one video was able to move the needle a bit on a measure of collective blame (the tendency to blame all Muslims for the actions of a few terrorists). That’s no small effort.

The authors of the paper did one final, very interesting thing in their experiments. Before they ran the test with the eight videos, they showed them to a wholly different group of 938 participants and basically asked: What do you think will work to change somebody’s mind about collectively blaming Muslims for terror attacks?

Overall, these participants didn’t pick the winning video. Which shows our intuitions about what might convince another person are often wrong.

This finding is common: We often are mistaken about what arguments other people will find convincing. People who design ads for a living are arguably better at this than the average person. Still, this work is hard. And success is not guaranteed.

Further reading on Cambridge Analytica

•     The data firm is involved in a litany of scandals. Andrew Prokop breaks them down here.

•     Aja Romano explains why so much of the backlash is directed toward Facebook

•     And finally, for the visually inclined: The Facebook and Cambridge Analytica scandal, explained with a simple diagram

IN THIS STORYSTREAM

The Cambridge Analytica scandal puts Facebook under scrutiny

Elon Musk deletes the Facebook pages for Tesla and SpaceX

Cambridge Analytica’s “psychographic microtargeting”: what’s bullshit and what’s legit

The Facebook and Cambridge Analytica scandal, explained with a simple diagram

 

 

20.

 

Andrés ORTEGA, “Publicidad psicográfica: la batalla global por influir sobre la gente” al blog del Real Instituto Elcano (28-03-18)

https://blog.realinstitutoelcano.org/publicidad-psicografica-la-batalla-global-para-influir-sobre-la-gente/

No es nuevo. De hecho, mucho se sabía o se sospechaba. A saber, que usando datos de las redes sociales se puede agregar o personalizar mensajes –verdaderos o falsos– que llegan a muchos millones de sus usuarios individuales (aunque sea con seudónimos, son reales) o a grupos de ellos. Es lo que ha hecho con datos de Facebook la consultora (o, más bien, agencia de publicidad política) Cambridge Analytica para favorecer el triunfo de Donald Trump en 2016. Aún hay que aclarar algunos hilos sobre su influencia en el referéndum sobre el Brexit.

A través de la investigación psico y sociológica, el análisis de los “amigos”, los “me gusta” y los muros de cada usuario dicen mucho sobre los que cliquean en Facebook y en general en las redes sociales. Ya se ha dicho, los datos son el nuevo petróleo, también para la política, sobre todo, pero no únicamente, en democracia. Esta vez para mandar mensajes personalizados a los votantes indecisos cuyas propensiones se logran conocer.

La intromisión rusa en estos y otros procesos electorales la ha puesto de manifiesto el pavoroso auto de acusación del fiscal especial Robert Mueller en EEUU. Los servicios de inteligencia occidentales están cada vez más preocupados por las posibilidades de la manipulación de esta conectividad por grupos, gobiernos u otros servicios extranjeros, aunque ellos mismos la utilizan. Pueda haber una conexión rusa en el caso de Cambridge Analytica. Alexandr Kogan, investigador ruso-americano de la Universidad de Cambridge, vinculado a esta empresa, está bajo sospecha. Estamos ante una batalla global para influir sobre la gente, en la que se generan extrañas relaciones y alianzas. Este uso manipulativo de la minería de datos es un fenómeno muy amplio.

Evidentemente Facebook, en este caso, ha actuado mal, y tendrá que responder. Los parlamentos británico, europeo y estadounidense han citado a su CEO y fundador, Mark Zuckerberg, que ya ha prometido reforzar la privacidad en su red. Pero Facebook y Zuckerberg no sólo han sufrido una pérdida importante en el valor de su capital bursátil, sino, sobre todo, reputacional y de confianza.

Cambridge Analytica no está sola en este tipo de actividad. Muchas otras empresas (y servicios) actúan o puede actuar de igual modo, con mayor discreción. Lo que el caso demuestra es que ahora casi cualquiera –empresas privadas, gobiernos, organizaciones no estatales– con acceso a datos sobre los usuarios y una cierta sofisticación técnica puede practicar eso que McKenzie Funk, colaborador de Open Society y miembro de la cooperativa de periodismo Deca, llamó “publicidad psicográfica”. Cualquiera, sí, con los conocimientos suficientes, como los que aportó a Cambridge Analytica Christopher Wylie, el que decidió filtrar esta información a The Guardian/The Observer y a The New York Times, puede hacerlo. Sin olvidar que el que empezó con este tipo de técnicas electorales psicográficas fue el propio Barack Obama.

¿Cómo luchar contra estas posibilidades tecnológicas que pueden ahogar la democracia, o subvertirla aprovechando su condición de abierta, como ya han alertado George Soros y muchos otros? Estamos ante manipulaciones para influir. El informe elaborado por 39 expertos para la Comisión Europea recomienda hablar de “desinformación” porque va mucho más lejos del concepto de “noticias falsas” (fake news o, simplemente, bulos), terminología que tanto gusta a Trump. Pide apostar por –y apoyar– el periodismo de calidad. Google News (ausente en España porque la ley de propiedad intelectual le obligaría a pagar un canon) se propone ahora difundir mejor este periodismo veraz en el mundo. Bien. Los expertos abogan por grupos de voluntarios –que están surgiendo– para denunciar estas actividades manipuladoras. Es necesaria asimismo la responsabilidad de las empresas propietarias de estas redes por la custodia y uso de estos datos personales. Se pide un código de buenas prácticas de estas plataformas. No obstante, estas propuestas han recibido ciertas críticas por no entender y asumir el modelo de negocio de algunas de estas plataformas, y el modelo del propio uso de estas redes u otros servicios en las que los usuarios dan sus datos a cambio de gratuidad en esta conectividad. Facebook, por ejemplo, logra ingresos de la publicidad y de los perfiles de sus usuarios y la atención de éstos, pues la atención es otro bien escaso e importante. Las críticas también exigen más transparencia en el funcionamiento de los algoritmos de las redes sociales y otros servicios.

Un estudio del Massachusetts Institute of Technology (MIT), ha concluido que las noticias falsas se difunden más amplia, rápida y profundamente que las verdaderas. No se debe sólo a la manipulación de los bots (programas o aplicaciones que ejecutan tareas automatizadas) sino a nuestro propio gusto por la novedad. Es decir, que somos en parte responsables como consumidores y usuarios de lo que está ocurriendo. De ahí que sea perentorio enseñar a la gente a protegerse frente a estas posibilidades de manipulación. “El ciudadano ha de ser provisto de las herramientas necesarias para poder discernir la verdad y la falsedad”, ha señalado José María Lassalle, secretario de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital. Los ciudadanos pueden y deben aprender a gestionar la información que reciben y la que emiten. La alfabetización mediática y tecnológica, que no es una cuestión de capacidad técnica, es algo que hay que enseñar a los mayores, pero también deben aprenderlo los jóvenes en las familias y en los colegios en toda asignatura de educación para la ciudadanía o su equivalente en cualquier país.

También la UE puede aportar un elemento con las medidas de protección. El nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) entra finalmente en vigor el próximo 25 de mayo. Es un paso importante, si bien no suficiente, y acabarán teniendo que aplicarlo también fuera de la Unión estas plataformas y servicios digitales.

Cuidado, pues las redes sociales cumplen también una función muy positiva para la defensa de las libertades, la democracia y la participación ciudadana. La lucha contra la desinformación es una excusa de muchos dictadores para limitar la comunicación y la libertad de expresión No hay que irse a China para comprobarlo. Como indica Yarik Turianskyi del South African Institute of International Affairs (SAIIA), en 2016 al menos 10 países africanos –Burundi, Camerún, Chad, la República Democrática del Congo, Etiopía, Gabón, Gambia, Mali, Uganda y Zimbabue– cerraron los sitios de redes sociales y/o aplicaciones de mensajería durante o tras elecciones en respuesta a protestas. Otros tuvieron que rectificar. En Ghana, por ejemplo, el gobierno se vio obligado ante la presión de la calle a restablecer estos servicios y acabó ganado la oposición.

No creamos que sólo la tecnología permitirá luchar contra estos excesos de la propia tecnología. También el sentido de protección frente a estos ataques y manipulaciones. Esto es sólo el principio. Pero poco a poco las sociedades y las instituciones van reaccionando. Vamos a ver cambios y nuevas reglas. Incluso si la tecnología avanza a menudo más rápidamente que los propios reguladores.