Presentació

D’una manera o d’una altra el Brexit ha provocat una reacció positiva de les institucions de la Unió Europea que han représ iniciatives per aprofundir la integració comunitària. És el cas de la política comuna de seguretat i defensa (Ana Belén Perianes) i també del nou impuls al pilar europeu dels drets socials (Borja Suárez), malgrat la timidesa de les mesures aprovades a Göteborg (Joan Subirats), sobretot si es tenen en compte les fortes diferències dels indicadors de justícia social entre els països membres de la Unió (Marga León), recollits en l’informe de la Fundació Bertelsmann.

Però aquesta reactivació de les polítiques de la Unió, necessita d’un impuls polític més fort que es confiava que podria venir del tàndem Merkel-Macron. Aquest supòsit topa amb les dificultats polítiques d’Angela Merkel a Alemanya, que ha vist fracassar de moment l’intent d’articular una coalició governamental amb els liberals i els verds (Roberto Inclán [text 1], Matthieu Croissandeau) i que obre la porta a unes noves eleccions, amb conseqüències incertes per a l’estabilitat econòmica europea (Carlos Elordi) i, sobretot, per a l’agenda reformadora (Ana Palacio, Hans-Werner Sinn).

D’aquesta manera, el lideratge reformador europeista queda en mans d’Emmanuel Macron que prosegueix predicant amb entusiasme les seves propostes, però que es juga bona part de la seva credibilitat en el front intern,  on -tot i la caiguda de popularitat- encara disposa de marge de maniobra per la feblesa de les oposicions política i social (Elie Cohen/Gérard Grunberg [text 2] Zaki Laïdi).

La sentència del Tribunal de La Haia condemnant a cadena perpetua el general serbo-bosniac Ratko Mladic tanca les accions judicials sobre el genocidi de Srebrenica i per  altres crims contra la humanitat comesos durant la guerra de Bòsnia, però com afirma Guillermo Altares: “La lección final de la condena a Mladic es que, desgraciadamente, el odio es posible. Convenientemente azuzado y organizado, despertando temores remotos, estigmatizando al otro, lo que parecía imposible un nuevo genocidio en Europa después de la Segunda Guerra Mundial, ocurrió. Se ha hecho justicia. Ahora cuidemos la memoria”.

A destacar també la duresa i contundència del president de la Comissió Europea -Jean-Claude Juncker- en pronunciar-se contra la declaració unilateral d’independència  de Catalunya, en una entrevista al diari El País.

Sobre les repercussions de la crisi catalana en el conjunt de la política espanyola, veure l’article d’Enric Juliana [text 3] que assenyala com a principal conseqüència un gir cap a la dreta, amb una previsible majoria conformada pel Partit Popular i Ciudadanos, i un PSOE presoner del marc mental definit pel ressorgiment del nacionalisme espanyol. Amb uns efectes que també repercuteixen en l’espai de Podemos i les seves confluències, accentuant les seves contradiccions (José Miguel Contreras).

Molt probablement la pedra de toc d’aquesta evolució de la política espanyola sigui la reforma constitucional, tant la possibilitat de plantejar-la i de dur-la a bon terme com l’orientació de la mateixa (Fernando Garea).

En aquest sentit, és important el document sobre la reforma constitucional  [text 4] coordinat per Santiago Muñoz Machado i subscrit per alguns dels més prestigiosos constitucionalistes i administrativistes, entre ells Eliseo Aja. En aquest document es defensa una reforma de la Constitució i no un procés constituent. Es proposen cinc grans temes per reformar el model territorial: la funció dels Estatuts d’Autonomia, el sistema de distribució de competències, la participació de les autonomies en les decisions i institucions de l’Estat, els instruments i òrgans de participació (bàsicament el Senat) i, finalment, el finançament autonòmic. A la vegada es proposen tres reformes relacionades amb Catalunya: el reconeixement de la singularitat, la recuperació dels continguts de l’Estatut desactivats per la sentència del TC i la remissió a l’Estatut dels aspectes identitaris i d’organització institucional i territorial.

Sobre la necessitat i possibilitat de la reforma constitucional veure l’opinió favorable de Cesáreo Rodríguez-Aguilera i les opinions escèptiques de Javier Pérez Royo i Ferran Requejo. I sobre aquest document, veure especialment les notes crítiques d’Andreu Boix Palop [text 5]. També són interessants les propostes de canvis constitucionals  de Carolina Bescansa.

Fora del debat polític i institucional segueix havent-hi vida en una societat marcada pel creixement de les desigualtats (veure l’endarrerida posició d’Espanya en l’Informe Bertelsmann sobre la justícia social a Europa). De ben segur, la fractura social de més abast és la fractura generacional, sobre la que l’equip de Politikon acaba de publicar el llibre El muro invisible, i del que en tenim un tast en una selecció de gràfics publicats a la seva pàgina [text 6].

Mentre, a Catalunya les eleccions del 21-D han passat a primer pla. Les primeres enquestes publicades un cop definides les ofertes electorals (Gesop/El Periódico, GAD3/ABC) deixen entreveure possibles canvis (Àngels Pont), com a resultat de diversos moviments simultanis entre els espais electorals contigus, com explica amb detall Oriol Bartomeus [text 7]. Però la dinàmica accelerada i imprevisible de la política catalana,  percutint sobre una societat amb la sensibilitat a flor de pell,  fa que qualsevol esdeveniment pugui prendre una rellevància determinant en el comportament electoral (per exemple: decisions judicials sobre els consellers i líders empresonats [Lluís Bassets]; actuació de Carles Puigdemont des de Brussel·les [Francesc-Marc Álvaro]; decisions que afectin l’economia catalana … ). Així, s’especula sobre un possible increment de la participació per sobre de la ja molt elevada del 2015; o sobre el sentit d’una perceptible espiral del silenci (Kiko Llaneras); o sobre la possibilitat que es trenqui la lògica binària entre blocs independentista/antiindependentista i aflori amb força un tercer espai (Astrid Barrio [text 8], Lluís Camprubí) …

Sobre les llistes electorals, veure l’anàlisi de José Rico [text 9]. Sobre els intents dels partits independentistes d’oferir un nou relat a l’electorat, veure Jordi JuanEnric Juliana i Jordi Mercader.

En aquest clima electoral, el fracàs de la candidatura de Barcelona a esdevenir seu de l’Agència Europea del Medicament (Jorge Tuñón) [text 10] pren una especial rellevància com a símptoma de les factures que vindran (Jordi Mercader) i afecta especialment la reputació de la ciutat de Barcelona, necessitada d’un lideratge més potent (Andreu Mayayo) [text 11] i d’un consens polític i social renovat per evitar el risc de la decadència (Francesc Trillas, Enrique Feás).

Tanquem el Focus Press de la setmana, amb la tercera part i última del text que  Manuel Arias Maldonado [text 12] ha dedicat a la Revolució Russa amb motiu del seu centenari.

 

Roberto INCLÁN, “Atasco institucional en Alemania: ¿hacia nuevas elecciones?” a Agenda Pública (21-11-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/atasco-institucional-alemania-hacia-nuevas-elecciones/

Tras las fallidas negociaciones para formar una coalición de gobierno, Alemania parece abocada a la convocatoria de unas nuevas elecciones que resuelvan esta situación de inestabilidad en el país y para el conjunto de la Unión Europea. En los días posteriores al fracaso de las conversaciones sobre una posible coalición Jamaica, los medios internacionales se están concentrando en las consecuencias para Europa. La incertidumbre en la mayor economía europea también influirá en la UE y en los posibles planes de reforma que quiere llevar a cabo el presidente francés Emmanuel Macron, y que sin el apoyo de un gobierno estable en Alemania cuentan con escaso recorrido.

Desde un primer momento, las opciones de llegar a un acuerdo eran escasas, con dos temas polémicos que destacaban por encima del resto: la repatriación familiar para los solicitantes de asilo y la estrategia para tratar de reducir los efectos del cambio climático. La cuestión de la migración ha sido el punto más polémico durante las negociaciones. La CDU/CSU exigía la fijación de límite anual para la entrada al país de los solicitantes de asilo y Los Verdes insistían en que los migrantes tuvieran garantizado el derecho de repatriación familiar. Por último, los liberales del FDP eran partidarios crear una nueva ley que regulase de forma más estricta la política migratoria.

Sobre el cambio climático, tras el Acuerdo de París de 2015, todavía no existe acuerdo para determinar cómo cumplirá Alemania con la exigencia de reducir sus emisiones de dióxido de carbono hasta 2020. Quedaría por determinar a cuánto ascenderá esta reducción y se reconoce la necesidad de disminuir la producción energética a partir del carbón.

Es mejor no gobernar que gobernar mal. Mediante este tuit publicado el pasado domingo por la noche, el líder del FDP, Christian Lindner, puso fin a las cuatro semanas de negociaciones para formar gobierno con la CDU/CSU y Los Verdes –coalición conocida como Jamaica–, y que acercan al país a una posible repetición de elecciones generales por primera vez en la historia de la República Federal.

Las muchas y largas sesiones de negociación durante las últimas semanas no han posibilitado un acercamiento entre los cuatro partidos y han evidenciado la distancia existente entre las partes. Según palabras de Lindner, “no hay una idea común para la modernización del país ni una base común de confianza”. Esta decisión de suspender las conversaciones fue criticada por el miembro de Los Verdes, Reinhard Bütikofer, quien afirmó que Lindner ha empleado “su propia forma de agitación populista en lugar de la responsabilidad política”.

Angela Merkel también ha lamentado el fracaso de las conversaciones y se ha comprometido a seguir actuando con responsabilidad con el objetivo de buscar una solución a este proceso. En sus declaraciones a la cadena pública ARD, Merkel ha reconocido que “he hecho lo que he podido”. Tras su reunión del lunes con la canciller, el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, ha instado a los partidos a la unidad en esta difícil tarea de la formación de gobierno: “aquellos que buscar tener una responsabilidad política a través de las elecciones, no deben eludirla cuando está en sus manos”.

En la misma línea se ha manifestado este martes el presidente del Bundestag, Wolfgang Schäuble (CDU), quien ha pedido a los partidos políticos una mayor disposición de cara a lograr acuerdos tras el fracaso de las negociaciones para la formación de un gobierno de coalición. En sesión plenaria, Schäuble ha afirmado que “la democracia requiere mayorías” y que “el pueblo decidió con las elecciones. Ahora nosotros, como los elegidos, debemos lidiar con ello, actuar con responsabilidad”.

En su comparecencia de este lunes en la Willy-Brandt-Haus de Berlín, el presidente del SPD y candidato en las pasadas elecciones del 24 de septiembre, Martin Schulz, ha reafirmado su negativa a formar parte en cualquier negociación para formar gobierno y dar continuidad a la gran coalición con la CDU de Angela Merkel, y ha abierto la puerta a unos nuevos comicios. Según las palabras del periodista del semanario alemán Die Zeit, Michael Schlieben, el SPD ha decidido cambiar su tradicional sentido del deber de Estado que siempre ha defendido con orgullo, y esta vez apuesta por poner a su partido primero y después al país.

La encuesta de Infratest dimap del lunes 20 de noviembre, el 32% señala al partido FDP como el principal responsable de este fracaso en las negociaciones, por únicamente un 9% que considera que la CDU es la responsable. Sobre qué postura debería tomar el SPD tras estos acontecimientos, el 50% considera que debe mantener lo afirmado por Schulz tras las elecciones del pasado 24 de septiembre –el 55% en el caso de los votantes del SPD–, no repetir la gran coalición con la CDU/CSU y pasar a formar parte de la oposición tras obtener el peor resultado en la historia moderna del SPD –con solo un 20,5% de los votos–, y evitar así que AfD pudiera ser la primera fuerza de la oposición en el Parlamento Alemán. Sin embargo, un 44% cree que deberían estar abiertos a una posible coalición. Tampoco la opinión pública valora con agrado esta opción, puesto que sólo 37% considera como “buena” la gran coalición de la CDU/CSU junto al SPD.

1

Esta negativa del SPD deja a la CDU dos únicas opciones viables, como son emprender un gobierno en minoría o unas nuevas elecciones, opción que podría reforzar el resultado del partido populista antiinmigración y euroescéptico Alternativa para Alemania (AfD). En este sentido, la canciller siempre se ha mostrado favorable a defender la estabilidad que Alemania necesita, no sólo por motivos nacionales, sino por el rol que debe adoptar como país económicamente más importante dentro de la UE. En sus declaraciones a la televisión pública alemana ARD, Merkel descartó su intención de gobernar en minoría y se mostró dispuesta ser de nuevo la candidata por la CDU en caso de que sea necesario celebrar nuevas elecciones. Esta nueva convocatoria electoral también es la opción elegida por el 63% de los alemanes, frente a un 29% que prefiere un gobierno en minoría de la CDU/CSU.

En cuanto a la labor desarrollada por los líderes de los principales partidos, Angela Merkel sigue siendo la mejor valorada con un 54%, por un 49% del líder de Los Verdes, Cem Özdemir, y un 32% de Christian Lindner y Martin Schulz, del partido liberal y de los socialdemócratas, respectivamente. Datos que afianzan la posición de la CDU como el primer partido político del país y de la propia Merkel como la única opción con credibilidad para gobernar el país, pero que ponen de manifiesto la caída de popularidad de la canciller, quien contaba con un 71% de aprobación hace cuatro años, y un 61% al inicio de las fallidas negociaciones con el FDP y Los Verdes.

En caso de celebrarse la repetición de las elecciones al Bundestag –ya se están barajando fechas en torno a Semana Santa –, los sondeos indican una ligera bajada tanto de la CDU como del SPD, que obtendrían el 32% y el 22% de los votos respectivamente, un porcentaje similar al obtenido en las pasadas elecciones y que no resolvería la situación actual de atasco institucional en la que se encuentra inmersa la República Federal.

 

————————————————————————————————————————————————

 

Elie COHEN et Gérard GRUNBERG, “Le président des riches” a Telos (20-11-17)

https://www.telos-eu.com/fr/le-president-des-riches.html

Emmanuel Macron est-il le président des riches ? C’est la question que se sont posés avec sérieux tous les éditorialistes de France il y a quelques semaines. À cette occasion, on a pu vérifier à quel point le thème de l’argent était à la fois récurrent et obsédant dans notre histoire politique. Et aussi comme il demeure transversal au clivage gauche/droite.

En 1979, Pierre Birnbaum, dans un excellent ouvrage intitulé Le Peuple et les gros, nous rappelait le caractère général et permanent de la condamnation de l’argent dans la culture française ; condamnation qui s’est d’autant plus facilement imposée historiquement qu’elle a été prononcée par presque tous les courants politiques, littéraires et religieux qui se sont développés en France depuis plusieurs siècles.

L’argent, l’ennemi de la nation

D’abord par le christianisme, et en particulier par l’Église catholique, qui a condamné l’argent à travers l’interdiction du prêt à intérêt, et, avec lui, le peuple juif déjà accusé d’être déicide. Encore au début du siècle dernier le journal La Croix pouvait écrire : « Ôtez le juif et le capital redeviendra un instrument de travail et non d’agio ».

La Révolution française a, elle aussi, contribué indirectement à perpétuer la condamnation des riches à travers celle des privilégiés. Le tiers état, rassemblant toute la nation contre les deux autres ordres, avait pour finalité d’absorber l’ensemble du peuple français, construit comme un ensemble uni et indivisible et muni d’une volonté générale. Mais comment traiter les divisions et oppositions réelles qui existaient au sein du peuple ? Le modèle du tiers état contre les ordres privilégiés fut dès lors appliqué à la nouvelle société : pour identifier qui appartenait à ce peuple sain et uni, la seule solution – puisque n’était pas reconnue la légitimité de la diversité des intérêts – ne pouvait s’opérer qu’en désignant ceux qui n’en faisaient pas partie, donc les ennemis du peuple. Le jacobinisme et le babouvisme transformèrent le principe de l’égalité des droits en principe de l’égalité réelle, ne pouvant dès lors considérer les riches que comme des accapareurs et des ennemis du peuple. Plus tard, le socialisme d’inspiration chrétienne et révolutionnaire reprit à son compte la condamnation morale de l’argent, et des riches qualifiés de parasites. Désormais les bastilles à prendre, les féodalités à renverser furent celles de l’argent. Dès la monarchie de Juillet, le banquier, et d’abord la famille Rothschild, devinrent la figure du mal. Des écrivains aussi différents que Balzac et Zola popularisèrent cette figure dans leurs romans. Ce dernier, dans son ouvrage l’Argent, écrivait : « Ah l’argent, horrible argent qui salit et dévore ». Les historiens de la nation française, y compris les plus grands, tel Michelet, reprirent ce thème pour défendre l’identité et l’unité du peuple français, s’en prenant ainsi aux juifs : « Ils sont maintenant libres, ils sont maîtres : de soufflets en soufflets, les voilà au trône du monde ».

Marx ne fut pas en reste. Derrière la condamnation économique du capitalisme, comme mode de production aliénant, était prononcée la condamnation morale de l’argent, facteur de corruption et de perversion l’humanité.

Après l’instauration de la Troisième République, le nouveau nationalisme, imprégné de christianisme, va inventer le terme de cosmopolitisme pour opposer, au peuple français sain et travailleur, le cosmopolite prédateur et spéculateur qui se nourrit du labeur du peuple. Ainsi, pour Péguy, les riches sont de « faux français ». Cette tradition marquera aussi bien le maréchal Pétain que le général de Gaulle. Le premier déclarera ainsi : « À la lumière de l’expérience, je corrigerai l’œuvre entreprise et je reprendrai contre un capitalisme égoïste et aveugle la lutte que les souverains de France ont engagée et gagnée contre la féodalité. J’entends que notre pays soit débarrassé de la tutelle la plus méprisable : celle de l’argent. » Pour Pétain, la terre ne ment pas contrairement à l’argent. Le second dira en 1969 à Malraux : « Mon seul adversaire, celui de la France, n’a aucunement cessé d’être l’argent. » Dans la tradition française, la prouesse militaire occupe le pôle positif et l’argent et le commerce son contraire.

Les républicains, notamment les radicaux, inventeront et développeront jusqu’à plus soif le thème des 200 familles que Céline, dans L’École des cadavres, ira jusqu’à rejeter pour désigner le seul et véritable adversaire : « pas plus de 200 familles que de beurre au train, une seule omnipotente internationale famille : la famille juive, la grande féodalité internationale qui nous rançonne et nous détrousse, nous tyrannise. »

De leur côté, les communistes, dans leur propagande, privilégieront, au cours de l’entre-deux guerres, le thème des petits contre les gros plutôt que celui de la lutte des classes et de l’analyse du mode de production capitaliste. Le secrétaire général du Parti communiste, Maurice Thorez, traitera Blum le 16 février 1940 de « chacal », de « répugnant personnage, vil laquais des banquiers de Londres », dénonçant « sa puante hypocrisie » et « ses contorsions de reptile, ses mains aux doigts longs et crochus ». Plus tard, Georges Marchais et le PCF reprendront à leur compte le thème de l’union du peuple de France contre une poignée d’adversaires, les monopoles.

Sous la Ve République, les socialistes de gouvernement feront leur le thème de la condamnation de l’argent et de la finance. Ainsi François Mitterrand au congrès d’Épinay : « Le véritable ennemi, j’allais dire le seul, parce que tout passe par chez lui, le véritable ennemi si l’on est bien sur le terrain de la rupture initiale, des structures économiques, c’est celui qui tient les clefs… c’est celui qui est installé sur ce terrain-là, c’est celui qu’il faut déloger… c’est le monopole ! Terme extensif… pour signifier toutes les puissances de l’argent, l’argent qui corrompt, l’argent qui achète, l’argent qui écrase, l’argent qui tue, l’argent qui ruine, et l’argent qui pourrit jusqu’à la conscience des hommes ! » Et François Hollande dans son discours du Bourget déclarera : « Mon véritable adversaire, il n’a pas de nom, pas de visage, pas de parti, il ne présentera jamais sa candidature, il ne sera jamais élu et pourtant il gouverne. Cet adversaire, c’est le monde de la finance. »

Une condamnation morale du libéralisme

Ainsi, malgré tout ce qui sépare les différents courants politiques français, tous, ou presque, se retrouvent, avec des formulations différentes, autour de cette condamnation de l’argent, une condamnation d’abord morale. La faiblesse historique du courant libéral en France s’explique largement par ce consensus très large. D’abord parce que la société française a été puissamment formatée par l’Église catholique mais aussi, par la Révolution. Notre société, constituée sous le principe de sa nécessaire unité, ressent les divisions qui pourraient la mettre en cause comme dangereuses et porteuses d’un sentiment d’insécurité. La diversité des intérêts, loin d’apparaître normale et gérable, voire positive, dans une vision clairement pluraliste et libérale, est lue au contraire comme un péril duquel il faut se prémunir. Dans cette optique l’argent ne peut être vu autrement que comme un facteur de division pour une société qui, depuis 1789, a mis le principe de l’égalité au fronton de ses édifices publics. D’où la valorisation très positive du « petit » opposé au « gros » ; de la petite entreprise saine, courageuse, productive et nationale, donc morale, opposée au grand capital apatride et spéculateur, donc immoral.

Du coup, à gauche comme à droite, l’argent ne peut être pris en compte positivement dans l’analyse économique et dans le fonctionnement de la société, tant du point de vue de la modernisation économique que de la libération des rapports sociaux par rapport aux sociétés pré-monétaires.

Pourtant, Marx voyait déjà dans l’émergence de la monnaie comme intermédiaire universel des échanges un progrès qui nous sort du troc et des pièges de l’échange en face à face. Rajan et Zingales, dans leur ouvrage Sauver le capitalisme des capitalistes, retrouvent spontanément un argument du même type quand ils établissent que le marché régulé et l’échange monétaire libèrent les individus des pièges de la dépendance individuelle et évoquent très concrètement les prêts usuraires par rapport au crédit. Les mécanismes de marché, l’échange monétaire, un État régulateur pourchassant les ententes, les abus de position dominante sont préférables aux marchés fermés, à l’échange asymétrique et aux relations de dépendance personnelle. Sans partager l’enthousiasme de Rajan et Zingales sur la finance qui libère, qui accompagne l’entreprise à tous les moments cruciaux de son cycle de vie, on peut au moins prendre la peine d’en comprendre les mécanismes.

La vertu de la monnaie n’est pas seulement de fournir un équivalent général, elle réside aussi dans l’arbitrage intertemporel qu’elle permet. La monnaie permet alors le détour de production, clé de la croissance. L’épargne puis l’investissement, c’est à dire l’argent qui n’est pas consommé, qui est avancé à l’entrepreneur contre la promesse d’un retour à moyen long terme avec une part du profit, sont l’autre figure de l’argent à mille lieux de l’enrichissement « en dormant » ou de la « corruption ».

La détention de l’argent, son accumulation au sommet de la distribution des revenus génère des inégalités que l’on peut souhaiter légitimement combattre – mais à une réserve, qui est de faire la distinction entre les inégalités qui appauvrissent et les inégalités qui enrichissent. Les premières renvoient à l’accumulation stérile et à la thésaurisation, les secondes aux actions qui enrichissent et contribuent à faire reculer la pauvreté.

Bref, à ne considérer l’argent que comme une richesse concentrée au sommet, un actif acquis sans mérites, un facteur d’égoïsme social et de corruption morale, on s’interdit de penser la différence entre l’économie productive et la spéculation financière ; entre le profit de l’entrepreneur et la rente de l’inactif ; entre une société condamnée à la reproduction et une société ouverte aux talents et à la mobilité sociale.

On comprend dès lors que les choix faits, tant pour stimuler l’offre productive que l’investissement, soient stigmatisés comme cadeaux aux patrons et assimilés à une politique en faveur des riches. On comprend que les mesures fiscales visant à améliorer l’attractivité du site France ne soient considérées que sous l’angle de la redistribution immédiate. On comprend que les problèmes que les Français ont avec l’argent finissent par produire des effets économiques tangibles.

La condamnation largement répandue du libéralisme économique s’explique largement ainsi. Dans ces conditions, le président des riches ne peut pas être légitimement le président du peuple!

 

————————————————————————————————————————————————

 

 

Enric JULIANA, “El fuerte impacto de la crisis catalana empuja a España hacia la derecha” a La Vanguardia (20-11-17)

http://www.lavanguardia.com/politica/20171120/433030789392/crisis-catalana-empuja-espana-derecha-elecciones-21-diciembre.html

Catalunya está empujando a la sociedad española hacia la derecha. ¿Catalunya? La crisis política y emocional derivada del momentum independentista es la que empuja. La percepción de que España podía romperse, después del 1 de octubre y fechas siguientes. El ambiente tenso y dramático de los últimos meses. El estrés mediático. La polarización extrema en las redes sociales. La movilización de las emociones y los sentimientos. El foco obsesivo que deja en la oscuridad cualquier otro tema o preocupación. La extrema inflamación del significante Catalunya moviliza a la España unitaria y conservadora, mientras cohíbe a la España pluralista. El concepto España plurinacional –abrazado tácticamente por Pedro Sánchez antes del verano– se halla en estos momentos bajo arresto domiciliario.

La dramatización de la hipótesis separatista empuja a España hacia la derecha. El zigzagueante ballet táctico de los dirigentes soberanistas convierten la crisis catalana en un libreto difícil de leer. No lo entienden miles de catalanes, y para muchos españoles oscila estos días entre el drama (hay diez dirigentes políticos encarcelados), la comedia y el absurdo. Más motivos para la hostilidad.

El corrimiento electoral hacia la derecha es perceptible en todos los sondeos y alcanza una especial intensidad en la España meridional y en las capitales de provincia, ciudades medias y pueblos de toda la España interior. La España más habituada al cuadro bipartidista está cerrando filas. La España contestataria de las grandes ciudades se siente políticamente aislada y en minoría. No es su momento.

Si hoy se celebrasen elecciones generales, el Partido Popular y Ciudadanos sumarían una clara mayoría absoluta. Si mañana mismo los españoles fuesen convocados a las urnas, con toda probabilidad Mariano Rajoy se convertiría en prisionero de Albert Rivera y de su actual mentor en la sombra, José María Aznar. No es probable que haya elecciones anticipadas en España después de la cita electoral catalana del 21 de diciembre, sea cual sea su resultado. No hay que excluir, en absoluto, un apoyo de última hora del Partido Nacionalista Vasco a los presupuestos generales del Estado del 2018. Oxígeno vasco para ganar tiempo. Si esta hipótesis se confirma, la próxima gran cita electoral en España serán las elecciones municipales y autonómicas de la primavera del 2019. Rajoy podría entonces adelantar las generales –la actual legislatura no concluye hasta junio del 2020– para hacerlas coincidir con los comicios locales.

A la espera de los resultados del 21-D, Ciudadanos parece capitalizar la crisis catalana en el tablero español. Ha optado por un lenguaje duro, agresivo y contundente. Rivera se ha colocado sin complejos a la derecha de Rajoy en la cuestión territorial. Habla de tentativa de golpe de Estado y califica a los independentistas de “golpistas”, expresión que el presidente del Gobierno no ha utilizado en las últimas semanas, pese a sus severas críticas a los dirigentes soberanistas. Ciudadanos fue el primer partido en exigir públicamente la aplicación del artículo 155 en Catalunya, con una insistente condición: que se convocasen elecciones de inmediato. Así ha sido. Rivera cree en los sondeos y está convencido de que Inés Arrimadas le dará buenas noticias el día 21 de diciembre. Falta un mes. Los últimos sondeos indican que el PSC y sus sobrevenidos aliados democristianos también suben.

Rivera vuelve a gozar del aplauso mediático en Madrid. Diversas encuestas señalan que Ciudadanos podría superar el 20% en unas elecciones generales españolas, arrebatando la tercer posición a Podemos, con el consiguiente reajuste en la asignación de escaños. Rivera, sonríe.

Algunos analistas electorales consideran que Ciudadanos podría absorber en estos momentos cerca de un millón de votos del Partido Popular, gracias a la confluencia de tres factores: una mayor dureza verbal contra el independentismo catalán, una recuperación más desacomplejada del nacionalismo español explícito, y el óxido que sigue afectando al Partido Popular, desgastado por la gestión de la crisis y por los casos de corrupción, cuyo eco sigue siendo audible por la sociedad española, pese a la espesa cortina catalana, que todo lo tapa y que todo lo esconde desde principios de septiembre.

Ciudadanos sigue perforando al PP y Aznar no ahorra elogios para Rivera. Ciudadanos se está convirtiendo en un instrumento de presión sobre el presidente del Gobierno que va más allá de la actual aritmética parlamentaria. Se está dibujando un serio problema estratégico para Rajoy y para las personas que puedan aspirar a sucederle en el liderazgo del Partido Popular en el momento, quizá aún lejano, en que se plantee el relevo. El Partido Alfa y su Caballo de Troya. Aznar está ahí, observando atentamente el tablero. Rivera puede ser el alfil que ponga en jaque a Rajoy.

Una mayor cercanía y competición electoral entre el PP y Ciudadanos reproducirá en el campo de las derechas las dinámicas que estos tres últimos años se han vivido en el campo de las izquierdas tras la fuerte irrupción de Podemos, que en el último ciclo electoral estuvo a punto de sobrepasar al PSOE.

La coalición Unidos Podemos puede ser la principal víctima del shock político y emocional que la cuestión de Catalunya está provocando en amplios sectores de la sociedad española. El partido liderado por Pablo Iglesias es la única formación de ámbito nacional español que no ha apoyado la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Aboga por la celebración de un referéndum pactado en Catalunya y defiende abiertamente una España plurinacional, concepto que hoy se halla en arresto domiciliario. El último barómetro del CIS (octubre) sitúa a Unidos Podemos en el 18,5%, unos tres puntos por debajo de los resultados obtenidos en las últimas elecciones generales. Otros sondeos les sitúan cerca del 15%. El partido morado retorna votos al PSOE –especialmente en la España interior y meridional– y tiende a encogerse en las grandes ciudades. Su esperanza son las elecciones municipales.

El PSOE mejora posiciones, sin estridencia. Pedro Sánchez se ha puesto ha cubierto detrás del artículo 155, después de escuchar el inequívoco discurso del Rey, el 4 de octubre. El día anterior, el Partido Socialista había presentado una moción de reprobación contra la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría por la actuación policial en Catalunya durante la jornada del 1 de octubre, moción que fue retirada de inmediato. El líder del PSOE captó el mensaje. Pactó su apoyo al 155 a cambio de una vaporosa promesa de reforma de la Constitución, de la que ahora el PP, hostigado por Ciudadanos, se desdice.

La secretaría general de Sánchez, fatigosamente reconquistada, no está hoy en riesgo. Otra cosa son sus posibilidades reales de articular una mayoría alternativa, si las actuales coordenadas se mantienen en España.

 

————————————————————————————————————————————————

 

 

Santiago MUÑOZ MACHADO (coord.), Eliseo AJA, Ana CARMONA, Francesc de CARRERAS, Enric FOSSAS, Víctor FERRERES, Javier GARCÍA ROCA, Alberto LÓPEZ BASAGUREN,  José Antonio MONTILLA y Joaquín TORNOS  : Ideas para una reforma de la Constitución (20-11-17)

http://idpbarcelona.net/docs/actual/ideas_reforma_constitucion.pdf

 

PRESENTACIÓN

Este documento ha sido elaborado por un grupo de profesores de Derecho Constitucional y Derecho Administrativo que coincidimos en la preocupación por la seria crisis constitu- cional en que estamos inmersos, cuya manifestación más extrema -pero no la única- es la crisis de Cataluña. Compartimos la visión sobre la necesidad de afrontar la reforma de la Constitución para ponerle remedio y sobre el camino que habría que seguir.

Somos conscientes de las dificultades que supone abrir un proceso de reformas, espe- cialmente, por la práctica política seguida hasta ahora, que ha impedido realizarlas cuando eran necesarias. Consideramos que esa práctica debe rectificarse. No tenemos otra alternativa que abrir el debate de la reforma e ir desbrozando el camino a medida que avanzamos. Solo a través de un debate político, con participación y transparencia y debidamente asesorado por expertos independientes, podremos encontrar las solucio- nes más adecuadas que fortalezcan la legitimidad democrática y la capacidad de inte- gración del sistema autonómico.

Realizar la reforma y explicarla a la opinión pública son labores que corresponden a nuestros representantes políticos. Nosotros queremos limitarnos, modestamente, a hacer un llamamiento sobre la imperiosa necesidad de abrir ese camino y aportar un diagnós- tico que arroje luz sobre los problemas de funcionamiento del sistema constitucional que más han incidido en la crisis. Pretendemos poner sobre la mesa del debate político las cuestiones constitucionales cuya reforma requiere ser afrontada de forma prioritaria.

Santiago Muñoz Machado,

Catedrático de D. Administrativo de la U. Complutense (Madrid)

Eliseo Aja Fernández,

Catedrático de D. Constitucional de la U. de Barcelona

Ana Carmona Contreras,

Catedrática de D. Constitucional de la U. de Sevilla

Francesc de Carreras Serra,

Catedrático de D. Constitucional de la U. Autónoma de Barcelona

Enric Fossas Espadaler,

Catedrático de D. Constitucional de la U. Autónoma de Barcelona

Víctor Ferreres Coma,

Catedrático de D. Constitucional de la U. Pompeu Fabra (Barcelona)

Javier García Roca,

Catedrático de D. Constitucional de la U. Complutense (Madrid)

Alberto López Basaguren,

Catedrático de D. Constitucional de la U. del País Vasco

José Antonio Montilla Martos,

Catedrático de D. Constitucional de la U. de Granada

Joaquín Tornos Mas,

Catedrático de D. Administrativo de la U. de Barcelona

 

I. EL SENTIDO DE ESTA INICIATIVA

1.- España, como Estado, sufre su crisis más grave desde la aprobación de la Constitución de 1978. La decisión política de declarar unilateralmente la indepen- dencia por parte del anterior Gobierno de Cataluña y la mayoría parlamentaria que lo apoyaba había significado la separación expresa del marco constitucional y estatu- tario. Como consecuencia del incumplimiento de las obligaciones constitucionales, se ha activado la coerción estatal prevista en el artículo 155 CE.

Todos los Estados han tenido crisis constitucionales, a las que han debido enfrentar- se con determinación, y también España puede hacerlo. En este sentido, resulta pre- ciso el restablecimiento del orden constitucional, con el uso proporcionado de los instrumentos que ofrece el propio ordenamiento. Sin embargo, ello no implica negar la existencia de un conflicto político que debe ser abordado. Por tanto, aún en las difí- ciles circunstancias actuales, no podemos renunciar a un “reencuentro”. En el marco constitucional, debe buscarse un acuerdo que ahonde en el origen del conflicto y del que resulten propuestas para su encauzamiento.

Ese diálogo debería haberse iniciado tras la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, en cuanto, al margen de sus consecuencias jurídico-constituciona- les, supuso un punto de inflexión en el crecimiento del independentismo en Cataluña. Sin embargo, no se hizo. Desde entonces, el Gobierno del Estado ha ape- lado a la legalidad como instrumento de superación del conflicto, dejando desaten- dido el flanco político para su reconducción. El Gobierno de Cataluña, por su parte, decidió impulsar la vía unilateral hacia la independencia a partir de un entendi- miento del principio democrático como criterio absoluto que permitía contradecir la Constitución y el Estatuto, esto es, pretendiendo disociar democracia y Constitución. Con ese objeto, había creado un Consejo Asesor para la Transición Nacional, a fin de asesorar sobre las actuaciones a realizar para el logro del objetivo: alcanzar la independencia a través de un referéndum o, en caso de no aceptarlo el Estado, de una declaración unilateral.

2.- Tras los acontecimientos de estas últimas semanas, la búsqueda de un acuerdo es más difícil pero aún más necesaria. Las esperanzas en que el transcurso del tiempo iba a ser suficiente para resolver el conflicto se han demostrado infundadas. También hemos comprobado que la aplicación del principio de legalidad resulta necesaria ante una situación de incumplimiento y vulneración del ordenamiento constitucional pero no es suficiente para resolver el problema político. Los independentistas, por su lado, habrán advertido que su apelación al “derecho a decidir” no ha tenido recono- cimiento fuera de España y que la vía unilateral genera efectos negativos para Cataluña en todos los ámbitos, desde el social (enfrentamientos e incitación al odio) al económico (traslado de empresas). Por ello, procede en este momento garantizar la aplicación de la legalidad constitucional en Cataluña y, alcanzado ese objetivo, deberá abordarse un diálogo para buscar un acuerdo democrático.

3.- El diálogo al que se apela debe tener varios rasgos:

En primer lugar, debe ser un diálogo desde la Constitución. Es necesario hacer peda- gogía constitucional. La Constitución no es un mero conjunto de normas que organi- zan una comunidad política. Es, además y sobre todo, un marco de convivencia para limitar al poder; a todos los poderes, sean estatales o autonómicos. Por ello, es un límite a los intentos secesionistas pero también una garantía para las aspiraciones de autogobierno pues ese marco no es inamovible. De hecho, el diálogo debería versar sobre el acuerdo en torno a las reformas necesarias para la renovación del pacto terri- torial. No nos referimos únicamente a la reforma de la Constitución sino también de los otros componentes de la Constitución territorial, en concreto de los Estatutos de Autonomía y de determinadas leyes.

En segundo lugar, ese diálogo debe ser institucionalizado, en la sede del Congreso, con el asesoramiento de quienes conocen la problemática de nuestro modelo de Estado. Existe desde hace años diálogo en las universidades y asoman en los últimos tiempos llamamientos al diálogo en la sociedad civil. Sin embargo, ha faltado diálogo institucional en el órgano que representa a toda la ciudadanía: el Congreso. Allí están representados todos, también los independentistas catalanes. Es cierto que están en minoría. Sin embargo, no se trata de adoptar decisiones por mayoría sino de hacer propuestas para buscar acuerdos. En este sentido, puede plantearse la creación de una ponencia con diputados de distintos grupos políticos que planteen propuestas de reforma. Recordemos que la elaboración del primer borrador de Constitución se hizo con el acuerdo de personas tan distintas ideológicamente como Fraga y Solé Tura. En cualquier caso, su actuación deberá ser más transparente y participada que entonces, pues los tiempos son distintos.

No parece adecuado un diálogo bilateral del Gobierno del Estado con los grupos polí- ticos que defienden la independencia, por distintos motivos. Por un lado, supone excluir a los representantes de buena parte de la ciudadanía, tanto de Cataluña como del resto de España. Por otro, es evidente que no se encuentran en la misma situación. No puede negociar en igualdad de condiciones quien reclama el cumplimiento de una legalidad que evidentemente ha sido vulnerada con quien pretende actuar de forma consciente en contra el ordenamiento jurídico.

En tercer lugar, en esta situación debería ser el Gobierno del Estado, a través de su mayoría parlamentaria, quien lidere esta búsqueda de acuerdos sobre la reforma del modelo de organización territorial. Si no lo hace, las propuestas pueden proceder también de otros grupos políticos, intentando incorporar a todos; también, lógica- mente, a la mayoría gubernamental.

Finalmente, ese diálogo sólo debe tener dos límites de partida. Por un lado, no se puede mantener el statu quo, esto es, se trata de introducir cambios en el modelo territorial; por otro, deberán explorarse otras posibilidades menos traumáticas que el referéndum de independencia. En este sentido, se trata de buscar un nuevo marco de autogobierno, que sea sometido a referéndum tanto en Cataluña como en el conjun- to de España. Esto requiere la reforma constitucional pues resulta preciso constitu- cionalizar el modelo de organización territorial, pero no sólo. También puede reque- rir la reforma de los Estatutos de Autonomía y determinadas reformas legales.

4. En este contexto, este grupo de profesores, preocupados por la actual crisis constitu- cional, hacemos un llamamiento a las fuerzas políticas para que encaren el debate sobre la reforma del modelo territorial. Pero no sólo eso. Nos hemos reunido a inicia- tiva propia para aportar ideas y respuestas a las cuestiones que puedan surgir en el proceso de búsqueda de acuerdos y en la preparación de las reformas que atiendan a los problemas y a las necesidades existentes.

Hace años que la mayoría de nosotros venimos apelando a la necesidad de reformas; advirtiendo que fallaban algunas piezas para que el reparto del poder territorial fun- cionara bien. Ahora lo hacemos colectivamente para demostrar que es posible llegar a consensos razonables desde posiciones teóricas, e incluso ideológicas, distintas.

En este documento tratamos de hacer un diagnóstico de la situación con propuestas genéricas sobre reformas del Estado autonómico y la cuestión catalana. Estas propuestas pueden concretarse en otros documentos futuros.

 

II. ¿POR QUÉ Y COMO REFORMAR?

5. Ante la actual crisis política, es necesario tratar de encontrar una vía de salida en la reforma del modelo de organización territorial; una reforma que no se limita a la reforma de la Constitución pero debe encontrar en ésta los fundamentos que le den sentido y coherencia.

La respuesta a la crisis no puede ser la convocatoria de un referéndum sobre la inde- pendencia. Por un lado, existen límites constitucionales que, según la doctrina del Tribunal Constitucional, exigirían una previa reforma constitucional para hacerlo posible. Incluso, algunos miembros de este grupo niegan la posibilidad de una refor- ma constitucional que permita dividir el territorio del Estado.

Pero las razones contrarias al referéndum no son solo de orden jurídico. El referén- dum que pregunta si o no a la independencia provoca la ruptura de la comunidad política. Un resultado ajustado en contra de la independencia no zanja el problema y habrá generado una gran división interna. Si el resultado es favorable al si por escaso margen se abriría un proceso irreversible que provoca, en todo caso, un alto nivel de confrontación. Por ello, el referéndum no puede plantearse antes de intentar otros cauces menos traumáticos como es la reforma constitucional del modelo territorial.

La reforma constitucional permite debatir sobre contenidos, formular propuestas concretas que generen amplios consensos y, posteriormente, someter esta propuesta a referéndum. De este modo se da satisfacción a la reivindicación de decidir el futu- ro político, pero se vota tras un amplio debate y con el fin de someter a juicio un texto con contenido.

La reforma constitucional puede resultar útil para afrontar la crisis territorial. En realidad, hay pocas alternativas. La parálisis o la incapacidad para abordar las refor- mas pone en peligro, como estamos comprobando, el propio sistema político.

Por ello, pretendemos hacer un repaso al sentido de la reforma para apuntar los pro- blemas más relevantes del modelo territorial que requieren ser modificados. Nos ocupa, por tanto, el procedimiento y el alcance de esta reforma.

6. Importa destacar, como presupuesto, que hablamos de reforma, no de proceso cons- tituyente. Son dos institutos jurídicos distintos. La reforma está regulada en la propia Constitución, que fija sus procedimientos, límites y controles. En general, supone cambios parciales de la norma suprema. El proceso constituyente, por su lado, impli- ca cambios políticos radicales, a menudo revolucionarios, y la asamblea constituyen- te carece de límites para establecer una nueva Constitución en cuanto poder originario.

No se trata, por tanto, de iniciar un proceso constituyente sino un proceso de refor- ma constitucional. Defendemos el mantenimiento de los fundamentos sobre los que se asienta la Constitución de 1978, que son los valores europeos, y planteamos la modificación de algunos contenidos. La reforma permite la renovación de la Constitución para adaptarla cada cierto tiempo a las nuevas necesidades y condicio- nes de la sociedad y expresa la supremacía de la Constitución, pues sólo por esta vía puede modificarse.

7. Desde esta perspectiva, resulta fundamental desterrar del ideario colectivo el miedo a la reforma constitucional. Es un procedimiento que debe normalizarse también en España, como lo está en los restantes Estados europeos. Las constituciones históri- cas españolas han solido acabar mal. Ante los problemas y crisis constitucionales no se ha procedido a la reforma constitucional sino que se ha optado por la revolución o el golpe de Estado y, en su caso, la apertura de un período constituyente o la instala- ción de un régimen autoritario. Aspiramos a acabar con esta secular maldición del constitucionalismo español acudiendo a las cláusulas de reforma, como hacen los demás Estados europeos.

En este sentido, la Constitución de 1978 abre todas las posibilidades a la reforma cons- titucional en cuanto no tiene cláusulas de intangibilidad y, por tanto, todo su conteni- do puede ser objeto de reforma. En eso se diferencia de las constituciones alemana o italiana. Por ello, cuando se ha planteado ante los tribunales constitucionales de esos países la posibilidad de celebrar un referéndum de independencia en una parte del Estado, ambos tribunales lo han rechazado. Frente a ello, el Tribunal Constitucional español se ha mostrado más abierto al considerar que, aunque la Constitución lo pro- híbe en su redacción actual, no impide su consideración como una aspiración política que podría reconocerse a través de una reforma constitucional.

8. La Constitución prevé un doble procedimiento de reforma, uno más rígido (art. 168 CE) y otro menos (art. 167 CE), diferenciándose en virtud de la materia que resulta afectada. En general, debería procurarse la reforma por el procedimiento del art. 167 porque facilita el desarrollo del proceso, pero, en algún caso, podría ser preciso utili- zar el procedimiento del art. 168.

El procedimiento del art. 167 CE no es complejo. La diferencia con el procedimiento legislativo estriba en que la aprobación del Congreso y del Senado requiere la mayo- ría de tres quintos de cada Cámara y la posibilidad de referéndum si lo solicita una décima parte del Congreso o del Senado. La mayoría requerida responde de forma razonable al doble objetivo de la reforma constitucional: mantener la estabilidad y la supremacía sobre las leyes pero permitir la introducción de cambios cuando una mayoría amplia lo considera necesario.

El procedimiento agravado del art. 168 se aplica únicamente cuando la reforma afec- ta a alguna disposición del Título Preliminar, de la sección 1 del Capítulo 2a del Título I (derechos fundamentales) o al Título II (Corona), sin que pueda hacerse una inter- pretación extensiva de las disposiciones reservadas a este procedimiento (DTC1/1992). En este caso se requieren mayorías más cualificadas (dos tercios de ambas Cámaras) pero sobre todo es un procedimiento más complejo pues debe aprobarse en dos legislaturas distintas: aprobación del principio de reforma, disolución de las Cortes, constitución de nuevas Cortes que aprueban la reforma y referéndum obliga- torio de ratificación. La Constitución permite por esta vía la reforma total de la Constitución. Esto sirve para reforzar la idea de que cualquier contenido constitucio- nal resulta reformable pero no puede considerarse un proceso constituyente pues continúan aplicándose los límites constitucionales a la reforma y el control constitu- cional del procedimiento.

Se ha dicho que las exigencias de este procedimiento hacen casi imposible la refor- ma. Sin embargo, es una afirmación exagerada. Por un lado, un procedimiento simi- lar existe en Bélgica y en otros países europeos sin que haya impedido los cambios constitucionales. Por otro lado, hay formas de facilitar el proceso. Así, el principio de reforma se puede aprobar al final de la legislatura y de esta manera se evita que pro- voque la disolución anticipada. La reforma puede culminarse, por tanto, en una única legislatura, si la idea de reformar se ha aprobado al final del anterior.

9. Es relevante referirse al consenso y las mayorías requeridas para la aprobación de la reforma. La Constitución de 1978 se aprobó por consenso porque los distintos grupos políticos fueron conscientes de que se trataba de acabar definitivamente con la idea de las dos Españas y las constituciones de partido; tenía que ser una Constitución de todos. Así, fue votada afirmativamente por 325 votos de los 350 integrantes del Congreso de los Diputados.

En la actualidad, las posiciones reticentes a la reforma sostienen que sin un consen- so semejante al de 1978 no debe iniciarse el proceso. Debemos matizar ese argumen- to. Toda reforma legal, y más la constitucional, debe tender a su aprobación con el mayor consenso posible. Sin embargo, hemos de subrayar dos ideas. En primer lugar, no estamos en el supuesto del poder constituyente sino ante el poder de reforma constitucional, al que la Constitución exige una determinada mayoría, 3/5 o 2/3 del Congreso y del Senado, según se aplique el procedimiento ordinario de reforma (art. 167 CE) o el agravado (art. 168 CE), y estas mayorías son las únicas vinculantes. En otro caso, estaríamos confundiendo el poder de reforma con el poder constituyente. En segundo lugar, el consenso no existirá al principio del proceso de reforma sino que aparecerá, en todo caso, como consecuencia de las negociaciones que deben rea- lizarse durante su desarrollo. Antes de empezar la tramitación no puede estar acor- dado el resultado. Será el fruto de mucho trabajo y debate entre posiciones inicial- mente no coincidentes. El consenso de partida debe referirse a la voluntad de iniciar y culminar la reforma.

10. Destacamos, por último, la función integradora y de renovación de legitimidad que puede significar la reforma. La Constitución de 1978 supuso la creación de un Estado democrático de derecho. Sin embargo, han pasado casi cuarenta años y no se han rea- lizado reformas para resolver los problemas que entonces no se pudieron abordar o han aparecido posteriormente por los cambios sociales que tiene cualquier comuni- dad política. La Constitución no ha sido reformada para adaptarse a esos cambios de la realidad social y política, legitimándose con ello ante las nuevas generaciones. Además, la única reforma importante llevada a cabo, la del art. 135 CE en 2011 sobre el principio de estabilidad presupuestaria (la de 1992 tuvo menor alcance), causó un profundo malestar al realizarse en apenas quince días de verano, por el procedimiento de urgencia y lectura única y sin un mínimo debate público, pese la trascendencia de su contenido. Por tanto, resulta preciso que el debate sobre la reforma constitucio- nal sea público y transparente.

 

III. ¿QUÉ DEBE REFORMARSE? EL MODELO DE ORGANIZACIÓN TERRITORIAL

11. Las reformas que precisal a Constitución de1978 son varias y de diversa índole. Así, en un listado no exhaustivo podemos mencionar la incorporación de una cláusula europea, la modificación del orden sucesorio en la Corona, el reconocimiento de garantías de algunos derechos sociales, la mejora de la calidad democrática de las instituciones, etc. Sin embargo, pese a la existencia de esos problemas, debemos ser conscientes de que no pueden ser abordados todos a la vez. Se trata abrir un “tiempo de reformas”, en el que se vayan aprobando a medida que exista el consenso suficien- te para ello. Y, al mismo tiempo, sería necesario un profundo cambio en la cultura política –y, por tanto, en el actuar- de los partidos con representación parlamentaria. En este sentido, nos ocupamos únicamente de las reformas que afectan al modelo territorial porque las consideramos urgentes y prioritarias.

12. Al plantear en este momento la reforma del modelo territorial, cuando todos estamos   preocupados por la situación de Cataluña, la primera pregunta a responder es por qué la reforma del modelo territorial ayuda a abordar la crisis de Cataluña. Ante ello, partimos de constatar que la crisis provocada por la demanda de secesión en Cataluña es también, aunque no sólo, un síntoma concreto y singular de los proble- mas advertidos en el desarrollo del sistema autonómico.

El movimiento secesionista en Cataluña, como antes el del País Vasco con el Plan Ibarretxe, se refuerza por los problemas no resueltos del Estado autonómico. Los que hemos seguido ambos procesos somos conscientes de la importancia determinante que ha tenido la crítica al sistema autonómico por unas deficiencias que, en gran medida, son reales para atraer hacia el independentismo a una parte de la sociedad. Por ello, se trata de ofrecer flancos más protegidos frente a la descalificación y, con ello, a la legitimación de la opción independentista. En definitiva, construir un mode- lo territorial sólido que haga más difícil su deslegitimación.

La Constitución abordó la difícil tarea de transitar de un Estado centralista a otro políticamente descentralizado, pero la transformación entrañaba muchas dificulta- des. En 1978 no se sabía cuántas Comunidades Autónomas se crearían ni cuál sería su poder y las diferencias en el nivel reivindicativo de autogobierno entre territorios era abismal. Por eso, la Constitución dejó en la inconcreción, omitió o remitió a los Estatutos y a futuras leyes orgánicas muchos elementos esenciales del modelo terri- torial. De hecho, la mayoría de las disposiciones del Título VIII tienen carácter tran- sitorio y hubieran requerido hace tiempo reformas constitucionales que no se han realizado.

En todo caso, el conjunto del sistema autonómico alcanzó un grado notable de des- centralización en un desarrollo impulsado por los acuerdos autonómicos de 1981 y 1992. Así, en 2001 se completaron los grandes traspasos a todas las Comunidades (educación y sanidad). Sin embargo, desde entonces funciona con defectos estructu- rales graves pues más allá de descentralizar no parece haberse logrado el funciona- miento coherente e integrado de diecisiete comunidades políticas con el Estado.

Finalmente, el proceso de reforma estatutaria en Cataluña y los acontecimientos sub- siguientes mostraron a la ciudadanía un modelo de organización territorial del Estado en crisis.

13. Ante esta situación, debemos abordar la reforma del modelo territorial basándonos en las técnicas del federalismo pero sin darle excesiva importancia al término con el que se califique al Estado.

Lo decisivo no es para España su configuración como un Estado federal, sino que se sirva, y aproveche, de las técnicas y soluciones instrumentales ensayadas en los fede- ralismos europeos para mejorar el funcionamiento de las instituciones recogidas en la Constitución de 1978. A partir de la defensa de los distintos espacios, en un marco laxamente regulado, se ha configurado un modelo territorial en el que el número de conflictos es excesivo y en el que el Tribunal Constitucional ha adoptado un papel activo, con el riesgo de deslegitimación que ello conlleva. Se trata de introducir cam- bios que configuren un modelo territorial en el que sea necesario el diálogo y se reduzca el conflicto; en definitiva, aplicar las técnicas del federalismo que en otros Estados garantizan la integración a través de la participación de los territorios en las decisiones que les afectan.

El desarrollo del autogobierno en el marco de la Constitución de 1978 ha resuelto, en la práctica, la confrontación histórica en torno al federalismo, con origen en la I República. Actualmente, pocos dudan de la necesidad de incorporar las técnicas del federalismo. Además, dadas las características de nuestro modelo, sólo podemos ser- virnos de la experiencia de los Estados federales. Por ello, lo denominemos o no así, la reforma del modelo territorial deberá hacerse en la línea de los sistemas federales.

Desde esta perspectiva, planteamos cinco cuestiones problemáticas que habrán de abordarse: la función del Estatuto de Autonomía, la plena constitucionalización del reparto de competencias, la participación autonómica en las decisiones e institucio- nes del Estado, los instrumentos y órganos de colaboración y la constitucionalización de los elementos esenciales del modelo de financiación autonómica.

14. El Estatuto de Autonomía es, a la vez, fuente superior del ordenamiento autonómico y ley orgánica del Estado. Esta doble condición ha generado muchos problemas, especialmente en la reforma de los Estatutos y en la relación entre ellos y las leyes básicas del Estado. Estos problemas se han agudizado a partir de la STC 31/2010, al considerar que el Estatuto es una Ley orgánica más, cuya relación con las restantes se rige por el principio de competencia. De esta forma, nos dice el Tribunal que la cali- ficación de su función como “materialmente constitucional” tiene un alcance “pura- mente doctrinal o académico”. Esta devaluación de la función del Estatuto en el modelo de organización territorial supone eliminar la idea de Constitución territorial que, en la práctica, había sido la forma de suplir las lagunas del modelo territorial en la Constitución, más allá de los acuerdos autonómicos y las sentencias del Tribunal Constitucional.

Es evidente que la “norma institucional básica” de una Comunidad Autónoma (art. 147.1 CE) no puede ser una ley orgánica más. Por ello, sería conveniente configurar al Estatuto como el equivalente a las constituciones de los territorios en los sistemas fede- rales; subordinado, obviamente, a la Constitución. Debería quedar despojado de su carácter de ley orgánica pero también de su función en la distribución de competencias, que correspondería a la Constitución. Habría de ocuparse, por tanto, de las cuestiones internas de la Comunidad que no afectan a las restantes. Eso incluye no sólo la organi- zación territorial e institucional sino también una parte dogmática con los derechos reconocidos en el ejercicio de sus competencias y los rasgos que identifican a la Comunidad. Desde el punto de vista procedimental, solo debería requerir la aprobación del Parlamento de la Comunidad Autónoma respectiva, no de las Cortes Generales.

15. El sistema de distribución de competencias presenta también muchos problemas. No se ha hecho una definición de las categorías competenciales y la pretendida por algu- nos Estatutos de autonomía de segunda generación ha sido declarada inconstitucional. Esa inconcreción y falta de formalización del reparto, especialmente en las com- petencias compartidas bases-desarrollo, permitió en un primer momento un des- arrollo de las competencias autonómicas sin necesidad de atenerse a unas inexisten- tes bases estatales y luego ha generado, en sentido opuesto, una expansión ilimitada de dichas bases hasta agotar el Estado la regulación de materias de competencia autonómica. El resultado ha sido un modelo en el que el reparto es decidido por el Tribunal Constitucional sentencia a sentencia.

Para superar este modelo podría plantearse la constitucionalización del reparto sobre la técnica federal clásica que fija en la Constitución las competencias que corresponden al Estado (Federación) y deja las restantes a las Comunidades Autónomas (Estados, Länder), sin perjuicio de algunas cláusulas generales, como la prevalencia, que reduzcan la conflictividad actual (art. 148, 149 y 150 CE). Una mayor concreción constitucional del reparto garantiza su estabilidad y, por ende, la seguridad jurídica.

En cualquier caso, si más allá de la inconcreción se quiere abordar el problema de la excesiva conflictividad competencial habría que garantizar la participación de las Comunidades en la determinación de las regulaciones básicas del Estado a desarrollar por aquéllas. Si los territorios participan de forma vinculante en la concreción de esos elementos comunes, el acuerdo con el Estado sobre su contenido es necesario y, por tanto, la conflictividad se reducirá. Esa es la diferencia entre el modelo español y el alemán.

16. Otro problema que resulta necesario abordar es la escasa participación de las Comunidades en las decisiones y en las instituciones del Estado.

En la actualidad, las Comunidades Autónomas carecen de una instancia para partici- par en las decisiones del Estado, especialmente en la aprobación de las leyes que les afectan y en las relaciones principales entre las propias Comunidades y con el Estado. El Senado no cumple esta función y no existe un foro o consejo de negociación general, de manera que todos los conflictos se trasladan al Tribunal Constitucional, con las consecuencias conocidas. Un remedio podría ser un Senado inspirado en el Bundesrat o Consejo Federal alemán, como se explica después. De esta forma, tam- bién podrían participar en el proceso de reforma constitucional, otra de las carencias advertidas reiteradamente.

A su vez, las Comunidades Autónomas no intervienen en la designación de los inte- grantes de distintas instituciones del Estado cuya actuación les afecta directamente, especialmente el Tribunal Constitucional. En Alemania, los Länder intervienen en la designación de los magistrados constitucionales.

17. En general, advertimos que los instrumentos y los órganos que permiten las relaciones entre Comunidades y de éstas con el Estado no están contemplados en la Constitución. Las técnicas de relación o son puramente informarles, con la inseguri- dad jurídica que ello conlleva, o son poco eficaces y están desequilibradas (conferen- cias sectoriales). Por ello, la Constitución podría recoger algunos principios y caracteres generales de la colaboración autonómica, así como la participación de las Comunidades Autónomas en la Unión Europea, quizás también a través del nuevo Senado territorial.

En este sentido, un Senado de representación territorial puede desempeñar un papel fundamental como órgano de integración tanto para garantizar la participación auto- nómica en las decisiones del Estado como para reducir la conflictividad en el ejercicio competencial. Las críticas al actual Senado son prácticamente coetáneas a la entrada en vigor de la Constitución. La reforma del Reglamento del Senado, creando la Comisión General de las Comunidades Autónomas (1994), fracasó por las propias limitaciones de la Cámara y la propuesta de reforma del Gobierno Zapatero (2004) tampoco avanzó.

Si lo comparamos con otras Cámaras existentes en sistemas federales, este órgano constitucional podría realizar las siguientes funciones:

— Intervenir en la legislación del Estado que afecta a las Comunidades, de manera que el voto de los territorios fuera necesario para determinadas leyes que la Constitución habría de definir, especialmente para las leyes básicas que desarro- llan y ejecutan las Comunidades Autónomas. Supondría sustituir la actual forma jurisdiccional de delimitar las competencias, que no está funcionando, por la nego- ciación y el acuerdo de las Comunidades Autónomas con el Congreso y el Gobierno.

— Dirigir e impulsar las relaciones de colaboración, actualmente débiles, y coordi- nar las conferencias sectoriales y otros órganos intergubernamentales al máximo nivel.

— En los dos sentidos anteriores, ese Senado territorial podría conectar a las Comunidades con las normas y las políticas de la Unión Europea, que asume cada vez más espacio tanto del Estado como de las Comunidades.

— En particular, un Senado representativo de los territorios sería el órgano más legi- timado para codecidir la financiación, materia particularmente susceptible de generar enfrentamientos. El actual Consejo de Política Fiscal y Financiera no tiene legitimidad ni medios suficientes para cumplir esa función.

Si pretendemos un Senado territorial para realizar esas funciones, la experiencia comparada nos muestra que el modelo más adecuado puede ser el Bundesrat alemán, integrado por miembros de los gobiernos de las Comunidades en cuanto son los órganos de dirección política de éstas y, en consecuencia, quienes mejor las pueden representar. Es evidente que este modelo tiene contraindicaciones como la ralentización de las decisiones o la injerencia de los partidos, que deben tenerse en cuenta. No obs- tante, es el que mejor ha resuelto los dos grandes problemas que han aquejado a nues- tro modelo: la excesiva conflictividad y la escasa participación de los territorios en las decisiones que les afectan, de los que deriva el déficit de integración que padecemos.

Existen, en cualquier caso, otras posibilidades. Por ejemplo, los senadores pueden ser elegidos directamente por los ciudadanos, si bien en circunscripciones electorales que serían las Comunidades Autónomas en vez de las provincias. Ocurre que, en rea- lidad, este Senado resulta en gran parte una repetición del Congreso porque las listas electorales corresponden a los partidos políticos. En consecuencia, no sería un órgano de participación y acuerdo de los territorios y el Estado sino una segunda cámara partidista, con algún matiz diferencial por la distinta circunscripción utilizada.

También se ha defendido un modelo similar al Bundesrat austríaco, esto es, con una composición ponderada en relación a la población y designación de los senadores por los Parlamentos de los Länder. No obstante, la experiencia austríaca nos muestra que estamos también ante una cámara de representación de los distintos grupos políticos, que se solapa con la Cámara baja, y no ante una cámara de representación de los territorios.

En cambio, la función principal que puede corresponder a un Consejo territorial como el alemán es facilitar la participación de los territorios en las decisiones principales del Estado y permitir la coordinación de éste con las Comunidades al máximo nivel de decisión. Justamente, cubrir la gran deficiencia del sistema autonómico: la falta de un sistema coherente de gobierno que relacione a las Comunidades Autónomas entre sí y no sólo a cada Comunidad con el gobierno central, como ha sucedido hasta ahora.

En el sistema alemán, que lleva muchos años desarrollando este federalismo cooperativo, se suele criticar la exigencia de acuerdo para adoptar determinadas decisiones en cuanto dificulta la asunción de responsabilidades y ralentiza la propia adopción de la decisión. Sin embargo, en España el problema es otro: la ausencia de relaciones de colaboración. Por tanto, el objetivo primero es configurar una organización del Estado en clave de cooperación, teniendo presente, lógicamente, la experiencia de otros Estados para intentar evitar los problemas que se han advertido en ellos.

18. Finalmente, el último aspecto en el que debe incidir la reforma del modelo de organización territorial es la financiación autonómica. La Constitución apenas contiene normas sobre financiación, de forma que la LOFCA ha desarrollado esa función “materialmente constitucional” y el Consejo de Política Fiscal y Financiera ha sido el cauce para una deficiente participación de los territorios en la concreción del mode- lo, tanto por la preeminencia del Estado en su proceso de toma de decisiones como por la falta de transparencia en su actuación. La Constitución puede incluir normas fundamentales del sistema de financiación, con aproximación a la atribución de recursos según las capacidades de ingreso y criterios de solidaridad, incluyendo los principios de igualdad social y de ordinalidad (arts. 156, 157 y 158 CE), así como garantizar la participación de las Comunidades en la concreción de ese modelo.

 

IV. LAS REFORMAS EN RELACIÓN A CATALUÑA

19. Como apuntábamos antes, las reformas planteadas permiten afrontar la crisis de Cataluña pues su solución sólo puede hacerse de forma estable en el marco de la reforma del modelo de organización territorial. Por tanto, se trata de afrontar los pro- blemas del sistema autonómico y encauzar, en ese marco, la situación de Cataluña. Si, por el contrario, se persigue una solución específica para Cataluña, de carácter coyuntural y desgajada del conjunto del modelo, no habremos solventado el proble- ma a largo plazo.

Dicho esto, es evidente que la crisis territorial presenta en Cataluña dos elementos adicionales: añade la reivindicación de los hechos diferenciales y su reconocimiento nacional y plantea como alternativa, no la reforma constitucional, sino la secesión de España tras la celebración de un referéndum. Se cuestiona, por ello, si la reforma del Estado autonómico tiene algún sentido en Cataluña; también se dice, en el otro extremo, que toda reflexión sobre la reforma del modelo territorial esconde únicamente la intención de resolver el conflicto catalán. Hemos expuesto ya porqué ni una ni otra posición nos convence.

Es obvio que las posiciones independentistas niegan las virtudes de una reforma constitucional, pero el objetivo es plantear propuestas que sean aceptadas por la mayoría social. Dicho de otra forma, no se trata de negociar las reivindicaciones de los partidos independentistas, tal y como estos las plantean, sino de atender a la per- cepción de la sociedad en la que se manifiestan. El problema no es lo que quieren los secesionistas pues lo que quieren es la independencia. La cuestión es discernir que ha permitido a su opción ser apoyada por una parte importante de la sociedad catalana.

Desde esta perspectiva, un proceso de reformas del modelo territorial puede abordar tres cuestiones en relación a Cataluña: el reconocimiento de la singularidad, la recu- peración de los contenidos estatutarios desactivados por la sentencia sobre el Estatut y la remisión al Estatuto de aquellos aspectos identitarios o de organización institucional o territorial que sólo afectan a ese territorio y no a los restantes, ni al funcio- namiento del Estado.

20. En primer término, el reconocimiento de la singularidad se incorpora a la Constitución a través de los hechos diferenciales constitucionalmente reconocidos. Son las características específicas de algunas Comunidades que se han conservado a lo largo de la historia como singularidades propias. La Constitución los reconoce y han sido concretados y desarrollados por los Estatutos de Autonomía respectivos. Es el caso de la lengua propia o el derecho civil en Cataluña y en otras Comunidades; el sistema de concierto y convenio económico en el País Vasco y Navarra o los órganos de gobierno en las islas de Baleares o Canarias, además del régimen económico-fiscal en esa Comunidad.

Se trataría de articular de la forma más eficaz y concreta estos elementos, con la actuación de un órgano de colaboración bilateral con el Estado. En este caso, la relación bilateral está justificada porque no afecta al conjunto de las Comunidades Autónomas sino solo a los territorios concernidos y al Estado. Es importante destacar que las asimetrías reconocidas a Cataluña, o a otros territorios, no pueden ser excluidas para los que tienen las mismas características (la lengua en Baleares y Valencia) y no pueden suponer un trato económico (financiación) no equitativo.

En este sentido, algunos miembros del grupo han sugerido la incorporación de una Disposición Adicional específica para Cataluña en la que se aborden las cuestiones identitarias, competenciales y de relación con el Estado. Esto permitiría reconocer la singularidad de Cataluña sin necesidad de modificar el art. 2 de la Constitución y simplificar el procedimiento en cuanto no se modifica el marco constitucional común sino que se establece un régimen jurídico singular. No obstante, cualquier solución aceptable para Cataluña debe serlo para el resto de Comunidades, a partir del reconocimiento por todos de la diversidad de España. Para ello resulta impor- tante que los tratamientos diferenciados puedan sustentarse en justificaciones objetivas.

Otra posibilidad también planteada es que esa Disposición Adicional remita al Estatuto la regulación de determinadas cuestiones, en una enumeración que debe contenerse en la propia Constitución.

21. Respecto al traslado a la Constitución de contenidos del Estatuto de Autonomía de 2006, pueden incorporarse diversos elementos que la sentencia sobre el Estatut desactivó no por su contenido sino al entender que el Estatuto era una fuente inadecua- da en cuanto la regulación afectaba al funcionamiento de todo el Estado. Es el caso del reconocimiento de la participación autonómica en las decisiones del Estado, tanto en el ejercicio de competencias estatales (comisión bilateral, informe previo), como en la designación de integrantes de órganos constitucionales (Tribunal Constitucional y Consejo General del Poder Judicial); a la inclusión de principios en el sistema de financiación autonómica; a la organización federal del poder judicial; a la definición constitucional de las diversas categorías competenciales (exclusivas, básicas, de ejecución) de forma que se respete el espacio competencial autonómico o a la flexibilización de la organización del territorio (veguerías).

22. Finalmente, en tercer lugar, a través de la reforma constitucional se puede remitir al Estatuto todo aquello que no afecta al conjunto: organización interna, institucional y territorial; elementos simbólicos e identitarios, derechos reconocidos en el ejercicio de las competencias autonómicas, etc. De esta forma, un Estatuto de Autonomía podría incluir la denominación de la Comunidad que mejor responda a su identidad histórica y tiene competencia exclusiva en autoorganización. Por ello, la Constitución debería remitir a los Estatutos para que reflejen tanto la organización de institucio- nes propias y la organización del territorio como las cuestiones simbólicas vinculadas a la identidad. Desde el punto de vista de la organización del territorio permite acoger estructuras propias, que pueden ser distintas de las establecidas en otras Comunidades.

Una última cuestión, aunque no la menos importante, es la relativa a la aspiración mantenida, según las encuestas de opinión, por muchos catalanes, de votar en un referéndum para expresar su voluntad sobre una nueva articulación de las relaciones de integración de Cataluña en el Estado. Esta aspiración no tiene un cauce viable a través de una consulta sobre la independencia, como hemos constatado al inicio de este documento. Pero es posible (e incluso constitucionalmente preceptivo) una con- sulta sobre una ley de Cataluña que adapte el Estatuto, lo reforme y mejore. Incluso consideramos plausible y recomendable que un referéndum de esta clase pueda celebrarse al mismo tiempo que otro de carácter general en el que se pronuncien todos los ciudadanos del Estado sobre la adaptación de la Constitución al nuevo modelo de organización territorial que en este documento propugnamos.

 

V. UN ÚLTIMO APUNTE SOBRE EL MÉTODO

23. En cuanto a la metodología a seguir, en el marco del procedimiento que hemos expuesto antes, resta por apuntar una cuestión. Como hemos señalado, se trata de iniciar un “tiempo de reformas” que, sin duda, afectará a la Constitución pero también a los Estatutos de Autonomía y a diversas leyes. No podemos pretender abordar todas las reformas a la vez o una reforma con un objeto demasiado amplio. En primer lugar, porque permitiría unir a los opositores a las diversas reformas desde posiciones muy distintas como hemos comprobado en el caso de Italia, pero también en Francia con el referéndum sobre el Tratado Constitucional para Europa o en Reino Unido con el Brexit. En segundo lugar, porque la tarea sería prácticamente inabordable.

En este sentido, debería partirse de dos criterios: por un lado, la prioridad, esto es, establecer un listado de reformas prioritarias a abordar en primer término; por otro, utilizar también como criterio la posibilidad real de alcanzar acuerdos. Con estos presupuestos puede plantearse una reforma por fases o reformas sucesivas. Conscientes de la precaria cultura de reforma constitucional existente en España resulta imprescindible una exploración previa para hacer una programación flexible de objetivos. De esta forma, el debate sobre las reformas debe ser abierto y amplio para, a partir de él, ir concretando reformas prioritarias y sobre las que exista acuer- do para proceder a culminarlas por el procedimiento que corresponda, preferible- mente por el del art. 167 CE, si resulta constitucionalmente adecuado.

En este proceso puede ayudar la creación de comisiones, subcomisiones o ponencias parlamentarias, de expertos y mixtas. En principio, las experiencias más fructíferas en otros Estados han sido las de dos ámbitos de trabajo coordinados: un ámbito pura- mente político y otro técnico-académico. También habría que plantear la fórmula para garantizar la participación de las Comunidades, pues no está prevista, más allá de la iniciativa. La Conferencia de Presidentes y la Comisión General de Comunidades Autónomas del Senado pueden cumplir una función importante en este sentido.

Madrid, 20 de noviembre de 2017

 

————————————————————————————————————————————————

 

Andreu BOIX PALOP, “Ideas para una Reforma dela Constitución (a propósito de Santiago Muñoz Machado et alii) al blog lapáginadefinitiva (21-11-17)

http://www.lapaginadefinitiva.com/aboix/?p=1508

Ayer varios juristas dedicados a la Universidad, compañeros de Derecho administrativo y Derecho constitucional, presentaron la que quizás es la primera propuesta de reforma constitucional “con cara y ojos”, esto es, suficientemente clara en sus formulaciones e ideas-fuerza como para que podamos comentarla, y criticarla, con un mínimo fundamento. Los medios de comunicación han dado, por lo demás, un amplio tratamiento a la puesta de largo de la misma (la presentación de la propuesta es, por ejemplo, portada de la edición de hoy de El País), lo que quizás avala la intuición de que hay no poca necesidad social de empezar a hablar del tema de verdad. De que, como diría aquél, ya es hora de tomarnos la reforma constitucional en serio.

Estas Ideas para una Reforma de la Constitución, que pueden encontrarse aquí en su integridad, están colectivamente firmadas por Santiago Muñoz Machado, Eliseo Aja, Ana Carmona, Francesc de Carreras, Enric Fossas, Víctor Ferreres, Javier García Roca, Alberto López Basaguren, José Antonio Montilla Martos y Joaquín Tornos. Da la sensación, leído el texto y vistas las crónicas del evento, de que hay cierto protagonismo de Muñoz Machado liderando el grupo, no sólo porque figure como primer firmante (alterando el orden alfabético en que aparecen los demás) del texto o por su activismo reciente lanzando propuestas de reforma constitucional o comentarios sobre la cuestión catalana (como el reciente monográfico de El Cronista de El Estado Social y Democrático de Derecho, donde yo mismo realicé una modesta cronología del conflicto en sus planos jurídico y político), sino porque en muchas de las propuestas y líneas marcadas por el documento se atisban con claridad ecos de reflexiones y propuestas de reforma ya contenidas en su Informe sobre Españacon algunos de los matices y añadidos que aparecían en su libro posterior sobre Cataluña y las demás Españas (o quizás esto se debe a que mi juicio está contaminado por esas lecturas y reflexiones y veo relaciones donde a lo mejor no hay tales). En todo caso, creo que sí resulta interesante releer tanto los textos contenidos en ambas obras como las críticas que en su momento se les pudo hacer a efectos de entender algunos de los elementos de la propuesta o de intuir algo de su trasfondo y posible desarrollo. Más allá de ese posible origen, la propuesta, no obstante, es si cabe más potente políticamente de lo que eran esas obras y se ve sin duda muy enriquecida por venir completada por otros colegas, de más que notable trayectoria y profundidad analítica, primeros especialistas todos ellos, además, en algunas de las cuestiones que más desarrolla el documento. En definitiva, la propuesta es realizada y presentada por un grupo cuya relevancia hará, no me cabe duda, que algunas de las líneas marcadas por el documento articulen buena parte del debate político que sin duda tarde o temprano vendrá sobre esta cuestión.

Por esta razón, resulta interesante, a mi juicio, ubicarlas también jurídicamente, y comentarlas un poco desde ese plano, siquiera sea brevemente y de forma muy sumaria, aprovechando su presentación. Los contenidos del documento son muchos, pero me voy a centrar en los que, al menos a mi entender, constituyen sus líneas esenciales en cuanto a propuestas concretas de cambio, más allá de otras interesantes y lúcidas reflexiones que contiene el texto. Éstas creo que pueden condensarse en:

▪      Una propuesta de nueva redelimitación de las competencias entre el Estado y las CCAA en la Constitución, que parece esencialmente destinada a garantizar y asegurar la posición jurídica del Estado y que por ello se completa atribuyéndole más margen de maniobra en situaciones de conflicto competencial (empleando también algún mecanismo jurídico adicional para acabar de completar este efecto);

▪      Diseño de un nuevo modelo de Senado, de naturaleza más ajustada a la que es propia de los sistemas verdaderamente federales de reparto del poder.

▪      Tratamiento del hecho diferencial catalán dentro de los marcos ya conocidos, propios de la Constitución del 78, aunque abriendo la posibilidad de que una Disposición Adicional específica recoja algunas singularidades catalanas, lo que se completa con la necesidad de recuperar algunas de las novedades en su día contenidas en el malogrado Estatuto de Cataluña de 2006 que fueron expulsadas de nuestro ordenamiento jurídico por la STC 31/2010.

▪      Negativa a considerar como posible dentro del orden constitucional de 1978, y tampoco conveniente al hilo de una posible reforma del mismo, la realización de un referéndum sobre la permanencia en España (o como España) de partes del territorio nacional. La pregunta a los catalanes sobre su comodidad o no dentro del pacto constitucional se ha de realizar, a juicio de los proponentes, al hilo de las reformas constitucionales y estatutarias que se puedan suceder, pero no cabría preguntar a la población sobre la cuestión más allá de en estos casos (en que se realizaría de forma, como es obvio, indirecta).

1. Redelimitación de las competencias entre Estado y Comunidades Autónomas

Quizás por deformación profesional, o por falta de gusto por la épica nacional y la retórica al uso, me parece relativamente poco importante que los Estatutos de Autonomía se llamen así o pasen a denominarse “Constituciones”, que las Comunidades Autónomas puedan ser consideradas a partir de un momento dado como “Estados” o que la Nación sea Una, Trina o Plurinacional y Pluscuamperfecta. En cambio, me resulta más interesante y creo que es la verdadera clave de todo sistema de ordenación territorial del poder el concreto reparto del mismo que detrás de estas denominaciones se pueda esconder. Algo que, inevitablemente, pasa por la identificación (más o menos precisa y acertada, dentro de lo posible) de los ámbitos específicos en que el poder central y los entes territoriales tendrán reconocida capacidad efectiva para actuar y adoptar decisiones, articulando políticas propias. En este sentido, el informe considera urgente “clarificar” el reparto competencial en su §15. Para los autores de la propuesta, un elemento muy negativo del actual sistema es la supuesta inconcreción del reparto realizado por el art. 149.1 CE, así como la escasa claridad en la delimitación de las competencias compartidas bases-desarrollo, que han llevado, a su juicio, a que primero las CCAA se excedieran a la hora de regular pero también a que en la actualidad veamos una  “expansión ilimitada de dichas bases hasta agotar el Estado la regulación de materias de competencia autonómica”. Todo ello con el añadido de que, a la postre, quien inevitablemente tiene la última palabra sobre quién es o no competente en cada caso y ante cada concreto conflicto acaba siendo, a la postre, siempre el Tribunal Constitucional. Para solucionar estos problemas su propuesta es sencilla:

(§15): Para superar este modelo podría plantearse la constitucionalización del reparto sobre la técnica federal clásica que fija en la Constitución las competencias que corresponden al Estado (Federación) y deja las restantes a las Comunidades Autónomas (Estados, Länder), sin perjuicio de algunas cláusulas generales, como la prevalencia, que reduzcan la conflictividad actual (art. 148, 149 y 150 CE). Una mayor concreción constitucional del reparto garantiza su estabilidad y, por ende, la seguridad jurídica.

A mi juicio, en un asunto tan nuclear como éste, donde en la práctica se acaba jugando la partida clave sobre qué es de verdad la autonomía de nuestras entidades subestatales y cuáles son sus posibilidades y límites, resulta difícil ver en la propuesta transcrita una mejora de fuste respecto de lo que ya nos ofrece la Constitución. En la práctica, el sistema del 149 CE ya funciona, de facto, y así viene siendo desde hace años, con la técnica federal arriba señalada. Las innumerables sentencias del Tribunal Constitucional que tenemos en materia de competencias, y que con cada vez más frecuencia en las dos últimas décadas invalidan normas autonómicas sin cuento, no lo hacen porque las CCAA hayan regulado esas cuestiones sin tener base competencial por no haberlas asumido en sus Estatutos, sino porque al hacerlo han invadido competencias que el TC entiende reservadas al Estado por formar parte de la interpretación de los contenidos del 149.1 CE que en cada momento realiza el propio órgano (o, alternativamente, de lo que en cada caso entiende como materia “básica” en las competencias compartidas). No acierto a ver ni las diferencias mínimamente relevantes con la situación actual que se derivarían de la propuesta ni tampoco logro entender en qué medida puede decirse que nos falte a día de hoy una lista “concreta” de competencias estatales en la CE.

En fin, por concretar mi posición, y a pesar de que soy consciente de que hay muchos partidos políticos españoles llevan años argumentando que hace falta una reforma constitucional que establezca tal lista, me parece complicado persuadir a nadie que lea con detenimiento el mencionado precepto de que ésta no existe ya. Cuestión diferente es que la lista en cuestión no guste. O que no se comparta cómo la interpreta, una vez ya existe, el Tribunal Constitucional. Por ejemplo, a los redactores del Estatuto catalán no les satisfacía cómo se estaba interpretando (expansivamente) el 149.1 CE y pretendieron “blindar”, sin éxito, una lectura del mismo que dejara mucho más espacio a la acción autonómica. Algo que la STC 31/2010 se encargó de dejar claro que en modo alguno vinculaba al Tribunal Constitucional, desbaratando toda pretensión de blindaje. Del mismo modo, sería posible tratar de rectificar la lista actual, ampliando competencias estatales o restringiéndolas, intentando poner coto a lo que se considera “básico” o, por el contrario, dándole más recorrido. Todo ello se puede intentar, pero a la postre en ninguno de esos supuestos estamos negando que haya una lista, sino que no nos gusta cuál sea ésta o, las más de las veces, simplemente cómo se interpreta.

Pues bien, y respecto de esta cuestión, ¿en qué sentido opera a la postre la propuesta presentada? Lo cierto es que resulta fácil decirlo, dado que no aparece de forma clara y taxativa un juicio sobre la conveniencia de ir hacia un lado o hacia otro, pero lo que no da la sensación en ningún momento es de que al pedir mayor claridad se esté abogando por restringir o limitar las competencias estatales (en este sentido me guío, dado que la propuesta es modesta a la hora de aclarar este punto, por lo que por ejemplo ha venido publicado Muñoz Machado en su obra previa, arriba reseñada, muy coincidente en lo esencial con los planteamientos que ha acabado reflejando la propuesta). Tampoco la mención expresa a la importancia de la cláusula de prevalencia del Derecho estatal va en la dirección de garantizar un mayor ámbito de autonomía a las Comunidades Autónomas, sino más bien al contrario. A cambio, sí parece que los proponentes estiman excesivo el desarrollo de las competencias básicas estatales que hemos visto en los últimos tiempos, aceptado por el Tribunal Constitucional con entusiasmo, y que son conscientes del problema político que crea y hasta qué punto coarta el efectivo ejercicio de una autonomía política real, con las consecuencias vistas en Cataluña en forma de progresivo desapego de parte de la sociedad catalana a medida que se suceden las anulaciones de normas acordadas por sus representantes democráticos sobre las más variadas cuestiones. Para afrontar este problema proponen una solución imaginativa y civilizada, más procedimental y política que jurídica, en forma de sistema de delimitación de lo básico en el que el Estado habría de recabar, al menos, la opinión de las CCAA antes de aprobar las normas correspondientes. No tengo muy claro que el sistema pueda servir de efectivo límite a la expansión de las mismas, en las coordenadas políticas e institucionales de la España actual, pero algo es algo. Al menos, se identifica el problema en sus justos términos (problema que sigue sin ser asumido en muchos foros políticos aún a día de hoy, donde se cultiva la especie de un supuesto caos legislativo en España por culpa de la manga ancha con la que se consiente que las CCAA metan mano en casi cualquier materia con ligereza y sin constreñimiento alguno) y se trata de proponer una solución que muy probablemente funcionaria en un contexto en que todos los actores (y especialmente el Estado y el Tribunal Constitucional, que a fin de cuentas son quienes seguirían teniendo la sartén por el mango) se tomaran en serio eso de la lealtad federal. He ahí también, como es obvio, su mayor debilidad.

En todo caso, lo que sí resulta difícil, por no decir imposible, es pretender que el Tribunal Constitucional deje de ser el árbitro de estos conflictos. Es, sencillamente, inevitable que lo sea. Y, a la postre, su actuación no puede sino depender de los equilibrios políticos que determinan su composición y condicionan su trabajo. Sólo con un Tribunal con otra cultura federal y quizás con otra composición (en otra parte de la propuesta sus autores, muy sensatamente, hacen referencia a la necesidad de asumir que tenemos un problema de efectiva representación de las diversas sensibilidades territoriales en el órgano y que se habría de actuar cambiando cosas también ahí) se puede lograr que un esquema como el planteado funcione. Porque a la postre, y tanto con el actual texto de la Constitución como con cualquier otro que podamos tener sustituyendo al actual listado del art. 149.1 CE, la interpretación que haga el Tribunal de los títulos competenciales estatales siempre puede ser más generosa o menos, desentendiendo estos equilibrios y su visión como órgano federal o no. Por ejemplo, su más reciente doctrina, que no tiene visos de que vaya a cambiar en un futuro próximo, que da cada vez más y más poder al Estado por medio de una serie títulos competenciales horizontales (1491.1.1ª, 149.1.13ª, 149.1.14ª…) que permiten actuar sobre prácticamente cualquier materia, bien para proteger la igualdad de los ciudadanos, bien para garantizar la estabilidad económica o el equilibrio presupuestario, en lo que constituye el hit más potente de su reciente jurisprudencia, tiene un cariz recentralizador indudable cuyos efectos han permitido una mutación constitucional de nuestro sistema de gran profundidad (que explica en gran parte el Estatuto de Cataluña de 2006 como respuesta, fallida, a una dinámica constitucional que, además, desde 2010 no ha hecho sino acelerar). Pero, y es relevante recordarlo, esa mutación no ha necesitado de ninguna reforma, sino simplemente de un Tribunal cómodamente asentado en visiones cada vez más centralistas, apoyadas por los grandes partidos políticos que nombran a sus miembros y, a su vez, determinan también la evolución de la legislación básica del Estado. No se ve (o, al menos, yo soy incapaz de ver) cómo a partir de la propuesta de reforma presentada pueda contenerse, limitarse o controlarse esta evolución.

No me da la sensación, pues, y a fin de cuentas es uno de los elementos esenciales (si no, directamente, el elemento nuclear central) con el que será juzgada desde Cataluña cualquier propuesta de reforma constitucional, que con la presentada sea sencillo que se acaben deduciendo ni un mayor espacio para la acción autonómica, ni una mayor garantía de sus competencias, ni tampoco un mecanismo de contención de la conflictividad caso de que el Estado siga haciendo un uso generoso, y políticamente avalado por amplias mayorías políticas, de sus competencias horizontales para predeterminar con exhaustivo detalle prácticamente toda acción autonómica, incluso dentro del ámbito de sus supuestas competencias.

2. Un Senado federal

Mayor concreción tiene la propuesta a la hora de perfilar una reforma de la Cámara Alta que la convertiría en un Senado de tipo federal semejante al Bundesrat alemán. Lo que no se puede decir de la misma en este punto, eso sí, es que sea particularmente novedosa u original. Lo cual no es un defecto, sino una virtud, pues muestra que ha recogido, y bien, lo esencial de las muchas propuestas que se han venido haciendo sobre estas cuestiones por parte de muchos académicos desde hace ya muchos años. Y es que desde hace al menos dos décadas no son pocos los juristas que han venido proponiendo una reforma de este tipo y fundándola en muy buenas razones (por ejemplo, reiteradamente y con un estudio constitucional cuidadoso, lo ha hecho Eliseo Aja, uno de los firmantes, en obras como los Informes sobre CCAA que dirige desde los años 90). Básicamente, se suele apuntar, con toda la razón, que el Senado español no cumple otra función que duplicar innecesariamente debates que, por ya producidos en el Congreso, no tienen en la práctica relevancia alguna, mientras que por estar dedicado a y diseñado para ello no aporta nada a la hora de articular efectivamente el debate en clave territorial. Sirva a estos efectos de ilustración el reciente ejemplo proporcionado por la aplicación del 155 CE, que tantos comentaristas nos han recordado que es “sustancialmente idéntico a su equivalente alemán” (el art. 37 de la GG). Lo cual es, cómo no, cierto. Sin embargo, también lo es, y en cambio no se ha comentado tanto, que el órgano que autoriza al gobierno la adopción de las medidas correspondientes es totalmente distinto en España (una cámara parlamentaria que replica al Congreso pero, además, con un sesgo mayoritario considerable) y en Alemania (un consejo donde están representados los gobiernos de los diferentes nder a partir de una lógica política intergubernamental y donde las mayorías pueden ser muy distintas a las del parlamento, como de hecho es frecuente que ocurra y, por ejemplo, habría sido el caso en España para decidir la aplicación del 155 si el Senado hubiera tenido esa estructura). Es decir, que por su propia composición, los debates y la toma de decisiones son diferentes, porque los actores son otros y operan en otro plano. En España, en cambio, la capacidad efectiva de interlocución, debate, parlamento o acuerdo de las CCAA fue y es inexistente en este y cualquier otro proceso. ¡Ni siquiera Cataluña y sus instituciones tuvieron nada que decir! Más allá de este caso concreto, pero que ilustra a la perfección el hecho de que, con la única diferencia de las mayorías políticas, que decida el Senado es políticamente equivalente a que lo haga el Congreso, sin aportar nada más, es obvio que no tenemos una segunda cámara que complete, y aporte una visión territorial diferenciada a, lo que decide la primera. A juicio de los proponentes, por ello, habría que modificar nuestro Senado para “federalizarlo”, lo que permitiría suplir una de las grandes carencias de nuestro sistema constitucional:

(§17): En cambio, la función principal que puede corresponder a un Consejo territorial como el alemán es facilitar la participación de los territorios en las decisiones princi- pales del Estado y permitir la coordinación de éste con las Comunidades al máximo nivel de decisión. Justamente, cubrir la gran deficiencia del sistema autonómico: la falta de un sistema coherente de gobierno que relacione a las Comunidades Autónomas entre sí y no sólo a cada Comunidad con el gobierno central, como ha sucedido hasta ahora.

Se trata, sin duda, y como ya se ha dicho, de una reforma necesaria. La crítica de los proponentes es justa; su solución, sensata. Ahora bien ,y siendo importante una mejora de la coordinación y que exista un espacio de comunicación estable y funcional Estado-CCAA y de las CCAA entre sí (máxime si, además, se lograra que fuera una cámara que permitiera un efectivo trabajo común, esto es, si también se diseñara como órgano de trabajo y no sólo de discusión), esta reforma no deja de ser una mejora institucional indudable pero relativamente menor si de resolver (o aspirar a conllevar algo mejor) la “cuestión catalana” se trata. Al menos, menor a la vista de los retos existentes en estos momentos. La prueba, creo, es que todas estas propuestas son muy anteriores a que los mismos aparecieran, vienen del siglo XX y tienen que ver con problemas de diseño y funcionamiento institucional que, aunque importantes, qué duda cabe, no inciden sobre la almendra del lío constitucional y político que tenemos montado: cuál habría de ser la óptima distribución del poder efectivo de Estado y CCAA y, en declinación de la misma, hasta dónde habrían de llegar los perímetros del autogobierno catalán.

Contrasta, a estos efectos, la extensión con que se analiza este problema y la concisión con la que se desarrolla, en cambio, cómo habrían de constitucionalizarse los principios esenciales del modelo de reparto y de financiación autonómica (§18) . Y es que si hay algo que se refiere al poder efectivo esta cuestión es, junto al reparto de competencias, la de la financiación del ejercicio del mismo. En el fondo la propuesta es prudente en este punto muy probablemente porque, inteligentemente, saben que aquí sí hay lío. Lo hay porque es un asunto mucho más nuclear que la reforma del Senado desde la perspectiva de hacer frente a la actual crisis constitucional actual. Los proponentes, con mucha concisión, y concretando poco por ello, apelan a la necesidad de la solidaridad y la corresponsabilidad, pero sin ninguna propuesta novedosa más allá de la apuesta por recuperar la ordinalidad que ya contenía la propuesta de Estatuto catalán de 2006 y que nunca llegó a ver la luz como mandato jurídico en nuestro ordenamiento, pero que forma parte de las bases del modelo alemán decantado poco a poco, sentencia a sentencia, por el BVerfG alemán. Sinceramente, creo que a estas alturas cualquier propuesta de reforma constitucional que pretenda ser viable ha de afrontar con más detalle este elemento, que es a día de hoy mucho más importante para todos los actores (y también para los ciudadanos) que cualquier reforma institucional del Senado. Y no sólo para vascos (aunque la “pax constitucionalis” vasca tiene mucho que ver con el trato que reciben en este punto, como a nadie se escapa) o catalanes (por mucho que es sabido que un buen pacto fiscal a tiempo habría quizás evitado muchas cosas) sino para el conjunto de los españoles y para otras muchas regiones donde las lacerantes desigualdades existentes, y su constitucionalización en forma de cupos, privilegios varios y asimetrías escandalosas, requieren de una reforma mucho más urgente que cualquier modificación, por eficiente y razonable que sea, del funcionamiento de cualquier institución. Ocurre, eso sí, que lograr un acuerdo sobre la misma es mucho más complicado que sobre la reforma del Senado donde, a estas alturas, hay un acuerdo casi general, bien reflejado en la propuesta.

3. Sobre el federalismo ¿asimétrico? de la propuesta  y su apuesta por realizar ciertas concesiones” para atraer a la población catalana al pacto constitucional 

La propuesta realizada por los juristas que presentan el documento que venimos comentando tiene también claro que es preciso, más allá de estas mejoras técnicas más bien poco “sexys” en términos de su traslado a la opinión pública (como puedan ser delimitar competencias o cambiar la naturaleza del Senado), ofrecer alguna renovación del pacto constitucional que apele a las reivindicaciones de parte de esa mayoría social catalana que, en número creciente, se ve tentada por el independentismo como única vía factible para sentirse mínimamente reconocida en sus aspiraciones de mayor autogobierno si éste no es viable dentro de la Constitución española. La cuestión es cómo hacerlo contentando a la vez a estos catalanes pero sin quebrar nociones básicas de igualdad inherentes a cualquier pacto de convivencia nuclear a la idea de nación, que suele partir del supuesto de que los ciudadanos que la componen son iguales en derechos y deberes, sin que unos puedan ser más que otros (de la insatisfactoria forma en que este fundamento de la soberanía nacional se da en la España de 1978 ya hemos hablado otras veces).

El informe, que es firmado también por quien es uno de los mayores expertos en el análisis jurídico de los “hechos diferenciales” en nuestro país (por no decir directamente el mayor de ellos en el Derecho público español, Juan Antonio Montilla Martos), es bastante prudente en este sentido y parece seguir la que ha sido la posición tradicional de este autor, coherente con un modelo de ¿federalismo? ¿autonomismo? en todo caso simétrico: hay hechos diferenciales que se presentan a partir de razones objetivas y a ellos hemos de atenernos… reconociéndoselos a todos aquellos que compartan los rasgos o cualidades que dan origen a los mismos. Sin embargo, y tras esta afirmación inicial, parecen apostar también por la introducción de ciertas asimetrías en favor de Cataluña, aunque las mismas queden por concretar y se vuelva a apelar a la necesidad de que se fundamenten en “justificaciones objetivas”:

(§20): En este sentido, algunos miembros del grupo han sugerido la incorporación de una Disposición Adicional específica para Cataluña en la que se aborden las cuestiones identitarias, competenciales y de relación con el Estado. Esto permitiría reconocer la singularidad de Cataluña sin necesidad de modificar el art. 2 de la Constitución y simplificar el procedimiento en cuanto no se modifica el marco constitucional común sino que se establece un régimen jurídico singular. No obstante, cualquier solución aceptable para Cataluña debe serlo para el resto de Comunidades, a partir del reconocimiento por todos de la diversidad de España. Para ello resulta importante que los tratamientos diferenciados puedan sustentarse en justificaciones objetivas.

Otra posibilidad también planteada es que esa Disposición Adicional remita al Estatuto la regulación de determinadas cuestiones, en una enumeración que debe contenerse en la propia Constitución.

Esta exposición es bastante representativa de un estado de opinión que, en los últimos tiempos, parece ir gozando de creciente predicamento, al menos, en parte de las Españas. Sorprendentemente, o no tanto, gusta a sectores de la sociedad catalana (que verían compensado que su autogobierno no fuera a la postre tan ambicioso como algunos querrían con el hecho de que, al menos, tendrían más que otros territorios del país)… y también en núcleos más o menos cercanos al poder político estatal radicado en Madrid, desde donde se emiten cada vez más mensajes en este sentido (quizás porque se percibe como una posible solución que permitiría zanjar el problema “conservando territorio” aunque sea a costa de tener que compartir algo más de lo deseable ciertos poderes y privilegios asociados a los mismos). Es, sin embargo, si nos fiamos por lo que expresan líderes políticos y sociales de otras regiones y CCAA, mucho menos popular en el resto del país, donde se ve con escepticismo que puedan existir posibles diferenciaciones adicionales a las ya existentes que se basen en “justificaciones objetivas”.

Es más, en el resto del país es cada vez más difícil explicar la persistencia de alguna de las diferencias y asimetrías todavía aceptadas por el “constitucionalismo” defensor del statu quo y que fueron blindadas por la Constitución en 1978 con base en la Historia (o en una cierta lectura de la misma) y en el arrastre tradicional, plasmadas en forma de cupos económicos que distorsionan el reparto de recursos y causan graves quiebras de equidad o en soluciones tan curiosas como que la posibilidad de que las CCAA tengan o no competencias en materia civil dependa de que el régimen franquista tuviera a bien ofertar a esa región una codificación por circunstancias y avatares, a veces, sólo dependientes de la casualidad o el mero voluntarismo de algunos. Todo lo que sea ahondar en esa vía, e introducir más diferenciaciones, aunque se busque para cada una de ellas alguna “razón objetiva” como las que fundamentan diferencias económicas o respecto de las capacidades de codificación civil, está llamado a causar más problemas que a solucionar los ya existentes, al menos, en mi modesta opinión (que viene, hay que señalarlo porque supongo que genera un inevitable sesgo, de la periferia española a la que se otorga la financiación per cápita más baja de todo el Estado, siendo contribuyentes netos al sistema a pesar de ser una región pobre y a la que se ha negado reiteradamente por el Tribunal Constitucional la posibilidad de legislar en materia civil por mucho de que amplísimas mayorías parlamentarias y estutarias así habían acordado hacerlo).

Pero, incluso si se tratara de apelar a diferenciaciones historicistas y si aceptáramos esa lógica tan cara a la Constitución del 78 de entender como “objetivas” razones basadas en exhumar viejos cadáveres jurídicos, es obvio que podría hacerse mejor y de manera más integradora. Llama la atención que, por ejemplo, puestos como digo a seguir esa lógica, se pretenda o se conciba la introducción de excepciones sólo para Cataluña cuando podría aspirarse a resolver algunas de sus demandas de modo que se permitiera también ampliar opciones para otros. Así, una opción flexibilizadora podría pasar por asumir lo que en algún otro texto Muñoz Machado ha llamado “tradición pactista de la Corona de Aragón” y aceptar diferencias institucionales, en la línea de las que contenían los viejos pactos y modelos forales que amparaban su diferenciación institucional (que la CE78 ya ha actualizado para el País Vasco y Navarra). Pero, en tal caso, ¿por qué ceñirla sólo a Cataluña? Puestos a aceptar una nueva Disposición Adicional, ¿por qué no incluir en la misma, por ejemplo, también al resto de territorios que compartieron esta misma tradición para, y es una mera posibilidad pero cuya exploración podría resultar  interesante, permitirles cierta diferenciación institucional y mayor margen regulatorio también a todos ellos si así lo quisieran? En este sentido, hay ya alguna propuesta realizada desde Valencia de aprobación de una DA para la actualización dentro de la Constitución de algunos elementos compartidos por todos los regímenes forales de la Corona de Aragón que permitiría abrir puertas a ciertos experimentos jurídico-constitucionales con Cataluña, si la población de allí mayoritariamente lo desea, pero también daría esa opción, modulada según sus respectivas preferencias, a los ciudadanos de las Islas Baleares, País Valenciano o Aragón.

Y, por último, si otras regiones de España expresaran su deseo de ir también, en todo o en parte, con mayor o menor ambición, por ese mismo camino de la diversificación institucional y la profundización en el autogobierno, ¿en serio la lógica de la Constitución española para aceptarlo o no ha de continuar siendo una pseudo fundamentación histórica? Personalmente, me gustaría mucho más (y creo que a medio y largo plazo sería más útil para resolver nuestros problemas, la verdad) un modelo simétrico donde la diferenciación institucional y competencial dependiera, sencillamente, de la voluntad expresada por los ciudadanos de cada territorio (que no tiene por qué ser la misma, siempre y cuando el sistema esté diseñado de tal forma que obligue a internalizar, como debe ser, tanto los beneficios de estas decisiones… como sus posibles costes).

En otro orden de cosas, pero relacionado con este punto en la propuesta, pues se trata de otra forma de hacer “guiños” a la población catalana, sí resulta muy interesante que los autores de la misma tengan tan clara la necesidad de recuperar algunos de los contenidos del malogrado Estatuto de Autonomía de Cataluña de 2006:

(§21):Es el caso del reconocimiento de la participación autonómica en las decisiones del Estado, tanto en el ejercicio de competencias estatales (comisión bilateral, informe previo), como en la designación de integrantes de órganos constitucionales (Tribunal Constitucional y Consejo General del Poder Judicial); a la inclusión de principios en el sistema de financiación autonómica; a la organización federal del poder judicial; a la definición constitucional de las diversas categorías competenciales (exclusivas, básicas, de ejecución) de forma que se respete el espacio competencial autonómico o a la flexibilización de la organización del territorio (veguerías).

Se trata de un planteamiento absolutamente razonable e inteligente, que demuestra hasta qué punto la STC 31/2006, en su innecesario “talibanismo constitucional”, provocó un problema jurídico y político donde no tendría por qué haberlo habido. Muchas de las cosas que anuló habrían podido ser perfectamente asumidas y, de hecho, sería bueno que se integraran en el futuro en la Constitución abriendo posibilidades no sólo a Cataluña sino también a otras CCAA, como bien señalan los autores de la propuesta. Y ello va desde los principios en materia de financiación (la ordinalidad, por ejemplo, aparece de nuevo como una solución ponderada a la vista del ejemplo comparado) y fiscalizad propia, a la organización del poder judicial, o a la posibilidad de que cada CCAA tenga margen para adaptar su organización institucional interna a su gusto. Esta parte es, a mi juicio, la más interesante y valiente de la propuesta, aunque esté poco desarrollada y deba aún ser muy concretada y perfilada. Pero lo es (valiente y necesaria), y hay que agradecerlo mucho, porque apunta en una dirección más que interesante: asumir que la reforma catalana de 2006 respondía a la detección de problemas reales de nuestro sistema constitucional, y que contenía muchas y muy buenas ideas para afrontarlos que podrían ser positivas para arreglar al menos algunos de ellos, no sólo en beneficio de Cataluña sino de todos los territorios de España. Más allá de los que son mencionados por los autores de la propuesta, que ya de por sí supondrían una transformación con una indudable profundidad del actual Estado español, podrían proponerse incluso algunos otros caso de que efectivamente esta vía quedara abierta. En todo caso, y como habrían de ser perfilados y concretados más en el futuro, tendremos ocasión de comentarlo con más detalle en próximos posts. Quede dicho aquí simplemente, y de momento, que en este punto, y aunque quede quizás un poco disimulado en medio de otras aportaciones de la propuesta y pueda pasar inadvertido, hay que reconocer a los autores que abren un camino interesantísimo. Ojalá los partidos políticos españoles mayoritarios se atrevan a recorrerlo.

4. Referéndums y consultas, sólo para validar reformas, pero no para preguntar sobre la independencia

Por último, la propuesta se pronuncia sobre la conveniencia de permitir dentro de la Constitución, o por medio de una reforma que así lo prevea, que los catalanes (o los ciudadanos de cualquier otra región de España) puedan votar en referéndum sobre si desean o no seguir siendo parte de España. Los autores de la misma son tajantes en su negativa a considerar esta opción. A su juicio, ni se puede a día de hoy  realizar un referéndum de esa índole ni es conveniente que algo así pueda producirse en el futuro (se atisban aquí ecos de posiciones como las que ha venido defendiendo recientemente Muñoz Machado en esta materia, quien viene señalando que es estructuralmente imposible aceptar dentro de una Constitución un referéndum que pueda conducir a la disolución del demos que es el soporte mismo del pacto constitucional en cuestión). Como Dios aprieta, pero no ahoga, los ciudadanos, y lógicamente también los catalanes, sí podrán expresarse de alguna manera pero, eso sí, sólo cuando se vote la reforma constitucional en referéndum, o bien a la hora de aprobar (o no) un hipotético nuevo estatuto de autonomía (llámese como se quiera) adaptado a la misma. Empero, eso sí, sólo en esos casos y en ningún otro:

22). Una última cuestión, aunque no la menos importante, es la relativa a la aspiración mantenida, según las encuestas de opinión, por muchos catalanes, de votar en un referéndum para expresar su voluntad sobre una nueva articulación de las relaciones de integración de Cataluña en el Estado. Esta aspiración no tiene un cauce viable a través de una consulta sobre la independencia, como hemos constatado al inicio de este documento. Pero es posible (e incluso constitucionalmente preceptivo) una consulta sobre una ley de Cataluña que adapte el Estatuto, lo reforme y mejore.

A mi juicio, como he tenido ocasión de explicar y escribir en no pocas ocasiones, no creo que hubiera problema alguno en poder aceptar con naturalidad un referéndum de estas características a partir de una lectura liberal y democrática de cualquier pacto de convivencia constitucional (e, incluso, de la propia Constitución de 1978, por mucho que es obvio que ésta no es a día de hoy la opinión de nuestra doctrina mayoritaria ni de nuestro Tribunal Constitucional). No creo que admitir con normalidad esta posibilidad plantee serios problemas de convivencia, ni mucho menos jurídico-constitucionales, sino más bien al contrario: a la vista está que los efectos de no permitirlo no han sido precisamente saludables ni para la convivencia ni para la legitimidad de nuestro orden constitucional, necesitado de urgentes reformas por las heridas autoinfligidas por esta interpretación rígida y un punto demófoba del mismo. En todo caso, y como es obvio, no deja de ser ésta una cuestión de opinión y, por ende, muy subjetiva. Lo que sí creo una afirmación más fácilmente objetivable es que no permitir una consulta de estas características conlleva eliminar la posibilidad de jugar una carta simbólica de mucha potencia que se podría emplear para facilitar aunar voluntades y consensos para una futura reforma a un coste, en mi modesta opinión, relativamente bajo. De una forma u otra, si la ciudadanía está descontenta, en una democracia siempre tiene vías, afortunadamente y por muy indirectas que éstas puedan ser, para hacerlo saber. Cegar la más clara y directa sólo recrudece los conflictos y las dificultades. Abrirla, por el contrario, y más tras todo lo que hemos vivido en tiempos recientes, permitiría dar mucha legitimidad a un hipotético nuevo pacto constitucional que la asumiera con normalidad como lógico cauce de expresión a la voluntad democráticamente expresada de los ciudadanos sin la que cualquier pacto constitucional no deja de ser letra muerta (o algo peor, si ha de ser mantenido con vida por mecanismos alternativos sobre los que mejor no extendernos).

5. Una valoración, rápida y tras una primera lectura, global de la propuesta

En primer lugar, hay que agradecer a los autores de la propuesta su esfuerzo y su contribución. Como decía al principio, es la primera de este tipo verdaderamente trabajada, seria, concreta, que se realiza con sinceras aspiraciones de abrir el debate y que, no me cabe duda, va a ser por ello merecidamente importante para articularlo en en futuro próximo. Cuestión distinta es que pueda servir para resolver el problema a día de hoy planteado. Para lograrlo habría de ser capaz, a la vez, de resultar admisible para los “constitucionalistas” españoles más empáticos con el actual statu quo pero logrando convencer a una mayoría de catalanes de que supone un avance e incorpora mejoras suficientes como para respaldarla.

A estos efectos, y en mi modesta opinión, hay partes que deberían ser fácilmente admisibles para las visiones más “estatalistas”.  Éstas son curiosamente (o no, porque es donde resulta más sencillo trabajar e ir sentando bases a partir de las cuales lanzar el debate y tratar de articular posteriores consensos más ambiciosos) las más desarrolladas en la propuesta: la “redelimitación” de las competencias (con pinta de ligera centralización y un punto un tanto cosmético a la hora de vender que limitaría la conflictividad), dado que en el fondo tampoco cambiaría tanto la cosa; y la reforma del Senado (con ese modelo federal de inspiración alemana que tanto consenso genera entre juristas), porque es algo ya muy madurado a estas alturas por parte de académicos, fuerzas políticas y opinión pública. Sin embargo, es justamente este carácter más o menos limitado de lo que son sus propuestas más perfiladas que hace fácil su admisibilidad para un sector lo que en mi opinión convierte en dudoso que sólo con ellas se pueda lograr convencer a una mayoría sustancial de la población catalana de que estamos ante un cambio con una mínima profundidad. Hace falta, pues, algo más.

Un segundo grupo de reformas son las que en el fondo no son tan importantes pero pueden aspirar a apelar a ciertos elementos simbólicos o afectivos, que aparecen también en el informe, en ocasiones implícitamente: reconocimiento de una cierta “estatalidad” a algunos territorios, llamar “Constituciones” a los actuales Estatutos, etc. Reconozco que estas reformas no me parecen tan importantes y que, quizás por ello, soy incapaz de juzgar cómo de inadmisibles puedan ser para una parte… así como tampoco tengo ni idea de si serían importantes o no (y cuánto, en su caso) para la otra.

El tercer grupo de reformas son las que me parecen realmente claves, pero son también las que están menos perfiladas en la propuesta, quizás porque sus autores son perfectamente conscientes de que es en torno a éstas donde aparecerían, si se plantearan en detalle y con profundidad, las inmediatas reticencias de los sectores del “constitucionalismo” español clásico: asunción de contenidos del Estatuto de 2006 en materia de justicia, de principios en materia de reparto del poder y de la financiación y cuestiones fiscales, aceptación de mayor autonomía interna de las CCAA… A mi juicio (aunque puedo equivocarme), sólo con reformas valientes de esta índole, combinadas con cambios en otras partes de la Constitución que profundizaran en vías más democráticas y garantizadoras de derechos hasta la fecha poco desarrollados (esencialmente sociales), se podría conseguir un apoyo suficientemente amplio en Cataluña a las reformas. La cuestión es que es dudoso, y da la sensación de que los autores de la propuesta lo tienen muy claro (y por ello son particularmente prudentes a la hora de plantearlas), que sea  fácil o incluso posible conciliar ese nivel de profundidad con un mínimo apoyo a esas medidas en el resto de España.

La solución que parecen proponer los autores al embrollo derivado de este desacompasamiento estructural pasa por admitir cierta asimetría en la Constitución, aunque de nuevo tampoco detallan hasta qué punto y con qué límites. Da la sensación de que, a su juicio, una posible salida a que aparentemente no haya un punto de equilibrio que sea a la vez suficientemente avanzado para las mayorías catalanas hoy incómodas con el orden constitucional pero admisible para las mayorías del resto de España que sí están a gusto en el mismo podría ser aceptar algunos de esos avances, más o menos diluidos (o medidas descentralizadoras), pero sólo para Cataluña, minimizando así la afección estructural al orden constitucional producida por los mismos. Como ya he explicado, y en este caso con más razones, me parece complicado que, si los cambios en cuestión son de la suficiente relevancia (si no lo fueran, su capacidad de resolver el conflicto sería limitada), esta asimetría sea admisible o, expresado mejor, deseable. Las asimetrías en los modelos federales funcionan bien cuando son consecuencia de la voluntad democrática diferenciada de las poblaciones de unos territorios y otros. Pero no suelen ser fáciles de gestionar a medio y largo plazo (como vemos en España en materia de financiación, por ejemplo) cuando, sencillamente, permiten a unos lo que a otros, aunque también puedan haber afirmado democráticamente preferirlo, niegan.

Es cierto que los autores se enfrentan en este punto a una situación de una enorme dificultad, semejante a la que cualquier otra propuesta va a tener que tratar de solventar: es prácticamente imposible conciliar a día de hoy las posiciones de las mayorías catalana y española en este punto. La búsqueda de una salida por medio del reconocimiento de algunas asimetrías puede ser una solución si políticamente los grandes partidos españoles logran “contener” las reivindicaciones de igualación de otras regiones del país. Parece evidente cuáles son las razones por las que en ciertos ámbitos institucionales asociados a las estructuras del Estado algo así (como ya el cupo vasco-navarro en el pasado) puede consentirse como “pago” a mantener la “unidad de la Patria”. Sin embargo, es dudoso que la importancia de esta finalidad en sí misma sea comprensible para los ciudadanos, especialmente para los de aquellas regiones que pagan la factura o se ven minusvalorados con soluciones de esta índole. En todo caso, si el gambito pudiera llegar a funcionar políticamente, nada que decir a este respecto. Habría que reconocerle su indudable mérito para resolver una situación muy difícil y donde los equilibrios políticos y las muy diversas preferencias expresadas consistentemente por las poblaciones de diferentes territorios del Estado hacen muy complicado alcanzar un punto que pueda satisfacer a una mayoría suficiente en ambos sectores a la vez.

Curiosamente, y para acabar con esta ya larga reflexión, la reforma renuncia a aceptar una consulta o referéndum sobre la independencia, cuando su mera celebración sería una “concesión” que, por el mero hecho de darse, podría facilitar, a cambio, una reforma menos profunda de algunas de las estructuras constitucionales en cuestión. La posibilidad expresa de “salir” permite a cambio, si se ofrece, forzar un poco la mano en otras esferas. Pero, de nuevo, el principio de unidad de la patria parece imponerse, con su rigidez, al desarrollo y aceptación de soluciones más pragmáticas. Este fundamentalismo último es tanto más curioso cuanto, a la postre, y si la propuesta que comentamos finalmente tuviera éxito, tendríamos que acabar afrontando igualmente sí o sí un referéndum constitucional (o constitucional-estatutario, si se realizaran ambos conjuntamente en Cataluña). Caso de que la reforma finalmente votada fuera aceptada en el resto de España, pero rechazada allí, la situación llevaría a un callejón político y constitucional de muy incierta salida, donde, verificado que no hay un punto de equilibrio (o que el alcanzado no lo era) en que se puedan encontrar las mayorías políticas de un signo y de otro, a la postre casi cualquier pregunta acabaría convirtiéndose, de facto e implícitamente, en una pregunta sobre la independencia.

A la postre, la clave es si, efectivamente, existe o no ese punto de equilibrio en que una determinada reforma de la Constitución en un sentido tendencialmente federalizante pueda llegar a serlo en suficiente medida y con la debida ambición como para convencer a una mayoría de catalanes sin que, por el hecho de avanzar en esa dirección, pase a ser inasumible para la mayoría del resto de españoles. No tengo muy claro que esta concreta propuesta realizada por algunos de nuestros colegas logre encontrarlo, esencialmente porque en las partes claves donde habría de reposar el mismo es aún, como no puede ser de otro modo, muy inconcreta. Ni siquiera tengo claro si ese equilibrio, a día de hoy, es posible. Lo que sí me parece evidente es que, si no existe o no se puede encontrar, ya sea por incapacidad, por falta de voluntad o porque no existe, dará igual que se permita o no preguntar a la población de Cataluña sobre la independencia porque, inevitablemente, la imposibilidad de llegar a un acuerdo de convivencia que nos sirva a todos acabará imponiendo sus consecuencias.

 

———————————————————————————————————————————————-

 

“El muro invisible en siete gráficos: los problemas de ser joven en España” a Politikon (23-11-17)

https://politikon.es/2017/11/23/el-muro-invisible-en-siete-graficos-los-problemas-de-ser-joven-en-espana/

La brecha generacional es un desafío de España y toda Europa. Los jóvenes tienen malos trabajos, ganan salarios más bajos y sufren para acceder una vivienda, tener hijos o formar un hogar. Por primera vez probablemente vivirán peor que sus padres. Las políticas sociales no les ayudan, sino que los desatienden. Desoyen sobre todo los problemas de ser padres y de la infancia. “El Muro Invisible”, el nuevo libro que hemos escrito en Politikon, describe esta situación y ofrece algunas soluciones. No es una revancha por una cuestión sencilla: enfrentar los problemas de los jóvenes es un beneficio colectivo._

Rescatamos en este post siete gráficos del libro para describir algunos de los “ladrillos” del muro invisible. _

Los jóvenes han pagado la crisis con especial dureza. La renta mediana de de los jóvenes se redujo un 20%. En el mismo periodo la renta de los mayores de 65 años aumentó un 5%. Las razones son conocidas: los jóvenes estaban muy expuestos al desempleo y la temporalidad, mientras que los pensionistas han conservado sus ingresos.

2

Durante la crisis también se disparó el porcentaje de jóvenes en riesgo de pobreza. Aumentó en 16 puntos. Ahora mismo un 40% de los jóvenes españoles entre 16 y 24 años están en riesgo de pobreza: viven en hogares que ingresan menos del 60% de la renta mediana. Para los niños también creció el riesgo de pobreza en estos años. En cambio, las pensiones si fueron capaces de proteger a los más mayores. En 2006 más un 30% de los mayores de 65 años vivía en riesgo, pero hoy la cifra se ha reducido al 14%.

3

Detrás de esto está, claro, el empleo. Una de las claves es el despido de temporales. Entre 2007 y 2016 se destruyó el 64% de los empleos de jóvenes temporales. Los jóvenes, además, sufren una enorme tasa de temporalidad. El 73% de los trabajadores menores de 24 años son temporales. Y eso después de la crisis.

4

La crisis de los jóvenes tiene otras consecuencias. Algunas que no les afectan solo a ellos. El mejor ejemplo es la baja natalidad. En 2007 el número de hijos, que ya era bajo en comparación con nuestro entorno, volvió a caer y ahora mismo es de 1,3 niños por mujer.  Cuando se les pregunta, tanto los hombres como las mujeres dicen que preferirían tener dos. La edad media al tener el primer hijo, que se había estancado en bonanza y gracias a la inmigración, volvió a dispararse. La edad media a la que las mujeres españolas tienen el primer hijo son casi 31 años. Es el país europeo donde más tarde se tienen hijos.

5

La relación entre maternidad tardía y empleos precarios parece evidente en Europa, y la desgranamos con mayor detalle en el libro.

6

Como apuntábamos al principio, el Estado de Bienestar no soluciona estos problemas, o no los enfrenta con al suficiente energía. España es relativamente buena sacando a los pensionistas de situaciones de riesgo de pobreza —las pensiones funcionan—, pero es de los peores países de Europa al hacer lo mismo con los niños y los jóvenes.

7

Las políticas públicas en España también podrían atender mejor a la infancia. Hemos hablado de los problemas laborales de los jóvenes, pero hay que recordar algo más: esos problemas se concentran sobre todo en jóvenes con menos estudios. El Estado podría actuar en diferentes frentes y especialmente en dos: combatiendo el abandono escolar y evitando la repetición. Los dos problemas se concentran en familias pobres. El abandono escolar roza el 45% para las familias del quintil pobre, mientras que en las familias del quintil rico no llega al 10%. El otro problema es la repetición. España es el país de Europa donde más alumnos repiten curso. Además la probabilidad de repetir es mucho mayor para los hijos de familias pobres, incluso a igualdad de resultados.

8

Los jóvenes actuales, nacidos en entre los ochenta y los noventa, han tenido la suerte de crecer en un país más próspero, más abierto y más libre. Pero en su paso a la vida adulta se han dado de bruces con una triple crisis: la económica la social y la institucional.

La crisis ha sacado a la luz las dificultades de ser joven en España. Pero las causas son previas a la crisis.

Existen un muro generacional, que se manifiesta de diferentes maneras y no es igual de alto para todos. Pero existe. El muro invisible describe ese muro, rastrea las razones por las que hemos llegado hasta aquí y abre caminos posibles para revertirlo en el futuro.

 

———————————————————————————————————————————————-

 

 

Oriol BARTOMEUS, “Un mes fins el 21D” a La ciutat llunyana (21-11-17)

https://oriolbartomeus.blogspot.com.es/2017/11/un-mes-fins-el-21d.html

captura001001

A un mes de les eleccions al Parlament, l’oferta política està definitivament configurada. A diferència del 27S, aquest cop no hi ha candidatura d’unitat independentista. La resta, pràcticament igual. La comparació amb fa dos anys és important perquè aquestes eleccions es guanyaran o es perdran segons es repeteixi o no el resultat d’aleshores. El context sembla igual, però no l’és. Cert, l’escenari està dominat per la lògica independentista, que ha dibuixat el marc (el porta definint els últims cinc anys). Per tant, les opcions es defineixen entre pros i contres, i la resta són variants, matisos, accents.

Ara bé, el 21D no és el 27S. Bàsicament, perquè el 27S ja va passar. És una obvietat, ho sé, però les obvietats (Molas dixit) s’han de recordar perquè són el primer que s’oblida. El que el 27S podria suposar un gran èxit, el 21D pot ser un fracàs. El 21D es mirarà al mirall del 27S. Pels independentistes en el seu conjunt, tot el que no sigui superar el 50% serà un fracàs. Per a C’s, clavar-se als 25 escons, tot i que objectivament és un gran resultat, serà un fracàs. Per al PSC obtenir 20 escons serà un èxit (tot i que són els aconseguits per Pere Navarro el 2012). Per als Comuns repetir el resultat de Rabell serà un rotund fracàs. I tot portarà cua.

I tanmateix, el 21D és diferent del 27S. El 2017 no és el 2015. Llavors estàvem en plena efervescència de la “nova política”, feia un any que Podemos havia fet la seva aparició estel·lar i uns mesos que Ada Colau havia conquerit l’alcaldia de Barcelona. Llavors les autonòmiques eren l’avantsala de les generals, amb el té això d’efecte d’arrossegament.

Ara les eleccions tenen un aire de culminació en un context de cansament, una sensació embafadora de final de combat, com si se’ls demanés als electors un últim esforç quan ja no poden dir fava, com si als candidats, mig noquejats, encara poguessin treure un argument nou del barret. I tanmateix, el terra es mou. El votant no s’està quiet i fa d’aquestes eleccions potser les més incertes que hem viscut fins ara.

ERC i la maledicció de lescollit

Els republicans guanyaran aquestes eleccions. Ningú no ho dubta i tothom ho dóna per descomptat. I això és un llast immens per als seus dirigents. ERC és un fixe a la travessa, de manera que poca gent hi para esment. Només serà notícia si la seva victòria és petita. Aleshores sí, haurà guanyat però haurà perdut. I les conseqüències poden ser dures.

La campanya se’ls pot fer molt llarga als republicans. El seu objectiu era agrupar el màxim del suport obtingut per Junts pel Sí el 2015, i això passava per recuperar els independentistes contraris a la DUI. D’aquí la desescalada general. El mig milió d’indecisos és fonamental en els plans de Junqueras. Si els obté serà president, si no, s’obre l’escenari d’alternatives.

El problema és a casa. ERC comptava que la reculada no li permetria recuperar el vot cedit a la CUP en plena eufòria anti-sistema fa dos anys (i com a aval per un full de ruta realment independentista). Això estava descomptat. El que no s’esperava és que el PDCat li pogués donar problemes a la seva esquena. I vet aquí que sí.

La llista país” de JxCat

L’antiga Convergència s’ha passat els últims cinc anys esquivant el mal fario que han patit tots els partits centrals de govern arreu d’Europa. Tots han caigut (Merkel també, i Rajoy, encara que ho dissimuli). La crisi sistèmica (primer econòmica, després política) s’ha endut per davant totes les formacions que havien dominat l’escena política. Artur Mas ho va veure el 2012 i va voler guanyar un salconduit col·locant-se dalt l’onada independentista. I l’onada se’l va endur. Amb tot, va resistir (perdent bous, esquelles i dotze escons). El 2015 va fer mans i mànigues per on quedar exposat davant l’electorat i Junts pel Sí va salvar CDC, tot i que no va poder salvar-lo a ell.

Les del 21D eren les eleccions de la veritat per als ex-convergents. Totes les enquestes els auguraven uns resultats que eren les pèrdues acumulades des de 2012 i que el 2015 havien pogut maquillar. La candidatura del PDCat podria quedar-se amb el 20% del vot de JxSí i corria el risc d’enfonsar-se al quart lloc, per darrera del PSC (!).

Les últimes enquestes, però, han detectat una revifalla impensable fa una setmana. Puigdemont sembla que ha aconseguit convèncer un segment del vot independentista que la seva és l’autèntica “llista de país” que Oriol Junqueras es va negar a pactar. La nova JxCat, desnonada d’entrada com l’últim artefacte per salvar “convergència”, sembla que té possibilitats de plantar cara a ERC en el seu territori. Hi ha partit en el bloc independentista.

C’s i el mite de la mobilització espanyolista

Els d’Arrimadas tenen un problema. El 2015 van obtenir un resultat extraordinari i ara se senten obligats a millorar-lo. El problema és que no tenen molt on créixer i sí molt on perdre. El 21D C’s acabarà de conquerir l’espai del PP, convertit en un partit d’eleccions generals exclusivament. Ara bé, els taronges tenen problemes en dos espais on el 27S van penetrar amb força en ser percebuts com l’opció del no. D’una banda, la frontera Sud de l’espai de CiU, on Arrimadas va entrar, i de l’altra la frontera amb el PSC, que fa dos anys va optar per C’s perquè es malfiava de la solidesa del no socialista.

Davant la possibilitat de quedar-se igual que el 2015 (cosa que significaria un gran resultat en termes objectius però un desastre segons les expectatives), Arrimadas i els seus han caigut a la trampa que els ha parat la seva premsa afí, amb seu a Madrid: la idea que existeix un romanent immens de vot que es mobilitzarà el 21D a favor de la seva candidatura, de manera que podrà superar els 25 escons de fa dos anys i projectar-se com un coet cap a la trentena (i més enllà!).

És el mite de la majoria silenciosa, un fantasma que el PSC va perseguir durant vint anys amb uns resultats nuls. Sembla mentida com poden sobreviure idees que fa temps (Maragall 1999) que es van demostrar falses de dalt a baix.

Un polsim d’Iceta a totes les salses

El PSC ha optat per fer de la necessitat virtut de cara al 21D. El seu és un espai que comparteix frontera amb diferents competidors, de manera que Iceta sembla haver decidit encarar-los tots. D’aquí la llista multicolor, amb democratacristians, federalistes, figures de l’esquerra, un membre de Societat Civil Catalana i el gruix del grup parlamentari socialista.

L’objectiu del PSC és atrapar C’s per poder plantejar un acord postelectoral a esquerra i dreta (comuns i C’s). Per aconseguir-ho necessita recuperar l’espai que C’s li va prendre el 2015, mantenir els comuns a la frontera i penetrar a la zona moderada que CiU va deixar lliure i que des d’aleshores espera una oferta engrescadora (que no li va proporcionar Duran el 2015 ni aquest cop Vila).

La d’Iceta és una jugada complicada: obrir-se al centre sense perdre l’esquerra, i fent-ho, aspirar a quedar segon darrera d’ERC. Una difícil carambola.

Catalunya en Comú: acostumar-se a la normalitat

El 21D seran les primeres eleccions del segon cicle de vida dels comuns. Si el 2015 eren la novetat, ara ja són part del paisatge, i la normalitat lliga malament amb una força que es pretén trencadora i que s’entén a si mateixa com a “nova”.

Aquesta naturalesa dels comuns els fa ansiosos (com són els joves), sempre desitjant noves fites, noves fronteres. El problema per a ells són les enquestes, que els pronostiquen uns resultats molt similars als de 2015. Llavors la lectura del mal (?) resultat va ser auto-exculpatòria. El problema va ser el candidat. Doncs canvia el candidat i pujaràs com l’escuma. Però no sembla que la cosa vagi per aquí.

La posició dels comuns recorda poderosament la dels socialistes als anys vuitanta i noranta. Són capaços de fer grans resultats a les generals i a les municipals (2015), però les autonòmiques se’ls resisteixen. En part, perquè el 2015 la CUP va jugar el paper de partit anti-sistema que pretenien jugar els comuns i en part perquè el seu espai d’atracció es va dividir en opcions més clares de sí i no.

Aquest cop la situació no sembla haver canviat gaire. I la seva pàtina de novetat ja ha passat (en els temps que corren, la caducitat de les novetats és casi instantània). Veurem com gestionen el seu nou rol.

El PP perd Catalunya per assegurar-se Espanya

Els populars ja han guanyat aquestes eleccions. I no tant pel resultat que tregui el 21D. Està descomptat que C’s li acabarà de prendre el vot que oscil·la entre una i altra força, servint-se del mecanisme de “vot útil” que afavoreix ara Arrimadas i que a les generals afavorirà Rajoy (ja ho va fer el 2016). És una de les novetats que molt probablement s’assentarà en aquest cicle i es repetirà en els següents: el vot dual entre C’s i PP, el primer com a força autonòmica i el segon com a força de generals.

Al PP això ho donen per descomptat. Tota l’actuació del PP en aquest afer (ja des del recurs a l’estatut davant del Constitucional) ha anat encaminada a un sol objectiu: evitar de totes totes que els socialistes guanyin les eleccions generals, i si ho fessin, evitar-los els possibles socis de majoria.

Entre moltes altres virtuts per a Rajoy, el procés independentista li ha assegurat la legislatura, ja que ha impedit la configuració d’una majoria alternativa al Congrés, que només podria passar per l’acord entre PSOE, Podemos i els nacionalistes perifèrics. Un cop fet això, els resultats d’Albiol són el de menys.

La CUP és un vas comunicant

El resultat dels cupaires dependrà del d’ERC. Ras i curt. Si els de Junqueras segueixen desescalant, la CUP podrà recuperar el vot que li va prendre als republicans quan van accedir a fer Junts pel Sí l’estiu de 2015. Aquest espai ha mostrat un moviment d’anada i tornada durant la present legislatura.

El 2015 el vot de frontera entre la CUP i ERC va optar pels primers per assegurar una ruta cap a la independència que l’acord de JxSí posava en dubte. Volien assegurar que la unió amb CDC no descafeïnaria la voluntat independentista d’ERC. Un cop passades les eleccions, aquest vot va tornar ala republicans, i les estimacions de vot de la CUP van caure en picat.

Els fets d’octubre (consulta i DUI) van tornar a virar aquest vot cap a la CUP. I allà segueix, mirant de cua d’ull un Junqueras de qui sospiten que podria fer un govern post-processista.

L’excepcionalitat és el nou normal

El 21D tornen a presentar-se com uns comicis singulars, i realment ho són. Començant per la manera de convocar-los i seguint pel fet que no se celebren en diumenge. Sí, són comicis excepcionals. Però és que les últimes tres convocatòries autonòmiques han estat excepcionals, de manera que ja no és excepcional que les eleccions siguin excepcionals. Ha esdevingut una rutina.

Tres eleccions en cinc anys, a les que han concorregut cada cop candidatures amb noms diferents. Potser va d’això la nova política, la política volàtil. Els partits s’ajunten i es desajunten, canvien de noms, el nou és vell i el vell es disfressa de nou. No és un interludi, és una nova fase. La nova estabilitat és que no hi ha estabilitat.

Fins l’últim segon

Els escenaris que dibuixen les enquestes són, avui més que mai abans, incerts. Tot és mou, de manera que fer vaticinis és un esport de risc, perquè la sensació és que cada cop hi ha més electors sense decidir i que els que diuen haver decidit són capaços de canviar en qualsevol moment. Tot sembla en l’aire, inestable. Les enquestes fotografien el que hi ha sabent que en el moment precís que abaixen la càmera el que hi havia ja ha canviat.

Podem conèixer els espais que es mouen, podem fer supòsits sobre el nombre d’electors que contenen, podem intuir cap a on van, però no podem saber si hi acabaran anant. Tot dependrà de la penúltima filtració, del penúltim tuit, de l’última resolució judicial, del últim gir de guió. Fins el dia mateix de les eleccions.

 

————————————————————————————————————————————————

 

 

Astrid BARRIO, “¿Emergerá el partido bisectriz tras el 21-D?” a Agenda Pública (20-11-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/emergera-partido-bisectriz-tras-21d/

Una vez finalizado el plazo de presentación de candidaturas se han despejado las incógnitas acerca de como los distintos partidos y los distintos espacios van a afrontar las atípicas elecciones del 21 de diciembre convocadas por el ejecutivo central en aplicación del artículo 155 CE y con una parte del gobierno catalán en prisión provisional y la otra en Bruselas a la espera de que la justicia belga resuelva la euroorden.

1. El independentismo se presenta separadamente. No han prosperado ni la propuesta de lista unitaria de Puigdemont, ni el planteamiento imposible de ERC de constituir un frente amplio capaz de ensanchar el espacio de Junts pel Sí incorporando a la CUP, a los Comunes y a sectores de Podemos, ni tampoco  la agrupación de electores promovida por la sociedad civil para conformar una lista del President. Se ha impuesto la lógica competitiva frente a la cooperativa entre el PDeCat y ERC pese a la responsabilidad compartida de la actual situación y a que ambos están pagando por igual las consecuencias con sus principales líderes encarcelados o en Bruselas. ERC, que ya se resistió mucho a la constitución de Junts pel Sí en 2015, no ha querido desaprovechar la oportunidad de superar al PDeCat, de situarse como primera fuerza del independentismo y de reclamar, llegado el caso, el liderazgo. Pero no hay que olvidar, además, que en 2012 cuando la extinta CiU y ERC se presentaron separadamente obtuvieron unos resultados muy superiores a los que obtuvieron conjuntamente en 2015, 71 escaños frente a 62, un retroceso que quedó compensado por el crecimiento de la CUP de quien ha dependido la mayoría soberanista y que en estas elecciones vuelve a concurrir en solitario.

Ahora a las tres formaciones independentistas que se presentan por separado, también hay que añadir a Convergents, el partido impulsado por el exconsejero y exconvergente Germà Gordó, presuntamente vinculado al caso del 3%, que aunque no se declara abiertamente independentista, sino que reivindica la herencia de la CDC clásica, sí que apuesta por conformar una nueva mayoría soberanista.

2. Los partidos que apoyaron la aplicación del artículo 155 no asumen ningún compromiso pre-electoral. Pese a los intentos del PP de que PSC y Ciudadanos sellasen un pacto pre-electoral que incluyese el compromiso de no pactar con partidos independentistas, de rechazar el referéndum o cualquier propuesta que cuestionase la unidad de España y de apoyar un gobierno constitucionalista, y de la propuesta de C’s de que el resto de partidos se comprometiese a dar apoyo al primero de esos partidos, que según todas las encuestas sería el propio C’s, dichas formaciones no han suscrito ningún pacto que comprometa su capacidad de maniobra tras las elecciones. El PP y Ciudadanos disponen de un limitado potencial de coalición en Cataluña donde solo pueden pactar el uno con el otro, de ahí el interés en comprometerse por adelantado, uno con un programa común y C’s, sabiéndose ganador, buscando garantizarse el apoyo en el improbable caso de sumar mayoría. En cambio la posición interseccional del PSC, tanto en la fractura izquierda-derecha como en la fractura nacional, y por tanto su capacidad para tejer alianzas bilaterales explicarían su negativa a cualquier compromiso previo.

3. El tercer espacio se refuerza. La incorporación de miembros de Units per Avançar, el partido sucesor de UDC, a las listas del PSC es un primer paso en la convergencia de las fuerzas que no son partidarias de la independencia ni del inmovilismo. En 2015, Unió concurriendo en solitario en las elecciones más polarizadas de la historia de Cataluña recogió más de 100.000 votos que no produjeron representación. Esos votos catalanistas moderados y de centro,  que siguen sin disponer de otro referente que no sea Units per Avaçar, son los que el PSC espera lograr atraer con la incorporación de los herederos de Unió.   Y al mismo tiempo y dada la excepcionalidad del momento aspira a  no  verse penalizado en el flanco izquierdo por su alianza con un partido que tradicionalmente había sido un adversario, aunque en contexto europeo la colaboración entre socialdemocracia y democracia-cristiana sea habitual.

Esta será la única candidatura de tercera vía que se presenta a las elecciones tras la renuncia de Lliures, la formación impulsada por Antoni Fernández Teixidó, el también exconsejero y exlíder del CDS que ha optado por no concurrir a las elecciones, al igual que Santi Vila, a quien la rápida convocatoria de elecciones y el encarcelamiento de sus excompañeros han dejado sin opciones para construir una alternativa o para justificar su integración en un proyecto más amplio. Una buena noticia para el PSC y Units per Avançar que en ausencia de una convergencia tercerviísta más amplia al menos no han de competir en estas elecciones en un espacio fragmentado.

4. Los Comuns se escoran hacia el independentismo. La habitual ambivalencia de los Comuns en relación con el proceso independentista como consecuencia de su división interna ha quedado en entredicho desde que las bases de la formación decidiesen por un estrecho margen de votos, y sin que Ada Colau se hubiese pronunciado al respecto, romper su acuerdo de gobierno con el PSC en el ayuntamiento de Barcelona como muestra de desaprobación  por el apoyo de ese partido a la aplicación del artículo 155, sin que ello tuviese nada que ver con la gestión municipal. Ni los Comuns ni Podem han sido capaces de sustraerse a la lógica de competición que ha impuesto el proceso y que ha hecho aflorar sus contradicciones internas. Porque mientras que los Comuns han roto con el PSC y se han alineado con el independentismo sus aliados de Podemos, con quienes se vuelven a presentar a las elecciones, han forzado la dimisión de Albano Dante Fachín, líder de la formación en Cataluña, por haber adoptado exactamente la misma posición que los Comuns.

¿Bloqueo o bisectriz?

Que los partidos soberanistas hayan decido presentarse separadamente y que los partidos constitucionalistas no hayan acordado un programa común reduce las posibilidades de que estas elecciones adopten carácter plebiscitario como sucedió en 2015 pero no se evitará una elevada tendencia a la polarización.  En este contexto uno de los riesgos más evidentes de las elecciones del 21D es que se reediten los resultados de las elecciones del 27S (2015) y que, por tanto, los comicios no sirvan para desbloquear la situación.

Si los partidos independentistas obtienen la mayoría de votos y de escaños y  si como en 2015 la alianza independentista es la única coalición matemática e ideológicamente viable y logra formar gobierno, se mantendrá la aplicación del artículo 155, y esta vez, posiblemente, sin fecha de caducidad. Si se diese el caso de que las discrepancias en cuanto al liderazgo, máxime si sigue habiendo dirigentes en prisión o en Bélgica, y que las diferencias de los ritmos o incluso en la conveniencia de implementar de la República proclamada el 27 de octubre hagan imposible el acuerdo. En ese caso o se exploran mayorías alternativas, y según las encuestas solo sumarían las izquierdas, o el bloqueo obligará a repetir elecciones.

En cambio, si los partidos independentistas no obtienen la mayoría de votos y/o de escaños, se podría abrir un escenario de desbloqueo, aunque no necesariamente. Pero para que ello suceda será necesario resistirse a la polarización y abrir una bisectriz entre el frente partidario de la independencia y el frente partidario del inmovilismo.

Una sociedad como la nuestra en la que existen dos fracturas (izquierda-derecha y centro-periferia), que no están superpuestas sino entrecruzadas y en la que hay partidos que las representan todas ellas, las posibilidades de  acuerdos que cuenten con amplios apoyos son muchos. Eso siempre y cuando no se instale, como ha sucedido en los últimos años, una competencia política centrífuga y polarizada que no solo es consecuencia de las diferencias entre los partidos opositores, sino, sobre todo, de la rivalidad existente entre los partidos competidores. El reto al que se enfrenta el partido bisectriz es el de poner fin a esa tendencia, hacer crecer el espacio central y favorecer el retorno a una competencia centrípeta que no solo facilite la gobernabilidad sino también la resolución consensual de los conflictos. ¿Hay algún partido en disposición de hacerlo?

Hoy por hoy el partido bisectriz solo puede ser el PSC. Los Comunes, ciertamente, también representan un tercer espacio, pero su defensa del referéndum y su posición en el eje izquierda-derecha limitan su capacidad para llegar a acuerdos  bilaterales. El PSC, en cambio,  habiendo reforzado su centralidad con la incorporación de candidatos de la antigua Unió puede atraer un electorado variopinto que priorice el deseo de buscar una solución consensual en vez de la mayoritaria. Porque saben que una solución mayoritaria satisfará a unos, a los más, pero generará incomodidad e insatisfacción en casi la mitad de la población enquistando el problema, no resolviéndolo, y la larga, incluso, poniendo en peligro la convivencia pacífica y la cohesión social.  El crecimiento del PSC en las últimas encuestas revela lo acertado de su estrategia.  Está por ver si de aquí al 21 D la brecha se abrirá lo suficiente.

 

———————————————————————————————————————————————-

 

José RICO, “La macedònia de les llistes del 21-D” a El Periódico (18-11-17)

http://www.elperiodico.cat/ca/politica/20171118/llistes-eleccions-catalunya-21d-6430575

Fa com a poc un lustre que l’eix esquerra-dreta ha quedat notablement enfosquit en la política catalana, per no dir directament fulminat. Les pulsions independentistes han fet estranys companys de llit, amb el matrimoni de conveniència PDECat-ERC al Govern i la seva parella de fet amb la CUP al Parlament com a exemples més eloqüents. Però la confecció de les llistes electorals del 21-D, a velocitat de llebrer davant l’excepcionalitat de la seva convocatòria, no només ha certificat aquest mestissatge ideològic, sinó que en algun cas els partits han muntat un autèntic trencaclosques amb peces de gairebé tots els taulers.

No hi ha força política que no hagi fitxat més enllà de les seves fronteres per a unes eleccions en les quals la balança entre els escons (i els vots) independentistes i els no independentistes serà la que decideixi el vencedor moral de l’envit. Les enquestes pronostiquen una partida molt ajustada, i per això pescar suports en caladors aliens pot resultar determinant per treure un bon resultat. Aquesta estratègia de perseguir la transversalitat ideològica ha donat com a resultat unes candidatures en què conviuen perfils progressistes i conservadors sense solució de continuïtat.

a

ERC

Oriol Junqueras surt com a favorit en els sondejos, però aquesta vegada ha de competir per l’hegemonia secessionista amb el seu fins ara cap al Govern, Carles Puigdemont. Per això ERC i el PDECat s’han hagut de repartir les restes de la demolició de Junts pel Sí. Darrere Junqueras i Marta Rovira, aniran Raül RomevaCarme Forcadell i Carles Mundó. La candidatura per Girona la liderarà l’exconsellera empresonada Dolors Bassa; la de Lleida, l’exconsellera actualment a Brussel·les Meritxell Serret; i la de Tarragona, el també destituït delegat de la Generalitat Òscar Peris.

L’activista i productor musical Ruben Wagensberg -impulsor de la campanya ’Casa nostra, casa vostra’ per fomentar l’acollida de refugiats sirians- ha sigut l’últim fitxatge d’ERC per a una llista en la qual, també com a independents, figuren l’atleta ria Picas, l’escriptora Jenn Díaz i l’experta en immigració Najat Driouech. Tancant el cartell per Barcelona anirà Ramon Cotarelo, que no fa tants anys va ser un dels mentors ideològics de Podem.

Però Esquerra ha fitxat a tort i a dret. Igual que el PSC, Junqueras ha pescat en un sector de l’extinta Unió, en aquest cas a l’ala independentista dels democristians. El líder de Demòcrates, Antoni Castellà, i la seva coreligionària Assumpció Laïlla aniran a la candidatura republicana, conjugats amb antics representants del socialisme català avui en plataformes com Nova Esquerra Catalana (Ernest Maragall), Avancem (Fabian Mohedano) i Moviment d’Esquerres, Magda Casamitjana.

b

JUNTS PER CATALUNYA

Encara que no ho sembli, Junts per Catalunya és la candidatura del PDECat. La pressa amb què s’han convocat els comicis, la fase de construcció per la qual encara passa el partit, la falta d’un lideratge sòlid i el futur dels esdeveniments després de la DUI van forçar Puigdemont a trencar la paraula donada de no presentar-se a la reelecció. Des del seu ‘exili’ brussel·lès encapçalarà una llista amb la majoria d’exconsellers empresonats i Jordi Sànchez, també a la presó, que serà el seu número dos.

Darrere del ja expresident de l’ANC aniran els exconsellers Clara PonsatíJordi Turull i Josep Rull. Fins al número sis no es troba el primer candidat que no està ni empresonat ni a Bèlgica. Es tracta de Laura Borràs, directora de la Institució de les Lletres Catalanes. I a continuació es van trufant figures postconvergents amb un bon grapat d’independents, com el cessat ambaixador de la Generalitat a França, Martí Anglada, i el director de les revistes Catalan International View i ONGC, Francesc Dalmases.

En posicions de sortida van el president del Consell Escolar de Catalunya, Lluís Font; el fins ara director de RAC-1, Eduard Pujol; el professor de Dret Constitucional Héctor López Bofill, el director teatral Joan Lluís Bozzo i la historiadora Aurora Madaula. En llocs més simbòlics se situen l’exconsellera socialista Marina Geli, el sacerdot Manel Pousa -popularment conegut com el pare Manel-, el politòleg Ferran Requejo, la il·lustradora Pilarín Bayés, el sociòleg Salvador Cardús i l’exseleccionadora espanyola de natació sincronitzada Anna Tarrés.

c

CIUTADANS

Dins del bloc constitucionalista, Ciutadans i el PPC han sigut els més continuistes en les seves candidatures. Inés Arrimadas encapçala una llista acompanyada pel nucli dur parlamentari d’aquesta última legislatura, persones amb professions diverses com advocats, periodistes, personal sanitari i docent i membres de l’administració pública. L’únic fitxatge destacat és el politòleg i periodista Nacho Martín Blanco, que solia ubicar-se en l’òrbita del PPC.

d

PSC

Miquel Iceta ha sigut el blanc de moltes crítiques de sobiranistes i de no sobiranistes per aliar-se amb l’ala moderada d’Unió que representa Ramon Espadaler i la seva plataforma Units per Avançar, que ocupa sis llocs en la candidatura socialista. Però la transversalitat de la llista del PSC va fins a l’altre extrem del tauler, amb la inclusió de l’exfiscal Carlos Jiménez Villarejo tancant la candidatura per Barcelona. Villarejo va anar a la llista d’ICV-EUiA a les autonòmiques del 2006 i més tard, el 2014, va aconseguir acta d’eurodiputat amb Podem, tot i que va renunciar al cap de dos mesos.

Era propòsit d’Iceta fitxar algun representant del sector d’ICV menys procliu a la independència, però va fracassar en el seu intent. Sí que ha aconseguit pescar diverses figures sindicals: Juan Carlos Fernández López (SEAT), Marcos Delgado (UGT), Manolo Gómez Acosta (CCOO). Però l’altre cop d’efecte socialista és la inclusió de dirigents de les tres principals entitats no secessionistes: Álex Ramos (Societat Civil Catalana), Mario Romeo (La Tercera Via i Portes Obertes del Catalanisme) i Beatriz Silva (Federalistes d’Esquerres).

d

CATALUNYA EN COMÚ

La nova confluència dels comuns està molt protagonitzada per representants de les formacions que la integren: Barcelona en ComúICVEn Comú PodemEUiA i Podem. Als independents se’ls han reservat llocs simbòlics: el periodista Jaume Barberà, els sindicalistes Joan Carles Gallego (CCOO) i Rosa Cañadell (Ustec), i l’activista contra la repressió franquista Maria Salvo.

e

PPC

Igual que Ciutadans, els fitxatges a la llista del PPC es poden comptar amb els dits d’una mà. De fet, amb un dit n’hi ha prou. L’alcalde dels Gimenells, Dante Pérez, ha deixat la militància al PSC per anar de número dos dels populars per Lleida. D’altra banda, Xavier García Albiol també s’ha envoltat dels fidels que l’han acompanyat al Parlament aquests dos anys.

f

CUP

Tampoc a l’extrem esquerre del tauler hi ha gaire pesca. Tot i els seus estrictes estatuts, que impedeixen repetir en un càrrec institucional més d’una legislatura, la CUP ha tirat de bases per omplir les seves llistes. El diputat Carles Riera, que sí que pot repetir perquè no ha estat la legislatura sencera al Parlament, liderarà una candidatura en la qual s’ha integrat l’escriptora Bel Olid, presidenta de l’Associació d’Escriptors en Llengua Catalana, i representants del Col·lectiu Ronda.

g

————————————————————————————————————————————————

 

 

Jorge TUÑÓN, “La EMA o lo que el ‘procés’ se llevó” a Agenda Pública (21-11-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/la-ema-lo-proces-se-llevo/

Lo que el “Brexit” regalaba a Barcelona (la EMA), el procés” se lo llevó. Tal y como se aseguraba durante los días previos a la elección, Barcelona no será sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA por sus siglas en inglés). Ni si quiera pasó el primer corte. A pesar de que se trataba de una de las mejores propuestas técnicas, el particular modelo de votación eurovisivo, dejó a la candidata española fuera de juego a las primeras de cambio.

Será la capital holandesa Ámsterdam, la que albergará la joya de la corona de las agencias europeas que debían reubicarse, con motivo de la próxima salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE). Mucho tienen que agradecer los holandeses al procés” catalán, que enterró las opciones de la preferida incluso por los propios trabajadores de la Agencia. Cambiar Londres por Ámsterdam podrá no estar mal, pero ni punto de comparación a cambiarla por Barcelona. La ciudad de Gaudí ofrecía una belleza arquitectónica, horas de sol, playa e incluso un índice de precios, más que apetitosos para los ya acaudalados trabajadores de la Agencia. Era su preferida. Además la Agencia del Medicamento estaba en deuda con Barcelona. En su momento, la capital catalana compitió con Londres y una vez que Londres pasaba el testigo, parecía existir una cierta deuda para con Barcelona

¿Qué ha fallado? ¿Por qué no se ha saldado la deuda histórica con Barcelona? ¿Cómo si se trataba de una excelente oferta técnica y era la preferida de los trabajadores no ha resultado elegida?  Como se ha repetido hasta la saciedad en otro contexto, ha sido un problema político y nada ha tenido que ver la calidad de la candidatura barcelonesa. Efectivamente, de la evaluación técnica publicada por la Comisión Europea el pasado 30 de septiembre de la vencedora, Ámsterdam, no puede inferirse en comparación con la de Barcelona, una propuesta de superior calidad técnica a la de candidatura española. No cabe duda que han sido otros los factores decisivos. Dos de ellos deben subrayarse en rojo: la fragilidad de la diplomacia española de un tiempo a esta parte; pero sobre todo la pérdida de la EMA es consecuencia directa del “procés” y de la inestabilidad política que se vive en Cataluña, de un tiempo a esta parte.

De una parte, no podemos obviar que los éxitos diplomáticos de los últimos gobiernos españoles más allá del de haber convertido a España en Miembro no Permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas entre 2015 y 2016, brillan por su ausencia. La diplomacia pública y la política exterior hace tiempo que no son prioridad en este país. Pongámonos en comparación con un país de nuestro entorno político y cultural, al que hace no tanto, en palabras del Presidente Zapatero aspirábamos a dar aquel famoso sorpasso”: Italia. Muy claro queda que Rajoy poco tiene que ver con Iniesta ni con Isco. Pero mientras que nuestros futbolistas vienen siendo tradicionales pesadillas para las defensas italianas, a nuestro actual presidente se la cuelan en Europa por todas partes los transalpinos. Mario Draghi como Presidente del Banco Central Europeo; Federica Mogherini como Alta Representante de la UE en Asuntos Exteriores y Política de Seguridad; Antonio Tajani como Presidente del Parlamento Europeo. Tres a cero para Italia. Y podía haber sido peor, puesto que Milán acaba de tirar al poste, y solo el sorteo final en beneficio de Ámsterdam ha evitado el cuarto gol por la escuadra. Eso sí para consuelo de Rajoy, los italianos no estarán en la próxima Copa del Mundo de fútbol. Lo que verdaderamente importa.

De otra parte, bien es cierto que Mariano Rajoy no ha tenido mucha ayuda (por no decir todo lo contrario) del expresident Puigdemont, ni de la propia alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. El conjunto del procés” ha pesado como una losa en las aspiraciones de Barcelona. Parecía harto complicado convencer al resto de los países de que el epicentro del show del procés”, podía generar certidumbre alguna, como sede de una agencia europea. En el marco del delirio, muchos dirigentes pretendieron retorcer la legalidad (en la más benévola de las interpretaciones), o directamente tomar el pelo a la ciudadanía catalana (en una lectura menos generosa). Cataluña independiente pero sin salir de la UE, o saliendo pero volviendo ipso-facto a través de una puerta giratoria o proceso ad-hoc, al margen de los Tratados Constitutivos de la UE. Con la EMA ya se trataba de rizar el rizo. Al parecer para los mentores del procés”, también el mismo podía ser compatible con albergar una agencia europea, por mucho que jurídicamente resultase cristalino que una hipotética independencia de Cataluña, suponía la salida de ese territorio fuera de la UE. Ya que la UE posee delegaciones exteriores, siempre podría experimentar y establecer también Agencias Ejecutivas fuera de su territorio, debieron entender aquellos, como parte de la ensoñación. Ni que decir tiene que el exilio del expresident Puigdemont en Bruselas “internacionalizando su conflicto” o acusando a la UE de falta de democracia por no hacerse eco de sus reivindicaciones; o las declaraciones de la alcaldesa Colau acerca de que la EMA no era del gusto de sus bases, terminaron por colocar a la candidatura barcelonesa al borde del precipicio y dentro del marco de la crónica de una muerte anunciada.

No faltarán nacionalistas españoles que celebren el fracaso de las aspiraciones barcelonesas, ni independentistas catalanes que minusvaloren la pérdida. Sin embargo, lo cierto es que se trata de un gran fracaso común barcelonés, catalán y español. La Agencia habría supuesto para Barcelona una plantilla de casi 900 personas con sus respectivas familias, un presupuesto de unos 320 millones de euros anuales y la tarea de evaluar y autorizar la comercialización en la UE de nuevos medicamentos. Todo ello habría redundado en el bienestar de barceloneses y catalanes, pero también en el del resto de los españoles.  Tristemente eso ya no será posible. A la EMA se la llevó por delante (para siempre) el “procés”.

 

———————————————————————————————————————————————-

 

 

Andreu MAYAYO, “Quo vadis, Comuns?” a Treball (16-11-17)

http://revistatreball.cat/quo-vadis-comuns/

La Història ensenya que mai s’aprèn de la Història, va deixar escrit Ciceró de forma lapidària. Dos mil anys després, Antonio Gramsci -que també va passar, com Ciceró, part dels darrers anys de la seva vida a Formia- reblava el clau afirmant: la il·lusió és la mala herba més difícil d’arrencar de la consciència col·lectiva. La Història ensenya, però no té alumnes. Recordem, ara i aquí, alguns afers de casa nostra i del nostre espai polític.

La coalició ICV-EUiA, encapçalada per Joan Herrera, va aconseguir en les eleccions al Parlament del 2012 un 10% dels vots i 13 diputats. A les eleccions europees del 2014, col·ligats amb Izquierda Unida i amb Ernest Urtasun de candidat, vam augmentar el percentatge, amb un petit escreix. Malgrat tot, la irrupció de Podemos i l’emergència de la plataforma municipal a Barcelona impulsada al voltant del lideratge d’Ada Colau ens va fer tremolar les cames i no vam ser capaços d’evitar dos errors fonamentals: la constitució de la franquícia de Podemos a Catalunya i la configuració de Barcelona en Comú.

Pablo Iglesias, que pregonava que li hagués agradat militar en un partit com el PSUC, no va recordar la lliçó de la creació del PSUC i de les relacions entre el PCE i el PSUC. Ras i curt, sense la constitució de Podem Catalunya ens haguéssim pogut estalviar una pila de problemes, tot hagués estat més fàcil i Pablo Iglesias hagués pogut no tan sols predicar sinó donar exemple de la naturalesa plurinacional d’Espanya. En primer lloc, la composició d’una candidatura i d’un grup parlamentari de CSQP (un nom de pantalla d’aeroport), que ens ha tingut a tots durant dos anys amb l’ai al cor i als nostres diputats fregant el cobriment de cor (un altre dia parlaré del reconeixement que es mereix la nostra estimada patrulla nipona, Rabell i Lienas inclosos). En segon lloc, el mateix Pablo Iglesias i el conjunt de Podemos s’haguessin pogut estalviar friccions i maldecaps interns tant a Espanya com a Catalunya. I en tercer lloc, tots plegats ens haguéssim estalviat la frustració (alguns també l’emprenyada) en la creació de Catalunya en Comú i en la nova coalició electoral Catalunya en Comú-Podem.

Ningú ens ha de donar lliçons de cultura unitària i de confluències en espais electorals i orgànics d’esquerres, de generositat personal i fins i tot patrimonial. Ho hem fet des del nostre naixement (el PSUC, ICV i una tirallonga reeixida d’experiències municipals) i ho portem en el nostre ADN. Som d’una cultura de lluita i de govern per a transformar les coses també des de les institucions. Ningú a Iniciativa qüestionava el lideratge d’Ada Colau, ni tan sols el protagonisme de Guanyem Barcelona. Ja no érem el pal de paller i acceptàvem -a contracor, cal dir-ho- la subalternitat, però ens va doldre el veto als nostres candidats i candidates i el menysteniment costant de Guayem Barcelona. Ras i curt: sense l’Ada Colau no haguéssim guanyat l’alcaldia, però sense Iniciativa Ada Colau tampoc hagués estat alcaldessa.

En tot cas, l’error de Barcelona en Comú és la seva incapacitat de construir una organització col·lectiva democràtica. Qui, què i com es discuteix? Qui i com es dirigeix? Qui i com s’aproven les coses? Anant al gra: a quin geni polític se li acut fer una consulta sobre el manteniment del pacte municipal amb el PSC? També podríem fer una altra consulta d’aquí uns dies sobre si estem disposats a governar amb els vots d’aquelles forces polítiques que han deixat l’autogovern amb el cul a l’aire. Però, no érem un projecte municipalista? No havíem acordat i signat amb el PSC que deixàvem al marge les qüestions nacionals? No en teníem prou de posar el dit a la nafra socialista dia sí i dia també? No estem en contra dels blocs polítics fracturats pel tema nacional? No ens adonem que el trencament del pacte ens deixa als peus del cavall de la dreta independentista? ¿No som conscients no tan sols de com governar sinó de com gestionar amb només 11 regidors en una situació excepcional i d’extrema gravetat econòmica, social i institucional? Calia, de debò, fer una consulta? Algú sap que Miquel Buch, del nucli dur del PDeCAT, president de l’Associació Catalana de Municipis i alcalde de Premià de Mar governa amb el PSC?

Bé, fem la consulta, però qui decideix que l’alcaldessa i el regidors no puguin dir la seva? Si la van donar, l’opinió i els arguments, en el moment del pacte, perquè no ho han fet ara? ¿És tan difícil d’entendre, que no tan sols és una irresponsabilitat política del nucli dirigent no dir ni pruna, sinó una manca total i absoluta de cultura democràtica deixar orfe de raons els inscrits? Per cert, qui són els inscrits? No cal pensar en cap interferència russa per tenir dubtes sobre la voluntat real de la gent de Barcelona en Comú; en tenim prou amb la gent de la CUP, que es vanta d’haver participat en la consulta. Fet i fet, l’haguéssim pogut obrir a tot els cens electoral; seguint els criteris de la nova política, encara hagués estat una consulta més democràtica. O no?

Algú és conscient que ens hem jugat l’alcaldia en un moment crucial del nostre país i de construcció de la nostra força política? Algú em pot explicar com construïm la ciutat metropolitana de Barcelona sense el PSC? Em sap greu per l’Ada Colau, però en aquests moments qui exerceix millor d’alcaldessa metropolitana és la Núria Marín. Tan difícil és entendre que si perdem el Mobile World Congress serà culpa de Colau i si el mantenim serà gràcies a la Marín?

Se’ns ha girat més feina de la que volíem i, sobretot, de caràcter intern, però les errades es paguen i hem de començar de nou, com l’admirat Sísif. I el primer que hem de fer és reclamar una organització col·lectiva democràtica a Barcelona en Comú, si més no, per poder elegir els nostres dirigents i els candidats a les properes eleccions.

Xavier Domènech en sap un niu d’Història i, per això, m’agradaria fer-la petar algun dia per a què em respongués a la pregunta que encapçala aquest article. Ben segur, que el dia que ho explicaven a classe vaig fer campana i ningú em va passar els apunts. Voldria creure que la raó, de la campana, fos que estava enamorat.

 

————————————————————————————————————————————————

 

Manuel ARIAS MALDONADO, “El discrerto encanto de la ideología: comunismo y revolución, un siglo después (y III)” a Revista de Libros (22-11-17)

http://www.revistadelibros.com/blogs/torre-de-marfil/el-discreto-encanto-de-la-ideologiacomunismo-y-revolucion-un-siglo-despues-y-iii

Veníamos diciendo, en el curso de esta reflexión acerca de la revolución bolchevique en su centenario, que para entender este singular acontecimiento y su posterior desarrollo ‒incluyendo el tipo de régimen político que fue la Unión Soviética‒ hay que fijarse en la ideología. Es decir, en el marxismo-leninismo como doctrina de rasgos a la vez mesiánicos y científicos, o, si se quiere, como religión política que no renunció a elementos propios del romanticismo político. Sigamos y terminemos.

Fue Lenin quien, convencido de que el obrero no adquiriría conciencia universal de clase sin ser guiado por el partido, y persuadido del carácter internacional de la revolución proletaria (antes de refugiarse en el «socialismo de un solo país»), tomó el poder para hacer la revolución. En otras palabras, para forzar a la Historia a cumplir consigo misma, realizando su sentido. Un sentido desentrañado por los filósofos desde que Hegel les enseñase cómo hacerlo y que no podía dejar de cumplirse. Para Lenin, son el Partido, primero, y el Estado, después ‒por medio de la dictadura del proletariado ejercida por su vanguardia‒, quienes deben encargarse de derribar la vieja sociedad a fin de construir una nueva. ¡Y, con ella, al nuevo hombre! El constructivismo radical del viejo Marx, convencido de la historicidad del ser humano y de la libertad con que éste puede reconstruirse a sí mismo, resuena de manera involuntariamente cómica en una frase de Trotski (en Literatura y revolución) que acierta a sintetizar las desmedidas esperanzas que el bolchevismo depositaba en sí mismo:

El hombre será incomparablemente más fuerte, sabio, sutil; su cuerpo será más armónico, sus movimientos más rítmicos, su voz más musical. Las formas de vida serán más dramáticas y dinámicas. El tipo humano medio se elevará a las alturas de un Aristóteles, un Goethe, un Marx. Y a partir de este nivel se alcanzarán nuevas cimas.

Ya se dijo que, al igual que sucede con el cristianismo, en la estructura narrativa del bolchevismo esta recompensa siempre aplazada justifica el sufrimiento que haya de padecerse mientras tanto: de la sima, algún día, a la cima. Y nótese que esa justificación es teorizada por el partido e interiorizada por las víctimas, al menos mientras esa ilusión pueda mantenerse viva antes de revelarse como mero espejismo. Una justificación de orden teleológico, además, que puede extenderse a los distintos campos de la acción revolucionaria: desde el Sartre que afirma en 1954 que «la libertad de crítica en la Unión Soviética es total» al terrorismo ideológico de los años setenta, capaz de justificar la muerte de alguien por servir a los fines de la revolución. Es precisamente en este contexto en el que cobra sentido la conocida frase de Albert Camus que dice que, entre la justicia y su madre, él elige a su madre. Camus duda de la Justicia con mayúsculas, la justicia revolucionaria, convertida en una abstracción capaz de arrasar con todo lo que se encontraba a su paso. Qué era en cada caso revolucionario y qué contrarrevolucionario, eso correspondía decidirlo al partido, esto es, a sus líderes. Es así que, como señalara François Furet, la dictadura del proletariado aparece como dotada de una función científica debido a la naturaleza aparentemente «positivista» de las leyes de la historia esclarecidas por el materialismo histórico.

No sería descabellado concluir que la fascinación que provoca el comunismo soviético se deba a la atrevida combinación de cientifismo (racionalista) y milenarismo (religioso): no es un profeta quien dibuja el horizonte de la salvación eterna después de la muerte, sino el líder político quien promete construir la sociedad sin clases con arreglo a un método bien definido. Método, por cierto, que encontraba impulso en la descalificación absoluta de la sociedad burguesa y la política parlamentaria, que Marx ya describía como meros trampantojos destinados a escamotear el hecho decisivo de la explotación obrera. De ahí que, en sus escritos de 1906, el heterodoxo pensador francés Georges Sorel dejase establecido que, contra la violencia oficial y legítima de la sociedad burguesa, sólo podía responderse con otra violencia no menos violenta, pero regeneradora y legisladora, una violencia mesiánica que sirve a los fines revolucionarios. He aquí una doctrina que apenas ha perdido actualidad.

Ni que decir tiene que el viejo lema «Todo el poder para los sóviets» fue traicionado desde el primer día de la revolución. O, mejor dicho, que el golpe de Estado bolchevique que nos hemos acostumbrado a llamar «revolución» se produjo, en buena medida, porque mencheviques y socialistas radicales obtenían más representantes para los sóviets que los propios bolcheviques. Pero Lenin tenía razón en una cosa: si quieres transformar en poco tiempo y radicalmente una sociedad, convencido de tu derecho «histórico» a hacerlo, no puedes entretenerte con los procedimientos democráticos y los derechos individuales; tienes que tomar el poder y ejercer la represión y la coerción necesarias hasta lograrlo. Por más que Hannah Arendt nos hable de revolución y libertad, aceptando incluso un cierto uso de la violencia si está destinado a constituir un régimen democrático, las revoluciones tienen una relación problemática ‒cuando no antagonista‒ con la democracia y la libertad. Tras una revolución, la democracia será salvaguardada si de manera inmediata se construye un orden político que, de un modo u otro, sirva para aplicar sus principios; salvando las distancias, así sucedió en la Revolución Americana y en la Europa Oriental tras la caída del Muro. En cambio, el marxismo-leninismo opta ya desde su ideario por la restricción de la libertad y la supresión de los principios democráticos: mediante la dictadura del proletariado, cuya duración nadie se atreve a especificar, toda la potencia del Estado se pone al servicio de la construcción forzosa del comunismo.

Para alcanzar ese objetivo mesiánico, no importa el precio. Si la Unión Soviética necesitaba obreros y tenía campesinos, se procedía a acabar con los kulaks o se les obligaba a convertirse en obreros, matándolos de hambre si ejercían resistencia; si los artistas optaban por una vanguardia ininteligible o por el comentario crítico, se les deportaba al gulag o se les imponía la práctica del realismo socialista; si los viejos compañeros de viaje mostraban signos de debilidad o podía temerse de ellos algún tipo de afán conspirativo, se organizaban procesos judiciales a cuyo término firmarían su propia confesión renegando de la verdad en nombre de la revolución. Es sintomático, a este respecto, que el comunismo haya sido siempre sexualmente puritano a pesar de las proclamaciones teóricas en sentido contrario. A principios de los años veinte, Lenin deploraba ya toda «hipertrofia en materia sexual» y las teorías del «psiconeurólogo» Aron Zalkind urgían a la clase obrera a canalizar sus energías hacia el trabajo productivo, mientras que las prostitutas eran enviadas a campos de trabajo por su negativa a participar en las tareas reproductivas necesarias para la república. No se trata de una cuestión anecdótica: la represión sexual muestra la incompatibilidad entre orden social cerrado y libertad individual.

Este sofocante racionalismo, que trata de llevar hasta sus últimas consecuencias prácticas el resultado de un proceso de construcción intelectual basado en la idea de la infinita maleabilidad del ser humano, es uno de los rasgos dominantes del marxismo-leninismo. Tal como ha señalado Boris Groys, el régimen positivista par excellence no es otro que el comunismo soviético, que deposita todas sus esperanzas en la razón científica; a su lado, el liberalismo es una doctrina cautelosa y escéptica que pone límites al poder y a las convicciones de todo tipo, incluidas las racionales. Ya se ha dicho que de ahí proviene buena parte de la fascinación intelectual que el comunismo soviético ha provocado durante décadas. Su fracaso, por tanto, es el fracaso de una razón ensoberbecida que no establece límites a su acción sobre el mundo.

Sin embargo, quizá sería más apropiado hablar del fracaso de la ideología. Y de una ideología que combina elementos racionales y elementos afectivos. Por una parte, podemos describir la ideología como un conjunto de conclusiones racionales que forman un sistema cerrado; desde este punto de vista, la convicción de que existen verdades absolutas en el terreno de los asuntos humanos puede derivar sin mayores dificultades en una dictadura de la razón. Pero, por otra, hay que prestar atención a los elementos afectivos o emocionales de la ideología; en este caso, de la ideología comunista. El mismo Derrida sostenía que el «espíritu del marxismo» creó en su momento una gran herencia para el anhelo mesiánico, para la esperanza política en sentido casi religioso. Por su parte, François Furet subrayó el papel de las «pasiones ideológicas» del comunismo, entre las que destacaba, por encima de todas, el odio a la burguesía. A ello podemos sumar un astuto empleo del tribalismo moral (definiendo a un pueblo comunista de un lado y a sus enemigos de otro, y azuzando a aquellos frente a estos), así como la construcción de un régimen «sensacional» basado en la construcción de símbolos y mitos bolcheviques.

Así que desde 1917, si no antes, una pregunta recorre el mundo: ¿por qué ejerce el comunismo soviético tal poder de seducción? Al fin y al cabo, buena parte de la intelectualidad occidental expresaba abierta simpatía por él durante los felices años de la segunda posguerra mundial: los jóvenes parisienses ondeaban retratos de Mao por el bulevar de Saint-Germain con admirable desenfado. Aunque la pregunta, para ser justa, debería distinguir entre períodos históricos. Una cosa es profesar el comunismo en su aurora de los años veinte, otra defenderlo en los cincuenta y sesenta, y aún otra hacerlo tras conocerse los crímenes del estalinismo (de manera generalizada a partir de los setenta) o certificarse el colapso del sistema (ya a partir de 1989). No es lo mismo, porque la información disponible es distinta en cada caso y también lo es el grado de cercanía emocional con la causa comunista. Por ejemplo, para un viejo luchador comunista al final de su vida, pongamos en Grecia o España, aceptar que sus ilusiones se basaban en mentiras y violencia implicaba fracturar severamente su identidad. Y quien abrazara el sueño colectivista en Estados Unidos o Suiza allá por 1925, cuando las noticias acerca del naciente régimen soviético eran aún fragmentarias y nada podía saberse todavía de su destino trágico, admite mayor disculpa. Declararse comunista o minimizar el alcance de los crímenes estalinistas en nombre de la fidelidad abstracta a la ideología en cuyo nombre se cometieron, en cambio, parece menos razonable ahora que han transcurrido cien años desde la revolución.

En cualquier caso, son muchas las razones que se han aducido para explicar este persistente hechizo. Algunas veces, la respuesta es original: Bill Haydon, el traidor de El topo, novela de John le Carré maravillosamente adaptada al cine por Tomas Alfredson, abraza la causa soviética por razones «estéticas», asqueado por la banalidad insufrible de la vida en las sociedades capitalistas. Martin Amis, quien se ha ocupado del asunto obsesivamente, cree que los comunistas disfrutaban de la ilusión de ser actores de la historia universal y, sobre todo, abrazaban un programa político que lucía impecable sobre el papel. A ojos de un mal lector, habría que añadir, pues la utopía marxista tenía un mal color desde el principio. Entre otras razones, por su total incompatibilidad con la democracia. En estos últimos años, sin embargo, ha quedado claro que las democracias no son indestructibles, sino que en determinadas circunstancias pueden pasar a verse como un obstáculo para la realización de determinados fines. Y el comunismo, al igual que otras alternativas utópicas, como escribe Raymond Aron, «expresa una nostalgia que perdurará mientras las sociedades sean imperfectas y los hombres experimenten avidez por reformarlas».

Por añadidura, frente al fascismo que llega al poder en la misma etapa turbulenta de la historia europea, el comunismo tiene alguna ventaja propagandística. De un lado, sitúa en su centro la idea de la autonomía individual, cuyas condiciones materiales de ejercicio dice querer asegurar; de otro, utiliza la idea de igualdad como motor de incomparable potencia democrática. Por su parte, el fascismo no sólo opta por un demos más selectivo, defendiendo abiertamente la segregación racial, sino que se opone a la idea de igualdad que constituye, como bien supo ver Tocqueville, el bien político supremo de la modernidad.

Sea como fuere, estamos ya muy lejos del horizonte comunista: con razón dejó dicho Semprún que el fracaso del doloroso experimento soviético había sido la noticia política más importante del siglo XX. No está tan claro, sin embargo, que el ideal comunista haya muerto o pueda morir. Y en cuanto a las revoluciones, se diría que en un marco democrático solo pueden ser ya tecnológicas o culturales: difusión de Internet y el smartphone, emancipación de la mujer, liberalización de las costumbres, cambio demográfico. Sucede que eso no resuelve el problema político del futuro: el colapso del mañana como fundamento ideológico del hoy. Desactivadas las religiones políticas de la modernidad, ¿qué paraíso intramundano puede ofrecérsenos sin que reaccionemos con descreimiento o escepticismo? En realidad, nunca se sabe: como demuestra el caso catalán, nada puede movilizar emocionalmente a mayor número de personas que una utopía donde puedan volcarse las ilusiones y atenuarse las frustraciones: es suficiente con que las circunstancias sean apropiadas.

Afortunadamente, hoy disponemos de una ventaja decisiva. Sabemos aquello que ignoraban los comunistas de la primera hora, los que se lanzaron con salvaje inocencia a construir un régimen monumental y trágico: sabemos que fracasaron. Y sabemos que, si volviéramos a intentarlo, fracasaríamos de nuevo. Ojalá no lo olvidemos.