Presentació

Els debats entre Hillary Clinton i Donald Trump marquen l’inici de la recta final de la campanya presidencial nordamericana, amb uns pronòstics favorables a Clinton, però ara molt més ajustats. Nate Silver analitza les prediccions dels resultats en els Estats que poden ser determinants en el decantament del col·legi electoral a favor d’un o altre candidat.

L’acord de pau a Colòmbia entre el govern i la guerrilla és una fita històrica per a tota Llatinoamèrica en significar el final de la via (i del mite) de la violència revolucionària com una opció política realment alliberadora. Jorge G.Castañeda destaca els aspectes més rellevants d’aquest acord: el reconeixement mutu dels bàndols enfrontats, el delicat mecanisme de justícia transaccional i les expectatives de recuperació econòmica que comporta.

La crisi constitucional a Polònia depassa el caràcter de problema intern per esdevenir un símptoma inquietant de l’evolució d’Europa. El populisme de dretes polonès pretén mantenir les formes del sistema democràtic tot buidant-les del seu esperit pregonament liberal. Michal Natorski explica el desenvolupament i les conseqüències d’aquest  assaig de la postdemocràcia autoritària.

Amb les eleccions autonòmiques a Galícia i al País Basc es completa (de moment) el cicle electoral iniciat amb les Europees de 2014. Astrid Barrio  fa balanç dels resultats del cicle i n’assenyala quatre fets destacats: el retrocés dels dos grans partits del sistema; l’emergència de nous actors com Podemos i associats i Ciudadanos, que; la desaparició dels petits partits d’àmbit espanyol; i la constant del pes decisiu dels partits nacionalistes.

Però el fet impactant de la setmana ha estat sens dubte la crisi oberta al PSOE. Més enllà de les vicissituds patètiques d’aquestes últimes hores, la crisi és una manifestació extrema  del cul de sac en el que està el socialisme espanyol, mancat d’un projecte propi, sense el que les decisions tàctiques i estratègiques és desdibuixen. És veritat que la crisi del projecte és compartida amb el conjunt del socialisme democràtic i que s’emmarca, a més, en la crisi de la democràcia representativa, però hi ha uns elements específics en la crisi del PSOE. El primer afecta a la concepció d’Espanya i de l’articulació del seu Estat compost: els intents de trobar un model que fes possible l’acomodació del pluralisme nacional no han reeixit davant de la resistència d’una tradicional cultura política jacobina i -el que és més greu- davant la barrera aixecada pels interessos dels barons territorials. El segon afecta a la cultura política interna del partit: l’obertura a la democràcia directa dels afiliats ha xocat amb els tradicionals mecanismes de democràcia representativa interna (fàcilment controlables pels aparells). Sobre aquests dos aspectes ha percutit l’aparició de la competència representada per Podemos i companyia que interpel·la al PSOE sobre el seu projecte socioeconòmic, sobre la seva concepció territorial i sobre la seva cultura política interna. Davant d’aquesta competència no s’ha afrontat la revisió del projecte, sinó que s’han adoptat posicions tàctiques en funció de la correlació de forces: acostament a Podemos on els socialistes han estat sobrepassats i oposició frontal on els socialistes es mantenen per davant. Posicions que s’ham mostrat incompatibles a l’hora d’establir una posició en relació a la governabilitat d’Espanya. Sobre tot plegat reflexiona Jorge Galindo en sengles articles publicats a El País i Politikon.

 

Nate SILVER, “Clinton’s Leading In Exactly The States She Needs To Win” a FiveThirtyEight (22-09-16)

http://fivethirtyeight.com/features/clintons-leading-in-exactly-the-states-she-needs-to-win/

“Here at FiveThirtyEight, our favorite election-related chart is what we officially call the “winding path to 270 electoral votes” and unofficially call the snake. Designed by my colleague Aaron Bycoffe, it lines the states up from most favorable for Hillary Clinton (Hawaii, Maryland) to best for Donald Trump (Wyoming, Alabama) based on the projected margin of victory in each one. The snake is bisected by a line indicating 269 electoral votes: cross this line — meaning you get 270 electoral votes — and you win the election.

captura001139

Right now, Clinton is over the line by exactly one state. As of this writing, that state — what we also call the tipping-point state — is New Hampshire. But a group of states are closely lumped together, and Pennsylvania, Colorado and Wisconsin have all taken their turn as the tipping-point state in recent weeks.

If she wins all those states and everything toward the blue end of the snake, Clinton would finish with 272 electoral votes, even assuming she loses the 2nd Congressional District of Maine. (Maine and Nebraska split their electoral votes by congressional district.) That’s two more than she needs to win the election.

But in different ways, that both understates and overstates how precarious Clinton’s position is. It understates it because Clinton has no margin to spare. Clinton’s polling has been somewhere between middling and awful in most of the other swing states lately, and they all at least lean toward Trump at the moment, narrowly in some cases (such as Florida) and more clearly in others (such as Iowa). If Clinton loses any of the states on the blue side of the snake without picking anything up on the red side, she’ll be stuck on 269 electoral votes or fewer.1

On the other hand, Clinton’s leads in the states she needs to win appear to be pretty solid. As of late Thursday afternoon, she’s ahead in our forecast by 3.1 percentage points in New Hampshire, and by slightly more than that in Colorado (3.3 points), Pennsylvania (3.4 points) and Michigan (also 3.4 points).

captura001006


Put another way, you might as well saw the snake in half. There’s a big gap between the New Hampshire/Colorado/Pennsylvania group of states and the next ones, where Clinton is losing.

So does that mean Clinton could win the Electoral College despite losing the popular vote? Yes, it’s possible. If every state swung by exactly 2.5 percentage points toward Trump, for instance, that’s exactly what would happen.

But that exactitude is a big assumption, especially given that we still have 47 days — and three debates — to go until the election. Even if it were Election Day, in fact, it would be unrealistic to expect such high precision. State polling averages have been pretty good for the past few presidential elections, but “pretty good” still provides for plenty of times when they miss by 2 to 4 percentage points. If one of those misses is in Trump’s favor in Pennsylvania or New Hampshire or Colorado, especially if the race shifts a bit further to Trump overall, then Clinton will go from being in a pretty good Electoral College position to having a total mess on her hands.

Furthermore, the way in which the states are aligned right now doesn’t make all that much sense based on their demographics. In the table above, you can find regression-based estimates for the outcome in each state, which are derived based mostly on how they voted in 2008 and 2012 and to a lesser degree based on their region and demographic makeup. (This regression is combined with the polling average in each state to make our forecasts, although it receives a low weight in well-polled states like these.)

There’s an apparent discrepancy between Pennsylvania and Ohio, for example. In our polling average, they’re separated by 5.2 percentage points: Clinton leads in Pennsylvania by 3.5 points but trails in Ohio by 1.7 points. In 2012, by contrast, the states were separated by only 2.4 points, and so our regression model is confused as to why the gap is so much bigger this year. Perhaps that means the polling gap between them will close — good news for Clinton if Ohio moves toward Pennsylvania, but a problem if it’s the other way around.

Likewise, how safe can Clinton feel in Colorado given her poor polling in Nevada? Can she be entirely comfortable in New Hampshire given that Maine is surprisingly close? Does the sharp tilt toward Trump in Iowa tell us that Wisconsin or Minnesota have the potential to turn red?

Between the unusual nature of Trump’s electoral appeal, the disagreements between pollsters, the large number of undecided and third-party voters, and the wider range of swing states than in 2008 or 2012, this is not a year to expect tremendous precision. Instead, the actual map is likely to be a little messier than polling averages indicate, with the probability of modest errors in either direction. For the time being, Clinton is more likely to be hurt by those errors than to be helped by them. She has one really good Electoral College path, but it’s only one path, instead of the robust electoral map that President Obama had in 2008 and 2012. That’s why our models estimate that Trump is more likely to benefit from an Electoral College-popular vote split than Clinton is, although either outcome is possible”.

 

*****

Jorge G.CASTAÑEDA, “¿Guerra o paz en Colombia? a La Vanguardia (26-09-16)

http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20160926/41572815772/guerra-o-paz-en-colombia.html

“El acuerdo de paz del Gobierno colombiano con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) será firmado hoy, día 26 de septiembre, en Cartagena de Indias y definido por el pueblo colombiano en un referéndum el 2 de octubre.

El acuerdo pone fin a una guerra que ninguno de los bandos podía ganar y ayuda a garantizar un futuro para Colombia que habría sido imposible si el conflicto continuaba. La insurgencia de las FARC fue una causa permanente de incertidumbre económica e impidió que el Gobierno construyera infraestructuras extremadamente necesarias –especialmente para tecnologías de comunicaciones– en todo el territorio, vasto y difícil, del país. Una vez removido el obstáculo de las FARC, Colombia ahora puede avanzar hacia una estabilidad macroeconómica de largo plazo, un crecimiento más acelerado y una reducción más rápida de la pobreza y la desigualdad.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, estaba en lo cierto al presionar para sellar un acuerdo antes del fin de su segundo mandato en el 2018; pero su visible ansiedad generó varias desventajas para su gobierno –que posiblemente terminen afectando el referéndum–. Para empezar, las FARC pudieron prolongar las negociaciones. Esto les permitió ganar apoyo de terceros y restablecer su liderazgo, que había sufrido pérdidas importantes en los últimos años con las muertes de Tirofijo, el nom de guerre del fundador del grupo, Manuel Marulanda y Jorge Briceño Suárez, el icónico comandante militar conocido como Mono Jojoy.

De la misma manera, como Santos había apostado su presidencia a la firma de un acuerdo, las FARC insistieron en concesiones que anteriormente habrían parecido poco realistas. Dos concesiones, en particular, marcaron los términos del debate actual de cara al referéndum.

En primer lugar, el acuerdo otorga a las FARC una representación de largo plazo en el Congreso (aunque los miembros de las FARC no podrán votar hasta el 2018). Si las FARC ganan sólo el 3% de los votos nacionales en el 2018, de todas maneras tendrán cinco de los 106 escaños en el Senado y cinco de los 166 escaños de la Cámara de Representantes. Esta condición es entendible, porque garantiza la inclusión política del grupo, ofreciendo así una alternativa a la violencia. Sin embargo, los críticos del acuerdo sostienen que es una concesión excesiva.

En segundo lugar, el acuerdo establece un régimen de justicia transicional para ocuparse de violaciones de los derechos humanos y posibles crímenes de guerra cometidos por las guerrillas de las FARC y las fuerzas armadas colombianas en el pasado. Bajo este régimen, los participantes en el conflicto que han cometido crímenes podrán confesarlos ante un tribunal nacional con asesores internacionales, y recibirán una sentencia de “restricción de libertad” de ocho años, que está más cerca de una libertad condicional que de la cárcel.

Esta indulgencia atrajo críticas de parte de los opositores del Gobierno, pero, al igual que los escaños parlamentarios garantizados, tiene sentido. Obviamente, no se les podía pedir a las guerrillas que depusieran sus armas y aceptaran extensas sentencias a prisión. Por otra parte, ciertos oficiales militares colombianos de alto rango también habrían quedado expuestos a ese tipo de castigo.

Los términos polémicos del acuerdo no fue lo único que erosionó la popularidad de Santos, que también se vio afectada por el desempeño económico. Colombia depende fuertemente de las exportaciones de materias primas como el café, el carbón y el petróleo, y los gobiernos en toda la región se han vuelto blancos de la ira popular desde que los precios de las materias primas comenzaron a desplomarse del pico que habían alcanzado en el 2013. No sorprende entonces que, a medida que fue cayendo la economía de Colombia en los últimos años, también lo hiciera la popularidad de Santos en las encuestas, que hoy ronda los 11-13 puntos, como sucede con otros líderes latinoamericanos.

Los rivales políticos de Santos han venido explotando estas desventajas para oponerse al acuerdo de paz. Entre estos adversarios está el expresidente colombiano Álvaro Uribe, en cuyo Gobierno Santos ocupó el cargo de ministro de Defensa desde el 2006 al 2009. Uribe, quien dejó el cargo de presidente después de ocho años en agosto del 2010, es inmensamente popular en Colombia y, si bien no puede ser candidato a la presidencia nuevamente, puede ­hacerle la vida miserable a Santos.

Hasta ahora, Uribe, a través del Twitter, no se anduvo con rodeos para criticar a Santos y al acuerdo, y rápidamente se está convirtiendo en la cara de la campaña del no en el referéndum de octubre. Si Santos permite que el voto se dirima entre “Uribe contra Santos” en lugar de “guerra contra paz”, el campo del no podría ganar. Santos debería dejar claro al pueblo colombiano que no hay un acuerdo de paz perfecto tras años de guerra. El acuerdo es el mejor que se pudo lograr en circunstancias difíciles y es mucho mejor que la alternativa: un conflicto crónico y un crecimiento económico débil.

No hay ninguna garantía de que los colombianos aprueben el acuerdo –como quedó demostrado este año, los plebiscitos pueden ser arriesgados–. Pero, a menos que se le permita al pueblo opinar, la paz quizá no perdure. En definitiva, Santos está en lo cierto y Uribe no. Es de esperar que el proceso democrático confirme el valor predominante de la paz”.

 

*****

Michal NATORSKI, “La encrucijada polaca como advertencia para las democracias liberales” a “Nota de Opinión” nº 433 (09/2016) del CIDOB

http://www.cidob.org/ca/publicacions/series_de_publicacio/opinio/europa/la_encrucijada_polaca_como_advertencia_para_las_democracias_liberales

“Polonia afronta desde noviembre de 2015 una crisis constitucional de imprevisibles consecuencias políticas tanto a nivel doméstico como internacional. El máximo órgano del poder judicial, que controla la constitucionalidad de las leyes en Polonia, se ha convertido en el epicentro de una crisis que tiene su origen, siguiendo la división definida por el profesor  Wojciech Sadurski, en una doble ilegalidad cometida por el poder ejecutivo y legislativo polaco: primero, porqué se aprobó un cambio de la Constitución de facto a través de un acto legislativo de rango inferior para sortear el habitual procedimiento especial de reforma; segundo, por la manifiesta violación y desobediencia a la Constitución demostrada por el gobierno durante esta larga crisis.

El jefe de Estado, Andrzej Duda, el gobierno liderado por Ewa Szydło, y los representantes de la mayoría parlamentaria del partido Ley y Justicia liderado por Jarosław Kaczyński, que mantiene un inmenso poder informal como jefe del partido gubernamental, declararon su insubordinación a la sentencia del Tribunal Constitucional de marzo de 2016, que rechazaba   los cambios promovidos por la nueva mayoría parlamentaria por inconstitucionales e invalidaba el nombramiento de algunos nuevos jueces. El gobierno se rebeló negándose a publicar la sentencia del Constitucional e intentado ignorarla a pesar de masivas manifestaciones en Polonia. Durante meses, instituciones internacionales y líderes políticos extranjeros han criticado este burdo intento de reforma del Tribunal Constitucional. El ejemplo más reciente fueron las palabras de preocupación del presidente Obama durante la cumbre de la OTAN celebrada en Varsovia en Julio 2016. Mucho más contundentes se han mostrado otras instituciones. La Comisión de Venecia, el órgano asesor del Consejo de Europa para asuntos constitucionales concluyó que la “inadmisible” intención de convertir el Tribunal en una institución inefectiva cuestiona tres principios básicos del Consejo de Europa: democracia, derechos humanos e imperio de la ley (rule of law) porque destruye el sistema de equilibrio de poderes públicos, deniega el derecho a la justicia para los ciudadanos y paraliza de hecho el órgano central del poder judicial. Acto seguido, el Parlamento Europeo adoptó una resolución que expresó su preocupación “ante el peligro que plantea la parálisis efectiva del Tribunal Constitucional de Polonia para la democracia, los derechos humanos y el Estado de Derecho” pidiendo al gobierno polaco la aplicación de las recomendaciones de la Comisión de Venecia. Finalmente, la Comisión Europea inició ya en enero de 2016, por primera vez en la historia de la UE, un procedimiento para evaluar las amenazas contra el Estado de Derecho en Polonia.

En este contexto, el parlamento polaco adoptó el 22 de julio de 2016 las enmiendas a la ley que regula el funcionamiento del alto Tribunal. Los cambios reflejan la continuada intención de limitar su independencia, paralizar su funcionamiento diario y subordinar a la voluntad de otros poderes políticos. Además, el conflicto sobre el nombramiento de los jueces sigue sin solución. Cinco días después de estos acontecimientos, la Comisión Europea adoptó la Recomendación que da un plazo de tres meses a las autoridades polacas para implementar medidas que corrijan las existentes amenazas para el Estado de Derecho. Si en este plazo la situación no mejora, el siguiente paso sería la implementación de los preceptos del artículo 7 del Tratado de la Unión Europea que puede derivar en las sanciones e incluso la suspensión del derecho de voto de Polonia en el Consejo de la UE.

El caso de Tribunal Constitucional es solo la punta del iceberg de los cambios de carácter opresivo desarrollados por el actual gobierno y el parlamento. Las excepcionales competencias otorgadas a las fuerzas de seguridad para vigilar a los ciudadanos sin control judicial o las reformas que suprimen la independencia de los medios de comunicación públicos son otros ejemplos que afectan a los fundamentos de la democracia liberal y a los compromisos internacionales de Polonia, adquiridos en el marco del Consejo de Europa y de la Unión Europea.

La crisis en Polonia no debería considerarse un conflicto político interno. Sería una grave miopía asumir que los problemas que afronta la sociedad polaca son totalmente distintos de los que padecen otros países occidentales. Todo lo contrario, la crisis constitucional polaca y la paulatina deriva opresora por parte del gobierno es solo un episodio más de la fractura contemporánea que afecta las sociedades democráticas desde Finlandia hasta Estados Unidos, agudizada desde el estallido de la gran crisis de 2008. Sin embargo, la crisis política polaca -como ya ha ocurrido con anterioridad en Hungría- plantea un reto adicional para la Unión Europea, ya que ilustra la fragilidad del sistema de democracias liberales que legitiman la existencia de la UE. Polonia refleja las vulnerabilidades de la democracia liberal europea, pero con la diferencia, en comparación a otros estados europeos, que los partidarios de esta nueva iliberalidad de post-democracias soberanas ya han conseguido asaltar el poder y, por tanto, sus síntomas son más visibles y exagerados.

La democracia liberal se enfrenta a unos adversarios, normalmente asociados con la demagogia y el populismo de nuevas derechas, que intentan promover sistemas políticos alternativos de carácter opresivo y autoritario dentro del marco de la UE. Sin embargo, estas intenciones están llenas de contradicciones. Para promover su proyecto político, la demagogia populista abusa y desvirtúa las instituciones que sostienen las democracias liberales (constitucionalismo, imperio de la ley, libertades fundamentales y derechos humanos, división y equilibrio de poderes) preservando sus formas y mecanismos para fines anti-liberales. En estos sistemas post-democráticos soberanos, las mayorías democráticas se utilizan para oprimir las libertades colectivas e individuales; el discurso anti-establishment busca, en realidad, instaurar un establishment alternativo; las críticas a los síntomas de la crisis económica no implican un cambio en los mecanismos que sostienen los desequilibrios del capitalismo contemporáneo y afectan sobre todo a los más vulnerables, sino que llevan a proponer soluciones que incrementarían aún más estos fenómenos.

La crisis constitucional polaca es también un síntoma de la influencia negativa sobre las democracias liberales que puede tener la Unión Europea actual. Polonia, durante años, fue presentada como un ejemplo de progresiva europeización, adquiriendo un lugar relevante entre los estados que contribuían al éxito de la integración. La UE fue facilitadora de la modernización y transformación polaca desde el momento en que se ofreció al país una perspectiva de futura adhesión en la primera mitad de los noventa del siglo pasado. Sin embargo, el gran impacto de la UE sobre las transformaciones polacas no se ha limitado exclusivamente a la modernización del país, sino que afecta, en la misma medida, a los fenómenos negativos de retroceso autoritario. La UE como marco colectivo parece incapaz de gestionar los retos que afronta, y exporta a sus estados miembros problemas colectivos que requerirían respuestas colectivas. El resultado es un proceso de nacionalización de los problemas europeos, en lugar de la europeización de los sistemas domésticos, y sus consecuencias afectan negativamente a su sistema de democracias liberales. A modo de ejemplo, se pueden apuntar dos tendencias observadas en la UE que, de manera simultánea, erosionan sus fundamentos liberales e inspiran a sus adversarios.

Primero, hasta hace poco el proyecto europeo consistía en perseguir un equilibrio entre el sistema democrático y el capitalismo. Pero la gestión de la crisis económica europea, frecuentemente al margen de la legitimidad democrática, cuestiona el supuesto básico de que la democracia liberal limita los excesos del capitalismo y los modelos existentes en China, Singapur o Turquía ilustrarían que una economía de mercado también puede funcionar en un sistema autoritario. Las instituciones de democracia liberal que regulan el mercado y protegen los derechos de trabajadores y consumidores están consideradas por muchos como un obstáculo para incrementar la eficacia y eficiencia económica. No es de extrañar, entonces, que el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, busque justificar su proyecto de democracia iliberal como una mejor respuesta a la crisis económica global.

Segundo, la Unión Europea se definía a través de una firme relación entre la democracia liberal y los derechos humanos y las libertades fundamentales como principios universales que protegen la dignidad humana. La gestión de los flujos migratorios por todos los estados miembros y las instituciones comunitarias cuestiona que la UE continúe comprometida en perseguir este ideal liberal codificado en la Declaración Universal de Derechos Humanos. La erosión de la vocación europea de defender la universalidad de los derechos humanos y las libertades fundamentales legitima el desarrollo de unas excepcionalidades opresivas definidas entorno a una nación o una cultura.

A los polacos les gusta presentarse como un modelo a seguir cuando enfatizan, por ejemplo, su rol de promotores en el desmantelamiento pacífico del sistema autoritario comunista, o como modelo de exitosa transformación después de la caída del muro de Berlín. Sin embargo, la paradoja polaca residiría en que, de modelo de desarrollo de la democracia liberal, puede convertirse ahora en un modelo de los problemas causados por las debilidades de este sistema y, a largo plazo, podría acabar representando un modelo de sistema de post-democracia soberana construido en base a unas desvirtuadas instituciones liberales. Para afrontar el origen de este reto y no solo sus consecuencias, la UE (Estados miembros, instituciones, ciudadanos) debería comprender que la crisis polaca es solo un síntoma de múltiples problemas ocasionados por las vulnerabilidades de la democracia liberal, y que los proyectos alternativos de carácter opresivo y autoritario se nutren precisamente de estas debilidades y contradicciones. El reto más grande a largo plazo es evitar que la institucionalización de este sistema post-democrático lleve a una nueva normalidad que propone una aparentemente atractiva alternativa a la crisis de la democracia liberal”.

 

*****

Astrid BARRIO, “Balance de fin de ciclo: los nacionalistas siguen teniendo la llave” a Agenda Pública (27-09-16)

http://agendapublica.es/balance-de-fin-de-ciclo-los-nacionalistas-siguen-teniendo-la-llave/

“Si no fuera porque estamos pendientes de si hay o no hay terceras elecciones generales por Navidad (e ignorando el calendario catalán que va a su bola)  con las elecciones vascas y gallegas de este pasado domingo debería darse por cerrado el ciclo electoral que se inició con las elecciones europeas de 2014.  Y pase lo que pase  en estas terceras elecciones,  si es que las hay,  a día de hoy ya se puede hacer  balance de lo que ha cambiado desde 2014 y de cual es la situación en la que han quedado los partidos tras al terremoto.

En primer lugar los dos viejos grandes partidos han retrocedido en este ciclo electoral aunque la magnitud de su retroceso ha sido bastante diferente.  El PP, teniendo en cuenta que el anterior ciclo electoral (2009-2012) había sido mejor de su historia,  previsiblemente debía retroceder,  más teniendo en cuenta  su responsabilidad en la gestión de la crisis y los escándalos de corrupción en los que se había implicado. Y así lo hecho en casi todas las arenas a pesar de haber demostrado tener suelo electoral muy elevado  y  una notable capacidad de regeneración habida cuenta de que en las últimas elecciones celebradas, las generales de junio y al  menos las gallegas,  ha experimentado una ligera remontada que le permite seguir optando al gobierno de España y mantener el gobierno en solitario en Galicia. Y todo ello sin un excesivo desgaste interno y sin apenas contestación al liderazgo de Mariano Rajoy. El PSOE, en cambio,  desde 2014,  y si se quiere desde 2009,  no ha dejado de retroceder con independencia de cual fuese la arena electoral en la que se jugaba  y a pesar de que los acuerdos que le han permitido mantener y/o recuperar el poder algunas CCAA o municipios pueden haber maquillado la debacle.  Este partido,  no hay que olvidarlo,  empezó el ciclo liderado por Alfredo Pérez Rubalcaba que dimitió tras el primer fracaso tras las europeas de 2014 y siendo relevado a precario por Pedro Sánchez,  quien no ha logrado superar el doble reto de levantar el vuelo de partido y  de conseguir unidad interna.  Más bien todo lo contrario, el PSOE sigue retrocediendo como se ha visto en las elecciones vascas y gallegas y Pedro Sánchez, a quien sorprendentemente se la atribuye en solitario la responsabilidad del retroceso, está siendo fuertemente contestado hasta el punto de que se acaba de anunciar una precipitada convocatoria de primarias para finales de mes y un congreso en diciembre, posiblemente a las puertas de las elecciones

En segundo lugar ha quedado confirmado que los nuevos partidos han entrado con ímpetu en todos los ámbitos y que se han convertido en la mayoría de casos  en fuerzas imprescindible para garantizar la gobernabilidad.  Tanto Ciudadanos como Podemos han ganado ya que partían de cero, pero también han sufrido oscilaciones en sus resultados y con el fin de ciclo han dejado entrever sus limitaciones. Podemos  además de las diferencias en cuanto a la estrategia en el conjunto de España que también afectan a su liderazgo  debe hacer frente a la gestión de la pluralidad de sus confluencias. Mientras que Ciudadanos,  por su parte,  ha constatado sus límites de crecimiento allí donde el PP es fuerte y donde la fractura nacional no está polarizada. Pero de momento y pese al retroceso en las generales de junio y al notable fracaso en Galicia y Pais Vasco donde no han logrado ni un solo escaño ni la unidad interna del partido ni el liderazgo de Rivera parecen estar amenazados.

En tercer elemento a tener en cuenta es la práctica desaparición de los pequeños partidos de ámbito estatal.  IU, prácticamente ha sido engullido por Podemos e UPyD tras haberse resistido a llegar a un acuerdo ha sido arrollado por Ciudadanos.  Los pequeños partidos que en 2013 aspiraban tal y como auguraban las encuestas a ser los grandes beneficiados del desgaste de los grandes partidos han sido incapaces de resistir la embestida de la nueva política y subsistencia en solitario está muy amenazada.

Y en último término destaca la desigual suerte que han corrido los partidos de ámbito no estatal. Algunos partidos como Compromís o ERC se han visto claramente reforzados,  otros como el PNV han tenido resultados distintos en función de las arenas,  retrocediendo o estancándose en las generales y creciéndose en las autonómicas,  mientras que  otros como CDC, el BNG,  por no hablar de la casi extinta Unió,  han retrocedido en todos los ámbitos.  Todos ellos afrontan retos distintos.  Compromís, más allá de su siempre delicada situación interna fruto de su naturaleza como alianza debe gestionar sus relaciones con Podemos.  ERC por su parte  debe administrar su papel en el proceso catalán y sus complicadas relaciones con CDC.  El PNV,  con clama interna,  debe decidir con quien gobierna en Euskadi y su papel en España. El BNG , por su parte debe afrontar su debilitamiento y hacer frente a la competencia de En Marea mientras que la ex CDC debe decidir si vira como en su día hizo el PNV  o si mantiene la hoja de ruta que la ha llevado al desastre de acabar con CiU, con UDC y casi con ella misma.

Muchas cosas han cambiado en este ciclo electoral,  unos se han ido y otros nuevos han llegado, pero tras el terremoto básicamente lo que queda, como reza el dicho,  es que de allí donde antes comían dos ahora comen cuatro.  Si antes el reparto era entre PP y PSOE ahora han de compartir con Podemos y con Ciudadanos. Pero lo que el temblor no ha alterado es que los nacionalistas siguen teniendo la llave de la gobernabilidad en España.  Otra cuestión es que les quieran y que ellos quieran usarla”.

 

*****

Jorge GALINDO, “La guerra de las rosas” a El País (29-09-16)

http://elpais.com/elpais/2016/09/28/opinion/1475082334_684216.html

“Llevaba tiempo en preparación, con intercambio ocasional de disparos, pero ayer se convirtió en una contienda abierta. Pedro Sánchez tomó la iniciativa convocando un debate interno en la forma de elecciones primarias y congreso del partido. Sus críticos, decía, no se atreverán a negarle la voz a la militancia. Éstos, por su lado, han decidido intentar tomar el control del partido desde arriba, basándose en la idea de que quizás los votantes más moderados tengan otras preferencias. Muchos retratan esta guerra como una mera lucha de poder vacía de contenido, pero pocas son las batallas por el control de un partido que no contraponen visiones de fondo; y no se conoce ningún conflicto de ideas que no conlleve la intención de un bando de imponer las suyas sobre las del rival. El poder y el proyecto van de la mano, y las dudas sobre el segundo suelen emerger cuando el espacio para disfrutar del primero se reduce. Como le sucede a un PSOE que encadena varias derrotas sin precedentes.

De esta manera, la guerra de las rosas dirime mucho más que el futuro de Sánchez, de Díaz, o incluso del socialismo español, pues en ella se contraponen dos visiones del papel que debe tener un partido socialdemócrata en el nuevo escenario político occidental. Escribía hace unos meses en estas mismas páginas que la formación parecía indecisa entre dos rutas: de un lado se encuentra la alternativa de colaborar con el centro y el centroderecha tradicional, o incluso ocuparlo, forjando un bloque por la estabilidad y las reformas comedidas. El primer ministro italiano Matteo Renzi representa ese camino. El contraargumento define también la vía opuesta: cualquier pacto con las élites es una traición, y por tanto el deber de la socialdemocracia es alejarse, no acercarse, al centroderecha. Hace pocos días, Jeremy Corbyn salía triunfante de su propia guerra interna, en la que también ha empleado a la militancia más movilizada como muro de contención contra los moderados (que otros llamarían establishment) del laborismo. La vía central, una en la que el socialismo se recicla para proponer nuevas coaliciones entre ganadores y perdedores de la evolución económica de los últimos años, permanece inexplorada. Y Pedro Sánchez ha decidido ir a la guerra con la estrategia de Corbyn.

La alternativa de Ferraz impide facilitar una investidura de Rajoy independientemente de las veces que el país acuda a las urnas. Para ello, se ha apoyado en la porción más movilizada de la militancia. Por eso, la cúpula solo se ha movido de su segundo plano cuando ha considerado que está dispuesta a asumir explicar a las bases por qué se hace lo contrario de lo que quieren. El argumento, según ellos, es sencillo: seguir sin Gobierno deja España en una situación de bloqueo inaceptable. No es distinto del esgrimido por el resto de partidarios de las grandes coaliciones en los países del norte de Europa. Lo que omiten es que este coste en estabilidad a corto plazo se ve compensado por el beneficio de escuchar a quien pide cambio, manteniendo el sentimiento antiestablishment a raya. La experiencia en esos mismos países apunta a que cualquier unión entre el centroizquierda y el centroderecha no hace sino alimentar las pulsiones extremas en ambos lados del espectro.

Los nuevos partidos contienen esa intención de asalto al poder tanto como representa un deseo de modificación profunda en las politicas y en las instituciones. Fomentar lo segundo sin dejar espacio a lo primero es el gran reto de la vieja izquierda, y la vía de concentración no lo facilita.

Es por eso que es esta una guerra que no acaba aquí, ni dentro de nuestras fronteras, sino que se libra en la esfera continental: los distintos partidos socialdemócratas del continente vienen tomando posiciones desde hace años. Impulsados por convicciones ideológicas o por necesidades de competición electoral, la socialdemocracia europea en pleno enfrenta el mismo dilema: estabilidad o cambio. El viaje hacia el centro, que ha sido su ruta más habitual en las últimas décadas, no resulta hoy muy atractivo. La ausencia de un crecimiento ecónomico sólido y, sobre todo, repartido de manera equitativa debilita los argumentos de quienes propongan profundizar en el capitalismo, así sea con un corte social: para qué, pensarán muchos votantes, si ya no salimos ganando con el sistema actual. Ante semejantes situaciones de crisis estructural los socialdemócratas se han caracterizado por proponer nuevos proyectos que retejiesen la relación entre Estado y mercado. Pero hoy día carecen por completo de uno. O, mejor dicho, han renunciado a él.

En realidad, la ruta de la innovación ya ha sido señalada por otros: reformas estructurales a cambio de amplio estímulo fiscal con universalización y mejora de las coberturas, a pagar por el capital y por las clases medias y altas, en una combinación que permita afrontar los retos que plantea la globalización y la tecnificación del mundo del trabajo, impulsando al mismo tiempo la plena igualdad de la mujer en el terreno económico y social. El relato está ahí, pero la clave es que ya no funciona a nivel estatal. En una Europa dividida entre acreedores y deudores, la única manera de llevar adelante un nuevo proyecto de crecimiento inclusivo es con un pacto entre los primeros y los segundos. Pero los socialdemócratas europeos llevan años atrapados en la separación progresiva de ambos mundos, de manera que Alemania cada vez está más lejos de Grecia, y Holanda, de España. Ahora, con un espacio electoral mucho más reducido en sus plazas nacionales, el centroizquierda se afana en buscar maneras más simples de sobrevivir. Llegó su hora de administrar la miseria.

La guerra de las rosas del PSOE no es más que un episodio de esta gran contienda. Si finalmente se emprende un viaje al centro, se desdibuja la redistribución y potencia a sus rivales anti-elitistas. Pero si el movimiento acaba siendo hacia la izquierda sin matices, se habrá producido un equilibrio inestable de futuro incierto, que posiblemente dará alas al conservadurismo. La integración europea, única respuesta al entuerto, se ha quedado así huérfana de la atención que merece. Salvo por aquellos que, por supuesto, están contentos de tenerla toda para ellos, como chivo expiatorio perfecto. Resultaría triste, y paradójico, que Europa muriese por la cobardía de quienes en el pasado crecieron bajo su manto, pero hoy no se atreven a defenderla. Así les vaya la vida en ello”.

 

*****

Jorge GALINDO, “El PSOE y la ideología (un apéndice a “La guerra de las rosas”)” a Politikon (29-09-16)

http://politikon.es/2016/09/29/el-psoe-y-la-ideologia-un-apendice-a-la-guerra-de-las-rosas/

“En la batalla abierta por el PSOE, las posiciones ideológicas de cada parte son menos claras de lo que parecen. En este artículo afirmo que mientras el lado de Sánchez apuesta por explorar alternativas más a la izquierda, sus críticos probablemente asumen que es mejor abstenerse para facilitar la viabilidad de un pacto de centro-derecha (PP-C’s). La disyuntiva, creo, es muy real, y se representa sobre todo en la división entre una base de militantes movilizados de izquierda, y votantes menos interesados y más moderados. Pero eso no quiere decir que se termine aquí, ni que los representantes de cada facción se hayan movido a esas posiciones por una convicción ideológica profunda: más bien se han encontrado en ellas. El proceso me parece más complejo, y se escapa del formato de tribuna de 1.100 palabras, así que me permito este pequeño apéndice para explicar mi visión.

Lo recordaba Pepa Bueno (y otros) esta misma mañana: cuando Pedro Sánchez ganó las primarias socialistas lo hizo no sólo gracias a una alianza con la federación andaluza, sino también con una posición ideológica que todos percibían como más centrada. Era éste un acuerdo para desplazar a su rival, Eduardo Madina, que se consideraba más a la izquierda. Pero había aquí dos divisiones añadidas que no eran tan evidentes. Las apuntaba Pau Marí-Klose ayer en Twitter. Por un lado tenemos la cuestión territorial. La izquierda española siempre ha estado más o menos dividida en sus preferencias territoriales: mientras los votantes (habitualmente socialistas) de Andalucía, Extremadura o las Castillas han apostado normalmente por un ejecutivo menos descentralizado, los más heterogéneos de las comunidades históricas piensan más en el autogobierno. En su momento, es de suponer que a Madina se le percibía desde las federaciones más centralistas como la representación de las otras. Sánchez fue, en un primer momento, aliado de las primeras, pero ha acabado con las segundas por cuestiones de contexto. Como digo, se han encontrado, antes que buscarse.

Por otra parte, es imprescindible tener en cuenta la división generacional (a falta de un mejor nombre). En ese sentido, tanto Sánchez como Madina representaban en su momento a los nuevos llegados. Pero, curiosamente, el primero cerró un pacto con quienes ya estaban allí, y no el segundo. El por qué da un poco igual, el caso es que se trataba de una tregua. Aún más curioso resulta que, de lo que conocemos de las posiciones ideológicas de Sánchez, éste se parezca más al socio-liberalismo (es decir, más centrado) que a la izquierda de las bases del PSOE. Probablemente, en un plano estricto de políticas a desarrollar, la facción crítica sea más similar a estos militantes, e incluso a la parte más funcionarial y heredada del viejo socialismo que tiene Podemos: regulación laboral pro-insider, fuerte presencia estatal, defensa del sistema actual de pensiones… Por el contrario, Ferraz ha mostrado una cierta flexibilidad temática, ya sea hacia el centro o hacia la innovación. Lo hizo en su pacto con C’s, sin ir más lejos. Pero he aquí la paradoja de combinar la competición partidista en varias dimensiones con las guerras internas: la brecha izquierda-derecha queda eclipsada por la generacional y los ‘nuevos’, a quienes en otras condiciones no les importó explorar una vía más centrada, acaban por desplazarse justo hacia el otro lado porque necesitan a las bases para enfrentarse a la vieja izquierda.

Al fin y al cabo, el PSOE está en una situación endiablada, electoralmente hablando. Algunos partidos socialdemócratas, como el PD italiano, tienen competencia por la izquierda (bueno, el M5S es una amalgama extraña, pero desde luego gana votos por ese lado) pero tienen espacio en el centro. Si en otros casos el tapón estará por ahí, entonces la vía de la izquierda será la más lógica. Aún en otros se trata de una cuestión estrictamente ideológica, como pasa con Corbyn (y también con Renzi, en cierta medida, pues su pasado es netamente centrista). Pero para el PSOE no hay opción fácil porque tiene competencia, y no precisamente débil, a ambos lados. Además, tanto Podemos como C’s le planta cara en el eje generacional. Y en el territorial, la competencia no es menos feroz: las federaciones socialistas en comunidades con presencia nacionalista están igualmente aprisionadas.

En definitiva, el PSOE ha pasado de ser “el partido que más se parece a España” al que acoge todos los conflictos que atraviesan al país. Si esto lo combinamos con la lucha de poder proveniente del hecho de que Sánchez era el primer Secretario General escogido por voto directo, como agudamente apunta Pablo Simón, tenemos el desastre servido. Un desastre para el que no hay respuesta clara, de momento”.