En tornar de vacances recuperem alguns dels articles publicats durant el mes d’agost que ens han semblat de més interés. Comencem per la guia actualizada de Nate Silver per seguir l’evolució de la campanya presidencial nordamericana i per l’anàlisi de Jorge Galindo sobre la personalitat del candidat republicà Donald Trump i, el que és més rellevant, dels seus seguidors i potencials votants.

La situació europea després del Brexit planteja importants dubtes sobre com es governarà la Unió en aquest nou escenari i sobre quines seran les conseqüències econòmiques. Carme Colomina ha publicat un exhaustiu anàlisi sobre les diverses opcions de governança de la Unió i Guillermo de la Dehesa examina les repercusions econòmiques de la decisió britànica. També destaquem l’article de José Moisés Martín Carretero sobre el gir estatalista de les polítiques econòmiques i el risc que comporta sense una profunda reforma del sector públic. Mariam Martínez-Bascuñán interpreta el vot favorable al Brexit com un símptoma del buit simbòlic i emocional de les institucions democràtiques.

Però potser sigui més indicatiu de l’actual estat d’ànim europeu la polèmica suscitada entorn de la prohibició del “burquini” a algunes localitats franceses. Juan Claudio de Ramón admet que la qüestió posa a prova el liberalisme europeu i repassa les raons de partidaris i contraris a la mesura.

Mentre, la situació política espanyola segueix en un “impasse”. L’enquesta postelectoral del CIS, comentada per Kiko Llaneras, no ofereix indicis de canvis substancials en el cas d’una nova convocatòria electoral. Enric Juliana descriu l’estat de les principals forces polítiques a mitjans d’agost, atrapades en una guerra de posicions, sense que l’aproximació de Ciudadanos al PP sigui suficient per desbloquejar la investidura. De manera que la pressió es concentra de nou en un PSOE, presoner de la triple negativa formulada pel seu secretari general. José María Maravall analitza el desconcert que crea aquesta situació de bloqueig. I Pablo Simón predica -sembla que en el desert- les potencialitats de governar des del Parlament si s’abandona la guerra de trinxeres i es comprén la nova dinàmica política que obre el nou escenari electoral.

Sobre el moment polític català, cal donar la raó a la veu autotitzada de Jordi Sànchez quan afirma que les giragonses del procés causen fatiga i desorientació. Un apunt d’Antoni Puigverd assenyala com les noves batalles culturals escenifiquen  la lluita per l’hegemonia política a Catalunya. Francesc Trillas es mostra incansable en la divulgació dels principis del federalisme i del seu potencial per facilitar la governança de societats complexes. N’és una mostra el decàleg en el que en sintetitza les característiques bàsiques .

Quan fa un any que les forces que es reclamen de la nova política governen els principals ajuntaments d’Espanya, Joan Subirats i Marc Martí-Costa han coordinat un monogràfic sobre aquesta experiència, del que reproduïm la seva introducció, en la que s’interroguen sobre les possibilitats de consolidació de la nova agenda urbana impulsada pel municipalisme ciutadà. També resulta força recomanable una llarga entrevista a Marina Subirats que projecta una mirada empàtica i crítica, al mateix temps, sobre les transformacions socials i polítiques en curs.

Acabem amb el vibrant al·legat de Víctor Lapuente en favor de les virtuts cíviques de la  prudència, el coratge, la templança i la justícia, sobre le sque construir l’estratègia èpica que necessiten le snostres societats per afrontar les incerteses de la globalització.

 

Nate SILVER, “Election Update: 10 Big Questions About The Election, Revisited” a FiveThirty Eight (14-08-16)

http://fivethirtyeight.com/features/election-update-10-big-questions-about-the-election-revisited/

“There weren’t a lot of polls published over the weekend, but the ones we saw didn’t have a lot of good news for Donald Trump. Instead, Hillary Clinton maintains a national lead of about 8 percentage points, and Trump’s chances of winning the election are down to 11 percent in our polls-only model — his low point of the year — and 21 percent according to polls-plus.

Instead of focusing on the details, let’s zoom out and ask a few big-picture questions about where the election stands. When we asked these questions a month ago, before the party conventions, Clinton held a lead of 3 to 4 percentage points over Trump, but Trump seemed to have momentum. Now, the landscape is very different:

Whos ahead in the polls right now?

Clinton, by a lot. National polls that include third-party candidates have Clinton with an average of 44 to 45 percent of the vote, Trump at 36 to 37 percent, and Libertarian Gary Johnson at roughly 9 percent. State polls tell a broadly similar story. Trump’s low percentage of the vote is noteworthy: Every major-party nominee since 1928 has received at least 36.5 percent of the vote. (Democrat John W. Davis got just 28.8 percent in 1924.)

Whats the degree of uncertainty?

Moderate-to-high, although decreasing. The polls are often highly volatile around the party conventions, but they come out of the conventions considerably more accurate than they were beforehand. The question is whether we’re far enough away from the conventions — which concluded on July 28 — that we can no longer attribute Clinton’s lead to some sort of “convention bounce.” There isn’t a hard-and-fast answer to this question, but for what it’s worth, the convention-bounce adjustment applied by our polls-plus model will begin wearing off this week. More importantly, we’re approaching the point where a Trump comeback would be relatively lacking in precedent.

But still, the number of undecided and third-party voters in the polls remains high, which has historically been an indicator of higher volatility. And the conventions concluded relatively early this year, so the comparison to post-convention polling from past years is somewhat imprecise.

Whats the short-term trend in the polls?

There’s room to ask whether Clinton’s lead over Trump has peaked and begun to decline slightly, or whether it’s continuing to grow. The evidence is mixed: You can find polls like this one and this one, where Clinton is at or near her all-time high, but you can also find others like this one and this one, where she’s still doing well but is a bit down from her peak. Overall, our models see Clinton’s position as fairly steady, although it’s possible that Trump is continuing to lose ground to third-party candidates and to the undecided column.

Whats the medium-term trend in the polls?

Clinton has unambiguously gained ground since the conventions, holding a lead of about 8 percentage points now as compared with 3 to 4 points just before the conventions began. There is, however, still some question about where the equilibrium in the race stands. Clinton held a mid-to-high single-digit lead over Trump for most of March, April and June — and now she has one again in August. But the election was apparently closer for much of May and July.

Which states shape up as most important?

The swing states have sorted themselves into order. According to our polls-only model, Clinton has a lead of at least 9 percentage points in states collectively worth 273 electoral votes, including New Hampshire, Pennsylvania, Virginia, Colorado, Michigan and Wisconsin. Ohio, Florida, Iowa, Nevada and North Carolina are closer, by contrast.

This leads to a situation where no one state is overwhelmingly more important than any other. But still, Florida, Pennsylvania and Ohio hold the top spots according to our tipping-point index. A loss in Florida or Ohio would make Trump’s situation almost impossible. Clinton has a few winning maps without Pennsylvania, Florida and Ohio, but they’d require her to win at least one state that Barack Obama lost in 2012, most likely North Carolina.

Does one candidate appear to have an overall edge in the Electoral College, relative to his or her position in the popular vote?

This is an academic question until and unless the race tightens substantially. And for the time being, an Electoral College landslide against Trump is at least as likely a prospect as the election coming down to the wire. But if the race does close, Trump is more likely to win the Electoral College while losing the popular vote than the other way around, according to our models. Still, this is a relatively narrow advantage and it has been diminishing as Clinton’s polling strengthens in states such as Pennsylvania.

How do the fundamentalslook?

In the absence of polls, we might look toward factors such as economic conditions to predict the election. They imply that the race ought to be competitive. A stronger economy generally helps the incumbent party’s candidate — in this case, Clinton. But the economic data has been mixed, with relatively strong job growth, a healthy stock market and low inflation on the one hand, but tepid income and GDP growth on the other hand. Still, you should be wary of economic determinism. “Fundamentals”-based models that don’t look at polls have a fairly bad track record, even in years that aren’t as crazy as this one.

How do FiveThirtyEights forecasts compare against prediction markets?

Betting markets put Trump’s chances at around 20 percent, which is similar to our polls-plus forecast but more optimistic for Trump than polls-only. I’ll take a pass for now on the question of whether these markets are too optimistic or too pessimistic about Trump’s chances.

What would keep me up late at night if I were Clinton?

At some point, complacency could become an issue, although it’s probably too early to worry about that. In the nearer term, I’d be worried that the race has been so volatile. Sure, things look good now. But conditions in May, and then again in July, produced a close race. Is there anything inherently preventing those conditions from arising again? I suppose I’d wonder about what Wikileaks has up its sleeve and what sort of geopolitical events could work in Trump’s favor.

What would keep me up late at night if I were Trump?

I might not be sleeping at all. The tactics that helped me to win the primary don’t seem to be working in the general election. My position in the polls is deteriorating from middling to dire. Most acutely, I’d worry about getting cut off by the Republican National Committee or thrown under the bus by down-ballot Republican candidates who are rightly concerned about their own survival. If those things happen, I might not have the resources to win the election even if the debates and the news cycle turn in my favor in September and October”.

 

Jorge GALINDO, “Lo que Trump representa realmente” a Medium (7-08-16)

https://medium.com/@JorgeGalindo/lo-que-trump-significa-realmente-37eeaf6704cb#.bzy5e5bad

“Para muchos fuera de EEUU, Donald Trump es una suerte de caricatura, algo que demuestra todos sus prejuicios sobre los americanos. Casi parecen felices de que exista.

Para otros, Trump es menos peligroso, menos belicoso, menos mentiroso, o menos [inserte aquí su fobia favorita] que su rival. O al menos va contra el sistema. Sea lo que sea ese “sistema”. Pero allá que va. Es un troll (es EL troll, de hecho) que ataca una cosa que detestamos. Y eso ya es suficiente.

Cada vez que me encuentro con alguien sosteniendo alguna idea de este tipo me pregunto hasta qué punto habrá prestado atención no a Donald Trump como fenómeno mediático, algo tan entretenido como seguir la serie de Netflix del momento, sino a la plataforma que constituye el sustento de Trump. El excéntrico millonario que parece sacado de Regreso al Futuro II es más que una fachada de oro falso. Es la punta de lanza, la pista a seguir de un movimiento cuyos contornos ideológicos están cada vez más definidos. Por el momento, no se me ocurre otro nombre que darle que extrema derecha estadounidense. Pero se define mejor por sus componentes principales: nacionalismo, racismo y autoritarismo.

El New York Times hizo esta recopilación que resulta en una síntesis perfecta de lo que quiero decir. En torno a Trump se han encontrado un montón de personas que quizás pensaban que estaban solas, que tenían opiniones poco comunes, por ser amable, en los medios de comunicación de masas. “I am your voice”, gritó Trump en su discurso de aceptación de nominación de la candidatura. No sólo es su voz, sino que se ha convertido en un vehículo que ayuda a deshilachar el tabú reinante sobre ciertas posturas radicales.

1

Fuente: The Atlantic/RAND.

Además de su ubicación ideológica, el rasgo que más distingue a estas personas del resto es su color de piel. También hay más hombres que mujeres entre los votantes de Trump, y personas sin título universitario que con él. Pero la combinación de todas estas dimensiones da en el blanco, si me permiten el retruécano.

2

 

Fuente: Washington Post

3

Fuente: Washington Post/Pew.Más sobre el apoyo de blancos evangélicos.

En una encuesta publicada por Reuters, la mitad de los votantes de Trump decía que los afroamericanos eran más violentos que los blancos; la misma proporción los veía como más “criminales”; un 40% los describía como más “vagos”.

Ni siquiera es fácil afirmar categóricamente que los pro-Trump tengan ingresos más bajos que la media de los hogares del país, así que explicar el movimiento por motivos de estricto resentimiento económico resulta difícil, aunque parece indudable que la falta de expectativas juega un papel importante.

4

Fuente: FiveThirtyEight/Edison/Census

Más allá de los motivos últimos, la intolerancia está ahí, como piedra de toque, rasgo que distingue a los pro-Trump incluso de otros republicanos.

5

Fuente: Jason McDaniel & Sean McElwee, WPSA

Pero cerremos un poco más el foco, centrándonos en el núcleo de activistas extremos que ven en Donald Trump “una oportunidad” (palabra de nazi) o incluso una “esperanza” — mejor aún: “la gran esperanza blanca”. La alt-right (“derecha alternativa”) es una amalgama de supremacismo y nacionalismo que está encantada de proporcionar a Trump todo el apoyo de que dispone. “Medios” como The Drudge Report, Breitbart o Infowars (el canal de YouTube de su fundador, Alex Jones, es simplemente alucinante) ponen su locura al servicio de Trump. ¿Que éste no lo pide activamente? ¿Que los apoyos recibidos no son responsabilidad del candidato? Bueno, cuando su discurso da alas al racismo y a la violencia, yo diría que algo hay.

De hecho, las conexiones existen, y son de doble vía. En las redes sociales, y fuera de ellas. El jefe de campaña de Trump, Paul Manafort, se dedicó antes a llevar al poder al alegre expresidente ucraniano Yanúkovich. Roger Stone, voz que susurra al oído de Trump, ha llamado prácticamente a la rebelión si las elecciones se pierden. Él y otros (como el anteriormente mencionado Alex Jones) están difundiendo junto al candidato la idea de un posible amaño electoral. Esta es su historia, por cierto. Para tener una bonita vista panorámica de todos estos elementos he montado una minilista de Twitter. Disfruten.

Esta es la burbuja mediática conspiranoica de tintes nacional-racistas en la que se sumergen los seguidores más extremos de Trump. En la que se sumergían ya antes de que éste fuese siquiera un candidato a las primarias republicanas. Desde luego que la alt-right, el revival de supremacismo blanco… todo ello existía desde mucho antes. A un nivel más masivo, la responsabilidad de Fox News en todo ello no debe ser pasada por alto. Como digo, Trump vino a darle voz y a facilitar que adquiriese una forma más clara para todos sus miembros, viejos o nuevos.

Volvamos ahora a abrir las miras. Quizás la mayor innovación ideológica de Trump (y la más peligrosa cuando se une a las anteriores) sea la dimensión autoritaria. El grueso del conservadurismo estadounidense se ha caracterizado en las últimas décadas por una desconfianza casi atávica del aparato estatal. Pero la plataforma de Trump no es genéricamente anti-Estado. Tal y como lo entienden sus seguidores, se trataría más de poner al Estado al servicio de quien debe estar, para asegurar su vida y su futuro. “De quien debe estar” no es todo el mundo, claro. Este nativismo estadounidense eminentemente excluyente incluye una deformación de dos dimensiones clave en democracia, que atacan tanto a la lectura liberal de la misma (pues niega el pluralismo) como a su visión más social-instrumental (pues va en contra de la igualdad como principio universal). Se trata, por tanto, de una postura frontalmente opuesta tanto al liberalismo como al socialismo democrático.

Hay quien argumenta incluso que esta “tentación autoritaria” tiene sus orígenes en la psicología social. De nuevo, más allá de las causas últimas, la consecuencia está clara: una cantidad nada despreciable de votantes parece estar dispuesta a aceptar a un candidato que pone en duda la naturaleza plural e igualadora de una democracia.

No escribo este texto para convencer a nadie de que Clinton es mejor o menos mala (tampoco es que tenga ese poder, en cualquier caso). Esto va más allá de una carrera electoral, y eso es lo que quiero subrayar. Que, pase lo que pase en la votación del 8 de noviembre, el movimiento que ha cristalizado en torno suyo seguirá ahí, condicionando al Partido Republicano, y a todo el país más poderoso del mundo. Racismo, nacionalismo, autoritarismo: extremo, en esencia. Pero al mismo tiempo complejo y caleidoscópico, como cualquier movimiento de masas. Y, este es el mayor problema de todos, lo suficientemente amplio como para que personas normales estén dispuestas a embarcarse en un viaje junto a supremacistas, cínicos o conspiranoicos, quién sabe.

El mejor artículo que he leído sobre el fenómeno detrás de Trump es este relato sobre el terreno de George Saunders. Tras un paseo impresionista sobre los mítines del candidato, en el cual se esfuerza por dibujar un retrato complejo trenzado por activistas extremos e individuos de a pie, concluye así:

From the beginning, America has been of two minds about the Other. One mind says, Be suspicious of it, dominate it, deport it, exploit it, enslave it, kill it as needed. The other mind denies that there can be any such thing as the Other, in the face of the claim that all are created equal.

The first mind has always held violence nearby, to use as needed, and that violence has infused everything we doour entertainments, our sex, our schools, our ads, our jokes, our view of the earth itself, somehow even our food. It sends our young people abroad in heavy armor, fills public spaces with gunshots, drives people quietly insane in their homes.

And here it comes again, that brittle frontier spirit, that lone lean guy in our heads, with a gun and a fear of encroachment.

Tras leer esto les invito a volver a ver el video del New York Times. Da miedo. Puro miedo. Y, francamente, no se me ocurre por qué alguien puede sentir otra cosa.

* * *

Algunas lecturas adicionales. Solo se trata de una breve recopilación de mis favoritos. Me he limitado a piezas que subrayan la dimensión ideológica y social de la plataforma de Trump, y que están lo suficientemente actualizadas como para no resultar en exceso especulativas o superadas por los hechos. Los que para mí son otros dos aspectos clave de su candidatura, su incompetencia como mandatario y su particular relación con Vladimir Putin, quedan fuera del texto y de esta lista por obvias razones de espacio.

A brief introduction to Pro-Holocaust Twitter.

Abraham Lincoln Warned Us About Donald Trump.

America has never been so ripe for tiranny.

Donald Trump’s ghostwriter tells all.

Extremism thrives because of cowardly collaborators.

How the Stupid Partycreated Donald Trump.

If You Want to Live Here, You Need to Live by the Rules Here.

Inside A White Nationalist Conference Energized By Trumps Rise.

For Whites Sensing Decline, Donald Trump Unleashes Words of Resistance.

From Slump to Trump.

The Ugly Truth About the RNC: Donald Trump d Not an Outlier.

This is Trump Country.

Welcome to Donald Trumps America.

 

 ******

Carme COLOMINA, “¿Quién liderará la UE post-Brexit? El retorno de la política a Bruselas” a Notes internacionals del CIDOB (7-08-16)

http://www.cidob.org/ca/publicacions/series_de_publicacio/notes_internacionals/n1_153/quien_liderara_la_ue_post_brexit_el_retorno_de_la_politica_a_bruselas

“Éste debía ser el momento de una nueva politización de la esfera europea. El día que Donald Tusk tomó posesión como presidente del Consejo de la Unión Europea, el ex primer ministro polaco anunció, nervioso y titubeante, que había llegado el momento de recuperar la iniciativa, de tener agenda propia y una fuerte resolución. “No sólo los euroescépticos cuestionan los valores europeos. Tenemos enemigos. Pero, queridos amigos, la política ha vuelto a Europa”, decía un Tusk que se sabía escrutado sobre sus habilidades diplomáticas y lingüísticas para el cargo. Era diciembre de 2014 y, al otro lado de la rue de la Loi, el más veterano de los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión, Jean-Claude Juncker, ocupaba ya la presidencia de la Comisión Europea. De la “Comisión más política de la historia”, según sus propias palabras.

Sin embargo, este último año y medio, la política en todas sus expresiones – consulta ciudadana, debate ideológico, confrontación de ideas e intereses, estrategias de repliegue nacional o reñidas elecciones parlamentarias- no ha hecho sino desafiar el proyecto europeo y debilitar, aún más, el poder de las instituciones comunitarias. A la brecha Norte-Sur abierta por la crisis económica y financiera, se sumó el año pasado una profunda división Este-Oeste entre los estados partidarios de aplicar el plan de traslado de 120.000 refugiados propuesto por la Comisión Europea -y apoyado por Alemania y Francia, que ganaron por mayoría cualificada la votación necesaria en el Consejo- y aquellos como Rumanía, Eslovaquia, Hungría o la República Checa, que se opusieron visceralmente a la propuesta. El desencuentro, cada vez más profundo, entre estados miembros complica el erosionado escenario de recelos con centro neurálgico en Bruselas. Erosión de la confianza ciudadana en el proyecto europeo, erosión en las relaciones entre las capitales de la UE y las instituciones comunitarias y, finalmente, quiebra de la solidaridad y cooperación entre socios europeos.

En los últimos doce meses, el Reino Unido, Grecia, los Países Bajos o Dinamarca han sometido a referéndum algún acuerdo o negociación con la Unión Europea y, en todos ellos, la opción de Bruselas ha salido derrotada -del tercer rescate griego, a la negativa danesa de aumentar su implicación en las políticas de cooperación policial y judicial comunitarias, hasta el rechazo holandés al acuerdo de asociación con Ucrania-. El primer ministro húngaro, Víktor Orbán desafiará (y derrotará) también, el próximo 2 de octubre, la propuesta de cuotas de la Comisión Europea para realojar en su país unos pocos miles de refugiados que piden asilo en la UE. En este último año, Polonia -el supuesto milagro de la Europa sin crisis que gobernó Donald Tusk- ha votado por el retorno al poder del ultraconservadurismo y el euroescepticismo del partido Ley y Justicia. Pero es la victoria del Brexit en las urnas el origen del cisma más grave en los casi sesenta años de historia de la Unión. Por primera vez se demuestra que la pertenencia a la UE no es un proceso irreversible, ni la profundización en la integración europea el único objetivo posible. El método Monnet de la integración burocrática, como lo denomina Daniel Innerarity, ha saltado por los aires y, con él, los equilibrios de poder que regían los designios de la Unión. Las fuerzas euroescépticas de la UE se sienten hoy reforzadas y nuevos referéndums por contagio amenazan de seguir dominando la agenda política. La superposición de crisis -eurozona, seguridad y terrorismo, y crisis migratoria- que había atrapado a una Unión Europea incapaz de cerrar fracturas internas ha entrado ahora en una nueva dimensión.

La política europea ha vivido, en los últimos tiempos, atrapada en una superposición de agendas particulares, intereses nacionales y presiones de sondeos públicos de corto plazo. No sólo los estados miembros, también las instituciones comunitarias han exhibido estrategias y discursos contradictorios durante la crisis migratoria. La Comisión de Jean-Claude Juncker defendió con más empeño que posibilidades su plan de cuotas, mientras Donald Tusk, como presidente del Consejo de la UE, insistió en el discurso de sellar al máximo las fronteras externas de la Unión y se alineó con los estados más reticentes a la recepción de migrantes. Sin embargo, los dos han tenido que lidiar por igual con una UE polarizada en plena crisis humanitaria y alérgica al consenso. Ni los Veintiocho, ni las instituciones comunitarias fueron capaces, durante todo este tiempo, de ofrecer una única respuesta europea y el debate sobre la inmigración se convirtió en una de las claves de la campaña británica a favor del Leave.

Buscando culpables

Los británicos han fracturado un poco más la UE y, sin embargo, la primera respuesta, la más intuitiva, desde algunas capitales ha sido culpar a Bruselas. No sólo David Cameron, el perdedor de la maniobra política de convocar un referéndum para atajar los logros políticos del euroescéptico UKIP, culpó a Europa de su derrota, también desde algunas capitales, como Varsovia o Praga, se ha pedido ya la dimisión de Jean-Claude Juncker. El presidente de la Comisión concentró desde el primer momento buena parte del rechazo mediático y político por el portazo británico. Juncker y Tusk comparecieron conjuntamente, el 28 de junio, en la rueda de prensa posterior a la primera cumbre a veintisiete de la UE post-Brexit. “No permitiré que la prensa me aliente o desaliente, me incapacite o me eleve a lo más alto”, respondía Juncker a la pregunta de su dimisión. Tusk salió en su ayuda. “Es la última persona a quien podemos acusar de ser el responsable del resultado negativo en el referéndum del Reino Unido. No entiendo este tipo de especulación”, concluía el presidente del Consejo para zanjar la polémica.

Sin embargo, el malestar era previo a la campaña del Brexit. Juncker ya había recibido quejas por su estilo presidencialista, sus respuestas erráticas, su capacidad de trabajo y sus ausencias institucionales, por sus prioridades políticas, por su supuesta desatención a los pequeños socios de la Europa Central y Oriental, y su dudosa benevolencia a la hora de exigir disciplina fiscal a los grandes incumplidores del sur, especialmente Francia, España, Portugal e Italia. Una falta de neutralidad que Alemania quiere corregir “recuperando el justo equilibrio entre la función política [de la Comisión] y su papel como guardiana de los Tratados”, según lo expresó el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, a sus colegas en una reunión del ECOFIN celebrada en Bruselas a mediados de junio.

Juncker es un personaje incómodo. Lo es por su pasado político pero también por sus palabras. La carta de presentación del luxemburgués para el cargo incluía su voluntad y capacidad para enfrentarse a los estados miembros; su deseo de recuperar la iniciativa política que el Ejecutivo de Bruselas no debería haber cedido ante el poder hegemónico del Consejo. Juncker subió el tono de la Comisión contra los estados miembros, a quien acusa de estar destruyendo la Unión. El discurso pronunciado por el presidente de la Comisión, el 3 de marzo pasado en La Haya, resumía perfectamente su malestar. “Bruselas no son los 28 comisarios. Bruselas también son los 28 gobiernos y es imposible dictar la dirección de Europa en contra de la voluntad de los estados miembros”, protestaba ante una audiencia con varios antiguos ministros, comisarios y eurodiputados. Juncker, enfadado, arremetía contra sus críticos con nombres y apellidos. Contra el primer ministro italiano por levantar el tono contra el Ejecutivo comunitario, contra el Gobierno polaco por las reformas constitucionales que ha puesto en marcha y contra el ministro de Asuntos Exteriores de Finlandia por “decir a la Comisión que no se meta en si Polonia cumple o no con los valores fundamentales” de la Unión. Juncker defendía de nuevo su apuesta por una Comisión “política” para romper con la idea de unas instituciones que “demasiado a menudo tratan los problemas del continente desde un punto de vista burocrático y tecnocrático”. El análisis es compartido. El informe de los cinco presidentes, presentado a principios de 2015, sentenciaba que “a raíz de la crisis [financiera], Europa está cada vez más dividida, sumida en disputas internas, incomprensibles para los ciudadanos de a pie, y con una ausencia casi total de perspectiva”. El problema para Juncker es que su longevidad en la política europea le relaciona directamente con esta Europa burocrática que ha desdeñado a la ciudadanía.

Transiciones de poder

Los equilibrios de poder en Bruselas están viviendo, desde hace meses, su propia transición. Se está produciendo una nueva politización de las instituciones europeas. Juncker es mucho más político que su antecesor, Durão Barroso, y Donald Tusk tiene una agenda propia -más alineada con algunos estados miembros que con la Comisión-. Bajo la presidencia de Martin Schulz, el Parlamento Europeo ha ganado visibilidad. Los jefes de Estado y de Gobierno comparecen en la Eurocámara más a menudo que en el pasado y se someten a las intervenciones de les grupos políticos. Parlamento y Comisión actúan como auténticos aliados. “Juncker es el jefe de campaña para que Schulz continúe como presidente de la Eurocámara más allá de enero de 2017 y hasta el final de legislatura”, ironizaba, recientemente, un alto funcionario del Parlamento. La separación de poderes en Bruselas es hoy un poco más difusa.

Sin embargo, por primera vez en mucho tiempo, una gran coalición institucional e ideológica -construida sobre la entente Juncker-Schulz- desafía al largo período de intergubernamentalidad que ha monopolizado la iniciativa legislativa comunitaria. Una hegemonía cimentada sobre el discurso de la canciller Angela Merkel, en noviembre de 2010, en el colegio de Brujas anteponiendo el poder de los “señores de los Tratados” (los estados miembros) al “guardián de los Tratados” (la Comisión). Una visión de la Europa de los estados que relegó durante demasiado tiempo al Ejecutivo de Bruselas a ejercer de meros servicios técnicos de la voluntad de las capitales.

El malestar democrático es muy anterior a esta multiplicidad de crisis que atenazan hoy el futuro de la Unión. La fractura entre el proyecto comunitario y la ciudadanía europea se remonta prácticamente al No francés a la Constitución Europea de 2005. Allí se fraguó el nacimiento oficial del discurso eurocrítico, que tanto ha costado reconocer pero que, una década después, se ha hecho fuerte en la política comunitaria y nacional. Una parte importante de ese No reclamaba una Europa más social y, en cambio, la gestión y el lenguaje europeo durante la crisis económica que estalla en 2008 estuvieron más impregnados de austeridad que de solidaridad. La grieta se ampliaba a un ritmo que gobiernos y estructuras de partidos políticos tradicionales no han sabido leer. Aquella Francia de clases medias y zonas rurales que se sentía amenazada por la globalización -y que, según todas las encuestas, votó no a la Constitución Europea- es hoy todavía más numerosa y más vulnerable. Pero han sido las zonas postindustriales de un Reino Unido en pleno debate sobre la inmigración, y apartado del núcleo de poder comunitario que representa la eurozona, las que, finalmente, han clavado la estocada a una Unión en crisis constante. La UE ha llegado al punto de inflexión. Pero, ¿cómo se invierte la lógica que ha acabado identificando el proyecto europeo con el problema y no con la solución?

Escenarios posibles

Europa es hoy un continente herido. Pero cada vez urge más intentar superar el momento de esta Unión reactiva y sin respuestas. Lo primero que deberían plantearse los líderes europeos es si el resultado del referéndum británico ha sido un caso aislado que conviene poner en cuarentena para evitar el contagio a otros Estados miembros, o bien si la victoria del Brexit es el síntoma de un problema mucho más profundo que desafía los objetivos y los valores que sostenían todo el edificio comunitario. ¿Deben limitarse a tratar únicamente el desafío británico o deberían ir a la raíz del malestar expresado en las urnas, más allá del Reino Unido? De la respuesta a este dilema dependerá no sólo la posible resolución de la crisis sino el futuro del proyecto europeo. Al menos tres posibles escenarios podrían derivarse de esta gestión:

1. Contención de daños

La inercia política recomendaría evitar una salida traumática del Reino Unido, que ahora preocupa, incluso, a muchos de los que votaron por marcharse. El primer paso, casi intuitivo, de los líderes europeos -sobre todo si tenemos en cuenta la lentitud y la debilidad política con que gestionaron las crisis que aún tiene abiertas (desde el descalabro financiero a la llegada de refugiados de la guerra siria)- podría ser la contención de daños. Pero, este escenario casi lampedusiano de limitar al máximo las consecuencias del voto británico y recuperar el tradicional business as usual comunitario sólo puede llevar a una profundización de la parálisis política, a nuevas divisiones internas entre socios -como se lee entre las líneas de la estrategia inicial de una Angela Merkel que prioriza la estabilidad por encima del mensaje de firmeza que reclama François Hollande, asustado por el reforzamiento del Frente Nacional-, y a la continua erosión de la credibilidad interior y global del proyecto europeo. Berlín impone, una vez más, el pragmatismo y la contención. Su ministro de Finanzas, Wolfgang Schaüble, en el pasado defensor de la profundización en la integración, defiende ahora el retorno a la legitimación por resultados (output legitimacy). El curtido europeísta del Gobierno de Merkel apuesta por actuar en temas clave como la inmigración, el mercado único digital, la energía y seguridad y defensa, renunciando a las “visiones” y a los visionarios pero defendiendo que un grupo de estados miembros pueda avanzar con más rapidez si falta consenso entre los Veintisiete.

Pero Berlín sigue en pie de guerra contra la Comisión. Así que, en este escenario, la iniciativa intergubernamental debería prevalecer sobre la lenta burocracia de Bruselas, se limitaría la capacidad política de las instituciones comunitarias. Ello plantearía una más que probable reforma del poder del Parlamento Europeo, bajo presión de un número cada vez mayor de estados miembros por recuperar el rol de control democrático en favor de los parlamentos nacionales, en la línea de lo que ya defendió David Cameron en su discurso de principios de 2013 en Bloomberg para anunciar la futura convocatoria del referéndum.

2. Una Unión sin instituciones

El Brexit es la expresión de un malestar profundo de una parte de la ciudadanía alienada de lo que perciben como la Europa burocrática. Bruselas, entendida como la personificación de la política opaca y la tecnocracia. Las múltiples crisis que todavía sacuden la UE han ensanchado la distancia entre ciudadanía e instituciones comunitarias y la victoria del Leave en el referéndum británico amenaza con desencadenar otras réplicas en los estados más euroescépticos. No se puede descartar todavía que una negociación envenenada del Brexit pudiera acarrear también duras consecuencias no sólo para la integridad territorial del Reino Unido -con una nueva demanda de referéndum de independencia en Escocia o el retorno de la inestabilidad política en Irlanda del Norte- sino también el fin de la integración comunitaria. Supondría “el derrumbamiento de la confianza” entre Londres y la UE pero también en el interior del Reino Unido e, incluso, podría conllevar el final de la solidaridad entre los estados miembros de la Unión, resumía Tim Oliver, investigador la London School of Economics, en un seminario previo al referéndum organizado en CIDOB. La Unión Europea correría un serio riesgo de implosión.

“La respuesta no es más integración”, advertía el primer ministro holandés, Mark Rutte, después del golpe británico. El horizonte más incierto apunta hacia el fin de la Europa política y la renacionalización del control democrático de las decisiones. Una Unión incapaz de encontrar un camino consensuado a veintisiete podría terminar apostando por un gran espacio de cooperación europea. Se impondría la Europa del mercado único con una mínima cooperación intergubernamental. Este escenario redibujaría los actuales equilibrios de poder. La Eurocámara perdería su capacidad de codecisión, en la línea que ya defienden el Reino Unido, los Países Bajos u otros estados nórdicos partidarios de devolver parte del control democrático de las decisiones comunitarias a los parlamentos nacionales. Las instituciones de Bruselas -culpables, según la Europa euroescéptica, de la crisis de legitimidad que afecta a la UE- perderían su capacidad de iniciativa legislativa para convertirse en organismos eminentemente técnicos, encargados de la gestión de la cooperación.

3. Más Europa política

El tercer escenario supondría la aceleración de la integración política, institucionalizando la Europa a doble velocidad. La Unión debe abrir un período de reconstrucción. Ha llegado el momento de nuevas políticas y nuevos modelos de cooperación. Alemania, Francia e Italia escenificaron, en la primera reunión postreferéndum que mantuvieron en Berlín, un tímido primer paso en este sentido. Angela Merkel, François Hollande y Matteo Renzi acordaron un plan de tres puntos para relanzar la Unión: medidas para paliar la crisis de los refugiados, iniciativas en el campo de la seguridad interior y exterior para hacer frente al terrorismo, y gestos en favor del crecimiento económico y el empleo, especialmente entre los jóvenes. Pero, siguiendo los ritmos europeos, la concretización de estas propuestas no se debatirá hasta septiembre. Sin embargo, las instituciones comunitarias han empezado a presionar para intentar ganar terreno político si, finalmente, la UE decide que es inevitable una reforma a fondo del equilibrio institucional.

Una semana después del referéndum, Martin Schulz afirmaba que ha llegado el momento de transformar la Comisión Europea en un Gobierno genuino, elegido y controlado por un sistema bicameral compuesto por el Parlamento Europeo y una cámara de los estados. Se trata de una vieja propuesta que recorre los debates sobre posibles reformas de la Unión desde hace más de dos décadas. Este empoderamiento de la Comisión implicaría: la revisión de todo el sistema de gobernanza de la Unión Europea, el refuerzo del Parlamento Europeo en contra de la opinión cada vez más extendida de implicar a los parlamentos nacionales y, finalmente, el difícil relego de los estados miembros a una especie de Senado.

Según Jürgen Habermas, “la zona euro debería delimitar el tamaño natural del núcleo de la futura Europa. Si estos países tienen la voluntad política, entonces el principio básico de “cooperación más estrecha” prevista en los tratados permitiría dar los primeros pasos hacia una separación de tal núcleo – y, con ella, la largamente esperada formación de un contrapeso al Eurogrupo dentro del Parlamento Europeo”. La división de la Unión, en este caso, sería una realidad.

Pero no puede haber profundización política sin profundización democrática. Cualquier escenario de reforma y redistribución del poder comunitario debe contemplar, con urgencia, una mejora en el control de los procesos democráticos.

Recuperar a la ciudadanía

Europa sigue siendo un espacio de movilidad y libertad para la mayoría de europeos. En el último Eurobarómetro, publicado en mayo de 2015, un 49% de los encuestados identificaban mayoritariamente la Unión con la capacidad de viajar, estudiar o trabajar en cualquier país de la UE. El 58%, además, se mostraban en total desacuerdo con la afirmación de que su país “podrá enfrentarse mejor al futuro si está fuera de la UE” y, paradójicamente, ese sentimiento de mejor dentro que fuera arrasaba en países con potentes fuerzas populistas y euroescépticas como los Países Bajos (77%) o Dinamarca (70%). La emergencia de Alternativa para Alemania tampoco había hecho mella en el 70% de los alemanes que defendían la necesidad de la Unión. En el Reino Unido, sin embargo, el Eurobarómetro pronosticaba un empate a 43%.

El estado de opinión de la Unión Europea también reflejaba una lenta recuperación de la confianza en las instituciones comunitarias. Comisión Europea y Parlamento Europeo habían retornado a los índices de confianza positivos por primera vez desde otoño de 2011. Grecia, Chipre, España y el Reino Unido lideraban los países más escépticos sobre el papel tanto de la Eurocámara como del Ejecutivo de Bruselas. Y, sin embargo, la percepción de la UE resistía. La proporción de europeos que tenía una imagen positiva de la Unión había aumentado en seis puntos porcentuales en un año (desde la primavera de 2014) y once puntos en dos años (desde la primavera de 2013) y, según este último Eurobarómetro, alcanzó su nivel más alto desde la primavera de 2010. No obstante, un estudio publicado por el Pew Research Center el día después de la victoria del Brexit asegura que “el debate sobre el futuro de las instituciones [comunitarias] en otros estados miembros justo acaba de empezar”. Según esta encuesta, una mayoría de griegos (68%), holandeses (44%), alemanes (43%), italianos y franceses (39%) querrían el “retorno de algunos poderes comunitarios a sus gobiernos nacionales”. El resultado del referéndum británico también demuestra las dificultades del proyecto europeo para articular un mensaje en positivo de la adhesión a la Unión. Durante mucho tiempo, expertos en la esfera pública europea apuntaban a la “falta de identidad europea” (Europa siempre es el “otro”) y a “la falta de conflicto” (déficit de politización) como las principales causas del desapego ciudadano con la Unión Europea. ¿Cómo se podía aspirar a construir una democracia europea sin contar con una nación europea? La crisis económica ha cambiado, en buena medida, este paradigma. Por primera vez, los europeos -sobre todo aquellos que se sintieron directamente afectados por las políticas de austeridad- despertaron a una nueva percepción del poder real de la UE sobre sus vidas, adquirieron una nueva consciencia sobre cuál era la situación real de sus vecinos, ciudadanos de otros estados de la Unión, y un malestar transversal, que muchos analistas identifican hoy con los “perdedores de la globalización”, se instaló entre una parte importante de la ciudadanía europea.

Existen miedos comunes, compartidos, pero no ha habido respuestas europeas satisfactorias para paliarlos. Sin embargo, el Eurobarómetro demuestra que, a pesar de la concatenación de crisis y de la extensión de un populismo alimentado por gobiernos y partidos débiles, que han confundido el voto de la desafección con el termómetro de lo que realmente piensa la sociedad europea, a saber que la Unión Europea y sus instituciones todavía se perciben como necesarias. La respuesta al Brexit -y a la profunda crisis que atenaza la Unión- sólo puede ser europea. “¿Cómo podía el europeísmo ganarse a un sector amplio de la población si sus líderes políticos se comportaron durante décadas como si la despiadada persecución estratégica de los intereses nacionales fuera suficiente para mantenerse en el interior de una comunidad supranacional de estados?”, se preguntaba Habermas después del no británico.

La reforma de la Unión Europea necesitará de tres pilares: reforma política, reforma democrática y reforma social. El discurso de la nueva primera ministra británica, Theresa May, es, en este sentido, revelador. El take control que el Brexit utilizó como emblema de la recuperación de la soberanía política en una Europa transnacional, es reinterpretado por May como la recuperación del control ciudadano sobre sus propias vidas. La “justicia social” como respuesta a aquellos que se han sentido traicionados por la élite política, ya sea de Londres o de Bruselas. La democracia está dañada porque la cohesión social en Europa también lo está. No se puede recuperar la confianza en la política sin atacar las desigualdades que la crisis económica ha propiciado y las medidas de urgencia adoptadas desde Bruselas han alimentado. Si el populismo se ha convertido en la alternativa electoral al discurso oficial proeuropeo en algunos estados miembros es por la falta de voluntad política de gobiernos y grandes partidos tradicionales de plantearse abiertamente si ha llegado el momento de reescribir el camino que nos ha llevado hasta aquí.

Pensadores como Habermas o plataformas ciudadanas como democracy-international.org abogan por convocar una nueva convención europea, un nuevo proceso constituyente para recuperar el porqué de esta Unión y reescribir el cómo. Una idea que la canciller Merkel -alérgica a cualquier reforma que implique revisión de los tratados y un nuevo proceso de ratificación- ya rechazó en la cumbre informal post-Brexit del 29 de junio. Es cierto que la anterior experiencia de convención europea, previa a la Constitución Europea, fue un auténtico ejercicio “para ser vistos” (como lo llamaría el reportero Robert Fisk) pero de pobres resultados, incapaz de superar el debate de las élites ni de conseguir el apoyo ciudadano suficiente para garantizar la aprobación de un texto que debía ser refundacional y, en cambio, sumió a la UE en una profunda crisis existencial. La forma sobre cómo debería ser este necesario debate ciudadano y político aún está en discusión pero, para el codirector del progresista Policy Network, Roger Liddle, este new deal necesita, sobre todo, recuperar “la dimensión social de la Unión Europea”.

Hasta ahora, las capitales guardan silencio. La única apuesta en firme es la propuesta alemana de centrarse en aspectos concretos para mejorar el rendimiento (delivery) de la Unión. Es el momento de Bruselas. La única manera de superar la lógica de los intereses gubernamentales es recordar que, en los tratados, las instituciones comunitarias -y para ser más precisos, la Comisión Europea- tienen como misión proteger el bien común. La única manera de defender la necesidad de mantener la capacidad legislativa del Parlamento Europeo y del Ejecutivo de Bruselas es actuar como auténticos contrapoderes de unos estados miembros en repliegue. La politización de las instituciones europeas es necesaria. Aunque los líderes que en estos momentos las gobiernan, a pesar de haber pasado por unas elecciones a la Eurocámara, aún adolecen de una débil legitimación democrática y ello amenaza de desvirtuar cualquier debate sobre la mejora de los procesos de toma de decisiones.

La Unión Europea debe volver a discutir cuáles son los valores y principios del proyecto de integración política más importante en la historia de los modelos de gobernanza regionales y globales; cuál es la misión de unas instituciones que han acabado regulando hasta la saciedad los intereses del mercado y se han visto limitadas, en cambio, en su capacidad para decidir el rol de la Unión como actor global. ¿Cuál es hoy el bien común de veintisiete estados miembros con voluntades de integración política y económica distintas? Sólo desde Bruselas se puede liderar una reforma a fondo de la Unión, aun a riesgo de enconar todavía más su presente desencuentro con las capitales. De ello depende el futuro de la UE y su propia supervivencia institucional. Ha llegado el momento de la política. La política entendida como servicio y como conflicto. La politización como oportunidad”.

 

*****

Guillermo de la DEHESA, “Consecuencias económicas del Brexit” a “Negocios” de El País (14-08-16)

http://economia.elpais.com/economia/2016/08/11/actualidad/1470909612_826025.html

“Parece que, antes del referéndum, nadie se leyó la prolija documentación que avisaba de los problemas que traería una salida de la Unión Europea

El Gobierno británico hizo unas estimaciones antes del referendo sobre una posible salida de Reino Unido de la Unión Europea que, a corto plazo, supondría una contracción del PIB británico de entre el 3,6% y el 6%. El 11 de julio, el comisario europeo Pierre Moscovici hizo una estimación del impacto de la salida de Reino Unido que suponía una contracción del PIB del conjunto de la UE de entre un 0,2% y 0,5%.

Uno de sus efectos más negativos para Reino Unido sería perder la gran atracción que tiene Londres como principal centro financiero de la UE. En este sentido, Dirk Schoenmaker muestra que perdería su acceso al mercado interno de la UE, es decir, al Área Económica Europea ya que, antes, Reino Unido podía utilizar su licencia o pasaporte en toda el AEE, ya que el mercado interno está estructurado mediante un entramado de directivas y de regulaciones que solo permiten operar en todo su territorio si se tiene una licencia para hacerlo. Las más importantes son la Directiva de Requerimientos de Capital (CRD IV) para los bancos; la Directiva de Mercados en Instrumentos Financieros (MiFID) para los mercados financieros; la Directiva de los Gestores de Fondos Alternativos (AIFMD) para los fondos de cobertura y de capital privado y la Directiva Solvencia II, para los seguros y los reaseguros.

Los bancos necesitan una licencia que especifique los requisitos para poder realizar su actividad, tener libertad de establecimiento para poder proveer servicios bancarios y financieros y una supervisión bancaria prudencial, que suele ceder la mayor parte de los poderes al supervisor nacional de origen, dejando algunos poderes, más limitados, al supervisor de destino, especialmente en cuanto a liquidez.

Al salir Reino Unido de la UE, los bancos británicos, sean los ya establecidos en el país o en otros países miembros, tendrían que obtener otra licencia añadida, del supervisor nacional de cada estado miembro del AEE, para poder ofrecer sus servicios bancarios y financieros, en cada uno de los países. Además, necesitarían otra licencia más para poder ofrecer servicios financieros a través de las fronteras y, lógicamente, lo mismo le ocurriría a los bancos de la AEE para ofrecer sus servicios en Reino Unido.

Dichos bancos podrían optar por un “pasaporte” para todos los estados miembros de la UE, ya que suelen utilizar una sucursal para establecerse, pero las compañías de seguros necesitarían una nueva licencia en cada país, al necesitar, además, una subsidiaria, al tener que contener el riesgo de seguro en una entidad legal separada.

Zsolt Darvas muestra como pueden acceder al Mercado Único aquellos estados que no son miembros de la UE.

Existen hoy cuatro países europeos que no son EM de la UE: Islandia, Liechtenstein y Noruega, que son miembros de la AEE, y Suiza, que no lo es, pero que lo consigue negociando acuerdos bilaterales, que le permiten tener bastante acceso al mercado único. Este sistema podría dar una idea de las opciones que ahora tendría Reino Unido, una vez que solicite la aplicación del artículo 50 de los Tratados.

La pertenencia al AEE, conlleva aceptar tres requisitos: una contribución financiera neta a la UE, para conseguir una mayor cohesión económica y financiera, una aceptación neta de inmigrantes de la UE y adoptar la ley de la UE.

La contribución financiera a la UE está estipulada en cada acuerdo con los EM del AEE. En el período 2014-2015 Noruega aportó el 0,16% de su PIB, Liechtenstein el 0,03% y Suiza el 0,02%. Hoy el Reino Unido ya aporta anualmente, como miembro del AEE, el 0,25% de su PIB, es decir, 79 euros por habitante o 5.142 millones de euros. Noruega aportó 778,4 millones, Suiza 322,4 millones, Islandia 17,3 millones y Liechtenstein 4,5 millones.

En el período 2013-2014, el flujo neto de inmigrantes de la UE, por parte de Suiza, Noruega e Islandia, como porcentaje de su propia población, fue dos veces mayor que la de Reino Unido, siendo miembro de la UE. Finalmente, deben de aceptar buena parte de las regulaciones comunitarias, a pesar de no ser estados miembros.

Ninguno de estos requisitos, ni otras consecuencias negativas, eran conocidos por los que apoyaron el Brexit en el referendo, lo que sería un claro engaño a los ciudadanos ya que, además, antes de la votación Reino Unido ya era el miembro de la UE que menos soberanía compartía del resto de sus miembros.

La OCDE ya publicó, tres meses antes del referendo, un Informe de Política Económica (el número 16) titulado Las consecuencias económicas del Brexit: una decisión impositiva, que tampoco parece haber sido leído por los ciudadanos antes del referendo, mostrando que:

Primero. Desde que Reino Unido entró en la UE, en 1973, hasta hoy, el PIB por habitante se ha duplicado, superando el de otros países de habla inglesa no miembros de la UE. Tras el referendo, su salida tendrá el efecto de un elevado impuesto sobre el país y sobre su actividad económica, con consecuencias negativas para el resto de la Unión y países terceros.

Segundo. Las salidas de capitales o reducción de entradas podrían amenazar la financiación de su déficit por cuenta corriente que ha alcanzado el 7% de su PIB.

Tercero. Al salirse perdería su libre acceso al MU y a su acceso preferencial a otros 53 mercados no miembros de la UE.

Cuarto. Pasaría a ser, exclusivamente, miembro de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y de sus reglas, teniendo que pagar aranceles elevados y otras barreras para poder acceder al mercado único, especialmente en los servicios financieros, además de tener que negociar sus relaciones comerciales con sus otros 162 miembros, lo que llevaría mucho tiempo.

Quinto. La inmigración ha representado la mitad del crecimiento británico desde 2005, con la creación de dos millones de empleos y reducir la libertad de movimiento de trabajadores en Reino Unido será muy caro para su economía.

Sexto. La salida de la UE generaría un choque financiero a su economía, produciendo una fuerte depreciación de la libra frente a las principales monedas.

Séptimo. En 2020, estos efectos reducirían en tres puntos porcentuales el PIB de Reino Unido con un coste equivalente de 2.200 libras por familia, reduciendo el PIB de la Unión en un punto porcentual.

Octavo. En 2030, el PIB británico sería un 5% menor y su riqueza neta un 4% menor que permaneciendo en la Unión.

Oxford Economics muestra que la recesión que va a provocar su salida de la UE tendrá un tamaño de dos tercios de la que ya provocó la crisis financiera global y que las exportaciones británicas a la UE representan el 13% de su PIB y son bastante superiores a sus importaciones; luego sale como perdedor neto al salirse.

S. Dhinga, G. Ottaviano, T. Sampson y J. Van Reenen del CEP de la LSE estiman, en un análisis estático, que Brexit reducirá el comercio con la UE al aumentarse sus aranceles y barreras. En un escenario optimista, en el que finalmente obtendría acceso al Mercado Único, la renta media de las familias británicas descendería un 1,3% (800 libras por familia) y en un escenario pesimista con fuerte aumento de costes de las barreras, la pérdida de renta sería del 2,6% (1.700 libras por familia). La caída del PIB oscilaría, en ambos casos, entre 26.000 millones y 55.000 millones de libras, es decir, mas de dos veces que en el resto de la UE. En total, una pérdida de entre el 6,3% y el 9,5%, es decir, de entre 4.200 y 6.400 libras por familia.

Finalmente, Ben S. Bernanke de Brookings estima que ya se ha creado antes del referendo una incertidumbre de tal calibre que tendrá efectos muy negativos sobre la creación de empresas, la inversión, el empleo y el PIB, dicha incertidumbre seguirá en ascenso, aunque la fuerte caída de la libra aumentará las ventas al exterior. A largo plazo, el choque se transmitirá a través de los mercados financieros al vender los inversores todos sus activos de riesgo y colocarlos en valores seguros como el dólar y la deuda soberana de EEUU, Alemania y Japón”.

 

*****

José Moisés MARTÍN CARRETERO, “El Estado regresa a la economía (pero los socialdemócratas no se han dado cuenta todavía)” a CTXT (24-08-16)

http://ctxt.es/es/20160817/Firmas/7962/Estado-economia-tories-sector-publico-socialdemocracia-reformas.htm

“Un nuevo equipo de gobierno en la Unión Europea, dispuesto a negociar duramente con Bruselas condiciones adecuadas para sus intereses, y que incorpora dentro de su agenda la puesta en marcha de una nueva estrategia industrial, dirigida desde el sector público. ¿De quién estamos hablando? De los conservadores británicos, del gabinete de Theresa May. Sí: los tories están haciendo que Thatcher se remueva en su tumba apostando por incorporar la intervención pública en el desarrollo empresarial e industrial del futuro Reino Unido.

Por su parte, una institución internacional se propone asistir a los gobiernos en la preparación de sus inversiones públicas, vehiculizadas a través de fondos soberanos y fondos de inversión pública en infraestructuras. No se trata del banco de infraestructuras de China: se trata del Banco Mundial, archiconocido por sus tareas liberalizadoras. La Unión Europea se ha apuntado al carro exhibiendo el potencial de su Plan de Inversiones, el Plan Juncker, en el que tiene puestas sus esperanzas de reactivación y transformación productiva para el conjunto del continente. Pese a que la Comisión Juncker está apoyada también por los socialdemócratas, su composición prima la mayoría conservadora, corriente política amiga del laissez faire y de la menor intervención posible en el mercado.

¿Qué es lo que ha ocurrido para que se produzca este giro hacia un retorno del Estado en la economía? Varios son los factores a tener en cuenta:

En primer lugar, el aparente éxito de las economías orientales, incluyendo China o Corea del Sur, en cuyo tejido productivo el Estado mantiene, a través de la participación directa, o a través de una fuerte alianza de intereses, un importante control sobre sus resultados y orientaciones. El capitalismo de estado se impone en el modelo de industrialización asiático, amenazando la supremacía de las firmas occidentales, en cuyo tejido industrial el peso del sector público es muy reducido en términos comparativos.

En segundo lugar, el pobre desempeño, en términos de productividad industrial, de los últimos quince años en los países desarrollados. Se suele señalar el éxito norteamericano como modelo, pero debemos tener en cuenta que buena parte del crecimiento del diferencial de productividad entre Europa y Estados Unidos previo a la crisis se debió al sector financiero, sector que terminó estallando como una burbuja de proporciones gigantescas y que estuvo a punto de llevarse la economía mundial por el desagüe.

En tercer lugar, el desarrollo de nuevas perspectivas teóricas que evidencian la necesidad del sector público en la política de innovación y de desarrollo industrial: desde María Mazzucato, hasta Han Joon Chang, pasando por Stiglitz y Greenwald, son numerosos los aportes teóricos y empíricos que muestran la necesidad y conveniencia de una mayor implicación del sector público en la dirección y facilitación de la economía de la innovación y el conocimiento.

Y, last but not least, el incremento del nacionalismo económico, la permanente amenaza del proteccionismo comercial, y el resurgir de la llamada geoeconomía, como modelo de gestión económica internacional con un fuerte componente de estrategia nacional, en el que los intereses nacionales comienzan a primar sobre el impulso globalizador. Las críticas a la globalización a ultranza han existido siempre, como reverso de la propia globalización, como bien se encarga de señalarlos Dani Rodrik siempre que encuentra la ocasión de hacerlo. Pero este péndulo se ha acelerado desde la crisis financiera internacional, que evidenció el fracaso del experimento de la gobernanza global y que ha llevado a un resurgir de las soberanías nacionales que tiene, como no podría ser de otra manera, su propia expresión en materia de política económica.

De esta manera, el tríptico de la política económica pre crisis (apertura/liberalización/privatización) está dando lugar a una nueva versión donde el papel del Estado y del sector público se ve reforzado tanto en los elementos infraestructurales (condiciones para el desarrollo del sector privado, política de innovación, desarrollo de instrumentos financieros adecuados) como en los elementos estratégicos (acuerdos bilaterales de cooperación económica, frente al multilateralismo que representaba el marco que la Organización Mundial del Comercio). Esta vuelta del sector público al control de la economía habría sido anatema hace apenas unos años, pero es innegable que el péndulo de la política económica se está moviendo hacia el otro lado.

Esto no es necesariamente positivo en todos sus términos. El regreso del Estado hacia la gestión de la economía es una buena señal para aquellos que somos escépticos respecto a la capacidad del mercado para solucionar todos y cada uno de los problemas y retos a los que se enfrentan nuestras economías. Hay aspectos, como la transición hacia una economía baja en carbono, o la construcción de una economía basada en la innovación y el conocimiento, en los que la intervención pública es imprescindible. También lo es si queremos que la economía se convierta en un motor de lucha contra las desigualdades. Cualquier visión progresista de la economía incorpora al sector público como impulsor imprescindible del desarrollo económico y social. Pero no son todo bondades.

China es un país con gravísimos problemas de corrupción, al igual que otros donde el desarrollo económico basado en la connivencia entre el sector público y el sector privado ha sido fuente de eso que en España denominamos “capitalismo de amiguetes”. Las empresas públicas no son necesariamente más eficientes o menos contaminantes que las empresas privadas, y pueden dar lugar a una estructura económica donde la competencia es sustituida por la connivencia con el poder regulador. En España sabemos bien de esto, y, si miramos a las grandes empresas del IBEX35, nos encontraremos con que buena parte de las mismas forman parte de sectores regulados –energía, financieros, telecomunicaciones– donde funcionan con fluidez las puertas giratorias y los favores debidos.

Plantearse por lo tanto una política económica alternativa, donde el nivel de intervención pública sea mayor, con el objetivo de lograr mayores cotas de desarrollo económico y social, debe ir acompañado al mismo tiempo de una profunda reforma del sector público, una auténtica revolución en materia de calidad institucional, y una adecuada selección de las élites políticas y administrativas. Sin ello, corremos el riesgo de terminar en el peor de los mundos posibles: una economía poco eficiente y corrompida por relaciones ilegítimas entre el sector público y el privado. Es decir, quedarnos donde estamos.

Lástima que en España, hoy, esta posición (reforma institucional y reequilibrio económico entre lo público y lo privado) no tenga la transversalidad que tiene en otros países. Theresa  May es primera ministra del país con la tradición más liberal de Europa. Si los tories, parteros del neoliberalismo, están desandando parte del camino –aunque quizá sólo esa parte– puede que haya llegado el momento de que otras fuerzas políticas –particularmente las socialdemócratas– sean menos tímidas y salgan de una vez de su fascinación por las reformas pro-mercado de los ochenta y noventa. Ese tiempo ya pasó, y, si se quedan ahí, su lugar en el futuro de Europa amenaza con reducirse hasta lo testimonial”.

 

*****

Máriam MARTÍNEZ-BASCUÑÁN, “Democracia sin promesa” a El País (22-08-16)

http://elpais.com/elpais/2016/07/25/opinion/1469451899_542299.html

“Lo más sorprendente del Brexit fue que por primera vez las cuestiones identitarias dominaron sobre los intereses económicos de la City, señalaba una de las últimas voces ilustradas que permanecen vivas, Jürgen Habermas. El populismo de Farage se impuso sobre el capitalismo financiero. Por eso con el Brexitse nos reveló hasta qué punto vivimos un momento de profundo desconcierto.

La confianza ciudadana se desvanece. Y este, más que cualquier otro, es el rasgo común a la mayoría de las democracias occidentales. Las virulencias económicas, el terrorismo transnacional, la disolución de las identidades nacionales, la construcción cultural del “otro extranjero” como amenaza, la intensificación de los controles fronterizos, la renacionalización del discurso, forman parte del mismo teatro político a un lado y al otro del Atlántico. Asistimos a la erosión acelerada de los fundamentos esenciales de un orden liberal que había mantenido viva la posibilidad de ofrecer alternativas políticas hasta la llegada del mundo globalizado. Con ciertas formaciones y opciones políticas emergentes, surgen nuevas tensiones y ansiedades, y sin que acaben de consolidarse como legítimas o legitimadoras, lo cierto es que ponen en evidencia hasta qué punto se deteriora la legitimidad misma del sistema.

En este tránsito de desestabilización de un orden político hacia no se sabe qué o dónde, probablemente la elección presidencial de Obama permanezca en los libros como una de las últimas candidaturas políticas que consiguió despertar un entusiasmo ciudadano genuino. A Obama no se le votó contra nadie, contra ningún Trump ni Le Pen. Obama no era la opción menos mala. El presidente saliente consiguió eso que tanto escasea ahora: disolver las motivaciones negativas a la hora de votar e inducir a la movilización política desde emociones positivas como la ilusión o la esperanza. Ese #YesWeCan contenía en su seno la promesa de la democracia.

La historia juzgará hasta qué punto Obama “pudo”. Pero lo cierto es que esa promesa de la democracia hoy se ha roto. Se ha facturado fundamentalmente por tres motivos: se nos ha esfumado la idea de progreso, se ha quebrado el pacto hobbesiano del Estado protector, y se ha deshecho la red de cohesión social que garantizaba una importante dosis de legitimidad hacia los sistemas políticos que ahora se tambalean.

Una conocida filósofa reconocía abiertamente la sacudida que le había provocado leer de uno de sus estudiantes en un examen su elocuente lamento: “Sin una idea de progreso, ¿de qué sirve luchar por un mundo mejor?”. La legitimidad de la democracia liberal había dependido hasta ahora de una narración que contenía esa idea de progreso. Desde la Revolución Francesa, toda la historia de las ideas se caracterizó por alimentar un precepto fundamental: el camino hacia una humanidad más próspera. Para algunos filósofos esto significaba que la humanidad sería más racional (Hegel), más pacífica (Kant), más libre (Stuart Mill), más igualitaria (Tocqueville o Marx).

La sensación de frustración es incontenible cuando uno sale de la historia de las ideas para volver al presente. Las proclamas apocalípticas del fin de la historia o del choque de civilizaciones han sustituido toda la retórica política ilustrada. En su lugar, se evoca la sencillez de los valores familiares, como hace Trump.

La metáfora de la nación, dice Lakoff, evoca la idea de una familia en la que la patria es el hogar, los conciudadanos, nuestros hermanos, y el líder protector, nuestro padre. Por eso el máximo exponente de la muerte de ese relato de progreso es Trump, quien además añade a ese discurso conservador de los valores familiares la noción del presidente-sheriff encargado de garantizar “la ley y el orden” al interior de su nación amurallada.

En realidad tiene sentido que apele a esta idea, pues otra de las promesas incumplidas de la modernidad se fundamentaba en un contrato que los individuos firmaban con el Estado-Leviatan para obtener seguridad. El Estado soberano garantizaba a su vez la soberanía del individuo. La libertad solo era posible si un ente superior conseguía preservar la paz y el orden, y con ello lograba apaciguar la emoción humana más narcisista: el miedo. Esas eran las condiciones del contrato social que quiebran con el fantasma del terrorismo transnacional y que tratan de restablecerse con la promulgación en cada acto terrorista de sucesivos “estados de excepción”. Cada vez que se proclama un “estado de excepción” se busca renovar la fantasía de un imaginario nacional que exige la garantía casi divina de la capacidad protectora del Estado.

No es casual tampoco que Trump pida un muro “más alto” en la línea fronteriza que separa Estados Unidos de México. Como diría Wendy Brown, todo forma parte del mismo espectáculo de la valla: colmar el deseo político de la protección como parte de la promesa que fundamentaba la existencia misma de los Estados soberanos. Su pureza, su homogeneidad, la idea de comunidad que albergan en su seno también quiebra en la era de la aldea global. Y, sin embargo, no hay categoría más absurda que la de “extranjero” en un mundo globalizado. Aun así, la tendencia a vincular terrorismo con inmigración ilegal o con refugiados, como hace Le Pen, está a la orden del día. La alarma ante la posibilidad de una auténtica guerra civil al interior de las fronteras es uno de los planteamientos políticos reales con los que el Gobierno de Hollande tiene que lidiar. La cohesión social se ha roto. “Francia está en caída libre”, señalaba hace poco Virginie Despentes: existe un sentimiento de pérdida de la identidad, de saqueo cultural que colma esa figura peligrosa del extranjero. Este escenario de distopía a lo Sumisión de Houellebecq ha conseguido finalmente instalarse en la conciencia colectiva.

A los problemas económicos se suman los de índole cultural traducidos en reivindicaciones de justicia, y basados en nacionalismos locales y en la identidad. Es fácil entender por qué esta construcción discursiva pesa ya más que cualquier interés económico. El liberalismo económico ha descuidado demasiado al liberalismo político y su narración constitutiva. Incapaz de rehabilitarse hasta ahora sobrevive gracias a la “salida malmenorista” (Vallespín) porque las democracias van sorteando los “males mayores”. La pregunta es: ¿por cuánto tiempo?”.

 

******

Juan Claudio de RAMÓN, “El mundo es un bazar” a The Objective (30-08-16)

http://theobjective.com/elsubjetivo/juan-claudio-de-ramon/el-mundo-es-un-bazar/

“La mejor definición de liberal que conozco la leí en algún lugar atribuida a Stendhal: “Un liberal es alguien que no se enfada por las manías de los demás”. Pues bien, en las últimas semanas un bañador que cubre de la cabeza a los pies, el llamado burkini, que algunas mujeres musulmanas portan como atuendo a la playa, ha puesto a prueba el liberalismo de los europeos.

El debate ha sido altamente informativo del estado de cosas en Europa. Y aunque uno estaba predispuesto a conceder que había razones tanto para la prohibición como para la tolerancia, se ha echado a faltar algo de sutileza: se puede admitir el uso del burkini y no ser un frívolo relativista multiculti, de igual manera que se puede abogar por su prohibición sin ser un racista islamófobo.

Porque todo depende de la concepción de sociedad que se tenga. Llegaremos ahí, pero antes una nota histórica: la decisión de los europeos de privatizar la religión en sus Estados fue favorecida por el hecho de que catolicismo, iglesia ortodoxa y cultos protestantes eran variaciones sobre un mismo tema. La implantación de constituciones laicas dejó en la penumbra el dato de que Europa era, a fin de cuentas, culturalmente homogénea. Al ser su cultura lo primero que meten en su maleta, los inmigrantes quiebran esa homogeneidad. Ya no contamos con la ventaja de ser todos, tácitamente, cristianos secularizados.

Estemos en claro: no todas las “manías” de las que habla Stendhal son permisibles a ojos de un europeo. En contra de lo que a veces ingenuamente se cree, el liberalismo político no es una doctrina solo formal, una que no abraza ninguna concepción sustantiva la vida buena. Hay un núcleo normativo que debe defenderse y en su centro está el valor de la libertad. Fue Kant quien hizo descender esta divisa del cielo para apresarla en la más usadera categoría de “autonomía de la voluntad”. Así, el aparato jurídico europeo toma mil precauciones para asegurarse de que las decisiones importantes de los ciudadanos son libres e informadas. La primera señal que de que el consentimiento no es libre es la presencia de violencia, intimidación o coacción física. Esa es la piedra de toque: la violencia es intolerable y explica las excepciones de orden público a la tolerancia liberal.

Ciertamente, “libre” no significa lo mismo en derecho que en sociología o neurología. Se ha dicho que las mujeres que llevan burkini, o, en general, las tocadas por un pañuelo islámico, no son libres aunque no lo sepan. Es posible. Pero ese es un juicio arriesgado, que atribuye a todas las mujeres veladas una conciencia postiza.

Fue Marx el primero que habló de falsa conciencia: tampoco para él los trabajadores asalariados, alienados como estaban, eran libres; vivían explotados supiéranlo o no, derivando de ese dictamen las instrucciones para su emancipación que todos conocemos. Más tarde, la izquierda de la II República española se posicionó contra el derecho de sufragio femenino con el mismo argumento: las mujeres españolas de la época no eran libres, y votarían lo que el párroco o marido les dictara.

Hoy esta desconfianza socialista hacia obreros asalariados y mujeres casadas nos parece estrafalaria y equivocada. Y sin embargo, ni siquiera importa si se tiene o no razón en este debate. La discusión sobre cómo la presión social erosiona la libertad, o sobre los límites del libre albedrío a la luz de los hallazgos de la neurología, es un tema inmenso, pero no es fecundo para la discusión que nos ocupa. Al derecho, la ciencia que regula las relaciones humanas desde hace 5.000 años, le basta con saber si ha habido o no coacción física y si alguien más se ve lesionado por esa decisión. Si la respuesta a ambas preguntas es no, debe primar la autonomía.

¿Y la igualdad? La igualdad importa también. Por eso Europa prohíbe, sin disputa o duda posible, el matrimonio polígamo o el repudio como algo equivalente al divorcio. Pero cuando lo hacemos, no nos guiamos por nuestras convicciones liberales, sino por el ideal democrático, que no consiente situaciones de subalternidad en la ciudadanía.

Así, liberalismo y democracia son como trama y urdimbre de nuestro tejido político. Y es caso por caso, sin apriorismos, como hay que evaluar en qué medida una práctica cultural inédita vulnera estos dos principios rectores. En caso de duda, que es lo que nos suscita a la mayoría el uso del burkini, vence la tolerancia.

En los mismos días en que en Europa se discutía si las mujeres podían o no ir tapadas a la playa, en Canadá se autorizaba el uso del hijab para las mujeres de la Real Policía Montada. Un paso más en la creación de una sociedad inclusiva allí, donde el nuevo ministro de defensa luce un vistoso turbante sij; un paso más hacia la histeria aquí, dentro del cuadro de síndrome de las invasiones bárbaras que venimos padeciendo.

Termino con una alegoría filosófica. La usaba el filósofo político Richard Rorty para defender la configuración que él creía más razonable para nuestras sociedades modernas y pluralistas. Rorty, que se definía sin complejos como un liberal burgués y etnocéntrico, pensaba que podemos pensar el mundo moderno como un bazar kuwaití rodeado de clubs ingleses. Pasamos el día negociando en ese bazar, pegando la hebra con gente que no comprendemos y que seguramente no nos gusta. La adhesión de todos a unos pocos principios bien escogidos de justicia procedimental nos basta con convivir. Por la tarde nos retiramos a nuestros clubs para criticar el comportamiento de esas personas maniáticas que nos son ajenas. Y es en esa mezcla de narcisismo privado y de pragmatismo público donde está el equilibrio aceptable y beneficioso. Los artículos más honestos y congruentes que he leído a favor de la prohibición del burkini son aquellos que dejan traslucir el deseo de que Europa sea más un club con valores comunes que un bazar con reglas de convivencia. No se trata de defender a las mujeres veladas, sino de defendernos a nosotros mismos.

Personalmente me sitúo en un punto intermedio, porque creo que el trato continuado en el bazar presionará a favor de la convergencia en torno a los valores más prácticos y ensanchadores de nuestras posibilidades. Si los europeos acudimos cada día al bazar a tender en nuestra alfombra nuestra más valiosa mercancía (igualdad de género, goce del cuerpo, en este caso) es seguro que nuestra atractiva oferta dejará poco a poco sin demandantes en el mercado de estilos de vida a otros productos culturales desfasados y limitativos: La libertad, cuando se prueba, no se abandona. Si, por contra, obligamos a comprar nuestra tabla de valores a empellones policiales, el efecto puede ser perjudicial. Fue un revolucionario francés quien advirtió que ningún pueblo extranjero da la bienvenida a misioneros armados. Sospecho que a las mujeres tampoco les gusta que se las emancipe a base de multas”.

 

*****

Kiko LLANERAS, “Si votáramos otra vez …” a El País (9-08-16) 

http://politica.elpais.com/politica/2016/08/08/ratio/1470669207_098158.html

“Desde las elecciones del 26 de junio se han publicado cuatro sondeos, incluido la última encuesta del Centro de Estudios Sociológicos (CIS). Los cuatro dibujan un escenario similar. Si tomamos su promedio, el PP volvería a ganar —con el 33,5% de los votos—, y le seguirían PSOE (22,5%), Unidos Podemos (20,8%) y Ciudadanos (12,6%).

El CIS observa un ligero retroceso de Ciudadanos y Unidos Podemos. Es lo mismo que observa el promedio de sondeos. Caen los nuevos partidos y especialmente C’s, que se deja un punto según el CIS y cinco décimas según el promedio.

Para explicar estos cambios, el CIS aporta datos de las transferencias de voto. La tabla siguiente indica cómo votarían hoy quienes el 26-J votaron por PP, PSOE, UP y C’s. Así podemos ver la fidelidad de cada partido y los trasvases entre unos y otros.

6

El PP es el partido con mayor fidelidad respecto a junio: el 87% de sus votantes repetirían su voto si volviésemos a las urnas. Además el PP lograría atraer a un 5% de los votantes de Ciudadanos del 26-J.

El segundo partido con mayor fidelidad es el PSOE: un 84% de quienes le votaron en junio volvería a votarles. Es un dato relevante porque supone un cambio —durante 2016, los socialistas tenían una fidelidad inferior a la de PP y Podemos—. Además parece que los socialistas podrían atraer a ex votantes de UP.

La coalición Unidos Podemos pierde votos, según el CIS, porque no atrae a votantes de otros partidos y tiene una fidelidad más baja. Pierde votantes en favor del PSOE y por indecisión: un 12% de sus votantes de junio dicen ahora que no votarían o que no saben por quién lo harían.

Ciudadanos es el partido con menos fidelidad —un 78%— y por eso retrocede en las estimaciones del CIS. Un 5% de los ex votantes de Rivera elegirían ahora al PP y otro 13% afirma que no votaría o está indeciso.

Un escenario sin cambios

Las encuestas publicadas consolidan el resultado electoral y no observan cambios enormes. Es razonable que sea así. Con el voto tan reciente —y por dos veces—, el mejor predictor disponible es el comportamiento pasado. Si volviésemos a votar, probablemente lo haríamos de forma similar.

Tampoco es una sorpresa que sean Ciudadanos y Unidos Podemos quienes retroceden. Primero, porque ambos partidos quedaron por debajo de sus expectativas en junio y eso generalmente pasa factura. Y segundo, porque una repetición electoral suele activar el voto estratégico. Ahora mismo, eso beneficia al PP y al PSOE porque son los partidos con más opciones de encabezar un gobierno”.

 

*****

Enric JULIANA, “El ajedrez de agosto: Rajoy suma 170 escañoss y no puede congelar el encargo” a La Vanguardia (21-08-16)

http://www.lavanguardia.com/politica/20160821/404085324449/mariano-rajoy-negociaciones.html

“Avanza la segunda quincena de agosto con corrientes de aire en el tablero. Mariano Rajoy subirá a la tribuna del Congreso los días 30 y 31 de agosto para pedir la confianza de los diputados. Contará con una plataforma de 170 escaños si estos próximos días no se estropea el acuerdo de mínimos con Ciudadanos. Ciento setenta diputados no son suficientes sin la abstención socialista, pero es una cifra que irradia potencia y ejerce presión. Si la deliberación interna en el PSOE no se modifica –la presión subirá de intensidad en los próximos días–, Rajoy saldrá derrotado del Congreso y el siguiente capítulo serán las elecciones autonómicas en Galicia y el País Vasco, previstas para el 25 de septiembre. Unos comicios que el Partido Popular quiere utilizar como pértiga para saltar el listón de un segundo debate de investidura, en octubre. El PP aspira a una contundente victoria en Galicia, que deje aturdido al PSOE, y atraer al PNV después de las elecciones vascas. Esa cita electoral será muy importante. Si la pértiga falla, octubre será un mes del todo impredecible, con la increíble perspectiva de terceras elecciones el día de Navidad. El tablero se va moviendo y es interesante examinar, una a una, las piezas del ajedrez español, confuso, rudo y peleón.

Partido Popular: Rajoy no podía dejar solo otra vez al Rey

Mariano Rajoy no es el Rey, pero quiere seguir mandando en el tablero, después de haber perdido tres millones de votos y 49 diputados en cuatro años y medio. En enero –cuando las pérdidas eran de 3,6 millones de votos y 63 diputados– tuvo un momento de seria tensión con el Rey. Un episodio que ayuda a explicar el momento actual.

Felipe VI le ofreció el encargo y Rajoy declinó la propuesta, argumentando que no disponía de los números necesarios para la investidura. No quería ser derrotado en el Congreso. Esa escena suponía su muerte política. La renuncia del líder del PP dejaba al país en una extraña situación de limbo político, si no surgía otro candidato y no se ponía en marcha el mecanismo constitucional.

Rajoy deseaba ese limbo. El grupo dirigente del PP apostaba claramente por la repetición de las elecciones y desde la Moncloa se habían comenzado a estudiar fórmulas inéditas para una rápida disolución del Parlamento, previa intervención del Consejo de Estado. La Brigada Aranzadi preparaba el atajo.

El Rey no quería ese atajo, que podía poner en duda la neutralidad política de la Corona. Cuando vio levantada la mano de Pedro Sánchez, ofreció el encargo al líder socialista, pese a que este tampoco tenía los números claros. La prioridad de la Zarzuela era poner en marcha el reloj constitucional. Rajoy y la plana mayor del PP se lo tomaron mal. Durante unas semanas, muy mal.

Se repitieron las elecciones –sin atajo– y el Partido Popular recuperó 14 diputados. Esta vez Rajoy no podía declinar el encargo del Rey. En julio no se podía repetir la escena de enero. Aceptó la propuesta y envolvió la candidatura con tinta de calamar, dejando entrever que podía no acudir al Congreso si no le salían los números. Esa ambigüedad no gustó a nadie y fue muy criticada.

Rajoy no podía evadirse… y Ciudadanos, partido atractivo para el centroderecha joven, tampoco. El día 30 de agosto, Rajoy subirá a la tribuna del Congreso con una plataforma de 170 diputados y probablemente perderá. No es lo mismo ser derrotado con 170 que con 123. A partir de aquí, el PP confía en las elecciones del día 25 de septiembre en Galicia y el País Vasco, con la animación escénica del nuevo curso catalán, que viene fuerte. En Génova creen factible una victoria contundente de los suyos en Galicia y que el PNV acabe necesitando los votos del PP en el Parlamento vasco. Un PSOE demediado por otro mal resultado electoral tendría que entregar la abstención en octubre.

Ese es el cálculo.

En invierno, Rajoy estuvo a punto de morir congelado. El otoño se lo va a jugar en Galicia.

PSOE: Sánchez y la dama, ¡Kaspárov, echa una mano!

Desde que comenzó la crisis económica, el PSOE no para de perder peso. En noviembre del 2011, Alfredo Pérez Rubalcaba cosechó el peor resultado desde la transición. En diciembre del 2015, Pedro Sánchez lo empeoró. Y en junio del 2016 lo volvió a empeorar. 5,4 millones de votos y 85 diputados. Las corrientes de fondo son muy importates, pero la superficie de la política siempre la peinan las expectativas. La perspectiva del PSOE en junio era quedar por detrás de Podemos, en número de votos y escaños. Eso decían todas las encuestas. Un cambio estructural en la izquierda española y en todo el tablero.

No hubo sorpasso. El PSOE perdió poco más de cien mil votos, pero a Unidos Podemos se le evaporaron más de un millón de papeletas el 26-J. Un fenómeno que aún lleva de cabeza a los politólogos. Sánchez salvó la posición. Y eso es muy importante.

Salvada la línea Maginot, Sánchez aguarda sentado en la trinchera. Para llegar a su despacho en Ferraz hay que atravesar una doble hilera de sacos terreros. Tiene tres objetivos, conectados entre sí: derrotar a Rajoy en una primera sesión de investidura para dejar muy claro ante la sociedad que el PP se halla en minoría, reafirmar al PSOE como primer partido de la izquierda, empujando a Podemos a un papel secundario, y ganar el próximo congreso del PSOE con el apoyo de la militancia.

El PSOE sénior, con buenos contactos en Madrid, lo enfoca de otra manera. Abstención negociada ya. Política de “responsabilidad nacional”, con réditos a medio plazo. No obsesionarse tanto con Podemos. Hay una gran disparidad de opiniones dentro del PSOE, la presión externa es muy fuerte, pero Pedro Sánchez ha decidido resistir. Veremos cómo aguanta la línea Maginot las elecciones gallegas y vascas.

La principal aspirante a la secretaría general, Susana Díaz, no se atreve a pedir la abstención. Señal de que teme a Sánchez. Sólo un pacto interno podrá modificar la actual posición. Sánchez y la dama. Un ajedrez complicado.

Podemos: Iglesias hace el muerto en la piscina

Podemos ha sido el más novedoso fenómeno político español de los últimos años. Una plataforma que no existía hace dos años ha colocado 71 diputados en el Congreso, magnetizando el voto de los menores de 35 años y de muchos mayores damnificados por la crisis. El partido de la protesta. El partido de los más damnificados. El partido de los jóvenes desilusionados. El nuevo partido populista. El partido de la España plurinacional. Un partido más fuerte en las periferias que en el centro. El partido democrático plebeyo, dice Manuel Monereo, un hombre que influye mucho en Pablo Iglesias. Un partido que aún no es un partido y quizá no acabe de serlo. Un meteoro que en junio completó su primera órbita al sistema electoral sin sobrepasar al PSOE, cuando todas las encuestas decían lo contrario.

¿Ha tocado techo Podemos? Su resultado del 26 de junio aún no ha sido del todo descifrado. En diciembre subieron, cuando las encuestas les colocaban cuartos y auguraban un eclipse. En junio –aliados con Izquierda Unida– bajaron, cuando todas las encuestas les situaban segundos y subiendo. Cuando parecían débiles, sacaron fuerzas. Cuando parecían fuertes, flojearon. Cuando parecían tenerlo todo a favor para dar un salto temible, se quedaron clavados en los cinco millones de votos, como si una parte de sus potenciales votantes tuviese miedo de darles demasiada fuerza. Ni poca, ni mucha. Un partido para protestar, para presionar, para incordiar, pero que no se nos vaya de las manos. El Brexit seguramente tuvo algo que ver en ello. España padece muy serios problemas, pero no se halla en situación prerrevolucionaria.

Pablo Iglesias se ha pasado el mes de agosto haciendo el muerto en la piscina –leyendo a Albert Sánchez Piñol (Victus) y Gregorio Morán (Adolfo Suárez, ambición y destino)– y hay quien ha llegado a darle por muerto. Iglesias ya no es el ídolo pop al que sus fans aplauden cuando destroza la guitarra en el escenario. Podemos ha perdido velocidad y ahora es la torre que presiona y condiciona el juego del PSOE. No es poco, pero ya no es el asalto.

Ciudadanos: Rivera, el caballo blanco saltarín

El día 2 de marzo, en pleno debate de investidura del candidato socialista Pedro Sánchez, Albert Rivera subió a la tribuna del Congreso y pidió a los diputados del Partido Popular que se rebelaran contra Mariano Rajoy. Que lo dejasen solo. Que diesen su abstención al Gran Centro que Ciudadanos acababa de pactar con el PSOE. Desde los tiempos malos de la UCD, cuando más de media España conspiraba contra Adolfo Suárez, no se oía algo similar en el Parlamento. Rajoy lo fulminó con la mirada.

El 31 de agosto, Rivera volverá a subir a la tribuna del Congreso y anunciará su voto positivo a la investidura de Rajoy. Y pedirá a los diputados socialistas que se abstengan “por el bien de España”. Habrá que estar atentos a su discurso, pero probablemente no pedirá a los diputados socialistas que se rebelen contra Sánchez. No, eso no lo dirá, porque le interesa mantener en pie la geometría del Gran Centro que un día consiguió pactar con los socialistas. En enero –¡parece que haya pasado una eternidad!–, el Gran Centro sumaba más diputados que el PP. 130 frente a 123. Ahora las tornas se han invertido, el PP tiene 137 diputados y una entente PSOE-Ciudadanos sólo suma 117. Para batir a Rajoy en sede parlamentaria ahora hay que sumar a Podemos. A la torre de Podemos, que hace el muerto en la piscina de agosto. O a los nacionalistas vascos y soberanistas catalanes, que tanto molestan a Ciudadanos. El centro del campo se ha modificado. Este es un dato fundamental para entender la próxima legislatura, si es que empieza y no nos vamos a Navidad.

Albert Rivera es el caballo blanco saltarín que pasa de un lado al otro del tablero –ora caballo blanco, ora caballo negro–, sin despeinarse y con el aplauso unánime del cinturón mediático de Madrid. El caballo, no lo olvidemos, es una de las piezas más temibles del juego del ajedrez.

Ciudadanos, que consiguió en junio una notable fidelidad de voto, no tiene suficiente fuerza para tumbar a Rajoy. No la tiene. Mejor dicho, no tiene suficiente autonomía política para intentar el jaque. Siendo así las cosas, le ha ofrecido su votos con una condición penitencial: Rita Barbera a la calle y comisión sobre el caso Bárcenas en el Congreso. Rajoy fulminaría mañana mismo a Rivera, pero lo necesita. Y lo seguirá necesitando si Sánchez no muere en el interior de su trinchera.

PNV: El alfil Urkullu en la diagonal vasca

Las elecciones generales de diciembre y junio han dado al Partido Nacionalista Vasco un papel relevante. En diciembre, el apoyo del PNV al Gran Centro pactado por Sánchez y Rivera podía haber empujado a Podemos a la abstención. Cuando menos habría dificultado la indudable apuesta de Pablo Iglesias y Alberto Garzón por la repetición electoral.

El PNV no quiso jugar al Gran Centro porque no le veía futuro y porque no quiere saber nada con Ciudadanos, el único partido que propugna la extinción del concierto vasco y del convenio navarro. Este es un tema sagrado en Euskadi. Es el Tema. Con la actual situación política en Catalunya, el voto de los nacionalistas vascos en el Congreso tiene una especial fuerza basculante.

Con los resultados de junio, el PNV es imprescindible para aproximar a Mariano Rajoy a la investidura, si los socialistas siguen en la trinchera. PP, Ciudadanos y Coalición Canaria conforman una plataforma de 170 diputados. Con los cinco del PNV sumarían 175. Sólo faltaría uno para la mayoría absoluta. Los nacionalistas vascos, sin embargo, no darán su apoyo a Rajoy a finales de agosto. Tienen elecciones en Euskadi en septiembre y no son fáciles para los de Sabin Etxea. Esas elecciones se van a jugar en la banda izquierda.

Según cuál sea la composición del nuevo Parlamento vasco, el PNV podría cambiar de posición en octubre, previa negociación, claro está. Rajoy sueña con “números mágicos” en el Parlamento de Vitoria: un PNV necesitado del apoyo parlamentario del PP para gobernar. ¡Bingo!

La geometría vasca suele ser complicada. Podría pasar que PNV y PSOE –la vieja alianza– no sumasen mayoría, pero tampoco sumarían PNV y PP. Siempre haría falta un tercer partido. El PNV podría convertirse así en ingeniero de complejos consensos. A Felipe González y a Alfredo Pérez Rubalcaba les gustaría. España sujeta por alfileres vascos. Los alfiles de Sabin Etxea.

Los soberanistas catalanes: Los peones que podrían cambiar el tablero

Definir como peones a los 17 diputados del soberanismo catalán (nuevo de ERC y ocho de PDC) puede parecer una provocación, teniendo en cuenta el historial de la minoría catalana. Miquel Roca, Macià Alavedra, Joaquim Molins, Xavier Trias y Josep Antoni Duran Lleida, con más o menos fortuna, disfrutaron siempre de carriles rápidos en el parlamentarismo español. Entre el 2005 y el 2006, el corajudo Joan Puigcercós, de ERC, tuvo acceso directo al palacio de la Moncloa. Pero los tiempos han cambiado y lo de antes no volverá. Y si regresase sería de otra manera.

Los diputados del soberanismo catalán son ahora peones. Peones negros. En palabras de Joan Tardà, diputado de ERC muy apreciado en la Cámara, “soldados de la causa catalana”. Francesc Homs intentó un juego distinto hace unas semanas y a punto estuvo de salir electrocutado.

Son peones de la excitada partida de Barcelona. No hay que menospreciar a los peones. Pueden frenar avances, ofrecer apoyos e incluso dar el jaque”.

 

*****

José María MARAVALL, “El desconcierto” a Ahora Semanal (12-08-16)

https://www.ahorasemanal.es/el-desconcierto

“La ‘nueva política’ hasta ahora no ha producido más que ceguera, confusión y una aparente incapacidad de atender tanto a los deseos como a las necesidades de los ciudadanos. Es cierto que estos votan más que nunca —debido a que los políticos actuales no saben qué hacer con los votos y esperan que los ciudadanos rectifiquen su erróneo voto anterior—. En todo caso, los partidos no permiten que se gobierne el país. Puede que se deba a cálculos tácticos, a enfrentamientos internos o a simple incapacidad política. Unos esperan sin hacer nada, displicentes durante nueve meses; otros se declaran “en la oposición” —sin duda ese es su lugar observando los resultados electorales—, pero es obvio que no puede haber “oposición” si no hay “gobierno”.

Es una situación política nueva en España. Hemos vivido 39 años con gobiernos fáciles de formar. Eso no ha sido así en Europa. Así, somos el único país europeo, de los 17 países con democracias más prolongadas desde el fin de la Segunda Guerra Mundial *, en el que nunca ha existido un gobierno de coalición a nivel nacional. Si sumamos las experiencias de estos países, han sido gobernados durante 640 años por coaliciones; durante 418 años, por un solo partido en el poder. Las coaliciones han sido la regla, no la excepción. En España no es concebible, ni deseable en modo alguno, una coalición de los dos principales partidos como las alemanas o austriacas: las diferencias políticas son muy grandes y es mucho mayor el riesgo de fugas electorales. Pero ello no puede conducir a que no haya gobierno.

Recuerdo una lejana exigencia de los ciudadanos españoles. A los pocos años de conquistar (sí, conquistar) la democracia, reclamaban “un gobierno que gobierne” —es decir, que atendiera a las necesidades y los problemas del país—. Hoy día se requiere algo previo: que exista un gobierno. Luego ya se le exigirá que sea un “buen” gobierno, a no ser que despreciemos el futuro veredicto de los ciudadanos. Si bien no tenemos experiencia en España —aunque sí mucha en gobiernos subestatales—, esas coaliciones en Europa no asustaron a la izquierda. De hecho, distribuyeron la renta en mayor medida que los gobiernos de un solo partido. Cuando gobernaron coaliciones, la diferencia entre el 10% más rico y el 10% más pobre fue de 3,46 veces; cuando existieron gobiernos de un solo partido, esa diferencia ha sido de 4,23 veces (datos de la OCDE) —una desigualdad apreciablemente mayor—.

A lo largo de la historia de las democracias europeas no ha habido un foso dramático entre demócratacristianos, liberales, socialistas o socialdemócratas: así ha sucedido en Austria durante décadas, en Portugal, en Bélgica, en Finlandia, en Irlanda, en Holanda, en Alemania… Si se quiere traer a colación Italia, las elecciones desde el fin de la guerra tuvieron lugar cada cuatro años y ocho meses (los mandatos eran de cinco años); sin embargo, los gobiernos duraron en promedio dos años —es decir, los políticos podían configurar gobiernos sin recurrir a elecciones repetidas—. Por eso tal vez diga Felipe González que estamos en una situación como la italiana, pero sin ser italianos. Italia proporciona además un ejemplo de político con una estrategia de izquierdas que no crea fosos: ese es Enrico Berlinguer, el secretario general del PCI. Su política del compromesso storico defendida desde 1973 hasta 1978 (y el asesinato de Aldo Moro) significaba apoyar en el Parlamento al gobierno de la Democrazia Cristiana, sin participar en el poder, pero haciendo depender del respaldo del PCI políticas fundamentales en un contexto de crisis económica y política.

Existe una característica muy frecuente en esos gobiernos que necesitan del apoyo de otros partidos: el poder recae en mucha mayor medida en el Parlamento. Hoy día, en España, cuando se forme un gobierno y dado el limitado respaldo de los diferentes partidos, el Parlamento tendrá la sartén por el mango. Lo cual no tiene por qué provocar inestabilidad política: así se ha gobernado, por ejemplo, en Dinamarca o en Finlandia. Lo que sí se necesita es que los políticos españoles sepan qué quieren —y sobre todo qué quieren los españoles—. Sí, necesitamos que nuestros políticos, en un escenario político fragmentado, sean capaces de negociar y pactar, que atiendan a los ciudadanos, que ofrezcan un proyecto de país.

Ese es tal vez el asunto más grave para el PSOE: disponer de un proyecto de país articulado, ambicioso y creíble. Que conteste a la pregunta de en qué país creen ustedes que merecería la pena vivir. Solo entonces el PSOE podrá retornar a un proyecto político mayoritario. La razón de ser de ese proyecto son los ciudadanos, que necesitan una salida —no los políticos—. No cabe que se piense que el PSOE está solamente obsesionado con Podemos y con Susana Díaz —sería una broma—. Si Podemos acaba enraizando, lo habrá enraizado el PSOE; este nunca ha sido tampoco el actual “reino de Taifas” —no puede tener mucho futuro ese modelo de partido—. En países federales, el liderazgo nacional no está socavado por barones territoriales con intereses propios.

Sin embargo, pese a la tan fuerte pérdida de votos en un escenario con mucha más competencia, tras años de decadencia, la debilidad de los demás ha colocado al PSOE en condiciones de hacer una política de Estado y, a la vez, una política de izquierdas. Es el partido “pivotal”: su apoyo es a la vez suficiente y necesario para hacer políticas. Siempre que se abran los ojos para ver:

1.

Que no cabe ahora un pacto de una “mayoría de izquierdas”. Buena parte de los supuestos socios (88 escaños frente a los 85 del PSOE) defienden objetivos que no se corresponden con una izquierda responsable —piénsese en la atribución a “los pueblos” (sic) de la España actual de una capacidad de autodeterminación—; piénsese en que, rechazando con razón políticas ciegas y dañinas de austeridad en exclusiva, el resto de las propuestas se corresponden por lo general con lo que Fernando Henrique Cardoso ha calificado como “utopías regresivas”. Más allá de la investidura, al PSOE le quedarían solo 85 diputados para gobernar. Al día siguiente de la investidura el gobierno sería rehén de quienes le hubieran apoyado. Sería política y electoralmente un desastre.

2.

Que unas terceras elecciones, porque nadie puede gobernar, reforzarán más a quien las acaba de ganar. No hay ejemplos de éxito de la oposición en escenarios como el presente en España. El resultado sería una victoria mayor del PP y una caída del PSOE (aún más con el espectáculo que está dando). Tiene razón Alfonso Guerra, no hay más alternativas que unas terceras elecciones o la abstención del PSOE para facilitar, tapándose la nariz, un gobierno y quedándose en la oposición —con algunas condiciones fundamentales, pero sabiendo que, incluso sin ellas, al día siguiente las políticas pueden imponerse desde el Parlamento—. El PSOE puede hacer “postureo” si le parece que tiene que hacerlo. Pero, en las presentes circunstancias, al final debe abstenerse para facilitar que haya un gobierno. Pienso que el PP ha sido nefasto —pero si ha ganado sin méritos para ello, alguien no acumuló los suficientes para echarlo—. En todo caso, solo este partido puede gobernar y hay que dejar que lo haga. Pienso que Rajoy ha sido el peor presidente de gobierno de la democracia: hoy día sigue evidenciando su agotamiento, su nula apreciación por los ciudadanos, su incapacidad para el diálogo. Recuerden sin embargo el eslogan de la izquierda francesa cuando no pasó a la segunda vuelta de las elecciones: para evitar la victoria de Le Pen, su eslogan fue “votez lescroc, pas le fasciste”. Pero había que votar a alguien para que gobernara: las democracias no ofrecen el milagro de poderse bajar del mundo para volver a subirse en tiempos más favorables.

3.

Esos tiempos más favorables hay que ganárselos. A partir de la formación de un gobierno, al PSOE le corresponde una enorme responsabilidad en cuestiones de Estado: en apoyar al gobierno frente al secesionismo, frente a amenazas terroristas. Tiene que defender de manera coherente y visible sus posiciones en la negociación en Europa del pago de la deuda o de reformas necesarias en la política económica, así como de la política ante la inmigración. Y respecto de la reforma de la Constitución, ha de defender su propuesta —hoy día el único camino civilizado, pero imposible sin la participación del PP—.

Con contundencia y sin dejaciones, el PSOE tiene que defender políticas de progreso. Nada más comenzar el periodo de sesiones, los socialistas han de presentar una ley de prevención de la necesidad, porque ha llegado la hora de que los ciudadanos no vivan situaciones de extrema precariedad material, protegidos por una red de ingresos mínimos.

En sanidad y en educación tiene que defender algo que se dejó atrás hace ya tiempo a cambio de meros eslóganes. En sanidad, la cobertura por el sistema público de todo ciudadano, que guiaba la reforma de Ernest Lluch —frente a la lamentable regulación de la “cartilla sanitaria” y la exclusión de tanta gente de las prestaciones de la sanidad pública—. En educación, tiene que rectificarse la tergiversación de la Constitución por unas políticas educativas del PP que han introducido trabas a la igualdad de oportunidades, recortando becas de forma masiva allí donde se necesitan y convirtiendo la enseñanza concertada, que debía ser subsidiaria, en un campo de discriminación social.

No acaban ahí las políticas de progreso. Se ha de poner fin a la congelación de la Ley de Dependencia por parte del PP, que ha generado situaciones angustiosas en muchas familias. El PSOE tiene que defender una reforma de la fiscalidad que permita sostener el Estado de bienestar y sea a la vez eficaz y redistributiva —entre otras cosas, evitando que personas con los mismos ingresos paguen muy diferentes impuestos, que la riqueza cotice menos que el trabajo, que los ciudadanos paguen más que las sociedades—.

Tiene que haber un gobierno y solo cabe una posibilidad. Pero tras la investidura, ese gobierno dependerá de las decisiones de un Parlamento al que no controlará si se llevan a cabo estrategias inteligentes. Ahí, el PSOE deberá ser la fuerza hegemónica de la oposición: por su número de diputados y porque nadie puede ofrecer esa mezcla de políticas de Estado y de políticas de progreso. Ahora bien,  para todo ello se necesita un partido organizado y sensato. Que tenga claro qué significa hoy una política de izquierdas que atienda a los intereses de los ciudadanos. Dicen algunos dirigentes actuales que el PSOE siempre ha estado a la altura de sus responsabilidades “históricas”. No ha sido siempre así: ni con Primo de Rivera, ni en 1934, ni con las luchas fratricidas que socavaron la República. Ahora es el momento de demostrarlo porque se halla en una encrucijada importante: es delirante ver lo que está pasando, con un país en precario”.

* Los países son Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Irlanda, Islandia, Italia, Luxemburgo, Noruega, Portugal, Reino Unido y Suecia.

 

*****

Pablo SIMÓN, “El Gobierno del Parlamento” a El País (8-08-16)

http://elpais.com/elpais/2016/08/05/opinion/1470393293_514230.html

“No somos el primer país de Europa en tener una investidura de Gobierno difícil. Aunque aún no está clara cuál será nuestra fórmula final, Mariano Rajoy ha decidido intentar la “vía irlandesa”, la misma de su homólogo Enda Kenny, líder del partido conservador Fine Gael. Tras las nuevas elecciones del pasado mes de febrero, Kenny tuvo que negociar durante más de dos meses y someterse a cuatro sesiones de investidura para volver a ser elegido, esta vez en minoría, gracias a la abstención de su histórico rival, el Fianna Fáil. Una tónica de formación de Gobierno cada vez más frecuente en Europa: mayor fragmentación y volatilidad electoral que aboca a Parlamentos sin mayorías claras, con investiduras tortuosas y legislaturas complejas.

Pese a la aparente guerra de trincheras en la que se encuentran todos los partidos, esta vez es más probable que arranque una legislatura en precario sin terceras elecciones. Esto es no solo porque con el 26-J se redujo la volatilidad electoral, sino también porque la fragmentación partidista es menor y uno de los bloques, la suma del PP y Ciudadanos, se acerca más a la mayoría absoluta. También la presión para formar Gobierno está siendo más intensa que tras el 20 de diciembre, dado que hay unos Presupuestos Generales por aprobar y muchos retos europeos pendientes. Los partidos han medido sus fuerzas dos veces en poco tiempo y, por más veces que acudamos a las urnas, el acuerdo entre diferentes formaciones seguirá siendo necesario.

Sin embargo, aunque el PP retiene la iniciativa para formar Gobierno, no debería olvidarse que los 137 diputados populares formarían la mayoría parlamentaria gubernamental más pequeña desde 1977. Además, la situación es complicada para Rajoy porque debe transitar el camino inverso a Aznar, al pasar de una mayoría absoluta a una mayoría relativa. Tras haber aprobado muchas leyes en solitario quizá se vea obligado a virar en sus políticas e incluso desandar en algunas de ellas. De hecho, su gran dificultad es encontrar socios que ensanchen esa mayoría en el Congreso. Los populares podrían intentar atraerse hacia sí a Ciudadanos invitándoles a entrar en el Gobierno, pero ni así llegarían a la absoluta. Eso sí, probablemente implicaría darle oxígeno a un partido con el que compiten directamente y dificultar al Ejecutivo pactar con los nacionalistas conservadores, haciendo al PSOE el actor central con poder de veto.

Sea como fuere, incluso si los populares consiguen hacer valer la “fórmula irlandesa”, con un Gobierno minoritario investido gracias a la abstención de los partidos de la oposición, la gobernabilidad les va a resultar complicada en extremo. Lo bueno para el país es que este sería el momento para introducir un reequilibrio de poderes. En Europa Continental los Gobiernos de coalición o en minoría son el subproducto obligado de una fragmentación política permanente, fruto a su vez de su diversidad social y sus sistemas electorales proporcionales. Un subproducto que bien pensado tiene más ventajas que inconvenientes. Una diversidad y complejidad que ha hecho posible el desarrollo de instituciones que, en lugar de basarse en la lógica del principio de la mayoría, lo hacen en el principio —también democrático— de la transacción. De entre esas instituciones la central es el propio Parlamento.

Los académicos suelen distinguir entre sistemas con Parlamentos fuertes o con Parlamentos débiles. En los primeros las comisiones legislativas son muy relevantes y tienen gran influencia elaborando leyes. En países como Bélgica, Dinamarca, Alemania, Países Bajos, Noruega o Suecia estos comités tienen gran autonomía y permiten a la oposición condicionar de manera relevante las políticas públicas gubernamentales. La composición y las presidencias de las comisiones se deciden en proporción al tamaño de cada partido, independientemente de que estén o no en el Gobierno. En el polo contrario están Francia, Reino Unido o Grecia, donde las comisiones son relativamente débiles y los partidos de la oposición casi nunca las presiden. En este segundo grupo de países los Parlamentos tienden a ser una correa de transmisión de las propuestas gubernamentales, por más vistosos que sean los debates en Westminster.

Tener un Parlamento fuerte es fundamental en un entorno fragmentado. Por un lado, para que sea posible la fiscalización de cualquier acuerdo con el Gobierno, permitiendo que los socios parlamentarios monitoricen y controlen la labor del Ejecutivo. Y, por otro lado, porque un Parlamento fuerte permite que los partidos de la oposición puedan condicionar de manera más eficiente la política gubernamental. Un partido puede preferir no entrar en coalición para evitar la responsabilidad de estar en el Gobierno, en especial si hay que aplicar políticas impopulares, pero marcarle el paso dependerá de su política parlamentaria. Si hay comisiones con medios y con dotación, diputados y asistentes con perfil técnico, la complejidad para gobernar no se convierte en parálisis. Así pasó, por ejemplo, cuando el primer ministro socialdemócrata sueco Stefan Löfven pudo evitar unos nuevos comicios en 2015 gracias a pactar desde el Parlamento la ejecución de los Presupuestos de la oposición de centro-derecha.

En España queda mucho camino por recorrer y urge modificar las instituciones para lidiar con un entorno de gobernabilidad más compleja que no desaparecerá en el medio plazo. De hecho, podemos ver no solo que el Gobierno tiene dificultades para aprobar sus iniciativas legislativas, sino que el propio Congreso de los Diputados gobierna a la contra. Si Ciudadanos y Podemos superan sus vetos mutuos podría haber mayorías variables y llegar a acuerdos con el PSOE en temas esenciales. Aunque en materia socioeconómica esto sea quizá más difícil, no tiene por qué serlo en reformas institucionales, lucha contra la corrupción o regeneración democrática. Algo que no excluye ni mucho menos a los partidos nacionalistas de la ecuación.

Esta dinámica ya se está dando en muchas Asambleas autonómicas y, pese a no haber sido capaces de pactar un Gobierno, PSOE, Ciudadanos y Podemos votaron juntos el 63% de las veces la pasada legislatura. Tener los reglamentos a mano, como decía el conde de Romanones, siempre ha importado mucho en España, pero esta es la primera vez que la oposición puede, si quiere, marcar el paso desde el Congreso. Esto lo saben bien no solo el socialdemócrata Stefan Löfven en Suecia o el democristiano Enda Kenny en Irlanda, también los Gobiernos de centro-derecha de Croacia o Chipre. Para ello es fundamental que los partidos políticos españoles también entren en una nueva lógica en la que la oposición no solo debe no negarse, sino sobre todo implicarse y entenderse. Los retos de esta legislatura, con la sombra de nuevos ajustes y reformas pendientes acechando, invitan a no desaprovechar la oportunidad”.

 

*****

Antoni PUIGVERD, “Nyerros i Cadells fent de les seves” a La Vanguardia (6-08-16)

http://www.lavanguardia.com/opinion/20160806/403722922531/nyerros-i-cadells-fent-de-les-seves.html

“El foc de les batalles culturals catalanes s’ha renovat amb l’elecció de Javier Pérez Andújar com a pregoner de la Mercè i amb l’anunci d’una exposició al Born amb escultures franquistes. Ara els Dupont i Dupond del Tintín ­català són l’independentisme i el ­colauisme, que han substituït, respectivament, el nacionalisme i el progressisme. Aquests, més que barallar-se, es menyspreaven i ignoraven. Vivien en mons paral·lels gràcies a la doble xarxa cultural que van desplegar, d’una banda, la Generalitat de Pujol; i de l’altra, l’Ajuntament i la Diputació de Bar­celona. Cada xarxa va generar el seu ­relat, la seva trama clientel·lar, les seves patums, els seus premis, càrrecs i canongies.

Tot i que l’hegemonia política era pujolista, el corrent cultural triomfant va ser l’olimpisme barceloní. Un model posat al servei de la transformació ­urbanística que va tenir èxit no només entre nosaltres, sinó també al món (aquest any a Rio sembla que, esgotat, es jubila). Barcelona relativitzava el pes de la cultura catalana per tal de seduir el món amb un còctel de festa mediterrània, innovació ètica i estètica, multiculturalisme, capitalitat llatinoamericana i bones intencions mundials. Aprofundia el clima festiu i creatiu que, als anys seixanta, havia cristal·litzat a Barcelona gràcies a editorials, ­discoteques, escoles d’arquitectura i disseny o agències literàries. Un clima que Eco havia lloat i que Vargas Llosa encara enyora (on el català era o me­dieval o prohibit o enfadós).

Mentrestant, Max Cahner havia estat l’impulsor cultural d’una idea que Pujol també portava als gens: una mirada alemanya sobre Catalunya. Cultura i llengua es confonien per esdevenir instruments de recreació d’una nació. Una nació que necessitava trobar-se amb ella mateixa abans de dialogar amb el món. Això implicava subordinar la complexitat del país a la idea.

El CCCB de Ramoneda va ser la fàbrica i el temple barceloní del corrent cosmopolita. I el seu resum metafòric podria ser el mite de Narcís. Esteta i bulliciosa, Barcelona, amb l’excusa d’emmirallar-se en els ulls del món, s’enamora d’ella mateixa. La Barcelona/Narcís, va naufragar el 2004: era massa obscena la pretensió de modernitzar la Sagrera amb l’excusa de “canviar el món”.

Aquest naufragi coincideix amb el tripartit: primer i únic intent de barrejar aquestes dues visions. Maragall vol construir un pont per relacionar-les, però ja no té força. L’època del tripartit, que culmina amb la sentència del TC sobre l’Estatut, és la típica etapa de transició poblada de petits monstres. L’aliança de PSC-ICV amb ERC va destrossar el PSC, ha acomplexat Convergència i ha donat pas als dos corrents centrals: independentisme i colauisme. Les baralles entorn de Pérez Andújar i del Born formen part d’un nou capítol català de Capulets i Montaguts. N’anirem parlant. La Busca i la Biga o els Nyerros i Cadells tornen al ring”.

 

*****

Francesc TRILLAS, “Les 10 preguntes més freqüents sobre el federalisme” a Nou Cicle (16-08-16)

http://www.noucicle.org/lhora/?p=14219

“És Espanya una federació? I Europa, ho és? Què ens falta per considerar-nos federals? És tard per al federalisme? Per a què serveix? A continuació la resposta a aquestes preguntes i a tot allò que alguna vegada has volgut preguntar sobre el federalisme i no has gosat mai fer-ho.

1-EN QUÈ CONSISTEIX EL FEDERALISME?

La paraula ve de Foedus (pacte), o Fides (confiança) i consisteix en un sistema pactat de govern multinivell on cada nivell té competències clares i ben finançades seguint el principi de subsidiarietat, i es compromet a no transgredir les d’altres nivells. El govern es comparteix en allò que és comú i cada nivell de govern rellevant rendeix comptes directament davant de la ciutadania i no davant d’altres governs. En els sistemes federals es respecta i es promou la diversitat cultural i lingüística com una riquesa comuna a la vegada que es coopera per resoldre els problemes que són compartits. Es descentralitza no només la gestió sinó també el poder polític i al mateix temps, es comparteix el poder polític en allò que cal ser solucionat a un nivell més alt però que pot requerir l’input dels nivells més propers a la ciutadania. El federalisme sol ser una bona vacuna contra el centralisme a tots els nivells i la concentració de les infrastructures: en moltes federacions la capital no és la ciutat més gran o la capitalitat està repartida.

 2-QUINS SÓN ELS ORÍGENS HISTÒRICS DEL FEDERALISME?

Ja a la Grècia clàssica es troben exemples de ciutats-estat que es federaven per assolir objectius comuns. Els Estats Units d’Amèrica a la Convenció de Filadelfia a finals del segle XVIII van posar les bases de la federació més poderosa del planeta, amb un sistema de pesos i contrapesos on el federalisme era una peça clau de la nova democràcia. Suïssa, Canadà, Austràlia, Índia, Sudàfrica són altres exemples de federacions que permeten gestionar la diversitat i el govern dels afers col·lectius. En les antigues colònies (Estats Units, Canadà, Índia), les grans federacions han permès construir sistemes millors que els que han basat la independència en la construcció de petites nacions com ha succeït a gran part d’Àfrica. El federalisme ha fracassat allà on no ha anat acompanyat de democràcia, com va ser el cas de Iugoslàvia o la Unió Soviètica. Brasil, Mèxic, i Argentina són casos de federacions a Amèrica Llatina que intenten incorporar solucions que han funcionat bé en les federacions més reeixides. L’intent de construir una federació europea a partir de la segona guerra mundial, amb la declaració de Ventotene de Spinelli i Rossi, està en les bases de la Unió Europea i els esforços per assolir una unió cada vegada més forta entre països que durant segles s’havien enfrontat violentament.

 3-QUINA ÉS LA RELACIÓ ENTRE FEDERALISME I DEMOCRÀCIA?

La majoria de ciutadans que viuen en democràcia al món ho fan en federacions. En un sistema federal, cada nivell de govern rendeix comptes directament a la ciutadania i per tant hi ha més transparència i responsabilitat. El poder està més repartit i això redueix la corrupció. Les competències están més clares i hi ha una més gran responsabilitat fiscal de cada nivell de govern. Els sistemes de solidaritat són clars i transparents. La immensa majoria de les federacions s’han construit a partir de la voluntat de les parts d’acordar fer una federació, és a dir, a partir del seu consentiment, però les federacions existents no reconeixen la possibilitat de segregació unilateral d’una de les parts. Un cas únic i interessant és el de Canadà, on després de dos referèndums d’independència del Quebec amb preguntes i normes molt poc clares en 1980 i 1995, es va aprovar una Llei de Claredat que exigeix una pregunta clara i una majoria clara (on el caràcter clar de la pregunta i la majoria és avaluat per institucions federals) per donar dret a una província a negociar la secessió.  La Llei de Claredat no és acceptada pels sobiranistes quebequesos, i després de la seva aprovació no s’ha produit cap nou referèndum d’independència. Malgrat que alguns sostenen que la democràcia pot funcionar millor en les jurisdiccions petites, no hi ha cap evidència rigorosa en aquest sentit, a no ser que ens referim exclusivament a la democràcia assembleària. La democràcia en els grans territoris funciona millor amb un sistema federal que reparteixi adequadament el poder. Avui el federalisme és la millor arma per combatre l’onada de nacional-populisme i replegament identitari que es viu a gran part del món, i que intenta jugar amb la democràcia en nom d’ella per aprofitar les angoixes de sectors de la població davant dels processos de globalització. En les democràcies, el federalisme és el millor sistema que facilita la solidaritat, la flexibilitat i la innovació institucional.

 4-QUINS TIPUS DE FEDERALISMES EXISTEIXEN?

A grans trets existeixen dos grans tipus de federalisme. Els que s’han construit a partir de l’agregació d’unitats pre-existents (“coming together”) i els que s’han construit per mantenir unides les parts (“holding together”). Si en comptes d’un sistema de govern on cada nivell rellevant rendeix comptes directament a la ciutadania i és escollit per ella, tenim un sistema on els governs rendeixen comptes a altres governs, estem davant d’una confederació i no una federació. Alguns parlen de federalisme plurinacional, quan es reconeix el caràcter nacional de totes les unitats constituents o algunes d’elles, i és especialment adequat en aquells casos de diversitat lingüística on és necessari un reconeixement d’aquesta pluralitat. Altres parlen de federalisme assimètric, quan les competències i nivells de poder de les diferents unitats són diferents, com és el cas en diferents mesures en quasi totes les federacions. Tots aquests conceptes serveixen per acomodar la superació del model de l’estat-nació, pel qual durant molt de temps s’ha intentat associar un estat a una nació. Però tant la dificultat de definició del terme nació, com la proliferació de reivindicacions nacionals, com el fracàs dels intents homogeneïtzadors de molts estats, han portat al fracàs a aquest intent d’associació. El concepte de nació (com el de sobirania) és però discutit i discutible. Hi ha moltes defincions de nació (una d’elles és de Karl Deutsch: “una nació és un grup de persones unides per una visió equivocada del passat i un odi pels seus veïns”). En territoris on conviuen persones que creuen que la nació és una cosa diferent per a cadascuna d’elles, el federalisme és l’única forma d’entendre’s possible. Avui, per a la majoria de definicions del terme nació, hi ha pocs trossets de territori que no siguin plurinacionals. De fet, hi ha pocs individus que no siguin plurinacionals. Alguns voldrien fer compatible ser independentista amb ser federalista (així un evita prendre decisions), però el federalisme modern es construeix precisament per la superació dels vells estats-nació i no construint-ne de nous. Els conceptes de “dret a decidir”, “dret a l’autodeterminació”, “sobirania”, “demos” o “subjecte polític” són conceptes pre-federals que corresponen a una època on era relativament fàcil fer prevaldre el monopoli de la sobirania. Avui el federalisme és una noció més radical i ambiciosa que els projectes basats en fer estats-nació. Encara que es pot ser federalista de dretes i hi ha molts federalistes liberals, el que és difícil de justificar és ser d’esquerres (i per tant internacionalista) i no ser federalista en el món integrat i complex del segle XXI. El nacionalisme i l’identitarisme són formes que la dreta fa servir per impedir la creació de majories a favor de la distribució de la renda, la riquesa i el poder.

 5-NO SÓN ESPANYA I EUROPA JA FEDERACIONS?

Espanya i Europa tenen molts aspectes federals. Espanya és un país que ve de ser un estat centralista i unitari, i des de 1978 s’ha descentralitzat i la majoria de nivells rellevants de govern (excepte les diputacions) són elegits directament per la ciutadania. L’estat de les autonomies ha contribuit a l’època de major llibertat i prosperitat de les Espanyes. Catalunya, per exemple, ha gaudit de l’època de més llibertat i autogovern de la seva història. Però també s’han produit disfuncions i distorsions del model i a Espanya li falten elements de govern i sobirania compartits, com seria un Senat reformat com a Cambra territorial i un sistema més clar de distribució competencial i finançament territorial, així com un millor règim de plurilingüisme per a les institucions centrals de l’estat. A Europa vivim un intent d’avançar des d’una col·lecció d’estats sobirans amb una llarga història de fragmentació al darrera, cap a un sistema cada vegada més federal, amb enormes resistències. Però ja hi ha elements clarament federals, com una moneda comuna  per a una gran part de la Unió governada per un Banc Central Europeu, i un Parlament directament escollit per la ciutadania. Moltes polítiques són ja comunes, però falten molts elements de democràcia europea i falten instruments per fer possible polítiques econòmiques d’àmbit federal europeu. Si es consolida una Europa federal hauríem de veure una desdramatització de les relacions entre estats i els seus nivells sub-estatals, que seran només dos nivells més amb una gran llibertat d’actuació per sota d’un nivell europeu més fort i democràtic que l’actual. Els problemes dels refugiats i del deute que actualment pateix Europa només podran trobar solució en un context federal on el conjunt de la societat europea posi en comú els seus enormes recursos per fer front a aquests reptes compartits. De totes maneres, el que s’ha aconseguit amb la Unió Europea, amb una moneda comuna i l’eliminació de les fronteres, hagués estat considerat utòpic al final de la segona guerra mundial. Els símbols i les emocions segueixen en gran part sent nacionals, però les polítiques i les transaccions cada vegada ho són menys. Avui també pot semblar utòpic un federalisme global, però també hi ha elements creixents de govern mundial, que cal treballar per fer més democràtics.

 6-CALEN CANVIS CONSTITUCIONALS A ESPANYA I EUROPA PER AVANÇAR EN EL FEDERALISME?

A Espanya seria molt convenient una reforma federal de l’actual Constitució per re-dissenyar el Senat, aclarir les competències per la via de definir clarament les de l’estat central i que per defecte totes les altres siguin d’autonomies i ajuntaments, millorar el finançament territorial i reconèixer el caràcter pluri-lingüe del conjunt de l’estat i la singularitat d’alguns territoris addicionals (alguns ja tenen reconeguda la seva singularitat). També es podria reconèixer la vocació decididament a favor de la unitat europea del conjunt d’Espanya. Els canvis constitucionals requereixen però un ampli consens, i mentre aquest no es produeix es podria fer molt més per governar amb una intepretació més federalitzant de l’actual constitució. Quelcom semblant succeeix amb els tractats europeus. Una reforma d’aquests podria conduir a l’elecció d’una presidència europea per sufragi universal o a altres reformes institucionals que facilitessin un govern econòmic democràtic de la zona euro, però amb els tractats actuals es podria ja disposar d’un tresor europeu més poderós i d’un sistema de mutualització del deute. Els federalistes no som ingenus i no creiem en una epifania federal, en un moment del temps on una declaració o un interruptor ens permetran passar de l’absència de federalisme al federalisme. No hi haurà una DUF (Declaració Unilateral de Federalisme). Es tracta d’un procés evolutiu que ha viscut i viurà passos endavant i endarrera, però que amb l’agregació paulatina d’esforços, pot seguir contribuint a fer un món millor.

 7-GENERA INESTABILITAT EL FEDERALISME?

Aquesta és una acusació típica de la dreta espanyola, que abusa del record de l’efímera primera república del segle XIX. Però el federalisme contemporani és el contrari de la inestabilitat. El que contribueix a la inestabilitat a bona part del planeta és la falta de federalisme. Fins i tot a Espanya, el que avui és font d’inestabilitat és el dèficit de federalisme, l’absència de normes compartides de competències i finançament, i l’absència d’un compromís pactat per no anar més enllà de les competències comunament acordades. El federalisme permet gestionar les diferències de cultures, identitats, llengües i religions, i permet governar la solidaritat per fer possible societats cohesionades que intenten resoldre cooperativament els problemes comuns i a la vegada respectar la forma que cada part té de solucionar els seus problemes propis.

 8-ÉS MASSA TARD PER AL FEDERALISME?

Molts independentistes catalans que no són capaços d’articular raons de fons per oposar-se al federalisme de vegades diuen tàcticament que és “massa tard per al federalisme”, que aquesta és “una pantalla que ja hem passat”. En realitat però el que succeeix potser és que és massa aviat per al federalisme. Els Estats Units d’Amèrica van començar a crear les seves estructures federals fa més de 200 anys i algunes no s’han consolidat fins fa unes dècades. Per sort, Europa està anant més ràpid, però la història de la humanitat és la història de l’evolució cap a formes de govern cada vegada més complexes, no menys. El món del segle XXI es caracteritza per la creixent interconnexió de la seva societat i les seves economies, i per tant requereix de sistemes de govern que s’adaptin a aquestes característiques. El món avança, encara que massa lentament, cap al federalisme. El que està obsolet és l’estat-nació. Si passem d’una vegada la pantalla de l’estat-nació ens estalviarem moltes guerres (com les que van donar lloc a les actuals “etnocràcies” de l’antiga Iugoslàvia) i tensions innecessàries i podrem avançar cap a la ressolució cooperativa dels problemes compartits per tota l’espècie humana. Mai no és tard per a les bones idees. A més, l’excusa de si és massa tard per al federalisme per no abraçar-lo acostuma a anar acompanyat del suposat dubte sobre si hi ha federalistes “més enllà de l’Ebre”. Però a les enquestes tant a Catalunya com al conjunt d’Espanya quan es pregunta explícitament per aquesta opció, el federalisme, al voltant d’un 40% hi està a favor. A més, com que el 60% restant es distribueix en posicions molt diferents, les solucions federals serien les úniques en què es podrien posar d’acord una majoria qualificada dels legisladors i de la població: es minimitzaria la distància entre l’opció preferida per la inmensa majoria i l’opció acordada. De totes les opcions possibles, un sistema federal avançat seria la que minimitzaria el descontent de totes les parts. Però quan es qüestiona des d’alguns sectors de  Catalunya si hi ha federalistes més enllà de l’Ebre en realitat s’està fent una afirmació d’hispanofòbia, normalment acompanyada d’algun comentari més o menys explícit de tipus xenofòbic sobre la incapacitat genètica dels espanyols per abraçar idees civilitzades (oblidant que els gens espanyols estan molt presents entre la població catalana). En realitat, el conjunt d’Espanya, incloent Catalunya, i qualsevol territori del món sencer, té una distribució semblant de persones dominades pels prejudicis i persones amb una mentalitat més oberta (federal). A Espanya, a més, com en molts territoris, una gran part de la població viu (per exemple als territoris de parla catalana) realitats de diversitat creixent que fan el federalisme totalment necessari, com gran part de la població reconeix de manera creixent. Avui a Espanya tots els partits de l’esquerra es defineixen com a federalistes o com a partidaris d’una Espanya pluri-nacional. Diversos mitjans de comunicació d’àmbit espanyol han defensat el federalisme en la seva línia editorial (més que no pas els catalans). Molts partits de dretes o nacionalistes, a més, no s’oposen al federalisme i reconeixen la seva necessitat a nivell europeu. Fa falta que aquests federalistes a temps parcial ho esdevinguin a temps complet.

 9-GENERA DESIGUALTAT EL FEDERALISME?

Una altra excusa per no abraçar explícitament el federalisme és la seva suposada tensió amb l’objectiu de la igualtat de tots els ciutadans. Hi ha dirigents centralistes que per pre-disposar l’opinió pública contra els federalistes de cop i volta mostren una gran preocupació per la igualtat, preocupació per altra banda absent en el seu discurs habitual. Però el federalisme, lluny de ser un obstacle per a la igualtat, la facilita. El reconeixement de la diversitat i de la singularitat no té res a veure amb la igualtat de drets de totes les persones. Totes les persones d’una federació tenen dret als mateixos serveis bàsics, igual que tenen dret a gastar de diferents maneres una mateixa quantitat d’ingressos fiscals. Una federació amb una política fiscal comuna permet fer front a shocks diferenciats de renda i a transferències solidàries, explícites i transparents d’uns territoris a altres. El respecte a les identitats diferenciades és una conquesta igualitarista. En una federació pluri-lingüe, que totes les persones puguin adreçar-se a tots els nivells de govern rellevants amb el seu idioma matern, i que puguin escoltar els principals representants parlar en diversos idiomes, com succeeix a Suïssa, Bèlgica i al Canadà, és una conquesta que iguala en drets a totes les persones. En general, el federalisme modern permet resoldre els problemes socials en la seva escala òptima, i per tant facilita la lluita contra les desigualtats tal com es manifesten en el món d’avui.

 10-DE QUÈ EM SERVEIX A MI EL FEDERALISME? SERVEIX PER A RESOLDRE ELS PROBLEMES ECONÒMICS I SOCIALS?

Encara molta gent creu que quan parlem de federalisme estem parlant de quelcom de caràcter “territorial” o “identitari”. Però quan Spinelli i Rossi van escriure el Manifest de Ventotene no tenien al cap un problema territorial o identitari. Tenien al cap un model de civilització i de prosperitat que acabés amb les guerres i permetés resoldre solidàriament els problemes econòmics i socials. Moltes persones desitgen saber per a què els serveix el federalisme, si el federalisme serveix per a resoldre els problemes econòmics i socials. I aquesta és la clau del federalisme modern. La reivindicació federal no és només una apel·lació historicista a recordar els textos de Pi i Margall i altres pensadors i polítics  del segle XIX. És una forma de govern defensada pels economistes i científics socials progressistes del segle XXI, com Thomas Piketty, i defensada per tots els experts constitucionalistes a tot el món pel seu carácter pràctic. Un bon sistema federal és l’única via per combatre el frau fiscal que s’organitza internacionalment en paradisos fiscals. És l’única via per posar en marxa formes de fiscalitat que minimitzin la competència fiscal a la baixa, és l’única via en definitiva per consolidar i reforçar l’estat del benestar a l’economia globalitzada del segle XXI. Si volem sanitat i pensions públiques, hem de recolzar el federalisme. No hi ha dos eixos, com diuen els nacionalistes: l’eix social i l’eix nacional. Hi ha una sola societat i el federalisme és la millor forma de govern per a resoldre els problemes socials. No és una panacea, perquè els conflictes no desapareixen de la nit al dia i en sorgeixen de nous. Però el federalisme crea uns mecanismes que fan possible la gestió dels conflictes. I les alternatives al federalisme ja han fracassat. Avui la majoria d’estats, especialment a Europa, ja no tenen ni moneda, ni exèrcit, ni una sola llengua. El “nosaltres sols” no va enlloc i és absolutament insolidari. L’estat-nació ha mort com a mecanisme per articular el contracte social. Les nostres infrastructures, com l’Eix del Mediterrani, s’han de dissenyar i construir amb una visió federal, de conjunt, i no només com la suma d’interessos territorials. Sense aquesta visió global, federal, els petits territoris no podran participar en l’economia global. En una economia integrada sempre hi haurà fluxes financers i fiscals entre territoris, i el federalisme és l’únic mecanisme per gestionar-los amb transparència i consens.El trilemma de Rodrik ens diu clarament que és impossible avui compatibilitzar l’estat-nació amb la globalització i la democràcia. Passi-ho bé doncs, estat-nació. Visca la democràcia i el federalisme!

(Per saber més, llegir “Qué es el federalismo” de Libros La Catarata i la seva llista de referències bibliogràfiques, i consultar el power point explicatiu de Federalistes d’Esquerres)

 

*****

Marc MARTÍ-COSTA i Joan SUBIRATS, “Del doble movimiento a la nueva agenda municipalista” a La Trama Urbana (19-08-16)

https://latramaurbana.net/2016/08/19/del-doble-movimento-a-la-nueva-agenda-municipalista/

Texto de presentación del monográfico Crisis, gobiernos locales y políticas urbanas” publicado en la revista Ciudad y Territorio Estudios Terrtoriales, vol. XLVIII, núm. 188, pp. 181-186. Puedes descargar el monográfico completo con todos los artículos aquí.

Un doble movimiento que se institucionaliza en mayo de 2015

En este monográfico queremos analizar los impactos en los gobiernos locales y en las políticas urbanas de la crisis que está atravesando la sociedad española desde el 2008. El objetivo es poder calibrar sus repercusiones sobre la agenda urbana en el actual contexto de austeridad y explorar las posibilidades de transitar hacia una nueva agenda urbana, distinta de la que fue hegemónica en los años anteriores a la crisis. Se trata de una agenda basada en coaliciones pro-crecimiento, competición interurbana, grandes proyectos urbanos, explotación del territorio, un limitado gasto social y un creciente protagonismo de los actores privado-mercantiles en las estructuras de gobernanza. Sobre todo cuando, como ha afirmado recientemente Harvey (2015), los barrios de las ciudades se han convertido en el espacio privilegiado en el que organizar de forma transversal muchas personas y colectivos afectados por diversas contradicciones y conflictos. Solo en la cotidianeidad del territorio compartido pueden encontrar la base para articular su capacidad de respuesta.

El 15 de mayo de 2011 las plazas de las principales ciudades españolas fueron el escenario de la eclosión de una protesta social que se había ido forjando años antes como consecuencia de algunas movilizaciones sociales (por ejemplo V de vivienda), el empobrecimiento y la falta de empleo de franjas cada vez más amplias de población, el inicio de políticas de recorte del gasto social y la creciente erosión de la legitimidad de los grandes partidos y sindicatos. Con el tiempo, y como consecuencia de la incapacidad de los principales actores sociales y políticos hegemónicos de canalizar este descontento social, han tomado protagonismo nuevas candidaturas y formaciones municipalistas que aglutinan amplias coaliciones de actores. Se produce así, una suerte de «doble movimiento», tomando prestada la expresión que aparece en los análisis de Polanyi.

Karl Polanyi nos aporta (especialmente en su libro «La Gran Transformación», escrito en 1944) una lectura amplia de las crisis capitalistas como procesos históricos que incorporan tanto aspectos sociales, políticos y ecológicos, como económicos. Estas crisis no son tan solo el resultado de un estancamiento de las tasas de ganancia, el acelerado proceso de financiarización o el estallido de la burbuja inmobiliaria, sino que son asimismo consecuencia de una creciente mercantilización de la vida que acaba amenazando la propia reproducción social. Como reacción a esta situación, un conjunto de fuerzas sociales, de ideologías diversas, se agruparían para garantizar los sistemas de protección social y una nueva regulación del mercado iniciando procesos de desmercantilización.

Un proceso muy similar al que describe Polanyi para la crisis de 1930 está sucediendo también en nuestro tiempo. Con una particularidad: la importancia del escenario local como vía de acceso de estas nuevas fuerzas sociales a los escenarios institucionales de poder. Las elecciones locales de mayo de 2015 marcaron, en este sentido, un importante cambio en la configuración del poder municipal: ciudades como Valencia, Madrid, Barcelona, La Coruña, Vitoria, Cádiz o Zaragoza, pasaron a ser gobernadas por fuerzas políticas no tradicionales. Muchas de estas candidaturas estaban formadas por activistas de movimientos sociales tanto en defensa de los servicios públicos (vivienda, sanidad, educación) amenazados por las políticas de austeridad, como activistas provenientes de nuevos movimientos sociales como el feminismo o de la dinámica alterglobalizadora.

Así, para poder entender la nueva agenda de estos gobiernos locales debemos incorporar las críticas de Nancy Fraser al esquema dual de Polanyi al que antes nos referíamos. Fraser habla de la necesidad de incorporar un tercer eje al movimiento dicotómico entre mercantilización-protección social: el de las luchas para la emancipación. Según esta autora, la emancipación tiene un papel ambivalente en relación a la mercantilización y a la protección social debido a que las luchas en contra de la dominación cuestionan las formas de protección y solidaridad social preexistentes (como las que reproducen formas de dominación patriarcal) y pueden fomentar algunas dinámicas individualistas y mercantilizadoras. Para Fraser, cuando existe una alianza entre actores favorables a la protección social con actores favorables a la emancipación:

«el efecto no sería la erosión [de la protección]

sino más bien la transformación de la sustancia

ética en el sustrato de la protección» (Fraser,

2012: 27).

En este sentido, lo que parece significativo es entender y analizar el reto de cómo hacer efectiva esta transformación en el terreno de las políticas urbanas, sin que ello implique el volver a formas de redistribución social propias de la etapa pre-crisis. Este es el principal cometido del monográfico, analizar estos cambios de agenda en el periodo de austeridad, caldo de cultivo en los cuales unos nuevos gobiernos locales tendrán que operar, seguramente en el mismo contexto de austeridad y con unas lógicas institucionales y de gobernanza que configuran un sendero en el que resulta difícil buscar caminos propios.

Los cambios de agenda urbana en el contexto de austeridad

Para poder comprender el contexto actual hemos entendido necesario hacer un breve repaso de la evolución histórica de la gobernanza y las políticas urbanas desde la recuperación de la democracia en España. El artículo de Martí-Costa & Tomàs aborda esta tarea utilizando y ampliando las categorías de Brenner (2004) en su análisis de la transformación del Estado a partir de los cambios en la gobernanza urbana. En este artículo se describen cinco fases con diferencias internas: una etapa de keynesianismo espacial mediado por la construcción del estado de bienestar y de las autonomías y la consolidación de los ayuntamientos democráticos democráticos; una etapa donde las estrategias de glocalización de las principales ciudades van tomando fuerza en un marco de creciente liberalización con la entrada en la UE; una fase de urbanismo de austeridad a partir de 2010 en el que se aprecian lógicas recentralizadoras y finalmente una etapa de contestación y cambio que se inicia con la llegada al poder de nuevos actores a partir de las elecciones de 2015. Esta evolución nos permite imaginar paralelismos entre los diferentes periodos, como por ejemplo las similitudes y diferencias entre los primeros gobiernos democráticos de finales de los 1970 (en los cuales alianzas de nuevos actores ocuparon los gobiernos locales en un proceso de cambio de régimen y de crisis económica) y los nuevos gobiernos municipales surgidos de candidaturas ciudadanas.

Sin duda uno de los aspectos clave de la crisis ha sido la importancia del sector de la construcción en el proceso de reestructuración económica de los 1980, cuya inflación produjo la primera crisis a principios de los 1990 y una segunda crisis mucho más honda a final de los 2000, en un contexto económico mucho más internacionalizado. Se evidencia cómo las salidas capitalistas a las crisis económicas a través de nuevas formas de acumulación acaban siendo las causantes de las nuevas crisis que necesitan nuevas rondas de reestructuración y así sucesivamente. El artículo de García & Janoschka profundiza precisamente en los cambios en las formas de acumulación que sehan ido dando durante la crisis y el periodo de austeridad en el ámbito específico de las políticas de vivienda. A través de un repaso histórico ponen el acento en las particularidades del caso español frente a otros países europeos como resultado de las políticas de vivienda que se impulsaron a finales del franquismo.Unas políticas continuistas en las que la principal innovación fue la creciente financiarización de las economías domésticas que se originó a partir de los años 1990, lo que acabó generando devastadoras consecuencias en forma de masivos desahucios durante la primera década de los 2000 evidenciando el rol central del sector financiero en el acceso a la vivienda. Utilizando el concepto de «acumulación por desposesión» de Harvey (2005), analizan cómo se rearticulan nuevos procesos de acumulación por desposesión durante el periodo de austeridad español con la entrada de nuevos actores vinculados al capital extranjero (como los gestores de los «fondos buitre») y el desmantelamiento de la escasa vivienda pública existente con la liquidación de organismos de gestión de vivienda social y la venta de patrimonio bajo la coartada del pago de la deuda.

En el apartado de Internacional, Statisa nos relata en su artículo una versión extrema y avanzada de este proceso sobre las políticas de vivienda en el caso griego. En este contexto es donde nos podemos interrogar sobre el papel de los gobiernos locales y autonómicos para revertir esta situación y su capacidad para impulsar nuevas políticas de vivienda más allá de suavizar los efectos más inmediatos de la crisis habitacional como son los desahucios.

Pueden también apreciarse nuevas formas de acumulación en la ciudad en las estrategias que se denominan de «Smart City». March, Ribera-Fumaz & Vivas analizan la emergencia e institucionalización del paradigma de la «Smart City» en España, especialmente enfocada en nuestro contexto hacia un objetivo de una mejora de la eficiencia económica de los gobiernos locales. Su lectura crítica va un poco más allá y sitúan esta nueva estrategia en el contexto de austeridad. En este sentido la estrategia de la ciudad inteligente puede entenderse como una despolitización del proyecto urbano a través de la tecnificación de las soluciones urbanas. Planteándose lo que denominaríamos un utopismo urbano funcional en relación a una solución espacial para los problemas de acumulación de capital en la crisis, que encuentran precisamente en la explotación del big data y la hipertecnologización de los servicios urbanos nuevos nichos de negocios antes no explotados. Para lograr este objetivo, queda patente la necesidad del rol activo de los gobiernos locales con la creación de nuevas estructuras de gobernanza que favorezcan a las grandes empresas tecnológicas. Sin embargo, los mismos autores plantean la  posibilidad/necesidad de repolitizar este paradigma para poner el potencial que ofrecen las TIC al servicio de modelos de ciudad más incluyentes y cooperativos.

Tal y como han destacado Martí-Costa y Tomás, una de las particularidades del urbanismo de austeridad español es el proceso de recentralización de algunas competencias municipales durante la crisis, frente a la tendencia a una acelerada descentralización en otros países europeos. La principal herramienta jurídica para llevar este proceso de recentralización ha sido la Ley 27/2013, de 27 de diciembre, de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local (LRSAL). Dada su importancia para los gobiernos locales, el artículo de Martínez-Alonso profundiza en su análisis y sus efectos en los sistemas locales de bienestar (Navarro & Rodríguez, 2009). Esta ley no deja de ser subsidiaria del principal eje rector de todas las políticas de austeridad que es la modificación constitucional del artículo 135 en septiembre de 2011 dando prioridad a la devolución de la deuda y limitando el endeudamiento de las diferentes administraciones públicas. Modificación constitucional que se hizo operativa con la Ley Orgánica 2/2012, de Estabilidad presupuestaria y la LRSAL en el ámbito de los gobiernos locales. Martínez-Alonso describe las consecuencias de la LRSAL como un «desapoderamiento competencial» que combina la pérdida de competencias propias, el debilitamiento de la posición institucional y de la autonomía de los gobiernos municipales. A pesar de la mejor situación financiera de los gobiernos locales en comparación con los gobiernos autonómicos y centrales, la nueva ley abre la puerta, por un lado, a la privatización de los servicios municipales locales y, por otro lado, a la transferencia de servicios a unos gobiernos autonómicos con un mayor endeudamiento y mayores dificultades para garantizar los servicios existentes. En la práctica, vemos como la LRSAL actúa como un cerrojo a la posibilidad de ampliar el Estado de Bienestar a través de los gobiernos locales y, a su vez, genera el debilitamiento de los sistemas de bienestar locales a través del fomento de la privatización y al traspaso competencial. A pesar del estatus especial de Barcelona y Madrid, es en este contexto donde los nuevos gobiernos locales tienen que hacer frente a las consecuencias sociales de la crisis y desplegar sus programas de emergencia social.

En lo que se refiere al ámbito social, el artículo de Blanco, Cruz, Martínez & Parés discute la pertinencia del enfoque de la innovación social para hacer frente a los procesos de segregación social y la falta de respuestas a las necesidades sociales por parte del Estado. En el argumentario neoliberal es común presentar al Estado como una máquina ineficiente  y excesivamente costosa que no satisface las necesidades sociales. Una respuesta a esta situación acostumbra a ser apelar a mecanismos e instrumentos de mercado y, la otra, a las propias capacidades autorganizativas de la sociedad en esos ámbitos o colectivos donde ni el Estado ni el mercado llegan o dejan de llegar. En esta última opción convergen movimientos y colectivos emancipadores que abogan por mecanismos de cooperación social en los cuales no intermedie ni el mercado ni el Estado. Además, en los últimos años el enfoque de la innovación social se ha ido promocionando desde instancias como la Unión Europea, configurando un concepto con múltiples entradas. A través del análisis de las experiencias de innovación social en Cataluña y la segregación social, se ponen sobre la mesa dos evidencias relevantes en el marco de la crisis social y urbana. La primera es que  aunque con menos intensidad que en otras realidades como la de Francia, se constata un aumento de la segregación urbana, especialmente una (auto)segregación de las personas con más recursos como manifestación espacial de una creciente desigualdad. Esto indica que ni los mecanismos de planificación, de regulación del suelo, ni tampoco las políticas de vivienda han propiciado unas ciudades y regiones metropolitanas más igualitarias. En segundo lugar, se reitera la importancia del papel del Estado en sus diferentes niveles y sus mecanismos redistribuidores para mejorar los barrios más desfavorecidos. En estos espacios, las experiencias como Plataformas de Afectados por las Hipotecas, lo que reivindican no es simplemente más autoorganización, sino una acción colectiva orientada a que el Estado garantice los derechos sociales, en este caso los más vinculados al derecho a la vivienda. Como contrapunto, en la sección de Experiencias, la contribución de Baiges nos relata la interesante política del «Pla Buits» del Ayuntamiento de Barcelona, donde encontramos un ejemplo en el que estas experiencias de innovación social son enmarcadas y acompañadas por la actuación municipal.

Por un lado, vemos cómo nuevos paradigmas emergen en el contexto de la crisis de austeridad (como el ya mencionado de la «Smart City»), aunque no todos con la misma intensidad/ prioridad. Buhigas & Pybus se interrogan sobre si repensar la industria y su relación con la ciudad es realmente una prioridad urbana en la actualidad urbana o no. Una vez constatados los efectos de una economía basada en la producción inmobiliaria y los servicios de baja productividad, en el artículo se deconstruye el proceso de terciarización de las economías del norte global y se reivindica las virtudes del sector industrial en relación a la cohesión social, la competitividad y la sostenibilidad. Cómo conseguir llevar a cabo políticas efectivas hacia la reindustrialización de las ciudades representa, sin duda, el principal reto para los gobiernos, especialmente cuando los sistemas de información, análisis y planificación no están pensados para ello; y cuando, al contrario, la tendencia ha sido la expulsión sistemática de la industria de la ciudad. Es sin duda un campo aún con un gran potencial desarrollo en las agendas de políticas urbanas que ponen precisamente el acento en las alternativas económicas existentes más allá de la mera explotación del territorio, ya sea a través de su artificialización como a través de su consumo turístico.

Collado & Fernández abordan en su artículo el origen de un movimiento social local de carácter ambiental surgido en plena efervescencia del boom inmobiliario contra una recalificación urbanística, analizando su institucionalización hasta convertirse en un partido político que se hizo con la alcaldía de la localidad de Torrelodones en el año 2011, revalidando la misma cuatro años después con mayoría absoluta, y valorando los cambios en la gobernanza que todo el proceso ha implicado.

Los retos del municipalismo ciudadano

No queremos concluir esta introducción sin una referencia a la coyuntura actual y sus posibles derivaciones. Podría suponerse que las posibles respuestas de las ciudades frente a la crisis planteada oscilarían entre el retraimiento (continuidad de las políticas, con menos recursos), poner el énfasis en las situaciones de emergencia social (amortiguando los efectos sociales más nocivos de la crisis), emprendimiento urbano (estrategia proactiva que busca nuevas iniciativas más o menos apegadas a las tradicionales formas de desarrollo urbano) o búsqueda de nuevas políticas urbanas (una mirada más de cambio de época y no tan sujeta a una lógica coyuntural de la crisis). Las distintas opciones deberían relacionarse con el grado de impacto de la crisis en las ciudades, el nivel de vulnerabilidad generado y la mayor o menor presencia y significación de los movimientos sociales urbanos en las ciudades. En efecto, la combinación de mayor vulnerabilidad y mayor densidad social alternativa, podría suponer mayores posibilidades de cambio en la dirección política de la ciudad y de las políticas urbanas (Martí-Costa & al., 2015).

Algo de eso hemos visto en las elecciones municipales de mayo del 2015. Ciudades que por su tamaño, por la crisis de sus estructuras de poder debido a los numerosos casos de corrupción o por su especial fragilidad en sus parámetros de desarrollo, podrían ser más susceptibles de cambios significativos en sus estructuras institucionales, han visto llegar a los equipos de gobierno nuevas formaciones políticas, dando más importancia a los temas sociales, programas renovadores en temas como recursos básicos (energía, agua,…), nuevos parámetros de desarrollo urbano, prioridad a la vivienda social, impulso de proyectos de economía colaborativa, repolitización del cambio tecnológico y sus efectos en la ciudad, etc.

De alguna manera estamos asistiendo a la emergencia de una nueva agenda urbana, más extensiva, más transversal, y que además pretende llevarse a cabo alterando los tradicionales parámetros institucionales, tecnocráticos y jerárquicos que podían caracterizar a las políticas locales y urbanas de los 1980 y 1990. Es prematuro definirse sobre el grado de consolidación y de asentamiento que estas nuevas dinámicas (presentes en cuatro de las cinco ciudades más grandes de España) puedan tener, dado la difícil e incierta situación económica, el poco recorrido realizado y la significativa fragilidad política en algunos de los casos más relevantes. Pero, al margen de los recorridos que cada una de estas experiencias tenga, lo importante será comprobar si esa nueva y emergente agenda urbana va asentándose, recogiendo lo que más allá de España es también el nuevo y creciente peso de las ciudades en el mundo.

No quisiéramos, como coordinadores de este número monográfico de Ciudad y Territorio Estudios Territoriales, dejar de agradecer a los autores, los evaluadores anónimos y los editores de la revista por el magnífico trabajo llevado a cabo sin el cual no hubiera resultado

posible la configuración del mismo.

 

*****

Entrevista a Marina SUBIRATS a Crític (4-08-16)

http://www.elcritic.cat/entrevistes/marina-subirats-els-joves-precaris-sou-la-classe-potencialment-mes-revolucionaria-10871

Marina Subirats (Barcelona, 1943) és sociòloga. Amb especial interès per la sociologia de l’educació i la sociologia de la dona: les desigualtats (materials i culturals) i el feminisme l’han impulsat, assegura, a no perdre mai el contacte amb la realitat. Subirats s’ha expressat a les places, a l’acadèmia i a les institucions —com a independent— ens els últims anys. Les seves paraules són un recorregut pels fets socials més importants de l’últim mig segle; va viure el maig del 68 a París i va militar a Bandera Roja. Qui millor per analitzar què és fer el salt del carrer al govern? Subirats lamenta que l’experiència la faci recelar de les faules: les utopies han de trobar lloc a les institucions. I la generació més jove hi té molt a dir.

[Només un ventilador mal educat talla el discurs lligat de Marina Subirats. Quan parla fa poques pauses. Sona un telèfon a l’habitació del costat; en té prou de moure una mica el cap d’esquerra a dreta per indicar-me que prosseguim. Només s’atura amb allò que li molesta. Agafa aire quan parlem, per exemple, de la seva educació secundària “al Maragall” —com li diu ella a l’institut— o a l’escassetat de bons professors a la UB. Agraeix, en canvi, els anys a l’Escola del Mar, als 50: escola hereva de la revolució pedagògica de finals del XIX. “L’educació no pot estar centrada només en el desenvolupament intel·lectual”, enceta la conversa]

Com es projecta algú a estudiar Filosofia i Lletres als anys seixanta?

Jo era una persona inquieta, m’agradava estudiar i llegir. Però què passava… Venia d’una família de classe mitjana-baixa, d’un nivell educatiu alt però: el meu pare era un dibuixant, un cartellista de la guerra. I la meva mare, que sempre havia volgut ser mestre, ho va aconseguir als 50 anys. Un ambient culte però pobre, en definitiva. Jo no sabia què triar: essent noia, fer ciències? Filosofia i lletres feia més de noia… [Diu, amb sorna] Per classe social vaig fer una tria no tant vocacional… Veient-ho ara, penso: m’hauria pogut dedicar a una ciència més seriosa que la sociologia.

No ho és, de seriosa, la sociologia?

No s’han posat els mitjans per desenvolupar-la al nivell científic que avui tenen altres disciplines. La sociologia segueix sent un món d’impressions. Caldria treballar molt més en comú, i amb més mitjans… La sociologia podria ser una ciència com qualsevol altra perquè la lògica del social és implacable, però políticament no ha interessat. Resultat? No és més que un discurs sobre la realitat. I sempre penso: si m’hagués dedicat a una ciència amb més mitjans, m’ho hagués passat molt bé. La del sociòleg és una feina molt solitària i artesana i, sincerament, la sociologia en l’actualitat està com l’alquímia amb relació a la química. És una ciència molt ideològica.

S’està extremant aquest ús ideològic de la sociologia amb la posmodernitat?

I tant. A l’economia es veu claríssim. L’economia ha desenvolupat aquelles línies que l’interessava al capital. Les que no, res. La teoria marxista, per exemple, que t’aclareix algunes coses fonamentals de l’economia, s’ha soterrat. Parla amb estudiants d’economia, i… Teoria de la plusvàlua? Res!

No tots els sociòlegs poden presumir d’haver viscut moments tan rellevants: maig del 68.

A París vaig estar-hi fins l’any 70. Així que sí, vaig viure tota la pujada dels moviments socials, inclòs el maig del 68… Però també vaig viure la baixada. [Deixa anar una rialla]

Vist amb perspectiva, s’assembla el maig del 68 a moviments més contemporanis, com el 15-M?

El 15-M va ser menys —en tots els sentits— que el maig del 68. Se’ns dubte. I el resultat n’és un altre, a la vista està. El maig del 68 va trencar molts hàbits, però sobretot en el terreny dels costums, de les jerarquies. Dels convencionalismes francesos. Però el moviment tenia poc clar el model social o econòmic: el discurs era marxista (la revolució!) però ja se sabia que la Unió Soviètica no anava bé… Que no es volia un comunisme com aquell. Allò era una utopia inconcreta.

No són comparables les dues lluites? Les dues utopies inconcretes”?

Aquella era una fase del capitalisme on calia donar una empenta a la cultura, perquè canviés. El del 15-M és un problema en la fase final —esperem— del capitalisme; d’una fase ja molt tòxica, però que pot durar molts anys. La necessitat ja és d’un nou model. Tots els elements de les teories anteriors han fallat: el comunisme especialment, i la socialdemocràcia menys, però… No es veu que aquesta sigui el futur perquè [la socialdemocràcia] juga al capitalisme. I, al marge de l’estat del benestar, no ofereix una alternativa. La fase actual del capitalisme ens mostra una acumulació per dalt i una misèria espectacular per abaix. L’època actual és molt més difícil que la del 68.

Per què?

Ara fa poc vaig ser a París, i vaig revisar les imatges, cartells, textos i pel·lícules que hi havia al maig del 68. Tot allò em va confirmar una cosa: tot era molt ideològic en aquella època. La Sorbona representava en Lenin, el Che, en Mao, en Bakunin… Tota l’esquerra junta: roja, negre… Ara, la Nuit debout per exemple, no en tenia res d’això. Els anarquistes aguanten una mica però ja no hi ha ni banderes roges. Qui sap on paren?

La utopia” del 15-M s’ha concretat massa ràpid?

La crisi ha fet que el 15-M es convertís ràpidament en un moviment de partits. La brutalitat del govern del PP, la deriva del PSOE… Han fet que la gent sentís indefensió. Et diré més: del 15-M vaig pensar que, si no es concretava en un partit (o diversos), si no s’entrava a les institucions a fer acció política… Tot s’acabaria. Perquè la policia t’estovarà més o menys, però al final te’n canses. I la societat és com la natura: si es crea el buit, de seguida s’omple. De la terra han brollat Podem, En Comú…

Tu has militat a Bandera Roja. Al PSUC. Has simpatitzat amb ICV. Les institucions…

“A les institucions no”. Això entenc que ho digueu vosaltres. Perquè ens deceben. Però jo no ho diré: amb els sistemes de govern actuals, no tenim recanvi. Hi ha coses que caldria resoldre, però què fem? El neguit del que tu parles fa anys que està explicat: en Robert Michels ho va explicar el 1915 a ‘Los partidos políticos’… Quan els partits ‘revolucionaris’ entren al poder, els seus caps es converteixen en buròcrates: un cop viuen d’allò ja no ho posen en dubte. Un exemple: l’any 1968 el major problema que teníem a París, era el Partit Comunista…

I això?

Cada matí un membre del PC venia a dir-nos que “aturéssim la follia”. Que deixéssim de fer merder. Per què? Ells havien apostat per la via parlamentària. Avui tinc clar que no es pot prescindir de la via institucional.

No?

Com canvies les coses? Torno a la Nuit debout, on hi havia molt missatges del tipus “anem a la muntanya”, “cultivem-nos el nostre menjar”. Així mai no caurà res. La caverna? Ara reinventarem la vida salvatge?

Quan vas marxar de l’Ajuntament de Barcelona, al 2006, ho vas fer en part cansada de les institucions i dels límits que imposen.

Sí, però ara sé que per influenciar la vida social no tenim més eines. Els moviments socials són molt importants, perquè fan sorgir la novetat: tu tens un salt d’aigua que baixa, però convertir allò en un molí que treballi el gra… Necessites un engranatge. De la força salvatge a la productiva.

I si es trenca el molí?

Caldrà inventar un altre molí. Les institucions no són res: una caixa buida. Són les persones que hi ha dins. Que, a la vegada, sempre són el que tenen a fora…

Barcelona en Comú ha descapitalitzat, en certa mesura, els moviments socials.

Doncs no se’n sortiran.

I la frustració que provocarà?

Aquest és el problema. No tenim paciència. No tenim paciència per fer-nos càrrec de què és la vida política. Tothom ho vol tot ja. Un altre exemple: l’any 2014 la gent em deia que seriem independents… Què!? Aquest és el problema de ser gran, segons quines faules ja no les creus…

Al 2010 vaticinaves més conflictivitat social a Barcelona. I va passar. I ara? Què passa quan els moviments socials ja no hi són’?

Per mi no és tant que unes persones concretes facin això, o allò. Sinó les relacions de forces. Em baso en el marxisme: les classes socials. El discurs de classes s’ha liquidat perquè figura que tots som classe mitjana. [Somriu] Però segueixen actuant, les classes. Unes tenen molta força i d’altres, molt poca. Que a l’Ajuntament arribi una força d’esquerres, quan l’esquerra té tants pocs instruments de construcció pròpia… Quan s’intenta fer una passa en la direcció oposada al que s’ha fet sempre, els ‘ben pensants’ se’t tiren a sobre. Si el vent bufa molt, molt i molt, vas en la direcció que bufa. Quan hi ha els problemes dels manters, per exemple: Aquesta gent té dret a viure? Què és més important? Que hi hagi qui pot vendre les seves coses (sorgides de llocs dubtosos, en molts casos), o que la gent pugui viure? El dret a la vida, qui el garanteix? L’Ajuntament del canvi va entrar amb aquesta veu a la institució. Però, després de les eleccions, la gent de Nou Barris —que va baixar per a dir “Sí se puede”— on és? Ha tornat a Nou Barris. No tot és una qüestió de corrupció personal… Fer política vol dir…

[Rumia una estona] Una metàfora: el sociòleg està a la vora del riu. I diu: “S’ha d’anar cap allà”. Però el polític és el que està dins de la barca. I quan està remant li ve una ventada, una pluja, que fa variar la seva direcció. La seva feina és que no s’enfonsi la barca, al final. I content d’arribar a algun lloc! Quan arriba a un lloc on no volia anar, content de justificar-ho. Fer política és això.

I com sexplica això a la ciutadania?

Hi ha d’haver molta educació. La política és un circ, i si no hi ha aquesta educació… He publicat un article sobre això: governar una maleta escindida. La societat tendeix a una escissió cada vegada més gran sota l’empara d’una democràcia. Les formes d’aquesta són cada vegada més un ‘cop d’estat’. Portar un paper a una urna és el que ens queda? Mira com gràcies a això el PP ens ha imposat coses increïbles. Hi ha d’haver una gran educació política: m’he preguntat durant anys què passaria amb la vostra generació, en aquest sentit.

Per què?

Als 80 hi havia un grau de coneixement polític molt elevat a la universitat: Què vol dir negociar? Què vol dir pactar? Tot això no ho heu tingut, vosaltres. Les universitats han estat despolititzades, més enllà d’una minoria. “Què faríeu quan vingués una bufetada?”, em demanava. Esteu aprenent des de zero. I l’Ajuntament també. Que difícil per a un equip tan jove com el de l’Ajuntament.

Però els membres de l’Ajuntament [de Barcelona] tenen la cara trencada al carrer…

En tenen poca, de carrera; no és com trencar-se la cara al carrer, això. Governar és una altra cosa. La necessitat de pactes és governar. Nosaltres, durant el franquisme, en l’absoluta feblesa, sempre estàvem pactant. Sabíem que res no era pim-pam! Quan va morir Franco jo ja tenia 32 anys, eh. Aquells anys vaig aprendre que els partits polítics han de ser la punta de llança d’una classe social. I els treballadors estan desmobilitzats, ara. Mira els sindicats.

La sensació de pertinença a les classes està desdibuixada, diu l’Owen Jones.

De fet, amb la globalització apareix un dibuix diferent de les classes: hi ha una classe social per dalt, la que fa el que vol amb el món i que no és la burgesia. En segon lloc, està sorgint una classe intel·lectual, de serveis i al servei d’aquesta primera: tècnics, mànagers… I, per últim, a la banda baixa, una classe diferent a la dels treballadors d’abans. Uns grups de marginació màxima: immigrants i persones en precari. Per molt que s’hagi estudiat: viuen perquè els pares els mantenen. Perquè no tenen lloc.

I com teixeixen les relacions entre aquesta classe?

És molt difícil. No tenen portaveus ni sindicats.

Però tenen objectius comuns.

Sí, però una classe es construeix. Marx deia allò de que la revolució sorgirà de les fàbriques, no dels pagesos. Perquè els pagesos estan dispersos. I aquest precariat està dispers… No té on trobar-se. Les places? Tornem a Nuit debout: no ha quallat. I això crea un problema greu a França. Perquè aquí, grups com Podemos, són alternativa política. Però a França? A l’esquerra del Partit Socialista no hi ha res i, l’altra banda, només hi ha l’extrema dreta. La disjuntiva està entre la dreta i l’extrema dreta.

I a Catalunya? Quina és la situació?

Jo tinc por que tot això acabi molt malament. Estic a favor del procés de creativitat i il·lusió, però políticament s’ha creat a la gent la ‘il·lusió de la immediatesa’. I crec que això generarà frustració. L’independentisme ha estat el projecte d’una generació, en certa manera de la gent jove. És com el ‘Brexit’.

Què vols dir?

El primer ministre va posar sobre la taula una ‘utopia disponible’… “Si voleu sortir, podeu sortir”. I la situació és tan opressora, que tothom busca una utopia de sortida.

Plantejar aquests escenaris és una irresponsabilitat política?

No, la gent n’està farta. I ho demostra com pot. Si una classe alta transnacional es queda amb tot, què fem? Mira el TTIP: “Els deixarem sense cap mena de reacció nacional”. Hi ha molta gent que mor de misèria? I què. ‘Sin complejos’, que diuen. Les lògiques subjacents són les més perilloses. Quan Ada Colau explicava allò que va ser assetjada, la gent pensava: “Com pot ser que expliqui això? És una mostra de feblesa!”. Això només ho pot fer algú valent…

Parlant de gènere

Ha de figurar que ella pot amb tot. Tu no pots destapar l’olla: és impúdic. Però l’olla, les tensions, existeixen. I quan algú les destapa, n’és la víctima. El que li va passar a l’Itziar González [exregidora de Ciutat Vella], per exemple. Fins al punt que la van amenaçar de mort.

Dues dones. Afecta més?

És més fàcil que es doni la imatge que són bledes, clar. Les ‘febleses’ se sumen: dones i d’esquerres. [Sospira] Cada dia és més difícil ser d’esquerres… Als setanta el món anava a l’esquerra… Mira els diaris! Fins al punt que jo pensava: això no té retorn. M’equivocava! Als 80, els estudiants em discutien: ara només volen escoltar la lliçó. Els joves però sempre insurgiu. Ara però, no per ideologia, sinó perquè us han ‘robat’ el ‘modus vivendi’.

Afebleix que no sigui una qüestió ideològica?

Bo? Dolent? Sempre hi ha d’haver etapes de trencament i d’empenta, i també etapes de consolidació… Però la política de la terra cremada no és la millor, això segur: quan algú és molt pobre, prou en té de sobreviure. Però la situació quan la vida és bona, no es presta al canvi. Vosaltres heu tingut una infantesa mimada, però ara heu rebut un ‘portassu’ als nassos. Aquesta és una situació interessant. El canvi però no ve mai dels grups que estan més avall, sinó d’una suposada classe mitjana —amb capital social i cultural— per poder vestir alguna cosa diferent.

Aquesta definició es correspon als joves precaris doccident?

Sou la classe potencialment més revolucionària. Però hi ha una cosa perillosa que us pot passar: el sorgiment d’una ‘intel·lectualitat globalitzada’. Que viu bé, amb bons sous i viatges…

Una ‘intel·lectualitat globalitzada’?

La intel·lectualitat es divideix entre els que apunten a ser locals o els que apunten a ser globals: el local és el professor amb pocs diners que no sap on anirà a parar; la global, la que t’he definit abans. Si aquest grup de locals, de cop, canvia certes coses però es pot inserir al grup global, ideològicament passarà a ser ‘progre’ —com li deien a la meva època— i es posarà a la cadira de la burgesia. He vist gent que tirava pedres davant del Liceu i després ha corregut a buscar-ne un abonament.

Això és desclassar-se? Has viscut mai contradiccions de classe, Marina?

He passat una situació precària durant molts anys, vaig ser Personal No Numerari (PNN) fins als 42 anys. Cada any podien deixar-me sense contracte; i alguna vegada va passar. No vivia malament, però justet. Després les coses van variar políticament i amb això la meva situació va passar a ser de comoditat. Això però no m’ha fet variar la ideologia: la clandestinitat i el feminisme et mantenen en la posició dels grups dominats. Et mantenen amb una visió d’un món que és ple de lluites. Això sí, alerto: tinc companys de Bandera Roja que han acabat al PP.

******

Víctor LAPUENTE, “Poetas de Salamina” a El País (28-08-16)

http://elpais.com/elpais/2016/08/12/opinion/1470993767_409153.html

“Grecia, 480 antes de Cristo. Una tormenta de polvo y sangre avanza por el desfiladero de las Termópilas, sobre los cadáveres de Leónidas y sus legendarios 300. Navíos persas se acercan por el Egeo agitando sus tentáculos de madera. Nubes de flechas cubren el sol. Por tierra, mar y aire, el rey Jerjes despliega el ejército más grande que ha visto el mundo antiguo. Una procesión de muerte aplastará las ciudades-Estado griegas. Han osado rebelarse contra un imperio que se extiende de Egipto a la India.

Ha sido un verano de Juegos Olímpicos. Pero los dioses del Olimpo, que 10 años atrás habían ayudado a los griegos a frustrar la invasión del rey Darío en la batalla de Maratón, parecen haber abandonado ahora a los suyos. Jerjes ha retomado el sueño vengativo de su padre. Y, esta vez, la suerte parece sonreír a los persas. En las Termópilas, un traidor les ha guiado secretamente hasta la retaguardia griega. Y, tras tres días de heroica resistencia, los espartanos son masacrados. Se cumple la profecía del oráculo de Delfos: morirá el rey de Esparta, descendiente de Hércules. Anticipando una muerte segura, Leónidas se había llevado solo a soldados que dejaran hijos vivos.

Acorralada, Atenas es un coro trágico de voces discordantes. El cálculo frío invita a la rendición. La emoción caliente exige un combate terrestre, como en Maratón. Temístocles toma la palabra, señalando un camino intermedio, astuto y a la vez pasional. Exige un sacrificio extremo: evacuar la amada Atenas, que será destruida por los persas, y refugiarse en la isla de Salamina. Sabedor de las ansias persas por una victoria rápida, Temístocles les invita a una batalla naval en el estrecho de Salamina. Allí, los barcos persas pagarán su superioridad numérica, bloqueándose unos a otros. Y las naves griegas compensarán su inferioridad con solidaridad y patriotismo. Temístocles había creado una flota abierta a unas clases populares que, hasta entonces, habían visto pasar la historia a su lado, pues incluso en Maratón el protagonismo había sido para la aristócrata infantería. Sintiéndose héroes, los empoderados marinos griegos se lanzaron con furia contra los más numerosos barcos persas, demostrando que la fuerza colectiva puede ser más que la suma de los individuos. Su victoria salvó la incipiente democracia ateniense y cambió el curso de la historia.

Salamina fue el resultado de un equilibrio de virtudes. Temístocles ajustó los valores que, gracias a pensadores posteriores, conocemos como las cuatro virtudes cardinales: el coraje, la templanza, la prudencia y la justicia. Coraje para pelear contra el más fuerte; templanza para dejar que Atenas ardiera; prudencia para buscar el combate en circunstancias favorables, y la justicia de hacer frente al opresor. Si se hubiera dejado llevar por una sola virtud, Temístocles habría fracasado. Porque seguir una sola virtud es un vicio. Temístocles se basó en la experiencia —había sido general en Maratón— pero no se dejó arrastrar por el pasado e ideó una respuesta nueva. Conocía los números, pero también el poder de la motivación para ir más allá de lo que está escrito. La victoria de Salamina no fue épica ni estratégica, sino una sinergia de ambas. Una estrategia épica.

¿Qué hubiéramos hecho nosotros? Si Atenas hubiera estado gobernada por nuestros dirigentes actuales —y asesorada por economistas y politólogos con nuestros másteres en Prudencia y sofisticados cálculos estadísticos— no habríamos combatido en Salamina. Los datos lo habrían desaconsejado. Nos hubiéramos sometido al Imperio Persa no en 480, sino ya años atrás, cuando el rey Darío había enviado a sus embajadores, a sus hombres de negro, pidiendo tributo a las ciudades-Estado griegas. No podemos frenar las fuerzas de la historia; No Hay Alternativa, declamaríamos frente al irritado populacho ateniense. Dedicaríamos nuestros sesudos intelectos a conseguir unos buenos términos de rendición para la economía del país. Y, de paso, para nosotros.

Por fortuna, Temístocles y los dirigentes griegos no se dejaron llevar solo por sus analistas. De hecho, eran los persas quienes podían pagar a los mejores expertos e ingenieros, como los que construyeron el canal y el puente móvil que permitieron a las tropas de Jerjes cruzar de Asia a Europa. Y, curiosamente, el círculo de Jerjes destilaba la misma arrogancia de los expertos que la Administración de Kennedy-Johnson en Vietnam o la de Bush en Afganistán-Irak: ¿cómo es posible que los pobres atenienses no se rindan dada su manifiesta inferioridad?

Los griegos tenían analistas, pero también poetas. Papeles académicos, pero también poemas homéricos. Narraciones que transmitían los códigos morales del pasado y los adaptaban a los dilemas del momento. Obras de ficción que ayudaban a entender cómo aquello que nos hace mejores, como el coraje de Aquiles, también nos puede viciar, desencadenando desgracias colectivas. El naciente teatro griego permitió a los ciudadanos empatizar con sus enemigos, poniéndose en la piel de los persas; cuestionarse a los líderes heroicos; y confiar en sus propias fuerzas. Los análisis militares, o económicos, son importantes, pero el guion moral de una sociedad lo escriben sus artistas y pensadores. El arte deposita en nuestras conciencias imágenes sobre qué es lo correcto y lo incorrecto. Imágenes que sedimentan y moldean nuestro comportamiento.

Los retos de la globalización —menos sanguinaria que el ejército de Jerjes, pero percibida por muchos como una invasión— exige también una estrategia épica. Que ofrezca, y que pida, a los ciudadanos prudencia, coraje, templanza y justicia. Que combine la evidencia del pasado con la visión de un futuro no escrito. Que empodere a quienes ahora se sienten víctimas de unas fuerzas que no pueden controlar para que tomen las riendas, o los remos, de su destino.

Nuestros políticos no leen poesía. Y nuestros poetas y escritores parecen más inclinados a hacer análisis políticos —algo para lo que no están preparados y donde suelen cometer errores de bulto— que a representar en carne y hueso los grandes conflictos morales que luego rumiaremos todos. Tenemos vívidas narraciones de la miseria humana, de la crisis económica y de la corrupción política. Venden bien, porque los retratos de los vicios humanos, por comparación, nos hacen sentir mejores. Pero andamos escasos de imágenes de la grandeza humana. Venden mal, porque los relatos de las virtudes humanas, por comparación, nos ponen frente al espejo de nuestras carencias. Tenemos mucha ficción oscura e individualista. Pero poca ficción esperanzadora y trascendente de la que necesitamos para recomponer una sociedad fracturada. Faltan poetas de Salamina”.