Focus Press és una recopilació del Taller de Política d’articles publicats en els mitjans de comunicació en els seus diversos formats, amb el propòsit de trobar  pistes per entendre i comprendre els esdeveniments que es van succeint.Tindrà una periodicitat aproximadament setmanal i mai recolirà més de cinc articles. El criteri de selecció primarà els textos amb voluntat d’oferir claus interpretatives dels fets polítics, socials, econòmics i culturals més rellevants, tot intentant defugir les circumstàncies més conjunturals.En aquest número zero, hem seleccionat la reflexió de Marina Garcés sobre els miratges de la novetat com a ideologia; la interpretació del conegut consultor polític Nicolás Checa sobre l’èxit de Donald Trump a les primàries republicanes dels Estats Units; la informació solvent de Gemma Pinyol sobre les complexitats de la crisi de refugiats a la Unió Europea; el comentari de Kepa Aulestia sobre les dificultats per la investidura un nou president del Govern espanyol; i, finalment, l’anàlisi de Víctor Lapuente sobre la corrupció política des d’una perspectiva de gènere.Esperem que aquesta selecció de noms i de temes sigui prou expressiva de la intenció amb la que emprenem aquest nou producte del Taller de Política.

 

Marina GARCÉS, “La ideologia de la novetat” a Crític (6-03-16)

I. Novetat

La novetat és la ideologia de la modernitat. La modernitat és aquell temps en què tot el que és bo és nou i tot el que és nou és bo. Nascuda del tall amb l’Antic Règim, la modernitat és una proposta d’emancipació que es conjuga en futur: una societat nova, formes noves, màquines noves, noves possibilitats de vida, un home nou. Però la modernitat se’ns ha anat fent vella i, amb ella, també ha anat tornant-se cada cop més estèril la seva promesa de novetat. Bé ho sap i ho explota la societat de mercat, expressió culminant i perversa dels ideals moderns: el consum converteix la novetat en producte de temporada i ens encadena al desig insaciable d’un canvi permanent que no transforma res. Al contrari: la producció incansable de novetat és avui el que destrueix el present i el futur de la vida sobre el planeta i l’anestèsia mediàtica i consumista que ens permet viure tolerant-ho.

Quan la novetat s’ha buidat de les promeses emancipadores de la modernitat, ens cal reconquerir els adjectius que diuen el valor que donem a les nostres vides i conjugar els verbs que diuen allò que volem viure.

Aquí apareix el primer problema: les paraules ens han arribat gastades, els discursos s’han fet intercanviables… Ja ho sabem: tots els polítics, tots els intel·lectuals i tots els ideòlegs diuen el mateix i s’apropien les mateixes paraules. Fins i tot les cares noves” semblen repetir-se: ciutadania, democràcia, sobirania… Però aquí tenim també el primer repte: les paraules no són només discursos. Són allò que som capaços de fer-hi i de viure-hi. Per exemple: no és el mateix cooperar per a les empreses capitalistes que per a l’economia social, ara que tothom diu que coopera. O no és el mateix la democràcia pel sistema de partits que per les assemblees de barri, d’hospital, d’immigrants o de treballadors, ara que tothom pretén ser democràtic. Tampoc no és el mateix l’austeritat per a la troica que per als defensors del decreixement…

Les revolucions modernes pretenien tallar la història entre els vells i els nous temps, els vells i els nous homes, les velles i les noves formes, les velles i les noves institucions. Les nostres revolucions han de tallar i obrir les paraules que ens confonen i ens atrapen, per descobrir-hi els conflictes que s’hi amaguen i la potència de transformació concreta que neutralitzen. La primera d’aquestes paraules, doncs, novetat.

II. Nova Política

Parlar de “nova política” és, així, una categoria trampa que converteix en un producte caducable les lluites i els reptes de transformació social actuals. El que avui en diem nova política és un conglomerat encara molt indefinit de persones i d’estructures que vénen dels partits tradicionals amb cares, plataformes i sigles que fins fa poc no participaven en el sistema de partits. Més que una renovació ideològica i política, per a molts la nova política significa sobretot una regeneració ètica d’un sistema estructuralment corromput, a través de procediments més oberts, transparents i personalment honestos. En aquest nivell, a curt termini la nova política desperta un consens del qual em sento part, sense cap dubte.

El problema comença quan es debat la capacitat real que poden tenir les noves formacions polítiques de transformar l’exercici de la política real. La meva sensació és que la nova política està contribuint, també, a electoritzar i a estatalitzar la vida política. Malgrat que no sigui aquest el propòsit de molts companys i amics que la impulsen, els efectes de l’allistament generalitzat han provocat, en primer lloc, un retorn a la confusió entre vida política i vida electoral. Quan s’havia guanyat un marge molt ampli de politització que no es guiava per l’agenda electoral, l’electoralisme simposa com una patologia que condiciona no solament els calendaris, sinó que dicta lagenda política i social. La pregunta és: s’acabarà aquesta dinàmica quan hagi passat aquest any? O aquest any haurà estat el filtre que seleccioni quins i com poden ser els partits que prenguin el relleu de la política de sempre?

D’altra banda, la nova política està contribuint, també, a un retorn a l’estatalització de la política. Aquest tema és menys evident i més complex, així que només el puc apuntar, aquí. Però em sembla que és la qüestió clau i que encara no tenim totes les eines per pensar-la. Tota política és, en últim terme, una política d’Estat i en el marc de l’Estat? Podem sembla haver fet seva aquesta conclusió. L’independentisme català, en gran part, també. Tsipras, també. Enfront del fracàs en la construcció de marcs polítics amplis (una Europa integradora, una Espanya plurinacional, una globalització justa, etc.), torna el desig d’Estat nació i l’argument que sense la presa del poder de l’Estat i sense sobirania nacional no es pot fer política. De veritat algú s’ho creu? Que vingui Tsipras i ens ho expliqui…

III. Un país nou

El que està en joc, avui, no és només la regeneració institucional, sinó la redefinició de la vida política. Qui són els subjectes i on són els àmbits de l’acció política vertaderament transformadora avui? Tenim molt d’aprenentatge fet. En els darrers 50 anys, tres onades successives de mobilització àmplia de la societat han assajat, des de diferents llocs del món, formes de politització de la vida col·lectiva que no depenen ni de l’agenda electoral ni del poder estatal. Les onades 1968-1977, 1994-2004 i el tsunami de les places de 2011 indiquen els anys d’uns moviments socials i polítics que des de les primaveres revolucionàries fins a la construcció d’espais d’autonomia social, cultural i personal han mostrat que no hi ha transformació de la vida col·lectiva que no impliqui un subjecte múltiple i que no exigeixi un treball a diferents escales territorials i institucionals alhora.

Els qui vivim al món ara mateix tenim un repte que potser sí que és nou: fem el que fem, està passant i té conseqüències a escala planetària. El capitalisme global ja no és només un sistema productiu, econòmic i financer, construït amb la col·laboració dels seus principals beneficiats, els estats nació i les seves elits. És avui el cos mateix del planeta. El nostre cos. I la nostra ment. Vivim en un món comú, ens agradi o no, sapiguem què fer-ne o no. I vivim avui, en temps real, la possibilitat efectiva de destruir-lo.

Des d’aquesta situació general, que és política, educativa, ecològica i ontològica alhora, jo també vull un país nou, però no necessàriament un Estat més. A Catalunya, la relació amb l’Estat, propi o no, només pot dependre del que vulguem la gent que hi vivim i no dels partits polítics. Però un país nou és qualsevol lloc, es digui com es digui, tingui o no tingui Estat, on l’entramat de la vida col·lectiva es faci càrrec dels reptes d’aquesta nova situació, radicalment interdependent, de la humanitat. Per mi, això passa per una combinació entre moviments socials transnacionals i una acció política forta a escala local, que faci dels municipis, i no solament dels ajuntaments, una vertadera xarxa de contrapoder. No podem deixar que el discurs de la contínua novetat amagui la inèrcia i la reproducció del sistema capitalista i les seves institucions polítiques. Mai no viurem del tot en un món nou, perquè el futur, com ens ha ensenyat la modernitat, és el que no arriba mai. Però sí que volem un bon viure, per a tothom, en aquest. Com deien abans, aquí i ara”.

 

 

Nicolás CHECA, “9 claves del éxito de Donald Trump” a Ahora Semanal (4-03-16)

Después del supermartes Donald Trump y Hillary Clinton se colocan en los primeros puestos para lograr las nominaciones de sus partidos a las presidenciales. Lo de Clinton era previsible. Lo de Trump ha sido toda una sorpresa. Las élites políticas y mediáticas estadounidenses observan estupefactas su imparable carrera hacia la nominación republicana.

1.¿Dónde estamos? Trump controla su destino El 31% de los delegados necesarios para la nominación se han decidido tras el supermartes. Trump tiene 285 de los 1.237 necesarios. La ventana para detenerlo se cierra el 15 de marzo, cuando se habrá elegido el 61% de ellos. Ohio y Florida, los estados de John Kasich y Marco Rubio, celebrarán sus primarias ese día. Trump aventaja a Rubio en 20 puntos en Florida y en 5 a Kasich en Ohio. Tras el 15 de marzo cambia la distribución de delegados: el ganador se los lleva todos, y esto solo ayudará a Trump a consolidar su primer puesto en la candidatura. Ted Cruz ganó en tres estados en el supermartes, convirtiéndose en el segundo claro favorito. Con 161 delegados, puede desafiar a Trump mejor que Rubio. El problema es que al establishment Cruz le gusta tan poco como Trump.

2.¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Trump como el anti-Obama La mayoría de los comicios son una elección entre copias y remedios. En 2016 Hillary ha decidido convertirse en la copia de Obama. Trump se presenta como el remedio al presidente y promete invalidar su legado construyendo una gran coalición de republicanos, independientes y demócratas moderados. Y está funcionando. Obama quiso implementar una agenda transformadora que moviera el país hacia el centro-izquierda, de la misma forma que Reagan realineó EE.UU. al centro-derecha. El equipo de Obama entendió en ambas elecciones, 2008 y 2012, que atendiendo a las minorías era posible construir una mayoría inclinada hacia la izquierda. Mitt Romney, el candidato republicano en 2012, falló en combinar tanto la estrategia como la táctica de este plan. Desde entonces el establishment republicano ha decidido que la clave para imitar con éxito la sofisticada estrategia de Obama con las minorías es reclutar a candidatos minoritarios, especialmente latinos como Rubio y Ted Cruz, y diseñar una agenda dirigida a atraer el voto latino, como las opciones para la reforma migratoria. En lugar de eso, Trump ha decidido que este progresivo acercamiento solo cosecharía resultados graduales y alienaría la base del partido (el Tea Party, por ejemplo, es una manifestación de la frustración).

Su primera propuesta política  fue la reforma migratoria, argumentando que “una nación que no sirve a sus propios ciudadanos no es una nación”. Y que “cualquier plan migratorio debe mejorar el empleo, los salarios y la seguridad para todos los americanos”. Trump no tiene remordimientos en darle la vuelta a la agenda transformadora de Obama y a las tácticas operativas que ha requerido para conseguirla. Su propuesta a los votantes es dejar de jugar la baza de la marginalidad y motivar al núcleo del partido con una amplia coalición. Y esto es exactamente lo que ha pasado: un récord de participación en las urnas, quizá uno de los aspectos menos contados de la campaña hasta el momento.

3.¿Cuál ha sido el mensaje? Hacer grande a América de nuevo El millonario candidato anunció su candidatura en la Torre Trump de la Quinta Avenida de Nueva York el 16 de junio de 2015 con el lema “Make America Great Again!” (Hacer grande a América de nuevo). Descartado inmediatamente por los medios, especialmente por la conservadora Fox News, y por la gran mayoría del establishment del partido, que no lo considera lo suficientemente republicano, Trump respondió definiéndose como “un conservador con sentido común”.

En 2012 la campaña de Obama consiguió descalificar a Romney a través de una implacable campaña de ataques que lo dibujaban como alguien que pertenece al exclusivo club de los más ricos, el del 1%. Ante esto, Trump insiste en su mensaje de restaurar la grandeza de EE.UU. para todos los estadounidenses en casa y en el extranjero, y así arañar el mayor número de votos. En un mitin en New Hampshire, una joven le preguntó si podía garantizar que ella recibiera el mismo salario que un hombre. Trump le dijo: “Sí, siempre que hagas tan buen trabajo como los hombres, lo tendrás”. La multitud aplaudió. Trump ganó en ese estado por un margen de 20 puntos, 16 en lo que respecta al voto femenino.

Cuando le preguntan qué ofrece a los latinos, él descarta la cuestión diciendo que ofrece lo mismo que al resto de estadounidenses: empleo, un brillante futuro económico y un país más fuerte. Trump ganó el voto latino en Nevada.

4.¿Política económica? triunfo del populismo Al principio Trump llegó como un populista en temas económicos. Hablaba con vehemencia contra los acuerdos de comercio mal negociados y contra Wall Street. Propuso que la participación de beneficios fuera tratada fiscalmente como renta ordinaria y no como ganancia de capital. Y hasta Elizabeth Warren, la senadora demócrata que lidera las críticas contra Wall Street, alabó la propuesta.

¿Por qué abrazó Trump el populismo económico? Porque el populismo económico ha sido legitimado por los demócratas y ahora se ha convertido en una obligación para cualquier candidato viable. Ya sea Bernie Sanders, Clinton o Trump, todos se han visto obligados a abrazarlo. Las diferentes oleadas de candidatos del Tea Party han ido progresivamente abrazando el mensaje populista “pro-Main Street, anti-business, anti-Wall Street” (la economía real frente a la financiera). Trump ha atacado repetidamente a Cruz por haber recibido dinero para la campaña desde Citigroup y Goldman Sachs. Jeb Bush fue el único candidato que defendía el tradicional mensaje pro-business de los republicanos. Y ahora ya no está en la carrera.

5.¿Política exterior? Fortaleza pragmática Trump experimentó una explosión de apoyo en la opinión pública este verano después de los ataques terroristas de París y San Bernardino. El neurocirujano jubilado Ben Carson estaba bien situado en las encuestas, pero tras los atentados Trump se posicionó como el candidato más factible para mantener Estados Unidos seguro y prevenir futuros ataques terroristas.

Trump también apuesta por volver a abrazar de lleno la excepcionalidad estadounidense, tanto en casa como fuera. Y está proponiendo que América regrese a una política exterior fuerte, autoritaria y pragmática.

Trump ofrece una reconciliación personal con Putin para contener la agenda expansionista de Rusia y afirma que se mantendrá neutral en el conflicto entre Israel y Palestina. Al preguntarle sobre política exterior, simplemente argumenta que Estados Unidos necesita ser fuerte de nuevo, pero también presentarse como un actor práctico y sin temor a la confrontación.

6.¿Estrategia de comunicación? Ganarse a los medios El uso de Twitter para enviar su mensaje y ganarse a los círculos mediáticos ha marcado un nuevo estándar para los medios y el manejo del mensaje. A través de la simple utilización de su cuenta de Twitter, Trump ha logrado imponer su agenda, manejar a los medios y poner en marcha una efectiva operación de respuesta rápida.

El manejo maestro de sus apariciones mediáticas lo convierte en una sensación en los ratings televisivos. Los productores hacen concesiones con él que no harían con otros. La campaña de Trump concede entrevistas por teléfono a todas las cadenas todo el tiempo. Solo a él le permiten aparecer cuando quiere a través de una simple llamada.

Según el diario Washington Post, Trump ha sido el candidato que menos ha gastado en los medios y el más efectivo. En Iowa invirtió 300 dólares por voto, mientras Jeb Bush se gastó 5.200. Rubio y Cruz se dejaron 600 y 700 dólares por voto, respectivamente.

7.¿Nuevas reglas? Autofinanciación Trump lidera una campaña autofinanciada. Y está gastando mucho menos que el resto de los candidatos. El poder de los medios de comunicación ganados para su campaña es tan grande que pueden permitirse gastar muy pocos recursos en páginas o anuncios pagados. Ante el crucial supermartes, Trump solo comprometió 1,6 millones de dólares en 6 de los 11 estados donde votaron los republicanos. Al parecer un tercio del presupuesto lo gastó en Texas, donde intentó echar a Cruz de la carrera, aunque finalmente este último consiguió ganar en su propio estado.

No tener que apoyarse en fondos externos le da a la campaña de Trump su mayor activo operativo: el mensaje de la libertad, que permite a un candidato tener la disciplina y la flexibilidad necesarias. Puede hacer lo que cree que necesita sin tener que preocuparse de que los fondos se sequen.

Recientemente, el papa Francisco hizo algunas declaraciones sobre las propuestas migratorias de Trump y cuestionó su cristianismo. Al cabo de una hora Trump le atacó. A la mañana siguiente el papa se retractó. Los medios condenaron al candidato, pero él ganó contra el papa y se ganó a los votantes.

Si Trump se hubiera apoyado en grandes donantes, su financiación habría sufrido con este asunto. La retractación del papa nunca se habría producido. Un par de días después las encuestas confirmaron que dos tercios de los votantres religiosos de Carolina del Sur estaban de acuerdo con la forma en que Trump manejó la confrontación. Y de esta forma solo perdió a los evangélicos en Iowa.

8.¿Objetivo? Reconstruir la coalición Reagan Importantes republicanos han calificado a Trump de “charlatán, demagogo y estafador”. Las encuestas mostraron que en los estados del supermartes solo el 20% de los votantes republicanos considerarían no apostar por Trump. Y de hecho ganó en 7 de los 11 estados con caucus y primarias republicanas. A pesar de ser rechazado por un significativo porcentaje del electorado republicano, sobre todo entre aquellos que creen que no es lo suficientemente conservador, Trump tiene el potencial de atraer a un tercio de los independientes y hasta un cuarto de los demócratas, igualando sus pérdidas con los republicanos más conservadores.

Trump tiene también el potencial para construir un nueva coalición con votantes de ambos partidos como la de Reagan, con la ayuda de los demócratas de clase trabajadora y los independientes.

El proceso de nominación en los partidos estadounisenses es realmente abierto. Cualquiera con un buen equipo legal puede cumplir los requisitios para ser candidato demócrata o republicano. Sanders se ha pasado al lado demócrata recientemente. Trump ha decidido presentarse como republicano porque cree que ahora la mayoría de los estadounidenses están interesados en una alternativa a Obama y no en una copia.

9.¿Qué es lo próximo? Autodestrucción, nominación o convención negociada El mayor riesgo para Trump es su habilidad para autodestruirse. Hace unos días rechazó renegar del respaldo a su candidatura de un antiguo líder del Ku Klux Klan. Cuando Obama anunció que no iría al funeral del juez del Supremo Antonin Scalia, el candidato bromeó con que el presidente iría si el funeral se celebrase en una mezquita. A Trump le gusta volar cerca del sol. Hasta ahora no se ha quemado, aunque ha estado a punto un par de veces.

En este momento hay dos escenarios realistas. O bien Trump gana la nominación por acumulación de delegados o se elige a un candidato alternativo en la convenión. En círculos republicanos se especula con que Mitt Romney o Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, podrían ser reclutados como las opciones anti-Trump”.

 

Gemma PINYOL, “Crisis de refugiados en la UE: diez cuestiones sobre las que reflexionar” a Agenda Pública (1-03-16)

“A mediados de febrero de 2015, ahora hace un año, el comisario europeo para migraciones, asuntos de interior y ciudadanía, Dimitris Avramopoulos, afirmaba que gestionar las migraciones era una responsabilidad común para la Unión Europea: no la tarea de un solo Estado miembro o de la Comisión, sino de todos. Esas palabras querían servir de apoyo al gobierno italiano, en ese momento superado por el número de personas que intentaban acceder a territorio europeo por sus costas mediterráneas. A principios de 2015, las cifras ya auguraban que sería un año complicado.

Hoy, un año después, podemos afirmar que las expectativas en las cifras se han cumplido: en 2015 se han alcanzado cifras récord en personas intentando acceder al territorio europeo para solicitar asilo; en embarcaciones y personas desaparecidas en las aguas del Mediterráneo; en incidentes en fronteras, etc. Y lo más preocupante: algunas de estas cifras serán superadas en 2016.

Pero en este año, las palabras del Comisario no se han cumplido, y tampoco los hechos. No hay, hoy, nada parecido a un nuevo enfoque integral para gestionar las migraciones y los flujos de refugiados, y no se espera a corto plazo una solución común europea. A pesar de que la Comisión tiene previsto presentar una nueva propuesta del reglamento de Dublín en abril, el último Consejo Europeo nos ha dejado con poco más de lo mismo: palabras que, de tanto repetirlas, están quedando vacuas. De hecho, el Consejo del 18 y 19 de febrero de este año concluye con una nueva reiteración de esta huida hacia adelante: A tal fin, tras los exhaustivos debates del día de hoy, se intensificarán los preparativos para propiciar un debate global en el próximo Consejo Europeo en el que, a partir de una evaluación más precisa, habrá que fijar orientaciones adicionales y optar por decisiones concretas.

Pero, ¿nada ha cambiado en este último año? Tampoco eso sería cierto. De hecho, si hay algunas cuestiones que han marcado el ritmo de este año en relación con la inmigración y el asilo en el marco europeo. Si se quiere, una especie de decálogo de desencuentros.

1. Los países de la Unión Europea han decidido afrontar la situación de los refugiados como una cuestión de vulnerabilidad de sus fronteras. Por ello, han avanzado en acciones y propuestas para fortalecer las fronteras europeas, sin atender a las necesidades de asilo de las personas que se encuentran en las mismas. No se puede entender de otro modo las inversiones en vallas y otros elementos de control, ni la misión de vigilancia que quiere lanzar la OTAN para ‘frenar la inmigración ilegal’ en el Egeo. Inversiones que, por cierto, no evitan que sigan ahogándose personas diariamente, en uno de los entornos más ‘vigilados’ del mundo.

2. Esta securitización de las fronteras se ha acompañado por una externalización del control de las mismas. Es decir, se pide a los países vecinos que se encarguen de intervenir para evitar que los flujos de personas lleguen a las fronteras de la UE. Se ha hecho con Turquía y con los Balcanes occidentales, pero también con los países subsaharianos en la reunión de La Valetta. Si bien se externaliza el control de fronteras, ésta no va acompañada de una externalización a países terceros de los principios fundamentales que rigen (o deberían regir) la acción de los países miembros. El apoyo económico para, por ejemplo, garantizar que Turquía se encargue de ‘parar’ los flujos, no presta atención a las críticas que se hacen a las vulneraciones de los derechos humanos de los refugiados en el país.

3. Cómo la prioridad está en parar los flujos en las puertas de Europa, se hace poco o nada para buscar soluciones en origen. Sin entrar en las complejidades de la negociación para la intervención en Siria, hay margen de acción de la Unión Europea con los países vecinos que están asumiendo la mayoría de refugiados sirios, para facilitar su incorporación en esas sociedades (derecho a trabajo; ayudas económicas, etc.). La conferencia de donantes para Siria celebrada en Londres, y en la que se comprometieron más de 10.000 millones de dólares para ayudar a la población siria y los refugiados que huyen del país, es un paso importante, pero no deja de ser una acción reactiva ante una crisis que sigue generando refugiados y desplazados. Y, tampoco parece extremadamente generosa (básicamente lo que se gasta la población alemana en chocolate en un año).

4. Los países miembros han construido una dialéctica perversa, en la que des-gestionando la crisis de refugiados, han convencido a buena parte de la opinión pública que el influjo de refugiados está ‘descontrolado’. Se ha fallado estrepitosamente en el desarrollo de una política de inmigración y asilo común. Y que quede claro: no porque fuera imposible desarrollar una acción europea coordinada e integral que ofreciera respuesta a los flujos de refugiados, sino porque los Estados miembros no han querido hacerlo, y la Comisión Europea no ha podido forzarlos. Reubicar 160.000 personas en 2 años parecía, a priori, una ridiculez numérica. Pero ha sido un fracaso logístico. Este discurso del descontrol, que refuerza el de la seguridad externa, está teniendo consecuencias de mucho calado.

6. Así, se ha instalado en buena parte de la opinión pública que la Unión Europea no hace suficiente en este tema. Se olvida así, convenientemente, que las cuestiones de migración, asilo y fronteras son competencia de los estados miembros, y se diluyen (sus) responsabilidades. El crecimiento del discurso euroescéptico pone en duda la efectividad de las instituciones comunitarias y, por extensión, del proyecto europeo. Y además, refuerza algunas de las fracturas ya existentes entre los países miembros. A la habitual fractura entre países frontera (principalmente el sur europeo) y los países de acogida (los septentrionales) en temas de asilo y refugio, se le añade una fractura este/oeste. Mientras la primera tensión entre los países europeos que reciben y los que acogen tiene un marcado carácter económico, la segunda tiene un claro componente ético.

7. Progresivamente, se construye un discurso duro y, en ocasiones, criminalizador sobre los refugiados que ha despertado un fuerte discurso xenófobo en una parte de la clase política y la opinión pública europea. El proyecto europeo basado en la defensa de los derechos humanos, la democracia y el estado de derechos, entre otros principios rectores, se ha resquebrajado. Buena parte de la sociedad europea se ha sorprendido, por no decir asustado, por la virulencia con la que se han expresado algunos líderes europeos, algunos medios de comunicación o por las demostraciones de fuerza de la extrema derecha (véase el movimiento Periga). Algunos países de la Unión Europea han vulnerado su compromiso con el derecho internacional y la protección de los derechos de los refugiados que se creó después de la Segunda Guerra Mundial: en ese momento fue para garantizar la seguridad de refugiados europeos, que claramente no es lo mismo que los refugiados en Europa.

8. Este discurso está poniendo en riesgo la convivencia en muchas ciudades europeas. Se ha abonado, en muchos casos por razones electorales cortoplacistas, discursos sobre la  incompatibilidad de las culturas para convivir, se ha criminalizado al vulnerable y se está, de hecho, alimentando un fantasma que toma cuerpo y pierde el miedo. El auge de los partidos xenófobos y euroescépticos en Europa debería servir de toque de atención: recuerda demasiado a los discursos que se oyeron en la Europa de los años 20, y que alimentaron el horror que siguió.

9. Toda esta desconfianza ha puesto en jaque uno de los grandes avances del proyecto de construcción europea: la libre circulación de personas. Que Schengen está en peligro parece ya una obviedad, pero nadie parece querer hacer nada para frenar un derribo que no sólo tiene consecuencias para la ciudadanía europea, sino también para su economía. Ya lo avisó el presidente de la Comisión Europea el pasado noviembre: Si el espíritu de Schengen deja nuestras tierras y nuestros corazones, vamos a perder más que Schengen. Una moneda única no tiene sentido si Schengen se desploma. Es una de las piedras angulares de la construcción de Europa. Y parece que sus palabras han caído en saco roto, con la posibilidad de alargar las suspensiones de Schengen por dos años más.

10. Parece que Europa se ha encerrado en si misma, pensando que –en un mundo globalizado– el modelo de control de fronteras del siglo XIX y XX sería suficiente para mirar hacia otro lado. Esta falta de visión no sólo ha significado dificultar considerablemente la vida de muchas personas que buscan refugio en Europa, sino también empequeñecer el proyecto europeo a los ojos de muchos países del mundo.

Un año después, la mesa se llena de propuestas de soluciones que nadie en la Unión Europea parece querer escuchar. Estamos ante un escenario que, cada vez más, recuerda la Europa de entreguerras. Con la diferencia que los resultados adversos de esa época resultaron en un mayor compromiso internacional (entre otros, la creación de Naciones Unidas e instrumentos como la Convención de Ginebra de 1951) y un mayor compromiso europeo (que dio lugar a la CECA, el embrión de la actual UE). Y ahora, para algunos, estos mecanismos internacionales forman parte del problema. Contrarrestarlos no requiere sólo seguir reivindicando más Europa, sino una Europa mejor, que nos remita a aquellos principios y valores que deben sustentarla”.

 

Kepa AULESTIA, “Los otros cambios” a La Vanguardia (8-03-16)

“La legislatura del cambio ha dado comienzo con una investidura fallida, lo que ha provocado la sobreexposición de las fuerzas políticas. El trámite ha acarreado variaciones tanto en las posiciones programáticas como en la actitud de todos los partidos ante una situación inédita. Y es de suponer que lo ocurrido en el hemiciclo habrá modificado también la percepción que los ciudadanos tienen de cada opción parlamentaria. En otras palabras, el cambio que introdujeron las elecciones del 20-D no ha dado lugar todavía a la definitiva modificación del panorama político, y sin embargo se están produciendo variaciones con las que probablemente no contaban ni sus propios protagonistas. Una de las más significativas podría ser el juicio diverso que la actuación de cada una de las opciones parlamentarias esté suscitando entre quienes les dieron el voto hace tres meses.

En la narración de los acontecimientos políticos predomina la idea de que los partidos operan siguiendo una estrategia muy precisa y deliberada en sus órganos de ­dirección. Es un mito que resulta útil tanto a los actores políticos como a los intérpretes de sus decisiones. En realidad, la política partidaria responde a patrones bastante simples, de perpetuación o supervivencia, de polarización instintiva, de predispo­siciones reactivas, aunque las mayores improvisaciones son luego saludadas con ­loas a la sagacidad o a la prudencia. Es más que dudoso que Pedro Sánchez tuviera una idea precisa de la situación en que se iba a encontrar la noche en que el recuento electoral concedió 90 escaños a los socialistas. Como es improbable que sea hoy ­capaz de planear en detalle lo que su propio partido hará hasta la fecha límite del 2 de mayo.

El aparato eléctrico de la investidura fallida ha desatado una tormenta de mutuo desgaste. Los partidos esperan debilitar a base de invectivas al adversario directo; a ese que se supone que ocupa una parte del espacio que cada cual considera propio. Los argumentos cruzados son tres: la codicia, la irresponsabilidad y la traición del otro. Pero en un estado de opinión cambiante ningún partido puede estar seguro de las consecuencias de lo que dice o deja de ­hacer en cada momento. De hecho, ningún partido es capaz hoy de valorar con se­guridad si le conviene o no que se convoquen elecciones. Incertidumbre que puede ir creciendo a medida que pasan los días ante un electorado volátil. Prota­gonista indiscutible del cambio el 20-D, que reivindicaría su papel estelar en los eventuales comicios del 26 de junio sin revelar con anterioridad cuál será su comportamiento.

La tormenta desatada la pasada semana invitaría a buscar refugio en el centro, como lo han hecho el PSOE y Ciudadanos al comprometerse a afrontar juntos los que pudieran ser los dos últimos meses de la legislatura. Marcada la divisoria entre el sí y el no, entre el talante positivo de quienes votaron a favor de la investidura de Pedro Sánchez y la negatividad de quienes se opusieron a ella, todo se convierte en un juego de apariencias. Rivera y Sánchez exhibiendo el adanismo propio de su edad al jactarse de haber negociado un programa de gobierno como si nadie antes lo hubiera hecho. Rajoy e Iglesias, cuestionando el uno la solvencia del pacto y el otro su verdadera voluntad de cambio, para denunciar finalmente la ficción que representan 131 diputados frente a 219. Ninguno de los actores principales está en condiciones de asegurar la viabilidad de su propio proyecto, y ninguno de los secundarios se atreve a tomar postura a favor de mayorías que hoy parecen imposibles.

La política se ha vuelto más politiquera que nunca. Cada uno de los partidos y de sus dirigentes padece de vértigo, y tratan de disimularlo a base de mantras con los que procuran aislarse de la realidad. No sólo de la realidad aritmética o de la lógica renuencia de esos a los que emplazan al acuerdo a base de improperios. Intentan no pensar en lo que estará sintiendo el ­público, su público. Sueñan con lo mejor para ellos mismos evitando detenerse en considerar si es posible. Asistimos a un duelo extremo entre dignidades mancilladas y gente ofendida o dispuesta a mostrarse como tal.

La política se manifiesta más transparente que nunca en cuanto a sus instintos más primarios, y por eso mismo se muestra más indiferente que nunca al parecer de los ciudadanos convertidos en meros espectadores. A no ser que se convoquen nuevas elecciones. Se están produciendo cambios, muchos de ellos indetectables por ahora, mientras que los grupos parlamentarios –los viejos y los nuevos– no quieren ni pensar que se esté gestando una mayor ruptura entre la sociedad y la política partidaria”.

 

 

Víctor LAPUENTE, “¿Sois las mujeres menos corruptas?” a Piedras de Papel (8-03-16)

“Ayer fue el Día de la Mujer y es una buena oportunidad para abordar uno de los temas candentes en los estudios de corrupción: ¿son las mujeres menos corruptas que los hombres? La respuesta sencilla es que sí, pero la relación entre género y corrupción tiene muchos matices: ¿se da en todos los países y contextos políticos? Y, si es así, ¿por qué? ¿Sois menos egoístas? ¿Tenéis más auto-control? ¿O simplemente no tenéis las mismas oportunidades y no se os invita a los clubs de amigachos que se reparten el pastel?

En este artículo, intentaré resumir qué sabemos de la relación entre mujeres y corrupción. Me baso en la evidencia más reciente que conozco – que no es la única, pues son varias las disciplinas en ciencias sociales (y las corrientes metodológicas) que se han interesado por esta relación –. En particular, me centraré en cuatro hallazgos interesantes. Hay muchos más (por ejemplo, sobre los efectos desiguales que la corrupción tiene sobre los hombres y las mujeres), pero los dejaremos para otra ocasión.

1. Cuantas más mujeres en la política, menor corrupción tiene un país.

Es el descubrimiento clásico de los primeros estudios comparados de corrupción. El gráfico 1, sacado del fantástico estudio de Stensöta, Wängnerud y Svensson (2015) resume la relación entre más mujeres en el parlamento y mayor capacidad para controlar la corrupción.

1

 

Gráfico 1. Mujeres en el Parlamento y Control de la Corrupción en todo el mundo.

 

 

Fuente: Stensöta, Wängnerud y Svensson (2015)

 

La presencia de las mujeres en el parlamento tiene una correlación de un 25% con el nivel de corrupción de un país. Obviamente, hay factores que influyen a ambas variables y que podrían explicar parte de la asociación entre participación política de las mujeres y corrupción, pero, aun así, los resultados suelen ser robustos cuando introducimos diversas variables de control. Además, estudios a nivel regional y en lugares distintos como México o la Unión Europea, muestran también una correlación entre la representación política de las mujeres y menores niveles de corrupción. Pero es que, además…

2. En los países más avanzados, las mujeres son todavía un mejor antídoto contra la corrupción.

Como vemos en el gráfico 2, la correlación entre “mujeres en el parlamento” y “control de la corrupción” sube a un (espectacular) 50% cuando restringimos el análisis a países europeos (la relación funciona también con países de la OCDE o, en general, países altamente desarrollados). Es una asociación bastante llamativa.

2

 Gráfico 2. Mujeres en el Parlamento y Control de la Corrupción en países europeos.

Fuente: Stensöta, Wängnerud y Svensson (2015)

Una explicación interesante la encontramos en este trabajo de Agerberg, Sundström y Wängnerud (2014).En países donde la corrupción es la norma social, como ocurre generalmente en los menos desarrollados, las mujeres, que tienden a seguir las normas sociales más que los hombres, puede que actúen de forma casi tan corrupta como ellos o, como mínimo, puede que si las mujeres lleguen a puestos de decisión política no sientan (tanto) la necesidad de introducir códigos de buen comportamiento o de luchar contra la corrupción. De hecho, la relación entre mujeres en puestos de responsabilidad política y corrupción desaparece en países autoritarios, como mostraron  Esarey y Chirillo (2013). Una parlamentaria congoleña lo explicaba sin tapujos: “en el Congo, para sobrevivir, todos tenemos que ser un poco corruptos. (…) Ese es el sistema aquí”.

Sin embargo, en países donde el “buen gobierno” es la norma social, incrementar la representación política de las mujeres favorece que éstas apoyen medidas legislativas que vayan de acuerdo con esa norma social. Eso es lo que explicaría por qué en contextos como el europeo – donde obviamente existe corrupción, pero no es una norma social en el sentido de que no todo el mundo aceptamos los comportamientos corruptos – sea importante fomentar la participación política de las mujeres para luchar contra la corrupción.

En el gráfico, España aparece un poco alejado de la línea. Es decir, “deberíamos” tener menos corrupción dado que tenemos una participación elevada (en términos comparativos y no en términos absolutos, donde podemos mejorar aun) de mujeres en la vida política. ¿Por qué? Tres especulaciones muy preliminares y que no son incompatibles entre sí: 1) la participación política de las mujeres en España es relativamente reciente, con lo que deberíamos esperar más tiempo hasta que las mujeres dejen huella en la lucha contra la corrupción; 2) quizás tenemos más mujeres en el parlamento que otros países, pero menos en el ejecutivo (en la administración pública estamos bien; pero no puedo extenderme en este tema aquí, pues da para mucho) y/o en la empresas “corruptoras” (que también daría para otro artículo); 3) quizás nuestras mujeres “no están tan interesadas” en la corrupción como en otros países por lo siguiente:

3. Cuanto más generoso el Estado de bienestar, más castigan las mujeres la corrupción

El gráfico 3, sacado del capítulo de Stensöta, Wängnerud y Agerberg de este libro colectivo sobre corrupción en el que también he participado y que recomiendo a los lectores, muestra la relación entre el gasto social en un país y la diferencia en la aceptabilidad de la corrupción entre hombres y mujeres (con los datos de esta encuesta. Vemos una notable correlación: en aquellos países con estados de bienestar más generosos (como Suecia o Dinamarca), las mujeres son claramente menos tolerantes hacia la corrupción que los hombres.

3

Gráfico 3. Gasto social y diferencia entre hombres y mujeres en aceptación de la corrupción.
Fuente: Stens
öta, Wängnerud y Svensson (2015)

Por el contrario, en los países europeos con menor gasto social, como España o Grecia, apenas existe diferencia entre hombres y mujeres en aceptabilidad de la corrupción. Obviamente, puede ser que los hombres del sur de Europa seamos especialmente honestos. Pero la explicación de los expertos es que seguramente las mujeres valoran más el estado de bienestar que los hombres – porque el estado de bienestar iguala las oportunidades vitales de hombres y mujeres – y, por tanto, son más severas con aquellos que abusan de lo público.

4. Las mujeres no sabemos si son más honestas, pero sí más listas.

En general, los datos discutidos en este artículo muestran la tendencia hacia la que se han movido los estudios sobre mujeres y corrupción: de un momento inicial, donde se argumentaba que la razón por la cual las mujeres son un buen antídoto contra la corrupción es que las mujeres son por naturaleza menos egoístas y más honestas, a la actualidad, donde los expertos enfatizan más factores “contextuales”. En determinados contextos (democracias, países desarrollados, estados de bienestar generosos), tener más mujeres en la política ayuda a reducir la corrupción.

Al mismo tiempo, tenemos evidencia, alguna anecdótica otra más sistemática, que apunta a que las mujeres son más reacias a intervenir en actividades corruptas. Por ejemplo, entrevistas a taxistas en Colombia indican que las mujeres policía de tráfico son más difíciles de sobornar que sus colegas varones. La proliferación de experimentos – donde se intentan recrear las condiciones de un laboratorio – en ciencias sociales durante los últimos años ha permitido comprobar que hombres y mujeres se comportan de forma distinta en negociaciones, incluyendo también las interacciones para llevar a cabo actividades corruptas.  Aquí tenemos un buen resumen de muchos de esos experimentos en relación a la corrupción. La conclusión a la que llegan los autores (Frank, Lambsdorff y Boehm) es que la razón por la cual las mujeres en ocasiones participan menos en actividades corruptas que los hombres no es tanto que sean más honestas, sino que las mujeres reaccionan más ante la posibilidad de ser detectadas. Las mujeres frustran antes los planes corruptos. No se fían tanto de sus compinches. Les es más difícil tener “amiguitas del alma”. Los hombres, por el contrario, nos dejamos embaucar más por nuestros compañeros de trapicheo.

Vamos, que no sabemos con seguridad si sois más honestas, pero desde luego sí sois más listas que nosotros”.